democraciaAbierta: Opinion

El periodismo es mucho más que likes

Las buenas historias, como las buenas noticias, nos ayudan a comprender el mundo, otras personas y nuestros problemas comunes. Português

Manuel Nunes Ramires Serrano
2 December 2019
Reporteros con varias formas de "noticias falsas" de una ilustración de 1894 de Frederick Burr Opper
|
Dominio público

PÁGINA_WEB.jpg

¿Defiendes el pensamiento libre para el mundo? En democraciaAbierta, luchamos contra la censura, el miedo, los fake news y la manipulación, defendiendo el pensamiento libre para el mundo. Dona y conviértete, junto a nosotros, en defensor aquí

Los libros no están hechos para que uno crea en ellos, sino para ser sometidos a investigación. Cuando consideramos un libro, no debemos preguntarnos qué dice, sino qué significa".

-Umberto Eco

La inspiración llega en los momentos más inesperados. Estaba en el supermercado, ya listo para pagar, cuando escuché tres voces discutiendo sobre Los Maia. Para los que no han leído el libro, Los Maia es una de las obras más importantes e influyentes de la cultura portuguesa. Utilizando una crítica social despiadada de la sociedad portuguesa y sus tipos humanos y sociales, Eça de Queirós expone un país independiente, cerrado e incapaz de superar el pesimismo y el desánimo. Un país entregado a las élites sociales y políticas que viven en un mundo tranquilo y diletante, demasiadas veces sin destino, que ayuda a explicar cómo llegamos donde llegamos. Un trabajo que analiza la influencia de la educación en la formación personal de los individuos y nos recuerda que el mundo puede ser trágico y humorístico al mismo tiempo.

Pero los muchachos del supermercado no hablaban de Carlos o Maria Eduarda, los personajes principales. Tampoco discutían el papel de João da Ega, quien interpreta el papel de bohemio romántico como ningún otro, ni sobre el Ramalhete, el Hotel Central o la Toca, lugares inevitables en la narrativa queirosiana. Una de las voces, que asigné rápidamente a un estudiante de la secundaria, explicaba a sus compañeros de clase cómo era posible obtener una buena nota sin leer el libro. Sus colegas parecían sorprendidos y le preguntaron cómo había logrado tal hazaña. Al final, ellos habían visto la película y no sacaron buena nota.

Debo confesar que al principio sonreí. No estoy acostumbrado a escuchar a muchachos de esta edad que muestren algún tipo de interés en Eça de Queirós, o al menos hablar de ello en público. Sin embargo, volví a visitar la conversación durante el día, y poco a poco el optimismo se convirtió en pesimismo. Ya sea que sea obligatorio o no en las escuelas, Los Maia es imprescindible para comprender un pasado que continúa influyendo hoy. Me puse a pensar en lo que no estamos haciendo para convencer a los más jóvenes de que hay cosas que podemos aprender de la buena literatura, cosas que no podemos aprender en las redes sociales. Finalmente me encontré pensando en el trabajo de periodistas y comentaristas políticos, y cómo tenemos tan poco que ofrecer a los lectores cuando somos incapaces de explicar por qué hay una historias que valen la pena contar y otras que no tanto.

Los nuevos desafíos surgen desde adentro, a partir de un ciclo de noticias en constante cambio y una sucesión de eventos aleatorios y descontextualizados que molestan, confunden

Vivimos en un mundo donde mucha gente evita las noticias. Muchos no confían en los medios. Otros se quejan de que las noticias sobre problemas importantes que no ofrecen soluciones son deprimentes. Muchos otros confiesan que las noticias les causan ansiedad y tienen un efecto negativo en sus día a día. Sorprendentemente, los enemigos de la democracia ya no son solo los autócratas, las organizaciones criminales y los fundamentalistas a los que ya nos habíamos acostumbrado. Los nuevos desafíos surgen desde adentro, a partir de un ciclo de noticias en constante cambio y una sucesión de eventos aleatorios y descontextualizados que molestan, confunden y terminan impidiendo que la mayoría de los espectadores entiendan lo que está sucediendo y desarrollen una opinión razonada.

Tendemos a creer que los problemas que se nos presentan diariamente en las noticias podrían resolverse fácilmente si tuviéramos buenos políticos, buenos funcionarios y buenos comunicadores. No se habla de la dificultad de cambiar el pensamiento o de la necesidad de construir mejores instituciones en lugar de suspirar por los líderes mesiánicos. Olvidamos que los medios no deciden qué es la realidad, sino que simplemente seleccionan lo que consideran que es más importante y merece más atención por parte de los lectores. Que hay muchos temas que no entran en el ciclo de noticias por falta de interés, por su supuesta complejidad o por simple falta de curiosidad, mientras que otros, como los errores, el sensacionalismo y el fútbol tienen un lugar cautivo.

La realidad es que el periodismo no ha sido reinventado en los últimos años por los periodistas, sino por los gigantes de la tecnología. Gracias a ellos, nada permanece exclusivo por más de dos minutos, y los temas de tendencia y Chartbeat han reemplazado los criterios editoriales, la agenda política y social, y el valor de la reflexión y el análisis exhaustivo. Organizaciones como BuzzFeed y Breitbart no tienen respeto por las reglas del periodismo o por cultivar un espíritu crítico, y se alimentan de las instalaciones que Mark Zuckerberg ofrece para manipular y confundir. Pero, al contrario de lo que piensa el fundador de Facebook, hay valores que trascienden las opiniones individuales y deberían seguir gobernando la forma en que hacemos el periodismo. Si queremos saber si está lloviendo, no nos importa que nuestros amigos pregunten por el clima. Como periodistas, lo primero que hacemos es mirar por la ventana. Las noticias no son lo que los gobiernos quieren que sea, pero tampoco puede ser lo que Silicon Valley cree que debería ser.

Es importante recordar que las noticias cambian las percepciones, y que las percepciones a menudo se hacen realidad. Al vivir en un estado continuo de crisis, llegamos a creer que nunca hemos sido peores y que estamos enfrentando una batalla entre el bien y el mal. Esta percepción nos impide evaluar problemas sistémicos e identificar realidades subyacentes. Nos lleva a confundir causas con consecuencias, y a asignar responsabilidades de manera arbitraria e irresponsable.

Este ecosistema también alimenta a los mismos líderes que queremos combatir, dándoles una cobertura mediática sin precedentes

Este ecosistema alimenta a los medios de comunicación, lo que permite a varios recuperar su público al invocar la necesidad de estar informados para enfrentar a las fuerzas populistas y nacionalistas que amenazan a nuestras democracias. Sin embargo, vale recordar que este ecosistema también alimenta a los mismos líderes que queremos combatir, dándoles una cobertura mediática sin precedentes. Podríamos interpretar muchos medios como escenarios abiertos las 24 horas para que el Presidente de los Estados Unidos esté en contacto con sus seguidores, o como plataformas para que el nuevo populista de moda aproveche la atención irracional de los medios. Algunos medios hoy se parecen a los partidos políticos. Quieren más visibilidad, más lecturas y más intercambio, y están dispuestos a sacrificar el sentido común y los principios editoriales para lograrlos. De este modo, pierden de vista su función social y la noción de lo que es y lo que no es noticia.

Esto no invalida el hecho de que muchos ciudadanos ceden implacablemente a su capacidad de pensar, esperando que los periodistas argumenten por ellos, aboguen por ellos y eventualmente señalen lo que está bien y lo que está mal en un mundo complejo e interconectado. Pero es principalmente por esta razón que el periodismo de calidad es tan importante. Para recordarnos que hay más que titulares y problemas. Que también hay historias de éxito, de superación y de humanidad que merecen ser bien contadas. Que hay valores que merecen ser cultivados y defendidos. Que hay un periodismo mejor y peor, y que el primero debe ser defendido antes que el segundo.

Las buenas historias, como las buenas noticias, nos ayudan a comprender el mundo, a otras personas y los problemas que tenemos en común. Las ideas que nos alimentan, los argumentos que construimos en nuestras vidas y cómo justificamos nuestras acciones. Me gustaría haberles dicho a los tres estudiantes en la fila del supermercado que Los Maia es mucho más que caracteres y palabras, del mismo modo en que el periodismo es mucho más que likes.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram