Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

¿Adiós a la democracia?

Los cambios políticos, sociales y tecnológicos de los últimos tiempos han puesto en tensión la democracia,  y convertido las críticas en ataques. English Português 

Activistas reunidos en frente al edificio del New York Times en el centro de Manhattan en Nueva York el domingo 26 de febrero de 2017. Richard B. Levine / SIPA USA / PA Images. Todos los derechos reservados.

El fin de la historia, que vaticinó Francis Fukyuyama en su famoso ensayo, no se ha cumplido, y el triunfo del orden liberal, con la rápida conversión en democracias liberales de las grandes y pequeñas autocracias, inseridas en la potente dinámica transformadora de la globalización capitalista, no acabó sucediendo. El mundo plano que predijo Thomas Friedman ha resultado ser cuesta arriba.

La democracia liberal, como sistema inventado para pensar la política como el arte de buscar el bien común, que se imponga y regule a las fuerzas del mercado, a las tendencias autoritarias de la acumulación del poder, y para asegurar que la naturaleza potencialmente excluyente de las minorías mayoritarias, asegurando la limitación de los mandatos, no parece haber superado sus contradicciones intrínsecas.

Varios de los valores que condujeron a la prosperidad han perdido su poder de atracción y su prestigio. Lo liberal es visto ahora como “blando”.  Otros valores, como la aspiración cosmopolita o la meritocracia, son vistos ahora como valores de la elite, desconectada de la necesidad de reafirmación identitaria que urge a una población insegura ante el futuro, que no ha visto la promesa de la globalización cumplida y que ahora reclama Estado, nación y frontera.

En medio de la decadencia de estos valores, surgen líderes como Orban en Hungría, Farage en el Reino Unido,  Erdogan en Turquía, LePen en Francia, que parecen tener como referente la deriva autocrática que Putin ha bautizado como "democracia iliberal".

Así, en Europa, y ahora parece también que en los Estados Unidos, un nacionalismo oligárquico de corte populista se erige como alternativa en las economías en estancamiento o retroceso. También en la India, o en Filipinas, los “hombres fuertes” se imponen en las urnas.

En América Latina, México se enfrenta a la amenaza de Trump con una presidencia muy débil y un sistema político y judicial incapaz, disfuncional y con frecuencia violento; la Venezuela chavista dejó la democracia atrás y camina aceleradamente hacia la suspensión de las instituciones electas; el gigante Brasileño, con los pies en el barro de la corrupción, se tambalea;  y la Colombia esperanzada de los últimos cuatro años ha sido víctima de la utilización política del proceso de paz, y parece que regresa a la Colombia frustrada del pasado.

Además, uno de los pilares más directamente amenazados es el del derecho a la información, tanto a la libertad de información, como a la veracidad de la información. Si la información se convierte en propaganda y fallan los mecanismos de control, el sistema democrático se debilita peligrosamente y las fronteras entre mentira y verdad se desvanecen. La proliferación de lo que se ha llamado “fake-news” y el peligroso avance de la “post-verdad” o los “hechos alternativos” amenazan con destruir el pacto de confianza en la prensa libre que actúa como pegamento de la sociedad democrática y preside, aunque no sin tensiones, la lucha de ideas en la política democrática y la sociedad abierta.

En este escenario, si el impulsor y defensor de la globalización se convierte nacionalista-proteccionista y entiende las relaciones internacionales como pactos bilaterales entre hombres de negocios más que como acuerdos multilaterales entre gobernantes al amparo de la ley internacional, toda la arquitectura está en peligro.

En la mayor y más poderosa democracia del mundo, un “spoiler” se ha hecho con el poder, aprovechando democráticamente las múltiples  grietas de la propia democracia como son el peso del dinero en las elecciones, las dificultades de la inscripción para votar, la distribución del voto por distritos electorales, el “hacking”, las dificultades de la prensa independiente, la manipulación de las redes sociales…¿Estamos ante el fin de la democracia?

Un seminario internacional de demoAbierta y Fundación Foro del Sur en Buenos Aires celebrado el miércoles 5 de abril abordó esta inquietante deriva. 

About the author

Francesc Badia i Dalmases is Editor of DemocraciaAbierta. Francesc is an international affairs expert, author and political analyst. His most recent book, "Order and disorder in the 21st century", has been published in 2016. He Tweets @fbadiad 

Francesc Badia i Dalmases es Director   y editor de DemocraciaAbierta.    Ensayista y analista político, es experto en asuntos internacionales.  Su libro más reciente, "Orden y desorden en el siglo XXI", ha sido publicado en 2016. Twitter @fbadiad


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.