democraciaAbierta

Bienvenido a los EE.UU.: allá donde las malas ideas nunca mueren

La Covid-19 revela los efectos desastrosos de las tendencias a largo plazo en la política y la cultura estadounidense. English Português

Ian Hughes
19 May 2020
Flickr/Occupy*Posters. CC BY-NC-SA 2.0.

Visto desde Europa, el impacto de la pandemia de la Covid-19 en los Estados Unidos parece un momento de la historia de la "Caída de la Unión Soviética". Los hitos de ese acontecimiento trascendental están grabados en la memoria: las multitudes que celebraron la caída del Muro de Berlín, el asalto de Boris Yeltsin a la Casa Blanca en Moscú y los levantamientos democráticos que reconfiguraron Europa desde Polonia hasta Rumania.

Pero sobre todo, la caída de la Unión Soviética es recordada por muchos como el fin de una mala idea - la idea de que un Estado unipartidario puede eliminar violentamente a sus ciudadanos en nombre del bien colectivo. En la práctica, esa idea siempre se ha traducido en tiranía y en la violación masiva de los derechos humanos.

El momento de la "Caída de América" que estamos presenciando actualmente - con tasas de infección y mortalidad líderes en el mundo y una desastrosa falta de liderazgo federal - es de una naturaleza diferente. Puede entenderse, no como el fin de una mala idea, sino más bien como la victoria pírrica de todo un conjunto de malas ideas largamente presentes en la cultura estadounidense que han crecido hasta definir al país en las últimas décadas.

La actual fuente primaria de malas ideas es, por supuesto, el Presidente Trump. Sus ideas - que el cambio climático es un engaño, que las turbinas de viento causan cáncer, que el coronavirus podría curarse inyectando desinfectante - representan una corriente interminable de irracionalidad, teoría de la conspiración y fantasía narcisista.

En ausencia de Fox News y del enfoque de "dos lados para cada argumento" empleado por la mayoría de los medios de comunicación, el comportamiento patológico de Trump es visto, con mucha más claridad en Europa que en los Estados Unidos, como el resultado de un trastorno mental. La consternación de los europeos ante Trump se ve superada, sin embargo, por el hecho de que una proporción considerable de la población de EE.UU. continúe apoyándolo.

Es este hecho - que la patología de Trump está profundamente arraigada en gran parte de la sociedad de los EE.UU. - que marca este momento como un caso de "Caída de la Unión Soviética". La pandemia ha expuesto la estructura de poder detrás del Trumpismo como una que comparte su patología, basada en malas ideas que se niegan a morir.

La desigualdad es buena

Tal vez la más arraigada de estas malas ideas es la idea de que la desigualdad es buena. Esta es la idea fundacional de la economía neoliberal, que nos trajo la crisis financiera de 2008 y ha producido los mayores niveles de desigualdad desde la Segunda Guerra Mundial.

Ha contribuido a debilitar la democracia, a fragilizar los sistemas de bienestar social, a privatizar los bienes públicos y a globalizar el comercio de manera que ha beneficiado desproporcionadamente a los ricos. Valora la codicia sobre la base de que tanto los ganadores como los perdedores del capitalismo de libre mercado merecen su suerte.

EE. UU. tiene mayores concentraciones de riqueza, mayores niveles de pobreza y mayores niveles de violencia, delincuencia y encarcelamiento que cualquier otro país de altos ingresos.

Por lo tanto, cualquier gobierno estadounidense que intente reducir la desigualdad corre el riesgo de que se considere que está robando a los trabajadores y a los talentosos sus justas recompensas para subvencionar a los perezosos y sin talento.

Como consecuencia, Estados Unidos tiene mayores concentraciones de riqueza, mayores niveles de pobreza y mayores niveles de violencia, delincuencia y encarcelamiento que cualquier otro país de altos ingresos. Esta mala idea ha socavado tanto la democracia que Trump es ahora capaz de desmantelarla desde dentro con relativa facilidad.

La libertad religiosa triunfa sobre el bien público

La Revolución Americana trajo consigo una de las mejores ideas de la historia de la humanidad, la separación de la iglesia y el Estado. El objetivo de los Padres Fundadores no era erradicar la religión, sino garantizar la libertad de culto para todos, independientemente de la afiliación religiosa (o ninguna). La separación de la iglesia y el Estado priva a los fanáticos religiosos de la capacidad de usar el poder del gobierno para forzar cualquier dogma religioso en particular a toda la población.

Pero la idea de imponer las creencias religiosas de unos a otros no desapareció. De hecho se ha fortalecido con el ascenso de los evangélicos conservadores aliados al Partido Republicano. Esto es particularmente problemático porque el fundamentalismo religioso trae consigo toda una serie de otras malas ideas como el creacionismo, el antifeminismo, los prejuicios contra las comunidades LGBTQ, la idea de que la ciencia es mala, y que el fin del mundo sería bueno.

Bajo Trump, la buena idea de asegurar la libertad de conciencia religiosa ha sido reemplazada por su grotesca parodia - la patológica insistencia de los fundamentalistas religiosos de que la libertad religiosa individual está por encima del bien público.

En la Guerra Civil ganó el lado equivocado

El triunfalismo está reviviendo otra mala idea que ha persistido por mucho tiempo en la cultura estadounidense, a saber, que el "lado equivocado" ganó la Guerra Civil, y que los EE.UU. es, y debe seguir siendo, fundamentalmente una nación de privilegio blanco. Para una nación construida sobre las espaldas de los esclavos africanos y compuesta por inmigrantes de todo el mundo, esa idea no sólo es profundamente irracional, sino que ataca la viabilidad misma de la sociedad estadounidense.

Como insistió James Baldwin, el racismo no es sólo una mala idea; es una idea vergonzosa porque lo que los racistas creen y hacen demuestra su propia inhumanidad, no la inferioridad de su víctima. Y sin embargo, en la América de Trump, muchos americanos se deleitan en expresar abiertamente su inhumanidad.

Que están facultados para hacerlo queda trágicamente demostrado por el hecho de que un niño negro de 12 años con una pistola de juguete es asesinado a tiros mientras que las milicias blancas armadas que amenazan a los gobernadores de los estados son alabadas por el Presidente como muy buena gente. En conjunto, las malas ideas de la desigualdad, el fundamentalismo religioso y el racismo han destrozado el tejido de la sociedad americana.

Profundamente grabada en la psique americana está la idea de que los EE.UU. es una civilización única, moralmente superior, destinada a guiar al mundo.

El excepcionalismo americano

Profundamente grabada en la psique americana está la cuarta mala idea: El excepcionalismo americano, la idea de que los EE.UU. es una civilización única, moralmente superior, destinada a guiar al mundo.

No es de extrañar que en la era de Donald Trump la evidencia sugiere que gran parte del resto del mundo ve esta idea como un peligroso engaño. El excepcionalismo americano sustenta la determinación de la administración Trump de detener el ascenso de China y mantener la hegemonía de EE.UU., una idea que atrae el apoyo bipartidista. Pero intentar impedir el desarrollo económico de casi una quinta parte de la población mundial con el fin de mantener un nivel de vida superior para poco más del cuatro por ciento de los estadounidenses no sólo es moralmente incorrecto, sino que también es geopolíticamente peligroso.

En el siglo XXI, el desafío para los Estados Unidos no es afirmar un derecho de dominio basado en algún excepcionalismo mítico; el desafío es forjar nuevos niveles de cooperación destinados a abordar urgentemente problemas comunes como el cambio climático y las pandemias, problemas que sólo la acción transnacional puede resolver.

El mito de la violencia redentora

La última mala idea que está viva en la América de hoy es el mito de la violencia redentora, la creencia de que el bien puede triunfar sobre el mal sólo por medio del conflicto. Al representar este mito, el castigo del villano proporciona la catarsis mientras que la salvación se encuentra a través de la identificación con el héroe armado.

Como señala el teólogo Walter Wink, la cultura americana ha estado impregnada durante mucho tiempo de la mitología redentora de la violencia, desde Batman y Robin, el Llanero Solitario y el Capitán América hasta Vietnam, Irak y la 'guerra contra el terrorismo'.

Internacionalmente, la fe en la violencia redentora sustenta la costosa red de sus casi 800 bases militares en más de 70 países del mundo, mientras que gasta más en defensa nacional que la suma der los siguientes siete países que más gastan. El mito de la violencia redentora también sustenta el encaprichamiento de los EE.UU. con la posesión de armas y su aceptación de niveles extremos de violencia armada. Bajo Trump, este peligroso mito amenaza con normalizar la justicia sumaria y justificar el rechazo de las restricciones legales al uso de armas como algo necesario para vencer a los "enemigos" de Estados Unidos.

Es difícil mirar esta lista de ideas terribles sin ver una nación en decadencia terminal. Visto desde Europa, el Trumpismo ha revelado que los EE.UU son un lugar donde tales ideas nunca mueren, y su presidencia es un desastre porque se basa en una coalición de personas que creen apasionadamente en ellas.

El autor ruandés Bangambiki Habyarimana ha señalado que nuestras mentes son un campo de batalla entre las buenas y las malas ideas, y el bando que gane esa batalla define en quiénes nos convertimos. Así pasa también con las naciones. Lo que fue cierto para la Unión Soviética hace 30 años es cierto para los Estados Unidos hoy: una nación basada en malas ideas está destinada a la caída.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData