Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

Por un Pacto internacional sobre Información y Democracia

Ante los ataques continuos que sufren periodistas y medios de comunicación, publicamos esta Declaración encaminada a establecer garantías democráticas relativas a la información y la libertad de opinión en un momento histórico crucial.

Mapa de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017, Reporteros sin Fronteras.

En el espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en París hace 70 años, nosotros, que hemos sido reconocidos con el Premio Nobel y el Premio Sájarov, que somos especialistas en nuevas tecnologías, exdirigentes de organizaciones internacionales, abogados y periodistas, pedimos a los Estados democráticos que emprendan un proceso político para que, en el plazo de un año, se firme un Pacto sobre Información y Democracia. Nuestra Comisión internacional –formada por 25 personalidades de 18 nacionalidades, reunidas a iniciativa de Reporteros Sin Fronteras (RSF)–, redactó una Declaración encaminada a establecer garantías democráticas relativas a la información y la libertad de opinión en un momento histórico crucial.

Solicitamos a los dirigentes políticos de buena voluntad de todos los continentes que se movilicen en favor de modelos democráticos y de un debate público abierto en el que los ciudadanos puedan tomar decisiones basadas en hechos. El espacio global de la comunicación y la información, que es un bien común de la Humanidad, debe ser protegido como tal para favorecer el ejercicio de la libertad de expresión y de opinión, respetando los principios de pluralismo, libertad, dignidad y tolerancia, así como el ideal de la razón y el conocimiento. Pedimos que se exprese un compromiso firme a partir del 11 de noviembre, cuando el Foro de París sobre la Paz reúna en esta ciudad a decenas de dirigentes políticos.

El control político de la prensa y de los medios; la desinformación masiva en línea; el debilitamiento económico del periodismo de calidad; los ataques y actos violentos contra periodistas; y el creciente poder de agentes privados sin control, representan un riesgo para la democracia.

El control político de la prensa y de los medios de comunicación; el sometimiento de la información a intereses individuales; la desinformación masiva en línea; el debilitamiento económico del periodismo de calidad, y los ataques y los actos violentos cometidos contra los periodistas, así como el creciente poder de agentes privados que escapan al control democrático, representan un riesgo para las libertades, la armonía civil y la paz.

El “derecho a la información”, entendido como el derecho a una información fiable, es esencial para el desarrollo de las capacidades de los seres humanos en el ámbito biológico, psicológico, social, político y económico. La información solo puede ser fiable si es recabada, procesada y difundida de forma libre, teniendo como ideal el compromiso con la verdad, la pluralidad de opiniones y un método racional para establecer los hechos.

La Declaración sobre la Información y la Democracia afirma que las entidades que estructuran el espacio de la comunicación y la información, que generan medios tecnológicos, arquitecturas de elección y normas -como las plataformas digitales-, deben respetar los principios fundamentales y deben alinearse con los parámetros de la libertad de expresión y de opinión. A la vez, sus actividades deben respetar la neutralidad política, ideológica y religiosa.

Es su deber garantizar el pluralismo; establecer mecanismos que favorezcan la producción de una información fiable –basados en criterios como la transparencia y la independencia editorial–, aplicar métodos de verificación y mantener el compromiso con la ética periodística. Estas entidades vertebradoras deben ser previsibles para aquellos en quienes influyen, deben ser resistentes a la manipulación y transparentes cuando son sometidas a escrutinio.

En este espacio de la comunicación y la información la función social del periodismo es ser “un tercero de confianza” para las sociedades, permitiendo así que cada uno de sus miembros participe plenamente en la vida en sociedad. La labor de los periodistas consiste en dar cuenta de la realidad de la manera más amplia, profunda y pertinente posible, haciendo el mayor esfuerzo por describir tanto los acontecimientos, como las situaciones complejas y los cambios, buscando preservar un equilibrio entre los aspectos positivos y negativos de las actividades humanas, y diferenciando lo importante de lo trivial.

La libertad y la seguridad de los periodistas, la independencia de la información y el respeto a la deontología, son condiciones esenciales para el ejercicio del periodismo, independientemente del estatus de quienes lo ejercen.

Para que la Declaración sobre la Información y la Democracia sea operativa, debería crearse un grupo internacional de expertos en información y democracia similar al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Su trabajo servirá para garantizar la plena responsabilidad, así como la obligación de rendir cuentas, de todos aquellos que contribuyen a vertebrar el espacio de la comunicación y la información, para responder a los desafíos contemporáneos, prever nuestro destino común y trazar un desarrollo sostenible que tenga en cuenta los derechos e intereses de las generaciones futuras.

About the author

La Comisión sobre Información y Democracia ha sido creada a iniciativa de Reporteros Sin Fronteras (RSF), y está presidida por Shirin Ebadi y Chistophe Deloire. Sus miembros son: Emily Bell, Yochai Benkler, Teng Biao, Nighat Dad, Primavera De Filippi, Mireille Delmas-Marty, Christophe Deloire, Abdou Diouf, Can Dündar, Shirin Ebadi, Francis Fukuyama, Ulrik Haagerup, Hauwa Ibrahim, Ann Marie Lipinski, Adam Michnik, Eli Pariser, Antoine Petit, Navi Pillay, Maria Ressa, Amartya Sen, Joseph E. Stiglitz, Mario Vargas Llosa, Marina Walker, Aidan White y Mikhail Zygar. Antoine Garapon tiene el cargo de relator. RSF es una organización no gubernamental que cuenta con un estatus consultivo ante la Organización de las Naciones Unidas, la UNESCO, el Consejo de Europa y la Organización Internacional de la Francofonía.


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.