democraciaAbierta

En Colombia se diluye la Renta Básica Universal

Mientras los gobiernos del mundo han acordado un ingreso de emergencia para los habitantes más vulnerables, como preámbulo hacia una Renta Básica Universal, en Colombia se diluye el debate.

María Fitzgerald
7 July 2020

“Si a nosotros nos dieran alguna ayuda, no tendríamos que estar saliendo a movernos, pero hay hambre y entonces qué hacemos mija (mi hija)”, asegura Claudia*. Ella es una indígena Wayúu. Llegó a Bogotá luego de ser desplazada por la violencia que se tomó la Guajira. En la capital, antes de la pandemia, sobrevivía a punta de vender artesanías en las calles: mochilas, manillas y aretes. Lo que reunía lo repartía entre ella, sus hijos y nietos, y lo demás lo regresaba a su comunidad, en la Costa Atlántica. Sin embargo, desde que inició la cuarentena, su único medio se ha visto truncado: “por eso, si el gobierno nos diera un ingreso, no estaríamos en esto”.

Desde que inició la pandemia, la precarización de bienes y recursos ha marcado la vida de muchos habitantes en Colombia. Las tasas de pobreza y desempleo se han elevado y los trapos rojos, marca del hambre en las ciudades principales, han salido a relucir a las ventanas. En el Senado la respuesta de la Renta Básica Universal surgió como una clara alternativa, que podría disminuir drásticamente la cantidad de posibles contagios, al evitar la salida de las personas más vulnerables a las calles, y a futuro llegar a amparar a la población en general. Esta medida también ayudaría a descongestionar la saturación en los hospitales que, al día de hoy, en ciudades como Bogotá está escalando al 63% en ocupación de UCIs. Sin embargo, la discusión se ha visto pospuesta, lo que sigue manteniendo en la precariedad a miles de familias.

“Mamita yo tengo asma, a mí no me interesa salir a exponerme porque sí. Porque dígame luego quién me va a pagar la salud”, dice Claudia. Ella, que ya tiene 74, llegó a Bogotá hace 30 años. Claudia tuvo que huir de la Guajira, luego de que su hija fuera violada, torturada y asesinada por paramilitares, bajo el mando de Jorge 40. Luego, cuando quiso esclarecer lo que había pasado, le llegaron las amenazas: “eso era lo que le hacían a las muchachitas allá en la Costa; la que no se quisiera acostar con alguno de esos tipos, terminaba así. Y eso fue lo que le pasó a mi hija”.

Al llegar a la ciudad no tuvo más alternativa que dedicarse al comercio en la calle. Usualmente, ella y sus hijos caminan por todo el centro de Bogotá vendiendo lo que les envían desde la Guajira. Pero, con la pandemia, esa alternativa se perdió. En la actualidad, Claudia no sabe cómo lograrán sobrevivir en lo que queda de la cuarentena: “las pocas cosas que estábamos vendiendo, nada mami, aquí las tengo”.

Con el inicio de la cuarentena en los países Latinoamericanos, la CEPAL, el organismo de Naciones Unidas para Latinoamérica, impulsó el proyecto de un ingreso de emergencia durante la cuarentena, que a futuro pueda convertirse en una Renta Básica Universal. Con este proyecto, la CEPAL proyecta un ingreso promedio de 143 dólares para, aproximadamente, 215 millones de personas. En entrevista con El País, Alicia Bárcena, representante de la CEPAL para Latinoamérica, aseguró que: “el objetivo estratégico, de largo plazo, debe ser el ingreso básico universal. Sería liberador: daría libertad a las personas para no estar en una supervivencia precaria. Y hay que avanzar gradualmente hacia él”.

Desde que inició la pandemia, la precarización de bienes y recursos ha marcado la vida de muchos habitantes en Colombia.

Este debate llegó a Colombia y ha sido ampliamente impulsado por la bancada de oposición. Una de las representantes a la cámara por la lista de la decencia, María José Pizarro, dijo a democraciaAbierta que: “asegurar un ingreso de Renta Básica para los colombianos es esencial para mitigar los impactos de esta emergencia, además de que podría convertirse en la herramienta que nos ayude a sacar de la línea de pobreza a millones de colombianos”. Sin embargo, de acuerdo con Pizarro, existe un sector político al que no le interesa que este proyecto se lleve a cabo y, por ello, se han dedicado a dilatar la discusión.

El 20 de junio, la revista Dinero informó que el debate se había detenido en la Comisión Tercera del Senado. Esto implica, en términos generales, que no alcanzó a presentarse como proyecto de ley, y que tendrá que pasar primero a ser parte del debate general de la Cámara.

“Lo que pasó en el Senado es que dilataron más la discusión. Eso se va a demorar”, asegura Camila Moncada, politóloga con magíster en Políticas Públicas de la Universidad de los Andes. Frente al proyecto, Moncada explica que la comisión encargada de proponer el tema para debate, que debería haber impulsado una discusión ágil, se está viendo velada por el interés de sectores políticos que no quieren permitir la materialización de la Renta: “no es que hayan tumbado el debate, es que ni siquiera se han molestado en considerarlo”, asegura.

Mientras en el Senado continúa la discusión por la posibilidad de crear, o no, la Renta básica Universal, la mercancía en la casa de Claudia se sigue acumulando: “yo cómo les voy a decir que no me sigan mandando, si por allá están peor que nosotros acá”.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData