Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

¡Detengan la batalla legal contra Lula en Brasil!

La persecución judicial y mediática del ex presidente Lula da Silva no es ética y es ilegítima. A través de su criminalización selectiva y sin pruebas de Lula, el juez Sergio Moro asalta la democracia brasileña. English  Português

Dilma Rousseff durante una conferencia sobre el futuro de la democracia en Ciudad de México. 24 abril 2017. NurPhoto/SIPA USA/PA Images. Todos los derechos reservados.

Nosotros, ciudadanos brasileños comprometidos con la defensa de la democracia, los derechos humanos y del Estado de derecho en nuestro país, queremos expresar nuestra indignación con la forma en que la Operación Lava Jato ha sido conducida, así como la guerra legal establecida bajo el pretexto de combatir la corrupción en Brasil. Estas prácticas, permitidas por el Tribunal Supremo, son utilizadas disfrazadas de proceso legítimo.

De hecho, estas prácticas están llevando a la destrucción de la democracia brasileña y empoderando a aquellos responsables del golpe parlamentar, judicial y mediático, a pesar de que son esos mismos actores los que intentaron robarle el poder a la ex presidenta Dilma Rousseff.

Nosotros apoyamos al Presidente Lula da Silva y denunciamos las prácticas del Juez

Sergio Moro, que se comporta tanto como fiscal como juez. Moro es un juez de primera instancia cuya manipulación arbitraria de la ley y el desconocimiento de las garantías individuales están siendo investigadas bajo una acusación de violación de derechos humanos por parte de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.

En su cargo de juez, Moro ha ordenado la detención de sospechosos basándose únicamente en acusaciones. Él actúa en connivencia con el sistema penitenciario para forzar confesiones y acusaciones falsas, así como actúa contra los sospechosos como si fueran sus adversarios. Además, Moro ha expuesto al presidente Lula en televisión nacional, usando filtraciones directas de material de investigación, como grabaciones ilegales de conversaciones confidenciales con de Lula con sus abogados. La disrupción de los debidos procesos legales, como las intercepciones ilegales y no autorizadas de documentos, han causado la fabricación de pruebas falsas y el intento de asesinar el carácter de uno de los políticos más populares de la historia de Brasil.

Bajo la falsa excusa de "limpiar la casa" y liberar a Brasil de la corrupción, el juez Moro ha escogido a sus criminales a dedo, persiguiendo no sólo a Lula, sino a otros asociados con el Partido de los Trabajadores (PT). Mientras tanto, muchos perpetradores de actos de corrupción asociados con los partidos PSDB y el PMDB, contra los cuales existe evidencia concreta, no son perseguidos y han podido mantener los millones de dólares que obtuvieron a través de sobornos y robos a empresas estatales en Brasil.

La persecución judicial y mediática del ex presidente Lula no es ética y es ilegítima. A través de su criminalización selectiva y sin pruebas de Lula, Moro asalta la democracia brasileña. Además, la guerra legal declarada por Moro, que cuenta con el apoyo descarado de los principales medios de comunicación del país, es un intento claro de deslegitimizar el legado de Lula y su viabilidad política como candidato a presidencia en 2018 (y dado que Lula es de lejos el favorito candidato).

Nosotros creemos que, como cualquier ciudadano, Lula puede y debe ser investigado, siempre que existan razones plausibles y que se respeten los procesos legales. Lula es acusado de poseer propiedades que no son suyas e incluso los honorarios que Lula recibe como un orador invitado a nivel internacional han sido expuestos con intento de criminalizarlos.

Además, el desprecio por su legado es un ataque contra los brasileños que optaron por reelegir al Partido de los Trabajadores cuatro veces consecutivas. Esta persecución implacable e injusta se da en un momento en que la restricción de las libertades políticas vuelve a convertirse en una práctica habitual. Los líderes de los movimientos sociales, algunos ligados a la historia del Partido de los Trabajadores, así como miembros de la prensa independiente están siendo perseguidos, encarcelados y, en algunos casos, incluso asesinados. La policía ha reprimido violentamente las manifestaciones callejeras organizadas por aquellos que han defendido pacíficamente los derechos humanos, la democracia y los movimientos sociales.

A medida que Lula se ve arrastrado a esta conflictiva arena judicial, hacemos eco de las voces de las miles de personas que se reunieron en la ciudad de Curitiba para apoyar a Lula.

Nosotros apoyamos a Lula en su derecho a la presunción de inocencia, a una amplia defensa, y a una audiencia imparcial.

Defend Democracy in Brazil / New York

Brazilian Expats for Democracy and Social Justice (Washington DC)

Democracy for BRASIL (UK)

Amig@s da Democracia de Barcelona

#westandwithlula #comLulapeloBrasil #StopCoupinBrazil #lawfareiswarfare

About the author

DEFEND DEMOCRACY IN BRAZIL is a committee composed of Brazilian citizens, American friends to support democracy and social justice, residing in New York City.


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.