Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

¿Qué futuro para la sociedad civil en Zimbabue?

Durante el enfrentamiento entre los militares y el presidente Mugabe que condujo a su histórica renuncia, había esperanza. La sociedad civil de Zimbabue ahora debe reinventarse a sí misma para garantizar que esta esperanza siga viva. English

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, discursa durante un congreso del partido gobernante ZANU-PF en Harare, Zimbabue, el 15 de diciembre de 2017. Fuente: Shaun Jusa/Xinhua News Agency/PA Images. Todos los derechos reservados.

Este artículo es parte de nuestra serie sobre la Semana Internacional de la Sociedad Civil 2017, donde CIVICUS y la Asociación de Organizaciones No Gubernamentales de las Islas del Pacífico (PIANGO) reunieron a miembros de la sociedad civil y activistas de todo el mundo para discutir algunos de los desafíos clave de nuestro planeta se enfrenta. Puedes ver más de lo que salió del evento aquí.

Muchos zimbabuenses se están preparando para celebrar su primera Navidad sin el único presidente que han conocido. 

Para algunos, de hecho será una celebración, para otros – particularmente aquellos en la lucha brutal por un cambio social real – será más bien un tiempo para la reflexión y la contemplación. 

En noviembre, el ejército de Zimbabue obligó al presidente Robert Mugabe, que había gobernado el país desde la independencia hace 37 años, a renunciar. Aunque el golpe fue ampliamente celebrado por los ciudadanos cuando sucedió, los representantes de la sociedad civil y la oposición política ahora están menos entusiasmados con las perspectivas del papel y el lugar de la sociedad civil en un Zimbabue post-Mugabe.

Y tienen una buena razón. Cuando el dominio de Mugabe llegó a un abrupto final el 21 de noviembre, despejando el camino para que su ex vicepresidente Emerson Mnagagwa tomara el poder, las expectativas eran altas de que mejoraría el entorno en el que opera la sociedad civil en Zimbabue. Pero las acciones del nuevo presidente, como el nombramiento de un nuevo gabinete que incluye veteranos del partido gobernante ZANU-PF y militares que han sido acusados de atrocidades cometidas en el pasado contra civiles y activistas, junto con el ensordecedor silencio sobre cualquier rol de la sociedad civil y la militarización de ZANU-PF, son todas indicaciones para la sociedad civil que poco puede cambiar sus experiencias bajo el nuevo liderazgo. 

Espacios cerrados para la sociedad civil en la última década

El paso de la sociedad civil a lo largo de las últimas décadas en Zimbabue ha sido doloroso.

La represión política y la violencia contra la sociedad civil que hemos visto en el país cambiaron para peor en 2000. El recrudecimiento se dio luego del surgimiento del opositor Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), elecciones parlamentarias ese año y la pérdida de un referéndum por parte del gobierno sobre cambios constitucionales. En una conferencia del partido ZANU-PF en Victoria Falls en 2002, el año de las elecciones presidenciales, Mugabe anunció que "quienes tratan de causar la desunión entre nuestra gente deben tener cuidado porque la muerte les sobrevendrá ..." De hecho, la década se caracterizó por la violencia contra los miembros de la oposición política y la sociedad civil, perpetuados por la policía, las unidades de inteligencia, los miembros de ZANU-PF y la milicia juvenil. 

El estallido de violencia patrocinada por el estado dio surgimiento a otros grupos formales de la sociedad civil que desafiaron el ataque y contraatacaron. En 2003, el movimiento Las Mujeres se Levantan por Zimbabue (Women for Zimbabwe Arise, WOZA) amplió progresivamente su base de miembros, llegando a 75,000 mujeres y algunos hombres, y organizó regularmente protestas pacíficas contra las violaciones de los derechos humanos al tiempo que alentaba a las mujeres a defender sus derechos. WOZA también organizó cientos de sesiones con las comunidades sobre lo que les gustaría ver en un nuevo Zimbabue. Otros organismos, como el Foro de ONG de derechos humanos de Zimbabue, una coalición de organizaciones de derechos humanos, se crearon en respuesta a la violencia y la tortura infligida a los ciudadanos y creció de 8 miembros a 21. 

La violencia culminó en marzo de 2007 cuando una reunión de oración en la capital, Harare, convocada por Save Zimbabwe Campaign (La Campaña para Salvar a Zimbabue, una coalición de iglesias y organizaciones de la sociedad civil) fue violentamente reprimida, con el pretexto de que la reunión se organizó para evadir la prohibición de reuniones políticas . Al menos un activista murió y varios otros resultaron heridos cuando la policía disparó munición real a los asistentes.

La policía ha reprimido brutalmente cualquier protesta, golpeando y deteniendo arbitrariamente a manifestantes por acusaciones frívolas, siguiéndolas con diversas formas de acoso judicial. 

Muchos activistas huyeron del país para evitar represalias y formaron organizaciones de la sociedad civil en el exterior para impulsar reformas políticas en Zimbabue. Sorprendentemente, el bloque regional, la Comunidad para el Desarrollo de África Austral (SADC, por sus siglas en inglés), la Unión Africana (UA) y los países africanos individuales no criticaron públicamente al gobierno de Zimbabue por las atrocidades y la violencia cometidas contra su pueblo. 

En los últimos años, el estado no ha dejado de atacar a la sociedad civil. A medida que las condiciones económicas seguían siendo nefastas, activistas más valientes salieron a las calles en protesta, incluido el grupo incendiario Tajamuka/Sesijikile. La policía ha reprimido brutalmente todas las protestas, golpeando y deteniendo arbitrariamente a manifestantes por acusaciones frívolas, siguiéndolas con diversas formas de acoso judicial. Los periodistas también se han enfrentado a un entorno igualmente desafiante que incluye ataques físicos del estado y de los actores de ZANU-PF. El trabajo de los activistas que defienden los derechos LGBTIQ también ha sido extremadamente restringido, con poca tolerancia por sus derechos. Los líderes políticos no han demostrado ningún recelo en amenazar a los activistas que acusan de tener una agenda de cambio de régimen. 

Implicaciones del cambio de liderazgo para la sociedad civil

Durante el enfrentamiento entre los militares y el presidente Mugabe que condujo a su histórica renuncia, había esperanzas. Los militares permitieron protestas masivas pidiendo la renuncia de Mugabe, inspirando optimismo para el futuro. Unos meses antes, tales manifestaciones hubiesen sido violentamente reprimidas. Además, el ejército insistió en respetar las disposiciones constitucionales relacionadas con la destitución y el nombramiento de presidentes, y Mugabe fue depuesto de manera no violenta, dando esperanza de que había llegado una nueva era para el país. 

Otro rayo de esperanza: una semana después de la partida de Mugabe, el activista de derechos humanos y líder del movimiento prodemocrático #ThisFlag, Evan Mawarire, fue exonerado después de que el Tribunal Superior desestimara el cargo de subversión de un gobierno constitucionalmente elegido en su contra. Descrita por el grupo internacional de derechos humanos Amnistía Internacional como "una víctima de la implacable campaña de Robert Mugabe para criminalizar el disenso", Mawarire había sido enjuiciado desde febrero de 2017 por convocar a protestas masivas contra la corrupción y los desafíos socioeconómicos. 

Mnangagwa ha hecho poco hasta ahora para abrir espacios para la participación de la sociedad civil y la oposición política en anticipación a las elecciones de 2018.

Esta decisión es una prueba de la independencia judicial en un Zimbabue post-Mugabe, una independencia que debe ser desarrollada por el poder judicial y la sociedad civil, para generar un nuevo respeto por el estado de derecho, aplicado por igual por todos. El impulso de esta sentencia debería sustentarse con la liberación de todos los defensores de los derechos humanos y activistas políticos actualmente detenidos, y de los casos en su contra y de la destitución de otros.

Sin embargo, algunas señales preocupantes anublan estos destellos de esperanza. Desde que asumió el poder, el presidente Mnangagwa se ha centrado en fortalecer el papel de los militares en las estructuras de poder, designando a los militares puestos en el partido y altos cargos en el gobierno. Poco ha hecho hasta ahora para abrir espacios para la participación de la sociedad civil y la oposición política en anticipación a las elecciones de 2018. Existe la preocupación de si las organizaciones de la sociedad civil podrán participar libremente en los procesos electorales antes, durante y después de las próximas elecciones, y si las decisiones militares dictan la política. 

Aunque la represión contra la sociedad civil en la última década obligó a algunos defensores de los derechos humanos y representantes de la sociedad civil a autocensurarse para evitar represalias, muchas organizaciones de la sociedad civil desafiaron la represión para seguir exigiendo reformas y protestar contra las violaciones por parte del régimen y actuar en solidaridad con las víctimas de violaciones. Las elecciones que se acercan rápidamente brindan oportunidades mientras muchos viejos desafíos persisten. 

La sociedad civil zimbabuense debe reinventarse para reclamar y mantener los espacios que estas oportunidades presentan para permitirles enfrentar los desafíos en un Zimbabue post-Mugabe. Queda mucho por hacer para alinear las leyes con la nueva Constitución, las reformas electorales aún están incompletas y se debe exigir la capacidad del estado para permitir un entorno que permita elecciones libres y justas. 

Pero al crear las sinergias entre los grupos formales de la sociedad civil que trabajan en gobernabilidad, democracia, derechos humanos, desarrollo social y económico, género y derechos de las mujeres, y los movimientos sociales y activistas individuales que han demostrado su poder en la movilización de los ciudadanos, existe la posibilidad de dejar la era de Mugabe para atrás.

About the authors

Teldah Mawarire is an advocacy and campaigns officer with the alliance. 

David Kode is the head of advocacy and campaigns with civil society alliance, CIVICUS.  


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.