democraciaAbierta

Diputada brasileña Sâmia Bomfim: el futuro de la izquierda está en manos de mujeres jóvenes

La joven diputada federal del PSOL (Partido Socialismo y Libertad) analiza el crecimiento de la izquierda en Brasil, el papel de las mujeres y otras minorías en la política, los ataques a la educación y los impactos del posible regreso de Lula a la escena política. Português

Francisco Cabral
4 September 2019
Sâmia Bomfim en manifestación en defensa del Hospital Universitario de la Universidad de São Paulo, marzo de 2018. Sâmia Bomfim/Flickr/CC BY 2.0. Algunos derechos reservados.

Sâmia Bomfim es una joven diputada, lanzada por el movimiento estudiantil, que ha estado muy activa en los últimos movimientos juveniles. Fue la segunda parlamentar más votada del PSOL (Partido Socialismo y Libertad) en las últimas elecciones, solo por detrás de Marcelo Freixo (Rio de Janeiro).

Sâmia, que cumplió 30 el mes pasado, en pocos años pasó de líder estudiantil a concejal, y en las elecciones de 2018 salió como diputada federal.

Diputada nacida del movimiento estudiantil y las luchas feministas, tiene un mandato que, como ella dice, tiene un pie en la calle y permanece en contacto constante con las luchas y movilizaciones populares, especialmente cuando se trata de agendas sensibles a las mujeres. , minorías y jóvenes.

En la conversación, habla sobre el crecimiento de la izquierda en Brasil, el papel de las mujeres y otras minorías en la nueva política, así como el tema generacional y los cambios que están llegando con los jóvenes. Además, Sâmia también habla sobre los ataques a la educación y los impactos de un posible regreso de Lula a la escena política a la luz de las filtraciones revelados por The Intercept.

Nota: esta entrevista fue editada y condensada por democraciaAbierta.

Francisco Cabral: ¿Cómo ves este escenario nacional? Se habla mucho del crecimiento de la derecha mundial, pero la izquierda también ha crecido. El partido que más perdió en las elecciones fue el PSDB (partido de centro-derecha).

SB: Tanto ha crecido que el PSOL, que en el Congreso es el partido más a la izquierda, ha duplicado su bancada. Y lo hizo con una renovación interesante. Un perfil de mujeres jóvenes, que fueron concejalas en sus ciudades y que ascienden de este fenómeno de la agenda radical de izquierda, no solo la agenda de identidad, sino también una postura radical en el parlamento.

En cierto modo, representan la antipolítica, pero a la izquierda, una especie de antítesis de lo que es Bolsonaro. Este es un fenómeno mundial. En los Estados Unidos, está Trump, un gobierno conservador, bizarro en muchos sentidos, pero el motor social de la oposición también son las mujeres.

Tanto es así que después de las elecciones a la Cámara, fenómenos como Ocasio-Cortez y luego otras mujeres musulmanas, indígenas, etc. también ascendieron al poder. Creo que es una tendencia de renovación en los dos polos de la política, izquierda y derecha, y también más radicalizada, con nuevos actores y actrices en esta escena.

Creo que hay algunos temas que nos hacen flexibles en la práctica y en la composición. Entonces, a pesar de que el gobierno sea muy reaccionario, la agenda económica es una que cualquier otro gobierno de derecha tendría.

La radicalización no es necesariamente un riesgo para la democracia, pero es un riesgo para el régimen político democrático burgués brasileño

Creo que incluso la izquierda, a pesar de que nosotros tenemos prominencia - digo nosotros porque no soy solo yo, hay otros miembros con un perfil similar - tenemos el desafío de hacer una política de adultos; tenemos el desafío de ser respetados, escuchados, articulados, para identificarnos no solo con pautas de identidad, sino también con la política en general. No es un desafío fácil porque este espacio ya está dominado por la política tradicional. Entonces, por más de que haya una renovación en la izquierda, es la derecha la que determina la política; los que la determinan siguen siendo los que han estado allí durante décadas. Romper esa barrera es muy difícil.

FC: ¿Esta radicalización en ambos lados amenaza la democracia o las instituciones son capaces de sobrevivir a este contexto?

SB: Creo que es un camino inevitable, dado el nivel de crisis política que ha alcanzado Brasil y la etapa histórica - quizás llamaría el fin de la República y el comienzo de un nuevo régimen que aún está en gestación. Queda por conocer la capacidad de Bolsonaro para llevarlo a sus últimas consecuencias y también nuestra capacidad de respuesta y resistencia.

Sé que, por ejemplo, los derechos sociales establecidos por la Constitución, que son el sello distintivo de la nueva República, se están desmoronando. El bienestar se está desmoronando, la educación pública se está desmoronando, la salud también va por el mismo camino.

No es necesariamente un riesgo para la democracia, pero es un riesgo para el régimen político democrático burgués brasileño. Es una nueva etapa. Está en curso, por lo que es difícil de evaluar.

FC: Este año vimos una movilización por la educación. ¿Crees que esta lucha tiene el potencial de masificarse?

SB: Estuve muy entusiasmada con lo que vi en la calle porque hubo 15 días de manifestaciones con millones de personas. Esto es muy difícil de hacer y arraigó, unificó las demostraciones escolares y universitarias.

Por supuesto, la UNE (Unión Nacional de Estudiantes) jugó un papel muy importante las movilizaciones de este año. Pero hubo un gigantesco proceso de auto-organización en las escuelas que me recuerda mucho de lo que sucedió durante las ocupaciones de la escuela secundaria.

La mayoría de estos nuevos liderazgos universitarios, nuevos líderes políticos, también se formaron en este proceso de ocupación escolar (en el 2015). Esos chicos hoy están en la universidad. Ayer eran niños y ahora son universitarios y tienen otros métodos de lucha, más horizontales. E incluso cuestionan el papel de las direcciones tradicionales.

Son los nuevos liderazgos de la política brasileña que surgirán y se insertarán en muchas luchas contra Bolsonaro

Son nuevos liderazgos de la política brasileña que surgirán y se insertarán en muchas luchas contra Bolsonaro en muchas áreas.

Tenemos un avance significativo en la conciencia entre estos jóvenes. No necesariamente todas las luchas tendrán la amplitud que tuvo la educación, porque la agenda educativa tiene esta característica de involucrar a la comunidad, a los profesores, a las personas que no están politizadas, pero que se movilizan porque es algo muy concreto.

Pero el surgimiento de una nueva vanguardia es inevitable, lo cual es muy anti-Bolsonaro.

FC: ¿Crees que esta próxima generación tiene una lectura diferente a la anterior? ¿Eso explica la radicalización?

SB: Creo que sí, creo que esta nueva generación es más libertaria en cierto sentido. El método político es diferente, más horizontal y más radicalizado, tiende a ser más fácilmente convocado para luchar. Desde el punto de vista de la composición, veo muchas chicas. Cuando yo estaba en el movimiento estudiantil, las chicas no estábamos tanto en primera línea. Ahora son chicas muy jóvenes y feministas las que están liderando. Esto es muy significativo. Es una recomposición social de la vanguardia de izquierda, al menos aquí en São Paulo. No puedo hablar del escenario nacional, pero por lo que vi en estas manifestaciones, las líderes eran mujeres y chicas jóvenes radicalizadas y anti-Bolsonaro.

FC: ¿Crees que la izquierda tradicional está preparada para absorber eso?

SB: Creo que no. Me parece interesante que en estas dos manifestaciones hubo algunos líderes sindicales - lo que es importante porque hay que coexistir sin partidismo, lo que podría ser una tendencia, como sucedió en las manifestaciones de junio de 2013, que fue anti-partido.

Pero ves que están muy fuera de lugar. Vi los esfuerzos de algunos sindicalistas, "¡Ah, esta juventud, qué bueno!", Pero se ve que no hay mucha conexión. Creo que es inevitable que una nueva generación feminista empiece a hacerse cargo del espacio político, porque ya está sucediendo.

No es de extrañar, también, que la expansión de la bancada del PSOL se basara en este perfil. A pesar de que estas activistas sean mucho más radicales y avanzadas que yo, porque soy de una generación anterior. Tengo 30 años, son 10 años más jóvenes que yo. Es muy diferente, es un reflejo de eso. El número de mujeres y líderes jóvenes está creciendo. Esta es la renovación.

FC: ¿Crees que esto es lo que motiva un poco el sentimiento antifeminista, antiminorías en el gobierno? ¿Esta idea de que las mujeres se han convertido en un peligro?

SB: Creo que se organizan a través del antifeminismo; hay diputados que son elegidos con esta estrategia. Hay un diputado de Río de Janeiro - el que rompió el letrero de calle con el nombre de Marielle junto con (Gobernador Wilson) Witzel - que fue uno de los más votados en en estado. Es así todo el tiempo, truculento, autoritario. Especialmente con Talíria (Petrone), es muy grosero, porque ella es una mujer negra de Río de Janeiro, símbolo de la coyuntura política de Marielle.

Las mujeres jóvenes y rebeldes que son resistencia a los gobiernos autoritarios de hombres blancos es una tendencia mundial

No es solo aquí en Brasil, esta es una tendencia mundial. Mujeres jóvenes y rebeldes que son resistencia a los gobiernos autoritarios de hombres blancos. Veo esta discusión en varios partidos de izquierda sobre esta recomposición social. También está sucediendo en Brasil, por eso esa agresividad.

FC: El bolsonarismo se la tiene con profesores porque es anti-intelectual, con las mujeres porque amenazan el status quo, pero y los LGBT+, ¿por qué esta persecución casi obsesiva?

SB: Hay muchas explicaciones. Pero creo que el elemento familiar tradicional es muy constitutivo de su proyecto social. Y una familia LGBT es otra proposición, no tiene la lógica de reproducción inmediata, y eso contradice la interpretación hegemónica de la Biblia o las enseñanzas de Jesús y de Dios. Creo que es por el elemento de la religión y porque los pastores que apoyaron a Bolsonaro, las iglesias, tienen una agenda fundamentalista anti-LGBT muy fuerte. Eso viene de antes del gobierno de Bolsonaro. (Marco) Feliciano se convirtió en una figura importante por esto, y muchos otros también. Representan una gran base de apoyo para el gobierno de Bolsonaro; hicieron campaña, obtuvieron votos, entonces creo que hay un cálculo pragmático en eso.

FC: Las filtraciones publicadas por The Intercept aumentan la posibilidad de que Lula salga de la cárcel. ¿Cuál es el impacto de esto en la política nacional?

SB: Sería un gran cambio en la política, porque todo se ha movido para sacarlo del proceso electoral. Creo que la gente está experimentando con el gobierno de Bolsonaro y muchos de sus electores ya no están satisfechos con lo que está haciendo. Esto no necesariamente se revertiría en una posible elección de Lula, en un escenario extremo, porque también creo que hay una burguesía brasileña que se organiza para tener nuevas .

Creo que saldría moralizado, volvería a ser una gran figura, más grande de que cuando estaba en la cárcel; sería tal vez un nuevo aliento para el PT (Partidos de los Trabajadores). Porque hay dos críticas principales al PT, que en realidad van de la mano. Primero, una traición desde el punto de vista político, de la clase, de trabajar para la élite y no solo para la gente. Otra es una discusión moral, que conlleva escándalos de corrupción, tarifas mensuales y todo lo demás. Este elemento moral daría una supervivencia al PT, porque dirían que, de hecho, los que no tienen moral son aquellos que arrestaron a Lula. Pero creo que el elemento de la política sigue, por lo que también sigue el espacio de la izquierda.

FC: ¿Y qué impacto podría tener esta nueva información en la izquierda? Independientemente de si Lula sale de la cárcel o no.

SB: Creo que es una toma de posición, tal vez incluso una politización de algunos partidos. Por ejemplo, dentro del PSOL, puedo imaginar los impactos de esto. El partido (PSOL) se hizo más fuerte durante el escándalo del Mensalão (que involucró al PT y otros partidos). Mucha gente se cambió de partido.

Pero el PSOL nació cuando Lula hizo la Reforma de la Seguridad Social, una historia nuestra que olvidamos rescatar. En ese momento, los que continuaron a la izquierda se abstuvieron, debido a la dificultad de votar por una traición contra un sector de los trabajadores.

Creo que tiene que ver con la necesidad de politizar a la izquierda en general, para comprender las diferencias, qué es un proyecto socialista y qué no. Tal vez realmente se abra un espacio para el socialismo en Brasil.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram