democraciaAbierta: Opinion

Davos no hace frente a la crisis climática ni a las desigualdades

No esperen que el Foro Económico Mundial se sitúe en la vanguardia de la transformación económica necesaria para evitar el colapso climático

Paul Rogers author pic
Paul Rogers
24 enero 2023, 12.20pm
Opinion formers and representatives of major corporations gather every year in Davos
|

UPI / Alamy Stock Photo

La reunión del Foro Económico Mundial (FEM) de Davos de 2023 se celebró hace unos días en medio de un aire de pesimismo.

Meses antes, el 73% de los líderes empresariales encuestados por PriceWaterhouseCoopers habían pronosticado un descenso del crecimiento mundial en el próximo año, con la lista de riesgos encabezada por la inflación, la volatilidad y los conflictos geopolíticos. No es una cifra sorprendente, si se tiene en cuenta que 2022 terminó con una caída de las bolsas mundiales de casi el 20%, con pérdidas de mercado de 30 billones de dólares, las peores desde 2008.

A pesar de estas sombrías previsiones económicas, los tres primeros días de Davos se dedicaron a debatir cuestiones comerciales entre la UE y Estados Unidos, y después a Ucrania, con el Canciller alemán Olaf Scholz y el Presidente Zelenskyy como principales oradores.

Pero el tercer día de la cumbre también fue testigo de un discurso del Secretario General de la ONU, António Guterres, que hizo hincapié en la urgente necesidad de una descarbonización radical, así como en la amplificación de las desigualdades sistémicas mundiales por un "sistema financiero moralmente en quiebra".

El fundador del Foro, Klaus Schwab, deseaba desde hace tiempo que en él se examinaran los grandes problemas mundiales, pero con demasiada frecuencia son cuestiones más pequeñas y específicas las que dominan el debate, dejando de lado asuntos como la preocupación de Guterres por las divisiones socioeconómicas y el colapso climático.

Las grandes empresas y los creadores de opinión presentes en Davos se centran en los resultados a corto plazo y en las exigencias de los accionistas de obtener grandes beneficios, y no en los retos a más largo plazo.

Puede que el propio Schwab se muestre crítico con el capitalismo accionarial tradicional y partidario de lo que se denomina "responsabilidad de las partes interesadas" o "capitalismo de las partes interesadas", cuyo objetivo es sustituir la primacía de la rentabilidad y la recompensa a los accionistas por una preocupación más amplia por cuestiones como el cambio climático y la marginación económica. Puede que se trate de un concepto cuestionable en sí mismo, pero en cualquier caso hay pocos indicios de que la élite de Davos se plantee tal transformación.

Dos ejemplos flagrantes de falta de cambio salieron a la luz justo cuando el FEM se ponía en marcha. El primero se refería a uno de los escasos logros de la cumbre del clima COP26, la Alianza Financiera de Glasgow para el Net Zero (GFANZ), una agrupación de 450 organizaciones de 45 países con activos superiores a 130 billones de dólares. Su objetivo colectivo era que los miembros alinearan sus inversiones para ayudar a limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C.

Sin embargo, los indicios del último año revelan pocos cambios de comportamiento. Según Reclaim Finance, entre los bancos alineados con el GFANZ, 56 de los mayores del mundo han invertido 270.000 millones de dólares en empresas de combustibles fósiles para su expansión, mientras que los 58 mayores miembros de la agrupación de gestión de activos dentro del GFANZ mantienen 847.000 millones de dólares en activos en empresas de combustibles fósiles.

Quizá nos lleve tiempo, pero tiempo es algo de lo que no disponemos.

El segundo ejemplo de que todo sigue igual fue la confirmación de una sospecha largamente sostenida: las empresas de combustibles fósiles sabían desde hace décadas por sus propios investigadores que el cambio climático está directamente relacionado con la combustión de combustibles fósiles.

Si el calentamiento global y la degradación del clima han figurado poco en Davos, lo mismo puede decirse de la otra preocupación de Guterres: las desigualdades sistémicas mundiales.

Un nuevo estudio realizado por analistas de la Universidad de Harvard y del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático revela que los científicos de Exxon, la mayor empresa de combustibles fósiles del mundo, "acertaron de forma asombrosa en sus proyecciones a partir de los años setenta, prediciendo una curva ascendente de las temperaturas globales y de las emisiones de dióxido de carbono que está cerca de coincidir con lo que realmente ocurrió a medida que el mundo se calentaba a un ritmo no visto en millones de años".

Los investigadores examinaron más de 100 documentos de empresas y artículos científicos revisados por pares que abarcaban el periodo comprendido entre 1977 y 2014. Hay que tener en cuenta que en 1977 los activistas ya abogaban por políticas ecológicas en relación con los combustibles fósiles. El primer periodo de preocupación por el clima se produjo a mediados de la década de los setenta, tras la publicación del libro "Los límites del crecimiento" en 1972.

La respuesta de Exxon fue realizar sus propios estudios, con conclusiones increíblemente acertadas. Si Exxon hubiera invertido dinero en energías renovables, otras empresas de combustibles fósiles habrían seguido su ejemplo y habríamos avanzado al menos una década hacia un mundo sin carbono. En lugar de eso, se redobló el rechazo a la ciencia y se dedicó de lleno a explotar el carbono fósil durante el mayor tiempo posible.

Si el calentamiento global y el colapso climático han figurado poco en Davos, lo mismo puede decirse de la otra preocupación de Guterres: las desigualdades globales sistémicas. Al igual que ocurre con las cuestiones climáticas, hay pocas novedades al respecto: las desigualdades se están extremando a medida que el dominio del fundamentalismo de mercado fomenta un entorno de riqueza desbocada. Aun así, la forma en que el trastorno financiero causado por la pandemia del Covid-19 ha permitido el aumento masivo de la riqueza de unos pocos es poco menos que impresionante.

En el cuatrimestre comprendido entre abril y julio de 2020, cuando se produjo el cierre patronal, los 2.189 multimillonarios en dólares del mundo aumentaron su riqueza en un asombroso 27,5%, un ejemplo notable de "capitalismo del desastre" en funcionamiento.

Este año, Oxfam ha vuelto a hacer coincidir su informe anual sobre la distribución de la riqueza con el inicio del FEM, y ha presentado más pruebas de que el sistema está fallando a la mayoría de la población mundial. Según el informe, desde enero de 2020, el 63% de toda la nueva riqueza generada -unos 26 billones de dólares- ha ido a parar al 1% más rico. También señaló que, por primera vez en un cuarto de siglo, el aumento de la riqueza extrema iba acompañado de un aumento de la pobreza extrema y pidió que se aplicaran impuestos sobre la riqueza a los superricos del mundo.

Es poco probable que esto ocurra a gran escala, por lo que se cierne la perspectiva de un mundo amargamente dividido y limitado desde el punto de vista medioambiental. Como dijo el geógrafo económico Edwin Brooks hace más de medio siglo, el riesgo es el de "un planeta atestado de desigualdades masivas de riqueza, reforzado por la fuerza y amenazado sin cesar por la gente desesperada de los guetos globales".

No tiene por qué.

Al menos en la cuestión climática, el cambio puede producirse rápidamente. La preocupación pública está a punto de convertirse en ira por la inacción política, justo cuando surge el riesgo de que se repitan catástrofes meteorológicas salvajes. Esto va en paralelo a la rápida aparición de opciones viables de descarbonización radical que podrían, incluso ahora, aplicarse con la suficiente rapidez para evitar los peores excesos del colapso climático.

Puede que esto sirva de poco para transformar la economía neoliberal en una alternativa realmente sostenible, pero una conciencia pública dispuesta a asumir el reto de evitar el colapso climático puede preparar el terreno para una transformación económica. Eso sí, no esperen que el Foro Económico Mundial se sitúe en la vanguardia del cambio.

We've got a newsletter for everyone

Whatever you're interested in, there's a free openDemocracy newsletter for you.

Had enough of ‘alternative facts’? openDemocracy is different Join the conversation: get our weekly email
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData