Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

BTS en Español

Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán

La deuda es una herramienta usada en todos lados como forma de control social; también en la fabricación de ladrillos en Punyab, Pakistán, donde pasa de generación en generación. English

WP_20151101_019-w920.jpg

Photo by author. All rights reserved.

Las fábricas de ladrillos del sur y centro de Asia han llamado la atención de las agencias humanitarias, el activismo y la academia como sitios de explotación laboral severa. Los trabajadores y trabajadoras de estas fábricas son descritas como «esclavas y esclavos modernos» que necesitan ser salvados. Pero hemos de ir más allá de esta versión simplista del «paradigma victimizador» para poder entender la naturaleza social de la servidumbre y para situar esta misma en el contexto social y global de los sistemas de dominación y dependencia. Esto es lo que propongo en las próximas 1000 palabras; usando como caso de estudio una de las fábricas de ladrillos que investigué en las áreas pakistaníes de Gujrat, Islamaban y Rawalpindi en 2015 y 2016. Primero debemos entender el papel crucial de la deuda como un engranaje del capitalismo y las formas en las que esta restringe las opciones del llamado trabajo «libre».

La servidumbre por deudas y el crecimiento del capitalismo indio.

La academia del sur de Asia está dividida sobre cuándo y cómo el capitalismo se arraigó en la India colonial (de la cual Pakistán formaba parte), aunque la mayoría está de acuerdo en que ya era una realidad a finales del siglo XIX. Uno de sus distintivos en el sector agrícola e industrial fue el aumento de las horas de trabajo junto a la reducción de los salarios por hora provocado por la imposición de la deuda.

Se concedieron préstamos a las trabajadoras y los trabajadores en el «mercado del crédito» a un precio extremadamente alto que liquidaban con los bajos salarios que obtenían en el mercado laboral. Los salarios se mantuvieron bajos de forma artificial para asegurar el desarrollo de un ciclo que uniera deuda con dependencia laboral. Las trabajadoras y los trabajadores se endeudaron «voluntariamente» para cubrir su supervivencia y debían aceptar trabajos con paga baja «de forma voluntaria» para hacer frente a su endeudamiento. Este flujo de demanda tanto de crédito como de salario fue continuo, y la deuda se convirtió en un aspecto crucial en la creación y el mantenimiento del capitalismo en el subcontinente.

La vida y la deuda actual en la fabricación de ladrillos.

Las repercusiones de estas dinámicas pueden verse hoy en las fábricas de ladrillo pakistaníes. Mi investigación se centra en las personas que están en lo más bajo de la jerarquía de la fabricación de ladrillos, gente que trabaja por piezas hechas para saldar la deuda acumulada con el dueño de la fábrica. Esta deuda viene camuflada como «adelanto» (peshgi) que la gente solicita para pagar cosas como matrimonios, tratamientos de enfermedades o para comprar bienes como motocicletas. Aunque la deuda es mantenida por una sola persona, todas las personas que viven en la casa están involucradas en producir ladrillos para liquidarla. Y puesto que las familias afrontan deducciones regulares como parte de la amortización de la deuda, a veces están obligadas a pedir adelantos adicionales asegurando que el ciclo de la deuda se transfiera de generación en generación.

Faisal es un ejemplo de este endeudamiento. Conocí a Faisal en octubre del 2015 en una fábrica cerca de Rawalpindi. Tenía 41 años y me dijo que había estado viviendo en fábricas de ladrillos durante 25. Su hijo y dos hijas han crecido en esas fábricas con él. «No me di cuenta de que no era una persona libre» dijo, «hasta que le pedí un segundo préstamo al dueño de la fábrica. Era joven y necesitaba el dinero porque mi padre no tenía trabajo... No hay otra forma de conseguir dinero para personas como nosotros».

«No me di cuenta de que no era una persona libre» dijo, «hasta que le pedí un segundo préstamo al dueño de la fábrica.

La falta de una protección básica en lo social y económico, junto a la imposibilidad de acceder a crédito, son los prerrequisitos fundamentales de este tipo de dependencia-deuda. La historia de Faisal es solo un ejemplo, como la de Syeda. Syeda es una chica de 18 años que conocí en una fábrica en Gujrat en junio del 2015. «En Pakistán» dijo, «en cuanto pides un crédito, te conviertes en una deudora para siempre. A nadie le importa. Pedimos créditos para poder sobrevivir». Cuando la volví a ver en febrero del 2016, estaba embarazada: «he de seguir trabajando» me dijo, «aunque me cueste más ahora».

Ya que la deuda domina todo el futuro de gente como Faisal y Syeda, es justo decir que su propio futuro está encadenado. Pero como dijo Seyda: «si no fuera por la fábrica, ¿cómo podría permitirme tener un hijo? Es una mala vida. Pero al menos es una vida». Este tipo de relaciones pueden dar una cierta seguridad en situaciones de pobreza absoluta e inseguridad, y hace que las trabajadoras y los trabajadores intercambian su servilismo por protección.

Deuda: una relación social

Y, aun así, el panorama completo de la servidumbre por deudas bajo el capitalismo solo puede surgir cuando nuestro análisis recupera «lo social». «Pesghi es la única posibilidad que tenemos para cumplir con nuestros deberes en la sociedad» me explicó Faisal. «Hay varios problemas en los que pensar, la dote es uno de ellos». En su caso, también tenía que preocuparse de las remesas y del futuro de sus hijas e hijos. Estos deberes socio-culturales requieren dinero, y cuando eres demasiado pobre o estás demasiado excluida o excluido para acceder al dinero, necesitas endeudarte.

Los factores socio-culturales también pueden observarse en otras dinámicas. En Rawalpindi, el dueño de una fábrica me dijo: «las personas inmigrantes y las familias de casta baja tienden a aceptar las condiciones de trabajo que las personas locales rechazan. Están dispuestas a vivir de una forma que otras personas considerarían inaguantable». En muchas ocasiones esto incluye estar terriblemente endeudadas y que esa misma deuda condicione su trabajo. En parte, este es el resultado de la pobreza en la comunidad migrante y la casta baja. Pero no se debe únicamente a esto. Las familias de casta baja, por ejemplo, también afrontan inmovilidad social debido a su estatus y la deuda les da una alternativa a pedir en las calles. Las personas migrantes, por otra parte, utilizan la fábrica de ladrillos como una alternativa a la agricultura, pero su aislamiento social y económico refuerza la relación para con la deuda que acumulan.

Libertad de ficción

La deuda, en sí misma, no conlleva a la servidumbre. Este tipo de explotación es potenciado por la forma en la que el endeudamiento interactúa con la incertidumbre social, legal y económica y con las desigualdades e injusticias culturales. En situaciones de vulnerabilidad y marginalidad sociales, la deuda puede significar la frontera entre la «libertad» de elección de una persona y una vida sin libertad. Parafraseando a Marx, las personas pueden «elegir» su endeudamiento, pero no lo hacen en condiciones producidas por ellas mismas.

Esto es lo que se esconde tras la narrativa de las trabajadoras y los trabajadores «que se endeudan voluntariamente en deudas que deben pagar», que es lo que habitualmente se escucha entre quien poseen las fábricas. Esa moralidad monetaria-individual oscurece la forma en la que «la servidumbre moderna» está implantada en las redes de desigualdad social local con implicaciones y conexiones globales. Alguien llamada «persona libre» puede crear su deuda usando el sistema de préstamos y «anticipos». Pero haciendo eso, juega un micro papel en un macro contexto de injusticia y dependencia. Las personas expertas en esclavitud moderna harían bien en tener esto en cuenta.

La investigación para este ensayo fue llevaba a cabo en el marco del ERC GRANT 313737 - Shadows of Slavery in West Africa and Beyond. A Historical Anthropology (www.shadowsofslavery.org)


GAATWlogo.png

BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the Global Alliance Against Traffic in Women. Translated with the support of Translators without Borders. #LanguageMatters

About the author

Antonio De Lauri is a social and cultural anthropologist who has conducted research in Afghanistan and Pakistan. His research interests include human rights, access to justice, humanitarianism, debt, and freedom.

Read On
Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración
NANDITA SHARMA
La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo
JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME
Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?
DAVID A. FEINGOLD
La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral
ALESSANDRA MEZZADRI
La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías
NEIL HOWARD
Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»
JOEL QUIRK
El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?
ANNE GALLAGHER
¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?
BENJAMIN HARKINS
Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»
MICHAEL DOTTRIDGE
Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?
JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE
Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano
NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON
Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico
SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD
Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes
JENNA HOLLIDAY
Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes
FRANÇOIS CRÉPEAU
¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?
CHRIS GILLIGAN
Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?
BEN LEWIS
Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios
NANDITA SHARMA
¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?
NICOLA PHILLIPS
Subjects


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.