DemocraciaAbierta https://www.opendemocracy.net/taxonomy/term/19339/all cached version 07/12/2018 23:18:56 en Colombian resistance against the Odebrecht-nurtured mafia https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/glory-saavedra/colombian-resistance-against-odebrecht-nurtured-mafia <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>On 27<sup>th</sup> November, an emergency debate on Odebrecht corruption was scheduled by senators of the opposition.<em> </em>The raison d’être for extreme violence and rampant corruption in Colombia was openly hung-out.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/ODebrechst.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/ODebrechst.png" alt="" title="" width="460" height="242" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Ruta del Sol highway in Colombia / Odebrecht offices</span></span></span></p><p>Invisibility serves the abuse of power only too well in the continued struggle of ordinary Colombians. Thus, understanding the context of recent astounding events in this nation, post peace-accords, is essential, because it is illustrative of the difficult path to be traversed towards real peace and democracy.</p> <p>In June 2018 – when it looked like an alliance of opposition political forces (consisting of the progressive Colombia Humana / Decentes, the Green Alliance and the left Polo Democratico) might just win the general elections and achieve a massive turn-around for this nation – the usual lot got back into power (54% versus 42%), to a certain degree helped by intimidation and vote buying. <a href="#_edn1">[1]</a></p> <p>Let us be clear. What Colombians now have is not just a “right-wing” government. It is a government infused with callousness, incompetence and deceit, where that minority who bleed the country dry, (and often literally to death – at least 533 human rights defenders have been killed since 2016 <a href="#_edn2">[2]</a>), continue to implement a moribund and savage version of neo-liberalism.&nbsp;</p> <p>That is the creed: an inhumane project elaborated via a dual minority elite business/latifundial alliance working hand-in-hand with military/narco-paramilitary support, financed by billions of war-dollars from abroad – ostensibly, to sequentially, and unsuccessfully, “fight communism”, “eradicate the drug-trade” and “get rid of terrorism”.</p> <p>In truth, the billions of military funds invested have actually gone into cementing a ruthless state and its repressive apparatus, in favour of its cronies, thriving in a country where the “oldest democracy on the continent” paradoxically exists alongside extreme inequality and injustice. And, even though most conflict with the largest guerrilla organization, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) has now stopped, there are now persistent attempts at watering down the Peace Agreements and negotiations with the other major guerrilla combatants, the Ejercito de Liberacion Nacional (ELN), has ground to a halt.</p> <p>So it is that, this August 2018, under far-right ex-president Alvaro Uribe’s tutelage, Ivan Duque, ex-technocrat for the Interamerican Bank for International development (IBID) and, despite disproven Harvard qualifications, took the presidency. In these last brief 100 days, whilst the country convulses from crisis to crisis, Duque appears to perform with pre-programmed ideological vacuousness.</p> <p class="mag-quote-center">In these last brief 100 days, whilst the country convulses from crisis to crisis, Duque appears to perform with pre-programmed ideological vacuousness.</p> <p>Now and again, he makes an appearance to threaten on-going national protests called by beleaguered social movements and trade-unions. This he does with the help of his new defence minister, Fernando Botero - an industrialist and firm believer in the glyphosphate fumigation of coca plantations and the curbing of peaceful protest, via the ESMAD riot squads, if necessary.</p> <p>Duque, via Finance Minister, Alberto Carrasquilla, has gone back on pre-election promises to avoid over-taxing the poor and to properly invest in education and health, to name a few. Support for anti-corruption initiatives is tepid and the urgency of climate change has also by-passed this administration. The national plan is to carry on with fossil fuel exporting, including fracking <a href="#_edn3">[3]</a> .</p> <p>The omens for the next four years have not been good. His approval rating is now at 22% <a href="#_edn4">[4]</a>. But Duque is not recognizably the string-puller, but part of the grand plan. This is now even more evident, especially after the sudden deaths of Aval Group auditor, Jorge Enrique Pizano, on 8 November 2018, and the cyanide poisoning of his son, three days later, both key witnesses in the Odebrecht scandal in Colombia.</p> <p>As is well known, Brazilian infrastructure giant Odebrecht has been implicated in huge bribery scandals all over Latin America <a href="#_edn5">[5]</a>. In most countries judicial prosecutions are in progress. In Colombia, however, bringing those guilty to justice has been slow and often obstructed.</p> <p>But, in foreboding of his death or disappearance, Pizano left his investigative evidence with a number of reliable journalists and parliamentarians – including Senator Gustavo Petro of the Colombia Humana / Decentes movement. The video, recordings and documents referred to the suspected corruption he found in his auditing of the accounts of some of Odebrecht’s key business partners. In particular, the Corficolombiana bank, part of the Aval group, both owned by Colombia’s richest man, the banker Luis Carlos Sarmiento <a href="#_edn6">[6]</a>.&nbsp;&nbsp;</p> <p>Pizano also refers in the documents and recordings to inexplicable lack of cooperation by Sarmiento’s then lawyer, Nestor Humberto Martinez (NHM). The paradox is that the latter is now in post, as Colombia’s Chief Prosecutor - in charge of investigating Odebrecht corruption. And further, he denies prior knowledge of Pizano’s accusations – despite audio recordings by Pizano, which disprove that.<a href="#_edn7">[7]</a></p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Robledo Petro Lozano.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Robledo Petro Lozano.png" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'> Senators Jorge Robledo, Gustavo Petro and Angelica Lozano</span></span></span></p><p>Last week therefore, on Tuesday 27th November 2018, a historical emergency debate on Odebrecht corruption was scheduled by senators of the opposition. The 8-hour long session was led by opposition Senators, Gustavo Petro, Jorge Enrique Robledo (Polo Democrático), and Angelica Lozano (Green Party). &nbsp;It was one of those earth-shattering moments when business-as-usual came to a shuddering halt, and the veil hiding the causes of oppression, was suddenly ripped. <em>The raison d’etre, for extreme violence and rampant corruption in Colombia, was openly hung-out for all to see and judge. </em>And it was not a pretty sight.</p><p class="mag-quote-center">Last week debate was one of those earth-shattering moments when business-as-usual came to a shuddering halt, and the veil hiding the causes of oppression, was suddenly ripped.</p> <p>The debate amply illustrated the unbelievable spider’s web of relationships between Odebrecht bribes, private enterprise and the Colombian state. Both Uribe and Santo’s presidential campaigns appear to have been funded by Odebrecht money. And even Duque has been identified as having been present at a meeting in Brazil with Odebrecht functionaries, when he was Senator, in 2014. (In clarification, he did state that he had left the room to go to the toilet, during bribery discussions <a href="#_edn8">[8]</a>).</p> <p>Obviously, what Odebrecht has been interested in are the lucrative infrastructure contracts it could obtain through the allocation of strategic bribes to politicians and ministries. Some of the largest infrastructure projects in Colombia were handed over to Odebrecht and its collaborating companies in Colombia <a href="#_edn9">[9]</a>, through complex financial arrangements, and third parties, which render opaque the system of bribery, through fictitious firms and through overpricing, which has resulted. The disaster for Colombians is that, with all too frequent regularity, infrastructure projects have either been badly executed (at times causing loss of life <a href="#_edn10">[10]</a>) and/or exponentially expensive, causing great strains on public funds.</p> <p>According to the evidence presented at the Senate debate <a href="#_edn11">[11]</a>, Odebrecht’s declaration to the US Department of Justice, recently, seems to have under-played both the number of fictitious construction contracts and amounts of money laundered as bribes, in Colombia <a href="#_edn12">[12]</a>. Only about a 1/3 of transactions seem to be accounted for, and in further the Colombian State Prosecutors Office has been slow to investigate.</p> <p>Most worryingly, the Senators’ debate indicated how NHM with his prior myriad posts as lawyer for several of the involved companies and subsequent work as public functionary, seems to have acted as both architect and legislator for many of these questionable deals.&nbsp;</p> <p>During the debate, opposition senators strongly called for NHM to immediately resign as Chief Prosecutor, due to undeclared conflicts of interest. This he roundly refuses to do, and his politicized personal defence at the Senate debate, was delivered with threats to both debating Senators and members of the press, who had published the details of this unsavoury and questionable labyrinth of business dealings. This includes nationally and internationally reputable journalists such as Daniel Coronell and Maria Jimena Duzan.</p><p> The latter, and others, have now been forced to appeal to the UN Human Rights Commission in Colombia, to protect their freedom of expression.</p> <p>But the powerful corrupt undercurrents in Colombia cannot forgive the Senators, most especially, Gustavo Petro. Senator Petro has been a thorn in their side since his key debates back in 2007 revealed the links between politicians, corrupt business and the human rights abuses of the narco-paramilitary mafia.</p> <p>The latter, and their closest allies in government – the Centro Democratico party – have been trying to remove Gustavo Petro from politics for years. It is as well to recall that, during his time as Mayor of Bogota (2012-2015), they tried to destitute him at least 3 times, with unsuccessful and archaic accusations of “threats to privatization”, “chaos in waste disposal” (for giving jobs to recyclers) and the “crime of allocating transport subsidies to the poor”.&nbsp;&nbsp;</p> <p>An attempt to disqualify him from public office for a period of at least 15 years was, also unsuccessful, in 2017, after intervention from the Interamerican Commission of Human Rights. They have, though, managed to practically bankrupt him by reviving (previously legally shelved) fines for the above “crimes”.</p> <p class="mag-quote-center">Chief Prosecutor Martinez acknowledged to be using the Fiscalia to hack and spy on, what he considers to be, targets, including Senator Petro.&nbsp;</p> <p>So, it is unsurprising that ever since Petro and the Colombia Humana / Decentes political movement and its allies, won 8 million votes, last 17 June 2018, compared to Duque’s 10 million, the establishment started to get a bit concerned. The death threats and illegal set-ups against the opposition, have therefore been stepped up once more.</p> <p>During his rather inappropriate and irate defence last Tuesday, Chief Prosecutor Martinez acknowledged to be using the Fiscalia to hack and spy on, what he considers to be, targets, including Senator Petro. The problem is that there appears to be little judicial control, as to who is targeted.</p> <p>To many Colombians, this harks back to the time during Alvaro Uribe’s government (2002-2010) when the Departamento Administrativo de Seguridad (DAS – Administrative Department of Security) was used to eavesdrop and spy on the opposition. Back then, this was not just unlawful phone hacking – the names and personal details of the people hacked were then passed on to paramilitary death squads and many innocent people were, not only targeted, but assassinated.</p> <p>Things got so bad that the DAS has now been disbanded. And now? How is this is being regulated by a Chief Prosecutor, whose role is under severe scrutiny?</p> <p>At the end of the historic debate last week, Paloma Valencia, a somewhat unhinged Centro Democrático senator, purported to show evidence of dodgy dealings by Gustavo Petro by playing a (conveniently silent 14-year-old) video, where he is seen to receive cash from an unknown source.&nbsp;</p> <p>This week, that has proved to be another fabricated set-up against Petro. It turns out the money handed over was US$6000 meant as campaign donations from sympathisers, which were duly declared to the National Electoral Commission (CNE).&nbsp;</p><p>But the bought-media have taken this opportunity to tone down coverage of the Odebrecht scandal, despite its remaining improperly investigated, and involving sums totalling, at least, US$50 million, in irregular payments. Even so, whilst the enormity of the Odebrecht-Aval-Martinez labyrinth is ignored, Gustavo Petro now faces a Fiscalía (Public Prosecutors) investigation, with Nestor Humberto Martinez, as Chief Prosecutor.</p><p class="mag-quote-center">It looks to everyone like the country is being manipulated by an all-encompassing mafia who have captured not just significant public works, but, quite possibly, sectors of the institutions of justice, as well.</p> <p>But recent events do mean that corruption have fewer places to hide and Colombians are unsurprisingly thoroughly disgusted at the sight. It looks to everyone like the country is being manipulated by an all-encompassing mafia who have captured not just significant public works, but, quite possibly, sectors of the institutions of justice, as well <a href="#_edn13">[13]</a>.</p> <p>In response, the corrupt networks have now launched death threats on all cylinders. Those feeling exposed are clearly still hoping to silence their critics and, at the very least, do a Lula-like coup on Petro, before too long.</p> <p>However, in Colombia, resistance to decades of repression will not be silenced.</p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/MaFAE Carrascal and LC Sarmiento_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/MaFAE Carrascal and LC Sarmiento_0.png" alt="" title="" width="460" height="248" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Journalist & twitter activist MaFe Carrascal and Colombia’s richest man, banker Luis Carlos Sarmiento</span></span></span></p><p>A national general strike by thousands of students, trade unionists, indigenous and campesino peoples is still on-going. Additionally, activists on twitter have this week asked everyone to move their money and pensions from Sarmiento Angulo’s banking empire to other entities, including the public pension system, which will actually result in better final yields.</p> <p>All this despite ESMAD violence and legal threats to the activists from Duque’s vice-president, Marta Lucia Ramirez, “for generating financial panic”. Ramirez’ dilemma is that her threat is in direct opposition to her government’s much-lauded neo-liberal value of “freedom of choice”.</p> <p>In any case, social media have rubbished her warnings and thousands have closed their Aval group accounts. Sarmiento’s Aval group is dive-bombing in the stock exchange.</p> <p>Colombia now has an institutional crisis on a huge scale, as citizens wonder what faith can be had in a government that, not only bars the opposition from lawful debate, as happened twice this week<a href="#_edn14">[14]</a>, but which also allows its Chief Prosecutor to carry on in this astonishing and anomalous manner <a href="#_edn15">[15]</a>.</p> <hr size="1" /> <p><a href="#_ednref1">[1]</a> <a href="https://colombiareports.com/colombias-leading-political-publication-confirms-election-fraud-claims/">https://colombiareports.com/colombias-leading-political-publication-confirms-election-fraud-claims/</a></p> <p><a href="http://www.elcolombiano.com/colombia/politica/asi-opero-la-red-criminal-de-las-elecciones-al-congreso-2018-MF8896934">http://www.elcolombiano.com/colombia/politica/asi-opero-la-red-criminal-de-las-elecciones-al-congreso-2018-MF8896934</a></p> <p><a href="#_ednref2">[2]</a>&nbsp; Indepaz (2018) All of the Names, All of the Faces – Human Rights status report on Leaders and defenders of&nbsp; Human Rights in the territories </p> <p><a href="http://www.indepaz.org.co/wp-content/uploads/2018/11/Action-Report-Nov-19.pdf">http://www.indepaz.org.co/wp-content/uploads/2018/11/Action-Report-Nov-19.pdf</a>&nbsp;</p> <p><a href="#_ednref3">[3]</a> <a href="https://amp.elespectador.com/noticias/politica/los-cien-dias-de-duque-vistos-por-petro-artificios-levedad-y-pinata-articulo-823401?__twitter_impression=true">https://amp.elespectador.com/noticias/politica/los-cien-dias-de-duque-vistos-por-petro-artificios-levedad-y-pinata-articulo-823401?__twitter_impression=true</a></p> <p><a href="https://www.desdeabajo.info/colombia/item/35515-la-dura-pelea-contra-el-fracking-en-colombia.html">https://www.desdeabajo.info/colombia/item/35515-la-dura-pelea-contra-el-fracking-en-colombia.html</a></p> <p><a href="#_ednref4">[4]</a> <a href="https://www.eltiempo.com/politica/gobierno/encuesta-datexto-sobre-la-desaprobacion-de-duque-300770?hootPostID=6c294bf05c1148abcb7571ade36bece4">https://www.eltiempo.com/politica/gobierno/encuesta-datexto-sobre-la-desaprobacion-de-duque-300770?hootPostID=6c294bf05c1148abcb7571ade36bece4</a></p> <p><a href="#_ednref5">[5]</a> Deutsche Welle 19/11/2018 <a href="https://www.dw.com/es/la-cadena-de-corrupci%C3%B3n-de-odebrecht-los-casos-m%C3%A1s-destacados-en-am%C3%A9rica-latina/a-46367480">https://www.dw.com/es/la-cadena-de-corrupci%C3%B3n-de-odebrecht-los-casos-m%C3%A1s-destacados-en-am%C3%A9rica-latina/a-46367480</a></p> <p><a href="#_ednref6">[6]</a> Billionaire #123 in the World. Through Corficolombiana, Aval's investment bank, Sarmiento owns an array of interests in infrastructure, agribusiness, energy and tourism. <a href="https://www.bloomberg.com/billionaires/profiles/luis-c-sarmiento-angulo/">https://www.bloomberg.com/billionaires/profiles/luis-c-sarmiento-angulo/</a></p> <p><a href="#_ednref7">[7]</a> After the Senators debate of 27/11/2018, and particularly Senator Gustavo Petro’s intervention - there is now ample coverage of the various chain of events and individual acts of bribery in Colombia and elsewhere. See for example, Semana 27/11/2018</p> <p><a href="https://www.semana.com/nacion/articulo/los-cinco-hechos-de-soborno-de-odebrecht-que-no-investigo-martinez-segun-petro/592552">https://www.semana.com/nacion/articulo/los-cinco-hechos-de-soborno-de-odebrecht-que-no-investigo-martinez-segun-petro/592552</a></p> <p><a href="#_ednref8">[8]</a> See Semana 27/11/2018 &nbsp;<a href="https://www.semana.com/nacion/articulo/los-cinco-hechos-de-soborno-de-odebrecht-que-no-investigo-martinez-segun-petro/592552">https://www.semana.com/nacion/articulo/los-cinco-hechos-de-soborno-de-odebrecht-que-no-investigo-martinez-segun-petro/592552</a></p> <p><a href="#_ednref9">[9]</a> For example, the <em>Ruta del Sol II </em>- a 500 km stretch of road linking Puerto Salgar and San Roque in the Northern Colombia region of Cesar and the <em>Ocaña-Gamarra</em> route.</p> <p><a href="https://www.semana.com/nacion/articulo/los-cinco-hechos-de-soborno-de-odebrecht-que-no-investigo-martinez-segun-petro/592552">https://www.semana.com/nacion/articulo/los-cinco-hechos-de-soborno-de-odebrecht-que-no-investigo-martinez-segun-petro/592552</a></p> <p><a href="#_ednref10">[10]</a> Not all involve Odbrecht, but Odebrecht’s partner, Corficolombiana was party to eg: the construction of the suspension bridge Chirajara (Bogota-Villavicencio) which collapsed in January 2018, causing 10 fatalities <a href="https://www.elespectador.com/economia/chirajara-una-dura-leccion-para-las-concesiones-viales-articulo-733703">https://www.elespectador.com/economia/chirajara-una-dura-leccion-para-las-concesiones-viales-articulo-733703</a></p> <p><a href="#_ednref11">[11]</a> Transcript of Senator Robledo’s intervention (Spanish) <a href="http://jorgerobledo.com/la-verdad-total-sobre-odebrecht-el-debate-transcripcion-video/">http://jorgerobledo.com/la-verdad-total-sobre-odebrecht-el-debate-transcripcion-video/</a></p> <p>Senator Gustavo Petro’s intervention (Spanish) <a href="https://www.youtube.com/watch?v=ftA-GZANncg">https://www.youtube.com/watch?v=ftA-GZANncg</a></p> <p>Angelica Lozano’s intervention (Spanish) <a href="https://www.youtube.com/watch?v=3T1cOPMxdrk">https://www.youtube.com/watch?v=3T1cOPMxdrk</a></p> <p><a href="#_ednref12">[12]</a> <em>Odebrecht has admitted in a plea bargain with the United States’ Department of Justice that it paid $11m in bribes to Colombian politicians in order to obtain the Ruta del Sol contract. Both Grupo Aval and Mr Martínez denied prior knowledge of these payments, and of any subsequent ones</em>. The Economist 17 November 2018</p> <p><a href="https://www.economist.com/the-americas/2018/11/17/colombias-biggest-corruption-scandal-gets-more-complicated">https://www.economist.com/the-americas/2018/11/17/colombias-biggest-corruption-scandal-gets-more-complicated</a></p> <p><a href="#_ednref13">[13]</a> <a href="https://www.elespectador.com/opinion/de-conspiraciones-columna-826758">https://www.elespectador.com/opinion/de-conspiraciones-columna-826758</a></p> <p><a href="#_ednref14">[14]</a> <a href="https://jorgerobledo.com/mayorias-gobiernistas-en-el-senado-le-niegan-sus-derechos-a-la-oposicion-robledo/">https://jorgerobledo.com/mayorias-gobiernistas-en-el-senado-le-niegan-sus-derechos-a-la-oposicion-robledo/</a>&nbsp;</p> <p><a href="#_ednref15">[15]</a> <a href="https://elpais.com/elpais/2018/11/28/opinion/1543432435_999841.html">https://elpais.com/elpais/2018/11/28/opinion/1543432435_999841.html</a></p> <p>&nbsp;</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Colombia Civil society Conflict Democracy and government Economics Glory Saavedra Thu, 06 Dec 2018 11:26:29 +0000 Glory Saavedra 120877 at https://www.opendemocracy.net #ArchivoDemoAbierta2018 Un año de desafíos ambientales https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/archivodemoabierta2018-un-o-de-desaf-os-ambientales <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El medio ambiente es un asunto tan crítico para la democracia que cualquier aproximación que hagamos se queda necesariamente corta. Por eso te presentamos algunos de los aspectos cruciales de los conflictos medioambientales que hemos cubierto durante el 2018.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/IMG_2431.JPG" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/IMG_2431.JPG" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Foto Cristina Juliana / democraciaAbierta</span></span></span></p><p class="normal">En un marco en el que las políticas neoliberales desconocen la importancia de incorporar el paradigma de los costes ambientales a sus proyectos de explotación de recursos naturales o desarrollo de infraestructuras, surgen con fuerza activistas, líderes, y movimientos sociales que luchan por generar procesos de consulta previa, sostenibilidad, garantía de ecosistemas y para imponer principios como el de precaución.&nbsp;</p><p class="normal">Defender el medio ambiente y buscar soluciones para que la agresión a la biodiversidad sea mínima se ha convertido en una causa común, tan movilizadora como peligrosa, en América Latina.</p><p class="normal">Estas luchas se siguen enfrentando al desafío de hacer respetar los derechos humanos. Su violación sistemática durante el año que termina, ha dejado una lista interminable de líderes asesinados, aunque también ha sumado importantes resistencias para que lugares como la Amazonia no sigan siendo explotados y deforestados indiscriminadamente.&nbsp;</p><p class="normal">Por eso te presentamos algunos de los temas cruciales de los conflictos medioambientales que durante el 2018 cubrimos desde democraciaAbierta.</p><p class="mag-quote-center">Defender el medio ambiente y buscar soluciones para que la agresión a la biodiversidad sea mínima se ha convertido en una causa común, tan movilizadora como peligrosa, en América Latina.</p><h3><strong>El juicio de Berta Cáceres</strong></h3><p class="normal">Una de las mujeres más emblemáticas del activismo ambiental es la hondureña Berta Cáceres. Desde que fuera asesinada en Marzo del 2016 por oponerse a una infraestructura hidroeléctrica que iba a destruir un río en Honduras, la familia sigue buscando justicia.&nbsp;</p><p class="normal">Esta misma semana se falló en contra de siete de los autores materiales de este crimen en una sentencia que, sin embargo, muchos consideran incompleta. “A pesar de la existencia de una sentencia en este emblemático caso, la justicia hondureña tiene pendiente su compromiso con la verdad e identificar a todas las personas que planearon y ordenaron el asesinato de la defensora Berta Cáceres”, dijo Erika Guevara-Rojas, directora de Amnistía internacional para las Américas al conocerse el fallo.</p><p class="normal">Durante el 2018, este caso de impunidad, tráfico de influencias, y trabas burocráticas mantuvo la atención de la comunidad internacional, que hoy celebra el avance que significa castigar a los autores materiales del asesinato, pero alerta sobre la impunidad que envuelve a los verdaderos autores intelectuales.&nbsp;</p><p class="normal">Su familia sigue exigiendo la captura de quienes planificaron y pagaron por el crimen contra Berta Cáceres. Solo Roberto David Castillo, presidente de DESA, la empresa de infraestructuras acusada de ordenar el crimen, se encuentra detenido como sospechoso por ser uno de los autores intelectuales de la muerte de Berta.</p><p class="normal">El caso tiene todos los ingredientes para convertirse en un ejemplo de la vulnerabilidad de los que están en la línea del frente de la lucha medioambiental, normalmente mujeres, indígenas, campesinas, con el solo recurso de sus convicciones y su dignidad.&nbsp;</p><p class="normal">La manera en que se juzgue a los últimos responsables del asesinato de Berta Cáceres mandará, sin duda, una señal inequívoca al movimiento del activismo ambientalista, en la región, y en el mundo entero, tal como lo señalamos en el editorial que publicamos el pasado mes de septiembre.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">El caso de Berta tiene todos los ingredientes para convertirse en un ejemplo de la vulnerabilidad de los que están en la línea del frente de la lucha medioambiental.</p><h3>Líderes ambientales asesinados en Colombia</h3><p class="normal">Dos años después de la firma del acuerdo de paz, Colombia sigue viviendo preocupantes índices de violencia y asesinato de líderes sociales que, durante este año 2018, ascienden ya a 226. Muchos de ellos son activistas ambientales.&nbsp;</p><p class="normal">Global Witness señala que, entre 2010 y 2016, cerca de 122 ambientalistas fueron asesinados en Colombia, en medio de una total impunidad. Hasta la fecha, solo el 8% de estos crímenes han sido juzgados.&nbsp;</p><p class="normal">Al cumplirse los 100 días del gobierno del presidente Iván Duque, parece que el problema se está agravando, con 120 víctimas mortales en estos últimos 3 meses.&nbsp;</p><p class="normal">Según El Tiempo, de las 226 víctimas de este año (frente a 157 en 2017), el 80% se debieron a disputas por tierras y la protección de recursos naturales y, específicamente, 70 pertenecían a organizaciones nacionales campesinas, indígenas y comunidades afrodescendientes.&nbsp;</p><p class="normal">Esto ha disparado alarmas entre la comunidad internacional y ha obligado al nuevo gobierno a lanzar un Plan de Acción con una nueva estrategia, en donde se creará una agenda de coordinación institucional que procure hacer efectiva la política de protección a líderes. La nueva estrategia incluye un decreto expedido para enfrentar amenazas y homicidios con mayores herramientas jurídicas e institucionales.</p><p class="normal">Tal como señalamos en julio de este año, más allá de un llamado a la investigación y a la justicia, es indispensable que se escuche a la ciudadanía y se preparen medidas concretas de gobierno que garanticen que la nueva administración no permitirá que esta infamia continúe.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Entre el 2010 y el 2016, 122 ambientalistas fueron asesinados en Colombia, en medio de una total impunidad. Hasta la fecha, solo el 8% de estos crímenes han sido juzgados.&nbsp;</p><h3>Deforestación de la Amazonia</h3><p class="normal">En este 2018, la deforestación de la cuenca amazónica aumentó un 22% en comparación con el año anterior. Este fenómeno devastador parece estar fuera de control. Si en el 2016 se perdieron 70 mil hectáreas de bosque, para el 2017 la cifra fue de 144 mil hectáreas.&nbsp;</p><p class="normal">La estrecha relación entre las políticas extractivistas y gobiernos con bajas legislaciones de protección ambiental, como es el caso en Colombia o en Brasil, ponen definitivamente en jaque a este pulmón del mundo, que contiene una de las mayores reservas de biodiversidad y una quinta parte del agua fluvial del mundo.</p><p class="normal">Como señalamos en nuestro episodio de Unboxing dedicado a la crisis medioambiental en América Latina, la continua depredación de la mayor selva tropical del planeta hoy está más activa que nunca.&nbsp;</p><p class="normal">Además, con la llegada del nuevo presidente en Brasil, el incremento descontrolado de la depredación de las tierras de la selva amazónica brasileña está a la vuelta de la esquina.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Pensamos incrementar nuestra cobertura de la vertiente latinoamericana de este problema planetario, que resulta fundamental para el devenir, no ya de la democracia, sino de la humanidad entera.</p><p class="normal">Bolsonaro amenazó con fusionar el ministerio de medioambiente con el de agricultura, aunque parece que la razón y la fuerte conciencia ecológica de la sociedad brasileña lo ha hecho desistir. Durante la pasada campaña, Bolsonaro amenazó con acabar con el ecologismo y el activismo ambiental, dar carta blanca al agronegocio y la minería, y cuestionar el acuerdo de París y, aunque ha matizado en algunos aspectos su agresividad, acaba de renunciar a albergar la próxima conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25).&nbsp;</p><p class="normal">Estas y otras políticas son alarmantes para el futuro medioambiental en Latinoamérica y hacen que democraciaAbierta vaya a permanecer vigilante durante el 2019. Pensamos incrementar nuestra cobertura de la vertiente latinoamericana de este problema planetario, que resulta fundamental para el devenir, no ya de la democracia, sino de la humanidad entera.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/justiciaparaberta-m-s-de-900-d-as-sin-la-activista-hondure-berta">#JusticiaParaBerta: más de 900 días sin la activista hondureña Berta Cáceres</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/nosestanmatando-5-claves-para-comprender-el-asesinato-sistem-tic">#NosEstanMatando: 5 claves para comprender el asesinato sistemático de líderes en Colombia</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta ambiente lideres asesinatos derechos Amazonía DemocraciaAbierta Wed, 05 Dec 2018 16:19:17 +0000 DemocraciaAbierta 120867 at https://www.opendemocracy.net 4 días de trabajo, 3 días de ocio: ¿ha llegado la hora de reclamar la semana laboral de 4 días en Europa? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/aidan-harper/4-d-as-de-trabajo-3-d-as-de-ocio-ha-llegado-la-hora-de-reclamar-la-se <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Las exigencias del neoliberalismo ponen en grave peligro el tiempo libre del que disponemos. Pero los trabajadores, los sindicatos y los activistas de toda Europa están organizando el contraataque.&nbsp;<strong><em><a href="https://opendemocracy.net/uk/aidan-harper/4-days-work-3-days-play-why-it-s-time-to-demand-4-day-week">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/1024px-Maquiladora_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/1024px-Maquiladora_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Planta maquiladora en México, donde se trabajan 12 y 14 horas 7 días a la semana. Wikimedia Commons</span></span></span></p><p>En toda Europa renace un movimiento con varios siglos de historia. Una vez más, tiempo y trabajo se están convirtiendo en temas de discusión importantes y escoran el debate político, como pudo comprobarse&nbsp;<a href="https://www.forsa.ie/unions-call-for-four-day-working-week/">hace unas pocas semanas</a>&nbsp;en la conferencia del sindicato irlandés Fórsa sobre la reducción del horario laborable.</p><p>La causa de la reducción de las horas de trabajo, defendida por partidos políticos, por empresas progresistas, por sindicatos o por campañas nacionales, se está convirtiendo aceleradamente en algo de sentido común frente a un abanico de problemas interconectados y profundamente arraigados.</p><p>Lo fundamental, sin embargo, es que gran parte del entusiasmo en torno a la reducción de las horas de trabajo se sustenta en la creencia de que no se trata solo de una respuesta defensiva ante problemas socioeconómicos, sino que es a la vez una iniciativa transformadora en tanto que plantea una relación fundamentalmente nueva con el trabajo y conlleva la promesa de una sociedad distinta.</p><h3><strong>Las innovaciones en la práctica empresarial</strong></h3><p>Las pequeñas empresas están en la vanguardia de la experimentación en este tema. De manera análoga a la que usó Henry Ford para lograr implementar con éxito la semana de 40 horas y cinco días laborables en 1926 y esto fue no solo la base del éxito de su empresa sino que allanó el camino para que otras empresas adoptasen prácticas similares, las compañías innovadoras están experimentando hoy con la semana de cuatro días.</p><p>Pursuit Marketing es un buen ejemplo de cómo una pequeña empresa puede no solo sobrevivir trabajando menos horas a la semana, sino incluso prosperar. Se trata de una empresa de telefonía y marketing digital con sede en Glasgow.</p><p class="mag-quote-center">Los sindicatos siempre han estado en el centro de los movimientos para la reducción de las horas de trabajo. A fin de cuentas, gracias a ellos tenemos fines de semana de dos días y jornadas de ocho horas.</p><p>Desde que, hace dos años, se pasaron a la semana de cuatro días sin rebajar salarios, su productividad se ha incrementado ¡un&nbsp;<a href="https://www.theguardian.com/business/2018/nov/17/four-day-week-productivity-mcdonnell-labour-tuc">29.5%</a>!</p><p>En toda Europa, otras compañías ilustradas han seguido su ejemplo y están realizando pruebas con vistas a que el cambio introducido llegue a ser permanente.</p><p>Empresas como Radioactive PR de Gloucester en el Reino Unido,&nbsp;<a href="https://www.jobat.be/nl/artikels/5-uurdag-werken-en-8-uur-betaald-worden-het-kan/">Digital Enabler</a>&nbsp;de Rheingan en Alemania y&nbsp;<a href="https://www.jobat.be/nl/artikels/30-urenweek-werken-fulltime-betaald-ook-in-belgie/">Femma</a>&nbsp;en Bélgica han reducido las horas de trabajo sin reducir sueldos.</p><h3><strong>Lideran los sindicatos</strong></h3><p>Los sindicatos siempre han estado en el centro de los movimientos para la reducción de las horas de trabajo. A fin de cuentas, gracias a ellos tenemos fines de semana de dos días y jornadas de ocho horas.</p><p>Esta vez ocurre lo mismo: a principios de este año, el sindicato IG Metall de Alemania consiguió un acuerdo para establecer la&nbsp;<a href="https://www.ft.com/content/e7f0490e-0b1c-11e8-8eb7-42f857ea9f09">semana laboral de 28 horas</a>&nbsp;en el sector del metal; el sindicato FNV de los Países Bajos ha negociado una serie de "<a href="http://intergenerationalbargaining.eu/uploads/backbone/upload/asset/91/Final_comparative_report_iNGenBar_Tros_and_Keune.pdf">pactos generacionales</a>" por los que los trabajadores de mayor edad acortan sus horas de trabajo para abrir paso a los trabajadores más jóvenes; y la&nbsp;<a href="https://www.liberation.fr/france/2018/04/18/manifestation-du-19-avril-la-cgt-tente-la-convergence-des-luttes_1644233">CGT</a>&nbsp;en Francia ha empezado a hacer campaña por una semana de 32 horas.</p><p>La Federación de Sindicatos Europeos ha publicado asimismo un&nbsp;<a href="https://www.etui.org/Publications2/Guides/The-why-and-how-of-working-time-reduction">informe</a>&nbsp;en el que aboga por una reducción del horario de trabajo en toda Europa, y el Congreso de Sindicatos británico ha publicado&nbsp;<a href="https://www.tuc.org.uk/news/tuc-calls-new-tech-pave-way-shorter-working-week-and-higher-pay">otro informe</a>&nbsp;sobre la semana de cuatro días como respuesta a la introducción de las nuevas tecnologías.</p><p>Y los afiliados les apoyan: un 81% de los trabajadores europeos son partidarios de reducir las horas de trabajo en el futuro.</p><h3><strong>La automatización: ¿promesa o amenaza?</strong></h3><p>Las previsiones en cuanto a la automatización inyectan urgencia al debate. El riesgo de desempleo por motivos tecnológicos (un 30% de los empleos en el Reino Unido podrían verse afectados por la automatización a principios de la década de 2030) plantea la necesidad de una reorganización del trabajo a gran escala.</p><p>La automatización podría y debería generar beneficios para los trabajadores, ya que puede resultar en la eliminación de los trabajos considerados aburridos y repetitivos, además de aumentar la productividad.</p><p>Sin embargo, existe el riesgo de que los beneficios de la automatización se los lleven los propietarios del capital y que los trabajadores se queden sin ganancia alguna, en línea con el traspaso de poder de la mano de obra al capital que lleva ya décadas produciéndose.</p><p>Algunas empresas están abordando frontalmente esta cuestión: Jason Stockwood, de Simply Business, ha establecido la semana de cuatro días sin reducción de sueldo en su centro de llamadas tras incorporar un nuevo&nbsp;<a href="https://www.prospectmagazine.co.uk/other/this-is-how-ai-could-support-a-four-day-work-week">sistema de Inteligencia Artificial</a>&nbsp;que ha redundado en un aumento de la productividad.</p><p>Es muy explícito: “El objetivo de hacer cosas nuevas, con y sin tecnología, es mejorar la eficiencia hasta el punto en que la operación pueda ejecutarse con menos horas humanas y compartir los beneficios con los empleados y los accionistas”.</p><p>Los sindicatos están en línea con esto. En el Reino Unido, el&nbsp;<a href="https://www.cwu.org/news/royal-mail-historic-advance-in-work-life-balance/">Sindicato de Trabajadores de la Comunicación</a>&nbsp;consiguió la semana de 35 horas (una reducción de 4 horas) para los 120.000 trabajadores de correos que representa, como respuesta directa a la automatización del proceso de empaquetado de los paquetes postales.</p><p>Logró que los beneficios del aumento de productividad a resultas de la automatización se compartieran de manera justa con los trabajadores en forma de reducción de las horas de trabajo.</p><h3><strong>¿Un nuevo programa politico?</strong></h3><p>En el Reino Unido, el Partido Verde se comprometió con la causa e hizo campaña a favor de la semana de cuatro días cuando las&nbsp;<a href="https://www.greenparty.org.uk/assets/images/national-site/political-programme-web-v1.2.pdf">elecciones generales de 2017</a>. Desde entonces, ha ampliado su compromiso y propone&nbsp;<a href="https://neweconomics.org/2018/10/get-rich-or-die-trying-the-case-for-a-new-politics-of-time">convertir el tiempo libre en una medida clave del bienestar</a>&nbsp;- sustituyendo el PIB como vara de medir del progreso económico.</p><p>El Partido Laborista también ha empezado a moverse en el mismo sentido:&nbsp;<a href="https://www.theguardian.com/politics/2018/nov/09/john-mcdonnell-shapes-labour-case-for-four-day-week">John McDonnell</a>, ministro de Hacienda en la sombra, ha revelado que están estudiando cómo llevar a la práctica una reducción de las horas de trabajo.</p><p>Cabe señalar, sin embargo, que los cambios en las horas de trabajo no siempre son positivos.</p><p class="mag-quote-center">Apoyamos la&nbsp;Campaña por la Semana de 4 días, porque creemos que una semana laboral más corta es una solución práctica a una serie de problemas interconectados y profundamente arraigados en nuestra sociedad.</p><p>La agenda política neoliberal trata de erosionar el tiempo libre de los trabajadores bajo el pretexto de una "mayor flexibilidad", lo que ha llevado al gobierno austriaco a aprobar un proyecto de ley para aumentar la semana laboral máxima a&nbsp;<a href="https://www.internationallawoffice.com/Newsletters/Employment-Benefits/Austria/Graf-Pitkowitz-Rechtsanwlte-GmbH/Parliament-passes-new-Working-Time-Act">60 horas</a>, o a que en Francia las 35 horas semanales estén hoy bajo&nbsp;<a href="http://www.oxbridgeapplications.com/kyc/frances-35-hour-work-week-scrapped/">ataque</a>.</p><p>En el Reino Unido, el Brexit pone también en peligro la&nbsp;<a href="https://www.tuc.org.uk/blogs/what-working-time-directive-boris-and-gove-are-plotting-scrap">Directiva Europea sobre el Tiempo de Trabajo</a>&nbsp;que limita la semana laboral a 48 horas (aunque se trata de una regulación poco fiable ya que los trabajadores pueden, y con frecuencia se ven obligados a firmar cláusulas de exclusión voluntaria en sus contratos de trabajo).</p><p>La lección que hay que aprender aquí es que nuestro tiempo libre, a menos que lo defendamos activamente y luchemos por ampliarlo, es vulnerable frente a las amenazas del&nbsp;<em>establishment</em>&nbsp;neoliberal.</p><h3><strong>Una campaña sin fronteras</strong></h3><p>En la New Economics Foundation llevamos mucho tiempo solicitando horas de trabajo remunerado más cortas y flexibles. Lo hicimos primero en nuestro informe&nbsp;<a href="https://neweconomics.org/2010/02/21-hours"><em>21 Hours</em></a>&nbsp;y, luego, con el libro&nbsp;<a href="https://neweconomics.org/2013/09/time-on-our-side"><em>Time on Our Side</em></a>.</p><p>También somos miembros de la Red Europea para la Distribución Justa del Tiempo de Trabajo (financiada por la Fundación Rosa Luxemburg), junto con casi 70 otros miembros, entre sindicatos, partidos políticos y organizaciones de la sociedad civil.</p><p>La conferencia anual del mes pasado puso de manifiesto hasta qué punto las horas de trabajo se están convirtiendo en un tema político de primera magnitud en todo el continente.</p><p>Esta es la razón por la que apoyamos la&nbsp;<a href="https://www.4dayweek.co.uk/">Campaña por la Semana de 4 días</a>, porque creemos que una semana laboral más corta es una solución práctica a una serie de problemas interconectados y profundamente arraigados en nuestra sociedad.</p><p>La Campaña se inspira en los movimientos internacionales a favor del Día de 8 horas y la Semana de 40 horas que constituyeron el fundamento de la organización sindical a lo largo del siglo XIX y principios del XX.</p><p>La demanda representa el intento de unificar y proporcionar orientación política al gran número de personas y organizaciones en toda Europa que reconocen que nuestro horario laboral actual corresponde a un modelo totalmente desfasado.</p><p>El movimiento para la reducción de las horas de trabajo está ganando impulso. Existe un consenso creciente de que la semana de cuatro días representa la siguiente etapa del desarrollo económico.</p><p>Sin embargo, también debemos aprender de nuestra historia y reconocer que el horario laboral ha sido siempre algo controvertido: históricamente, las reducciones no se han producido nunca de forma natural, sino que ha habido que exigirlas.</p><p>También debemos reconocer que nuestras libertades individuales se basan en la acción colectiva – razón por la que no debería verse el debate sobre menos horas de trabajo como algo individual, sino como un cambio sistémico.</p><p>Ya sea en el Reino Unido, en Alemania, España, Polonia o Noruega, es hora de que nos unamos bajo una sola bandera y exijamos la semana de cuatro días.</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> <div class="field-item even"> Equality </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Economics Equality Ideas International politics Aidan Harper Wed, 05 Dec 2018 13:10:28 +0000 Aidan Harper 120862 at https://www.opendemocracy.net Para derrotar a la ultraderecha hay que distinguirla del fascismo histórico https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/bernardo-guti-rrez/c-mo-derrotar-la-ultraderecha-sin-pronunciar-la-palabra-fascism <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El triunfo de Bolsonaro en Brasil encierra importantes lecciones para la izquierda mundial. Para ganar la batalla a la ultraderecha, las izquierdas deben entender que se enfrentan a un enemigo fragmentado diferente del unitario fascismo histórico. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/bernardo-guti-rrez/how-to-defeat-far-right-without-mentioning-fascism">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/1280px-Jair_Messias_Bolsonaro_e_Eduardo_Bolsonaro_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/1280px-Jair_Messias_Bolsonaro_e_Eduardo_Bolsonaro_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Jair y Eduardo Bolsonaro. Wikimedia Commons. </span></span></span></p><p>"Las izquierdas tienen que poner en marcha una respuesta que sustituya la inseguridad por acción e ilusión colectiva"&nbsp; </p> <p>El 12 de octubre de 2014, un conjunto de artistas convocó en São Paulo un acto de apoyo a Dilma Rousseff, candidata presidencial del Partido de los Trabajadores (PT). Artistas como Otto, Karina Buhr o Lucas Santana manifestaron su apoyo crítico a Dilma en un evento llamado&nbsp;<em>Treze tons de vermelho&nbsp;</em>(trece tonos de rojo). </p><p>Aécio Neves, candidato del conservador Partido da Social Democracia Brasileira (PSDB), lideraba las encuestas. La polarización de la campaña había subido en decibelios. El tono de ambos candidatos era visceral. Se respiraba odio. Se invocaba el miedo. Ambos lados estaban apostando por un binarismo categórico.</p> <p>Algunas corrientes minoritarias del PT intentaban renovar las narrativas con iniciativas como&nbsp;<em><a href="https://twitter.com/PodemosMaisBR" target="_blank">Podemos Mais</a></em>, para intentar conectar con las multitudinarias protestas de junio 2013, las denominadas "jornadas de junio". Sin embargo, la campaña oficial de Dilma Rousseff era un rodillo contra las nuevas narrativas y prácticas surgidas desde 2013. </p><p>El evento&nbsp;<em>Treze tons de vermelho&nbsp;</em>era&nbsp;una bocanada de aire fresco en medio del lodazal&nbsp;electoral. Mandaba un recado a las consignas unitarias y los símbolos&nbsp;históricos&nbsp;del PT. Rojo sí, pero&nbsp;con&nbsp;trece tonalidades.</p> <p>Detrás de las luces&nbsp;y estéticas&nbsp;de&nbsp;aquellos&nbsp;conciertos estaba el activista&nbsp;Paulinho Fluxus. Paulinho, que no esconde su izquierdismo, llevaba años recorriendo São Paulo vestido de rosa, con un carrito de supermercado con cañones de plástico. </p><p>El rosa era su nuevo rojo.<a href="https://www1.folha.uol.com.br/ilustrada/1236506-de-rosa-choque-paulinho-fluxus-faz-arte-e-ativismo.shtml" target="_blank">&nbsp;“Ese color de la fragilidad puede tornarse potente</a>. Un carrito de supermercado es capaz de enfrentar a cincuenta hombres de la tropa de choque y salir ganando en la foto", afirmaba en 2013 a&nbsp;Folha de São Paulo.</p> <p>Durante las jornadas de junio, Paulinho Fluxus, junto a un grupo de activistas, disparó desde un rascacielos un láser en la cara del presentador del informativo de la Rede Globo en São Paulo. </p><p>Sus "disparos estéticos", que obligaron al presentador a citar la manifestación que cercaba la emisora aquel día, servían de metáfora de unas revueltas polifónicas, fragmentadas y descentralizadas en las que cualquier mensaje unitario se derretía. Tanto la derecha como la izquierda quisieron apropiarse, sin éxito, de las jornadas de junio.</p> <p>La campaña presidencial de Dilma Rousseff de 2014 intentaba barrer la heterodoxia de aquellas protestas. Forzando la polarización contra su enemigo clásico, el PT aspiraba a controlar el tablero de juego.</p><p class="mag-quote-center">Azuzar el miedo a la derecha trajo de vuelta a críticos por la izquierda. Y Dilma ganó las elecciones. La estrategia del&nbsp;<em>petismo&nbsp;</em>tendría consecuencias inesperadas: un&nbsp;<em>antipetismo</em>&nbsp;superlativo que cristalizaría en un falso<em>&nbsp;outsider,</em>&nbsp;Jair&nbsp;Bolsonaro.</p><p>Azuzar el miedo a la derecha trajo de vuelta a críticos por la izquierda. Y Dilma ganó las elecciones. La estrategia del <em>petismo </em>tendría consecuencias inesperadas: un <em>antipetismo</em> superlativo que cristalizaría en un falso<em>&nbsp;outsider,</em>&nbsp;Jair&nbsp;Bolsonaro. </p><p>Al otro lado de la polarización nacía un monstruo. Un monstruo nuevo, diferente, de mil cabezas. Un monstruo que, híper-fragmentándose, acabaría ganando la batalla rehuyendo el combate cara a cara.</p> <p>En 2015, los manifestantes de las marchas contra Dilma defendían, paradójicamente,&nbsp;pautas progresistas&nbsp;y rechazaban la presencia de políticos. Esas protestas crearon una atmósfera para la fragmentación de junio de 2013 que el PT despreció. </p> <p>No eran, todavía, de ultra derecha. En 2016, el mismísimo Lula enterró la posibilidad de entender los mensajes segmentados de las jornadas de junio. El 18 de marzo de 2016 Lula dio&nbsp;un discurso&nbsp;en la Avenida Paulista de São Paulo para redondear el "ellos o nosotros". </p> <p>Ellos "compran ropas" en Miami, dijo, y nosotros "compramos en la 25 de março" (un emblemático mercado popular en esa calle de Sao Paolo). Izquierda o derecha, rojos o azules, buenos y malos. </p> <p>No sospechaba que aquel "nosotros" cerrado estaba alimentando un "ellos" vigoroso, inclusivo y diverso. Aquel "nosotros" vestía un único color rojo. Las banderas brasileñas de las manifestaciones del "ellos" ya incluían 1001 tonos de&nbsp;<em>verde-amarelo&nbsp;</em>y&nbsp;1001 gritos de indignación.</p> <h3><strong>Discursos&nbsp;prêt-à-porter</strong></h3> <p>Hace unos meses, la campaña de Jair&nbsp;Bolsonaro&nbsp;era apenas un lema: "Brasil acima de tudo, Deus acima de todos". Nacionalismo y moralidad religiosa. La familia como espacio de acción. El miedo como telón de fondo. </p> <p>Los ataques agresivos de&nbsp;Bolsonaro&nbsp;contra la izquierda eran la gasolina. La simplicidad de las ideas de la campaña permitió la apropiación. Y la campaña la hizo la gente. </p><p>Los mensajes, los memes, los vídeos, surgían de la gente. Valía y cabía todo. Cualquier estética, tipografía, grito. La auto organización tecnopolítica de la sociedad civil que caracterizó el ciclo de las plazas de 2011, en el caso brasileño estuvo del lado de los votantes de&nbsp;Bolsonaro.</p><p class="mag-quote-center">Mientras la campaña del PT estaba construida sobre&nbsp;mensajes unitarios de&nbsp;inclusión, justicia&nbsp;o igualdad,&nbsp;Bolsonaro&nbsp;lanzó&nbsp;discursos&nbsp;diferentes, segmentados para&nbsp;diferentes públicos. Y la gente despedazó los mensajes y los puso en circulación.</p> <p>Mientras la campaña del PT estaba construida sobre&nbsp;mensajes unitarios de&nbsp;inclusión, justicia&nbsp;o igualdad,&nbsp;Bolsonaro&nbsp;lanzó&nbsp;discursos&nbsp;diferentes, segmentados para&nbsp;diferentes públicos. Y la gente despedazó los mensajes y los puso en circulación. </p> <p>Aquí subyace una lección mayúscula para las izquierdas.&nbsp;Los intelectuales progresistas hacen manifiestos;&nbsp;la ultraderecha incentiva que la gente&nbsp;haga&nbsp;vídeos y memes para los grupos de WhatsApp familiar.&nbsp;La izquierda&nbsp;habla de&nbsp;grandes ideales;&nbsp;Bolsonaro,&nbsp;Trump o Salvini&nbsp;preparan&nbsp;discursos explosivos&nbsp;llenos de&nbsp;emoción,&nbsp;orgullo&nbsp;o violencia.</p> <p>Usan&nbsp;<em>&nbsp;fake news</em>, sí.&nbsp;Pero la&nbsp;lección política no es que sean mentira, sino que esa desinformación encaja a la perfección con malestares, deseos y subjetividades reales. </p> <p>"Los hechos alternativos son hechos afectivos,&nbsp;bits&nbsp;de información que evocan un sentimiento que es preferible a las verdades subrayadas por los hechos", asegura Peter Zuurbier,&nbsp;académico que investiga la&nbsp;<em>affect theory&nbsp;</em>(teoría de los afectos),&nbsp;en un&nbsp;<a href="https://www.researchgate.net/publication/324982680_It_just_feels_right_Affective_veridiction_in_the_era_of_post-Truth" target="_blank">artículo reciente</a>.</p> <p>La paradoja es que los candidatos de ultraderecha apelan al orden sembrando el caos. Se presentan como salvadores tras usar una estrategia militar denominada&nbsp;<em>psico ops</em>,&nbsp;introducida en las disputas electorales&nbsp;por&nbsp;SCL Group, empresa&nbsp;matriz de Cambrigde Analytica, acusada de incentivar el&nbsp;Brexit y&nbsp;apoyar&nbsp;a&nbsp;Donald&nbsp;Trump.&nbsp;</p> <p>Si las nuevas izquierdas abandonan su tono<em>&nbsp;anti-establishment</em>, la ultraderecha&nbsp;ocupará ese espacio&nbsp;estratégicamente.&nbsp;Si solo habla de orden, perderán su base.&nbsp;Presentarse como ordenada solución al caos y mantener el tono&nbsp;<em>anti-establishment</em>&nbsp;es uno de los grandes desafíos&nbsp;de la izquierda.</p> <p>Por otro lado, la etiqueta fascismo, no solo no se ajusta a la realidad&nbsp;híper-fragmentada&nbsp;del siglo XXI, sino que es&nbsp;casi&nbsp;inofensiva. Evocar el antifascismo despierta resistencias populares para la población&nbsp;más&nbsp;politizada, sobre todo en Europa. Sin embargo,&nbsp;parece&nbsp;insuficiente para enfrentar al&nbsp;monstruo de mil cabezas&nbsp;de la ultraderecha. </p> <p>El discurso maximalista contra el fascismo no es eficiente&nbsp;contra&nbsp;millones de personas que votan a la ultraderecha y no se consideran fascistas. Mientras el antifascismo sea solo discurso&nbsp;y no práctica,&nbsp;consignas y no comunidades barriales,&nbsp;la ultraderecha&nbsp;crecerá,&nbsp;presentándose a sí misma como solución a&nbsp;los&nbsp;problemas y miedos&nbsp;concretos&nbsp;de la gente.</p> <h3><strong>La gente&nbsp;simple</strong></h3> <p>Los discursos de Jair&nbsp;Bolsonaro&nbsp;incluían constantes citas a "ciudadanos simples". También guiños a culturas mal consideradas&nbsp;(como las&nbsp;músicas<em>&nbsp;sertaneja&nbsp;</em>o&nbsp;<em>caipira</em>)&nbsp;o a regiones olvidadas&nbsp;(como&nbsp;el Centro Oeste o la Amazonia).&nbsp;</p> <p>Bolsonaro&nbsp;ha&nbsp;arrasado&nbsp;en ese Brasil olvidado y estigmatizado por la élite cultural progresista. El Brasil&nbsp;<em>brega</em>, término usado para todo lo cutre, ha alzado la voz y el voto. </p><p>El periodista Leando Demori&nbsp;destaca&nbsp;que&nbsp;Bolsonaro&nbsp;ha incluido a&nbsp;las&nbsp;personas "menos letradas", a gente que según la izquierda no "tiene&nbsp;nivel para saber qué es una persona transgénero" o no entiende&nbsp;la&nbsp;priorizad&nbsp;de las ciclo-vías.</p> <p>Bolsonaro&nbsp;ha arrasado en la<a href="https://oglobo.globo.com/brasil/cidades-classe-mudam-perfil-politico-se-afastam-da-esquerda-23154436" target="_blank">&nbsp;clase C</a>&nbsp;(clase media baja), al igual que Trump o Le Pen lo hicieron en una clase obrera desubicada por la globalización e ignorada por las élites <em>culturetas</em>. </p> <p>La superioridad moral de la izquierda, que estigmatiza al "obrero de derechas", el gusto cultural cutre de un habitante de favela o a la España vacía de la que habla <a href="https://www.amazon.es/Espa%C3%B1a-vac%C3%ADa-Noema-Sergio-Molino/dp/8416354146/ref=sr_1_1?ie=UTF8&amp;qid=1543404636&amp;sr=8-1&amp;keywords=sergio+del+molino+la+espa%C3%B1a+vacia">Sergio del Molino</a>, ahonda la brecha. </p> <p>Talíria Petrone, elegida diputada federal por el PSOL por Río de Janeiro, afirma que "la izquierda tiene que volver a los territorios", pero "no para llevar una verdad, si no para&nbsp;escuchar". La afirmación sirve también para todas las áreas metropolitanas y para las regiones rurales del mundo.</p> <p class="mag-quote-center">Mientras las organizaciones progresistas perdían espacio en las favelas y en el interior de Brasil, las iglesias evangélicas iban construyeron una verdadera red comunitaria de apoyo mutuo y de solidaridad.</p><p>El auge de&nbsp;Bolsonaro&nbsp;en los territorios más violentos está relacionado con el auge de las iglesias evangelistas. Mientras las organizaciones progresistas perdían espacio en las favelas y en el interior de Brasil, las iglesias evangélicas iban construyeron una verdadera red comunitaria de apoyo mutuo y de solidaridad. </p> <p>Aunque existen corrientes progresistas como la Teologia da Missão Integral, la izquierda ha estigmatizado al mundo evangélico, cediéndole el monopolio de acción social en muchas periferias. La izquierda, para disputar el desencanto en las periferias, tiene que volver a los territorios.</p> <p>Escuchando, construyendo espacios para ser habitados, facilitando la auto organización sin procesos de cooptación. La izquierda española tiene que tolerar los gustos de las clases populares, por muy "cutres" que les parezcan. De lo contrario, el huracán VOX crecerá y crecerá.</p> <p>&nbsp;<a href="https://www.homovelamine.com/comunicacion-para-hippies-la-necesidad-de-cunadizar-el-lenguaje/" target="_blank">Urge cuñadizar el lenguaje</a>, como apunta el colectivo Homo Velanime. Urge disputar el campo político de la familia. Un discurso <em>familista</em> progresista, especialmente en América Latina y el Sur de Europa, puede ser más útil para espantar el miedo al futuro que los grandes valores de la izquierda.</p> <h3><strong>Símbolos&nbsp;nacionales</strong></h3> <p>Tras el susto del primer turno, la campaña del PT cambió radicalmente. La bandera brasileña sustituyó al color rojo. La estrategia era una tardía reacción al bolsonarismo, que se adueñó totalmente de la bandera brasileña. </p> <p>Desde las revueltas de junio de 2013, la izquierda se alejó de los símbolos patrios. A partir de 2015, la marea&nbsp;<em>verde-amarela</em> creció, convirtiendo la bandera y las camisetas de la CBF (Confederação Brasileira de Futebol) en sus iconos. </p><p>Abandonar la bandera, en un país nacionalista donde hasta los&nbsp;terreiros&nbsp;de candomblé tienen banderas y el fútbol de la selección es religión, fue uno error catastrófico para el PT.</p> <p>Las derechas están sacando provecho a las pautas identitarias, especialmente al nacionalismo. Sin embargo, su nacionalismo económico es un falso<a href="https://ctxt.es/es/20181031/Politica/22551/Jamie-Merchant-THE-BAFFLER-Estado-de-bienestar-economia-socialdemocracia-nacionalismo.htm" target="_blank">&nbsp;patriotismo inclusivo lleno de trampas</a>. Disputar los símbolos nacionales, resignificándolos, tejiendo alianzas con la ciudadanía de otros países, es una de las tareas más complejas de las izquierdas. </p> <p>Para no caer en un populismo nacionalista simplón, la estrategia debería combinar narrativas populares y <em>ciudadanistas</em>.&nbsp;Rojo y narrativas populares&nbsp;(incluso antifascistas)&nbsp;para los politizados. </p><p>Narrativas múltiples y <em>ciudadanistas </em>para una nueva multitud que prefiere&nbsp;las&nbsp;campañas puntuales&nbsp;a la militancia constante.&nbsp;Discursos híper-segmentados para ganarse a cada uno de los públicos del fragmentadísimo Leviatán del neofascismo.</p> <p>Al mismo tiempo, las nuevas izquierdas que gobiernan tienen que lanzar políticas públicas contundentes para los nuevos excluidos (especialmente para clases medias empobrecidas), sin perder el tono&nbsp;<em>anti-establishment</em>&nbsp;contra las élites. </p><p>Y construir dispositivos de escucha ciudadana, digitales y presenciales, para canalizar malestares y dar voz a todas las manifestaciones culturales, incluidas las cutres.</p> <p>Las izquierdas tienen que poner en marcha una respuesta que sustituya la inseguridad por acción e ilusión colectiva. Y han de desplegar un abanico de deseos que sea mayor que el miedo.</p> <p class="blockquote-new">Este artículo fue publicado previamente en eldiario.es. Lee el original <a href="https://www.eldiario.es/internacional/derrotar-ultraderecha-pronunciar-palabra-fascismo_0_839916713.html">aquí</a></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/fernando-manuel-su-rez/por-qu-la-ultraderecha-se-come-la-socialdemocracia-en-am-ri">¿Por qué la ultraderecha se come a la socialdemocracia en América Latina?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/mat-as-bianchi-cristian-le-n/de-la-innovaci-n-pol-tica-la-resiliencia-democr-tica-">¿Y ahora qué? De la innovación política a la resiliencia democrática en América Latina</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/pedro-henrique-leal/bolsonaro-y-la-extrema-derecha-brasile">Bolsonaro y la extrema derecha brasileña</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/brasil-el-d-despu-s">Brasil, el día después</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Bernardo Gutiérrez Wed, 05 Dec 2018 13:09:23 +0000 Bernardo Gutiérrez 120861 at https://www.opendemocracy.net ¿Por qué la ultraderecha se come a la socialdemocracia en América Latina? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/fernando-manuel-su-rez/por-qu-la-ultraderecha-se-come-la-socialdemocracia-en-am-ri <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Las fuerzas progresistas deben abandonar el confortable lugar que da la superioridad moral&nbsp;y forjar fórmulas para volver a poner en el centro el problema de la desigualdad, si quieren resistir el auge de la extrema derecha.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/DpOe9r1XcAEkYn4.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/DpOe9r1XcAEkYn4.jpg" alt="" title="" width="460" height="460" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Imagen: Collage original de @demoAbierta</span></span></span></p><p>El avance electoral de las derechas coincide, en Europa y América Latina, con la retracción de las fuerzas de izquierda y centroizquierda. Pero en América Latina se añade un problema: la socialdemocracia hace tiempo que no logra instalar un discurso en la sociedad. </p><p>Hoy, las fuerzas progresistas deben abandonar el confortable lugar que da la superioridad moral&nbsp;y forjarfórmulas para volver a poner en el centro de la arena pública el problema de la desigualdad que ha erosionado duramente las pretensiones más básicas de la democracia.</p><p>El avance electoral de las derechas –en muchos casos, al menos retóricamente, de extremas derechas– coincide, en particular en Europa y América Latina, con la retracción de las fuerzas de izquierda y centroizquierda en el mismo terreno. ¿Se trata de procesos vinculados causalmente o más bien de dos tendencias simultáneas y paralelas que, en sí, no tienen necesariamente puntos en común? </p><p>La evidencia, muchas veces selectiva y parcial, puede contribuir a fundamentar una y otra opinión de manera indiferente e, incluso, contrapuesta. Está claro que, en tanto hipotético juego de suma cero, los votos que pierde uno se transfieren directamente a otro competidor. Sin embargo, el modo en que esa transferencia opera guarda algunas complejidades que es recomendable considerar y atender.</p><p>En este caso, el orden de los factores sí altera el producto. Algunos consideran que el avance de las derechas es el resultado fortuito del divorcio previo que se produjo entre las fuerzas progresistas y su electorado. Desde esta perspectiva, se considera a estas expresiones, muchas veces percibidas equivocadamente como&nbsp;<em>outsiders</em>, como el circunstancial medio a través del cual se manifestó un descontento popular en las urnas. </p><p>Descontento que, visto con más detalle, va mucho más allá. Una lectura contrapuesta podría considerar que en la sociedad efectivamente se produjo un desplazamiento discursivo e ideológico, un cambio en el&nbsp;<em>Zeitgeist</em>&nbsp;que habilitó que ciertas alternativas políticas mucho tiempo soslayadas consiguieran el apoyo de una porción importante del electorado. </p><p>Este proceso ha estado acompañado, siguiendo este razonamiento, de un avance de ciertas ideas políticas que se creían reducidas a pequeños grupúsculos de extremistas y, en contra de esta suposición, han ganado gravitación en el espacio público y los medios de comunicación. En síntesis, todo esto sería el resultado de una lisa y llana derechización de la sociedad.</p><p>En un contexto copioso en información e interpretaciones, resulta difícil realizar algún aporte original al respecto de esta tendencia, que tuvo un nuevo hito –y encendió nuevas señales de alarma– con el triunfo de Jair Bolsonaro en las elecciones presidenciales en Brasil. </p><p>Se mezclan en las interpretaciones cuestiones estructurales, de largo aliento, con explicaciones más coyunturales, fenómenos idiosincráticos con cuestiones que responden a procesos de escala planetaria. </p><p>Esta heterogeneidad de factores debe ser considerada, aun cuando sea imposible dar cuenta de todos ellos, tanto para evitar una lectura exageradamente provinciana (cuya versión más triste e improductiva es querer imponer categorías locales a procesos políticos de otras latitudes) como lo contrario, es decir la tentación de hallar tendencias planetarias ante la primera semejanza o parecido de familia que se encuentre entre los distintos acontecimientos políticos.</p><p class="mag-quote-center">La foto del momento está clara: hay una retracción de las fuerzas de centroizquierda y, al mismo tiempo, un avance de fuerzas de derecha radicalizadas de diverso tenor.</p><p>La foto del momento, incluso considerando matices, está clara: hay una retracción, en algunos casos muy prolongada en el tiempo, de las fuerzas de centroizquierda y, al mismo tiempo, un avance de fuerzas de derecha radicalizadas de diverso tenor. Este proceso tiene hoy algunos escenarios más claros que otros, fundamentalmente Europa occidental y Sudamérica, aunque podría hacerse extensivo a otras latitudes. </p><p>El caso Donald Trump, hoy día emblemático, resulta difícil de encajar en esta tendencia dadas las peculiaridades tanto de su figura como del sistema político estadounidense; algo semejante ocurre con Vladímir Putin en Rusia.</p><p>Nuestro interés, puesto que será imposible abarcar todo, estará orientado a uno de los elementos que componen el diagnóstico: la crisis de la centroizquierda (o la socialdemocracia) y su declive electoral. En ese sentido, vale destacar que, aun en los casos en que candidatos de izquierda han ganado las elecciones o formado gobierno, el retraimiento en términos electorales de las fuerzas progresistas es generalizado, con diversidad de grado. </p><p>Con algunos partidos históricos en una crisis terminal y al borde de la extinción (el PASOK griego o el Partido Socialista francés), otros perforando elección tras elección sus pisos históricos (el Partido Socialdemócrata de Alemania, por ejemplo) y otros conservando cierto peso electoral en escenarios muy polarizados, pero sufriendo derrotas cuyo impacto todavía no resulta sencillo mensurar (esto vale para varios casos de América Latina, el más reciente en Brasil).</p><p>Una de las causas más sensibles de la declinación de las fuerzas progresistas ha sido la incapacidad de incorporar, y en algunos siquiera tematizar, algunas demandas sociales sumamente controvertidas para su propia agenda de políticas públicas y sus principios ideológicos. </p><p>Estos temas, que son sin duda más heterogéneos, se podrían resumir en la cuestión de la seguridad en un sentido extenso. La inseguridad como fenómeno social se compone de elementos heterogéneos, pero se fundamenta básicamente en el compromiso originario del Estado de preservar la integridad física de sus ciudadanos y, algo nada menor, su propiedad privada. </p><p>Esta inseguridad ha adoptado formas diversas y se ha expresado –lo cual lo hace más difícil de integrar– a través del miedo y la desconfianza. La inseguridad incluye cuestiones como la violencia criminal de diversa escala (desde el pequeño hurto hasta el narcotráfico), el avance de la inmigración y la difícil convivencia multicultural, y la corrupción privada y, sobre todo, pública. </p><p>Para el progresismo, prácticamente en todas sus variantes, estas cuestiones han sido muy difíciles de enfrentar. Las reacciones han sido tardías e ineficaces, pasando de la negación a las respuestas erráticas, y han dejado estas demandas a la merced de una derecha demagógica que no tiene pruritos en hacerse cargo de ellas.</p><p class="mag-quote-center">Entre los socialdemócratas siempre primó una tesis de que el problema de fondo, causa de gran parte de los hechos de violencia y los delitos, era la desigualdad.&nbsp;</p><p>Entre los socialdemócratas siempre primó una tesis de que el problema de fondo, causa de gran parte de los hechos de violencia y los delitos, era la desigualdad. La desigualdad era factor principal, y a veces exclusivo, para explicar todos los epifenómenos de la anomia social. </p><p>Por tanto, la seguridad social –el término aquí no es fortuito– se convirtió en el vehículo privilegiado de los socialdemócratas para enfrentar todos los problemas, un dispositivo estatal que garantizara al menos cierta igualdad material, complementaria con la igualdad ante la ley. </p><p>El progresismo suele decir, no sin cierta dosis de autocomplacencia, que el Estado de Bienestar murió de éxito, que fue su consolidación la que llevó al declive de sus abanderados, incapaces de innovar políticamente. En una visión contrapuesta se podría argumentar que fue más bien lo contrario, que la socialdemocracia hizo de la falta virtud y se aferró a un sistema de cohabitación, y pretendida domesticación, del sistema capitalista que resultó insostenible en el tiempo. </p><p>Con el avance del neoliberalismo y de una economía financiera globalizada, estos déficits se hicieron más acuciantes. La socialdemocracia quedó entrampada en un discurso que pendulaba entre una resistencia nostálgica y la adaptación, a veces celebrada como una verdadera y necesaria innovación (basta con recordar a Anthony Giddens), a las nuevas circunstancias. </p><p>Las izquierdas latinoamericanas, que se apresuraron a celebrar el fin del neoliberalismo –y un orden posneoliberal– y durante algún tiempo miraron con desdén a la alicaída Europa, hoy se encuentran nuevamente frente al temido renacer de un autoritarismo neoliberal. Las esperanzas de esos gobiernos progresistas quedaron sepultadas bajo los escombros producto del derrumbe de los precios internacionales de sus&nbsp;<em>commodities</em>. La promesa fundacional quedó reducida, en el mejor de los casos, a módicos resultados, cuando no desembocó en un resonante fracaso.</p><p class="mag-quote-center">&nbsp;La crisis de la democracia, cuya incertidumbre endémica ha sido celebrada muchas veces como una virtud, ha derivado en un llano malestar.</p><p>En términos más generales, el centro del problema se encuentra hoy –y quizá ya hace tiempo– en el modo en que se administran las demandas sociales y se ordena la comunidad política. La crisis de la democracia, cuya incertidumbre endémica ha sido celebrada muchas veces como una virtud, ha derivado, al decir del politólogo Carlo Galli, en un llano malestar. </p><p>La democracia ya «no parece adecuada para regular y dar forma a la política en el mundo actual», afirma en su libro&nbsp;<em>El malestar de la democracia</em>(2013). Esta no es una cuestión nueva (basta con hacer un paneo nada exhaustivo por la literatura), pero en la actualidad ha adquirido algunos rasgos preocupantes. </p><p>En el centro de este problema está, como no podía ser de otro modo, el sistema representativo, figura predilecta en el banquillo de los que creen, con una cuota de razón pero muy proclives a fórmulas facilistas, que la democracia tal y como la conocemos requiere de una reforma más profunda. </p><p>La mentada «crisis de representación» está plagada de malentendidos y supuestos fallidos –el principal de ellos es el que señala la posibilidad de una representación perfecta o transparente entre el ciudadano y el político– y lo que es peor aún, propone soluciones que suenan muy bien en la teoría pero resultan difíciles de imaginar en la práctica. </p><p>Como ha señalado provocativamente Andrea Greppi en su libro&nbsp;<em>Teatrocracia: apología de la representación&nbsp;</em>(2016): «¿alguien conoce herramientas más eficaces que las elecciones y los parlamentos, los partidos y la libertad de palabra, para distinguir, día día, lo que merecer ser representado y lo que no?». </p><p>Detrás de esa pregunta se esconde el meollo de la cuestión: las formas de democracia directa u otras formas de participación pueden ser alentadas y recibidas con beneplácito, pero –y en esto me permito ser irreductible– todavía están muy lejos de resolver el problema de la representación y resultan, a la luz de los hechos, una alternativa cuanto menos inviable. </p><p>La respuesta alternativa, aún más riesgosa, implica cuestionar las prácticas democráticas, derribar de su pedestal al ciudadano-elector, pero con el riesgo cierto de, en defensa de la democracia, asumir posiciones antidemocráticas de las que no es sencillo volver.</p><p>La centroizquierda, el progresismo y la socialdemocracia (hoy tomados como sinónimos) tienen el desafío de enfrentar esta crisis de la democracia y el correspondiente avance de la derecha con cierta dosis de realismo político, abandonar por un segundo el confortable lugar que da la superioridad moral e intentar dilucidar las cuestiones que están detrás de este problema. </p><p>Está claro que uno de los temas centrales, y que lamentablemente ciertas variantes del socialismo democrático han abandonado, tiene que ver con la difícil convivencia, a veces imposible, entre democracia y capitalismo. Se trata de una batalla desigual y cruenta que, por el momento, tiene un claro ganador. </p><p class="mag-quote-center">Lo que tenemos es un conjunto de archipiélagos, pero rodeados de un inmenso océano de apatía e indiferencia. Surcar las aguas de la apatía es el desafío más grande que queda por delante.</p><p>El progresismo tiene la obligación de forjar fórmulas (quizá una renta universal básica, solo por dar un ejemplo) para volver a poner en el centro el problema de la desigualdad que ha erosionado duramente las pretensiones más básicas de la democracia. En cuanto al avance de las derechas, el progresismo debe dejar de lado las caracterizaciones fáciles y las respuestas estériles. </p><p>Durante mucho tiempo se ha visto a las ultraderechas como minorías intensas sin capacidad de hegemonía; esto no solo se ha revertido parcialmente, sino que además ha dejado en evidencia que todas las expresiones políticas son, a su modo, minorías intensas. </p><p>En sentido estricto, hoy la política se ha convertido en una miríada de minorías intensas desperdigadas, que se articulan y entran en colisión de manera errática. Lo que tenemos es, entonces, un conjunto de archipiélagos, pero rodeados de un inmenso océano de apatía e indiferencia. Surcar las aguas de la apatía es el desafío más grande que queda por delante.</p><p>****</p><p>Este artíulo se publica en el marco de nuestro acuerdo con Revista Nueva Sociedad. Lea el original <em><strong><a href="http://nuso.org/articulo/que-le-pasa-la-socialdemocracia-en-america-latina/">aquí</a></strong></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/mat-as-bianchi-cristian-le-n/de-la-innovaci-n-pol-tica-la-resiliencia-democr-tica-">¿Y ahora qué? De la innovación política a la resiliencia democrática en América Latina</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/reginaldo-nasser-manuel-nunes-ramires-serrano/quien-se-duerme-en-democracia-puede-">Quien se duerme en democracia, puede despertarse en una dictadura</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Democracy and government Ideas Fernando Manuel Suárez Tue, 04 Dec 2018 12:03:10 +0000 Fernando Manuel Suárez 120833 at https://www.opendemocracy.net Protest in Paris: End of the world versus End of the month https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/danica-jorden/protest-in-paris-end-of-world-versus-end-of-month <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>After the COP21 in Paris, Macron wanted to become the world leader on Climate Change. But what could seem accurate policy measures not always are perceived as fair politics.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-40012220.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-40012220.jpg" alt="" title="" width="460" height="311" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Cyclists take part in a march called "Claim the Climate" in Brussels, as the 24th Conference of the Parties (COP24) kicked off in Poland, a climate protest called "Claim the Climate" was held across Brussels. Ye Pingfan/PA Images. All rights reserved</span></span></span>Protecting the environment plays a tangential role in the violent protests sweeping France since November 17, reaching a crescendo on Saturday, December 1. Donning the bright yellow vests required in French cars in case of a flat or other emergency, drivers all over the country are in the streets protesting President Emmanuel Macron’s new set of taxes aimed at curbing auto emissions. And even people who don’t own a car feel the solidarity and are joining in, to express their anger over another economic pressure on the middle, working and lower classes.</p><p>In a nod to the 2015 United Nations Climate Conference (COP21) and its Paris Accord, which attempts to limit global temperature rise to 1.5 degrees, the French government decided to raise taxes on automobile fuel prices substantially by over 20 percent. Cutting subsidies on more-polluting diesel fuel, which is popular in France for older cars, will drive diesel prices even higher. Tax credits and subsidies are on offer to purchasers of new fuel-efficient cars, especially electric ones.</p> <p>While visitors to Paris marvel at the efficiency of the Métro trains that encircle the City of Light’s tourist sites and fashionable neighbourhoods, the non-élite live farther afield. A small one-bedroom apartment of 50 m² in less desirable eastern Paris costs at least a million euros to buy and rents for more than €1,500 plus expenses. It’s not much less expensive in other cities in France. Minimum wage in France is €554 a month.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">In a nod to the 2015 Paris Accord, which attempts to limit global temperature rise to 1.5 degrees, the French government decided to raise taxes on automobile fuel prices substantially by over 20 percent.&nbsp;</p> <p>There is train service throughout France, but it is costly and plagued by long delays and frequent cancellations. “Make sure you demand a refund,” admonished a fellow traveller in a huff as she ran off to make other arrangements after a 4-hour delay ended in a train being taken out of service.</p> <p>Working class people, families with children, the handicapped, elderly and others in outlying areas and small towns must make do with the least expensive means of transport to get to work, doctors, school, shopping and appointments. And that often means an older diesel car.</p> <p>In Paris, the protests have turned&nbsp;<a href="https://www.youtube.com/watch?time_continue=27&amp;v=CI5OY0fUGVk">destructive and violent</a>&nbsp;with at least one death, 133 wounded and about 400 arrests. Tear gas clouds the air on the Champs Elysées near the Arc de Triomphe and Avenue Kléber is blocked by burned out vehicles, while fire fighters try to put out blazes around the Opéra. At the foot of the world’s most luxurious shops and restaurants, hundreds of angry, yellow-vested protestors are covering their faces and picking up and hurling paving stones.</p> <p>While protestors are travelling to Paris to make their voices heard, there are also demonstrations throughout France. Similar scenes are taking place in Toulouse, yellow-vested workers shovelled cement and dirt in front of tax offices in Limoges and Total gas stations in St Chamond, and traffic has been blocked on the A47 highway to Lyon. In Aix-en-Provence, yellow vests lifted a tollbooth barrier and let drivers onto the A8 highway for free. </p><p>Meanwhile on the shores of the Mediterranean, drivers are continuously honking their horns at a central traffic circle in Montpellier while crowds are gathering all around Marseilles.&nbsp;<a href="https://www.liberation.fr/france/2018/12/02/de-marseille-a-englos-tout-le-peuple-nous-rejoint_1695610">Speaking</a>&nbsp;to French newspaper “Libération”, Marseilles residents Caroline and Damien believe the protests have reached all people, crossing racial, ethnic and economic divisions, and are not only about the gas hike. “The president of the Republic is paid even after he’s out of office for the rest of his life,” explains Damien, “but when you earn €1,500 a month and lose your job, you’re left with nothing really fast.”</p> <p>Employees may have greater protections in France than in other countries but it is increasingly more common to be hired on a temporary contract than to be considered a regular employee.&nbsp;</p> <p>Both the political right and the left have accused each other of being protest “casseurs” (hooligans or instigators). Interior Minister Christophe Castaner&nbsp;<a href="http://video.lefigaro.fr/figaro/video/les-gilets-jaunes-se-sont-fait-avoir-selon-christophe-castaner/5974160701001/">insists</a>&nbsp;that ultra right-wing opponent Martine LePen stirred up the protests, but admits that most of the people arrested were ordinary citizens he believes to have been merely inspired by far right groups. LePen&nbsp;<a href="https://www.bfmtv.com/mediaplayer/video/violences-a-paris-pour-marine-le-pen-le-gouvernement-veut-beneficier-de-ces-images-pour-decredibiliser-les-gilets-jaunes-1121920.html">retorted</a>&nbsp;that “The minister does not seek peace and order but in reality wants the situation to get worse and take advantage of it.” The real problem, however, is an out-of-touch government courting favour with the world on the backs of the people.</p> <p>In Marseilles, yellow vest spokesperson Paul Marra&nbsp;<a href="https://www.bfmtv.com/mediaplayer/video/bfm-story-du-lundi-26-novembre-2018-1120416.html">told</a>&nbsp;BFM-TV “It’s been so many years that we have listened and so many years that we have not been listened to,” while his friend held up a cell phone photo of an almost empty refrigerator and said it belonged to a mother of three children. Marra said the real hooligans are in the government and spoke about uniting the yellow vests with orange-vested Banque Alimentaire (Food Bank) workers. The national charitable organization is out on their annual effort to collect food donations and serve meals to the poor. When asked if the protestors’ road blocs will disrupt the collection, Marra&nbsp;<a href="https://www.bfmtv.com/mediaplayer/video/a-marseille-les-gilets-jaunes-se-mobilisent-pour-la-grande-collecte-de-la-banque-alimentaire-1120274.html">replied</a>, “The yellow vests will help the orange vests this weekend. For all those who are suffering, we’re not only not going to block them, we’re going to help them.”</p><p class="mag-quote-center">Automobile exhaust is an important contributor to air pollution, but this fuel tax inordinately hits people of moderate to low income who are already using as little gas as possible.</p> <p>Meanwhile, COP24 is held in Katowice, Poland. Since the Paris Accord of 2015, emissions and pollution have continued to worsen, culminating in the United Nations’ dire warning in October that the world has only 12 years to contain climate catastrophe. </p> <p>Automobile exhaust is an important contributor to air pollution, but this fuel tax inordinately hits people of moderate to low income who are already using as little gas as possible, cannot afford to live closer to where they need to go or buy a new, fuel-efficient car. Curbing industrial emissions through technology or degrowth, improvement in mass transit, urban planning and policies aimed at gentrification and investment real estate are alternatives.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> France </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Can Europe make it? France Civil society Conflict Democracy and government Economics International politics Danica Jorden Tue, 04 Dec 2018 10:24:25 +0000 Danica Jorden 120827 at https://www.opendemocracy.net #ProtestasEnColombia | Luchar por la educación pública ha sido siempre luchar por la democracia en América Latina https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/protestasencolombia-luchar-por-la-educaci-n-p-blica-ha-sido-siempre-luchar-por-la- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El paro de los estudiantes de universidades públicas ya suma 7 semanas en Colombia y sigue convocado de manera indefinida. Esta movilización estudiantil pone de relieve una fuerte crisis de la educación pública universitaria en este país, que viene de muy lejos. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/protestasencolombia-fighting-for-public-education-in-latin-ameri">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/Marcha_7_de_abril (1)_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/Marcha_7_de_abril (1)_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="305" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Marcha de Estudiantes en Colombia. Fuente: Wikimedia</span></span></span></p><p class="normal">Se calcula que Colombia arrastra un déficit histórico de más de 1.000 millones de dólares, y eso es solo la punta del iceberg de un fenómeno de desidia y desprecio histórico a la inversión en calidad educativa pública de unas élites políticas que, en el fondo, solo creen en la educación privada como instrumento para perpetuar el clasismo, los privilegios y la desigualdad, y así bloquear el ascensor social.</p><p class="normal">Así, este paro nacional estudiantil no es un capricho, sino que responde a una deuda histórica acumulada durante más de 25 años. Pero ahora, la movilización de los jóvenes parece haber logrado poner contra las cuerdas al gobierno de Iván Duque cuando cumple apenas 100 días en la presidencia.&nbsp;</p><p class="normal">Lo que pasa en Colombia no es una excepción. Las protestas estudiantiles se han constituido en la forma de movilización política más común en Latinoamérica, la región más desigual del mundo. Los estudiantes son conscientes de que la educación pública constituye el pilar del desarrollo social que debe garantizar la igualdad de oportunidades a los ciudadanos en una sociedad democrática.&nbsp;</p><p class="normal">Por eso, analizamos aquí algunas claves para comprender el papel de los estudiantes en la movilización política de Latinoamérica.</p><p class="mag-quote-center">La movilización de los jóvenes parece haber logrado poner contra las cuerdas al gobierno de Iván Duque cuando cumple apenas 100 días en la presidencia.&nbsp;</p><h3><strong>Las protestas estudiantiles vienen de lejos</strong></h3><p class="normal">Los estudiantes se han constituido en sujetos activos de movilización y activismo que, tomándose las calles, han venido ejerciendo una presión efectiva sobre los gobiernos a la hora de definir políticas públicas e inversiones en educación.&nbsp;</p><p class="normal">Frente a las dictaduras, a las injusticias y a las desigualdades, ha sido la protesta estudiantil la que, desde sus inicios, se articuló como movimiento social de oposición en casi todos los países de Latinoamérica. Tomando como base las reivindicaciones sociales y la reclamación de garantías en el acceso a una educación pública de calidad, los estudiantes se han convertido en actores principales en la lucha por la democracia, los derechos y las libertades en toda la región.&nbsp;</p><p class="normal">Durante las últimas décadas del siglo XX, y las dos primeras del XXI, hemos asistido a múltiples victorias y a demasiadas derrotas de estas fuerzas estudiantiles. Pero los avances históricos, particularmente en países como Argentina, Uruguay, Chile o México, ya son parte del acervo político y la transformación democrática latinoamericana. En otros lugares, como en Brasil, respondiendo a la presión estudiantil fueron las fuerzas progresistas las que transformaron activamente las universidades y las abrieron a las minorías y a las clases más desfavorecidas.</p><p class="mag-quote-center">Los estudiantes se han convertido en actores principales en la lucha por la democracia, los derechos y las libertades en toda la región.&nbsp;</p><h3><strong>Movilizaciones estudiantiles para recordar&nbsp;</strong></h3><p class="normal">La Masacre de Tlatelolco en 1968 y la Noche de los Lápices en Argentina en 1976, fueron momentos emblemáticos de una represión sangrienta de la movilización estudiantil que ha afectado a la mayoría de los países de la región y que ha dejado huellas imborrables en la historia por el asesinato, la desaparición, el secuestro, y la represión violenta de la que han sido víctima cientos de estudiantes durante estas últimas décadas.&nbsp;</p><p class="normal">Pero, ya más recientemente, la agitación política estudiantil, en Chile por ejemplo, ha marcado un nuevo rumbo en la historia del país impulsando reformas en la cultura académica y en el cogobierno de las universidades, atendiendo a demandas de mejor gestión y financiación. La memoria de la tortura, la desaparición y la persecución de estos movimientos está muy presente en las universidades y ha logrado frenar, en muchos casos, las tentaciones de represión extrema de gobiernos que intentaron neutralizar los cambios que, de Norte a Sur, han querido liderar los estudiantes.</p><p class="normal">Pero no en todas partes este mecanismo ha funcionado, como hemos visto este año en Nicaragua. El régimen de Ortega ha sometido a cientos de estudiantes, líderes de las protestas sociales que vivió el país a partir de Abril, a implacables y violentas persecuciones. Con la ayuda de fuerzas paramilitares, la represión ha dejado decenas de muertos entre estos jóvenes organizados para oponerse al gobierno, obligando a muchos de ellos a emprender el camino del silencio o del exilio.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">La memoria de la tortura, la desaparición y la persecución de estos movimientos está muy presente en las universidades.</p><h3><strong>En Colombia sigue el paro estudiantil</strong></h3><p class="normal">Varias organizaciones sociales colombianas han denunciado la represión gubernamental que el movimiento estudiantil ha padecido durante estas 7 semanas de paro. Se señalan persecuciones, heridos y detenciones injustificadas por parte de una policía que suele, en muchos casos, abusar de la fuerza represiva y usar la violencia represiva de manera desproporcionada.&nbsp;</p><p class="normal">Pero el gobierno parece haber reaccionado, y las últimas movilizaciones estudiantiles callejeras, que tuvieron lugar el pasado 28 de noviembre y que contaron con el apoyo de sectores de trabajadores que protestan por el aumento del IVA, transcurrieron de forma pacífica en su mayoría mientras las autoridades consiguieron mantener a la policía al margen.</p><p class="normal">Los líderes de estas movilizaciones esperan lograr sentarse a negociar con el presidente Duque y obtener soluciones reales a la crisis de financiamiento. Sus demandas se centran en conseguir un aumento considerable del presupuesto público, y cambios estructurales al modelo de educación pública universitaria en el país.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Quieren sentarse a dialogar con el nuevo gobierno, aunque éste esté constituido por cuadros que, en su inmensa mayoría, estudiaron en unas universidades privadas que pagaron sus papás, y los papás de sus papás.</p><p class="normal">Pero el gobierno plantea como excusa el hecho de que no puede solucionar de la noche a la mañana una deuda que es histórica. Se ha propuesto blindarse ante las movilizaciones estudiantiles, y no parece querer llegar a un acuerdo con los movimientos para suspender un paro que sigue convocado de manera indefinida.&nbsp;</p><p class="normal">Se trata de un pulso que se ha repetido en muchos lugares y en distintas épocas en América Latina, puesto que los estudiantes son conscientes de que, sin educación pública de calidad y accesible a todos los ciudadanos, no existe una verdadera democracia, y la sociedad de privilegios y desigualdades se perpetúa.&nbsp;</p><p class="normal">En esta ocasión, se espera que la notable fuerza y determinación de esta nueva ola de protesta estudiantil en Colombia logre encarar los desafíos de sentarse a dialogar con el nuevo gobierno, aunque éste esté constituido por cuadros que, en su inmensa mayoría, estudiaron en unas universidades privadas que pagaron sus papás, y los papás de sus papás. Ellos piensan hacer lo propio con sus hijos, despreciando una educación pública que al parecer no tienen mucho interés en mejorar. La lucha continúa.</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society estudiantes estudiantil movimiento protesta colombia DemocraciaAbierta Fri, 30 Nov 2018 16:19:05 +0000 DemocraciaAbierta 120785 at https://www.opendemocracy.net ¿Por qué esta ola de delitos financieros a nivel mundial? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/nat-dyer/por-qu-esta-ola-de-delitos-financieros-nivel-mundial-nada-es-casual <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los delitos financieros no son ningún error de funcionamiento, sino una característica de nuestro sistema financiero global. Este precursor mensaje de la economista Susan Strange es hoy más urgente que nunca. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/uk/nat-dyer/global-financial-crime-wave-is-no-accident">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Caribbean-Tortola-Water-British-Virgin-Islands-Sea-2592716.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Caribbean-Tortola-Water-British-Virgin-Islands-Sea-2592716.jpg" alt="" title="" width="460" height="258" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Imagen: Las islas Vírgenes británicas. Credit: MaxPixel</span></span></span></p><p>Noticias algo buenas para los que andan preocupados por si se produce una oleada de delitos financieros al estilo de la serie de televisión McMafia: en el Reino Unido se ha puesto en funcionamiento una nueva agencia gubernamental encargada de combatirlos, el Centro Nacional de Delitos Económicos (NECC).</p> <p>Digo "algo" porque los delitos financieros están mucho más arraigados en nuestros sistemas financieros y políticos de lo que solemos estar dispuestos a reconocer.</p> <p>Desde el escándalo de la manipulación de la LIBOR a los secretos <em>offshore </em>de los Papeles de Panamá y el "dinero oscuro" de la campaña del referéndum del Brexit, están en todas partes. He tenido la oportunidad de colaborar con el grupo anticorrupción Global Witness y he podido comprobar de primera mano cómo, en algunos de los países más pobres del mundo, la gente común sufre las consecuencias de la corrupción y los delitos financieros. Hemos denunciado acuerdos sospechosos en materia de minería y petróleo en África Central a través de los cuales más de mil millones de dólares de dinero público desesperadamente necesarios se han perdido en paraísos fiscales. El caso implica tanto a países occidentales como africanos. Los acuerdos se canalizaron a través de un enrevesado entramado de empresas fantasma con sede en las Islas Vírgenes Británicas, algunas de ellas vinculadas a compañías cotizadas en Londres, Toronto y otras bolsas. Aunque el NECC dispusiera de suficientes recursos y colaboraciones, el trabajo que tiene por delante es sin duda ingente.</p> <p>Una de las razones por las que se toleran todos estos delitos financieros es que se ha borrado el registro de aquellos que han arrojado alguna luz sobre su naturaleza sistémica. A la cabeza de mi lista de superestrellas económicas ignoradas está la profesora de la London School of Economics Susan Strange, una de las fundadoras de la economía política internacional como materia de estudio e investigación. A través de una serie de libros innovadores -&nbsp; <em>States and Markets</em>, <em>The Retreat of the State and Mad Money</em> - Strange mostró que la epidemia de delitos financieros era consecuencia de decisiones políticas concretas.</p> <p>"Esta ola de delitos financieros que empezó en la década de 1970 y fue creciendo en años posteriores no es casual", escribió Strange.</p> <p>Sería difícil diseñar un sistema mejor adaptado a las necesidades de los narcotraficantes y otros comerciantes ilícitos que el sistema bancario global.</p> <p>Sería difícil diseñar un sistema, dijo, "más adecuado que el sistema bancario global para las necesidades de los narcotraficantes y otros comerciantes ilícitos cuyo objetivo es ocultar a la policía el origen de sus enormes ganancias ilegales".</p> <p>Para Strange, el blanqueo de dinero, la evasión fiscal y la malversación de fondos públicos son el resultado del colapso, en los años 70, del orden financiero de posguerra. Y describió cuatro maneras en que la política y la epidemia de delitos financieros estan íntimamente relacionadas:</p> <p>1) El dinero es global, la regulación es nacional</p> <p>La globalización financiera no es inevitable en absoluto, dijo Strange, sino que nace a partir de una serie de decisiones políticas. Significa que el dinero global puede saltarse libremente las fronteras para ponerse fuera del alcance de las leyes y la supervisión nacionales. Para los operadores inteligentes, los impuestos, las regulaciones y el cumplimiento de las normas se convierten en una opción y no una obligación. Strange argumentó que los organismos internacionales carecen de poder para controlar el dinero global y que solo una coordinación entre las principales economías del mundo podría ponerle coto.</p> <p>2) Los paraísos fiscales son una invitación al fraude y al desvío de fondos</p> <p>A menos que uno tenga donde guardar dinero en efectivo, las posibilidades de saqueo del dinero público y de las empresas estatales son limitadas.</p> <p>La existencia de paraísos fiscales es una "invitación abierta", dijo Strange, a que los políticos corruptos roben a su gente.</p> <p>El secreto bancario en los paraísos fiscales permite que el dinero procedente de la evasión fiscal, el narcotráfico y la malversación de fondos públicos se mezcle con el de negocios legítimos, hasta que se vuelven imposibles de distinguir uno de otro.</p> <p>3) Los bonos extravagantes de los banqueros contaminan la política</p> <p>Para Strange, los bonos "obscenamente cuantiosos" que suelen pagarse en los mercados financieros conducen a una especie de "contaminación moral" que "refuerza y acelera el crecimiento de los vínculos entre las finanzas y la política". Strange reconoció que la corrupción y el soborno eran un problema tanto en Londres y Nueva York como en Asia, África y América Latina. “El soborno y la corrupción en la política no son nada nuevos. Lo que ha aumentado es su escala y alcance, junto con el dominio de las finanzas sobre la economía real", escribió.</p> <p>4) El dinero es poder político</p> <p>La globalización ha redefinido la política, argumentó Strange. El poder político no se encuentra únicamente en los gobiernos, sino que el dinero y los mercados también lo detentan. A medida que los operadores privados, legítimos e ilegítimos, se enriquecen, aumenta su poder para moldear el sistema mundial. Privados de ingresos fiscales, los Estados se debilitan y ceden terreno, en una espiral que se retroalimenta. Y los mercados financieros globales se adueñan de la política nacional.</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Democracy and government Economics Equality International politics Nat Dyer Fri, 30 Nov 2018 12:58:53 +0000 Nat Dyer 120780 at https://www.opendemocracy.net Los desafíos de la innovación política https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/noel-m-reyes/los-desaf-os-de-la-innovaci-n-pol-tica <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Innovar políticamente no se traduce en un proceso lineal de avance en el cual lo nuevo lucha contra lo viejo. Las victorias deben traducirse en resultados tangibles para toda sociedad.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/FnNtMFMA.jpeg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/FnNtMFMA.jpeg" alt="" title="" width="460" height="241" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>El año 2017 fue, en lo personal, el momento de inmersión académica a un concepto que se encuentra flotando en nuestras sociedades en transformación desde hace algún tiempo. Así como lo fue en su momento el “emprendimiento” con fines de lucro, parece que ha surtido efecto el trabajo de establecimiento de agenda sobre la necesidad de acoplar los sistemas políticos en América Latina a las actuales dinámicas sociales.</p> <p>Este trabajo académico y político, impulsado en parte por el tanque de pensamiento Asuntos del Sur y académicos que gravitan en su entorno, se puede intentar resumir en un concepto: “innovación política”.</p> <p>Pero, al igual que la mayoría de abordajes nuevos, esto supuso ir contra corriente y, para el año 2014, lo anterior quedó cristalizado en el libro llamado “Democracia en los márgenes de la democracia: Activismo en América Latina en la era digital”.</p> <p>A pesar de solo encontrar tres veces la palabra “innovación”, y en ningún momento encontrar la combinación “innovación política”, ese esfuerzo académico planteó una visión alternativa del diagnóstico preponderante en las ciencias políticas sobre nuestra región. En lugar de condenar a los latinoamericanos a una recesión democrática, identificó nuevos ecosistemas, estructuras y prácticas para el ejercicio del poder desde la ciudadanía.</p> <p>Así, al recolectar las experiencias de, por ejemplo, Brasil, Venezuela, Paraguay, Chile y los Estados Unidos, en el libro “¿Qué democracia para el siglo XXI?”, nos traen, con experiencias concretas, distintas maneras a través de las cuales se expresa la innovación política, en este caso, en las formas de organización y participación ciudadana.</p> <p>Estructuras coordinadas por nuevas formas de liderazgo, posicionando no a actores en específico, sino a liderazgo rotativos, toma de decisiones horizontal, estructuras en red y acciones colaborativas. Lo cual trajo consigo una crisis a los mecanismos tradicionales de comunicación entre las instituciones públicas y estos movimientos, lo cual quedó plasmado en el libro "Liderazgos para el siglo XXI”.</p> <p>Todo lo anterior siendo facilitado por el uso de nuevas formas de comunicación entre las personas, innovando al momento de utilizar las tecnologías de la información y transformándolas en tecnologías cívicas. Claro, siempre teniendo en mente que, como lo dice el libro “Tecnopolítica: La potencia de las multitudes conectadas”, se trata de herramientas que facilitan estas nuevas dinámicas, pero que no las inician y menos las hacen sostenibles en el tiempo per se.</p> <p>Y, aunque admito que uno de los objetivos del presente es motivarlos a leer los trabajos que mencioné anteriormente, o mejor aún, a tomar el Diplomado en Innovación Política, esto no es el único ni más importante para todos.</p><p class="mag-quote-center">Después de la primera oleada de innovación política en la región, han quedado a la vista algunos de los desafíos más importantes que afronta.</p> <p>Después de la primera oleada de innovación política en la región, han quedado a la vista algunos de los desafíos más importantes que afronta, y el objetivo además de lo antes mencionado, es entablar un debate sobre estos puntos de tensión.</p> <p>El primero de ellos es la reacción del sistema político actual frente a estas nuevas formas de organización y acción política. Este tema quizá sea el más previsible, ya que todo sistema se articula en beneficio de sus actores principales, y la transformación del mismo conlleva a una pérdida de su capacidad de influencia.</p> <p>Así, la reacción de los principales actores en el actual sistema político ha sido en dos planos:&nbsp;</p> <p>1) intentar cooptar la naturaleza de las iniciativas de innovación a través de la adhesión de miembros orgánicos de sus estructuras sin la intención de generar una transformación cualitativa y;&nbsp;</p> <p>2) utilizar como excusa los mecanismos de liderazgo en red para atribuir desorganización interna y, por lo tanto, la imposibilidad de establecer mecanismos de dialogo.</p> <p>El segundo punto de tensión es la vuelta pendular del continente a valores económica y socialmente conservadores. Pienso que este punto ha sido el más evidente acontecimiento político que ha preocupado a todas las corrientes políticamente progresistas, las cuales pensaban haber ganado un mínimo básico de reconocimiento a los derechos humanos de los diversos grupos identitarios.</p> <p>Ahora bien, para nuestro caso específicamente, esto ha significado una redefinición sobre nuestras concepciones de progreso y desarrollo, dado que el retorno a periodos marcados por nacionalismos políticos y proteccionismos económicos nos lleva a redefinir cuestiones que parecían saldadas. Esto, a su vez, ha reducido el espacio para impulsar estructuras de participación e incidencia de acuerdo con las realidades sociales del siglo XXI.</p> <p>El tercer y último punto de tensión en la primera oleada de innovación política es la territorialización y sostenibilidad de esta perspectiva. Debido a la dinámica de la comunicación digital mediante redes sociales, se han podido organizar intervenciones ciudadanas con mayor fluidez, pero esto las hace frágiles también.</p> <p>El tiempo y espacio físico que se compartía en el pasado, al momento de organizar las diferentes clases de intervenciones o movimientos, creaban relaciones interpersonales más fuertes. Esto demuestra que la comunicación digital puede ser una herramienta de doble filo, y que a su vez depende de la capacidad de generar tejido social de las organizaciones para su sostenibilidad.</p> <p class="mag-quote-center">La pregunta a formularse es la siguiente: ¿cómo podemos operacionalizar este concepto de innovación política en nuestro contexto actual en América Latina?</p><p>Lo anterior va de la mano con la territorialización de la innovación, pues estas organizaciones se afrontan a la barrera de intentar llevar a sus comunidades estas nuevas formas de entender e interactuar con el sistema político. Así la sostenibilidad y territorialización de la innovación política se convierten en el último obstáculo la última barrera.</p> <p>Con este escenario de fondo, la pregunta a formularse es la siguiente: ¿cómo podemos operacionalizar este concepto de innovación política en nuestro contexto actual en América Latina?</p> <p>Al ser un interrogante complicado, no podemos esperar respuestas simples o fáciles de ejecutar. Ahora bien, existen experiencias que están siendo exitosas y que pueden direccionar nuestros esfuerzos.</p> <p>Por ejemplo, el caso de SANTALAB, que son laboratorios de innovación ciudadana en la provincia de Santa Fe (Argentina), tuvieron sus capítulos iniciales en las áreas metropolitanas de Rosario y Santa Fe en el año 2016.</p> <p>Esta experiencia logró generar un ecosistema de innovación donde se sobrepasaba el primer punto de tensión, al involucrar directamente a servidores e instituciones públicas en el proceso de creación. A su vez, mitigó la segunda tensión al crear canales de comunicación entre actores heterogéneos dentro de las comunidades locales y, sensibilizando en el proceso, sobre la diversidad de pensamientos y expresiones en la actualidad.</p> <p>Por otra parte, pudo romper también con el tercer punto de tensión al iniciar este proceso de innovación desde el ámbito local y con el apoyo institucional de organizaciones públicas y privadas, creando sinergia y estabilidad a largo plazo.</p> <p>Concluyendo, innovar políticamente -como han podido observar- no se traduce en un proceso lineal de avance en el cual lo nuevo lucha contra lo viejo, y las victorias deben traducirse en resultados estándar para toda sociedad.</p> <p>No, innovar es un proceso mucho más complejo y que se identifica con la búsqueda constante de resolver los intereses heterogéneos de la sociedad a través de abordajes y soluciones disruptivas. Así la innovación política en la actualidad afronta el macro desafío de nuestra capacidad de dar el siguiente paso, y operacionalizar el esfuerzo teórico y político que se ha realizado.</p><p>****</p><p>Este artículo fue publicado previamente por Asuntos del Sur. Lee el original <a href="https://www.asuntosdelsur.org/opinion/los-desafios-de-la-innovacion-politica"><em><strong>aquí</strong></em></a> </p><p> </p> &lt;!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"MS 明朝"; mso-font-charset:78; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1791491579 18 0 131231 0;} @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1107305727 0 0 415 0;} @font-face {font-family:Cambria; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:auto; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-536870145 1073743103 0 0 415 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin:0cm; margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:12.0pt; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi;} a:link, span.MsoHyperlink {mso-style-priority:99; color:blue; text-decoration:underline; text-underline:single;} a:visited, span.MsoHyperlinkFollowed {mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; color:purple; mso-themecolor:followedhyperlink; text-decoration:underline; text-underline:single;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; font-family:Cambria; mso-ascii-font-family:Cambria; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:"MS 明朝"; mso-fareast-theme-font:minor-fareast; mso-hansi-font-family:Cambria; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi;} @page WordSection1 {size:612.0pt 792.0pt; margin:72.0pt 90.0pt 72.0pt 90.0pt; mso-header-margin:36.0pt; mso-footer-margin:36.0pt; mso-paper-source:0;} div.WordSection1 {page:WordSection1;} --&gt;<fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/mat-as-bianchi-cristian-le-n/de-la-innovaci-n-pol-tica-la-resiliencia-democr-tica-">¿Y ahora qué? De la innovación política a la resiliencia democrática en América Latina</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/andr-costa-lucena/innovaci-n-pol-tica-en-las-democracias-representativas-de-am-ric">Innovación política en las democracias representativas de América Latina</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Democracy and government Ideas International politics Nohel M. Reyes Thu, 29 Nov 2018 11:11:41 +0000 Nohel M. Reyes 120754 at https://www.opendemocracy.net Samuel Oliver-Bruno, ¿inmigrante ilegal en Estados Unidos? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/danica-jorden/el-caso-de-samuel-oliver-bruno-considerado-inmigrante-ilegal-en-esta <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El caso es ilustrativo de la política de inmigración de Estados Unidos: una política disfuncional que deja a millones de personas en un limbo. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/danica-jorden/us-immigration-policy-leaves-millions-in-limbo">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/samolives.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/samolives.jpg" alt="" title="" width="460" height="272" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Migrante mexicano Samuel Olivies Bruno y su familia. Imagen: Alerta Migratoria NC. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Samuel Oliver-Bruno salió del santuario de la iglesia metodista unida de CityWell en Durham, Carolina del Norte, la fría mañana siguiente al Día de Acción de Gracias, para acudir a la oficina del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS)), en la vecina Morrisville. Tenía cita para un examen biométrico.</p> <p>Se supone que una cita biométrica es algo meramente rutinario, una formalidad en la que un inmigrante facilita sus huellas digitales para la comprobación de antecedentes, como parte de la tramitación de su solicitud de residencia. </p><p>Samuel se había alojado en la iglesia durante los últimos 11 meses mientras intentaba negociar con el gobierno federal para que se le permita continuar viviendo en Estados Unidos, donde ha residido los últimos 22 años con su esposa, actualmente enferma, y su hijo de 19 años.</p> <p>En 2014, al regresar de un viaje a México para ir a cuidar a su padre moribundo, fue arrestado por "entrar ilegalmente" en el país y se le extendió una orden de deportación. Dos meses más tarde, la orden de deportación quedó en suspenso y desde entonces su caso ha estado en apelación.</p> <p>Por experiencia, su iglesia y los que la apoyan han llegado a desconfiar de lo que antes solían ser citas rutinarias. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) supervisa al USCIS, así como a dos cuerpos policiales, la Patrulla Fronteriza y de Aduanas (CBP) y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).</p> <p>El ICE ha confesado en más de una ocasión que hace uso de comunicaciones y citaciones para atraer a sus dependencias a la gente y arrestarla. </p><p>Esta vez, el pastor de CityWell, los compañeros de la congregación, el hijo de Samuel, Daniel, sus abogados, miembros de AlertamigratoriaNC, periodistas y otros inmigrantes, entre ellos niños de corta edad, que abarriotaban la sala de espera de USCIS pudieron presenciar y tomar fotos de cómo varios hombres de paisano derribaban al suelo a este hombre de 47 años, diabético, que lleva un año sin salir a la calle.</p><p class="mag-quote-center">Samuel no está condenado por ningún delito penal. La Corte Suprema reiteró en 2010, en el caso de Arizona v. Estados Unidos, que vivir en Estados Unidos sin documentación adecuada no es delito.</p> <p>A Samuel lo montaron en un vehículo del DHS para llevárselo, pero sus acompañantes, enlazando los brazos, rodearon el automóvil. </p><p>El Departamento de Policía de Morrisville llegó en cuestión de minutos y arrestó a 27 personas, algunas por la fuerza, entre ellas a Daniel, ciudadano estadounidense, al que acusaron de agredir a un oficial cuando intentó abrazar a su padre para despedirse.</p> <p>El representante del ICE Bryan Cox emitió un comunicado en el que calificaba a Samuel de "delincuente condenado... sin base legal para permanecer en Estados Unidos". </p><p>Samuel no está condenado por ningún delito penal. La Corte Suprema reiteró en 2010, en el caso de Arizona v. Estados Unidos, que vivir en Estados Unidos sin documentación adecuada no es delito.</p> <p>El uso de documentación inadecuada no es un delito en sí. Se trata de un asunto de materia civil, pero el estado disfuncional en que se encuentra la política de inmigración de Estados Unidos en estos momentos está dejando sin resolver la residencia de millones de personas.</p> <p>A Samuel no se le ha juzgado ni condenado por ningún delito. No ha sido llevado a juicio, no ha defendido su caso ante un jurado. Ningún juez ha pronunciado sentencia alguna. </p><p>Las causas civiles comportan penas, no castigos. En un tema de inmigración, la pena podría ser la deportación; por un delito, el castigo podría ser prisión.</p> <p>A Samuel, de momento, no se le deporta. Le llevan al Centro de Detención Stewart en Lumpkin, Georgia, gestionado por la empresa privada Corrections Corporation of America (CCA), actualmente en proceso de <em>rebranding </em>para pasar a llamarse CoreCivic. </p><p>Otro residente de Durham, Wildin Acosta, recuerda que cuando siendo adolescente le tuvieron encerrado en Stewart, había gusanos en la comida.</p> <p>En tanto que no ciudadanos y carentes de permiso de residencia, los inmigrantes que se encuentran en los centros de detención de Estados Unidos no disponen de derechos básicos ni tampoco del tipo de alojamiento que se supone que debe proporcionarse a los reclusos. </p><p>Sin "derecho a ver a un abogado", sin "juicio rápido", los inmigrantes pueden permanecer por un periodo indefinido en prisiones privadas que aunque cobran del gobierno por el servicio que prestan, éste aparentemente no revisa las condiciones en las que se encuentran los internos.</p> <p>Los dividendos que reporta a sus accionistas la empresa CCA-CoreCivic, que no ha superado con anterioridad auditorías estatales, incluso por las condiciones que ofrece a sus empleados, son actualmente de un 7-8%.</p> <p>Al parecer, el ICE ya no cumple con su promesa de evitar arrestos en "zonas sensibles". Las cartas del USCIS pueden ser falsas. Los departamentos de policía locales colaboran con el ICE.</p><p class="mag-quote-center">En realidad ni la política de inmigración ni las leyes han cambiado tanto. Lo que pasa es que se están aplicando de manera selectiva y con prejuicios de raza, de origen étnico y de clase.</p><p>Que a uno se le considere de "bajo riesgo" no exime de nada; de hecho, ser niño o minusválido parece convertirle a uno en objetivo, lo mismo que atenerse a las reglas.</p><p>Pero en realidad ni la política de inmigración ni las leyes han cambiado tanto. Lo que pasa es que se están aplicando de manera selectiva y con prejuicios de raza, de origen étnico y de clase.</p> <p>La mujer de un multimillonario ha revelado que utilizó un visado turístico para trabajar y obtener la residencia en Estados Unidos, y que tanto ella como su hermana y sus padres son ahora ciudadanos estadounidenses. </p><p>Samuel goza de consideración y estima como miembro de su comunidad desde hace largos años, es pariente consanguíneo de un ciudadano de los Estados Unidos, tiene a su cuidado a un cónyuge residente aquejado de daños orgánicos importantes y tiene un hijo todavía estudiante, carece de antecedentes penales y es un solicitante de asilo que recibió amenazas de muerte en Veracruz, una zona tan peligrosa que hasta la reciente caravana de Honduras tomó un gran desvío para evitarla. </p><p>No ha ocultado su paradero a las autoridades y ha asistido a las reuniones de inmigración a las que se le ha convocado.&nbsp;</p> <p>Videos y fotos de la escena de la detención de Samuel pueden verse en la página de Facebook de AlertamigratoriaNC <a href="https://www.facebook.com/AlertaMigratoria/">https://www.facebook.com/AlertaMigratoria/</a> que han sido retomadas por canales de noticias en Estados Unidos y en el extranjero, como Associated Press (AP) y The Guardian. La historia de Samuel puede leerse en <a href="https://www.sanctuaryatcitywell.org/">https://www.sanctuaryatcitywell.org/</a></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/caravanamigrante-5-claves-para-entender-fondo-el-fen-meno-que-de">#CaravanaMigrante 5 claves para entender a fondo el fenómeno que desafía a Trump</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/david-baluarte/el-caso-de-los-ap-tridas-en-estados-unidos">El caso de los apátridas en Estados Unidos</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/federico-finchesltein/trump-y-el-populismo-machista">Trump y el populismo machista</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> United States </div> <div class="field-item even"> Mexico </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Mexico United States Civil society Conflict Culture Democracy and government Danica Jorden Wed, 28 Nov 2018 12:46:45 +0000 Danica Jorden 120743 at https://www.opendemocracy.net La muerte del periodista Vladimir Herzog y la democracia en Brasil https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/ian-r-lamond/la-muerte-de-vladimir-herzog-y-la-democracia-en-brasil <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Tanto Jair Bolsonaro como su vicepresidente, Antônio Mourão, son ex militares. La situación en Brasil, inquietantemente, recuerda la de 1964. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/ian-r-lamond/remembrance-of-things-present-vladimir-herzog-and-democracy-in-contemporary-brazil">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/elenao.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/elenao.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p dir="ltr"><a href="https://opendemocracy.net/openmovements"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/openmovements-banner.jpg" alt="open Movements" width="460px" /></a></p><p><strong>The&nbsp;<em><a href="https://opendemocracy.net/openmovements">openMovements</a></em>&nbsp;series invites leading social scientists to share their research results and perspectives on contemporary social struggles.</strong></p><p>En el informe anual de Amnistía Internacional de 1978, que cubre el período comprendido entre el 1 de julio de 1977 y el 30 de junio de 1978, puede leerse lo siguiente: “En octubre de 1977, unos abogados de São Paulo intentaron reabrir la investigación oficial sobre la muerte del periodista Vladimir Herzog, que murió en las dependencias del Segundo Ejército en octubre de 1975, a los pocos minutos de ser arrestado”.</p> <p>Herzog era periodista, dramaturgo, profesor universitario y miembro del entonces ilegal Partido Comunista Brasileño (PCB). A causa de su presunto activismo, agentes del ejército al servicio de la dictadura militar en el poder desde el golpe de estado de 1964, le convocaron para interrogarle acerca de su relación con el PCB. </p><p>La mañana del 25 de octubre de 1975, al día siguiente de haber recibido la citación, Herzog se personó en el Departamento de Operaciones de Información - Centro de Operaciones de Defensa Interna (DOI-Codi). </p><p>Según testimonio de otros detenidos que se hallaban en ese mismo lugar en aquel momento, sus interrogadores le golpearon duramente y le torturaron. Herzog murió antes de finalizar el día. </p><p>Su cuerpo fue hallado colgando con el cinturón de los barrotes de su celda. El Dr. Harry Shibata, que firmó el certificado de defunción, declaró que había muerto por suicidio. Pocos fueron los que en Brasil aceptaron esta versión de los hechos.&nbsp;</p> <p>El 31 de octubre de ese año, <em>The New York Times</em> publicó un editorial en el que decía: “Si aceptamos la absurda hipótesis de que el periodista se suicidó, también deberíamos saber por qué lo hizo. El suicidio no es el final del caso Herzog”. </p><p>Ya en noviembre de 1980, el médico que había firmado el certificado de defunción según el cual Herzog se había quitado la vida admitió que no había practicado ninguna autopsia y que ni tan solo había visto el cadáver.</p><p>A pesar de eso, pasaron otros 32 años antes de que su familia recibiera un nuevo certificado de defunción en el que, según el periódico <em>Folha de São Paulo</em>, se sugería que la muerte de Herzog fue "debida a torturas sufridas en las dependencias del DOI-Codi del Segundo Ejército en São Paulo".&nbsp;</p> <p>Se ha escrito muy poco en inglés sobre Vladimir (Vlado) Herzog. De niño, a principios de la década de 1940, cuando las atrocidades de los nazis se hacían cada vez más evidentes, había huido de Croacia con su familia hacia Brasil escapando de la persecución de que eran objeto los judíos.</p><p class="mag-quote-center">Su muerte, junto con la del líder sindical Manoel Fiel Filho, ocurrida en circunstancias similares pocos meses después, dio lugar a protestas a nivel nacional e internacional contra la represión del régimen militar brasileño.</p><p>Se graduó en Filosofía en la Universidad de São Paulo en 1959 y ejerció luego con distinción como periodista y más tarde como editor en jefe, en prensa y televisión. </p><p>A principios de la década de 1970, se fue involucrando progresivamente con el movimiento de resistencia civil contra la dictadura militar. Fue entonces cuando ingresó en el PCB, en aquel momento ya ilegal.</p> <h3><strong>Tras la muerte de Vladimir Herzog</strong></h3> <p>Su muerte, junto con la del líder sindical Manoel Fiel Filho, ocurrida en circunstancias similares pocos meses después, dio lugar a protestas a nivel nacional e internacional contra la represión del régimen militar brasileño. </p><p>En el interior, hubo protestas protagonizadas por sus colegas y estudiantes de la Universidad de São Paulo que paralizaron la universidad. </p><p>Contraviniendo las órdenes del régimen militar, se celebró un acto religioso conmemorativo en la catedral de São Paulo que fue oficiado por Dom Paulo Evaristo Arns (arzobispo católico de Brasil), Henry Sobel (rabino principal de São Paulo) y Jamie Wright (ministro presbiteriano).</p> <p>A pesar del poder represivo del régimen, la oleada de disidencia fue enorme. El filósofo francés Michel Foucault, que se encontraba realizando una gira de conferencias por Brasil en aquel momento, asistió al funeral y constató que era tal la multitud congregada, que la policía no supo cómo reaccionar. </p><p>Escribió: “Había policía armada rodeando la plaza y policías de paisano dentro de la iglesia. Se retiraron; no podían hacer nada contra aquello”.</p> <p>La reacción ante la versión oficial de que Herzog se había suicidado se dejó sentir en muchos sectores de la sociedad y la cultura brasileños. </p><p>Las alusiones a los eventos que rodearon su muerte pasaron pronto a formar parte de la obra de activistas culturales como el artista conceptual Cildo Meireles, que incorporó la muerte de Herzog a su proyecto de intervenciones <em>Insertions Into ideological Circuits</em>.</p><p> Formaba parte de ese trabajo de Meireles la creación de billetes de banco falsos, pero de apariencia absolutamente creíble, que llevaban incorporado un mensaje político. Uno de estos mensajes, en un billete de un cruzeiro de 1976, era: ¿Quién mató a Herzog?</p> <h3><strong>Contexto histórico</strong></h3> <p>El golpe militar que tuvo lugar el 31 de marzo de 1964 depuso al gobierno constitucional de João Goulart, tras un período de inestabilidad política y económica. </p><p>Goulart se había esforzado por introducir una serie de reformas sociales cuyo objetivo era abordar las enormes desigualdades existentes en la sociedad brasileña, lo que provocó gran preocupación entre el empresariado, los grandes medios de comunicación, los terratenientes, la clase media acomodada y los elementos más conservadores de la Iglesia Católica. </p><p>Una creciente sensación de incertidumbre llevó a muchos integrantes de la burguesía brasileña a preocuparse por el rumbo político que estaba tomando el país – “su” país.</p> <p>Estados Unidos, en un período en el que las relaciones entre la Unión Soviética y Occidente se encontraban en uno de sus puntos más álgidos, interpretaron la situación como de riesgo de invasión del comunismo de estilo soviético cerca de sus fronteras. </p><p class="mag-quote-center">Muchos de los medios de comunicación estadounidenses publicaron editoriales sugiriendo que cabía considerar la posibilidad de un golpe como una acción democratizadora dentro de la región.</p><p>Muchos de los medios de comunicación estadounidenses publicaron editoriales sugiriendo que cabía considerar la posibilidad de un golpe como una acción democratizadora dentro de la región. </p><p>Las empresas extranjeras también percibieron que el establecimiento de un gobierno militar podía traer estabilidad a un país que consideraban problemático.</p> <p>Con el golpe, empezaron a llegar a Brasil las inversiones de las multinacionales, lo que originó una burbuja - de corta duración - en la que la economía brasileña creció y aumentó el empleo. </p><p>Especialmente entre las clases más adineradas y socialmente favorecidas, empezó a cundir la sensación de que habían vuelto la ley y el orden al país. Pero esta ley y este orden eran a costa de la represión y la persecución de la disidencia, la coacción y la tortura por parte de la dictadura. </p><p>El apoyo de Ford y General Motors, entre otros, se utilizó para establecer la Operaçāo Bandeirantes (OBAN: también conocida como Operación Pioneer), cuyo objetivo declarado era garantizar la estabilidad; en realidad, sirvió para coordinar los esfuerzos del ejército para reprimir lo que se consideraba elementos subversivos en el seno de la sociedad brasileña.</p> <p>Poco después del golpe de Estado, con el ejército controlando la situación, los medios de comunicación empezaron a notar el peso del régimen con la intimidación a periodistas y la censura de artículos en los que se exponían los excesos de la junta militar. </p><p>La represión de la información y la censura de qué y cómo se podía publicar y difundir representó un duro golpe a la libertad de prensa y su impacto fue profundo. </p><p>El historiador y sociólogo brasileño Clovis Moura escribía en 1979: "Es difícil hablar de casi cualquier cosa importante. El clima de terror cultural va creciendo; en cualquier momento, cualquier persona puede ser acusada, torturada o asesinada". Fue en este contexto que el DOI-Codi citó a Vlado Herzog para que diese cuenta de sus conexiones con el PCB.</p> <h3><strong>El contexto actual</strong></h3> <p>La muerte de Herzog a resultas de torturas administradas por una dictadura (militar) de extrema derecha tuvo lugar hace poco más de 43 años. ¿Qué tiene que ver eso con el Brasil de hoy?</p> <p>A los pocos días del aniversario de su muerte, los brasileños elegían a Jair Bolsonaro como 38º Presidente de Brasil. En su campaña electoral, Bolsonaro habló muy poco de política económica. </p><p>Ha declarado abiertamente que no sabe mucho de economía y que no le importa demasiado. En cambio, su retórica se centró durante la campaña en la necesidad de controlar los delitos violentos y erradicar del sistema político de Brasil a la que da en llamar izquierda corrupta.</p> <p>Aunque se puede cuestionar la manera en que se leen las estadísticas de homicidios, muchas de las informaciones que difunden los medios parecen confirmar que la tasa de homicidios en Brasil es una de las más altas de América del Sur.</p><p class="mag-quote-center">Aunque está fuera de toda duda que Bolsonaro ha sido elegido democráticamente, no deja de ser igualmente cierto que también lo han sido otros que han procedido a establecer regímenes autoritarios y represivos.</p><p>Por otra parte, políticamente, la posición de Bolsonaro se ha visto respaldada por unos medios de comunicación audiovisuales y escritos que han articulado un estado de opinión según el cual los partidos de izquierda, como el Partido de los Trabajadores (PT), son los principales culpables de la corrupción que están revelando las investigaciones en curso de la Operación Lava Jato. </p><p>En una de sus primeras declaraciones tras las elecciones, Bolsonaro lanzó la idea de invitar al juez al mando de este caso (Sergio Moro) a formar parte de su gabinete, politizando así todavía más lo que supuestamente es una investigación neutral.</p> <p>Junto a todo esto, ha habido un aumento muy significativo del número de sitios web que presentan posiciones populistas de derecha y de extrema derecha en los que se que afirma que las medidas sociales más liberales llevadas a cabo por los partidos de izquierda (como los derechos LGBT+, los derechos de las mujeres, los derechos de las minorías) son el factor clave que explica el actual declive económico del país. </p><p>Por boca de Bolsonaro están hablando un número considerable de brasileños que valoran positivamente la seguridad que experimentaron durante los años de la dictadura militar y la prosperidad que ésta pareció proporcionar durante los primeros años, y que por otra parte minimizan la represión, la persecución y la polarización económica que se vivió en aquel periodo.</p> <p>Además de todo ello, lo que ha habido en Brasil es un crecimiento de la derecha cristiana evangélica. Aunque Brasil es un país tradicionalmente católico, con vislumbres de teología de la liberación en los últimos años del gobierno militar, el país ha presenciado recientemente un rápido crecimiento de los grupos evangélicos conservadores. </p><p>Bolsonaro, que profesa una fuerte fe cristiana y ha sido católico durante muchos años, se ha bautizado ahora como miembro de la Iglesia Pentecostal del Reino de Dios y ha recibido el apoyo de muchos grupos cristianos tradicionales y evangélicos. </p><p>El gobierno es, nominal y constitucionalmente, laico. Sin embargo, el crecimiento de la derecha evangélica en Brasil ha coincidido con que un número creciente de parlamentarios han sintonizado sus posiciones políticas con el literalismo bíblico y el conservadurismo cristiano. </p><p>Esto ha colocado en un primer plano una agenda que amenaza resueltamente las libertades que tanto costó conseguir de las mujeres, las minorías indígenas y la comunidad LBGT+.</p> <p>El apoyo de Bolsonaro a estas opiniones reaccionarias ha sido explícito. Consta en acta su defensa de ideas que socavan dichas libertades, vertida en un lenguaje que muchos consideran obsceno y ofensivo. </p><p>Ha sugerido, por ejemplo, que una parlamentaria brasileña era demasiado fea para ser violada, que preferiría la muerte en accidente de un hijo suyo a que le saliera homosexual, o que sus hijos están tan bien educados que no les pasaría nunca por la cabeza traer a casa a un miembro de un grupo indígena como posible pareja. </p><p>Sus elogios a la estabilidad y la seguridad que supuestamente ofreció la dictadura militar le ha llevado a proponer la formación de un gabinete compuesto principalmente por personal militar y ex militar.</p> <p>Tanto Jair Bolsonaro como su vicepresidente, Antônio Mourão, son ex militares. La situación en Brasil recuerda inquietantemente la de 1964. </p><p>Para aquellos de nosotros que tenemos amigos y colegas en Brasil, que nos preocupamos apasionadamente por las victorias que se han logrado en ese país en cuanto a derechos humanos y que nos percatamos de que la democracia como práctica participativa se está erosionando a nivel mundial, presenciamos este giro a la extrema derecha en Brasil con profunda preocupación. </p><p>Aunque está fuera de toda duda que Bolsonaro ha sido elegido democráticamente, no deja de ser igualmente cierto que también lo han sido otros que han procedido a establecer regímenes autoritarios y represivos.</p> <p>A pesar de su elección, el movimiento <em>Ele Não</em> (Él No), surgido para oponerse a la campaña presidencial de Bolsonaro, continúa. Fue inicialmente un movimiento de mujeres que se organizó a partir del grupo de Facebook de Ludmilla Teixeira <em>Women United Against Bolsonaro </em>y cuenta hoy con el apoyo de distintos sectores en todo el mundo. </p><p>La página original de Ludmilla, que ha llegado a tener 2,8 millones de simpatizantes, fue hackeada durante la campaña de la primera vuelta de las elecciones por partidarios de Bolsonaro, que le cambiaron el nombre a Mujeres Unidas con Bolsonaro. </p><p><em>Ele Não</em> tiene todavía hoy una fuerte presencia en la red y le ha dado un giro al hackeo: una búsqueda del grupo en Wikipedia lleva al navegador directamente a la página de Bolsonaro.</p> <p>Como personas que nos preocupamos por la democracia, tenemos la responsabilidad de sumar nuestra voz a la de aquellos que defienden los derechos humanos, de trabajar con otros para ofrecer una voz a aquellos que pueden ser silenciados, para que no vuelva a escucharse el rumor sordo de la represión y &nbsp;la persecución.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/pedro-henrique-leal/bolsonaro-y-la-extrema-derecha-brasile">Bolsonaro y la extrema derecha brasileña</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/manuella-libardi/brasil-1964-x-2018-la-historia-se-repite">Brasil 1964 X 2018. ¿La historia se repite?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/brasil-contra-su-futuro">Brasil contra su futuro</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Ian R Lamond Wed, 28 Nov 2018 12:12:42 +0000 Ian R Lamond 120742 at https://www.opendemocracy.net Remembrance of things present: Vladimir Herzog and democracy in contemporary Brazil https://www.opendemocracy.net/ian-r-lamond/remembrance-of-things-present-vladimir-herzog-and-democracy-in-contemporary-brazil <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Journalist Vladimir Herzog died in custody; his body found hung by his own belt strap from the bars of his cell. The official cause of death was suicide. Few in Brazil accepted this statement.</p> </div> </div> </div> <p dir="ltr"><a href="https://opendemocracy.net/openmovements"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/openmovements-banner.jpg" alt="open Movements" width="460px" /></a></p><p><strong>The&nbsp;<em><a href="https://opendemocracy.net/openmovements">openMovements</a></em>&nbsp;series invites leading social scientists to share their research results and perspectives on contemporary social struggles.</strong></p><div><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/4. Ian Lamond, image of an ele nao rally found on a google search for images that can be re-used with modification_image by Mark Hillary_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/4. Ian Lamond, image of an ele nao rally found on a google search for images that can be re-used with modification_image by Mark Hillary_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></div><p dir="ltr">In Amnesty International’s 1978 annual report, which covered the period from the 1st July 1977 to the 30th June 1978, a short entry reads:</p><p dir="ltr">“In October 1977, attempts were made by São Paulo lawyers to reopen an official inquiry into the death of Vladimir Herzog, a journalist who died on the premises of the Second Army within minutes of being arrested in October 1975.”</p><p dir="ltr">Herzog was a journalist, playwright, academic, and member of the then illegal Brazilian Communist Party (PCB). Because of his alleged activism, agents of the Brazilian Army, representatives of the military dictatorship in Brazil that had been in power since the coup of 1964, had summoned him for questioning about his relationship to the PCB. </p><p dir="ltr">On the morning of the 25th October 1975, the day after his summons, Herzog turned himself into the Department of Information Operations - Center for Internal Defense Operations (DOI-Codi). </p><p dir="ltr">Based on the testimony of others held there, at the same time, his interrogators subjected him to harsh beatings and gruesome torture.</p><p dir="ltr">Before the end of the day, Herzog was dead; his body found hung by his own belt strap from the bars of his cell. Dr Harry Shibata, who signed the death certificate, stated that the official cause of death was suicide. There were few in Brazil accepted this statement.</p><p dir="ltr"> On 31st October that year, The New York Times included the following statement in an editorial it ran: “If we accept the absurd hypothesis that the newsman [Herzog] committed suicide we must also know why he did it. The suicide is not the end of the Herzog case”. </p><p dir="ltr">As early as November 1980 the doctor that had signed the death certificate asserting Herzog had taken his own life admitted that he had neither performed an autopsy nor seen the body. </p><p dir="ltr">Despite that, it was a further 32 years before his family was to receive a new death certificate; one that, according to state newspaper Folha de S. Paulo, suggested his death was “due to torture at the facilities of DOI-Codi in the 2nd Army in São Paulo”.</p><p dir="ltr">There is very little written in English about Vladimir (Vlado) Herzog. As a child, in the early 1940s, his family had fled to Brazil from Croatia; escaping the persecution of Jewish families, like theirs, as the atrocities of the Nazis became ever more apparent. </p><p dir="ltr">He graduated with a degree in Philosophy from the University of Sao Paulo in 1959, going on to have an illustrious career as a journalist both in newspapers and later, as editor-in-chief, also in television.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">His death, alongside with that union leader Manoel Fiel Filho who died in similar circumstances just a few months after Herzog, resulted in a national and international outcry against the repressive military regime.</p><p dir="ltr">In the early 1970s, he became increasingly involved with the civil resistance movement against the military dictatorship. It is around this time he became a member of the outlawed PCB.</p><h3>Following the death of Vladimir Herzog</h3><p dir="ltr">His death, alongside with that union leader Manoel Fiel Filho who died in similar circumstances just a few months after Herzog, resulted in a national and international outcry against the repressive military regime. </p><p dir="ltr">Within the country, there was public protest, with the actions of his fellow academics and students from the University of São Paulo bringing the work of the university to a halt. </p><p dir="ltr">Herzog’s memorial service, held against the orders of the military regime at São Paulo cathedral, was officiated by Dom Paulo Evaristo Arns (The Catholic Archbishop of Brazil) Henry Sobel (The chief rabbi of São Paulo) and Jamie Wright (a Presbyterian minister). </p><p dir="ltr">Despite the repressive regime’s power, the surge in public dissent was immense. The French philosopher Michel Foucault, who was on a lecture tour of Brazil at the time and attended the funeral service, suggested the crowd was so large the police present did not know how to respond. </p><p dir="ltr">He wrote, “…there was all around the square armed police and there were plain clothed policemen in the church. The police pulled back; there was nothing the police could do against that.”</p><p dir="ltr">The reaction to the claim that Herzog had committed suicide was felt in many quarters of Brazilian society and culture. Allusions to the events surrounding his death soon formed part of the work of cultural activist within the country. </p><p dir="ltr">Brazilian conceptual artist Cildo Meireles incorporated Herzog’s death in his interventionist project Insertions Into ideological Circuits. As part of the bank note project, which formed an element of that work, Mireles created credible looking fake bank notes, in the form of zero or non-existent denominations, which would incorporate a political message. </p><p dir="ltr">One of those insertions, in 1976, took the form of a one-cruzeiro note (the currency of Brazil at that time) that included a stamped message – “Quem Matou Herzog?” [Who killed Herzog?]</p><h3>Historical context</h3><p dir="ltr">The military coup that took place on 31st March 1964 deposed the constitutional government of João Goulart. Following a period of political and economic instability, Goulart had endeavoured to introduce a number of social reforms intended to address substantial inequalities within Brazilian society. </p><p dir="ltr">This troubled many in the business community, those in mainstream media, landowners, members of the affluent middle-class and conservative elements within the Roman Catholic Church in Brazil. </p><p dir="ltr">A growing tide of uncertainty lead many bourgeois Brazilians to feel concerned about the political direction being taken by what they viewed as their country.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">The United States, during a period where relations between the Soviet Union and the West were at some of the most chilling of the Cold War, saw such moves as an encroachment of Soviet style communism close to its own borders.</p><p dir="ltr">The United States, during a period where relations between the Soviet Union and the West were at some of the most chilling of the Cold War, saw such moves as an encroachment of Soviet style communism close to its own borders. </p><p dir="ltr">Many in the American news media produced editorials that suggested they regarded the coup as a democratising force within the region. </p><p dir="ltr">Foreign businesses also perceived the establishment of military rule as bringing stability to what they took to be a troubled nation. Investment form multinationals began to come into the country, with a short-lived bubble where the economy grew and employment increased. </p><p dir="ltr">A broad public sense, especially amongst many in the wealthier, more social advantaged, classes, that law and order had returned to the nation, began to emerge. </p><p dir="ltr">However, this was built on the dictatorships staunch repression and persecution of dissent, through coercion and the use of torture. Support from Ford and General Motors, amongst others, was used to invest in establishing the military’s Operaçāo Bandeirantes (OBAN: aka Operation Pioneer), ostensibly to ensure stability; in actuality it coordinated the army’s endeavours to repress what it took to be subversive elements within Brazilian society. </p><p dir="ltr">Soon after the coup, with the military in control, the media felt the brunt of the regimes rule through its intimidation of journalists and the censoring of stories exposing the excesses of the military junta. </p><p dir="ltr">Repression of news reporting, and censorship of what and how it could disseminate the news, had a sudden and profound impact on journalistic freedom. </p><p dir="ltr">Brazilian historian and sociologist Clovis Moura wrote in 1979 “…it was difficult to speak about almost anything of importance”, continuing he says “(a) climate of cultural terror gradually accumulated; at any time, anyone might be accused, tortured, or assassinated”. It was in that context that Vlado Herzog had been summoned by the DOI-Codi to account for his connection to the PCB.</p><h3>Current context</h3><p dir="ltr">Herzog’s death as a result of the torture tacitly meted out by a far right (military) dictatorship took place a little over 43 years ago. What has that to do with Brazil today? Just a few days after the anniversary of his death the Brazilian people elected Jair Bolsonaro to be the 38th President of Brazil. </p><p dir="ltr">Bolsonaro’s campaign was very light on explicit economic policy. He has gone on record as saying he does not know much or care much about about economics. </p><p dir="ltr">Instead, his rhetoric has concentrated on control of violent crime and overturning what has been portrayed as a corrupt left within Brazil’s political system. </p><p dir="ltr">Whilst how you read the homicide statistics can be contested, many news media reports support a position that suggests the murder rate in Brazil is one of the highest in the South Americas. </p><p dir="ltr">Politically his position has been bolstered by a mainstream broadcast and print media that has articulated a position which suggests it is the parties on the political left, such as the Workers Party (PT), that are the primary culprits when considering the corruption being brought into the spotlight by the ongoing Lava Jato (Operation Car Wash) inquiry. </p><p dir="ltr">In one of his first statements, after the election, he has suggested the judge overseeing that inquiry (Sergio Moro) would be invited to join his cabinet; politicising further what is allegedly a neutral inquiry. </p><p dir="ltr">Concomitant to this, there has been a significant increase in the number of web sites presenting populist right and far right positions that claim the more socially liberal measures of the leftist parties (such as LGBT+ rights; women’s rights, minority rights etc.) are a key contributor to the country’s current economic decline. </p><p dir="ltr">Bolsonaro, it would seem, is speaking for a substantial number of Brazilians when he talks positively about the security felt by many during the years of military rule, referencing the prosperity it seemed to provide during its early years and downplaying the repression, persecution and economic polarisation of the period. Alongside all this, there has been a growth in the evangelical Christian right within Brazil.</p><p dir="ltr">Traditionally a strong Roman Catholic country, albeit with hints of liberation theology during the later period of military rule, Brazil has seen a rapid rise of conservative evangelical groups. </p><p dir="ltr">Bolsonaro, who professes a strong Christian faith, a Roman Catholic for many years he was recently baptised as a member of the Reign of God Pentecostal Church, has had significant support from many traditional and evangelical Christian groups. </p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">The government, constitutionally, is ostensibly secular. However, the growth of the evangelical right in Brazil has also seen more members of parliament articulating their politics as fundamentally connected to their commitment to a biblical literalism and Christian conservativism.</p><p dir="ltr">The government, constitutionally, is ostensibly secular. However, the growth of the evangelical right in Brazil has also seen more members of parliament articulating their politics as fundamentally connected to their commitment to a biblical literalism and Christian conservativism. </p><p dir="ltr">This has brought to the fore an agenda that is seriously challenging hard-won freedoms for women, indigenous minorities communities, and the LBGT+ community. Bolsonaro has been quite public in his support for such reactionary views. </p><p dir="ltr">He is on record as expressing ideas that would undermine those freedoms, articulating them in language that many take to be obscene and offensiveness. </p><p dir="ltr">His sentiments have included suggesting a female member of the Brazilian parliament was too ugly to be raped, that he would rather that his son died in a horrible accident than come out as gay, or that his children are too well educated to bring home a member of an indigenous group as a prospective partner. </p><p dir="ltr">His praise for the stability and security the former military dictatorship is supposed to have offered, has led him to suggest he would form a cabinet principally composed of military and ex-military personnel. </p><p dir="ltr">Both Bolsonaro and his Vice-President Antônio Mourão are ex-military. The situation is unnervingly resonant with that of 1964. For those of us with friends and associates in Brazil, who care passionately about the victories for human rights that have been achieved in that country, and who feel that democracy as a participatory practice is being eroded, globally, see this turn to the far right in Brazil as profoundly troubling. </p><p dir="ltr">Whilst is without question that Bolsonaro has been democratically elected, so have others who have gone on to form authoritarian and repressive regimes.</p><p dir="ltr">Despite his election, the Ele Não (‘not him’) movement that sprang up to oppose his presidential campaign continues. Initially a women’s movement that grew out of Ludmilla Teixeira’s Facebook group “Women United Against Bolsonaro”, it now draws support from diverse quarters from around the world.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">As people who care about democracy, we have a responsibility to raise our voice along with those who speak out for human rights.</p><p dir="ltr">Ludmilla’s original page, which grew to have 2.8 million supporters, was hacked by Bolsonaro supports during the early stages of the first round of the presidential campaign; changing its name to “Women United With Bolsonaro”. </p><p dir="ltr">Ele Não still has a strong presence on the web and in a nice twist on the original hack – a Wikipedia search for the group lead the browser straight to Bolsonaro’ s entry.</p><p dir="ltr">As people who care about democracy, we have a responsibility to raise our voice along with those who speak out for human rights. To work with others to be a voice for those that may become silenced, lest the rumblings of repression and persecution begin to be heard once more.</p><p>&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/pedro-henrique-leal/bolsonaro-and-brazilian-far-right">Bolsonaro and the Brazilian far right</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/brazilian-1964-x-2018-parallel">Brazil: 1964 X 2018. A parallel</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/brazil-against-its-future">Brazil against its future</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Ian R Lamond Fri, 23 Nov 2018 12:14:45 +0000 Ian R Lamond 120692 at https://www.opendemocracy.net Hondureños en Tijuana: ¡Sí se pudo! https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/danica-jorden/hondure-os-en-tijuana-s-se-pudo <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>&nbsp;¿Quién podía imaginarse que un grupo de personas pobres en chanclas y con 200 lempiras (8 dólares) en el bolsillo conseguirían un&nbsp; triunfo como éste?<em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/danica-jorden/between-wall-and-hard-place-what-now-for-hondurans-in-tijuana"> English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/1f312eaf09b236bd8f528d063336f1e4_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/1f312eaf09b236bd8f528d063336f1e4_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="267" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>La valla de la frontera con Estados Unidos en Tijuana, México. Foto © Tomas Castelazo / Wikimedia Commons / CC BY-SA</span></span></span></p><p>El paso fronterizo en esta dirección es un lugar muy concurrido. Con suerte, se tardan horas en llegar a la cabecera de la larga cola de coches y autobuses. </p><p>Se avanza muy lentamente y los vehículos suelen mantener sus motores en marcha, con lo que el aire se hace irrespirable por los gases de escape. Un poste metálico anuncia "Estados Unidos" y en la base lleva grabado "<em>Welcome</em>" en inglés, japonés, tailandés, alemán y otros idiomas. <a href="https://explore.dot.gov/t/BTS/views/BTSBorderCrossingAnnualData/BorderCrossingTableDashboard?:embed=y&amp;:showShareOptions=true&amp;:display_count=no&amp;:showVizHome=no">Decenas de millones</a> de personas cruzan esta frontera cada año desde Tijuana, México, hasta San Diego, Estados Unidos.</p> <p>Casi 3.000 hondureños llegados a pie y en autostop desde su país natal a través de Guatemala y México se encuentran ahora atrapados en el lado mexicano de la frontera de Estados Unidos. Concretamente en la ciudad de Tijuana, a la espera de que sus solicitudes de asilo se procesen y se admitan. Algunos cuentan con familiares o amigos en algun punto del recorrido, otros simplemente sabían que tenían que irse. </p><p>El grupo, conocido como la Caravana, comenzó su marcha de 4.400 km en San Pedro Sula el 12 de octubre. Un 30% son menores, hay <a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/danica-jorden/new-caravan-from-honduras-heads-for-american-dream">muchas mujeres con bebés y niños de corta edad</a>, niños y adolescentes no acompañados, jóvenes y adultos LGBTQI e incluso personas mayores y personas con discapacidades. Huyendo de la región más homicida del mundo, se han acogido a la seguridad que da ir en grupo para realizar el viaje hacia el norte.</p> <p>En Tijuana, ciudad costera de 1.3 millones de habitantes que se alza juntto a los recién instalados rollos de alambre de cuchillas y pilones de acero que hacia el oeste se adentran un poco en el mar desde la playa y tierra adentro en el desierto hacia el este, la Caravana no destaca por su número de integrantes.</p><p class="mag-quote-center">La Caravana no destaca por su número de integrates. Incluso si se le uniera otra caravana hermana de 2.000 personas, juntas no sumarían más de los que suelen acudir aquí a eventos deportivos o conciertos.</p><p>Incluso si se le uniera otra caravana hermana de 2.000 personas, juntas no sumarían más de los que suelen acudir aquí a eventos deportivos o conciertos. El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos, en cambio, arresta o detiene cada año a más de <a href="https://www.cbp.gov/newsroom/stats/cbp-enforcement-statistics">500.000</a> personas por "entrar ilegalmente" en el país.</p> <p>Pero desde el momento mismo de su inicio espontáneo en una estación de autobuses en San Pedro Sula, cerrada por ser de noche, con las <a href="https://www.youtube.com/watch?v=6xQn5uQmBZk">madres cuidando a sus bebés en la acera</a>, la Caravana captó la atención y se convirtió en auténtica obsesión del líder de la nación más rica y poderosa del mundo.</p> <p>Primero, el presidente Trump intentó provocar miedo y odio ante una "invasión" de inmigrantes en el contexto de las elecciones de mitad de mandato, dedicando millones de dólares y miles de soldados a "asegurar la frontera" del lado de Estados Unidos. </p><p>Pero sus esfuerzos por ganar votos para el Partido Republicano en su deriva derechista y mantener el control de la cámara legislativa fracasaron, ya que los demócratas recuperaron la mayoría en la Cámara de Representantes y los votantes eligieron a un número sin precedentes de mujeres para cargos públicos en todo el país. Percatándose tal vez de la llegada de una nueva marea tras las elecciones, Trump apenas mencionó la Caravana en sus prolijas contribuciones matutinas en Twitter, su medio de comunicación preferido.</p> <p>El actual gobierno estadounidense también ha fracasado, al menos por ahora, en su intento de cambiar las leyes que rigen la admisión y el procesamiento de las solicitudes de asilo. </p><p>El 9 de noviembre, la Casa Blanca emitió una <a href="https://www.whitehouse.gov/presidential-actions/presidential-proclamation-addressing-mass-migration-southern-border-united-states/">declaración</a> en la que se especificaba que se prohibiría solicitar asilo a cualquier persona que llegase a un paso fronterizo de Estados Unidos, a pesar de que es claramente imposible que los caravanistas puedan reunirse en los puestos de frontera y quedarse un mes a la espera de respuesta a sus solicitudes. </p><p>Un juez federal dictaminó que la prohibición estaba fuera del alcance de la autoridad del presidente y dictó una orden anulando temporalmente lo dispuesto en la declaración.</p><p class="mag-quote-center">Curiosamente, los 5.600 efectivos militares de refuerzo que Trump mandó a la frontera no se fueron hacia Tijuana, que era el lugar hacia donde se dirigía la Caravana, sino a Texas.</p> <p>Curiosamente, los 5.600 efectivos militares de refuerzo que Trump mandó a la frontera no se fueron hacia Tijuana, que era el lugar hacia donde se dirigía la Caravana. Estas fuerzas, fuertemente armadas, se han estacionado en McAllen, Texas, y se han dedicado a desenrollar e instalar alambres de cuchillas a lo largo de la frontera, a 2.449 km de distancia de Tijuana. El presidente solicitó 59 millones de dólares adicionales para el control de fronteras el lunes 19 de noviembre.</p> <p>Por desgracia para los inmigrantes y solicitantes de asilo, ese mismo día el Servicio de Inmigración y Ciudadanía de Estados Unidos (USCIS) concedió a sus agentes mayor discreción para denegar visados y acelerar la deportación de víctimas de delitos y violencia doméstica (que normalmente calificarían para la obternción de visados T y U respectivamente), víctimas de trata de personas, viudas/viudos, cónyuges e hijos menores de refugiados, y otros grupos especiales. Un gran número de los que integran la Caravana podrían caer en alguna de estas categorías.</p> <p>El alcalde de derecha de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, se ha posicionado llamativamente en contra de la Caravana llamándola "tsunami de vagos y marihuanos", lo que le valió el respeto de Donald Trump cuando ambos se <a href="Textmaster">retwittearon</a> y malinterpretaron durante el fin de semana. </p><p>Gastélum también ha sido el inspirador de una protesta en Tijuana, pequeña pero vocal, contra la presencia en la ciudad de los hondureños que ha merecido mucha atención por parte de los medios de comunicación.</p> <p>Por lo demás, la empatía con la Caravana es importante. Tijuana ha sido desde siempre sede de varias organizaciones caritativas de apoyo a migrantes y deportados, como <a href="https://twitter.com/ALCDETI?ref_src=twsrc%5Egoogle%7Ctwcamp%5Eserp%7Ctwgr%5Eauthor">Border Angels</a> y la red católica de Casas del Migrante. Pero la pobreza está ahí siempre y las organizaciones solo pueden ayudar hasta cierto punto.</p><p class="mag-quote-center">"Hoy el mundo ha visto que no se puede detener el amor, ni por parte de los gobiernos, ni de la homofobia o la transfobia, ni del crimen organizado, ni por supuesto tampoco con muros o fronteras"</p> <p><a href="https://www.pueblosinfronteras.org/">Pueblo Sin Fronteras</a>, el grupo que ha organizado caravanas anteriormente en América Central, compartió un mensaje de Nicole Ramos anunciando <a href="https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10157062433998923&amp;set=pcb.10157062448308923&amp;type=3&amp;theater">cinco matrimonios LGBTQ</a> entre participantes de la Caravana en Tijuana, oficiados por pastores de la Iglesia Universalista Unitaria.</p><p> "Hoy el mundo ha visto que no se puede detener el amor, ni por parte de los gobiernos, ni de la homofobia o la transfobia, ni del crimen organizado, ni por supuesto tampoco con muros o fronteras", escribió Ramos.</p> <p>En estos momentos, los miembros de la Caravana están subsistiendo a base de frijoles y Cheezits, durmiendo en la playa en tiendas de campaña donadas y en <a href="https://www.univision.com/noticias/inmigracion/tijuana-se-llena-de-migrantes-de-la-caravana-y-su-alcalde-los-recibe-con-un-discurso-trumpista">cobertizos</a> de fabricación propia. ¿Quién podía imaginarse que un grupo de personas pobres en chanclas y con 200 lempiras (8 dólares) en el bolsillo conseguirían un triunfo como éste? </p><p>Han conseguido atraer reconocimiento internacional a la difícil situación de su país y de su gente, se han organizado y se encuentran a las puertas de su objetivo. A su llegada a Tijuana, algunos jóvenes integrantes de la Caravana treparon por la valla fronteriza y gritaron: "¡Sí se pudo!"</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/caravanamigrante-5-claves-para-entender-fondo-el-fen-meno-que-de">#CaravanaMigrante 5 claves para entender a fondo el fenómeno que desafía a Trump</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/danica-jorden/nueva-caravana-de-hondure-os-hacia-el-sue-o-americano">Otra caravana de hondureños camina hacia el sueño americano</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Honduras </div> <div class="field-item even"> Mexico </div> <div class="field-item odd"> United States </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta United States Mexico Honduras Civil society Democracy and government Economics International politics Danica Jorden Fri, 23 Nov 2018 11:30:33 +0000 Danica Jorden 120690 at https://www.opendemocracy.net #EscúchameTambién | María, Hermelinda, Susana, Taya, Dora y Bellanir: 6 voces contra la violencia de género en América Latina https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/esc-chametambi-n-mar-hermelinda-susana-taya-y-dora-6-voces-contr <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Te presentamos 6 activistas contra la violencia de género poco conocidas que luchan de norte a sur del continente para dar voz a las mujeres y defender su dignidad. <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/esc-chametambi-n-maria-hermelinda-susana-taya-dora-and-bellanir-"><em><strong>English</strong></em></a></p> </div> </div> </div> <p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Mujeres-2.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Mujeres-2.png" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p dir="ltr">El mundo aún está muy lejos de eliminar la violencia de género. Se estima que el 35% de las mujeres en el mundo han sufrido algún tipo de violencia física y sexual, una cifra alarmante en una comunidad internacional que se plantea poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas para el 2030, de acuerdo con el Objetivo de Desarrollo Sostenible nº 5 de Naciones Unidas.</p><p dir="ltr">El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer es clave para visibilizar esta realidad aunque aún no se encuentra el eco necesario para dar voz a aquellos activismos invisibilizados en regiones como América Latina, que ostenta el perverso récord de liderar la tasa global de feminicidios.</p><p dir="ltr">Por eso, más allá de tendencias y hashtags desplegados por celebridades, organizaciones de mujeres, y medios convencionales, es importante y necesario resaltar voces invisibles que, desde lugares poco comunes, luchan para cambiar esta compleja realidad cultural en Latinoamérica.</p><p dir="ltr">Te presentamos 6 activistas poco conocidas que luchan de norte a sur del continente para dar voz a las mujeres y defender su dignidad:</p><h3>1) Maria da Penha: ella dio nombre a la ley contra violencia doméstica y familiar en Brasil</h3><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/mariadapenha2_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_medium/wysiwyg_imageupload/557099/mariadapenha2_0.jpg" alt="" title="" width="240" height="154" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_medium" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p dir="ltr">A esta mujer brasileña le disparó un tiro su esposo mientras dormía, dejándola parapléjica. Lo peor es que, posteriormente, también intentó electrocutarla. Ante una justicia brasileña inoperante, su caso quedó estancado en los tribunales, y su esposo seguía en libertad.</p><p dir="ltr">Su lucha incansable permitió que, años después, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) obligara al Gobierno Brasileño, ante la ausencia de medidas efectivas, a enjuiciar a perpetradores de violencia doméstica.</p><p dir="ltr">Este caso tuvo un eco nacional y el gobierno respondió promulgando en el año 2006 una ley sobre violencia doméstica y familiar, que fue bautizada como Ley Maria Penha.</p><p dir="ltr">Hoy esta ley ha garantizado los derechos de más de 3 millones de mujeres que han recibido asistencia, y ha procesado por violencia doméstica a 331.000 hombres en Brasil.</p><p>&nbsp;</p><h3>2. Hermelinda Tiburcio: ella ha sido una potente voz indígena contra violencia sexual&nbsp;</h3><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/hermelindatiburcio.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_medium/wysiwyg_imageupload/557099/hermelindatiburcio.jpg" alt="" title="" width="240" height="160" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_medium" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p dir="ltr">En México, en la Costa Chica de Guerrero, Hermelinda representa la voz de las mujeres indígenas mexicanas que sufren de violencia, exclusión y desigualdad continua.</p><p dir="ltr">Su lucha incansable le ha costado ser amenazada y hostigada a tal punto que ha sufrido 3 atentados contra su vida. Ella fue la primera mujer mixteca en denunciar públicamente, en el año 1999, el caso de violación sexual de dos mujeres a manos del ejército mexicano.</p><p dir="ltr">Al denuncial ar ejército y al gobierno, fue perseguida hasta que obtuvo el amparo de Naciones unidas. Desde entonces, su historia se ha convertido en un símbolo de la lucha indígena por visibilizar la exclusión, violencia y discriminación sistemática que sufren las mujeres indígenas en México, recibiendo varios premios a su trabajo incansable.&nbsp;</p><h3>3) Susana Chávez: ella inspiró el #NiUnaMás de la lucha contra el feminicidio</h3><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/susanachavez.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_medium/wysiwyg_imageupload/557099/susanachavez.jpg" alt="" title="" width="240" height="180" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_medium" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p dir="ltr">Esta activista y poeta nacida en el estado de Chihuahua (México) combinó las letras, el activismo pro derechos humanos y los movimientos sociales para destapar los terribles homicidios sistemáticos de mujeres en Ciudad Juárez.</p><p dir="ltr">Esta lucha, iniciada en los años 90, evolucionaría en un poderoso movimiento para que ni una muerta más ocurriera en este municipio al Norte de México, uno de los más violentos del país.</p><p dir="ltr">Pero en Enero de 2011, tras denunciar a unos jóvenes miembros del “Clan Azteca”, a Susana la asesinaron y le cortaron una mano. Tenía 36 años.</p><p dir="ltr">Más de 700 casos de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez entre 1993 y 2011 salieron a la luz y empezaron a ser investigados gracias las denuncias de Susana, hasta tal punto que la Corte Interamericana de Derechos Humanos apuntó al Estado como uno de los principales responsables de estos casos.</p><p dir="ltr">El feminicidio ahora es reconocido ampliamente en México y en toda la región gracias a la larga lucha de Susana Chávez que con valentía y poesía es una de las inspiradoras de #NiUnaMenos.</p><h3>4) Taya Carneiro: la joven que lucha contra la violencia hacia l@s trans</h3><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/tayacarneiro.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_medium/wysiwyg_imageupload/557099/tayacarneiro.jpg" alt="" title="" width="240" height="160" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_medium" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Esta mujer, nacida en la periferia de Brasilia, es una de las caras que le enseñó al mundo las múltiples formas de violencia que sufren las mujeres trans.</p><p dir="ltr">En 2017, a sus 24 años, Taya se convirtió en presidenta de la Unión Libertaria de Travestis y Mujeres Transexuales del Distrito Federal de Brasilia, encabezando una campaña para evitar que la transexualidad sea vista como un trastorno médico.</p><p dir="ltr">Su activismo se ha enfocado a la investigación y creación de colectivos que promueven los derechos de la comunidad LGBTI desde una perspectiva de género que permita entender, en toda su complejidad, la identidad transexual como un eje para prevenir todo tipo de violencia de género, que en Brasil se encarniza ante las mujeres trans.</p><p dir="ltr">Desde la academia y el activismo joven, su experiencia ha sido expuesta en eventos de Naciones Unidas como el Día Internacional de la Juventud.</p><h3>5) Dora Coledesky: ella es una figura clave de la marea verde</h3><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/doracoledesky.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_medium/wysiwyg_imageupload/557099/doracoledesky.jpg" alt="" title="" width="240" height="280" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_medium" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Desde Argentina, Dora es una de los referentes indiscutibles cuando se piensa en la increíble marea verde que movilizó millones de personas desde Argentina hacia el mundo para exigir el aborto legal en este país.</p><p dir="ltr">Desde muy joven, su lucha por el aborto voluntario la ha llevado desde lo jurídico hasta el activismo para cambiar &nbsp;la ley en Argentina a través de la movilización ciudadana. Se trata de ganar cada vez más terreno para las mujeres y sus garantías constitucionales.</p><p dir="ltr">Al liderar la primera organización en Argentina que propuso la legalización y despenalización a través de la Comisión por el Derecho al Aborto en 1987, su lucha se ha convertido en la articulación de normas y leyes que gradualmente han ido garantizado derechos sexuales y reproductivos para millones de mujeres en Argentina.</p><h3>6) Bellanir Montes: ella lidera el feminismo en la periferia en Bogotá</h3><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/IMG_3578.JPG" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/IMG_3578.JPG" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p dir="ltr">Bellanir Montes es una lideresa de la localidad de Ciudad Bolívar en la periferia de Bogotá que ha trabajado desde los años 90 como madre comunitaria que reivindica los derechos de las mujeres.</p><p dir="ltr">Ella trabaja continuamente por la causa feminista y ha sido partícipe de múltiples acciones en torno a la resignificación de la violencia y la construcción de paz.</p><p dir="ltr">Su trabajo se fortaleció en 2011 tras el feminicidio de su hija, Nayibe Reyes Montes, asesinada al defender a una mujer maltratada. Hoy, Bellanir hace parte del "Colectivo Nayibe", una &nbsp;de las 13 organizaciones que conforman la "Red de Mujeres en Avanzada hacia el Poder y la Paz de Ciudad Bolívar", liderada por ella misma.</p><p dir="ltr">En esta Red, las mujeres luchan por revertir los roles que generan patrones de sumisión y abogan por el reconocimiento de las mujeres en el plano político y en el espacio público.</p><p dir="ltr">Ellas resaltan el valor de las mujeres como agentes activas de transformación, participación y construcción para la paz, a la vez que re-significan su rol privado y lo conectan con la esfera pública con acciones para mitigar y prevenir la violencia.</p><p dir="ltr">***</p><p dir="ltr">Estas 6 historias con rostro de mujer son símbolos de activismo y lucha que con pasión, visión y coraje desde México, Brasil, Colombia y Argentina han alimentado a movimientos internacionales que definen el nuevo rumbo de los derechos de la mujer en la región y en el mundo entero.</p><p dir="ltr">Sin duda, sus contribuciones, como las de miles de otras mujeres valientes que llegan a arriesgar su vida, han sido sustanciales para realmente avanzar en erradicar la tremenda lacra de la violencia de género que asola América Latina.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-en-argentina-lo-que-debes-saber-hoy">#AbortoLegalYa en Argentina: lo que debes saber hoy</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosvenezuela-migrantes-o-refugiados">#SOSVenezuela ¿migrantes o refugiados?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/midterms2018-con-mentiras-mujeres-y-migrantes-no-le-sirv">#Midterms2018: Mentiras, mujeres y migrantes en la campaña de Donald Trump</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality DemocraciaAbierta Thu, 22 Nov 2018 13:33:49 +0000 DemocraciaAbierta 120680 at https://www.opendemocracy.net Represión irracional y rebelión en Nicaragua https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/helena-roux-jos-luis-rocha/las-sinrazones-de-la-represi-n-le-dan-sentido-la-rebeld <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La crisis que sacude a Nicaragua desde abril no puede leerse sin considerar la manera con la que ha sido enfrentada por el régimen. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/helena-roux-jos-luis-rocha/senseless-repression-gives-meaning-to-rebellion">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><a href="https://opendemocracy.net/openmovements"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/openmovements-banner.jpg" alt="open Movements" width="460px" /></a><br /><strong>The <em><a href="https://opendemocracy.net/openmovements">openMovements</a></em> series invites leading social scientists to share their research results and perspectives on contemporary social struggles.</strong></p> <p>&nbsp;</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/protestasmanagua.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/protestasmanagua.jpg" alt="" title="" width="460" height="259" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Protestas en Managua, Nicaragua de 2018</span></span></span></p><p>Cabe la hipótesis de que fue la brutal represión la que precipitó masivamente a la ciudadanía en las calles.</p><p> Analizar esta correlación represión-protestas (en este orden y no al revés) pasa por entender que los mecanismos coercitivos se desplegaron en etapas sucesivas tanto antes como durante la crisis y que se “adaptaron” al “teatro de operaciones” (campo o ciudad). </p><p>Resultando de lo anterior, tanto la estigmatización de grupos enteros (estudiantes, empresarios, intelectuales, comerciantes, campesinos, ciudadana/os de a pie, trabajadores, feministas, dirigentes políticos, etc.) como las amenazas selectivas contra ciertos individuos reflejan el tipo de narrativa que el poder quiere imprimirle a los sucesos. </p><p>Los mensajes destinados a suscitar el respaldo de sus aliados (dentro y fuera del país) también inciden en las formas de acción de sus contradictores.</p> <p>En una de sus crónicas intitulada “la abuela vandálica contra los hombres invisibles”, el sociólogo José Luis Rocha se pregunta “¿Por qué un Gobierno que dispone de más de 20 000 guardianes del (des)orden –entre policías y militares- y varios miles de paramilitares necesita detener con desmesurado uso de la fuerza, como si se tratara de Osama Bin Laden resucitado, a una señora de 78 años que no hacía más que dar agua a los participantes en las manifestaciones de protesta?”</p><p class="mag-quote-center">Doña Coquito iba a las marchas para regalar las bolsas de agua de cuya venta suele obtener sus ingresos. Por eso la detuvo el pasado fin de semana un pelotón de la policía.</p> <p>Doña Coquito, prosigue Rocha, iba a las marchas para regalar las bolsas de agua de cuya venta suele obtener sus ingresos. Por eso la detuvo el pasado fin de semana un pelotón de la policía, no menos de cinco, quizás hasta diez efectivos rabiosos y descoordinados. </p><p>Sin embargo, ella no ha proclamado nada. No pide nada. No levanta una mano en señal de protesta. Jamás ha proferido en público una palabra contra el régimen. </p><p>Simplemente reparte agua entre los sedientos manifestantes. Incluso cuando la entrevistaron sobre su detención, no lanzó maldiciones al régimen. Su relato se ciñó estrictamente a los hechos: ‘Me llamaron vieja vandálica y me aventaron a la camioneta como si fuera un chancho’."</p> <p>"Doña Coquito, aguadora de los marchantes, junto con la bailarina doña Flor y el maratonista Alex Vanegas, ha devenido símbolo de la rebelión. </p><p>Casi arrastrando su huipil, doña Flor fue llevada a empellones hasta una patrulla policial y luego a El Chipote por bailar folklore en las marchas contra el Gobierno. </p><p>El maratonista Alex Vanegas, que a sus 62 años recorre el país llamando a la liberación de los presos políticos, ya ha cosechado dos detenciones. </p><p>Tres personajes de la rebelión. No son líderes. Dios nos libre – nos dirían – de tal pretensión. Sólo reparten agua, bailan y corren. Tres actividades que aterrorizan a una familia millonaria atrincherada en su gigantesco complejo habitacional que incluye servicio de cocina con comida a la carta."</p> <p>Doña Coquito, doña Flor y don Alex son una porción de la ‘gente ordinaria’ que ha protagonizado con su coraje y gracia el movimiento 19 de abril. </p><p>Son gente motivada por sus valores y catapultada por los acontecimientos – la represión, ante todo – hasta el ojo del huracán y los grandes escenarios de la política. </p><p>Hace 30 años no hubieran sido más que una anécdota que acaso habría circulado de boca en boca. Hoy son tres colosos de la rebelión.</p> <p>Estas tres personas ordinarias no lideran nada. No aspiran a ningún ministerio, embajada o prebenda. Ningún manifiesto ha salido de sus plumas y hasta hace una semana no habían puesto un pie en un estudio de televisión. </p><p>No obstante, son paladines del movimiento. Tanto los tres actores mencionados como los estudiantes universitarios […] debutaron en las minúsculas pantallas de los celulares antes de llegar a las pantallas de los televisores. De alguna forma fueron “votados” en las redes e identificados por el régimen como personas peligrosas.</p> <p>"En la otra esquina están sus contrincantes: los paramilitares, superhéroes del régimen. No sólo están en las antípodas por su apoyo a Ortega y sus métodos brutales. </p><p>Son sus opuestos porque cubren sus rostros. Si doña Coquito, doña Flor y don Alex son eficaces porque son famosos, los paramilitares extraen su fuerza de su anonimato. </p><p>Son los hombres invisibles. La capucha no sólo los hace desconocidos para el resto de ciudadanos. Su función es hacerlos desconocidos para sí mismos."</p><p class="mag-quote-center">De repente, jóvenes sin particular preparación política se vieron propulsados a la cabeza de multitudes motivadas por una indignación cuya magnitud probablemente no habían previsto ni tenían la capacidad de dirigir, mucho menos de encauzar.</p> <p>"La rebelión de abril tiene dos contrincantes: los que operan a rostro y pecho descubierto, y los que se ocultan bajo capuchas para ser desconocidos del público en general y de sí mismos. </p><p>Los que se muestran y los que se cubren. Unos actúan movidos por compasión, otros cometen crímenes que no quieren confesarse ni a sí mismos. </p><p>Sin embargo, los miles de paramilitares que ocultan su identidad y ponen sordina a conciencia no han podido amedrentar a la oposición. Y en contraste, el régimen se siente inseguro si en las calles circula repartiendo agua y a rostro descubierto una mujer de 78 años. ¿Quién dijo ‘miedo’?”</p> <p>Este retrato de la resistencia va a contrapelo del discurso que, desde el poder, se ha querido imponer: el de una oposición maquiavélica, movida por fuerzas oscuras y manipulada por agentes del extranjero. </p><p>Pero también resulta desconcertante si, como el sociólogo hondureño Tomas Andino – uno de los primeros en intentar analizar lo “que pasa en Nicaragua” – se destacan principalmente razones derivadas de un “descontento social muy profundo acumulado durante una década, que tiene como base un conjunto de contradicciones entre el gobierno y el Pueblo, incubadas en el capitalismo nicaragüense, de la mano de decisiones impopulares, actitudes dictatoriales e impositivas del dúo Daniel Ortega y Rosario Murillo.”</p><p> Esta explicación podrá tener cierta validez, sobre todo porque cuestiona tanto el discurso oficial como la credulidad de aquellos que, sin pestañear, se tragaron la versión del “país más seguro de la región” y amigable para inversión extranjera gracias a un amplio consenso social promovido por el gobierno.</p> <p>Si el problema se hubiese limitado a la controvertida reforma del Instituto Nicaragüense de Seguro Social – presentada como el detonante de las protestas – su retiro por un Daniel Ortega, rodeado de gerentes de empresas de Zona Franca, debió haber bastado para apaciguar los ánimos. </p><p>Pero ya se registraban más de una decena de muertos. Además, tal como se escenificó, el mensaje del presidente ha de haber sonado como una amenaza, un chantaje al empleo para los trabajadores de las Zonas Francas (que suman más de 100.000). De hecho, como sector organizado, los trabajadores han sido notablemente ausentes de las protestas. </p><p>En cambio, salvo contadas excepciones, las cupulas sindicales hicieron coro para proclamar, como horizonte insuperable, el derecho de los trabajadores a seguir siendo explotados por inversionistas foráneos. </p><p>Resulta peculiar que parte de las izquierdas europeas que han expresado respaldo al gobierno de Ortega, no denuncien lo que jamás aceptarían en sus propios países. </p><p>Si nos referimos a la huelga reciente de los ferrocarrileros en Francia, serían tildados de “esquiroles” aquellos que, como las organizaciones coludidas con el gobierno nicaragüense, plantean que la población es “rehén” de los manifestantes y huelguistas.</p> <h3><strong>Una “geografía historiográfica” de la rebelión</strong></h3> <p>Otro conocedor advertido de la realidad nicaragüense observó lo que sucedió en lugares que fueron bastiones de la lucha contra la dictadura somocista en los años 1970 – como el barrio indígena de Monimbó (en la ciudad de Masaya) o los barrios populares aledaños a la Carretera norte en Managua – y que ahora, de nueva cuenta, se destacaron no solo por su participación en las protestas sino también por su capacidad autoorganizativa. </p><p>Extendiendo el análisis del caso particular al plano general, este estudioso enfatiza en “la existencia de una gran masa de la población, la cual históricamente ha estado excluida no solo en términos económicos y sociales, sino de toda participación o representación política. </p><p>Se caracteriza por la existencia de familias ampliadas y lazos familiares muy fuertes y, en los barrios o asentamientos que habita, por fuertes lazos comunitarios."</p> <p>"La característica más relevante del poder político ha sido – salvo paréntesis temporales muy reducidos de gobiernos muy débiles, electos según las reglas de la democracia liberal – gobiernos verticales y autoritarios, que controlaban discrecionalmente todos los poderes del Estado, y en particular disponían de la fuerza de las armas. </p><p>La vida política del país estuvo signada, a lo largo de los últimos dos siglos, por algunos intentos de rebelión que han sido reprimidos brutalmente, mientras una gran masa de la población, concentrada en la sobrevivencia cotidiana, se mantenía relativamente “tranquila”. </p><p>Los levantamientos masivos solo se produjeron cuando sectores extensos de la población percibieron que el abuso de poder discrecional de los sectores gobernantes cruzaba cierta barrera, y/o dislocaba de manera inaceptable la vida cotidiana.” O sea “cuando el poder ha intervenido en su vida de manera que es percibida como injusta, arbitraria y abusiva."</p> <p>"Una característica destacada de los sectores populares ha sido su alta religiosidad, expresada en decenas de fiestas religiosas y patronales, en una religiosidad sincrética que combina ceremonias religiosas con bailes, música, licor y celebraciones.</p><p class="mag-quote-center">Resulta peculiar que parte de las izquierdas europeas que han expresado respaldo al gobierno de Ortega, no denuncien lo que jamás aceptarían en sus propios países.</p><p>También esta religiosidad explica porque [desde el poder] se ha intentado utilizar un lenguaje religioso y explotar prejuicios religiosos conservadores, como denominar criminales a los grupos feministas que propugnan por restituir el aborto terapéutico, y porque se recurrió a la alianza con los sectores más retrógrados de la Iglesia. </p><p>Sin embargo, también es muy interesante que la población, cuando se rebela, se encomiende a Dios, y convoque en su ayuda al “Señor de todos los ejércitos”. Quizá también es un remanente, en la religiosidad sincrética, de la población indígena que se encomendaba a sus dioses antes de ir a la batalla.”</p> <p>Ambos relatos aquí expuestos le dan a la indignación rostros de una ciudadanía de extracción popular y principalmente urbana. Pero lo que señalan también vale para una amplia franja del campesinado que, al sumarse a las protestas, encontró una perspectiva no solo de hacer avanzar sus propias luchas sino también de visibilizar la represión de la cual estaba siendo blanco, desde hace años.</p><p> El Movimiento campesino anticanal, que ya tenía a su activo centenares de marchas – pese a la militarización de la zona y al recurrente cierre del acceso de los manifestantes a la capital –, ha sido la cara más visible del descontento en el campo. </p><p>Pero, en otras regiones, también hubo resistencia a raíz de la reanudación desenfrenada de la explotación minera emprendida por el gobierno a partir de 2007 o en contra de proyectos de infraestructura que suponían el despojo de tierras y/o el desplazamiento de poblaciones.</p> <p>En los últimos años, la existencia de grupos rearmados en el campo ha sido evocada. En varias ocasiones, se dieron a conocer ejecuciones extrajudiciales (a manos del ejército), las cuales, sin embargo, fueron calificadas por las autoridades castrenses como muertes ocurridas en enfrentamientos contra grupos delincuenciales. </p><p>De cierta manera, a partir de abril, la expansión de la represión a las ciudades contribuyó a visibilizar la ira silenciosa (y silenciada) en el campo. Este fenómeno recuerda lo sucedido en 2011 en Túnez. </p><p>Los motines que, meses y años atrás, habían sido brutalmente reprimidos en las provincias remotas no fueron conocidos hasta que la revuelta alcanzó la capital y terminó con el reino despótico de la familia gobernante. ¿Será por temor a similar desenlace que Carlos Fonseca Terán – que se ufana de ser el “ideólogo” del Frente Sandinista – tilda de “nefastas” las llamadas revoluciones árabes?</p> <p>Parece ser que este y otros consejeros del régimen no vieron llegar en casa propia el peligroso efecto bumerán que habían identificado en los lejanos países árabes. </p><p>El discurso consistente en justificar la eliminación de algunos elementos subversivos en el campo en aras de garantizar la paz perdió toda legitimidad cuando el calificativo de “terrorista” fue extendido primero a la juventud estudiantil y luego aplicado al conjunto de la población. </p><p>Desde la lógica del poder, este “salto cualitativo” de la eliminación selectiva hacia la represión masiva también invalida el refrán repetido durante años según el cual un pequeño grupo de agitadores – financiado y dirigido desde el exterior por fuerzas de la derecha – estaría empeñado en desestabilizar el gobierno.</p> <p>Paradójicamente, la falta de protagonismo de los partidos de oposición tradicionales en las protestas – aunque no faltaran quienes buscaran posicionarse para el futuro – quedó puesta en evidencia cuando el régimen reclutó paramilitares para ensañarse con armas de guerra en contra de los estudiantes. </p><p>De repente, jóvenes sin particular preparación política se vieron propulsados a la cabeza de multitudes motivadas por una indignación cuya magnitud probablemente no habían previsto ni tenían la capacidad de dirigir, mucho menos de encauzar.</p><p> Finalmente, si algo logró la estrategia represiva del gobierno, es de haber propiciado que se acercaran sectores (feministas, campesinos, comerciantes, estudiantes…etc.) cuyos intereses respectivos quizás no predestinaban a encontrarse.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/daniel-ortega-un-tirano-en-fase-terminal">Daniel Ortega, un tirano en fase terminal</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/m-nica-baltodano/nicaragua-ante-el-horror-de-la-represi-n-desenfrenada">Nicaragua ante el horror de la represión desenfrenada</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">#SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society Conflict Culture Democracy and government José Luis Rocha Gómez Hélène Roux Thu, 22 Nov 2018 11:35:01 +0000 Hélène Roux and José Luis Rocha Gómez 120673 at https://www.opendemocracy.net Lobby tabacalero y contrabando en México https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/guadalupe-de-la-torre/el-poder-de-la-industria-del-tabaco-en-m-xico <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En mayo de 2004, México ratificó el Convenio Marco para el Control del Tabaco (CMTC). Hoy, 14 años más tarde, el país sigue estancado en materia de políticas públicas antitabaco. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/guadalupe-de-la-torre/uncontested-power-of-tobacco-industry-in-mexico">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/nofumar_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/nofumar_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Imagen: Wikimedia Commons. Dominio Público. </span></span></span></p><p>Mientras las autoridades simulan estar cumpliendo con el tratado internacional promovido por la Organización Mundial de la Salud, la realidad demuestra que poco se ha hecho hasta ahora para reducir el consumo de tabaco y la exposición al humo del mismo, dos principios fundamentales del acuerdo. </p><p>El ejemplo más reciente es el del sistema de códigos de seguridad implementado por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para marcar las cajetillas de cigarros, detrás del cual se escondería la influencia directa de la industria tabacalera y el temor a que se repita la misma historia que con Codentify, el sistema de códigos creado por Philip Morris International para autorregularse. </p><p>Este ejemplo reafirma que, en los últimos años, los pasos dados por las autoridades para abordar esta problemática han sido menores que aquellos dados por los líderes de la industria para desestimarlos.</p> <p>Las cifras no hacen más que demostrar la ineficacia de las medidas antitabaco implementadas en los últimos años en México. Según las últimas estimaciones, el comercio ilícito de cigarros en el país alcanza 17% de participación de mercado. </p><p>Esto se traduce en 6 mil millones de pesos perdidos en evasión fiscal anual. Además, tras la implementación de la Ley General para el Control de Tabaco en 2008, el número de fumadores aumentó a 17 millones.</p><p class="mag-quote-center">Lo que se contradice con el CMTC y con el Protocolo de Comercio Ilícito de tabaco, ya que autoriza a la industria tabacalera a imprimir sus propios códigos, por ende, también a autorregularse.</p><p>Otro dato a destacar es que según se desprende de un estudio presentado por la Universidad de Bath, dos tercios de los cigarrillos del mercado negro mundial proceden de las propias tabacaleras. </p><p>Lo que reafirma el rol de las tabacaleras a la hora de fomentar el contrabando de tabaco. Con estos números sobre la mesa, queda en claro qué rol cumple cada actor en este entramado.</p> <p>Los ejemplos que evidencian la influencia de la industria tabacalera en las políticas públicas en México son muchos. Uno de los casos más actuales es el de la interferencia de las compañías de tabaco en la Cámara de Diputados para regular productos nocivos. </p><p>Cabe recordar que el representante de Philip Morris fue convocado para participar del “foro sobre el cigarro electrónico y la regulación de nuevos productos” en marzo de este año. </p><p>La participación de un líder de la industria en un debate en la Cámara de Diputados va contra el CMTC al violar el artículo 5.3 del convenio que establece que quienes ratifiquen el tratado deben actuar protegiendo “las políticas de salud pública en contra de los intereses comerciales creados por la industria tabacalera”. Lamentablemente, esta no es la única forma en la que México está incumpliendo con el tratado.</p> <p>Para comprender la estrategia de la industria tabacalera, basta con mirar el ejemplo de los códigos de seguridad en las cajetillas de cigarros. </p><p>La nueva medida surgió a partir de la Ley del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), la cual dispone que los productores, fabricantes e importadores de cigarros y otros tabacos labrados, deben imprimir un código de seguridad en cada una de las cajetillas que se vende en México. </p><p>Esto no solo les permite a los consumidores consultar a través de una app el origen de las cajetillas que adquieren, sino también le permite al SAT, rastrear los productos y obtener información precisa sobre la producción de cigarros para luego compararla con la que realmente se declara. </p><p>De esta forma, el SAT puede verificar que la recaudación de impuestos coincida con los niveles de producción y comercialización. En teoría, así es cómo debería funcionar el sistema. Sin embargo, en la práctica, no todo parece ser tan transparente.</p> <p>A primera vista, la noticia parecía haber sido bien recibida, hasta que la administradora general de Servicios al Contribuyente del SAT, María Vanessa Rivadeneyra Navarro, anunció que las empresas tabacaleras son quienes están a cargo de la impresión de&nbsp;los códigos. </p><p>Lo que se contradice con el CMTC y con el Protocolo de Comercio Ilícito de tabaco, ya que autoriza a la industria tabacalera a imprimir sus propios códigos, por ende, también a autorregularse. </p><p>En definitiva, pareciera que la historia se repite. No es la primera vez que las tabacaleras se las arreglan para manejar el sistema de códigos. </p><p>De hecho, en 2010, Philip Morris International (PMI), creó su propio sistema llamado Codentify, que sorpresivamente, mantiene varias similitudes con el sistema empleado en México.</p> <p>Si bien Codentify fue creado por PMI, la empresa decidió ceder gratuitamente su licencia a tres de sus competidoras. </p><p>Juntas comenzaron a ejercer presión para que mundialmente, los distintos gobiernos adoptaran este sistema como método mundial de seguimiento y rastreo de tabaco. </p><p>Lo que implica, un control total de las tabacaleras sobre el proceso de trazabilidad de los productos de tabaco, algo que debería estar restringido a actores independientes de la industria. </p><p>Lamentablemente, pareciera que esa presión surtió efecto en México, donde el sistema actual de códigos presenta características peligrosamente similares a aquellas de Codentify.</p><p class="mag-quote-center">Bajo otro nombre, pero con condiciones similares, el sistema de códigos demuestra que México sigue sin hacerle frente al comercio ilícito de cigarros.</p><p>Esto le daría una puerta de acceso secreta a las tabacaleras para controlar y manipular la información correspondiente al tabaco ilícito, que recordemos, proviene en su gran mayoría de las propias tabacaleras. </p><p>Al avalar estas prácticas, las autoridades estarían actuando en violación de las normas internacionales y fomentando el problema que supuestamente, buscan detener.&nbsp;</p> <p>Como bien dice el refrán, no todo lo que brilla es oro. Y detrás del esfuerzo disfrazado de las autoridades mexicanas por hacer alarde de su supuesto modelo innovador, se encuentra un sistema corrompido. </p><p>Bajo otro nombre, pero con condiciones similares, el sistema de códigos demuestra que México sigue sin hacerle frente al comercio ilícito de cigarros. </p><p>De esta manera, se sigue perdiendo dinero proveniente de los impuestos y las cifras de contrabando siguen creciendo. Basta con mirar los números para darse cuenta que los intentos maquillados, no han dado frutos.</p><p> Mientras tanto, el lobby tabacalero se pasea por los pasillos del Palacio Legislativo de San Lázaro, con la tranquilidad de saber que aún logran influenciar a las autoridades. Desde allí, siguen intentando manejar los hilos de la política antitabaco mexicana.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/parker-asmann/la-marihuana-legal-en-canad-impacta-en-am-rica-latina">¿Cómo la legalización de la marihuana en Canadá impacta en América Latina?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/gema-santamar-alejandro-v-lez-francesc-badia-i-dalmases/m-xico-ante-la-encrucijada">México ante la encrucijada del 2018</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mexico </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Mexico Civil society Conflict Culture Democracy and government Guadalupe de la Torre Wed, 21 Nov 2018 15:20:57 +0000 Guadalupe de la Torre 120654 at https://www.opendemocracy.net El caso de los apátridas en Estados Unidos https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/david-baluarte/el-caso-de-los-ap-tridas-en-estados-unidos <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En Estados Unidos, el gobierno ha tomado recientemente medidas para limitar el acceso a la ciudadanía de las personas nacidas en su territorio y despojar a otras de ciudadanía. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/david-baluarte/statelessness-in-united-states-update">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/uspassport_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/uspassport_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Pasaporte estadounidense. Pixabay: dominio público. </span></span></span></p><p>Este mes, la comunidad mundial celebra el aniversario de la campaña para erradicar la apatridia<span><a href="/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22%20%20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22de%20las%20Naciones%20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22%20%20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22Refugee%20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22%20%20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22Agency&#039;s%20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22 %20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22iBelong%20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22 %20HYPERLINK%20%22http:/www.unhcr.org/ibelong/campaign-resources/%22campaign"> de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados</a></span>.</p><p> Es una excelente oportunidad para reflexionar sobre desarrollos recientes relacionados con el derecho de ciudadanía en Estados Unidos.</p> <p>La Constitución de los Estados Unidos garantiza la ciudadanía a todas las personas nacidas en Estados Unidos, con algunas pocas excepciones. </p><p>Sin embargo, durante su campaña electoral, Donald Trump señaló que el país debería revisar esta norma por la que se otorga la nacionalidad estadounidense por derecho de nacimiento y, una vez elegido presidente, se ha rodeado de asesores de confianza, como <a href="https://www.washingtonpost.com/opinions/citizenship-shouldnt-be-a-birthright/2018/07/18/7d0e2998-8912-11e8-85ae-511bc1146b0b_story.html?noredirect=on&amp;utm_term=.ddc2708b566b">Michael&nbsp;Anton</a>, que han defendido públicamente la necesidad de dicha revisión.</p> <p>Sugerir cambios constitucionales no es, de por sí, algo malo ni peligroso. Sin embargo, noticias recientes <a href="/www.washingtonpost.com/world/the_americas/us-is-denying-passports-to-americans-along-the-border-throwing-their-citizenship-into-question/2018/08/29/1d630e84-a0da-11e8-a3dd-2a1991f075d5_story.html?noredirect=on&amp;utm_term=.f79a6c8c2433%22%20%20HYPERLINK%20%22https://www.washingtonpost.com/world/the_americas/us-is-denying-passports-to-americans-along-the-border-throwing-their-citizenship-into-question/2018/08/29/1d630e84-a0da-11e8-a3dd-2a1991f075d5_story.html?noredirect=on&amp;utm_term=.f79a6c8c2433%22">aparecidas en la prensa&nbsp;</a>parecen indicar que el Departamento de Estado ya estaría ejecutando esta visión restrictiva del derecho de ciudadanía estadounidense por la vía de denegar el pasaporte a ciudadanos estadounidenses nacidos cerca de la frontera de México. </p><p>Se da el caso de que algunas comadronas han confesado haber realizado informes falsos de nacimientos para ayudar a personas nacidas en México a obtener la ciudadanía estadounidense, lo cual es sin duda motivo de preocupación. </p><p>Sin embargo, el incremento de denegación de pasaportes que se da en la actualidad va más allá de estos casos, y no hay duda de que los principales afectados son los ciudadanos estadounidenses de ascendencia mexicana.</p> <p>Esta tendencia a negar la nacionalidad por derecho de nacimiento ha ido acompañada de un renovado esfuerzo por despojar a determinados ciudadanos estadounidenses de su ciudadanía. </p><p class="mag-quote-center">A principios de este año, el Departamento de Justicia&nbsp;desnaturalizó a un hombre, identificado a través de la Operación Janus, que había usado dos nombres distintos para evadir la aplicación de la legislación vigente en materia de inmigración y conseguir el estatus de inmigrante legal.</p><p>El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (CIS, por sus siglas en inglés) ha declarado su intención de presentar cerca de 1.600 casos de desnaturalización al Departamento de Justicia a fin de que se entable el proceso judicial para despojar a estas personas de su ciudadanía adquirida por vía de naturalización. </p><p>Estos casos surgen a raíz de una investigación conocida como "Operación Janus", mediante la cual se ha comprobado que en los expedientes correspondientes a unas 315.000 naturalizaciones faltan los datos de las huellas dactilares, lo que ha levantado la sospecha de que un número indeterminado de personas haya adquirido la ciudadanía de manera fraudulenta. </p><p>A principios de este año, el Departamento de Justicia <a href="/www.uscis.gov/news/news-releases/uscis-partners-justice-department-and-secures-first-denaturalization-result-operation-janus%22%20%20HYPERLINK%20%22https:/www.uscis.gov/news/news-releases/uscis-partners-justice-department-and-secures-first-denaturalization-result-operation-janus%22">desnaturalizó a un hombre</a>, identificado a través de la Operación Janus, que había usado dos nombres distintos para evadir la aplicación de la legislación vigente en materia de inmigración y conseguir el estatus de inmigrante legal. </p><p>Pero el anuncio de un gran número de nuevos procesos judiciales de desnaturalización genera preocupación sobre el alcance de esta iniciativa y plantea interrogantes sobre qué ciudadanos serán los próximos a los que apuntará el Departamento de Justicia.</p> <p>Hasta el momento, la condición de apátrida ha estado ausente de la discusión sobre las posibles implicaciones de estas iniciativas del gobierno federal para restringir el acceso a la ciudadanía en la frontera y despojar de ciudadanía a otras personas. </p><p>Una persona apátrida carece de nacionalidad en cualquier país del mundo y, al menos desde la Segunda Guerra Mundial, la comunidad internacional reconoce el carácter inhumano de dicha condición. </p><p>Miles de inmigrantes apátridas residen actualmente en Estados Unidos, desde ciudadanos de la antigua Unión Soviética hasta ciudadanos etíopes ​​de etnia eritrea que han sido expulsados de su país. </p><p>En el caso de que estas personas apátridas no reúnan los requisitos para permanecer legalmente en Estados Unidos, no se les puede expatriar, ya que ningún país del mundo va a proporcionarles los documentos necesarios para poder viajar. </p><p>Hasta ahora, el Congreso ha paralizado las iniciativas para otorgar a estas personas estatus de inmigrantes legales y brindarles protección pero, hasta la fecha, el problema de la apatridia en Estados Unidos se ha circunscrito a personas que se han convertido en apátridas a causa de acciones emprendidas por otros países.</p><p class="mag-quote-center">Observadores y defensores de los derechos humanos&nbsp;han expresado su preocupación por el hecho de que muchos han quedado como apátridas, sin nacionalidad reconocida en ningún lugar del mundo, lo que ha dado lugar a protestas internacionales.</p><p>Sin embargo, existe ahora el riesgo de que las iniciativas actuales para restringir el derecho a la ciudadanía estadounidense podrían crear nuevos apátridas dentro de las fronteras de Estados Unidos.</p> <p>Un ejemplo regional de cómo unos derechos de ciudadanía venidos a menos pueden provocar apátridas es lo sucedido en los últimos años en la República Dominicana. </p><p>Allí, una <a href="https://www.reuters.com/article/us-dominicanrepublic-citizenship/dominican-court-ruling-renders-hundreds-of-thousands-stateless-idUSBRE99B01Z20131012">decisión del Tribunal Constitucional</a> en 2013&nbsp; reinterpretando una norma de ciudadanía hasta entonces inclusiva &nbsp;para excluir de la nacionalidad dominicana a los niños nacidos en el país hijos de padres inmigrantes ilegales, hizo que las autoridades de ese país denegaran pasaportes, se negaran a emitir documentos de identidad y rechazaran las solicitudes de certificados de nacimiento de cientos de miles de dominicanos de padres haitianos. </p><p><a href="/www.oas.org/en/iachr/multimedia/2016/DominicanRepublic/dominican-republic.html%22rights%20HYPERLINK%20%22http:/www.oas.org/en/iachr/multimedia/2016/DominicanRepublic/dominican-republic.html%22%20%20HYPERLINK%20%22http:/www.oas.org/en/iachr/multimedia/2016/DominicanRepublic/dominican-republic.html%22observers">Observadores y defensores de los derechos humanos</a>&nbsp;han expresado su preocupación por el hecho de que muchos han quedado como apátridas, sin nacionalidad reconocida en ningún lugar del mundo, lo que ha dado lugar a protestas internacionales.</p> <p>Aunque los estadounidenses hagan caso omiso de la advertencia de que Estados Unidos podría seguir el mismo camino que sus vecinos dominicanos, el paralelo es sin duda preocupante. </p><p>Hace tan solo unos años, era un hecho ampliamente aceptado que toda persona nacida en la República Dominicana era dominicana. </p><p>Luego, algunos observadores cualificados empezaron a argumentar a favor de una interpretación restrictiva de la constitución dominicana y esta visión fue abriéndose camino hasta que, finalmente, se convirtió en una iniciativa de reforma de la ley, provocando cientos de miles de denegaciones y privaciones de nacionalidad y la extensión de la apatridia.</p> <p>Estados Unidos debería ser consciente de lo resbaladiza que puede llegar a ser la pendiente de las medidas restrictivas de ciudadanía y cuan necesario es crear salvaguardias para prevenir la apatridia.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/midterms2018-con-mentiras-mujeres-y-migrantes-no-le-sirv">#Midterms2018: Mentiras, mujeres y migrantes en la campaña de Donald Trump</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/caravanamigrante-5-claves-para-entender-fondo-el-fen-meno-que-de">#CaravanaMigrante 5 claves para entender a fondo el fenómeno que desafía a Trump</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/federico-finchesltein/trump-y-el-populismo-machista">Trump y el populismo machista</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> United States </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta United States Civil society Conflict Culture Democracy and government David Baluarte Tue, 20 Nov 2018 11:09:22 +0000 David Baluarte 120629 at https://www.opendemocracy.net Salir de las sombras: el personal del hogar habla en los Estados Unidos https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/ai-jen-poo/salir-de-las-sombras-el-personal-del-hogar-habla-en-los-estados-unidos <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El personal del hogar de los Estados Unidos, hace tiempo excluido de la mayoría de las leyes de protección laboral, puede mostrar a una fuerza laboral cada vez más flexibilizada cómo sobrevivir en la nueva economía. <strong><em><a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/dws/ai-jen-poo/out-from-shadows-domestic-workers-speak-in-united-states">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/6804492384_3727cbf199_o-bw.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Carlos Lowry/Flickr. Creative Commons.</p> <p>Nuestros hogares son nuestros santuarios. Allí regresamos para comer y descansar tras un día de trabajo. Allí es donde nos sentimos más a salvo. Pero para muchas personas, nuestro hogar es un lugar con riesgos.</p> <p>Para el personal del hogar – niñeras, personal de limpieza, cuidadoras y cuidadores, quienes realizan el trabajo para que todos los otros trabajos sean posibles –, nuestro hogar es su lugar de trabajo. Detrás de las puertas cerradas de los hogares de nuestro vecindario es donde esta fuerza laboral invisible (en su mayoría compuesta por mujeres migrantes) pasa su día alimentando a nuestras hijas e hijos, limpiando nuestras cocinas y cuidando a nuestras personas mayores o personas amadas con alguna discapacidad. Hay 100 millones de personas que trabajan como personal del hogar, ocultas del mundo exterior, excluidas de muchas legislaciones laborales que protegen a otros rubros de personal laboral, y vulnerables en las sombras de la economía.</p> <p>Si escuchan al personal del hogar, oirán historias que evocan todo tipo de emociones, desde humorísticas hasta humillantes y angustiosas. Personas obligadas a dormir en el sótano junto a un tanque de aguas residuales desbordado. Personas sin ningún recurso a quienes se les retiene el pago total. Personas a las que se les pide pasear a un perro y a una niña por el vecindario en un cochecito doble. El dolor de tener que dejar que otra persona cuide a tu propia hija o tu propio hijo. También hay muchas historias positivas, historias de independencia y de relaciones que crecen hasta volverse más fuertes que las de sangre. Pero en el contexto de este campo laboral tan íntimo, cada historia incluye vulnerabilidad, y casi todo el personal del hogar tiene alguna historia de abuso.</p> <p>La cruel ironía es que el personal del hogar realiza uno de los trabajos más importantes de nuestra economía. A medida que las personas de la generación del «baby boom» envejecen y disfrutan de una mayor esperanza de vida, con la idea de envejecer en sus hogares en vez de asilos y otras instituciones, crece la necesidad de contar con personal del hogar para el cuidado de personas mayores. Además, hay más mujeres dentro de la mano de obra, lo que significa que la capacidad para el cuidado del hogar es menor y, por ende, surge una necesidad de servicios y ayuda en el hogar sin precedentes. Entre el desplazamiento del trabajo en los sectores actuales de la economía por la automatización y la inteligencia artificial, y el incremento de la necesidad de la atención y servicios del hogar, se anticipa que en 2030 el trabajo de cuidado de personas será la ocupación más numerosa de la economía.</p> <p>Algo tiene que pasar.</p> <h2>Un desarrollo a paso firme</h2> <p>La exclusión del personal del hogar de las leyes básicas de protección laboral en los Estados Unidos, incluyendo el derecho a organizarse, negociar de manera colectiva y formar sindicatos, se arraiga en el legado de la esclavitud. En la década de 1930, cuando se debatían las políticas laborales fundamentales en el Congreso de los Estados Unidos, miembros de los estados sureños se negaban a firmarlas si el personal del hogar y agrícola (en su mayoría personas afroamericanas en esa época) era incluido en las nuevas leyes de protección. Para tranquilizar a estos miembros, la Ley Nacional de Relaciones Laborales (1935) y otras leyes laborales fundamentales se aprobaron especificando esas exclusiones.</p> <p>Con este trasfondo legal e histórico, hace 20 años empecé a reunirme con personal del hogar de la ciudad de Nueva York como parte de una iniciativa para conectar a mujeres asiáticas inmigrantes con trabajos mal remunerados. Fue imposible ignorar al ejército silencioso de mujeres de color, principalmente migrantes, paseando en cochecitos a niñas y niños de raza diferente por las calles de Manhattan.</p> <p>A pesar de la necesidad, fue un desafío hacer que un pequeño grupo de mujeres se acercase. La mayoría de quienes conocí era la fuente principal de ingresos de sus familias y vivían bajo una presión económica extrema para llegar a fin de mes. Superar la idea de asistir a una reunión que podría poner en riesgo sus trabajos no les resultó fácil. La presión en las mujeres migrantes se veía agravada por el temor a ser deportadas y separadas de sus familias y comunidades. Pero insistimos, y finalmente nos abrimos camino para crear espacios seguros en los que las mujeres pudieran reunirse, conectar y gestar un sentimiento de comunidad y pertenencia.</p> <p>Las trabajadoras que vinieron se dieron fuerza y poder entre sí. Se corrió la voz entre otras ciudades donde también comenzaban a organizarse. Reunión tras reunión, en mayor o menor escala, las organizaciones del personal del hogar empezaron a esparcirse de manera local. En el 2007, todo estaba listo para romper el aislamiento de las reuniones locales y conectarnos a nivel nacional; llevamos a cabo nuestra primera reunión nacional y formamos oficialmente la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas («NDWA», por sus siglas en inglés).</p> <p>Diez años después, somos una alianza de 64 organizaciones locales de personal del hogar en 36 ciudades y 17 estados de todo el país. Entre nuestros miembros hay niñeras, personal de limpieza, cuidadoras y cuidadores de personas mayores o con discapacidades cuyo entorno laboral es un hogar. Las trabajadoras y los trabajadores pueden unirse a través de una organización afiliada local o de forma particular desde cualquier parte del país, pagar las cuotas y tener acceso a capacitaciones, beneficios y otros recursos.</p> <p>Nuestro recién descubierto sentimiento de poder se volvió tangible a medida que presentábamos demandas y organizábamos encuentros en contra de personas empleadoras abusivas. Las demandas nos permitieron comprender las limitaciones de la ley, ya que el personal del hogar había estado sometido a numerosas exclusiones en la legislación laboral. Quedó claro que necesitaríamos organizarnos para cambiar las leyes y promulgar nuevas políticas.</p> <p>Introdujimos entonces la Carta de Derechos del Personal Doméstico: una legislación estatal que establece las protecciones básicas para la mano de obra, por ejemplo cuestiones contra la discriminación o el derecho a tener un día de descanso por semana y vacaciones pagadas. Nuestro primer gran logro llegó en 2010 cuando, tras siete años de campaña, el gobernador del estado de Nueva York convirtió el proyecto en ley. Desde entonces, otros seis estados aprobaron leyes para proteger los derechos del personal del hogar, y el Ministerio de Trabajo federal cambió sus normas para incluir a dos millones de personas que trabajan como personal de atención del hogar, previamente excluidas de las protecciones federales de salario mínimo y de horas extras.</p> <p>Además, el trabajo pionero con trabajadoras del hogar que han sobrevivido a situaciones de trata de personas con fines laborales, empezó a modificar la conversación sobre la trata incluyendo el espectro de vulnerabilidades que enfrentan las mujeres con trabajos de bajos salarios. Se recuperaron millones de dólares de salarios impagados y miles de personas que trabajan como personal del hogar se han unido a las campañas desarrollando toda una nueva generación de líderes para los movimientos de cambio social.</p> <h2>El futuro del trabajo</h2> <p>Aunque nuestra década de trabajo se enfocó en mejorar las condiciones laborales del personal del hogar, su importancia en el resto de la mano de obra no debe subestimarse. En los primeros años de organización, las condiciones y vulnerabilidades que el personal del hogar enfrentaba parecían marginales comparadas con el resto de la mano de obra. Hoy, estos problemas afectan a un grupo mucho mayor de personas. La falta de seguridad laboral, la falta de caminos hacia el desarrollo profesional y la falta de acceso a redes de protección sociales son problemas que enfrentan las trabajadoras y los trabajadores de muchos sectores. De hecho, a medida que una mayor parte de la fuerza laboral se vuelve temporal, de medio tiempo o autónoma, el «trabajo no tradicional» se torna más habitual. </p> <p>A medida que la economía de los Estados Unidos se ajusta frente al incremento de la «economía de los pequeños encargos», y las empresas y las personas trabajadoras tratan de descubrir cómo aprovechar los beneficios y evitar los peligros de este tipo de trabajos signados por avances tecnológicos, solo es necesario mirar al personal del hogar para darnos cuenta de cómo se desarrollará. Las trabajadoras del hogar somos las primeras trabajadoras de la economía de los pequeños encargos: hemos experimentado su dinámica, luchado frente a sus desafíos y, más importante aún, hemos encontrado algunas soluciones para sobrevivir como una fuerza laboral vulnerable.</p> <p>Todo el mundo podría beneficiarse, por ejemplo, de una nueva declaración de derechos para las personas trabajadoras del siglo XXI. Además del personal del hogar, existen millones de trabajadoras y trabajadores en ambientes no tradicionales a quienes se les niega el acceso a beneficios. Todas las fuerzas laborales podrían beneficiarse de un sistema de formación reinventado que una la creciente brecha entre trabajadoras y trabajadores con ingresos altos y bajos. Y, si logramos averiguar cómo darle voz y voto real a esta fuerza laboral desagregada, con una organización sostenible y ampliable de trabajadoras y trabajadores del siglo XXI, podríamos crear un contexto en el que las personas trabajadoras puedan ocupar un lugar en la discusión y ayudar a forjar el futuro de la economía global de una vez por todas.</p> <h2>Una alianza del siglo XXI</h2> <p>En la Alianza Nacional de Trabajadoras Domésticas estamos desarrollando soluciones enfocadas al futuro.</p> <p>Estamos construyendo una asociación nacional de personas voluntarias en la que cualquier trabajadora del hogar puede unirse y obtener acceso a capacitación y beneficios. Estamos desarrollando nuevos programas de formación y desarrollo profesional para la fuerza laboral y haciendo accesible la capacitación en diferentes idiomas, y desde los teléfonos celulares. Hemos desarrollado un <a href="http://www.goodworkcode.org/">Código de Buenos Empleos</a>, un marco de referencia para que los trabajos sean buenos dentro de la economía virtual, que ayude a las empresas a diseñar sus negocios teniendo en cuenta el bienestar de su personal. Y estamos desarrollando un programa portátil de beneficios que brinde a contratistas independientes y a trabajadoras del sector informal los medios necesarios para recaudar contribuciones sociales y utilizarlas para recibir los beneficios que deseen.</p> <p>Como fuerza laboral mayoritariamente femenina, el modo en que desarrollamos las soluciones es crítico. Debemos asegurarnos de que la fuerza laboral indocumentada y migrante esté totalmente incluida en nuestras soluciones y estrategias. Cuando queramos organizar la fuerza laboral, debemos tener en cuenta cómo los legados de la esclavitud y del colonialismo moldean la fuerza laboral presente. Por suerte, este es precisamente el modo en que nuestro movimiento ha evolucionado. Trabajando en la intersección de muchas identidades y experiencias, tenemos el desafío de crear modelos organizativos en los que todas las personas tengan voto y dignidad, donde todas las personas tengan una sensación de pertenencia.</p> <p>El movimiento mundial de personal del hogar surge en el momento preciso, no solo para traer dignidad y respeto a las personas que se dedican a esto, sino para moldear el futuro del trabajo a nivel mundial, para que sea un mundo de oportunidades y seguridad económica real para todas las familias. El personal del hogar se ubica en el centro de muchos cambios en la economía global y también debe estar en el centro de las soluciones. Nosotras creemos que la investigación, la organización y las soluciones que emergen del movimiento mundial de personal del hogar son claves para muchas de las cuestiones críticas a las que debemos responder para lograr dignidad y oportunidades en el futuro.</p> <p>Así que la próxima vez que vea a una trabajadora entrar silenciosamente en una casa con sus artículos de limpiezas o a una niñera tranquilizando a una niña que llora y que no es de ella o a una cuidadora llevando lentamente a una persona anciana en silla de ruedas hacia el sol, tome nota.</p> <p>Es probable que pasen desapercibidas, pero su importancia para todas nosotras y nosotros no se puede subestimar. Sus luchas son las luchas del futuro laboral. Sus soluciones son las soluciones del futuro laboral. No solo nos están salvando de las condiciones laborales del trabajo del hogar del pasado y del presente, sino que también podrían salvarnos de un futuro laboral que no aprende de los errores del pasado.</p> <p>Y así es como construimos un futuro laboral con dignidad y respeto hacia todas las trabajadoras y todos los trabajadores, un futuro laboral del que nos enorgullezcamos. </p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gathumbi/ayudando-las-trabajadoras-sexuales-ayudarse-s-mismas">Ayudando a las trabajadoras sexuales a ayudarse a sí mismas</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GATHUMBI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/simanti-dasgupta/la-propuesta-de-amnist-para-despenalizar-el-trabajo-sexual-contenido-">La propuesta de Amnistía para despenalizar el trabajo sexual: contenido y descontentos</a><br /><span style="font-size:90%;">SIMANTI DASGUPTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/wendelijn-vollbehr/mejorar-las-estrategias-contra-la-trata-de-personas-por-qu-las-pers">Mejorar las estrategias contra la trata de personas: ¿por qué las personas dedicadas al trabajo sexual tienen que estar involucradas?</a><br /><span style="font-size:90%;">WENDELIJN VOLLBEHR</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jason-congdon/hablando-sobre-las-prostitutas-muertas-c-mo-la-coalici-n-contra-la-trata">Hablando sobre las «prostitutas muertas»: cómo la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) utiliza a sobrevivientes para silenciar quienes ejercen el trabajo sexual</a><br /><span style="font-size:90%;">JASON CONGDON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/thaddeus-blanchette-laura-murray/el-poder-de-las-putas-el-movimiento-de-las-prostituta">El poder de las putas: el movimiento de las prostitutas brasileñas en tiempos de reacción política</a><br /><span style="font-size:90%;">THADDEUS BLANCHETTE, LAURA MURRAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/georgina-orellano/protestas-creativas-de-las-trabajadoras-sexuales-en-argentina">Protestas creativas de las trabajadoras sexuales en Argentina</a><br /><span style="font-size:90%;">GEORGINA ORELLANO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/empower-foundation/no-nos-dedicamos-al-trabajo-sexual-porque-seamos-pobres-lo-hacemos-">No nos dedicamos al trabajo sexual porque seamos pobres, lo hacemos para terminar con nuestra pobreza.</a><br /><span style="font-size:90%;">EMPOWER FOUNDATION</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kimberly-walters/m-s-all-de-las-operaciones-de-redada-y-rescate-es-hora-de-reconocer-e">Más allá de las operaciones de «redada y rescate»: es hora de reconocer el daño que se está causando</a><br /><span style="font-size:90%;">KIMBERLY WALTERS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fraser-crichton/despenalizaci-n-del-trabajo-sexual-en-nueva-zelanda-su-historia-e-impa">Despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda: su historia e impacto</a><br /><span style="font-size:90%;">FRASER CRICHTON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/marcelina-bautista/el-trabajo-no-es-indigno-pero-el-modo-en-que-tratas-las-trabajadoras-del-hogar-s-lo-es">El trabajo no es indigno, pero el modo en que tratas a las trabajadoras del hogar sí lo es</a><br /><span style="font-size:90%;">MARCELINA BAUTISTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mar-roa-ana-teresa-v-lez-andrea-londo-o/c-mo-hacemos-de-los-derechos-laborales-una-rea">¿Cómo hacemos de los derechos laborales una realidad?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANDREA LONDOŃO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/rose-mahi/la-autoorganizaci-n-marca-la-diferencia-la-resistencia-creativa-de-las-traba">La autoorganización marca la diferencia: la resistencia creativa de las trabajadoras del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">ROSE MAHI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/lourdes-alb-n/unos-pasos-hacia-adelante-pero-hay-todav-un-largo-camino-por-recorrer-vi">«Unos pasos hacia adelante pero hay todavía un largo camino por recorrer»: viejos conflictos, nuevos movimientos</a><br /><span style="font-size:90%;">LOURDES ALBÁN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/abigail-hunt/volver-al-futuro-el-trabajo-de-las-mujeres-y-la-econom-de-los-peque-os-en">Volver al futuro: el trabajo de las mujeres y la economía de los pequeños encargos</a><br /><span style="font-size:90%;">ABIGAIL HUNT</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/bridget-anderson/entender-el-contexto-interpersonal-y-estructural-del-trabajo-del-hoga">Entender el contexto interpersonal y estructural del trabajo del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">BRIDGET ANDERSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ilana-berger/aliados-o-coconspiradores-qu-necesita-el-movimiento-de-trabajadoras-del-h">Aliados o coconspiradores: ¿qué necesita el movimiento de trabajadoras del hogar?</a><br /><span style="font-size:90%;">ILANA BERGER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/sameera-hafiz/m-s-all-de-la-supervivencia-lecciones-aprendidas-de-las-trabajadoras-del">Más allá de la supervivencia: lecciones aprendidas de las trabajadoras del hogar en la organización de campañas contra la trata de personas y la explotación laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">SAMEERA HAFIZ</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Ai-jen Poo BTS en Español Mon, 19 Nov 2018 07:00:00 +0000 Ai-jen Poo 120214 at https://www.opendemocracy.net ¿Cómo la legalización de la marihuana en Canadá impacta en América Latina? https://www.opendemocracy.net/parker-asmann/la-marihuana-legal-en-canad-impacta-en-am-rica-latina <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los países Latinoamericanos exlporan la legalización o despenalización de algunos narcóticos, pero el consenso general sobre el problema global de la droga sigue inclinándose hacia la prohibición. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/parker-asmann/how-canada-marijuana-legalization-impacts-on-latin-amemerican-drug-p">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Cannabis-Trimmer-Wearing-Socks.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Cannabis-Trimmer-Wearing-Socks.jpg" alt="" title="" width="460" height="276" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Image: http://wantcannabis.ca/#!/item/91438 All rights reserved</span></span></span></p> <p>El uso recreativo de marihuana es ahora oficialmente legal en Canadá, y aunque es improbable que ese cambio tenga un impacto importante en el mercado negro de Latinoamérica, podría precipitar un cambio hacia políticas internacionales de drogas más progresistas.</p> <p>El 17 de octubre, Canadá se convirtió en el segundo país del mundo que&nbsp;<a href="https://www.canada.ca/en/services/health/campaigns/cannabis.html">legaliza</a>&nbsp;completamente el uso recreativo de la marihuana.</p> <p>En junio de 2018, los legisladores del país norteamericano&nbsp;<a href="https://globalnews.ca/news/4282677/pot-bill-senate-passes/">aprobaron</a>&nbsp;el&nbsp;<a href="https://www.parl.ca/DocumentViewer/en/42-1/bill/C-45/royal-assent">proyecto de ley C45</a>&nbsp;antes de que la legalización de la marihuana entrara en vigencia oficialmente este mes de octubre. Canadá es el país de la región que más recientemente legaliza el consumo recreativo de marihuana luego de que&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/informe-senala-que-futuro-de-la-marihuana-legal-en-uruguay-es-positivo-a-pesar-de-las-dificultades/">Uruguay</a>&nbsp;se convirtiera en el primero en diciembre de 2013 antes de iniciar las ventas legales en diciembre de 2017.</p><p> Varios estados en Estados Unidos también legalizaron la marihuana pese a la prohibición federal, y otros países de la región se encuentran&nbsp;<a href="https://www.nbcchicago.com/news/national-international/Mexico-Interior-Secretary-Legalization-Recreational-Marijuana-487529281.html">debatiendo propuestas</a>&nbsp;para permitir el uso medicinal o&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/despenalizacion-de-la-droga-en-argentina-podria-tirar-estadisticas-oficiales-por-la-borda/">despenalizar</a>&nbsp;el uso personal.</p> <p>Después de sancionado el proyecto de ley, la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDD) señaló en un&nbsp;<a href="https://www.unodc.org/unodc/en/press/releases/2018/statement-attributable-to-the-unodc-spokesperson-on-canadas-cannabis-act.html">comunicado</a>&nbsp;en junio que lamentaba la decisión de Canadá de legalizar el uso recreativo de la marihuana, pues este &nbsp;“afecta el marco internacional de control legal sobre las drogas”.</p> <p>Por otro lado, la ministra de justicia de Canadá Jody Wilson-Raybould calificó la decisión de “hito histórico” en un&nbsp;<a href="https://twitter.com/puglaas/status/1009216425507151872?lang=en">tuit</a>&nbsp;de junio.</p> <p>“Esta legislación ayudará a proteger a nuestros jóvenes de los riesgos del cannabis a la par que les quita las ganancias a los criminales y al crimen organizado”, agregó.</p> <h3><strong>Impacto en el mercado negro en Latinoamérica</strong></h3> <p>Es poco probable que la legalización de la marihuana en Canadá tenga un efecto importante en el mercado negro latinoamericano, en particular en México y Colombia, históricamente dos de los principales proveedores de la demanda de marihuana en Norteamérica.</p> <p>La marihuana mexicana tradicionalmente surtió la demanda del mercado estadounidense en medio de la prohibición contra las drogas en la jurisdicción federal. En contraste, mucha parte de la marihuana en el mercado negro de Canadá viene de cultivadores caseros del país y más recientemente del norte de Estados Unidos cerca de la frontera Estados Unidos-Canadá o a lo largo de esta, como Washington y&nbsp;<a href="https://www.oregon.gov/olcc/marijuana/Documents/Rules/OAR_845_025_2800_SalesLimits_TEMP.pdf">Oregon</a>, donde se legalizó la marihuana.</p> <p>“La legislación del cannabis en Canadá no tendrá un efecto mayor en los mercados negros de México, porque la mayoría del cannabis mexicano que va hacia el norte se queda en Estados Unidos”, dijo a InSight Crime Lisa Sánchez, directora del programa para Latinoamérica en la Fundación Transformar la Política de Drogas. “No estoy segura de que notemos una reducción de los cultivos ilícitos ni de la violencia en México”.</p><p class="mag-quote-center">Los grupos del crimen organizado en Latinoamérica, en particular en México, se han&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/legalizacion-marihuana-california-impacta-carteles-mexico/">ajustado</a>&nbsp;a la reducción de la demanda de marihuana al norte de la frontera.</p> <p>Los grupos del crimen organizado en Latinoamérica, en particular en México, se han&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/legalizacion-marihuana-california-impacta-carteles-mexico/">ajustado</a>&nbsp;a la reducción de la demanda de marihuana al norte de la frontera con el aumento del número de estados que legalizan el alcaloide.</p><p>Los grupos criminales están ahora cada vez más involucrados en el tráfico de heroína y&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/grupos-criminales-mexico-responsables-alza-muertes-sobredosis-eeuu/">drogas sintéticas,</a>&nbsp;como el fentanilo para satisfacer la demanda de opioides en Estados Unidos, además del tráfico de cocaína para cubrir la demanda estadounidense en un momento en que hay un&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/informe-de-onudd-produccion-de-cocaina-en-colombia-alcanza-nuevos-records/">boom</a>&nbsp;de la producción de coca en Colombia. La cantidad de marihuana decomisada por Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos (CBP, por sus iniciales en inglés) también se ha reducido en los últimos años.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/grafico seizures.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/grafico seizures.png" alt="" title="" width="460" height="259" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p> <em>(Decomisos de marihuana de Aduanas y Protección de Fronteras —CBP— cortesía de&nbsp;<a href="https://twitter.com/adam_wola/status/1016413713883164672">Adam Isacson</a>)</em></p> <h3><strong>Un paso hacia el cambio de los tratados internacionales de drogas</strong></h3> <p>La legalización de la marihuana en Canadá puede no tener un impacto inmediato en el mercado de drogas de Latinoamérica, pero podría contribuir a instaurar un cambio que conduzca a la modificación de los tratados internacionales de drogas bajo una óptica más progresista y en línea con la evolución del pensamiento global sobre las drogas, lo que con el tiempo tendría un impacto en los grupos del crimen organizado de la región.</p> <p>La “<a href="https://www.tni.org/en/node/24410">modificación inter se</a>” de los tratados internacionales de drogas es una de esas opciones. Esta se da cuando dos o más países se unen y permiten la “producción, comercialización y consumo” de marihuana con fines recreativos a la par que “minimiza el impacto” sobre otros países y las convenciones internacionales sobre drogas, según un&nbsp;<a href="https://www.wola.org/wp-content/uploads/2018/04/FINAL_Updated.pdf">informe conjunto</a>&nbsp;emitido en marzo de 2018 por la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA), El Instituto Transnacional (TNI) y el Observatorio Global de Políticas de Drogas (GDPO).</p><p class="mag-quote-center">Por su reputación como ciudadano global sólido, Canadá podría ayudar a otros países de la región a hacer presión para la adopción de políticas de drogas más progresista.</p> <p>Canadá tiene la posibilidad de jugar un rol muy importante en la exploración de la viabilidad y la deseabilidad de esta opción para los países de Latinoamérica por su reputación como ciudadano global sólido, lo que podría ayudar a otros países de la región a hacer presión para la adopción de políticas de drogas más progresistas, según John Walsh, director de WOLA para la política de drogas, uno de los coautores del informe de 2018.</p> <p>“Me parece que diferentes países están llegando a una conclusión similar [a la de Canadá], de que la prohibición del cannabis simplemente no funciona para ellos”, comentó Walsh. “Es una política inviable, porque tenemos un mercado existente… e intentar prohibirlo no hace que desaparezca, sino que eleva el perjuicio que genera”.</p> <p>El que se unan más países y elijan la opción inter se para implementar políticas de drogas progresistas, le arrebatará el mercado de la marihuana a los actores ilegales y les quitará de las manos una fuente de ingresos que hasta el momento era muy fácil de tomar, lo que con el tiempo puede tener un impacto en su fortaleza relativa y sus recursos.</p> <p>“Sería ingenuo pensar que la regulación legal del cannabis por sí sola va a permitir a los gobiernos domesticar el crimen organizado y la corrupción relativa que requiere otros ingredientes de gobernanza efectiva”, observó Walsh. “Pero también puede darse el caso de que la legalización ofrezca una alternativa a los gobiernos para privar a los grupos criminales de ingresos importantes, lo que podría facilitar un eventual control del crimen organizado [en el largo plazo]”.</p> <p>Dicho esto, la marihuana&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/eln-y-epl-arrecian-lucha-por-control-del-eje-de-la-cocaina-en-colombia/">no está en el centro</a>&nbsp;de los grupos del crimen organizado y sus&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/carteles-mexicanos-disputan-monopolio-mercado-estadounidense-heroina-dea/">ganancias</a>&nbsp;como en el pasado. Hoy en día, los grupos del crimen organizado en toda la región participan en una multitud de actividades criminales, desde tráfico de armas y contrabando hasta minería ilegal de oro y robo de hidrocarburos. Algunas de esas industrias ilícitas tienen&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/petrolera-estatal-mexico-perdio-1500-millones-robos-2016/">el potencial de ser más rentables</a>&nbsp;que el negocio de la droga.</p> <h3><strong>El futuro de la política internacional de drogas</strong></h3> <p>Aunque la legalización de la marihuana por sí sola tiene poca chance de debilitar fuertemente a los grupos del crimen organizado en la región, la presión para la legalización cae en la línea de&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/informe-onu-nuevas-estrategias-aumento-mercado-global-drogas/">los llamados</a>&nbsp;de las&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/nuevo-informe-de-onu-para-control-de-narcoticos-hace-enfasis-en-prevencion-y-tratamiento/">autoridades</a>&nbsp;de todo el mundo para que se adopten políticas nuevas y más innovadoras para frenar el crecimiento del mercado global de las drogas. Los actuales esfuerzos por reprimir la producción no han logrado suprimir el mercado negro ni proteger a los consumidores de estupefacientes.</p> <p>“La legalización es una medida de reducción del daño que hace más manejables y seguros los problemas creados por el mercado negro”, comentó a InSight Crime Sanho Tree, director del Proyecto de Políticas de Drogas del Instituto para Estudios de Políticas.</p> <p>Alcanzar un consenso global para “revisar o enmendar” las convenciones de control de drogas de las Naciones Unidas para adaptarse a la legalización de la marihuana no parece una “opción política viable en el futuro previsible”. Walsh sostiene que la naturaleza polarizada del debate hace más atractiva la opción inter se, y ofrece una “respuesta coordinada y colectiva” al problema global de la droga.</p> <p>“La inter se es explícitamente una respuesta colectiva y da un rango de maniobra”, dice Walsh. “Se diseñó para que los países no pudieran simplemente dar la espalda a otras partes de tratados y los dejara en la oscuridad sin cumplir los compromisos. Ahí hay protección para otros países”.</p> <p>Sin embargo, mientras los países en Latinoamérica&nbsp;<a href="https://www.upi.com/Top_News/World-News/2018/10/11/Opium-legalization-favored-by-Mexicos-defense-chief/4801539204839/?spt=su&amp;or=btn_tw">exploran</a>&nbsp;con mayor fuerza la legalización o despenalización de algunos narcóticos, el consenso general sobre el problema global de la droga sigue inclinándose en gran medida hacia la prohibición.</p><p> Una&nbsp;<a href="https://www.unodc.org/documents/postungass2016/outcome/V1603301-E.pdf">sesión especial</a>&nbsp;de la ONUDD en 2016 sobre el problema mundial de drogas reveló que las convenciones sobre drogas de la ONU basadas en “enfoques indistintos”, acordados hace décadas —y que según los críticos están&nbsp;<a href="https://www.tni.org/en/publication/the-un-drug-control-conventions#10">caducos</a>&nbsp;y necesitan revisarse— “constituyen el pilar del sistema internacional para el control de la droga”.</p><p>*****</p><p>Este artículo se publicó previamente en InSightCrime. Lea el original <em><strong><a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/legalizacion-marihuana-canada-foco-politica-drogas-latinoamerica/">aquí</a></strong></em></p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Canada </div> <div class="field-item even"> United States </div> <div class="field-item odd"> Mexico </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Conflict </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Mexico United States Canada Conflict Democracy and government Economics International politics Parker Asmann Fri, 16 Nov 2018 18:56:10 +0000 Parker Asmann 120592 at https://www.opendemocracy.net Quem adormece em democracia, pode acordar numa ditadura https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/reginaldo-nasser-manuel-nunes-ramires-serrano/quem-adormece-em-democracia-pode-aco <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Apesar dos avanços alcançados durante os governos do PT, o Brasil é hoje um país desigual e violento. Os jovens parecem surpreendidos: a ditadura não era coisa do passado? <em>Entrevista</em>.&nbsp;<em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano-reginaldo-nasser/those-who-fall-asleep-in-democracy-m">English</a>&nbsp;<a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/reginaldo-nasser-manuel-nunes-ramires-serrano/quien-se-duerme-en-democracia-puede-">Español</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/ditadura_2.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/ditadura_2.jpg" alt="" title="" width="460" height="325" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>"<em>Vou fazer desse país uma democracia e, se alguém for contra a abertura, eu prendo e arrebento</em>". </p><p>– General João Baptista Figueiredo</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: Jair Bolsonaro foi eleito como novo presidente do Brasil. O que supõe a sua eleição para o seu país, para a América Latina e para o futuro da democracia na região?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Quando perguntaram ao ex-presidente dos EUA, Nixon, na década de 70, se ele temia que o Brasil se tornasse numa “nova Cuba”, ele respondeu que não. </p><p>Que, na verdade, o Brasil poderia se tornar numa “nova China”. Portanto, sim, tem um efeito em todos os países da região, mas os países também apresentam as suas particularidades em relação aos militares, elites e demais sectores da sociedade. </p> <p>A ditadura no Brasil foi um tema protelado, para que pudesse haver uma conciliação das classes, ao contrário da Argentina e do Chile. Nesse sentido, é um assunto não resolvido que voltou com uma força nunca antes vista. </p><p>Ainda assim, até ao momento, há indícios que se trata duma onda passageira (Trump, Bolsonaro). Contudo, só será assim se houver resistência e mobilização; e se a mesma estiver conectada internacionalmente.</p><p class="mag-quote-center">A ditadura no Brasil foi um tema protelado, para que pudesse haver uma conciliação das classes, ao contrário da Argentina e do Chile.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: diversos comentadores tendem a descrever o novo presidente como o “Trump dos Trópicos”. Contudo, o professor escreveu recentemente que “Bolsonaro tenta mimetizar a linguagem e o estilo de Trump, mas parece se esquecer de que não está à frente de uma potência mundial”. Onde começam e acabam as similitudes entre um e o outro?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: até ao momento a analogia que podemos fazer é em relação à campanha eleitoral. Muito provavelmente, Bolsonaro tenderá a manter, durante o seu governo, o estilo Trump de menosprezar a grande midia e usar o Twitter e um tipo de comunicação informal com frases chocantes e polémicas. </p><p>O Oxford Internet Institute tem feito um acompanhamento dos conteúdos divulgados por Trump e pelos seus seguidores e concluiu que foram mais compartilhados na última campanha eleitoral norte-americana (intercalares) do que em 2016. </p><p>Portanto, ao que tudo indica, Bolsonaro continuará a usar essa técnica, claramente importada dos EUA, uma vez que a mesma ajuda a desviar a atenção dos problemas do país. </p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: que análise faz da nomeação do juiz Sérgio Moro como ministro da justiça? Estamos a falar da “fraude do século”? Coloca esta decisão em causa a operação Lava-Jato e a imparcialidade do sistema judicial brasileiro?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Creio que a escolha do juiz Moro como ministro da justiça faz parte de um processo que contem vários elementos. E tal como num grande puzzle, as peças foram-se encaixando pouco a pouco. Teve inicio com o mensalão, tendo tudo o resto ido no sentido de alimentar o principal propósito: impedir o PT de chegar ao poder. </p> <p>O golpe contra a presidente Dilma mostrou claramente que amplos sectores da sociedade se articularam com diferentes partes do Estado – polícia, judiciário, parlamento – para alijar o PT do poder seguindo as leis e a constituição.</p><p><span class="mag-quote-center">Creio que a escolha do juiz Moro como ministro da justiça faz parte de um processo que contem vários elementos. E tal como num grande puzzle, as peças foram-se encaixando pouco a pouco.</span></p><p>A prisão do presidente Lula e o impedimento das manifestações veio comprovar isso mesmo. O vice-presidente eleito, o general Mourão, chegou a declarar que o juiz Moro foi consultado durante as eleições.</p> <p><strong>Manuel Serrano: </strong>o programa de Bolsonaro inclui medidas que vão contra direitos incluídos na Constituição Brasileira. O direito à vida, por exemplo, seria vulnerado se fosse permitido aos policias “matar à vontade” no decurso da sua actividade. </p><p>Acredita que o Supremo Tribunal Federal vai ser capaz de impedir que o presidente viole os direitos fundamentais dos brasileiros?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Creio que o governo Bolsonaro encontrará resistência no judiciário, mas, sobretudo no Supremo Tribunal Federal (STF). </p><p>Recentemente, a ministra Cármen Lúcia, determinou através duma <a href="https://politica.estadao.com.br/blogs/fausto-macedo/a-unica-forca-legitimada-a-invadir-uma-universidade-e-a-das-ideias-livres-e-plurais-diz-carmen/">decisão liminar</a> que a única força legitimada a “invadir uma universidade é a das ideias livres e plurais”.</p> <p>A decisão garante assim a livre manifestação do pensamento e das ideias contra as decisões de juízes eleitorais que determinaram a busca e a apreensão de panfletos e materiais de campanha eleitoral nas universidades, em associações de docentes, e que proibiram aulas com temática eleitoral, assim como reuniões e assembleias de natureza política. </p> <p>Está é sem dúvida uma acção positiva, mas que revela também que há vários sectores dentro do Estado que atentam sistematicamente contra o estado de direito.</p><p class="mag-quote-center">A única força legitimada a invadir uma universidade é a das ideias livres e plurais.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: como foi possível que a extrema-direita tenha chegado ao poder no Brasil? Quais foram para si os principais catalisadores deste resultado?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Venho analisando há algum tempo o tema da contra-revolução, que é muito pouco estudado. Se analisarmos com atenção as obras de Marx, tais como o Manifesto do Partido Comunista e o 18 Brumário de Luís Bonaparte, apreciaremos uma preocupação em relação à contra-revolução. É preciso entender que a contra-revolução existe independentemente de a revolução ter acontecido ou não.</p> <p>No Brasil, estamos falando de um processo que, timidamente, e de forma conciliatória, promoveu o combate à miséria e o acesso à educação superior de um percentual pequeno na sociedade. </p><p>E permitiu ganhos substantivos para o empresariado em geral e para os sectores financeiros em particular. Contudo, foi suficiente para despertar uma reacção quando o momento propicio apareceu. E isso acontece quase sempre em época de crise económica. </p> <p>Foi assim que as elites chegaram a um consenso: colocar um fim na era do PT. Mas, durante essa movimentação, a extrema direita avançou além do que se esperava. Isso pode ser notado agora em jornalistas, políticos, e nalguns activistas que ajudaram a fomentar o antipetismo e agora aparecem como “madalenas arrependidas”. Mas não nos podemos iludir: esses sectores vão-se acomodar se as coisas “forem bem”.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/44839437495_0e4f1a9ea9_k_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/44839437495_0e4f1a9ea9_k_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Plenário da Câmara dos Deputados durante sessão solene do Congresso Nacional destinada a comemorar os 30 anos da Constituição Cidadã. Geraldo Magela/Agência Senado/Flickr. Alguns direitos reservados. </span></span></span></p><p><strong>Manuel Serrano</strong>: Polarização, ataques à imprensa, militares no governo. É assim que se suicidam as democracias?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Quando avaliamos avanços e retrocessos na história, é sempre pertinente situar a situação de que estamos a falar. É inquestionável que a constituição de 1988 e o processo de mobilização social e política no país após a ditadura civil-militar foram avanços importantes. </p><p>Assim como o foram uma série de movimento sociais, tais como o Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra (MST) e o Movimento dos Trabalhadores Sem Teto (MTST). </p> <p>Contudo, ao mesmo tempo, a democracia tem sido corroída em várias frentes. Apesar dos avanços alcançados durante os governos do PT, o Brasil é hoje um país extremamente desigual e violento, sendo óbvio que são os mais vulneráveis que pagam a conta.</p><p>As questões episódicas que afloraram agora são a ponta do iceberg da reacção dos sectores mais conservadores aos anos de progresso. </p><p>Estamos a assistir claramente a como alguns grupos querem fazer um acerto de contas em todas as áreas. Nesse sentido, chama a atenção os ataques contra as universidades, os movimentos LGBTs, a livre-manifestação de ideias…</p><p class="mag-quote-center">É preciso entender que a contra-revolução existe independentemente de a revolução ter acontecido ou não.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: falámos numa entrevista, realizada há um ano, sobre as notícias falsas e a parcialidade dos meios de comunicação no Brasil. Que influência tiveram ambos factores nestas eleições?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Nestas eleições, as redes virtuais, principalmente o WhatsApp, foram decisivas. Muitos analistas comentavam que a candidatura Bolsonaro não descolaria, pois não possuía tempo suficiente no horário eleitoral gratuito.</p><p>Mas pela primeira vez, isso não foi decisivo. Os seus apoiantes, ancorados numa indústria muito bem organizada, tiveram una enorme influência sobre a eleição. </p> <p>A jornalista da Folha de São Paulo, Patrícia Campos Mello, revelou como se montou a indústria das fake news em torno da candidatura de Bolsonaro. As eleições revelaram também a incapacidade das instituições de justiça em coibir esse tipo de acções.</p><p class="mag-quote-center">Uma&nbsp;reportagem da BBC Brasil&nbsp;revelou a existência de estratégias de manipulação eleitoral e da opinião pública nas redes sociais, semelhante à usada pelos russos nas eleições americanas.</p><p> Em Dezembro de 2017, uma <a href="https://www.bbc.com/portuguese/brasil-42172146">reportagem da BBC Brasil</a> revelou a existência de estratégias de manipulação eleitoral e da opinião pública nas redes sociais, semelhante à usada pelos russos nas eleições americanas, que tem sido usada no Brasil desde 2012. Nada foi feito para combater este fenómeno. </p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: Pepe Mujica veio lembrar que “não há derrota ou triunfo definitivo”. O que pode fazer a oposição, e todas aquelas pessoas que defendem os direitos humanos, para garantir que o Brasil continua a ser a maior democracia da América Latina?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: é compreensível que várias pessoas entrem em pânico com a eleição de alguém que propaga um discurso belicista e ameaça os seus críticos. </p><p>Alguns lembram-se de 1964, e com razão, já que Bolsonaro fez questão de elogiar aquele que é o símbolo da tortura no Brasil: o coronel Ulstra. </p><p>Os mais jovens parecem tomados de surpresa, afinal de contas, dizem eles, a ditadura era coisa do passado. É preciso estar alerta o tempo todo, mas não podemos entrar num clima de medo: esse é o objectivo do terror. </p><p>Não nos podemos esquecer, em termos de votos totais, que o candidato vencedor teve à volta de 40% dos votos. E que em termos de votos válidos – excluindo os votos nulos, brancos e quem não compareceu – estamos a falar de 55% contra os 45% de Haddad.</p><p class="mag-quote-center">Bolsonaro fez questão de elogiar aquele que é o símbolo da tortura no Brasil: o coronel Ulstra.</p><p> Os votos de Haddad vieram, em sua maioria, da região nordeste, dos mais pobres e das mulheres. Ou seja, a sociedade esta dividida. </p><p>Além disso, não nos podemos esquecer que o PT venceu quatro eleições presidenciais seguidas e muito provavelmente venceria a quinta se Lula não tivesse sido preso. Creio que se trata de um facto inédito no Brasil e, possivelmente, no mundo, em que a alternância de poder entre partidos se verifica mais regularmente. </p> <p>É preciso, portanto, diferenciar o discurso das acções; muito embora as palavras e os gestos acabem por configurar uma estrutura social que encoraje as pessoas a agir por conta própria. </p><p>Há elementos nos discursos de Bolsonaro – além de gestos – típicos do fascismo. Mas até o momento, não se pode falar dum conjunto regular e organizado de acções fascistas. </p><p>Todavia, ele vai procurar agir “dentro da lei”, pois há uma estrutura institucional permissiva para realizar uma verdadeira “caça as bruxas”. De aí a importância da comunidade internacional. </p><p>Se a acção da extrema direita tem características marcadamente internacionais, o mesmo deve acontecer em relação à luta democrática.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/leonardo-lopes-da-silva-manuel-nunes-ramires-serrano/um-pa-s-dois-brasis">Um país, dois Brasis </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/brasil-uma-cat-strofe-evit-vel">Brasil: uma catástrofe evitável</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/manuella-libardi/brasil-1964-x-2018-um-paralelo">Brasil: 1964 X 2018, um paralelo</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/o-brasil-contra-o-seu-futuro">O Brasil contra o seu futuro</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Manuel Nunes Ramires Serrano Reginaldo Nasser Thu, 15 Nov 2018 11:03:53 +0000 Reginaldo Nasser and Manuel Nunes Ramires Serrano 120584 at https://www.opendemocracy.net Quien se duerme en democracia, puede despertarse en una dictadura https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/reginaldo-nasser-manuel-nunes-ramires-serrano/quien-se-duerme-en-democracia-puede- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>A pesar de los avances logrados durante los gobiernos del PT, Brasil es hoy un país desigual y violento. Los jóvenes se sorprenden: ¿la dictadura no era cosa del pasado? <em>Entrevista. <strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano-reginaldo-nasser/those-who-fall-asleep-in-democracy-m">English</a>&nbsp;<a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/reginaldo-nasser-manuel-nunes-ramires-serrano/quem-adormece-em-democracia-pode-aco">Português</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/ditadura_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/ditadura_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="325" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Represión en el centro de Río durante la dictadura, el 21 de junio de 1968, día que quedó conocido como Viernes Sangriento.</span></span></span><br /><em></em></p><p><em>"Voy a hacer de este país una democracia y si alguien está en contra de la apertura, lo detendré y acabaré con él.”</em><span></span></p><p><span>– General João Baptista Figueiredo</span><strong>&nbsp;</strong></p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: Jair Bolsonaro ha sido elegido nuevo presidente de Brasil. ¿Qué supone su elección para su país, para América Latina y para el futuro de la democracia en la región?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Cuando le preguntaron al expresidente Nixon, en la década de 1970, si temía que Brasil se convirtiera en una "nueva” Cuba, él respondió que no. </p><p>Dijo que, de hecho, temía que Brasil pudiera convertirse en una "nueva” China. Está claro que la elección de Bolsonaro tendrá consecuencias para todos los países de la región, aunque cada país presenta una serie de particularidades en cuanto al papel de los militares, las élites y demás sectores de la sociedad.</p> <p>La dictadura en Brasil siempre fue algo a evitar para, de alguna forma, permitir una conciliación entre las distintas clases sociales, contrariamente a lo que ocurrió en países como Argentina o Chile. </p><p>Se trata pues de un tema por resolver que ha vuelto con una fuerza nunca vista. Aunque parece que se trata de una ola transitoria, lo será solo si hay resistencia y movilización y si éstas cuentan con aliados internacionales.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">La elección de Bolsonaro tendrá consecuencias para todos los países de la región.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: Varios analistas describen al nuevo presidente como el "Trump de los Trópicos". </p><p>Sin embargo, usted escribió recientemente que "Bolsonaro intenta mimetizar el lenguaje y el estilo de Trump, pero parece olvidarse de que no está al frente de una potencia mundial". ¿Dónde empiezan y acaban las similitudes entre uno y otro?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Por ahora, las comparaciones que podemos hacer son en relación a la campaña electoral. </p><p>Es muy probable que Bolsonaro decida, cuando esté en el gobierno, continuar imitando el estilo de Trump de desprecio a los grandes medios de comunicación. </p><p>Y que use Twitter como un medio de comunicación informal, con frases polémicas y chocantes, ya que ayudan a desviar la atención de los problemas del país.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: ¿Qué le parece el nombramiento del juez Sergio Moro como ministro de la justicia? ¿Estamos hablando del "fraude del siglo"? ¿Pone esto en duda la operación Lava-Jato y la imparcialidad del sistema judicial brasileño?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser: </strong>Creo que el nombramiento del juez Moro como ministro de justicia forma parte de un plan que viene de lejos. </p><p>Y, como en un gran rompecabezas, las piezas van encajando poco a poco. Todo empezó con el <em>mensalão</em>, y todo lo que vino a continuación ha ido en la dirección del objetivo principal: impedir que el PT llegara al poder.</p> <p>El golpe contra la presidenta Roussef demostró que amplios sectores de la sociedad se articularon con diferentes estructuras del Estado – policía, poder judicial, parlamento – para alejar al PT del poder sirviéndose de la constitución y las leyes. </p><p>La prisión de Lula lo confirmó. El vicepresidente electo, el general Mourão, ha afirmado que el juez Moro fue consultado durante las elecciones.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: El programa de Bolsonaro incluye medidas que van en contra de los derechos que figuran en la Constitución Brasileña. </p><p class="mag-quote-center">Creo que el gobierno Bolsonaro encontrará resistencia en el poder judicial, sobre todo en el Supremo Tribunal Federal.</p><p>El derecho a la vida, por ejemplo, se vulneraría si se permitiera a los policías "matar a voluntad" en el ejerciucio de sus funciones. </p><p>¿Cree que el Supremo Tribunal Federal será capaz de impedir que el presidente viole los derechos fundamentales de los brasileños?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Creo que el gobierno Bolsonaro encontrará resistencia en el poder judicial, sobre todo en el Supremo Tribunal Federal (STF). </p><p>Recientemente, la ministra Carmen Lúcia determinó, por vía de una <a href="https://politica.estadao.com.br/blogs/fausto-macedo/a-unica-forca-legitimada-a-invadir-uma-universidade-e-a-das-ideias-livres-e-plurais-diz-carmen/">decisión preliminar</a>, que la única fuerza legitimada a "invadir una universidad es la de las ideas libres y plurales".</p> <p>La decisión garantiza así la libre manifestación de pensamiento e ideas frente a las decisiones de los jueces electorales, que autorizaron la búsqueda y requisamiento de panfletos y materiales de campaña en las universidades y asociaciones de docentes y que prohibieron clases con temática electoral, así como reuniones y asambleas de carácter político.</p> <p>Se trata sin duda de una decisión positiva, pero que demuestra que hay sectores dentro del Estado que atentan sistemáticamente contra el estado de derecho.</p><p class="mag-quote-center">El golpe contra la presidenta Roussef demostró que amplios sectores de la sociedad se articularon con diferentes estructuras del Estado para alejar al PT del poder.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: ¿Cómo ha sido posible que la extrema derecha haya llegado al poder en Brasil? ¿Cuáles fueron los principales catalizadores de este resultado?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Hace ya tiempo que vengo analizando el tema de la contrarrevolución, que es algo que se estudia muy poco actualmente.&nbsp; </p><p>Si analizamos con atención las obras de Marx, tales como el <em>Manifiesto del Partido Comunista</em> y <em>El 18 Brumario de Luis Bonaparte</em>, apreciaremos la preocupación de Marx por la contrarrevolución. </p><p>Debemos ser conscientes de que la contrarrevolución existe independientemente de que la revolución haya tenido éxito o no. </p> <p>En Brasil, lo que hubo fue un proceso que, tímidamente, y de forma conciliadora, promovió la lucha contra la pobreza y el acceso de los menos pudientes a la educación superior. </p><p>Y que permitió ganancias importantes a las empresas y al sector financiero. Sin embargo, esta pequeña <em>revolución</em> despertó una reacción cuando se dieron las circunstancias propicias. Algo que sucede casi siempre en épocas de crisis económica.</p> <p>Fue en ese momento cuando las élites llegaron a un acuerdo de consenso: poner fin a la era del PT. Lo que ocurrió fue que, durante ese movimiento, la extrema derecha avanzó más allá de lo que muchos esperaban. </p><p>Muchos periodistas, políticos e incluso algunos activistas que ayudaron a fomentar el antipetismo lamentan hoy su decisión. Pero no debemos engañarnos: esos sectores van a acomodarse si las cosas "van bien”.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/44839437495_0e4f1a9ea9_k_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/44839437495_0e4f1a9ea9_k_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Jair Bolsonaro en un pleno del Congreso de los Diputados durante una sesión solemne destinada a conmemorar los 30 años de la Constitución. Geraldo Magela/Agencia Senado/Flickr. Algunos derechos reservados.</span></span></span></p><p><strong>Manuel Serrano</strong>: Polarización, ataques a la prensa, militares en el gobierno. ¿Es así como se suicidan las democracias?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser</strong>: Cuando analizamos los avances y retrocesos de la historia, hay que ubicar siempre correctamente la situación. </p><p>Es incuestionable que la constitución de 1988 y el proceso de movilización social y política tras la dictadura cívico-militar supusieron avances importantes y la emergencia de una serie de movimientos sociales, como el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y el Movimiento de los Trabajadores sin techo (MTST).</p> <p>Sin embargo, al mismo tiempo, la democracia se fue deteriorando con el tiempo de distintas maneras. </p><p class="mag-quote-center">Pese a los avances logrados durante los gobiernos del PT, Brasil es hoy un país extremadamente desigual y violento, en el que los que pagan la cuenta suelen ser los más vulnerables.</p><p>Pese a los avances logrados durante los gobiernos del PT, Brasil es hoy un país extremadamente desigual y violento, en el que los que pagan la cuenta suelen ser los más vulnerables. </p><p>Lo que está aflorando ahora es la punta del iceberg de la reacción de los sectores más conservadores ante los años de progreso. </p><p>Estamos asistiendo a como algunos grupos buscan un ajuste de cuentas: contra las universidades, contra los movimientos LGBT, contra la libre manifestación de ideas.</p> <p><strong>Manuel Serrano: </strong>Hace un año, discutíamos sobre las noticias falsas y la parcialidad de los medios de comunicación en Brasil. ¿Qué influencia tuvieron ambos factores en estas elecciones?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser: </strong>En realidad, de lo que discutíamos era de las grandes corporaciones mediáticas. </p><p>En estas últimas elecciones, las redes sociales, principalmente WhatsApp, han sido decisivas. Muchos analistas comentaban que la candidatura de Bolsonaro no despegaría, ya que no disponía de espacios ni tiempo suficiente en el horario electoral de los medios. </p><p>Pero sus partidarios, anclados en una industria muy bien organizada, tuvieron una influencia decisiva.<strong> </strong></p><p><strong></strong>La periodista de <em>Folha de São Paulo</em>, Patrícia Campos Mello, reveló cómo se usaron <em>fake news</em> para potenciar la campaña de Bolsonaro. </p><p>Las elecciones también evidenciaron la incapacidad de las instituciones de justicia para contener este tipo de acciones. </p><p>En diciembre de 2017, un <a href="https://www.bbc.com/portuguese/brasil-42172146">reportaje de BBC Brasil</a> reveló que se vienen usando estrategias de manipulación electoral y de la opinión pública en Brasil desde 2012 ante la pasividad de las autoridades.</p><p class="mag-quote-center">Debemos ser conscientes de que la contrarrevolución existe independientemente de que la revolución haya tenido éxito o no.</p> <p><strong>Manuel Serrano</strong>: Pepe Mújica recuerda que "no hay derrota o triunfo definitivo". ¿Qué puede hacer la oposición, y todas aquellas personas que defienden los derechos humanos, para conseguir que Brasil siga siendo la mayor democracia de América Latina?</p> <p><strong>Reginaldo Nasser: </strong>Es comprensible que haya quienes entren en pánico ante la elección de alguien que emplea un tono belicista y amenaza a sus críticos. </p><p>Algunos se acuerdan de 1964, y con razón, ya que Bolsonaro ha hecho constar su elogio de un símbolo de la tortura en Brasil: el coronel Ulstra. </p><p>Los más jóvenes parecen sorprendidos: a fin de cuentas, la dictadura ¿no era cosa del pasado? Es preciso estar alerta, pero no podemos permitir que el miedo nos paralice - ese es precisamente el objetivo del terror. </p><p>Tampoco debemos olvidar que el candidato ganador tuvo alrededor del 40% de los votos totales. Y que, excluyendo los votos nulos, en blanco y de aquellos que no le votaron, Bolsonaro obtuvo 55% de los votos contra los 45% de Haddad. </p><p>Los votos del candidato del PT procedían, en su mayoría, del noreste del país, de los más pobres y de las mujeres. </p><p>La sociedad brasileña está dividida y debemos ser conscientes de que el PT venció cuatro elecciones presidenciales seguidas, y que muy probablemente hubiera vencido las de este año si Lula hubiera podido presentarse. </p><p>Creo que se trata de un hecho inédito en Brasil, y posiblemente en el mundo, donde alternancia de poder entre partidos suele ser la norma.</p><p class="mag-quote-center">Los más jóvenes parecen sorprendidos: a fin de cuentas, la dictadura ¿no era cosa del pasado?&nbsp;</p> <p>Es necesario, por lo tanto, diferenciar el discurso de las acciones, aunque las palabras y los gestos acaban por configurar una estado de opinión en la sociedad que alienta a las personas a actuar por su cuenta. </p><p>Hay elementos y gestos en los discursos de Bolsonaro que son típicos del fascismo. Pero, hasta el momento, no se puede hablar de que exista un conjunto organizado de acciones fascistas. </p> <p>Creo que él va a intentar actuar "dentro de la ley", ya que existe una estructura institucional permisiva dentro del Estado que le va a permitir llevar a cabo una verdadera "caza de brujas".</p><p> De ahí la importancia de la comunidad internacional y la presión que pueda ejercer. Si convenimos que la acción de la extrema derecha tiene características marcadamente internacionales, lo mismo debe ocurrir con la lucha democrática.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/manuella-libardi/brasil-1964-x-2018-la-historia-se-repite">Brasil 1964 X 2018. ¿La historia se repite?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/manuela-andreoni/brasil-ante-la-encrucijada-clim-tica">Brasil ante la encrucijada climática</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/brasil-contra-su-futuro">Brasil contra su futuro</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/brasil-una-cat-strofe-evitable">Brasil: una catástrofe evitable</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Manuel Nunes Ramires Serrano Reginaldo Nasser Thu, 15 Nov 2018 10:50:47 +0000 Reginaldo Nasser and Manuel Nunes Ramires Serrano 120583 at https://www.opendemocracy.net Más allá de la supervivencia: lecciones aprendidas de las trabajadoras del hogar en la organización de campañas contra la trata de personas y la explotación laboral https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/sameera-hafiz/m-s-all-de-la-supervivencia-lecciones-aprendidas-de-las-trabajadoras-del <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Las campañas contra la trata de personas pueden ayudar a inclinar la balanza hacia la justicia, pero solo serán exitosas si se basan en las vivencias de las personas supervivientes y se enfocan en soluciones sistémicas. <strong><em><a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/sameera-hafiz/beyond-survival-lessons-from-domestic-worker-organising-campaigns-agains">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/PA-21845760.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Migrant domestic workers hold posters demanding the same basic labour rights as those of the Lebanese workers during a march in Beirut, Lebanon, in 2014. Hussein Malla/AP/Press Association. All rights reserved.</p> <p>Muchas campañas convencionales contra la trata han logrado efectos favorables: han planteado el problema de la trata de personas a escala mundial y han ayudado a incentivar la acción nacional e internacional para la protección de las víctimas. No obstante, tienen también limitaciones graves; lo que significa que, algunas veces, sus aportes generales pueden ser poco positivos.</p> <p>Principalmente, se ven limitadas por una tendencia generalizada a organizarse exclusivamente en torno al problema de la trata de personas, lo que a menudo debilita la relación entre la trata de personas y otras formas de opresión y marginación. Muchas de las campañas incorporan la idea de la trata como un problema excepcional que requiere soluciones excepcionales, en vez de una opresión sistemática que requiere soluciones sistemáticas para todas las personas trabajadoras. Además, demasiadas campañas contra la trata utilizan relatos de vulnerabilidad y victimismo para ilustrar el alcance del problema, pero no logran colaborar de manera significativa con las personas supervivientes en la creación y manejo del discurso.</p> <p>Las campañas de concienciación tienen potencial, pero este todavía está por verse. El aprendizaje de los errores pasados y de las lecciones de las trabajadoras del hogar organizadas permitirían a las campañas contra la trata inclinar la balanza hacia la justicia y hacer frente al desafío de garantizar un trabajo digno para todas las personas.</p> <h2>La trata de personas no es un problema aislado</h2> <p>La Alianza nacional de trabajadoras del hogar (NDWA, por sus siglas en inglés) considera la trata de personas como el caso extremo de un patrón constante de explotación laboral que afecta a muchas personas trabajadoras en condiciones de vulnerabilidad. Tal explotación comienza con salarios bajos, ausencia de vacaciones pagadas, horarios imprevisibles y falta de acceso a programas de seguridad social. Puede luego continuar con robo de salarios, acoso sexual, discriminación, abuso verbal y horas extraordinarias involuntarias. También sabemos —por las vivencias de las trabajadoras del hogar, quienes en muchos casos enfrentan altos índices de trata de personas en los Estados Unidos y en el extranjero— que las políticas inhumanas de inmigración, la injusticia racial, la desigualdad entre géneros, la desigualdad económica y otras barreras sistémicas juegan un papel central en el aumento de la vulnerabilidad ante los abusos en este patrón constante de explotación laboral. Las campañas contra la trata de personas deben prestar la debida atención a todas las formas de opresión y de desigualdad.</p> <p>A través de numerosas estrategias, las campañas de la NDWA (aún aquellas que no se enfocan específicamente en la trata de personas) han luchado por romper este patrón constante de explotación y vulnerabilidad. Por ejemplo, siete estados de los EE.UU. han promulgado leyes de derechos del personal del hogar. Estas campañas legislativas son complejas y requieren de mucho esfuerzo, y son las que básicamente han creado nuevos derechos y protecciones laborales para el personal del hogar, aportando reconocimiento y dignidad a la mano de obra. Estas leyes han reforzado las normas mínimas para el personal del hogar, tales como el derecho a un salario mínimo y la regulación de las horas extraordinarias. Además, la fuerza de estas campañas se basa en el liderazgo de las trabajadoras del hogar quienes están dispuestas a incorporar sus historias personales a la acción política.&nbsp;</p> <h2>Discurso desarrollado y manejado por las personas supervivientes</h2> <p>En 2013, la NDWA lanzó <a href="https://www.domesticworkers.org/beyondsurvival">Más allá de la supervivencia</a>, la primera campaña nacional de organización de trabajadoras del hogar que sobreviven a la trata de personas. La campaña surgió de las lecciones aprendidas de los años de experiencia de las trabajadoras del hogar organizadas, durante los cuales las mujeres inmigrantes y de color afectadas directamente estuvieron al frente del movimiento a nivel local y nacional. Así que desde un comienzo, <em>Más allá de la supervivencia</em> ha estado arraigada en las voces y el liderazgo de las personas supervivientes comprometidas con el activismo político. Su liderazgo genera conciencia acerca de la trata de personas sin incorporar historias de victimización, puesto que las personas supervivientes manejan por sí mismas el discurso y la agenda.</p> <p>Tal espíritu está presente en todos los esfuerzos de <em>Más allá de la supervivencia</em>. En un encuentro reciente, las participantes en la campaña – muchas de las cuales son supervivientes de trata – realizaron un ejercicio de análisis de las noticias y titulares actuales sobre la trata de personas. Muchas notaron el discurso sensacionalista predominante de los medios que retratan las experiencias traumáticas de las víctimas, negando su voz y marginalizándolas, sin ningún control ni consentimiento para la divulgación de sus experiencias personales.</p> <p>Las personas participantes en <em>Más allá de la supervivencia</em> se sintieron molestas ante titulares tales como los de <em><a href="https://www.washingtonpost.com/news/morning-mix/wp/2016/07/18/chinese-nanny-beaten-starved-treated-like-a-dog-in-wealthy-minn-suburb-authorities-say/?utm_term=.9f327e183922">The Washington Post,</a></em> «Niñera china golpeada, privada de alimentos, “tratada como un perro” en un suburbio adinerado de Minnesota». Estas historias no solo horrorizaban sino que a menudo se interrumpían sin aclararse completamente, y concluían con el victimismo y no con la supervivencia, la cual es pieza clave en las historias de nuestras miembros. Como coordinadora de esta campaña, una de las experiencias más extraordinarias de mi vida ha sido presenciar a las personas supervivientes en su interacción con las y los responsables políticos, al compartir estrategias de sensibilización para identificar a personas objeto de trata o ampliar el círculo cuando una nueva persona superviviente se vincula a la campaña y comparte su historia por primera vez. </p> <h2>Soluciones sistémicas para todas las personas trabajadoras</h2> <p>En el contexto político actual de los EE.UU., las campañas promovidas por las voces de las personas supervivientes de la trata deben desempeñar un papel central en la formación del discurso sobre los derechos humanos. La era Trump promete un incremento sustancial del control de la inmigración, un aumento de la discriminación y la violencia basada en el odio, la vigilancia policial incontrolada de las comunidades de color y la supremacía de los intereses empresariales que debilitará aún más la protección de las personas trabajadoras. Las supervivientes son verdaderas expertas en la sensibilización de otras trabajadoras del hogar, y en identificar quienes puedan ser víctimas de trata. Garantizarán desde primera línea que las trabajadoras del hogar recién identificadas como víctimas de trata puedan dar un paso al frente e iniciar la dura tarea de convertirse en supervivientes. Innovarán y experimentarán para definir la mejor forma de lograrlo de cara a la creciente hostilidad de los sistemas diseñados para ayudar a las víctimas. Invertir en este liderazgo y valorar la experiencia de la vivencia es hoy más importante que nunca.</p> <p>Aún en este momento político divisor, sigue existiendo un consenso generalizado sobre la trata como una violación a los derechos humanos; y un compromiso, por lo menos de carácter retórico, sobre la necesidad de ponerle fin. Las personas supervivientes de la trata están en condiciones no sólo de sensibilizar sobre la trata de personas sino de formular un argumento convincente sobre la necesidad de continuar con los esfuerzos para enfrentar las desigualdades sistémicas. Mediante la creación estratégica y visionaria de campañas de sensibilización pública, las personas supervivientes pueden llevar el mensaje de que las políticas migratorias inhumanas, el exceso de vigilancia policial y la carencia de condiciones laborales decentes promueven un clima que posibilita la trata de personas. De este modo, pueden mejorar las condiciones no solo para las personas que sobreviven a la trata, sino en general para todas las personas trabajadoras migrantes con salarios bajos.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/simanti-dasgupta/la-propuesta-de-amnist-para-despenalizar-el-trabajo-sexual-contenido-">La propuesta de Amnistía para despenalizar el trabajo sexual: contenido y descontentos</a><br /><span style="font-size:90%;">SIMANTI DASGUPTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/wendelijn-vollbehr/mejorar-las-estrategias-contra-la-trata-de-personas-por-qu-las-pers">Mejorar las estrategias contra la trata de personas: ¿por qué las personas dedicadas al trabajo sexual tienen que estar involucradas?</a><br /><span style="font-size:90%;">WENDELIJN VOLLBEHR</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jason-congdon/hablando-sobre-las-prostitutas-muertas-c-mo-la-coalici-n-contra-la-trata">Hablando sobre las «prostitutas muertas»: cómo la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) utiliza a sobrevivientes para silenciar quienes ejercen el trabajo sexual</a><br /><span style="font-size:90%;">JASON CONGDON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/thaddeus-blanchette-laura-murray/el-poder-de-las-putas-el-movimiento-de-las-prostituta">El poder de las putas: el movimiento de las prostitutas brasileñas en tiempos de reacción política</a><br /><span style="font-size:90%;">THADDEUS BLANCHETTE, LAURA MURRAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/georgina-orellano/protestas-creativas-de-las-trabajadoras-sexuales-en-argentina">Protestas creativas de las trabajadoras sexuales en Argentina</a><br /><span style="font-size:90%;">GEORGINA ORELLANO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/empower-foundation/no-nos-dedicamos-al-trabajo-sexual-porque-seamos-pobres-lo-hacemos-">No nos dedicamos al trabajo sexual porque seamos pobres, lo hacemos para terminar con nuestra pobreza.</a><br /><span style="font-size:90%;">EMPOWER FOUNDATION</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kimberly-walters/m-s-all-de-las-operaciones-de-redada-y-rescate-es-hora-de-reconocer-e">Más allá de las operaciones de «redada y rescate»: es hora de reconocer el daño que se está causando</a><br /><span style="font-size:90%;">KIMBERLY WALTERS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fraser-crichton/despenalizaci-n-del-trabajo-sexual-en-nueva-zelanda-su-historia-e-impa">Despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda: su historia e impacto</a><br /><span style="font-size:90%;">FRASER CRICHTON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/marcelina-bautista/el-trabajo-no-es-indigno-pero-el-modo-en-que-tratas-las-trabajadoras-del-hogar-s-lo-es">El trabajo no es indigno, pero el modo en que tratas a las trabajadoras del hogar sí lo es</a><br /><span style="font-size:90%;">MARCELINA BAUTISTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mar-roa-ana-teresa-v-lez-andrea-londo-o/c-mo-hacemos-de-los-derechos-laborales-una-rea">¿Cómo hacemos de los derechos laborales una realidad?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANDREA LONDOŃO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/rose-mahi/la-autoorganizaci-n-marca-la-diferencia-la-resistencia-creativa-de-las-traba">La autoorganización marca la diferencia: la resistencia creativa de las trabajadoras del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">ROSE MAHI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/lourdes-alb-n/unos-pasos-hacia-adelante-pero-hay-todav-un-largo-camino-por-recorrer-vi">«Unos pasos hacia adelante pero hay todavía un largo camino por recorrer»: viejos conflictos, nuevos movimientos</a><br /><span style="font-size:90%;">LOURDES ALBÁN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/abigail-hunt/volver-al-futuro-el-trabajo-de-las-mujeres-y-la-econom-de-los-peque-os-en">Volver al futuro: el trabajo de las mujeres y la economía de los pequeños encargos</a><br /><span style="font-size:90%;">ABIGAIL HUNT</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/bridget-anderson/entender-el-contexto-interpersonal-y-estructural-del-trabajo-del-hoga">Entender el contexto interpersonal y estructural del trabajo del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">BRIDGET ANDERSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ilana-berger/aliados-o-coconspiradores-qu-necesita-el-movimiento-de-trabajadoras-del-h">Aliados o coconspiradores: ¿qué necesita el movimiento de trabajadoras del hogar?</a><br /><span style="font-size:90%;">ILANA BERGER</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Sameera Hafiz BTS en Español Thu, 15 Nov 2018 07:00:00 +0000 Sameera Hafiz 120213 at https://www.opendemocracy.net Estas no son maneras de llevar las cosas en el mundo https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/paul-rogers/estas-no-son-maneras-de-llevar-las-cosas-en-el-mundo <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Diez años después de la crisis financiera, estamos en vías de repetirla. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/paul-rogers/no-way-to-run-world">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/paulrogers.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/paulrogers.jpg" alt="" title="" width="460" height="299" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El Presidente de Estados Unidos Ronald Reagan y la Primera Ministra británica Margaret Thatcher se reunen en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington, el miércoles 20 de febrero de 1985. Arnie Sachs/ Press Association. Reservados todos los derechos.</span></span></span></p><p>Dos informes de bancos suizos, publicados con una semana de diferencia, ofrecen nuevas pruebas del auge de una supraclase transnacional opulenta. </p><p>Según Crédit Suisse, las fortunas de las personas más ricas del Reino Unido (que poseen 50 millones de dólares o más) han ido <span>creciendo</span> a un ritmo mucho más acelerado que la población en general.</p> <p>Estas personas con un patrimonio neto hiper alto (UHNWI, por sus siglas en inglés) suman en el Reino Unido 4.670 - o sea, un 8,5% más que el año pasado. </p><p>En Estados Unidos, su número llega a 70.540, y las incorporaciones al grupo este año son más de 6.000, lo que lo convierte en el grupo de UHNWI más grande del mundo. </p><p>El siguiente es el de China, con 16.510. En términos globales, el 1% más rico de la población mundial posee algo menos de la mitad de todos los activos (véase Gráinne Gilmore, <a href="https://www.knightfrank.com/wealthreport/2018/global-wealth/new-order"><em>The world's super rich populations are growing but where is growth strongest?</em></a>, KnightFrank, octubre de 2018).</p> <p>Otro <span>informe</span> paralelo, elaborado conjuntamente por UBC y PwC, se centra menos en los UHNWI y más en los súper-ricos de verdad, los que acumulan fortunas de miles de millones de dólares. </p><p>En la actualidad éstos suman 2.158 y su riqueza conjunta <a href="https://www.theguardian.com/news/2018/oct/26/worlds-billionaires-became-20-richer-in-2017-report-reveals">aumentó</a> en 1.400 millones de dólares en el último año. </p><p>Gran parte de este crecimiento se está dando en Estados Unidos y Europa occidental, aunque el gran cambio de tendencia de los últimos años es la expansión cada vez más transnacional de los extremadamente ricos - con China, de nuevo, como ejemplo. </p><p>Hace doce años, había solo 16 multimillonarios en la República Popular China; hoy ya son 373.</p><p class="mag-quote-center">El estado de ánimo es más bien el de que "nunca ha habido austeridad para los ricos, solo para el resto, y para estos todavía está a la orden del día".</p> <p>Quizás lo más significativo es la tasa de aumento de la riqueza. En 2017, en el Reino Unido, la riqueza conjunta de las 1.000 personas más ricas aumentó en 85 mil millones de dólares, lo que quiere decir que el aumento de su riqueza individual fue, de promedio, de 85 millones de dólares. </p><p>Encima, esa cifra no fue excepcionalmente elevada - el año anterior, pegó un salto todavía mayor.</p> <p>El gobierno británico lleva ya tiempo insistiendo en que la crisis financiera de 2008 y años subsiguientes evidenció que no había alternativa a las políticas de austeridad que se llevaron a cabo, aunque el impacto de la crisis fue, como máximo, transitorio y limitado para los súper ricos. </p><p>Ahora, la primera ministra Theresa May <a href="https://www.reuters.com/article/us-britain-eu-may-austerity/uk-austerity-is-over-nearly-a-decade-after-crash-may-idUSKCN1MD1IC">afirma</a> que la austeridad ha terminado, pero muy pocos se lo creen. </p><p>El estado de ánimo es más bien el de que "nunca ha habido austeridad para los ricos, solo para el resto, y para estos todavía está a la orden del día".</p> <p>Un rumor político infundado que echó raíces en el Reino Unido tras la crisis financiera, fue que todo había sido culpa del gobierno laborista. </p><p>Esta versión de los acontecimientos se consolidó en los tres meses posteriores a las elecciones generales de 2010, cuando el Partido Laborista se hallaba enfrascado en elegir a un nuevo líder tras perder el poder. </p><p>En lo que en verdad se equivocaron los laboristas, especialmente en sus primeros años de gobierno, a partir de 1997, fue en consentir el vacío regulatorio imperante en la <em>City</em> de Londres en lugar de imponer una regulación financiera efectiva - aunque cualquier intento en este sentido se habría topado con una monumental resistencia por parte de la <a href="https://www.penguin.co.uk/books/109/1090321/city-of-london/9780099554820.html">City</a> y de la oposición conservadora.</p> <h3><strong>La era del capitalismo de casino</strong></h3> <p>Los orígenes de la crisis de 2008 se remontan a casi cuarenta años antes, cuando la elección de Ronald Reagan como presidente de Estados Unidos en 1980 señaló el comienzo de la era de la economía neoliberal. </p><p>Una de las medidas importantes de la administración Reagan fue la <a href="https://www.federalreservehistory.org/essays/garn_st_germain_act">Ley de Instituciones de Depósito Garn-St Germain</a> (1982), que inauguró una era de regulación financiera mucho más laxa. </p><p>Su entrada en efecto supuso el desmantelamiento parcial de la <a href="https://www.federalreservehistory.org/essays/glass_steagall_act">Ley Glass-Steagall</a>, aprobada en la época de Franklin D. Roosevelt (1933), que establecía la separación entre la banca de depósito y la banca de inversión para evitar que se volviera a producir una situación como la <a href="https://www.library.hbs.edu/hc/crises/1929.html">crisis de 1929</a>.</p> <p>A la par que Estados Unidos impulsaba una mayor desregulación en la década de 1980, en el Reino Unido el gobierno de Margaret Thatcher tomó un <a href="https://www.penguin.co.uk/books/25543/the-death-of-gentlemanly-capitalism/9780141043395.html">camino</a> análogo, especialmente con el <em>Big Bang </em>que desregularizó los mercados financieros en 1986. </p><p>Fue este patrón lo que el laborismo no consiguió alterar, permitiendo así que se sentara una cultura de regulación mínima en la City.</p> <p>El sistema neoliberal pasó a dominar el análisis económico y recibió el espaldarazo del colapso de la Unión Soviética al finalizar la Guerra Fría en 1989-91. </p><p>A fines de la década de 1990, una autoridad académica en el terreno de las relaciones internacionales, <a href="http://blogs.lse.ac.uk/lsehistory/2018/09/19/susan-strange-world-renowned-international-relations-scholar/">Susan Strange</a>, identificó los peligros que acechaban bajo la superficie. </p><p>En su último libro, <a href="https://www.press.umich.edu/10893"><em>Mad Money: When Markets Outgrow Governments</em></a> (1998), publicado dos semanas antes de que falleciera - precisamente en pleno pánico financiero - señalaba cinco temas clave: el dominio del dinero sobre la política; la disminución del control estatal de las economías; la ineficaz recaudación de los impuestos; el aumento de la desigualdad; y el imperio de la codicia.</p><p class="mag-quote-center">Los orígenes de la crisis de 2008&nbsp;radican&nbsp;concretamente en los préstamos tóxicos de altísimo riesgo que se otorgaron a propietarios de viviendas con ingresos bajos, especialmente en Estados Unidos, y la forma en que se paquetizaron en permutas de incumplimiento crediticio.</p> <p>Strange había publicado con anterioridad <a href="http://www.manchesteruniversitypress.co.uk/9781784991340/"><em>Casino Capitalism</em></a>&nbsp;(1986), un estudio profético sobre cómo el hecho de que los mercados financieros se escapasen de la responsabilidad democrática de rendir cuentas auguraba problemas mayores. </p><p>Por desgracia, ella no vivió para ver convertido en realidad aquello de lo que había advertido con tanta insistencia (su colega de la London School of Economics Fred Halliday la recordaba como "una persona de indomable optimismo, humor y lengua mordaz", cuyo "eslogan favorito era: '¡Ataquen siempre a los economistas!'" [Véase <a href="https://opendemocracy.net/article/the-revenge-of-ideas-karl-polanyi-and-susan-strange"><em>The revenge of ideas: Karl Polanyi and Susan Strange</em></a>, 24 de septiembre de 2008]). </p><p>A principios de la década de 2000 a más tardar, incluso sin recurrir a su análisis, no parece que interpretar las señales que se estaban dando fuese algo tan difícil, pero la verdad es que la mayoría de los analistas consiguieron que se les pasaran por alto.</p> <p>Los orígenes de la crisis de 2008 <a href="http://www.simonandschuster.com/books/Fools-Gold/Gillian-Tett/9781439100134">radican</a> concretamente en los préstamos tóxicos de altísimo riesgo que se otorgaron a propietarios de viviendas con ingresos bajos, especialmente en Estados Unidos, y la forma en que se paquetizaron en permutas de incumplimiento crediticio (<span>CDS</span>, por sus siglas en inglés) y se comercializaron como valores de inversión, además de paquetizarse de nuevo en obligaciones colateralizadas por deuda (<span>CDO</span>, por sus siglas en inglés). </p><p>Cuando <a href="https://www.thestreet.com/markets/bankruptcy/lehman-brothers-collapse-14703153">quebró</a> Lehman Brothers en septiembre de 2008, el efecto dominó de las hipotecas insostenibles fue imparable.</p> <p>A pesar de las muchas señales que advertían de una crisis, como mínimo desde el <a href="https://www.ethicalsystems.org/content/barings-bank">colapso</a> de Baring Brothers en 1995, el sistema en su conjunto no estaba preparado para contener el batacazo. </p><p>El motivo está en parte en los cinco factores enumerados por Strange, pero hay que añadir dos más. </p><p>Primero, el hecho de que las cúpulas dirigentes de las entidades financieras no acababan de entender muy bien cómo manejar los detallados análisis cuantitativos de riesgo, uno de los elementos clave del sistema; en segundo lugar, y quizás sea esto lo más importante de todo, la arrogancia y la soberbia que impregnaba todo este sistema inadecuadamente regulado.</p> <p>Diez años más tarde, se anda repitiendo que se ha aprendido la lección. Lo cual es cierto, hasta cierto punto, en el sector hipotecario. </p><p>Sin embargo, en general, persiste la arrogancia. Los dos <a href="https://www.credit-suisse.com/corporate/en/research/research-institute/global-wealth-report.html">informes</a> de los bancos suizos son prueba suficiente de que seguimos estando en un momento extremadamente favorable para formar parte de la supra clase alta.</p> <p>Una vez más, se ignoran los indicios de que se avecina tormenta. En distintas partes del mundo, la arrogancia gerencial continúa arrollando el sentido común. </p><p>Los CDO, por ejemplo, se comercializan ahora con más cautela, pero no así las obligaciones de préstamo colateralizadas (<span>CLO</span>, por sus siglas en inglés): paquetes de préstamos a una amplia gama de negocios, muchos de ellos tan inestables como las hipotecas tóxicas de hace una década.</p> <p>El problema central, como Susan Strange señalaba hace veinte años, es que nadie controla los mercados financieros: ni los gobiernos ni las principales organizaciones intergubernamentales, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco de Pagos Internacionales (<a href="https://www.bis.org/">BIS</a>, por sus siglas en inglés). </p><p>El riesgo hoy es que tengamos que asistir a una repetición de 2008, posiblemente a mayor escala. </p><p>Tanto la experiencia pasada como la evidencia presente sugieren que, de producirse, los súper ricos saldrán de ella todavía más ricos – y éstas no son maneras de llevar las cosas en el mundo.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/riccardo-mastini/el-decrecimiento-como-utop-concreta">El decrecimiento como utopía concreta</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/jeremy-lent/necesitamos-una-civilizaci-n-ecol-gica-antes-de-que-sea-demasiado-tard">Necesitamos una civilización ecológica antes de que sea demasiado tarde</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Paul Rogers Wed, 14 Nov 2018 15:35:17 +0000 Paul Rogers 120570 at https://www.opendemocracy.net El decrecimiento como utopía concreta https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/riccardo-mastini/el-decrecimiento-como-utop-concreta <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El crecimiento económico no reduce las desigualdades; simplemente pospone enfrentar la explotación. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/transformation/riccardo-mastini/degrowth-as-concrete-utopia">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/degrowth.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/degrowth.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Naturaleza Macanao, Margarita, Nueva Esparta, Venezuela. Wikimedia Commons.</span></span></span></p><p>La eclosión del interés por el decrecimiento se remonta a la primera Conferencia Internacional del Decrecimiento celebrada en París en el año 2008. </p><p>En esta conferencia se definió el decrecimiento como una “transición voluntaria hacia una sociedad justa, participativa y ecológicamente sostenible”, desafiando así el dogma del crecimiento económico. </p><p>Entre 2010 y 2018 se han celebrado otras cinco conferencias internacionales, la última de ellas el pasado mes de agosto en Malmo.</p> <p>Este año se ha publicado también el libro de Giorgos Kallis, <em>Degrowth</em>, convertido ya en todo un referente. El libro abre con tres afirmaciones audaces.</p><p class="mag-quote-center">La economía global debe desacelerarse para evitar la destrucción de los sistemas que soportan la vida en la Tierra ya que a mayor producción y consumo, mayores daños al medio ambiente.</p><p>La primera: la economía global debe desacelerarse para evitar la destrucción de los sistemas que soportan la vida en la Tierra ya que a mayor producción y consumo, mayores daños al medio ambiente. </p><p>Por lo tanto, debemos extraer, producir y consumir menos, y debemos hacerlo de manera distinta a como lo venimos haciendo. </p><p>Dado que las economías basadas en el crecimiento se hunden si no hay crecimiento, debemos articular un sistema económico y una forma de vida radicalmente distintos si queremos progresar en el futuro.</p> <p>La segunda: el crecimiento económico ya no es algo deseable. Una parte cada vez más importante del crecimiento del PIB se dedica a "gastos defensivos", es decir, a sufragar los costes derivados de externalidades ambientales como la contaminación. </p><p>Por lo tanto, el crecimiento (al menos en los países ricos) se ha vuelto “antieconómico”: los beneficios ya no compensan los costes.&nbsp;</p> <p>La tercera: el crecimiento se basa siempre en la explotación, ya que aquello que lo impulsa es la inversión y ésta, a su vez, depende del excedente. </p><p>Si los capitalistas o los gobiernos pagaran por el valor real del trabajo, no tendrían superávit y no habría crecimiento. </p><p>Por lo tanto, el crecimiento no puede reducir las desigualdades; simplemente pospone enfrentar la explotación.</p> <h3>El paradigma del crecimiento&nbsp;</h3> <p>El crecimiento económico implica la aceleración de la producción de bienes y servicios. Pero no es únicamente el PIB lo que ha crecido de manera exponencial en el siglo XX. </p><p>Se han acelerado también todos los indicadores de trabajo, impacto medioambiental y 'metabolismo social' (es decir, los procesos de transformación de energía y materias necesarios para la pervivencia de la sociedad actual), ya que el crecimiento del PIB conlleva un aumento del trabajo y la inversión, de la extracción de recursos y la eliminación de residuos.</p> <p>Sin embargo, el crecimiento no es solo un proceso material, sino también cultural, político y social. </p><p>Tras su aparición en el siglo XVIII y XIX en centros coloniales e industriales, se consolidó como ideología global en los años cincuenta del siglo XX. </p><p>Kallis llama a esta ideología "el paradigma del crecimiento": consiste en la idea de que el crecimiento económico perpetuo es algo natural, necesario y deseable. </p><p>Este paradigma se convirtió en el concepto central del orden geopolítico mundial en el contexto de una confluencia de fuerzas históricas: la Guerra Fría y la carrera armamentística, el fin del colonialismo y su continuación bajo el manto del "desarrollo", y el fracaso de los proyectos socialistas que tenían por objetivo la igualdad.</p> <p>Aunque el crecimiento es hijo del capitalismo, su búsqueda sobrevivió a la abolición de las relaciones capitalistas en los países socialistas. </p><p>Hoy es más fácil imaginar el fin del capitalismo que el fin del crecimiento. Kallis argumenta que "cada crisis fortalece la idea del crecimiento: el momento en que el crecimiento se tambalea y parece estar llegando a su fin, cuando los costes del crecimiento pasan a primer plano, es también el momento en que más urge y se persigue con más fervor ya que, sin crecimiento, el sistema se derrumba ”. </p><p>Pero el problema es que el crecimiento económico no solo es cada vez más difícil de conseguir, sino que está provocando un colapso medioambiental a escala planetaria.</p> <h3><strong>Salir de la economía</strong></h3> <p>El decrecimiento ha evolucionado como crítica tanto de los límites y costes del crecimiento como del razonamiento económico. El problema no es únicamente que el crecimiento económico sea indeseable desde un punto de vista social e insostenible desde un punto de vista medioambiental, sino que la forma en que los economistas enfocan la realidad es incorrecta. </p><p>Kallis propugna "salir de la economía", o sea sacar la economía de su centralidad como unidad de análisis y foco de acción política. Para ello es necesario movilizar distintas formas de conocimiento y representación de la realidad.</p> <p>Basándose en la obra de Karl Polanyi, Kallis desarrolla una crítica del "economismo" – es decir, la expansión bajo el capitalismo de la lógica del mercado hacia ámbitos de la vida de los que estaba excluida. </p><p>De hecho, hoy entendemos como "económicas" actividades que en las sociedades precapitalistas quedaban integradas en instituciones sociales, como los rituales, las redes de parentesco y los mecanismos estatales o religiosos de redistribución. Las actividades de mercado se subordinaban a la política y a los valores.&nbsp;</p> <p>La economía es, por consiguiente, "el proceso instituido de interacción entre los seres humanos y su entorno que conlleva el uso de medios materiales para satisfacer valores humanos". </p><p>Las sociedades desarrollan instituciones en las que se integran las actividades económicas, por lo que estas instituciones no son neutrales; antes bien, rigen en ellas valores e intereses contradictorios y se convierten en esferas de poder y de lucha.</p> <p>La economía forma parte también del "imaginario colectivo" - cómo nos organizamos en función de ciertas ideas fundamentales sobre cómo creemos que debería ser el mundo. </p><p>Los imaginarios se basan en sistemas de símbolos, “significados” e instituciones como el PIB y los bancos centrales. Kallis explica que “el imaginario suministra a la cultura el significado preciso para llevar a cabo sus acciones. </p><p>El imaginario de una economía de mercado lo llevan grabado las instituciones de una economía de mercado que, a su vez, generan sujetos que se comportan como maximizadores racionales de la economía de mercado. La economía de mercado se ve, pues, validada por un mundo que ha contribuido a crear a su imagen y semejanza".&nbsp;</p> <p>Pero cuando se producen tensiones entre el imaginario y la experiencia real, entonces se vuelven probables los cambios a través de procesos conflictivos, ya que la búsqueda de nuevos imaginarios no es nunca algo que comparta toda la sociedad. </p><p class="mag-quote-center">Los que detentan el poder tienen interés en que las cosas se queden como están, mientras que el resto intenta liberar el potencial social que podría cambiar el mundo.</p><p>Los que detentan el poder tienen interés en que las cosas se queden como están, mientras que el resto intenta liberar el potencial social que podría cambiar el mundo.</p> <p>En el caso del decrecimiento, los nuevos imaginarios que necesitamos giran en torno a la idea de que nunca tendremos lo suficiente hasta que decidamos compartir lo que tenemos. Compartir y disfrutar de un planeta limitado: en esto consiste el decrecimiento.&nbsp;</p> <h3>Una utopía concreta</h3> <p>El decrecimiento es un camino que lleva a mejorar las condiciones de vida a través de la reducción del rendimiento y, muy probablemente, la producción. </p><p>Kallis propone esto como hipótesis: “bajo condición de una transformación social radical e igualitaria, es posible mantener el bienestar y mejorar las condiciones de vida y ecológicas en el marco de una economía que se contraerá inevitablemente. Visto como tema de investigación, de lo que se trata es de encontrar cómo o bajo qué condiciones puede esto llegar a ser posible".&nbsp;</p> <p>Una transformación de esta índole debe reincorporar la economía a la sociedad. Y garantizando las condiciones que permitan a todos tener lo suficiente, asegurar que nadie tenga que hacer frente a la escasez - incluso en una sociedad que produce menos que la actual - al proporcionar todos los bienes básicos esenciales para el bienestar humano sin mediar pago alguno.&nbsp;</p> <p>También es importante revisar la productividad: sacar recursos y tiempo del circuito de la producción para dedicarlos a la política y al ocio, o a tener tiempo para la familia y los amigos. </p><p>A diferencia de hoy, la productividad no sería el objetivo final de las políticas públicas. Incluso siendo menos productivos, el aumento de "bienes" relacionales compensaría la pérdida de bienes materiales. </p><p>Además, en el decrecimiento, se valoraría el trabajo no remunerado de prestación de cuidados y las cooperativas y organizaciones benéficas se convertirían en los principales productores y empleadores. </p><p>Como consecuencia, el ámbito de la producción con fines de lucro se reduciría drásticamente, así como las oportunidades de acumulación - es decir, las inversiones para la expansión y mayor beneficio.</p> <p>Aunque la contracción de la economía no es un objetivo que se persiga, a la larga será inevitable. Y ocurrirá como parte de un proyecto político más amplio de transformación social (es decir, el decrecimiento), o como catástrofe a través de una serie de crisis. Kallis llama a este proyecto "utopía concreta", ya que pueden darse pasos concretos para ayudar a que se lleve a cabo.</p> <p>Para ello, examina una serie de propuestas, entre ellas: la sustitución del PIB; la reducción de las horas de trabajo para crear empleo en ausencia de crecimiento; un ingreso universal o un paquete garantizado de servicios públicos para garantizar que todos los ciudadanos tengan lo suficiente para sobrevivir sin depender del dinero; impuestos redistributivos para aumentar la igualdad y el establecimiento de un ingreso máximo para poner fin a la competencia por el consumo ligado a estatus; la redirección de las inversiones públicas del sector privado al público, y de la construcción de infraestructuras y actividades que aumentan la productividad a gastos para ecologizar la economía y recuperar los bienes comunes; y la adopción de límites medioambientales.</p> <p>Cabe señalar que algunas de estas propuestas se incluyeron en una carta abierta firmada recientemente por 238 científicos solicitando a la Unión Europea que planifique un futuro más allá del crecimiento, en el que se priorice el bienestar humano y ecológico. </p><p>Kallis concluye su libro argumentando que, si bien estas políticas pueden parecer reformistas comparadas con la visión utópica del decrecimiento, son extremadamente radicales si las comparamos con la situación actual. </p><p>Tomando prestado de André Gorz el término "reformas no reformistas", explica que si se implementaran tales reformas, "los contornos del sistema deberían alterarse radicalmente para acomodarlas". </p><p>Simples y de sentido común como son, exponen la irracionalidad de un sistema que las hace parecer imposibles y que sin embargo considera posible lo que con toda probabilidad está llamado a terminar en catástrofe".</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/ed-morales/latinx-el-reconocimiento-de-una-nueva-identidad-pol-tica">Latinx: el reconocimiento de una nueva identidad política</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/jeremy-lent/necesitamos-una-civilizaci-n-ecol-gica-antes-de-que-sea-demasiado-tard">Necesitamos una civilización ecológica antes de que sea demasiado tarde</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Riccardo Mastini Wed, 14 Nov 2018 14:20:48 +0000 Riccardo Mastini 120568 at https://www.opendemocracy.net Diez años después de la crisis financiera, estamos a punto de repetirla https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/paul-rogers/diez-os-despu-s-de-la-crisis-financiera-estamos-punto-de-repetirla <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Corremos el riesgo de repetir el 2008, pero a mayor escala. De producirse, otra vez los súper ricos saldrán de ella todavía más ricos – y ésta no es manera de llevar las cosas. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/paul-rogers/no-way-to-run-world">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-16215529 reagan Thatcher.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-16215529 reagan Thatcher.jpg" alt="" title="" width="460" height="299" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El Presidente de Estados Unidos Ronald Reagan y la Primera Ministra británica Margaret Thatcher se reúnen en el Despacho Oval de la Casa Blanca en Washington, el miércoles 20 de febrero de 1985. Arnie Sachs/ Press Association. Reservados todos los derechos.</span></span></span></p><p>Dos informes de bancos suizos, publicados con una semana de diferencia, ofrecen nuevas pruebas del auge de una supraclase transnacional opulenta. Según Crédit Suisse, las fortunas de las personas más ricas del Reino Unido (que poseen 50 millones de dólares o más) han ido <span>creciendo</span> a un ritmo mucho más acelerado que la población en general.</p> <p>Estas personas con un patrimonio neto hiper alto (UHNWI, por sus siglas en inglés) suman en el Reino Unido 4.670 - o sea, un 8,5% más que el año pasado. En Estados Unidos, su número llega a 70.540, y las incorporaciones al grupo este año son más de 6.000, lo que lo convierte en el grupo de UHNWI más grande del mundo.</p><p> El siguiente es el de China, con 16.510. En términos globales, el 1% más rico de la población mundial posee algo menos de la mitad de todos los activos (véase Gráinne Gilmore, <a href="https://www.knightfrank.com/wealthreport/2018/global-wealth/new-order"><em>The world's super rich populations are growing but where is growth strongest?</em></a>, KnightFrank, octubre de 2018).</p> <p>Otro <span>informe</span> paralelo, elaborado conjuntamente por UBC y PwC, se centra menos en los UHNWI y más en los súper-ricos de verdad, los que acumulan fortunas de miles de millones de dólares. En la actualidad éstos suman 2.158 y su riqueza conjunta <a href="https://www.theguardian.com/news/2018/oct/26/worlds-billionaires-became-20-richer-in-2017-report-reveals">aumentó</a> en 1.400 millones de dólares en el último año. </p><p>Gran parte de este crecimiento se está dando en Estados Unidos y Europa occidental, aunque el gran cambio de tendencia de los últimos años es la expansión cada vez más transnacional de los extremadamente ricos - con China, de nuevo, como ejemplo. Hace doce años, había solo 16 multi-mil-millonarios en la República Popular China; hoy ya son 373.</p> <p>Quizás lo más significativo es la tasa de aumento de la riqueza. En 2017, en el Reino Unido, la riqueza conjunta de las 1.000 personas más ricas aumentó en 85 mil millones de dólares, lo que quiere decir que el aumento de su riqueza individual fue, de promedio, de 85 millones de dólares. Encima, esa cifra no fue excepcionalmente elevada - el año anterior, pegó un salto todavía mayor.</p> <p>El gobierno británico lleva ya tiempo insistiendo en que la crisis financiera de 2008 y años subsiguientes evidenció que no había alternativa a las políticas de austeridad que se llevaron a cabo, aunque el impacto de la crisis fue, como máximo, transitorio y limitado para los súper ricos.</p><p class="mag-quote-center">La primera ministra Theresa May&nbsp;<a href="https://www.reuters.com/article/us-britain-eu-may-austerity/uk-austerity-is-over-nearly-a-decade-after-crash-may-idUSKCN1MD1IC">afirma</a>&nbsp;que la austeridad ha terminado, pero muy pocos se lo creen.</p><p>Ahora, la primera ministra Theresa May <a href="https://www.reuters.com/article/us-britain-eu-may-austerity/uk-austerity-is-over-nearly-a-decade-after-crash-may-idUSKCN1MD1IC">afirma</a> que la austeridad ha terminado, pero muy pocos se lo creen. El estado de ánimo es más bien el de que "nunca ha habido austeridad para los ricos, solo para el resto, y para estos todavía está a la orden del día".</p> <p>Un rumor político infundado que echó raíces en el Reino Unido tras la crisis financiera, fue que todo había sido culpa del gobierno laborista. Esta versión de los acontecimientos se consolidó en los tres meses posteriores a las elecciones generales de 2010, cuando el Partido Laborista se hallaba enfrascado en elegir a un nuevo líder tras perder el poder.</p><p class="mag-quote-center">En lo que en verdad se equivocaron los laboristas a partir de 1997, fue en consentir el vacío regulatorio imperante en la&nbsp;<em>City</em>&nbsp;de Londres.</p><p>En lo que en verdad se equivocaron los laboristas, especialmente en sus primeros años de gobierno, a partir de 1997, fue en consentir el vacío regulatorio imperante en la <em>City</em> de Londres en lugar de imponer una regulación financiera efectiva - aunque cualquier intento en este sentido se habría topado con una monumental resistencia por parte de la <a href="https://www.penguin.co.uk/books/109/1090321/city-of-london/9780099554820.html">City</a> y de la oposición conservadora.</p> <h3><strong>La era del capitalismo de casino</strong></h3> <p>Los orígenes de la crisis de 2008 se remontan a casi cuarenta años antes, cuando la elección de Ronald Reagan como presidente de Estados Unidos en 1980 señaló el comienzo de la era de la economía neoliberal. Una de las medidas importantes de la administración Reagan fue la <a href="https://www.federalreservehistory.org/essays/garn_st_germain_act">Ley de Instituciones de Depósito Garn-St Germain</a> (1982), que inauguró una era de regulación financiera mucho más laxa. </p><p>Su entrada en efecto supuso el desmantelamiento parcial de la <a href="https://www.federalreservehistory.org/essays/glass_steagall_act">Ley Glass-Steagall</a>, aprobada en la época de Franklin D. Roosevelt (1933), que establecía la separación entre la banca de depósito y la banca de inversión para evitar que se volviera a producir una situación como la <a href="https://www.library.hbs.edu/hc/crises/1929.html">crisis de 1929</a>.</p> <p>A la par que Estados Unidos impulsaba una mayor desregulación en la década de 1980, en el Reino Unido el gobierno de Margaret Thatcher tomó un <a href="https://www.penguin.co.uk/books/25543/the-death-of-gentlemanly-capitalism/9780141043395.html">camino</a> análogo, especialmente con el <em>Big Bang </em>que desregularizó los mercados financieros en 1986. Fue este patrón lo que el laborismo no consiguió alterar, permitiendo así que se sentara una cultura de regulación mínima en la City.</p> <p>El sistema neoliberal pasó a dominar el análisis económico y recibió el espaldarazo del colapso de la Unión Soviética al finalizar la Guerra Fría en 1989-91. A fines de la década de 1990, una autoridad académica en el terreno de las relaciones internacionales, <a href="http://blogs.lse.ac.uk/lsehistory/2018/09/19/susan-strange-world-renowned-international-relations-scholar/">Susan Strange</a>, identificó los peligros que acechaban bajo la superficie.</p><p> En su último libro, <a href="https://www.press.umich.edu/10893"><em>Mad Money: When Markets Outgrow Governments</em></a> (1998), publicado dos semanas antes de que falleciera - precisamente en pleno pánico financiero - señalaba cinco temas clave: el dominio del dinero sobre la política; la disminución del control estatal de las economías; la ineficaz recaudación de los impuestos; el aumento de la desigualdad; y el imperio de la codicia.</p> <p>Strange había publicado con anterioridad <a href="http://www.manchesteruniversitypress.co.uk/9781784991340/"><em>Casino Capitalism</em></a>&nbsp;(1986), un estudio profético sobre cómo el hecho de que los mercados financieros se escapasen de la responsabilidad democrática de rendir cuentas auguraba problemas mayores. </p><p>Por desgracia, ella no vivió para ver convertido en realidad aquello de lo que había advertido con tanta insistencia (su colega de la London School of Economics Fred Halliday la recordaba como "una persona de indomable optimismo, humor y lengua mordaz", cuyo "eslogan favorito era: '¡Ataquen siempre a los economistas!'" [Véase <a href="https://opendemocracy.net/article/the-revenge-of-ideas-karl-polanyi-and-susan-strange"><em>The revenge of ideas: Karl Polanyi and Susan Strange</em></a>, 24 de septiembre de 2008]).</p><p> A principios de la década de 2000 a más tardar, incluso sin recurrir a su análisis, no parece que interpretar las señales que se estaban dando fuese algo tan difícil, pero la verdad es que la mayoría de los analistas consiguieron que se les pasaran por alto.</p> <p>Los orígenes de la crisis de 2008 <a href="http://www.simonandschuster.com/books/Fools-Gold/Gillian-Tett/9781439100134">radican</a> concretamente en los préstamos tóxicos de altísimo riesgo que se otorgaron a propietarios de viviendas con ingresos bajos, especialmente en Estados Unidos, y la forma en que se paquetizaron en permutas de incumplimiento crediticio (<span>CDS</span>, por sus siglas en inglés) y se comercializaron como valores de inversión, además de paquetizarse de nuevo en obligaciones colateralizadas por deuda (<span>CDO</span>, por sus siglas en inglés). Cuando <a href="https://www.thestreet.com/markets/bankruptcy/lehman-brothers-collapse-14703153">quebró</a> Lehman Brothers en septiembre de 2008, el efecto dominó de las hipotecas insostenibles fue imparable.</p><p class="mag-quote-center">A pesar de las muchas señales que advertían de una crisis, como mínimo desde el&nbsp;<a href="https://www.ethicalsystems.org/content/barings-bank">colapso</a>&nbsp;de Baring Brothers en 1995, en 2008 el sistema en su conjunto no estaba preparado para contener el batacazo.&nbsp;</p> <p>A pesar de las muchas señales que advertían de una crisis, como mínimo desde el <a href="https://www.ethicalsystems.org/content/barings-bank">colapso</a> de Baring Brothers en 1995, el sistema en su conjunto no estaba preparado para contener el batacazo. El motivo está en parte en los cinco factores enumerados por Strange, pero hay que añadir dos más. </p><p>Primero, el hecho de que las cúpulas dirigentes de las entidades financieras no acababan de entender muy bien cómo manejar los detallados análisis cuantitativos de riesgo, uno de los elementos clave del sistema; en segundo lugar, y quizás sea esto lo más importante de todo, la arrogancia y la soberbia que impregnaba todo este sistema inadecuadamente regulado.</p> <p>Diez años más tarde, se anda repitiendo que se ha aprendido la lección. Lo cual es cierto, hasta cierto punto, en el sector hipotecario. Sin embargo, en general, persiste la arrogancia. Los dos <a href="https://www.credit-suisse.com/corporate/en/research/research-institute/global-wealth-report.html">informes</a> de los bancos suizos son prueba suficiente de que seguimos estando en un momento extremadamente favorable para formar parte de la supra clase alta.</p><p class="mag-quote-center">Una vez más, se ignoran los indicios de que se avecina tormenta. En distintas partes del mundo, la arrogancia gerencial continúa arrollando el sentido común.</p> <p>Una vez más, se ignoran los indicios de que se avecina tormenta. En distintas partes del mundo, la arrogancia gerencial continúa arrollando el sentido común. Los CDO, por ejemplo, se comercializan ahora con más cautela, pero no así las obligaciones de préstamo colateralizadas (<span>CLO</span>, por sus siglas en inglés): paquetes de préstamos a una amplia gama de negocios, muchos de ellos tan inestables como las hipotecas tóxicas de hace una década.</p> <p>El problema central, como Susan Strange señalaba hace veinte años, es que nadie controla los mercados financieros: ni los gobiernos ni las principales organizaciones intergubernamentales, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco de Pagos Internacionales (<a href="https://www.bis.org/">BIS</a>, por sus siglas en inglés). </p><p>El riesgo hoy es que tengamos que asistir a una repetición de 2008, posiblemente a mayor escala. Tanto la experiencia pasada como la evidencia presente sugieren que, de producirse, los súper ricos saldrán de ella todavía más ricos – y éstas no son maneras de llevar las cosas en el mundo.</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Democracy and government Economics Equality Ideas International politics Paul Rogers Wed, 14 Nov 2018 12:57:42 +0000 Paul Rogers 120566 at https://www.opendemocracy.net #JusticiaParaImelda: La difícil lucha por los derechos de las mujeres en Centroamérica https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/justiciaparaimelda-la-dif-cil-lucha-por-los-derechos-de-las-muje <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Mientras esperamos el juicio aplazado de Imelda para el 17 de diciembre, la lucha de las mujeres centroamericanas por derribar barreras legales a sus derechos debe ser una prioridad. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/justiciaparaimelda-difficult-battle-for-women-s-rights-in-centra">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/mujerescentroamericanas_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/mujerescentroamericanas_0.png" alt="" title="" width="460" height="317" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Collage de mujeres centroamericanas. Beverly Goldberg. </span></span></span></p><p class="normal">El caso de Imelda Cortez, una joven salvadoreña acusada de intento de aborto, cuando en realidad tuvo a su bebé de forma imprevista, acudió al hospital con una hemorragia, y allí fue denunciada por los sanitarios que la atendieron, es el ejemplo de hasta qué punto de absurdidad puede llegar la negación de los derechos de las mujeres en Centroamérica.&nbsp; </p> <p class="normal">Con apenas 18 años, Imelda quedó embarazada tras ser violada sistemáticamente desde los 12 años por su padrastro anciano, que también es el padre de su bebé. Esto es algo que desgraciadamente no es nuevo en El Salvador. Pero Imelda sufrió un parto extrahospitalario y fue acusada de homicidio agravado en grado de tentativa.&nbsp;</p> <p class="normal">Esta semana estaba prevista la apertura del juicio que podría condenarla a 20 años de prisión, pero la vista&nbsp; se ha suspendido hasta diciembre debido a que la fiscal del caso se encuentra enferma. Este retraso viola aún más los derechos de Imelda que, desde hace varios meses, se encuentra en prisión preventiva. Su derecho a la libertad sigue siendo sistemáticamente violentado por el Estado de El Salvador.</p><p class="mag-quote-center">Con apenas 18 años, Imelda quedó embarazada tras ser violada sistemáticamente desde los 12 años por su padrastro anciano, que también es el padre de su bebé. Esto es algo que desgraciadamente no es nuevo en El Salvador.</p> <p class="normal">Esta aterradora historia ejemplifica hasta qué punto puede llegar la violación de los derechos de la mujer en una región como Centroamérica, donde la pobreza, la inequidad, la violencia y la exclusión se unen a una cultura tremendamente patriarcal y machista. La lucha por lograr garantías para las mujeres, como la despenalización del aborto, ni que sea para casos de violación o peligro para la vida de la madre, es una todavía tarea muy dura en la región.</p> <h3><strong>La cuestión&nbsp; del aborto</strong></h3> <p class="normal">Imelda es el brutal reflejo de lo que puede llegar a ocurrir en una de las regiones más restrictivas del mundo respecto al aborto. Decenas de mujeres son acusadas y privadas de la libertad, inclusive por abortos involuntarios.&nbsp; El Salvador, Honduras y Nicaragua aún penalizan absolutamente el aborto, yendo inclusive en contra de los derechos humanos. Otros países de la región como Costa Rica, Guatemala y Panamá han avanzado en legalizarlo, pero solo en caso de que se demuestre que la vida de la madre corre riesgo.</p><p class="mag-quote-center">El 24% de embarazos en Centroamérica terminaron con aborto. Una cifra ante la que los gobiernos de turno en estos países restrictivos han cerrado los ojos.</p> <p class="normal">El Instituto Guttmacher señala que entre 2010 y 2014, el 24% de embarazos en Centroamérica terminaron con aborto. Una cifra ante la que los gobiernos de turno en estos países restrictivos han cerrado los ojos, pero que evidencia la necesidad urgente de adoptar políticas públicas de salud que garanticen los derechos de las mujeres.&nbsp;</p> <h3><strong>La seguridad de las mujeres</strong></h3> <p class="normal">Ser mujer en el denominado triángulo norte, conformado por El Salvador, Honduras y Guatemala, es vivir en una de las regiones más mortíferas del mundo, no solo por la alta tasa de feminicidios, sino por los alarmantes niveles de impunidad. El Salvador, Honduras y Nicaragua están entre los países con mayor impunidad según el<a href="https://www.udlap.mx/cesij/resumenejecutivo.aspx">&nbsp;Índice Global de Impunidad</a>, que también incluye a otros países Latinoamericanos como México, Brasil, Colombia y Paraguay en esta categoría.</p> <p class="normal">La violencia feminicida es abrumadora ante la avalancha de crímenes contra las mujeres que se enfrentan a sistemas judiciales tan obsoletos, que aún tienen dificultades a la hora de distinguir entre un homicidio culposo, un homicidio doloso o un crimen que tiene como móvil la condición de ser mujer.</p><p class="mag-quote-center">La implementación de tribunales especializados en violencia de género ya ha demostrado su capacidad para disminuir las tasas de feminicidio, como es el caso de Guatemala.</p> <p class="normal">La tipificación del feminicidio en América Latina sigue dejando en la impunidad cientos de casos de mujeres asesinadas, aunque la implementación de tribunales especializados que ya han empezado a constituirse en países como Guatemala, han demostrado su capacidad para disminuir las tasas de feminicidio.</p> <h3><strong>Igualdad de género</strong></h3> <p class="normal">El Índice de Desigualdad de Género sitúa a los países de Centroamérica en una situación muy deprimida. Costa Rica, que el país de la región con menos desigualdad de género, se sitúa tan solo en el número 62 de la tabla, seguido de lejos por El Salvador (82), Nicaragua (89), Honduras (100), Panamá (108) y Guatemala (114).</p> <p class="normal">En Honduras, por ejemplo,&nbsp; solo el 36% de las mujeres cuentan con educación secundaria, con una esperanza de vida de 76 años, siendo la menor de la región. En El Salvador, el 28% de las mujeres no tiene acceso a ningún tipo de anticonceptivos, y solo el 6.7% se gradúan en áreas como ciencia, tecnología, ingeniería o matemáticas. No solo en materia de derechos sexuales y reproductivos, sino también en materia de empoderamiento de las mujeres, queda un enorme camino por recorrer.</p><p class="mag-quote-center">Mientras esperamos el juicio aplazado de Imelda para el 17 de diciembre, la lucha de las mujeres centroamericanas por derribar barreras debe ser una prioridad.&nbsp;</p> <p class="normal">Mientras esperamos el juicio aplazado de Imelda para el 17 de diciembre, la lucha de las mujeres centroamericanas por derribar estas barreras debe ser una prioridad. Es inconcebible que en El Salvador, por ejemplo, durante el 2015, 1445 niñas cuyas edades oscilaban entre los 10 y los 14 años se embarazaron fruto de esta atmósfera de desigualdad, violencia sexual y abusos sistemáticos, que son la punta del iceberg de un fenómeno de restricción de los derechos de la mujer que debe denunciarse sin excepción.</p> <p class="normal">El caso de Imelda Cortez, una joven violada por su padrastro de 70 años que puede llegar a ser condenada a 20 años de prisión por un aborto que ni siquiera existió, es emblemático de cómo estos factores pueden llevar a situaciones absurdas y altamente lesivas para los derechos más básicos.</p> <p class="normal">La campaña #JusticiaParaImelda, #SalvemosAImelda representa una oportunidad para visibilizar la lucha contra los tremendos índices de violencia sexual y legislación restrictiva que todavía sufren las niñas y las mujeres en demasiadas partes del mundo.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/midterms2018-con-mentiras-mujeres-y-migrantes-no-le-sirv">#Midterms2018: Mentiras, mujeres y migrantes en la campaña de Donald Trump</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-en-argentina-lo-que-debes-saber-hoy">#AbortoLegalYa en Argentina: lo que debes saber hoy</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/justiciaparaberta-m-s-de-900-d-as-sin-la-activista-hondure-berta">#JusticiaParaBerta: más de 900 días sin la activista hondureña Berta Cáceres</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Democracy and government Equality Ideas DemocraciaAbierta Wed, 14 Nov 2018 11:57:54 +0000 DemocraciaAbierta 120565 at https://www.opendemocracy.net Aliados o coconspiradores: ¿qué necesita el movimiento de trabajadoras del hogar? https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/ilana-berger/aliados-o-coconspiradores-qu-necesita-el-movimiento-de-trabajadoras-del-h <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Mejorar las condiciones de trabajo en las relaciones laborales individuales no es suficiente. Hacen falta cambios sistémicos en la industria de cuidados. <strong><em><a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/ilana-berger/allies-or-co-conspirators-what-does-domestic-workers-movement-need">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u563152/4Z1B2643.jpg" alt="" width="100%" /><span class="image-caption" style="font-size: 10px; font-style: italic;">Photo by Jennifer N. Fish.</span></p><p>¿Son «aliadas y aliados» lo que necesita realmente el movimiento de trabajadoras del hogar? Alicia Garza, cofundadora del movimiento Black Lives Matter y directora de proyectos especiales para la Alianza Nacional de Trabajadoras del Hogar («NDWA», por sus siglas en inglés) prefiere utilizar el término «coconspiradores».</p> <p>«La coconspiración se refiere sobretodo a lo que hacemos, no a lo que decimos», <a href="https://www.movetoendviolence.org/blog/ally-co-conspirator-means-act-insolidarity/">explica Garza</a>. «Se trata de superar la culpa y la vergüenza, y de reconocer que nosotras no creamos nada de esto. Por lo que sí aceptamos responsabilidad es por el poder que poseemos para transformar nuestras condiciones».</p> <p>Garza nos pide que reconozcamos una dinámica de poder y busquemos corregirla, en vez de inquietarnos y culparnos. Al emplear trabajadoras del hogar, participamos de un sistema que es fundamentalmente injusto; por tanto, debemos tomar posesión de él y trabajar para cambiarlo.&nbsp;</p> <p>Para que las personas empleadoras se conviertan en coconspiradoras, deben empezar a reconocer múltiples verdades. Primero, que la industria del trabajo del hogar en los Estados Unidos está conectada directamente con un legado de esclavitud, y que la supremacía blanca y el patriarcado están profundamente arraigados en su estructura.&nbsp;</p> <p>Segundo, que sin trabajadoras del hogar, muchas personas no podríamos vivir la vida que vivimos. Necesitamos de ellas, ya sea para el cuidado infantil que nos ayuda a balancear nuestro trabajo y nuestras necesidades familiares, o bien para el cuidado que permitirá a nuestros padres envejecer con dignidad. Parte del trabajo que hacemos en Hand in Hand: The Domestic Employers Network («HIH», por sus siglas en inglés) es ofrecer ayuda a las empleadoras y empleadores para que colaboren en mejorar las condiciones de las trabajadoras en esta industria y, en el mejor de los casos, para convertirse en coconspiradores y transformarla.</p> <p>HIH es una red nacional de empleadoras y empleadores de trabajadoras del hogar para realizar tareas de limpieza, atención y cuidados, que saben que las condiciones laborales respetuosas y dignas benefician tanto a quienes emplean como a quienes son empleadas. En conjunto con organizaciones locales de trabajadoras del hogar y nuestros principales socias, National Domestic Workers Alliance (NDWA) y Caring Across Generations (CAG), promovemos una visión común de cómo deberían ser el cuidado y apoyo en los hogares para las personas tanto trabajadoras como empleadoras, y de cómo debería ser una sociedad que cuida de su población. Para alcanzar esto, ofrecemos ayuda a las personas empleadoras para mejorar sus prácticas de contratación y para que colaboren con sus trabajadoras en la creación de políticas y directrices culturales que las dignifiquen y respeten tanto a ellas como a todas nuestras comunidades.&nbsp;</p> <p>Nuestro «ingrediente especial» es nuestra interdependencia fundamental. Esto es especialmente relevante frente a la narrativa dominante de una individualidad tóxica que desciende desde los más altos niveles gubernamentales.</p> <p>En una industria donde las cosas suceden —en su sentido más literal— detrás de puertas cerradas, la aprobación de leyes no es suficiente para mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras del hogar. La aprobación de la declaración de derechos de las trabajadoras del hogar en siete estados fue una victoria histórica para cientos de miles de personas; sin embargo, su implementación sigue siendo un reto puesto que en esta industria existen condiciones laborales diarias que no han sufrido cambios sustanciales. La materialización de condiciones dignas y justas en los lugares de trabajo depende del conocimiento que tengan las trabajadoras de sus derechos y las personas contratantes de sus obligaciones. La información pública respecto a leyes relevantes ha sido insuficiente y en este punto recae fuertemente sobre los hombros de las organizaciones comunitarias de base. En la mayoría de los casos, las trabajadoras del hogar permanecen aisladas y quienes las contratan siguen siendo quienes fijan los términos del contrato.</p> <p>Por esta razón, HIH inició una campaña pública de información para apoyar la implementación de la Declaración de derechos de las trabajadoras del hogar: My Home is Someone’s Workplace –MHSW (Mi casa es el lugar de trabajo de otra persona). Sus objetivos son: (1) garantizar la implementación de los estándares legales mínimos existentes y ampliados en la Declaración de Derechos, y (2) promover «estándares comunitarios» que establezcan directrices más allá de aquellas legales, y que representen la visión de nuestro movimiento sobre las mejores prácticas laborales en el trabajo del hogar.&nbsp;</p> <p>MHSW es una campaña intensiva y de alto impacto dirigida a las comunidades para aprovechar el ímpetu generado por las victorias de la declaración de derechos en todo el país.&nbsp;Así, esperamos desarrollar un modelo replicable para aprovechar la visibilidad de estas iniciativas legislativas, las cuales enfocan la atención en lugares de trabajo que han estado desatendidos por mucho tiempo. </p> <p>Por medio de esta campaña, se motiva a las personas empleadoras para reconocer que sus hogares son realmente lugares de trabajo y se les incentiva a dejar de referirse a las trabajadoras del hogar como «parte de la familia» (un cambio de paradigma que ofrece un punto de partida muy necesario para la implementación de mejores estándares). Para tener éxito en esta lucha de una industria del trabajo del hogar más justa, HIH debe ir más allá e involucrar al mayor número de personas empleadoras posible. </p> <p>La mayor limitación para nuestro trabajo en MHSW ha sido no poder cambiar la estructura de poder: esta se basa en que las personas empleadoras hagan lo correcto de forma individual, pero no democratiza la distribución de poder en la industria entre quienes contratan y quienes son contratadas. Además, puede limitar a las personas empleadoras que no pueden pagar más y aquellas que tienen dificultades para pagar los servicios que ya reciben. A pesar del mito de que quienes contratan trabajadoras del hogar son personas blancas y ricas, <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/lucero-herrera-saba-waheed/dispelling-myths-why-domestic-employer-worker-solidarity-is">las empleadoras y empleadores son un grupo mucho más diverso de lo que pensamos</a>, y los trabajos de cuidado bien pagados son una opción que pocas personas pueden permitirse.</p> <p>Por tanto, aunque cada persona empleadora estuviera perfectamente informada y deseara implementar salarios y condiciones de trabajo justas para sus trabajadoras del hogar, esto no sería posible debido al problema sistémico reinante, sobre cómo se valoran y pagan estos servicios. Las personas empleadoras no deberían soportar la carga que resulta de la ausencia de una infraestructura integral de cuidado para apoyar a las familias, pero tampoco deberían hacerlo las trabajadoras del hogar. Por lo tanto, además de nuestro trabajo informativo, HIH está involucrada en campañas para transformar la industria del cuidado de manera que todos los cuidados a lo largo de la vida sean razonables y accesibles para quienes los necesiten. Los esfuerzos para expandir la asequibilidad son cruciales para conseguir triunfos importantes a nivel legislativo, incluyendo la declaración de derechos de las trabajadoras del hogar.</p> <p>Por consiguiente, HIH organiza a las personas empleadoras para ampliar el acceso y la asequibilidad de los cuidados, con especial atención al apoyo y los cuidados a largo plazo para las personas mayores y con discapacidad en California y Nueva York. Todo esto mientras se construyen los cimientos para campañas de mayor duración por la transformación de este sector en uno que provea de apoyo universal a las necesidades de las familias. Al igual que sucede con la reforma del sistema de salud —y tantas otras problemáticas—, la primera victoria en políticas estatales expande las posibilidades disponibles.&nbsp;</p> <p>Tras las elecciones del 2016, líderes y personal de HIH comenzaron a pensar en cómo las personas empleadoras de trabajadoras del hogar, quienes en su mayoría son mujeres de color y migrantes, podrían ayudar a personas migrantes y otras poblaciones que han sido blancos de esta administración. Creamos y divulgamos los<a href="https://docs.google.com/document/d/1iM696_2aZGSwV-UpmSgBC_uQgFpY4Vu1T1lg-sXgyR8/edit"> Consejos para personas empleadoras luego de las elecciones</a>, que fueron compartidos y vistos por miles de personas. También lanzamos nuestra campaña Sanctuary Homes en conjunto con NDWA (#SanctuaryHomes) tras haber conversado con nuestras empleadoras y empleadores miembro, así como con personas asociadas y aliadas que representan a las principales comunidades, incluyendo National Domestic Workers Alliance (NDWA), Cosecha, Mijente, Make the Road NY, y The California Domestic Workers Coalition.</p> <p>La participación en una industria que está tan conectada con la esclavitud y la supremacía blanca es complicada. Sin embargo, creemos que quienes contratan pueden aliarse o coconspirar con las trabajadoras del hogar, cambiar sus prácticas de empleo particulares y organizarse con las trabajadoras para transformar la industria y nuestra sociedad. En nuestro trabajo, continuamos moldeando valores centrales como la interdependencia y accesibilidad y pretendemos cambiar la cultura del movimiento y nuestras comunidades hacia estos valores en común.&nbsp;</p> <p><em>Para efectos de este artículo, utilizamos el término «personas empleadoras» en forma general. En esta categoría incluimos personas que contratan trabajadoras del hogar, aunque estas sean pagadas a través de agencias, el programa Medicaid u otros fondos públicos, de manera que la clientela puede no estar pagando directamente a las trabajadoras.</em></p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/daniel-castellanos/voces-desde-las-cadenas-de-suministro-entrevista-con-daniel-castell">Voces desde las cadenas de suministro: entrevista con Daniel Castellanos</a><br /><span style="font-size:90%;">DANIEL CASTELLANOS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gathumbi/ayudando-las-trabajadoras-sexuales-ayudarse-s-mismas">Ayudando a las trabajadoras sexuales a ayudarse a sí mismas</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GATHUMBI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/simanti-dasgupta/la-propuesta-de-amnist-para-despenalizar-el-trabajo-sexual-contenido-">La propuesta de Amnistía para despenalizar el trabajo sexual: contenido y descontentos</a><br /><span style="font-size:90%;">SIMANTI DASGUPTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/wendelijn-vollbehr/mejorar-las-estrategias-contra-la-trata-de-personas-por-qu-las-pers">Mejorar las estrategias contra la trata de personas: ¿por qué las personas dedicadas al trabajo sexual tienen que estar involucradas?</a><br /><span style="font-size:90%;">WENDELIJN VOLLBEHR</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jason-congdon/hablando-sobre-las-prostitutas-muertas-c-mo-la-coalici-n-contra-la-trata">Hablando sobre las «prostitutas muertas»: cómo la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) utiliza a sobrevivientes para silenciar quienes ejercen el trabajo sexual</a><br /><span style="font-size:90%;">JASON CONGDON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/thaddeus-blanchette-laura-murray/el-poder-de-las-putas-el-movimiento-de-las-prostituta">El poder de las putas: el movimiento de las prostitutas brasileñas en tiempos de reacción política</a><br /><span style="font-size:90%;">THADDEUS BLANCHETTE, LAURA MURRAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/georgina-orellano/protestas-creativas-de-las-trabajadoras-sexuales-en-argentina">Protestas creativas de las trabajadoras sexuales en Argentina</a><br /><span style="font-size:90%;">GEORGINA ORELLANO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/empower-foundation/no-nos-dedicamos-al-trabajo-sexual-porque-seamos-pobres-lo-hacemos-">No nos dedicamos al trabajo sexual porque seamos pobres, lo hacemos para terminar con nuestra pobreza.</a><br /><span style="font-size:90%;">EMPOWER FOUNDATION</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kimberly-walters/m-s-all-de-las-operaciones-de-redada-y-rescate-es-hora-de-reconocer-e">Más allá de las operaciones de «redada y rescate»: es hora de reconocer el daño que se está causando</a><br /><span style="font-size:90%;">KIMBERLY WALTERS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fraser-crichton/despenalizaci-n-del-trabajo-sexual-en-nueva-zelanda-su-historia-e-impa">Despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda: su historia e impacto</a><br /><span style="font-size:90%;">FRASER CRICHTON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/marcelina-bautista/el-trabajo-no-es-indigno-pero-el-modo-en-que-tratas-las-trabajadoras-del-hogar-s-lo-es">El trabajo no es indigno, pero el modo en que tratas a las trabajadoras del hogar sí lo es</a><br /><span style="font-size:90%;">MARCELINA BAUTISTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mar-roa-ana-teresa-v-lez-andrea-londo-o/c-mo-hacemos-de-los-derechos-laborales-una-rea">¿Cómo hacemos de los derechos laborales una realidad?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANDREA LONDOŃO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/rose-mahi/la-autoorganizaci-n-marca-la-diferencia-la-resistencia-creativa-de-las-traba">La autoorganización marca la diferencia: la resistencia creativa de las trabajadoras del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">ROSE MAHI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/lourdes-alb-n/unos-pasos-hacia-adelante-pero-hay-todav-un-largo-camino-por-recorrer-vi">«Unos pasos hacia adelante pero hay todavía un largo camino por recorrer»: viejos conflictos, nuevos movimientos</a><br /><span style="font-size:90%;">LOURDES ALBÁN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/abigail-hunt/volver-al-futuro-el-trabajo-de-las-mujeres-y-la-econom-de-los-peque-os-en">Volver al futuro: el trabajo de las mujeres y la economía de los pequeños encargos</a><br /><span style="font-size:90%;">ABIGAIL HUNT</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/bridget-anderson/entender-el-contexto-interpersonal-y-estructural-del-trabajo-del-hoga">Entender el contexto interpersonal y estructural del trabajo del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">BRIDGET ANDERSON</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Ilana Berger BTS en Español Wed, 14 Nov 2018 07:00:00 +0000 Ilana Berger 120212 at https://www.opendemocracy.net Entender el contexto interpersonal y estructural del trabajo del hogar https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/bridget-anderson/entender-el-contexto-interpersonal-y-estructural-del-trabajo-del-hoga <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La relación entre las trabajadoras del hogar y quienes las emplean puede ser difícil; pero no tiene por qué serlo. <strong><em><a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/bridget-anderson/understanding-interpersonal-and-structural-context-of-domestic-work">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u563152/16099754179_6d3caf1989_o.jpg" alt="" width="100%" /><span class="image-caption">Freaktography/Flickr.&nbsp;<a href="https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/">(CC BY-NC-ND 2.0)</a></span></p><p>Mi interés en el trabajo del hogar surgió cuando dejé la universidad y comencé a ser lo que ahora se llama una trabajadora del hogar interna para una familia adinerada en el oeste de Londres. Por ese entonces, era «la chica de arriba». A cambio del departamento independiente en el piso de arriba, limpiaba y lavaba la ropa durante cuatro horas de lunes a viernes y hacía el té cuando la hija menor llegaba a casa. Pulía la plata y planchaba las sábanas. Después de las fiestas limpiaba el vómito de las personas que luego se convertirían en ministras y ministros del Partido Laborista.</p> <p>Mi empleadora me explicó que alquilaba el departamento a cambio de estos servicios, en vez de ofrecer un salario, porque pensaba que eso sería explotación y ella no quería explotar a nadie. Cuando comencé a trabajar me pareció justo, pero nuestra relación se fue deteriorando. Ella y su esposo estaban en medio de un divorcio. A veces ella se desahogaba conmigo y me contaba todo, para después llamarme la atención al día siguiente por no haber doblado las sábanas correctamente. Cumplía las funciones de confidente y de sirvienta alternativamente según su estado de ánimo.</p> <p>En esa misma época comencé a trabajar con trabajadoras del hogar indocumentadas. No pretendo comparar mi situación con la de ellas: eran mujeres que podían estar escapando de situaciones de vida o muerte, ser golpeadas por poner un suéter en la lavadora o por comer un pedazo de pan, tener prohibido contactar a sus seres queridos, sin tener un salario, sin tener un espacio para dormir, etc.</p> <p>Las empleadoras, quienes con frecuencia les gritaban u obligaban en forma deliberada a realizar tareas humillantes, perpetuaban la mayor parte de la violencia física no sexual. «El esposo, él es muy bueno, pero la mujer es una fiera» me confesó una vez una mujer. La representación de los esposos como los buenos y los reproches hacía las esposas por abusar de sus trabajadoras me dejaba intranquila, al igual que las críticas de algunas trabajadoras del hogar hacia sus empleadoras: «Si yo fuera tan rica como ella, sería ama de casa y no dejaría a mi hijo o hija al cuidado de una extraña».</p> <p>«¿Por qué el patriarcado ha quedado libre de culpa?» Reflexionaba sobre ello incluso cuando yo también prefería al esposo de la familia para la que trabajaba que a la esposa. Sin embargo, tenía claro que las personas que nos empleaban nunca podrían ser nuestras aliadas.</p> <p>Ahora veo que el tema es más complicado. Primero, porque no siempre es fácil distinguir quién es la persona que nos emplea. En muchos hogares heteronormativos, la mujer puede administrar el trabajo del hogar, pero es el hombre quien firma el contrato. Cuando se trata de un trabajo de cuidado, la persona que utiliza el servicio es a veces la empleadora o el empleador y a veces un familiar, y cada persona tiene relaciones e interacciones distintas con la trabajadora. En ocasiones, una agencia emplea formalmente a una trabajadora del hogar, y puede también mediar entre la trabajadora y la persona usuaria del servicio. Asimismo, trabajadoras y empleadoras no son categorías exclusivas o binarias: muchas trabajadoras del hogar inmigrantes utilizan los servicios de trabajadoras del hogar en sus países de origen. Quién contrata, por qué, en qué etapa de la vida, y con qué implicaciones sociales, todo esto varía cultural e históricamente, al igual que la relación de poder entre trabajadora y empleadora.</p> <p>Además, es importante reconocer que incluso en los países ricos, no todos las personas empleadoras son de clase media. Cuando estaba investigando la expansión de la Unión Europea de 2004, realizamos una serie de entrevistas con «au pairs». Recuerdo a una mujer que había trabajado como «au pair» para una familia por más de seis años. Su empleadora era una madre soltera que tenía dos hijos y tenía un trabajo por turnos en un hospital donde le pagaban poco. No tenía familia cerca y su vida habría sido insostenible si no hubiera tenido acceso al apoyo de una persona que viviera en su casa y la ayudara a cambio de un sueldo inferior al salario mínimo. La «au pair» explicó que no se había ido porque le preocupaba qué sería de la familia si ella se iba.</p> <p>El problema de la explotación en el trabajo del hogar no es solo el resultado de personas empleadoras moralmente censurables. Se trata de la dependencia del capitalismo patriarcal en el trabajo reproductivo gratis o de bajo costo, el deterioro de las redes de seguridad social y la feminización de las políticas de austeridad. En este ejemplo, la «au pair» y su empleadora podrían haber sido aliadas en la lucha por mejorar los salarios y las condiciones laborales de trabajadoras y trabajadores en el sector salud, y para mejorar la provisión estatal de guarderías como requisitos necesarios para asegurar que las trabajadoras del hogar no sean explotadas. El truco es comenzar con los derechos de las trabjadoras del hogar, en vez de decir que se garantizarán sus derechos tan pronto como se resuelva todo lo demás.</p> <p>No se puede negar que en los hogares particulares existen conflictos de intereses entre las empleadoras y las trabajadoras del hogar. Estos no se limitan a cuestiones de pago, horario y condiciones de trabajo, sino que también se relacionan con las emociones. La empleadora puede sentirse insegura por el cariño de sus hijas e hijos hacia su niñera o tener ansiedad sobre el estado de envejecimiento de sus padres, sentirse culpable por no estar en casa, frustrada porque la casa no se ha limpiado de la manera que lo habría hecho ella, y preocupada por las atenciones de su esposo. La trabajadora también puede sentirse celosa de las relaciones personales, sentir resentimiento al encontrarse alejada de sus seres queridos mientras está cuidando de otros, o sentirse enfadada por la desigualdad global que hace que ella preste servicios para personas con un estilo de vida inalcanzable para ella. Pero también pueden haber sentimientos positivos en ambos lados y un entendimiento que surge de la convivencia diaria, aunque se debe destacar que esto no necesariamente se refleja en el pago o en las condiciones laborales.</p> <p>He hablado con empleadoras para varios proyectos de investigación, y la mayoría no querían verse como explotadoras que se aprovechaban de una mujer en una situación más vulnerable. Para reconciliar este punto, con frecuencia se apoyan en la noción de «empleo como un favor»: la trabajadora necesita un trabajo y la empleadora beneficia a la trabajadora al proporcionarle un empleo. Entonces la empleadora interpretará la capacidad de su empleada de comprar medicamentos, pagar la escuela de sus hijas e hijos o dejar a un esposo alcohólico como resultado del salario que ha ganado como trabajadora del hogar. En consecuencia, expresan que no solo no perpetúan la desigualdad, sino que también son partícipes de la vida privada de sus trabajadoras y que estas confían en ellas como si fueran algo más que una empleadora.</p> <p>¿Qué tipo de alianza se busca de parte de las empleadoras —a diferencia de otras partes interesadas— en la promoción de los derechos de las trabajadoras del hogar? En todo el mundo, las personas empleadoras tienden a ser reacias a reconocer el derecho de las trabajadoras de afiliarse a un sindicato. Pueden dar a las trabajadoras la flexibilidad para asistir a reuniones y eventos políticos; brindarles apoyo para la legalización y la regularización; estar dispuestas a firmar documentos de patrocinio, a pagar impuestos y seguridad social; y tener capacidad de reflexión y discusión. He conocido a trabajadoras del hogar que dicen que ellas sí tienen esta clase de empleadoras o empleadores. Educar y motivarlos para que contribuyan de estas formas y para que entiendan la relación entre lo que sucede en el hogar y las desigualdades estructurales constituye un pequeño paso hacia la eliminación de las desigualdades nacionales, económicas y de género que caracterizan tanto la demanda como la oferta del trabajo del hogar en el mercado.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alf-gunvald-nilsen/el-pueblo-adivasi-en-la-india-esclavas-y-esclavos-modernos-o-trabaj">El pueblo adivasi en la India: ¿esclavas y esclavos modernos o trabajadoras y trabajadores modernos?</a><br /><span style="font-size:90%;">ALF GUNVALD NILSEN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/daniel-castellanos/voces-desde-las-cadenas-de-suministro-entrevista-con-daniel-castell">Voces desde las cadenas de suministro: entrevista con Daniel Castellanos</a><br /><span style="font-size:90%;">DANIEL CASTELLANOS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gathumbi/ayudando-las-trabajadoras-sexuales-ayudarse-s-mismas">Ayudando a las trabajadoras sexuales a ayudarse a sí mismas</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GATHUMBI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/simanti-dasgupta/la-propuesta-de-amnist-para-despenalizar-el-trabajo-sexual-contenido-">La propuesta de Amnistía para despenalizar el trabajo sexual: contenido y descontentos</a><br /><span style="font-size:90%;">SIMANTI DASGUPTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/wendelijn-vollbehr/mejorar-las-estrategias-contra-la-trata-de-personas-por-qu-las-pers">Mejorar las estrategias contra la trata de personas: ¿por qué las personas dedicadas al trabajo sexual tienen que estar involucradas?</a><br /><span style="font-size:90%;">WENDELIJN VOLLBEHR</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jason-congdon/hablando-sobre-las-prostitutas-muertas-c-mo-la-coalici-n-contra-la-trata">Hablando sobre las «prostitutas muertas»: cómo la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) utiliza a sobrevivientes para silenciar quienes ejercen el trabajo sexual</a><br /><span style="font-size:90%;">JASON CONGDON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/thaddeus-blanchette-laura-murray/el-poder-de-las-putas-el-movimiento-de-las-prostituta">El poder de las putas: el movimiento de las prostitutas brasileñas en tiempos de reacción política</a><br /><span style="font-size:90%;">THADDEUS BLANCHETTE, LAURA MURRAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/georgina-orellano/protestas-creativas-de-las-trabajadoras-sexuales-en-argentina">Protestas creativas de las trabajadoras sexuales en Argentina</a><br /><span style="font-size:90%;">GEORGINA ORELLANO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/empower-foundation/no-nos-dedicamos-al-trabajo-sexual-porque-seamos-pobres-lo-hacemos-">No nos dedicamos al trabajo sexual porque seamos pobres, lo hacemos para terminar con nuestra pobreza.</a><br /><span style="font-size:90%;">EMPOWER FOUNDATION</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kimberly-walters/m-s-all-de-las-operaciones-de-redada-y-rescate-es-hora-de-reconocer-e">Más allá de las operaciones de «redada y rescate»: es hora de reconocer el daño que se está causando</a><br /><span style="font-size:90%;">KIMBERLY WALTERS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fraser-crichton/despenalizaci-n-del-trabajo-sexual-en-nueva-zelanda-su-historia-e-impa">Despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda: su historia e impacto</a><br /><span style="font-size:90%;">FRASER CRICHTON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/marcelina-bautista/el-trabajo-no-es-indigno-pero-el-modo-en-que-tratas-las-trabajadoras-del-hogar-s-lo-es">El trabajo no es indigno, pero el modo en que tratas a las trabajadoras del hogar sí lo es</a><br /><span style="font-size:90%;">MARCELINA BAUTISTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mar-roa-ana-teresa-v-lez-andrea-londo-o/c-mo-hacemos-de-los-derechos-laborales-una-rea">¿Cómo hacemos de los derechos laborales una realidad?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANDREA LONDOŃO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/rose-mahi/la-autoorganizaci-n-marca-la-diferencia-la-resistencia-creativa-de-las-traba">La autoorganización marca la diferencia: la resistencia creativa de las trabajadoras del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">ROSE MAHI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/lourdes-alb-n/unos-pasos-hacia-adelante-pero-hay-todav-un-largo-camino-por-recorrer-vi">«Unos pasos hacia adelante pero hay todavía un largo camino por recorrer»: viejos conflictos, nuevos movimientos</a><br /><span style="font-size:90%;">LOURDES ALBÁN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/abigail-hunt/volver-al-futuro-el-trabajo-de-las-mujeres-y-la-econom-de-los-peque-os-en">Volver al futuro: el trabajo de las mujeres y la economía de los pequeños encargos</a><br /><span style="font-size:90%;">ABIGAIL HUNT</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Bridget Anderson BTS en Español Tue, 13 Nov 2018 07:00:00 +0000 Bridget Anderson 120211 at https://www.opendemocracy.net ¿Puede la política ser compasiva? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/matt-hawkins/puede-la-pol-tica-ser-compasiva <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Hay que tener valor y determinación para centrarse en el sufrimiento y ponerlo en el núcleo de las decisiones que uno toma. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/transformation/matt-hawkins/can-politics-ever-be-compassionate">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/MattHawkins.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/MattHawkins.jpg" alt="" title="" width="460" height="391" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Crédito: Enver Rahmanov via Wikimedia Commons. CC BY-SA 3.0.</span></span></span></p><p>De vez en cuando te encuentras con un libro, una película, un artículo o un programa de televisión que te ayuda a darle algo más de sentido al mundo que nos rodea. Hace poco me ocurrió esto al leer <em>The Compassionate Mind</em> de Paul Gilbert. </p><p>Abundando en teoría evolutiva y consejos prácticos, el libro de Gilbert describe cómo al juntarse en nuestro cerebro características propias de "mamíferos" y de "humanos", nos hemos dotado de facultades aparentemente incompatibles para el amor y la destrucción. </p><p>Sostiene el autor que la sociedad moderna se ha estructurado de manera que fomenta estas últimas, a la vez que reduce las primeras, a través de la economía, lo que nos cuentan los políticos y el ejemplo que dan.</p> <p>No es habitual que un libro que trata de la evolución de nuestro cerebro se convierta en semilla de un nuevo movimiento político, pero esto es exactamente lo que consiguió en cuanto a mí me atañe el libro de Gilbert, junto con obras de otros autores, desde Daniel Dennett hasta Martha Nussbaum. </p><p>También me encontré con que una amiga y colega mía, la autora y activista Jennifer Nadel, que iba por un camino parecido al mío – en su caso, siguiendo la evolución de la Carta de la Compasión fundada por la historiadora Kane Armstrong -, acababa de publicar un libro sobre cómo llevar una vida más compasiva.</p> <p>A los dos nos parecía absurdo que no existan puentes entre las investigaciones punteras sobre el valor de la compasión para ayudar a superar enfermedades mentales y tener una mejor calidad de vida, y aquellos que más responsabilidad tienen en cuanto al establecimiento de los valores que rigen en nuestras sociedades: los políticos y los medios de comunicación. </p><p>De hecho, ocurre todo lo contrario: nos encontramos con que un modelo económico neoliberal desarrollado en la década de 1980 y desprovisto de valor científico ha convencido a las personas de que lo que les define es el egoísmo, la codicia y el vicio.</p><p class="mag-quote-center">El sistema económico ha creado un sistema político en el que los partidos se sitúan por encima del progreso universal, las mayorías parlamentarias por encima de la colaboración, y conseguir el poder por encima de los medios para alcanzarlo.&nbsp;</p><p>Y ha creado asimismo un sistema político en el que los partidos se sitúan por encima del progreso universal, las mayorías parlamentarias por encima de la colaboración, y conseguir el poder por encima de los medios para alcanzarlo.&nbsp;</p> <p>¿Qué podemos hacer para cambiar esta narrativa destructiva? Llevar a cabo campañas sobre temas específicos puede servir de ayuda, pero a menos que cambiemos los supuestos sobre los que se asienta nuestro modo de vida, es imposible que logremos una transformación sostenible a largo plazo. </p><p>Así que, a principios de 2018, decidimos echarnos a la piscina y lanzar una nueva iniciativa llamada Compasión en la Política.&nbsp;</p> <p>Dado que la austeridad sigue causando dolor y sufrimiento a los más vulnerables y la desigualdad sigue aumentando, el momento parece propicio. </p><p>La crisis de la salud mental empeora año tras año y el alarmante informe publicado por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) a principios de octubre advierte que, a menos que cambiemos de rumbo, el calentamiento global podría rebasar umbrales irreversibles en menos de una generación. </p><p>El Brexit divide al Reino Unido y en Estados Unidos Donald Trump sigue propagando su combinado particular de política tóxica.</p> <p>Quizás debido a este terreno (por desgracia) fértil, la respuesta a nuestra iniciativa ha sido alentadora. Hemos recibido mensajes de apoyo de personas y organizaciones muy diversas, entre ellas Noam Chomsky, Laurie Penny, <em>Show Racism the Red Card </em>y miebros de la Cámara de los Comunes como Caroline Lucas, y celebramos nuestra primera conferencia en Oxford el mes pasado ante un público nutrido y entusiasta, que nos ha ayudado a planificar las próximas etapas de la campaña. </p><p>Procedentes de ámbitos muy dispares, los presentes compartieron su compromiso por desacreditar la visión mitológica de que los humanos somos una raza de egocéntricos obsesivos y construir un nuevo sistema político fundamentado en la compasión - su compromiso por comprender al otro y apoyarle en cualquier dificultad en la que se encuentre.</p> <p>Por supuesto, en la conferencia también se plantearon muchas preguntas: ¿la compasión es suficiente? ¿Dónde encaja la ira? ¿Debemos generar compasión sólo hacia "la gente" o también hacia los políticos? Y la que es quizás la pregunta más pertinente de todas: ¿cómo se cambia una cultura que nos ha alimentado a la fuerza con el mensaje de que somos todos inherentemente egoístas y que, por lo tanto, la única manera de proceder que tenemos es articulando una sociedad que aproveche esta característica como valor a través de una economía de libre mercado orientada al crecimiento?</p> <p>Sobre esto último creo que estamos ya llegando a un consenso. En el discurso de apertura a la conferencia, Lord Dubs, representante laborista en la Cámara de los Lores y miembro activo de una organización de defensa de los niños refugiados, insistió en que cree que el público británico desea "hacer lo correcto" – es decir, que quiere ser compasivo y quiere que el Reino Unido sea visto como un país bondadoso. </p><p>Creo que tiene razón, pero también reconozco que nuestra capacidad para estar a la altura de estos estándares se ve obstaculizada por las normas y estructuras sociales, económicas y políticas que dan prioridad a ganar dinero, acaparar posesiones y a conseguir estatus.&nbsp;</p> <p>Así que necesitamos cambiar el lenguaje que usan los políticos y la prensa y compartir nuestras historias personales en tanto que ejemplos prácticos del compromiso con la compasión como forma de socavar la hegemonía cultural existente. </p><p>Y eso quiere decir transformar las instituciones en aspectos muy concretos, por ejemplo promoviendo mucho más la colaboración entre partidos, poniendo fin al estilo de debate de golpe por golpe en el parlamento, o estableciendo un nuevo código compasivo de conducta para los parlamentarios.&nbsp;</p> <p>Cada nueva política que implemente el gobierno deberá demostrar que mejorará - y ha mejorado - la vida de aquellos que más lo necesitan; que se ha llevado a cabo con espíritu de colaboración con otros partidos a través de un debate respetuoso y constructivo, a través del cual se ha ejercido un control adecuado; y que no incide negativamente en la vida de las generaciones futuras. </p><p>El legado de la austeridad y del colapso climático son prueba más que suficiente de que esto no se ha hecho en el pasado. De lo ue se trata es de introducir una especie de "test de compasión" en el proceso de toma de decisiones.</p> <p>En el mundo de los medios de comunicación, necesitamos nuevos códigos de conducta que comprometan a los editores de periódicos a abstenerse y mantenerse alejados de la calumnia y el estereotipo. </p><p>Bajo este código, los ataques corrosivos a la prensa como "enemiga del pueblo" por parte - entre otros - del presidente Trump , o la descripción incendiaria de Boris Johnson de que las mujeres musulmanas parecen "buzones", ni se permitirían ni se tolerarían.&nbsp;</p> <p>También es importante trabajar con los políticos en la reforma de los procesos de formulación de políticas para facilitar el trabajo conjunto de los partidos y, al mismo tiempo, ayudar a aumentar el número de parlamentarios procedentes de los sectores sociales menos privilegiados, de modo que aquellos que ingresen en la política tengan una mejor comprensión de la vida de las personas para las que gobiernan.&nbsp;</p> <p>Ideas como estas chocarán, claro, con los que argumentan que la compasión es algo demasiado débil o vago para servir de guía en la esfera política o económica y que solo la racionalidad y un corazón frío contribuyen a una toma de decisiones correcta. A estos detractores, yo les diría:</p> <p>Primero, ser compasivo en un mundo que lo que te enseña es a ser de otra manera, es una actitud valiente. Acercarse al sufrimiento y no alejarse de él, y convertirlo en la pieza central de las decisiones que uno toma, requiere valor y determinación.</p> <p>Segundo, negar el papel de las emociones en la política es negar que los seres humanos sean esenciales para el funcionamiento de la política.</p><p class="mag-quote-center">Ser compasivo en un mundo que lo que te enseña es a ser de otra manera, es una actitud valiente. Acercarse al sufrimiento y no alejarse de él, y convertirlo en la pieza central de las decisiones que uno toma, requiere valor y determinación.</p><p>Las emociones son lo que somos, y por eso queremos que las personas que entren en política (y que, al hacerlo, sean conscientes de su responsabilidad para con la vida de millones de personas) comprendan sus propias emociones, las emociones de los demás y cómo ambas influyen en su toma de decisiones. </p><p>Este tipo de inteligencia emocional debería ser un requisito esencial para cualquier persona que esté pensando en dedicarse a la política, a los negocios o al periodismo.&nbsp;</p><p> Podemos hacer que este cambio sea posible. Las semillas están ahí - en la imaginación de las personas, en su deseo de un mundo mejor y en los ejemplos que ya se están dando unos a otros al preocuparse por la familia, los amigos, o los colegas. Y ya lo hemos hecho otras veces. </p><p>Cuando establecimos el Servicio Nacional de Salud, por ejemplo; cuando el <em>Kindertransport</em>, que ayudó a salvar las vidas de 10.000 niños judíos durante la Segunda Guerra Mundial ofreciéndoles refugio en el Reino Unido; o cuando legalizamos la homosexualidad y el matrimonio entre personas del mismo sexo - todas estas cosas, y más, se consiguieron sobre la base de una idea central: la compasión. La sociedad, sin duda, puede modelarse a su imagen y semejanza.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/ed-morales/latinx-el-reconocimiento-de-una-nueva-identidad-pol-tica">Latinx: el reconocimiento de una nueva identidad política</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Ideas Matt Hawkins Mon, 12 Nov 2018 10:42:30 +0000 Matt Hawkins 120536 at https://www.opendemocracy.net Volver al futuro: el trabajo de las mujeres y la economía de los pequeños encargos https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/abigail-hunt/volver-al-futuro-el-trabajo-de-las-mujeres-y-la-econom-de-los-peque-os-en <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Aprender de la historia del trabajo de las mujeres puede ayudarnos a superar la discriminación y mejorar las condiciones laborales en la economía de los pequeños encargos. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/abigail-hunt/back-to-future-women-s-work-and-gig-economy">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/32847731616_351931eb4c_k.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">An Ethiopian domestic worker in Beirut, Lebanon. Joe Saade for UN Women/Flickr. (CC 2.0 by-nc-nd)</p> <p>«El futuro del trabajo» es <a href="https://www.nytimes.com/issue/magazine/2017/02/24/magazine-index-20170226">noticia</a> y el debate capta interés en los círculos políticos. Y con razón: una falta persistente de trabajo digno a nivel global está afectando en forma negativa los ingresos y, por consiguiente, los estándares de vida. Encarar esto es un desafío cada vez más crítico para la clase política alrededor del mundo, a la luz del latente cambio demográfico y la aceptación del aumento del desempleo como algo habitual.</p> <p>En la <a href="http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/---ed_protect/---protrav/---travail/documents/publication/wcms_443267.pdf">economía de los pequeños encargos</a>, en la cual las compañías teconológicas desarrollan plataformas a través de las cuales se puede contratar a personas para realizar tareas definidas, el debate suele centrarse en las maneras en las que la «Uberización» está diseñada para cambiar profundamente las formas tradicionales de organizar el consumo y el empleo. Pero no deberíamos permitir que el resplandor de la nueva tecnología nos ciegue: la economía de los pequeños encargos es, a la larga, un vino viejo en botella nueva.</p> <p>Un evento de la <a href="http://www.ethicaltrade.org/events/future-work-what-does-it-hold-workers-rights">Iniciativa de Comercio Ético</a> —naturalmente, acerca del futuro del trabajo— constituyó un espacio importante para la reflexión. Apoyándose en décadas de investigación, el profesor <a href="http://www2.le.ac.uk/colleges/ssah/research/cswef/staff/professor-peter-nolan">Peter Nolan</a> sentó las bases para argumentar que la «futurología» (o el negocio de predecir tendencias y resultados en el mundo laboral) suele estar disociado del análisis de las tendencias del mercado laboral histórico y de un estudio empírico de lo que ocurre en el presente.</p> <p>Asimismo, en nuestra investigación en el <a href="https://www.odi.org/">Instituto de Desarrollo de Ultramar</a> (ODI por sus siglas en inglés) sobre las experiencias de las mujeres en la economía de pequeños encargos, descubrimos que en muchos aspectos esta economía reproduce los desafíos de género existentes en el mundo laboral, aunque en nuevas formas facilitadas por la tecnología. A continuación, ofrecemos un par de ejemplos.</p> <h2>Los perfiles en las plataformas perpetúan la discriminación</h2> <p>El diseño de la plataforma suele perpetuar la discriminación existente contra las trabajadoras y los trabajadores. Nuestra <a href="https://www.odi.org/publications/10658-good-gig-rise-demand-domestic-work">investigación</a> inspeccionó plataformas de trabajo del hogar —como cocinar, limpiar y a veces de cuidado personal— en India, Kenia, México y Sudáfrica. El trabajo del hogar ya es uno de los sectores más inseguros y explotadores a nivel global, en el que la fuerza laboral está formada de manera desproporcionada por mujeres de grupos marginalizados o minoritarios.</p> <p>Descubrimos que, como en muchos modelos de la economía de los pequeños encargos, las plataformas de trabajo del hogar permiten a la clientela acceder a <a href="https://domestly.com/cleaners/cape-town/city-bowl/">los perfiles</a> de las trabajadoras y los trabajadores y que estas muestran sus imágenes y otra información demográfica. Esto significa que los hogares que contratan personal del hogar pueden realizar su selección en base a características diferentes de sus capacidades para la tarea, como la edad, el género, la raza o su origen étnico.</p> <p>Además, los sistemas de evaluación que se utilizan en los hogares para calificar la calidad de la tarea completada suelen estar integrados a los perfiles de las trabajadoras y los trabajadores. Aun así, <a href="https://lawreview.uchicago.edu/page/social-costs-uber">estos sistemas pueden exponer a las personas trabajadoras a la discriminación</a> ya que las evaluaciones son muy subjetivas y probablemente estén influenciadas por las parcialidades de la persona que evalúa y sus actitudes discriminatorias. Los efectos de esto en las personas trabajadoras que suelen tener dificultades son reales porque las críticas negativas afectan las decisiones de otros hogares para contratar a esa persona o no. En resumen, una crítica que no sea elogiosa puede desfavorecer seriamente a las oportunidades económicas de las personas trabajadoras en el mercado de las plataformas abarrotadas, donde el suministro de personal suele sobrepasar la demanda de sus servicios.</p> <h2>Trabajo digital a destajo desde casa </h2> <p>El «crowdwork» (subcontratación masiva en proyectos colaborativos) digital también comporta desafíos. Contempla plataformas en línea que conectan globalmente a las personas trabajadoras con tareas como etiquetar imágenes, desarrollar bases de datos o transcribir documentos. Estas son completadas y entregadas por internet a compradores —frecuentemente anónimos— dentro de un sistema de remuneración sobre la base del número de tareas completadas. En muchos aspectos, este trabajo es muy parecido al trabajo a destajo desde casa que se extendió a lo largo de los países en desarrollo varias décadas atrás, cuando la producción en el exterior y las cadenas de producción globales se afianzaron. El trabajo del hogar suele ser trabajo de mujeres, y <a href="http://www.wiego.org/sites/wiego.org/files/publications/files/IEMS-Sector-Full-Report-Street-Vendors.pdf">recientemente fue valorado en </a>&nbsp;un porcentaje estimado del 32% del empleo total de las mujeres en India.</p> <p>Al igual que el trabajo del hogar tradicional, los datos precisos de «crowdwork» son difíciles de conseguir. Los estudios sugieren que entre el <a href="http://www.feps-europe.eu/assets/778d57d9-4e48-45f0-b8f8-189da359dc2b/crowd-working-survey-netherlands-finalpdf.pdf">46</a>% y el<a href="http://www.uni-europa.org/2016/02/16/crowdworking-survey-reveails-the-true-size-of-the-uks-gig-economy/">54</a>% de las trabajadoras y trabajadores colaborativos de los países desarrollados son mujeres. Este porcentaje suele ser menor en los países en desarrollo debido a <a href="http://webfoundation.org/2016/10/digging-into-data-on-the-gender-digital-divide/">las diferencias de género significativas en</a> la actividad digital. Sin embargo, lo más importante es que mientras <a href="http://www.mckinsey.com/global-themes/employment-and-growth/independent-work-choice-necessity-and-the-gig-economy">los datos disponibles</a> sugieren casi una igualdad de género en la participación, los hombres tienen más posibilidades de participar por voluntad propia.</p> <p><a href="https://www.odi.org/comment/10498-international-calls-innovation-support-women-refugees-who-want-work">Nuestra investigación actual</a> sobre la economía de los pequeños encargos en Jordania sugiere que es probable que la participación de las mujeres en esta nueva variedad de trabajo desde casa aumente rápidamente. Se percibe como particularmente adecuado para las mujeres, debido a las normas socioculturales que restringen la movilidad y el compromiso con trabajos remunerados fuera del hogar, y su flexibilidad también permite a las mujeres continuar con el cuidado no remunerado del hogar. Aun así, <a href="http://www.wiego.org/informal-economy/occupational-groups/home-based-workers">la historia de las trabajadoras del hogar</a> a nivel global nos dice que aunque el trabajo colaborativo pueda proporcionar una oportunidad para que las mujeres aumenten su participación en el mercado laboral, puede que este trabajo ni sea digno ni fortalecedor.</p> <p>Las condiciones laborales pueden ser extremadamente malas, las ganancias del trabajo a destajo suelen ser bajas y las desiguales debido al valor fluctuante de la cadena de demanda, y la invisibilidad y el aislamiento de las trabajadoras y los trabajadores complica la organización y las negociaciones.&nbsp;<a href="http://journals.sagepub.com/doi/pdf/10.1177/1024258916687250">La evidencia emergente</a> sobre el trabajo colaborativo no contradice esta experiencia. Superar las barreras de la participación femenina en el mercado laboral y administrar el trabajo remunerado y no remunerado no debería significar el desplazamiento de las mujeres a un trabajo remunerado precario y aislado.</p> <p>La economía de pequeños encargos también presenta nuevos ángulos en desafíos antiguos. En particular, la organización de trabajo colaborativo supone un desafío para regular la mejora de las condiciones laborales en las cadenas de valor digitales facilitadas por el trabajo colaborativo. Las plataformas son conocidas por evitar la regulación laboral al usar modelos de «contratistas independientes», la naturaleza transnacional del trabajo colaborativo hace que sea difícil identificar la jurisdicción nacional responsable, y las leyes de trabajo nacionales rara vez se aplican a las trabajadoras y los trabajadores. Esto, sumado a los desafíos históricos afrontados por las trabajadoras y los trabajadores del hogar en la organización y su invisibilidad (no ajena) a los encargados, sugiere que se necesitan medidas urgentes si se pretende que las trabajadoras y los trabajadores colaborativos progresen.</p> <h2>Cómo triunfar en la economía de los pequeños encargos </h2> <p>Como las plataformas de la economía de pequeños encargos se vuelven cada vez más prominentes, se necesita prestar suma atención a las políticas para garantizar que los derechos laborales ganados con esfuerzo no retrocedan, y que las oportunidades de esta economía beneficien a todas y todos – y no solo a las compañías y a quienes consumen en las plataformas servicios baratos con solo oprimir un botón.</p> <p>Como se argumentó en esta serie, garantizar que <a href="http://speri.dept.shef.ac.uk/2017/04/18/its-time-to-regulate-the-gig-economy/">las regulaciones laborales</a> sean adecuadas para su propósito en la era de la economía de los pequeños encargos es crítico. Pero la tecnología de las plataformas también es prometedora para superar los desafíos y mejorar las condiciones laborales, si aprendemos de la historia. Las compañías de las plataformas podrían incorporar igualdad y justicia en las plataformas al omitir la información demográfica y sólo incluir la experiencia laboral y otra información relacionada al trabajo en las páginas de perfiles. Este sería un buen comienzo para abordar la discriminación arraigada.</p> <p>La falta de estadísticas sobre las trabajadoras y los trabajadores del hogar ha contribuido a su invisibilidad frente a quienes diseñan y aprueban las políticas. Las plataformas podrían cambiar esto ya que son una gran fuente de datos. Contienen información detallada de las trabajadoras y los trabajadores y de sus actividades, y por lo tanto podrían ofrecer una gran oportunidad para entender y mejorar las condiciones laborales si esa información estuviera disponible. Además, las trabajadoras y los trabajadores del hogar que entrevistamos apreciaron, por primera vez, la posibilidad de poder monitorear las horas trabajadas y sus ganancias a través de la plataforma. Desarrollar otros aspectos orientados a las personas trabajadoras como los <a href="http://www.telegraph.co.uk/technology/2016/04/26/all-mobile-phones-in-india-to-have-panic-buttons-to-improve-wome/">botones de emergencia</a> puede aumentar su seguridad de forma inmediata.</p> <p>La tecnología digital también proporciona nuevas maneras para que las trabajadoras y los trabajadores se comuniquen y se organicen para mejorar las condiciones. Los sindicatos como la <a href="http://www.sewa.org/index.asp">Asociación de Trabajadoras Autónomas (SEWA)</a> de India han organizado a personas trabajadoras marginalizadas cuando los sindicatos tradicionales les han fallado. Ayudarles a adaptarse a la economía de los pequeños encargos es crítico, en particular porque sus partidarias y partidarios principales se encuentren trabajando cada vez más a través de estas plataformas.</p> <p>Finalmente, las &nbsp;personas trabajadoras se están integrando cada vez más en las <a href="http://platformcoop.net/">cooperativas de plataformas</a> que se adueñan de y controlan la tecnología como <a href="https://www.upandgo.coop/">Up &amp; Go</a>, una plataforma de servicios de limpieza del hogar en la ciudad de Nueva York. Si la economía de los pequeños encargos actual controlada por compañías le falla a las personas trabajadoras, por qué no brindar un modelo de trabajo bien establecido y actualizado en un mundo cada vez más digital.</p> <p>Si se puede aprender algo del pasado no hay ninguna razón por la cual las mujeres no puedan beneficiarse de la llegada de la tecnología digital que conecta a las trabajadoras y los trabajadores a oportunidades económicas. Como muestra nuestra investigación, existen pasos positivos que las personas trabajadoras, las plataformas, los sindicatos, las asociaciones de mujeres y la clase política pueden dar. Si podemos adoptar medidas, y rápido, entonces podremos garantizar que las mujeres puedan gozar de un trabajo de buena calidad en la economía de los pequeños encargos.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/genevieve-lebaron/podemos-acabar-con-el-trabajo-forzoso-para-el-2030">¿Podemos acabar con el trabajo forzoso para el 2030?</a><br /><span style="font-size:90%;">GENEVIEVE LEBARON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/renta-b-sica-y-el-movimiento-contra-la-esclavitud">Renta básica y el movimiento contra la esclavitud</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alf-gunvald-nilsen/el-pueblo-adivasi-en-la-india-esclavas-y-esclavos-modernos-o-trabaj">El pueblo adivasi en la India: ¿esclavas y esclavos modernos o trabajadoras y trabajadores modernos?</a><br /><span style="font-size:90%;">ALF GUNVALD NILSEN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/daniel-castellanos/voces-desde-las-cadenas-de-suministro-entrevista-con-daniel-castell">Voces desde las cadenas de suministro: entrevista con Daniel Castellanos</a><br /><span style="font-size:90%;">DANIEL CASTELLANOS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gathumbi/ayudando-las-trabajadoras-sexuales-ayudarse-s-mismas">Ayudando a las trabajadoras sexuales a ayudarse a sí mismas</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GATHUMBI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/simanti-dasgupta/la-propuesta-de-amnist-para-despenalizar-el-trabajo-sexual-contenido-">La propuesta de Amnistía para despenalizar el trabajo sexual: contenido y descontentos</a><br /><span style="font-size:90%;">SIMANTI DASGUPTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/wendelijn-vollbehr/mejorar-las-estrategias-contra-la-trata-de-personas-por-qu-las-pers">Mejorar las estrategias contra la trata de personas: ¿por qué las personas dedicadas al trabajo sexual tienen que estar involucradas?</a><br /><span style="font-size:90%;">WENDELIJN VOLLBEHR</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jason-congdon/hablando-sobre-las-prostitutas-muertas-c-mo-la-coalici-n-contra-la-trata">Hablando sobre las «prostitutas muertas»: cómo la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) utiliza a sobrevivientes para silenciar quienes ejercen el trabajo sexual</a><br /><span style="font-size:90%;">JASON CONGDON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/thaddeus-blanchette-laura-murray/el-poder-de-las-putas-el-movimiento-de-las-prostituta">El poder de las putas: el movimiento de las prostitutas brasileñas en tiempos de reacción política</a><br /><span style="font-size:90%;">THADDEUS BLANCHETTE, LAURA MURRAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/georgina-orellano/protestas-creativas-de-las-trabajadoras-sexuales-en-argentina">Protestas creativas de las trabajadoras sexuales en Argentina</a><br /><span style="font-size:90%;">GEORGINA ORELLANO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/empower-foundation/no-nos-dedicamos-al-trabajo-sexual-porque-seamos-pobres-lo-hacemos-">No nos dedicamos al trabajo sexual porque seamos pobres, lo hacemos para terminar con nuestra pobreza.</a><br /><span style="font-size:90%;">EMPOWER FOUNDATION</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kimberly-walters/m-s-all-de-las-operaciones-de-redada-y-rescate-es-hora-de-reconocer-e">Más allá de las operaciones de «redada y rescate»: es hora de reconocer el daño que se está causando</a><br /><span style="font-size:90%;">KIMBERLY WALTERS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fraser-crichton/despenalizaci-n-del-trabajo-sexual-en-nueva-zelanda-su-historia-e-impa">Despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda: su historia e impacto</a><br /><span style="font-size:90%;">FRASER CRICHTON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/marcelina-bautista/el-trabajo-no-es-indigno-pero-el-modo-en-que-tratas-las-trabajadoras-del-hogar-s-lo-es">El trabajo no es indigno, pero el modo en que tratas a las trabajadoras del hogar sí lo es</a><br /><span style="font-size:90%;">MARCELINA BAUTISTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mar-roa-ana-teresa-v-lez-andrea-londo-o/c-mo-hacemos-de-los-derechos-laborales-una-rea">¿Cómo hacemos de los derechos laborales una realidad?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANDREA LONDOŃO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/rose-mahi/la-autoorganizaci-n-marca-la-diferencia-la-resistencia-creativa-de-las-traba">La autoorganización marca la diferencia: la resistencia creativa de las trabajadoras del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">ROSE MAHI</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Abigail Hunt BTS en Español Mon, 12 Nov 2018 07:00:00 +0000 Abigail Hunt 120210 at https://www.opendemocracy.net Resistir al olvido en El Salvador: El Mozote lucha contra la impunidad https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/resistir-al-olvido-en-el-salvador-el-mozote-lucha-contra-la-impunidad <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Aún con el fantasma del olvido acechando sus memorias, pese a las dificultades de revisitar tanta oscuridad y deshumanización,&nbsp;los y las sobrevivientes de El Mozote continúan resistiendo. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/resisting-oblivion-in-el-salvador-el-mozote-struggles-against-impunity">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/cronica_em_2_0.jpeg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/cronica_em_2_0.jpeg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Dos supervivientes de las masacres ocurridas en 1981 en El Mozote, en El Salvador. Imagen: www.cejil.org</span></span></span></p><p>Al llegar a la plaza de El Mozote el jueves 30 de agosto, era difícil concebir todo lo que allí había ocurrido. En el mismo lugar donde cerca de mil personas habían sido ejecutadas a manos del ejército salvadoreño, hoy se preparaba un escenario. </p><p>En momentos, tocaría una banda local para dar la bienvenida a&nbsp;la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) que visitaba por primera vez uno de los caseríos donde se vivió la masacre más grande documentada en la historia reciente de América Latina, hace 37 años.&nbsp;</p> <p>Todo se había armado en una producción maratónica. Este poblado, que no tiene más de dos calles pavimentadas y que se encuentra en medio de las montañas, era el punto de atracción para una reunión de carácter internacional. El objetivo: constatar qué había cambiado en El Mozote y sus alrededores a partir de la sentencia que la Corte IDH dictó en 2012.</p> <p>Una exposición de fotos, emplazada sobre el memorial que alberga la plaza, sería el preámbulo para un recorrido en el que participaron jueces del tribunal interamericano, representantes del Estado de El Salvador, las organizaciones que acompañaron el proceso internacional y algunos/as de los protagonistas. Las imágenes expuestas retrataban a mujeres que participaron en talleres experienciales para resignificar lo vivido allí.</p> <p>Fueron 3 días.&nbsp;Entre el 10 y 13 de diciembre de 1981, en el marco del conflicto armado interno que enfrentó El Salvador por 12 años,&nbsp;se marcó el punto de inflexión para El Mozote, La Joya, Ranchería, Los Toriles, Jocote Amarillo, Cerro Pando y otros lugares aledaños.</p><p class="mag-quote-center">En tres días, ejecutaron el asesinato masivo de hombres, mujeres, niños, niñas, adolescentes. La orden era arrasar con todo.&nbsp;No dejar huellas del lugar.</p><div>En 72 horas, el batallón Atlacatl, liderado por Domingo Monterrosa, junto con unidades de la Tercera Brigada de Infantería de San Miguel y del Centro de Instrucción de Comandos de San Francisco Gotera,&nbsp;ejecutaron el asesinato masivo de hombres, mujeres, niños, niñas, adolescentes. La orden era arrasar con todo.&nbsp;No dejar huellas del lugar, que, según la inteligencia militar, servía de cobijo para las fuerzas guerrilleras.</div> <p>El ataque, conocido como “Operación rescate” o “Yunque y martillo”, fue llevado a cabo como parte de la estrategia militar de “tierra arrasada”, una táctica que implica destruir comunidades enteras con el fin de impedir que movimientos guerrilleros puedan recibir suministros u ocultarse entre la sociedad civil.&nbsp;</p> <p>En otras palabras: para el ejército de El Salvador, quienes poblaban El Mozote y sus alrededores personificaban una figura enemiga que se debía aniquilar a cualquier costo.</p><p><span class="mag-quote-center">Fue la lucha de quienes sobrevivieron para contarlo ーy que se mantienen de pie, después de 37 añosー la que les permitió llegar a tribunales internacionales.</span></p><p>¿Cómo saber, y entender,&nbsp;esa mañana de jueves, que allí fueron asesinados cerca de &nbsp;500 niños, niñas y adolescentes?&nbsp;En parte, porque los y las protagonistas de esta historia han logrado poner fin al silencio que por muchos años instauró el Estado de El Salvador. Que era una “telenovela”, un producto perfecto de la ficción, decían, intentando negar que dichas atrocidades hubieran ocurrido.</p> <p>Fue la lucha de quienes sobrevivieron para contarlo ーy que se mantienen de pie, después de 37 añosー la que les permitió llegar a tribunales internacionales&nbsp;y, ese 30 de agosto, constatar los avances y las deudas que El Salvador aún tiene con El Mozote y sus alrededores. </p><h3>Promesas que no se cumplen</h3><p>El recorrido inició a las 9 de la mañana. El punto de inicio fue la plaza de El Mozote. En la inauguración de la visita, distintas autoridades y protagonistas dieron sus primeras palabras. La banda local se presentó y representantes del Estado repartieron un kit que contenía folletos turísticos sobre El Salvador.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/dsc_4333.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/dsc_4333.jpg" alt="" title="" width="460" height="284" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Monumento a las víctimas de la masacre de El Mozote. Imagen: www.cejil.org</span></span></span></p><p>Raúl Zaffaroni y Humberto Sierra Porto, jueces de la Corte IDH que realizaron la diligencia, visitaron por primera vez el Monumento Histórico de El Mozote, que representa a una familia. Detrás de esta escultura, las paredes de piedra que la envuelven están cubiertas por placas grises con cientos de nombres.&nbsp;Los apellidos se repiten: en las masacres fueron asesinadas familias completas.</p> <p>Zaffaroni y Sierra Porto conocieron también el “Jardín de los inocentes”, ubicado a un costado de la iglesia local. Allí, un mural de colores pastel dibuja un arcoiris, mariposas y flores, y&nbsp;otros cientos de nombres recuerdan a los niños y niñas que fueron asesinadas durante la masacre.</p><p>En 1981, esos niños y niñas fueron separadas de sus familias, los llevaron a otro punto del caserío para asesinarlos, según consta en los informes. Al realizar las exhumaciones, se reconocieron restos de juguetes, pequeños trazos de ropa, huesos diminutos.&nbsp;</p> <p>Los jueces repasaron sus nombres con atención y cuidado. Transitaron el espacio con solemnidad. &nbsp;<br /> &nbsp;<br /> El memorial de El Mozote fue el primer punto de la caminata, que duró cerca de tres horas y que incluyó la visita al centro de salud del Mozote, la construcción de la escuela de la comunidad y un tramo de calle pavimentada. </p><p>Todas estas obras eran parte de las medidas ordenadas en la sentencia que&nbsp;el Estado debía ーy debeー cumplir para reparar a las víctimas de la masacre de El Mozote y sus familias por los crímenes de lesa humanidad que ahí se cometieron.</p><p class="mag-quote-center">A 6 años de dictada la sentencia de la Corte IDH, El Salvador sólo ha cumplido con una de las medidas: la derogación de la Ley de Amnistía General.</p> <p>Sin embargo,&nbsp;a 6 años de dictada la sentencia de la Corte IDH, El Salvador aún arrastra deudas históricas.&nbsp;De la resolución, sólo ha cumplido con una de las medidas: la derogación de la Ley de Amnistía General para la Consolidación de la Paz. Esta era el gran obstáculo para que los crímenes de lesa humanidad ahí cometidos &nbsp;fueran investigados y juzgados.&nbsp;</p> <p>Pese a ello, a 37 años de la “tierra arrasada”, el Estado de El Salvador no sólo les debe reparación, sino también verdad y justicia. “Los hechos ya pasaron, pero aún quedan las secuelas,&nbsp;las promesas de reparación aún no se cumplen”, confirmaron las mantas alzadas ese día en la plaza, por habitantes de El Mozote y alrededores. Después de los operativos de diciembre, el destino de varias generaciones, cambió de manera drástica y permanente.&nbsp;</p> <p>Tras la derogación de la Ley de Amnistía en 2016, la investigación por la masacre de El Mozote y lugares aledaños se reabrió. Producto de la investigación, 18 miembros de las Fuerzas Armadas fueron acusados como responsables de cometer graves violaciones de derechos humanos. Otros 13 militares habrían sido imputados por su participación en el operativo, pero para la fecha de la audiencia, habían fallecido.&nbsp;</p> <p>Al día de hoy, ninguna persona ha sido sancionada por las graves violaciones de derechos humanos&nbsp;cometidas en estas comunidades y el proceso judicial todavía se encuentra en etapa de investigación. En El Salvador, la muerte ha llegado antes que la justicia.</p> <p>Durante la visita de la Corte, sobrevivientes de la masacre y quienes encabezan el proceso penal denunciaron los enormes obstáculos que enfrenta este juicio. Algunos de ellos: la falta de apoyo de las más altas autoridades del Estado y la negativa del Ministerio de Defensa de revelar información imprescindible para el caso.</p> <p>Dorila Márquez fue una de las sobrevivientes que levantó estas denuncias para exigir justicia.&nbsp;Después de 37 años, hablar sobre los hechos todavía quiebra su voz.&nbsp;Cómo no: si durante el ataque ella perdió a su padre y a su madre, a su hermana embarazada, a su hermano de 11 años, a su sobrina de 7 meses y a su sobrino de 1 año. Ese ligero temblor se repone rápidamente: vivir y cargar con ese recuerdo nunca ha detenido a Dorila, que no para de contar su historia. Insiste en que no quiere que El Salvador no la olvide.&nbsp;</p> <p>“Lo que yo he sufrido no quiero que lo sufran las nuevas generaciones. Es muy terrible saber que le han quitado su familia en esas circunstancias. Por eso yo no me canso de hablar y de denunciar, porque yo no quiero que lo vuelvan a hacer.&nbsp;Estas injusticias no se pueden callar, por eso siempre estamos pidiendo justicia”, afirma la mujer, que además es presidenta de la Asociación Promotora de Derechos Humanos de El Mozote, que aglutina a las víctimas de la masacre.&nbsp;</p> <p>Como ella, decenas de víctimas y familiares de las masacres de El Mozote y lugares aledaños han persistido por más de tres décadas para mantener viva y latiendo la memoria de lo que sucedió en esa plaza.No han muerto, están con nosoyrso</p> <h3><span>No han muerto, están con nosotros</span></h3> <p>El recorrido sigue. Pasa por distintos puntos de El Mozote.&nbsp;Los escasos avances son más bien derechos que el Estado debe garantizar de por sí a toda su población: salud, educación, trabajo, vivienda.</p> <p>Las autoridades presentan con parsimonia el único centro de salud de la localidad. Cuenta una sola ambulancia, que además, no arranca, y con una sola psicóloga para atender a todas las comunidades.&nbsp;</p> <p>Un poco más allá, la escuela, que lleva 6 años de retraso en su construcción. Se encuentra en las primeras etapas, aún sin fecha definitiva de inauguración. Mientras, los niños y niñas de la comunidad atienden a otra escuela primaria. Para continuar sus estudios, sin embargo, deben salir de El Mozote y recorrer las largas distancias que les separan de la secundaria más cercana.&nbsp;</p> <p>Al finalizar el recorrido, los miembros de la Corte IDH se sentaron a escuchar los últimos argumentos del Estado, las víctimas y las organizaciones que los representan. El Estado tampoco ha adoptado las medidas necesarias para garantizar el regreso de las personas que se vieron obligadas a desplazarse tras la destrucción de sus comunidades.</p><p class="mag-quote-center">"No queremos que esta cruel masacre quede en la impunidad", expresó María del Rosario López, sobreviviente de la masacre, con fuerza inquebrantable.</p> <p>"No es fácil para mí estar aquí, pero tengo derecho a hablar, no solo por mi familia, sino por todas las familias.&nbsp;No queremos que esta cruel masacre quede en la impunidad", expresó María del Rosario López, sobreviviente de la masacre, con fuerza inquebrantable.</p> <p>La conversación duró una hora más de lo planeado, las demandas de los y las habitantes de la comunidad eran muchas. La visita de la Corte IDH terminó después de esa reunión, entre la 1 y las 2 de la tarde.&nbsp;</p> <p>Al finalizar, los miembros de la Corte, funcionarios del Estado y periodistas iniciaron su viaje de regreso a San Salvador. Las familias de El Mozote volvieron a sus hogares.</p> <p>Por la tarde, ya no había música en la plaza, se retiraron las exposiciones de fotos, las familias se alejaron &nbsp;del monumento. Ya no había &nbsp;funcionarios con interés de contar historias, ni periodistas buscando documentarlas.</p> <p>Por un momento El Mozote se tiñó del olvido y el silencio que lo ha amenazado por tantísimos años.&nbsp;Fue sólo un instante: el olvido se combatió con memoria, como bien lo han hecho por más de tres décadas los y las sobrevivientes del horror vivido El Mozote.</p> <p>Algunas mujeres continuaron vendiendo sus artesanías a la orilla de la plaza; a dos cuadras, un grupo de jóvenes se reunió en la Casa de la Cultura y la Memoria Histórica para pintar sus paredes. A la distancia un niño lloraba, una señora reía.</p><p class="mag-quote-center">Una frase llenó el pecho de quien la leía:&nbsp;“ellos no han muerto, están con nosotros, con ustedes y con la humanidad entera”.&nbsp;</p> <p>En el centro de la plaza, a los pies del monumento ya sin visitantes, una frase llenó el pecho de quien la leía:&nbsp;“ellos no han muerto, están con nosotros, con ustedes y con la humanidad entera”.&nbsp;</p> <p>Las masacres de El Mozote y lugares aledaños marcaron la historia de El Salvador, de América Latina y de cientos, miles de personas. La tiñeron de dolor, silencio, sangre e impunidad. Hoy la rúbrica es la misma de hace 30 años en un país que reconoce lo ocurrido, pero&nbsp;que alimenta a diario las cifras de muertos en batallas entre pandillas; que ve en la violencia un modus operandi ante tanta desigualdad.&nbsp;</p> <p>Sin embargo, aún con el fantasma del olvido acechando sus memorias, pese a las dificultades de revisitar tanta oscuridad y deshumanización,&nbsp;los y las sobrevivientes de El Mozote continúan resistiendo para marcar una nueva historia.&nbsp;No quieren borrar la antigua, sino dotar la suya de lucha, de dignidad y de verdad, a los ojos del país y del mundo.&nbsp;</p> <p>Es la historia de sus pies que no se cansan de caminar hacia los tribunales; de su piel que soporta largos recorridos bajo el sol; de sus manos valientes que señalan los lugares donde ocurrieron los hechos; y de sus voces que se reponen rápido tras quebrarse. Lo hacen todo, incansablemente, para exigir justicia y para asegurarse de que ninguna persona vuelva a vivir lo que ellos enfrentaron.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/treinta-y-seis-os-despu-s-el-juicio-por-las-masacres-de-el-mozote-puede-cambiar-la">Treinta y seis años después, el juicio por las masacres de El Mozote puede cambiar la historia de El Salvador</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/jos-zepeda/sala-de-lo-constitucional-de-el-salvador-conocer-la-verdad-y-contar-con">Sala de lo Constitucional de El Salvador: conocer la verdad y contar con las víctimas</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/sof-mart-nez/el-salvador-la-vida-en-territorio-de-la-mara-salvatrucha-ms-13">El Salvador: la vida en territorio de la Mara Salvatrucha (MS-13)</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/sonja-wolf/el-interninable-ciclo-de-carnicer-en-el-salvador">El interminable ciclo de carnicería en El Salvador</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> El Salvador </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta El Salvador Civil society Conflict Democracy and government Sofía Espinal Fri, 09 Nov 2018 15:51:46 +0000 Sofía Espinal 120524 at https://www.opendemocracy.net ¿Debería el juez Moro haber aceptado el cargo de ministro de Justicia? https://www.opendemocracy.net/conor-foley/deber-el-juez-moro-haber-aceptado-el-cargo-de-ministro-de-justicia <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Si Sergio Moro adopta los mismos métodos que usó en la Operación Lava Jato en su nuevo rol, los derechos humanos, la justicia y la democracia se enfrentan a un futuro sombrío en Brasil.&nbsp;<em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/conor-foley/should-judge-moro-have-accepted-position-of-minister-of-justice-offere">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37738607.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37738607.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El juez federal Sergio Moro, participando en un debate sobre la corrupción en Sao Paolo, el 25 de Julio de 2018. Marcelo Chello/Zuma Press/PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>El 2 de noviembre de 2018, en su&nbsp;<a href="https://www.correiobraziliense.com.br/app/noticia/politica/2018/11/02/interna_politica,717119/em-entrevista-bolsonaro-reafirma-papel-dos-militares-no-ministerio.shtml%3Ffbclid%3DIwAR3mdfMdiuwXm-YmnrgticaGhoWmZG2p0Kg7O_hJyr35yMNb4tppwsqOlQw">primera entrevista</a>&nbsp;después de ser elegido presidente de Brasil,&nbsp;Jair Bolsonaro&nbsp;respondió a una pregunta sobre la política de su nuevo gobierno para combatir el crimen afirmando que tenía la intención de aplicar las mismas reglas que las fuerzas armadas brasileñas habían usado en la misión de paz de la ONU en Haití.&nbsp;"Los elementos armados son objetivos legítimos", dijo:</p> <p>“Uno no se enfrenta a hombres armados con flores y les pide que entreguen sus armas.&nbsp;Sabemos que, en un entorno urbano, el daño colateral de un intercambio de fuego podría ser desastroso, pero habría que cubrir legalmente a todos los oficiales de policía y soldados involucrados en las operaciones de defensa de la ley y el orden.&nbsp;No deben preocuparse ante una posible condena por cumplir su misión.”</p> <p>El día anterior a esta entrevista, Bolsonaro también&nbsp;<a href="https://www.theguardian.com/world/2018/nov/01/bolsonaro-sergio-moro-brazil-justice-ministry-anti-corruption">anunció&nbsp;</a>el nombramiento del juez Sergio Moro, que dirigió la investigación de la Operación Lava Jato (de la que hablaremos más abajo), como nuevo Ministro de Justicia y Seguridad Pública.&nbsp;Los dos anuncios&nbsp;son&nbsp;indudablemente populares en un país ahogado de corrupción y crimen violento, pero ofrecen una&nbsp;<a href="https://www.versobooks.com/blogs/4102-jair-bolsonaro-and-the-threat-to-democracy-in-brazil">visión aterradora&nbsp;</a>del tipo de enfoque sobre los derechos humanos que aplicará el nuevo del mandatario cuando asuma el cargo, en enero del año que viene.</p> <h3><strong>Antecedentes de Bolsonaro&nbsp;</strong></h3> <p>Bolsonaro es un ex oficial militar que ha sido político a tiempo completo en Brasil durante casi 30 años.&nbsp;Su notoriedad le viene&nbsp;dada por protagonizar una serie de declaraciones sorprendentemente ofensivas: decirle a una mujer que es demasiado fea para que él la violara; decir que preferiría que su hijo muriese a enterarse de que era gay; burlarse de los negros, de las comunidades indígenas y de los pobladores de los estados más pobres del nordeste; o decir que el único error de la dictadura fue el no haber matado a suficientes opositores políticos.&nbsp;</p> <p>Cuando votó a&nbsp; favor de&nbsp;la destitución de la&nbsp;ex presidenta Dilma Rousseff en 2016,&nbsp;Bolsonaro lo dedicó a la memoria del jefe de la inteligencia de la&nbsp;dictadura&nbsp;militar,&nbsp;quien fue responsable de Torturar&nbsp;a más de 100&nbsp;disidentes políticos, entre ellos a la propia Dilma.&nbsp;En vísperas de su elección, emitió una declaración en la que prometió encarcelar a sus oponentes políticos y se hizo eco de un eslogan de la época de la dictadura: "Brasil: o lo amas o lo dejas".</p> <p class="mag-quote-center">Las leyes y la constitución de Brasil prohíben claramente&nbsp;muchas de&nbsp;las políticas&nbsp;que Bolsonaro defiende.</p><p>Durante la campaña electoral, Bolsonaro&nbsp;no&nbsp;participó en ningún debate presidencial ni concedió&nbsp;entrevistas a periodistas en las que debería responder a preguntas,&nbsp;por&nbsp;lo que aún quedan muchas dudas sobre lo que&nbsp;pretende&nbsp;hacer en realidad cuando asuma el cargo.&nbsp;</p><p>Las leyes y la constitución de Brasil prohíben claramente&nbsp;muchas de&nbsp;las políticas&nbsp;que él defiende. <a href="https://foreignpolicy.com/2018/11/01/bolsonaro-cant-destroy-brazilian-democracy/%3Ffbclid%3DIwAR3-KaiqM3UQR0B7_ic2WWivlQDggY6up_ghRJz0OhYyUmhkBCjq7fvQen4">Algunos observadores&nbsp;</a>han sugerido que no todas sus afirmaciones deben tomarse a la ligera, y los anuncios de la semana pasada&nbsp;son motivo de una gran preocupación.</p> <h3><strong>Fuerzas armadas y Derecho Internacional Humanitario</strong><strong>&nbsp;</strong></h3> <p>Desde el retorno a la democracia hace 30 años, las fuerzas armadas brasileñas se han visto marginadas de la vida pública. Sin embargo, están orgullosas del papel que desempeñaron al frente de la&nbsp;<a href="https://translate.google.com/translate?hl=en&amp;prev=_t&amp;sl=en&amp;tl=es&amp;u=https://peacekeeping.un.org/en/mission/minustah">misión de estabilización de</a>&nbsp;la&nbsp;<a href="https://translate.google.com/translate?hl=en&amp;prev=_t&amp;sl=en&amp;tl=es&amp;u=https://peacekeeping.un.org/en/mission/minustah">ONU en Haití</a>, y no es ningún secreto que se han basado en esta experiencia cuando se han&nbsp;desplegado en la favelas de Río&nbsp;para asistir al gobierno del estado de Rio de Janeiro.&nbsp;</p> <p class="mag-quote-center">Human Rights Watch&nbsp;<a href="https://www.hrw.org/es/world-report/2018/country-chapters/313302">reveló&nbsp;</a>que&nbsp;las&nbsp;reglas de combate con las que operan actualmente las fuerzas armadas en Río incluyen la autorización del uso de la fuerza letal.</p><p>El Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz de la&nbsp;ONU&nbsp;establece&nbsp;que las fuerzas de la ONU, que operen bajo mandatos Protección de Civiles, deben considerarse sometidas al Derecho Internacional Humanitario, en lugar de al Derecho Internacional de Derechos Humanos.&nbsp;</p><p>Si bien esta posición&nbsp;<a href="https://www.cambridge.org/core/books/un-peacekeeping-operations-and-the-protection-of-civilians/9E1706FF7CECFA0B0B7B9D5CED041ED3">puede ser criticada</a>, no es sorprendente que haya quienes defiendan una "<a href="https://foreignpolicy.com/2018/09/21/the-coming-crime-wars/">guerra contra el crimen</a>" en la que el DIH proporcionaría un<a href="https://igarape.org.br/wp-content/uploads/2016/04/Pelo-telefone-Rumors.pdf"> marco legal</a>&nbsp;más permisivo&nbsp;para las fuerzas de seguridad.&nbsp;En marzo de este año, Human Rights Watch&nbsp;<a href="https://www.hrw.org/es/world-report/2018/country-chapters/313302">reveló&nbsp;</a>que&nbsp;las&nbsp;reglas de combate con las que operan actualmente las fuerzas armadas en Río incluyen la autorización del uso de la fuerza letal&nbsp;para&nbsp;<a href="https://s3-sa-east-1.amazonaws.com/nexojornal/www/docs/Engajamento%2Boficial.pdf">proteger los bienes y la propiedad</a>, lo que es una&nbsp;violación&nbsp;<em>prima facie</em>&nbsp;de la ley brasileña.</p> <p>Evidentemente, las&nbsp;propuestas de&nbsp;Bolsonaro&nbsp;requerirían&nbsp;cambios&nbsp;aún más&nbsp;radicales y&nbsp;extensos a la constitución y el derecho penal de Brasil, así como adoptar excepciones a muchas obligaciones legales internacionales.&nbsp;Es en este contexto que el nombramiento del juez Moro adquiere importancia.</p> <h3><strong>Sergio Moro y la operación Lava Jato</strong><strong>&nbsp;</strong></h3> <p>En&nbsp;2013,&nbsp;Sérgio Moro encabezó un grupo de jóvenes&nbsp;jueces en Curitiba&nbsp;en el&nbsp;diseño&nbsp;de&nbsp;una&nbsp;estrategia de enjuiciamiento&nbsp;anticorrupción, denomidada Operación&nbsp;Lava Jato.&nbsp;Los jefes de las nueve principales empresas constructoras de Brasil y la compañía petrolera estatal Petrobras, junto con cincuenta políticos de alto nivel, incluidos miembros del Congreso y gobernadores estatales, pronto se enfrentaron a acusaciones penales.&nbsp;</p><p>A finales de 2017, más de 300&nbsp;personas habían sido acusados de delitos penales y&nbsp;en más de1000&nbsp;casos se habían&nbsp;emitido&nbsp;órdenes&nbsp;de&nbsp;búsqueda y captura, detención temporal preventiva y &nbsp;medidas&nbsp;coercitivas.</p> <p>La magnitud del fraude que&nbsp;descubrió el equipo de Moro&nbsp;fue asombrosa: casi 10.000 millones de dólares. Sin embargo, algunas de sus medidas fueron controvertidas.&nbsp;Los sospechosos fueron encerrados en prisión preventiva y se ofrecieron acuerdos de culpabilidad como incentivo para declarar.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">&nbsp;La magnitud del fraude que&nbsp;descubrió el equipo de Moro&nbsp;fue asombrosa: casi 10.000 millones de dólares. Sin embargo, algunas de sus medidas fueron controvertidas.</p><p>La evidencia, reunida de esta manera, se usó para acusar a más sospechosos y la palabra no sustanciada dada por supuestos cómplices se ha considerado&nbsp;<a href="https://translate.google.com/translate?hl=en&amp;prev=_t&amp;sl=en&amp;tl=es&amp;u=https://www.youtube.com/watch%3Fv%3DjY7xUejJkEA">suficiente para la condena</a>.&nbsp;Moro también proporcionó a los medios brasileños información selectiva sobre la evidencia a la que se enfrentan los acusados ​​clave o bien les informó anticipadamente sobre redadas policiales.&nbsp;&nbsp;</p> <p>Brasil tiene un sistema de derecho civil en el que&nbsp;los jueces una doble función, investigativa y también jurisdiccional.&nbsp;Esto significa que jueces&nbsp;que trabajan sin jurados ostentan tanto la dirección general de una investigación criminal como luego la facultad de determinar la culpabilidad o inocencia del acusado.</p><h3><strong>Destitución, encarcelamiento</strong></h3><p>La naturaleza altamente politizada de la Operación&nbsp;Lava Jato extendió la desconfianza sobre la imparcialidad de la justicia brasileña.&nbsp;Políticos de todos los partidos se enfrentaron a cargos, pero inevitablemente el foco cayó en el Partido de los Trabajadores (PT) liderado por el ex presidente Lula.&nbsp;En marzo de 2016, Moro ordenó el arresto de Lula en una redada a primera hora de la mañana, de la que había informado previamente a los medios de comunicación para que el momento de su arresto pudiera ser televisado.&nbsp;</p><p>La presidenta Dilma intentó luego nombrar a Lula miembro en su gobierno como jefe de gabinete, lo que le habría otorgado inmunidad de enjuiciamiento. Pero esto fue bloqueado por otra orden judicial y&nbsp;Moro&nbsp;filtró una&nbsp;conversación&nbsp;interceptada&nbsp;en la que ambos discutían sobre la eventualidad de ese nombramiento.</p><p class="mag-quote-center">Dos acontecimientos alteraron dramáticamente el panorama de la política brasileña. La reprobación y posterior destitución de Dilma del cargo de presidente, y acto seguido el juicio, detención y encarcelamiento de Lula.</p> <p>A continuación se desarrollaron dos acontecimientos que han alterado dramáticamente el panorama de la política brasileña.&nbsp;En primer lugar, el mes siguiente se produjo la reprobación y posterior destitución de Dilma del cargo de presidente, y acto seguido el juicio y detención de Lula, y luego su encarcelamiento a principios de este año.</p> <p>Ambos procesos legales levantaron una serie de&nbsp;<a href="https://translate.google.com/translate?hl=en&amp;prev=_t&amp;sl=en&amp;tl=es&amp;u=https://www.brasildefato.com.br/2018/01/18/what-you-need-to-know-about-the-lula-trial-10-questions-and-answers/">prevenciones</a>, y su efecto combinado llevó al PT a decidir plantear las próximas elecciones como una batalla para defender a su partido,&nbsp;su gobierno y su legado.&nbsp;Lula fue nominado como candidato a la presidencia, aunque su condena lo convirtió en inelegible para presentarse de acuerdo con una ley que su propio gobierno había promulgado.&nbsp;</p><p>Dilma había sido reemplazada como Presidenta por Michel&nbsp;Temer, su propio vicepresidente, perteneciente a un partido rival.&nbsp;El gobierno de Temer contó con el respaldo de los partidos centristas que, tradicionalmente, han rivalizado con el PT pero que se han demostrado irremediablemente ineptos e impopulares.&nbsp;</p> <p><strong>Las elecciones y el nombramiento de Moro</strong></p> <p>Las encuestas de opinión pronto mostraron que Lula iba muy por delante de todos los demás posibles candidatos presidenciales, con una proyección de más del 40 por ciento.&nbsp;Su rival más próximo era el anteriormente políticamente marginal Bolsonaro, que conseguía alrededor del 15 por ciento.&nbsp;La mayoría de los candidatos "centristas" no pudieron obtener proyecciones de voto de dos dígitos.</p> <p>A principios de septiembre, Lula abandonó finalmente la carrera presidencial cuando su último recurso legal, basado en una solicitud interina del Comité de Derechos Humanos de la ONU, fue rechazado por la&nbsp;Corte Suprema de&nbsp;Brasil.&nbsp;Fernando Haddad, su ex ministro de Educación y ex alcalde de São Paulo, fue nominado en su lugar, pero tuvo poco tiempo para construir un perfil independiente.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Unos días antes de la primera vuelta de votación,&nbsp;el juez Moro emitió otra acusación, basada en una confesión a cambio de un acuerdo de culpabilidad, esta vez implicando tanto a Haddad como a Dilma.</p> <p>Casi al mismo tiempo, el candidato Bolsonaro fue apuñalado durante un mitin de campaña, lo que le granjeó una oleada de simpatía.&nbsp;Unos días antes de la primera vuelta de votación,&nbsp;el juez Moro emitió otra acusación, basada en una confesión a cambio de un acuerdo de culpabilidad, esta vez implicando tanto a Haddad como a Dilma, quienes previamente no habían sido objeto de acusaciones de corrupción.&nbsp;No parecía que hubiese una razón legal apremiante para el momento de esta decisión judicial.</p> <p>El&nbsp;diputado de&nbsp;Bolsonaro, un ex capitán del ejército,&nbsp;confirmó durante la campaña electoral que estaban en conversaciones con Moro sobre su posible nombramiento, y la esposa de Moro usó su&nbsp;cuenta de redes sociales <a href="https://jovempan.uol.com.br/eleicoes-2018/presidenciais/mulher-de-sergio-moro-comemora-vitoria-de-bolsonaro-feliz.html%3Ffbclid%3DIwAR0fQBwBe9IhlsHLD4LiMtqRwzdHXi2Zh2x1SFn7OAn7PP6-lLmk2wZq3Bo">para indicar&nbsp;</a>que había votado por Bolsonaro en la segunda vuelta.</p> <p>El sistema de justicia brasileño tiene la obligación constitucional de actuar como un control sobre el ejecutivo, y su neutralidad política es fundamental para desempeñar este papel.&nbsp;Al aceptar la oferta de dirigir el ministerio de justicia, Moro se ha puesto en un compromiso, tanto a sí mismo, como al sistema del que participa directamente, dada su implicación en actuaciones procedimentales.&nbsp;</p> <p>Si adopta los mismos métodos que usó en la Operación Lava Jato en su nuevo rol, --es decir, actuar para un presidente que apoya la tortura, las operaciones de disparar a matar y la impunidad total de las fuerzas de seguridad--&nbsp; los derechos humanos, la justicia y la democracia se enfrentan a un futuro sombrío en Brasil.</p> <p>&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/robert-muggah/la-pol-tica-exterior-de-brasil-se-escora-la-derecha">La política exterior de Brasil se escora a la derecha </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/rafael-heiber/paroxismo-de-la-democracia-brasile">Paroxismo de la democracia brasileña</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/samuel-pinheiro-guimar-es/la-operaci-n-lava-jato-y-la-destrucci-n-del-estado-de-de">Operación Lava Jato y la destrucción del Estado de derecho </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Democracy and government Ideas Conor Foley Thu, 08 Nov 2018 18:32:44 +0000 Conor Foley 120511 at https://www.opendemocracy.net Por un Pacto internacional sobre Información y Democracia https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/comisi-n-sobre-informaci-n-y-democracia/por-un-pacto-internacional-sobre-informaci <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Ante los ataques continuos que sufren periodistas y medios de comunicación, publicamos esta Declaración encaminada a establecer garantías democráticas relativas a la información y la libertad de opinión en un momento histórico crucial.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/carte_cp_web_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/carte_cp_web_0.png" alt="" title="" width="460" height="331" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Mapa de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2017, Reporteros sin Fronteras.</span></span></span></p><p>En el espíritu de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó en París hace 70 años, nosotros, que hemos sido reconocidos con el Premio Nobel y el Premio Sájarov, que somos especialistas en nuevas tecnologías, exdirigentes de organizaciones internacionales, abogados y periodistas, pedimos a los Estados democráticos que emprendan un proceso político para que, en el plazo de un año, se firme un Pacto sobre Información y Democracia. Nuestra Comisión internacional –formada por 25 personalidades de 18 nacionalidades, reunidas a iniciativa de Reporteros Sin Fronteras (RSF)–, redactó una Declaración encaminada a establecer garantías democráticas relativas a la información y la libertad de opinión en un momento histórico crucial.</p> <p>Solicitamos a los dirigentes políticos de buena voluntad de todos los continentes que se movilicen en favor de modelos democráticos y de un debate público abierto en el que los ciudadanos puedan tomar decisiones basadas en hechos. El espacio global de la comunicación y la información, que es un bien común de la Humanidad, debe ser protegido como tal para favorecer el ejercicio de la libertad de expresión y de opinión, respetando los principios de pluralismo, libertad, dignidad y tolerancia, así como el ideal de la razón y el conocimiento. Pedimos que se exprese un compromiso firme a partir del 11 de noviembre, cuando el Foro de París sobre la Paz reúna en esta ciudad a decenas de dirigentes políticos.</p><p class="mag-quote-center">El control político de la prensa y de los medios; la desinformación masiva en línea; el debilitamiento económico del periodismo de calidad; los ataques y actos violentos contra periodistas; y el creciente poder de agentes privados sin control, representan un riesgo para la democracia.</p> <p>El control político de la prensa y de los medios de comunicación; el sometimiento de la información a intereses individuales; la desinformación masiva en línea; el debilitamiento económico del periodismo de calidad, y los ataques y los actos violentos cometidos contra los periodistas, así como el creciente poder de agentes privados que escapan al control democrático, representan un riesgo para las libertades, la armonía civil y la paz. </p> <p>El “derecho a la información”, entendido como el derecho a una información fiable, es esencial para el desarrollo de las capacidades de los seres humanos en el ámbito biológico, psicológico, social, político y económico. La información solo puede ser fiable si es recabada, procesada y difundida de forma libre, teniendo como ideal el compromiso con la verdad, la pluralidad de opiniones y un método racional para establecer los hechos.</p><p>La Declaración sobre la Información y la Democracia afirma que las entidades que estructuran el espacio de la comunicación y la información, que generan medios tecnológicos, arquitecturas de elección y normas -como las plataformas digitales-, deben respetar los principios fundamentales y deben alinearse con los parámetros de la libertad de expresión y de opinión. A la vez, sus actividades deben respetar la neutralidad política, ideológica y religiosa. </p><p>Es su deber garantizar el pluralismo; establecer mecanismos que favorezcan la producción de una información fiable –basados en criterios como la transparencia y la independencia editorial–, aplicar métodos de verificación y mantener el compromiso con la ética periodística. Estas entidades vertebradoras deben ser previsibles para aquellos en quienes influyen, deben ser resistentes a la manipulación y transparentes cuando son sometidas a escrutinio.</p> <p>En este espacio de la comunicación y la información la función social del periodismo es ser “un tercero de confianza” para las sociedades, permitiendo así que cada uno de sus miembros participe plenamente en la vida en sociedad. La labor de los periodistas consiste en dar cuenta de la realidad de la manera más amplia, profunda y pertinente posible, haciendo el mayor esfuerzo por describir tanto los acontecimientos, como las situaciones complejas y los cambios, buscando preservar un equilibrio entre los aspectos positivos y negativos de las actividades humanas, y diferenciando lo importante de lo trivial. </p><p>La libertad y la seguridad de los periodistas, la independencia de la información y el respeto a la deontología, son condiciones esenciales para el ejercicio del periodismo, independientemente del estatus de quienes lo ejercen.</p> <p>Para que la Declaración sobre la Información y la Democracia sea operativa, debería crearse un grupo internacional de expertos en información y democracia similar al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).</p> <p>Su trabajo servirá para garantizar la plena responsabilidad, así como la obligación de rendir cuentas, de todos aquellos que contribuyen a vertebrar el espacio de la comunicación y la información, para responder a los desafíos contemporáneos, prever nuestro destino común y trazar un desarrollo sostenible que tenga en cuenta los derechos e intereses de las generaciones futuras.</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> Internet </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Democracy and government Ideas Internet Comisión sobre Información y Democracia Thu, 08 Nov 2018 10:35:55 +0000 Comisión sobre Información y Democracia 120496 at https://www.opendemocracy.net «Unos pasos hacia adelante pero hay todavía un largo camino por recorrer»: viejos conflictos, nuevos movimientos https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/lourdes-alb-n/unos-pasos-hacia-adelante-pero-hay-todav-un-largo-camino-por-recorrer-vi <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Un enfoque crítico del trabajo del hogar basado en nuestras experiencias vividas. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/dws/lourdes-alb-n/few-steps-forward-still-long-way-to-go-old-issues-new-movements">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><img width="100%" src="//cdn.opendemocracy.net/files/u563152/9686358644_75690ebe36_o.jpg" /><span class="image-caption">Members of the Asociacion de Trabajadoras Remuneradas del Hogar outside Ecuador's national assembly. IDWF/Flickr. (CC BY-NC-ND 2.0)</span></p><p>La situación de las trabajadoras del hogar remuneradas en Ecuador ha sido, y sigue siendo, un tema crítico. A pesar saber que nuestros derechos como seres humanos y personas trabajadoras son violados diariamente, muchas de nosotras elegimos soportar condiciones de abuso, explotación y discriminación por la necesidad económica y la responsabilidad de cuidar de nuestras familias.</p> <p>Además del cuidado de los hogares de las familias que nos emplean, muchas somos cabeza de familia de nuestros hogares, lo cual implica una gran cantidad de responsabilidades adicionales. Cada mes, tenemos que pagar el alquiler y otros costes de la vivienda social (es decir, si tenemos la suerte de obtener vivienda asistida por el gobierno). Además de estos gastos, debemos contabilizar los costos de salud, alimentos y vestimenta, así como gastos básicos de electricidad, agua, teléfono, internet —con el avance de la tecnología, el internet se ha vuelto indispensable para la educación de nuestras hijas y nuestros hijos— y el costo del transporte diario para nuestras familias y para nosotras mismas. Para cubrir estos gastos, necesitamos una fuente de ingresos, y sin educación o capacitación profesional nuestra única opción es encontrar trabajo en hogares, lo que no garantiza condiciones adecuadas, ni un tratamiento y pago justos.</p> <p>Muchas de nosotras migramos desde áreas rurales a las grandes ciudades desde una edad muy temprana en busca de oportunidades laborales, con la intención de lograr estabilidad económica para nuestras familias y para nosotras mismas. Debemos educar a nuestras hijas e hijos, ya que no queremos que estén sujetos a las mismas condiciones de trabajo, humillación y abuso tanto psicológicos como físicos, incluido el abuso sexual por parte de quienes nos emplean o sus hijos. Queremos que nuestras hijas e hijos estén cualificados, tengan una profesión, mejores oportunidades laborales y una mejor calidad de vida.</p> <p>El trabajo del hogar comporta una multitud de responsabilidades: estamos a cargo de cocinar alimentos, tareas domésticas generales y cuidar de las mascotas y familiares de quienes nos emplean. No es la naturaleza del trabajo del hogar lo que es terrible, sino las condiciones y circunstancias que enfrentamos en él: la falta de suministros adecuados para realizar nuestras tareas, la exposición a los riesgos y las enfermedades profesionales que pueden resultar de este tipo de trabajo. Quienes nos emplean deben entender que somos personas como ellas, con derechos y responsabilidades, y que también tenemos familias que nos necesitan y nos esperan. Deben empezar a tratar nuestro trabajo con la dignidad e importancia que merece, y reconocer que también contribuimos a la economía del país. Después de todo, es nuestro trabajo lo que les permite salir, trabajar y mejorar su propia condición económica.</p> <h2>Trabajo del hogar bajo relaciones de poder</h2> <p>Las mujeres realizan la mayor parte del trabajo del hogar, lo cual no sorprende dado que históricamente se ha considerado que sus funciones son en gran parte reproductivas. Han sido perpetuamente subestimadas por un sistema y una cultura patriarcales, en las cuales los hombres son vistos como los únicos agentes sociales, económicos, culturales y políticamente productivos en sus hogares. Esto provoca con frecuencia que las mujeres, ya sean niñas o jóvenes adultas, se sienten inferiores y dependientes de los hombres, con independencia de la importancia de la contribución económica que hagan a sus familias. Esto es especialmente cierto para las mujeres de bajos ingresos, que son más vulnerables a la explotación, la discriminación y las violaciones de los derechos humanos.</p> <p>También se espera que las trabajadoras del hogar muestren gratitud por su trabajo en hogares de élite, en lugar de abogar por mejorar sus condiciones laborales. La «<em>patrona»</em> es la señora de la casa, es decir, la que tiene poder, dinero y respeto. Ella decide cuánto y cuándo le pagará a la «<em>criada</em>» o «<em>sirvienta</em>», que no puede protestar por miedo a ser echada a la calle. El hecho es que esta fórmula de poder en gran parte no se cuestiona, y contribuye a que el trabajo del hogar sea infravalorado e invisibilizado.</p> <p>Además, este desequilibrio de poder facilita el camino hacia la discriminación, el racismo, la desigualdad —con respecto a la clase, la etnia y el género—, el acoso sexual y el abuso; no solo en el hogar, sino también a nivel sistémico. Estas relaciones de poder desiguales, que a menudo generan violencia de género y discriminación de mujer a mujer, han sido reproducidas y normalizadas por nuestra sociedad. Como tal, han transcurrido décadas sin ningún intento serio de crear y respetar leyes para proteger a las mujeres en este sector.</p> <h2>Organizándonos como un camino para reclamar nuestros derechos</h2> <p>Históricamente en Ecuador, los derechos de las trabajadoras domésticas no han sido reconocidos. Hemos tenido que soportar largas jornadas de trabajo, inestabilidad laboral, falta de acceso a la seguridad social, no tener contratos ni días de vacaciones ni acceso a los beneficios que otras personas trabajadoras reciben del gobierno y de la sociedad.</p> <p>Ha habido muchos casos de empleadoras y empleadores que violan nuestros derechos humanos y laborales. Actualmente, a muchas de nosotras no se nos paga el salario mínimo legal y no tenemos contratos de trabajo en los cuales confiar para nuestra protección. Muchas de nuestras empleadoras y empleadores exigen que trabajemos a través de contratos de servicio informal, los cuales les exime de su responsabilidad de proporcionarnos bonos del 13º mes, vacaciones pagas y seguro de salud.</p> <p>Estos temas y la precariedad general del trabajo del hogar inspiraron en 1997 a un grupo de <em>compañeras</em> a reunirse en la ciudad de Guayaquil, Ecuador, para crear la Asociación de Trabajadoras Remuneradas del Hogar (ATRH), una asociación que lucha por la defensa del trabajo, el género y los derechos humanos de las trabajadoras del hogar con miembros de Guayas, Manabí, Los Ríos, Pichincha, y Esmeraldas, entre otras provincias.</p> <p>A través de diferentes medios de comunicación, las personas miembros y fundadoras de la ATRH han podido informarse sobre los derechos laborales y la seguridad social, entre otros temas de interés, y han educado a sus pares. También pudieron utilizar este conocimiento para proporcionar orientación gratuita a las miembros que sufrieron diversas violaciones de los derechos humanos.</p> <p>Otras ONG como FOS Solidaridad Socialista, Centro de Solidaridad Sindical de Finlandia SASK y Care International nos han proporcionado asesoría y apoyo económico, lo que ha desempeñado un papel crucial en el desarrollo y funcionamiento de nuestras actividades. En la actualidad, la organización está luchando por mantenerse económicamente ya que su única fuente de financiamiento es limitada y proviene de SASK.</p> <p>Hemos tenido reuniones con el Ministerio de Relaciones Laborales de Ecuador, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y otros departamentos para abogar por los derechos de las trabajadoras de nuestro sector. El 20 de junio de 2016, después de una larga lucha de 18 años, se estableció el Sindicato Único Nacional de Trabajadoras Remuneradas del Hogar (SINUTRHE) con el objetivo de garantizar el cumplimiento de los derechos de las trabajadoras en el sector del trabajo del hogar.</p> <p>Además, en 2013, Ecuador ratificó el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores del hogar de la OIT (C 189) con el apoyo unánime de la Asamblea Nacional. Nosotras, las mujeres de ATHR, también somos parte de la Central Única de Trabajadores (CUT). Estos hitos indican que el gobierno de Ecuador y sus diferentes ministerios, así como varias ONG importantes, están dispuestas a apoyar la lucha por los derechos de las trabajadoras del hogar.</p> <h2>Progreso, paso a paso</h2> <p>En 2008, el marco jurídico legal para las trabajadoras del hogar cambió de manera positiva bajo el mandato del presidente Rafael Correa y la nueva constitución escrita de la República del Ecuador. El gobierno elevó y reglamentó los salarios de nuestra clase trabajadora, de un salario injusto a uno básico, unificando el salario de todas las trabajadoras y trabajadores. No existen normas específicas para el sector del cuidado del hogar, ya que las trabajadoras del sector se rigen por el Código del Trabajo y, por lo tanto, se supone que tienen los mismos derechos que el resto.</p> <p>De 2008 a 2017, el salario mínimo aumentó de 180 a 375 dólares estadounidenses por mes. De acuerdo con el código, lo mínimo que podemos hacer es un salario básico unificado para un día completo de trabajo, además de horas extras después de ocho horas de trabajo, independientemente de si la trabajadora es interna. De manera adicional, ahora tenemos derecho a afiliarnos al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, bonificaciones, fondos de reserva, vacaciones pagadas, derechos de salud y otros beneficios establecidos por la ley.</p> <p>Las trabajadoras del hogar también están protegidas por los artículos 243 y 244 del Código Penal Orgánico Integral en Ecuador, que penaliza a quienes al emplearlas no las afilien al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social o no cumplan con las inspecciones de trabajo a nivel nacional. Las trabajadoras del hogar también pueden tener contratos permanentes a tiempo parcial, y así tener acceso a los mismos derechos y beneficios que las trabajadoras a tiempo completo.&nbsp;</p> <p>El avance continuo de los derechos de las trabajadoras del hogar depende en gran medida de un esfuerzo conjunto entre las personas asociadas y las trabajadoras de nuestra asociación, el SINUTRHE, el gobierno y la sociedad en general, para garantizar que se cumplan las leyes y se respeten nuestros derechos laborales y humanos.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/genevieve-lebaron/podemos-acabar-con-el-trabajo-forzoso-para-el-2030">¿Podemos acabar con el trabajo forzoso para el 2030?</a><br /><span style="font-size:90%;">GENEVIEVE LEBARON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/renta-b-sica-y-el-movimiento-contra-la-esclavitud">Renta básica y el movimiento contra la esclavitud</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alf-gunvald-nilsen/el-pueblo-adivasi-en-la-india-esclavas-y-esclavos-modernos-o-trabaj">El pueblo adivasi en la India: ¿esclavas y esclavos modernos o trabajadoras y trabajadores modernos?</a><br /><span style="font-size:90%;">ALF GUNVALD NILSEN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/daniel-castellanos/voces-desde-las-cadenas-de-suministro-entrevista-con-daniel-castell">Voces desde las cadenas de suministro: entrevista con Daniel Castellanos</a><br /><span style="font-size:90%;">DANIEL CASTELLANOS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gathumbi/ayudando-las-trabajadoras-sexuales-ayudarse-s-mismas">Ayudando a las trabajadoras sexuales a ayudarse a sí mismas</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GATHUMBI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/simanti-dasgupta/la-propuesta-de-amnist-para-despenalizar-el-trabajo-sexual-contenido-">La propuesta de Amnistía para despenalizar el trabajo sexual: contenido y descontentos</a><br /><span style="font-size:90%;">SIMANTI DASGUPTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/wendelijn-vollbehr/mejorar-las-estrategias-contra-la-trata-de-personas-por-qu-las-pers">Mejorar las estrategias contra la trata de personas: ¿por qué las personas dedicadas al trabajo sexual tienen que estar involucradas?</a><br /><span style="font-size:90%;">WENDELIJN VOLLBEHR</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jason-congdon/hablando-sobre-las-prostitutas-muertas-c-mo-la-coalici-n-contra-la-trata">Hablando sobre las «prostitutas muertas»: cómo la Coalición contra la Trata de Mujeres (CATW) utiliza a sobrevivientes para silenciar quienes ejercen el trabajo sexual</a><br /><span style="font-size:90%;">JASON CONGDON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/thaddeus-blanchette-laura-murray/el-poder-de-las-putas-el-movimiento-de-las-prostituta">El poder de las putas: el movimiento de las prostitutas brasileñas en tiempos de reacción política</a><br /><span style="font-size:90%;">THADDEUS BLANCHETTE, LAURA MURRAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/georgina-orellano/protestas-creativas-de-las-trabajadoras-sexuales-en-argentina">Protestas creativas de las trabajadoras sexuales en Argentina</a><br /><span style="font-size:90%;">GEORGINA ORELLANO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/empower-foundation/no-nos-dedicamos-al-trabajo-sexual-porque-seamos-pobres-lo-hacemos-">No nos dedicamos al trabajo sexual porque seamos pobres, lo hacemos para terminar con nuestra pobreza.</a><br /><span style="font-size:90%;">EMPOWER FOUNDATION</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kimberly-walters/m-s-all-de-las-operaciones-de-redada-y-rescate-es-hora-de-reconocer-e">Más allá de las operaciones de «redada y rescate»: es hora de reconocer el daño que se está causando</a><br /><span style="font-size:90%;">KIMBERLY WALTERS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fraser-crichton/despenalizaci-n-del-trabajo-sexual-en-nueva-zelanda-su-historia-e-impa">Despenalización del trabajo sexual en Nueva Zelanda: su historia e impacto</a><br /><span style="font-size:90%;">FRASER CRICHTON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/marcelina-bautista/el-trabajo-no-es-indigno-pero-el-modo-en-que-tratas-las-trabajadoras-del-hogar-s-lo-es">El trabajo no es indigno, pero el modo en que tratas a las trabajadoras del hogar sí lo es</a><br /><span style="font-size:90%;">MARCELINA BAUTISTA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mar-roa-ana-teresa-v-lez-andrea-londo-o/c-mo-hacemos-de-los-derechos-laborales-una-rea">¿Cómo hacemos de los derechos laborales una realidad?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANDREA LONDOŃO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/rose-mahi/la-autoorganizaci-n-marca-la-diferencia-la-resistencia-creativa-de-las-traba">La autoorganización marca la diferencia: la resistencia creativa de las trabajadoras del hogar</a><br /><span style="font-size:90%;">ROSE MAHI</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Lourdes Albán BTS en Español Thu, 08 Nov 2018 07:00:00 +0000 Lourdes Albán 120209 at https://www.opendemocracy.net #Midterms2018: Mentiras, mujeres y migrantes en la campaña de Donald Trump https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/midterms2018-con-mentiras-mujeres-y-migrantes-no-le-sirv <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>“¡Tremendo éxito!”, “Gran Victoria”, se pudo leer en la cuenta de Twitter de Donald Trump al conocerse los resultados de las elecciones de medio mandato. Pero, ¿está diciendo la verdad? <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases/midterms2018-lies-women-and-migrants-turn-against-trump"><em><strong>English</strong></em></a></p> </div> </div> </div> <p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-11-07 a la(s) 15.34.46_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-11-07 a la(s) 15.34.46_0.png" alt="" title="" width="460" height="292" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Protestas en contra de Donald Trump. Fuente: Wikimedia</span></span></span></p><p class="normal">El sistema de pesos y contrapesos que define a la democracia liberal tiene en Estados Unidos su máxima expresión, y puede producir hasta 3 escenarios posibles. El primero es que el mismo color político domine el ejecutivo y el legislativo, que es lo que pasaba ahora. El segundo es que el color quede parcialmente repartido, cuando el ejecutivo controla una de las cámaras, normalmente el Congreso, mientras el Senado conserva el color del ejecutivo, que es lo que ha acabado sucediendo. Y, por último, el escenario en que el color del ejecutivo no coincide con el de las dos cámaras, que es lo que buscaban los Demócratas y no han conseguido. </p> <p class="normal">Este complejo sistema fue diseñado para que su ineficiencia frenase en lo posible la imposición de una mayoría sobre otras minorías, abriendo la posibilidad de un control más efectivo del ejecutivo. Al facilitar que haya divergencia de colores entre estos dos poderes, obliga a una dinámica de negociación bi-partisana que fuerza el consenso democrático, pero, sobre todo, limita el poder del presidente. Esto es algo imprescindible, sobre todo cuando en la Casa Blanca vive alguien con tentaciones claramente autoritarias.</p> <p class="normal">Han sido muchos los ejes de esta tensa campaña que hablan de lo que afecta también a América Latina. Por esto, aquí están algunos factores clave que influyeron en los resultados.</p><h3><strong>Las mentiras</strong></h3><p class="normal">Durante la campaña de los Republicanos, Trump ha continuado con las mentiras, utilizando esta estrategia sin rubor alguno. Pero la descalificación sistemática de los medios tiene efectos devastadores. Si uno de los roles centrales de la prensa libre en democracia es informar honestamente a los ciudadanos para que puedan hacerse una idea ecuánime de lo que está ocurriendo y formarse con ello una opinión política, el acto de descalificarla como productora de mentiras es una deslealtad absoluta hacia la democracia. </p> <p class="normal">Como estrategia para defenderse de críticas serias al uso abusivo del poder, mentir puede resutar muy eficaz, pero resulta hiper tóxico para el sistema de controles sobre los que se basa la salud del orden democrático.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Mentir puede resultar muy eficaz, pero resulta hiper tóxico para el sistema de controles sobre los que se basa la salud del orden democrático.&nbsp;</p><p class="normal">Trump ha llegado a sugerir que había islamistas camuflados en la caravana de migrantes que salió de San Pedro Sula en Honduras, una mentira insultante. También dijo que “la acusadora” del juez Kavanaugh había confesado que sus alegaciones eran falsas. Todo el mundo identifica a “la acusadora” como la mujer que testificó contra el juez ante el comité del Senado, cuando la verdad es que la que se dedijo fue una de las diversas mujeres que acusaron a Kavanaugh de abusador, cuya alegación no fue demasiado lejos.</p><p class="normal">La guerra de la desinformación y la descalificación de la prensa desprestigia la realidad y mina uno de los pilares de la democracia. Cuando vemos a Trump hacer eso sin parar, parece que todo vale y le salen imitadores, entusiastas productores de “fake news”, en América Latina. Este ha sido el caso de Bolsonaro en Brasil. Un fórmula de éxito, que por desgracia nos acerca al mundo de la antiverdad de Orwell.</p><h3><strong>Las mujeres&nbsp;</strong></h3><p dir="ltr">En esta campaña, los Demócratas se han volcado en presentar un número inédito de candidatas a los distintos puestos en disputa. En las primeras elecciones después de la impresionante movilización del #MeToo, que se han llevado por delante a personajes muy poderosos, el éxito de las mujeres ha sido considerable.&nbsp;</p><p dir="ltr">También han habido algunos fracasos, pero la honestidad, la diversidad y la renovación parecen haber sido un factor imparable. Hasta 98 mujeres accederán a la Cámara de Representantes, cuando el máximo histórico alcanzado era de 85. Han entrado además, por primera vez en la cámara, dos representantes de la comunidad indígena norteamericana, y una musulmana de origen somalí.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Hasta 98 mujeres accederán a la Cámara de Representantes, cuando el máximo histórico alcanzado era de 85.</p><p dir="ltr">La ola de mujeres que se compromete en política ha hecho que los Republicanos también lanzaran su propia campaña, poblando los mítines con carteles violetas que decían “las mujeres con Trump”. Pero lo cierto es que esta vez sí han habido muchas más mujeres votando a los Demócratas y que una caravana de representantes femeninas se dirigirá hacia Washington para aportar capacidades de las que carecen muchos liderazgos masculinos: buena comunicación, voluntad de colaborar, capacidad de morderse la lengua en Twitter.&nbsp;</p><p dir="ltr">El compromiso político de las mujeres es cada vez más potente también en América Latina. Hemos visto campañas como la de #AbortoLegalYa provocar una auténtica marea verde en toda la región, o la de #EleNao, que aunque no paró el tsunami Bolsonaro, sí introdujo una dinámica de resistencia que será fundamental en los tiempos que se vienen en Brasil.</p><h3><strong>La migración</strong></h3><p dir="ltr">Muchos analistas coincidieron en que acusar a los inmigrantes hispanos de delincuentes y sacar músculo prometiendo levantar un muro altísimo fue uno de los argumentos ganadores de la campaña de Trump en 2016. “Bad hombres”, dijo. Por esto no ha dudado ahora en redoblar sus ataques a la inmigración, usando el miedo a una ola de latinoamericanos para hacer de la seguridad nacional un argumento central.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Trump no duda en redoblar sus ataques a la inmigración, usando el miedo a una "invasión" para hacer de la seguridad nacional un argumento central.&nbsp;</p><p dir="ltr">La coincidencia de la caravana de migrantes que, procedentes de Honduras, ha llegado ya a la Ciudad de México, ha proporcionado las imágenes perfectas para los jefes de campaña de Trump. Hasta llegó a afirmar que respondería con balas a los que intentasen entrar por la fuerza y, ante&nbsp; lo que calificó de "una invasión", envió una fuerza de 5.000 soldados a reforzar la frontera. Una sobrereacción completa, que militariza la supuesta seguridad. Desgraciadamente, esto es algo que los norteamericanos ya han exportado a Latinoamérica, en donde a nadie extraña que un policía ande cargando por la calle un fusil de asalto pensado para la guerra de Afganistán.</p><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Captura de pantalla 2018-11-07.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Captura de pantalla 2018-11-07.png" alt="" title="" width="460" height="302" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p dir="ltr">Trump ilustra su cuenta de Twitter con la imagen de un mitin suyo donde se lee, en primer término, un cartel que dice “Finish the Wall”, y en segundo plano, otro que dice “Women for Trump”. Pero, por suerte para muchos en América Latina, su “Tremendo Éxito” en estas elecciones es mentira. </p><p dir="ltr">A partir de ahora el Congreso no le aprobará el presupuesto del muro, tendrá más difícil deportar a los 700.000 <em>dreamers, </em><em>en su mayoría</em>&nbsp;latinos, y más mujeres que nunca irán al Capitolio a frenar los abusos de poder a los que tanto se había acostumbrado.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/caravanamigrante-5-claves-para-entender-fondo-el-fen-meno-que-de">#CaravanaMigrante 5 claves para entender a fondo el fenómeno que desafía a Trump</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/brian-saady/l-deres-latinoamericanos-estilo-trump">Líderes latinoamericanos estilo Trump</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/nath-lia-sanglard-katarina-pitasse-fragoso/elassim-como-uma-parte-vital-da-luta-co">#Elenão, #Elassim e a luta contra o fascismo no Brasil</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> United States </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta United States Democracy and government midterm elections Elecciones Estados Unidos Donal Trump DemocraciaAbierta Wed, 07 Nov 2018 20:46:44 +0000 DemocraciaAbierta 120493 at https://www.opendemocracy.net