democraciaAbierta

Exclusiva: un esquema de financiación coordinado internacionalmente trabaja para aupar a Vox y a la extrema derecha europea

Horas antes del cierre de campaña en España una investigación de openDemocracy revela la existencia de una “coordinación extraordinaria” entre un grupo de apoyo a la campaña de Vox y partidos de ultra-derecha en toda Europa. English.

Adam Ramsay Claire Provost
Adam Ramsay Claire Provost
26 April 2019
Seguidores de Vox durante un mitin en Barcelona en 2018. | PA

Un polémico grupo de campañas políticas con sede en Madrid, apoyado por ultraconservadores norteamericanos y rusos está trabajando en toda Europa para atraer votantes hacia grupos de extrema derecha en las próximas elecciones al Parlamento europeo y en las elecciones legislativas en España este próximo domingo, según openDemocracy puede revelar hoy.

Nuestros hallazgos han alarmado a legisladores que temen que conservadores vinculados a Trump estén trabajando con aliados europeos para importar el polémico modelo de financiación americano conocido como súper-PAC a Europa, abriendo la puerta a grandes sumas de “dinero negro” que llegan sin control a elecciones y referéndums.

El grupo CitizenGo con sede en Madrid es más conocido por sus peticiones online contra los matrimonios del mismo sexo, la educación sexual y el aborto, y por fletar autobuses con consignas contra los derechos LGTBIQ y “feminazis”.

Pero ahora desde openDemocracy podemos revelar pruebas de una “coordinación extraordinaria” entre este grupo y partidos de extrema derecha en toda Europa, desde España a Italia, Alemania y Hungría.

En España, CitizenGo apoya al partido de extrema derecha Vox, que espera hacer un gran papel en las elecciones de este fin de semana, consiguiendo por primera vez escaños en el Parlamento español y aspira incluso a formar parte de un nuevo gobierno.

En conversación con nuestro reportero encubierto que se hizo pasar por un potencial contribuyente, el director de CitizenGo describió sus planes para atacar a los rivales políticos de Vox, y habló de cómo saltarse las leyes de financiación de campañas electorales en España.

Mientras tanto, un miembro sénior de Vox comparó a CitizenGo con un “Súper PAC” en los Estados Unidos, en referencia a los controvertidos grupos que pueden gastar sumas ilimitadas para influenciar elecciones americanas, y que son conocidos por sus agresivas y negativas campañas.

Además, openDemocracy puede revelar hoy cómo se constituyó CitizenGo con la ayuda de un experimentado financiador político y consultor tecnológico vinculado a la campaña de Trump, el Partido Republicano y el movimiento del Tea Party, que puso de manifiesto cómo se podía utilizar tecnología dudosa para recoger datos personales de potenciales votantes.

El exsenador demócrata Russ Feingold dijo que nuestras revelaciones “dan miedo” y conminó a los líderes europeos a actuar para proteger el proceso democrático.

“Europa tiene una oportunidad para ponerse a la cabeza de esto y no cometer los mismos errores que hemos cometido aquí en los Estados Unidos”, dijo Feingold, que trabajó al lado del senador Republicano John MacCain a favor de la reforma la financiación electoral el los EE.UU.

La junta directiva de CitizenGo incluye a un socio cercano a Konstantin Malofeev, un “oligarca ortodoxo” que ha sido objeto de sanciones por parte de EE.UU y Europa por haber supuestamente apoyado a la república secesionista pro-rusa del Este de Ucrania, y a un político italiano, Luca Volonte, procesado actualmente en Milán por corrupción.

Legisladores europeos y defensores de los derechos humanos han calificado como “explosivas” las revelaciones de openDemocracy y han hecho un llamamiento a la “actuación urgente” para “mantener la integridad” de las próximas elecciones.

En una carta a Frans Timmermans, campeón de la transparencia en la Comisión Europea, diputados y senadores de toda Europa señalaron que las revelaciones de openDemocracy “merecen una investigación urgente al más alto nivel por parte de la Comisión Europea y las autoridades nacionales competentes.”

“Todos hemos sido testigos de lo fácil que la democracia puede degradarse si permanecemos complacientes ante las actividades de actores antidemocráticos… [que se oponen] a los derechos europeos fundamentales , a los valores europeos y a la democracia liberal”, advirtieron.

'Hagamos España grande otra vez'

El líder de Vox, Santiago Abascal, se dirige al público durante el lanzamiento de la campaña del partido. Foto: Adam Ramsay, CC2.0.None

Vox, el partido de la extrema derecha en España, ha abogado por construir muros en los enclaves de Ceuta y Melilla, en el norte de África, encarcelar a los líderes independentistas catalanes, relajar las leyes de tenencia de armas, y hacer a España grande otra vez. Vox también se opone a la “corrección política”, al matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo, y a las leyes contra la violencia de género.

El líder de CitizenGo, Ignacio Arsuaga, ha apoyado a Vox en público, tal como ha hecho la sección en español del grupo, HazteOír, que recientemente perdió su carácter de asociación de utilidad pública como consecuencia de sus campañas para “denigrar” a la gente LGBT.

Pero nuestra investigación pone en evidencia la estrecha relación entre CitizenGo, HazteOir y Vox.

Al describir Vox a nuestro reportero encubierto como “mis amigos” y ofrecerle presentarle “a todo el mundo”, Arsuaga manifestó que se han reunido con altos cargos para compartir planes de campaña electoral a la vez que describió la manera en que apoyan a Vox “indirectamente”.

Nuestro reportero encubierto le preguntó a Arsuaga cómo burlar la legislación española de financiación de campañas, cómo donar a Vox más de lo legalmente permitido, y cómo hacerlo anónimamente, lo que va contra la ley.

Arsuaga explicó que para donaciones a grupos como CitizenGo esas limitaciones no existen, y que “ uno hace una donación a título privado a una organización sin ánimo de lucro, no es necesario que se sepa”. Dijo que CitizenGo no canalizaría el donativo a Vox directamente sino que se lo puede dar a “cualquier fundación a quien no le importe transferir los fondos a Vox… esa es una muy buena opción”.

“Esto no lo hemos hecho público”, le dijo Arsuaga a nuestro reportero encubierto, “pero vamos a lanzar una campaña antes de las elecciones generales… en la que vamos a enseñar cosas malas que han sido dichas” por líderes de partidos políticos a los que Vox se enfrenta, describiendo carteles ahora ya publicados y anuncios contra candidatos de otros partidos.

"Nunca pediremos el voto para Vox… aunque la campaña ayudará a Vox de forma indirecta"

Ignacio Arsuaga, CitizenGo
Arsuaga frente a los autobuses que llevan anuncios contra los oponentes de Vox. | HazteOir.org/Flickr. CC BY-SA 2.0. Algunos derechos reservados.None

El cargo de Vox con el que Arsuaga puso en contacto a nuestro reportero encubierto confirmó que apoyar a CitizenGo podría ayudar al partido “indirectamente”, diciendo que es una organización independiente pero con la que “estamos totalmente alineados en la actualidad”.

Le contó a nuestro reportero que podría contribuir directamente al partido y que, si bien existe un limite en el tamaño de las donaciones individuales, no hay límite en el número de donantes, "bueno, puede dividirse entre varios donantes… y éstos solo tienen que registrar su nombre, su apellido y su origen”.

"Existen otras maneras de apoyarnos” siguió, contando que hay “una falta de regulación en lo que se refiere al equivalente a los Súper PACs en los EE.UU., lo que hace que aquellas instituciones u organizaciones que ofrecen tiempo de emisión o publicidad en apoyo a causas o candidatos, entiendo que están fuera de las limitaciones en las que se sitúan actualmente los partidos políticos, que están muy, muy reguladas”.

Los Súper PACs no existen oficialmente en Europa, pero dijo que “hay movimientos para crearlos y creo que no están regulados” y “la organización de Ignacio es algo parecido”.

Escándalos financieros y lazos con la 'extrema derecha'

Partidarios del difunto dictador español Francisco Franco en Madrid. | REUTERS/Andrea Comas.None

Vox se ha visto implicado en varios escándalos, lo que incluye una condena del tribunal supremo al final del 2018 a su vicepresidente por “irregularidades contables” e una de sus empresas, lo que le inhabilita para supervisar otras contabilidades durante tres años.

Vox también recibió 800.000 € en donaciones por parte de un grupo opositor iraní para la campaña a las elecciones Europeas del 2014, y ha sido vinculado con una polémica fundación que glorifica al dictador Francisco Franco.

Arsuaga también le contó a nuestro reportero que el secretario general del partido, Javier Ortega Smith, quien también ejerce de abogado de la acusación particular en la causa contra los líderes independentistas catalanes acusados de rebelión, “proviene de la extrema derecha, de los Falangistas de Franco, pero nadie lo sabe, es como algo privado suyo”.

Ni Ortega Smith ni Vox respondieron a las invitaciones de openDemocracy para que comentasen las afirmaciones de Arsuaga.

“[Ortega Smith] proviene de la extrema derecha, de los Falangistas de Franco, pero nadie lo sabe, es como algo privado suyo"

Ignacio Arsuaga, CitizenGo

En respuesta a la petición de comentario antes de publicación que le trasladó openDemocracy, Arsuaga dijo: “Está claro que apoyar a HazteOír o a CitizenGo significa apoyar indirectamente a partidos que defienden (de alguna manera) los principios que nosotros defendemos”.

Es “del dominio público que trabajamos para influir y para poner presión a los partidos políticos” dijo, afirmando que esto no se hace “de ninguna manera a escondidas”. También criticó la caracterización de los partidos con los que CitizenGo está alineado como de extrema derecha.

Poderosos apoyos internacionales

Una campaña de autobuses organizada por el Great America PAC, que gastó 26 millones de dólares en la campaña electoral de Donald Trump en 2016. | Mark Mathosian (CC BY-NC-SA 2.0).None

Fundado en 2013, el mismo año que Vox, CitizenGo se puso en marcha para ser una versión ultra conservadora de plataformas progresistas online cono Avaaz.org y MoveOn.org. Ha llevado a cabo poderosas campañas a nivel global, por ejemplo en Kenia, donde ayudó a que la asociación de salud reproductiva Marie Stopes fuera temporalmente suspendida el año pasado para proporcionar servicios de interrupción del embarazo.

CitizenGo tiene en su comité de dirección apoyos internacionales muy poderosos, como Alexei Komov, el mencionado socio del “oligarca ortodoxo” Konstantin Malofeev o el político italiano Luca Volonte. Asientos bancarios vistos por openDemocracy de la Fundación Novae Terrae de Volonte en Italia demuestran que pagó 12.000 € a CitizenGo en 2014, al mismo tiempo que recibía fondos de entidades mas tarde identificadas como “laudromat” que bombeaban capital ilícito desde Azerbaiyán hacia Rusia. No existe evidencia que los fondos pagados a CitizenGo proviniesen de fuente ilícitas.

Mientras tanto, Arsuaga le contó a nuestro reportero encubierto que Patrick Slim., hijo del oligarca mexicano Carlos Slim, entregó a su grupo 40.000 €, lo que “para él es solo una cantidad muy pequeña”, si bien se acerca al importe máximo de donación individual a un partido político permitida por la ley española (y cuatro veces el límite para campañas electorales)

No quedó claro si el dinero era para CitizenGo o para HazteOir, no siendo ninguno de los dos partidos políticos. En el momento de publicar, Patrick Slim todavía no había respondido a la petición de comentario cursada por openDemocracy.

Otro miembro del consejo de dirección de CitizenGo es Brian Brown, un conocido activista anti-LGBT norteamericano, que lidera el World Congress of Families (WCF) que se reunió recientemente en Italia y que que contó con el viceprimer ministro italiano de extrema derecha Matteo Salvini entre sus oradores.

Arsuaga le contó a nuestro reportero que conoció a Brown en el World Congress of Families reunido en Madrid en el 2012, y que CitizenGo recibe el consejo de un experto sénior en captación de fondos y tecnología pagado por Brial Brown “más o menos una vez cada par de meses”. Se trata de Darian Rafie, socio de Brown en un grupo norteamericano llamado ActRight, que se autodefine en línea como “un repositorio para la acción conservadora”.

CitizenGo se ha descrito a sí mismo con anterioridad como un “miembro de la familia ActRight”, y openDemocracy entiende que ActRight pagó un empleado de CitizenGo en 2013, una afirmación negaron que tanto Arsuaga como Rafie .

Actualmente, en su página web, ActRight anima a la gente a “agradecer al presidente Trump que haya acabado con la desviación transgénero en el ejército”. Sus entradas recientes en Facebook incluyen apoyos a Trump, burlas a la apariencia de mujeres de izquierdas, y preguntas como: “¿Cuánto crees que pagó Barack Obama para que su hija fumeta fuese admitida en Harvard?”

Darian Rafie de ActRight es un experimentado consultor político en los EE.UU. que ha desempeñado papeles clave en diversas compañías que han trabajado para el Comité Nacional Republicano y para el partido Republicano en Michigan y Ohio, habiendo recibido pagos del Super PAC (comité de acción política) que apoya a republicano tejano Ted Cruz (como lo hiciera el propio ActRight en 2015). Rafie también trabajó para el grupo Think Freely Media del Tea Party.

En conversación con nuestro reportero encubierto, Rafie dijo que hizo “mucha captación política de fondos para Trump”, en su mayoría a través de los comités de acción política (PACs, por sus siglas en inglés) pero también “directamente con la campaña , bueno, directamente con el partido”, y espera que una de sus empresas trabaje “en la mayoría de los estados” en las campañas electorales del 2020.

“Tu teléfono filtra información”

“Hay mucho por hacer con móviles y “geo-cercando” áreas”, le dijo a nuestro reportero. “Digamos que hay un mitin en alguna parte, uno de esos grandes mítines de campaña de Trump. Lo que haremos es dibujar un polígono alrededor del evento y grabaremos todos los teléfonos móviles que haya ahí dentro… Luego seguiremos el domicilio de esos móviles, entonces sabremos quien eres, y qué haces, y ahora ya sabré cuál es tu ID único de Netflix y tendré tu clave de Facebook, y así podré comunicarme contigo de varias maneras”.

“Eso lo puedes hacer también en Europa”, contó Rafie, aunque “es un poco más limitado… porque las leyes de privacidad son mejores”.

Dijo: “en realidad da mucho miedo, cuando miras por debajo de la manta, y te das cuenta de que este teléfono que estás llevando contigo está filtrando por todas partes toda tu información”. Explicó que estos datos son entonces “agrupados y correlacionados y puestos a la venta” a compañías como la suya.

En conversación por email, Rafie le dijo a openDemocracy que clarifique que su empresa utiliza “redes de anuncios” (ad networks) como lo hacen “muchas campañas políticas y negocios en los EE:UU. … para delinear un área e identificar IDs de dispositivos únicos y sus perfiles publicitarios asociados “.

Rafie añadió que “Todos deberíamos estar espantados por la cantidad de datos que se están recolectando de manera rutinaria, empaquetados y vendidos por redes de anuncios (como Google o Facebook)”.

"Luego seguiremos el domicilio de esos móviles, entonces sabremos quién eres, y qué haces, y ahora ya sabré cuál es tu ID único de Netflix y tendré tu clave de Facebook, y así podré comunicarme contigo de varias maneras"

Extrema derecha europea: “Te voy a presentar a todo el mundo”

Manifestantes de extrema derecha con pancartas que dicen "Dios, nación, familia" durante una marcha después del Congreso Mundial de las Familias en Verona, Italia | PANone

En el evento del World Congress of Families en Verona, Italia, a finales de marzo de este año, subido al estrado, Arsuaga conminó a los ultraconservadores europeos e internacionales a seguir una “vía hacia el poder menos comprendida, menos practicada”, que resumió de la siguiente manera: “Si controlamos su entorno [de los políticos] … también los controlamos a ellos.”

En conversación con nuestro reportero encubierto destacado en este evento, Arsuaga reveló que CitizenGo tiene también “mucho contacto” con los partidos de extrema derecha Fidesz y la Lega, en Hungría e Italia respectivamente, junto a “algunos contactos” con el partido de extrema derecha en Alemania, AfD (Alianza por Alemania).

Preguntado si comparte con estos partidos las estrategias de campaña de su grupo, Arsuaga le dijo a nuestro reportero encubierto “sí, sí,… les informamos sobre lo que vamos a hacer”.

“Si controlamos su entorno [de los políticos] … también los controlamos a ellos.”

Ignacio Arsuaga, CitizenGo

También se ofreció a presentarnos al senador de la Lega Simone Pillon y a un cuadro de la AfD, que se supuso que era Maximilian Krah, quien se fotografió con Salvini en el evento de Verona.

En Alemania, los eventos de CitizenGo han contado con la presencia de la Princesa Gloria von Thurn und Taxis, también oradora del World Congress of Families, patrona de causas conservadoras cristianas y amiga, junto a Benjamin Nolte,de la AfD, de Steve Bannon.

CitizenGo fue uno de los organizadores del evento del WCF en Verona, junto a la campaña anti-abortista ProVita, vinculada al partido neonazi Forza Nova.

CitizenGo ha estado también implicado en la formación de activistas italianos, incluyendo un talleres de cuatro días en 2018 con el Leadership Institute, un grupo ultraconservador norteamericano que tiene entre sus alumni de la formación en los EE.UU. al vice-presidente Mike Pence.

openDemocracy contactó con los partidos Fidesz, Lega y AfD, pero no respondieron a nuestra invitación a comentarnos su relación con CitizenGo.

“Una llamada, alta y clara, a despertarse”

Legisladores de toda Europa han expresado a openDemocracy su alarma por las revelaciones sobre CitizenGo y sus redes internacionales.

La diputada alemana Terry Reintke, portavoz de los Verdes/EFA en el Parlamento Europeo para Políticas Sociales y de Igualdad de Género, nos dijo: “Es chocante hasta qué punto son profundos y cercanos los vínculos entre los nacionalistas populistas de derechas, incluso están expandiéndose al otro lado del Atlántico. Especialmente ante las próximas elecciones al Parlamento Europeo, esto es esencialmente preocupante.”

Y añadió que se necesita “una llamada alta y clara a despertarse… Se trata de un ataque a los derechos y las libertades fundamentales de todos nosotros.”

La diputada británica Molly Scott Cato hizo una llamada a la “acción contundente e inmediata… a proteger la integridad del proceso democrático”. ”CitizenGo es un ejemplo”, añadió, de cómo “a menudo en la extrema derecha… se presentan como protectores de la vida, la libertad y la familia”, mientras que “bajo esta fina capa reluce, demasiado a menudo, una agenda política siniestra”.

Por su parte, el diputado del Scottish National Party Alyn Smith reiteró su preocupación por que estas “elecciones europeas se enfrenten a un esfuerzo concertado para manipular el resultado”, e hizo un llamamiento para que “más investigaciones, en particular en el Reino Unido, sobre ante los antecedentes de las actividades de las campañas a favor de la salida de la UE, para que los legisladores puedan hacer frente a esto en el futuro”.

Petra Bauyr, una diputada austríaca y Vicepresidenta del Foro Parlamentario Europeo para los Derechos Sexuales y Reproductivos, expresó su preocupación sobre la existencia de grupos Europeos que están “internando importar a Europa el controvertido modelo estadounidense de hacer campaña política conocido como “Súper PAC”, que puede facilitar el flujo descontrolado de dinero opaco para elecciones y referéndums, a menudo en apoyo de partidos extremistas que financian campañas polémicas y negativas”.

Comentando las revelaciones de openDemocracy, el ex senador Demócrata por Wisconsin, Russ Feingold advirtió de la existencia de una “efecto de espiral descendente para la democracia”.

“Esto encierra una gran ironía. (Los partidos de extrema derecha) están intentando apelar a los sentimientos ultra-nacionalistas, pero en realidad están utilizando tácticas que son completamente contrarias a la soberanía de esos países. Se trata de actores internacionales, oligarcas y otros, que están intentando hacerse con el control de los procesos políticos en estos países. Incluso si uno es nacionalista, bebería estar un poco preocupado sobre lo que implica todo esto”, manifestó Feingold.

Hablando desde Washington DC, Adav Noti, un abogado electoral de Campaign Legal Center, alertó sobre cómo los Súper PAC han sido “destructivos” en los EE.UU., con “efectos horrendos” para la democracia estadounidense.

“Durante los diez años transcurridos desde la invención del instrumento Súper PAC, hemos visto un fortísimo incremento en el alcance del control de las elecciones por parte de pequeños grupos de individuos muy ricos, y de corporaciones”.

Se supone que una elección federal en los EE.UU. debería decidirse por unos 150 millones de voto y, sin embargo, las preferencias políticas están siendo determinadas, literalmente, por 20 personas, por 20 grandes donantes”.

En unos comentarios enviados a openDemocracy por correo electrónico, Ignacio Arsuaga de CitizenGo dijo que sus grupos dan cuenta de quienes son sus donantes al Ministerio del Interior español y que, “de acuerdo con la legislación de protección de datos en vigor, no podemos decirle a la prensa quien es nuestro donante”.

También dijo que “todas las donaciones que recibimos son legales”, y que “el destino de nuestros fondos ha sido siempre público y legal”.

Reportaje adicional de Peter Geoghegan, Claudia Torrisi, Belén Lobos y Alexander Nabert.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram