Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

Operación Lava Jato y la destrucción del Estado de derecho

La lucha contra la corrupción en Brasil implicaría una reforma política que limitase la influencia del poder económico en las elecciones y la política, pero esto nunca puede hacerse sin respetar las leyes. Português, English

The President Luiz Inacio Lula da Silva arrives at the Federal Police Superintendence in Curitiba (PR) on Saturday 7 of April to face imprisonment. Image: Geraldo Bubniak/Zuma Press/ PA Images, All rights reserved

Las prácticas corruptas y la conducta ilegal han caracterizado la acción de las clases hegemónicas, no sólo en Brasil, sino en otras sociedades, desde los más desarrollados, como Estados Unidos, hasta los más pobres, incluidos varios países africanos.

Los principales integrantes de estas clases hegemónicas son grandes propietarios rurales; dueños de grandes bancos e instituciones financieras; propietarios de grandes empresas industriales y de servicios; dueños de grandes medios de comunicación; los principales rentistas; ejecutivos de grandes corporaciones nacionales y extranjeras; y sus representantes en el poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial.

En Brasil, como en otros países, desarrollados o no, los ejemplos de este comportamiento son:

  1. prácticas de "ingeniería financiera" para evitar o reducir el pago de impuestos;
  2. la presión sobre los gobiernos para reducir legalmente los impuestos a los ricos;
  3. evasión de impuestos;
  4. recursos enviados y depositados en "paraísos fiscales", generalmente como resultado de actividades ilícitas;
  5. el fraude cometido por las empresas para la contratación pública y su desarrollo;
  6. la connivencia de los grandes flancos B con el movimiento de los fondos de las actividades ilícitas, incluyendo el tráfico de drogas;
  7. la financiación de las campañas políticas que elegir a los individuos llegan a constituir una representación en el Congreso por las leyes de protección de interés económico y político de estas clases hegemónicas.

La sociedad brasileña, compuesta en su mayoría por trabajadores urbanos (empleados, desempleados y subempleados); por trabajadores rurales sin tierra y los pequeños agricultores; por individuos "excluidos", que reciben la Bolsa Familia, cuyo valor puede variar de 85 a 195 reales por mes (entre 25 y 57 dólares USA) ; por las personas sin techo en las ciudades; y, finalmente, por la clase media baja, que es extraordinariamente honesta y trabajadora.

Brasil no es una sociedad corrupta, puesto que los brasileños, en su gran mayoría, no son corruptos sino que son víctimas de la corrupción y de las prácticas ilegales de las clases hegemónicas.

Brasil no es una sociedad corrupta, puesto que los brasileños, en su gran mayoría, no son corruptos sino que son víctimas de la corrupción y de las prácticas ilegales de las clases hegemónicas.

La lucha contra los actos ilegales cometidos contra el Estado y la sociedad , y la corrupción tiene una gran importancia porque en las sociedades donde la desigualdad social es extrema, comenzando con el ingreso y la riqueza, sólo el Estado puede poner en práctica políticas de redistribución debido a que las empresas, las ONG y las personas no tienen capacidad legal y financiera para ocuparse de las necesidades de la enorme cantidad de personas afectadas por los efectos de la desigualdad.

Sin embargo, la lucha contra la corrupción no se puede hacer en contra de la ley, por no hablar de la Constitución, y tampoco con fines políticos.

La "politización" de las acciones, y la publicidad de opiniones en la prensa de los miembros del poder judicial a todos los niveles, desde los juzgados de Primera Instancia a hasta el Tribunal Supremo Federal, desde los procuradores individuales hasta el Procurador General de la República (PGR ) y de los agentes de la Policía Federal han llevado a cabo prácticas y decisiones que perjudican a los principios fundamentales del derecho y violan los derechos de los ciudadanos.

Bajo el pretexto de evitar recursos legales"excesivos", que pueden conducir a la prescripción de las actuaciones, y de estar al servicio del anhelo público de "moralidad" y "castigo", los jueces de primera instancia, cuyo principal exponente es el juez Sergio Fernando Moro, de la 13ª Corte Federal Penal de Curitiba, con la ayuda de algunos fiscales del Ministerio Público Federal y de policías federales, incurren en una serie de ilegalidades para conseguir ciertas delaciones que lleven a acusar a individuos, a cambio de obtener la libertad y la reducción de penas excesivas impuestas por esos mismos jueces.

Estas denuncias se filtran de forma selectiva a la prensa sin que ni siquiera las actuaciones hayan sido iniciadas, y menos aún completadas, o sin que exista ninguna sentencia condenatoria.

Las denuncias que se "extraen" a través de detenciones injustificadas y de larga duración, y la imposición en Primera Instancia de condenas inusualmente largas se basan en denuncias de personas que, por conseguir la reducción de penas, confiesan bajo presión haber delinquido y denuncian, a menudo sin pruebas, a presuntos cómplices, especialmente a políticos.

Mientras tanto, las filtraciones ilegales permitidas por el juez Sergio Fernando Moro, y toleradas por los tribunales superiores, encienden a la "opinión pública" en contra de personas mencionadas en extractos preseleccionados de delaciones hechas públicas, a bombo y platillo, por la prensa, que pasa entonces a exigir su condena por parte del Poder Judicial.

La Operación Lava Jato, con el consentimiento informado de las altas instancias del poder judicial, ha cometido las siguientes violaciones legales:

  1. actuar judicialmente partiendo del argumento de que "el fin justifica los medios";
  2. desmoralización y humillación públicas, por parte de agentes de policía, de sospechosos y acusados (detención coercitiva, uso de esposas, demostración de fuerza);
  3. tortura psicológica, con componentes físicos (como el encarcelamiento prolongado sin cargos) con el fin de obtener confesiones y delaciones;
  4. uso desvirtuado de la prisión provisional;
  5. intimidación, mediante la imposición de multas no razonables, a los que son acusados por delatores;
  6. filtración selectiva de extractos de documentos e información confidencial;
  7. la "convicción de la culpabilidad" argüida por los jueces como fundamento para condenar los acusados;
  8. desobediencia del principio constitucional de presunción de inocencia, que es el principio básico del Estado de Derecho, y que debe ser observado desde el inicio de las investigaciones hasta la llegada de la sentencia penal;
  9. la transferencia al acusado de la carga de la prueba;
  10. la absurda aplicación de la "teoría de la acción finalista";
  11. falta de respeto al amplio derecho de defensa;
  12. falta de respeto a la imparcialidad y la jurisdicción;
  13. la negación de documentos a la defensa de los acusados;
  14. la violación de la privacidad de la familia de los acusados;
  15. la extensión de la familia del acusado de las consecuencia sociales de la divulgación de sospechas y acusaciones;
  16. execración pública de los denunciados, acusados y demandados, e incitación de la opinión pública en contra de estas personas;
  17. la desobediencia al principio de la inviolabilidad del honor y de la imagen de las personas (Art. 5 °, inciso X, de la Constitución Federal).

Con el pretexto de la lucha contra la corrupción, contra la inmoralidad, contra la morosidad de los procedimientos judiciales, y contra la impunidad, estas prácticas han contribuido a la destrucción de los cimientos del poder judicial y de las garantías individuales.

La Constitución Federal brasileña determina los casos de pérdida o suspensión los derechos políticos:

Art. 15. Queda prohibida la casación de derechos políticos, cuya pérdida o suspensión sólo se dará en los casos de:

III. condena penal de cosa juzgada, siempre que estén vigentes sus efectos;

V. improbidad administrativa, de conformidad con el art. 37, párrafo 4.

Art. 37. Párrafo 4: Los actos de improbidad administrativa comportarán la suspensión de los derechos políticos (...).

La pérdida de los derechos políticos y los derechos civiles, como la libertad, sólo puede ocurrir cuando la persona se encontró culpable, después de haberse tramitado un juicio con sentencia penal condenatoria.

Sin embargo, la ley 135, llamado “Ficha Limpia”, o expediente limpio, enumera una serie de situaciones que condenan en segunda instancia, por un tribunal colegiado, puede acarrear la pérdida de los derechos políticos por ocho años. El término "tribunal colegial," en realidad puede significar un grupo de sólo 3 o 4 jueces de un tribunal regional.

La Ley Complementaria 135, de 2010, es, por lo tanto, de una inconstitucionalidad flagrante, pues viola una cláusula pétrea de la Constitución Federal, que es clara al determinar que "nadie será considerado culpable hasta el trámite en juzgado de sentencia penal condenatoria". (Art. 5 °, inciso LVII) y, por lo tanto, por no ser declarado culpable no debe cumplir pena.

Por el otro lado, dos decisiones del Tribunal Supremo del 1 de febrero de 2016, por 7 a 4, y otro en octubre de 2016, por 6 a 5, consideran constitucional el cumplimiento de la pena después de la condena en apelación.

El Tribunal Supremo, de hecho, ha "modificado" el dispositivo constitucional que no podía llevar a cabo por ser la reforme de la Constitución una competencia exclusiva del Congreso Nacional.

El objetivo de la Operación Lava Jato no es acabar con la corrupción, ni en la sociedad, ni en el sistema político y administrativo brasileño.

La Operación Lava Jato ha contribuido al beneficio de los intereses de las empresas y los Estados extranjeros en Brasil:

  1. al presentar al Estado como la principal "causa" de la corrupción en la sociedad brasileña;
  2. al presentar al Estado brasileño como ineficiente y culpable de las dificultades económicas del país;
  3. al "justificar" la necesidad de minimizar la competencia y la capacidad de acción del Estado;
  4. a debilitar la capacidad reguladora del Estado brasileño;
  5. a justificar el programa de privatización (y desnacionalización indiscriminada) aplicado a toque de pito por el Gobierno Temer;
  6. a debilitar las empresas brasileñas, de capital nacional y estatal en el mercado brasileño y en el mercado internacional, frente a las megaempresas de terceros países,  y a
  7. debilitar al gobierno de Brasil en su misión y capacidad de promover el desarrollo, de fortalecer la democracia, la defensa de la soberanía y de su acción internacional, incluyendo la que lleva a cabo dentro de los BRICS.

El objetivo de la Operación Lava Jato no es acabar con la corrupción, ni en la sociedad, ni en el sistema político y administrativo brasileño.

Si éste fuera su objetivo, los jueces, fiscales y policías serían discretos y cautelosos en sus procedimientos para evitar la eventual anulación de procesos y de sentencias, y los ministros de instancias superiores impedirían las actividades ilegales de la Lava Jato.

En realidad, los verdaderos objetivos políticos, en el ámbito nacional, de la Operación Lava Jato, ya alcanzados en gran medida, son los siguientes:

  1. difamar a los políticos en general, en especial a los políticos progresistas, y a la actividad política en general;
  2. desmotivar a las fuerzas progresistas en general;
  3. desmoralizar a los trabajadores como clase social;
  4. desmoralizar al Partido de lor Trabajadores (PT)  como corrupto y presentarlo como igual a los otros partidos;
  5. identificar al presidente Lula como jefe de la trama de corrupción en Brasil y su principal culpable;
  6. difamar y desmoralizar al presidente Lula, e impedir su elección.

Pero la solución a la "lentitud" de los procesos judiciales, sin embargo, puede y debe lograrse mediante medidas sencillas: 

  1. absoluta imparcialidad y transparencia pública del sorteo de procesos para los magistrados de los Tribunales Superiores;
  2. cumplimiento de la fecha límite para la devolución de las vistas de los procesos demandados por los magistrados;
  3. juzgar los procesos por el orden cronológico de su entrada en los Tribunales Superiores;
  4. revisión del número de recursos posibles;
  5. fecha límite para el juicio final después de fecha de admisión del proceso en los Tribunales Superiores.  

Por el contrario, la lucha eficaz contra la corrupción implicaría una reforma política que limitase la influencia del poder económico en las elecciones y la política, y de ninguna manera puede hacerse sin el respeto a las leyes y a la Constitución por parte de algunos jueces que se atributen una "misión salvadora."

De hecho hoy, en Brasil, estamos asistiendo a la destrucción del Estado de derecho, del poder judicial y de la Constitución de 1988, desde el momento en que a partir de 2003, como en 1963, las clases hegemónicas sintieron escapar, aunque fuese parcialmente, su control sobre el sistema político, y vieron puestos en riesgo sus privilegios y su histórico y permanente comportamiento corrupto e ilegal.

Sin embargo, y finalmente, la lucha histórica del pueblo brasileño por la democracia, el desarrollo, la justicia social y la soberanía continuará siendo, como siempre ha sido, dura, y nunca cesará hasta su victoria final.

About the author

Samuel Pinheiro Guimarães. Diplomático brasileño. Fue Secretario General de Itamaraty (2003-2009) y Ministro de Asuntos Estratégicos (2009-2010).

Samuel Pinheiro Guimarães. Brazilian diplomat. He was General Secretary of Itamaraty (2003-2009) and Minister of Strategic Affairs (2009-2010).


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.