Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

¿Son los cortes de Internet la "nueva normalidad" de la represión gubernamental?

Estamos empezando a comprender el impacto de los cortes de Internet que llevan a cabo algunos gobiernos. Su uso político representa también una amenaza a la libertad. English

Este artículo es parte de nuestra serie sobre la Semana Internacional de la Sociedad Civil 2017, donde CIVICUS y la Asociación de Organizaciones No Gubernamentales de las Islas del Pacífico (PIANGO) reunieron a miembros de la sociedad civil y activistas de todo el mundo para discutir algunos de los desafíos clave de nuestro planeta se enfrenta. Puedes ver más de lo que salió del evento aquí.

Una semana antes de Navidad, sin escuchar ninguna noticia, los etíopes supusieron que las protestas antigubernamentales debieron haber sido violentamente sofocadas por las fuerzas de seguridad en algún lugar del país. 

¿Cómo podrían adivinar? Había una señal reveladora: nadie podía acceder a sus cuentas de redes sociales. De nuevo. 

El gobierno etíope se encuentra entre al menos 30 administraciones que interrumpieron o cortaron el acceso interno a Internet en los últimos dos años, con el fin de restringir las comunicaciones relacionadas con la disidencia, la acción ciudadana o eventos políticamente delicados. 

Y, de acuerdo con un informe recientemente publicado por la UNESCO, el uso de esta táctica está en aumento. Impulsados en gran medida por las preocupaciones políticas y de seguridad nacional, las interrupciones de internet ordenadas por el estado están a punto de convertirse en la "nueva normalidad". 

Y es por eso que las implicaciones de los derechos humanos de aumentar las negaciones de acceso a Internet – las Naciones Unidas declararon el acceso a internet un derecho humano en 2016 – es un tema clave bajo urgente discusión en el Foro para la Gobernanza de Internet (IGF, por sus siglas en inglés), celebrado en Ginebra del 18 al 21 de diciembre de 2017. Un organismo global con múltiples stakeholders, el IGF es reconocido como el foro internacional de mayor alcance sobre la gobernanza de Internet. 

Las campañas represivas dirigidas a las plataformas online son parte de una tendencia creciente y sin precedentes de restricciones a las libertades fundamentales a nivel mundial, como lo indica CIVICUS Monitor, una herramienta online que rastrea las amenazas a la sociedad civil en todos los países. 

Esta tendencia es una preocupación creciente para los defensores de los derechos humanos, como parte de un patrón mayor de reducción del espacio cívico a nivel mundial. Cómo lidiar con este desafío fue un tema de debate en una reunión de más de 700 líderes y activistas de la sociedad civil de más de 100 países en la Semana Internacional de la Sociedad Civil 2017 en Suva, Fiji a principios de diciembre. 

Antes del advenimiento de Internet y las redes sociales, los gobiernos utilizaban diferentes métodos para restringir la libertad de expresión y evitar que los defensores de los derechos humanos, los miembros de los partidos políticos de la oposición y otros ciudadanos expresaran opiniones que contrarias al gobierno. Los Estados se apoderaban de ediciones completas de los periódicos y censuraban libros para evitar que el público tuviera acceso a esta información influyente. Otros que expresaban puntos de vista contrarios a los del gobierno fueron arrestados y detenidos y se les negó el contacto con el mundo exterior.

El fenómeno de los cortes de internet se destacó en Egipto durante la Primavera Árabe, cuando el gobierno egipcio cortó por completo el acceso a Internet durante varios días para evitar que los egipcios se movilizaran y compartieran imágenes de las protestas. A medida que los ciudadanos, los periodistas y las organizaciones de la sociedad civil utilizan cada vez más Internet y las redes sociales para compartir información, estas plataformas se han convertido en las nuevas fronteras de los gobiernos de todo el mundo a las restricciones a la libertad de expresión. 

Camerún posee el registro poco envidiable de uno de los cortes más largos del mundo ... restringiendo el acceso a las redes sociales y en línea durante tres meses. 

La página web de noticias online de Sri Lanka Lanka E-News está bloqueado desde el 8 de noviembre y no se puede acceder normalmente desde el país. El acceso a la página web fue bloqueado después de que publicó revelaciones sobre corrupción en el proceso de adquisición de vehículos para el estado. En India, la democracia más grande del mundo, Internet se ha cortado más de 29 veces desde el comienzo de 2017. En comparación con 31 cortes en 2016, el número de interrupciones de Internet en India supera el de cualquier otro país en el mundo. Le sigue Pakistán, Turquía, Iraq, Siria y Etiopía, según AccessNow, una organización que lucha por comunicaciones abiertas y seguras para todos. 

Al menos otros ocho países africanos como Camerún, República Democrática del Congo, Malí, Marruecos, Senegal, Sudán del Sur, Somalilandia y Togo han interrumpido el acceso a Internet este año. La duración de estos cortes ha variado de unas pocas horas a varios meses. Camerún tiene el récord poco envidiable de uno de los cierres más largos del mundo después de que el régimen del presidente Paul Biya ordenó a los proveedores de servicios de telecomunicaciones y telefonía móvil restringir el acceso a las redes sociales y online durante tres meses en las dos regiones anglófonas del país donde protestas contra el gobierno eran común. 

Los gobiernos a menudo afirman que restringen el acceso a Internet para preservar la seguridad, detener el "terrorismo" y proteger la integridad territorial del estado. Cortes o interrupciones también son impuestos durante períodos políticamente sensibles como elecciones y antes o después de protestas masivas. En Camerún, hubo cortes de Internet en abril de 2017 durante protestas  exigiendo el fin de la marginalización socioeconómica, política y cultural de los ciudadanos anglófonos en la nación gobernada por francófonos. Se usaron plataformas online para compartir información sobre las manifestaciones y para publicitar la represión violenta de las protestas pacíficas. Antes del corte, el gobierno envió mensajes a los usuarios móviles advirtiéndoles que evitaran usar las redes sociales para difundir "rumores" y "noticias falsas". Siguió una declaración del Presidente de la Asamblea Nacional que comparó las redes sociales a una "nueva forma de terrorismo."

Al igual que en Camerún, las autoridades de Togo cortaron acceso a internet en agosto cuando la sociedad civil y los partidos políticos de oposición realizaron manifestaciones en las que se pedían reformas constitucionales y la renuncia del presidente Faure Gnassingbé. El gobierno cortó el acceso a internet para evitar que los manifestantes se movilicen y sus ideas se extiendan a diferentes partes del país. Las demostraciones continuaron.

Se estima que se perdieron US$ 2.400 millones a nivel mundial en 2016 como resultado de las restricciones de Internet impuestas por el gobierno. 

La prevención de la propaganda de rumores y la preservación de la ley y el orden son las razones que da el gobierno de la India cuando bloquea el acceso online, generalmente después de protestas o disturbios civiles. A menudo los cortes no tienen explicación. Los grupos de derechos humanos y activistas de defensa online sin embargo dicen que los cortes frecuentes y a menudo inexplicables son una estrategia para frenar la libertad de expresión online. A principios de este año, las autoridades de Bielorrusia cortaron el acceso a Internet para evitar que los manifestantes y los periodistas circularan imágenes y videos que mostraban la violenta dispersión de las protestas pacíficas del Día de la Libertad por parte de las fuerzas de seguridad. 

El problema se ha generalizado tanto que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una resolución en junio de 2016 reconociendo que el derecho a la libertad de expresión en Internet es "de creciente interés e importancia" y condenó las "medidas para prevenir e interrumpir intencionalmente el acceso a la divulgación de información en violación del derecho internacional de los derechos humanos y pidió a los Estados que se abstengan y cese esas medidas".

Pero la interrupción deliberada de la comunicación en internet también tiene enormes costos económicos. Muchas empresas que dependen de la red no pueden realizar transacciones. Según el Brookings Institute, se estima que en 2016 se perdieron US$ 2.400 millones en PIB a nivel mundial como resultado de las restricciones de Internet impuestas por el gobierno. 

Las redes sociales y otras formas de comunicación digital son cada vez más utilizadas por los ciudadanos para compartir información de manera rápida y eficiente. Muchos gobiernos temen el poder de Internet y las herramientas de las redes sociales, especialmente durante períodos de incertidumbre política. Los gobiernos de Uganda y Gabón impusieron un corte de internet durante las elecciones.

Lo que las autoridades no saben es que, al igual que ocurre con las comunicaciones fuera de línea, reprimir las comunicaciones online generalmente no tiene el efecto deseado de frenar la disidencia, la acción ciudadana o incluso la difusión de información. 

A medida que los estados invaden este espacio, los ciudadanos han encontrado formas de eludir la censura online para comunicarse durante períodos de cortes de internet. En Etiopía, por ejemplo, donde el gobierno tiene el control directo del único proveedor de servicios de internet del país, los usuarios simplemente recurren a las VPN (redes privadas virtuales que usan servidores ubicados en otros países) para evitar los cortes. 

Algunos han adoptado métodos menos sofisticados como moverse físicamente a los límites de ciudades vecinas o países donde el acceso a Internet sigue disponible cuando necesitan comunicarse. Otros usan redes y software de código abierto como Tor, Psiphon y Ultrasurf que permiten a los usuarios permanecer en el anonimato al ocultar sus direcciones IP y permitirles eludir la censura. Sin embargo, existen riesgos asociados con el uso de dicha tecnología ya que las autoridades interceptan estas redes y herramientas e identifican a los usuarios para imponer cargos criminales.

El relator especial de la ONU sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión, David Kaye, está recopilando información sobre los cortes de Internet para su informe de 2018 para el Consejo de Derechos Humanos de la ONU (UNHRC). Con ese informe seguro de revelar un impacto global creciente de esta práctica sobre los derechos humanos de los ciudadanos, la esperanza es que el CDHNU, con organismos como el IGF, empiece a encontrar formas de responsabilizar a los gobiernos las violaciones de los derechos humanos y los costos económicos.

About the author

David Kode is the head of advocacy and campaigns with civil society alliance, CIVICUS.  


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.