democraciaAbierta: Opinion

¿De qué reducción de asesinatos de líderes sociales habla el presidente colombiano Iván Duque?

El 20 de julio, día de la independencia de Colombia, el presidente Iván Duque afirmó que los asesinatos a líderes sociales han disminuido un 25% en lo corrido de su gobierno. Las cifras dicen lo contrario.

DemocraciaAbierta
24 July 2020
La Fuerza Aérea colombiana realiza un espectáculo aéreo sobre la ciudad de Bogotá para celebrar los 210 años de la independencia de Colombia.
|
Sebastian Barros/NurPhoto/PA Images

En medio de aviones que sobrevolaron toda la ciudad sin nadie que los ovacionara -parte de la población colombiana sigue en cuarentena y otra parte está pasando necesidades urgentes que no dejan tiempo para el entretenimiento-, se celebró el día de la independencia en Colombia. El presidente Iván Duque, siguiendo la tradición, se dirigió a sus compatriotas por televisión y redes sociales. Su discurso, una lista de mercado de logros y palmaditas en la espalda para su gobierno, tocó un punto álgido cuando afirmó que, en lo que va de su mandato, los asesinatos contra líderes sociales en el país han disminuido un 25% con respecto a las cifras entre 2016 y 2018 es decir, durante el mandato del expresidente, Juan Manuel Santos.

La afirmación del presidente colombiano resulta curiosa y, hasta cierto punto, obtusa, ya que se ha comprobado que los asesinatos a líderes sociales en Colombia van en aumento. Asimismo, parece que el gobierno de Duque, en vez de diseñar estrategias que realmente eviten que asesinen a más líderes en Colombia, se limita a dar cifras que muestran que lo hacen mejor que el gobierno anterior.

En este punto es importante recordar algunas cifras, es decir hechos, sobre estos asesinatos: según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, entre el 7 de agosto de 2016 y el 20 de julio de 2018, es decir durante el último mandato Santos, fueron asesinados un total de 438 líderes sociales. Por otra parte entre el 7 de agosto de 2018 y el 20 de julio de 2020, es decir en lo corrido del mandato Duque, ya van 572 líderes asesinados. En total, sumarían más de 1000 asesinatos. Las cifras son escalofriantes.

¿Y entonces, presidente?

Tras el discurso del presidente, la congresista Ángela María Robledo, una de las líderes de la oposición, tuiteó:

Pero, ¿de dónde saca Duque sus cifras?

El presidente toma sus cifras de La Fiscalía y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) que, a pesar de ser fuentes oficiales, tienen informes parciales y con corte a 31 de mayo. Hay, sin embargo, entidades dedicadas a hacerle seguimiento a estos asesinatos como Indepaz, el Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) y la Cumbre Agraria que manejan otras cifras.

La verdad es que tanto el gobierno Santos como el gobierno Duque, han sido incapaces de hacer frente a la violencia imparable contra los líderes sociales.

democraciaAbierta habló con una lideresa social y defensora de los derechos humanos del Putumayo, una de las regiones donde más se amenaza y asesina líderes en Colombia, que por razones de seguridad prefiere permanecer anónima. Para ella, "hay que contradecir muchos discursos en este momento, incluido el de Duque, que no es consistente con la realidad que vivimos en el territorio".

Desde que se firmó el Acuerdo de Paz con la guerrilla FARC el 24 de noviembre de 2016, 971 líderes sociales han sido asesinados. Pero el gobierno, citando como fuente OACNUDH, no confronta las cifras de esta fuente con las de las organizaciones que, día a día, le hacen seguimiento a los asesinatos que denuncian las organizaciones de base.

La otra gran fuente oficial es la Fiscalía. Sin embargo, el fiscal actual, Francisco Barbosa, dijo el 23 de enero de 2020 en entrevista con El Tiempo que el asesinato de líderes sociales en Colombia no puede llamarse “sistemático” porque “Reconocer que hay sistematicidad en el asesinato contra líderes sociales implica que hay un plan orquestado o tolerado por parte del Estado colombiano, lo cual, enfáticamente se debe afirmar, no es cierto”.

En abril de este mismo año la Misión Verificadora de Naciones Unidas presentó un informe sobre la implementación del Acuerdo de Paz en el que Carlos Ruiz Massieu, jefe de la Misión, afirmó que "La violencia en contra de líderes sociales, defensores y defensoras de los derechos humanos y excombatientes se ha mantenido a pesar de la cuarentena nacional” e hizo un llamado para que ponerle fin a la violencia contra líderes sociales, defensores de derechos humanos y ex combatientes sea una de las tres prioridades del Gobierno colombiano durante 2020.

En enero de este año, la Fiscalía informó que un líder social había sido asesinado durante ese mes. Indepaz, sin embargo, reportó que hubo 29 asesinatos. Casi uno por cada día del mes. La Fiscalía nunca rectificó ni actualizó sus cifras. Esto muestra que los líderes tampoco están siendo escuchados por la institucionalidad del país.

Lo cierto es que minimizar la tragedia de los líderes sociales en Colombia solo contribuye a invisibilizar los procesos que cada uno desarrolla en el territorio. Por eso, que el presidente Duque afirme que los asesinatos han disminuido, no solo es cuestionable, sino que abre la pregunta sobre con qué rasero mide el gobierno a los líderes.

¿Por qué minimizar unas cifras del todo escandalosas? Las respuestas quedan abiertas: ¿Por incompetencia del Estado para frenar la masacre? ¿Por falta de voluntad política? ¿O porque el desprecio a los líderes sociales es tal que, si los matan, poco le importa al gobierno?

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData