DemocraciaAbierta https://www.opendemocracy.net/taxonomy/term/19339/all cached version 15/08/2018 14:52:26 en ¿Promover el trabajo digno en las cadenas de suministro? Una entrevista a Benjamin Selwyn https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-selwyn/promover-el-trabajo-digno-en-las-cadenas-de-suministro-una-entrevista- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Gobiernos, líderes empresariales y sindicatos de trabajo se reúnen para discutir sobre el trabajo decente en las cadenas mundiales de suministro. Entrevistamos al profesor Benjamin Selwyn, de Sussex, para saber por qué esto es tan importante. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/ilc/benjamin-selwyn/promoting-decent-work-in-supply-chains-interview-with-benjamin-selwyn">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/7873455530_bc577efbf6_k_920.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Workers unload coffee in Papua New Guinea. counterculturecoffee/Flickr. (CC 2.0 by-nc-nd)</p> <p><strong>BTS: Ben, usted ha hecho muchísimo trabajo sobre las cadenas de suministro y su rol en la estructura del capitalismo contemporáneo. Sus libros recientes también han sido muy críticos con la autoridades. ¿Cuáles son sus expectativas para la Conferencia Internacional del Trabajo de este año? ¿Se logrará algo positivo desde la perspectiva de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores?</strong></p> <p>BS: El discurso institucional sobre las cadenas mundiales de producción —o, como las llaman algunas veces, «cadenas de valor mundiales» («GVC», por sus siglas en inglés) — es validado y promovido por un amplio espectro político. Es aceptado por instituciones como el Banco Mundial y la Organización Internacional del Trabajo. Y se construye sobre la base del supuesto de que con el desarrollo «todo el mundo gana».</p> <div style="width: 115px; float: right; padding-left: 10px;"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/selwyn.jpg" alt="" width="115" /><br /><span class="image-caption" style="margin-top: 0px; padding-top: 0px;">Benjamin Selwyn</span></div> <p>Ese discurso sostiene que la participación en las cadenas de valor mundiales puede ser bueno para las corporaciones transnacionales (que en su mayoría se encuentran radicadas en el Norte global) y para las empresas proveedoras y sus trabajadoras y trabajadores (que, en su mayoría, se encuentran en el Sur global). La idea es que, si las empresas proveedoras y sus trabajadoras y trabajadores pueden vincularse productivamente con «empresas líderes» como Apple o Walmart, ambas partes se beneficiarán por el aumento de la competitividad, la rentabilidad y el desarrollo.</p> <p>Pero el gran problema con ello es que ignora que la integración con las GVC a menudo está basada (y es propensa a reproducir) numerosas formas de pobreza. Por ejemplo, al observar las industrias textil, alimenticia y de alta tecnología, podemos ver que una enorme número de personas de clase trabajadora recibe una paga inferior a su costo de subsistencia. Y, por lo general, las trabajadoras y trabajadores deben hacer muchas horas extra solo para poder sobrevivir.</p> <p>Por lo tanto, una de mis esperanzas, es que la OIT reconozca que las GVC elogiadas por las instituciones dominantes como el Banco Mundial o publicaciones como <em>The Economist</em> no son simplemente sistemas neutrales de producción. Más bien, reproducen de forma sistemática mucha riqueza para una minoría muy pequeña de la población mundial y mucha pobreza para decenas de millones de personas. Un mejor término sería «cadena mundial de pobreza» (GPC), ¡y me encantaría ver a la OIT afirmando eso!</p> <p class="mag-quote-center">Un mejor término sería «cadena mundial de pobreza», ¡y me encantaría ver a la OIT afirmando eso!</p> <p><strong>BTS: ¡Bueno, este sería un nuevo planteamiento, con seguridad! Y sé que usted no es la única persona dentro de la comunidad que aboga por la justicia social y los derechos de trabajadoras y trabajadores a quien le gustaría verlo. Pero, desde la perspectiva de la gobernanza, y teniendo en cuenta que la OIT no tilda a las GVC como GPC, ¿cómo cree que <em>debería</em> ser la gobernanza de la cadena mundial de producción?</strong></p> <p>BS: En la actualidad, las cadenas de producción están manejadas por empresas líderes para garantizar el tipo de producto, la calidad, el tiempo de entrega, y sobre todo, el precio. Una gran cantidad de estudios académicos y de la sociedad civil han documentado cómo las enormes ganancias de las empresas líderes están aseguradas gracias el pago de salarios de pobreza a trabajadoras y trabajadores que realizan su labor bajo condiciones arduas y peligrosas.</p> <p>Pero las cadenas de producción deberían estar regidas según el principio de «retribuciones justas». Bajo ese principio, las trabajadoras y los trabajadores recibirían salarios muchos más altos y las empresas líderes tendrían menos ganancias. Para lograr la gobernanza de la cadena de suministro basada en ese principio, tenemos que saber exactamente con cuánto «valor» contribuyen las trabajadoras y los trabajadores al producto final. Esta es un área en la que la OIT haría una contribución útil, puesto que es una de las pocas instituciones internacionales que se ocupa de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores y que tiene la capacidad de investigación para producir ese tipo de conocimiento.</p> <p>En mi opinión, esto podría formar la base de un discurso alternativo sobre la globalización. Podría ser utilizado como parte de las estrategias políticas, educativas, de campaña y organizacionales dirigidas por las organizaciones de trabajo para exigir una mayor participación sobre el valor producido.</p> <p><strong>BTS: Bueno, a mí —y sospecho que a muchas de las personas que nos leen— definitivamente me gusta como suena eso. Una OIT sin cadenas puestas por los gobiernos y las organizaciones empresariales sin dudas podría ser una fuerza progresista en el mundo. Pero más tangiblemente, si pensamos que las empresas son prácticamente responsables y por lo tanto deberían <em>asumir </em>la responsabilidad por cosas como las condiciones de trabajo, ¿qué podemos hacer para promover su responsabilidad legal en las cadenas mundiales de suministro?</strong></p> <p>BS: La idea de la responsabilidad social corporativa (CSR) ha ganado mucho terreno durante las últimas dos décadas. Pero bajo la presión de la continua acumulación competitiva de capital, es poco probable que las corporaciones lleguen a regularse alguna vez hasta el punto en que empiecen a sacrificar las ganancias en beneficio de las trabajadoras y los trabajadores.</p> <p>La mejor esperanza para la fuerza de trabajo es que las organizaciones de trabajo estén bien informadas sobre cómo funcionan las cadenas mundiales de suministro y qué estrategias se pueden utilizar para presionar a las corporaciones para que concedan mejores condiciones de trabajo y salarios más elevados. Se trata de luchar. Y si bien la OIT puede jugar un papel importante en esa lucha, esto solo será posible si formula una concepción mas crítica de las GVC.</p> <p>Por ejemplo, la mayoría de las instituciones de desarrollo (incluida la OIT) sostienen que los salarios bajos en los países pobres persisten a causa de la baja productividad de las empresas. Pero esto no es verdad. Muchas industrias en el Sur global tienen niveles comparables de productividad con aquellos en el Norte global, pero florecer porque los salarios de las trabajadoras y los trabajadores son solo una fracción del salario de los del norte. El problema no es la rentabilidad, sino la estrategia de maximización de ganancias por parte de las empresas líderes.</p> <p>Si las trabajadoras y los trabajadores tuvieran un control significativamente mayor sobre los procesos de producción, de toma de decisiones y de gestión —o al menos de participación en ellos— podrían contribuir a la transformación de las «cadenas de pobreza globales» en vehículos para un desarrollo humano genuino. Para esto se necesita de un cambio fundamental en la balanza de las fuerzas de clase. Y lamentablemente, la OIT no considera que el cambio en las fuerzas de clase sea una prioridad o que sea incluso posible . Es por ello que apela a las corporaciones y a otras instituciones internacionales para una mejor regulación corporativa, incluso cuando sospecha que esto generará poco en términos de mejoras en las condiciones de las trabajadoras y los trabajadores.</p> <p><strong>BTS: Entonces, para usted, ¿el principal objetivo debería ser la organización proactiva de la clase trabajadora, al igual que contar con una estrategia para lograr el apoyo de la OIT?</strong></p> <p>BS: Definitivamente. Con demasiada frecuencia la OIT se remonta a una supuesta época dorada de corporativismo, donde los estados, empresas y sindicatos acordaban objetivos de productividad, condiciones de trabajo y salarios. Pero en la globalización contemporánea esto es solo un deseo. Sería mucho mejor que la OIT reconociera los beneficios de organizar la militancia de trabajadoras y trabajadores en busca de mejores condiciones.</p> <p>Hay muchos casos de supuestos «acuerdos progresistas» diseñados para contribuir simultáneamente con la competitividad a nivel de la empresa y mejorar las condiciones de las trabajadoras y los trabajadores. Uno de ellos es el acuerdo Mejores Fábricas Camboya, que buscaba establecer condiciones mínimas. Pero incluso con este acuerdo, las trabajadoras y los trabajadores se enfrentan a condiciones muy duras a cambio de salarios de pobreza.</p> <p>Por eso, los sindicatos militantes y los movimientos sociales fuertes son esenciales si es que las trabajadoras y los trabajadores quieren lograr cualquiera de los beneficios de empleo dentro de las GVC. Sin estos, las corporaciones siempre aprovecharán para quedarse con la mejor parte del valor producido dentro de ellas, y dejarán a las trabajadoras y los trabajadores con lo menos posible.</p> <p><strong>BTS: Entonces, ¿cuál es su visión acerca del llamado de ciertos sindicatos o movimientos sociales para que se realice una convención internacional vinculante sobre responsabilidad corporativa para normas de trabajo en las cadenas de suministro? ¿Vale la pena? ¿O es una pérdida de tiempo?</strong></p> <p>En mi opinión, el equilibrio de poder contemporáneo global —donde las corporaciones monopolizan la mayoría del valor creado dentro de la GVC y donde las instituciones internacionales proclaman las virtudes de un sistema de mercado relativamente libre— sugiere que cualquier beneficio para las trabajadoras y los trabajadores en una convención internacional vinculante será relativamente mínimo.</p> <p>Por lo tanto, preferiría que todos nosotros (en especial la OIT) tratáramos de movilizar a la opinión pública sobre la naturaleza explotadora y generadora de pobreza de las GVC. Es crucial que construyamos una campaña ideológica para legitimar una concepción radicalmente distinta de la influencia de la trabajadora y el trabajador dentro de las cadenas de valor mundiales.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda-">Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán</a><br /><span style="font-size:90%;">ANTONIO DE LAURI</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Benjamin Selwyn BTS en Español Wed, 15 Aug 2018 07:00:00 +0000 Benjamin Selwyn 118839 at https://www.opendemocracy.net América Latina: la región más mortífera para los defensores del medio ambiente https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/parker-asmann/am-rica-latina-es-la-regi-n-m-s-mort-fera-para-los-defensores-del-me <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Más activistas medioambientales fueron asesinados en América Latina el año pasado que en cualquier otro lugar del mundo, según un nuevo informe de Global Witness. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/parker-asmann/latin-america-is-deadliest-region-for-environmental-activists">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/bertacaceres_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/bertacaceres_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Una manifestación contra el asesinato de Berta Cáceres, defensora hondureña del medio ambiente. Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p>Un total de 207 defensores del medio ambiente fueron asesinados en el mundo en 2017, según el reciente <a href="https://www.scribd.com/document/384595873/Defenders-Report-Layout-AW2-Lowres">informe</a>&nbsp;del observatorio Global Witness. </p><p>Casi el 60% de estos asesinatos ocurrieron en América Latina, por lo que este es el año más mortífero hasta la fecha en la región. El informe señala que las dinámicas cambiantes del crimen organizado aumentan los riesgos que enfrentan los defensores de la tierra y el medio ambiente.</p> <p>Según el informe, Brasil registró el mayor número de homicidios en la región (57), mientras que Colombia y México ocuparon el segundo y tercer puesto, con 24 y 15 respectivamente. México y Perú experimentaron “aumentos muy significativos” en el número de homicidios entre 2016 y 2017, con incrementos del 400% en México y del 300% en Perú.</p> <p>También fue significativa la disminución del número de defensores de la tierra asesinados en Honduras, donde se pasó de 14 en 2016 a solo 5 en 2017, aunque el informe señala que la&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/deja-vu-de-2009-honduras-vuelve-a-aproximarse-al-caos/">represión</a>&nbsp;de la sociedad civil en este país fue “peor que nunca”.</p><p class="mag-quote-center">Según el informe de Global Witness, la agroindustria es uno de los sectores en los que se producen más ataques contra los defensores de la tierra, seguido del de la minería, las industrias extractivas y madereras.</p> <p>Según el informe de Global Witness, la agroindustria es uno de los sectores en los que se producen más ataques contra los defensores de la tierra, seguido del de la minería, las industrias extractivas y madereras. Por lo general, las organizaciones criminales son las que más frecuentemente protagonizan estos ataques, seguidas del ejército, la policía y las organizaciones paramilitares.</p> <p>El informe señala además que hay una serie de factores que “acentúan y perpetúan” los riesgos a los que se exponen los defensores medioambientales: la impunidad generalizada, que da luz verde a los potenciales asesinos para cometer sus crímenes, y la corrupción extendida entre funcionarios y empresas, a menudo en connivencia con los grupos criminales.</p> <p>Estos datos recientes ponen de manifiesto la creciente amenaza que enfrentan los defensores del medioambiente cuando su activismo amenaza las lucrativas actividades de los grupos del crimen organizado en América Latina. También las dinámicas cambiantes de dichos grupos, de por sí, les ponen en mayor riesgo.</p> <p>Por ejemplo, el informe de Global Witness establece una relación directa entre el drástico incremento de los asesinatos de los defensores del medio ambiente en México y el “enorme aumento” de los asesinatos relacionados con el crimen organizado en todo el país. De hecho, los homicidios relacionados con el crimen organizado en México alcanzaron un&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/estudio-2017-el-ano-con-el-mayor-numero-de-homicidios-por-crimen-organizado-en-mexico/">nivel récord</a>&nbsp;en el año 2017, coincidiendo con la creciente&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/informe-gobierno-mexico-senala-continua-fragmentacion-organizaciones-criminales/">fragmentación</a>&nbsp;de la criminalidad en el país.</p><p class="mag-quote-center">Colombia también ha experimentado una fuerte fragmentación de la criminalidad tras de la desmovilización de las FARC y en 2017 volvió a ubicarse entre los tres países&nbsp;más peligrosos&nbsp;para los defensores de la tierra y el medio ambiente.</p> <p>Colombia también ha experimentado una fuerte fragmentación de la criminalidad tras de la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y en 2017 volvió a ubicarse entre los tres países&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/latinoamerica-region-homicidios-activistas-defienden-tierra-medio-ambiente-informe/">más peligrosos</a>&nbsp;para los defensores de la tierra y el medio ambiente. </p><p>Los líderes sociales continúan cayendo abatidos a <a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/lideres-sociales-de-colombia-en-medio-del-fuego-cruzado-por-el-control-de-la-costa-pacifica/">niveles alarmantes</a>&nbsp;en lo que llevamos de 2018, como consecuencia de los enfrentamientos entre organizaciones criminales por el control de las economías ilícitas.</p> <p>Pero el crimen organizado no es el único responsable. En un contexto distinto, las reformas legislativas y normativas en Brasil han puesto a los defensores del medio ambiente en mayor riesgo. </p><p>El informe de Global Witness señala que el presidente Michel Temer ha “debilitado sistemáticamente la legislación, las instituciones y los presupuestos” que daban protección a los defensores de los derechos humanos y ha “decantado la balanza de poder” en contra de los activistas. Esto ha contribuido a que Brasil siga siendo el país más peligroso para los defensores de la tierra en América Latina en los últimos diez años.&nbsp;</p> <p class="blockquote-new">Este artículo fue publicado previamente por <em><a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/latam-deadliest-region-environmental-land-defenders-report/">InSight Crime</a></em>.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/5050/daysi-flores/voice-of-berta-c-ceres-has-become-voice-of-millions">The voice of Berta Cáceres has become the voice of millions </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/5050/daysi-flores/hope-as-survival-strategy-for-defensoras-in-honduras">Hope as a survival strategy for Defensoras in Honduras</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/5050/ndana-bofu-tawamba-kate-kroeger-tatiana-cordero/berta-s-struggle-is-our-global-struggle">Berta’s struggle is our global struggle…</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Parker Asmann Tue, 14 Aug 2018 15:33:54 +0000 Parker Asmann 119263 at https://www.opendemocracy.net Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La deuda es una herramienta usada en todos lados como forma de control social; también en la fabricación de ladrillos en Punyab, Pakistán, donde pasa de generación en generación. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/antonio-de-lauri/brick-kiln-workers-and-debt-trap-in-pakistani-punjab">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u561905/WP_20151101_019-w920.jpg" width="920" height="517" alt="WP_20151101_019-w920.jpg" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Photo by author. All rights reserved.</p> <p>Las fábricas de ladrillos del sur y centro de Asia han llamado la atención de las agencias humanitarias, el activismo y la academia como sitios de explotación laboral severa. Los trabajadores y trabajadoras de estas fábricas son descritas como «<a href="http://www.aljazeera.com/indepth/features/2014/07/pakistan-kiln-workers-live-like-slaves-20147212238683718.html">esclavas y esclavos</a> modernos» que necesitan ser <a href="http://www.freetheslaves.net/tag/brick-kiln-slavery/%20%5D.">salvados</a>. Pero hemos de ir más allá de esta versión simplista del «paradigma victimizador» para poder entender la <a href="http://www.shadowsofslavery.org/publications/SWAB-WPS_1-2015_debtor_forever.pdf"><em>naturaleza social</em></a> de la servidumbre y para situar esta misma en el contexto social y global de los sistemas de dominación y dependencia. Esto es lo que propongo en las próximas 1000 palabras; usando como caso de estudio una de las fábricas de ladrillos que investigué en las áreas pakistaníes de Gujrat, Islamaban y Rawalpindi en 2015 y 2016. Primero debemos entender el papel crucial de la deuda como un engranaje del capitalismo y las formas en las que esta restringe las opciones del llamado trabajo «libre».</p> <h2>La servidumbre por deudas y el crecimiento del capitalismo indio.</h2> <p>La academia del sur de Asia está dividida sobre cuándo y cómo el capitalismo se arraigó en la India colonial (de la cual Pakistán formaba parte), aunque la mayoría está de acuerdo en que ya era una realidad a finales del siglo XIX. Uno de sus distintivos en el sector agrícola e industrial fue el aumento de las horas de trabajo junto a la reducción de los salarios por hora provocado por la imposición de la deuda.</p> <p>Se concedieron préstamos a las trabajadoras y los trabajadores en el «mercado del crédito» a un precio extremadamente alto que liquidaban con los bajos salarios que obtenían en el mercado laboral. Los salarios se mantuvieron bajos de forma artificial para asegurar el desarrollo de un ciclo que uniera deuda con dependencia laboral. Las trabajadoras y los trabajadores se endeudaron «voluntariamente» para cubrir su supervivencia y debían aceptar trabajos con paga baja «de forma voluntaria» para hacer frente a su endeudamiento. Este flujo de demanda tanto de crédito como de salario fue continuo, y la deuda se convirtió en un aspecto crucial en la creación y el mantenimiento del capitalismo en el subcontinente.</p> <h2>La vida y la deuda actual en la fabricación de ladrillos.</h2> <p>Las repercusiones de estas dinámicas pueden verse hoy en las fábricas de ladrillo pakistaníes. Mi investigación se centra en las personas que están en lo más bajo de la jerarquía de la fabricación de ladrillos, gente que trabaja por piezas hechas para saldar la deuda acumulada con el dueño de la fábrica. Esta deuda viene camuflada como «adelanto» (<a href="http://www.punjablabour.gov.pk/article/detail/23"><em>peshgi</em></a>) que la gente solicita para pagar cosas como matrimonios, tratamientos de enfermedades o para comprar bienes como motocicletas. Aunque la deuda es mantenida por una sola persona, <em>todas</em> las personas que viven en la casa están involucradas en producir ladrillos para liquidarla. Y puesto que las familias afrontan deducciones regulares como parte de la amortización de la deuda, a veces están obligadas a pedir adelantos adicionales asegurando que el <a href="https://www.youtube.com/watch?v=nYqtxt2ri8Y">ciclo</a> de la deuda se transfiera de generación en generación.</p> <p>Faisal es un ejemplo de este endeudamiento. Conocí a Faisal en octubre del 2015 en una fábrica cerca de Rawalpindi. Tenía 41 años y me dijo que había estado viviendo en fábricas de ladrillos durante 25. Su hijo y dos hijas han crecido en esas fábricas con él. «No me di cuenta de que no era una persona libre» dijo, «hasta que le pedí un segundo préstamo al dueño de la fábrica. Era joven y necesitaba el dinero porque mi padre no tenía trabajo... No hay otra forma de conseguir dinero para personas como nosotros».</p> <p class="mag-quote-center">«No me di cuenta de que no era una persona libre» dijo, «hasta que le pedí un segundo préstamo al dueño de la fábrica.</p> <p>La falta de una protección básica en lo social y económico, junto a la imposibilidad de acceder a crédito, son los prerrequisitos fundamentales de este tipo de dependencia-deuda. La historia de Faisal es solo un ejemplo, como la de Syeda. Syeda es una chica de 18 años que conocí en una fábrica en Gujrat en junio del 2015. «En Pakistán» dijo, «en cuanto pides un crédito, te conviertes en una deudora para siempre. A nadie le importa. Pedimos créditos para poder sobrevivir». Cuando la volví a ver en febrero del 2016, estaba embarazada: «he de seguir trabajando» me dijo, «aunque me cueste más ahora».</p> <p>Ya que la deuda domina todo el futuro de gente como Faisal y Syeda, es justo decir que su propio futuro está encadenado. Pero como dijo Seyda: «si no fuera por la fábrica, ¿cómo podría permitirme tener un hijo? Es una mala vida. Pero al menos es una vida». Este tipo de relaciones <em>pueden</em> dar una cierta seguridad en situaciones de pobreza absoluta e inseguridad, y hace que las trabajadoras y los trabajadores intercambian su servilismo por protección.</p> <h2>Deuda: una relación social</h2> <p>Y, aun así, el panorama completo de la servidumbre por deudas bajo el capitalismo solo puede surgir cuando nuestro análisis recupera «lo social». «<em>Pesghi</em> es la única posibilidad que tenemos para cumplir con nuestros deberes en la sociedad» me explicó Faisal. «Hay varios problemas en los que pensar, la <em><a href="https://www.researchgate.net/profile/Siwan_Anderson/publication/4866043_The_Economics_of_Dowry_Payments_in_Pakistan/links/542d831c0cf277d58e8ccdc7.pdf">dote</a></em> es uno de ellos». En su caso, también tenía que preocuparse de las remesas y del futuro de sus hijas e hijos. Estos deberes socio-culturales requieren dinero, y cuando eres demasiado pobre o estás demasiado excluida o excluido para acceder al dinero, necesitas endeudarte.</p> <p>Los factores socio-culturales también pueden observarse en otras dinámicas. En Rawalpindi, el dueño de una fábrica me dijo: «las personas inmigrantes y las familias de casta baja tienden a aceptar las condiciones de trabajo que las personas locales rechazan. Están dispuestas a vivir de una forma que otras personas considerarían inaguantable». En muchas ocasiones esto incluye estar terriblemente endeudadas y que esa misma deuda condicione su trabajo. En parte, este es el resultado de la pobreza en la comunidad migrante y la casta baja. Pero no se debe únicamente a esto. Las familias de casta baja, por ejemplo, también afrontan inmovilidad social debido a su estatus y la deuda les da una alternativa a pedir en las calles. Las personas migrantes, por otra parte, utilizan la fábrica de ladrillos como una alternativa a la agricultura, pero su aislamiento social y económico refuerza la relación para con la deuda que acumulan.</p> <h2>Libertad de ficción</h2> <p>La deuda, en sí misma, no conlleva a la servidumbre. Este tipo de explotación es potenciado por la forma en la que el endeudamiento interactúa con la incertidumbre social, legal y económica y con las desigualdades e injusticias culturales. En situaciones de vulnerabilidad y marginalidad sociales, la deuda puede significar la frontera entre la «libertad» de elección de una persona y una vida sin libertad. Parafraseando a Marx, las personas pueden «elegir» su endeudamiento, pero no lo hacen en condiciones producidas por ellas mismas.</p> <p>Esto es lo que se esconde tras la narrativa de las trabajadoras y los trabajadores «que se endeudan voluntariamente en deudas que deben pagar», que es lo que habitualmente se escucha entre quien poseen las fábricas. Esa moralidad monetaria-individual oscurece la forma en la que «la servidumbre moderna» está implantada en las redes de desigualdad social local con implicaciones y conexiones globales. Alguien llamada «persona libre» puede crear su deuda usando el sistema de préstamos y «anticipos». Pero haciendo eso, juega un micro papel en un macro contexto de injusticia y dependencia. Las personas expertas en esclavitud moderna harían bien en tener esto en cuenta.</p> <p><em>La investigación para este ensayo fue llevaba a cabo en el marco del ERC GRANT 313737 - Shadows of Slavery in West Africa and Beyond. A Historical Anthropology (<a href="http://www.shadowsofslavery.org/%22%20%5Ct%20%22_blank">www.shadowsofslavery.org</a>)</em></p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Antonio De Lauri BTS en Español Tue, 14 Aug 2018 07:00:00 +0000 Antonio De Lauri 118838 at https://www.opendemocracy.net La generación del milenio y la política: ¿hay esperanzas? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/oliver-ward/la-generaci-n-del-milenio-y-la-pol-tica-hay-esperanzas <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los <em>millennials</em> se encuentran con unos sistemas políticos que no se parecen en nada a como son ellos, que no hablan su mismo idioma y que no abordan sus principales preocupaciones. Pero todo esto podría estar cambiando. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/transformation/oliver-ward/what-hope-for-millennial-generation-in-politics">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/millenials.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/millenials.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Crédito: Flickr/Jeff Djevdet. CC BY 2.0.</span></span></span></p><p>A la generación del milenio se le ha acusado en los medios de narcisismo, autosuficiencia y pereza, de cargarse las <span>actitudes tradicionales ante el matrimonio o las vacaciones</span>, incluso de anticipar el fin del bricolaje como lo conocemos. Infantilizados y ridiculizados, se les define como unos "<span>Peter Pans</span>" que rechazan las responsabilidades y tienen miedo a crecer.</p> <p>Pero a diferencia de sus predecesores los <em>baby boomers</em>, los <em>millennials</em> no han tenido la oportunidad de salir de la sombra que proyectan sus padres y florecer. </p><p>El clima económico del siglo XXI lo que produce es una generación de empleados mal pagados y con una carga de trabajo excesiva a la que le toca asistir a una crecida de las ideas de derecha que está poniendo a prueba la capacidad de resistencia de los sistemas políticos a ambos lados del Atlántico.</p> <p>En los Estados Unidos, un <em>millennial </em>típico accede al mercado de trabajo con una <span>deuda por estudios de más de 37.000 dólares</span>. La tasa de desempleo de los <em>millennials</em> es <span>más del doble</span> del promedio nacional y aquellos que sí encuentran trabajo reciben salarios que son un <span>20% inferiores</span> a los que recibieron los <em>baby boomers </em>cuando tenían su misma edad.</p><p> Entre 2008 y 2013, la generación del milenio fue el único grupo de edad dentro de la fuerza laboral que vio <span>caer su salario real</span>.</p><p class="mag-quote-center">Con los salarios reales hundiéndose y la deuda estudiantil aumentando, las circunstancias económicas provocan que los&nbsp;<em>millennials&nbsp;</em>vayan posponiendo asumir responsabilidades financieras.</p> <p>Con los salarios reales hundiéndose y la deuda estudiantil aumentando, las circunstancias económicas provocan que los <em>millennials </em>vayan posponiendo asumir responsabilidades financieras. En 1985, el grupo demográfico de 21 a 34 años representaba el 38% de las ventas de automóviles en Estados Unidos; en 2010, el porcentaje era del 27%. </p><p>Entre 2008 y 2011, se concedieron la mitad de hipotecas a los jóvenes que entre 1998 y 2001. En cuanto a riqueza personal, a pesar de la caída de precio de los alimentos y de la ropa, las generaciones más jóvenes van <span>siete puntos porcentuales</span> por detrás de sus padres a su misma edad.</p> <p>La decisión de postergar el matrimonio, tener hijos y la compra de una casa no se debe a ningún "síndrome de Peter Pan": es producto de la incertidumbre económica con la que se enfrentan la mayoría de los <em>millennials</em>, a los que no se les ha dado el mismo sustento económico que favoreció la madurez , autosuficiencia e independencia de sus padres. </p><p>Antes bien, la malnutrición económica que han recibido y reciben hace que muchos de ellos añoren la seguridad financiera del nido familiar. <span>Más de tres cuartas partes</span> de las personas entre 25 y 29 años confiesan que han regresado al hogar familiar en algún momento.</p> <p>La generación del milenio creció con el mantra de que un título universitario es garantía de una vida mejor, pero tras graduarse en plena recesión se van dando cuenta de que esto no es sino una ilusión. La inflación educativa ha erosionado el valor de las licenciaturas, aunque ahora se requieren estudios universitarios incluso para los puestos de trabajo más elementales.</p> <p>Cuando logran un empleo, los <em>millennials</em> se encuentran con jornadas de trabajo más largas. Lejos de ser una generación perezosa pegada a sus iPads, resulta que trabajan más horas que sus padres. Según un estudio del Manpower Group, la generación del milenio en los Estados Unidos desconoce la semana laboral de 40 horas: un trabajador joven trabaja de promedio <span>45 horas</span> semanales y el <a href="http://www.revelist.com/science/millennials-work-harder-than-parents/2601">21% de los <em>millennials</em></a><em> </em>son multiempleados: necesitan tener más de un trabajo para poder llegar a fin de mes. </p><p>Una encuesta de <em>Project: Time Off </em>revela que los <em>millennials</em> tienen también más probabilidades de quedarse sin vacaciones remuneradas (<span>24%</span>) que los <em>baby boomers </em>(<a href="https://hbr.org/2016/08/millennials-are-actually-workaholics-according-to-research">17%</a>).</p> <p><strong>¿Cómo se traduce todo esto en el terreno de la política?</strong></p> <p>La generación del milenio se enfrenta a un sistema político bipartidista que no se parece en nada a cómo son ellos, que no habla como ellos, que no refleja sus puntos de vista y que no aborda sus preocupaciones principales relativas a la precariedad. </p><p class="mag-quote-center">Los menores de 30 años son el grupo demográfico más étnicamente diverso de la historia de Estados Unidos, pero el&nbsp;<span>115º Congreso</span>&nbsp;que se constituyó en enero de 2016 estaba formado por un 19% de mujeres, un 9% de afroamericanos, un 7% de hispanos y un 3% de asiáticos-americanos, y únicamente un 1% de los diputados abiertamente homosexuales.</p><p>Los menores de 30 años son el grupo demográfico más étnicamente diverso de la historia de Estados Unidos, pero el <span>115º Congreso</span> que se constituyó en enero de 2016 estaba formado por un 19% de mujeres, un 9% de afroamericanos, un 7% de hispanos y un 3% de asiáticos-americanos, y únicamente un 1% de los diputados abiertamente homosexuales.</p> <p>Esta es una de las razones por las que los votantes jóvenes están desencantados con la política. Los votantes <em>baby boomers </em>son un <span>30%</span>&nbsp;más numerosos que los votantes <em>millennials</em> y el voto de los menores de 30 años en las elecciones no presidenciales se encuentra en su&nbsp;<span>punto más bajo</span> de los últimos 50 años. </p><p>Quiere decir esto que los candidatos suelen pasar por alto las preocupaciones de la generación del milenio a favor de temas que importan a los votantes de más edad. Sin candidatos que les inspiren, un número creciente de jóvenes le está dando la espalda al sistema político tradicional.</p> <p>Una mayoría creciente de votantes de entre 18 y 35 años rechaza los valores fundamentales tanto de los demócratas como de los republicanos. Una encuesta de Reuters/IPSOS muestra que los demócratas <span>han perdido nueve puntos porcentuales</span> de apoyo entre estos votantes en los últimos dos años. </p><p>Pero este apoyo no se traslada al Partido Republicano. Solo el <a href="https://www.reuters.com/article/us-usa-election-millennials/exclusive-democrats-lose-ground-with-millennials-reuters-ipsos-poll-idUSKBN1I10YH">28% de los votantes de entre 18 y 35 años</a> apoyan a los republicanos - el mismo porcentaje que hace dos años.</p> <p>Estos votantes sin afiliación son políticamente receptivos y estarían dispuestos a apoyar a un candidato o partido que hablase por ellos. Pero ninguno de los partidos establecidos les ha ofrecido nada que pueda entusiasmarles. Y sin embargo, cuando los <em>millennials</em> se movilizan apoyando a un candidato, se convierten en un bloque de votantes poderoso.</p><p> Bernie Sanders atrajo a más del <span>80%</span> de los votantes menores de 30 años en estados clave como Iowa, New Hampshire y Nevada, y gracias en parte a estos resultados pudo llevar a cabo una campaña coherente en las primarias presidenciales del Partido Demócrata.</p> <p>Más recientemente, <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/Alexandria_Ocasio-Cortez">Alexandria Ocasio-Cortez</a>&nbsp;se ha convertido en un icono para los votantes de la generación del milenio. Activista comunitaria de 28 años y ex organizadora de campaña de Bernie Sanders, Ocasio-Cortez derrotó al congresista titular y líder demócrata en el Congreso, Joseph Crowley, en las primarias demócratas del 14º Distrito Congresional de Nueva York en junio de 2018.</p> <p>Ocasio-Cortez se presenta como demócrata, pero no se ajusta al molde demócrata. Sobre el papel, está incluso más a la izquierda que Sanders, es partidaria de la abolición del ICE (la agencia de inmigración de Estados Unidos), de establecer matrículas universitarias gratuitas y de ofrecer atención médica universal. </p><p>Su campaña fuera de pista rompió con los votantes demócratas de toda la vida. En lugar de centrarse en ellos, se fue tras los votantes sin afiliación y les convenció para que se registraran como demócratas para votar en las primarias - cosa que hicieron abrumadoramente.</p><p class="mag-quote-center">Los votantes de la generación del milenio no son votantes monotemáticos. A diferencia de la generación de sus padres, el hecho de que un candidato coincida con ellos en un tema principal no es suficiente para que acudan a las urnas a votarle.</p> <p>Las campañas de Sanders y Ocasio-Cortez arrojan algo de luz sobre lo que podría llevar a los votantes de la generación del milenio a volver a la política y sobre cómo sería el futuro de la política en Estados Unidos si lo hicieran.</p> <p>En primer lugar, los <em>millennials</em> rechazan el actual modelo bipartidista. Aunque Sanders y Ocasio-Cortez salieron de dentro del Partido Demócrata, ocupan un espacio político en los márgenes del partido, en la ribera de una suerte de río Styx, con un pie en el campo demócrata y el otro en un mundo político que ellos mismos han creado.</p> <p>En segundo lugar, los votantes de la generación del milenio no son votantes monotemáticos. A diferencia de la generación de sus padres, el hecho de que un candidato coincida con ellos en un tema principal no es suficiente para que acudan a las urnas a votarle. </p><p>Esto quedó de manifiesto en las elecciones presidenciales de 2016, en las que Donald Trump se postulaba como el candidato que conseguiría reducir la influencia de los intereses económicos y políticos establecidos en la política - una idea que suele circular mucho en círculos <em>millennial </em>-, pero aún así <span>perdió claramente ante Hilary Clinton entre los votantes jóvenes</span>.</p> <p>Por último, los jóvenes son muy conscientes de las limitaciones que comporta el ciclo de elecciones cada cuatro años. Desean soluciones a problemas como el cambio climático y la injusticia racial que trascienden por completo este ciclo. No hay soluciones para ninguno de los dos con las que poder mostrar resultados en el plazo de un mandato. </p><p>Estos son los temas que ocupan siempre los primeros puestos en la agenda de los votantes <em>millennials</em>, pero raramente son prioritarios para los candidatos de los partidos tradicionales, que prefieren canalizar recursos hacia temas que tengan soluciones rápidas y produzcan resultados tangibles en vistas a su reelección.</p> <p>Pero a medida que los cambios generacionales vayan reduciendo la influencia política de los <em>baby boomers</em>, los <em>millennials</em> tendrán la oportunidad de transformar la política estadounidense. Tendrán la oportunidad de romper el sistema bipartidista, impulsando tal vez la creación de nuevos partidos fundados en valores <em>millennial</em> o empujando al Partido Demócrata hacia la izquierda. </p><p>También podrían obligar a ambos partidos a enfrentar las limitaciones del sistema político actual. Revitalizar la democracia para hacer frente a los problemas del mundo moderno es sin duda algo que podría inspirar a los votantes <em>millennials </em>y conllevar la aparición de movimientos de base a favor de la reforma del sistema político estadounidense.</p> <p>La revista de izquierdas <em>In These Times</em> citaba recientemente a Alexandria Ocasio-Cortez <span>diciendo lo siguiente:</span>&nbsp;"la única manera de crear algún tipo de cambio sustancial es cuando nos acercamos a un electorado descontento y le inspiramos y motivamos a votar".</p> <p>En los <em>millennials </em>ha encontrado a toda una generación de votantes descontentos y desafectos - descontentos porque la economía les hace trabajar más horas que a la generación de sus padres por menos dinero; descontentos porque la búsqueda de una educación en aras a una vida mejor les ha dejado cargados de deudas; y descontentos porque el sistema político les ha empujado a ellos y a sus ideas de izquierda hacia los márgenes.</p> <p>Ocasio-Cortez y Sanders están mostrando que los votantes de la generación del milenio tienen peso político y que es perfectamente posible hacerles volver a la política. Ni los demócratas y los republicanos pueden permitirse desestimarles considerándoles abstencionistas. Sobreviva o no el sistema bipartidista, la generación del milenio será una fuerza a tener en cuenta en el futuro de la política estadounidense.</p> <p>&nbsp;</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> <div class="field-item even"> Equality </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Economics Equality Ideas Oliver Ward Mon, 13 Aug 2018 09:32:31 +0000 Oliver Ward 119239 at https://www.opendemocracy.net ¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza? https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Las mediciones de la pobreza basadas en los ingresos no son fiables para determinar qué personas son más vulnerables al trabajo forzoso. Es necesaria una comprensión más minuciosa de la vulnerabilidad para reducir de manera eficaz el trabajo forzoso en la economía mundial. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/nicola-phillips/what-has-forced-labour-to-do-with-poverty">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/9317170534_600e946256_k.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Harvesting sugar cane in India. AIDSVaccine/Flickr. <a href="https://www.flickr.com/photos/iavi_flickr/9317170534/in/photolist-fcjWch-6U6EmD-5qRpKH-5r8oDQ-dyVNKy-e9egAN-e98zLH-5qRpPv-5r43Ri-7sWGUg-9PYQt1-9NMHL8-9NTvZe-mMJxok-7sWELe-9uEip6-BsepXx-cC7kB-2J6tPd-ALfkuN-9aCydT-9tLiYM-rniYM2-qeFTma-96SGFx-9tLh4t-9u9MjR-mMydG-dgz9DT-2J6uSh-nzMSz6-8zjcX6-bu9FfF-9ucLvQ-bXWE8q-7vSdhD-9uVufa-pXi5ZE-9NWmUs-9fXb6-qeFBRc-9v9jmi-92CVp3-8oJ3Hr-wvUWSi-nzuTbM-kKzCr-dQC67o-9u9Nyx-7YBF9k">CC (by-nc-nd)</a></p> <p>¿Quién es vulnerable al trabajo forzoso y por qué? Si le hiciéramos esta pregunta a un grupo de personas elegidas al azar, tanto si estuvieran bien informadas sobre el trabajo forzoso como si no, muchas mencionarían inmediatamente la pobreza; y tendrían razón al hacerlo. Por intuición, parece obvio que las personas que viven en condiciones de acuciante necesidad económica permanente son más vulnerables a los diferentes medios por los que son engañadas y explotadas en condiciones de trabajo forzoso en todo el mundo.</p> <p>Los estudios disponibles confirman esta intuición. Por las <a href="http://www.ilo.org/sapfl/Informationresources/Factsheetsandbrochures/WCMS_181921/lang--en/index.htm">últimas estimaciones</a> sabemos que el trabajo forzoso se encuentra con más frecuencia (pero no exclusivamente) en las regiones relativamente más pobres, como el sur de Asia, y en las zonas más pobres de los diferentes países. Un <a href="http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/@ed_norm/@declaration/documents/statement/wcms_096992.pdf">estudio</a> llevado a cabo en Pakistán concluyó que el 66 por ciento de las familias rurales de la provincia meridional de Sindh vivían en condiciones de extrema pobreza, y casi todas ellas eran aparceras y labradoras sometidas a condiciones de servidumbre.&nbsp;<a href="http://www.capturingthegains.org/publications/workingpapers/wp_201316.htm">Los estudios sobre familias</a> de la India también muestran que las que tienen mayores niveles de ingresos tienen una menor probabilidad de usar o vender el trabajo de sus hijas e hijos.</p> <p>Aunque, en realidad, la situación no es tan sencilla. Existen nuevos estudios sobre los vínculos entre el trabajo forzoso y la pobreza en la economía mundial, pero lo poco que sabemos sugiere que la situación es más compleja y variada de lo que solemos pensar. Mis colegas investigadoras e investigadores y yo, por ejemplo, nos hemos centrado en Brasil.&nbsp;<a href="http://link.springer.com/article/10.1007/s12116-012-9101-z">Recientemente, analizamos datos</a> sobre más de 21.000 personas liberadas de condiciones similares a la esclavitud (terminología preferida en Brasil y utilizada en la legislación pertinente) en el sector agrícola entre 2003 y 2010. Vinculamos esa información con nuestras conversaciones tanto con trabajadoras y trabajadores como con las personas implicadas en el extenso programa contra la esclavitud de Brasil. Una de las conclusiones más llamativas a las que llegamos fue que las personas con mayor probabilidad de trabajar en condiciones similares a la esclavitud no son las más pobres entre las pobres.</p> <p>Al contrario, tienden a pertenecer a la categoría de «trabajadoras y trabajadores pobres». Se trata de personas de todo el mundo que viven por encima del umbral de la pobreza extrema de 1,25 USD al día, generalmente a niveles de salario mínimo o ligeramente por debajo (aunque, a veces, por encima). De hecho, el número de personas que vive entre los umbrales de pobreza de 1,25 USD y 2 USD al día —la clasificación utilizada por el Banco Mundial— se duplicó entre 1981 y 2008. No es ninguna coincidencia que nuestra investigación hallara indicadores de enorme vulnerabilidad al trabajo forzoso en esta categoría, incluyendo el sector agrícola brasileño.</p> <p>El otro motivo para este patrón de vulnerabilidad es sencillo. Las encargadas y los encargados de la contratación de personal, y las empresarias y empresarios del sector agrícola, buscan trabajadoras y trabajadores (la mayoría de las veces varones jóvenes entre 18 y 34 años) con la forma física necesaria para resistir el trabajo manual más intenso. No buscan personas indigentes con desnutrición crónica.</p> <p>Nuestra investigación también reveló dos factores que fueron más importantes en este contexto que los niveles de pobreza basados en el ingreso. El primero fue la educación: en los datos que analizamos, el 68 por ciento de las personas que trabajaban eran analfabetas o no contaban con más de cuatro años de escolarización. El segundo fue la inseguridad económica, donde la disponibilidad de trabajo es errática y los ingresos son precarios. En otras palabras, la clave es la inseguridad y la imprevisibilidad de los ingresos, no el nivel general de los mismos.</p> <p>En otros entornos, la situación es diferente. La mayoría de las víctimas de la trata de personas para el trabajo forzoso en países como el Reino Unido tampoco son las extremadamente pobres, y rara vez son las que cuentan con menor grado de educación. La investigación sobre los patrones de migración globales ayuda a explicar por qué esto es así. Las personas más pobres entre las pobres son las que menos se mueven debido a la falta de recursos para ello. La tendencia a emigrar aumenta con la educación, pero las trabajadoras y los trabajadores inmigrantes suelen acabar en puestos de trabajo muy por debajo de su <a href="http://www.migrationobservatory.ox.ac.uk/briefings/characteristics-and-outcomes-migrants-uk-labour-market">nivel educativo</a> y su <a href="http://www.migrationpolicy.org/pubs/credentialing-strategies.pdf">formación</a>.</p> <p>Así, puesto que la trata de personas suele comenzar con la decisión de un individuo de emigrar, se puede dar por sentado que las víctimas de la trata de personas suelen ajustarse a este perfil. Pueden ser relativamente pobres o con un grado relativamente menor de educación, pero no es raro que tengan formación universitaria. En estos supuestos, las fuentes de vulnerabilidad podrían en cambio ser la falta de oportunidades de empleo o de salarios dignos, junto con una amplia gama de otras formas de deprivación social y personal.</p> <p>¿Qué nos indica todo esto y por qué es importante? Nos indica que el trabajo forzoso está profundamente conectado con la pobreza; pero definir la pobreza en términos de ingresos, y sobre todo centrarse en la pobreza extrema y la indigencia, a menudo puede ser una guía poco fiable para saber quiénes son las personas más vulnerables y por qué.</p> <p>La pobreza tiene muchas otras dimensiones: educación, oportunidad, acceso a servicios y redes de seguridad social, derechos de mujeres y niñas, acceso a un trabajo y salario dignos, y muchos otros problemas de «desarrollo humano». Cuál de estas está más estrechamente vinculada con los patrones de esclavitud varía en diferentes contextos y para diferentes grupos de personas.</p> <p>Esto es importante porque las respuestas políticas efectivas dependen del conocimiento de estas variaciones. Hay quien pide que el trabajo forzoso se integre mejor en las estrategias nacionales e internacionales de reducción de la pobreza. Así debería ser, ya que la inclusión del trabajo forzoso en las prioridades y la legislación nacional es un prerrequisito indispensable para resolver el problema del trabajo forzoso y la esclavitud en la economía mundial. Sin embargo, al hacerlo debemos desviar el enfoque de las medidas centradas en el nivel de ingresos y la pobreza extrema, y, por consiguiente, abrir las estrategias de reducción de la pobreza a un conocimiento más preciso y matizado de la vulnerabilidad y el trabajo forzoso. Las políticas de protección social centradas en las familias con los ingresos más bajos tienen poca probabilidad de surtir efecto sobre la vulnerabilidad de las trabajadoras y los trabajadores a los trabajos forzosos. De hecho, tales políticas pueden acabar teniendo un efecto opuesto y aumentar la vulnerabilidad de dichas personas, lo que provocaría que las redes de seguridad social no surtiesen efecto y que acabasen dependiendo más de trabajos de alto nivel de explotación. Las estrategias más efectivas en este panorama pueden estar relacionadas con la educación, las competencias y las políticas del mercado laboral.</p> <p>El reto, y es bastante grande tanto para la investigación como para la política, es descubrir qué formas de pobreza, en qué contextos, hacen a las personas más vulnerables al trabajo forzoso, y elaborar las estrategias apropiadas sobre esa base. Una vez más, un único modelo no engloba a todo el mundo.&nbsp;</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Nicola Phillips BTS en Español Mon, 13 Aug 2018 07:00:00 +0000 Nicola Phillips 118837 at https://www.opendemocracy.net #SomosIndígenas: Logros y desafíos de la lucha indígena https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/somosind-genas-logros-y-desaf-os-de-la-lucha-ind-gena <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas es importante reconocer la incansable lucha por sus derechos, por la protección de sus tradiciones y la defensa de lo que queda de sus territorios.</p> </div> </div> </div> <p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Propuesta2.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Propuesta2.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Imagen de Cristina Juliana para democraciaAbierta. </span></span></span></p><p>Los cerca de 45 millones de personas indígenas que viven en Latinoamérica representan alrededor &nbsp;de un 8% de la población. Si pensamos que esto significa un 92% menos de los que vivían hace 500 años, tenemos la dimensión de la inmensa tragedia histórica de estos pueblos y de su carácter de supervivientes.</p><p dir="ltr">En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas es importante reconocer la incansable lucha por sus derechos, por la protección de sus tradiciones y la defensa de lo que queda de sus territorios.</p><p dir="ltr"><strong>Arriesgan su vida por proteger el medio ambiente</strong></p><p dir="ltr">Como dijo recientemente Erik Solheim, director ejecutivo de Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), los asesinatos de líderes indígenas se dan porque ellos: "están planteando preocupaciones legítimas sobre proyectos mineros e hidroeléctricos que, consideran, amenazan su forma de vida".</p><p dir="ltr">Latinoamérica encabeza el ránking de asesinatos de líderes indígenas. Países como Colombia, Brasil y Guatemala han visto cómo el acoso, criminalización y asesinato de los defensores de sus comunidades y sus territorios está en alarmante aumento.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">A los intereses de los grandes terratenientes y de las multinacionales extractivas se suma la pasividad y corrupción de los gobiernos y la impunidad con la que actúan grupos paramilitares y otros sicarios, que cada año acaban violentamente con la vida de líderes indígenas de la región.</p><p dir="ltr">A los intereses de los grandes terratenientes y de las multinacionales extractivas se suma la pasividad y corrupción de los gobiernos y la impunidad con la que actúan grupos paramilitares y otros sicarios, que cada año acaban violentamente con la vida de líderes indígenas de la región.</p><p dir="ltr"><strong>Luchan contra la pobreza y discriminación</strong></p><p dir="ltr">Según un <a href="http://www.un.org/esa/socdev/unpfii/documents/SOWIP/press%20package/sowip-press-package-es.pdf">informe de la ONU</a>, en varios países latinoamericanos los índices de pobreza entre los indígenas son mucho más altos que entre el resto de la población: Paraguay, 7,9 veces; Panamá, 5,9 veces; México, 3,3 veces; y Guatemala, 2,8 veces,.</p><p dir="ltr">Esta realidad los enfrenta a complejos desafíos. A los indígenas les resulta casi imposible adaptarse al desarrollo económico de corte neoliberal y a la práctica ausencia de políticas públicas diseñadas para reducir esta brecha de desigualdad y discriminación. </p><p dir="ltr">En el Perú, por ejemplo, existe una notable diferencia entre el número de años que estudian los niños no indígenas y los indígenas. Además, siguen registrándose grandes diferencias en la esperanza de vida entre los indígenas y los no indíge­nas, por ejemplo, en Guatemala (13 años), Panamá (10 años) y México (6 años).</p><p dir="ltr">Todo esto esto los deja en desventaja frente a la garantía de derechos como la educación diferenciada, la conservación de sus lenguas, y la protección de sus territorios.</p><p dir="ltr"><strong>Organizados políticamente, logran el reconocimiento de sus derechos</strong></p><p dir="ltr">Logros notables, como el derecho a la consulta previa a las comunidades antes de intervenir en un territorio, son producto de años de lucha y resistencia en las que la organización política y el trabajo comunitario han sido claves para crear marcos legales y jurídicos y tener incidencia en las decisiones sobre el futuro de sus modos de vida.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Solo quedan unas 1000 comunidades indígenas esparcidas por el inmenso territorio de Latinoamérica, a menudo en lugares recónditos, sobreexplotados o marginalizados.</p><p dir="ltr">En Colombia, por ejemplo, existen más de dos mil casos de consulta previa y consentimiento, que han afinado la maquinaria del Estado en relación a la justicia y la transparencia en este tema. Además, gracias a los esfuerzos de múltiples líderes indígenas, la Corte Interamericana de Justicia ha producido una jurisprudencia sobre las consultas previas.</p><p dir="ltr">Solo quedan unas 1000 comunidades indígenas esparcidas por el inmenso territorio de Latinoamérica, a menudo en lugares recónditos, sobreexplotados o marginalizados. </p><p dir="ltr">A pesar de algunos logros evidentes en los últimos años gracias a la movilización continua y a la atención internacional, queda muchísimo trabajo por hacer para que los pueblos originarios no vean vulnerados sus derechos más elementales, empezando por el derecho a la vida, y puedan encontrar su lugar en medio de las lógicas del desarrollo extractivista y de visiones racistas y supremacistas que imperan en nuestros países.</p><p>&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/nosestanmatando-5-claves-para-comprender-el-asesinato-sistem-tic">#NosEstanMatando: 5 claves para comprender el asesinato sistemático de líderes en Colombia</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosvenezuela-migrantes-o-refugiados">#SOSVenezuela ¿migrantes o refugiados?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-en-argentina-lo-que-debes-saber-hoy">#AbortoLegalYa en Argentina: lo que debes saber hoy</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Indigenous People DemocraciaAbierta Thu, 09 Aug 2018 12:22:20 +0000 DemocraciaAbierta 119211 at https://www.opendemocracy.net ¿Golpe fallido en Nicaragua? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/charles-redvers/el-golpe-fallido-en-nicaragua <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Aunque la presión internacional continúa, a mediados de julio quedó claro que, de momento, la oposición en Nicaragua no cuenta con el apoyo local suficiente para lograr sus objetivos. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/charles-redvers/nicaragua-s-failed-coup">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Posesión_de_Daniel_Ortega_como_presidente_de_Nicaragua_(6679777721)_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Posesión_de_Daniel_Ortega_como_presidente_de_Nicaragua_(6679777721)_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Simpatizantes de Ortega durante su posesión presidencial. Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Durante tres meses, Daniel Ortega y su gobierno fueron objeto de intensa presión - por parte de manifestantes y grupos opositores, medios locales y políticos de derecha estadounidenses - para que dejaran el poder. </p><p>Pero a partir de mediados de julio se ha evidenciado que a pesar de las imágenes de colapso casi total que sigue difundiendo la prensa internacional, el país lleva camino de estar volviendo a algo parecido a la normalidad. ¿Cómo puede ser que un movimiento de protesta que parecía tan fuerte haya perdido fuelle tan rápido?</p> <p>Daniel Ortega está en el poder desde 2007, en las últimas elecciones obtuvo el 72% de los votos y hasta hace poco conseguía altas puntuaciones en las encuestas de aceptación independientes. A pesar de ello, cualquier lector de medios nacionales e internacionales se llevaría fácilmente la impresión de que se le desprecia profundamente. </p><p>En openDemocracy, el grupo internacional de protesta <a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-what-you-need-to-know-about-repression-in-nicaragua">SOS Nicaragua</a> lo llama un "tirano empeñado en la sangrienta represión de la nación". Sus detractores locales coinciden totalmente con esta visión. Por ejemplo, el 10 de julio, Vilma Núñez, antigua opositora de Ortega y originalmente aliada suya, contaba en la BBC que el presidente está llevando a cabo un "plan de exterminio" en Nicaragua. </p><p>Cuando, hace unas semanas, los rebeldes se hicieron brevemente con el control de una ciudad del país, sus líderes dijeron que habían puesto fin a "once años de represión". SOS Nicaragua afirma incluso que Ortega es un "tirano más odiado y longevo que el ex dictador de Nicaragua" (en referencia a Anastasio Somoza y su familia, que gobernaron Nicaragua con mano de hierro durante más de 40 años).</p><p class="mag-quote-center">Pero mientras las ONGs de derechos humanos repiten el mensaje de que la policía y las fuerzas de seguridad (en palabras de&nbsp;Amnistía Internacional) "disparan a matar", la mayoría de la gente en Nicaragua sabe que esto no es cierto.&nbsp;</p><p>Una mirada a las redes sociales confirma que son muchos los que comparten estos puntos de vista y está claro que coincidiendo con el punto más alto de popularidad de la oposición, tuvieron un poder de arrastre muy considerable. Pero el primer error de la oposición fue quizás precisamente su retórica exagerada, ya que la gente empezó a cuestionarse si cuadraba realmente con su propia percepción.</p> <p>Por ejemplo, hasta abril de este año, Nicaragua era el segundo país más seguro de América Latina a pesar de ser también uno de los más pobres. Su policía tenía fama de ser una policía de proximidad, cercana a la comunidad, y a diferencia de los países del "triángulo norte" (Honduras, El Salvador y Guatemala), los homicidios cometidos por sus agentes eran una rareza. Los delitos relacionados con las drogas eran mínimos y no existían pandillas violentas como en los países vecinos.</p><p> Por supuesto, la policía no era perfecta, pero la gente podía denunciar con seguridad problemas de violencia doméstica sin temor a una respuesta violenta por parte de las&nbsp; propias fuerzas de seguridad. La oposición califica ahora esta misma policía de "asesinos" y le culpa de la mayoría de las muertes habidas desde que comenzaron las protestas. </p><p>Nadie ha cuestionado cómo puede ser que una fuerza con un historial tan poco violento se haya transformado de la noche a la mañana en un cuerpo de despiadados asesinos, capaces supuestamente de torturar e incluso de matar a niños.</p> <p>No hay duda de que han habido muertes violentas en los últimos tres meses. Bloomberg <a href="https://www.bloomberg.com/news/videos/2018-07-27/at-least-448-people-have-died-in-3-months-in-nicaragua-video">se ha hecho eco de la afirmación</a> de los grupos de derechos humanos locales según la cual a finales del mes de julio habrían muerto un total de 448 personas. Sin embargo, un análisis detallado de las muertes registradas en los dos primeros meses de la crisis demuestra lo manipuladas que están las cifras. </p><p>En aquellos momentos, mientras las dos principales organizaciones de derechos humanos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos registraban casi 300 muertes, un <a href="http://www.tortillaconsal.com/tortilla/node/3546">análisis caso por caso</a> mostraba que solo alrededor de 120 eran definitivamente atribuibles a las protestas y que muchas de ellas no tenían relación con los eventos, sus causas eran poco claras, que se trataba de transeúntes o que habían sido contadas por duplicado. </p><p>Por supuesto, lo que ha quedado en la mente de muchos son estas cifras hinchadas (el otro día alguien todavía le decía a mi esposa que "cientos de estudiantes han sido asesinados"), pero muchos otros se han ido dando cuenta de que no puede hablarse de <a href="https://pulsemedia.org/2018/08/03/a-massacre-not-a-coup-a-response-to-misinformation-on-nicaragua/">masacre</a>.</p> <p>En un aspecto importante, la oposición ha tenido éxito. Ha logrado crear lo que <a href="https://www.theguardian.com/world/2018/jul/20/nicaragua-uprising-what-is-it-and-what-comes-next"><em>The Guardian</em></a><em> </em>llama "un consenso generalizado y creciente dentro de la comunidad internacional de que el gobierno de Nicaragua es en gran parte responsable del derramamiento de sangre". </p><p>Pero mientras las ONGs de derechos humanos repiten el mensaje de que la policía y las fuerzas de seguridad (en palabras de <a href="https://www.amnestyusa.org/reports/shoot-to-kill-nicaraguas-strategy-to-suppress-protest/">Amnistía Internacional</a>) "disparan a matar", la mayoría de la gente en Nicaragua sabe que esto no es cierto. Sea cual sea la procedencia de las muertes de las protestas de abril, lo cierto es que las víctimas recientes han sido a menudo partidarios del gobierno o miembros de la propia policía. </p><p>En una <a href="https://soundcloud.com/moderaterebels/nicaragua-right-wing-us-coup-managua-episode-22">entrevista analítica</a>, Nils McCune explicó al periodista Max Blumenthal cómo creció la violencia de la oposición y la persecución de los sandinistas. Ejemplos de ello son el pequeño incidente registrado el 12 de julio, en el que pistoleros de la oposición mataron a cuatro policías y un maestro de escuela en el pequeño pueblo de Morrito y secuestraron a otros nueve.</p><p> O el caso de la captura por parte de los manifestantes, el 15 de julio, de un policía de Jinotepe mientras se dirigía a su casa, que fue torturado y su cuerpo quemado. De las muertes verificadas en el análisis citado más arriba, aproximadamente la mitad corresponden a funcionarios públicos, policías o simpatizantes sandinistas. El 4 de agosto hubo una gran marcha de partidarios del gobierno en Managua pidiendo justicia por estas muertes, que se denuncian muy poco a nivel internacional.</p> <p>Los manifestantes han repetido una y otra vez, desde el principio, que estaban desarmados y que, en el mejor de los casos, <a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-what-you-need-to-know-about-repression-in-nicaragua">solo disponían de armas caseras para protegerse</a>. De nuevo, los medios internacionales se convencieron de ello. Pero la población local podía comprobar lo contrario. </p><p>Los morteros caseros son artefactos ya de por sí muy peligrosos y pronto se complementaron con armas más serias. En los lugares donde los manifestantes controlaban las calles, se llevaban abiertamente AK47s y otras armas. Lo cual no es de extrañar, ya que lo que comenzó como una protesta mayormente de estudiantes cambió rápidamente de signo y se convirtió en una protesta en la que primaban los alborotadores venidos de fuera y reclutados expresamente.</p><p><span class="mag-quote-center">Las protestas se vieron impulsados ​​por una corriente de noticias - reales y falsas - a través sobre todo de Facebook. Por supuesto, los partidarios del gobierno no estaban para nada inactivos en este terreno, pero la oposición demostró ser mucho más eficaz.&nbsp;</span></p><p>Salieron a la luz informaciones procedentes de varias ciudades del país de que se pagaba a jóvenes para defender las barricadas y que, en algunos casos, se implicaban delincuentes de mayor calado. Harley Morales, uno de los líderes estudiantiles de la protesta, admitió el 10 de junio que los estudiantes habían perdido el control de lo que estaba pasando en las calles. </p><p>Y la población tenía cada vez más claro que el intento de golpe de Estado estaba llevando a una situación de peligro e inseguridad que hacía muchos años que el país no experimentaba.</p> <p>Un elemento de la campaña de la oposición que tuvo éxito al principio fue el levantamiento de barricadas ("tranques") en las calles de la ciudad y en la media docena de carreteras principales del país. En un momento dado, Nicaragua quedó de hecho paralizada y el gobierno tuvo que exigir el desmantelamiento de los tranques para reanudar el "diálogo nacional" (auspiciado por obispos católicos y en el&nbsp; que estaban involucrados tanto la oposición como los partidarios del gobierno) con el fin de resolver la crisis. </p><p>Si la oposición hubiera sido sensata, le habría tomado la palabra al gobierno, habría sacado las barricadas y presionado para que el diálogo avanzara. Pero aparentemente satisfecha del poder que le daban las barricadas, o incapaz de controlar a quienes las estaban manejando, no lo hizo. </p><p>Y los tranques, además de intimidar a la población y perjudicar a las empresas, constituyeron en esta etapa el principal foco de violencia. Rápidamente pasaron de ser un activo de la oposición a ser la razón principal por la que muchos empezaron a querer un rápido retorno a la "normalidad" (y a airearlo en las calles). </p><p>En el lapso de tan solo una semana o dos, la oposición perdió quizás su mejor oportunidad para decantar a su favor el resultado de la crisis. Cuando la policía y los paramilitares finalmente se pusieron a desmantelar los tranques, en <a href="https://www.youtube.com/watch?v=CHESvKUJq8o">León</a>, <a href="https://www.youtube.com/watch?v=Yl5IQ9w53Do">Carazo</a> y <a href="https://www.youtube.com/watch?v=juyadLUIWCo">Masaya</a> la gente los recibió con júbilo.</p> <p>Otra área en la que la oposición echó a perder su ventaja inicial fue en el uso de las redes sociales. El punto de arranque de la crisis fue un incendio forestal en una de las reservas remotas del país. La oposición acusó al gobierno de ignorar el incendio y de rechazar las ofertas de ayuda recibidas para combatirlo. Cuando se demostró que esto no era cierto, la atención pasó a centrarse en un tema mucho más incendiario: la reforma del sistema de seguridad social. </p><p>Una vez más, se dieron mensajes distorsionados sobre la reforma misma y las protestas posteriores. En lo que fue quizás el primer ejemplo de manipulación masiva de las redes sociales en Nicaragua desde que los teléfonos inteligentes se volvieron ampliamente disponibles hace un par de años, la fuerza y ​​el ritmo de las protestas se vieron impulsados ​​por una corriente de noticias - reales y falsas - a través sobre todo de Facebook. Por supuesto, los partidarios del gobierno no estaban para nada inactivos en este terreno, pero la oposición demostró ser mucho más eficaz. </p><p>Cualquier víctima mortal que pudiera producirse resultaba ser la de un manifestante. Se escenificaron escenas de estudiantes llorosos pronunciando sus "últimas palabras" bajo los disparos y de personas "confesando" los trabajos sucios que hacían para&nbsp; el gobierno. </p><p>Aunque la manipulación por parte del gobierno fue más obvia y menos sofisticada, muchos se mostraron escépticos ante lo que podían ver en sus teléfonos móviles y empezaron a confiar más en su propia experiencia. A medida que la oposición iba cayendo en la desesperación, el contenido de las redes sociales empeoró, con la difusión de incitaciones a rastrear y matar a los "zapos" del gobierno, lo que llevó a la victimización e <a href="https://www.youtube.com/watch?time_continue=34&amp;v=mzg7Z-0vQjM">incluso tortura</a> de funcionarios y partidarios del gobierno. </p><p>Y esta intolerancia se ha extendido a Estados Unidos y Europa, donde miembros de SOS Nicaragua acallan a gritos a cualquiera que hable sobre Nicaragua y no apoye su línea (como sucedió a principios de agosto en <a href="https://www.facebook.com/sosnicaraguasf19/">San Francisco</a>).</p> <p>Otra táctica de la oposición que ha fallado ha sido la convocatoria de huelgas. El hecho de que las hubiese se debió a la intervención favorable de los grandes empresarios, hasta entonces perfectamente felices con el gobierno de Ortega, a los que la embajadora de Estados Unidos presionó para que actuasen cuando <a href="https://www.laprensa.com.ni/2018/03/15/politica/2391458-expertos-creen-que-discurso-de-embajadora-de-ee-uu-laura-dogu-advierte-a-empresarios">les dijo</a>, en el mes de marzo, que debían involucrarse en política. Apoyaron desde el primer día a la oposición, incluso a costa de su propia cuenta de resultados.</p><p> Pero Nicaragua es un caso único en América Latina por su escasa dependencia de las grandes empresas. Gracias tanto al carácter de su economía como al apoyo del gobierno de Ortega, el número de pequeñas empresas, talleres artesanales, cooperativas y pequeños agricultores ha ido en aumento, de modo que lo que se conoce como la "economía popular" representa el 64% del PIB del país, un porcentaje mucho más alto que en cualquiera de sus vecinos.</p><p class="mag-quote-center">El diálogo nacional atrae ahora poca atención, en parte porque el gobierno ha recuperado el control de las calles pero también porque es obvio que la oposición lo estaba usando solo para vehicular sus críticas, sin ninguna intención real de involucrarse en el proceso.</p><p>Además de la obstrucción de los tranques, las pequeñas empresas no podían soportar además las huelgas. Algunas las siguieron (tal vez bajo amenaza) pero muchas no lo hicieron, y la oposición perdió otros aliados potenciales.</p> <p>El objetivo de las marchas de protesta, los tranques y las huelgas era presionar al gobierno, con la plataforma pública del diálogo nacional (televisado). Aquí, la oposición no solo perdió su mejor oportunidad para conseguir reformas, sino que también falló en sus ataques al gobierno. Su único argumento, repetido hasta la saciedad, era que el gobierno era responsable de todas las muertes que estaban sucediendo y que debía dimitir de inmediato. </p><p>Dicho de otro modo, en realidad no quería ningún diálogo. Esta beligerancia, que respaldaban sus partidarios incondicionales, resultó sencillamente desalentadora para la mayoría de la gente que deseaba ansiosamente que se llegara a una solución negociada y poner fin a la violencia. </p><p>El diálogo nacional atrae ahora poca atención, en parte porque el gobierno ha recuperado el control de las calles pero también porque es obvio que la oposición lo estaba usando solo para vehicular sus críticas, sin ninguna intención real de involucrarse en el proceso. Además, la Iglésia Católica, en lugar de mantenerse al margen como mediadora, ha apoyado a través de sus sacerdotes las protestas una y otra vez, con lo que su papel como actor neutral en el diálogo ha dejado de ser creíble, si es que alguna vez lo fue.</p> <p>Al tener que pronunciarse públicamente en el marco del diálogo, han quedado expuestas otras debilidades de la oposición. Aunque está unida en querer que Ortega se vaya, está dividida en cuanto a las tácticas a seguir y, más aún, en términos políticos. Independientemente de lo que uno piense del gobierno de Ortega, está claro que ha conducido el país siguiendo un rumbo determinado y que ha tiene numerosos logros sociales en su haber tras once años en el poder. </p><p>¿Qué pasaría ahora con todo esto? Incluso en el tema que aparentemente inició las protestas, el fondo nacional de la seguridad social, la oposición no ofrece alternativas claras. </p><p>Peor aún, al alinearse con el ala derecha del Partido Republicano estadounidense a través de sus bien publicitados viajes a Washington y Miami y su aceptación de financiación por parte del gobierno estadounidense (detallada en el <a href="https://grayzoneproject.com/2018/06/19/ned-nicaragua-protests-us-government/">Proyecto Grayzone</a>), por lo que apuesta la oposición es por un cambio de rumbo político en Nicaragua que resultaría sin duda odioso no solo para la mayoría de los sandinistas sino incluso para muchos de sus propios partidarios.</p> <p>La paradoja es que una táctica que ha fracasado en Nicaragua todavía podría servir a la causa de la oposición internacionalmente y dañar tanto a Nicaragua como al gobierno de Ortega. Mientras que para la administración Trump Nicaragua no es ninguna prioridad, existe desde hace tiempo un poso de resentimiento en el establishment estadounidense por el éxito de los gobiernos sandinistas que han reactivado las recientes protestas. </p><p>Este mismo establishment ve además en la situación actual una oportunidad para atacar a un aliado de Venezuela. Lleva tiempo trabajando con ahinco en organismos como la Organización de Estados Americanos (OEA), con la ayuda de sus nuevos aliados en la región, para restringir el apoyo a Nicaragua al del pequeño grupo de países latinoamericanos que se niegan a jugar el juego de Estados Unidos. </p><p>Aunque son pocas las medidas concretas que puede tomar la OEA por sí misma, está contribuyendo a crear una imagen de Nicaragua entre los legisladores estadounidenses que podría havcer posible la imposición de sanciones muy perjudiciales para su economía y, por lo tanto, para su población.</p> <p>Como consecuencia de los errores de la oposición y de la acción concertada del gobierno para recuperar el control, la situación real de Nicaragua ha cambiado notablemente desde mediados de julio. Pero los comentaristas internacionales no se ponen al día. El New York Times, Huffington Post, Guardian y otros medios continúan hablando de <a href="https://www.nytimes.com/2018/08/02/opinion/a-dictatorship-is-rising-in-my-country-again.html">tiranía</a>, o de <a href="https://www.nytimes.com/2018/08/02/opinion/a-dictatorship-is-rising-in-my-country-again.html">creciente violencia política</a>, o (en el caso de Huffpost) incluso de <a href="https://www.huffingtonpost.com/entry/opinion-waddell-nicaragua-ortega_us_5b5e2279e4b0de86f498238b">la aparición del fascismo</a> en Nicaragua. </p><p>En DemocraciaAbierta, José Zepeda <a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/daniel-ortega-tyrant-hanging-on-by-thread">afirma</a> que "la mayoría de los nicaragüenses le han dado la espalda [a Ortega]". En Canadá, el Ottawa Citizen habla de la <a href="https://ottawacitizen.com/opinion/columnists/glavin-under-ortega-nicaragua-is-imploding">implosión</a> de Nicaragua. Pero la mayoría de los corresponsales de estos medios no están en el país. </p><p class="mag-quote-center">El sentimiento que prevalece es de alivio, y los comentaristas mejor informados han empezado a concluir que&nbsp;el intento de golpe ha fracasado.</p><p>Lo cierto es que en la práctica, se ha detenido la violencia casi por completo, las ciudades nicaragüenses están sin barricadas y se reanuda la vida normal. El sentimiento que prevalece es de alivio, y los comentaristas mejor informados han empezado a concluir que <a href="https://popularresistance.org/violent-coup-fails-in-nica/">el intento de golpe ha fracasado</a>.</p><p> Por supuesto, los desafíos y los peligros potenciales son enormes para un gobierno que ahora tiene que reparar las infraestructuras del país con unos ingresos fiscales reducidos, escasa inversión internacional y turismo casi inexistente, a la vez que enfrentando la abierta hostilidad de sus vecinos y posibles sanciones económicas por parte de Estados Unidos.</p><p> Pero en términos de la fortaleza de su apoyo entre el pueblo nicaragüense, podría darse el caso que el gobierno de Daniel Ortega sea incluso más fuerte que antes de que comenzara la crisis.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/m-nica-baltodano/nicaragua-ante-el-horror-de-la-represi-n-desenfrenada">Nicaragua ante el horror de la represión desenfrenada</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">#SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/melisa-gorondy-novak/nicaragua-una-vena-abierta-en-am-rica-latina">Nicaragua, una vena abierta en América Latina</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Ideas International politics Charles Redvers Thu, 09 Aug 2018 09:50:48 +0000 Charles Redvers 119204 at https://www.opendemocracy.net La mano de obra del mundo, prisionera del capitalismo https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/susan-ferguson-david-mcnally/la-mano-de-obra-del-mundo-prisionera-del-capitalismo <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La migración neoliberal y los regímenes fronterizos ejemplifican un régimen <em>de facto</em> de trabajos forzosos. La migración se ha convertido en un elemento clave para proporcionar mano de obra precarizada al capital, aunque durante mucho tiempo el motor más valioso del capitalismo global han sido los trabajos forzosos. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/susan-ferguson-david-mcnally/capitalism%E2%80%99s-unfree-global-workforce">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/9732645396_1bca496ff1_k.jpg" width="920" height="615" alt="9732645396_1bca496ff1_k615h.jpg" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Rukesh Dutta/Flickr. <a href="https://www.flickr.com/photos/rukesh_dutta/9732645396/in/photolist-fQ3moY-bjUkXd-dz2PuC-FjCCcR-52r1RU-52mLbz-7SWtyJ-7STbJx-7SWtCS-bJVXAn-bJVXoZ-bJVXt2-dD4UHa-bJVXmH-bw2c5S-ftJPEm-bw2cqN-bw2ccW-bJVXxe-e5eGaD-bJVXE8-bw2c4U-bJVXCD-oGvaLC-f4CQdt-2EboQw-2E6Xnp-6Cw2cd-Xqbvuj-9AKWpf-6KAHTG-92icZ3-rxaEUF-92XtUv-bPwGae-87BF8n-87ET8y-56poR8-6mccKv-6mgmNf-6mchjt-6mcdAM-6mcgLa-24Feos-K9kxeX-5nxVaw-5nxVB3-5ntF3V-xxqmY-gAHci">CC (by-nc-nd)</a></p> <p>Nuevas formas de trabajos forzosos han proliferado en las últimas décadas ocultas tras la retórica de los mercados libres. Los millones de trabajadoras y trabajadores migrantes precarios que realizan los trabajos más duros en hogares, campos, hoteles y zonas de construcción representan solo la versión más reciente de un proceso centenario que ha visto cómo decenas de millones de personas eran expoliadas y luego trasplantadas para trabajar en minas, proyectos ferroviarios, plantaciones y fábricas clandestinas. Desde la captura y venta de 12 millones de personas africanas transportadas a América hasta la conocida migración culí —que, a partir de 1880, movió a no menos de 17 millones de hombres y mujeres indias y de otras regiones de Asia que fueron sometidas a una situación de esclavitud—, la gente pobre que habita fuera del corazón del capitalismo ha sido siempre el alimento de la industria y el comercio modernos. Sin embargo, se pensaba que la Segunda Guerra Mundial y el régimen de los derechos humanos (DDHH), que emergieron durante las décadas de 1940 y 1950, lo habían cambiado todo al prohibir expresamente las prácticas esclavistas en varias cartas internacionales, recoger derechos fundamentales y abrir el camino hacia la obtención de la ciudadanía en países «de acogida» del Norte global.</p> <p>Si bien sabemos que estos gobiernos mantienen una retórica de apoyo a dichos principios, la realidad de sus prácticas es diametralmente opuesta. El actual sistema neoliberal sostenido por el trabajo de personas migrantes —firmemente afianzado gracias a las democracias liberales y que es fundamental para la continua expansión del capitalismo— es un régimen <em>de facto</em> de trabajos forzosos. Es al mismo tiempo producto directo de la expulsión de millones de personas de sus tierras en el sur y de la demanda masiva en el norte de suministros de fuerza de trabajo barata. El capital no quiere solo trabajadoras y trabajadores, sino mano de obra precaria y con salarios bajos. La migración y los regímenes fronterizos son eficaces en esta labor, ya que a la gente que cruza las fronteras o emigra internamente hacia zonas liberalizadas se le priva sistemáticamente de su derecho a votar, cambiar de empresa, afiliarse a un sindicato o acceder a los sistemas educativo y sanitario. También se aprovecha la amenaza constante de deportación para garantizar la observancia de estas condiciones. Además de facilitar la explotación severa de trabajadores y trabajadoras migrantes, este sistema castiga también a la mano de obra ciudadana, que ve rebajada sus demandas y expectativas recordándole que siempre puede ser sustituida por migrantes vulnerables.</p> <p>La piedra angular de este sistema es el continuo trasvase transnacional de las vidas de trabajadoras y trabajadores migrantes que hace que sus costes de reproducción a corto y largo plazo sean irrisorios. Para este reajuste es crucial separar radicalmente el sitio de acumulación de capital (el lugar de trabajo) del sitio de renovación de mano de obra (principalmente hogares en sus países de origen). Los países receptores del norte no tienen que pagar un solo céntimo para dar cobertura sanitaria, formación y educación a las trabajadoras y trabajadores migrantes antes de su llegada y después pagan el mínimo indispensable. Mientras tanto, las remesas que las personas migrantes devuelven con su trabajo—valoradas formalmente <a href="http://econ.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/EXTDEC/EXTDECPROSPECTS/0,,contentMDK:22759429~pagePK:64165401~piPK:64165026~theSitePK:476883,00.html#Remittances">en 530 mil millones USD en todo el mundo en 2012</a> y de las que dependen 500 millones de personas en el planeta— son vitales para la supervivencia de sus familiares. Son esenciales incluso para las economías de algunos países de origen: la exportación de fuerza de trabajo hacia el Norte global es ahora usada como política de ‘desarrollo’ en lugares como Filipinas y México, que a su vez sufren la pérdida de millones de personas formadas y cualificadas. Así, las empresas del Norte, apoyadas por políticas creadas con el único objetivo de exportar gente, no solo tienen acceso a una mano de obra cuya reproducción no implica coste alguno, sino que además, los salarios enviados a sus hogares una vez que las trabajadoras y trabajadores de bajo coste hayan emigrado permiten la reproducción barata de la siguiente generación de potenciales trabajadoras y trabajadores migrantes.</p> <p>Este sistema de reproducción social reajustado desde el punto de vista del espacio, evoluciona dentro de un orden racializado y de género que devalúa y deshumaniza a las trabajadoras y trabajadores migrantes. La organización jerárquica del capitalismo global aprovecha las diferencias inherentes a los orígenes geográficos y sociales de las personas trabajadoras migrantes, proceso que se intensifica mediante normativas que bloquean la obtención de la ciudadanía en los países receptores. La abyección social resultante es expresada de diversas maneras, incluso mediante <a href="http://www.fortmcmurraytoday.com/2013/10/07/canadian-employees-replaced-with-temporary-foreign-workers">pánico moral</a>, que a menudo hace uso de discursos racistas sobre las trabajadoras y los trabajadores migrantes que ‘quitan’ el trabajo a la población ciudadana. Asimismo, la figura de la mujer emigrante es generalmente sexualizada —tanto si su empleo se desarrolla como trabajadora del hogar en casas de clase media y alta, en maquiladoras o dentro del comercio sexual— (ej. pruebas habituales de embarazo, trabajos ordinarios ‘apropiados’ para mujeres y la intimidación por parte de supervisores masculinos). Estas mujeres, que son despojadas de sus derechos reproductivos y del derecho a asistencia sanitaria, cohibidas por la amenaza de la deportación, son especialmente vulnerables ante posibles agresiones sexuales o abusos, debido a la falta de regulación en sus lugares de trabajo y al cambio en las convenciones de género —tal es el caso de las mujeres que trabajan en las maquiladoras.</p> <p>Cabe enfatizar que esta degradación social tiene una profunda conexión con las condiciones del régimen neoliberal de las migraciones. Basado en el expolio y en la negación de los derechos básicos, este régimen garantiza a las trabajadoras y trabajadores migrantes una vida atormentada, llena de tensión e inseguridad Para el capitalismo, son los sujetos ideales: mano de obra barata formada por personas racializadas y feminizadas disponibles para ser ferozmente explotadas.</p> <p>Esto no es nada nuevo. El capitalismo siempre ha dependido de procesos sociales de abyección que frecuentemente se han asegurado y perpetuado en y a través de sistemas de trabajo forzoso y migración. Por mucho que intentemos pensar en estas épocas de trabajo forzoso como puntos críticos para el establecimiento histórico del capitalismo, el momento que estamos viviendo pone en evidencia que la esclavitud no es una reliquia del pasado. De hecho, no es que el capital dependa cada vez más de la migración, sino que depende específicamente del flujo transnacional de personas que se ven privadas de la plena ciudadanía, personas que constituyen en diversos grados una mano de obra sin libertad. A pesar de todo, como hicieron las personas esclavizadas de África, o las trabajadoras y trabajadores culíes antes que ellas, la gente sigue encontrando vías para organizarse, resistir y recuperar su dignidad frente a la dura opresión.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p> <fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta David McNally Susan Ferguson BTS en Español Thu, 09 Aug 2018 07:00:00 +0000 Susan Ferguson and David McNally 117611 at https://www.opendemocracy.net Pensar el aborto desde la experiencia vital. Habla Laura Klein https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/mario-schuster-laura-klein/pensar-el-aborto-desde-la-experiencia-vital-habla-laura <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo se vota el 8 de agosto en el senado Argentino. Laura Klein sostiene que el debate no debe centrarse en la definición biológica o científica de la «vida».</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/argpañueloverdecollage.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/argpañueloverdecollage.png" alt="" title="" width="460" height="460" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Activistas argentinas de la campaña #AbortoLegalYa. Collage de Beverly Goldberg para demoAbierta. </span></span></span></p><p>Laura Klein, una de las pensadoras más agudas sobre el aborto, propone una reflexión sobre la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo que se debate en Argentina. En esta entrevista que le hizo Mario Schuster para <a href="http://nuso.org/articulo/aborto-la-radicalidad-de-la-experiencia/">Nueva Sociedad,</a> afirma que la experiencia no debe adecuarse ni reducirse a los argumentos y para ello es preciso restituir al debate del aborto el fenómeno del embarazo, ya que es imposible pensar el aborto sin reflexionar sobre la maternidad. </p><p>Frente a los argumentos liberales sostenidos en la idea de la «autonomía» y el «control» sobre el propio cuerpo, Klein manifiesta un pensamiento más radical, centrado en la experiencia. Sostiene que el debate no debe centrarse en la definición biológica o científica de la «vida» y asegura que la legalización tendría un efecto positivo en la subjetividad social sobre la decisión de las mujeres.</p><p><strong>Mario Schuster</strong>:&nbsp;¿Cómo considera que se está produciendo el debate por la legalización del aborto en Argentina de cara a la votación de la Cámara de Senadores?</p> <p><strong>Laura Klein:</strong> En 2005, cuando publiqué el libro&nbsp;<em>Fornicar y matar,</em>&nbsp;las posiciones en favor de la despenalización del aborto eran muy argumentativas y no hablaban de la experiencia. Esto, afortunadamente, ha cambiado. Los argumentos suelen ser simplemente una defensa lógica frente a una acusación o un ataque. Y este me parece un problema gravísimo. Porque si a uno le dicen «¡estás matando a alguien!», naturalmente se gira el eje del debate.</p><p> Las posiciones favorables a la legalización abandonan el marco de la experiencia y, antes de hablar de la situación del embarazo y del aborto, comienzan, de manera reactiva, a operar como justificaciones. Es decir, a sostener que no se está matando (para lo cual se debe comenzar una discusión sobre si el embrión es o no un ser humano, de definir la vida, etc.). Esto desdibuja la experiencia y pone el debate en un lugar en el que no debería estar.</p> <p><strong>MS: </strong>¿Por qué esa relación con la experiencia es más fuerte que los argumentos cuando se supone que un debate en un ámbito legislativo lo que debe prevalecer es el poder de la argumentación?</p> <p><strong>LK: </strong>Pensar no se limita a argumentar. El argumento es una forma de validación y de legitimación que se basa en la «no contradicción». Se basa en la idea de que «A es igual a A» y el que se contradice esta verdad es, lisa y llanamente, un pecador. Si yo digo: «Pero usted hace cinco años dijo otra cosa», usted en lugar de decir «Sí, he cambiado», comenzará a justificarse.</p> <p>Pero sucede que la vida es contradictoria. La vida no se reduce al principio de que algo es igual a algo. Nosotros no somos iguales a nosotros mismos. Creo que uno de los grandes problemas se produce cuando comenzamos a defendernos de acusaciones (que la mayor parte de las veces son de mala fe, con saña, con manipulación). Esto nos ubica en un terreno que no es el de la experiencia de la mujer que aborta, si no en el «tema del aborto», como si el aborto fuera una cosa entre las cosas y no un verbo, algo que hacemos las mujeres. </p><p>Cuando me refiero al terreno de la experiencia no hablo específicamente de la psicológica sino de la vital. Es decir, de la experiencia de decidir tener o no tener un hijo al quedar embarazada. Ese es el debate y no el de definir qué es y qué no es una «vida» o una «persona». En definitiva, cambiamos totalmente de terreno, y en ese cambio de terreno el que gana es el que diseña la cancha, no el que gana el juego.</p> <p><strong>MS: </strong>También aquellos que se manifiestan contra la despenalización del aborto parecen haber cambiado algo en su postura, al menos en su retórica. De declamar ser «favorables a la vida» han pasado a afirmar que desean «salvar las dos vidas».</p> <p><strong>LK:</strong> Claro, se han&nbsp;<em>aggiornado.</em>&nbsp;Como si el nuevo discurso tratase de «dejar entrar también a la mujer en el derecho a la vida». Hay algo muy extraño en la expresión «dos vidas». Porque la vida no se enumera, la vida es un flujo. </p><p>Resulta muy alambicado y forzado en decir «hay dos vidas», dado que una mujer embarazada no es «una mujer más un óvulo fecundado». No es «una mujer más un embrión». Eso es no comprender cómo es el milagro de la generación vida y la reproducción sexual. No hay un individuo que cayó dentro del vientre de una mujer. </p><p>El vientre no es un lugar, no está uno dentro de otro. Esto supone que el individuo está antes que este misterio, que somos hijos antes de ser seres humanos. Venimos de una mujer embarazada que es un organismo gestante donde la vida se genera, no donde se aloja.</p> <p><strong>MS: </strong>En su planteo se reponen algunas categorías muy diferentes a las de la argumentación más tradicional. Me refiero a las categorías de «milagro», «experiencia», y «vida» entendida en términos más abarcativos que los científicos. En ese sentido, ¿qué consideraciones tiene sobre los aspectos científicos para demostrar que hay o que no hay una vida en el embrión?</p> <p><strong>LK:</strong> Yo considero que es vida, pero no tiene derechos. Vida es un corazón latiendo. Una célula mantenida en un congelador es vida. Ahora, efectivamente se puede demostrar de manera científica que hay una vida desde la concepción porque vida hay siempre. Se puede argumentar que el ADN es lo que define a las personas. </p><p>También se puede mostrar que la persona recién empieza cuando puede ser capaz de vivir autónomamente, que sería cuando es viable el nacimiento. Con argumentos científicos es posible mostrar todas las posturas porque elegís el hito, el momento embriológico que te conviene para la postura que ya tenés tomada. Pero el problema es que no es ese el punto. Por eso, el debate sobre el aborto presentado de esa forma es simplemente una farsa.</p> <p><strong>MS: </strong>Por lo tanto, hay que sacarlo de ahí</p> <p><strong>LK: </strong>Totalmente. Hay que correr el eje porque eso empantana y hace que se atasque dejando millones de papeles, una montaña de artillería argumental muy intelectual pero que no sirve para nada.</p> <p><strong>MS:</strong> ¿Dónde hay que ubicar el debate?</p> <p><strong>LK:</strong> Hay que colocar el debate en lo que significa si, habiendo quedando embarazada, una mujer puede o no puede decidir tener o no tener un hijo y si el hecho de decidir no tenerlo la convierte en una criminal.</p><p> Y ahí tenemos que volver al tema del embarazo. Porque lo que define un aborto no es matar a un embrión. Si así fuera, el descarte de embriones de probeta sería considerado aborto. Tendría de uno a cuatro años de pena, como el aborto. Y si el embrión fuera considerado una persona como cualquiera, habría que poner al aborto dentro de los homicidios y no está catalogado de esa forma. Entonces, ¿qué es lo que define la situación del aborto? El hecho de que hay una mujer embarazada.</p> <p><strong>MS: </strong>Pero usted escribió que incluso dentro de las posturas que están en favor de la despenalización se habla poco del embarazo.</p> <p><strong>LK: </strong>Efectivamente. Y, a veces, se habla de otras cuestiones que debemos repensar. Uno de los argumentos más famosos a favor de la legalización es aquel que sostiene que «el cuerpo es mío y con él hago lo que quiero». </p><p>Confieso que esto me hizo pensar mucho. Es como decir que «la mujer es la dueña de la casa y el embrión es un inquilino, por lo cual la mujer tiene más derechos sobre ese cuerpo que el embrión». Ahora bien, uno puede tener en su casa a alguien, pero no obligadamente. Esto me parece pavoroso porque, si bien el argumento funciona lógicamente, se vincula directamente a la idea de propiedad privada. Es una idea vinculada fuertemente a la concepción de «individuo». </p><p>Pero sucede que «somos con otros» antes de estar solos. La idea de la filosofía política moderna es que primero está el individuo y que, haciendo un contrato social, expulsa a los otros como si estuvieran de más y fueran aleatorios. Pero sucede que primero nacemos entre otros.</p> <p><strong>MS: </strong>Esto relativiza la idea de autonomía propia del liberalismo porque considera que ya hay una situación de hecho que constriñe a la mujer. Es decir, el hecho de estar embarazada.</p> <p><strong>NK:</strong> Cuando una mujer se queda embarazada sin buscarlo y decide abortar, ¿cómo podría decir que su decisión de abortar fue libre si no lo fue la de quedar embarazada? ¿Y cómo voy a decir que tengo «control de mi propio cuerpo» cuando me veo forzada a tomar una decisión porque no pude controlar el propio cuerpo, porque no usé anticonceptivo, porque no me sirvieron o porque fallaron? </p><p>Esta idea de que «soy libre y hago lo que quiero» no es buena en ningún sentido para las mujeres que abortan. Porque la experiencia no es de libertad, sino más bien la contraria. Es la experiencia de quien no quiere tener un hijo y no quiere abortar.</p> <p><strong>MS:</strong> ¿Por qué, entonces, prevalece ese tipo de argumentación que aborda el problema desde una concepción que habla de la «propiedad» del cuerpo?</p> <p><strong>LK: </strong>Creo que esto es lo fundamental y lo que hace que hoy se estén poniendo en tela de juicio los argumentos liberales para sostener la despenalización del aborto. Evidentemente, se fue llegando al argumento liberal para tener un lugar en el derecho. Pero el derecho no es el único lugar donde se juega el aborto. </p><p>Es más, con el derecho no se resuelve el problema del aborto. Porque con el aborto legal las mujeres seguiremos teniendo que decidir si daremos lugar a una nueva vida en el mundo o no. El trance, por lo tanto, continuará. Esa decisión, de algún modo trágica, amenaza o atenta contra el monopolio de la violencia que tienen las democracias. </p><p>Porque abortar es una violencia y el Estado moderno administra la vida. Y, en este caso, somos las mujeres quienes decidimos traer una vida al mundo o no. </p><p>El liberalismo nos condena a quedar sometidos a argumentos jurídicos. Aquí de lo que se trata es de lo que decimos «socialmente» sobre el aborto de modo que podamos albergar, soportar y transitar esa experiencia de una manera que no esté atrapada en el liberalismo. Es decir, sin quedar atrapada en la idea de que «o soy una sometida o soy libre». Ni somos sometidos del todo ni somos autónomos del todo.</p> <p><strong>MS:</strong> Pero la legalización no puede modificar la experiencia. Lo que puede hacer es evitar la criminalización de la mujer que aborta.</p> <p><strong>LK:</strong> Exactamente. Por eso debemos tener bien claro que, incluso después de la legalización, no podremos liberarnos del tema. De hecho, quizás podamos empezar a pensarlo más profundamente. Podremos poner en eje la relación entre aborto y maternidad, algo que yo intento restituir en el debate. </p><p>Los dos embarazos (el que termina en aborto y el que termina en parto) no son de distinto tipo. Como tampoco lo son los embriones. Quienes están contra la legalización solo están interesados en el embrión que se aborta. Pero no protegen los embriones de las mujeres que quieren tener un hijo. No los protegen, por ejemplo, si durante el embarazo la mujer que quiere tener ese hijo está en condiciones insalubres que la ponen en peligro. No les importa si carece de ácido fólico o si se producen complicaciones severas durante el embarazo. </p><p>Lo que les importa es que las mujeres no aborten de forma legal. Es decir, prefieren que lo hagan clandestinamente porque eso constituye un castigo. Lo importante de la legalización es, en ese marco, su efecto posterior sobre la subjetividad.</p> <p><strong>MS:</strong> ¿Cómo cree que puede operar la ley sobre la subjetividad en relación con este tema?</p> <p><strong>LK: </strong>Creo que, por un lado, es importante en tanto opera contra la culpa y contra la persecución. Saca a la mujer del aislamiento. Y puede producirse una transformación en relación con la idea del «propio cuerpo». Esta idea de que la decisión es simple porque se trata de «mi cuerpo» asemeja al cuerpo a una «cosa». Y no es así. Si yo quiero ir a cortarme una oreja y le digo «córteme la oreja porque soy como Van Gogh y quiero ser artista», no me la cortan porque van siete años presos. </p><p>Cuando una mujer decide abortar no tiene una sensación de fiesta ni de libertad, no grita «yo hago lo que quiero». Si yo discuto públicamente la cuestión del aborto y digo que «mi cuerpo es mío, controlo mi cuerpo, hago lo que quiero», «decido si tengo hijos o no» y viene una amiga y me dice «quedé embarazada y decidí no tenerlo, voy a abortar», yo no le voy a decir: «no te preocupes, es un puñado de células, tu cuerpo es tuyo, hacé lo que quieras». </p><p>¿Por qué no haría eso? Porque detrás de su decisión hay una experiencia trágica. La sangre derramada es la suya.</p> <p><strong>MS: </strong>Por lo tanto, ¿la despenalización podría habilitar una conversación más libre sobre el tema, sin que esté planteado desde un manto de sospecha o de criminalidad?</p> <p><strong>LK: </strong>Claro. Por eso creo que relatar las distintas experiencias que vivieron las mujeres al abortar es importante porque son muy diferentes. En algunas es un alivio, en otras fue una decisión difícil, en otras les pesó. En general, no hay arrepentimiento. Lo que hay es una marca. </p><p>Así como hay una marca imborrable de tener hijos también la hay de haber decidido no tenerlos. La mujer que aborta no hace una «elección libre» sino una «decisión trágica». Está forzada por algo que no buscó. No vamos a pensar que es libre para desembarazarse y no fue libre para quedarse embarazada. </p><p>Entonces, ¿somos libres para una cosa y no para la otra? Por lo tanto, no solo no hace una elección libre. Ni siquiera hace una elección. Elegir y decidir no es lo mismo. Yo puedo elegir un lugar al que viajar o puedo elegir un vestido. Pero ¿puedo elegir un amigo o un amor? Yo diría que no. Ante los encuentros que tengo «decido» si les doy curso o no. Es una decisión y por eso es trágica.</p> <p><strong>MS:</strong> La posición de la Iglesia, hoy marcadamente en contra del aborto, ¿ha sido siempre la misma?</p> <p><strong>LK: </strong>Para nada, es muy reciente la posición actual de la Iglesia.</p> <p><strong>MS:</strong> La iglesia solía condenar el sexo, no condenar el aborto, ¿no es así?</p> <p><strong>LK: </strong>No ha dejado de condenar el sexo, pero le ha sumado un argumento que vale también para los laicos. Y creo que no es fruto de la hipocresía sino producto de la Modernidad. Hasta 1869, la Iglesia afirmaba que el alma entraba al embrión recién a los tres meses. </p><p>Esta teoría había sido formulada previamente por Aristóteles, quien sostenía que el alma racional y espiritual no podía ingresar en una masa todavía informe, en un cuerpo que todavía no estaba formado. Porque, siempre según él, sería indigno para el alma entrar a un cuerpo carente de forma. Esta argumentación fue retomada por Santo Tomás y, luego, también por San Agustín. </p><p>Durante casi 2000 años, la Iglesia estuvo en contra de las mujeres que abortaban, pero no por defender ninguna vida si no por atacar la fornicación, que sería tener sexo por placer y no para procrear.</p> <p><strong>MS:</strong> Esta idea supone otro problema que parece incluso peor porque considera al sexo más condenable para la mujer que para el varón.</p> <p><strong>LK: </strong>Esto es muy importante porque es una materia bastante ausente en el debate actual. Hoy se pone al feminismo en un primer plano, pero aparece poco la cuestión del patriarcado. El feminismo es una oposición al patriarcado, y el patriarcado es una estructura jerárquica de dominación entre varones. No es mujeres contra varones. </p><p>Durante determinadas fases históricas, el aborto era mal visto dado que se pensaba que el feto era parte del cuerpo de la madre, como una víscera más. Si una mujer decidía abortar contra la voluntad del padre de familia, merecía la muerte. Pero si lo decidía el hombre se lo consideraba como parte de la planificación familiar. En definitiva, el punto estaba en quién decidía sobre esa vida. Si era la mujer la que decidía, podía recibir la pena de muerte.</p> <p><strong>MS: </strong>En relación con este punto, uno de los argumentos que más suelen escucharse contra la despenalización es que no da ninguna potestad al varón para tomar la decisión.</p> <p><strong>LK: </strong>Sí. Pero nuevamente creo que no hay que pensarlo solo en relación con la ley. Siempre sucedió que las mujeres abortamos y por eso es importante legalizar. Pero las mujeres abortan igual y la ley no va a decidir sobre eso. Entonces, ¿por qué el tema del derecho a la paternidad aparece con la ley y no aparecía cuando no se discutía la clandestinidad? </p><p>Es muy claro que el hombre tiene, aún hoy, un peso enorme en el destino del embarazo de la mujer. Por ejemplo, cuando presiona para que la mujer aborte porque no quiere tener un hijo más o porque se trata de una amante, o porque es la hija y no quiere pasar la vergüenza de tener una hija madre soltera.</p> <p><strong>MS:</strong> Esto es muy interesante. Si el varón acuerda con la mujer realizar un aborto, la mujer sigue siendo criminalizada en situación de clandestinidad. Pero el varón no se ve a sí mismo como un criminal que lo acordó. O, peor aún, en los casos en los cuales el varón le dice «ten un aborto», la criminal sigue siendo la mujer, no el instigador del supuesto crimen.</p> <p><strong>LK:</strong> Eso se llama patriarcado. Pero cuidado. También las mujeres están en él. Por eso hubo más diputadas que diputados que votaron contra la ley. Ahora bien, veamos el asunto al revés. Supongamos que se aprueba la ley y, dado que las mujeres conquistan un derecho, alguien dice que los varones también deben tener uno. </p><p>Yo pregunto, ¿cómo sería? ¿cuál es la posibilidad jurídica de implementar una ley para los varones? La única posibilidad jurídica es el derecho de veto. Es decir, que tenga la posibilidad de vetar la decisión de abortar tomada por una mujer. </p><p>Creo que la mayor parte de los varones que dicen «quiero tener un lugar» no aceptarían, sin embargo, hacer una ley en la que se establezca ese derecho a veto. Sería aún más patriarcal que la prohibición actual.</p><p class="blockquote-new">Esta entrevista se publica en el marco de nuestra colaboración editorial con Revista Nueva Sociedad. Lea el original<a href="http://nuso.org/articulo/aborto-la-radicalidad-de-la-experiencia/"><strong> aquí.</strong></a></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gabby-de-cicco/la-marea-verde-el-derecho-al-aborto-lo-ganamos-en-las-calles">La marea verde argentina: «El derecho al aborto lo ganamos en las calles»</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-en-argentina-lo-que-debes-saber-hoy">#AbortoLegalYa en Argentina: lo que debes saber hoy</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/manoela-miklos-lena-lavinas/el-eterno-tema-del-aborto-en-brasil">Aborto en Brasil: la historia interminable </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina Civil society Culture Democracy and government Laura Klein Mariano Schuster Wed, 08 Aug 2018 10:04:33 +0000 Mariano Schuster and Laura Klein 119185 at https://www.opendemocracy.net Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los regímenes migratorios nunca han sido una cuestión de «proteger a las personas migrantes», sino un modo de ejercer poder sobre ellas. ¿Cuándo empezaremos a llamarlos por lo que son? <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/nandita-sharma/immobility-as-protection-in-regime-of-immigration-controls">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><img width="100%" src="//cdn.opendemocracy.net/files/u563152/20410173726_75064dd768_o.jpg" /><span class="image-caption">From protest at&nbsp;Yarl's Wood Detention Centre.&nbsp;iDJ Photography/flickr.&nbsp;(CC BY-NC-ND 2.0)</span></p> <p>Para entender mejor los esfuerzos de hoy en día para terminar con la «trata de personas» o la «esclavitud moderna», debemos examinar las primeras restricciones a la movilidad humana, instituidas en el siglo diecinueve tras la abolición de la trata de esclavos y esclavas y las relaciones laborales de esclavitud. Al igual que con las políticas contra la trata hoy en día, esta primera forma de organizar el control de fronteras se centró en una narrativa de «rescate y protección» para normalizar la regulación de la migración. Sin embargo, lejos de proteger a nadie, estas restricciones construyeron una imagen de la persona «inmigrante» plagada de estereotipos raciales y de género; la entrada y permanencia en el territorio de un país fue, y todavía es, controlada y explotada.</p> <h2>Las lógicas imperialista y de Estados-nación, y la movilidad humana</h2> <p>A finales del siglo diecinueve y principios del siglo veinte, tanto los estados imperialistas como los estados que intentaban nacionalizar su soberanía implementaron diferentes restricciones a la movilidad humana, aunque por diferentes razones. Los estados imperialistas gobernaban sometiendo a sus súbditos y súbditas a sus poderes tributarios, gravámenes y trabajos forzosos. Cuantas más personas súbditas tuviera el estado dentro de su territorio, más personas podía explotar, más riqueza acumular, y más poder ejercer. Por ello, los estados imperialistas<em> facilitaron </em>el movimiento de la gente dentro y a través de sus imperios. De hecho, estuvieron activamente envueltos en esos movimientos —a menudo a escala masiva—, incluso cuando inmovilizaban a la mayoría de las personas a través de relaciones laborales que les quitaban la libertad. Desde finales del siglo quince, los imperios europeos estuvieron activamente involucrados en movilizar a las personas a través de redes de esclavitud, servidumbre por deudas, destierro y servidumbre; en el imperialismo tardío, también se involucrarían en la concepción de los regímenes migratorios emergentes.</p> <p class="mag-quote-right">Los controles migratorios dentro del Imperio Británico estuvieron íntimamente vinculados con el reemplazo de la trata de esclavos.</p> <p>Los controles migratorios dentro del Imperio Británico estuvieron íntimamente vinculados con el reemplazo de la trata de esclavos y esclavas por mano de obra contratada, principalmente en las colonias británicas en Asia. El sistema de trabajo denominado peyorativamente «coolie» se sustenta en un requerimiento legal de que las personas trabajadoras desempeñen sus tareas por un periodo de tiempo fijo por contrato, usualmente cinco años (pero algunas veces podía ser mayor o menor). Durante este, estaban atadas quien los contrataba y no eran libres de cambiar de empleador o de lugar de trabajo.</p> <p>Los primeros esfuerzos para regular la migración de súbditas y súbditos del Imperio Británico tuvieron lugar en colonia Mauricio. En 1835, el mismo año en que las esclavas y esclavos fueron liberados en Mauricio, el Consejo Británico local aprobó dos ordenanzas que regulaban la migración de personas desde la India británica. Estas ordenanzas, que pretendían regular y disciplinar a los trabajadores «coolie» de la India, solo admitirían «coolies» que tuvieran permiso del gobernador de la colonia. Y, en la India en 1837, el gobierno indio británico estableció condiciones específicas para el movimiento legal de personas que dejaban Calcuta como «coolies», tales como la existencia de un contrato laboral firmado.</p> <p>Es importante notar que los dos tipos de control fueron impulsados en nombre de la protección de los «coolies». Los «coolies», como las víctimas de trata de estos días, fueron descritos por los británicos como personas simplonas, ingenuas, sin educación, que serían engañadas por inescrupulosos agentes de migración. Así, los segundos plantearon que las restricciones de migración eran necesarias para asegurar que el traslado de las trabajadoras y trabajadores «coolie» provenientes de la India británica fuera «voluntario», y que —a diferencia de las personas esclavas que las precedieron— ofrecieran «de forma libre» su fuerza de trabajo.</p> <p>A fines del siglo diecinueve y comienzos del siglo veinte, la formación de los primeros Estados nación del mundo intensificó la presión para promulgar más y más regulaciones y restricciones de movilidad. Los primeros controles nacionales de migración comenzaron en las Américas, donde las ex colonias se habían transformado de forma exitosa en estados autogobernados, que nacionalizarían así sus soberanías para fines del siglo diecinueve.</p> <p>Cada uno de esos Estados nación anunció su recién descubierta soberanía nacional mediante la implementación de controles de migración racistas, muchas veces con un gran componente de género en ellos. Con la institucionalización de la idea de que las «naciones» eran unidades de distintas clases sociales de (las llamadas) razas homogéneas, los estados se dedicaron a regular y restringir el movimiento dentro de sus territorios de quienes poseían una imagen de raza negativa, y de regular la «respetabilidad» sexual de las mujeres a quienes se permitía ingresar. Por ejemplo, las primeras restricciones a la entrada libre de las personas a los Estados Unidos de América —la Ley Page de 1875— expresamente prohibía la entrada de dos tipos de personas: los «coolies» de la China y las mujeres consideradas como «prostitutas».</p> <h2>Consecuencias hoy en día</h2> <p>Hoy en día tenemos un sistema globalizado de controles migratorios, en el cual es casi imposible moverse libremente a través de las fronteras ahora nacionalizadas, sobre todo para aquellas personas que no tienen mucho que ofrecer al mercado capitalista globalizado (más que su fuerza de trabajo). Las medidas de control de fronteras han sido racionalizadas como un esfuerzo para proteger a las personas migrantes y para «terminar con la trata». Hoy, como en el pasado, el tropo «rescate» es un recurso poderoso para legitimar aún acciones criminales contra aquellas personas consideradas migrantes.</p> <p>El mayor peligro para la gente que intenta cruzar las fronteras nacionales es la policía de migraciones y la vigilancia de los estados. Las categorías con las que los estados clasifican a la mayoría de las personas migrantes —«ilegal» o «trabajador/a temporario/a extranjero/a» son dos de las más usadas— son las peores amenazas a su libertad. Que una persona sea categorizada como «ilegal» o «temporaria» atrapa a un creciente número de personas que se desplazan a condiciones de trabajo y de vida deficientes, y limita en forma grave sus derechos y su movilidad. De este modo, las políticas de migración nacionales crean las condiciones legales que hacen que algunas personas sean «baratas» o incluso «desechables». En pocas palabras: sin políticas nacionales de migración, no habría personas migrantes a quienes subordinar, abusar o utilizar como chivos expiatorios; o que precisen ser rescatadas.</p> <p>Sin embargo, no sabemos nada sobre ninguno de estos peligros y explotaciones de la vida real, a pesar de la constante multiplicación de reportes sobre ‘trata de personas’ y ‘esclavitud moderna’. El discurso estatal de acabar con la trata o con la esclavitud moderna depende por completo de la aceptación de la legitimidad de los regímenes nacionales de migración. Depende de la falta de preocupación de estos regímenes sobre las grandes disparidades y la explotación fruto de las relaciones sociales capitalistas: relaciones en las cuales la movilidad humana —y las restricciones del estado en su contra— siempre han sido, y seguirán siendo, una parte integral. Las políticas contra la trata perjudican mucho a las personas migrantes, en especial a las que menos opciones tienen. Hacen mucho para desviar nuestra atención de las prácticas de los estados y de los empleadores, y para canalizar nuestra energía en favor de la ley y el orden, de «ser duros» con los «tratantes».</p> <p>De esta manera, las medidas contra la trata son ideológicas: hacen que la plétora de controles migratorios y fronterizos no nos parezcan problemáticos, e intentan colocarlos fuera de los límites de la política. Las razones por las que es tan difícil y cada vez más peligroso para la gente el moverse o vivir de manera segura en los lugares a los que se desplazan, son dejadas de lado en el apuro de criminalizar a los ‘tratantes’ y de ‘enviar a casa’ (es decir deportar) a las «víctimas de la trata». Hoy en día, como en los discursos pasados de ‘proteger a los coolies’, las prácticas discursivas ‘contra la trata’ fracasan espectacularmente en atender las necesidades de la gente al no exigir su libre movilidad a través del territorio, y su libertad en los mercados laborales nacionales.</p> <p><strong>Una <a href="http://www.antitraffickingreview.org/index.php/atrjournal/article/view/262">versión más larga de este artículo</a> apareció en <em>Anti-Trafficking Review</em>.</strong></p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Nandita Sharma BTS en Español Wed, 08 Aug 2018 07:00:00 +0000 Nandita Sharma 118836 at https://www.opendemocracy.net Duque presidente, ultra derecha y resistencia popular https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/danilo-urrea-lyda-forero/duque-presidente-ultra-derecha-y-resistencia-popular <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El resultado de las elecciones en Colombia tiene consecuencias, en muchos casos preocupantes, que comenzaron a hacerse visibles incluso antes de la posesión del nuevo presidente. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/danilo-urrea-lyda-forero/new-president-extreme-right-and-popular-resistance-in-col">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/1024px-Casa_de_Nariño.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/1024px-Casa_de_Nariño.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Casa de Nariño, Bogotá. Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>El 17 de junio se realizaron las elecciones presidenciales en Colombia para el período 2018-2022. El candidato de la extrema derecha Iván Duque, que contaba con el respaldo del expresidente Álvaro Uribe, <a href="http://www.eltiempo.com/elecciones-colombia-2018">obtuvo 10.373.08 votos (equivalente al 53,98%)</a>, ganando a la propuesta de la Colombia Humana, representada por Gustavo Petro, que consiguió el apoyo de 8.034.189 votantes (41,81% de la votación total), quienes esperaban un cambio en la tradicional forma de gobernar el país suramericano.</p><p>Esta elección conlleva consecuencias en diferentes aspectos, que comienzan a hacerse visibles aún antes de la posesión del nuevo presidente, que se realiza el 7 de agosto.&nbsp;</p> <p>En primer lugar, ha crecido exponencialmente la preocupante tendencia de incremento de los asesinatos sistemáticos de líderes y lideresas sociales, luchadoras/es por los territorios, que había aumentado ya desde 2016 luego del cese al fuego y la firma del Acuerdo de La Habana entre el gobierno colombiano y las otrora Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) - convertidas ahora en partido político, denominado Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. </p><p>En julio de 2018, 7 campesinos fueron masacrados en el municipio de Argelia, Cauca, una de las regiones donde históricamente el campesinado y los movimientos étnicos -indígena y afrodescendiente- se han organizado en defensa del territorio frente a inversiones extractivas, y en contra del conflicto armado. <a href="http://www.eltiempo.com/colombia/otras-ciudades/asesinatos-de-lideres-sociales-en-colombia-en-lo-que-va-del-2018-239834">Entre enero y junio de 2018, 123 luchadoras/es fueron asesinados en el país.</a>&nbsp;</p> <p>Con relación a la continuidad del proceso de paz con la FARC, <a href="http://www.eltiempo.com/elecciones-colombia-2018/presidenciales/entrevista-de-yamid-amat-con-ivan-duque-candidato-presidencial-del-uribismo-225870">el presidente electo había planteado públicamente su intención de reformar sustancialmente algunos elementos del Acuerdo,</a> particularmente con relación al el sistema de Justicia Especial para la Paz (JEP). </p><p>Días antes de la masacre en Argelia, <a href="https://www.semana.com/nacion/articulo/ley-de-procedimiento-de-la-jep-fue-aprobada-por-senado/573226">el Congreso de la República reglamentó su funcionamiento, aprobando ajustes profundos propuestos por el Centro Democrático (partido del electo presidente</a>), que implican limitaciones en la evaluación de casos de extradición y para el juzgamiento de miembros del ejército nacional. </p><p>De esta manera, se cierran las posibilidades para una justicia integral, que también actúe respecto a los crímenes de Estado y, ligado a ello, para un proceso de reconstrucción de memoria y de verdad que incluya las confesiones de la fuerza pública y revele sus motivaciones y conexiones.</p><p><span class="mag-quote-center">Podríamos referirnos al momento actual como un cambio de época, que no sería posible sin el proceso previo de construcción y fortalecimiento de los movimientos sociales y populares que ha tenido lugar durante décadas.</span></p> <p>Sin embargo, y pese al desalentador panorama que se despliega con la victoria de la ultra derecha, es importante plantear aquí una gama de posibilidades que surgen como resultado de estos años de debate público y después de la confrontación electoral de 2018. </p> <p>Es indispensable empezar señalando la importancia de los 8 millones de votos que apoyaron una propuesta fuera de la tradición bipartidista liberal-conservadora, que, en sus múltiples expresiones, ha gobernado al país desde su nacimiento como República en 1819. </p><p>Por primera vez, una propuesta política alcanzó una votación tan alta sin acudir a la compra de votos, presiones armadas o a otras estrategias fraudulentas y clientelistas.</p><p>Este hecho marca una nueva época en la contienda por el poder gubernamental, en la construcción de poder popular y, en suma, en el ejercicio de la política.&nbsp;</p> <p>Podríamos referirnos al momento actual como un cambio de época, que no sería posible sin el proceso previo de construcción y fortalecimiento de los movimientos sociales y populares que ha tenido lugar durante décadas, pero con mayor enraizamiento desde la aparición de la <a href="http://www.onic.org.co/noticias/879-minga-social-y-comunitaria-por-la-defensa-de-la-vida-el-derecho-a-la-protesta-social-y-la-jurisdiccion-especial-indigena-jei">Minga Indígena Social y Comunitaria en 2005</a>, como expresión de procesos organizativos populares para la reivindicación de los derechos y la defensa del territorio. También es necesario hacer mención de <a href="https://www.semana.com/nacion/multimedia/conflicto-armado-destruccion-de-las-armas-de-las-farc/541459">la dejación de armas de las otrora FARC</a>.</p> <p>Estos dos procesos han ampliado las posibilidades para la consolidación de articulaciones entre organizaciones y movimientos sociales, han permitido la participación en política de sectores invisibilizados históricamente y, en consecuencia, han posibilitado la re-organización de fuerzas en el campo popular.</p> <p><strong>Esta nueva posibilidad organizativa se ha expresado también en las dinámicas del debate público electoral y trasciende el campo de las discusiones entre movimientos y organizaciones sociales, con tres elementos que consideramos fundamentales, a saber:&nbsp;</strong></p> <p><span> </span>- En las recientes elecciones, diversos movimientos y organizaciones sociales decidieron apoyar y construir la propuesta de la <span> </span>Colombia Humana desde lo local, poniendo a un lado diferencias políticas e ideológicas, en una apuesta táctica por la unidad <span> </span>estratégica en la coyuntura electoral de 2018.&nbsp;</p> <p><span> </span>- &nbsp;La dejación de armas por parte de la insurgencia de las FARC cambió algunos de los términos del debate político y electoral. <span> </span>Durante años, pero particularmente desde las elecciones de 2002 (cuando Alvaro Uribe fue elegido presidente en su primer <span> </span>mandato), la mayoría de los problemas del país habían sido presentados como el resultado de la confrontación armada con las <span> </span>FARC.</p> <p><span> </span>- Históricamente las fuerzas políticas corruptas y dominantes han utilizado la guerra como excusa para avanzar en el <span> </span>acaparamiento de los territorios y violar los derechos de la población, haciendo de estas prácticas su más lucrativo negocio; en <span> </span>el proceso electoral de 2018 una parte importante de la población colombiana vislumbró el origen real de esta práctica política. <span> </span>Por primera vez, temas como la corrupción, la concentración de tierras, la violencia sistemática ocasionada por actores políticos <span> </span>y armados asociados a la derecha, estuvieron en el centro del debate.</p> <p><strong>Un mes después de la elección presidencial, los anuncios sobre reformas a la política económica, social y al sistema judicial, así como la composición del nuevo gabinete de gobierno, perfilan algunos de los temas que harán parte de la agenda de resistencias en el período 2018-2022:</strong></p> <p><span> </span>- Las manipulaciones a puntos del acuerdo de paz de La Habana, que pondrían en riesgo la continuidad del proceso con las <span> </span>modificaciones sustanciales a la JEP;</p> <p><span> </span>- El retorno de la <a href="https://lta.reuters.com/article/topNews/idLTAKBN1K7281-OUSLT">erradicación forzada</a> de los llamados cultivos de uso ilícito mediante la aspersión aérea de glifosato;</p> <p><span> </span>- La imposibilidad de continuar una negociación con el Ejército de Liberación Nacional -ELN (negociación que se desvanece<span> </span><a href="https://www.rcnradio.com/politica/duque-le-pone-condiciones-la-negociacion-con-el-eln">ante las condiciones planteadas por el presidente electo)</a>;</p> <p><span> </span>- La agenda económica y de inversión extranjera que plantea una <a href="http://www.eltiempo.com/economia/sectores/bases-de-la-reforma-tributaria-de-ivan-duque-232058">reforma tributaria</a> que reducirá los impuestos para el sector <span> </span>empresarial y redefinirá los gravámenes territoriales;</p> <p><span> </span>- La continuidad <a href="https://www.elespectador.com/economia/reunion-de-empalme-mostro-avances-en-sector-minero-energetico-articulo-798036;%20https:/www.americaeconomia.com/politica-sociedad/politica/presidente-electo-de-colombia-nombra-como-ministra-de-minas-y-energia">y profundización de la explotación de los territorios a través del modelo minero-energético</a> y <a href="https://www.larepublica.co/economia/gobierno-de-ivan-duque-fortalecera-al-sector-industrial-2750638">agro-industrial</a>, <span> </span>abriendo las <a href="http://caracol.com.co/radio/2018/07/16/nacional/1531744846_205244.html">puertas a</a> la fractura hidráulica -fracking;</p> <p><span> </span>- En suma, los anuncios del entrante presidente hacen explícita una agenda de favorecimiento al capital transnacional en contra <span> </span>de los sectores populares en el campo y la ciudad. &nbsp;</p> <p><strong>El quehacer organizativo</strong></p> <p>Frente a estas amenazas a los derechos de la población colombiana, es preciso imaginar las formas en las que los 8 millones de votos por la Colombia Humana, como expresión en las urnas del rechazo a la política tradicional, pueden convertirse efectivamente en una propuesta de organización social y política.</p><p class="mag-quote-center">Frente a las amenazas que se vislumbran con el retorno del uribismo y sus estructuras al poder gubernamental nacional y territorial, las fuerzas democráticas populares deben redoblarse y unirse para la coordinación de acciones de defensa de la vida.</p> <p>Una primera propuesta consiste en la búsqueda del poder gubernamental en el nivel local y regional, especialmente en los departamentos y municipios donde la propuesta de la Colombia Humana obtuvo la mayoría de votos. </p><p>Ante el control del gobierno en el plano nacional, con estructuras características de la ultra derecha, se hace necesario consolidar poderes locales y encontrar las fisuras al modelo antidemocrático en escenarios territoriales.</p> <p>Para esto es imprescindible avanzar en lo local en el intercambio y la construcción de propuestas desde el campo y la ciudad, reconociendo el rol del campesinado y las comunidades étnicas como sujetos políticos, históricamente invisibilizados. </p><p>Partiendo de esa base, es posible ir más allá en la definición colectiva de las propuestas planteadas en la campaña presidencial, en un siguiente paso de territorialización del ejercicio de construcción programática y articulación de la izquierda colombiana.</p> <p>Ello exige debatir algunos aspectos de las propuestas del candidato presidencial Gustavo Petro que no son compartidos por organizaciones y movimientos populares. Por ejemplo, la idea de que la agro-industria debe estar en el centro del desarrollo económico del país contradice la defensa de la economía campesina como eje de la producción y organización en lo rural. </p><p>Así mismo, la posibilidad de mercantilizar la naturaleza como una alternativa al modelo minero-energético es inviable desde el punto de vista del ambientalismo radical, pues constituye otro mecanismo más para el control corporativo de los territorios, con una apariencia verde.</p> <p>Además de los debates necesarios sobre las propuestas de la Colombia Humana, la coyuntura actual requiere sostener las articulaciones de sectores sociales y políticos en torno a los acuerdos alcanzados, avanzar en un debate programático desde la participación popular y, al mismo tiempo, evitar nuevas dispersiones y divisiones que afecten la correlación de fuerzas alcanzada en el ejercicio electoral.&nbsp;</p> <p>Frente a las amenazas que se vislumbran con el retorno del uribismo y sus estructuras al poder gubernamental nacional y territorial, las fuerzas democráticas populares deben redoblarse y unirse para la coordinación de acciones de defensa de la vida, y para la resistencia que, en el contexto colombiano, es tan importante como la arremetida de la ultra derecha.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/joan-pedro-cara-ana/la-segunda-vueltade-las-elecciones-presidenciales-en-colombia-"> Colombia ante la segunda vuelta de las presidenciales: ¿Ahora qué?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/sandra-borda/presidenciales-en-colombia-polarizaci-n-o-deterioro-de-la-conversaci-">Presidenciales en Colombia: ¿polarización o deterioro de la conversación política?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/insight-crime/colombia-y-venezuela-hermanas-siamesas">Colombia y Venezuela, hermanas siamesas</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Colombia Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Lyda Fernanda Forero Danilo Urrea Tue, 07 Aug 2018 12:22:18 +0000 Danilo Urrea and Lyda Fernanda Forero 119163 at https://www.opendemocracy.net Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria? https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La detención se está convirtiendo en el método preferido por los estados para procesar y disuadir a las personas migrantes, pero hay muchas otras alternativas disponibles. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/safepassages/cameron-thibos-ben-lewis/interview-detention-as-new-migration-managem">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/13107673853_21a309ab71_k.jpg" width="920" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">BBC World Service/Flickr. (CC BY-NC 2.0)</p> <p><strong>Ben Lewis:</strong> Soy Ben Lewis y trabajo con la Coalición Internacional contra la Detención («IDC» por sus siglas en inglés). Somos una red global de organizaciones no gubernamentales que trabaja en 70 países.</p> <p><strong>Cameron Thibos (oD): ¿Podríamos hablar un poco sobre el incremento actual de las medidas de seguridad que se está dando en nuestras fronteras de cara a la migración?</strong></p> <p><strong>Ben:</strong> Esta es una de estas nuevas tendencias en migración que son bastante preocupantes. Ha estado sucediendo durante las últimas dos décadas. Vimos un gran incremento después del 11 de septiembre, cuando las naciones comenzaron a considerar la migración desde una perspectiva de seguridad más que de protección o gobernanza regular de la migración. Por lo tanto, cosas como los muros o las vallas fronterizas, el uso de la detención como medidas de disuasión o como parte de un programa de gestión migratoria, son todos ejemplos de los tipos de problemas que están surgiendo a medida que las fronteras se vuelven más duras y «seguras».</p> <p><strong>Cameron: Se enfocan en la detención. ¿De qué manera se utiliza esto como método de control migratorio?</strong></p> <p><strong>Ben:</strong> Creo que es importante destacar que, en el marco de la ley internacional, la detención solo debe ser una medida excepcional. Es decir, puede ser una medida excepcional en el contexto penal (por ejemplo, cuando hay personas que pueden considerarse como un peligro para otra gente) o desde el punto de vista institucional (cuando eres un peligro para ti mismo, por ejemplo).</p> <p>Pero desde un punto de vista administrativo y ejecutivo, se supone que es incluso mucho menos común. Pero lo que estamos viendo es que en lugar de utilizarla como una medida excepcional de último recurso, los gobiernos ahora prefieren utilizar la detención como primer recurso cuando se ocupan de personas indocumentadas que cruzan su frontera.</p> <p class="mag-quote-center">Pero lo que estamos viendo es que en lugar de utilizarla como una medida excepcional de último recurso, los gobiernos ahora prefieren utilizar la detención como primer recurso cuando se ocupan de personas indocumentadas que cruzan su frontera.</p> <p>Las perspectiva histórica que gobernó la gestión de la migración se ha basado en personas que van y vienen, y que determinan su condición migratoria luego del hecho. Así es como sus abuelas y mis abuelos o bisabuelas emigraron hacia donde sea que terminamos nosotros. Ahora, sin embargo, la obligación de obtener un permiso para viajar antes de partir recae más sobre el individuo.</p> <p>Como resultado, las naciones están deteniendo a las personas en las fronteras cuando entran al país sin autorización previa. También están utilizando cada vez más la detención en el contexto de retornos, para deportar a las personas de vuelta a su país de origen o —a veces por conveniencia— a otro país con el que no tienen ninguna relación.</p> <p><strong>Cameron: ¿Cuáles son las condiciones en estos centros de detención? ¿En qué se diferencian de las cárceles o los refugios?</strong></p> <p><strong>Ben:</strong> Las condiciones de detención varían mucho de país en país, incluso de régimen en régimen. Algunas detenciones por inmigración se gestionan en establecimientos penales, porque las entradas y estadías irregulares son criminalizadas. Por lo tanto, les pueden procesar en virtud del derecho penal y alojar en un establecimiento penal, junto con otros u otras delincuentes. Esto es ilegal, según la ley internacional; pero está sucediendo cada vez más a nivel nacional.</p> <p>Otras veces, realmente depende del país. Hemos visto centros de detención de inmigrantes que son comisarías situadas cerca de las fronteras, campos improvisados cerrados en Grecia e Italia. Existe un nuevo enfoque de puntos críticos que la Unión Europea ha estado implementando y que no otorga protección alguna, y ha sido muy criticado por ello. En Malta, hemos visto el uso de contenedores. Australia tenía una política de detención extraterritorial que fue descrita de variadas formas, desde campo para personas refugiadas hasta campos de concentración.</p> <p>Pero, en general, una cosa está clara: la persona no es libre de marcharse. Existe, entonces, privación de la libertad, lo que desencadena todo tipo de protecciones jurídicas internacionales, tanto de debido proceso como de derechos fundamentales, en el marco de la ley internacional.</p> <p>En términos de tasas de riesgo, varios estudios han demostrado que existen altas tasas de suicidio y autolesión. También reina una falta de materialización de derechos económicos, sociales y culturales, como el acceso a la atención médica y a la educación, familias separadas y desgarradas, mucha violencia física y social infligida a las personas inmigrantes en los lugares de detención. Todo ello hace que no sean lugares de protección ni, con certeza, apropiados para personas en situaciones de vulnerabilidad.</p> <p><strong>Cameron: Creo que muchas personas consideran la detención como un primer paso razonable, en especial cuando sienten que hay una crisis; ganan tiempo reteniendo a las personas migrantes hasta que simplemente alguien pueda descubrir qué hacer con toda esa gente. ¿Cuál sería un mejor sistema que pudiera satisfacer las necesidades del país y proteger los derechos humanos?</strong></p> <p><strong>Ben:</strong> Creo que, antes que nada, tenemos que desafiar esta retórica de crisis, que ha sido un enfoque tan predominante en el discurso mediático y político durante los últimos dos años. Estadísticamente, según las cifras, la migración se ha mantenido en un 3% de la población total. Ese porcentaje no ha aumentado, solo que hoy en día somos más personas en el mundo y, por lo tanto, hay más personas migrantes.</p> <p>Sin duda las personas que huyen de Siria a menudo sufren de crisis individuales o personales, como así también las personas abandonadas en lugares de conflicto o guerras civiles. Pero las naciones que responden a la migración, en general, no están en crisis. Estas nuevas llegadas inmigratorias son controlables, en su mayoría; y creo que la solución yace en la forma en que se ha manejado la migración desde tiempos inmemoriales: vías legales para quienes entran a un país o para quienes entran a un país sin permiso previo, y regular su condición después del hecho.</p> <p>Esto es algo que se ha hecho durante siglos. Solo hace relativamente poco tiempo, y creo que es importante destacar esto, hemos recurrido a esta estrategia tan centrada en medidas de seguridad, que fomenta la idea de «soluciona tu condición migratoria con anticipación o no vengas». Creo que eso tiene un impacto real en cosas como el derecho al asilo, la protección de las niñas y niños y las víctimas de la trata, y está causando una ruptura importante en la forma en que se supone debiera funcionar el régimen internacional de protección.</p> <p class="mag-quote-center">Solo hace relativamente poco tiempo, y creo que es importante destacar esto, hemos recurrido a esta estrategia tan centrada en medidas de seguridad, que fomenta la idea de «soluciona tu condición migratoria con anticipación o no vengas».</p> <p><strong>Cameron: Hablando del problema de regularización de una condición antes de viajar, me gustaría hablar del aumento de la externalización de fronteras. La idea de que el control de las fronteras y los regímenes de protección deberían trasladarse al extranjero. ¿Cuáles son los beneficios o los riesgos asociados a ese modelo?</strong></p> <p><strong>Ben:</strong> La externalización de fronteras ha sido uno de los temas predominantes aquí en las «Jornadas de la sociedad civil» del Foro Mundial sobre Migración y Desarrollo (celebrado en diciembre de 2016, donde se realizó esta entrevista). Uno de los mensajes principales que se ha divulgado es que si las naciones van a externalizar sus fronteras, también necesitarán externalizar la protección. Lamentablemente, eso no está sucediendo.</p> <p>¿Qué queremos decir con «externalización de fronteras»? Este es un concepto relativamente nuevo que la gente todavía está intentando definir. Incluye cosas como acuerdos comerciales bilaterales o acuerdos políticos bilaterales con otras naciones para empujar la frontera cada vez más lejos, en lugar de procesar y reforzar las fronteras en la propia jurisdicción territorial.</p> <p>Eso puede significar, por ejemplo, que Estados Unidos proporcione capacitación a las autoridades de la frontera en México para alentarlas a arrestar y detener a más personas que se dirigen hacia Estados Unidos. O puede que sea a través de intervenciones directas con dinero en efectivo, como en el acuerdo de la UE con Turquía, que fomenta cosas como la construcción de centros de detención o la quema de barcos para que la gente no pueda llegar a las costas de Europa.</p> <p>Con frecuencia y de forma problemática, esto se maquilla como protección para las mismas personas migrantes: «solo estamos tratando de ayudar o proteger a la gente, y evitar que se suban a barcos destartalados y mueran en el mar». Estos son argumentos vacíos. Si proteger y salvar vidas fuera realmente la preocupación de los países europeos o de Estados Unidos, por ejemplo, sería mucho más simple pagar un billete de avión; el costo, sin duda, sería mucho más bajo que lo que se invierte en la actualidad en seguridad en las fronteras.</p> <p>De hecho, con lo que las personas inmigrantes pagan en operaciones de tráfico <em>debido</em> al cierre y la externalización de las fronteras, podrían comprarse un billete de avión en primera clase y llegar cómodamente a lugares como Alemania, Suecia, Italia, Grecia y cualquier otro lugar, para allí solicitar asilo de forma individual. Entonces, realmente tenemos que deconstruir el discurso utilizado por las naciones y analizar de forma crítica las razones que dan los gobiernos para justificar este endurecimiento y externalización de fronteras.</p> <p><strong>Cameron: ¿Tenemos alguna razón para confiar en que los países lleven a cabo una externalización de las fronteras de buena fe, velando por los intereses de las personas migrantes? ¿O deberíamos ser más escépticos al respecto?</strong></p> <p><strong>Ben:</strong> Creo que es necesario distinguir entre los procesos externos para obtener un visado o un permiso de asilo. Los visados de estudiante o de turista también se están externalizando cada vez más; es decir, que debes obtenerlo antes de llegar al país de acogida. Cabe mencionar que, como ciudadano estadounidense, puedo obtener un visado a mi llegada en muchos contextos. Si esto es así, ¿por qué no hay más personas que puedan tener acceso a visados a la llegada al país? Ciertamente, esta es una forma más tradicional o histórica de concebir el procesamiento de visados.</p> <p class="mag-quote-right">Tener que solicitar un visado antes de huir para salvar nuestras vidas, es totalmente contrario al objetivo de proteger a las personas refugiadas.</p> <p>La nueva tendencia preocupante, sin embargo, es el procesamiento de asilo en el país de origen. En otras palabras, cada vez más se exige a la gente que se quede donde está —a menudo, un lugar peligroso, o de conflicto, o donde carece de protección— y que solicite asilo allí, en lugar de primero llegar a un lugar seguro y a continuación solicitar asilo. Esto pone patas arriba la Convención sobre personas refugiadas. Tener que solicitar un visado antes de huir para salvar nuestras vidas, es totalmente contrario al objetivo de proteger a las personas refugiadas. Es una tendencia muy preocupante, y todavía hay mucho que aprender sobre la efectividad de su funcionamiento.</p> <p>Bill Frelick del Observatorio de Derechos Humanos («HRW», por sus siglas en inglés) escribió <a href="https://www.hrw.org/news/2016/12/06/impact-externalization-migration-controls-rights-asylum-seekers-and-other-migrants">un informe realmente brillante</a> sobre cómo se procesa el asilo externo en América Central. En mi opinión, hace una crítica bastante mordaz de ese sistema, de las tasas de reconocimiento, de la voluntad del funcionariado para adjudicar de forma favorable asilo o refugio, para que después se obligue a las personas a irse de todas maneras y se las ponga en una situación en que el país de acogida ya los podría haber identificado como no merecedores de la protección internacional de refugiados. Creo que esto plantea algunos asuntos delicados.</p> <p><strong>Cameron: ¿Alguna otra cosa que le gustaría agregar?</strong></p> <p><strong>Ben:</strong> Oh, hay mucho más que decir, pero quizás hay dos cosas específicas para nuestro trabajo en la <a href="http://www.idcoalition.org/">Coalición Internacional contra la Detención</a>. Una es que en los últimos dos años nos hemos centrado más especialmente en la prohibición absoluta de la detención de niñas, niños y familias migrantes, otra tendencia en aumento que estamos observando y que es bastante preocupante. Para justificar esto se utiliza de nuevo la retórica de crisis, donde se implementa la detención de una manera muy coercitiva y dañina, incluso para las personas más vulnerables. Creo que hay un mensaje muy claro desde la sociedad civil, así como también desde una cohorte amplia de personas expertas de la ONU: esto es una práctica inaceptable a nivel global y debe terminar.</p> <p>La otra tiene que ver con lo que me preguntó antes sobre la normalización de las prácticas de detención. Creo que uno de los antídotos preparados para esto son las alternativas a la detención. Se ha investigado mucho y se han desarrollado las mejores prácticas en torno a este tema, y nuestra organización ha trabajado bastante para identificar esas mejores prácticas exitosas y elementos clave en las alternativas a la detención.</p> <p>Descubrimos que hay más de 250 ejemplos en los 70 países en los que tenemos miembros en terreno, que van desde la intervención temprana y los programas de detección, hasta modelos de viviendas comunitarias y alternativas de liberación para personas que puedan haber sido detenidas por error. Existen muchas opciones, y no es necesario usar medidas de detención severas y coercitivas para cumplir los objetivos de migración legítima de un país. De hecho, las alternativas tienden a facilitar más la cooperación con los procesos continuos de migración regular que las naciones pretenden alcanzar.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chus-lvarez/traduciendo-beyond-trafficking-and-slavery-la-historia-detr-s-del-hecho">Traduciendo Beyond Trafficking and Slavery: la historia detrás del hecho</a><br /><span style="font-size:90%;">CHUSA ÁLVAREZ</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kamala-kempadoo/revisitando-la-carga-del-hombre-blanco">Revisitando la «carga del hombre blanco»</a><br /><span style="font-size:90%;">KAMALA KEMPADOO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Cameron Thibos Ben Lewis BTS en Español Tue, 07 Aug 2018 07:00:00 +0000 Ben Lewis and Cameron Thibos 118835 at https://www.opendemocracy.net Aeropuerto, transparencia y nuevo gobierno en México https://www.opendemocracy.net/laura-dowley/aeropuerto-transparencia-y-nuevo-gobierno-en-m-xico <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Como Presidente, AMLO debe desarrollar políticas reales cuya finalidad sea combatir las estructuras financieras en México que continúan impidiendo la transparencia y facilitan la corrupción. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/laura-dowley/airport-transparency-and-new-government-in-mexico">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/aeropuerto 2.36047939 Slim _0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/aeropuerto 2.36047939 Slim _0.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>el empresario Carlos Slim durante una rueda de prensa sobre la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México, en abril de 2010. (Photo by Carlos Tischler/NurPhoto/Sipa USA) PA images. Todos los derechos reservados</span></span></span>La construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México se ha comercializado por el gobierno mexicano como un modelo de transparencia. El proyecto de infraestructura constituye una mejora en la larga historia de México de opacidad y corrupción en el sector público.</p><p> <a href="http://www.aeropuerto.gob.mx/">El sitio web del gobierno para el aeropuerto</a> tiene secciones enteras dedicadas a la transparencia, incluso la publicación de contratos e información sobre las estructuras de financiamiento. Sin embargo, atrás de este revestimiento perfectamente limpio, hay un tinglado de secretos e información no publicada, lo cual sugiere que todo sigue como es habitual en los proyectos públicos en México.&nbsp;</p> <p class="p1"> Para empezar, la estructura de financiamiento lleva hacia el secretismo, lo cual, a su vez, facilita la corrupción y el mal uso de recursos públicos. Las inversiones se mantienen en fideicomisos – una estructura que se usa en México para administrar los fondos públicos. <a href="http://www.aeropuerto.gob.mx/costo-financiamiento.php">De los cuatro fideicomisos creados para administrar las inversiones, dos son fideicomisos privados que reciben inversiones privadas formadas de prestamos al gobierno mexicano.</a> </p><p class="p1">Estos fideicomisos están envueltos en misterio. A diferencia de los fideicomisos públicos, los privados no tienen ninguna obligación de reportar sus actividades, y no tienen mecanismos de rendición de cuentas. Mientras la Auditoría Superior de la Federación puede revisar las cuentas de los fideicomisos públicos, las de los fideicomisos privados son inmunes al escrutinio público. Dado que los fideicomisos privados que administran las inversiones en el aeropuerto contienen, en la práctica, deuda pública, esta falta de transparencia es grave, y está en conflicto con la noción de que la información acerca del uso de los fondos públicos debe ser accesible al público.&nbsp;</p> <p class="p1"> La falta de transparencia alrededor de la construcción del aeropuerto encuentra su mayor representante en el hecho de que el gobierno no haya explicado el incremento de los costos. <a href="https://www.proceso.com.mx/527630/nuevo-aeropuerto-del-penismo-las-seis-pistas-de-la-corrupcion">Originalmente, el costo del proyecto iba a ser alrededor de USD $9.08&nbsp; billones. Esta cifra ha aumentado, a un ritmo alarmante, a casi USD $ 11.3 billones sin ninguna explicación.</a> </p><p class="p1">¿Y la excusa del gobierno por no haber publicado los datos sobre los costos mayores? ¡Lo han adivinado! <a href="https://www.mexicoevalua.org/2018/02/09/primero-lo-primero-avance-del-nuevo-aeropuerto/">Lo fondos relevantes están administrados por un fideicomiso.</a> El hecho de que dicho fideicomiso sea público, y así sujeto a obligaciones en cuanto a la transparencia y la rendición de cuentas, hace que la falta de información sea aún más preocupante, y demuestra un incumplimiento del marco normativo mexicano1.&nbsp;</p> <p class="p1"> Por aquellos que necesitan ser convencidos de la propensión del gobierno mexicano a hacer mal uso de los fondos públicos, déjenme disipar sus dudas. <a href="https://www.animalpolitico.com/2017/03/irregularidades-835-mdp-nuevo-aeropuerto-asf/">En 2015, la Auditoría Superior de la Federación reportó más de USD $42 millones de pagos irregulares y no transparentes en el contexto del aeropuerto.</a> </p><p class="p1">Una vez que la auditoría recibió toda la información relevante, se encontró que algunos de estos pagos eran legítimos. Sin embargo, la auditoría también encontró, entre otros, pagos dobles para el mismo servicio o producto, pagos para servicios jamás realizados, anticipos indebidos a contratistas y falta de comprobación de recursos.&nbsp;</p> <p class="p1"> El otorgamiento de los contratos relacionados con la construcción y operación del aeropuerto también se ha mantenido en secreto. <a href="https://www.animalpolitico.com/blogueros-el-blog-de-mexico-evalua/2016/06/30/naicm-transparencia-y-competencia-a-cuenta-gotas/">Hasta junio del 2016, el 50% del valor total de los contratos se comprometió a través de la asignación directa sin una licitación pública</a>, lo cual va en contra de los principios de la contratación pública. </p><p class="p1">La competencia en la contratación pública es esencial para que el Estado pueda asegurar que obtenga el mejor trato en términos de la relación calidad-precio. Este principio se reconoce en la Constitución Mexicana que requiere licitaciones públicas excepto cuando no sean idóneas – es decir cuando esta no asegurará el mejor trato. </p><p class="p1">Cuando el gobierno decida adjudicar de forma directa, debe justificar su decisión. Se supone que esto debe ser a través de un informe que explica las razones por las cuales la licitación pública no sea idónea, y la manera en que se garantizó las mejores condiciones del contrato por otros medios. El gobierno no ha publicado las justificaciones por el uso de la adjudicación directa en el contexto del aeropuerto.&nbsp;</p> <p class="p1"> El 1 de julio de este mismo año, Andrés Manuel López Obrador, el candidato de la izquierda conocido comúnmente como AMLO, ganó de manera aplastante las elecciones para ser el próximo Presidente de México en pos de una campaña durante la cual prometía luchar contra la corrupción. </p><p class="p1">Se ha opuesto al nuevo aeropuerto, no sólo en términos de los impactos sociales y ambientales, sino también en términos de la corrupción relacionada con el proyecto. Incluso ha dicho que, en el caso de que no se puedan encontrar soluciones para corregir las injusticias vinculadas con el aeropuerto, el proyecto sería cancelado. También, <a href="http://a21.com.mx/aeropuertos/2018/07/23/insiste-amlo-en-consulta-ciudadana-sobre-naicm">ha planteado la posibilidad de concesionar la construcción del aeropuerto al sector privado para que no se utilice dinero público.</a>&nbsp;</p> <p class="p1"> AMLO prestará juramento hasta diciembre de este mismo año, pero, si bien ha pasado sólo un mes del periodo de transición, ya está mostrando señales de avance. Poco después de su victoria, comunicó <a href="http://www.elfinanciero.com.mx/elecciones-2018/estos-son-los-lineamientos-del-plan-de-combate-a-la-corrupcion-de-amlo">su plan para combatir la corrupción, el cual incluye la cancelación de los fideicomisos y otros mecanismos usados para ocultar fondos públicos</a>. </p><p class="p1">Javier Jimenéz Espriú, quien asumirá el puesto de Secretario de Comunicaciones y Transportes en la nueva administración, ya está realizando consultas públicas con las comunidades afectadas por el aeropuerto, y ha empezado a examinar las finanzas del proyecto. Incluso ha prometido la revisión completa de todos los contratos. Más recientemente, <a href="http://www.milenio.com/negocios/revision-equipo-amlo-suspenden-licitaciones-aeropuerto">el gobierno anunció la suspensión de cuatro licitaciones para contratos relacionados con el aeropuerto en espera del resultado del análisis del equipo de AMLO</a>.</p> <p class="p1"> ¡Esperemos que todo esto no sea un mero espectáculo!En términos de casos específicos de irregularidades relacionadas con el aeropuerto, debe promover investigaciones penales cuando sean apropiadas, y cancelar todos los contratos ilegítimos.&nbsp;</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mexico </div> </div> </div> <div class="field field-city"> <div class="field-label">City:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mexico D.F. </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Mexico D.F. Mexico Democracy and government Economics Laura Dowley Fri, 03 Aug 2018 08:31:03 +0000 Laura Dowley 119116 at https://www.opendemocracy.net Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La movilidad es clave para el desarrollo y la prosperidad, y con la visión adecuada podemos crear vías legales más amplias para que la migración funcione para todo el mundo. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/safepassages/fran-ois-cr-peau/new-agenda-for-facilitating-human-mobility-after-un-summits-on-refuge">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/8572086727_81a291fd31_o.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Tastetwo/Flickr. (CC BY-NC-ND 2.0)</p> <h2>El fracaso de las políticas de disuasión y de prohibición</h2> <p>Existen múltiples factores que influyen en el proceso de toma de decisiones de una persona que está pensando en migrar con respecto a cuándo, dónde y por qué desea migrar. Algunos de estos factores se describen a menudo como factores de «incitación y disuasión», cuyos ejemplos clásicos —aunque demasiados generalizados— son la pobreza y la guerra por un parte, y la oportunidad y la paz por la otra. Sin embargo, la discusión sobre estos factores es con frecuencia muy superficial, y a menudo no es más que alarmismo en relación con quienes «gorronean de la beneficencia» y «nos quitan el trabajo».</p> <p>Si bien los incentivos económicos para migrar son diversos y muy importantes para la mayoría, también son constantemente evaluados y analizados por quienes podrían ser potenciales migrantes. Es cierto que la mayoría de las personas migrantes, incluidas las refugiadas, intentan ir allí donde hay trabajo, donde pueden comenzar a integrarse y crear un futuro para sus hijas e hijos. También es cierto que en los principales países de destino existen puestos de trabajo disponibles para las personas migrantes, tanto en el mercado laboral formal como en el informal. Las personas migrantes responden a esta demanda de mano de obra; en circunstancias normales, cuando la demanda disminuye en una zona determinada, también disminuye la migración a esa zona.</p> <p>Ahora bien, si se pone un obstáculo entre las razones por las que las personas desean o requieren desplazarse y las razones por las que a la gente del país de destino les gustaría recibirlas, sin existir ningún otro cambio, se crean las condiciones perfectas para que prosperen los mercados laborales sumergidos y los mercados de tráfico de personas. Esta es una de las razones por la que es tan importante regular los canales de migración para las personas refugiadas y para las personas de bajos salarios que tanto se necesitan; las políticas represivas sólo afianzan aún más las operaciones de tráfico de personas y los mercados laborales sumergidos. La prohibición es parte del problema, no de la solución.</p> <p>La única manera de reducir realmente el tráfico de personas y la contratación antiética es debilitar a los traficantes de personas y a los reclutadores abusivos ofreciendo soluciones de movilidad reguladas, seguras, accesibles y asequibles, en forma de visados o de oportunidades de viaje sin visado, con todas las verificaciones de identidad y seguridad que un sistema eficaz de visados pueda proporcionar. En efecto, es necesario hacerse cargo del mercado de la movilidad. Las personas migrantes no desean estar indocumentadas. Prefieren pagar a un funcionario de visados que a un traficante de personas, prefieren llegar en avión que en un barco en mal estado, y prefieren ser parte del mercado laboral formal.</p> <p>Por estas razones, los intentos de externalizar las fronteras nacionales no detienen la migración en mayor grado que otros tipos de obstáculos, ya que no responden a las necesidades de movilidad ni a la escasez del mercado laboral. Además, la premisa de que los países de tránsito retendrán voluntariamente un número ilimitado de personas migrantes dentro de sus fronteras para impedir que lleguen a los destinos que desean, todavía no ha demostrado ser viable, y mucho menos humanitaria.</p> <h2>Desarrollo de políticas de movilidad con visión estratégica y a largo plazo.</h2> <p>El Norte global tiene la capacidad de integrar a millones de personas migrantes y refugiadas, pero no superará la actual sensación de crisis sin una visión y un argumento convincentes. Como ya mencionó el director de Human Rights Watch, Kenneth Roth, «si existiera una crisis, esta sería una crisis política, no de capacidad». No se podrá abordar la actual «crisis migratoria» (en Europa y en otros lugares) hasta que la clase política defina una visión estratégica a largo plazo de la política de movilidad y diversidad basada en los derechos humanos que dé sentido, coherencia y dirección a las acciones emprendidas en la actualidad.</p> <p>Necesitamos cambiar nuestra mentalidad colectiva y aceptar que las personas migrantes llegarán al Norte, sin importar cuán altos sean los muros, porque hay muchas buenas razones para hacerlo (por ejemplo: trabajo, educación, familia, aspiraciones personales). Por lo tanto, el objetivo debería ser que la mayoría de las personas que migran utilicen los canales oficiales para entrar y permanecer en los países de acogida.</p> <p>Hay dos ejes clave, que ya he presentado en varios informes<sup><a id="ffn1" href="#fn1" class="footnote">1</a></sup>:</p> <div style="margin-left:25px;text-indent:-8px;"> <p>• Desarrollar programas de reasentamiento para personas refugiadas que atiendan a un número de personas considerablemente mayor al actual 1%. El patrocinio privado será parte de ello.</p> <p>• El reconocimiento de nuestras propias necesidades de mano de obra <em>en todos los niveles de habilidades</em> y la oferta de más oportunidades de visado o de programas de viaje sin visado.</p> </div> <p>Los beneficios potenciales de dicho plan serían considerables, y de esta forma los movimientos de personas estarían en gran medida en sintonía con las necesidades del mercado. Tras la ampliación de la UE en 2005, un millón y medio de personas provenientes de centro Europa llegaron al Reino Unido e Irlanda y realizaron una gran contribución económica. Cuando la crisis estalló en 2009, muchas de ellas abandonaron el Reino Unido. Se trata de una movilidad que hay que destacar, que se ajusta a las necesidades laborales y a las habilidades individuales. Como objetivo a largo plazo deberíamos buscar esta movilidad no sólo entre las ciudades de nuestros países o entre zonas regionales como la UE, sino también a escala mundial.</p> <p>Esa movilidad facilitada tendría ventajas obvias, tales como:</p> <div style="margin-left:25px;text-indent:-8px;"> <p>• Una reducción importante del mercado para quienes trafican con personas</p> <p>• Permitir que los controles de seguridad se realicen en el extranjero.</p> <p>• Reducir considerablemente la carga de trabajo de los sistemas encargados de determinar la condición de persona refugiada en los países de destino.</p> <p>• Y lo que es más importante, ofrecer la oportunidad de demostrar al electorado de los países de destino que se respetan las fronteras, que las autoridades gestionan adecuadamente la migración, que no hay «situaciones caóticas», que existen mecanismos de acogida, que quienes emplean están integrando a las personas inmigrantes en el mercado laboral, que se han realizado inversiones en programas de integración y que la retórica alarmista de los populistas nacionalistas se basa en estereotipos, mitos y fantasías.</p> </div> <p>Este tipo de movilidad no es ciencia ficción. En las décadas de 1950 y 1960, millones de personas norteafricanas y turcas entraron en Europa a través de programas de transferencia de mano de obra apoyados por el estado, sin visado, o con un visado de visitante de fácil obtención, que luego pudieron convertir en un permiso de trabajo formal al encontrar trabajo. Casi no había mercado para el tráfico de personas. Nadie murió en el Mediterráneo. Sin embargo, los documentos de identidad y de viaje se revisaban en todas las fronteras.</p> <p>Por consiguiente, la idea no es disminuir los controles fronterizos. Al contrario, es hacerlos más eficaces reduciendo así los incentivos para eludirlos. Al facilitar a la mayoría de personas extranjeras el acceso a los documentos de viaje apropiados (tales como visados de reasentamiento de personas refugiadas, visados de visitantes, visados de reunificación familiar, visados de trabajo, visados de residencia o visados de estudiante), permitimos que los gobiernos concentren sus esfuerzos de inteligencia y disuasión en el pequeño porcentaje de individuos que realmente representan una amenaza.</p> <p>Podemos fijarnos el objetivo de lograr esta movilidad en el plazo de una generación, digamos un cuarto de siglo, mediante la expansión progresiva de la apertura de visados y de los regímenes de facilitación de visados, con hitos de referencia a lo largo del proceso.</p> <h2>Una visión a largo plazo requiere inversión a largo plazo</h2> <p>Para responder a la complejidad de la movilidad de las personas, los gobiernos necesitan elaborar una visión estratégica a largo plazo de cómo serán sus políticas de movilidad en una generación a partir de ahora, con plazos precisos e hitos de referencia para la evaluación y la rendición de cuentas. Para determinar las inversiones necesarias para alcanzar los objetivos, los estados ya realizan planificación estratégica en materia de energía, medio ambiente, infraestructuras, transporte público o políticas industriales. En el ámbito de la movilidad, esta estrategia también requerirá inversiones a largo plazo en políticas de diversidad e integración; en estrategias de educación; en proporcionar a las personas migrantes instrumentos para su propio empoderamiento; de acceso a la justicia; y de apoyo contra la marginación y la discriminación que fomentan la privación de sus derechos.</p> <p>Con respecto al objetivo 10.7 de la <em>Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030</em>, los gobiernos acordaron «facilitar» la migración y la movilidad en los próximos quince años. «Facilitar» significa hacer que la migración sea más fácil y reducir los obstáculos a la movilidad. No significa fronteras abiertas ni absoluta libertad de circulación. Significa expandir las vías legales y desarrollar muchos más canales creativos de obtención de visados para todas las personas migrantes y refugiadas. Este es el objetivo principal.</p> <p>Los gobiernos y las demás partes interesadas deberían aprovechar esta oportunidad para garantizar que los pactos mundiales sobre personas refugiadas y migrantes no sean el final del proceso, sino el comienzo. Se podría concebir que los gobiernos logren acordar un pacto migratorio, por ejemplo, iniciar una «agenda» a quince años, complementaria a la <em>Agenda de desarrollo sostenible de 2030</em>, que incluiría sucesivos parámetros de referencia y mecanismos de rendición de cuentas.</p> <p>Dicha agenda estaría intercalada con reuniones anuales del Foro mundial sobre migración y desarrollo y con una serie de diálogos de alto nivel en la asamblea general de las Naciones Unidas -por ejemplo, cada cinco años- para garantizar que la implementación de la agenda se mantenga en curso. Dado que la adopción del pacto mundial está prevista para el 2018, la agenda podría comenzar en 2020 y llamarse <em>Agenda 2035 para facilitar la movilidad de personas</em>, o <em>Agenda 2035: implementación del 10.7</em>.</p> <h2>Intercambio de ideas sobre la Agenda de movilidad sostenible 2035</h2> <p>El contenido de la agenda aún está por definirse. Se necesitarán varios apartados, los que podrían incluir: visitas de corta duración, búsqueda de empleo, movilidad de estudiantes, movilidad dentro de las empresas, movilidad de personas jubiladas, movilidad para la creación de empresas, reunificación familiar, patrocinio familiar, residencia de larga duración y acceso a la ciudadanía.</p> <p><strong>La multiplicación del número de oportunidades de visado</strong> no será fácil para muchos países. Podría utilizarse el modelo de la UE de negociación de acuerdos de facilitación y liberalización de visados en otros países. Podría pensarse que para 2035 todos los estados tendrían acuerdos de facilitación de visados con sus países vecinos y de liberalización de visados con la mayoría. Esos acuerdos abarcarían los visados de visitante y de trabajo. No debería desalentarse el uso de un visado de visitante para la búsqueda de trabajo, al contrario: esta sería una manera que permitiría a las empresas empleadoras conocer a personas candidatas para los trabajos ofrecidos.</p> <p><strong>La unificación familiar</strong> debería considerarse un principio clave a implementar por todos los estados. Debería rechazarse completamente la idea de que los trabajadores y las trabajadoras migrantes puedan o deban vivir años, a veces décadas, lejos de sus familias. Todo trabajador o trabajadora migrante que permanezca efectivamente en el país de destino durante al menos seis meses, cualquiera que sea la duración del visado, debería tener la opción de traer a su familia para vivir juntos. Esto no fue un principio clave de los derechos humanos tras la segunda guerra mundial, pero la doctrina de los derechos humanos ha evolucionado y actualmente este principio debería considerarse una prioridad, aunque sólo sea por el bien de las niñas y niños.</p> <p><strong>Será difícil reducir los mercados laborales sumergidos</strong> de forma considerable. En la situación actual las empresas de los sectores económicos con bajos márgenes de ganancia están felices de contar con mano de obra barata, quienes consumen se congratulan de obtener precios bajos, las autoridades están satisfechas de que estas empresas sean rentables y puedan pagar impuestos, y las personas migrantes que son ilegales en virtud de la legislación de inmigración no se quejan por miedo a ser descubiertas, detenidas y deportadas. Sin embargo, la reducción de los mercados laborales sumergidos es fundamental para lograr la movilidad efectiva sin distorsiones. Si esos mercados se formalizaran, las personas migrantes ya no tendrían que vivir en las sombras de la sociedad y bajo el riesgo de ser explotadas, y podrían seguir con su vida si no encontraran un trabajo.</p> <p><strong>El acceso a la residencia permanente</strong> (o a los permisos de residencia de larga duración) debería ser una opción después de un tiempo razonable de residencia efectiva bajo cualquier régimen temporal. Personalmente elegiría cinco o seis años de residencia efectiva como referencia. Esto implicaría la derogación de normas tales como la <a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/stephanie-j-silverman/at-any-cost-injustice-of-%E2%80%9C4-and-4-rule%E2%80%9D-in-canada">«4x4» canadiense </a>(cuatro años dentro, cuatro años fuera). Si la trabajadora migrante temporal cuenta con trabajo y paga impuestos, y la persona empleadora está satisfecha, ¿por qué excluirla?</p> <p><strong>El acceso a la ciudadanía</strong> también será difícil para una serie de países que tienen una concepción étnica o culturalmente exclusiva de la ciudadanía. Pero después de cinco o seis años de residencia permanente, que podrían ser seguidos de cinco o seis años más con el estatus de trabajadora o trabajador migrante temporal, pagando impuestos y sin cometer ninguna clase de delito, las personas migrantes deberían tener la opción de integrarse plenamente en la sociedad de acogida. De este modo se aplicaría el principio de «no tributación sin representación».</p> <p><strong>La incorporación de la diversidad</strong> en el relato nacional también se encontrará con resistencia, especialmente en países con una larga historia de discriminación contra las minorías, los pueblos indígenas o las personas extranjeras. Sin embargo, uno de los objetivos de la Agenda 2035 debería ser que se reconociera que, hoy en día, casi todos los países son países de origen, tránsito y destino. Dado que la movilidad debe reconocerse como un factor clave para la prosperidad, la diversidad debe reconocerse como clave para la sostenibilidad: la movilidad como factor de desarrollo no es sostenible si no se reconoce también la diversidad. La movilidad a través de las fronteras y la integración en las sociedades de acogida son interdependientes.</p> <p>En definitiva, los derechos humanos y laborales de las personas migrantes deberían estar en el epicentro de este proceso y centrarse en los siguientes principios:</p> <div style="margin-left:25px;text-indent:-8px;"> <p>• Es necesario reducir la explotación laboral. No se puede tolerar que sectores enteros de las economías nacionales sobrevivan solamente gracias a la «mano de obra barata». La competitividad, la productividad y la innovación requieren garantías para las personas trabajadoras.</p> <p>• Los sistemas de patrocinio (<em>kafala</em>) que vinculan el visado de trabajo a un empleador deberían eliminarse en favor de un visado de trabajo abierto, que permita a las trabajadoras y trabajadores migrantes moverse en el mercado laboral como cualquier otra persona, respondiendo a la demanda y oferta de puestos de trabajo.</p> <p>• Las inspecciones de trabajo deben centrarse en la aplicación de las condiciones laborales para todas las personas trabajadoras, independientemente de su estatus, y no en tratar de identificar a aquellas que están indocumentadas.</p> <p>• Son quienes emplean a personas migrantes indocumentadas las que deben ser denunciadas y castigadas adecuadamente, no las trabajadoras y trabajadores indocumentados. Castigar a las trabajadoras y trabajadores indocumentados los empuja a la clandestinidad, donde son silenciados y corren un mayor riesgo de ser explotados. El castigo al empleador aumenta el costo de la mano de obra barata, proporcionando así un desincentivo efectivo.</p> <p>• Las personas migrantes necesitan ser empoderadas para defender sus derechos. Debe fomentarse la sindicalización de las trabajadoras y trabajadores migrantes, independientemente de su situación. Debe facilitarse que estas personas tengan acceso a la justicia.</p> </div> <h2>Conclusión: negociar algunas ideas cruciales que sean específicas</h2> <p>Todo esto podría ser parte de la Agenda 2035, pero dado que todas estas ideas seguramente encontrarán una fuerte resistencia, es seguro que no todas serán incorporadas. Sin embargo, si pudiéramos ponernos de acuerdo sobre una proporción modesta de aumento de la movilidad y la diversidad habríamos avanzado y allanado el camino para futuros avances.</p> <p>Del mismo modo, sugiero que acordemos un pequeño número de medidas que faciliten la movilidad y refuercen el reconocimiento de la diversidad universal durante los próximos quince años. La negociación del pacto mundial sobre la migración nos ofrece esa oportunidad. A pesar de la actual reticencia de los gobiernos y de los controvertidos debates políticos, acontecimientos como la cumbre de septiembre de 2016 en Nueva York sugieren que la movilidad y la diversidad pueden ser cada vez más reconocidas y celebradas como características centrales de nuestras sociedades.</p> <p>Aunque la retórica de tipo nacionalista populista domina en la actualidad, espero que mediante el desarrollo de una agenda común a largo plazo, podamos ver más allá de sus fantasías y amenazas, y empezar a prepararnos para una narrativa diferente y más productiva.</p> <hr /> <ol id="footnotes"> <li id="fn1">Véase: Informe de la Relatoría Especial sobre los derechos humanos de las personas migrantes a la Asamblea General de las Naciones Unidas:«Proposals for the development of the global compact on migration», A/71/40767, 20 de julio de 2016; Informe de la Relatoría Especial sobre los derechos humanos de las personas migrantes, al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas: «Bilateral and multilateral trade agreements and their impact on the human rights of migrants», A/HRC/32/40, 4 de mayo de 2016; Informe de la Relatoría Especial sobre los derechos humanos de las personas migrantes a la Asamblea General de las Naciones Unidas: «Recruitment practices and the human rights of migrants», A/70/310, 11 de agosto de 2015; Informe de la Relatoría Especial sobre los derechos humanos de las personas migrantes, al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas:«Banking on mobility over a generation: follow-up to the regional study on the management of the external borders of the European Union and its impact on the human rights of migrants», A/HRC/29/36, 8 de mayo de 2015. <a href="#ffn1">&#x21A9;&#xFE0E;</a></li> </ol> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chus-lvarez/traduciendo-beyond-trafficking-and-slavery-la-historia-detr-s-del-hecho">Traduciendo Beyond Trafficking and Slavery: la historia detrás del hecho</a><br /><span style="font-size:90%;">CHUSA ÁLVAREZ</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kamala-kempadoo/revisitando-la-carga-del-hombre-blanco">Revisitando la «carga del hombre blanco»</a><br /><span style="font-size:90%;">KAMALA KEMPADOO</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta François Crépeau BTS en Español Thu, 02 Aug 2018 07:00:00 +0000 François Crépeau 118833 at https://www.opendemocracy.net #SOSVenezuela ¿migrantes o refugiados? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/sosvenezuela-migrantes-o-refugiados <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La crisis migratoria de Venezuela es similar a la de los refugiados Sirios, y podría sobrepasarla. Estamos ante verdaderos refugiados y no simples migrantes económicos, y como tales habría que tratarlos. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/sosvenezuela-migrants-or-refugees">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/collage 2b.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/collage 2b.jpg" alt="" title="" width="460" height="288" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>La diáspora masiva de venezolanos hacia los países de toda la región y hacia España parece no tener fin. El futuro incierto de las profundas crisis en este país (crisis política, económica, social, sanitaria, de violencia...) inquieta a sus vecinos, pero la crisis migratoria es una de sus más dramáticas expresiones y les impacta directamente.</p><p>Aunque no lo parezca, su dimensión es parecida a la crisis de refugiados Sirios que afectó a la Unión Europea en 2016-2017, y podría sobrepasarla. Y es que, en muchísimos casos, estamos ante verdaderos refugiados y no ante simples migrantes económicos. Así lo ha reconocido el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), y como tal habría que tratarlos.</p><p>El éxodo pasó, según las cifras oficiales de la Organización Mundial de las Migraciones (OMI), de 89.000 a 900.000 personas en dos años (2015-2017), aunque la realidad podría ser mucho más dramática: entre 1,6 y 4 millones a principios de 2018, según el Migration Policy Centre.&nbsp;</p><p>Esto es lo que debes saber sobre esta crisis migratoria:</p><p><strong>Colombia es el principal destino</strong></p><p>Chile, Argentina, España, Costa Rica, Brasil, y sobre todo Ecuador, Perú y Colombia son los principales destinos de la gente que huye de Venezuela. Pero es Colombia el vecino más afectado. Se estima que hoy viven más de 1 millón de venezolanos en Colombia, de los cuales cerca de medio millón están en situación irregular, según Migración Colombia. Este país receptor, a través de un permiso especial de permanencia, ha logrado regularizar a 181 mil personas para que puedan trabajar de forma legal.&nbsp;</p><p>Esta alta irregularidad expone a los migrantes&nbsp; a situaciones de explotación, rechazo y una xenofobia que no hace más que aumentar con el paso del tiempo, generando tensiones sociales que se podrían desbordar. </p><p>Aún es incierta la política migratoria del recién electo presidente Duque frente a las fronteras con Venezuela, pero su tajante rechazo al régimen de Maduro y un posible cerco diplomático a este país, son indicios de que las relaciones diplomáticas podrían acabar por completo. Ello dejaría aún más en el limbo a cientos de miles de migrantes y refugiados que huyen de la falta de alimentos y medicinas, pero también de la extorsión y de la violencia (con 89 homicidios por 100.000 habitantes, Venezuela es el país más violento de la región).</p><p class="mag-quote-center">Esta alta irregularidad expone a los migrantes&nbsp; a situaciones de xenofobia que no hace más que aumentar con el paso del tiempo, generando tensiones sociales que se podrían desbordar.&nbsp;</p><p><strong>Niños y mujeres, los que más sufren</strong></p><p>Más allá de las cifras, se trata de una situación insoportable a nivel humano, y cada historia de un migrante o refugiado esconde un drama personal, donde siempre los más vulnerables son los que más sufren.&nbsp;</p><p>La estigmatización hacia la mujer venezolana, acusada en muchos países de destino de migrar para prostituirse, es el corolario de una desigualdad que deja a la mujer migrante en condiciones más difíciles para enfrentar el drama de dejar a sus país.&nbsp;</p><p>Junto a los niños migrantes que, según Save The Children, para el 2017 ya habrían alcanzado los 600.000, es fundamental reconocer que los dramas de la crisis migratoria venezolana tienen efectos devastadores sobre los derechos de la niñez y de las mujeres.</p><p class="mag-quote-center">Cada historia de un migrante o refugiado esconde un drama personal, donde siempre los más vulnerables son los que más sufren.&nbsp;</p><p><strong>¿Acabará la migración?</strong></p><p>Algunos analistas piensan que el punto más álgido de esta masiva migración venezolana ya ocurrió. Pero, previsiblemente, la salida de miles y miles de venezolanos continuará ante la certeza de que el gobierno de Maduro seguirá perdurando en el poder y que su capacidad para sacar a Venezuela de las profundas crisis en que está sumida es muy escasa.&nbsp;&nbsp;</p><p>Controles migratorios en los vecinos Colombia y Brasil podrían endurecerse, y los gobiernos regionales podrían empezar a imponer sanciones más duras, y controles migratorios más fuertes, para aumentar la presión sobre Maduro y forzarlo a abandonar la presidencia.&nbsp;</p><p>Sin embargo, podría ser que esta migración masiva tenga también una base intencional, forzada, y que represente una válvula de escape para el gobierno de Nicolás Maduro, que aligera así la carga de la presión de los inconformes y a la vez impulsa en algo la economía con las remesas en dólares. Un dólar es hoy una fortuna en la depauperada economía venezolana y hace que la vida de los que se quedan atrás sea más llevadera.</p><p class="mag-quote-center">Un dólar es hoy una fortuna en la depauperada economía venezolana y hace que la vida de los que se quedan atrás sea más llevadera.</p><p><strong>Un cambio en el tratamiento regional de la crisis</strong></p><p>Aún así, algunos analistas señalan que una estrategia de dolarización de la economía y de unidad nacional, que incorpore líderes de la oposición a su régimen, podría ser una salida para que Maduro siga en el poder, creando un símil de normalidad que siga expulsando a quienes sufren de la crisis socio económica, la persecución política, o ambas cosas a la vez, hacia otros lugares del mundo.</p><p>En cualquier caso, esta huida desesperada de cientos de miles de personas tendrá consecuencias desastrosas para la región en el medio y largo plazo. En el corto plazo, se está convirtiendo en una situación de emergencia humanitaria. Empezar a considerar que estamos ante una verdadera crisis regional de refugiados, y tratarlos como tales según las leyes internacionales, sería una primera medida de alivio ante esta situación catastrófica.&nbsp;</p><p>Los informes que prepara la OIM y otros organismos regionales e internacionales para la próxima cumbre del G-20 en Argentina alertan de esta situación y podrían obligar a los gobiernos a reconocer que no estamos ante un éxodo económico sino ante una crisis regional de refugiados como nunca se ha visto en la historia de América Latina.&nbsp;</p><p>Argentina y la OMT se resisten a abordar Venezuela en la cumbre, pero los cientos de miles de venezolanos que huyen, y que hoy por hoy carecen de cualquier estatus y constituyen una población fantasma y expuesta a cualquier abuso, la esperanza de poder pasar a ser considerados refugiados y de adquirir el derecho a ser reconocidos como tales y protegidos por los países de acogida, aplicándoseles la <a href="http://www.unhcr.org/excom/exconc/3ae68c43b0/central-american-refugees-cartagena-declaration.html">Declaración de Cartagena de 1985.</a></p><p>Esto es algo por lo que vale la pena luchar.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/nosestanmatando-5-claves-para-comprender-el-asesinato-sistem-tic">#NosEstanMatando: 5 claves para comprender el asesinato sistemático de líderes en Colombia</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">#SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Crisis migración refugiados DemocraciaAbierta Wed, 01 Aug 2018 20:32:27 +0000 DemocraciaAbierta 119096 at https://www.opendemocracy.net Daniel Ortega, un tirano en fase terminal https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/daniel-ortega-un-tirano-en-fase-terminal <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Al presidente de Nicaragua no le cabe en la cabeza que las protestas sociales en su contra sean consecuencia del malestar social acumulado durante sus años de gobierno. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/daniel-ortega-tyrant-hanging-on-by-thread">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/NICARAGUA 1_2_0_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/NICARAGUA 1_2_0_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="318" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El Presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en el centro, abraza al dirigente venezolano Diosdado Cabello ante la mirada de la primera dama, Rosario Murillo, durante una celebración de la Revolución Sandinista en Managua, Julio 2013 (PA/Esteban Felix)</span></span></span></p><p>Daniel Ortega no duda en calificar de acciones terroristas las protestas que sacuden Nicaragua desde hace algo más de tres meses y de tildar a los manifestantes de pertenecer a “sectas satánicas” - gentes a las que el demonio ha convencido que él representa el mal. </p><p>"Muchos templos fueron ocupados como cuarteles para guardar armamento, para guardar bombas y para salir a atacar y asesinar”, afirma el presidente.</p> <p>Cabe otra posibilidad: que sea lo suficientemente torpe como para creer que su narración pueda ser aceptada por personas ajenas a su círculo de incondicionales. </p><p>Ortega ha dado muestras de habilidad y sagacidad para mantenerse en el poder. Sin embargo, no se hace cargo de que la mayoría del pueblo le ha dado la espalda. No ver la realidad sino solo aquello que se quiere ver es, sin duda, un error arquetípico.</p> <p>Pese a la represión sin límites que ha desencadenado, ahí están los jóvenes en las calles, los trabajadores, los campesinos. Podrán ser golpeados hasta el cansancio, podrán meterlos en la cárcel, incluso darles muerte, pero no podrán arrancarles el deseo de libertad. Nicaragua se desangra, pero no se rinde.</p><p class="mag-quote-center">¡Qué lejos quedaron los tiempos en que el pueblo le llamaba cariñosamente a él y a los suyos “los muchachos”!&nbsp;</p> <p>Ortega, un esperpento de sí mismo, no consigue - por mucho que lo intente - doblegar el hartazgo y la rebeldía. ¡Qué lejos quedaron los tiempos en que el pueblo le llamaba cariñosamente a él y a los suyos “los muchachos”! Eran entonces jóvenes revolucionarios que concitaban tantas esperanzas, tanta fe en que, derrocado el tirano Somoza, otras luces brillarían. </p> <p>Hoy la imagen del dictador se sobrepone a la del exrevolucionario. Somoza mató a estudiantes, Ortega - es para no creerlo - a muchos más. Somoza mandó torturar, Ortega también. Somoza acumuló riqueza a costa del pueblo, Ortega la acumula en nombre del pueblo.</p> <p>Pedí a una amiga en Nicaragua que me ayudara a localizar a una mujer de pueblo, de esas que no tienen pretensiones de celebridad ni deseos de salir a la calle a correr el riesgo de una golpiza o algo peor. </p><p>Cuando logré contactarla, lo que más me llamó la atención fue de lo que me dijo fue que Somoza había tardado años en deteriorar al país y Daniel Ortega lo ha conseguido en pocos meses. </p><p>Me contó que la situación de horror en la que se vive, porque la persecución a los jóvenes termina a veces con la muerte. Me contó que hombres armados no dejaban levantar cadáveres de campesinos rebeldes y sus cuerpos estaban siendo devorados por zopilotes. </p><p>Todo dicho sin rebuscamientos, sin propósitos ideológicos - las suyas eran palabras surgidas del dolor y la angustia de esa mayoría que no puede dormir en paz porque los que velan de noche son los mismos que les acosan de día.</p><p class="mag-quote-center">Ortega no adelantará las elecciones, según él, por el bien del país. Todos los dictadores dicen siempre lo mismo. No permanecen en el poder por voluntad propia, es el deber el que los lleva a sacrificarse.</p> <p>La mujer concluye diciendo que la radio dice que Ortega no está dispuesto a adelantar las elecciones, que se aferra al poder. Busco en internet y ahí están las palabras del presidente: "Nuestro período electoral finaliza con las elecciones de 2021, cuando tendremos nuestras próximas elecciones". Hacerlas ahora, dice, crearía “inestabilidad, inseguridad y empeoraría las cosas".</p> <p>Ortega no adelantará las elecciones, según él, por el bien del país. Todos los dictadores dicen siempre lo mismo. No permanecen en el poder por voluntad propia, es el deber el que los lleva a sacrificarse.</p> <p>Es probable que algunos sectores de la izquierda latinoamericana sigan empecinados en respaldar lo inaceptable, como si condenar la deriva dictatorial de Ortega fuera una traición a las causas revolucionarias. </p> <p>Dora María Téllez, la Comandante 2 de la revolución sandinista, se encarga de poner las cosas en su lugar:</p> <p>“Yo no reconozco como izquierda legítima a fuerzas que justifican la represión indiscriminada contra un pueblo. Es decir, creo que uno de los paradigmas éticos de la izquierda es acompañar a los pueblos en sus demandas. Eso es absolutamente esencial. Mientras un pueblo demanda justicia y democracia, los que respaldan al represor y asesino para mi están fuera del paradigma ético de la izquierda."</p> <p>"Es una vergüenza que haya gente que se dice de izquierda que respalde a un asesino. Si usted quiere medirse con algo, mídase con respecto a aquello que usted quiere. </p><p>¿Quiere que en Francia anden unas fuerzas paramilitares de cualquier partido, sin ley ni orden, recorriendo las calles matando a personas por lo que piensan? No. Ah, entonces no lo quiera para Nicaragua. ¿Usted quiere que en España haya fraude electoral? No. Pues entonces no quiera eso para Nicaragua. ¿Usted quiere que quien gobierne se robe el dinero público en Holanda? No. Pues no lo quiera para Nicaragua." </p> <p>"Si la izquierda o quien se dice de izquierda no es capaz de pararse en defensa de los derechos humanos, tenaz e incondicionalmente, que se revise. Porque entonces no estaríamos hablando de izquierda, sino de estalinismo."</p> <p>Antonia Urrejola Noguera, relatora de derechos humanos para Nicaragua de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en su visita a Managua hace un par de semanas, pudo comprobar el salto negativo que había dado el gobierno desde el primer informe de la Comisión.</p><p class="mag-quote-center">Más de 350 muertos, incontables desplazados, criminalización, amenazas y amedrentamientos. Pero muchos creen que es cuestión de tiempo, que Ortega está acabado y que carece de apoyos.</p><p>En ese documento, del 22 de junio, se establecía que los grupos armados fieles al presidente Daniel Ortega estaban disparando a la cabeza o al tórax, con el propósito de matar. Hoy se ha pasado a una represión selectiva consistente en la búsqueda y captura, tortura y a veces asesinato de los manifestantes, con el objetivo de descabezar el movimiento y amedrentar a la población. </p><p>Esta estrategia preocupa grandemente a la Comisión Interamericana porque se basa exclusivamente en la fuerza, es ajena a cualquier proceso jurídico democrático e impide la búsqueda de soluciones a la crisis política y humanitaria mediante el diálogo y la negociación.</p> <p>Estas circunstancias, sumadas a la persecución abierta a la Iglesia, han llevado a los obispos nicaragüenses a interpelar al presidente y que diga si quiere o no que la Iglesia sea mediadora de eventuales negociaciones.</p><p> Así están las cosas tras más cien días de protestas. Más de 350 muertos, incontables desplazados, criminalización, amenazas y amedrentamientos. Pero muchos creen que es cuestión de tiempo, que Ortega está acabado y que carece de apoyos. Es de esperar que no se equivoquen.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/trevor-evans/el-nexo-familia-partido-estado-en-nicaragua">El nexo familia-partido-estado en Nicaragua</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/m-nica-baltodano/nicaragua-ante-el-horror-de-la-represi-n-desenfrenada">Nicaragua ante el horror de la represión desenfrenada</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">#SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society Conflict Democracy and government José Zepeda Wed, 01 Aug 2018 13:31:49 +0000 José Zepeda 119090 at https://www.opendemocracy.net España, último campo de pruebas de la socialdemocracia europea https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/giacomo-riccio/espa-ltimo-campo-de-pruebas-de-la-socialdemocracia-europea <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En resumidas cuentas, el futuro de los partidos socialdemócratas de la UE depende muy probablemente de cómo el PSOE aborde el tema de la inmigración. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/can-europe-make-it/giacomo-riccio/is-spain-going-to-be-last-test-case-for-social-democracy-in-eu">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37191435_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37191435_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno de España, hablando con la prensa en la sede de la Comisión Europea en Bruselas tras la cumbre informal sobre inmigración del 24 de junio de 2018. NurPhoto/Press Association. All rights reserved.</span></span></span></p><p>En los últimos diez años, los partidos socialdemócratas de los países más poblados de la UE han quedado empantanados en aguas estancadas y seguirán luchando por salir de ellas en los próximos años, a menos que cambie el tablero de juego. </p><p>El cambio podría venir de la mano de Pedro Sánchez, actual Presidente del Gobierno de España, y su punto de inflexión sería la intención de Sánchez de darle la vuelta al enfoque que España ha venido dando al tema de la inmigración.</p> <p>Desde finales de los años noventa, los enclaves españoles de Ceuta y Melilla en el norte de África se "blindaron" con vallas con el objetivo de proteger la integridad territorial de España y mantener fuera de sus fronteras a los inmigrantes. </p><p>Durante los últimos 7 años de gobierno de Rajoy, la actitud hacia el tema de la inmigración no fue precisamente un ejemplo de finura y España se hizo famosa por la dureza de su política migratoria que provocó frecuentes disturbios y constantes escaramuzas entre las patrullas policiales españolas y grupos de inmigrantes que intentaban saltar las vallas.</p><p class="mag-quote-center">Hace pocos días, el nuevo presidente español se comprometió a eliminar las cercas de alambre y cuchillas - las tristemente famosas "concertinas" - en Ceuta y Melilla, en lo que representa un cambio notable de enfoque político del fenómeno de la inmigración.</p> <p>Pero parece que ahora las cosas están a punto de cambiar. Hace pocos días, el nuevo presidente español, en un programa de radio de Onda Cero, se comprometió a eliminar las cercas de alambre y cuchillas - las tristemente famosas "concertinas" - en Ceuta y Melilla, en lo que representa un cambio notable de enfoque político del fenómeno de la inmigración. </p><p>Podría ser éste un punto de inflexión no solo para el partido de Sánchez, el PSOE, sino para el futuro de la socialdemocracia en la Unión Europea. El impacto de este cambio, sin embargo, podría ir en un sentido u otro.</p> <p>Según el politólogo Ernst Hillebrand, la inmigración, junto con el terrorismo y la crisis económica, es uno de los principales problemas políticos del segundo milenio y el escollo contra el que se han estrellado, como olas, las propuestas endebles de los partidos de centro izquierda europeos en las campañas electorales recientes.</p> <p>La incapacidad de las fuerzas de centro izquierda tradicionales para abordar el problema de la inmigración y ofrecer una propuesta alternativa a la narrativa de la extrema derecha sobre este "trending topic" ha sido el iceberg que ha provocado el hundimiento de los buques de la izquierda y de la izquierda moderada en toda la UE . </p><p>Dos ejemplos elocuentes de esta impotencia son la trayectoria del Partido Democrático italiano (PD) y del Partido Socialista francés (PS) en las últimas elecciones (2018 en Italia y 2017 en Francia). </p><p>El PD obtuvo unos resultados desalentadores (18,8% de los votos), casi un 8% menos que en las elecciones anteriores, y la pesadilla del PS fue incluso peor: totalizó 7,44% de los votos en las elecciones legislativas y 6,36 % en las presidenciales, pasando de los 10 millones de votos que obtuvo Francois Hollande en 2012 a los 2 millones de votos de Benoît Hamon en 2017. </p><p>Ambos partidos sufrieron el castigo de los electores por presidir el gobierno saliente, pero el precio que pagaron fue todavía más alto debido a su incapacidad para abordar estructuralmente el fenómeno de la inmigración y proponer medidas concretas, lo que les hizo perder votos a favor de las fuerzas de extrema derecha y/o populistas.</p> <p>En comparación con estos dos partidos, el PSOE y Pedro Sánchez tienen una gran ventaja: saben dónde está el iceberg y de qué materiales está hecho. Sin embargo, deberán dar con el rumbo adecuado para circunnavegarlo minimizando daños si quieren llevar la nave a buen puerto (quien sabe si para luego emprender otro glorioso viaje).</p><p class="mag-quote-center">El futuro de los partidos socialdemócratas de la UE va a depender muy probablemente de cómo el PSOE aborde el tema de la inmigración y del efecto cascada que podría desencadenar.</p><p>Dejando las metáforas a un lado, esto significa que "Pedro el Guapo" y su equipo tendrán que encontrar una propuesta de solución alternativa para el problema que vaya más allá del "todo el mundo es bienvenido" y que rechace, al mismo tiempo, la habitual narrativa de la extrema derecha. </p><p>Una propuesta que exija a la vez compartir la carga, aplicar los mecanismos de solidaridad de la UE y establecer cuotas obligatorias (no voluntarias) de refugiados, y que apueste por soluciones a largo plazo, como control de flujos, ayuda al desarrollo y esfuerzos políticos por parte de la UE para estabilizar las regiones mediterránea y subsahariana.</p> <p>En resumidas cuentas, el futuro de los partidos socialdemócratas de la UE va a depender muy probablemente de cómo el PSOE aborde el tema de la inmigración y del efecto cascada que podría desencadenar. </p><p>En las próximas elecciones europeas, previstas para mayo de 2019, los socialistas españoles aspirarán a obtener los 54 escaños que tienen hoy en el Parlamento Europeo. No obstante, si pudieran hallar en ese momento una propuesta de compromiso innovadora sobre inmigración, las otras fuerzas de centro izquierda europeas podrían replicar el modelo del PSOE y beneficiarse de un alentador efecto expansivo, revirtiendo así la tendencia negativa que han experimentado hasta la fecha. </p><p>Pero si los socialistas españoles no consiguen encontrar dicha solución de compromiso, irán desapareciendo gradualmente del mapa político como les está sucediendo a otros partidos socialistas y de centro izquierda, y se desaprovechará así la última oportunidad de supervivencia que le queda a la socialdemocracia en la UE.</p> <p>¡Se te desea suerte,&nbsp;Pedro! La vas a necesitar.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/giovanni-biava/una-historia-de-ne-fitos-italianos-y-de-constructores-espa-oles">Una historia de neófitos italianos y de constructores españoles</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/l-onie-de-jonge/el-estado-de-la-izquierda-en-la-era-del-populismo-de-derechas-qui-">¿Qué puede hacer la izquierda en la era del populismo de derechas?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/albena-azmanova-barbara-spinelli-and-co-signatories-4/en-defensa-del-estado-de-der">En defensa del Estado de derecho en la Unión Europea</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Spain </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Spain Civil society Culture Democracy and government Equality International politics Giacomo Riccio Wed, 01 Aug 2018 12:50:43 +0000 Giacomo Riccio 119087 at https://www.opendemocracy.net Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En todo el mundo hay mujeres que migran para trabajar o huir de la violencia; pero, en comparación con los migrantes masculinos, apenas son visibles en los debates políticos y en los medios de comunicación. Esto las convierte en un sector vulnerable. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/safepassages/cameron-thibos-jenna-holliday/interview-dangerous-invisibility-of-women-migrants">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/8072110611_8476c7eb54_o.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Women sort pistachios by hand at a privately-owned factory in Herat, Afghanistan. United Nations Photo/Flickr. (CC BY-NC-ND 2.0)</p> <p><strong>Jenna Holliday:</strong> Me llamo Jenna Holliday, y soy una especialista e investigadora independiente de género y movimientos migratorios.</p> <p><strong>Cameron Thibos (oD): Uno de los mitos más recurrentes en la prensa de hoy es que la mayoría de personas desplazándose por el mundo son hombres solteros. ¿Podríamos empezar reestructurando nuestra idea sobre la realidad de la migración femenina en el mundo?</strong></p> <p><strong>Jenna:</strong> Las mujeres conforman la mitad del total de personas moviéndose por el mundo a día de hoy. Esto incluye tanto a personas trabajadoras como a otro tipo de personas en movimiento. Se suele presuponer que las mujeres migran con sus familias, pero durante la última década hemos visto un rápido incremento en la migración independiente de mujeres jóvenes que intentan cumplir sus deberes, independizarse o conseguir un nuevo estatus trabajando en otros países.</p> <p>Creo que en este momento se pone mucho énfasis en un sector migrante específico donde, en forma habitual, la primera persona que migra para encontrar un país seguro al que llevar a su familia es el hombre. Por ejemplo, en países en conflicto solemos ver que las mujeres y sus familias permanecen en campos de refugiados, mientras que los hombres dan el primer paso para instalarse en otro lugar.</p> <p>Pero este es solo un tipo muy específico de migración. De hecho, cuando analizamos los datos de la migración laboral, encontramos que hay un gran número de mujeres autónomas que participan en ella. Si analizamos el sureste asiático —Laos, Birmania y Camboya—, tropezamos con un gran número de mujeres (quizá más que hombres) que se trasladan solas, de forma regular y legal, para trabajar en fábricas en zonas de especial trascendencia económica de las fronteras. Fábricas repletas de cientos de estas mujeres, que funcionan en su mayoría en espacios no regulados.</p> <p><strong>Cameron: Creo que hay una relación directa entre la imagen de la falta de libertad de las mujeres en los países en desarrollo y la idea de que no suelen moverse por decisión propia. ¿Está de acuerdo? Y, de ser así, ¿cómo podemos incluir este papel activo de las mujeres en la conversación?</strong></p> <p><strong>Jenna:</strong> Los motivos de las mujeres migrantes para trasladarse dependen de ellas mismas. Solemos hablar de las mujeres como si se tratara de un grupo de personas homogéneo afectado por la misma clase de problemas. Sin embargo, en muchos casos podemos encontrar cuatro mujeres en un mismo pueblo con situaciones familiares idénticas que decidirán migrar por motivos distintos.</p> <p>Habrá casos de quienes se esfuerzan por obtener algún tipo de independencia financiera o de alejarse de sus familias, y que por lo tanto ven la migración como una forma de cambiar sus respectivas situaciones. En otros ejemplos, encontrarás a hijas obedientes que deben irse y sacrificar una parte importante de su juventud para ayudar a su familia. En este caso, nos podemos enredar en conversaciones sobre la falta de protección social en algunos países de origen; la familia tiene la necesidad de conseguir más dinero para ayudar a las parientes mayores o a las niñas y los niños.</p> <p>Pero también podemos encontrar situaciones estructurales en que las mujeres no tienen igual acceso a información o educación financiera, de forma tal que resultan más vulnerables a la explotación y la estafa. Cruzan la frontera y se encuentran en situaciones laborales diferentes de las que esperaban. Creo que es esencial centrar nuestra atención en las mujeres en sí, y ampliar nuestra comprensión de los diferentes factores motivadores de la migración para responder adecuadamente a cada uno de ellos.</p> <p class="mag-quote-center">Muchas veces, cuanto más migran y más explotación sufren, más información obtienen para calcular cuál es el menor de los males.</p> <p><strong>Cameron: La cuestión no es solo que la mayoría de las mujeres migrantes estén ausentes en los medios de comunicación, sino también que las políticas normativas se suelen desarrollar entorno a los hombres y los migrantes de género masculino. ¿Por qué, comparativamente, las mujeres están mucho más ausentes en el debate político? ¿Qué tiene que cambiar?</strong></p> <p><strong>Jenna:</strong> Creo que se trata más bien de un enfoque que no tiene en cuenta el género, y no tanto de un enfoque masculino. Todavía se subestima la diferencia que supone para las mujeres la migración en sus distintas etapas. La respuesta inmediata es mejorar la comprensión y llevar a cabo una investigación cualitativa y cuantitativa en cada etapa del proceso migratorio de las mujeres, para así entender mejor los motivos subyacentes, sus destinos, sus vulnerabilidades y también su potencial y sus contribuciones.</p> <p>Ya se han llevado adelante investigaciones de este tipo, y se han identificado situaciones estructurales —tales como el deber (sin duda reproductivo), o la feminización de algunos sectores laborales en los que se espera que las mujeres hagan mejor y por menos dinero ciertos tipos de trabajo—, que impactan en la vida de las mujeres, tanto si migran como si no, y siguen afectándolas como trabajadoras migrantes.</p> <p><strong>Cameron: Así pues, además de la falta de datos, ¿necesitamos crear nuevas políticas o personalizar, reformular y reforzar las existentes?</strong></p> <p><strong>Jenna:</strong> Todo lo que has dicho, absolutamente. Tenemos un marco normativo muy fuerte a nivel internacional con la «Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer» (CEDAW, en inglés), que describe, de forma muy clara y concisa, cómo desarrollar leyes que no discriminen a las mujeres. Estos principios podrían aplicarse tanto a mujeres como a trabajadoras migrantes, sobre todo a través de las recomendaciones generales. Todo esto, junto con los estándares laborales internacionales, debería ofrecer una orientación clara sobre la forma en que se debería tratar a las mujeres (a diferencia de los hombres) en términos de migración, trabajo y protección social.</p> <p>Hemos visto un aumento en la creación de políticas con perspectiva de género, pero esto debe ir acompañado por un nivel de comprensión para que la sociedad entienda cómo se deben implementar estas políticas. Por ejemplo, puedes crear una ley que diga que las mujeres y los hombres deben estar separados en los centros de formación residenciales de trabajadores migrantes; pero esta separación, en la práctica, puede consistir solamente en una cortina en un vestíbulo. Se trata de llevar esa política y esa legislación a un nuevo nivel de comprensión y de desarrollo para que la gente entienda cuáles son los derechos y los riesgos, y las pueda implementar en la práctica para beneficiar tanto a mujeres como a hombres.</p> <p><strong>Cameron: ¿Puede nombrar tres áreas clave de riesgo que deberían abordarse a través de la política y en la práctica?</strong></p> <p><strong>Jenna:</strong> En cuanto a las trabajadoras migrantes, creo que la soledad es aún un riesgo muy importante. En pocas palabras, las trabajadoras domésticas se encuentran aisladas en los sitios donde trabajan. Están aisladas de las organizaciones, los sindicatos y la negociación colectiva; pero también en términos de restricción de movimientos, de libertades y de la capacidad de anticipar en qué debiera consistir su trabajo.</p> <p>Es muy difícil entender esto cuando no estás rodeada por otras personas que hagan el mismo trabajo que tú y no ves qué trato reciben. Creo que la soledad es un elemento clave, pero esta soledad también tiene lugar durante el ciclo de migración, que podría incluir también aislamiento estructural o aislamiento de tipo político.</p> <p>Asimismo, existe una falta de información sencilla y accesible sobre los derechos de las trabajadoras y los trabajadores, que les dé una orientación práctica sobre lo que pueden esperar y a dónde pueden acudir si no obtienen lo que deberían en términos de protección de derechos laborales. De nuevo, esto se puede aplicar a todo el proceso de migración. Lo que se espera de las trabajadoras y lo que van a recibir casi nunca se especifica desde el principio. Del mismo modo, la forma en que pueden utilizar sus experiencias al volver a su país tampoco queda clara.</p> <p>Como ya hemos dicho, puesto que las experiencias de las mujeres migrantes son diversas, la información también debe serlo. A esto cabe añadir la educación financiera y una mayor inclusión de las mujeres en general en el mundo económico, para que puedan tener un control autónomo sobre sus cuentas y sean capaces de ahorrar, enviar o invertir su dinero. La falta de educación financiera suele ser una muy buena manera de perpetuar la situación estructural de control sobre las mujeres, ya sea por parte de sus empleadores o de sus familias. Así, ellas no son necesariamente conscientes de su propio poder o del rol activo que juegan en cuanto a su capacidad de generar ingresos.</p> <p><strong>Cameron: ¿Podría hablarnos un poco sobre los riesgos y los costes reales de la migración? Por supuesto que debe ser difícil para cualquiera anticiparlos de forma exacta en cualquier situación; pero, en la experiencia que ha tenido hablando con mujeres migrantes, ¿en qué medida se enfrentan a los costes, riesgos y la violencia potencial de forma consciente?</strong></p> <p><strong>Jenna:</strong> Tenemos muchas pruebas para afirmar que las mujeres que han sido víctimas de distintas formas de explotación que podrían describirse como trata o explotación grave <em>vuelven a migrar</em>. De nuevo, hay muchas posibles razones para esto. Por desgracia, parte de ello puede estar relacionado con eventos traumáticos que hayan sufrido.</p> <p>Evidentemente, hay muchas mujeres que han sido explotadas pero que siguen trabajando, igual que es de esperar que muchas personas con condiciones laborales abusivas en su propio país busquen un nuevo empleo. Parte de eso tiene que ver con la naturaleza humana y la esperanza de que la próxima vez sea mejor, también con que se informan, y otra parte es necesidad. Depende del tipo de personas migrantes en las que te fijes.</p> <p>Desarrollé la mayor parte de mi trabajo en el sudeste asiático. Muchas mujeres allí no tenían otra opción que trabajar en la fábrica local, dedicarse al sector del entretenimiento o volver a migrar; las dos últimas ofrecían algo más de ingresos. Muchas veces, cuanto más migran y más explotación sufren, más información obtienen para calcular cuál es el menor de los males. Por supuesto, hay muchas mujeres que han hecho un balance de las posibilidades de forma plenamente consciente.</p> <p><strong>Cameron: ¿Le gustaría añadir algo más?</strong></p> <p><strong>Jenna:</strong> Me gustaría decir que creo que el discurso está todavía muy enfocado en las vulnerabilidades de las mujeres y de las mujeres migrantes. Pero hoy he visto (en el Foro global sobre migración y desarrollo, celebrado en Bangladesh entre el 8 y el 10 de diciembre de 2016) que hay un deseo real de empezar a ver a las mujeres como agentes con derechos y vidas propias.</p> <p>Las mujeres migrantes suelen ser agentes transnacionales increíblemente dinámicos, fuertes y creativos. Gracias a la estrecha conexión que mantienen con sus familias, suelen convertirse en canales importantes y estables de información y de cambio político y cultural, además de su aporte económico. Esto es lo que motiva el cambio en este mundo globalizado. Todo esto se da a través de las relaciones interpersonales, y las mujeres son una parte importante de este cambio interpersonal. Me gustaría ver un mayor enfoque en la contribución y el rol que juegan las mujeres migrantes en el mundo que habitamos y que está en constante evolución.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chus-lvarez/traduciendo-beyond-trafficking-and-slavery-la-historia-detr-s-del-hecho">Traduciendo Beyond Trafficking and Slavery: la historia detrás del hecho</a><br /><span style="font-size:90%;">Chusa Álvarez</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kamala-kempadoo/revisitando-la-carga-del-hombre-blanco">Revisitando la «carga del hombre blanco»</a><br /><span style="font-size:90%;">Kamala Kempadoo</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">Anne Gallagher</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">Nandita Sharma</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">Joel Quirk and André Broome</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">David A. Feingold</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">Alessandra Mezzadri</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">Neil Howard</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">Joel Quirk</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">Anne Gallagher</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">Benjamin Harkins</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">Michael Dottridge</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">Julia O'Connell Davidson and Sam Okyere</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">Neil Howard and Julia O'Connell Davidson</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">Sheldon Zhang and Neil Howard</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Cameron Thibos Jenna Holliday BTS en Español Wed, 01 Aug 2018 07:00:00 +0000 Jenna Holliday and Cameron Thibos 118832 at https://www.opendemocracy.net Chile: “La revolución será feminista o no será”. https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/camila-ponce/la-revoluci-n-ser-feminista-o-no-ser-los-trapos-sucios-la-calle <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Este es uno de los tantos slogans que circulan hoy por las calles de Santiago, depués de que el movimiento feminista se instalara en las distintas universidades chilenas.<a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/camila-ponce/revolution-will-be-feminist-or-it-will-be-nothing-dirty-laundry-to-st"> <em><strong>English</strong></em></a></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Toma_Feminista_2018_-_Artes_U_Chile_02.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Toma_Feminista_2018_-_Artes_U_Chile_02.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Pancarta de protesta de toma feminista 2018 en el Instituto de Artes de la Universidad de Chile. Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p>El movimiento feminista universitario del 2018 en Chile emerge originalmente por denuncias de acoso a profesores en diferentes planteles del país. En un comienzo eran rumores aislados, casi un secreto a voces sobre tal o cual profesor que era conocido por sus malas prácticas con las estudiantes o que, haciendo uso de su posición de poder, intentaba generar con ellas algún tipo de relación sentimental y/o sexual.</p> <p>Más tarde, fueron varias las estudiantes que empezaron a denunciar en la prensa ese tipo de acciones. El escándalo de la <a href="http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/12/27/sexo-mentiras-y-denuncias-la-facultad-de-filosofia-y-humanidades-de-la-universidad-de-chile-y-los-casos-de-acoso-y-abusos/">Escuela de Historia</a> de la Universidad de Chile, fue lo que comenzó la bola de nieve de acusaciones: un reportaje denunciando el acoso de un académico en la prensa fue el detonante para que se generaran decenas de asambleas y otros académicos fueran develados.</p> <p>Así es como el movimiento fue haciéndose más fuerte y más explícito en el país, con marchas de más de <a href="http://www.latercera.com/nacional/noticia/dirigentas-la-confech-encabezan-marcha-la-violencia-machista/166893/">150 mil asistentes</a>, numerosas performances -mostrado calzones ensangrentados, senos descubiertos o mostrando las nalgas con <a href="https://www.publimetro.cl/cl/noticias/2018/06/06/ropa-interior-manchada-colas-caballo-las-performance-mas-provocadoras-la-marcha-feminista.html">colas de caballo</a> haciendo referencia a las performances de las <a href="https://www.academia.edu/13245165/Danza_contempor%C3%A1nea_independiente_y_pol%C3%ADtica_movimientos_y_rupturas_en_Chile_durante_las_d%C3%A9cadas_de_1970_y_1980">Yeguas del Apocalipsis de Lemebel</a>- y velatones en el espacio público. </p><p>En mayo del 2018, las denuncias y las exigencias por protocolos contra el acoso se instalaron en las principales universidades, como también en varios liceos y colegios.</p> <p>Estas demandas se cristalizaron en tomas y paros <a href="http://radio.uchile.cl/2018/06/05/estudiantes-de-universidades-privadas-la-voz-de-los-invisibles/">en más de 20 instituciones de educación superior</a> en todo Chile, y estudiantes de instituciones de educación superior del <a href="http://www.paula.cl/reportajes-y-entrevistas/la-ola-feminista-desembarca-la-u-los-andes/">Opus Dei</a> y de los <a href="http://www.elmostrador.cl/braga/2018/06/22/feminismo-en-la-finis-terrae-viviendo-la-revolucion-dentro-de-la-cota-mil/">Legionarios de Cristo</a> (otra congregación católica muy conservadora) también se han movilizado. Los lienzos feministas de las universidades han abordado distintas temáticas: desde una reivindicación del lugar de las mujeres en la ciencia y el conocimiento, hasta imágenes de vaginas y clítoris coloridos.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Las estudiantes universitarias sacaron los “trapos sucios” de sus escuelas. Difundieron frases machistas y xenófobas que sus profesores decían sin descaro frente al resto de sus compañeros.</p> <p>Las estudiantes universitarias sacaron los “trapos sucios” de sus escuelas. Difundieron frases machistas y xenófobas que sus profesores decían sin descaro frente al resto de sus compañeros. 127 estudiantes recopilaron las frases más llamativas en el periódico universitario <a href="http://www.elpuclitico.cl/2018/05/13/derecho-uc-despierta/">Puclítico</a>, de la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile: <em>“Señorita qué hace con ese escote, ¿usted vino a dar una prueba oral o a que la ordeñen?”; “Señorita, hágame un favor y mejor agarre los 4 millones de la carrera y váyase al mall”; o “Cuándo el hombre ve a una mujer y siente ganas de violarla, no es más que un desorden de sus inclinaciones naturales”</em>.</p> <p>Así es como la <a href="http://www.elpuclitico.cl/2018/05/25/toma-feminista-de-casa-central/">toma en la Casa Central</a> de la conservadora Universidad Católica se transformó en un momento histórico para el movimiento feminista chileno, que no tenía esta forma de acción colectiva desde 1986. Paradójicamente esta ocurriendo en la misma universidad donde 51 años atrás, Jaime Guzmán, el ideólogo la dictadura chilena fundaba el movimiento gremialista ultra-conservador.</p> <p>Previamente a estas demandas, el movimiento feminista ya estaba levantando con fuerza sus banderas contra el patriarcado y la violencia machista. Primero, con el hasthtag de la <a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/camila-ponce/revolution-with-name-of-woman-feminist-movement-in-cycle-of-social-mo">#NiUnaMenos</a> -surgido en Argentina en 2015- se buscaba dar cuenta del rechazo a los constantes femicidios y la violencia contra las mujeres. De esta manera, este movimiento transversal en edades y niveles socioeconómicos, se expandió en distintas ciudades de Latinoamérica exigiendo sociedades más conscientes y reflexivas frente a esta problemática tan anclada en nuestros países.</p> <p>El movimiento universitario feminista que se levanta en Chile no busca ignorar problemáticas que van más allá de las murallas de sus instituciones, razón por la cual, a mediados de junio se realizaron <a href="http://www.t13.cl/noticia/nacional/video-grupos-feministas-realizan-velaton-frente-moneda-rechazo-ultimos-femicidios">velatones</a> frente a la Moneda y en distintas universidades, en rechazo a la seguidilla de femicidios acontecidos todos ellos en menos de 36 horas.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/2018-06-06_18.02.22.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/2018-06-06_18.02.22.jpg" alt="" title="" width="460" height="613" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestación feminista, Chile 2018. Camila Ponce. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p> <p>Consecuentemente, en los últimos años han surgido numerosas organizaciones, fundaciones y ONGs que buscan eliminar las brechas de género desde distintas dimensiones, algunas de estas son: la <a href="https://www.ocac.cl/"><em>OCAC</em></a><em>,</em> que se concentra en eliminar el acoso callejero; <a href="http://mileschile.cl/"><em>Miles Chile</em></a>, que lucha por los derechos sexuales y reproductivos; <em>La </em><a href="http://larebeliondelcuerpo.org/"><em>Rebelión del Cuerpo</em></a>, que busca educar sobre los efectos negativos que tienen los estereotipos de género.</p> <p>También han emergido coordinadoras o colectivas más desestructuradas y horizontales, como por ejemplo, <a href="https://www.facebook.com/FrenteFeministaLaTrenza/"><em>El Frente Feminista la Trenz</em>a</a>, que se define como antipatrialcal, feminista, anticapitalista y clasista; o Escuelas feministas como la denominada <a href="https://www.facebook.com/epjoaneflorvil/"><em>Joane Florvil</em></a>, que busca educar y generar solidaridades con mujeres haitianas, un colectivo migrante especialmente afectado por procesos de estigmatización y marginación social.</p> <p>En las regiones chilenas también han emergido organizaciones feministas, tal es el caso de <a href="https://www.facebook.com/RebroteFeminista/"><em>Rebrote feminista</em></a> en Concepción, que se define como una organización autónoma y horizontal; o la cooperativa <a href="https://www.facebook.com/lahuacha.cooperativafeminista/"><em>La Huacha Feminista</em></a> en Valparaíso, quienes realizan mensualmente caminatas de silencio contra la violencia hacia las mujeres.</p><p class="mag-quote-center">Es un movimiento identitario que no solo toma la causa de la participación, de la democracia y la identidad como derechos, sino que va al meollo de una sociedad patriarcal de clase.</p> <p>Algunas investigadoras han señalado en estos últimos meses, que estaríamos frente a una nueva ola del feminismo que lucha por las identidades. Tal es el caso de <a href="http://www.elsiglo.cl/2018/05/29/esta-tercera-ola-es-la-lucha-por-las-identidades/">Kemy Oyarzún</a> -académica experta en feminismo- quien señala que este<em> “es un movimiento identitario que no solo toma la causa de la participación, de la democracia y la identidad como derechos, sino que va al meollo de una sociedad patriarcal de clase</em>”.</p> <p>A su vez, en la noción de participación y democracia, el movimiento concibe la educación –mercantilizada en el modelo neoliberal instalado en dictadura– como un derecho de vital importancia. Las estudiantes feministas están cuestionando el patriarcado y cómo se está formando a las y los jóvenes en las instituciones de educación básica, secundaria y superior.</p> <p>Ello es central, porque, desde allí, el movimiento feminista retoma, luego de siete años, las demandas del movimiento estudiantil de 2011 (que, hasta el día de hoy, continúa exigiendo la condonación de la deuda de los estudiantes en situación de morosidad, el fin del lucro en la educación y la gratuidad universal). Las retoma, pero las enriquece: ya no se trata sólo de la demanda por educación gratuita, de calidad y sin lucro; sino también, es crítico a las desigualdades de género.</p> <p>Es así como las marchas de abril y mayo del movimiento estudiantil se tiñeron de violeta, el color del feminismo; decantando en las tomas y paros de los establecimientos en mayo.</p> <p>Sin duda, la victoria electoral del empresario millonario Sebastián Piñera y de su coalición conservadora en las elecciones presidenciales de noviembre 2017, es un elemento crucial para entender el proceso <em>in crecente</em> de este movimiento. Pues, el descontento feminista se escucha con mayor fuerza frente a un gobierno conservador que ha puesto continuas trabas a la aplicación de la “ley de aborto en tres causales” aprobada por la ex Presidenta Michelle Bachelet.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/2018-06-06_18.02.11-1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/2018-06-06_18.02.11-1.jpg" alt="" title="" width="460" height="613" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestación feminista, Chile 2018. Camila Ponce. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p> <p>Tanto es su conservadurismo que la titular<a href="http://www.elmostrador.cl/braga/2018/01/24/los-dichos-y-afirmaciones-mas-polemicas-de-isabel-pla-que-contrastan-con-las-encuestas/"> del Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género</a>, Isabel Plá -en línea con los más retrógrados argumentos vistos en el reciente debate argentino sobre el derecho a abortar- ha llegado a sugerir que es más importante la libertad y los derechos <em>“de quien se prepara silenciosamente para comenzar a respirar por sus propios pulmones”</em> que aquellos de las mujeres que “<em>puede[n] sostenerse sobre sus pies”; </em>y que luego, sin ningún escrúpulo ni reconocimiento de contradicción, reivindica el momento histórico que vive el país, <a href="http://www.eldesconcierto.cl/2018/05/13/isabel-pla-sobre-las-movilizaciones-feministas-van-a-impulsar-cambios-que-van-a-modificar-la-vida-de-las-personas/">“donde ya no se tolera la discriminación”</a>.</p> <p>Como señala la destacada antropóloga y académica de la Universidad de Chile, <a href="http://www.latercera.com/nacional/noticia/sonia-montecino-antropologa-premio-nacional-2013-espero-estas-tomas-las-escuchen-principalmente-los-hombres/157941/">Sonia Montecinos</a>, la importancia de este movimiento va más allá de una discusión sobre el financiamiento en la educación, en tanto <em>“cuestiona los cimientos sociales de la cultura machista en la cual nos insertamos”.</em></p> <p>Inscribiéndose en aquella discusión clave del feminismo histórico, este movimiento insiste en reconfigurar los esquemas de separación entre el espacio privado y público, buscando con ello generar cambios a nivel micro y macro.</p> <p>Por una parte, se concentra en generar transformaciones en las interacciones que existen en la sala de clases, donde muchas estudiantes se sienten a disgusto con prácticas machistas de sus profesores; y generar cambios en las relaciones de pareja y la violencia que puede existir en el noviazgo. Por otra parte, exige un cambio de paradigma y un replanteamiento sobre el modo de enseñanza y de segregación por género que aún se mantiene en los mejores liceos públicos del país.</p><p class="mag-quote-center">La demanda por el aborto libre sigue estando presente en las manifestaciones y es un debate de larga data que presenta fuertes resistencias en los sectores más conservadores del país.</p> <p>Frente a un gobierno que no recoge las demandas de la calle, la oposición instala el debate y el Partido Liberal anuncia un <a href="https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2018/06/20/partido-liberal-anuncia-proyecto-de-ley-para-legalizar-el-aborto-libre-en-chile.shtml">proyecto de ley</a> similar al transandino para acoger las demandas del movimiento feminista, días antes de la aprobación del aborto libre en la Cámara de Diputados de Argentina luego de masivas protestas.</p> <p>La demanda por el aborto libre sigue estando presente en las manifestaciones y es un debate de larga data que presenta fuertes resistencias en los sectores más conservadores del país y que dividió en su momento a la Nueva Mayoría en torno a la ley de aborto en tres causales.</p> <p>Sin embargo, aunque esta ley no encuentre resonancia en el Congreso, la transformación cultural está en proceso y hoy vemos como los hombres de distintas edades están enfrentados a cuestionarse sus prácticas machistas, y las jóvenes están constantemente reconstruyéndose y criticando las representaciones patriarcales en sus prácticas cotidianas y privadas como son el amor romántico cargado de estereotipos que impiden un cambio real en nuestra sociedad.&nbsp;</p><p> Hoy las jóvenes estudiantes que están en las tomas señalan que <em>“buscan ser libres, ya no creen en las formas de amor tradicional y buscan deconstruirse*”</em> cuando al mismo tiempo procuran enseñarle a sus padres y hermanos qué significa ser mujer hoy, sacando los trapos sucios a la calle porque se cansaron se ser tratadas como seres inferiores.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gabby-de-cicco/la-marea-verde-el-derecho-al-aborto-lo-ganamos-en-las-calles">La marea verde argentina: «El derecho al aborto lo ganamos en las calles»</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-en-argentina-lo-que-debes-saber-hoy">#AbortoLegalYa en Argentina: lo que debes saber hoy</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/kathya-arauj/el-destino-de-las-desigualdades-y-los-gobiernos-de-centro-izquierda-e">Las desigualdades y los gobiernos de centro-izquierda en Chile</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Chile </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Chile Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Camila Ponce Mon, 30 Jul 2018 11:59:57 +0000 Camila Ponce 119066 at https://www.opendemocracy.net Ecuador y el caso del asilo de Assange https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/guillaume-long/ecuador-y-el-caso-del-asilo-de-assange <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Seis años después de que Assange entrara en su embajada en Londres, los temores de persecución política que inicialmente albergó Ecuador, lejos de ser infundados, se han revelado acertados. <em><strong><a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/guillaume-long/ecuador-s-case-for-assange-s-asylum-is-stronger-than-ever">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Assange at the Pregrsssive LÑatin AMerican encounter, September 2015_0_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Assange at the Pregrsssive LÑatin AMerican encounter, September 2015_0_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Una conferencia de Assange en el Encuentro Progresista de América Latina, Quito, Ecuador, septiembre 2015. Demotix/Oscar Garrido Ruiz. Algunos derechos reservados. </span></span></span></p><p>La visita del presidente ecuatoriano Lenín Moreno al Reino Unido la semana pasada dio pie a muchas especulaciones acerca de si Ecuador continuaría protegiendo a Julian Assange. En la conferencia de prensa de cierre de su gira europea, Moreno pareció confirmar que está allanando el camino para poner fin al asilo de Assange. </p><p>Insinuó, por primera vez, que la extradición a Estados Unidos sería una salida aceptable e indicó que, para él, la única línea roja es la pena de muerte. Esto contradice de plano la posición que Ecuador ha venido manteniendo hasta ahora de rechazar cualquier posibilidad de extradición a los Estados Unidos. </p><p>¿Podría el deseo de Moreno de complacer a la alianza angloamericana socavar la adhesión de Ecuador al derecho internacional y dañar la posición internacional que tan esforzadamente ha conseguido?</p> <p>Hace tiempo que Moreno se opone al asilo de Assange. Menos de una semana antes de tomar posesión como presidente, se refirió a Assange como un "hacker", descripción que contradice la argumentación del caso jurídico presentado por Ecuador en términos de protección de Assange por sus actividades periodísticas. </p><p class="mag-quote-center">En marzo, Moreno reaccionó ante los tweets de Assange sobre la independencia de Cataluña cortando su conexión a internet y, de modo más cruel, prohibiéndole las visitas e imponiéndole un régimen de aislamiento virtual.</p><p>Luego, en enero, Moreno afirmó que el asilo era un "problema heredado" y una "molestia" y recriminó públicamente a su hoy ex Ministro de Relaciones Exteriores por haberle concedido a Assange la nacionalidad ecuatoriana. En marzo, Moreno reaccionó ante los tweets de Assange sobre la independencia de Cataluña cortando su conexión a internet y, de modo más cruel, prohibiéndole las visitas e imponiéndole un régimen de aislamiento virtual. </p><p>Unos días antes de la visita presidencial al Reino Unido, el recién nombrado Ministro de Relaciones Exteriores de Moreno anunciaba que el gobierno ecuatoriano estaba "revisando" la "situación" de Assange y que un asilo no podía durar eternamente.</p> <p>Assange solicitó asilo en la Embajada de Ecuador el 19 de junio de 2012. Tras dos meses de acalorados debates en el seno del gobierno del presidente Rafael Correa, Ecuador le concedió asilo el 16 de agosto de 2012. Lo hizo sobre la base de que había motivos razonables para sospechar que Assange podía ser víctima de una persecución política que podía poner en peligro su seguridad, integridad y derechos humanos.</p> <p>El contexto de la agresiva retórica contra Assange en Estados Unidos jugó un papel importante en la decisión de Ecuador. La publicación del video <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/July_12,_2007_Baghdad_airstrike">Asesinato colateral</a>&nbsp;sobre Irak, de los <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/Afghan_War_documents_leak">ficheros de la guerra de Afganistán e Irak</a> y la filtración de un inmenso alijo de cables diplomáticos habían desencadenado una reacción colérica y patriotera en círculos políticos de Washington. </p><p>El ex alto cargo demócrata convertido en experto de relaciones internacionales Bob Beckel llegó a pedir públicamente el asesinato de Assange: "dispararle extrajudicialmente al HDP" fueron sus palabras exactas. Incluso alguien tan centrado como el vicepresidente Joe Biden se refirió a Assange como "terrorista de alta tecnología". </p><p>Aparecieron documentos que sugerían que Assange estaba siendo investigado por un <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/Grand_juries_in_the_United_States">gran jurado</a> federal en Virginia y que existía una acusación sellada contra él. Mientras tanto, Chelsea Manning había sido arrestada y sometida a un consejo de guerra que le condenaría posteriormente a 35 años de cárcel - pena que el presidente Obama tuvo a bien conmutarle antes de dejar el cargo.</p> <p>La decisión de concederle asilo a Assange se basó en la Convención Americana sobre Asilo Diplomático y Territorial de 1954 suscrita en su día por Ecuador. </p><p>El compromiso de conceder asilo es algo muy serio. Las leyes sobre el asilo incluyen la sacrosanta obligación de no devolución, principio diseñado para evitar que los Estados puedan dar por terminado el asilo y extraditar con posterioridad a los asilados coincidiendo con cambios políticos. La no devolución es también un principio consagrado en el artículo 41 de la Constitución de Ecuador.</p> <p>A Assange, sin embargo, le requería la justicia en Suecia para interrogarle en relación a acusaciones de agresión sexual. Por lo tanto, era fundamental que Ecuador encontrase soluciones para que ese proceso judicial pudiera seguir adelante.</p><p><span class="mag-quote-center">Ecuador propuso que Assange viajase a Suecia para hacer frente al interrogatorio a condición de que hubiera un compromiso firme de que no sería extraditado a Estados Unidos. Pero las autoridades suecas se negaron a ofrecer tales garantías.</span></p><p><span></span>Ecuador propuso que Assange viajase a Suecia para hacer frente al interrogatorio a condición de que hubiera un compromiso firme de que no sería extraditado a Estados Unidos. Pero las autoridades suecas se negaron a ofrecer tales garantías.</p> <p>Entonces, el 25 de julio de 2012, casi un mes antes de que se le concediera el asilo, Ecuador propuso que la Fiscalía sueca interrogara a Assange dentro de la Embajada de Ecuador. Esto permitiría al fiscal sueco decidir si existían motivos para acusar formalmente a Assange. </p><p>Durante casi tres años, la Fiscalía sueca se negó a ello hasta que, en marzo de 2015, aceptó. Transcurrió otro año para que los ministerios públicos de ambos países firmaran el acuerdo correspondiente. Assange fue interrogado el 14 de noviembre de 2016 y le tomó a la Fiscalía sueca otros seis meses y cinco días anunciar que finalmente no presentaría cargos contra él. Se rescindió la orden de detención europea y pareció que sería cuestión de días que Assange quedase en libertad.</p> <p>Pero entretanto la administración Trump había intensificado su retórica anti Assange. Los nuevos inquilinos de la Casa Blanca arremetían contra él. </p><p>En abril de 2017, el Fiscal General Jeff Sessions planteaba la posibilidad de presentar cargos criminales contra los miembros de WikiLeaks por filtrar cables diplomáticos y archivos militares estadounidenses en 2010, y añadía que también estaba dispuesto a investigar si WikiLeaks podría haber incurrido en responsabilidades penales por revelar, en fechas más recientes, informaciones sensibles de la CIA. </p><p>El mismo mes, el entonces Director de la CIA y hoy Secretario de Estado, Mike Pompeo, calificaba a WikiLeaks de "servicio de inteligencia hostil". Y Donald Trump, al preguntársele sobre si el Departamento de Justicia tenía intención de arrestar a Assange, decía que él estaba "de acuerdo con eso".</p> <p>En los últimos meses, a resultas de la publicación por parte de Wikileaks de una gran cantidad de documentos clasificados de la CIA de 2017, se ha desatado una feroz campaña vinculando a Assange con Rusia - un poderoso argumento en el contexto de la renovada fijación de Occidente con la supuesta amenaza rusa. </p><p>Comparecencias y declaraciones recientes en el Congreso por parte tanto de republicanos como de demócratas están llenas de sugerencias de que Wikileaks es una organización de inteligencia beligerante.</p><p class="mag-quote-center">Se trata de un asunto que cae bajo la Ley de Espionaje de 1917, aprobada por el Congreso durante la Primera Guerra Mundial para evitar que secretos de Estado pudieran llegar a manos de gobiernos extranjeros.</p><p> La idea es ir sembrando la semilla de que el caso Assange no tiene nada que ver con la libertad de expresión y la protección que otorga a periodistas e informantes la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos y la Ley de Denuncia de 1989 sino que más bien, de lo que se trata, es de un asunto que cae bajo la Ley de Espionaje de 1917, aprobada por el Congreso durante la Primera Guerra Mundial para evitar que secretos de Estado pudieran llegar a manos de gobiernos extranjeros - una ley que ha quedado anticuada y que no contempla la publicación de documentos filtrados en los medios de comunicación.</p> <p>El cierre del caso en Suecia en mayo de 2017 debería haber puesto fin al impasse de la Embajada en Londres y permitir a Assange viajar a Ecuador. En todo caso, los acontecimientos en el último año han demostrado que el argumento de que Assange estaba "escondido" en la Embajada para evitar hacer frente a las acusaciones de agresión sexual en Suecia es incorrecto. Permanece en la misión diplomática de Ecuador en Londres a pesar de que el caso está cerrado hace tiempo.</p> <p>En estos momentos, la única dificultad legal que queda es el quebranto de la libertad bajo fianza por parte de Assange en 2012 cuando decidió saltarse la jurisdicción británica y entrar en la Embajada de Ecuador. La policía británica podría, por supuesto, arrestar a Assange por esta infracción. </p><p>Una pena de cárcel en este caso sería sin duda desproporcionada, dado el largo confinamiento al que se ha visto sometido Assange, pero si es esto lo que se precisa para conseguir su libertad, que así sea. </p><p>Ecuador debería sin embargo asegurarse de que un encarcelamiento en el Reino Unido por el tema de la libertad bajo fianza no pudiera convertirse en un trampolín para su extradición a Estados Unidos. </p><p>Por lo tanto, volvemos a la exigencia por parte de Ecuador de garantías de no extradición, esta vez del Reino Unido - exigencia que sigue vigente siempre que Ecuador siga comprometido con los principios de no extradición por actividades periodísticas. Las últimas declaraciones de Moreno, sin embargo, sugieren lo contrario.</p> <p>La de Ecuador es una posición fuerte. Seis años después de que Assange entrara en su embajada en Londres, los temores de persecución política que inicialmente albergó Ecuador, lejos de ser infundados, se han revelado acertados. Con el cierre del caso en Suecia, el asunto ha dado un giro completo y hoy el tema clave no es otro que el de la ira de Washington contra Wikileaks.</p> <p>En diciembre de 2015, el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de la ONU, en su Opinión 54, concluyó que "las diversas formas de privación de libertad a las que Julian Assange ha sido sometido constituyen una forma de detención arbitraria" a la que "debería ponerse fin".</p><p><span class="mag-quote-center">Ecuador puede elegir qué opción tomar: si aprovechar esta nueva victoria legal, demostrar su respeto por el principio de no devolución reconocido internacionalmente y mantener el asilo mientras persistan las causas que lo motivan, o entregar a Assange a las autoridades británicas.</span></p><p>Esto proporcionó un sólido respaldo legal a la posición de Ecuador. El 13 de julio pasado, la Corte Interamericana de Derechos Humanos otorgó a Ecuador un nuevo aval jurídico internacional al emitir su tan esperada resolución sobre la cuestión del asilo, en la que se incluyen el reconocimiento del derecho de asilo en las embajadas, la obligación de los Estados de facilitar paso franco a los asilados en embajadas y el deber de los Estados que han concedido asilo de respetar el principio de no devolución. Esta importante decisión de la Corte afirma en esencia que el Reino Unido tiene la obligación legal de concederle a Assange tránsito libre a Ecuador.</p> <p>Ecuador puede elegir qué opción tomar: si aprovechar esta nueva victoria legal, demostrar su respeto por el principio de no devolución reconocido internacionalmente y mantener el asilo mientras persistan las causas que lo motivan, o entregar a Assange a las autoridades británicas, con lo que probablemente facilitan su futura extradición a Estados Unidos. </p><p>Si Ecuador elige esto último, perderá la posición diplomática que se ha labrado por mantener, a pesar de presiones tremendas, su compromiso con las leyes internacionales de asilo. En cuanto a Moreno, ceder en esta cuestión le encuadraría como un títere más en el marco de la larga historia latinoamericana de claudicaciones ante los matones.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gerard-coffey/elecciones-en-ecuador-cambio-o-descanso">Ecuador después de Correa: ¿cambio o relajación?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/gerard-coffey/lenin-moreno-rafael-correa-y-el-toro-en-la-cristaler">Lenin Moreno, Rafael Correa, y el enemigo en casa</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/kacem-jlidi/assange-and-hidden-influence-of-us">Assange and the hidden influence of the US</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ecuador </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Ecuador Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Guillaume Long Mon, 30 Jul 2018 10:45:46 +0000 Guillaume Long 119061 at https://www.opendemocracy.net Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna» https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El trasfondo imperialista y racista del término «esclavitud moderna» debería ser preocupantes para cualquiera que busque avanzar en los derechos humanos. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/michael-dottridge/eight-reasons-why-we-shouldn-t-use-term-modern-slavery">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><img width="100%" src="//cdn.opendemocracy.net/files/u563152/4313035769_85c5a08905_o.jpg" /><span class="image-caption">Pratheesh Prakash/Flickr.&nbsp;<a href="https://www.flickr.com/photos/pratz/4313035769/in/photolist-7z8rgF-4unZuF-7o7skd-6B7yEg-9M2QU4-94D2jr-dnf1dp-5n5GWa-5EjMGR-dA8i2T-7rnaaH-LxDNS-5MHFrN-9hZrE-hVNP3T-hVMEkB-hiYKf9-5GfNGM-4umQTr-dMFaJu-4unYvc-e2p6Ru-e2p4W3-e2p4S5-e1DcZS-6UZp17-e1xx3z-3Kwck7-e2ipeM-e1xx4p-e1xA3V-e1Dd3h-e1Dd2w-e1xx62-cGYSr-6UHn4Z-9Z69b-aw16oP-e1xyai-hVN6Hw-2PhBQ8-bW1dm9-4ZVFwm-8xWxu4-bVsorB-CkzkW-e1DePY-e1Dj45-e2irLr-e1xAxT">(CC BY-SA 2.0)</a></span></p> <p><em>Este discurso fue pronunciado originalmente en la &quot;Iniciativa de implementación regional 2017 sobre prevención y lucha contra la trata de personas: reinvención de la trata de personas: la interfaz entre migración, trata de personas y esclavitud&quot;, celebrada en Viena el 29 de septiembre de 2017, bajo el título original «La esclavitud moderna frente a la trata de personas: comprensión de los efectos y consecuencias de las políticas y agendas detrás de los diferentes conceptos».</em></p> <p>Han pasado menos de dos décadas desde que los diplomáticos se sentaron aquí en Viena para redactar lo que se convirtió en el protocolo de la ONU sobre la trata de personas, acelerando los cambios discutidos en mesas redondas anteriores. </p> <p>Por lo tanto, podría parecer prematuro derrocar el sistema de lucha contra la trata y reemplazar las referencias a la trata de personas con el concepto menos legalista de «esclavitud moderna». Sin embargo, esto es lo que numerosas organizaciones y estados están impulsando ahora. Como el nuevo término atrae la atención de los medios, principalmente en inglés, y relativamente poco en Europa, quiero informarles sobre lo que está sucediendo. Aunque fui director de una ONG llamada «Anti-Slavery International» hasta 2002, quiero explicar por qué considero el término «esclavitud moderna» inapropiado y divisivo. </p> <h2>La creación y el crecimiento del término «esclavitud moderna»</h2> <p>El término «esclavitud moderna» se propuso por primera vez en la década de 1970, cuando fue considerado y rechazado por un grupo de trabajo de la ONU que terminó teniendo el nombre más lúgubre de «Grupo de trabajo sobre las formas contemporáneas de esclavitud». El término se usó en otros lugares, como en el título del Comité de ONG para la Erradicación de la esclavitud moderna (Eradication of Modern Slavery, CCEM), que se estableció en Francia a mediados de la década de los 90 para trabajar por la liberación de las trabajadoras del hogar migrantes mantenidas en cautiverio en París. </p> <p>Sin embargo, después de que se adoptara el Protocolo de trata de las Naciones Unidas en el 2000, un académico con el que trabajé, Kevin Bales, continuó diciendo a quienes le escuchaban que los patrones de explotación extrema en todo el mundo deberían llamarse «esclavitud». Fue uno de los fideicomisarios de la ONG donde fui director. Posteriormente fundó una ONG en los Estados Unidos, Free the Slaves.</p> <p>El avance de Bales se produjo cuando conoció a un multimillonario minero australiano, Andrew &#39;Twiggy&#39; Forrest, quien decidió invertir millones en la erradicación de la «esclavitud moderna». Estableció la Fundación Walk Free en Perth (Australia) aproximadamente en 2011. Bill Gates <a href="https://www.economist.com/news/international/21631039-international-comparisons-are-popular-influentialand-sometimes-flawed-ranking-rankings">supuestamente le aconsejó</a> que es importante medir lo que se intenta erradicar. Entonces, a pesar de muchos consejos recibidos en contra de esto, en 2013, Walk Free publicó la primera edición de su Índice global de esclavitud para decir cuántas personas estaban experimentando «esclavitud moderna».</p> <p>El mismo año, el Sr. Forrest anunció que contribuiría con 10 millones de dólares estadounidenses al que pretendía ser un «fondo de libertad para combatir la esclavitud moderna» de $100 millones, junto con $10 millones por parte de Humanity United, una organización benéfica creada por el fundador de E-Bay y otros $10 millones de Legatum, establecida por un financiero de Nueva Zelanda. El Fondo de libertad recibió el encargo de apoyar las iniciativas de las ONG contra la esclavitud moderna. Estableció su sede en Londres, y ha tenido éxito en persuadir a otros filántropos comerciales para que donen grandes cantidades. </p> <p>En 2014, el Sr. Forrest propuso la creación de un Fondo global público-privado para acabar con la esclavitud y ofreció $ 200 millones de dólares para comenzarlo si los gobiernos igualaban su financiamiento. Al principio los gobiernos fueron cautelosos, pero la Organización Internacional del Trabajo (OIT) tomó la propuesta en serio. Finalmente, en septiembre de 2017, se comenzó a ingresar dinero. El gobierno de EE. UU. asignó $25 millones de dólares y el Reino Unido £20 millones para establecer este fondo, haciendo un total de €43 millones. El fondo está destinado a financiar planes nacionales para erradicar la esclavitud moderna en 50 países con los peores patrones de esclavitud, comenzando, se sugirió, con Ghana y Nepal.</p> <p>Al anunciar la subvención, el secretario de Estado de los EE. UU. se refirió a la «esclavitud moderna» en lugar del término que se utilizaba anteriormente en los círculos del gobierno de EE. UU., «TIP». El apoyo de la OIT llegaría por parte de la Alianza 8.7 y la semana pasada 37 estados en la Asamblea General de la ONU respaldaron el proyecto del Reino Unido «<a href="https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/file/646246/CALL_TO_ACTION.PDF">llamamiento a la acción para acabar con el trabajo forzoso, la esclavitud moderna y la trata de personas</a>» (solo el Reino Unido y otros cinco eran Estados de la UE: Bélgica, Dinamarca, Italia, Malta y España). </p> <p>Probablemente sepas que Walk Free publicó ediciones adicionales del Índice global de esclavitud en 2014 y 2016, aumentando sustancialmente el número estimado de personas experimentando «esclavitud moderna». De 29,8 millones en 2013, a 35,8 millones en 2014 y 45,8 millones en 2016. Este mes, el Índice global de esclavitud ha cooperado con la OIT para producir una nueva estimación global del número de personas en trabajo forzoso y matrimonio forzado, un total de 40,3 millones de personas, 24,9 millones en trabajo forzoso y 15,4 millones en matrimonio forzado. Esto reemplaza la estimación anterior de la OIT en 2012 de que había 20,9 millones de personas en trabajos forzosos.</p> <p>Si bien los números siempre son de interés periodístico, no quiero que te deslumbren, ya que las organizaciones iniciadas por el Sr. Forrest están teniendo influencia de muchas otras maneras. Además, dos gobiernos han adoptado el concepto de «esclavitud moderna»: el Reino Unido, que <a href="https://opendemocracy.net/beyond-slavery-themes/msa-oral-history-project">consolidó su legislación existente sobre la trata de personas</a> en la Ley de esclavitud moderna (2015) y persuadió a la ONU, en el último momento, de incluir una referencia a la esclavitud moderna en el objetivo de desarrollo sostenible 8.7 el mismo año; y Australia, que ha estado celebrando audiencias sobre la adopción de <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/komala-ramachandra/australia-s-modern-slavery-proposal-falls-short">una ley similar</a>. </p> <p>Ahora debo explicar qué se entiende por «esclavitud moderna», dado que no es un término utilizado en el derecho internacional. Además, debo admitir mi participación en esto, porque en el momento de la adopción del Protocolo de trata de las Naciones Unidas en 2000, estuve involucrado en la preparación de una <a href="http://www.ohchr.org/Documents/Publications/slaveryen.pdf">revisión del derecho internacional sobre las formas contemporáneas de esclavitud</a>, publicado por la ONU en 2002. Esto se refería a las dos convenciones de la ONU sobre esclavitud y prácticas similares a la esclavitud (1926 y 1956); los convenios de la OIT sobre trabajo forzoso y trabajo infantil; el nuevo Protocolo de trata de las Naciones Unidas (2000), y también a una convención anterior de la ONU de 1949 sobre la explotación de la prostitución ajena. Urmila Bhoola, relatora especial de la ONU sobre las formas contemporáneas de la esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias, ha escrito que «[L]as prácticas abarcadas por el término ‘formas contemporáneas de esclavitud’ cubren la esclavitud tradicional; las instituciones y prácticas similares a la esclavitud, como la servidumbre por deudas, la servidumbre y el matrimonio forzado; y trabajo forzso».<sup><a id="ffn1" href="#fn1" class="footnote">1</a></sup></p> <h2>Los perjuicios del paradigma de la «esclavitud moderna»</h2> <p>¿Cuál es el problema con usar el término «esclavitud moderna», si es solo una forma alternativa de referirse a lo que la ONU llama «formas contemporáneas»? Permítanme enumerar algunas de mis preocupaciones personales: </p> <style> li {margin-bottom:12px;} </style> <ol> <li>En occidente parecen felices de aplicar el término a una amplia gama de prácticas en los países en desarrollo, mientras que las personas defensoras de los derechos humanos en muchas regiones en desarrollo piensan que es inapropiado. Por ejemplo, en el sur de Asia abunda la servidumbre por deudas, pero las y los activistas no creen que condenarlo como «esclavitud» apresure su desaparición. </li> <li>El término «esclavitud» implica que los países de los que se dice que tienen un gran número de personas en esclavitud moderna están permitiendo que algo horrible ocurra. Entonces, en lugar del paradigma de desarrollo/cooperación dominante en la segunda mitad del siglo XX, con países más ricos que apoyan los esfuerzos para lograr cambios sociales y económicos en los más pobres, volvemos a la noción del siglo XIX de que algunos países son incivilizados, que requieren presión del exterior para abandonar prácticas inaceptables. Incluso si acepto la idea de que las formas extremas de explotación son completamente inaceptables, no apoyo la sugerencia de que la evangelización mediante misioneros provenientes de un pequeño número de países ricos sea un método apropiado para lograr el cambio.</li> <li>Usar el término «esclavitud moderna» nos precipita a la tendencia de «nombrar y denunciar», es decir, señalar con el dedo a los gobiernos o empresas que lo toleran o no se considera que toman las medidas adecuadas para detenerlo. Esto es apropiado de vez en cuando, pero no como una base sólida para la cooperación internacional (creo que ya hemos aprendido de la experiencia del informe TIP de EE. UU.). </li> <li>En la mente de las personas de Europa Occidental y las Américas, el término «esclavitud» se refiere a la trata transatlántica de esclavas y esclavos y al período de 400 años cuando personas africanas fueron apresadas, transportadas a través del Atlántico con altas tasas de mortalidad y esclavizadas y torturadas rutinariamente, haciéndolas trabajar hasta morir o asesinándolas. Existe un peligro real de que usar el término para referirse a niveles de explotación que no cumplan con la definición legal de esclavitud tenga el efecto de trivializar o relativizar la esclavitud histórica y así reducir cualquier sentido de responsabilidad para los países que se beneficiaron de la esclavitud. Esto encaja perfectamente en la agenda de los supremacistas blancos. </li> <p class="mag-quote-right">Los filántropos ricos que financian organizaciones antiesclavistas no parecen interesados en los derechos humanos.</p> <li>Esto me lleva a una de mis más profundas preocupaciones, que los gobiernos que han decidido utilizar el término «esclavitud moderna» (Australia, el Reino Unido y los Estados Unidos) son los que parecen dispuestos a abandonar los enfoques convencionales del desarrollo y felices de tratar de imponer el cambio desde arriba Además, este año Australia y el Reino Unido comenzaron a usar tácticas intimidatorias para persuadir a otros a seguir su uso, especialmente en un debate en el Consejo de Seguridad de la ONU, celebrado en marzo pasado sobre trata, esclavitud y trabajo forzado en el contexto del conflicto armado y la esclavitud moderna.<sup><a id="ffn2" href="#fn2" class="footnote">2</a></sup></li> <li>Esto está relacionado con la cuestión de los derechos humanos. Los filántropos ricos que financian organizaciones antiesclavistas no parecen interesados en los derechos humanos y ciertamente no se sienten obligados a implementar nada llamado enfoque de derechos humanos. El Sr. Forrest se ha mostrado relativamente franco en este punto, aunque más en el contexto de las acciones relativas a la población indígena australiana. Con respecto a las donaciones de caridad a la población indígena australiana, a principios de este año según los informes, dijo: «Hemos sido fuertemente influidos por el espejismo macabro del argumento de los derechos humanos en lugar de hacer lo que sabemos es mejor para Australia y nuestro pueblo», y «toleramos a cualquier activista que diga que el matrimonio forzado es un derecho humano de las culturas, yo digo llévate tu cultura a donde pertenece. Porque aquí en Australia, el matrimonio forzado es solo otra forma de esclavitud.» Estoy de acuerdo con su condena a las prácticas perjudiciales que se toleran como «cultura» o «tradición», pero me temo que el uso que hace de las palabras me recuerda a cómo varias dictaduras que visité en la década de 1980 solían jugar con el término «derechos humanos» para menospreciar los principios fundamentales de los mismos. </li> <li>Hace tres años, cuando se estaba preparando el Proyecto de ley sobre la esclavitud moderna en el Reino Unido, escribí un blog diciendo que «aparte de las cuestiones de terminología legal ... el uso del término ‘esclavitud moderna’ tiene consecuencias potencialmente dañinas para las personas mismas que se supone debe proteger una nueva ley. El principal problema es que el término implica un grado de explotación que es tan extremo que cae fuera del mundo laboral ordinario. También implica que dicha explotación no puede resolverse mediante ninguna de las técnicas tradicionalmente utilizadas para combatir el abuso en el lugar de trabajo, como la regulación, las inspecciones de trabajo y la formación de asociaciones (y sindicatos) de trabajadoras y trabajadores para defenderse contra los abusos».</li> <li>Este temor de que el término «esclavitud moderna» se centre en situaciones excepcionales, como la vil esclavización practicada por Da&#39;esh en Irak y Siria, en lugar de considerar patrones más rutinarios de trabajo forzoso y prostitución forzada en todo el mundo, se confirmó cuando el Consejo de Seguridad de la ONU tuvo su primer debate sobre la trata y la esclavitud en diciembre de 2015 (centrándose en Da&#39;esh). Además, la introducción del nuevo término también reavivó batallas de Guerra Fría en la ONU, esta vez con la antigua facción soviética saliendo en defensa del término «trata de personas», en el que Bielorrusia, en particular, había invertido, y protegiendo el derecho de la UNODC de ser la principal agencia de la ONU activa en este tema. De ahí mi sentimiento de que abandonar el término «trataۚ» ha abierto la caja de Pandora (con la OIT desafiando a la UNODC y tratando de aumentar su influencia organizando la Alianza SDG 8.7). </li> </ol> <p>Permítanme concluir aquí diciendo que he sido un crítico ardiente de la forma en que se ha desarrollado el concepto de trata de personas, así que no es que esté a favor de utilizar un término en vez del otro. Sin embargo, he visto cómo una definición legal pobre (del término trata de personas) me ha obligado a pasar años explicando lo que significa, y me resisto a ver aún más tiempo y dinero desperdiciado en disputas sobre conceptos, en lugar de invertir en acciones para detener la explotación inaceptable y para ayudar a las víctimas.</p> <p>Por el momento, la solución que propongo es no sólo invertir tanto esfuerzo como sea posible en el desarrollo de métodos efectivos para frenar las formas extremas de explotación, sino también para evitar el apoyo a la terminología que suena imperialista y potencialmente racista. Principalmente, esto significa alentar medidas gubernamentales para enmendar las políticas existentes que permiten o incluso fomentan la explotación extrema. </p> <hr /> <ol id="footnotes"> <li id="fn1">Véase Urmila Bhoola (2017) Informe de la relatora especial sobre las formas contemporáneas de la esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias, documento de las Naciones Unidas. A / HRC / 36/43. Este documento señala que «existe una jerarquía en el derecho internacional entre la esclavitud y otras formas de explotación, siendo la esclavitud el tipo de explotación más grave. El elemento de control de la persona o su trabajo está presente en las diversas formas de explotación en diferentes grados, y la forma más extrema de control se manifiesta cuando exhibe poderes atribuidos a la propiedad. Esto explica la distinción entre la esclavitud y otras prácticas de menor explotación, como el trabajo forzoso, la servidumbre y las instituciones y prácticas similares a la esclavitud. Sin embargo, tales prácticas también pueden constituir &#39;esclavitud&#39; en la ley y pueden ser enjuiciadas como tales si manifiestan todas o algunas de las facultades relacionadas con el derecho de propiedad o si el control ejercido sobre la persona sometida a las prácticas equivale a la posesión de la persona». Además, varios temas son responsabilidad de otras relatoras o relatores especiales de las Naciones Unidas, como la venta de niñas y niños, la explotación sexual comercial de niñas y niños, el trabajo infantil forzoso y algunas de las otras &quot;peores formas de trabajo infantil&quot; definidas en el Convenio 182 de la OIT (1999).) <a href="#ffn1">&#x21A9;&#xFE0E;</a><br /></li> <li id="fn2">Durante el debate, representantes de 13 estados (de los 60 que hablaron) invocaron el término «esclavitud moderna»: Reino Unido, EE. UU., Uruguay, Australia, España, Colombia, Liechtenstein, Hungría, Camboya, Eslovaquia, Irlanda, Israel, Nigeria ( enumerados en el orden en que hablaron). <a href="#ffn2">&#x21A9;&#xFE0E;</a></li> </ol> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p> <fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chus-lvarez/traduciendo-beyond-trafficking-and-slavery-la-historia-detr-s-del-hecho">Traduciendo Beyond Trafficking and Slavery: la historia detrás del hecho</a><br /><span style="font-size:90%;">Chusa Álvarez</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kamala-kempadoo/revisitando-la-carga-del-hombre-blanco">Revisitando la «carga del hombre blanco»</a><br /><span style="font-size:90%;">Kamala Kempadoo</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">Anne Gallagher</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">Nandita Sharma</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">Joel Quirk, André Broome</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">David A. Feingold</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">Alessandra Mezzadri</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">Neil Howard</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">Joel Quirk</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">Anne Gallagher</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">Benjamin Harkins</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Michael Dottridge BTS en Español Thu, 26 Jul 2018 08:31:05 +0000 Michael Dottridge 118815 at https://www.opendemocracy.net Una mini revolución en América Latina https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/gast-n-chillier/una-mini-revoluci-n-en-am-rica-latina-centrar-el-modelo-de-financi <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>¿Puede una organización de derechos humanos en América Latina liberarse del modelo tradicional de sostenibilidad financiera que depende casi en un 100% de financiación internacional? ¡Sí se puede! <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/gast-n-chillier/mini-revolution-in-latin-america-centering-human-rights-ngo-s-fund">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/crowd-2045499_960_720_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/crowd-2045499_960_720_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Fuente: Pixabay. Dominio Público.</span></span></span></p><p>En el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) con sede en Buenos Aires tenemos pruebas incipientes pero concretas que demuestran que es posible centrar el modelo de financiación de una ONG de derechos humanos en la comunidad local. </p><p>Los cambios que estamos llevando a cabo en nuestro modelo de sostenibilidad financiera han provocado a la vez cambios en nuestro modelo de activismo hacia un mayor enfoque en la movilización y las alianzas con nuevos actores sociales, con sinergias crecientes entre los dos.</p> <p>CELS celebrará su 40 aniversario en 2019. Durante casi todos esos 40 años hemos dependido financieramente de gobiernos y fundaciones internacionales para llevar a cabo nuestra labor.</p> <p>A lo largo de los años, hemos detectado que las ONG del Norte e internacionales atraen una cantidad desproporcionada de fondos y hemos colaborado con organizaciones amigas para evidenciar las implicaciones que esto tiene para las organizaciones del Sur. En los últimos 15 años hemos ido hablando de la posibilidad de cambiar nuestro modelo de financiación pero, hasta hace poco, no hemos puesto manos a la obra.</p> <p>Era muy fácil encontrar excusas para ir posponiéndolo. Algunos de nuestros aliados interculturales más cercanos, con experiencia en recaudación de fondos tanto en Argentina como en los Estados Unidos, incidieron en nuestras resistencias, incertidumbres y dudas acerca de si sería posible encontrar donantes individuales en Argentina: arquearon expresivamente las cejas y cuestionaron la viabilidad de nuestro enfoque.</p> <p class="mag-quote-center"><strong>Estamos construyendo una "Comunidad CELS": un espacio para la articulación y el activismo social, junto con personas y movimientos sociales, creando así un sentido de pertenencia y un propósito común en aras al objetivo compartido de promoción de los derechos humanos.</strong></p> <p>¿Qué fue lo que finalmente nos hizo dar el paso? ¿Por qué ahora? En primer lugar, perdimos un donante institucional importante que, en su momento, nos había brindado la oportunidad excepcional de acceder a una subvención para cinco años. De pronto, ahora era el momento.</p> <p>Simultáneamente, nos dimos cuenta de que nuestro modelo de ONG activista centrada principalmente en influir en las estructuras de poder tradicionales - el ejecutivo, el Congreso, los tribunales, las leyes y las políticas públicas - ya no daba a menudo resultados sostenibles sin llevar aparejado un mayor énfasis en la movilización social para consolidar avances más allá de cambios en el gobierno y en otros paisajes políticos cambiantes.</p> <p>Independientemente de los problemas financieros, sabíamos que era hora de recalibrar nuestras estrategias. Esto implicaba optimizar nuestras investigaciones, nuestras tácticas de litigio y nuestra defensa de determinadas políticas públicas y poner mucho más énfasis en las alianzas con los movimientos sociales y otros actores que habíamos ido construyendo desde la crisis económica, social y política de 2001.</p> <p>Estos movimientos incluyen, por ejemplo, los colectivos feministas y las organizaciones estudiantiles que han multiplicado exponencialmente la movilización social y han dado un vuelco a los debates sobre violencia de género y derecho al aborto, organizaciones indígenas y campesinas, sindicatos y demás.</p> <p>Así que nos propusimos hacer el cambio, creyendo en teoría en la complementariedad entre nuestros objetivos y estrategias para movilizar apoyos a una agenda de derechos humanos, y para transformar nuestro modelo de financiación en uno en el que se diera un saludable equilibrio entre financiación internacional e ingresos de pequeños, medianos y grandes donantes individuales locales, de manera que los esfuerzos que dedicásemos a cada una de estas dos áreas redundase en la otra.</p> <p>Estamos construyendo una "Comunidad CELS": un espacio para la articulación y el activismo social, junto con personas y movimientos sociales, creando así un sentido de pertenencia y un propósito común en aras al objetivo compartido de promoción de los derechos humanos.</p> <p>Todas nuestras actividades para ampliar la base de apoyo social de CELS, reclutar nuevos donantes y cultivar a los actuales van dirigidas a fortalecer esta comunidad.</p> <p>Estamos dando en el clavo. Después de algunas pruebas iniciales para atraer a donantes individuales en 2016, a mediados de 2017 lanzamos una campaña en dos frentes: 1) una estrategia digital de generación de contactos que apoyan a CELS a través de las redes sociales, y 2) una campaña de telemarketing, conocida como&nbsp;<em>warm-calling</em>, de aproximación a personas que ya han tenido contacto previo con CELS y han mostrado interés en apoyar nuestro trabajo.</p> <p>Un año más tarde, nuestros esfuerzos han generado 2.400 nuevos donantes mensuales en Argentina que aportan, en promedio, 120 dólares al año - es decir, más de 21.000 dólares al mes -, una cantidad que continúa creciendo. </p><p>Si podemos mantener esta tendencia, en seis años el 50% de nuestro presupuesto provendrá de donantes individuales en Argentina, y esperamos complementarlo con donantes en el exterior.</p> <p>Atraer y fidelizar a donantes individuales locales es tan importante desde el punto de vista político como financiero, ya que es una herramienta que incrementa el compromiso, la dedicación y la responsabilidad.</p> <p>Solo un ejemplo: después de la experiencia exitosa que tuvimos hace ocho años con la venta de fotografías originales, pinturas y esculturas donadas por destacados artistas argentinos para recaudar fondos para CELS, hemos desarrollado un programa de Arte y Derechos Humanos que atrae a nuevos donantes individuales y amplía a la vez nuestra base social con experiencias prácticas de arte y derechos humanos a través de muestras de arte callejero y presencia en museos, centros culturales y festivales de cine.</p> <p class="mag-quote-center"><strong>Las soluciones ante las crisis de derechos humanos ya no dependen tampoco principalmente del Norte sino que, por el contrario, requieren un mayor liderazgo conjunto por parte de gobiernos y sociedad civil en el Norte y en el Sur.</strong></p> <p>El arte en relación a los derechos humanos está cobrando cada vez más importancia dentro de nuestra gama de herramientas de activismo. </p> <p>Este nuevo enfoque comporta cambios en nuestra identidad y capacidades.Estamos implementando activamente los cambios estructurales necesarios para atraer y fidelizar a los donantes individuales locales - desde el registro y la gestión de la información hasta importantes modificaciones en nuestra estrategia de comunicación y el desarrollo de competencias relacionales.</p><p>Estos cambios no siempre resultan fáciles: algunos son de orden técnico, otros culturales - como la superación de las dudas o las resistencias internas a adentrarse en territorios inexplorados. Pero lo que es aún más importante, es que este modelo implica mayores niveles de responsabilidad ante nuestros socios locales y el mantenimiento de un diálogo continuo: debemos escuchar, aprender y saber adaptarnos.</p> <p>Incorporar una serie de nuevas habilidades organizativas y nuevas formas de activismo para promover y sostener a la comunidad CELS y preservar, al mismo tiempo, la calidad de nuestras estrategias más tradicionales, no es trivial. Esperamos que nuestra experiencia incipiente pero apasionante estimule a otras organizaciones a avanzar en la misma dirección. Esperamos también que los financiadores internacionales, en lugar de retirarse ante este cambio, se conviertan en parte activa del mismo, apoyando a las organizaciones del Sur a medida que vayan avanzando en esta línea, enfrentando el desafío y apostando por la innovación.</p> <p>Esta iniciativa se está llevando a cabo en el contexto de un mundo marcado por muchos cambios geopolíticos. Los abusos graves contra los derechos humanos ya no son una característica propia de los países del Sur. </p><p>Un par de ejemplos que me vienen a la cabeza son las violaciones que ocurren en el contexto de la crisis migratoria en Europa y Estados Unidos y la criminalización y represión de las protestas sociales que se dan tanto en el Norte como en el Sur. Las soluciones ante las crisis de derechos humanos ya no dependen tampoco principalmente del Norte sino que, por el contrario, requieren un mayor liderazgo conjunto por parte de gobiernos y sociedad civil en el Norte y en el Sur.</p> <p>No es esta la primera vez que el CELS adapta su visión, misión y estrategias para responder a las realidades políticas y a las necesidades concretas de la sociedad, sin apartarse ni un ápice de sus valores fundamentales.</p><p>Mientras nos disponemos a celebrar nuestro 40 aniversario, estamos preparados para continuar con esta mini revolución en nuestra organización, conscientes de los riesgos y desafíos, pero convencidos de los beneficios que reportará para nuestra causa.</p> <p>&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/ana-lis-rodr-guez/viejas-preguntas-nuevas-respuestas">Viejas preguntas, nuevas respuestas</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/pablo-collada/ciudadan-del-siglo-xxi-educaci-n-participaci-n-tecnolog">Ciudadanía del siglo XXI: Educación + Participación + Tecnología</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/dorismilda-flores-m-rquez/movimientos-sociales-e-internet-en-m-xico">Movimientos sociales e internet en México</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina Civil society Culture Democracy and government Equality Ideas Gastón Chillier Wed, 25 Jul 2018 18:37:54 +0000 Gastón Chillier 119011 at https://www.opendemocracy.net #AbortoLegalYa en Argentina: lo que debes saber hoy https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-en-argentina-lo-que-debes-saber-hoy <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Gracias a la presión del movimiento #AbortoLegalYa, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Ahora estamos ante la votación definitiva del 8 de Agosto en el Senado. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-in-argentina-what-you-should-know">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Segundo_Paro_Internacional_de_Mujeres_-_8M_-_Santa_Fe_-_Argentina_-_Melina_Medrano_-_21.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Segundo_Paro_Internacional_de_Mujeres_-_8M_-_Santa_Fe_-_Argentina_-_Melina_Medrano_-_21.jpg" alt="" title="" width="460" height="305" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>América Latina es una de las regiones del mundo que más restringe los derechos reproductivos de las mujeres. Pero asistimos a una reacción popular sin precedentes, liderada por las mujeres en Argentina. </p><p>Gracias a la presión del movimiento feminista #AbortoLegalYa, el pasado 14 de junio fue aprobado por la Cámara de Diputados por 129 votos a favor y 124 en contra, el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo. Ahora el proyecto tiene que pasar por el Senado y votarse el próximo 8 de agosto para convertirse en legislación nacional.</p> <p>Defensor@s de derechos de la mujer en toda América Latina esperan a los resultados de esa votación crucial. Si se aprueba, Argentina se convertiría en el quinto país de la región donde el aborto sería legal sin restricciones con Cuba, Guayana, Puerto Rico y Uruguay, pero el primero de los grandes, y con un evidente potencial efecto contagio a otros pesos pesados latinoamericanos.</p> <p><strong>Esto es lo que debes saber sobre el debate y el proyecto de ley actual:</strong></p> <p><strong>Contenido del proyecto:</strong> El texto aprobado por la Cámara de Diputados permite la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación, y promueve la legalización del aborto, no solo su despenalización. Es decir, las mujeres no solamente dejarán de ser criminalizadas por abortar, sino también podrán acceder abortos seguros y gratuitos a través del sistema nacional de salud. Aunque el proyecto reconoce el derecho a la objeción de conciencia individual, evita que se constituya una barrera que previene que las mujeres accedan abortos.</p> <p><strong>Contexto histórico del proyecto de ley:</strong> Es la séptima vez que la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito ha presentado el proyecto de ley a lo largo de 13 años, y esta vez lo hace con el apoyo de más de 500 organizaciones defensoras de los derechos de la mujer, y por primera vez, con el compromiso del presidente de que el resultado se respetará. Esto ocurre tras meses de movilizaciones callejeras de argentin@s a favor de la despenalización, donde las activistas popularizaron los icónicos pañuelos verdes que se han convertido en un símbolo de la lucha por derechos reproductivos en Argentina y la región entera.</p><p><strong> Cómo funciona el proceso:</strong> El proyecto de ley necesita la aprobación de la mayoría de los senadores para convertirse en legislación nacional. Hay tres posibles resultados del debate del Senado: el del rechazo, el de la aprobación, o el de la aprobación con modificaciones. Si el Senado hace cambios al proyecto, tendrá que volver a la Cámara de Diputados, y si lo rechazan, será archivado hasta 2019. Varios senadores ya han presentado modificaciones, como el de senador Pinedo, que intenta restringir las propuestas del proyecto aprobado en el Congreso, con una medida que obligaría a la mujer a dar a luz y entregar el bebé en adopción en lugar de abortar.</p> <p><strong>Las posturas políticas dentro del Senado:</strong> Hay una leve ventaja de los legisladores que rechazan la legalización del aborto, pero también hay un número significativo de indecisos que ayudarán a determinar los resultados. De los 72 miembros del Senado, 26 ya se han pronunciado en contra del aborto, y 29 aún no ha fijado posición, dejando sólo 17 a favor. A lo largo del proceso, muchos senadores han cambiado de postura, como la expresidenta Cristina Kirchner, quien siempre se había manifestado en contra de la despenalización del aborto, pero quien declaró a través de su cuenta de Twitter recientemente que, junto a su bloque FPV-PJ, votará a favor del proyecto de ley.</p> <p><strong>¿Qué podemos esperar ahora?</strong></p> <p>Los dos jefes de los bloques mayoritarios de la Cámara, Miguel Pichetto y Luis Naidenoff, creen que el proyecto se aprobará. Sin embargo, la votación de junio de la Cámara, en la que había más apoyo para la despenalización que en el Senado, indica que el resultado es totalmente impredecible. </p><p>En una noche agónica de vigilia en las calles, hasta los momentos finales de la madrugada hubo incertidumbre sobre el resultado y todos los bloques, menos la izquierda, que se posicionó a favor de la despenalización, estaban divididos ideológicamente.</p> <p>En pocos días sabremos el resultado final pero el rechazo del Senado es altamente probable en un país donde la Iglesia Católica aún es un actor político muy influyente. Pero el precedente de la exitosa movilización permanente en la calle, que finalmente decantó el voto del Congreso el pasado 14 de junio, es una luz de esperanza para el movimiento #AbortoLegalYa que inspira a las defensoras de los derechos sexuales y reproductivos en todo el continente latinoamericano.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gabby-de-cicco/la-marea-verde-el-derecho-al-aborto-lo-ganamos-en-las-calles">La marea verde argentina: «El derecho al aborto lo ganamos en las calles»</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/cosecha-roja/por-el-aborto-legal-y-una-democracia-inclusiva">Por el aborto legal y una democracia inclusiva</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">#SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/nosestanmatando-5-claves-para-comprender-el-asesinato-sistem-tic">#NosEstanMatando: 5 claves para comprender el asesinato sistemático de líderes en Colombia</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina Civil society Culture Democracy and government Equality DemocraciaAbierta Wed, 25 Jul 2018 10:23:18 +0000 DemocraciaAbierta 119001 at https://www.opendemocracy.net De México a India debemos cambiar la economía y la cultura para erradicar la violencia de género https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/beatriz-martinez-saavedra/de-m-xico-india-y-la-necesidad-de-otros-paradigmas-para- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En las listas de los peores países para ser mujer es común que figuren países como Yemen, India, Pakistán, Chad, Siria e Irán. Curiosamente, entre ellos no figura México. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/beatriz-martinez-saavedra/from-mexico-to-india-need-for-new-paradigms-to-eradicate">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/800px-No_mas_feminicidios_mexico_city_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/800px-No_mas_feminicidios_mexico_city_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Graffiti en la Ciudad de México contra los feminicidios. Fuente: Wikimedia Commons. Todos los Derechos Reservados. </span></span></span></p><p>Resulta incomprensible que no se incluya a México en las listas de los estados del mundo que no proporcionan equidad, desarrollo y seguridad a su sector femenino y en los que, más bien, las mujeres se encuentran en una condición de vulnerabilidad y desventajas de todo tipo. </p><p>Incomprensible omisión cuando aún hay una brecha importante en los rubros referidos y sobre todo, cuando los índices de violencia de género tienen alcances galopantes. </p><p>Niveles desiguales de alfabetización entre hombres y mujeres, incorporación dispar al mercado laboral, acoso sexual y otros aspectos alarmantes como la mutilación femenina; el matrimonio infantil; la trata y otras expresiones de violencia de género son algunos de los factores que se toman en cuenta para incorporar a determinados países en esas clasificaciones.</p> <p>India, por ejemplo, es un país que se incluye en dichas listas primordialmente por la cuestión del infanticidio femenino y la violación sexual. En este sentido, para contrarrestar el infanticidio, está prohibido realizarse estudios durante el embarazo para determinar el sexo del bebé. </p><p>Esto porque tradicionalmente se valora más dar a luz a un varón que a una niña, tanto, que cuando nace un niño hay diez días de festejo, si es una niña no se da tal celebración. En diversos sectores sociales se considera a la mujer como una carga económica ante la convención de dar dote para su casamiento. Tal situación resulta en un panorama donde la población femenina ha quedado mermada por esa práctica.</p> <p>Aunado a esto, la ciudad de Nueva Delhi, ha sido señalada como capital de la violación (<em>rape capital</em>) por los niveles tan altos en la comisión de ese delito en los últimos años. En 2012 los medios y la sociedad civil volcaron toda su atención hacia un episodio de violación tumultuaria perpetrado en un autobús, a una joven que iba con su acompañante.</p><p class="mag-quote-center">La impunidad, la corrupción, la violencia doméstica, la falta de educación en la equidad, son algunos de los elementos determinantes en la ola de agresión hacia las mujeres que arrastra al país.</p><p>Esto dio pie a nutridas protestas para exigir detener agresiones de este tipo frente a las cuales, los agresores en más de un caso no se muestran arrepentidos porque, refieren, una mujer no debe estar fuera de su casa en la noche; si una mujer es violada es más su responsabilidad que la del violador. </p><p>Estas son palabras de Mukesh Singh, uno de los agresores que en entrevista para la BBC abundó en comentar que oponer resistencia a la violación también la hizo responsable de la golpiza que le propinaron. La chica debió haber aceptado la violación sin resistencia, de esa forma no la habrían golpeado hasta causarle una muerte “accidental”, según expresó el violador. </p><p>Si bien estos aspectos alertan de los riesgos para las mujeres en aquella distante región geográfica, tal distancia es inexistente en la forma de pensar de un sector masculino extenso en diferentes regiones del mundo, pues en muchos casos las ideas de los agresores reverberan en las opiniones de sectores sociales diversos que responsabilizan a las mujeres cuando son blanco de agresiones.</p> <p>En México, el espectro de violencia de género es amplio, pero tiene su forma más descarnada en el feminicidio, al cual se le ha permitido enquistarse en el contexto nacional desde hace varios años como una realidad que rebasa a autoridades y sociedad civil. La impunidad, la corrupción, la violencia doméstica, la falta de educación en la equidad, son algunos de los elementos determinantes en la ola de agresión hacia las mujeres que arrastra al país.</p> <p>El horizonte frente a nosotros es el de la normalización de la violencia, en particular, una agresión mayor como es el feminicidio. Si bien éste es la violencia más exacerbada contra la mujer, las actitudes contra este sector revelan una amplia gama de expresiones, ya sea sutiles o más visibles, que contribuyen a menospreciar a la figura femenina, a restarle valor como persona y como ser humano. </p><p>En el ámbito doméstico, por ejemplo, se sigue dando en diferentes contextos un acceso desigual a la educación a las hijas que a los varones y en ocasiones un trato diferenciado con la subordinación de las hijas o hermanas. Y sube la escala con el abuso sexual por parte de familiares y conocidos en no pocos hogares del contexto mexicano. </p><p>Hechos que quedan sin denunciarse o darse a conocer porque resultan penosos y vergonzantes para la familia y aún todavía más para quien los padece, no para quien los comete. Se toleran y con ello se invisibiliza esta violencia.</p><p class="mag-quote-center">En sectores supuestamente progresistas también se registran comportamientos negativos hacia las mujeres cuando se inquiere sobre su capacidad intelectual o se dan prácticas como el acoso en diferentes instancias académicas y laborales.</p> <p>Las actitudes misóginas no sólo se detectan en círculos conservadores o de baja instrucción. En sectores supuestamente progresistas también se registran comportamientos negativos hacia las mujeres. En algunos de estos aún se inquiere sobre su capacidad intelectual en comparación con la de los hombres o se dan prácticas como el acoso en diferentes instancias académicas y laborales. </p><p>Lo anterior muestra al machismo y la violencia de género como una problemática que permea todas las esferas sociales, aunque en algunos sectores se manifiesten de una forma más descarnada.</p> <p>Al respecto se ha explorado la conexión de la pobreza y la marginación social con la violencia de género. Para el caso de India se ha detectado que condiciones de precariedad económica favorecen –aunque no determinan— un clima de violencia doméstica, esto se hace más evidente si se toma en cuenta que una situación de miseria y empobrecimiento puede considerarse violencia económica en sí misma. </p><p>Tales condiciones, reproducidas ampliamente en los sistemas sociales actuales no deslindan de responsabilidad a los agresores, pero sí definen entornos más propicios para la reproducción de la violencia machista. </p><p>Asimismo, lo anterior no implica que sólo entre sectores con carencias existan perpetradores de la violencia, sino que la pobreza y la marginación son factores que influyen en la incidencia de la agresión de género ya que activan un proceso de descomposición social a través del resentimiento y una sensación de privación que estalla violentando a los sectores más vulnerables de la población como son niños y mujeres. </p><p>Por ello ver el problema de fondo implica pensar en el paradigma económico y social como un elemento a transformar, pues un modelo económico sustentado en la marginación y explotación de un gran número de individuos abona mucho en un clima de deshumanización. </p><p>Por lo tanto, para atender el problema de la violencia contra las mujeres debería pensarse en formas de revertir una estructura sistémica que genera a sus “parias” con sentimientos de frustración exacerbada, que pueden devenir en agresores potenciales.</p> <p>Para el caso particular del feminicidio, no resulta una coincidencia que Ecatepec, uno de los lugares donde se ha asentado mayor violencia contra la mujer, sea un municipio en precariedad económica del estado de México en el que los feminicidios van a la alza, consumados tanto por parejas sentimentales de las víctimas como por desconocidos y crimen organizado. </p><p>Además de la violencia de género, Ecatepec figura como un sitio donde prevalecen la extorsión, el secuestro, el robo, es decir, altos índices de criminalidad y delincuencia. Todo lo anterior moldeado en una amalgama nociva que repercute en la calidad de vida de los habitantes.</p> <p>En este contexto, los feminicidios forman parte de un clima de brutalidad extrema. Entre 2005 y 2011 la cifra de mujeres asesinadas llegó a 1997. En comparación a Ciudad Juárez, cuando ésta atrajo los reflectores internacionales, los feminicidios alcanzaron una cifra de 1530 entre los años de 1993 y 2014.</p><p class="mag-quote-center">En una dimensión preventiva, debe implementarse una educación en equidad y sin prejuicios que promueva desaprender actitudes machistas, aún las más sutiles.</p><p>En otras palabras, en seis años se rebasó en el Estado de México la cifra de feminicidios de los registrados en Ciudad Juárez durante más de veinte años y tan solo para 2017 se llegó a un cifra de más de 300 feminicidios en la entidad. </p><p>Como ha señalado el periodista Humberto Padgett, los feminicidios muestran una sociedad en estado de descomposición que mata a sus propias mujeres, no se trata de un asesino serial con una desviación sádica sino de muchos individuos que ejercen y desarrollan una vida de violencia en el día a día. </p><p>Una investigación de Flacso México revela que los feminicidios se llevan a cabo principalmente en contextos periféricos de espacios urbanos, sitios que también se encuentran en la marginalidad en términos de inclusión social, educativa y económica.</p> <p>Igualmente, otro fenómeno asociado al incremento de la violencia es la redefinición de los roles de género. En las sociedades actuales, se han definido nuevas masculinidades a la luz de fenómenos como el crimen organizado y el narcotráfico que, apegadas a un paradigma de derroche y ostentación, desdeñan una existencia modesta como lo demuestran jóvenes sicarios que refieren preferir una vida de lujo y despilfarro, con violencia incluida. </p><p>Entre las aspiraciones de estos hombres están las mujeres, que son vistas como otras “posesiones” dentro de la gama de lujos que se pueden dar. Y congruentes con esa mentalidad obtusa de ser los dueños de las mujeres de su entorno, buscan la forma de mantenerlas bajo control, si viven o mueren también es su decisión.</p> <p>De manera determinante la posibilidad de arrebatar la vida a cientos de mujeres es muy elevada por los altos niveles de impunidad. El Índice Global de Impunidad en México (IGI-MEX) de la Universidad de las Américas registró 69.84 puntos de impunidad para 2017 y en un acercamiento por estado, con 80.02 puntos porcentuales, el estado de México encabeza el ominoso primer lugar. </p><p>Si en un amplio porcentaje no hay castigo para los responsables, los perpetradores de las agresiones reciben como mensaje que no habrá ninguna sanción a su actitud criminal. </p><p>En este sentido, incompetencia, irresponsabilidad e impunidad de todas las partes —policías judiciales, peritos, ministerios públicos, gobiernos estatales&nbsp;&nbsp;y federal— han contribuido a que los feminicidios se hayan convertido en una verdadera epidemia con la muerte al día de siete mujeres tan sólo en México, de un total de doce para Latinoamérica.</p> <p>Trivializar la crisis con argumentos de que mueren más hombres que mujeres, o que no es que mueran más mujeres ahora sino que se difunde más la información, evita que se dimensione en toda su gravedad y que se tomen las medidas necesarias para poder controlarla. </p><p>Por el contrario, además de la ineficiencia de las instancias, se ha recurrido a culpar a las mujeres mismas por provocar esa violencia, no sólo por parte de policías y ministerios públicos sino también figuras relevantes de otros ámbitos como la iglesia o la política o sectores sociales que hacen declaraciones irresponsables y terminan por estigmatizar a las mujeres cuestionando su integridad moral y su conducta sexual. </p><p>Tales argumentos malintencionados además empatan con la mentalidad y retórica de los propios agresores ya sea en India, en México o en otro lugar del mundo. No abona en la resolución del problema ni lo explica decir que si las matan es por su falda corta o porque salen de noche en vez de estar en su casa.</p><p><span class="mag-quote-center">Quedarse en su casa no es la solución y más cuando en cientos de casos ahí se desarrolla la violencia, según cifras que proporciona la Organización Mundial de la Salud, 38% de los asesinatos de mujeres a escala mundial son cometidos por parejas sentimentales.</span></p><p>Quedarse en su casa no es la solución y más cuando en cientos de casos ahí se desarrolla la violencia, según cifras que proporciona la Organización Mundial de la Salud, 38% de los asesinatos de mujeres a escala mundial son cometidos por parejas sentimentales.</p> <p>La violencia de género en un contexto global comparte una base multifactorial como la impunidad y una educación pobre en equidad de género, por lo que combatirla demanda desarrollar políticas públicas con miras a una transformación social. En una dimensión preventiva, debe implementarse una educación en equidad y sin prejuicios que promueva desaprender actitudes machistas, aún las más sutiles. </p><p>También apremia una política económica que no sea exclusiva ni excluyente, que incorpore dignamente a una gran cantidad de jóvenes en la marginalidad que han optado por actividades criminales y que se decantan por una masculinidad violenta e irracional.</p><p> En una dimensión resolutiva, urge combatir la impunidad y revertir el mensaje inequívoco actual sobre la permisibilidad de los crímenes. Aunque se hable de violencia de género se trata de una crisis generalizada, es un tema de justicia social. </p><p>No puede verse como un asunto vinculado al fuero íntimo cuando está nutrido por factores como la marginación; la desigualdad económica y la inequidad; el incremento de la violencia por el crimen organizado; nuevas formas de entender los roles de género y una educación deficiente. Sólo una perspectiva amplia puede encauzar hacia una verdadera solución a esta emergencia.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/b-reng-re-sim/luchar-contra-el-machismo-en-ciudad-de-m-xico">Buscando al &quot;yo real&quot;: luchar contra el machismo en Ciudad de México</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/pia-riggirozzi/una-perspectiva-de-g-nero-para-venezuela">Una perspectiva de género para Venezuela</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/la-ciudad-de-m-xico-una-isla-en-un-mar-de-estados-antiaborto">La Ciudad de México, una isla en un mar de estados antiaborto </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mexico </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Mexico Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Beatriz Martinez-Saavedra Tue, 24 Jul 2018 14:44:34 +0000 Beatriz Martinez-Saavedra 118989 at https://www.opendemocracy.net Cómo los objetores de conciencia amenazan los derechos sobre el aborto recién conseguidos en Latinoamérica https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/diana-cariboni/c-mo-los-objetores-de-conciencia-amenazan-los-derechos-sobre-el-abo <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>De Uruguay a Chile, el personal médico se niega a practicar abortos incluso después de su legalización. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/5050/diana-cariboni/conscientious-objectors-threaten-abortion-rights-latin-america">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/image6 abortion.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/image6 abortion.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Activista en una marcha por el aborto legal en Argentina, 2017. Foto: NurPhoto / SIPA USA / PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p dir="ltr">Los derechos legales de las mujeres para abortar han aumentado en América Latina, pero también lo han hecho las campañas y políticas para que el personal médico pueda ser objetor de conciencia y negarse a participar en estos procedimientos.</p><p dir="ltr">“No lo vimos venir”, afirma la activista feminista Lilián Abracinskas en Uruguay, un país laico donde el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el mercado de la marihuana fueron legalizados en la última década.</p><p dir="ltr">Abracinskas explica a 50.50 que mucha gente asumió que la cláusula de objeción de conciencia “no tendrían ningún impacto” en los servicios del país. “Nunca lo debatimos, y luego se convirtió en un problema”, asegura.</p><p dir="ltr">“La objeción de conciencia es una grave barrera” para que las mujeres accedan a los servicios en Chile, donde una <a href="http://www.minsal.cl/wp-content/uploads/2018/02/LEY_21030.pdf">ley de 2017</a> atenuó algunas de las restricciones sobre el aborto, añade la socióloga y defensora los derechos sexuales y reproductivos Claudia Dides.</p><p dir="ltr">“Hay un fuerte grupo de médicos antiabortistas; las matronas no pueden practicar abortos por sí mismas, así que esto es un obstáculo” afirma.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr"> “Nunca lo debatimos, y luego se convirtió en un problema”</p><p dir="ltr">El uso del argumento de la objeción de conciencia es común tanto en Uruguay como en Chile. De las estimaciones disponibles se deduce que al menos uno de cada tres ginecólogos en estos países es objetor, e incluso más en algunas zonas.</p><p dir="ltr">En varias ciudades y clínicas, ha averiguado 50.50, no hay médicos que no sean objetores, obligando así a las mujeres a viajar y dificultándoles el acceso a sus recién conseguidos derechos, algo que afecta más a las más pobres.</p><p dir="ltr">En Argentina, por el contrario, las defensoras de los derechos de las mujeres temen nuevos esfuerzos para ampliar el alcance de la objeción de conciencia si el país aprueba la histórica reforma sobre el aborto, cuya votación está prevista para este agosto.</p><p dir="ltr">Ana Cristina González, física colombiana y miembro de la ONG Global Doctors for Choice, explica a 50.50 que la propagación de la objeción de conciencia al aborto es “un ataque contra la igualdad de género”.</p><p dir="ltr">La objeción de conciencia surgió como concepto significativo en el siglo XX, como el derecho a negarse a servir en el ejército. Ahora se usa cada vez más para exigir exenciones a leyes que van en contra de creencias personales.</p><p dir="ltr">Según un <a href="https://iwhc.org/wp-content/uploads/2018/06/IWHC_CO_Report-Web_single_pg.pdf">estudio</a> de la Coalición Internacional por la Salud de las Mujeres, hay al menos 70 países u otras jurisdicciones que reconocen la objeción de conciencia en el contexto de asistencia para abortar.</p><p dir="ltr">A lo largo de Latinoamérica, donde varias naciones están atenuando sus restrictivas leyes sobre el aborto, la objeción de conciencia es un tema cada vez más discutido en <a href="http://www.senado.gob.mx/sgsp/gaceta/63/3/2018-03-22-1/assets/documentos/Dic_Art.10-Bis_Objecion_Conciencia.pdf">parlamentos</a>, <a href="http://derecho.uc.cl/es/noticias/19713-seminario-acompanamiento-y-objecion-de-conciencia%E2%80%A6">universidades</a>, <a href="http://www.filosofia.uchile.cl/u/ImageServlet?idDocumento=133153&amp;indice=0&amp;nocch=20170605093512.0">seminarios</a> y <a href="http://www.despenalizaciondelaborto.org.co/wp-content/uploads/2017/04/Memorias_Seminario_Objecion_de_Conciencia.pdf">talleres</a>.</p><p dir="ltr">Se han organizado vigilias para defender a los objetores de conciencia y protestar contra las clínicas abortistas, inclusive en <a href="http://www.coalicionporlavidacolombia.co/40-dias-por-la-vida-colombia.html">Colombia</a> y <a href="https://www.facebook.com/40diasporlavidamexico/">México</a>, como parte del movimiento global antiabortista <a href="https://40daysforlife.com/">40 Days for Life</a>.</p><p dir="ltr">Internacionalmente, los argumentos de objeción de conciencia también están volviéndose más comunes en países donde el aborto es legal desde hace generaciones.</p><p dir="ltr">En Italia, donde el aborto es legal desde hace 40 años, <a href="https://opendemocracy.net/5050/claudia-torrisi/abortion-italy-conscientious-objection">hasta el 70 % </a>de los médicos son objetores de conciencia (aún más en algunas regiones).</p><p dir="ltr">Un proyecto de ley actualmente en la Cámara de los Lores de Reino Unido <a href="https://publications.parliament.uk/pa/bills/lbill/2017-2019/0014/18014.pdf">permitiría al personal médico negarse a participar de un aborto, así como en la atención previa y posterior al mismo</a>.</p><p dir="ltr">En Uruguay, una <a href="http://www.mysu.org.uy/wp-content/uploads/2014/11/Ley-de-Interrupci%C3%B3n-Voluntaria-del-Embarazo-18.987-promulgada-por-el-Poder-Ejecutivo-2012..pdf">ley de 2012</a> legalizó el aborto bajo petición durante las primeras 12 semanas de embarazo. Pero los médicos pueden oponerse a prestar estos servicios.</p><p dir="ltr">En 2013, la Justicia uruguaya dictaminó que no se les debería impedir a los médicos influir en las decisiones de los pacientes (aunque se negaron a extender los derechos de objeción al personal que participa en la atención previa y posterior al aborto).</p><p dir="ltr">Actualmente, <a href="https://salud.ladiaria.com.uy/articulo/2018/5/a-cinco-anos-de-la-aplicacion-de-la-ley-de-interrupcion-voluntaria-del-embarazo/">los reportajes en los medios locales dicen con regularidad que el 30 % </a>de los ginecólogos del país son objetores de conciencia, pero la fuente de la que proviene esta cifra no está clara. No hay registros oficiales de objetores. </p><p dir="ltr"><a href="https://drive.google.com/file/d/0B0Ez0uwDTjslb1FwMjlUS0g5aUpTcW9MWVNUbzZZMkFNTHhR/view">Respondiendo a una petición pública de información</a>, a principios de este año la ONG que dirige Abracinskas, Mujeres y Salud en Uruguay (MYSU), obtuvo una lista incompleta de porcentajes de objeción de 47 entidades médicas públicas y privadas.</p><p dir="ltr">Según este documento, revisado por 50.50, ocho entidades presentaron un porcentaje del 80-100 %. Otras 14 revelaron que entre un 50-67 %.</p><p dir="ltr">Ana Visconti del Ministerio de Salud, quien estima que la tasa nacional de objetores es en realidad del 40 %, cuenta a 50.50 que proveer información sobre ciudades concretas que no cuentan con servicios para abortar podría infringir el derecho de privacidad de los médicos.</p><p dir="ltr">“Lo que importa es que cualquier mujer que solicite un aborto lo tenga, incluso si tienen que ser transferidas a otra ciudad. Nos aseguramos de que así sea” afirma.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Lo que importa es que cualquier mujer que solicite un aborto lo tenga”</p><p dir="ltr">No obstante, las mujeres pueden aún así tener dificultades para acceder a abortos legales en Uruguay debido a la objeción de conciencia combinada con otras complicaciones de la ley.</p><p dir="ltr">Antes de recibir la píldora abortiva, una mujer debe someterse a cinco días de “reflexión” y a tres consultas médicas diferentes (incluida una con un equipo formado por un ginecólogo, un psicólogo y un trabajador social).</p><p dir="ltr">En ciudades pequeñas con un gran porcentaje de objetores de conciencia o sin los profesionales necesarios para estas obligadas consultas, las mujeres pueden tener que desplazarse hasta tres veces para pasar por estos pasos obligatorios.</p><p dir="ltr">Francisco Coppola, profesor asociado de Ginecología en la Facultad de Medicina de la Universidad de la República, explica a 50.50 que algunos objetores de conciencia remitirán pacientes a otros médicos que no objetan.</p><p dir="ltr">“No entorpecen la ley y les protegemos” asegura. Pero, añade Coppola, hay otros que hacen “un mal uso” de la cláusula de objeción y “en lugar de informar y ayudar [a la paciente], simplemente le dicen: ‘lo que haces es matar’”.</p><p dir="ltr">En Argentina, el aborto está actualmente restringido a casos de violación o en los que la vida o salud de la mujer está en peligro, aunque ahora hay una histórica propuesta de ley ante el Congreso para cambiar esto y ampliar los derechos sobre el aborto.</p><p dir="ltr">Soledad Deza, abogada y miembro de Católicas por el Derecho a Decidir, representó anteriormente a Belén, una joven que se presentó ante una sala de urgencias en 2014 con una grave hemorragia vaginal debido a un aborto natural.</p><p dir="ltr">Acusada de haberse sometido a un aborto ilegal, con cargos de asesinato con agravantes y sentenciada a ocho años de cárcel, Belén fue exonerada y liberada en 2017 después de más de dos años entre rejas.</p><p dir="ltr">Deza ha sido una activista prominente de la propuesta de ley para legalizar el aborto en Argentina, que fue aprobada por la Cámara de Representantes en junio y ahora está pendiente de aprobación en el Senado, donde se espera su votación en agosto.</p><p dir="ltr">Asegura que la objeción de conciencia también surgió en los debates sobre esta propuesta de ley y que se incluyó en el texto como una “moneda de cambio clave” para los conservadores.</p><p class="mag-quote-center">La objeción de conciencia surgió como una “moneda de cambio clave” para los conservadores.</p><p dir="ltr">La objeción de conciencia ya se reconoce en Argentina en los procedimientos de esterilización, contracepción y los (actualmente muy restringidos) abortos.</p><p dir="ltr">Debido al uso generalizado de estas objeciones, sólo dos de los cinco hospitales públicos en la provincia de Tucumán pueden garantizar la práctica de los pocos abortos permitidos en este momento por la ley, según la solicitud de información pública presentada por Deza.</p><p dir="ltr">Curiosamente, <a href="http://www.clacaidigital.info:8080/xmlui/bitstream/handle/123456789/1106/CDD%20Formaci%C3%B3n%2011%20-%20Monitorio%20social%20Tucum%C3%A1n.pdf?sequence=2&amp;isAllowed=y">no se tiene constancia de ningún objetor en las clínicas privadas</a> de la provincia, aunque los mismos médicos pueden trabajar tanto en los servicios públicos como privados. “Eso es un doble rasero” que va en contra las mujeres pobres, afirma Deza.</p><p dir="ltr">Católicas por el Derecho a Decidir <a href="http://catolicas.org.ar/informe-acceso-interrupciones-legales-embarazos/">halló lo mismo</a> en Buenos Aires y las provincias de Jujuy, Salta y Entre Ríos: un número significativo de objetores de conciencia registrados en los hospitales públicos, pero ninguno en las clínicas privadas.</p><p dir="ltr">Actualmente hay <a href="http://www.msal.gob.ar/images/stories/bes/graficos/0000000875cnt-protocolo_ile_octubre%202016.pdf">límites</a> sobre lo que los médicos pueden negarse a hacer. No pueden, por ejemplo, negarse a proveer información sobre abortos, y también están obligados a practicar abortos cuando el personal no objetor no está disponible.</p><p dir="ltr">Estos límites podrían ser cuestionados pronto, lo que preocupa a Deza.</p><p dir="ltr">En el vecino Chile, una <a href="http://www.minsal.cl/wp-content/uploads/2018/02/LEY_21030.pdf">ley de 2017</a> atenuó las restricciones al aborto permitiéndolo en casos de violación, en los que la vida o salud de la mujer está en riesgo o cuando el feto no es viable. Antes, el aborto estaba prohibido bajo cualquier circunstancia, desde 1989.</p><p dir="ltr">La ley chilena también reconoce el derecho a la objeción de conciencia de ginecólogos y otros profesionales sanitarios. El Tribunal Constitucional <a href="https://www.tribunalconstitucional.cl/descargar_sentencia.php?id=3515">dictaminó además</a> que este derecho debería aplicarse en los servicios de salud privada a nivel institucional.</p><p dir="ltr">Según las <a href="http://www.minsal.cl/funcionarios-objetores-de-conciencia-por-servicio-de-salud/">cifras publicadas</a> en junio, el 47 % de los ginecólogos de la sanidad pública en 33 ciudades chilenas son objetores de conciencia. En 16 ciudades esta tasa supera el 50 %. En siete varían entre el 70 % y el 100 %.</p><p dir="ltr">Otras cifras no cuadran, y sugieren que aún se llevan a cabo abortos clandestinos, a pesar de las reformas legales.</p><p dir="ltr">Según las cifras oficiales, sólo se han practicado <a href="http://www.minsal.cl/ive-reporte-mensual-actualizado-al-18-de-junio-de-2018/">309 abortos legales</a> en Chile desde que la ley fue aprobada, mientras que las <a href="https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&amp;pid=S0717-75262016000600014">estimaciones previas</a> de abortos clandestinos iban desde los 19.000 a los 160.000 al año.</p><p dir="ltr">La brecha es grande también en Uruguay con <a href="http://www.msp.gub.uy/sites/default/files/presentaci%C3%B3n%20IVE%202013%202017.pdf">9.380 abortos legales en 2017</a> y <a href="https://www.academia.edu/1558987/Condena_tolerancia_y_negaci%C3%B3n._Situaci%C3%B3n_del_aborto_en_Uruguay">estimaciones anteriores</a> de entre 16.000 y 33.000 procedimientos clandestinos al año.</p><p dir="ltr">Visconti, del Ministerio de Salud de Uruguay, asegura que estas estimaciones nunca fueron correctas. Pero Abracinskas, de la ONG MYSU, afirma que las estadísticas actuales tampoco muestran la realidad al completo, ya que solo reflejan los abortos practicados por personal médico.</p><p dir="ltr">En 2016, una mujer de 21 años <a href="https://www.elobservador.com.uy/justicia-investiga-muerte-joven-21-anos-aborto-clandestino-n871429">murió</a> en Uruguay después de un aborto ilícito a las 19 semanas. En 2015, una mujer fue encarcelada por <a href="https://www.elpais.com.uy/informacion/maldonado-mujeres-prision-aborto-ilegal.html">someterse a un aborto ilegal</a>.</p><p dir="ltr">Para las defensoras de los derechos de las mujeres la amenaza es clara: la objeción de conciencia, popularizada por los pacifistas como un argumento moral para no ir a la guerra, está poniendo en riesgo el acceso de las mujeres a servicios que tanto necesitan.</p><p dir="ltr">Aquí, cuenta Deza, el resultado potencial “no es un estado perdiendo a un soldado, es una mujer perdiendo su derecho a una asistencia sanitaria segura y legal”.</p><p>&nbsp;</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Uruguay </div> <div class="field-item even"> Chile </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Chile Uruguay Civil society Culture Democracy and government Diana Cariboni Thu, 19 Jul 2018 15:36:00 +0000 Diana Cariboni 118941 at https://www.opendemocracy.net Nicaragua, una vena abierta en América Latina https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/melisa-gorondy-novak/nicaragua-una-vena-abierta-en-am-rica-latina <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Lo que está ocurriendo hoy en Nicaragua da la razón a los que han venido denunciando, desde hace una década, el deterioro, gota a gota, de la realidad que desató la crisis.&nbsp;Hablamos con&nbsp;Camilo de Castro Belli,&nbsp;periodista&nbsp;y activista nicaragüense.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-07-19 a la(s) 11.38.50.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-07-19 a la(s) 11.38.50.png" alt="" title="" width="460" height="290" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Abril 2018. Homenaje a los más de 60 asesinados durante las protestas ciudadanas en Nicaragua. Fuente: Jorge Mejía Peralta/Flickr. Algunos derechos reservados. </span></span></span></p><p>Conocí Nicaragua en el año 2012. Recién terminaba mi carrera como Relacionista Internacional y las puertas hacia América Latina, sus territorios, realidades políticas y activismos se me abrieron al poco tiempo de empezar a caminar mi profesión. </p><p>Nicaragua fue el quinto país visitado en un primer mes por América Latina, que luego se convirtió en una experiencia de ocho años alrededor de la región buscando conocer, articular y fortalecer procesos de democracia participativa junto a liderazgos emergentes y organizaciones sociales que luchan por sus derechos, alzando sus voces, muchas de ellas silenciadas por la historia y las estructuras desiguales de poder en nuestras sociedades.</p><p><strong>Las primeras gotas</strong></p><p>Fue en ese entonces, hace seis años, que oí un poco de aquellas gotas que irían colmando el vaso de pesadumbres, resistencias, ahogos, enojos y desesperanza de ciudadanos nicaragüenses que empezaban a sentir atropellos del gobierno sandinista liderado por Daniel Ortega. </p><p>Entre estos actores se encontraba Nicaragua 2.0, un movimiento liderado por jóvenes con interés y necesidad de involucrarse y de intervenir lo público para promover el cambio social. Buscando despegarse de la imagen del joven militante partidario asociada a una fuerza política masificada, construyeron una identidad propia a partir de la renovación del sentido de la política, y también plasmando toda su creatividad en las formas en las que participaban y copaban las calles de sus ciudades.</p><p>Durante 2011 estos jóvenes ya empezaban a palpitar el deseo por otra política. Bajo el primer lema <em>Yo no soy Pendejo</em>, denunciaron espontáneamente la elección de lo que denominaron un gobierno ilegítimo y corrupto, que abría otro período presidencial de Daniel Ortega, quien ya en ese año, había sido seis veces candidato a presidente por el sandinismo en Nicaragua. El evidente rechazo del movimiento se vio plasmado en marchas, protestas y sentadas en las que se buscaba evidenciar el fraude electoral y las irregularidades ocurridas durante los comicios de ese año.</p><p><strong>Otras gotas, reflejo de un proceso continuo</strong></p><p>Unos tres años después regresé al país centroamericano. La situación no había cambiado mucho. Si bien observaba en las calles de Managua mejoras edilicias, carteles más luminosos, veredas asfaltadas y árboles de la felicidad distribuidos por toda la ciudad, las historias de activistas y de organizaciones sociales, y hasta de los ciudadanos comunes con los que uno tiende a hablar cuando llega a otro país queriendo empaparse de su realidad, no eran muy diferentes a las escuchadas años atrás.</p><p>Para ese entonces, una de las personas con quien habíamos forjado lazos para llevar a cabo proyectos para el fortalecimiento de la democracia, que era diputada nacional, fue destituida de su cargo a los seis meses de su embarazo, porque básicamente pensaba diferente.</p><p> Asimismo, escuchaba voces de medioambientalistas que denunciaban la represión que estaban sufriendo cientos de indígenas que defendían el derecho sobre sus tierras. Además, se hablaba de la posibilidad de la construcción de un gran canal, en un contexto de dudosa legitimidad y de un alto descontento de la ciudadanía, preocupada por el potencial impacto irreversible sobre la naturaleza. </p><p>En suma, los derechos ciudadanos de participación, libertad de expresión, organización y defensa de los territorios y a una vida digna estaban siendo constantemente violentados por quien seguía ejerciendo el poder, Daniel Ortega.</p><p><span class="mag-quote-center">La libertad de expresión, y la defensa de los territorios y a una vida digna estaban siendo constantemente violentados por quien seguía ejerciendo el poder, Daniel Ortega.</span></p><p><strong>El vaso colmado</strong></p><p>Tres años después, esta historia personal, plagada de experiencias y momentos propios, construida en diálogos, parece plasmarse en una realidad innegable: en este país centroamericano se ha colmado el vaso de gotas de impunidad, violaciones y cansancio de la ciudadanía.</p><p> No obstante, al momento de contarles lo que está ocurriendo hoy en Nicaragua, considero que la legitimidad se encuentra en las voces de aquellos que ha vivido y viven la realidad misma, y que han venido denunciando desde hace casi una década cada gota que fue colmando este vaso.</p><p><strong>Una visión local</strong></p><p>He invitado a Camilo de Castro Belli, a quien conocí en 2012 junto a Nicaragua 2.0, para que nos cuente lo que está ocurriendo en su país. Camilo es un periodista apasionado sobre temas políticos, económicos, ambientales y culturales, por los cuales recibió varias premiaciones a la excelencia en el periodismo. Es documentalista e historiador de formación. Actualmente preside la productora audiovisual CALE, reconocida a nivel nacional, centroamericano y latinoamericano, comprometida con la visibilización de&nbsp; proyectos sociales. También se dedica a su otra pasión, proteger el bosque y ser voluntario en Misión Bosawas. Se halla inspirado&nbsp; por su madre, la escritora nicaragüense Gioconda Belli.</p><p><strong>Melisa Gorondy Novak: ¿Qué está pasando en Nicaragua?</strong></p><p><strong>Camilo de Castro Belli</strong>: En Nicaragua estamos atravesando una revuelta popular no violenta en contra del régimen de los Ortega-Murillo. Es una lucha no violenta de ciudadanos que, después de enfrentar durante diez años una escalada de violaciones a sus derechos básicos, llegaron a su límite. </p><p>Reaccionaron a partir de un hecho muy puntual de represión que fue también una reacción a una acumulación atropellos que se han venido dando por parte del Gobierno. Esta revuelta o revolución pacífica surge entonces en un contexto con cada vez menos libertades, con menos posibilidades para las personas de organizarse o reunirse públicamente para expresar su descontento con la forma que se están haciendo las cosas. </p><p>Además se sostiene en un contexto de deterioro de la institucionalidad y de la posibilidad de dirimir nuestras diferencias en un proceso electoral libre y transparente, que nos permita elegir a las autoridades más representativas de la voluntad de la población.&nbsp; Lo que estamos viviendo hoy es una revolución ciudadana pacífica que está siendo reprimida violentamente por un gobierno autoritario que quiere mantenerse en el poder cueste lo que cueste.</p><p class="mag-quote-center">&nbsp;Estamos viviendo una revolución ciudadana pacífica&nbsp; reprimida violentamente por un gobierno autoritario que quiere mantenerse en el poder cueste lo que cueste.</p><p><strong>MGN: ¿Ha sido la reforma jubilatoria la gota de rebasó el vaso?</strong></p><p><strong>CdCB</strong>: La reforma fue el detonante de esta situación, que venía acumulándose por años. La gente salió a la calle a solidarizarse con los jubilados afectados por la misma, y en respuesta a esta manifestación hubo una reacción violenta de parte del gobierno. Esto desencadenó una seguidilla de otras protestas reprimidas aún con más violencia, en la que jóvenes estudiantes resultaron asesinados. Ello hizo que aun más estudiantes se manifestaran, provocando un efecto dominó que llevó a que otras personas se sumaran y las protestas se expandieran por todo el país.</p><p><strong>MGN: ¿Cómo ha sido el accionar del gobierno de Ortega hasta ahora?</strong></p><p><strong>CdCB</strong>: El gobierno desde hace años ha buscado tener el poder hegemónico en todos los espacios políticos del país. Por un lado, ha ido acaparando casi todos los medios de comunicación, acusado asimismo a los medios independientes de manera constante, buscando deslegitimar otras voces que no respaldan su política. </p><p>En el ámbito de la sociedad civil, las organizaciones sociales que propongan cualquier solución que no está alineada con el pensamiento de Daniel Ortega también sufren acoso o se ven imposibilitadas de trabajar con el Estado, y tienen que pasar constantemente por auditorías que buscan deslegitimar su trabajo. </p><p>En síntesis, se ha buscado amedrentar a las organizaciones de sociedad civil que tienen alguna postura diferente a la del gobierno, y de alguna manera limitar su capacidad de respuesta frente a las necesidades de la población, o frente a sus objetivos asumidos.</p><p>Pero esto pasa en todos los ámbitos, ninguno queda afuera en este juego de poder. Los campesinos por ejemplo desde hace años han estado protestando frente a una ley que se aprobó y que no fue consultada, que tiene que ver con el desarrollo del proyecto de un canal interoceánico. Ellos fueron reprimidos violentamente al expresar su desacuerdo. </p><p>También los indígenas han expresado su descontento con la política de este gobierno, que ha fomentado la invasión de sus tierras, ejerciendo violencia en este territorio. Por años ha habido una impunidad absoluta sobre todos los crímenes que ha sufrido la población nicaragüense. Por un lado, se sostiene dicha impunidad y la violencia hacia todos los que exigen justicia y piden que haya una respuesta adecuada del gobierno, y por otro lado se premia a los seguidores fieles. Esta es en gran parte la razón por la cual hay un gran número de muertos en esta revuelta.</p><p><strong>MGN: ¿Cómo explicarías entonces la gran cantidad de muertos?</strong></p><p><strong>CdCB</strong>: El aumento tan rápido del número de muertos que debe a que, en el discurso oficial, aquellos que no son leales al gobierno son sus enemigos. Entonces, cuando colocas a un partidario tuyo en espacios de poder, cuando llenas la política y la policía de aliados al gobierno, gentes que solo escuchan ese discurso, al momento de salir a las calles identifican como enemigos a todos los que están protestando en contra de su gobierno.</p><p><strong>MGN: ¿Se puede cambiar esta situación participando en las elecciones?</strong></p><p><strong>CdCB</strong>: Eso es lo que esperamos y deseamos. Pero hoy debemos trabajar por recuperar la institucionalidad perdida. El partido oficial controla todos los poderes del Estado: el ejecutivo, la asamblea nacional, el poder electoral y el judicial. Por ello no hay ninguna posibilidad de que exista el contrapeso entre los poderes. El poder absoluto corrompe absolutamente toda institucionalidad, y eso es lo que ha pasado aquí en Nicaragua.</p><p>Asimismo, el Consejo Electoral está controlado por el gobierno. Existen partidos, pero son todos partidos de fachada, que solo aparecen para las elecciones. Ninguno tiene vínculos con la población, ni representa una amenaza para el gobierno. Pero cuando aparece un partido y representa un desafío para los que detentan el poder, porque tiene llegada a la población, desde el gobierno encuentran algún pretexto legal para declararlo ilegal o sacarlo del juego electoral. Eso fue lo que pasó con el partido de Silvia Gutiérrez, que si bien no fue declarado ilegal, lograron crear una disputa entre distintos miembros del partido que les permitió traspasar el control a una persona leal al gobierno y expulsar del Congreso a quienes no le respondían. De esa manera, Daniel Ortega ha buscado diferentes mecanismos legales para darle una apariencia de legitimidad a las cosas ilegítimas que viene haciendo.</p><p class="mag-quote-center">El poder absoluto corrompe absolutamente toda institucionalidad y eso es lo que ha pasado aquí en Nicaragua.</p><p><strong>MGN: Entonces si el gobierno ha venido utilizando mecanismos legales constantemente, ¿por qué ahora ha recurrido a la violencia?</strong></p><p><strong>CdCB:&nbsp;</strong>Inicialmente los hechos de violencia fueron llevados a cabo por la policía, y hay muchos videos que muestran a la policía matando a los estudiantes durante las primeras manifestaciones. Pero como Daniel Ortega es el jefe supremo de la policía él sería responsable por el actuar de la misma y perdería toda legitimidad, y además tendría que responder por su accionar. </p><p>Al haber identificado esta situación como una amenaza para su permanencia en el poder, comenzaron a actuar a través de grupos paramilitares o fuerzas irregulares formadas por personas vestidos de civil, quienes son posiblemente miembros de la policía o ex militares vinculados al partido, pero ahora están operando de civil. </p><p>Es decir, estamos siendo reprimidos por fuerzas irregulares, y me atrevo a decir que muchas de ellas vinculadas al narcotráfico, que ha pactado con el orteguismo desde hace años.</p><p>En este contexto, el gobierno, junto a sus aliados, ha iniciado una campaña para desprestigiar la lucha cívica y pacífica de la sociedad civil, buscando hacerle creer al medio internacional que los responsables de la violencia son en parte los ciudadanos. De esa manera, lo que están haciendo es criminalizar la protesta acusando a personas inocentes, incluyendo a defensores de derechos humanos, de cometer delitos o violaciones de, justamente, los derechos humanos. Por ello, hoy no solo hay más de trescientos muertos, sino que mucha gente ha sido encarcelada. No hay ninguna intención de hacer justicia y mienten diariamente.</p><p><strong>MGN: ¿Se puede decir que el Orteguismo es la decadencia del Sandinismo, es decir, que mancha aquella lucha de los años 80, o, por el contrario, es consecuencia del mismo Sandinismo?</strong></p><p><strong>CdCB:&nbsp;</strong>Para mí la respuesta es que el Orteguismo es ambas cosas. Es un resultado del mismo sandinismo y a la vez mancha al sandinismo. </p><p>Por un lado, el Sandinismo fue muy autoritario y excluyente. Durante los años ochenta se cometieron violacionesde derechos humanos guiados por un Sandinismo basado en una una forma de pensar marxista-leninista propuesta por una vanguardia iluminada que decidía quién era bueno y quién era malo. En el marco de estas ideas, se cometieron muchos errores y hubo un desprecio hacia la libertad individual. En ese sentido, no hay mucha diferencia entre lo que pasó en los 80 y lo que está sucediendo ahora. </p><p>Pero, por otro lado, es también una mancha a la lucha sandinista, porque el Orteguismo es mucho más corrupto, neoliberal y sostiene su poder en programas clientelistas. En todos estos años la realidad es que no se han cambiado las estructuras de poder en este país. Yo creo que en los ochenta hubo un intento de cambiar las estructuras de poder en el país, por un periodo corto, pero ahora no. El Orteguismo de hoy solo quiere mantenerse en el poder, cueste lo que cueste.</p><p><strong>MGN: ¿Cuál es el papel de Estados Unidos en este conflicto?</strong></p><p><strong>CdCB</strong>: Lo que dicen las encuestas es que el setenta por ciento la población quiere que Daniel Ortega deje el poder. Ese es el clamor de la gente que está en las barricadas y en las ciudades: que haya un cambio de régimen porque éste gobierno ya perdió toda legitimidad. Un gobierno que masacra a sus propios ciudadanos no puede seguir gobernando. La gente está pidiendo que Ortega se vaya inmediatamente, para detener la violencia en primer lugar, y después poder celebrar elecciones libres y transparentes, y elegir a otro gobernante, de forma que sea legítimo y que cuente el respaldo de la población. Asimismo, para poder detener el deterioro económico que estamos sufriendo.</p><p>Pero Estados Unidos, con intereses son muy claros, no tiene urgencia en que este cambio ocurra hoy. Yo driía que sus intereses son tres: el tema de la migración es fundamental, el tema de la seguridad y, por último, sus empresas y capitales en Nicaragua. Por esa otra razón, Estados Unidos, junto a las élites del país, están muy preocupados por la estabilidad, es decir, por que haya una transición a otro gobierno que sea ordenada. De esa manera, se ha fraguado un acuerdo con la OEA para que no haya elecciones hasta el año que viene, pero manteniendo hasta entinces a Daniel Ortega en el poder. El miedo es que, al no estar Daniel Ortega se genere un vacío de poder que repercuta en la estabilidad del país. Por esto están apostando por un aterrizaje suave que implica que el presidente se mantenga en el poder por seis a nueve meses más. Para dar tiempo a que se reorganice el poder electoral.</p><p class="mag-quote-center">Si desde el 18 de abril han muerto más de 300 personas, ¿cuántas personas más van a morir de aquí a enero o a agosto del año que viene?</p><p>El temor de la sociedad civil y de la población víctima de la violencia es que, si desde el dieciocho de abril han muerto más de trescientas personas, ¿cuántas personas más van a morir de aquí a enero o a agosto del año que viene? Daniel Ortega, mantiene el control absoluto de la policía y los grupos paramilitares,que están matando gente en las calles todos los días. </p><p>Ese es el gran debate entonces: ¿cómo sacar a Daniel Ortega lo más rápido posible?</p><p>Es importante recalcar que el Gobierno, como parte de su propaganda política, afirma que, además de la violencia de la ciudadanía, está siendo víctima de un golpe de Estado patrocinado por Estados Unidos. Pero la paradoja es que, por un lado, dicen que son víctimas de un golpe de Estado, pero por otro actualmente estarían teniendo reuniones con enviados especiales estadopunidenses para negociar los términos de su salida, manteniéndose en el poder de acá a seis o nueve meses. Ent sese caso Estados Unidos sería su mejor aliado puesto que está respaldando la propuesta que más les conviene a los Ortega-Murillo para su salida.</p><p><span class="mag-quote-center">Ese es el gran debate entonces: ¿cómo sacar a Daniel Ortega lo más rápido posible?</span></p><p><strong>MGN: ¿Cómo crees que debería ser entonces la salida de Ortega?</strong></p><p><strong>CdCB</strong>: Es complejo plantear una salida porque él no quiere dejar el poder y las últimas semanas ha demostrado que está dispuesto a recurrir a la violencia extrema y brutal para mantenerse. Pero creo que la sociedad nicaragüense tiene que apostar por la resistencia en las calles, combinada con otro tipo de acciones de desobediencia civil como la desobediencia fiscal o el paro como una forma de ejercer presión al gobierno.&nbsp; </p><p>Asimismo, frente a esta crisis están surgiendo diversos procesos de participación alternativos, como la articulación de movimientos sociales formada por grupos campesinos, indígenas, movimientos feministas, sumándose a la voz de los auto convocados, el movimiento M-diecinueve o movimiento diecinueve de abril, el protagonismo de los estudiantes y pobladores, líderes en comunidad rurales, los Comité Azul y Blanco de autodefensa, entre muchos otros a lo largo del país.</p><p>Yo creo que de aquí van a surgir los nuevos liderazgos y la posibilidad de crear algo nuevo. De aquí van a abrirse nuevas posibilidades de organización y de articulación política que den pie a alianzas que puedan decantar en un proceso electoral democrático, transparente e inclusivo. </p><p>Estas diversas iniciativas de participación política y articulaciones pueden llegar ser una puerta para iniciar nuevos caminos electorales. Pero, si no se da ese camino electoral, si Ortega no suelta el poder, Nicaragua corre el riesgo de entrar en una guerra civil y ello es lo último que queremos para nuestro país.</p><p>----------------------------------</p><p><em>*Artículo <a href="https://www.uccor.edu.ar/noticiasucc/nicaragua/" target="_blank">publicado</a> originalmente en la Universidad Católica de Córdoba</em></p><p><strong>Melisa Gorondy Novak es Licenciada en Relaciones Internacionales por la UCC. </strong>Master (M.A.) of Arts (Ciencias Sociales), Global Studies Programme, de la Universidad Albert Ludwigs de Freiburg (Alemania), FLACSO-Argentina y Jawaharlal Nehru University (India), con una especialización en Políticas Públicas para la Igualdad en América Latina de CLACSO. Trabajó desde 2012 como Coordinadora de Proyectos y Articulación Territorial de Asuntos del Sur. Fue en el marco de esta organización donde trabajó por el fortalecimiento de nuevas formas de participación ciudadana e innovaciones democráticas en toda América Latina, incluyendo esta experiencia en Nicaragua. Actualmente se desempeña como Consultora en el Departamento de Gobierno Abierto de la Secretaría General del Gobierno de la Provincia de Córdoba, como Coordinadora de Gestión Investigación y Vinculación del Instituto Federal de Gobierno y asimismo como Consultora en Innovación Política para diversas organizaciones en países de América Latina. Es Profesora de Economía Política Internacional e Introducción a las Relaciones Internacionales en la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UCC. Investigadora en las áreas de economía política, desarrollo internacional, movimientos sociales e innovación política.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society protesta #SOSNicaragua crisis nicaragua Melisa Gorondy Novak Thu, 19 Jul 2018 09:48:24 +0000 Melisa Gorondy Novak 118934 at https://www.opendemocracy.net La mafia que controla el fútbol mundial https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/mike-lasusa/la-mafia-que-controla-el-f-tbol-internacional <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Ha terminado el Mundial de 2018, pero el caso de la enorme conspiración para delinquir en la que está involucrada la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) sigue su curso. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/taking-on-mafia-running-international-soccer">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Uruguay_-_Costa_Rica_FIFA_World_Cup_2014_(25)_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Uruguay_-_Costa_Rica_FIFA_World_Cup_2014_(25)_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="301" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Durante el partido entre Costa Rica y Uruguay durante los mundiales de 2014. Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p>El 10 de julio, el mismo día en que Francia vencía a Bélgica por 1 a 0 y se clasificaba para la final del Mundial, una empresa de comercialización de derechos deportivos y producción audiovisual con sede en Florida se declaraba culpable ante un tribunal federal de Nueva York de cargos relacionados con sobornos millonarios pagados a cargos de federaciones y organizaciones del fútbol en todo el continente americano.</p> <p>Los fiscales&nbsp;<a href="https://www.justice.gov/usao-edny/press-release/file/1079326/download">sostienen</a>&nbsp;que, en el año 2012, esta empresa, Imagina US, junto con otra compañía de comercialización de derechos deportivos, Traffic USA, sobornó a Jeffrey Webb, que a la sazón ocupaba cargos de responsabilidad en la FIFA y en la Unión de Fútbol del Caribe (UFC).</p> <p>Imagina US es una compañía de comercialización de derechos deportivos y producción audiovisual para el mercado hispano en Estados Unidos y los mercados de Latinoamérica.</p><p> En su sitio web corporativo se dice que "proporciona soluciones a medida para toda la cadena de valor de los servicios necesarios para distribuir con éxito cualquier contenido audiovisual, desde y hacia cualquier parte del mundo". Es la filial estadounidense del holding español Imagina Media Audiovisual.</p> <p>Traffic USA le ofreció a Webb 3 millones de dólares para que le ayudara a obtener los derechos de comercialización y transmisión de los partidos de clasificación para los mundiales de 2018 y 2022 que organizaban miembros de la UFC.</p><p class="mag-quote-center">Las víctimas de esta actividad ilegal, como confesaba Bensinger a&nbsp;<em>InSight Crime</em>, son los millones de aficionados y jugadores de fútbol de todo el mundo.</p><p>Imagina US ha admitido que llegó a un acuerdo con Traffic USA para pagar la mitad de los 3 millones de dólares y compartir los costes y los ingresos de la comercialización y transmisión de esos partidos.</p> <p>Imagina US se ha declarado también culpable de haber sobornado a cargos federativos de fútbol de Honduras, Guatemala, El Salvador y Costa Rica a cambio de obtener los derechos de comercialización y transmisión de los partidos de clasificación para el Mundial organizados por las federaciones de fútbol afiliadas a la FIFA de dichos países.</p> <p>Un&nbsp;<a href="https://www.justice.gov/usao-edny/pr/florida-media-company-pleads-guilty-bribing-soccer-officials-spanish-parent-company">comunicado de prensa</a>&nbsp;de la Fiscalía de Estados Unidos señala que varias personas involucradas en los sobornos se han declarado culpables de esquemas similares, lo que convierte a Imagina US en uno más de los muchos peces gordos del medio futbolístico que han sido atrapados por las autoridades estadounidenses desde que en 2015 se dio a conocer la existencia de una investigación de largo recorrido sobre corrupción en el seno de la FIFA.</p> <p>“La investigación del gobierno sigue su curso”, reza el comunicado de prensa.</p> <p>El periodista Ken Bensinger ha expuesto los orígenes y la evolución del caso hasta la fecha en&nbsp;<a href="http://www.simonandschuster.com/books/Red-Card/Ken-Bensinger/9781501133909">un libro</a>&nbsp;publicado justo el día antes del partido inaugural del Mundial de este año: <em>Tarjeta roja: cómo Estados Unidos le pitó falta al mayor escándalo deportivo del mundo</em>.</p> <p>Sobre la base de una investigación rigurosa, el libro describe en detalle cómo la policía estadounidense enfrentó las investigaciones de algunas de las figuras más poderosas del fútbol y acabó tratando el caso como de crimen organizado – e incluso considerando a la FIFA una organización delictiva.</p> <h3><strong>Trump y Rusia</strong></h3> <p>El caso empezó de manera un poco inverosímil. En 2010, un agente del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) que investigaba a grupos del crimen organizado ruso dio con una pista de que Rusia estaba intentando influir en cargos de la FIFA para asegurarse su voto favorable a que dicho país fuese&nbsp;designado <a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/futbol-el-rey-manchado/">anfitrión</a>&nbsp;del Mundial de Fútbol de 2018.</p> <p>Esa pista le llegó al FBI a través de un ex espía británico, Christopher Steele, que algo más tarde se haría famoso como autor de un documento que contenía graves acusaciones sobre supuestos vínculos entre Donald Trump y el gobierno ruso.</p> <p>En 2011, un aguerrido agente de la Agencia Tributaria de Estados Unidos (IRS), y gran aficionado al fútbol, entraba en el asunto tras descubrir que un poderoso funcionario de la FIFA llamado Chuck Blazer, de nacionalidad estadounidense, llevaba casi veinte años sin pagar impuestos.</p> <p>El agente del IRS y el equipo del FBI empezaron a colaborar en el caso a fin de conseguir pruebas de la corrupción sistemática e inveterada en el seno de la FIFA.</p> <p>Muchos de los esquemas de corrupción que descubrieron eran parecidos al descrito más arriba entre Traffic USA e Imagina US: sobornos para obtener derechos de comercialización y transmisión. Pero no era éste el único tipo de corrupción.</p> <p>Blazer, por ejemplo, compraba lujosas viviendas y pagaba cenas, viajes y regalos utilizando fondos de la FIFA. Además, aceptaba pagos ilícitos a cambio de su voto en decisiones importantes de la FIFA, como la elección de Sudáfrica como anfitrión del Mundial de 2010.</p> <p>Las víctimas de esta actividad ilegal, como confesaba Bensinger a <em>InSight Crime</em>, son los millones de aficionados y jugadores de fútbol de todo el mundo.</p> <p>“<em>Todos estos cargos corruptos se adueñan de dinero que debería destinarse al deporte. Sus destinatarios son los equipos profesionales, que necesitan fondos para construir mejores estadios. Debe utilizarse para apoyar a los equipos de jóvenes, para que puedan comprar balones y botas, y para construir canchas para los niños… A todos ellos se les engaña y se les roba cuando hay corrupción</em>”.</p> <h3><strong>Cruzando la línea de gol</strong></h3> <p>A finales de 2011, los investigadores estadounidenses confrontaron a Blazer y le presentaron dos alternativas: cooperar en la investigación sobre la FIFA, o bien enfrentar un juicio por fraude fiscal. Blazer decidió cooperar y de esta manera se convirtió, en palabras de Bensinger, en “guía” de la corrupción en el fútbol.</p><p class="mag-quote-center">Creo que es ingenuo pensar que detener a un puñado de personas va a resolver los problemas culturales de las instituciones. Esto es como echarse agua fría en la cara, pero lo que queda por hacer después es emprender el arduo trabajo de generar una nueva cultura menos corrupta.</p> <p>Blazer describió cómo funcionaban los esquemas de corrupción y quiénes estaban involucrados en ellos, lo que permitió a los investigadores constatar que la red de cargos del fútbol y empresas de comercialización de derechos se asemejaba a una organización delictiva.</p> <p>“De hecho”, escribe Bensinger, “se parecía cada vez más a una mafia”.</p> <p>Durante los años siguientes, las autoridades identificaron a otros altos cargos de la FIFA y ejecutivos de empresas de comercialización de derechos involucrados en los esquemas de corrupción. </p><p>Identificaron algunas figuras importantes, que a su vez les proporcionaron pruebas que implicaban a muchos otros miembros de las élites del fútbol internacional.</p> <p>La investigación culminó en mayo de 2015, cuando se&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/latinoamerica-centro-cartel-fifa/">anunció públicamente</a>&nbsp;la imputación de 20 acusados, seis de los cuales ya se habían declarado culpables.</p> <p>La revelación de los cargos a los que se enfrentaban desató un escándalo internacional. Más adelante, en diciembre de 2015, las autoridades hicieron pública una acusación adicional que&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/funcionarios-futbol-latinoamericano-implicados-reciente-escandalo-fifa/">incrementó</a>&nbsp;el número de sospechosos imputados, dejando todavía más claro por qué los fiscales consideraban a la FIFA como una organización delictiva.</p> <p>Bensinger extrae esta cita del escrito de imputación en su libro: “La corrupción de la organización llegó a ser endémica”.</p><p> Cuando los escándalos obligaban a ciertos cargos a retirarse, otros actores corruptos les remplazaban de inmediato.</p> <p>Muchos de los acusados se han declarado culpables. Pero en noviembre de 2017, tres altos cargos de la FIFA&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/enfrentan-juicio-estados-unidos-directivos-latinoamericanos-escandalo-fifa-corrupcion/">prefirieron</a>&nbsp;enfrentarse a un juicio. Un mes más tarde, dos de ellos fueron condenados. Su sentencia&nbsp;<a href="https://twitter.com/kenbensinger/status/1016788860406120448">está prevista</a>&nbsp;para dentro de un mes.</p> <h3>¿Juego limpio?</h3> <p>¿Ha permitido la exhaustiva investigación de los hechos y el enjuiciamiento de algunas de las figuras más poderosas del fútbol depurar este deporte?</p> <p>Bensinger afirma que, a raíz del escándalo, la FIFA ha tomado algunas medidas positivas, pero que no ha hecho lo suficiente.</p> <p>“Creo que es ingenuo pensar que detener a un puñado de personas va a resolver los problemas culturales de las instituciones”, dice. “Esto es como echarse agua fría en la cara, pero lo que queda por hacer después es emprender el arduo trabajo de generar una nueva cultura menos corrupta”.</p> <p>Bensinger señala que la FIFA ha operado de manera turbia durante muchos años y que su tradicional falta de transparencia será muy difícil de cambiar.</p> <p>“Es difícil que, desde su cultura, entiendan que lo que se espera es que proporcionen más información, que sean más abiertos en cuanto a lo que hacen”.</p> <p>Con respecto a si las revelaciones de&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/insight-semanal-crimen-organizado-futbol-y-mundiales/">corrupción generalizada</a>&nbsp;en el fútbol pueden afectar de manera significativa la inmensa popularidad de este deporte a nivel mundial, Bensinger cree que es muy poco probable.</p><p> “Quizás algunas personas dejen de seguir este deporte, pero van a ser muy pocas en comparación con la enorme cantidad de fervientes aficionados”, afirma. “Así es el fútbol: a pesar de la podredumbre, la gente ama el deporte y quiere seguir viéndolo”.</p> <p class="blockquote-new">Este artículo fue publicado previamente por <em>InSight Crime</em>. Lea el original <strong><a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/el-rol-de-ee-uu-en-las-investigaciones-sobre-la-mafia-que-dirige-el-futbol-internacional/">aquí.</a></strong></p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Culture Democracy and government Economics Mike LaSusa Wed, 18 Jul 2018 16:49:14 +0000 Mike LaSusa 118926 at https://www.opendemocracy.net Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna» https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El «abolicionismo moderno» enmarca sus actividades como parte de una lucha global compartida, pero no existe un movimiento único contra la esclavitud o contra la trata. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/joel-quirk/rhetoric-and-reality-of-%E2%80%98ending-slavery-in-our-lifetime%E2%80%99">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/555228/NFS Scarf Fist.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/555228/NFS Scarf Fist.jpg" alt="" title="" width="460" height="218" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style=""/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Notforsale.com. All Rights Reserved.</span></span></span></p> <p>Los esfuerzos recientes por combatir la «trata de personas» y la «esclavitud moderna» se han caracterizado con frecuencia como una causa asociada al <a href="http://jp.notforsalecampaign.org/action/modern-day-abolitionist/">«abolicionismo moderno»</a>, que se considera a sí mismo como el sucesor histórico del activismo antiesclavista en los Estados Unidos y el Reino Unido. Según estos grupos autodenominados abolicionistas, tales como David Batstone y Not For Sale, el objetivo principal es <a href="http://twitchange.com/not-for-sale-nfs-the-movement-to-re-abolish-slavery/">«terminar con la esclavitud moderna».</a>&nbsp;Mientras que esto es, sin duda, un lema atractivo, tenemos que mirar más allá de la retórica y preguntarnos qué es lo que esto implica en realidad.</p> <p>Para el activismo antiesclavitud histórico, luchar por el fin de la esclavitud implicaba enfocarse en una población claramente definida, cuya situación de «esclavas o esclavos» dependía en gran medida del gobierno para obtener sanciones y apoyo. Para el «abolicionismo moderno», terminar con la esclavitud implica una inmensa variedad de prácticas y problemas. Estos incluyen el cautiverio en tiempos de guerra en Nigeria, la servidumbre por deudas en Pakistán, los abusos en barcos pesqueros en Tailandia, el «chocolate esclavo» en Costa de Marfil, el trabajo forzoso en la producción de algodón en Uzbekistán, y el abuso de trabajadoras domésticas inmigrantes en el Reino Unido. El «abolicionismo moderno» considera estos problemas diversos como diferentes aspectos integrales de una causa global unificada: combatir la trata de personas y la esclavitud moderna. ¿Realmente podemos poner en un mismo saco todos estos problemas y prácticas tan diversas?</p> <p>Para ayudar a responder a esta pregunta, debemos reflexionar sobre los muchos y diversos problemas que se han ido agrupando, a la ligera y durante las últimas dos décadas, bajo el lema global de acabar con la esclavitud y la trata de personas. Si bien ninguna lista puede ser nunca definitiva, el objetivo de «acabar con la esclavitud moderna» se entiende normalmente en términos que requieren acción en relación con:</p> <div style="margin-left:25px;text-indent:-8px;"> <p>• Trabajo sexual y explotación</p> <p>• Migración y explotación</p> <p>• Servidumbre por deudas y explotación</p> <p>• Trabajo infantil y explotación</p> <p>• Trabajo doméstico y explotación</p> <p>• Cadenas mundiales de suministro y explotación</p> <p>• Esclavitud hereditaria y discriminación étnica</p> <p>• Cautiverio y abusos en tiempos de guerra</p> <p>• Matrimonio forzoso y a temprana edad</p> <p>• Trabajo forzado para el estado</p> </div> <p>También es importante mencionar brevemente los siguientes temas relacionados, a pesar de que en los círculos contra la esclavitud y la trata no se les ha dado la suficiente importancia:</p> <div style="margin-left:25px;text-indent:-8px;"> <p>• Trabajo en prisión y patrones de encarcelamiento</p> <p>• Reparar la historia y los legados del sistema esclavista tradicional</p> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/555228/NFS Group hands.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/555228/NFS Group hands.jpg" alt="" title="" width="460" height="122" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style=""/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Notforsale.com. Fair Use.</span></span></span></p> <p>Se trata de una lista larga y diversa. Hay una serie de puntos de superposición e intersección entre las diferentes temáticas, así como con desafíos sociales mucho más grandes, tales como el sexismo y el patriarcado. Con rapidez, el tema se complica aún más, ya que comúnmente se entiende que la lucha contra la trata de personas y la esclavitud implican una subcategoría específica de «esclavas o esclavos» dentro de poblaciones mucho más grandes. No todas las personas que trabajan en una cadena mundial de suministro se pueden considerar esclavas, objeto de trata o sujetas a trabajos forzosos. La misma lógica se aplica a personas migrantes, trabajadoras sexuales, trabajadoras del hogar, o en prisión, y a otras poblaciones. Mezclar todas estas cuestiones en una misma categoría provoca más confusión que otra cosa.</p> <p>En consonancia con lo dicho, «el fin de la esclavitud» no solo implica que distingamos claramente entre «personas esclavas» y «personas no esclavas» en las diferentes prácticas y en los distintos grupos de población, sino también formular intervenciones dirigidas en concreto a esta pequeña subcategoría de personas afectadas. Esto se complica aún más por el modo en que las personas entran y salen de diferentes situaciones, de tal manera que siempre habrá casos nuevos.</p> <p>Es aquí donde la retórica política revela inevitablemente la realidad política. El «abolicionismo moderno» no puede emprender de ninguna manera acciones simultáneas para enfrentarse a esa subcategoría amorfa de «esclavitud» que se gesta en todas estas prácticas y estos grupos de población diferentes. Llegado el momento, activistas e instituciones raramente abordan el problema de manera general, sino que dirigen sus energías hacia problemas y lugares específicos.</p> <p>Aunque la retórica popular sobre la lucha global compartida es indudablemente atractiva, la realidad es que en la práctica no significa demasiado. El fin de la esclavitud no es algo aislado, sino que implica muchas otras cosas que se han agrupado de una manera incómoda. Hay relativamente pocas intervenciones en una parte del mundo conectadas <em>de forma directa</em> con intervenciones paralelas en otros lugares del planeta.</p> <p>El activismo en Brasil persigue el fin de la explotación extrema en el sector agrícola, y poco tiene que ver con sus homólogos en Malí o Níger, que intentan acabar con el legado del sistema esclavista tradicional. Lo mismo se puede decir de quienes luchan en contra del trabajo forzoso apoyado por el gobierno en Corea del Norte en relación con la servidumbre por deudas en Pakistán. El activismo en los Estados Unidos que se levanta contra la «trata sexual de menores nacionales» pocas veces mira más allá de sus propias fronteras, e incluso más allá del trabajo sexual, cuando se trata de encarar intervenciones políticas y normativas importantes. A veces, existen amplias <em>similitudes</em> en los tipos de prácticas que se dan en estos contextos tan diferentes; pero se requiere una extraordinaria visión creativa de conjunto y capacidad de extrapolación para traducir estas generalidades al lenguaje de una causa global común y cohesionada.</p> <p>El abolicionismo moderno intenta con frecuencia resolver el problema mezclando apelaciones retóricas que unen superficialmente numerosos contextos y sectores. Esto a veces significa redenominar a las personas interesadas en temas específicos, como la migración o los derechos de las niñas y niños, como «activistas contra la esclavitud» para inventar un nuevo tipo de «abolicionismo moderno». Si bien puede haber superposición entre las causas, esta generalización retórica tiene, sin embargo, el efecto de atenuar las diferencias en la agenda, la filosofía y el enfoque. En otros casos, quienes se preocupan por un tema —como el trabajo sexual y la explotación— intentan reformular sus actividades como una contribución a una causa mayor, la de acabar con la esclavitud y la trata. Ello se hace a menudo simplemente agregando la palabra de moda «trata con fines laborales» en sus vocabularios retóricos.</p> <p>Durante el último año, el activismo contra la trata de personas hizo una serie de llamados a la acción en Nigeria, Siria e Irak, y de ese modo establecieron vínculos retóricos entre el cautiverio en tiempos de guerra y el trabajo sexual y la explotación. En la gran mayoría de los casos, activistas y organizaciones que han hecho estos llamamientos retóricos no han contribuido luego con ninguna idea significativa. Activistas e instituciones pueden estar comprometidas de una manera retórica a combatir una gran cantidad de problemas, pero esta retórica esconde un panorama político y espacial donde las ideas significativas se concentran en temas y lugares específicos.</p> <p>Varias conclusiones se desprenden de esta línea argumental. En primer lugar, y como es obvio, es esencial no confundir la retórica política con las realidades políticas. Por mucho que la gente proclame lo contrario, no existe un movimiento global contra la trata o contra la esclavitud. En cambio, hay muchos movimientos e instituciones diferentes con diferentes agendas e intereses. Debería ser evidente, además, que estas agendas políticas no siempre apuntan en la misma dirección.</p> <p>En lugar de agrupar diversos temas, lo que necesitamos es desglosar las múltiples causas y agendas que coexisten con dificultad hoy en día bajo el lema de «acabar con la esclavitud». Esto implica centrarse en temas más específicos y participar en debates políticos más concretos para abordar determinados problemas, como las vulnerabilidades asociadas con la inmigración. Cada uno de los temas identificados anteriormente puede ser entendidos de manera útil como esferas autónomas de activismo y análisis, más que como subcategorías dentro de la retórica cada vez más incoherente y sobrecargada de «acabar con la esclavitud». Hay, sin duda, superposición entre algunos de estos temas, pero estos puntos de intersección deberían ser significativos y no meramente retóricos.</p> <p>Para terminar, también debemos reflexionar sobre si las categorías de «esclavitud» y «trata de personas» en última instancia ofrecen un punto de partida efectivo para abordar estos temas tan variados. Como ya hemos establecido, «acabar con la esclavitud» a menudo significa intentar abordar subcategorías específicas de casos «excepcionales» insertos entre grupos de población mucho más grandes. Abordar estos casos excepcionales no solo es muy difícil desde el punto de vista práctico, sino que también tiende a crear una separación informal entre los casos «merecedores» y «no merecedores».</p> <p>En lugar de concentrar nuestras energías en pequeñas subcategorías de una población mayor, quizás sería mejor hacer de la población <em>en su totalidad</em> el principal objeto de activismo y análisis. Si bien diferentes temas requieren respuestas específicas para cada caso, esto en general significa trabajar para mejorar los derechos y las protecciones otorgadas a <em>la totalidad</em> de personas trabajadoras sexuales, trabajadoras del hogar, en prisión, en cadenas de suministro, y otras poblaciones vulnerables. En lugar de privilegiar los casos individuales, debemos pensar en términos de responsabilidad colectiva.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p> <fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chus-lvarez/traduciendo-beyond-trafficking-and-slavery-la-historia-detr-s-del-hecho">Traduciendo Beyond Trafficking and Slavery: la historia detrás del hecho</a><br /><span style="font-size:90%;">Chusa Álvarez</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kamala-kempadoo/revisitando-la-carga-del-hombre-blanco">Revisitando la «carga del hombre blanco»</a><br /><span style="font-size:90%;">Kamala Kempadoo</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">Anne Gallagher</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">Nandita Sharma</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">Joel Quirk, André Broome</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">David A. Feingold</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">Alessandra Mezzadri</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">Neil Howard</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Joel Quirk BTS en Español Wed, 18 Jul 2018 07:00:00 +0000 Joel Quirk 118812 at https://www.opendemocracy.net Nicaragua ante el horror de la represión desenfrenada https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/m-nica-baltodano/nicaragua-ante-el-horror-de-la-represi-n-desenfrenada <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La explosión popular frente a la represión encuentra a la población desarticulada y desorganizada. Reconstruir el tejido social, pulverizado por las políticas neoliberales y la persecución del gobierno, es absolutamente necesario. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/m-nica-baltodano/nicaragua-facing-horror-of-unbridled-repression">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/800px-2018_Nicaraguan_protests_-_woman_and_flag_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/800px-2018_Nicaraguan_protests_-_woman_and_flag_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestaciones contra la violencia del Estado en Nicaragua, 2018. Fuente: Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p>La represión del gobierno de Daniel Ortega contra estudiantes y población civil desarmada que sigue protestando ha dejado más de 300 muertos&nbsp; y las cifras de heridos y desaparecidos se disparan a diario.&nbsp;<p>Estas cifras no han dejado de crecer a pesar del establecimiento de la llamada Mesa de Diálogo Nacional, lo que ilustra que para Ortega el diálogo es tan solo una estratagema para ganar tiempo.</p> <p>Además de las multitudinarias marchas en Managua y otros departamentos del país, los pobladores fueron levantando tranques y barricadas en carreteras y calles de las ciudades. Los primeros en atrincherarse fueron los habitantes del combativo barrio indígena de Monimbó en Masaya. </p><p>Buscaban también contener la ola de quemas y saqueos promovidos por el régimen. Los campesinos, dirigidos por la líder campesina Francisca Ramírez, iniciaron los tranques en Nueva Guinea que luego se extendieron en todo el país. Los tranques son un mecanismo de defensa frente a la represión, pero también un instrumento de presión ante la indecisión de los empresarios de realizar un paro nacional indefinido. </p><p>En los tranques y barricadas hacen guardia mujeres, jóvenes y pobladores armados únicamente de morteros caseros, asistidos por su vecindario. La masividad de la participación ciudadana es tal que, en varias ciudades, llegaron a cercar estaciones de policía, obligando a los efectivos a abandonar los poblados.&nbsp;</p> <p>El 30 de mayo, día tradicional de la madre nicaragüense, se realizaron marchas simultáneas en las ciudades. Más de 300.000 nicaragüenses desfilaron en Managua encabezados por el movimiento Madres de Abril que agrupa a familiares de las víctimas de las masacres. </p><p>Casi al finalizar, francotiradores y policías dispararon contra la multitud: 20 personas perdieron la vida y cientos resultaron heridos. La población respondió con más trincheras. Al comenzar el mes de junio se contabilizaban más de 160 tranques y cientos de barricadas.&nbsp;</p> <h3><strong>El Diálogo Nacional</strong></h3> <p>La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) escogió a los participantes de la Mesa de Diálogo que se sentarían frente al gobierno. Se trataba de los grandes empresarios agrupados en el Consejo Superior de la Iniciativa Privada (COSEP) y la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua, de una delegación de estudiantes y de integrantes de la sociedad civil (un representante del movimiento campesino, uno de la Costa Caribe, y otro del movimiento sindical autónomo).</p><p class="mag-quote-center">&nbsp;Hasta hoy no existe ninguna apertura de caso contra los autores de los crímenes del gobierno y, por el contrario, se ha inculpado a inocentes como “chivos expiatorios” mientras crecen los expedientes contra los luchadores sociales.</p> <p>El Diálogo realizó su sesión inaugural el 16 de mayo. Desde entonces hasta la fecha, los avances son relativamente modestos porque no ha cesado la represión y el gobierno elude abordar la Ruta de la Democracia propuesta por la Conferencia Episcopal. Ese documento propone el adelanto de las elecciones para el 31 de marzo del 2019.</p><p class="mag-quote-center">El presidente descalifica a quienes exigen su salida anticipada como “golpistas” y se presenta como víctima de un complot internacional.&nbsp;</p><p>Además, promueve reformas previas a la Ley Electoral y el cambio de las autoridades electorales. El gobierno apuesta por imponer el cronograma que venía elaborando desde 2017 con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, señalado de parcializarse a favor del gobierno en elecciones pasadas. El cronograma llevaría a Ortega a terminar su espurio mandato en 2021.</p> <p>El presidente descalifica a quienes exigen su salida anticipada como “golpistas” y se presenta como víctima de un complot internacional. A este discurso se han unido algunos partidos de izquierda en América Latina, incapaces de distinguir la retórica pseudo-revolucionaria de Ortega de sus prácticas neoliberales. Más aún, asumen una posición éticamente condenable al justificar en la práctica los asesinatos de mása de 300 nicaragüenses.&nbsp;</p> <h3><strong>Derechos Humanos</strong></h3> <p><a href="http://www.oas.org/es/cidh/prensa/comunicados/2018/134.asp">El 22 de junio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó el informe final de su visita a Nicaragua ante el Consejo Permanente de la OEA</a>. El demoledor informe fue rechazado de plano por el gobierno de Ortega, que obtuvo el respaldo de Venezuela. La mayoría de los demás países demandaron el cese de la represión. En el informe puede leerse lo siguiente:</p> <p><span> </span><em>“Los hallazgos de la visita de trabajo muestran que la violencia estatal ha estado dirigida a disuadir la participación en las <span> </span>manifestaciones y que siguió un patrón común, caracterizado por: el uso excesivo y arbitrario de la fuerza policial, incluyendo el <span> </span>uso de la fuerza letal de manera deliberada y sistemática; el uso de grupos parapoliciales con la aquiescencia y tolerancia de <span> </span>las autoridades estatales; obstáculos en el acceso a la atención médica de urgencia a los heridos, como forma de represalia por <span> </span>su participación en las manifestaciones; un patrón de detenciones ilegales arbitrarias a jóvenes y adolescentes que participaban <span> </span>pacíficamente en protestas y personas que transitaban en vías públicas en las zonas de los incidentes; el uso de tratos crueles, <span> </span>inhumanos y degradantes contra la mayoría de las personas detenidas, llegando algunos de estos a alcanzar el umbral de <span> </span>tortura; la difusión de propaganda y campañas de estigmatización, medidas de censura directa e indirecta; intimidaciones y <span> </span>amenazas contra líderes de movimientos sociales; y falta de diligencia en el inicio de las investigaciones respecto de los <span> </span>asesinatos y lesiones ocurridos en el este contexto.”</em></p> <p>La CIDH hizo quince recomendaciones, pero el gobierno se ha negado a cumplir con todas ellas. De hecho, solo ha cumplido con la instalación del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (MESENI), la aceptación del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI-Nicaragua) y la invitación al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.</p> <p>Lamentablemente, no es posible ser demasiado optimista sobre los resultados del trabajo de estos equipos. Mientras Ortega siga al frente del gobierno, todas las instituciones bajo su control conspirarán contra la eficacia de las investigaciones de estos organismos.</p><p> En el caso del GIEI, trabajará al lado del Ministerio Público, una institución totalmente controlada por Ortega. Hasta hoy no existe ninguna apertura de caso contra los autores de los crímenes del gobierno y, por el contrario, se ha inculpado a inocentes como “chivos expiatorios” mientras crecen los expedientes contra los luchadores sociales.</p> <p>La recomendación más importante de la CIDH – desmantelar los grupos parapoliciales – no solo no se ha cumplido, sino que Ortega los ha expandido desplegando un ejército irregular letal que opera en complicidad con la policía.&nbsp;</p> <h3><strong>El papel de Estados Unidos</strong></h3> <p>El gobierno estadounidense sostenía hasta hace muy poco tiempo una relación cercana con el gobierno de Ortega. El mandatario nicaragüense le otorgaba “paz y estabilidad”. Sin embargo, la relación ha cambiado. Washington ha comenzado a expresar “preocupación” por lo que está ocurriendo y, sobre todo, por los resultados de la crisis. Por ello empujan una salida “suave” que no debilite su situación en la región. No les preocupan ni los derechos humanos y civiles ni la corrupción. Su apuesta está centrada en sus propios intereses.</p> <p>El 9 de junio, Caleb McCarry, experto en temas de transición que trabajó para el gobierno de George W. Bush, visitó Nicaragua como enviado del poderoso presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, Bob Corker.<span>&nbsp;</span></p><p>Asimismo, antes de la reunión del Consejo Permanente de la OEA, el embajador Carlos Trujillo, representante permanente de Estados Unidos ante ese organismo, realizó una visita de 24 horas a Nicaragua y se entrevistó con la CEN, integrantes del Diálogo y con Daniel Ortega. Se ha filtrado que Estados Unidos intenta presionar a Ortega con el adelanto de las elecciones a cambio de inmunidad (es decir impunidad) para su familia.&nbsp;</p> <h3><strong>La represión se recrudece y se extiende</strong></h3> <p>Desde el 11 de junio, el gobierno incrementó la represión a través de lo que se ha llamado “operación limpieza”. Se trata de una verdadera oleada ofensiva con grupos combinados de policías, fuerzas antimotines y civiles fuertemente armados y encapuchados.</p><p><span class="mag-quote-center">Desde el 11 de junio, el gobierno incrementó la represión a través de lo que se ha llamado “operación limpieza”, y se trata de una verdadera oleada ofensiva con grupos combinados de policías, fuerzas antimotines y civiles fuertemente armados y encapuchados.</span></p><p> Estos grupos, además de disparar indiscriminadamente y destruir las barricadas, realizan allanamientos de domicilios y capturas de muchachos y muchachas basadas en listas proporcionadas por los llamados Consejos del Poder Ciudadano (CPC), grupos partidarios que forman parte de las estructuras oficiales desarrolladas por el gobierno.&nbsp;</p> <p>El 16 de junio estas fuerzas combinadas incendiaron una vivienda con la familia entera adentro quedando carbonizados 4 adultos y dos niños, una de dos años y otro de tres meses. </p><p>Los sobrevivientes denunciaron que el incendio fue provocado por estos grupos ligados al gobierno, porque el dueño del inmueble, donde además había una fábrica de colchones, no permitió que un francotirador se apostara en el tercer piso de la vivienda. </p><p>Imágenes de policías y sicarios progubernamentales quedaron registradas en videos de una cámara de seguridad de un negocio vecino. Asimismo, a punta de balas han desmontando una parte de los tranques y las barricadas, provocando numerosos muertos y heridos. En las ciudades impera de facto la suspensión de las garantías constitucionales y el toque de queda. </p><p>Los grupos de encapuchados se ubican a cualquier hora y en cualquier lugar practicando registros, detenciones y sembrando el terror en los ciudadanos.</p> <h3><strong>Correlación de fuerzas y lucha popular</strong></h3> <p>Las elecciones de noviembre de 2016 fueron claramente fraudulentas y la abstención fue superior a 60 %. La ilegitimidad del gobierno se confirmó en una encuesta de la consultora CID Gallup realizada entre el 5 y 15 de mayo, que indica que 63 % de la población opina que Ortega debe dejar el poder, y 67% opina lo mismo de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo. </p><p>La población está decidida a expulsar a la pareja del poder y paga altos costos en vidas y sacrificio. El impacto de la crisis sobre la economía es demoledor. Numerosos negocios han cerrado y se han perdido más de 200.000 empleos.&nbsp;</p> <p>En medio del incremento represivo, diversas organizaciones cívicas lanzaron la propuesta de la desobediencia civil, en particular la de los grandes contribuyentes. Sin embargo, el empresariado duda. El 14 de junio, las cámaras empresariales realizaron, por fin, un paro nacional de 24 horas que resultó todo un éxito. La gente presiona por un paro indefinido combinado con la desobediencia civil y la lucha de calles para forzar a la pareja a dimitir.</p> <p class="mag-quote-center">La población está decidida a expulsar a la pareja del poder y paga altos costos en vidas y sacrificio. El impacto de la crisis sobre la economía es demoledor.</p><p>La explosión popular frente a la represión encontró al pueblo de Nicaragua desarticulado y desorganizado. El tejido social ha sido pulverizado por las políticas neoliberales y por la persecución abierta o solapada del orteguismo. Los partidos políticos están debilitados y desacreditados. Por lo tanto, reconstruir el tejido social es un desafío.</p> <p>La delegación participante del Diálogo se ha agrupado como Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia pero también se ha venido construyendo la Articulación de Movimientos Sociales que aglutina a estudiantes autoconvocados, expresiones territoriales del Movimiento 19 de Abril, población movilizada en tranques y barricadas, movimientos de mujeres y feministas, movimientos campesinos, organizaciones de Derechos Humanos, pueblos indígenas y comunidades afrodescendientes, ambientalistas, movimientos defensores de la diversidad sexual y medios de comunicación, entre otros. </p><p>La Articulación ha planteado que toda ruta hacia la democratización deber partir de la salida inmediata de la pareja presidencial del poder y la instalación de un gobierno de transición que diseñe los pasos para elegir cuanto antes una Asamblea Constituyente y un nuevo gobierno.&nbsp;</p> <p>La suerte está echada. Como dice la consigna repetida hasta el hartazgo: “Ortega perdió al pueblo y el pueblo perdió el miedo”. Sin embargo, todavía falta recorrer un camino para que el pueblo, hoy martirizado, vea resolver esta contienda a su favor.</p><p><em class="blockquote-new">Este artículo se publica en el marco de nuestra alianza editorial con Revista Nueva Sociedad. Lee el original <a href="http://nuso.org/articulo/nicaragua-ante-el-horror-de-la-represion-desenfrenada/">aquí</a>.</em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/cirilo-antonio-otero/por-qu-parece-tan-dif-cil-la-salida-de-ortegamurillo">¿Por qué parece tan difícil la salida de Ortega/Murillo?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/grupo-de-los-27/nicaragua-en-defensa-de-nuestro-derecho-vivir-en-paz-y-libertad">Nicaragua: En defensa de nuestro derecho a vivir en paz y libertad</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">#SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Mónica Baltodano Tue, 17 Jul 2018 10:49:50 +0000 Mónica Baltodano 118898 at https://www.opendemocracy.net Una historia de neófitos italianos y de constructores españoles https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/giovanni-biava/una-historia-de-ne-fitos-italianos-y-de-constructores-espa-oles <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Lo que sucede en estos dos países es importante y merece mucha más atención que la que se le presta habitualmente. Es hora de reevaluar las fuerzas que están en juego en Europa. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/story-of-italian-neophytes-and-spanish-constructors">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37030776 (1)_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37030776 (1)_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Matteo Salvini, Viceprimer ministro de Italia y Ministro del Interior se hace una selfie con un seguidor en Orbassano, cerca de Turín, el 15 de junio de 2018. NurPhoto/ Press Association. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Italia y España cuentan con nuevos gobiernos. No son muchos los que le han prestado atención, excepto aquellos a los que les gusta informar sobre el supuesto “color” de la política italiana o sobre el (buen) fútbol que suele verse en España. </p><p>A los políticos italianos, parafraseando al escritor de la Resistencia Beppe Fenoglio, se les podría calificar de "neófitos en salvaje desfile", pero la cuestión tiene mucha más enjundia.</p><p> <a href="http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2018/01/weodata/weorept.aspx?sy=2018&amp;ey=2018&amp;scsm=1&amp;ssd=1&amp;sort=country&amp;ds=.&amp;br=1&amp;pr1.x=54&amp;pr1.y=7&amp;c=512%2C946%2C914%2C137%2C612%2C546%2C614%2C962%2C311%2C674%2C213%2C676%2C911%2C548%2C193%2C556%2C122%2C678%2C912%2C181%2C313%2C867%2C419%2C682%2C513%2C684%2C316%2C273%2C913%2C868%2C124%2C921%2C339%2C948%2C638%2C943%2C514%2C686%2C218%2C688%2C963%2C518%2C616%2C728%2C223%2C836%2C516%2C558%2C918%2C138%2C748%2C196%2C618%2C278%2C624%2C692%2C522%2C694%2C622%2C142%2C156%2C449%2C626%2C564%2C628%2C565%2C228%2C283%2C924%2C853%2C233%2C288%2C632%2C293%2C636%2C566%2C634%2C964%2C238%2C182%2C662%2C359%2C960%2C453%2C423%2C968%2C935%2C922%2C128%2C714%2C611%2C862%2C321%2C135%2C243%2C716%2C248%2C456%2C469%2C722%2C253%2C942%2C642%2C718%2C643%2C724%2C939%2C576%2C644%2C936%2C819%2C961%2C172%2C813%2C132%2C726%2C646%2C199%2C648%2C733%2C915%2C184%2C134%2C524%2C652%2C361%2C174%2C362%2C328%2C364%2C258%2C732%2C656%2C366%2C654%2C734%2C336%2C144%2C263%2C146%2C268%2C463%2C532%2C528%2C944%2C923%2C176%2C738%2C534%2C578%2C536%2C537%2C429%2C742%2C433%2C866%2C178%2C369%2C436%2C744%2C136%2C186%2C343%2C925%2C158%2C869%2C439%2C746%2C916%2C926%2C664%2C466%2C826%2C112%2C542%2C111%2C967%2C298%2C443%2C927%2C917%2C846%2C544%2C299%2C941%2C582%2C446%2C474%2C666%2C754%2C668%2C698%2C672&amp;s=NGDPD&amp;grp=0&amp;a=">La suma del PIB de Italia y España supera al PIB de la India y es algo inferior al de Alemania; los dos países tienen cuatro bancos entre los 50 mayores del mundo, cuando Alemania solo tiene uno (el Deutsche Bank)</a>. En otras palabras, llamar a Italia y España la "periferia de la UE" es algo francamente muy poco ecuánime, incluso en términos estrictamente cuantitativos.</p> <p>Lo que sucede en ambos países importa y merece mucha más atención. Es hora de reevaluar las fuerzas en juego en Europa y reclamar una unión más igualitaria, especialmente en la zona euro.</p> <h3><strong>Legitimidad electoral</strong></h3> <p>A pesar de todas sus limitaciones, el insólito gobierno de coalición “amarillo-verde” en Italia es el reflejo de las opciones de un gran número de ciudadanos. </p><p>Y esto, por primera vez desde que, a finales de 2011, un gobierno totalmente tecnocrático de expertos no elegidos, dirigido por Mario Monti, fue catapultado a la política por el presidente Napolitano a resultas de problemas urgentes de deuda pública.</p><p> No olvidemos que, desde el final de la Guerra Fría, Italia ha tenido ya otros gobiernos "tecnocráticos" (Ciampi y Dini en la década de 1990), algunos gobiernos dirigidos por académicos con cierta experiencia partidista (Amato y Prodi en las décadas de 1990 y 2000) y solo dos dirigidos por políticos profesionales (D'Alema en 1998-2000 y, más recientemente, Renzi) que fueron Primeros Ministros sin ganar elecciones. Además de todo lo anterior, ha habido el “caso Berlusconi”. </p><p>Por lo tanto, es justo decir que al menos el inexperto gobierno Conte-Di Maio-Salvini tiene cierta legitimidad electoral (la Liga y el Movimiento Cinco Estrellas recibieron, en conjunto, cerca de 16 millones de votos para la Cámara y algo menos para el Senado).</p><p class="mag-quote-center">Lo que estamos presenciando en Europa y Occidente es más bien el ascenso de grupos nacionalistas que a menudo aúnan fuerzas con expertos (o "tecnócratas"), lo que da lugar a insólitas mezclas "tecno-pop".</p> <p>Esta legitimidad es la que un Presidente con tanta experiencia como Sergio Mattarella ignoró por completo al vetar el nombramiento de Paolo Savona como Secretario de Economía, para luego tener que aceptarle unos días más tarde desempeñando un cargo menos importante (Secretario de Asuntos Europeos). </p><p>Mattarella consideró que el nombramiento de Savona era arriesgado debido a sus supuestas ideas "euroescépticas". </p><p>Para ser justos, Paolo Savona, reconocido profesor de económicas y experto en relaciones monetarias internacionales, no es ni "antieuropeo" ni "euroescéptico": <a href="http://formiche.net/author/paolo_sa15726/page/7/">es bastante crítico, eso sí, con la actual Unión Monetaria Europea que, desde su punto de vista, le puede fallar a algunos países o hasta dañarles, especialmente en Europa del este y del sur</a>. </p><p>De hecho, es difícil no estar de acuerdo con él en esto. Más aún, ¿por qué razón se vetó el nombramiento de Savona? ¿Fue por "miedo a los mercados"? De ser esto así, ¿en qué queda la democracia?</p> <h3><strong>Una mezcla tecno-pop</strong></h3> <p>Tras un larguísimo periodo de gestación, tenemos un nuevo gobierno en Italia que incluye una curiosa mezcla de "populistas", "tecnócratas" (entre ellos el Primer Ministro y los Secretarios de Economía y Asuntos Exteriores) y "nacionalistas" (mayormente de la Liga). "Populismo" se ha convertido en una expresión que sirve para todo y que cada vez explica menos. </p><p>Lo que estamos presenciando en Europa y Occidente es más bien el ascenso de grupos nacionalistas (el "alt-right" de Trump, el UKIP en el Reino Unido, el Frente Nacional en Francia, la Fidesz en Hungría, el partido Ley y Justicia en Polonia) que a menudo aúnan fuerzas con expertos (o "tecnócratas"), lo que da lugar a insólitas mezclas "tecno-pop".</p> <p><a href="http://www.kormany.hu/en/members-of-the-government">Por ejemplo, en el actual gobierno Orban en Hungría hay seis ministros independientes, en su mayoría economistas y juristas y hasta un general, a cargo de Defensa</a>. </p><p>No es para nada un fenómeno nuevo: es el reflejo de intentar combinar nacionalismo y desarrollo económico, para satisfacer retóricamente al "pueblo" descontento y domesticar a los mercados internacionales con una conducción "experta" de la economía y a veces también de los asuntos exteriores. </p><p>¿Puede funcionar esto? Países como Hungría, Polonia y la República Checa están registrando en estos momentos un crecimiento económico bastante pujante, pero se debe principalmente a la inversión extranjera directa y solo tras pasar por un profundo colapso económico en la década de 1990. ¿Está yendo Italia por el mismo camino?</p><p class="mag-quote-center">Sin negar los problemas de deuda pública y corrupción que tiene Italia y la "resaca" de la propiedad que acarrea España, la UE tiene claras responsabilidades en los problemas económicos de ambos países.</p> <p>El caso de España es muy distinto. <a href="https://www.bloomberg.com/news/articles/2017-05-24/spanish-shoes-in-asia-push-economy-toward-more-balanced-recovery">La economía española vuelve a crecer desde 2015</a>. Y su estancamiento institucional se ha resuelto por la vía rápida: el socialista Pedro Sánchez se convirtió en presidente apenas dos días después de que su predecesor, Mariano Rajoy, perdiera un voto de confianza en el Parlamento. </p><p>España tiene un sistema político eficiente, porque las mociones de confianza deben incluir el nombre de un nuevo presidente. España es una democracia más nueva y "fresca", nacida a fines de la década de 1970 y, por lo general, acostumbrada a una alternancia izquierda/derecha.</p><p>El "populismo" español ha echado raíces principalmente en la izquierda - piénsese en Podemos. Aunque los gobiernos españoles han incluido a menudo expertos independientes (la cartera de Economía en el gobierno actual está en manos de una ex funcionaria de la Comisión de la UE, Nadia Calviño), no ha habido nunca ejecutivos "técnicos".</p><p>Dicho esto, la política española está plagada de problemas regionales (Cataluña es el ejemplo por antonomasia) y la economía española sigue presentando varios motivos de preocupación.</p> <p>Al fin y al cabo, el auge anterior a 2008 se debió principalmente a una "burbuja” financiera y de la construcción que llevó a que se construyeran en España unos 5 millones de nuevas viviendas y dejó el país salpicado de aeropuertos, estaciones de ferrocarril e incluso ciudades fantasma. </p><p>La actual recuperación económica, <a href="https://www.ft.com/content/19df28e6-43a7-11e8-93cf-67ac3a6482fd">aunque se basa en parte en sectores más “sólidos”</a>, de nuevo tiene mucho que ver con las finanzas y la vivienda, a su vez vinculada al turismo.</p> <h3><strong>Europa del sur</strong></h3> <p>Las estructuras económicas de Italia son muy distintas. Se basan en un sector manufacturero tradicionalmente fuerte y orientado a la exportación. </p><p>Las economías y los sistemas políticos de los dos países tienen más diferencias que similitudes, y colocarlos en el mismo “cesto” (o “periferia”) del sur de Europa es, en cierto modo, engañoso.</p> <p>Sin negar los problemas de deuda pública y corrupción que tiene Italia y la "resaca" de la propiedad que acarrea España, la UE tiene claras responsabilidades en los problemas económicos de ambos países.</p><p> Según los parámetros de Maastricht, Italia y España, cuyas economías están habituadas a un nivel de intervención estatal más fuerte, corren el riesgo de verse marginadas en el futuro, como le sucedió a Europa del este con las políticas de austeridad neoliberales de los años noventa.</p> <p>Es más, una Europa democrática no puede permitirse un futuro de nacionalismo populista combinado con tecnocracia – que es, al fin y al cabo, una máscara para encubrir la política neoliberal dictada por la UE o las élites lideradas por la UE, como bien saben los italianos tras sufrir las severas medidas de austeridad de Amato en 1992. Europa se merece algo mejor que esto.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/cristina-flesher-fominaya/hist-rica-moci-n-de-censura-en-espa-adi-s-rajay">Histórica moción de censura en España: Adiós a Rajoy</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/cristina-flesher-fominaya/espa-hablemos">España: #Hablemos? #Parlem?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Spain </div> <div class="field-item even"> Italy </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Italy Spain Civil society Conflict Democracy and government Equality Giovanni Biava Tue, 17 Jul 2018 10:30:30 +0000 Giovanni Biava 118880 at https://www.opendemocracy.net #SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>350 muertes, un centenar de desaparecidos y terribles violaciones de derechos humanos, es el saldo provisional del horror en Nicaragua. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-what-you-need-to-know-about-repression-in-nicaragua">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37311074 Nicaragua.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-37311074 Nicaragua.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>30 de junio de 2018, Nicaragua, Managua: una manifestante deposita flores para conmemorar a las víctimas de las protestas contra Daniel Ortega y su gobierno. Foto: Carlos Herrera / dpa / PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span>Con más de 350 muertes y muy graves violaciones de derechos humanos, que incluyen centenares de desaparecidos, Nicaragua vive el horror de un gobierno que, enquistado en el poder, reprime severamente una ola de protestas civiles hasta convertirlas en un enfrentamiento civil asimétrico entre fuerzas policiales, parapoliciales y grupos irregulares sandinistas de apoyo al gobierno, frente a grupos de estudiantes y manifestantes civiles que se protegen con medios artesanales.&nbsp;</p><p dir="ltr">Estamos frente a uno de los fines de semana más sangrientos desde que empezaron las protestas en abril pasado, el pasado viernes 13 un Paro Nacional&nbsp; fue reprimido a sangre y fuego. Esa misma noche unos 200 estudiantes, desalojados de la Universidad Nacional, fueron acorralados y asediados en una parroquia de Managua y 2 de ellos asesinados. La muerte de los estudiantes desencadenó aún más protestas y enfrentamientos sangrientos. La crisis continúa.</p><p dir="ltr">Aquí te contamos lo que debes saber para entender esta crisis:</p><div><strong>La razón principal es la lucha del presidente Ortega por mantener el poder</strong></div><p dir="ltr">Este viejo líder sandinista (72 años) lleva más de 21 años en el poder, repartidos en dos periodos (de 1979-1990; y de 2007 hasta la fecha). Se acusa a su partido político, el FSLN (Frente Sandinista de Liberación Nacional), de cometer múltiples irregularidades electorales para alcanzar y mantenerse en el poder. El FSLN ganó las últimas elecciones de noviembre de 2016 con el 72,49% de los votos, que le sirvieron para continuar con su control absoluto de todos los poderes del Estado. Su reacción violenta e injustificable en los últimos meses ha subrayado cómo su gobierno se asemeja cada vez más a la dictadura del clan Somoza que él contribuyó a derrocar.&nbsp;</p><p dir="ltr"><strong>Rechazo popular y detonante de la crisis</strong></p><p dir="ltr">Ahora, más del 70% de la población rechaza la tiranía que Ortega y su mujer Rosario Murillo -convertida en vicepresidenta en Enero de 2017- ejercen sin piedad sobre una población que lucha y ansia sacarlos del poder. El detonante de las protestas fue la proclamación de una ley de reforma de la seguridad social deficitaria, que actuó como chispazo para incendiar un terreno muy reseco por años de políticas restrictivas y autoritarias. Aunque Ortega retiró la reforma de inmediato, el país ya estaba en llamas.</p><p dir="ltr"><strong>Las violaciones de derechos humanos sistemáticas&nbsp;</strong></p><p dir="ltr">En el último mes han sido asesinados 40 nicaragüenses, y desde que se iniciaron las protestas el 18 de abril la cifra asciende a 351, según datos independientes. Dolorosos relatos como la de una estudiante que señaló a BBC: "yo no me dejo agarrar viva, yo ya sé qué es las torturas que ellos aplican", dan cuenta de la terrible violación de derechos humanos para reprimir la protesta, una prácticas abominables que han dejado un baño de sangre que tiene en alerta máxima a instituciones locales, la iglesia católoica, ONGs como Amnistía Internacional y Human Rights Watch y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, ante la vulneración sistemática de derechos, con alarmantes cifras como 2.100 heridos y 329 desaparecidos o secuestrados, según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.</p><p class="mag-quote-center">Cifras alarmantes como 2.100 heridos y 329 desaparecidos dan cuenta de la terrible violación de derechos humanos para reprimir la protesta.</p><p dir="ltr"><strong>Los grupos paramilitares resurgen</strong></p><p dir="ltr">Han resurgido los grupos armados sandinistas, memoria de la revolución de los años 70, conocidos como “grupos de choque” o “turbas”. Equipados con arsenal del Ejército nicaragüense como RPG 7, ametralladoras PKM y AK-47, y granadas, y a veces montados en potentes pick-ups recién estrenadas, estos grupos paramilitares suponen la mayor amenaza hacia la población civil, dado que recorren las calles vestidos de civil y tienen plena impunidad para usar sus armas de guerra para reprimir la protesta.</p><p dir="ltr"><strong>La oposición está en paro y movilización permanente</strong></p><p dir="ltr">La oposición ha sido débil y ha estado muy dividida en los últimos años, pero el descontento social es enorme y la indignación ante la represión indiscriminada del régimen ha provocado la movilización ciudadana que ha logrado organizarse para salir a las calles y exigir unas elecciones cuanto antes. Esta crisis sociopolítica, que se gesta en un descontento que ha ido creciendo en los últimos 10 años, ha acabado por catalizar en una resistencia ciudadana que encuentra ilegítimo el gobierno de Ortega. La represión sangrienta ha sido uno de los motores para que se sumen a la movilización los empresarios y la poderosa iglesia católica nicaragüense con el objetivo de frenar la perpetuación del poder de la dupla Ortega/Murillo y buscar una salida que permita una transición pacífica y democrática hacia un nuevo gobierno.&nbsp;</p><p dir="ltr"><strong>¿Cuál es la salida?</strong></p><p dir="ltr">Las distintas iniciativas de una salida negociada consistente en un adelanto de las elecciones presidenciales han encontrado muchas dificultades y lo que manda en Nicaragua es la represión y el miedo. Quizás el ejemplo del éxito de la represión sangrienta de la oposición venezolana por parte de Maduro el año pasado anime a Ortega a perseverar. Pero aunque es evidente que Ortega pretende mantenerse en el poder a toda costa por medio de la brutalidad y la sangre, puede que, habiendo llegado a este extremo, él esté más preocupado por salir impune de esta crisis que por cualquier otra cosa. La sombra del dictador Somoza le persigue, habiendo hecho de Ortega un tirano incluso más odiado y más longevo.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/nosestanmatando-5-claves-para-comprender-el-asesinato-sistem-tic">#NosEstanMatando: 5 claves para comprender el asesinato sistemático de líderes en Colombia</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society Conflict Democracy and government violencia represión ortega Nicaragua DemocraciaAbierta Mon, 16 Jul 2018 11:25:08 +0000 DemocraciaAbierta 118883 at https://www.opendemocracy.net La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los informes sobre la esclavitud moderna erran al señalar como culpables del problema a acciones individuales y a «unas pocas malas personas». Este es un problema sistémico, y la única solución puede ser una revisión completa del sistema. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/neil-howard/slavery-and-trafficking-beyond-hollow-call">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/537772/6514.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/537772/6514.jpg" alt="Four ships captured after illegal fishing in Thailand. " title="" width="460" height="318" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style=""/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Four ships captured after illegal fishing in Thailand. Yuli Seperi/Demotix. All rights reserved. </span></span></span> <p><em>Las investigaciones de este verano</em> en The Guardian sobre la<a href="http://www.theguardian.com/global-development/2014/jun/10/-sp-migrant-workers-new-life-enslaved-thai-fishing"> «esclavitud» y la «trata de personas» en la industria pesquera de Tailandia</a> pusieron de nuevo el foco de atención en las brutales condiciones laborales a las que se enfrentan muchas de las personas en la parte inferior de la escala económica mundial.&nbsp;<em>The Guardian</em> sacó a la luz que las trabajadoras y trabajadores migrantes de todo el sudeste asiático son engañados y coaccionados con frecuencia para aceptar contratos que los explotan gravemente, que enfrentan peligros cotidianos en el mar; y que, además, se les impide escapar mediante la violencia o la amenaza de ejercerla.</p> <p>El análisis de <em>The Guardian</em> se centró sobre todo, en la relación entre las condiciones de trabajo en la parte inferior de la cadena de producción y las corporaciones multinacionales en la parte superior. Las gambas pescadas por estos trabajadores acaban en las baldas de grandes cadenas multinacionales de distribución en Occidente como Wal-Mart, Tesco y Carrefour. Estas empresas son conscientes de las condiciones de trabajo en las que se producen los bienes que venden y, a pesar de su <a href="http://www.theguardian.com/global-development/2014/jun/10/walmart-tesco-costco-retailers-respond-prawn-supply-slaves">predecible respuesta</a> a estas revelaciones, está claro que el monitoreo de su cadena de producción es, cuando menos, poco efectivo.</p> <p>Entonces, ¿qué podemos hacer? Los supermercados deben asumir sus responsabilidades, insiste <em>The Guardian</em>, y las personas consumidoras debemos presionarles para que lo hagan. «Es importante no ser utópica», dice su <a href="http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/jun/10/supermarkets-slave-labour-problem-prawns">editorial</a>. «Como consumidoras y consumidores, nuestra adicción a cosas baratas y la adicción de nuestras corporaciones a ganancias excesivas son las causas principales de este proceso de empobrecimiento». Aunque «no vayamos a abandonar nuestra obsesión por ir de compras en el futuro próximo», lo que sí podemos hacer es exigir a «las grandes cadenas...que usen el considerable poder que tienen a su disposición para llamar la atención a los proveedores asiáticos, que a su vez podrían luchar contra las personas que facilitan el trabajo criminal y quienes manejan este negocio perverso».</p> <p>Aunque parezca comprensible, y hasta natural, esta respuesta está fuera de lugar y es, probablemente, inútil. Su error principal es que individualiza tanto el problema como la solución. Al hacerlo, no logra reconocer la naturaleza <em>sistémica</em> de lo que estamos enfrentando y, por tanto, tampoco la naturaleza <em>sistémica</em> de cualquier avance constructivo y genuino.</p> <p>Seamos claros: la existencia de la explotación laboral extrema como «trata de personas» y «esclavitud» <em>no</em> es el resultado de que las consumidoras y consumidores sean «adictos a cosas baratas». Tampoco es el resultado de que las multinacionales sean «adictas a beneficios excesivos». Es un componente intrínseco y <em>estructural</em> del capitalismo globalizado, y es endémico al modelo de negocios de bajo coste y gran volumen que prevalece hoy en día. Es por ello que <em>solamente</em> si creemos en la utopía seremos capaces de solucionarlo.</p> <p>El capitalismo opera —y se dice que es efectivo por ello— bajo la ley coercitiva de la competencia. Las compañías independientes <em>tienen</em> que competir entre ellas para poder sobrevivir en el mundo mercantil. La compañía que más pueda reducir sus gastos generales y aumentar sus beneficios, a través de innovaciones tecnológicas, produciendo a mayor escala, o reduciendo los costes de trabajo, <em>es</em> la compañía que sobrevivirá y florecerá. Podrá vender sus bienes al menor precio y por ello acaparar la mejor parte del mercado a costa de sus rivales.</p> <p>La presión a la baja sobre las condiciones laborales está, por ello, escrita en el ADN mismo del sistema. En cada nivel de la cadena de producción de bienes, innumerables compañías compiten unas contra otras para lograr más beneficio y mantener su parte del mercado. Todas ellas tienen incentivos para recortar cada vez más beneficios de sus trabajadoras y trabajadores. Cuando el poder de mercado está tan concentrado que quienes están en la cima de la cadena pueden establecer el precio para quienes están en la parte inferior (como es el caso de quienes producen bienes primarios para las gigantes distribuidoras de Occidente), estos últimos solo pueden permanecer operativos mediante el uso de trabajo forzoso y gratuito. Por ello, lo que sucede en el sector pesquero de Tailandia no se diferencia en nada de lo que presenciamos cada día en <a href="http://www.orlaryan.com/chocolate-nations/">Ghana</a>, Bangladesh o <a href="http://www.theguardian.com/books/2004/may/29/highereducation.news1">en el sur de España</a>.</p> <p>Que <em>The Guardian</em> se lamente por el comportamiento y la cultura de las corporaciones o de quienes consumen, implica no entender la problemática en absoluto. Criticar a las compañías por buscar beneficios considerados «excesivos» y a quienes consumen por comprar bienes que son «demasiado baratos» aplica un marco analítico <em>moral</em> a un sistema político-económico que es <em>en esencia, amoral</em>.&nbsp;<em>The Guardian</em> tiene que reconocer esto y sus implicaciones lógicas; que librar al mundo de la trata de personas y la esclavitud <em>nos exige ser personas utópicas</em> en nuestra manera de pensar. Nos exige rediseñar las reglas del juego en vez de simplemente arremeter contra sus actores individuales.</p> <p>Mientras que la relación entre la producción y el intercambio sea determinada por la demanda de beneficios y competición bajo condiciones de desigualdad extrema, la esclavitud y la trata de personas seguirán estando presentes. Es tiempo de ir más allá de las protestas <a href="http://www.theguardian.com/global-development/2014/jun/10/how-buy-slavery-free-prawns">vacías para exigir un comportamiento</a> mejor, y reinsertar esas relaciones el marco de la moralidad.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chus-lvarez/traduciendo-beyond-trafficking-and-slavery-la-historia-detr-s-del-hecho">Traduciendo Beyond Trafficking and Slavery: la historia detrás del hecho</a><br /><span style="font-size:90%;">Chusa Álvarez</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/kamala-kempadoo/revisitando-la-carga-del-hombre-blanco">Revisitando la «carga del hombre blanco»</a><br /><span style="font-size:90%;">Kamala Kempadoo</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-gallagher/trata-de-personas-de-la-indignaci-n-la-acci-n">Trata de personas: de la indignación a la acción</a><br /><span style="font-size:90%;">Anne Gallagher</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/lucha-contra-la-trata-de-personas-encubrimiento-de-los-programas-de-luc">Lucha contra la trata de personas: encubrimiento de los programas de lucha contra la inmigración</a><br /><span style="font-size:90%;">Nandita Sharma</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">Joel Quirk, André Broome</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">David A. Feingold</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">Alessandra Mezzadri</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Neil Howard BTS en Español Mon, 16 Jul 2018 07:00:00 +0000 Neil Howard 118811 at https://www.opendemocracy.net La cruzada de los corruptos contra la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/jos-zepeda-iv-n-vel-squez/la-cruzada-de-los-corruptos-contra-la-comisi-n-internaci <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El jurista colombiano Iván Velásquez Gómez es, desde octubre de 2013, el Comisionado Internacional contra la Impunidad en Guatemala. <em>Entrevista. <strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/jos-zepeda-iv-n-vel-squez/attack-on-international-commission-against-impunity-in-g">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Renuncia_Ya-30.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Renuncia_Ya-30.jpg" alt="" title="" width="460" height="305" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestación ciudadana contra la corrupción en Guatemala pidiendo la renuncia del presidente y del gobierno en 2015. Fuente: Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p>La&nbsp;Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala&nbsp;(CICIG) se creó el&nbsp;<a title="12 de diciembre" href="https://es.wikipedia.org/wiki/12_de_diciembre">12 de diciembre</a>&nbsp;de&nbsp;<a title="2006" href="https://es.wikipedia.org/wiki/2006">2006</a>&nbsp;por medio de un acuerdo entre las&nbsp;<a title="Naciones Unidas" href="https://es.wikipedia.org/wiki/Naciones_Unidas">Naciones Unidas</a>&nbsp;y el&nbsp;<a title="Guatemala" href="https://es.wikipedia.org/wiki/Guatemala">Gobierno de Guatemala</a>, tras opinión consultiva favorable de la&nbsp;<a title="Corte de Constitucionalidad" href="https://es.wikipedia.org/wiki/Corte_de_Constitucionalidad">Corte de Constitucionalidad</a>. El acuerdo fue aprobado posteriormente por el&nbsp;<a title="Congreso de la República de Guatemala" href="https://es.wikipedia.org/wiki/Congreso_de_la_Rep%C3%BAblica_de_Guatemala">Congreso de la República de Guatemala</a>&nbsp;el 1 de agosto de 2007.</p> <p>La CICIG se estableció como un órgano independiente de carácter internacional, cuya finalidad es apoyar al&nbsp;<a title="Ministerio Público (Guatemala)" href="https://es.wikipedia.org/wiki/Ministerio_P%C3%BAblico_(Guatemala)">Ministerio Público</a>, la&nbsp;<a title="Policía Nacional Civil de Guatemala" href="https://es.wikipedia.org/wiki/Polic%C3%ADa_Nacional_Civil_de_Guatemala">Policía Nacional Civil</a>&nbsp;y a otras instituciones del Estado, tanto en la investigación de los delitos cometidos por integrantes de los cuerpos ilegales y aparatos clandestinos de seguridad, como en aquellas acciones que tiendan al&nbsp;<a title="Delincuencia organizada" href="https://es.wikipedia.org/wiki/Delincuencia_organizada">desmantelamiento y persecución penal de estos grupos</a>, así como en otras destinadas a fortalecer a las instituciones de la justicia en Guatemala. </p> <p>Desde que está operativa, la CICIG ha llevado adelante causas que han concluido con la condena de culpables por crímenes de lesa humanidad y otras en las que los acusados aguardan sentencia por corrupción a gran escala. </p><p>Hay que recordar que en Guatemala están encarcelados un expresidente y una exvicepresidenta de la república y que oficiales del ejército en la reserva han sido condenados como responsables de masacres.</p><p><span class="mag-quote-center">El Botín Registro Propiedad es un caso de corrupción en el que se sustraían fondos del Estado guatemalteco&nbsp;por medio de la simulación de eventos. Este caso determinó un cambio en la actitud del Presidente Jimmy Morales respecto de la actividad de la Comisión.</span></p><p>El fiscal Iván Velásquez Gómez tiene, desde su cargo como Comisionado, la mejor de las perspectivas sobre los logros de la CICIG y las dificultades que ha tenido que enfrentar durante estos años y el potencial que tiene la Comisión para lograr cambios sustantivos en la realidad del país. </p> <p><strong>José Zepeda:</strong><em> </em>Emprender la tarea de contribuir a la normalización de un estado de derecho que vele por la aplicación de la justicia y llevar ante los tribunales a los corruptos es un emprendimiento sin duda oneroso política y económicamente…</p> <p><strong>Iván Velásquez:</strong> Existe en Guatemala un gran respaldo de la ciudadanía, lo que es indispensable para poder llevar a cabo nuestra labor - más ahora que hay una contradicción con el gobierno. Sin ese respaldo, habría sido imposible funcionar adecuadamente. También contamos con el respaldo político de la comunidad internacional, expresado en Estados Unidos, Suecia y la Unión Europea.</p> <p><strong>JZ:</strong> ¿Decía usted contradicción con el gobierno?</p> <p><strong>IV:</strong> A raíz de una investigación judicial, salió la implicación del hijo del presidente de la república, José Manuel Morales, y del hermano del mandatario, Samuel Morales Cabrera, con determinados hechos relacionados con una entidad vinculada con el anterior gobierno del Partido Patriota. </p><p>El Botín Registro Propiedad es un caso de corrupción en el que, según informe del Ministerio Público y de la CICIG, se sustraían fondos del Estado guatemalteco <a href="https://twitter.com/MPguatemala/status/821773579104751621">por medio de la simulación de eventos</a>. </p> <p>Este caso determinó un cambio en la actitud del Presidente Jimmy Morales respecto de la actividad de la Comisión. El respaldo explícito que había expresado durante y después de la campaña electoral empezó a languidecer hacia finales de 2016 y, desde enero de 2017, fecha en que sus familiares fueron vinculados a un proceso penal, ha dejado de existir.</p><p> Esto genera ciertas dificultades políticas aunque, en todo caso, lo importante para la CICIG es contar con el Ministerio Público, que es con quien colaboramos en investigaciones para desarticular estructuras criminales. Durante todo el tiempo que he permanecido al frente de la Comisión, esa colaboración ha sido muy sólida.</p> <p>Acaba de haber un cambio en la Fiscalía General, a mediados de mayo pasado. Ahora estamos en la etapa de acoplamiento con la nueva Fiscal, María Consuelo Porras, para continuar con la actividad de la CICIG. Confiamos en que la nueva Fiscal General se mostrará decidida y enérgica en continuar con la lucha contra la corrupción.</p><p class="mag-quote-center">Los corruptos no se han quedado de brazos cruzados ante las acciones legales en su contra e intentan por todos los medios deshacerse de la CICIG y especialmente de quien la dirige.&nbsp;</p> <p><strong>JZ:</strong> En estos momentos, en Estados Unidos se encuentran congelados seis millones de dólares destinados a financiar la Comisión como consecuencia de maniobras de los llamados poderes ocultos, que no lo son tanto. </p><p>Los corruptos no se han quedado de brazos cruzados ante las acciones legales en su contra e intentan por todos los medios deshacerse de la CICIG y especialmente de quien la dirige. ¿Tiene usted confianza en que esa materia se resuelva pronto?</p> <p><strong>IV:</strong> Sí, tengo confianza en que va a resolverse muy próximamente. Ha habido una utilización indebida de información de una investigación de una familia rusa en la que la CICIG participó. Por la vía de noticias falsas, en Estados Unidos se ha pretendido señalar a la CICIG como representante de intereses rusos en Guatemala. </p> <p>Se dijo que esta familia había llegado a Guatemala huyendo, perseguida por Rusia. Sin embargo, todo el análisis judicial muestra que tras ingresar legalmente al país, compraron por 150 mil dólares tres identidades falsas. </p> <p>Estos hechos y circunstancias han sido aprovechados por personas afectadas por las investigaciones de la CICIG, con gran capacidad de incidencia en las redes sociales. </p><p>La información distorsionada que generaron condujo finalmente a que un senador de Estados Unidos, Marco Rubio, solicitara la congelación de los fondos destinados a la CICIG hasta que se aclarara la situación.</p> <p>Nosotros hemos informado de todo lo requerido, estamos convencidos de que se evidenciará que las acusaciones son absolutamente falsas y de que finalmente el peso de la Comisión, cuyo emprendimiento interesa también a los propósitos de Estados Unidos en la lucha contra la corrupción en los países del triángulo norte de Centroamérica, llevará a un pronto levantamiento de la congelación de fondos.</p> <p><strong>JZ:</strong> Entretanto, la retención de los recursos económicos provoca un efecto perverso: envía una señal que alienta los propósitos de los corruptos…</p> <p><strong>IC:</strong> El mensaje que da es negativo, porque muestra que es posible afectar investigaciones serias, objetivas, que tienen gran respaldo probatorio, mediante gestiones de cualquier otro tipo, distinto a las judiciales. El mensaje es que hay maneras de afectar las diligencias jurídicas y la buena marcha de la Comisión.</p> <p><strong>JZ:</strong> No debe ser casual que, en estos días, importantes miembros del Congreso de Guatemala alcen la voz en contra de las organizaciones no gubernamentales - que inciden de una u otra forma en el desarrollo del país - con el viejo argumento de que ponen en cuestión la soberanía nacional.</p> <p><strong>IV:</strong> Desde luego, hay una situación de dificultad en el país. Todos estos sectores afectados por la lucha contra la impunidad y la creciente participación ciudadana, por el interés de la gente por lo público, se han embarcado casi en una cruzada contra todo lo que significa el movimiento social, la campaña contra la impunidad, la lucha contra la corrupción.</p><p class="mag-quote-center">Existe un peligro serio de que no se me renueve el visado, que vence en el mes de septiembre. Espero que el gobierno atienda la orden la Corte de Constitucionalidad del año pasado, cuando se decretó mi expulsión del país.</p> <p>El momento presente es de gran importancia para el país y para una lucha que consiste en la búsqueda de las condiciones democráticas que permitan afirmar la existencia de un estado de derecho real, que es a lo que tiene que contribuir siempre la administración de justicia. </p> <p>Esta confrontación que se produce hoy entre quienes propugnan mantener la situación de impunidad que ha existido durante décadas en Guatemala y la acción del Ministerio Público, la colaboración que presta la comunidad internacional a través de la CICIG y la reacción ciudadana que tiene esperanzas de transformación, esperamos que finalmente se dirima a favor de la democracia.</p> <p><strong>JZ:</strong> En este contexto de arremetida contra de la CICIG se aproximan dos fechas clave. La primera es el próximo mes de agosto, en que se debe renovar su visado para permanecer en el país. No tengo dudas de que habrá gente que presionará para que le nieguen el visado…</p> <p><strong>IV:</strong> Sí, claro. Existe un peligro serio de que no se me renueve el visado, que vence en el mes de septiembre. Espero que el gobierno atienda la orden la Corte de Constitucionalidad del año pasado, cuando se decretó mi expulsión del país. </p><p>La Corte declaró que toda discusión sobre la conducción de la CICIG y la permanencia del Comisionado en Guatemala debe ser tratada en conversaciones en Nueva York, entre Naciones Unidas y el gobierno. </p><p>Confiamos en que se respete esa decisión de la Corte de Constitucionalidad y que no se recurra a mecanismos como el de la no concesión del visado para proceder a mi expulsión indirecta de Guatemala.</p> <p><strong>JZ:</strong> La segunda fecha clave es el año que viene, en que se debe renovar su mandato. </p> <p><strong>IV:</strong> El 3 de septiembre es la fecha de terminación del mandato de la CICIG, a menos que se solicite su continuidad por parte del Presidente de la República, que es el modo como el convenio entre Naciones Unidas y el gobierno de Guatemala prevé la prórroga del mandato.</p> <p>Las circunstancias son difíciles porque, por si fuera poco, la CICIG y el Ministerio Público están llevando a cabo una investigación por financiamiento electoral ilícito contra el partido de gobierno y unos empresarios que financiaron anónimamente la campaña presidencial de 2015. En estas diligencias puede eventualmente resultar implicado el Presidente de la República.</p> <p>De darse una posibilidad cierta de vinculación, el Ministerio Público tendría que formular con la CICIG una solicitud de antejuicio ante el Congreso de la República. La afectación directa del presidente sin duda incidirá en su ánimo de no renovar el mandato.</p> <p><strong>JZ:</strong> Guatemala ha resultado profundamente afectada por la erupción del Volcán de Fuego el pasado 4 de junio. Este hecho alcanza a la CICIG en la medida que representantes del Estado han hurtado dinero público que podría haberse destinado a dar viviendas dignas y seguras a los sectores más pobres del país...</p><p><span class="mag-quote-center">Hay, digo, una relación entre la apropiación de recursos públicos y la falta de acción para buscar soluciones a favor de esas comunidades - una relación entre corrupción, derechos humanos e impunidad.</span></p> <p><strong>IV:</strong> En todos los temas de corrupción que han existido en Guatemala, hay una relación directa con las condiciones materiales deficitarias de la mayoría de la población. Niveles de desnutrición infantil en niños menores de cuatro años, que supera el 46% de esta franja de edad en el país, son cifras totalmente inadmisibles.&nbsp;</p><p>Se trata de una situación realmente grave. Hay, digo, una relación entre la apropiación de recursos públicos y la falta de acción para buscar soluciones a favor de esas comunidades - una relación entre corrupción, derechos humanos e impunidad. </p><p>Es un círculo vicioso que mientras no se logre romper, no va a permitir que el país salga en búsqueda de caminos de mejora de la situación de sus habitantes.</p> <p><strong>JZ:</strong> Tengo la sospecha de que en el ámbito internacional existe desconocimiento de la realidad guatemalteca que comentamos, y eso afecta a la aproximación a la situación que pueden tener, por ejemplo, los países europeos. </p> <p><strong>IV:</strong> Nuestra voluntad es promover un conocimiento más amplio de las actividades de la CICIG y de la situación de Guatemala. La necesidad de respaldo de la comunidad internacional por establecer un estado de derecho realmente democrático es algo que nos debe interesar a todos. </p><p>Finalmente, debería existir una voluntad universal en apoyar el proceso de construcción de estados verdaderamente democráticos.</p> <p><strong>JZ:</strong> Precisamente a eso iba. Entonces, ¿lo ideal sería que los países europeos miembros y no miembros de la Unión alzaran con mayor fuerza su voz sobre la realidad de Guatemala y la labor de la CICIG?</p><p> <strong>IV:</strong> Sería lo deseable y desde la perspectiva que mencionaba. Porque la democracia debe ser un bien que interese a todos. En la medida que existan gobiernos democráticos, la convivencia internacional será mucho más factible. </p><p>Esa es la petición que formulamos: mirar a Guatemala, mirar a Centroamérica, mirar el problema integral de América Latina para ver cómo, desde Europa y el mundo, se puede contribuir a la mejora general de la región.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/susan-l-kemp/guatemala-procesa-un-presidente-pero-el-progreso-se-encalla">Guatemala procesa a un presidente, pero poco más</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/ollantay-itzamn%C3%A1/guatemala-en-el-limbo">Guatemala en el limbo</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Guatemala </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Guatemala Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Iván Velásquez José Zepeda Fri, 13 Jul 2018 10:02:54 +0000 José Zepeda and Iván Velásquez 118826 at https://www.opendemocracy.net Lula y el futuro del golpe en Brasil https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/pilar-troya-fern-ndez/lula-y-el-futuro-del-golpe-en-brasil-frente-las-elecciones-p <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los poderes fácticos que organizaron el golpe contra Dilma Rousseff en 2016 no han podido superar la crisis política ni reactivar la economía. Pero, eso sí, su principal rival político, Lula da Silva, sigue entre rejas. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/pilar-troya-fern-ndez/lula-and-future-of-coup-in-light-of-presidential-elections">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Picture1_17.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Picture1_17.png" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El expresidente Inacio Lula da Silva. Foto: Ricardo Stuckert en Facebook Lula.</span></span></span></p><p>Después de más de dos años de golpe, la salida democrática no acaba de aclararse en Brasil. Los poderes fácticos que lo organizaron, sin candidato ganador y habiendo fracasado absolutamente en superar la crisis y reactivar la economía, aun dudan si golpear la puerta de los cuarteles para continuarlo por medios aún más anti democráticos.<strong>&nbsp;</strong></p> <p>Este año, en octubre, debería haber elecciones. Luiz Inácio Lula da Silva, en la cárcel desde hace casi 3 meses, condenado en un proceso sin pruebas, sigue ganando las encuestas. </p><p>En los resultados del último sondeo de opinión del IBOPE, publicado el 28 de junio, y que confirma la tendencia de todas las encuestas realizadas desde hace casi un año, Lula tiene alrededor del 33% de la intención de voto. </p><p>Como siempre, tiene más del doble que su inmediato seguidor, el ex militar de extrema derecha, Jair Bolsonaro, que alcanza el 15%; en tercer lugar está Marina Silva (REDE), de centro derecha, con el 7%.</p> <h3><strong>La crisis y la salida</strong></h3> <p>Brasil sobrelleva 4 años de una crisis que comenzó siendo económica, pero que ahora es también política y social. Sin crecimiento hace casi 4 años, con un desempleo que pasó del 3% en 2014 al 17% actual, volvió al mapa del hambre de la Organización de Naciones Unidas (ONU). </p><p>Además, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística &nbsp;(IBGE), la pobreza aumentó 11% el año pasado, y por primera vez en la historia del país el número de trabajadores informales (37%) supera al de aquellos con todos los beneficios de ley. También la desigualdad comenzó a aumentar de nuevo y el índice de Gini creció.</p> <p>Ninguna de las medidas ha conseguido sacar al país de la crisis, la falta de crecimiento económico no beneficia tampoco a los golpistas que no han logrado el incremento en la tasa de ganancias esperado.</p><p class="mag-quote-center">Se han anunciado nuevas movilizaciones alrededor de evitar la venta de Eletrobras, al momento detenida por una decisión de un magistrado del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski que dictaminó que se requiere autorización del Legislativo para esta privatización total.</p> <p>Si bien, el <em>Partido del Golpe</em> ha conseguido implementar casi todas las políticas que tenía como objetivo, dejar al pueblo prácticamente sin garantía alguna de derechos y hacer retroceder al país entre 40 y 80 años, según el área; aún no consigue tres temas de peso: la reforma de las pensiones, frenada por sucesivas movilizaciones y una huelga nacional masiva hace un año; la privatización de Eletrobras (ya es empresa de economía mixta) y la venta de partes de la Petrobras.</p> <p>Las protestas, si bien no con una intensidad muy alta, han continuado. Por más de 10 días en mayo, los camioneros, especialmente los autónomos, casi paralizaron el país. Exigían el fin de los constantes aumentos (16 veces desde el golpe) del precio del diésel, pero casi no dijeron nada del gas para cocinar, ni de la gasolina, que son los que afectan directamente a la mayoría de la población.</p><p> Con la bombona de gas de 13 kg a $20 en un país donde el salario mínimo es de $ 250,00, un millón de hogares volvió a cocinar con leña o alcohol.&nbsp;</p> <p>Inmediatamente después, los trabajadores petroleros también hicieron huelga por un día contra la gestión de Petrobras: por los precios locales ligados a los precios internacionales, las refinerías funcionando al 70% de su capacidad a la par que se importan derivados y hay anuncios de privatización de partes de la compañía. </p><p>La previsión inicial era tres días de huelga, pero una multa diaria de 500.000 dólares detuvo la medida, como enésimo ejemplo del uso político del Poder Judicial. </p><p>El presidente de la Petrobras tuvo que renunciar, pero la política de precios de los combustibles, ligados al precio internacional, sigue vigente, aunque su aplicación haya sido suspendida por dos meses. Los camioneros, cuyas demandas finalmente no fueron realmente satisfechas, podrían hacer una nueva paralización.</p> <p>Se han anunciado nuevas movilizaciones para evitar la privatización de Eletrobras, en este momento paralizada por una decisión de un magistrado del Supremo Tribunal Federal (STF), Ricardo Lewandowski, que dictaminó que se requiere autorización del Legislativo para esta privatización total. Tambié se realizaron otras marchas, pero esta vez en apoyo a la posibilidad de que Lula da Silva sea candidato presidencial.</p> <h3><strong>La Operación Lava Jato</strong></h3> <p>A comienzos de junio, la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann; su marido, Paulo Bernardo Silva, que fue ministro de los gobiernos petistas; y el empresario Ernesto Kugler fueron declarados inocentes de las acusaciones sin pruebas hechas por un delator sobre su supuesto involucramiento en una caja B de financiamiento ilícito de campañas electorales.</p><p><span class="mag-quote-center">Un nuevo recurso de apelación de la defensa de Lula que iba a ser valorado el 26 de junio, al final no lo fue. La misma Segunda Sala debía decidir sobre la legalidad de la condena del ex presidente y de su sentencia actual.</span></p> <p>La Segunda Sala del Supremo Tribunal Federal (STF) conformado por los magistrados: Ricardo Lewandowski, Dias Toffoli y Gilmar Mendes, liberó a José Dirceu de Oliveira, varias veces ministro de Lula, preso y sentenciado en segunda instancia (en proceso de apelación) en el marco de la Operación Lava Jato. </p><p>Esta decisión es la que hizo pensar a algunos que Lula, también sentenciado en segunda instancia y preso en proceso de apelación, podría ser liberado.</p> <p>Son las primeras señales de mínimo cambio de rumbo del <em>Partido de la Justicia</em> formado por la Policía Federal, el Ministerio Público y la Justicia Federal que, utilizando la Operación Lava Jato, aplica <em>lawfare</em> para neutralizar y deshacerse de los opositores políticos. Los procesados y sentenciados son, en su inmensa mayoría, del Partido de los Trabajadores.</p><p>Poquísimos de otros partidos, con pruebas contundentes de corrupción – el mismo presidente golpista, buena parte del Congreso, Aecio Neves, senador y ex candidato a presidente, varios ex ministros de Michel Temer y un largo etcétera – han sido procesados, y mucho menos sentenciados.</p> <p>Sin embargo, un nuevo recurso de apelación de la defensa de Lula que iba a valorado el 26 de junio, al final no lo fue. La misma Segunda Sala debía decidir sobre la legalidad de la condena del ex presidente y de su sentencia actual. </p><p>La defensa sostiene que el juez Sergio Moro no era competente para juzgar el caso, que el juicio no fue imparcial y que su detención en segunda instancia, antes de agotar todos los recursos de apelación, es ilegal.</p> <p>Los recursos no fueron tratados por la Segunda Sala. Su presidente, Edson Fachin, calculó que perdía, como sucedió con el caso de Dirceu, y los envió, añadiendo un pedido de impedimento de la candidatura de Lula, para ser tratados por el pleno del Tribunal.</p> <h3><strong>El futuro</strong></h3> <p>En este momento, conforme las leyes brasileñas, Lula, aun preso, podría ser candidato. Su candidatura podría ser impugnada solo post-inscripción, posible hasta el 15 de agosto, y por la duración de los procesos en el Supremo Tribunal Electoral, no habría tiempo para eliminarlo de la papeleta hasta la fecha de las elecciones.</p> <p>Ahora, cabe la posibilidad de que el Tribunal apruebe el recurso de Fachin y prohíba la candidatura de Lula. Cabe la posibilidad de una negociación política para que Lula sea liberado y pueda, no solo participar y ganar, sino posesionarse. Podría suceder también que sea liberado y que pierda las elecciones.&nbsp;</p> <p>Caso de no poder participar, Lula designaría un sucesor, pero resulta difícil estimar si podría ganar simplemente por el hecho de ser ungido por el ex presidente. Han sonado nombres como el de Fernando Hadad, ex alcalde de Sao Paulo, o la misma Gleisi Hoffmann. Se dice también que, para evitar un nuevo procesamiento injusto en la Lava Jato, el nombre se mantendrá en secreto hasta el último momento posible.</p> <p>La posición de la izquierda y de los movimientos populares es de apoyo a la candidatura de Lula, bajo la bandera de que elecciones sin Lula serían un fraude. Podría también haber un fraude con él participando.</p> <p>Ciro Gomes, que ha pasado por 7 partidos políticos en su carrera, de la izquierda al centroderecha, negocia un lugar en el centroizquierda como la única fuerza capaz de ganarle a Jair Bolsonaro en ausencia de Lula.</p><p class="mag-quote-center">El ala política del&nbsp;<em>Partido del Golpe,</em>&nbsp;que incluye también a los medios de comunicación hegemónicos, especialmente la Red Globo, no tiene candidato definido, y ninguno de los nombres que han probado a la fecha alcanza más del 8% de la intención de voto.&nbsp;</p><p>El ala política del <em>Partido del Golpem</em> que incluye también a los medios de comunicación hegemónicos, especialmente la Red Globo, no tiene candidato definido, y ninguno de los nombres que han probado a la fecha, Geraldo Alckmin y Henrique de Campos Meirelles, alcanza más del 8% de la intención de voto.&nbsp;</p> <p>Sin un candidato fuerte en la izquierda, Bolsonaro, con sus posiciones ultraderechistas y atentatorias contra los derechos humanos de las personas pobres, negras, Lesbianas, Gais, Bisexuales y Transexuales (LGBT), campesinos y pobres podría ser útil para asustar a los votantes medianamente democráticos e inclinar la balanza a favor del candidato de la derecha, sea éste cual fuere.</p> <p>Hay que anotar, además, que las dificultades para hallar el candidato presidencial que sufre el <em>Partido del Golpe, </em>exitoso políticamente desde el <em>impeachment</em> de Dilma Rousseff hasta las elecciones municipales de octubre de 2016, en las que logró amplia mayoría, tienen que ver con el hecho de que está ahora dividido. </p><p>La delación del empresario Joesley Batista en mayo de 2017, que incriminó a Temer y otros, fue uno de los puntos clave que provocaron la fractura del bloque.</p> <p>Frente a la incertidumbre de poder ganar, la sombra de un golpe militar no se ha alejado del todo. Pese a que el contexto internacional no es favorable, el golpe de 2016 se hizo porque la burguesía no quería esperar hasta ganar las elecciones este año. </p><p>Ahora también tienen prisa por acabar de aplicar todas las medidas que planearon, completar la sumisión del país al mercado financiero internacional, y acabar de establecer las políticas neoliberales como forma de gestión gubernamental única.</p> <p>Está en juego la soberanía de Brasil, está en juego la defensa de los recursos naturales en manos del Estado y su uso para el bienestar del pueblo. </p><p>La venta de Eletrobras, junto con la privatización de parte de Petrobras sería, con certeza, para quien los compre al precio ínfimo al que se están vendiendo (10% de su valor real), uno de los mejores negocios del mundo.</p><p>En el caso de la primera, muchas de las hidroeléctricas más grandes ya tienen las deudas amortizadas, y, por tanto, las ganancias serían astronómicas y privadas; y ya no se usarían más para programas sociales, que fue lo que se hizo durante la mayor parte de la década petista.</p> <p>Está en juego la democracia también, y las elecciones son la única vía democrática para terminar con el golpe que comenzó en abril de 2016 y que no ha traído más que profundización de crisis y sufrimiento para el pueblo brasileño.</p><p class="blockquote-new">Este artículo fue originalmente publicado por La Línea de Fuego y se puede leer <a href="https://lalineadefuego.info/2018/07/04/lula-la-operacion-lava-jato-y-el-futuro-del-golpe-por-pilar-troya-fernandez/">aquí</a></p><p>&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/andr-s-del-r-o-rold-n-juliana-cesario-alvim-gomes/justicia-militar-intervenci-n-y-">Justicia militar, intervención y derechos humanos en Brasil </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/katarina-pitasse-fragoso-nath-lia-sanglard/el-caso-contra-lula-una-chapuza-legal">El caso contra Lula: una chapuza legal</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/pablo-stefanoni/todo-contra-lula">Todo contra Lula</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Pilar Troya Fernández Thu, 12 Jul 2018 13:27:26 +0000 Pilar Troya Fernández 118795 at https://www.opendemocracy.net Criminalización extrema de comunidades indígenas Aymaras en Perú https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/thomas-mc-donagh-aldo-orellana-l-pez/protesta-social-en-per-vista-para-sentencia <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los jueces de la Corte Suprema de Perú decidirán el destino del vocero indígena y candidato Walter Aduviri, sentenciado a prisión por su rol en las protestas sociales de 2011. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/thomas-mc-donagh-aldo-orellana-l-pez/hammer-comes-down-on-social-protest-in-peru-c">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/dhuma_2.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/dhuma_2.png" alt="" title="" width="460" height="264" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style=""/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Protesta indígena delante del Palacio de Justicia en Lima, Perú. Fuente: DHUMA. Todos los derechos reservados</span></span></span></p><p>En cuestión de poco tiempo, los jueces de la Corte Suprema de Justicia del Perú, decidirán el destino de un vocero indígena Aymara de nombre Walter Aduviri, enjuiciado y sentenciado a prisión por su rol en las protestas sociales que tuvieron lugar el año 2011 en la región sureña de Puno.</p><p>El proceso lleva más de 7 años, y ahora, en la recta final, está siendo observado muy de cerca por organizaciones sociales e instituciones de Derechos Humanos en todo el país, pues su resultado podría sentar precedentes legales que pueden repercutir en otras luchas de pueblos indígenas del país.&nbsp;</p> <p>El caso de Walter Aduviri y el pueblo Aymara es emblemático e ilustra con elocuencia los ataques y amenazas que están enfrentando las comunidades que se levantan para defender sus recursos básicos en toda la región. &nbsp;</p><p>La judicialización de los voceros y líderes comunales de estas luchas es la piedra angular de toda una estructura de criminalización de la protesta social, que no sólo abarca el uso de nuevas leyes y figuras legales que derivan en procesos penales, sino también la estigmatización de su lucha, su cultura y la coerción violenta por parte del Estado. &nbsp;&nbsp;</p> <p>El objetivo es claro. Intimidar y desarticular la movilización social para facilitar la extracción de recursos naturales, principalmente por parte de multinacionales, limitando y violentando los derechos de las comunidades y de la población en general.&nbsp;</p><p>&nbsp;</p> <iframe width="460" height="259" src="https://www.youtube.com/embed/e_2kAdFfY_M" frameborder="0" allow="autoplay; encrypted-media" allowfullscreen></iframe> <h2><em>El “Aymarazo” </em></h2> <p>El conflicto socio-ambiental conocido como “El Aymarazo”, en Perú, <a href="http://www.radiomundoreal.fm/9846-a-6-anos-de-el-aymarazo-en-peru">fue una movilización</a> que tuvo lugar en la región de Puno el año 2011, en rechazo a la mina Santa Ana – un proyecto de minería a cielo abierto ubicado cerca de la frontera con Bolivia. </p><p>Este proyecto, de propiedad de la minera Canadiense Bear Creek, pretendía explotar más de 63 millones de onzas de plata por un período de 11 años a partir del 2012.</p> <p>Sin embargo, cuando la población se enteró de los planes de la empresa el <a href="http://icsidfiles.worldbank.org/icsid/ICSIDBLOBS/OnlineAwards/C3745/DC8876_Sp.pdf">año 2008</a>, se generó un rechazo casi unánime al proyecto debido al uso intensivo de agua y potencial contaminación de las fuentes hídricas de esta región, de vocación agrícola y ganadera, que alberga ríos importantes como el río Callacami, además del Río Desaguadero y el Lago Titicaca que comparten Perú y Bolivia.</p> <p>Después de haber observado los impactos de la contaminación de las fuentes de agua y la tierra provocadas por los proyectos mineros en otras provincias y al enterarse de una serie de <a href="http://icsidfiles.worldbank.org/icsid/ICSIDBLOBS/OnlineAwards/C3745/DC8876_Sp.pdf">irregularidades</a> en la adquisición de los títulos de concesión de la mina por parte de la empresa, las comunidades comenzaron a solicitar mayor información a las autoridades a nivel regional y nacional, buscando que se respete su derecho a la consulta previa, libre e informada. </p><p>Ante la indiferencia del estado, las protestas se intensificaron y para Mayo de 2011 se expandieron a toda la región de Puno. Una de las demandas centrales de la movilización fue la derogación del Decreto Supremo 083 – 2007, que había declarado al proyecto minero Santa Ana como prioridad nacional, pese a que la Constitución peruana prohíbe que una empresa extranjera posea concesiones mineras dentro de 50km de la frontera nacional. </p><p>Posteriormente las comunidades exigieron la cancelación de todas las concesiones mineras en la región y una moratoria sobre las futuras concesiones.<strong><em>&nbsp;</em></strong></p> <h2><strong><em>J</em><em>udicialización de la protesta </em></strong></h2> <p>Después del Aymarazo, la fiscalía abrió investigaciones a 100 dirigentes involucrados en las movilizaciones. &nbsp;Se les acusaba de entorpecimiento al funcionamiento de los servicios públicos, disturbios y extorsión agravada. &nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Walter Aduviri, uno de los principales voceros de las comunidades durante el Aymarazo, fue condenado a siete años de prisión efectiva y al pago de una reparación civil de dos millones de soles en favor del Estado.</p> <p>El cargo de extorsión agravada es usado históricamente en contra del crimen organizado en Perú, y ahora se está usando cada vez más en casos de protesta sociales. </p><p>En entrevista con los autores, Rodrigo Lauracio, abogado de Derechos Humanos y Medio Ambiente (DHUMA) de Puno, explica que “la teoría el ministerio público es que la protesta social el Aymarazo se organizó como una organización criminal para extorsionar al Estado. Como podría ser una organización criminal que nace para extorsionar a un empresario”. &nbsp;</p> <p>De las 100 personas investigadas, 18 pasaron a la fase de juicio oral. &nbsp;Posteriormente la fiscalía decidió absolver a ocho de los acusados por falta de pruebas, quedando 10 en la lista. En julio 2017 el Juzgado Penal de Puno exculpó a otros 9 procesados, también por falta de pruebas. </p><p>Al final solamente quedó Walter Aduviri, uno de los principales voceros de las comunidades durante el Aymarazo, que fue condenado a siete años de prisión efectiva y al pago de una reparación civil de dos millones de soles en favor del Estado (más de 600 mil dólares estadounidenses).</p><p> Finalmente, en diciembre de 2017, los tribunales ratificaron su sentencia y dictaron una orden de detención en su contra, quien al conocerla se declaró en la clandestinidad <a href="https://www.servindi.org/actualidad-noticias/17/01/2018/walter-aduviri-mis-manos-no-estan-manchadas-de-sangre">afirmando</a> que los fiscales nunca mostraron pruebas en su contra y que esto se trataba de una persecución política. &nbsp;Su caso ya es conocido a nivel nacional y ha sido presentado en foros <a href="http://www.derechoshumanospuno.org/agenda/noticias/326-presentacion-en-ginebra-suiza-situacion-actual-de-los-defensores-y-defensoras-indigenas-de-derechos-humanos-en-puno-peru">internacionales</a>.</p> <h2><em>Punto de Inflexión</em></h2> <p>Es importante destacar que cuando los jueces condenaron a Walter Aduviri pasó algo muy particular en las cortes de Puno que podría marcar un punto de inflexión en términos de cómo los procesos legales son utilizados para criminalizar las protestas sociales en Perú.</p> <p>Aunque el delito por el que Aduviri fue condenado era el de “disturbios”, a último momento, los jueces cambiaron su supuesto grado de participación en el delito.&nbsp; </p><p>Es decir, al principio, cuando la fiscalía decidió imputar a Aduviri por los cargos de “disturbios”, lo acusó bajo la figura de “<em>co-autoría no-ejecutiva”</em>. </p><p>Pero, cuando los jueces exculparon a los últimos 9 co-acusados, se enfocaron únicamente en Walter Aduviri, asignándole otro grado de participación, el de “<em>autoría mediata</em>".</p><p class="mag-quote-center">Para entender la gravedad de ese cambio, basta una observación. &nbsp;La teoría de “<em>autor mediato”</em>&nbsp;ha sido usado en el Perú principalmente en casos de crímenes de lesa humanidad y de terrorismo.&nbsp;</p> <p>Para entender la gravedad de ese cambio, basta una observación. &nbsp;La teoría de “<em>autor mediato”</em> ha sido usado en el Perú principalmente en casos de crímenes de lesa humanidad y de terrorismo. &nbsp;</p> <p>Aunque estas dos teorías suenan complejas, entenderlas es de vital importancia por su potencial uso en los crecientes casos de conflictos socio-ambientales en el Perú.</p> <p>Según Pablo Abdo, abogado del Instituto de Estudios de las Culturas Andina (IDECA) de Puno, el creciente uso de la llamada “<em>co-autoría no-ejecutiva”</em> en casos de protesta social ya de por sí representa una tendencia peligrosa. &nbsp;</p><p>Esta teoría implica que hay una persona que instiga a cometer un delito y que otra la ejecuta. En este caso ambas personas estarían de acuerdo en cometer el delito. En palabras de Abdo, “tú y yo estamos de acuerdo en cometer un delito, sólo que yo te estoy dando las directivas y tú las vas a ejecutar”.</p> <p>Ahora bien, la figura de<em> “autor mediato” </em>que enfrenta Aduviri, es todavía más preocupante. En este caso no habría un acuerdo de partes para cometer un delito, sino que, como señala Abdo, existe “una persona que está manipulando u obligando a la otra, en contra de su voluntad para cometerlo”.&nbsp;</p><p>En resumen, señala, “yo quiero cometer delitos y quiero utilizarte a ti para hacerlo. Entonces te voy a engañar para que lo hagas, o de lo contrario te voy a obligar. Esa es la teoría que maneja el juez...Es como decir que en el caso del Walter Aduviri él ha obligado y ha engañado a los Aymaras, a sus propios pares, para que se cometan los supuestos delitos.”</p> <p>Para Rodrigo Lauracio de Derechos Humanos y Medio Ambiente – DHUMA de Puno, el razonamiento de los jueces dista totalmente de la realidad de las comunidades Aymaras, debido a que “las comunidades indígenas aymaras nunca son dirigidos por un líder. </p><p>Eso se ha demostrado en el mismo peritaje antropológico que se hizo en este caso. Sino es a la inversa, son los pueblos aymaras quienes eligen a sus representantes o voceros para que expresen aquella petición, preocupación, reclamo que pueda tener una comunidad Aymara”.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/dhuma1.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/dhuma1.png" alt="" title="" width="460" height="262" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style=""/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Fuente: DHUMA. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><h2><strong><em>Duros Precedentes </em></strong></h2> <p>El uso de estas teorías penales representa un giro legal y político importante en el país, pues permite equiparar a las organizaciones sociales como organizaciones criminales y a sus dirigentes como instigadores a cometer delitos.</p><p class="mag-quote-center">Si tú tomas el argumento que utilizaron en el Aymarazo para condenarlo a Walter Aduviri, es el argumento que puedes utilizar en otros casos que ya han sido absueltos para buscar una condena.</p><p>Bajo este argumento se condena a voceros comunales por el sólo hecho de ser líderes de sus comunidades, aunque no haya pruebas que los vinculen directamente con los supuestos delitos cometidos. &nbsp;</p> <p>Según Abdo, “de prosperar esta condena en particular, va a permitir criminalizar y condenar a otros líderes y defensores. Ese es el problema...si tú tomas el argumento que utilizaron en el Aymarazo para condenarlo a Walter Aduviri, es el argumento que puedes utilizar en otros casos que ya han sido absueltos para buscar una condena.” &nbsp;&nbsp;</p> <p>Hasta la fecha la teoría legal de “autoría mediata” había sido usada sobre todo en casos históricos de graves vulneraciones a los derechos humanos y crímenes contra la humanidad. </p><p>El ex-presidente peruano Alberto Fujimori fue condenado en 2009 a 25 años de prisión por crímenes de <a href="http://archivo.elcomercio.pe/politica/gobierno/ultimo-minuto-fujimori-recibe-maxima-pena-violar-derechos-humanos-seguira-preso-hasta-anos-edad-noticia-270209">lesa humanidad</a> usando esta teoría legal. Del mismo modo Abimael Guzmán, líder del Sendero Luminoso, fue condenado en 2006 a cadena perpetua por terrorismo contra <a href="https://es.wikipedia.org/wiki/Abimael_Guzm%C3%A1n">el Estado</a> usando la misma teoría.</p> <p>Ahora en el Perú, en 2018, se está usando esta misma figura penal en contra de voceros y líderes de los pueblos indígenas y campesinos en contextos de protestas sociales.</p> <h2><strong><em>Identidad y derechos indígenas </em></strong></h2> <p>Si la condena es ratificada por la Corte Suprema también se estaría sentando un nuevo precedente referido a que si Aduviri es o no sujeto de derechos indígenas. </p><p>Estos derechos están relacionados a la identidad cultural, la autonomía territorial, al derecho a la consulta previa, libre e informada en caso de proyectos de desarrollo que les afecten, etc., y están establecidos principalmente en el <a href="https://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORMLEXPUB:12100:0::NO::P12100_INSTRUMENT_ID:312314">convenio 169 de la OIT</a> y reconocidos por la legislación y Constitución peruana.</p> <p>Mientras que las pericias antropológicas determinaron que todos los acusados del Aymarazo eran efectivamente miembros de comunidades indígenas, los jueces <a href="https://redaccion.lamula.pe/2018/01/15/puno-walter-aduviri-indigena-aymarazo-mineria-derechos-humanos-protesta-disturbios-delitos-contra-tranquilidad-publica-sentencia/jorgepaucar/">determinaron</a> que Walter Aduviri no estaba sujeto a esos derechos, debido a que, entre otras cosas, había alcanzado estudios superiores y que por lo tanto puede “adecuar su conducta conforme a derecho”.&nbsp;</p> <p>Según el abogado Rodrigo Lauracio, esto “representa una violación a los estándares internacionales de derechos de pueblos indígenas a nivel internacional … que no sólo afecta a Walter Aduviri, sino también a los pueblos indígenas... porque esta forma de interpretación ya ha sido sentada como jurisprudencia de interpretación judicial”.</p><p class="mag-quote-center">Al igual que muchos otros casos de criminalización en el Perú y en toda la región, este caso se enmarca dentro de un contexto más amplio y estructural de las múltiples formas de discriminación, racismo y estigmatización.</p><p>Acota además que, “de ratificarse esta postura, se constituiría todas las violaciones… y acarrearía que el estado peruano pueda ser sometido ante la jurisdicción de la Corte Interamericana de DDHH”. &nbsp;</p> <p>Al igual que muchos otros casos de criminalización en el Perú y en toda la región, este caso se enmarca dentro de un contexto más amplio y estructural de las múltiples formas de discriminación, racismo y estigmatización que enfrentan las comunidades indígenas a lo largo del territorio.</p> <p>Recientemente el fiscal que impulsa un proceso similar en contra de Aduviri y otros líderes comunales, se refirió a ellos diciendo lo siguiente:</p> <p>“…quienes, en su calidad de dirigentes institucionales, y con dominio de esta masa irracional, enardecida que jamás dio razones, ni entendió las mismas, empujaron a la población a la comisión de …”</p> <h2><strong><em>Formas de criminalización </em></strong></h2> <p>Según Rodrigo Lauracio, la judicialización de los voceros Aymaras debe entenderse como parte de un fenómeno mucho más amplio de criminalización de las comunidades que resisten a proyectos mineros. &nbsp;Para el abogado este proceso se <a href="https://soundcloud.com/democracycenter/entrevista-a-rodrigo-lauracio-apaza-derechos-humanos-y-medio-ambiente-dhuma-puno">resume</a> en 4 pasos.</p> <p>Primero está “el diseño de políticas normativas que modifican nuestro sistema jurídico para viabilizar proyectos mineros y tipificar nuevos delitos en contra de las personas que participan en protestas sociales. </p><p>Se toman medidas legislativas desde el Congreso de la República o el poder ejecutivo, para garantizar la actividad extractiva y restringir los derechos de los pueblos indígenas o comunidades campesinas que quieren oponerse al desarrollo de un proyecto minero”.</p> <p>Segundo son las “campañas de desprestigio a través de medios de comunicación -radiales, televisivos y virtuales- en las que nos asocian, como terroristas anti-mineros, terroristas medioambientales, personas que estamos opuestos al desarrollo en el país”. &nbsp;&nbsp;</p> <p>El tercer paso de criminalización según el abogado es “la forma en la que interviene el estado en los procesos de conflictos sociales, sobre todo utilizando es la declaratoria de estados de emergencia...donde se mata, se asesina literalmente y se infligen daños físicos y psicológicos a las personas …en algunos casos incluso hay casos de tortura.”. &nbsp;</p> <p>Recientemente, entre 2017 y 2018, en una región conocida como el <em>corredor minero</em> el sur de Perú (Cuzco,&nbsp;Arequipa&nbsp;y&nbsp;Apurimac), se dictaron estados de emergencia durante 10 <a href="https://www.facebook.com/derechossinfronteras.pe/videos/1630136100438245/">meses consecutivos</a> (algo sin precedentes en tiempos de paz en el país) con la consecuente suspensión de derechos fundamentales. </p><p>A esto se suma los <a href="https://www.servindi.org/actualidad-entrevistas-audios-entrevista-radioteca-audios/27/11/2017/convenios-entre-mineras-y">convenios</a> entre empresas mineras y la policía para brindarles mayor seguridad. Además de la <a href="https://www.elespectador.com/noticias/elmundo/polemica-peru-ley-exime-de-culpa-policias-y-militares-u-articulo-468562">modificación</a> de las leyes que exime a los policías de cualquier responsabilidad en caso de matar en el ejercicio de sus funciones, por ejemplo, en protestas sociales.</p><p class="mag-quote-center">De los 78 defensores de los derechos humanos asesinados durante los dos últimos gobiernos en el Perú, el 67% murieron como resultado de la acción de las fuerzas del orden en situaciones de&nbsp;protesta social”. &nbsp; &nbsp;</p><p>Parece no ser casual entonces que de los 78 defensores de los derechos humanos asesinados durante los dos últimos gobiernos en el Perú, el 67% murieron como resultado de la acción de las fuerzas del orden en situaciones de <a href="http://www.derechoshumanospuno.org/agenda/noticias/326-presentacion-en-ginebra-suiza-situacion-actual-de-los-defensores-y-defensoras-indigenas-de-derechos-humanos-en-puno-peru">protesta social</a>”. &nbsp; &nbsp;</p> <p>Finalmente, la cuarta y última etapa de la criminalización serían los procesos de investigación penal como los surgidos a partir del Aymarazo. &nbsp;Según el Lauracio, “el proceso de criminalización que tiene sus inicios desde las políticas se concretiza en las acciones penales”. &nbsp;</p><p>A parte del evidente daño económico, social y psicológico, “los procesos legales son usados como instrumentos para infringir temor en los representantes, de esa forma ellos no pueden oponerse a un proyecto minero.”</p> <p>Según la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos del Perú, 792 defensores de derechos humanos han enfrentado procesos judiciales a nivel nacional en el Perú, <a href="http://www.derechoshumanospuno.org/agenda/noticias/326-presentacion-en-ginebra-suiza-situacion-actual-de-los-defensores-y-defensoras-indigenas-de-derechos-humanos-en-puno-peru">el 55%</a> por acciones relacionadas con la defensa de los derechos ambientales y de los pueblos indígenas. &nbsp;</p><p>Un dato que refleja una estrategia muy efectiva para desgastar y amedrentar personas de la sociedad civil organizada. &nbsp;&nbsp;</p> <h2><strong><em>“No quieren que haya líderes fuertes”</em></strong></h2> <p>Para Tomas Medina Mamanchulla, presidente de la comunidad campesina Jatuncachi, de Puno, “en Perú hay una ley de criminalización de la protesta popular donde el gobierno empieza a perseguir a líderes. &nbsp;</p><p>Hay muchos líderes denunciados sobre todo los que asumen la defensa del medio ambiente y de los derechos fundamentales. Es como una ley del enemigo, el propio estado peruano nos considera como si fuéramos sus enemigos y no seamos parte del estado”. &nbsp;</p> <p>Del mismo modo, la lideresa aymara Yolanda Quesisto, afirma que los procesos actuales de criminalización no hacen más que reflejar patrones históricos en el Perú. “Desde aquel momento cuando los españoles llegaron, nos han visto como inferiores… y eso creo que ellos siguen pensando. </p><p>Están haciendo lo mismo como hicieron con nuestros grandes líderes Tupac Katari, Bartolina Sisa, Miguel Bastidas… y a Tupac Amaru, lo han descuartizado por luchar contra la opresión. Ahora lo mismo hacen, con sus leyes nos cierran la boca”, señala.</p> <p>Mamanchulla advierte y dice que, “si Walter Aduviri está sentenciado, posteriormente muchos dirigentes trabajando en defensa de los recursos naturales estarán enjuiciados. No puede ser eso”.</p> <h2><strong><em>Solamente queda la protesta</em></strong></h2> <p>El caso de Walter Aduviri en sí mismo ha sido algo polémico por las aspiraciones político-electorales que tiene. &nbsp;Aduviri es candidato en las elecciones regionales en la región de Puno en Octubre del presente año. &nbsp;</p><p>Los jueces de la Corte Suprema, las autoridades electorales y la población de Puno decidirá su suerte. Sin embargo, el punto aquí que no se debe perder de vista, es que este caso es un caso emblemático de la criminalización generalizada de la protesta social en el Perú, especialmente en contra de comunidades indígenas y campesinas. Y todo apunta a que eso empeore.</p> <p>Según <a href="http://conflictosmineros.org.pe/wp-content/uploads/2017/12/Revista-Informe-de-Conflictos-Mineros-VI-2.pdf">el informe</a> del Observatorio de Conflictos Mineros en el Perú del 2017, 14.7% del territorio nacional está bajo concesiones mineras. &nbsp;Para el año 2011 96,437Km2 del territorio puneño estaba bajo concesiones mineras. </p><p>Del mismo modo, en la provincia de Chucuito, donde se encuentra el proyecto minero Santa Ana, las concesiones para proyectos mineros se han incrementado alarmantemente en una década: de cero concesiones el año 2000 a 59 solo <a href="http://icsidfiles.worldbank.org/icsid/ICSIDBLOBS/OnlineAwards/C3745/DC8876_Sp.pdf">el año 2011</a>.</p> <p>Las comunidades indígenas y campesinas son afectadas de manera desproporcionada por la expansión de la minería en sus territorios, pues dependen directamente de la tierra y del agua (lo primero en contaminarse) para su sustento. &nbsp;</p><p>Si a esto sumamos la marginalización de la que son sujetos, no es de sorprenderse que recurran a la protesta social para ser escuchados y reclamar sus derechos.</p> <p>Mientras tanto, las empresas transnacionales, incluyendo Bear Creek (que tiene en la región otro proyecto minero llamado Corani), siguen activos en Puno, esperando a que se cambien los vientos políticos para volver a impulsar sus proyectos, beneficiándose a costa de la criminalización de las comunidades afectadas.</p> <p>En ese contexto resuena aún más el reclamo de Yolanda Quesisto frente a la criminalización del pueblo Aymara. &nbsp;“¿Acaso es delito defender los recursos naturales? ¿Es delito defender el medio ambiente? ¿Acaso ellos no viven del agua? ¿Será delito defender el agua?” &nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/felipe-lagos-rojas-centro-de-investigaci-n-y-defensa-del-sur/chile-criminaliza-los">Chile criminaliza a los defensores de la tierra y el agua mapuches</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/sebasti-n-ortega-jhonny-valle-ayuque/la-tragica-muerte-de-curandera-ind-gena-olivi">La trágica muerte de curandera indígena Olivia Arévalo en el Perú</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/laurence-blair/en-paraguay-los-pueblos-ind-genas-tienen-los-ojos-puestos-en-el-con">En Paraguay, los pueblos indígenas tienen los ojos puestos en el Congreso</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Peru </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Peru Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Indigenous People Aldo Orellana López Thomas Mc Donagh Wed, 11 Jul 2018 08:40:23 +0000 Thomas Mc Donagh and Aldo Orellana López 118758 at https://www.opendemocracy.net