Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

Las mujeres hondureñas queremos libertad, no cuatro paredes

Vemos un futuro sin violencia e impunidad. Sin impunidad, la violencia podría ser investigada, los asesinos y abusadores serían encarcelados. Nuestra lucha es contra el sistema patriarcal. English

La activista feminista hondureña María Luisa Regalado, fotografiada por Whitney Godoy. Todos los derechos reservados.

Vengo de una familia campesina muy grande y muy pobre. Todos trabajábamos en una gran granja sin paga, y debido a las condiciones bajo las cuales nos vimos obligados a vivir, hubo ocasiones en que me rebelaba; Siempre fui bastante rebelde.

Mi padre era una figura muy imponente en nuestras vidas; un verdadero patriarca. Él nunca golpeó a mi madre, pero fue violento en sus palabras y actitudes y me enojó mucho. Recuerdo cuando era joven que esperaba que mi padre muriera primero para que mi madre pudiera vivir sus últimos años en paz. No iba a ser.

Mi madre murió primero y mi padre murió poco después. Me quedé atrás con dos hermanas, de ocho y doce años y mi hermano, que tenía quince años. Tuve que terminar de educarlos: una adolescente criando dos niños y una jovencita.

Crecí resintiendo la explotación, y siempre lista para resistirla. Como tenía que trabajar, nunca fui a la escuela, nadie en mi familia lo hizo. Tenía 22 años cuando aprendí a escribir mi nombre.

Crecí resintiendo la explotación, y siempre lista para resistirla. Como tenía que trabajar, nunca fui a la escuela, nadie en mi familia lo hizo. Tenía 22 años cuando aprendí a escribir mi nombre. Realmente quería una educación así que cuando mis padres murieron, me uní a la iglesia. En el campo, era la única opción.

En la iglesia había un sacerdote progresista llamado Padre Factomia. Era un hombre muy comprometido, muy crítico con la militarización y el impacto regional de la intervención de los contras nicaragüenses, paramilitares de derecha. Cuando lo conocí, él denunciaba abiertamente la guerra que había en El Salvador y apoyaba mucho a los refugiados. Coordinó el trabajo voluntario en la comunidad y los campos de refugiados. Cuando no estaba cuidando a mis hermanos, lo ayudaba a él.

El padre Factomia fue la primera persona que me enseñó sobre el trabajo de justicia social. En 1982, se vio obligado a exiliarse en México porque los militares lo querían muerto. El nuevo sacerdote solo sabía cómo orar, así que me fui poco después de que lo hiciera.

Una feminista en Honduras

Mi camino me llevaba por otros rumbos. Me uní a la primera organización campesina para mujeres, la Federación Hondureña de Mujeres Campesinas. Era parte de una federación de sindicalistas y campesinos, que estaba marcada por profundas tensiones políticas entre progresistas y conservadores. Sus líderes pensaron que estábamos haciendo demasiado ruido con "cuestiones izquierdistas", así que ahora era mi turno de ser expulsada. Junto con otras dos mujeres, nos echaron.

Sin inmutarnos, formamos nuestra propia organización campesina para trabajar en lo que se convertiría una de las centrales obreras de Honduras. Participé en su fundación pero pronto me agotaron las continuas luchas internas. Una parte de mí quería volver a mi pueblo y construir una vida allí; pero estaba demasiado atada en la lucha, demasiado casada con la idea de que la justicia era posible. Entonces, me quedé en la capital, Tegucigalpa. Junto con mis compañeras, fundaron lo que CODEMUH es hoy: una organización feminista, antiestablishment y antiimperialista. Eso fue en junio de 1989.

La década de los 80 fue el apogeo de la lucha antiimperialista en la capital. Sin embargo, en los pueblos y barrios, la gente todavía pensaba que era una discusión peligrosa. Tenían miedo de estar asociados con nosotras debido a la represión militar. Entonces, a principios de la década de 1990, nos cambiamos el nombre a la Colectiva de Mujeres Hondureñas CODEMUH: un nombre feminista. En aquel entonces, no entendíamos los pilares del feminismo, pero sabíamos que esa era nuestra verdadera identidad.

Como organización de mujeres, pronto descubrimos que el feminismo era considerado un tema aún más peligroso que el antiimperialismo, incluso en la ciudad. Nos esforzábamos por trabajar con mujeres en toda la sociedad, desde mujeres campesinas como yo hasta estudiantes, sindicalistas y funcionarias públicas. Pero descubrimos que las mujeres no estaban muy interesadas en hablar sobre el género, mucho menos sobre el feminismo. A menudo, las mujeres nos preguntaban cuál era el punto. "Liberemos primero al país", decían, refiriéndose a la lucha por la independencia nacional. "Las otras transformaciones seguirán, solo después de que el país le pertenece a la gente".

Hasta 1955, las mujeres ni siquiera eran consideradas ciudadanas en Honduras, no teníamos derecho a votar, ni derechos políticos o humanos en absoluto. 

Sabíamos que esto no era correcto, que necesitábamos comprender y enfrentar la violencia de género en nuestras comunidades, aquí y ahora. Un movimiento de independencia que no reconozca las voces, las perspectivas y el trabajo de las mujeres nunca nos traerá la libertad. Del mismo modo, el movimiento hondureño contra el imperialismo económico -la lucha por la verdadera independencia- se vería fatalmente debilitado por la exclusión de las mujeres, que constituimos la mitad de la población.

Hasta 1955, las mujeres ni siquiera eran consideradas ciudadanas en Honduras, no teníamos derecho a votar, ni derechos políticos o humanos en absoluto. Todos los avances logrados desde entonces provienen del propio trabajo de las mujeres. Sabemos que para afirmar nuestras creencias y hacer respetar nuestros derechos, debemos ser parte de la lucha política.

También tenemos que educarnos unas a otras, porque necesitamos un movimiento de mujeres que piense críticamente y vea claramente las causas de nuestra opresión. Sin esa visión clara, los problemas que enfrenta nuestra sociedad se ven muy diferentes. A menudo, los financiadores corporativos me ofrecen dinero para hacer trabajo por los derechos laborales. Nos sentaremos y hablaremos con ellos, pero no podemos tomar dinero de las mismas corporaciones que no garantizan los derechos de las mujeres en el lugar de trabajo, ni nos pagan salarios justos, ni nos respaldan mejores condiciones.

Nos tienen miedo

Al principio, estos compromisos nos costaron mucho. Muchas mujeres se fueron y al final solo quedamos tres de nosotros para construir lo que CODEMUH es hoy: una organización de base liderada por mujeres que ha sobrevivido durante 20 años para luchar por el empoderamiento y los derechos de las mujeres trabajadoras. Está dirigido por feministas que buscan un cambio en la sociedad que les permita a las mujeres darse cuenta de nuestro potencial, libres de exclusión y discriminación.

Hoy tenemos 150 miembras que organizan mujeres en fábricas de todo el sector de la maquila. Nuestro mayor logro ha sido sacar a las mujeres del mundo de las cuatro paredes: las cuatro paredes de la cocina y las cuatro paredes de las fábricas, para que sus rostros sean reconocidos y sus voces se escuchen.

Otro éxito ha sido que las mujeres se apropian de su propia liberación y encuentran el valor para denunciar públicamente los abusos en el trabajo y del estado en los medios de comunicación e internacionalmente. Esto incluye emprender acciones legales a través de los tribunales. También desempeñamos un papel vital en la sensibilización para que las afecciones, como los trastornos musculo-esqueléticos ocupacionales, que son causados ​​por la explotación corporativa, sean reconocidas como enfermedades ocupacionales. CODEMUH es un punto de referencia internacional por su experiencia en el derecho laboral.

Estoy agradecida de que CODEMUH se haya fortalecido, pero el tiempo ha demostrado nuestra perspectiva original de la peor manera posible. Bajo las dos últimas administraciones, la causa de la liberación de las mujeres ha sido empujada hacia atrás en una guerra defensiva.

El golpe de 2009 y la crisis financiera mundial nos lanzaron a una crisis política. Las pandillas, el tráfico de drogas y el crimen organizado escalaron, todos con vínculos con las bases tradicionales políticas de poder. Las mujeres y sus cuerpos se han convertido en los campos de batalla de las grandes pandillas del crimen organizado.

CODEMUH también perdió muchas fuentes de financiación. Nos obligaron a cortar el personal y fue un momento terrible. Solo sobrevivimos gracias a la capacidad de recuperación de las mujeres que organizan nuestros grupos de trabajo, que realmente se fortalecieron y se desarrollaron como líderes.

En lugar de moverse para proteger a las mujeres de Honduras, el estado se echa atrás y justifica la violencia contra nosotras al decir que las mujeres están involucradas en el tráfico de drogas y el crimen. Las mujeres son acusadas y estigmatizadas rutinariamente sin investigación. El dinero público gastado en seguridad se desperdicia a través de la corrupción. Los asesinos saben que pueden asesinar con impunidad y matar sabiendo que no los van a investigar. El 97 por ciento de las veces cuando una mujer es asesinada, nadie es judicializado.

Los que están en el poder desean que las mujeres vuelvan al mundo de las cuatro paredes. Muchas campañas políticas que pretenden representar los intereses de las mujeres ofrecen solo obsequios conciliatorios diseñados para mantenernos en casa. Varias propuestas del gobierno para implementar microempresas de tortilla están diseñadas para enviar las mujeres a la cocina. Cuando las mujeres resultan heridas en las protestas callejeras, las autoridades dicen: "es su culpa por estar en la calle y no donde debería estar".

Nuestra lucha es contra el sistema patriarcal, que no es solo contra los abusos de los hombres sino también contra el sistema que lo justifica y contra el estado que no ofrece justicia para las mujeres.

Pero queremos libertad, no cuatro paredes. Vemos un futuro sin violencia e impunidad. Sin impunidad, la violencia podría ser investigada, los asesinos y abusadores serían encarcelados. Nuestra lucha es contra el sistema patriarcal, que no es solo contra los abusos de los hombres sino también contra el sistema que lo justifica y contra el estado que no ofrece justicia para las mujeres.

Ahora estamos tomando las calles, exigiendo nuestros derechos humanos: nuestros derechos como mujeres y trabajadoras, ellos nos temen. Estamos avanzando contra la violencia doméstica, el acoso sexual y los homicidios; contra aquellos que ven a las mujeres como cosas y no como personas. Esta es nuestra lucha, más allá del mundo de las cuatro paredes, para desmantelar las estructuras del patriarcado. Es una lucha constante que se remonta a mi infancia. Pero nos pertenece.

___

Haga clic aquí para leer la última ponencia  de María Luisa Regalado para el Día Internacional de la Mujer.

About the author

María Luisa Regalado es fundadora y coordinadora de la Colectiva de Mujeres Hondureñas (CODEMUH), socia de la organización War on Want. CODEMUH ha luchado por los derechos de las mujeres durante más de 20 años. 

Maria Luisa Regalado is founder & coordinator of War on Want’s our partner organisation, the feminist Honduran Women's Collective (CODEMUH). CODEMUH has fought women's rights for over 20 years

Subjects


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.