DemocraciaAbierta https://www.opendemocracy.net/taxonomy/term/19339/all cached version 19/09/2018 15:40:14 en El necesario “Pacto por la democracia” en Brasil https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/jos-marcelo-zacchi-mafoane-odara-manoela-miklos-oscar-vilhena-vieira/el-necesario- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Pocas veces Brasil estuvo tan dividido sobre el futuro. Pocas veces fue tan difícil afirmar el pluralismo, la tolerancia y la convivencia con la diferencia. Ante el momento decisivo que vive el país, numerosos actores de la sociedad civil firmaron un<a href="https://www.pactopelademocracia.org.br/o-pacto"> <em><strong>Pacto por la democracia</strong></em></a>.<em><strong><a href="https://www.nexojornal.com.br/ensaio/2018/Pela-Democracia?utm_campaign=Echobox&amp;utm_medium=Social&amp;utm_source=Facebook#Echobox=1534048771"> Português</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/IMG-8368.JPG" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/IMG-8368.JPG" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Cuatro ciudadanas brasileñas pasan delante del edificio Océano en Salvador de Bahía. Imagen: Francesc Badia. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Brasil vive&nbsp;hoy&nbsp;una&nbsp;recesión democrática.&nbsp;El debate público se ha&nbsp;polarizado aún más, y hoy es más hostil.&nbsp;Por&nbsp;primera&nbsp;vez en los últimos treinta años tenemos&nbsp;candidatos competitivos que reniegan&nbsp;descaradamente de los valores democráticos consagrados por&nbsp;nuestro&nbsp;pacto constitucional.&nbsp;</p><p>Estamos ante el desafío de enfrentarnos a importantes problemas&nbsp;de carácter&nbsp;social y&nbsp;económico,&nbsp;que&nbsp;tendrán un fuerte&nbsp;impacto en&nbsp;el conjunto de&nbsp;la&nbsp;sociedad&nbsp;y en el futuro de las nuevas&nbsp;generaciones.&nbsp;</p> <p>Necesitamos&nbsp;más&nbsp;democracia,&nbsp;no&nbsp;menos.&nbsp;Necesitamos&nbsp;elecciones&nbsp;limpias&nbsp;y representativas y&nbsp;un&nbsp;debate público de calidad, robusto e inclusivo. La voluntad de compartir&nbsp;esta&nbsp;convicción&nbsp;y la&nbsp;urgencia&nbsp;de sumar fuerzas para defenderla está en la raíz que ha motivado el Pacto por la Democracia,&nbsp;lanzado&nbsp;en&nbsp;abril de&nbsp;este&nbsp;año gracias a la&nbsp;acción&nbsp;conjunta de&nbsp;más&nbsp;de 70&nbsp;organizaciones&nbsp;y&nbsp;liderazgos diversos de la sociedad brasileña.&nbsp;&nbsp;</p> <p>Viniendo de trayectorias e identidades diversas,&nbsp;este&nbsp;grupo&nbsp;se ha&nbsp;unido&nbsp;para contribuir&nbsp;a&nbsp;la&nbsp;mejora&nbsp;de&nbsp;nuestro&nbsp;entorno democrático.&nbsp;La&nbsp;Constitución&nbsp;brasileña de 1988&nbsp;fue&nbsp;decisiva para&nbsp;que, durante las&nbsp;últimas&nbsp;tres&nbsp;décadas, lográsemos avances&nbsp;significativos en los campos de&nbsp;la salud,&nbsp;la educación,&nbsp;el género&nbsp;y&nbsp;las cuestiones raciales.&nbsp;Incluso en las esferas económica&nbsp;e&nbsp;institucional,&nbsp;Brasil&nbsp;ha&nbsp;avanzado.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Es necesario&nbsp;acortar&nbsp;la&nbsp;distancia&nbsp;que existe entre el&nbsp;diseño&nbsp;de&nbsp;una&nbsp;"sociedad&nbsp;más justa, libre y solidaria", consagrado&nbsp;en&nbsp;la Constitución,&nbsp;y&nbsp;la realidad,&nbsp;que se resiste a&nbsp;transformarse.&nbsp;</p> <p>Esta&nbsp;evolución gradual, sin embargo,&nbsp;no&nbsp;fue&nbsp;capaz de superar la&nbsp;desigualdad&nbsp;profunda y persistente&nbsp;que define la estructra de&nbsp;nuestra sociedad,&nbsp;en especial&nbsp;la violencia&nbsp;que se cierne sobre los&nbsp;pobres, y&nbsp;el&nbsp;preocupante divorcio&nbsp;entre el Estado, sus burocracias, y el&nbsp;ciudadano.&nbsp;</p><p>Es necesario&nbsp;acortar&nbsp;la&nbsp;distancia&nbsp;que existe entre el&nbsp;diseño&nbsp;de&nbsp;una&nbsp;"sociedad&nbsp;más justa, libre y solidaria", consagrado&nbsp;en&nbsp;la Constitución,&nbsp;y&nbsp;la realidad,&nbsp;que se resiste a&nbsp;transformarse.&nbsp;</p> <p>El contraste entre&nbsp;estas&nbsp;dimensiones&nbsp;marca&nbsp;la&nbsp;encrucijada vital que hoy nos convoca. La&nbsp;conciencia&nbsp;de los límites tendrá que inspirar la&nbsp;capacidad&nbsp;de&nbsp;actualizar&nbsp;las agendas y&nbsp;de proponer nuevas&nbsp;maneras&nbsp;de profundizar&nbsp;avances.&nbsp;De lo contrario,&nbsp;una espiral de frustración&nbsp;y&nbsp;resentimiento&nbsp;acabará por agotar nuestra&nbsp;democracia, llevándose por delante los logros acumulados&nbsp;en&nbsp;las últimas décadas.&nbsp;</p> <p>Junto&nbsp;al&nbsp;debate fundamental&nbsp;sobre el proyecto para Brasil, deben renovarse&nbsp;también las propias&nbsp;condiciones&nbsp;para su realización. Debemos reivindicar y reafirmar el&nbsp;compromiso&nbsp;de que la política&nbsp;sólo&nbsp;puede&nbsp;hacerse&nbsp;dentro de los marcos democráticos.&nbsp;Sin integridad,&nbsp;pluralismo,&nbsp;libertad,&nbsp;tolerancia&nbsp;y&nbsp;respeto&nbsp;a&nbsp;los derechos humanos, no hay manera de concebir ningún proyecto nacional.</p><p class="mag-quote-center">En&nbsp;un&nbsp;entorno político marcado por la desconfianza y&nbsp;la descomposición,&nbsp;le corresponde&nbsp;a&nbsp;la sociedad avanzar&nbsp;en&nbsp;defensa del impulso de la&nbsp;ciudadanía,&nbsp;contraponiéndolo a la&nbsp;erosión&nbsp;en curso.</p> <p>Resulta, por lo tanto, esencial&nbsp;responder&nbsp;a la&nbsp;llamada a favor de la representatividad&nbsp;y la diversidad&nbsp;en&nbsp;la vida pública, a recuperar&nbsp;la confianza&nbsp;en las&nbsp;reglas&nbsp;del&nbsp;juego&nbsp;que&nbsp;permitan&nbsp;restaurar el&nbsp;proyecto&nbsp;democrático como&nbsp;patrimonio&nbsp;común,&nbsp;interrumpiendo&nbsp;de esta manera la dinámica que ha&nbsp;convertido a la&nbsp;sociedad&nbsp;brasileña&nbsp;en conflictiva,&nbsp;en violenta e&nbsp;ingobernable.&nbsp;</p><p>Más allá&nbsp;de&nbsp;las&nbsp;diferencias políticas&nbsp;esto&nbsp;es, y debe ser,&nbsp;una&nbsp;tarea conjunta.&nbsp;El momento exige de&nbsp;nosotros&nbsp;la&nbsp;capacidad&nbsp;de revitalizar,&nbsp;con amplitud y generosidad, el campo democrático en el país.&nbsp;</p> <p>En&nbsp;un&nbsp;entorno político marcado por la desconfianza y&nbsp;la descomposición,&nbsp;le corresponde&nbsp;a&nbsp;la sociedad, como&nbsp;en&nbsp;otros&nbsp;momentos clave de&nbsp;nuestra&nbsp;historia, avanzar&nbsp;en&nbsp;defensa del impulso de la&nbsp;ciudadanía,&nbsp;contraponiéndolo a la&nbsp;erosión&nbsp;en curso.&nbsp;No nos podemos permitir ir hacia adelante sin revisar los fundamentos de nuestro entorno político y de sus relaciones con la sociedad.</p> <p>Sobre los fragmentos de la&nbsp;crisis de los últimos años y la&nbsp;conciencia&nbsp;de los riesgos de futuro, la buena&nbsp;noticia&nbsp;es que&nbsp;hoy existen&nbsp;nuevas&nbsp;voces.&nbsp;</p> <p>Habrá quienes busquen lanzarse a la política y&nbsp;al amplio espacio&nbsp;de la&nbsp;sociedad&nbsp;civil&nbsp;guiándose por su&nbsp;compromiso&nbsp;con&nbsp;valores republicanos.&nbsp;Esto&nbsp;es parte de la&nbsp;motivación&nbsp;para la&nbsp;creación&nbsp;del Pacto por la Democracia,&nbsp;una&nbsp;plataforma abierta&nbsp;a ciudadanos y&nbsp;actores&nbsp;de la sociedad para&nbsp;la acción&nbsp;común&nbsp;por la&nbsp;reafirmación&nbsp;de diálogo,&nbsp;la tolerancia&nbsp;y el pluralismo entre&nbsp;nosotros,&nbsp;la cualificación&nbsp;del proceso electoral&nbsp;de este&nbsp;año y la&nbsp;implementación&nbsp;de&nbsp;una reforma política&nbsp;integral&nbsp;efectiva&nbsp;que sea&nbsp;consecuencia de este proceso.&nbsp;</p> <p>Con la&nbsp;suma&nbsp;de estos&nbsp;tres&nbsp;objetivos,&nbsp;este&nbsp;grupo&nbsp;propone&nbsp;una vía&nbsp;para superar este momento y renovar el horizonte democrático, algo tan necesario.&nbsp;En lo que se refiere al primer&nbsp;paso, a partir&nbsp;de la&nbsp;movilización&nbsp;que tuvo lugar en los últimos meses, el Observatorio&nbsp;Electoral&nbsp;nació&nbsp;al amparo del Pacto.&nbsp;Con él, buscamos&nbsp;reunir y&nbsp;promover&nbsp;iniciativas&nbsp;sociales&nbsp;a&nbsp;favor de un proceso electoral mejor&nbsp;del&nbsp;que&nbsp;tenemos&nbsp;-&nbsp;limpio&nbsp;y transparente;&nbsp;participativo y diverso;&nbsp;y en el que se produzca un&nbsp;buen&nbsp;intercambio de&nbsp;ideas.&nbsp;</p> <p>El objetivo del Observatorio es&nbsp;sumar acciones&nbsp;de seguimiento&nbsp;de&nbsp;la transparencia&nbsp;en&nbsp;la financiación&nbsp;electoral,&nbsp;el impulso de campañas éticas y&nbsp;respetuosas en las calles&nbsp;y&nbsp;en&nbsp;Internet,&nbsp;la promoción&nbsp;de la diversidad&nbsp;en&nbsp;la participación&nbsp;y&nbsp;la representación política,&nbsp;la presentación de propuestas&nbsp;y el diálogo&nbsp;con&nbsp;los programas de las candidaturas en&nbsp;temas centrales&nbsp;para el país.</p><p>&nbsp;En&nbsp;todos los frentes, debemos fortalecer la&nbsp;acción&nbsp;ciudadana&nbsp;ante el deber imprescindible de las elecciones,&nbsp;para responder&nbsp;al desafío de actualizar&nbsp;y revitalizar el espacio público.&nbsp;</p> <p>Paralelamente, durante el&nbsp;proceso electoral, el Pacto&nbsp;buscará la participación&nbsp;amplia de los actores políticos que están&nbsp;dispuestos&nbsp;a converger&nbsp;en torno a&nbsp;su&nbsp;compromisos&nbsp;esenciales&nbsp;reafirmando,&nbsp;en el&nbsp;ámbito&nbsp;partidario, por encima de&nbsp;las&nbsp;diferencias&nbsp;legítimas y&nbsp;saludables,&nbsp;el&nbsp;sentido democrático&nbsp;común.&nbsp;</p><p>Se pretende articular a candidatos y&nbsp;líderes&nbsp;que entran por primear vez en la esfera pública&nbsp;o&nbsp;que ya cuentan con&nbsp;trayectorias&nbsp;consolidadas,&nbsp;identificados&nbsp;por&nbsp;la visión&nbsp;común&nbsp;de&nbsp;la renovación de prácticas, instrumentos y reglas para&nbsp;una&nbsp;política ética, diversa,&nbsp;eficaz&nbsp;y reconectada&nbsp;con&nbsp;los&nbsp;ciudadanos.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">No&nbsp;nos podemos permitir el lujo de seguir&nbsp;adelante&nbsp;sin&nbsp;revisar los fundamentos de&nbsp;nuestro&nbsp;entorno político y&nbsp;su&nbsp;relaciones&nbsp;con&nbsp;la sociedad.</p> <p>Por&nbsp;último,&nbsp;aunque&nbsp;no&nbsp;menos importante,&nbsp;perseguimos también,&nbsp;desde ahora mismo, el compromiso compartido con&nbsp;una verdadera reforma de&nbsp;nuestro&nbsp;sistema político.&nbsp;Se trata de&nbsp;un aspecto imprescindible&nbsp;de la agenda del país para 2019. </p><p>Después&nbsp;de&nbsp;las&nbsp;elecciones,&nbsp;tendremos&nbsp;la&nbsp;tarea&nbsp;de&nbsp;avanzar&nbsp;en todas las agendas sociales, ambientales, económicas, culturales, e&nbsp;institucionales&nbsp;que desafían&nbsp;al país, aunque&nbsp;no&nbsp;nos podemos permitir el lujo de seguir&nbsp;adelante&nbsp;sin&nbsp;revisar los fundamentos de&nbsp;nuestro&nbsp;entorno político y&nbsp;su&nbsp;relaciones&nbsp;con&nbsp;la sociedad.&nbsp;Solo así podremos&nbsp;responder&nbsp;a&nbsp;las múltiples&nbsp;crisis&nbsp;de los últimos años&nbsp;con&nbsp;la grandeza y&nbsp;la responsabilidad&nbsp;debida,&nbsp;y&nbsp;salir&nbsp;de ellas&nbsp;más fuertes de como entramos.&nbsp;</p> <p>Con este&nbsp;espíritu,&nbsp;la&nbsp;imagen&nbsp;emblemática de&nbsp;una&nbsp;Cámara&nbsp;Federal&nbsp;bajo&nbsp;una lluvia de confeti, como parte de la aprobación y promulgación de la&nbsp;Constitución,&nbsp;y ante una caprichosa&nbsp;coincidencia&nbsp;histórica&nbsp;al cumplirse exactamente&nbsp;30 años de aquello con las&nbsp;elecciones&nbsp;de este&nbsp;año, puede servir de inspiración para movilizar&nbsp;la energía&nbsp;y&nbsp;la confianza necesarias.&nbsp;</p> <p>No&nbsp;fue&nbsp;fácil,&nbsp;instantáneo&nbsp;o&nbsp;sin&nbsp;obstáculos&nbsp;alcanzar&nbsp;ese&nbsp;momento, lo sabemos&nbsp;bien,&nbsp;como no&nbsp;lo va a ser ahora ir&nbsp;más allá con éxito.&nbsp;Pero&nbsp;podemos&nbsp;volver a juntar,&nbsp;con&nbsp;amplitud&nbsp;y&nbsp;determinación, las&nbsp;fuerzas&nbsp;para iniciar&nbsp;este recorrido.&nbsp;Así,&nbsp;y&nbsp;sólo&nbsp;así, haremos democracia, haremos historia.</p> <p>&nbsp;(Tod@s l@s autor@s son miembros del Pacto por la Democracia).</p><p>Este arrículo fue publicado previamente en Nexo Jornal. Lea el original <a href="https://www.nexojornal.com.br/ensaio/2018/Pela-Democracia?utm_campaign=Echobox&amp;utm_medium=Social&amp;utm_source=Facebook#Echobox=1534048771"><strong>aquí</strong></a>.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Culture Democracy and government Equality Ideas Mafoane Odara Oscar Vilhena Vieira Manoela Miklos José Marcelo Zacchi Wed, 19 Sep 2018 14:00:34 +0000 José Marcelo Zacchi, Mafoane Odara, Manoela Miklos and Oscar Vilhena Vieira 119723 at https://www.opendemocracy.net El cuerpo de Janaina: esterilización forzosa en Brasil https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/jessica-carvalho-morris/el-cuerpo-de-janaina <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La esterilización forzosa no es algo del pasado. Hace muy poco, en 2018, un juez de Mococa, un pequeño pueblo del estado de São Paulo, en Brasil, ordenó la esterilización de la Sra. Janaina Quirino.<em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/jessica-carvalho-morris/who-decides-over-janaina-s-body-case-of-forced-sterilizati"> English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/surgerypixabay_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/surgerypixabay_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="330" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Foto: Pixabay. Dominio Público. </span></span></span></p><p>¿Quién debería decidir sobre el cuerpo de una mujer? ¿Quién debería decidir si una mujer debe ser esterilizada? ¿Puede el poder judicial tomar esa decisión sin ni siquiera escucharla?</p> <p>Estas son preguntas que podrían parecer desactualizadas, de otros tiempos, de cuando en un pasado remoto, allá por 1900, había agencias federales en Estados Unidos que esterilizaban a mujeres nativas en California sin su consentimiento, o de cuando se esterilizaban a la fuerza mujeres bajo el nazismo o, más recientemente, durante la dictadura de Fujimori en Perú, cuando se obligaba a mujeres indígenas a esterilizarse.</p> <p>Pero la esterilización forzosa no es algo del pasado. Es algo que sigue sucediendo en varias partes del mundo, incluso bajo el disfraz del estado de derecho. </p><p>Hace muy poco, en 2018, un juez de Mococa, un pequeño pueblo del estado de São Paulo, en Brasil, ordenó la esterilización de la Sra. Janaina Quirino. </p><p>El juez, varón, tomó la decisión en respuesta a una petición urgente del fiscal de que se la esterilizase "incluso si tal procedimiento tuviera que realizarse en contra de su voluntad".</p> <p>El fiscal argumentó que Janaina era pobre, drogodependiente y que ya tenía cinco hijos que no podía atender. </p><p>Argumentó que su estilo de vida podía llevar a un "crecimiento irresponsable y no planificado de su descendencia" y afirmó que "no demuestra tener capacidad de discernimiento para evaluar las consecuencias de una gestación". </p><p>Antes de tomar su decisión, el juez ordenó que a Janaina la evaluasen personal médico y asistentes sociales.</p> <p>Unos y otros se mostraron partidarios de su esterilización forzosa basándose en su experiencia previa en el uso de anticonceptivos, el número de hijos que tenía, su "compleja situación vital, que no le permitiría cuidar a otro bebé" y su dependencia de las drogas, y llegando a la conclusión de que ella "no demuestra estar en posesión de las condiciones mínimas para proporcionar cuidados adecuados a un bebé".</p> <p>Tras algunas formalidades, el juez ordenó que Janaina fuese esterilizada preceptivamente, citando su condición de pobre, drogodependiente y madre de cinco hijos. </p><p>A resultas de estas decisión, cuando Janaina dio a luz en febrero de 2018 se le ligaron las trompas. Se le esterilizó. Durante la vista del caso, el juez no le preguntó nunca si quería ser esterilizada. A ella no se le escuchó.</p><p><span class="mag-quote-center">Se concentraban en ella múltiples opresiones (raza, clase, género) y fue esta intersección de opresiones lo que llevó a la decisión judicial de esterilizarla a la fuerza.</span></p> <p>Tres meses más tarde, cuando Janaina ya había sido esterilizada, el Tribunal de Apelaciones dictaminó por unanimidad que la decisión del tribunal inferior de Mococa era inconstitucional porque no había habido consentimiento por parte de la afectada y porque la obligatoriedad del procedimiento era una violación de sus derechos humanos. Lamentablemente, el dictamen llegaba tarde.</p> <p>El caso de Janaina pone de manifiesto varios aspectos problemáticos del sistema judicial brasileño. </p><p>Fue tratada como acusada, se le consideró incapaz de tomar decisiones sobre su propio cuerpo, no dispuso siquiera de asistencia legal y no tuvo la oportunidad de hacerse escuchar por el tribunal. </p><p>A los que sí escuchó fueron letrados, doctores, asistentes sociales y expertos legales, y estos fueron los que decidieron sobre su cuerpo.</p> <p>No es que Janaina no pudiese hablar. No es que sea muda. Su voz simplemente no se escuchó. Se sofocó y silenció. </p><p>Se escucharon solo las voces hegemónicas (las voces aceptadas, validadas y amplificadas): las del fiscal, del personal médico, de los asistentes sociales y del juez. </p><p>La de Janaina era una voz baja, reprimida, silenciada e ignorada, ocultada por las voces que mantenían que sabían lo que era mejor para ella.</p> <p>Como si ni siquiera pudiera ser considerada merecedora de derechos (derechos humanos, derechos civiles y/o derechos de las mujeres), de recursos materiales y de reconocimiento social de sus subjetividades, identidades, epistemologías y espiritualidades. </p><p>Como si fuese lícito permitir actos de apropiación de su cuerpo, como si otros pudiesen decidir por ella, como si a ella se la pudiera esterilizar "incluso contra su voluntad".<span>&nbsp;</span></p><p>Como si el Estado pudiese disponer de su cuerpo del modo que considerase oportuno. Janaina era demasiado pobre, demasiado negra, demasiado dependiente de las drogas y demasiado mujer para que se escuchara su voz.</p> <p>Se concentraban en ella múltiples opresiones (raza, clase, género) y fue esta intersección de opresiones lo que llevó a la decisión judicial de esterilizarla a la fuerza. </p><p>Para dejar claro este punto: ¿hubiese procedido la judicatura del mismo modo, apropiándose de su cuerpo, de tratarse de un hombre blanco y rico? </p><p>Es decir, si ella hubiese sido un hombre, ¿se habría preguntado alguien cuántos hijos podía tener antes de que se le esterilizara? Si Janaina hubiese sido blanca, ¿hubiese intervenido el fiscal para pedir su esterilización? Si hubiese sido una mujer de clase alta, ¿no hubiese tenido la asistencia de un abogado?</p> <p>Está claro que para el aparato judicial de Mococa, Janaina no tenía/tiene derechos, subjetividades, identidades, espiritualidades y epistemologías dignas de ser tomadas en consideración y que, por lo tanto, se podía disponer de su cuerpo y esterilizarla a la fuerza bajo el manto del estado de derecho. </p><p class="mag-quote-center">A esto yo lo llamo&nbsp;<em>fascismo sobre el cuerpo</em>, que es algo que se da cuando determinados actores sociales, a través de manipulaciones legales, financieras, militares o de cualquier otro tipo, coaccionan, imponen y/o controlan físicamente el cuerpo de personas contra su voluntad</p><p>A esto yo lo llamo <em>fascismo sobre el cuerpo </em>(extrapolando a partir de las cinco formas de fascismo social de Boaventura de Sousa Santos), que es algo que se da cuando determinados actores sociales, a través de manipulaciones legales, financieras, militares o de cualquier otro tipo, coaccionan, imponen y/o controlan físicamente el cuerpo de personas contra su voluntad y/o interés.</p> <p>Pienso, claro, en la decisión judicial sobre el cuerpo de Janaina, la decisión de esterilizarla permanentemente sin tener en cuenta su voluntad o interés. </p><p>Pero también me refiero a las decisiones de aquellos congresistas y jueces (varones) que prohiben que las mujeres puedan abortar, que las personas transgénero puedan operarse, que las/los trabajadoras/es sexuales puedan comerciar en sexo, etc. </p><p>Que el sistema judicial pueda disponer tan alegremente del cuerpo de Janaina es, sin duda,&nbsp; <em>fascismo sobre el cuerpo</em>.</p> <p>Mientras el aparato judicial continúe reproduciendo un sistema sexista, clasista y racial, estas opresiones históricas continuarán interconectándose para negar a todas las Janainas algo tan básico como su humanidad. </p><p>De hecho, desde que el caso de Janaina se hizo público, ha salido a la luz que el mismo fiscal y el mismo juez que le tocó a ella ordenaron la esterilización de al menos otra mujer, Tatiane Dias, con los mismos argumentos y siguiendo el mismo procedimiento.</p> <p>Mientras solo se sigan considerando relevantes las voces hegemónicas del fiscal, los asistentes sociales, el personal médico y el juez, la voz de Janaina continuará sin ser escuchada.</p> <p>Mientras los conocimientos científicos prevalezcan por encima de la experiencia, la comprensión y el conocimiento encarnados en Janaina, se seguirá ignorando su voz. </p><p>Mientras sigamos juzgando a personas como inexistentes, mientras sigamos teniendo respuestas distintas a la pregunta de ¿quién cuenta como humano? ¿qué vidas cuentan como vidas?</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Jessica Carvalho Morris Tue, 18 Sep 2018 16:24:24 +0000 Jessica Carvalho Morris 119709 at https://www.opendemocracy.net Who decides over Janaina’s body? A case of forced sterilization in Brazil https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/jessica-carvalho-morris/who-decides-over-janaina-s-body-case-of-forced-sterilizati <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Forced sterilization is not an issue from the past. As recently as 2018 a judge in Mococa, a small town in São Paulo, Brazil, ordered that Ms. Janaina Quirino be compulsorily sterilized.&nbsp;<em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/jessica-carvalho-morris/el-cuerpo-de-janaina">Español</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/surgerypixabay.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/surgerypixabay.jpg" alt="" title="" width="460" height="330" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Surgery instruments. Pixabay: Public Domain. </span></span></span></p><p>Who should decide over a woman’s body? Who should decide whether a woman ought to be permanently sterilized? Should the woman be entitled to make that decision? Or should the judiciary be the one to make that decision for her? Should her opinion count? Should she be heard?</p> <p>These might sound outdated questions, issues from the distant past when U.S. federal agencies sterilized Native-American women without their consent in California in the 1900’s, or when women were forcibly sterilized during the Nazi regime, or more recently, during Fujimori’s dictatorship in Peru when indigenous and peasant women were compulsorily sterilized.</p> <p>However, forced sterilization is not an issue from the past. It continues to happen in several parts of the world and even under the disguise of the rule of law. </p><p>As recently as 2018 a judge in Mococa, a small town in São Paulo, Brazil, ordered that Ms. Janaina Quirino be compulsorily sterilized. The male judge based his decision on the male prosecutor’s urgent motion to have her sterilized, “<em>even if such procedure is conducted against her will</em>.”&nbsp;&nbsp;</p> <p>The prosecutor argued that Janaina was poor, drug-dependent and already had five children that she could not provide for. He stated that her lifestyle can lead to “irresponsible and unplanned growth of her offspring” and said that because of her condition, she&nbsp;<em>“does not demonstrate any discernment to evaluate the consequences of a gestation.”&nbsp;</em>Before reaching his decision, the judge ordered that Janaina be evaluated by medical staff and social workers.</p><p class="mag-quote-center">Throughout the case, she was never interviewed by the judge to inquire whether she wanted to be sterilized. She was never heard.</p> <p>They ruled in favor of her compulsory sterilization based on her prior attempts to use contraceptives, the number of children that she had, her “complex living situation, that would not allow her to care for another baby” and her drug-dependency, concluding that she “does not demonstrate the minimal conditions of providing proper care for a baby.”</p> <p>After some motions, the judge ordered Janaina to be compulsorily sterilized citing her conditions of a poor, drug-dependent, mother of five children. As a result, in February 2018, she gave birth and had her tubes ligated. She was permanently sterilized. </p><p>Throughout the case, she was never interviewed by the judge to inquire whether she wanted to be sterilized. She was never heard.</p> <p>Three months later, after Janaina was sterilized, the Court of Appeals unanimously ruled that the lower court’s decision was unconstitutional because she had not consented to the sterilization and the compulsory nature of the procedure violated her human rights.&nbsp;&nbsp;Unfortunately, the decision was too late to prevent Janaina from being forcibly sterilized.</p> <p>Janaina’s case highlights many problematic aspects of the Brazilian Justice system.&nbsp;She was treated as a defendant, considered incapable of making decisions over her own body, she was not even given counsel and was never heard in court. </p><p>Lawyers, doctors, social workers, the experts of the legal system were the ones heard, were the ones making the decision over her body.</p> <p>It is not that Janaina could not speak; it is not that she was/is mute. Her voice was just muted, it was suffocated and silenced. Only the high hegemonic voices (voices that are embraced, validated and amplified) were heard; the voices of the prosecutor, medical staff, social workers, and the judge. </p><p>Janaina’s voice was low, suppressed, silenced and disregarded, it was concealed by the high voices who claimed to know what is best for her. </p> <p>It is as if she was not even considered a human entitled to rights (human rights, civil rights, and/or women rights), material resources, and social recognition to her subjectivities, identities, epistemologies and spiritualities.&nbsp;It is as if&nbsp;acts of appropriation over her body were/are permitted; others could make decisions for her; she could be sterilized&nbsp;<em>“even if against her will.”</em>&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">She experienced multiple oppressions (race, class, gender) and it was this intersection of oppressions that led to the judicial decision to compulsorily sterilize Janaina.</p><p>Her body could be disposed of by the state in the manner it deemed fit.&nbsp;Janaina was too poor, too black, too drug-dependent and too woman for her voice to be heard.</p> <p>She experienced multiple oppressions (race, class, gender) and it was this intersection of oppressions that led to the judicial decision to compulsorily sterilize Janaina. </p><p>To emphasize this point, one can simply ask if the judiciary would have appropriated her body in the same manner had she been a white wealthy man. </p><p>That is, if she had been a man, would there have been questions about how many children she could have before being sterilized? If she had been white, would the prosecutor have intervened to sterilize her? If she had been an upper-class woman, would she have had counsel?</p> <p>It is clear that for the judicial apparatus of Mococa, Janaina did not/does not have rights, subjectivities, identities, spiritualities and epistemologies worthy of being recognized and her body could be appropriated, disposed of and compulsorily sterilized under the disguise of rule of law.</p><p class="mag-quote-center">This is what I have called&nbsp;<em>fascism over the body</em>&nbsp;and occurs when social actors through legal, financial, military or any other forms of manipulation coerce, impose and/or physically control another party’s body against their will and/or interest.</p><p>This is what I have called&nbsp;<em>fascism over the body</em>&nbsp;(expanding on Boaventura de Sousa Santos’ work on the five forms of societal fascism) and occurs when social actors through legal, financial, military or any other forms of manipulation coerce, impose and/or physically control another party’s body against their will and/or interest. </p> <p>I am, of course, thinking of the judiciary’s decision over Janaina’s body, a decision to permanently sterilize her disregarding her will and interest. </p><p>However, I am also referring to the decisions made by generally speaking congressmen or men in the judiciary to prohibit women from aborting, transgender individuals from operating, sex workers from selling sex, etc. As such, it is under the&nbsp;<em>fascism over the body</em>&nbsp;that the judicial apparatus can so easily dispose of Janaina’s body.</p> <p>And, as long as the judicial apparatus continues to reproduce a sexist, classist and racial system, these historical oppressions will continue to work interconnectedly to deny all Janainas their humanity.&nbsp;</p><p>In fact, since Janaina’s case became public, it has come to light that the&nbsp;same prosecutor and the same judge ordered the sterilization of at least one other woman, Tatiane Dias, under the same arguments and following the same procedure.&nbsp;</p> <p>Thus,&nbsp;as long as only the high hegemonic voices of the prosecutor, social workers, medical staff, and the judge are the ones considered relevant, Janaina’s voice will continue not to be heard. </p> <p>As long as the scientific knowledge prevails over Janaina’s embodied experience, understanding, and knowledge, Janaina’s voice will continue to be disregarded. </p><p>As long as we continue to produce people as nonexistent, as long as we continue to have different answers to the questions “who counts as human? Whose lives count as lives?”</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Jessica Carvalho Morris Tue, 18 Sep 2018 16:14:11 +0000 Jessica Carvalho Morris 119708 at https://www.opendemocracy.net Brasil contra su futuro https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/brasil-contra-su-futuro <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los brasileños no están satisfechos con su democracia. Pero la democracia debe prevalecer si quieren evitar que las generaciones futuras crezcan en la oscuridad y repitan los errores del pasado. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/brazil-against-its-future">English,</a> <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/o-brasil-contra-o-seu-futuro">Português</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/electionsbrasil.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/electionsbrasil.jpg" alt="" title="" width="460" height="327" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p><em>"Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan la esclavitud, las dictaduras fomentan la crueldad; pero lo más abominable es que fomentan la idiotez"</em>. - Jorge Luis Borges</p> <p>Las <a href="https://www.americasquarterly.org/content/brazils-unpredictable-2018-election-update">elecciones presidenciales</a> del próximo mes de octubre en Brasil representan una de las mayores pruebas a las que la democracia del país ha tenido que hacer frente jamás. </p><p>Además de elegir al presidente del país, a los representantes de la cámara baja del Congreso y dos tercios del Senado, así como a los gobernadores y legisladores estatales, los brasileños decidirán si los votos valen más que las balas. </p><p>La corrupción, la desigualdad y la inseguridad han socavado la capacidad de las instituciones políticas brasileñas de convencer a muchos ciudadanos de que vale la pena defender la democracia, abriendo paso así a una pesadilla del pasado. </p><p>Los votantes deberán decidir el 7 de octubre entre un sistema democrático, aunque disfuncional, o una desviación autoritaria que coquetea abiertamente con la violencia, la tortura y la censura.</p> <h3><strong>Una democracia que se hunde</strong></h3> <p>La mayoría de los brasileños <a href="https://www.bbc.com/portuguese/brasil-41780226">no está satisfecha con la democracia que tiene</a> – y es fácil entender por qué. </p><p>Una recesión económica en 2014, desencadenada por la irresponsabilidad fiscal y una política económica equivocada, dejó a trece millones de personas sin empleo y redujo un 8,6% el PIB del país en dos años.</p><p class="mag-quote-center">Muchos temen que Jair Bolsonaro podría tener la oportunidad de lograr lo impensable: un retorno de los militares al gobierno de un país que se liberó de las cadenas de la dictadura hace apenas treinta años.</p><p>Una investigación sobre blanqueo de dinero, <a href="https://www.theguardian.com/world/2017/jun/01/brazil-operation-car-wash-is-this-the-biggest-corruption-scandal-in-history">conocida como Lava Jato</a>, reveló un intrincado esquema de pagos corporativos ilegales a políticos que socavó la confianza de los ciudadanos en el sistema político. </p><p>Además, la <a href="https://www.nytimes.com/2016/09/01/world/americas/brazil-dilma-rousseff-impeached-removed-president.html">destitución de Dilma Rousseff</a> hace dos años avivó gracias a un golpe parlamentario una polarización social que <a href="https://www.theguardian.com/world/2017/oct/17/accused-of-graft-popularity-near-zero-so-why-is-brazils-president-still-in-office">Michel Temer</a> no ha podido, o no ha querido, sofocar.</p> <p>La lucha judicial contra la corrupción ha demostrado ser efectiva dando alcance a la corrupción y haciendo responsable a la clase política. Han sido imputados políticos de todos los partidos, desde electos locales hasta ex presidentes. </p><p>Sin embargo, esta investigación sin duda necesaria está dando al traste también con la fe de los ciudadanos en la democracia, abriendo paso a la actuación de <a href="https://www.ft.com/content/7a8dae9e-3cc5-11e8-bcc8-cebcb81f1f90"><em>jueces estrella</em></a> que suelen <a href="https://www.theguardian.com/world/2016/mar/17/release-tapped-phone-calls-lula-rousseff-deepens-brazil-chaos">sobrepasar sus atribuciones</a> y anteponer a la justicia sus motivaciones y simpatías políticas.</p> <p>La corrupción y la inseguridad, combinadas con <a href="https://www.bloomberg.com/quicktake/brazils-highs-lows">altos niveles de desempleo</a>, constituyen un cóctel peligroso - especialmente antes de unas elecciones. </p><p>Y en un momento en que la confianza de los ciudadanos en las instituciones políticas alcanza <a href="https://brazilian.report/society/2018/08/14/political-crisis-2018-election/">nuevos mínimos</a>, muchos temen que Jair Bolsonaro podría tener la oportunidad de lograr lo impensable: un retorno de los militares al gobierno de un país que se liberó de las cadenas de la dictadura hace apenas treinta años.</p> <h3><strong>Sombría nostalgia</strong></h3> <p>A medida que el recuerdo de la opresión va desvaneciéndose, muchos brasileños creen que la única forma de arreglar el sistema es devolver el poder al ejército. </p><p>Por ignorancia o indiferencia ante los crímenes cometidos por la dictadura militar que <a href="https://www.washingtonpost.com/gdpr-consent/?destination=%2fnews%2fworldviews%2fwp%2f2018%2f05%2f21%2fan-old-cia-memo-provides-rare-proof-of-abuses-by-brazils-dictatorship%2f%3f&amp;utm_term=.f6f5729360b4">gobernó el país</a> entre 1964 y 1985, muchos han decidido que es hora de darle “una oportunidad” a Jair Bolsonaro.</p> <p>El candidato presidencial de la extrema derecha, ex capitán del ejército, es <a href="https://www.economist.com/the-americas/2017/11/09/jair-bolsonaro-hopes-to-be-brazils-donald-trump">una figura política que polariza Brasil</a>. Es conocido por sus comentarios <a href="https://theintercept.com/2014/12/11/misogynistic-hateful-elected-official-democacratic-world-brazils-jair-bolsonaro/">contra las mujeres y las minorías</a>, así como por ser un defensor de la dictadura militar y la <a href="https://www.news.com.au/lifestyle/real-life/wtf/is-this-the-worlds-most-repulsive-politician/news-story/926a4a59cf6132f770dfdbd46f610e97">tortura</a>.</p> <p>Bolsonaro estuvo en servicio activo bajo un régimen que utilizó la represión sistemática para mantener el "orden público" y que fue responsable del asesinato documentado de <a href="https://www.theguardian.com/world/2014/dec/10/brazil-president-weeps-report-military-dictatorship-abuses">ciento noventa y un brasileños</a> y de la "desaparición" de otros doscientos cuarenta y tres. </p><p>A pesar de ello, él sigue anhelando aquellos tiempos que muchos brasileños preferirían olvidar y se niega a que se llame dictadura al régimen militar de Brasil.</p> <p>En el año 1993, <a href="https://www.nytimes.com/1993/07/25/weekinreview/conversations-jair-bolsonaro-soldier-turned-politician-wants-give-brazil-back.html">pidió el cierre del Congreso</a> afirmando que Brasil "nunca resolvería sus problemas nacionales con esta democracia irresponsable". </p><p>Más tarde, en 1999, hizo un llamamiento a una guerra civil para, según él, <a href="http://www.gazetadopovo.com.br/politica/republica/o-dia-que-bolsonaro-quis-matar-fhc-sonegar-impostos-e-declarar-guerra-civil-8mtm0u0so6pk88kqnqo0n1l69">eliminar a treinta mil personas</a> - entre ellas a Fernando Henrique Cardoso, en aquel momento presidente del país. </p><p><a href="https://theintercept.com/2018/07/30/telegrama-inedito-bolsonaro-pediu-a-embaixada-elogio-a-ditador-acusado-de-trafico/">Admirador confeso de Augusto Pinochet</a>, Bolsonaro pretende aumentar el papel de los militares en el gobierno y reformar radicalmente el Tribunal Supremo, <a href="https://brazilian.report/power/2018/07/05/jair-bolsonaro-trump-chavez/">eliminando controles y contrapesos</a>.</p><p class="mag-quote-center">La&nbsp;peor recesión&nbsp;de la historia del país, la destitución de Dilma Rousseff y la falta de confianza en las instituciones ayudan a explicar por qué un político de extrema derecha que defiende la intolerancia, el odio, el racismo y el militarismo es hoy el candidato mejor situado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.</p> <p>Tras casi treinta años en el Congreso, representa actualmente al Partido Social Liberal, pequeño partido que cuenta con solo ocho de los quinientos trece escaños de la cámara baja. </p><p>Sin embargo, su campaña se centra principalmente en él como figura política que cuenta en su haber con <a href="https://www.telegraph.co.uk/news/2018/09/06/brazil-presidential-candidate-jair-bolsonaro-stabbed-event/">8.5 millones de seguidores en las redes sociales</a>, a los que motiva con sus arrebatos contra el aborto legal, la liberalización de las drogas y el control de armas.</p> <p>Su base de apoyo incluye una parte de la clase media educada y los habitantes de ciudades pequeñas y medianas, especialmente en el sur y el oeste del país. </p><p>Su discurso de <em>orden</em> y <a href="https://politica.estadao.com.br/noticias/geral,policial-que-nao-mata-nao-e-policial-diz-bolsonaro,70002098866">contra el crimen</a> ha convencido a muchos de que él es el hombre adecuado para el cargo. </p><p><a href="https://politica.estadao.com.br/noticias/eleicoes,bolsonaro-e-impulsionado-por-onda-anticorrupcao,70002485136">Según algunos restudios recientes</a>, donde mejor le está yendo es en los estados en los que la corrupción es la principal preocupación de los votantes: muchos brasileños perciben a Bolsonaro como el <em>mesías</em> anticorrupción que ha venido a liberar a Brasil del Partido de los Trabajadores.</p> <h3><strong>Un resultado impredecible</strong></h3> <p>En 2016, pocos imaginaban que Jair Bolsonaro podía convertirse en un serio contendiente a la presidencia. </p><p>La <a href="https://www.ft.com/content/b0886e9c-8f1b-11e7-a352-e46f43c5825d">peor recesión</a> de la historia del país, la destitución de Dilma Rousseff y la falta de confianza en las instituciones ayudan a explicar por qué un político de extrema derecha que defiende la intolerancia, el odio, el racismo y el militarismo es hoy el candidato mejor situado en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. </p><p>Aún así, la fragmentación del sistema electoral brasileño hace que sea muy difícil predecir lo que sucederá en estas elecciones.</p> <p>Lula da Silva sigue siendo el político más popular del país. Lideraba todas las encuestas, pero está cumpliendo una condena de doce años por corrupción y el <a href="https://www.theguardian.com/world/2018/sep/01/brazilian-court-bars-lula-from-presidential-election">máximo tribunal electoral le ha prohibido</a> presentarse a las próximas elecciones presidenciales, de conformidad con la ley electoral vigente, que se aprobó precisamente durante su presidencia.</p> <p>El ex presidente decidió presentar recurso de apelación ante el Tribunal Supremo y el <a href="https://www.theguardian.com/world/2018/aug/17/un-brazils-jailed-leader-lula-cant-be-disqualified-from-election">Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas</a>, pero la mayoría de los expertos cree que se trataba de una estrategia para activar la simpatía de los votantes y que transfieran sus votos a Fernando Haddad, su vicepresidente, que el pasado 11 de setiembre le sustituyó como candidato presidencial.</p> <p>Haddad, <a href="https://www.theguardian.com/world/2018/aug/06/brazil-workers-party-backup-jailed-presidential-candidate">ex alcalde de São Paulo y ex ministro de educación</a>, fue el artífice de la ampliación del sistema educativo del país, de la construcción de nuevas universidades y de abrirles las puertas a estudiantes de distintos orígenes sociales y raciales. </p><p>Aunque carece del carisma y la influencia de Lula, representa a la nueva generación de líderes políticos progresistas que Brasil necesita desesperadamente si quiere dejar atrás el pasado y garantizar el progreso cultural, económico y social.</p> <p>Pero mientras que los seguidores de centro izquierda podrían efectivamente <a href="https://www.jacobinmag.com/2018/09/brazil-election-bolsonaro-lula-haddad-boulos-corruption">transferir sus votos a Haddad</a>, la mayoría de las encuestas indican que millones de brasileños todavía no han decidido su voto y los expertos advierten de que la transferencia potencial de votos es muy difícil de medir.</p><p> Las encuestas muestran a <a href="https://www.reuters.com/article/us-brazil-election-poll/brazil-presidential-candidate-bolsonaro-keeps-lead-leftist-gains-poll-idUSKCN1LU2TQ">Bolsonaro vencedor</a> con 26% de los votos en la primera vuelta, pero perdedor contra la mayoría de los otros candidatos en la segunda. </p><p>Por detrás quedan Fernando Haddad (PT) y Ciro Gomes (PDT), el ex gobernador izquierdista de Ceará, con 13%, Geraldo Alckmin (PSDB), el ex gobernador centrista de São Paulo, con 9%, y Marina Silva (Red de Sustentabilidad), con 8%.</p> <h3><strong>La democracia muere en la oscuridad</strong></h3> <p>Lo que está en juego en Brasil es nada más ni nada menos que su futuro. Su futuro depende de la responsabilidad de sus ciudadanos y su compromiso con los valores democráticos. </p><p>En los últimos años, la mayoría de los políticos han fallado al país y se han movido por intereses particulares. </p><p>Otros, que habían llegado a creerse semidioses, han sido derribados de sus pedestales. Pero la democracia debe prevalecer si el país quiere evitar que las generaciones futuras crezcan en la oscuridad y repitan los errores del pasado.</p> <p>La puñalada<a href="https://www.theguardian.com/world/2018/sep/06/brazil-jair-bolsonaro-far-right-presidential-candidate-stabbed">&nbsp;que sufrió Bolsonaro</a> la semana pasada fue, en este sentido, un ataque contra la democracia – un ataque que viene a poner de relieve que se ha reintroducido la violencia en la vida política brasileña. </p><p>A la mayoría de los candidatos les resulta hoy difícil aceptar la legitimidad de sus oponentes y el conflicto entre izquierda y derecha alcanza niveles peligrosos.</p><p class="mag-quote-center">Hoy, separar la racionalidad de la emoción se está volviendo casi imposible en Brasil, y esto es peligroso. Al&nbsp;<em>mártir</em>&nbsp;en la cárcel hay que añadir ahora otro&nbsp;<em>mártir&nbsp;</em>en el hospital que&nbsp;no va a desperdiciar la oportunidad&nbsp;de sacar provecho de la situación.</p><p>En marzo, <a href="https://www.theguardian.com/world/2018/mar/22/marielle-franco-inquiry-letter-urges-brazil-authorities">Marielle Franco</a>, concejala negra defensora de los derechos humanos, fue asesinada en Río de Janeiro. Unos días más tarde, el autobús de campaña de Lula da Silva recibió varios disparos <a href="https://www.france24.com/en/20180328-brazil-gunshots-fired-lula-da-silva-campaign-bus-caravan">en el sur de Brasil</a>.</p> <p>Hoy, separar la racionalidad de la emoción se está volviendo casi imposible en Brasil, y esto es peligroso. Al <em>mártir</em> en la cárcel hay que añadir ahora otro <em>mártir </em>en el hospital que <a href="https://www.aljazeera.com/news/2018/09/knife-attack-jair-bolsonaro-impact-brazil-election-180907175046507.html">no va a desperdiciar la oportunidad</a> de sacar provecho de la situación. </p><p>Así, en unos momentos en que la vida cotidiana se impregna de emociones y nostalgia, odio y miedo, y la razón es cada vez más incapaz de moderar el debate político, pocos expertos se aventuran a predecir el resultado de las elecciones. </p><p>Sin embargo, el incendio cuyas llamas envolvieron el Museo Nacional de Río de Janeiro, el mayor museo de historia natural de América Latina, debería servir para &nbsp;recordar al país su pasado - a veces brillante, a veces oscuro.</p> <p>Recordar que Bolsonaro representa esto último debería ser suficiente para que la mayoría de los brasileños hagan lo correcto y voten en contra.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/ch-gardiner/brasil-militariza-la-guerra-contra-el-crimen">Brasil militariza la guerra contra el crimen</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/jaime-amparo-alves/lula-da-silva-muerto-ser-un-m-rtir-encarcelado-ser-un-h-roe-en-">Lula da Silva como pesadilla</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/breno-bringel/marielle-franco-y-el-futuro-de-brasil-esperanza-o-barbarie">Marielle Franco y el futuro de Brasil: esperanza o barbarie </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Manuel Nunes Ramires Serrano Tue, 18 Sep 2018 10:38:10 +0000 Manuel Nunes Ramires Serrano 119697 at https://www.opendemocracy.net En el Paraguay rural, las mujeres están al frente de una ‘carrera contrarreloj’ para conservar las semillas nativas https://www.opendemocracy.net/5050/maria-sanz-dominguez/paraguay-rural-mujeres-semillas-nativas <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p dir="ltr">Ante la expansión de la agricultura industrial, los cultivos transgénicos y las patentes de semillas, las mujeres rurales están preservando las variedades nativas y enseñando sobre agroecología. <em><a style="font-weight: bold;" href="https://opendemocracy.net/5050/maria-sanz-dominguez/in-rural-paraguay-women-fight-to-preserve-indigenous-seeds">English</a>.</em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/563303/_MG_2145.JPG" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/563303/_MG_2145.JPG" alt="" title="" width="460" height="339" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Native seeds preserved in rural Paraguay. Photo: Maria Sanz Dominguez.</span></span></span>En Chacore, a unos 200 kilómetros al este de Asunción, la capital de Paraguay, Ceferina Guerrero (68) camina entre estantes de botellas de plástico y tambores de metal cuidadosamente etiquetados. Cada uno contiene una variedad de semilla nativa esencial para la dieta de las comunidades rurales.</p><p dir="ltr">Sus etiquetas enumeran los nombres de las semillas en guaraní, un idioma indígena y la segunda lengua oficial de Paraguay, junto con el español. Guerrero las presenta cariñosamente, como una madre lo haría con sus hijos: éste es un poroto, éste es maní, éste es maíz.</p><p dir="ltr">Conocida como Ña Cefe en su comunidad, Guerrero dice que su apellido le viene como anillo al dedo. Ella es una de las fundadoras de la Coordinadora &nbsp;Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas de Paraguay (<a href="https://www.conamuri.org.py/">Conamuri</a>).</p><p dir="ltr">Conamuri empezó como un pequeño grupo en los noventa. Hoy lo componen mujeres de más de 200 comunidades rurales en Paraguay. Además está conectado a otros aliados alrededor del mundo, al formar parte del movimiento internacional de campesinos <a href="https://viacampesina.org/es/">La Vía Campesina</a>.</p><p dir="ltr">Aunque, asegura Guerrero, “no deberíamos olvidar nuestro primer objetivo”: recoger y conservar las semillas nativas en todo el país. Describe este trabajo como una carrera contrarreloj, y contra la expansión de la agricultura industrial a gran escala.</p><p dir="ltr">“Actualmente hemos perdido casi el 60% de las variedades nativas”, afirma. “Incluso tenemos comunidades en las que no se encuentra ninguna”.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Actualmente hemos perdido casi el 60 % de las variedades nativas. Incluso tenemos comunidades &nbsp;en las que no se encuentra ninguna”.</p><p dir="ltr">Globalmente, entre el<a href="http://www.fao.org/docrep/013/am307e/am307e00.pdf"> 60 y el 80% de los alimentos de la mayoría de los países en desarrollo, y la mitad de las provisiones de comida del mundo</a> son cultivadas por mujeres, según la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).</p><p dir="ltr">Por otra parte, el mundo <a href="http://www.fao.org/docrep/007/y5609e/y5609e02.htm">ha perdido el 75%</a> de su diversidad en semillas durante el siglo XX. Ahora, únicamente nueve cultivos <a href="http://www.fao.org/news/story/en/item/1136440/icode/">constituyen el 66% </a>de la producción agrícola mundial. Tan solo tres (trigo, arroz y maíz) comprenden casi la mitad de las calorías diarias que consume la población mundial.</p><p dir="ltr">Estas tendencias han alarmado a las ONG, las organizaciones rurales y las instituciones internacionales. Mantener la biodiversidad, <a href="http://www.fao.org/news/story/en/item/1136440/icode/">insiste</a> la FAO, es “fundamental” para la seguridad alimentaria y la habilidad de adaptarse al crecimiento de la población y el cambio climático.</p><p>La pérdida de biodiversidad también tiene “impactos específicos” para las mujeres, quienes “tradicionalmente han sido las guardianas de un profundo conocimiento sobre las plantas, los animales y los procesos ecológicos”, agregó el <a href="http://www.ipes-food.org/images/Reports/UniformityToDiversity_FullReport.pdf">panel IPES de expertos internacionales en sistemas de alimentación sostenibles</a> en 2016.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/563303/_MG_2136.JPG" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title="Guerrero holds corn seeds, in Chacore, Paraguay. "><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/563303/_MG_2136.JPG" alt="Guerrero holds corn seeds, in Chacore, Paraguay. " title="Guerrero holds corn seeds, in Chacore, Paraguay. " width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Guerrero holds corn seeds, in Chacore, Paraguay. Photo: Maria Sanz Dominguez.</span></span></span>En Paraguay, solo el <a href="https://www.telesurtv.net/english/news/Paraguays-Campesinos-March-to-Demand-Right-to-Land-20170329-0041.html">5%</a> de la población posee el 90% de la tierra. La mayor parte de ella es utilizada por grandes agronegocios para cultivar solo un puñado de cultivos (incluyendo soja, trigo, arroz y maíz) en vastas plantaciones para la exportación internacional.</p><p dir="ltr">El año pasado, el país <a href="http://web.senave.gov.py:8081/docs/informes/ANUARIO%20ESTADISTICO%20SENAVE%202018.pdf">importó</a> casi 24,000 toneladas de semillas. La mayoría eran para estos cultivos de exportación. Menos del 1% eran para frutas o verduras, principalmente patatas. Incluso se importaron semillas de la fruta nacional de Paraguay: mburucuya (maracuyá).</p><p dir="ltr">Mientras tanto, <a href="http://www.senave.gov.py/docs/servicios/bioseguridad-agricola/2017/Listado%20de%20eventos%20de%20modificacion%20genetica%20liberados%20comercialmente%20en%20el%20pais.pdf">28</a> variedades de cultivos genéticamente modificados (principalmente variedades de soja, maíz y algodón) han sido aprobadas por el gobierno desde 2001, <a href="http://www.monsantoglobal.com/global/py/quienes-somos/Pages/historia-de-la-compania.aspx">cuando Monsanto comenzó</a> a producir en Paraguay su variedad de soja resistente al pesticida Roundup.<br class="kix-line-break" /></p><p dir="ltr">En medio de la presión empresarial sobre la agricultura y la producción de alimentos, las mujeres que conservan variedades nativas, como Guerrero en Chacore, son “raras, como agujas en un pajar”, explica Inés Franceschelli, una investigadora de la ONG paraguaya <a href="https://henoi.org.py/">Heñoi</a> (“germinar”).</p><p>“Y si Paraguay es tan dependiente [de empresas extranjeras] para algo tan básico como la comida”, añade Franceschelli, “significa que este es un país subordinado”.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Si Paraguay es tan dependiente [de empresas extranjeras] para algo tan básico como la comida, significa que este es un país subordinado”.</p><p dir="ltr">Tras una intensa campaña de megafusiones desde 2016, un pequeño grupo de solo <a href="https://www.eldiario.es/theguardian/alimentario-grandes-empresas-acaparen-semillas_0_564493892.html">tres supercorporaciones</a> (Bayer-Monsanto, DowDuPont y Chemchina-Syngenta) controlan ahora más de la mitad del mercado mundial de semillas.</p><p dir="ltr">Estos gigantes de semillas y agroquímicos también están activos en Paraguay, donde se les permitió <a href="http://www.senave.gov.py/docs/servicios/bioseguridad-agricola/2017/Listado%20de%20eventos%20de%20modificacion%20genetica%20liberados%20comercialmente%20en%20el%20pais.pdf">plantar</a> las variedades transgénicas de maíz, algodón y soja.</p><p dir="ltr">Guerrero me dijo que las semillas nativas crecen sin insecticidas, mientras que algunas semillas transgénicas pueden “producir una linda planta, con lindos frutos, pero si recoges las semillas y las plantas otra vez, no germinan. No podés reutilizar sus semillas y tenés que comprarlas cada vez”.</p><p dir="ltr">Lo que ella describió parece ser el efecto de una controvertida modificación genética que produce semillas estériles una vez que la planta ha dado sus frutos.</p><p dir="ltr">Llamadas a veces ‘semillas Terminator’, algunas ONG y organizaciones rurales advierten de que el uso de estas Tecnologías de Restricción de Uso Genético (GURT, en sus siglas en inglés) puede desplazar a las variedades nativas y amenazar la seguridad alimentaria local.</p><p dir="ltr">Paraguay también es un <a href="https://www.cbd.int/information/parties.shtml">signatario</a> de la Convención de la ONU sobre Diversidad Biológica, que en 2000 recomendó una moratoria de facto sobre las pruebas de campo y las ventas de estas semillas 'terminator'.</p><p dir="ltr">Se cree que las principales compañías de semillas del mundo tienen <a href="https://www.theguardian.com/global-development/2013/dec/12/brazil-gm-terminator-seed-technology-farmers">patentes</a> para tales tecnologías, aunque todas niegan estar utilizándolas.</p><p dir="ltr"><a href="https://monsanto.com/company/media/statements/terminator-seeds-myth/">Monsanto</a>, por ejemplo, ha dicho que "nunca ha comercializado una característica biotecnológica que diera como resultado semillas estériles o Terminator” en los cultivos y afirma que no tiene “ningún plan o investigación que viole este compromiso”.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/563303/_MG_2139.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/563303/_MG_2139.jpg" alt="" title="" width="460" height="338" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Ceferina Guerrero, in Chacore, Paraguay. Photo: Maria Sanz Dominguez.</span></span></span>Actualmente, Paraguay también <a href="http://www2.mre.gov.py/index.php/noticias/el-canciller-nacional-recibio-en-audiencia-al-presidente-de-la-union-de-gremios-de-la-produccion?ccm_paging_p=91">está siendo presionado</a> para que adopte el polémico convenio sobre las semillas ‘UPOV 91’ como parte de un acuerdo de libre comercio que está siendo negociado entre la Unión Europea y el bloque comercial sudamericano Mercosur.</p><p dir="ltr">Las asociaciones campesinas temen que esto desate la persecución <a href="https://www.nodal.am/2018/02/12-razones-las-decimos-no-al-acuerdo-libre-comercio-mercosur-union-europea-alianza-biodiversidad/">judicial contra los campesinos por compartir o intercambiar sus semillas nativas </a>, ya que no podrán cumplir con los requisitos para registrar sus semillas bajo este convenio.</p><p dir="ltr">Durante la última década, Conamuri ha desarrollado sus propios proyectos de ley para proteger las semillas nativas y criollas (que no son autóctonas, sino que se han adaptado a las condiciones locales durante siglos). Estos proyectos fueron rechazados en 2012, poco después del proceso de <a href="https://www.bbc.com/news/world-latin-america-18553813">destitución del presidente Fernando Lugo </a>(quien se consideraba <a href="https://www.ultimahora.com/lugo-dice-que-monsanto-y-los-golpistas-son-los-sembradores-la-muerte-n562027.html">proclive a aceptarlas</a>).</p><p dir="ltr">“Entonces entendimos que el poder político era inestable, así que darle al gobierno control sobre nuestras semillas no era una garantía de protección de &nbsp;nuestra soberanía y seguridad alimentaria” explica Perla Álvarez, de Conamuri. “Las semillas tienen que estar en las manos de los y las campesinas”.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/563303/Native seeds in a seed exchange in Asunción, 4 august_0.JPG" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/563303/Native seeds in a seed exchange in Asunción, 4 august_0.JPG" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Native seeds in a seed exchange in Asunción. Photo: Maria Sanz Dominguez.</span></span></span>“Los y las campesinas conservan poder en su estilo de vida tradicional” cuenta Franceschelli, de la ONG paraguaya Heñoi, desde el poder de una nutrición saludable y una gestión sostenible de las tierras, hasta “vivir sin depender de las empresas”.</p><p dir="ltr">“La resistencia contra la estandarización y globalización se encuentra en las comunidades rurales e indígenas alrededor del mundo. Y esta resistencia es más fuerte en las mujeres”.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr"> “La resistencia se encuentra en las comunidades rurales e indígenas alrededor del mundo. Y esta resistencia es más fuerte en las mujeres”.</p><p dir="ltr">En todo Paraguay, ante la expansión de la agricultura industrial, los cultivos transgénicos y las patentes de semillas, las campesinas como Guerrero lideran la lucha para salvar las variedades nativas antes de que sea demasiado tarde.</p><p dir="ltr">Están produciendo ‘abono verde’ que ayuda a las tierras de cultivo a recuperarse para la siguiente temporada, y enseñan a otros que la agricultura ecológica tiene en cuenta los ecosistemas naturales y promueve la siembra de diversos cultivos.</p><p dir="ltr">Cuidadosamente etiquetan los contenedores que almacenan las mismas variedades de maíz que sus abuelas cocinaban hace tiempo. También están redescubriendo y preservando semillas nativas que no han sido utilizadas en muchos años.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/563303/Native seeds collected and classified by Conamuri members 2_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/563303/Native seeds collected and classified by Conamuri members 2_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="258" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Native seeds collected and classified by Conamuri members. Photo: Maria Sanz Dominguez.</span></span></span>En Chacore, Semilla Róga ("la casa de las semillas") es un proyecto de &nbsp;Conamuri que recibe mensualmente a campesinos de todo Paraguay para intercambiar y aprender a preservar variedades de semillas nativas y criollas.</p><p dir="ltr">Aquí, Guerrero enseña técnicas sobre cómo cultivar alimentos sin pesticidas ni insecticidas. También tiene su propio almacén de semillas en casa, donde conserva más de 60 variedades de semillas que comparte con sus vecinos.</p><p dir="ltr">“Desde el comienzo de la agricultura”, explica, “las semillas nativas estuvieron asociadas a las mujeres, que fueron las primeras en recolectarlas, guardarlas y plantarlas”.</p><p dir="ltr">El proyecto Semilla Róga también tiene como objetivo preservar el conocimiento y las tradiciones de las comunidades que usan semillas nativas. “Cada variedad de maíz es adecuada para un tipo diferente de comida, y pertenece a un grupo de población diferente,” añade Perla Álvarez.</p><p dir="ltr">“Por ejemplo, indígenas como los avá y mbya guaraní utilizan maíz de colores para sus rituales, así que la planta también tiene un valor cultural”, explicó.</p><p dir="ltr">En Paraguay, las medicinas naturales derivadas de semillas no germinadas también son populares, y a menudo se usan como alternativas más baratas a los fármacos convencionales. (La semilla del cilantro, por ejemplo, se usa para aumentar las defensas naturales después de una enfermedad).</p><p dir="ltr">“Si perdemos el kuratu [cilantro], si perdemos el andai [una variedad local de calabaza], estamos perdiendo medicina, y estamos perdiendo también nuestra comida, una parte de nuestras tradiciones como campesinos, y una parte de nuestra cultura y nuestra identidad”, remarca Guerrero.</p><p dir="ltr">Mientras sujeta una gran mazorca de maíz nativo de color rojo, Guerrero explica que éste debe cosecharse cuando hay luna llena y la atmósfera es menos húmeda. Me enseña cómo tomar las pequeñas semillas en cada extremo para comer, y me explica que las que están en el centro, por el contrario, serán almacenadas para plantarlas en la siguiente temporada.</p><p dir="ltr">“Algunas personas me preguntan cuántos dólares me gasto al día. No entiendo esa pregunta, porque produzco lo que necesito, y por semanas no me gasto un dólar”, cuenta Guerrero. “Si tenés semillas en casa, nunca vas a pasar hambre”.</p><p dir="ltr"><em>* Este artículo forma parte de la serie sobre derechos de las mujeres y justicia económica de 50.50 y la Asociación para los Derechos de las Mujeres y el Desarrollo (AWID) que muestra historias sobre el impacto de las industrias extractivas y el poder corporativo, así como la importancia de la justicia fiscal sobre los derechos de las mujeres, transexuales y activistas disidentes del género.</em></p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Paraguay </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> 50.50 50.50 DemocraciaAbierta Paraguay Women's rights and economic justice gender women's work Maria Sanz Dominguez Fri, 14 Sep 2018 13:08:36 +0000 Maria Sanz Dominguez 119614 at https://www.opendemocracy.net Hidro-reunión con Sônia Guajajara, candidata indígena, en el río Tapajós https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/hidro-reuni-n-con-s-nia-guajajara-candidata-ind-gena-en-el-r-o-tapaj-s <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Brasil se juega su futuro democrático en las elecciones del 7 de Octubre. En un alto en la campaña, la candidata indígena a la vicepresidencia se reunió, en el agua, con sus compañeras de lucha. Fotos de Pablo Albarenga / Midia NINJA. <em><a href="https://opendemocracy.net/francesc-badia-i-dalmases/hydro-meeting-with-s-nia-guajajara-indigenous-leader-in-river-tapaj-s"><strong>English</strong></a></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/07_2.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/07_2.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Uno de los seguidores de Guilherme Boulos y Sonia Guajajara saluda a la candidata tras finalizar un acto electoral en Macapá, Amapá Pará, Brasil. Fotografía: Pablo Albarenga / Mídia NINJA. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Es sabido que los <em>road-shows</em> de las bandas de rock son agotadores, aunque las giras promocionales y los conciertos en directo son una parte fundamental del <em>show-business</em>, y hay que asumirlas con entusiasmo y profesionalidad. De igual manera, en campaña electoral, a cualquier candidato a la presidencia o vicepresidencia de un país se le exige que esté en la carretera, y que visite cuantos más lugares mejor, estreche cuantas más manos mejor, y se haga cuantas más <em>selfies</em> mejor, asumiendo un ritmo sin duda agotador.&nbsp;</p> <p>Pero en toda gira promocional puede haber algún momento de sosiego donde encontrar un hueco de tranquilidad, un espacio de recogimiento, de serenidad y de conexión con los más afectos. Y esto es lo que le ocurrió el pasado 6 de septiembre a la primera candidata indígena a la vicepresidencia de Brasil, Sônia Bone Guajajara, durante una escala técnica en la ciudad de Santarém, de camino a Sao Paolo vía Belén, en la desembocadura del Amazonas.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/abrazo_2.jpeg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/abrazo_2.jpeg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Aprovechando la escala del avión, la campaña de Sônia se puso en contacto con lideresas indígenas activas en el vecino río Tapajós –uno de los mayores acuíferos del mundo y afluente del gran Amazonas—, muchas de ellas reunidas en torno al grupo activista “Suraras del Tapajós”. También contactó con Raquel Rosenberg, líder del movimiento de jóvenes Engajamundo, que desde agosto dirige sobre el terreno el proyecto “Engaja na Amazônia”, que trabaja en la capacitación para la movilización de los jóvenes de las comunidades indígenas del río Tapajós.</p><p>Las amenazas sobre el ecosistema fluvial son enormes: el agro-negocio, la industria maderera, la construcción de puertos y presas o, incluso, la presión inmobiliaria de un turismo incipiente. Hay más que suficientes motivos para permanecer alerta y apoyar a las comunidades indígenas en la defensa de sus derechos y de un desarrollo saludable y sostenible, como viene haciendo Saúde e Alegría, un proyecto emblemático con sede en Santarém.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/sonia tierra.jpeg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/sonia tierra.jpeg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>La propuesta que surgió de la conversación de Sônia con las lideresas fue la de celebrar una reunión con las Suraras (guerreras) sumergidas en el río—una hidro-reunión, como la llaman. La convocatoria tendría lugar al atardecer en una playa de Alter do Chao, a unos 40 km de Santarém, remontando el río Tapajós. Sumergirse en las aguas tibias del río para platicar largamente con las lideresas indígenas amazónicas resultó ser una brillante idea, algo inédito, que propició una conversación intensa y poderosa.</p> <p>La reunión empezó con la última luz de un atardecer plateado, que se alargó hasta que la bóveda celeste se fue poblando de infinitas estrellas. La líder indígena y candidata, junto a Guilherme Boulos, líder del Movimiento de los Trabajadores&nbsp; Sin Techo, por el PSOL a las elecciones presidenciales de Octubre, quiso rodearse de una docena de mujeres que, como ella, han aprendido la lucha, profundamente asimétrica, contra las poderosísimas fuerzas del extractivismo, que siempre las consideró como un estorbo inútil que quiso exterminar.</p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Sonia en el agua2_1.jpeg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Sonia en el agua2_1.jpeg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Pero las aguas del río, sagradas para los indígenas, ejercieron su poder revitalizante, y la conversación fluyó en la intimidad del último crepúsculo. Sonia, o Soninha, como gustan llamarla sus compañeras de lucha, contó el reto enorme que representa ser la única candidata indígena en la carrera presidencial y la dificultad que entraña su misión de defender la lucha de los pueblos indígenas en la alta política brasileña, que siempre pretendió invisibilizarlos.</p> <p>Sumergida en la calma del río, inspirada por una energía ancestral, Sônia habló de cómo la lucha colectiva favorece a la comunidad, de cómo no sólo hay que levantarse frente al retroceso de los derechos de los pueblos originarios del Brasil, sino que también hay que seguir luchando por un ecosistema estable, por conservar el equilibrio del río y de la selva. Como sabemos bien todos los indígenas, dijo, resistir es existir.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/hidroreunión_o_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/hidroreunión_o_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Formando un círculo de cuerpos sumergidos, apurando la última luz del día, las mujeres hablaron del momento especial que están viviendo y de cómo, a pesar de las dificultades enormes en un país tremendamente machista, ellas son las que están siendo protagonistas de la historia, quienes están siendo capaces de llevar la iniciativa de la lucha, de la resistencia, y son capaces de contar una nueva historia.</p><p>Y en ese ejercicio de renovación de la energía, en contacto con el río, reafirmando la certeza del origen, todos los reunidos voltearon la cabeza ante la caída lenta de una estrella fugaz, cuya estela dorada permaneció en las retinas durante un instante cercano a la eternidad.</p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Ceremonia4_o-1_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Ceremonia4_o-1_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Fue ese un momento cósmico, que precedió una breve pero solemne ceremonia de purificación llevada a cabo con aguas tibias, perfumadas con hierbas preparadas según un rito ancestral. Se hizo entonces un silencio reverencial, conscientes todos de la transcendencia del instante en que el agua era vertida con un cuenco ritual sobre las cabezas de los reunidos, una tras otra, acompañada por palabras de purificación, distintas para cada uno de los bendecidos.</p> <p>Acabada la ceremonia, volvió al círculo la complicidad, la anécdota, la broma divertida, como si se quisiese romper el estremecimiento de haber sido testigos de un momento señalado, irrepetible. Y entonces la hidro-reunión se fue disolviendo de manera armónica, volviendo cada uno hacia la playa, hacia la normalidad de la vida prosaica, del <em>road-show</em> de la campaña electoral.</p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/plumas en el ríod.jpeg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/plumas en el ríod.jpeg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Los indígenas saben qué es la opresión, qué es la violencia, y saben que solo la lucha colectiva puede hacer florecer una democracia plena en un Brasil hoy amenazado por una regresión brutal hacia el autoritarismo más devastador. Afortunadamente, muchas mujeres se han alzado contra la arbitrariedad de un modelo económico depredador, un modelo que oprime, que excluye, y que mata. Y están luchando.</p> <p>Sônia Guajajara repite en campaña, en cuanto tiene ocasión, que han sido 518 años de opresión, sí, pero que ahora serán las mujeres, indígenas, negras, luchadoras, urbanas, quienes con su audacia y su coraje tendrán la capacidad de defender la democracia, hoy amenazada en Brasil. Ellas saben lo importante que es, para poder ganar, poder contar una nueva historia.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/09.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/09.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/laura-dowley/marichuy-mujer-ind-gena-deja-huella-en-la-campa-presidencial-mexicana">Marichuy, mujer indígena, deja huella en la campaña presidencial mexicana</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/beverly-goldberg/las-luchas-por-una-voz-ind-gena-femenina-en-am-rica-latina">Las luchas por una voz indígena femenina en América Latina </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Francesc Badia i Dalmases Fri, 14 Sep 2018 11:40:37 +0000 Francesc Badia i Dalmases 119646 at https://www.opendemocracy.net Ser lideresa social amenazada en Colombia: un agujero negro https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/beverly-goldberg/ser-lideresa-social-amenazada-en-colombia-un-agujero-negro <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La historia de Ana Milena Villa Villa, lideresa social en Cartajena de Índias, nos ayuda a entender los asesinatos recientes desde una perspectiva de género que a menudo está siendo olvidada. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/beverly-goldberg/being-female-social-leader-in-colombia-black-hole">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/anamilena.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/anamilena.png" alt="" title="" width="460" height="339" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Foto: Ana Milena. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p dir="ltr">Ana Milena Villa Villa se puso su ropa de deporte y salió de casa para caer en un agujero negro en donde lo que más le hacía sentirse viva, de repente, más le hizo temer la muerte. Es el agujero negro de ser amenazada, lo que convierte su lucha por la justicia social en peligro de muerte.&nbsp;</p><p dir="ltr">Al llegar al gimnasio, tras haber cruzado las calles coloridas de su barrio, Nelson Mandela, en las afueras de Cartagena de Indias, en la costa del Caribe colombiano, se dio cuenta de que el hombre al que había visto en una moto hacía bien poco, la estaba siguiendo, y que estaba armado.</p><p dir="ltr"> Ese hombre la estaba esperando para amenazarla de muerte cuando ella salió del edificio, y tampoco sería esa la última amenaza que recibiría.&nbsp;</p><p dir="ltr">Ana Milena Villa Villa, cartagenera, delegada de la Junta de Acción Comunal del Sector Las Vegas en el barrio Nelson Mandela, fue amenazada de muerte porque utiliza cada palabra que tiene para luchar por una vida mejor para los habitantes de su barrio.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Fue amenazada porque su empatía con la gente la distingue de aquellos que tienen miedo de su capacidad para cambiar el mundo. Fue amenazada porque es una lideresa social.&nbsp;</p><p dir="ltr">Fue amenazada porque su empatía con la gente la distingue de aquellos que tienen miedo de su capacidad para cambiar el mundo. Fue amenazada porque es una lideresa social.&nbsp;</p><p dir="ltr">Lamentablemente, el asesinato sistemático de líderes politic@s y sociales en Colombia no es un fenómeno nuevo. El crecimiento reciente y radical en las tasas de homicidios de líderes sociales se ha comparado varias veces con el genocidio de los años 80 y 90 contra la Unión Patriótica, el movimiento político de izquierdas constituido por &nbsp;ex guerrilleros desarmados, que acabó con<a href="https://www.elpais.com.co/proceso-de-paz/genocidio-de-la-union-patriotica-una-historia-que-no-se-puede-olvidar-ni-repetir.html"> la vida de más de 3000</a> de sus militantes. </p><p dir="ltr">Este alarmante fenómeno ha resurgido con el asesinato de más de<a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/nosestanmatando-5-claves-para-comprender-el-asesinato-sistem-tic"> 311 líderes sociales</a> colombianos desde enero de 2016 y el inicio oficial de las negociaciones de paz.</p><p dir="ltr">La campaña #NosEstánMatando en las redes sociales y la gran movilización popular en las calles de Colombia han impulsado un debate internacional sobre esta tragedia. </p><p dir="ltr">Sin embargo, hace falta una perspectiva de género para entender hasta qué punto esta crisis se ha manifestado en el contexto de la sociedad patriarcal en que vivimos, donde las lideresas tienen una desventaja clara ante el riesgo que corren de experimentar violencias.</p><p dir="ltr">La historia de Ana Milena Villa Villa amplía este debate, y nos ayuda a entender la situación desde una perspectiva de género que a menudo está siendo olvidada en la defensa por la vida de los líderes y no está lo presente que debería estar.</p><h3>El punto de inflexión</h3><p dir="ltr">El momento en que Ana Milena decidió convertirse en una lideresa social fue un punto de inflexión en su vida. Se dio cuenta de que la gestión de la Junta de Acción Comunal de Nelson Mandela no era el mejor instrumento para abordar las necesidades de su comunidad, un asentamiento que<a href="https://www.elheraldo.co/bolivar/nelson-mandela-el-barrio-que-clama-que-se-acabe-la-violencia-287420"> empezó a crecer dramáticamente</a> a partir de 1994, cuando personas desplazadas por el conflicto empezaron a llegar desde regiones como Urabá, el sur de Bolívar y César. Hoy, se estima que alrededor de 19,995 personas residen en Nelson Mandela.&nbsp;</p><p dir="ltr">“La mayoría de la población del territorio donde vivo es poblacioón desplazada. Cuando me di cuenta, me incliné por trabajar con niños, jóvenes y adolescentes en alto riesgo de drogadicción, prostitución, pandillismo, embarazos no deseados.”</p><p dir="ltr">Ana Milena cuenta cómo el hecho de ser ella misma víctima de violencia intrafamiliar, y su condición de mujer, la llevó a enfocarse en temas de género dentro de su comunidad. Su historia es la de quien logró convertir el dolor en una fuerza positiva de cambio para otras mujeres que atraviesan situaciones parecidas.</p><p dir="ltr">“Sentía la necesidad de trabajar por mi comunidad, por las mujeres, para empoderarlas, para que aprendieran a reconocer los diferentes tipos de violencia de género, cuáles son sus derechos, las leyes que las respaldaban”.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Ser una lideresa en el contexto de los asesinatos y las amenazas que viven actualmente los líderes sociales en Colombia representa una desventaja adicional, por ser mujer y por las violencias de género a las que normalmente están expuestas las mujeres.&nbsp;</p><p dir="ltr">Aunque la mayoría de residentes de Nelson Mandela llegaron allí para escapar de la violencia de la guerra, la falta de presencia estatal creó un escenario donde bandas criminales pudieron prosperar.</p><p dir="ltr">Varios líderes sociales que denunciaban la situación precaria en que<a href="https://www.elheraldo.co/bolivar/nelson-mandela-el-barrio-que-clama-que-se-acabe-la-violencia-287420"> vivían fueron asesinados</a> en las últimas décadas de forma totalmente impune, mientras el crimen organizado sigue siendo un problema sin resolverse. Y claro, en situaciones donde prevalece la violencia, las mujeres corren un alto riesgo de convertirse en blanco de dicha violencia.&nbsp;</p><h3>Para las mujeres, el riesgo es mayor</h3><p dir="ltr">No se puede negar que el machismo es un problema universal, aunque sus manifestaciones varían bastante según el contexto cultural.</p><p dir="ltr">“En Colombia, el machismo es muy notorio en todos los escenarios, como los espacios educativos, laborales, políticos, en organizaciones como las juntas de acciones comunales etc. Las mujeres siempre tienden a ocupar espacios de menor jerarquía.” </p><p dir="ltr">En su Asociación de Juntas de Acciones Comunales ella está en el segundo escalón jerárquico, y en la Confederación no hay ni una sola mujer. “Hay mucha discriminación por el simple hecho de ser mujer”, reconoce.</p><p dir="ltr">Ser una lideresa en el contexto de los asesinatos y las amenazas que viven actualmente los líderes sociales en Colombia representa una desventaja adicional, por ser mujer y por las violencias de género a las que normalmente están expuestas las mujeres. </p><p dir="ltr">Vale destacar también que estas violencias de género prevalecen aún más en barrios como Nelson Mandela, donde la pobreza afecta a numerosos hogares y donde hay una falta de presencia estatal que las proteja de sus agresores.</p><p dir="ltr">“Por el hecho de ser mujer, hay mayor vulnerabilidad. Una mujer es más frágil, más temerosa, y más sensible, y en consecuencia va a ser presa más fácil de atrapar por el depredador.”</p><p dir="ltr">Tras ser amenazada de muerte, Ana Milena notó la diferencia entre su situación y la de sus compañeros varones, que también han sido amenazados de muerte. </p><p dir="ltr">Ahora no sale a la calle, ha dejado de trabajar y tuvo que cancelar sus estudios de fisioterapia, carrera que emprendió por su pasión por ayudar a la gente más vulnerable de su comunidad, que no tienen medios para desplazarse y recibir tratamientos en otro lugar. </p><p dir="ltr">Ha dejado todo lo que más quería porque se siente desprotegida y vulnerable. Mientras ella se queda encerrada en casa, muchos de sus compañeros “salen como si nada”.</p><p dir="ltr">Su condición de mujer, sus responsabilidades familiares y el hecho de ser madre significan que cualquier amenaza que reciba resulte diez veces más espeluznante. También ha recibido amenazas dirigidas a su familia, y naturalmente teme mucho por sus hijas.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Las mujeres somos sinónimos de paz, de amor, de lucha y de entrega. Por lo tanto, no hay espacio para que, a pesar de las amenazas, Ana Milena se rinda sin antes haberlo dado todo por su comunidad y su familia.</p><p dir="ltr">Reciben amenazas e intimidaciones a cargo personas desconocidas en motos con armas, a través de perfiles falsos en redes sociales y, quizás la más siniestra de intimidación, que es la que llega escondida en arreglos de flores mandados a su casa.</p><p dir="ltr">Como madre y cabeza de familia también teme las consecuencias de no poder salir de casa para trabajar. Su independencia económica, lo que proporciona a todas las mujeres la capacidad de vivir una vida digna y libre de coerción financiera, corre así grave peligro.</p><h3>Pero el amor supera el miedo</h3><p dir="ltr">Aunque el miedo no la abandona ni un solo minuto, no es suficiente para que renuncie al sueño de ayudar a su comunidad, y de empoderar a los residentes de Nelson Mandela, la mayoría agotados de tener que convivir con tanta violencia y desigualdad. Ella seguirá luchando para que una Colombia más justa y equitativa sea realidad algún día.</p><p dir="ltr">“Las ganas de ser útil, el amor por lo que haces, por lo que entregas, te motiva cada día a ser fuerte, a superar, a pensar que esto es pasajero, y que hay que estar dispuesta a ser un referente para otras”. A pesar de no sentirse segura para salir de casa, gracias a la ayuda y el apoyo de otros líderes sociales y compañeros suyos, continúa su lucha desde allí.</p><p dir="ltr">Las mujeres somos sinónimos de paz, de amor, de lucha y de entrega. Por lo tanto, no hay espacio para que, a pesar de las amenazas, Ana Milena se rinda sin antes haberlo dado todo por su comunidad y su familia.</p><p dir="ltr">Por más que las palabras se queden cortas para transmitir el tremendo coraje y la inmensidad de su corazón, ella intenta explicarnos que su lucha es una lucha que nada ni nadie nunca podrá detener.</p><p>&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/nosestanmatando-5-claves-para-comprender-el-asesinato-sistem-tic">#NosEstanMatando: 5 claves para comprender el asesinato sistemático de líderes en Colombia</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/laura-vila/asesinado-isidro-baldenegro-en-m-xico-otro-caso-de-colisi-n-letal-entre">Asesinado Isidro Baldenegro en México: otro caso de colisión letal entre activismo ambiental y crimen organizado</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/punto-2-de-la-agenda-participaci-n-pol-tica">Las FARC y su inclusión en procesos políticos: una cuestión muy compleja</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases-jonatan-rodr-guez/pesar-de-tantas-polarizaciones-y-menti">Colombia ante la posibilidad de modernizar su democracia</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Colombia Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Beverly Goldberg Fri, 14 Sep 2018 08:59:54 +0000 Beverly Goldberg 119654 at https://www.opendemocracy.net #DíaDeLaDemocracia: Un día para evaluar la democracia en América Latina https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/d-adelademocracia-un-d-para-evaluar-la-democracia-en-nuestra-reg <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Este año, el Día Internacional de la Democracia, está dedicado a “La democracia en tiempos de tensión: soluciones para un mundo cambiante”. Hoy reflexionamos sobre el estado de los valores democráticos y la necesidad de su regeneración. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/d-adelademocracia-day-to-evaluate-democracy-in-latin-america">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/ft_democracia_ophana-e1455567624295.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/ft_democracia_ophana-e1455567624295.jpg" alt="" title="" width="460" height="227" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>“Vivimos en democracia”, es un imperativo categórico del cual hoy no se suele dudar en Latinoamérica. Este sistema de gobierno, adoptado ampliamente en el mundo a partir de la segunda guerra mundial y, sobre todo, después de la guerra fría, está en continua tensión y en Latinoamérica no es una noción tan vieja ni consolidada como se suele pensar. </p><p>La noción de un Estado democrático, en muchos sentidos, sigue aún en construcción. Para celebrar el Día Internacional de la Democracia, declarado por Naciones Unidas para el 15 de septiembre, y que este año está&nbsp; dedicado a “La democracia en tiempos de tensión: soluciones para un mundo cambiante”, hoy reflexionamos sobre el estado de los valores democráticos y la necesidad de su regeneración.</p><h3>Latinoamérica, entre las regiones más afectadas por el declive democrático</h3><p>El aumento de la corrupción, la impunidad del crimen organizado, el auge de las apetencias autoritarias y la baja participación política son algunos de los factores que sitúan a la región en un claro declive democrático. La tensión entre la captura del Estado por fuerzas oligárquicas&nbsp; o castas autoritarias y/o militares y la democratización del mismo a partir de una amplia partricipación polítíca que incluya a los movimientos sociales es una batalla más vigente que nunca. Los ejemplos más claros&nbsp; xe declive democrático son Venezuela y Nicaragua, que se movieron hacia regímenes no democráticos que violan los derechos humanos y reprimen la participación política y la libertad de expresión, ejes fundamentales para el ejercicio de la democracia. En otros países, como Brasil, la tensión entre tendencias autoritarias y fuerzas democratizadoras parece no estar resuelta.</p><p class="mag-quote-center">La corrupción, la violencia, y la baja participación política, junto a la captura del Estado por intereses oligárquicos, son algunos de los factores que sitúan a la región en un declive democrático.</p><p>Solo Uruguay y Costa Rica forman parte de los países latinoamericanos que el <a href="https://www.google.com.br/search?q=democracy+index+the+economist+2017&amp;oq=democracy+index+the+economist&amp;aqs=chrome.2.69i57j69i60j0l4.9140j0j7&amp;sourceid=chrome&amp;ie=UTF-8">Índice de Democracia</a> de 2017 de The Economist considera como “democracias plenas”, junto a países como Noruega, Australia y Canadá. Instituciones fuertes, transparencia y el ejercicio de ciudadanía plena, son algunos de los indicadores considerados dentro de esta categoría, en contraste con la de “democracias imperfectas” en las que se sitúan países como Chile (por arriba de esa tabla) y Colombia, Perú y Bolivia, junto a los países centroamericanos, por debajo de la misma.</p><p> La categoría de “regímenes híbridos.” incluye a Ecuador además de las ya citadas Venezuela y Colombia. Sólo Cuba queda en la categoría de “regímenes autoritarios”, la más numerosa del índice, con 55 países en total, en su mayoría países árabes, africanos y algunos asiáticos, y donde destaca China.&nbsp;</p><h3>El escepticismo frente a la democracia sigue creciendo</h3><p>El <a href="https://www.google.com.co/search?q=latinobar%C3%B3metro+2017&amp;oq=Latinobar%C3%B3mertro+2017&amp;aqs=chrome.1.69i57j0l3.10636j0j7&amp;sourceid=chrome&amp;ie=UTF-8">Latinobarómetro</a>, un índice que mide, entre otras cosas, la percepción de la democracia en la región, muestra cómo el declive de la democracia se acentúa en 2017, “con bajas sistemáticas del apoyo y la satisfacción de la democracia, así como de la percepción de que se gobierna para unos pocos”. El informe da cuenta de múltiples indicadores que también confirman la baja de una cultura política basada en los principios democráticos de la representatividad, la configuración de partidos políticos o la rendición de cuentas. Ante la visión negativa de la política hace falta una "repolitización" basada en la regeneración democrática y en un diálogo inclusivo que supere la polarización.</p><p>El ‘<a href="https://iccs.iea.nl/fileadmin/user_upload/Editor_Group/Documents/ICCS_2016_National_Report_Colombia.pdf">Estudio Internacional de Educación Cívica y Ciudadana</a>’ (ICCS)“ revela un preocupante nivel de valores antidemocráticos y orientaciones antisociales en gran parte de jóvenes encuestados en Colombia, por ejemplo, donde apoyarían dictaduras si fueran para traer orden y seguridad. Esta y otras encuestas demuestran la desconfianza creciente en un sistema que es percibido como imperfecto y desgastado, puesto que no logra atajar la corrupción ni reducir la enorme desigualdad o la extrema violencia, y que por eso mismo genera altos grados de insatisfacción. La reducción de la participación política y el aumento de la abstención o el voto en blanco o nulo lleva al auge de las fuerzas conservadoras, poderosas pero minoritarias en las sociedades latinoamericanas.</p><p class="mag-quote-center">Ante la visión negativa de la política hace falta una "repolitización" basada en la regeneración democrática y en un diálogo inclusivo que supere la polarización.</p><h3>Las garantías para el ejercicio democrático son pocas</h3><p>Con la vulneración de valores fundamentales como la libertad de expresión en varios países de la región, la democracia plena para todos parece una ilusión. Los asesinatos de líderes y periodistas, la persecución política, la baja garantía a la oposición y al derecho a la protesta, son algunos factores de una lista que limita la capacidad de la región para pensarse con una mejor gobernanza, mayor calidad en el debate público, con transferencias de poder efectivas y un verdadero ejercicio ciudadano.&nbsp;</p><p>En jornadas como el<a href="http://www.un.org/es/events/democracyday/"> Día Internacional de la Democracia</a> debemos repensar qué factores impulsan una tendencia global de declive democrático, que cierne en sombras el poder conjunto de la ciudadanía.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Hay que recuperar el debate sobre el avance de los derechos y de la reducción de las desigualdades, reabriendo la esperanza en la democracia como sistema político que trabaja en la afirmación de la libertad, la justicia social y la felicidad.</p><p>Aún así, y a pesar de las dificultades, la democracia en América Latina sigue viva. Debemos buscar formas de vigorizarla y hacerla más inclusiva, atrayendo a jóvenes y minorías marginadas al sistema político y pensando medidas innovadoras que acerquen los valores y principios de la democracia a la ciudadanía. Se trata, en definitiva, de reforzar el cumplimiento de los principios fundamentales de la democracia, contenidos en la Declaración Universal de los derechos humanos, que este año celebra su 70 aniversario. </p><p>En un ciclo de restauración del neoliberalismo más conservador en la región, para el que la democracia sólo es útil si perpetua la asimetría del poder a su favor, las liminationes de nuestras democracias son evidentes. Es urgente trabajar por regenerarla, lo que debería pasar por ampliar e integrar todas las formas de participación popular en la esfera pública. Hay que recuperar el debate sobre el avance de los derechos y de la reducción de las desigualdades, reabriendo la esperanza en la democracia como sistema político que trabaja en la afirmación de la libertad, la justicia social y la felicidad.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/crisisenargentina-lo-que-necesitas-saber-hoy">#CrisisEnArgentina : lo que necesitas saber hoy</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">#SOSNicaragua: Lo que debes saber sobre la represión en Nicaragua</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Democracy and government democracia latinoamérica DemocraciaAbierta Thu, 13 Sep 2018 14:57:42 +0000 DemocraciaAbierta 119642 at https://www.opendemocracy.net Chile y Argentina están poniendo en peligro su biodiversidad https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/ferm-n-koop/chile-y-argentina-est-n-poniendo-en-peligro-su-biodiversidad <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Para satisfacer la demanda de China, Chile y Argentina están ampliando sus instalaciones de piscicultura industrial - un mal augurio para la delicada y única biodiversidad del Cono Sur. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/ferm-n-koop/chile-and-argentina-putting-at-risk-their-biodiversity">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/salmon_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/salmon_0.png" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Las granjas de salmón chilenas buscan incrementar las ventas a China (imagen: Sam Beebe)</span></span></span></p><p>Tras su rápida expansión en Chile, Argentina quiere avanzar en la instalación de piscifactorías de salmón en la Patagonia a pesar de los riesgos que la producción intensiva supone para su delicada y única biodiversidad y la oposición de las organizaciones medioambientalistas del país.</p> <p>El interés de los países del Cono Sur en la industria salmonera llega como respuesta a una mayor demanda de producto en diversas partes del mundo, entre ellas China. </p><p>El mercado chino es que más ha crecido para el salmón chileno: según <a href="https://www.salmonexpert.cl/article/japon-y-china-incrementan-los-numeros-de-exportaciones-salmonideas-chilenas/">cifras oficiales</a>, en el primer semestre del año la cantidad exportada se ha duplicado respecto al año anterior.</p> <p>“China es un mercado muy relevante y somos optimistas de que va a seguir creciendo. El consumo va en aumento y el salmón ya es parte de su dieta”, sostiene Arturo Clement, presidente de&nbsp;<a href="http://www.salmonchile.cl/en/">SalmonChile</a>, organismo que agrupa a las empresas productoras de Chile. Y añade: “Hace muchos años que estábamos esperando que esto ocurriera”.</p> <h3><strong>Argentina impulsa la industria del salmón</strong></h3> <p>Con las miras puestas a esta demanda creciente, Argentina ha empezado estudios de factibilidad para iniciar la producción en el Canal de Beagle, en Tierra del Fuego. </p><p>El primer paso consiste en evaluar los lugares adecuados para la producción, según informan voceros de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura.</p> <p>Pero dichos estudios son una mera formalidad en opinión de los especialistas en biodiversidad y las organizaciones medioambientales argentinas, que vienen siguiendo desde hace años el interés por expandir la piscicultura industrial en la Patagonia.</p><p class="mag-quote-center">Hay muchas probabilidades de que se instalen las salmoneras. Tienen inversores y capital. Estamos sumamente preocupados: su instalación puede provocar daños irreversibles al medioambiente.</p> <p>Su desarrollo, aseguran los expertos consultados, viola el&nbsp;<a href="https://www.cbd.int/">Convenio de Diversidad Biológica,</a>&nbsp;el acuerdo internacional firmado por Argentina y Chile que prohíbe la introducción de especies exóticas como el salmón.</p> <p>“Hay muchas probabilidades de que se instalen las salmoneras. Tienen inversores y capital. Estamos sumamente preocupados: su instalación puede provocar daños irreversibles al medioambiente”, sostiene Alexandra Sapoznikow, coordinadora del&nbsp;<a href="https://marpatagonico.org/en/">Foro para la Conservación del Mar Patagónico y Áreas de Influencia.</a></p> <p>Organismos invertebrados únicos de la región, como corales de agua fría y esponjas, se verían afectados por la introducción de esta especie, afirman los especialistas.</p> <p>En Chile y Noruega, principales productores mundiales de salmón, los peces se alimentan con una dieta controlada a base de harina de soja que, a través de los excrementos, cambia la composición química del agua. </p> <p>“Cada jaula contiene entre 30.000 y 50.00 salmones, que defecan durante todo el día y contaminan el mar. Las heces se descomponen y producen nitrógeno y oxígeno, alterando la calidad del agua y favoreciendo el desarrollo de algas”, asegura Juan Carlos Cárdenas, director de la&nbsp;<a href="http://www.ecoceanos.cl/">ONG chilena EcoOcéanos.</a>&nbsp;</p> <p>Además, los salmones se escapan con frecuencia de las jaulas y amenazan a los peces nativos. “El salmón no es una especie nativa y eso comporta problemas. Al ser carnívoro, devora a otras especies y se vuelven depredadores”, afirma Estefanía González, coordinadora marítima de Greenpeace Chile. </p><p>“La Patagonia tiene condiciones geográficas únicas y una gran diversidad medioambiental. Una actividad industrial e intensiva relacionada con una especie exótica no es compatible con esa diversidad”.</p> <p>Argentina y Chile podrían aprender mucho de experiencias pasadas. Hace cien años, ambos países introdujeron la trucha en los ríos patagónicos, principalmente para la pesca deportiva. </p><p>Pero la reproducción descontrolada llevó a que la población de la especie invasiva creciera rápidamente, generando un impacto devastador en los ecosistemas acuáticos locales.</p> <h3><strong>Chile, el mayor productor regional</strong></h3> <p>La mayor parte del salmón rosado que se consume hoy en América Latina proviene de criaderos chilenos. El país trasandino exporta principalmente dos especies: Salmon salar (más conocido como salmón del Atlántico) y Salmon coho (también llamado salmón del Pacífico).</p> <p>Según&nbsp;<a href="http://www.salmonchile.cl/en/exportaciones.php">cifras oficiales</a>, Chile exporta 820.000 toneladas de salmón al año, lo que representa unos 4.700 millones de dólares.</p><p class="mag-quote-center">El papel de China, que ha recibido 24.000 toneladas de salmón en la primera mitad del presente año, ocupa un lugar cada vez más importante.</p><p>Estados Unidos, Japón, Brasil y Rusia son los mayores destinatarios de las exportaciones, pero el papel de China, que ha recibido 24.000 toneladas en la primera mitad del presente año, ocupa un lugar cada vez más importante.</p> <p>Se estima que las exportaciones chilenas a China van a incrementarse a la par del creciente consumo de pescados y mariscos por parte del gigante asiático. </p><p>China consume actualmente el 37% de la producción global de productos del mar y se espera que en los próximos diez años la cifra <a href="https://www.undercurrentnews.com/2018/01/12/rabobank-china-to-drive-more-than-half-of-global-seafood-consumption-growth-over-next-decade/">supere el 50%</a>. Sin embargo, hay una relación inversa con la calidad de la comida importada. </p><p>“Chile ofrece un salmón más barato pero de peor calidad que el noruego”, dice Álex Muñoz, director para América Latina de la iniciativa&nbsp;<a href="https://www.nationalgeographic.org/projects/pristine-seas/">Océanos Prístinos de National Geographic.</a> “Sus ventas a los mercados más exigentes como Estados Unidos están cayendo, mientras que las exportaciones a los países con normativas más laxas no paran de crecer”.</p> <p>Los especialistas cuestionan diversas prácticas utilizadas en la producción de salmón. Por ejemplo, las jaulas en las que se crían se rodean de redes pintadas con materiales que contienen metales pesados como el cobre, para evitar que se les adhieran organismos marinos. Dichas sustancias son altamente tóxicas y dañinas para la biodiversidad.</p> <p>Por otra parte, se utilizan colorantes para que la carne del salmón sea rosada, ya que al producirlo de manera industrial la carne es en realidad de color blanco. El salmón silvestre se alimenta de camarones y cangrejos y esto es lo que le da su color particular.</p> <h3><strong>Consumo de antibióticos</strong></h3> <p>La producción industrial de salmón puede representar problemas para la biodiversidad, pero también para los consumidores, que se hallan expuestos a los altos niveles de antibióticos que se usan en la producción.</p> <p><a href="https://chile.oceana.org/publicaciones/informes/uso-de-antibioticos-en-la-salmonicultura-chilena-causas-efectos-y-riesgos">La OING chilena Oceana estima</a>&nbsp;que Chile usa alrededor de 700 veces más antibióticos que Noruega para producir su salmón.</p><p class="mag-quote-center">Se usa una cantidad exorbitante de antibióticos y no hay regulaciones que controlen su uso. La industria administra antibióticos a salmones sanos para evitar que enfermen.</p><p>Mientras que Chile utilizó 382.5 toneladas de antibióticos para producir727.8 toneladas de salmón en 2016, el último año del que se tiene información, Noruega utilizó 523 kilos de antibióticos - media tonelada – para producir casi el doble: 1.233 toneladas de salmón.</p> <p>Según la asociación de productores de salmón chilenos, el salmón llega a los consumidores sin antibióticos, que se usan para favorecer su crecimiento y no para prevenir enfermedades. </p><p>Aseguran que los productores deben respetar un período de carencia - es decir, dejar pasar un lapso de tiempo para que el pez metabolice los productos químicos y los elimine de su cuerpo. </p><p>Sin embargo, esto no siempre es así y la ingesta de antibióticos a través del consumo de salmón puede generar resistencia a los mismos.</p> <p>Es por ello que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) <a href="http://www.fao.org/3/a-a0282e.pdf">han pedido a las empresas que utilicen los antibióticos de manera responsable.</a> </p><p>“Se usa una cantidad exorbitante de antibióticos y no hay regulaciones que controlen su uso. La industria administra antibióticos a salmones sanos para evitar que enfermen. </p><p>Además, hay problemas con la inspección y el control, que son las que deberían garantizar que se respete el período de carencia", dice Cárdenas. "Los consumidores no saben lo que están comiendo", advierte.</p> <p>China empezó a importar salmón chileno tras un conflicto diplomático con Noruega que se prolongó más de cinco años. Mientras tanto, las&nbsp;<a href="https://www.google.com/url?q=http://www.chinadaily.com.cn/a/201808/22/WS5b7cbb04a310add14f387125.html&amp;sa=D&amp;source=hangouts&amp;ust=1536159996364000&amp;usg=AFQjCNGYIUUv2n3SDzBf0LPuxQJTmStsXw">preocupaciones acerca de la seguridad alimenticia han ido creciendo</a>&nbsp;en el país asiático, espoleadas por nuevas regulaciones que autorizan a vender la trucha como salmón.</p> <p>Pero mientras que Chile y Argentina buscan capitalizar el crecimiento del consumo del salmón y las reglas flexibles de China, en otras partes del mundo las importaciones están cayendo.</p> <p><a href="https://qz.com/234197/america-catches-some-of-the-worlds-best-salmon-but-eats-some-of-the-worst/">Grandes cadenas de supermercados de Estados Unidos y Canadá han dejado de importar en los últimos años salmón de Chile</a>&nbsp;por su elevado nivel de antibióticos.&nbsp;Por otra parte, <a href="https://www.cbc.ca/news/canada/british-columbia/washington-state-fish-farms-salmon-farming-1.4560888">el estado de Washington</a>, en Estados Unidos, ha prohibido recientemente la instalación de piscifactorías por su impacto medioambiental.</p> <p>Para Muñoz, ignorar todo esto sería desastroso: “La Patagonia argentina es uno de los últimos ecosistemas salvajes y prístinos del mundo. Argentina cometería un error histórico si desarrolla la producción de salmón. Se trata de una especie exótica e invasora que genera un problema ambiental de muy difícil solución”.</p> <p class="blockquote-new">&nbsp;Este artículo fue publicado previamente por <em>Diálogo Chino y se puede leer <a href="http://dialogochino.net/chile-and-argentina-scale-up-salmon-farming/">aquí.</a>&nbsp;</em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/pablo-wang/china-y-am-rica-latina-relaciones-estrat-gicas-en-tiempos-de-cambio">China y América Latina: relaciones estratégicas en tiempos de cambio</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/daniel-wizenberg-pablo-linietsky/comer-tierra"> Patagonia trágica</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/felipe-lagos-rojas-centro-de-investigaci-n-y-defensa-del-sur/chile-criminalizes-ma">Chile criminalizes Mapuche defenders of land and water</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Chile </div> <div class="field-item even"> Argentina </div> <div class="field-item odd"> China </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta China Argentina Chile Civil society Conflict Culture Democracy and government Economics International politics Fermín Koop Thu, 13 Sep 2018 10:49:44 +0000 Fermín Koop 119639 at https://www.opendemocracy.net Nicaragua se está convirtiendo en refugio para fugitivos https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/parker-asmann/nicaragua-se-est-convirtiendo-en-refugio-para-fugitivos <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Que Nicaragua haya otorgado recientemente asilo político a un fugitivo de la justicia de Guatemala es otra señal de que el país se está convirtiendo en refugio para criminales. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/parker-asmann/nicaragua-becoming-regional-safe-haven-for-latin-american-fugitives">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/policestationnicaragua_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/policestationnicaragua_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Comisaría de policía nacional de Nicaragua en Matagalpa. Wikimedia Commons.</span></span></span></p><p>Funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua otorgaron recientemente asilo político al controvertido empresario y&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/investigaciones/la-guerra-de-paz-y-paz-un-pasado-oscuro/">operador político</a> guatemalteco Gustavo Herrera Castillo,&nbsp;<a href="https://www.laprensa.com.ni/2018/08/22/nacionales/2462711-oscuro-personaje-de-guatemala-recibe-asilo-politico-por-regimen-de-daniel-ortega">según informaba</a> <em>La Prensa </em>el 22 de agosto.</p> <p>El Ministerio Público de Guatemala y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), avalada por las Naciones Unidas, llevan años&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/agente-del-poder-en-guatemala-bajo-investigacion-por-delitos-financieros/">investigando</a>&nbsp;a Herrera por su presunta participación en un multimillonario escándalo de corrupción en el seno del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS).</p> <p>El expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina (2012-2015) también&nbsp;<a href="https://www.plazapublica.com.gt/content/oscuro-y-escurridizo-operador-politico">acusó</a>&nbsp;a Herrera de mantener vínculos con grupos de narcotraficantes de Colombia, Guatemala y México en 2014.</p> <p>Según <em>La Prensa</em>,<em> </em>Herrera presuntamente solicitó asilo político en Nicaragua alegando temer por su vida y su seguridad. </p><p>Se dice que Herrera dijo al Ministerio de Relaciones Exteriores que el Ministerio Público de Guatemala y la CICIG habían emprendido un proceso criminal “ilegal” en su contra.</p> <p>El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua mencionó los derechos humanos como razón principal para otorgar el asilo a Herrera.</p> <p>El asilo político de Herrera se produce en medio del ahondamiento de la crisis social y política en Nicaragua, que ha dejado más de 300 muertos, miles de heridos y cientos de personas más detenidas de manera arbitraria o desaparecidas, según informa el&nbsp;<a href="https://twitter.com/Maynorsalaz/status/1032399383621447680">Centro Nicaragüense de Derechos Humanos</a>&nbsp;(CENIDH).</p><p class="mag-quote-center">Pero Herrera es solo el último fugitivo latinoamericano que desata controversia al buscar asilo político en Nicaragua u obtenerlo.</p><p>La policía y grupos paramilitares apoyados por el gobierno han sido los <a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/violencia-aumenta-nicaragua-disminuyen-cuestionamientos-responsables/">principales actores</a>&nbsp;de la violencia.</p> <p>Pero Herrera es solo el último fugitivo latinoamericano que desata controversia al buscar asilo político en Nicaragua u obtenerlo. </p><p>Se trata de una tendencia creciente que puede tener un impacto importante en los esfuerzos colectivos de la región por combatir el crimen y la corrupción.</p> <p>El expresidente de El Salvador caído en desgracia Mauricio Funes (2009-2014) se esconde actualmente en Nicaragua tras habérsele <a href="https://www.bbc.com/news/world-latin-america-37292716">otorgado asilo político</a> en septiembre de 2016, lo que le ayudó a evitar una&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/condena-expresidente-salvadoreno-deja-expuesta-putrefaccion-sistema/">condena</a>&nbsp;por enriquecimiento ilícito durante su periodo como presidente.</p> <p>Manuel Baldizón, operador político guatemalteco que&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/influyente-politico-guatemala-retira-solicitud-asilo-eeuu-enfrentar-cargos/">enfrenta cargos por soborno</a>&nbsp;en relación con el caso Odebrecht, acudió a Nicaragua buscando un&nbsp;<a href="https://confidencial.com.ni/baldizon-la-conexion-nicaragua/">asilo de facto</a>&nbsp;hasta su&nbsp;<a href="https://www.dw.com/en/us-arrests-ex-guatemalan-presidential-candidate-manuel-baldizon-for-graft-charges/a-42247837">arresto</a>&nbsp;en enero de 2018.</p> <p>El ganadero hondureño Ulises Sarmiento, sospechoso de mantener vínculos con el crimen organizado desde hace años, y su familia adujeron persecución política para&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/arresto-liberacion-nicaragua-ilustran-confusiones-honduras/">solicitar asilo</a>&nbsp;en Nicaragua en 2015.</p> <p>Mientras que Baldizón y Sarmiento nunca recibieron asilo oficialmente, es probable que hayan podido disfrutar de refugio temporal en Nicaragua gracias a sus conexiones con el presidente Daniel Ortega y la élite nicaragüense.</p> <p>Pese a que Nicaragua firmó en 1987 un&nbsp;<a href="http://legislacion.asamblea.gob.ni/normaweb.nsf/($All)/0830A94A832444F2062577AD00643B1A?OpenDocument">tratado de extradición</a>&nbsp;con los gobiernos centroamericanos de El Salvador, Costa Rica, Guatemala y Honduras, el experto en seguridad nacional de Nicaragua Roberto Orozco opina que no hay “posibilidad” alguna de que se extradite a fugitivos asilados en Nicaragua: “El gobierno de Nicaragua ha concedido asilo a estas personas porque son aliados del gobierno de Ortega. El asilo les brinda protección y les garantiza seguridad e impunidad en América Central”.</p><p class="mag-quote-center">El gobierno de El Salvador ha&nbsp;solicitado&nbsp;infructuosamente al gobierno del presidente Daniel Ortega que extradite a Funes a su país de origen para que haga frente a los cargos que pesan sobre él.</p> <p>El gobierno de El Salvador ha&nbsp;<a href="http://www.elsalvadortimes.com/articulo/judiciales/e/20180627155254044073.html">solicitado</a> infructuosamente al gobierno del presidente Daniel Ortega que extradite a Funes a su país de origen para que haga frente a los cargos que pesan sobre él. </p><p>Tras ganar Funes las elecciones presidenciales de 2009 con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) - partido político formado por grupos guerrilleros de izquierda después de la guerra civil del país - Funes “mantuvo &nbsp;excelentes <a href="https://www.reuters.com/article/us-nicaragua-funes-idUSKCN11C2IC">relaciones</a> políticas e ideológicas” con el también ex guerrillero Ortega.</p> <p>Sarmiento ha sido también, desde hace años, un aliado de Ortega y del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). </p><p>Se cree que ofreció su casa como&nbsp;<a href="https://www.laprensa.com.ni/2015/07/04/nacionales/1861539-hondurenos-presos-chipote">refugio</a>, además de brindar&nbsp;<a href="https://www.laprensa.com.ni/2015/07/05/nacionales/1861845-policia-hondurena-se-lava-las-manos-policia-hondurena-se-lava-las-manos">apoyo</a> logístico y financiero a los guerrilleros sandinistas en la década de 1970, durante la guerra civil nicaragüense. </p><p>Por su parte, Baldizón se ha codeado con la élite empresarial de Nicaragua, antigua aliada de Ortega, con motivo de la construcción de un hotel y otros proyectos.</p> <p>"Existen contratos y acuerdos entre este tipo de personas y las autoridades nicaragüenses que facilitan su llegada y permanencia en el país", afirma la experta en seguridad nacional de Nicaragua, Elvira Cuadra.</p> <p>Ortega parece disponer de unas leyes para los que decide proteger y otras para los cientos de nicaragüenses que huyen del país&nbsp;<a href="https://www.npr.org/2018/08/26/641375695/200-nicaraguans-claim-asylum-daily-in-costa-rica-fleeing-violent-unrest">a diario</a>&nbsp;y solicitan asilo en la vecina Costa Rica. </p><p>En una alocución reciente, Ortega exigió a los representantes del gobierno de ese país que entregaran una lista de los solicitantes de asilo de modo que él pueda señalar a los que han cometido “actos terroristas” – según los define una&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/ley-antiterrorismo-en-nicaragua-puede-criminalizar-la-oposicion/">ley</a> antiterrorista que muchos temen que sea empleada para criminalizar a la oposición – y puedan enfrentar los debidos “procesos judiciales” en Nicaragua, según&nbsp;<a href="https://elpais.com/internacional/2018/08/30/america/1535591397_986315.html">informa</a> <em>El País</em>.</p> <p>Cabe señalar, sin embargo, que Nicaragua ha&nbsp;<a href="https://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/460131-continua-proceso-extradicion-tercero-ee-uu/">cooperado</a>&nbsp;en el pasado con otras solicitudes de extradición. </p><p>Por ejemplo, conforme a un&nbsp;<a href="https://www.state.gov/documents/organization/71600.pdf">tratado de extradición</a>&nbsp;firmado con Estados Unidos, las autoridades nicaragüenses&nbsp;<a href="https://www.reuters.com/article/us-usa-crime-toth/fugitive-on-fbis-10-most-wanted-list-arrested-in-nicaragua-idUSBRE93L19P20130422">arrestaron</a>&nbsp;y entregaron a las estadounidenses una persona que figuraba en la lista de los 10 más buscados por el FBI en 2013.</p><p class="mag-quote-center">La buena disposición de Ortega a conceder asilo o protección temporal a algunos de los fugitivos de la región podría ser también una maniobra de poder del controvertido presidente contra iniciativas anticorrupción más amplias en la región del Triángulo Norte de Centroamérica.</p> <p>La buena disposición de Ortega a conceder asilo o protección temporal a algunos de los fugitivos de la región podría ser también una maniobra de poder del controvertido presidente contra iniciativas anticorrupción más amplias en la región del Triángulo Norte de Centroamérica en medio de la creciente presión nacional e internacional provocada por el agravamiento de la crisis en Nicaragua.</p> <p>Según el periodista nicaragüense Wilfredo Miranda Aburto, “El hecho de que Ortega acoja a estos tipos obedece más a una bravuconada&nbsp; política de Ortega dando aviso a la comunidad internacional de que él no está dispuesto a permitir la instalación de entidades internacionales como la CICIG o su homóloga en Honduras para indagar la corrupción en Nicaragua, que es muy densa”.</p> <p>A Ortega ha sido acusado en el pasado de&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/resurgen-denuncias-complicidad-venezuela-nicaragua-elavado-dinero-farc/">lavado de ganancias ilícitas</a>&nbsp;de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de otras formas de&nbsp;<a href="https://blogs.wsj.com/corruption-currents/2010/12/13/nicaragua-government-took-bribes-from-drug-traffickers-cable-say/">corrupción financiera</a>, que lo pondrían sin duda en la mira de los investigadores anticorrupción.</p> <p>La CICIG de Guatemala&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/exvicepresidenta-guatemala-arrestada-presidente-implicado-escandalo/">contribuyó a que se encarcelara</a>&nbsp;a un ex presidente y a su vicepresidenta. Una entidad similar respaldada por la Organización de Estados Americanos (OEA),&nbsp;la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), ha asestado también varios&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/informe-organismo-anticorrupcion-de-honduras-apunta-expresidente-lobo/">golpes impoprtantes</a>&nbsp;a las&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/investigacion-anticorrupcion-en-honduras-implica-presidente-y-oposicion/">élites</a>&nbsp;de ese país.</p> <p>Al aceptar a los fugitivos, añade Miranda Aburto, Ortega refuerza su mensaje a la comunidad internacional de que “no acatará tratados o acuerdos anticorrupción internacionales”.</p> <p>Los éxitos de la lucha contra la corrupción en Latinoamérica “<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/gamechangers-2017-las-elites-reaccionan-ante-los-logros-de-la-lucha-contra-la-corrupcion/">desataron una contraofensiva de las élites</a>” en 2017, y la disposición de Ortega a otorgar asilo político a fugitivos de la región podría llegar a afectar a las campañas anticorrupción en el futuro en la medida en que los que tienen procesos abiertos logren encontrar refugio en un país cercano.</p> <p class="blockquote-new">Este artículo fue publicado previamente por InsightCrime y se puede leer <a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/nicaragua-regional-safe-haven-latam-fugitives/">aquí</a>.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/m-nica-baltodano/nicaragua-ante-el-horror-de-la-represi-n-desenfrenada">Nicaragua ante el horror de la represión desenfrenada</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/trevor-evans/el-nexo-familia-partido-estado-en-nicaragua">El nexo familia-partido-estado en Nicaragua</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/daniel-ortega-un-tirano-en-fase-terminal">Daniel Ortega, un tirano en fase terminal</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society Conflict Culture Democracy and government International politics Parker Asmann Tue, 11 Sep 2018 11:17:07 +0000 Parker Asmann 119623 at https://www.opendemocracy.net Argentina y el militarismo neoliberal periférico https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/argentina-y-el-militarismo-neoliberal-perif-rico <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Argentina es un país con singularidades que a pesar de no ser excepcionales sobresalen en el contexto regional, como su delimitación entre defensa y seguridad. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/argentina-and-peripheral-neoliberal-militarism">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/argentinabandera.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/argentinabandera.jpg" alt="" title="" width="460" height="236" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Bandera de Argentina. Wikimedia Commons</span></span></span></p><p>La Argentina es un país con singularidades que a pesar de no ser excepcionales sobresalen en el contexto regional. En materia de defensa y seguridad por ejemplo la Argentina posee un modelo parecido al de Estados Unidos aunque mucho más reciente. </p><p>La Argentina democrática desde 1983 adoptó el modelo de Estados Unidos según el cual los militares no intervienen en cuestiones de orden público, de acuerdo con lo que establece la ley de Posse Comitatus de 1878 que estableció así una estricta separación entre defensa y seguridad interior que, a su vez, es parte de un consenso nacional vigente. </p> <p>Los pilares legales del compromiso argentino con esta separación han sido las leyes 23.554 de Defensa Nacional (1988), 24.059 de Seguridad Interior (1992), 24.948 de Restructuración de las Fuerzas Armadas (1998), 25.520 de Inteligencia Nacional (2001) y la reglamentación de la ley 23.554 (2006). </p><p>Bajo diferentes gobiernos con distinta orientación política y en votaciones mayoritarias y multipartidistas se forjó un acuerdo fundamental respecto a la precisa delimitación entre defensa y seguridad.</p> <p>Este consenso fue el producto de una experiencia doblemente traumática derivada de los golpes de Estado, de la violencia institucional generada por los militares en el poder y de la violación sistemática de los derechos humanos, así como de la Guerra de Malvinas y la derrota ante Gran Bretaña.</p><p class="mag-quote-center">Otra particularidad de la Argentina tiene que ver con la relevancia que tiene lo que se conoce como las “nuevas amenazas”. La Argentina no padece una crisis ambiental con efectos nocivos para sus vecinos, no es un Estado fallido, no está gobernada por tiranos, ni pretende poseer armas de destrucción masiva.</p> <p>Otra particularidad de la Argentina tiene que ver con la relevancia que tiene lo que se conoce como las “nuevas amenazas”. Fenómenos como el terrorismo, el narcotráfico, la proliferación de armas nucleares en manos de tiranos, los Estados fallidos y el colapso ambiental son asuntos globales que afectan sin duda a la comunidad internacional, pero se manifiestan de modo muy diverso con alcance distinto en cada país y región. </p><p>La Argentina no padece una crisis ambiental con efectos nocivos para sus vecinos, no es un Estado fallido, no está gobernada por tiranos, ni pretende poseer armas de destrucción masiva. </p><p>A pesar de haber conocido dos atentados terroristas en 1992 (Embajada de Israel) y 1994 (Asociación Mutual Israelita Argentina) que aún siguen impunes, desde los atentados del 9 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, ni Argentina ni Latinoamérica han sido objeto de actos terroristas del fundamentalismo religioso: de hecho la región es la única en el mundo que no ha padecido ese tipo de actos en los últimos 17 años. </p> <p>La Argentina sí tiene un problema vinculado a las drogas—en especial, de aumento del uso de narcóticos--, pero no es un productor de sustancias psicoactivas de base natural ni un exportador mundial de drogas sintéticas y tampoco tiene grupos criminales del tamaño e incidencia de los existentes en México, Colombia, y Centroamérica.</p> <p>A pesar de la limitada relevancia de las “nuevas amenazas” en el país, la presidencia de Mauricio Macri procuró, desde el comienzo de su gestión, habilitar la participación de los militares en cuestiones de seguridad interior. </p><p>Al no contar con mayorías en las dos cámaras del Congreso para modificar la legislación existente y sancionar nuevas leyes, sus anuncios fueron, durante dos años, más simbólicos que sustantivos. </p><p>En medio de errores elocuentes y de dificultades económicas que llevaron a que el Fondo Monetario Internacional aprobara un crédito de US$ 50.000 millones para el país y en el contexto de un fenomenal ajuste fiscal, el gobierno enfrenta crecientes niveles de conflictividad social al tiempo que carece de recursos materiales para incrementar el exiguo presupuesto de defensa. </p><p>Sin embargo, el gobierno ha ido elevando el tono del discurso sobre la militarización de cuestiones de seguridad tales como el narcotráfico y el terrorismo.</p><p class="mag-quote-center">A pesar de que el país no ha conocido ningún atentado terrorista en 24 años y de que no se ha podido verificar que existan "lobos solitarios" o “células dormidas” listas a producir atentados, el gobierno insiste que el país debe priorizar el combate contra el terrorismo.</p><p>A pesar de que el país no ha conocido ningún atentado terrorista en 24 años y de que no se ha podido verificar que existan "lobos solitarios" o “células dormidas” listas a producir atentados, el gobierno insiste que el país debe priorizar el combate contra el terrorismo. </p><p>A su vez ha invocado la existencia de un estado de urgencia en materia de narcotráfico como si hubiera una situación descontrolada y sin tener en cuenta que uno de los mayores impedimentos para el combate eficaz contra el lucrativo negocio de las drogas radica en la corrupción policial, la ineficacia del sistema judicial y la facilidad para el lavado de activos.</p> <p>¿Cómo interpretar entonces el reciente Decreto 683 en el que se implica a las fuerzas armadas en cuestiones de seguridad interior y se las involucra en la interdicción de drogas en la frontera norte del país? Algunos han interpretado eso como el retorno del militarismo de extrema derecha alentado por grupos minúsculos pero influyentes en y fuera de la coalición gobernante. </p><p>Otros han argumentado que se trata de una vuelta al alineamiento con Estados Unidos propio de los años noventa, expresado esta vez con la voluntad de sumarse a la “guerra lucha contra las drogas” en la región y a la “guerra contra el terrorismo” en el plano mundial. </p><p>Otros sugieren que una administración tan atenta a los vaivenes de la encuestas y en vísperas de un año electoral, procura responder a los reclamos de inseguridad ciudadana y asegurar el respaldo de los militares que en un 85% aproximadamente votó por Cambiemos en 2015. </p> <p>Sin negar la verosimilitud de ciertos aspectos de esas explicaciones me parece que existe otra lectura más precisa y pertinente. Esto es; la determinación de Macri de introducir a las fuerzas armadas en la seguridad interior obedece a lo que se puede llamar el militarismo neoliberal periférico.</p><p class="mag-quote-center">El militarismo neoliberal de las grandes potencias como Estados Unidos consiste en incrementar los gastos militares para estimular e incrementar las ganancias de las grandes corporaciones vinculadas al negocio de las armas.</p><p>El militarismo neoliberal de las grandes potencias como Estados Unidos consiste en incrementar los gastos militares para estimular e incrementar las ganancias de las grandes corporaciones vinculadas al negocio de las armas y con ello garantizar la proyección de poder de Washington. </p><p>El militarismo neoliberal periférico en el caso argentino no es expansionista en clave de la geopolítica regional y consiste, en el marco de una lógica en la que se apunta a reducción del Estado en favor del sector privado, en acentuar la ya larga des-financiación de la defensa pues se concibe el gasto militar como ineficiente, a las fuerzas armadas como ociosas y a su involucramiento en la seguridad interior como funcional para asegurar un modelo económico cada vez más excluyente.</p> <p>En ese contexto entonces, son las preferencias ideológicas profundas del ejecutivo las que subyacen a la decisión de borrar las fronteras entre defensa y seguridad y a comprometer a las fuerzas armadas en cuestiones de orden interno que, a su turno, no son amenazas vitales para la Argentina contemporánea.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/griorgios-katsambekis-paula-blglieri/argentina-despu-s-del-kirchnerismo-la-derrota">Argentina después del kirchnerismo: la derrota del populismo y el proyecto contra-hegemónico de Macri</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/javier-lewkowicz/la-segunda-vuelta-en-argentina-promete-una-definici-n-por-penales"> Argentina promete una definición por penales</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/mat-as-bianchi/macri-y-el-p-ndulo-latinoamericano">Macri y el péndulo latinoamericano</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina Civil society Conflict Culture Democracy and government International politics Juan Gabriel Tokatlian Tue, 11 Sep 2018 09:18:48 +0000 Juan Gabriel Tokatlian 119616 at https://www.opendemocracy.net Ecuador-Colombia: una frontera caliente y abandonada https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/xabier-villaverde/ecuador-colombia-una-frontera-caliente-y-abandonada <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Comprender lo que ocurre en la frontera norte de Ecuador es como intentar armar un rompecabezas con una enorme cantidad de piezas – entre ellas, delincuencia organizada, narcotráfico, paramilitarismo y trata de personas. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/xabier-villaverde/heated-and-abandoned-ecuador-colombia-border">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Farc.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Farc.jpg" alt="" title="" width="460" height="276" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Las FARC siguen presentes en el territorio. Foto: losirreverentes.com</span></span></span></p><p>Los diversos problemas sociales que se dan en la frontera entre Ecuador y Colombia ocasionan situaciones complejas que afectan e involucran a una población vulnerable. </p><p>La historia de los últimos 30 años y los cambios económicos, sociales y políticos ocurridos recientemente en Ecuador y Colombia suponen una mayor complejidad a la hora de entender los nuevos escenarios que se han generado, aunque los actores sigan siendo prácticamente los mismos.</p> <p>No hay duda que los que más sufren siguen siendo las poblaciones locales que ven violentadas de forma permanente sus derechos humanos más básicos y ven también sacrificada la verdad, la justicia y la razón, lo que da paso al miedo, la desconfianza y el silencio.</p> <p>La historia reciente de esta frontera colombo ecuatoriana, caliente y a la vez abandonada, permite reconstruir cómo se ha llegado a la situación actual.</p> <h3><strong>La frontera en los años 90</strong> </h3> <p>La situación en la frontera norte del Ecuador en los años 90 estaba marcada por la violencia que generaban los diversos grupos en conflicto: </p><ol><li>Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).</li><li>Las fuerzas armadas colombianas: Policía y Ejército.</li><li>Los grupos paramilitares, las llamadas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).</li><li>Los cárteles y grupos ligados al narcotráfico y la droga.</li></ol> <p><strong><em>¿Qué tipo de relaciones mantenían estos grupos y cuáles eran sus espacios de poder?</em></strong></p> <p>Ciertamente las AUC y las fuerzas armadas colombianas mantenían una alianza fáctica, jamás reconocida formalmente. Las fuerzas paramilitares sembraban el terror en las comunidades campesinas e indígenas por su brutalidad y las matanzas indiscriminadas que realizaban. Igualmente mantenían una cercanía y alianza con los cárteles de la droga.</p><p class="mag-quote-center">Las FARC dominaban la mayor parte de la frontera correspondiente a las provincias de Sucumbíos y de Esmeraldas. En la frontera con Carchi, el ejército colombiano controlaba los principales pasos fronterizos.</p> <p>El Ejército y Policía colombianos no tenían una presencia permanente en amplias zonas de la frontera. De forma esporádica organizaban incursiones terrestres, pero no permanecían en el territorio. Sus acciones eran más bien aéreas.</p> <p>Las FARC dominaban la mayor parte de la frontera correspondiente a las provincias de Sucumbíos y de Esmeraldas. En la frontera con Carchi, el ejército colombiano controlaba los principales pasos fronterizos. Las FARC mantenían una estructura casi estatal en sus zonas de dominio.</p> <p>Los únicos que les disputaban territorio a las FARC eran los narcotraficantes y, ocasionalmente, los grupos paramilitares y el ejército. La relación de las FARC con los narcotraficantes fue evolucionando con el paso de los años. </p><p>En un inicio, dependiendo de la zona y del equilibrio de fuerzas, narcotraficantes y FARC coexistían cuando ninguno de los dos lograba imponerse; pero donde uno de los grupos lograba el dominio, expulsaba al otro.</p> <p>Las FARC siempre defendieron a los productores de coca, pero en la medida en que la presión de sus adversarios se hizo más fuerte y tuvieron que acceder a recursos cada vez más escasos, se iniciaron en el procesamiento y comercialización de la cocaína, lo que les valió la acusación de haberse convertido en una “narco-guerrilla”.</p> <h3>El punto de inflexión: el Plan Colombia</h3> <p>El punto de inflexión se produce con la implementación del llamado Plan Colombia, creado por iniciativa del presidente colombiano Andrés Pastrana, en alianza con los Estados Unidos, que entre los años 2000 y 2005 recibió un financiamiento de 7.853 millones de dólares. </p><p>Aunque se camufló con algunos componentes sociales, no hay duda de que se trataba de un plan militar contra el narcotráfico y los grupos insurgentes, aspecto éste que se fortaleció con la llegada al poder de Álvaro Uribe (2002-2010).</p> <p>Las consecuencias para la frontera norte de Ecuador fueron inmediatas:</p><p>- Un recrudecimiento de la violencia. En los primeros meses del año 2000, los militares y las AUC sembraron el terror en las riberas del río San Miguel y en Mataje. Familias enteras fueron exterminadas sin que nunca se supiera el número de personas asesinadas.</p><p>- Un incremento del número de refugiados. En 6 meses llegaron a la ciudad de Lago Agrio 2.300 personas censadas (se estima que al menos otras 1.000 no se registraron), que fueron alojadas en refugios preparados a la carrera. La llegada constante de personas refugiadas se mantuvo durante casi un año.</p><p>- El desplazamiento de poblaciones ecuatorianas cercanas a la frontera: en la provincia de Sucumbíos varias comunidades cofánes, quichua y shuar tuvieron que abandonar temporalmente sus territorios. </p><p>En 2005, se dio el éxodo de casi toda la población de la parroquia de Mataje, cantón San Lorenzo, poco después del asesinato múltiple del presidente de la junta parroquial de Mataje, dos de sus hijos y seis de sus guardaespaldas. Al parecer fue un ajuste de cuentas del narcotráfico.</p><p>- Junto a los refugiados llegaron también personas pertenecientes a grupos violentos que buscaban saldar cuentas en territorio ecuatoriano. Durante los meses de mayor violencia se produjeron una media de 3 crímenes semanales. Prácticamente todos quedaron impunes. En honor a la verdad hay que decir que una parte importante fue causada por delincuentes ecuatorianos.</p><p>- Las fumigaciones con glifosato de los cultivos de coca en Colombia traspasaron los límites fronterizos y causaron serios problemas a la producción y a la salud de las personas en territorio ecuatoriano.</p><p>- Los diversos grupos insurgentes, paramilitares y guerrilla, captaron para sus filas a adolescentes y jóvenes ecuatorianos.</p><p class="mag-quote-center">La frontera de Ecuador pasó de ser zona de tránsito de la droga e incluso se inició un lugar de producción y procesamiento en territorio ecuatoriano.</p><p>- Las personas de las provincias de Sucumbíos, Orellana y Esmeraldas, que tenían como uno de sus medios de vida la recogida de la coca en Colombia, se vieron impedidos de hacerlo. Las FARC avisaron que ya no se podía pasar y mataron a 5 personas que lo intentaron.</p><p>- Finalmente, la frontera de Ecuador pasó de ser zona de tránsito de la droga e incluso se inició un lugar de producción y procesamiento en territorio ecuatoriano, aunque esto pudo ser controlado casi totalmente por la rápida intervención de las Fuerzas Armadas del Ecuador.</p> <h3>Los resultados de la lucha contra el narcotráfico y los grupos insurgentes</h3> <p>No hay duda de que la muerte de Manuel Marulanda y Raúl Reyes como resultado de las acciones de las Fuerzas Armadas de Colombia con la ayuda de Estados Unidos debilitó a las FARC. </p><p>El reemplazante Guillermo León, alias Alonso Cano, ya no tuvo la fuerza de sus antecesores. Los golpes dados por el ejército como la Operación Jaque, en julio de 2008, que llevó al rescate de Ingrid Betancourt y 14 secuestrados más, entre ellos 3 norteamericanos, fueron un claro indicio de la debilidad de la guerrilla.</p> <p>Después de estos hechos, el guerrillero más señalado fue el comandante del frente oriental Víctor Julio Suárez, alias Jorge Briceño, más conocido como el Mono Jojoy, al que mataron las fuerzas armadas el 22 de septiembre de 2010.</p> <p>La brutalidad de las acciones del ejército colombiano y sus oficiales, que eran recompensados de acuerdo al número de guerrilleros muertos, dio lugar a lo que se conoce como los <em>falsos positivos</em> – es decir, el asesinato de civiles inocentes acusados de ser miembros de la guerrilla.</p> <p>Por otra parte, el desmantelamiento de los grandes cárteles de la droga de Medellín y Cali dio lugar al ingreso y alianza con los narcotraficantes mexicanos, que pasaron a operar en la frontera colombo ecuatoriana.</p> <h3><strong>Los principales actores hoy en la frontera norte</strong></h3> <p>Aunque con distintos nombres y sin pertenecer a las estructuras anteriores, los actores siguen siendo los mismos:</p> <ol><li>Los grupos paramilitares que siguen defendiendo los intereses de narcotraficantes y hacendados, aunque ya no existen las AUC.</li><li>Los grupos disidentes de las FARC, ahora grupos delincuenciales ligados también al narcotráfico.</li><li>Los narcotraficantes colombianos aliados con los cárteles mexicanos.</li><li>Las fuerzas armadas (ejército y policía) de Ecuador y Colombia.</li><li>Los Estados de ambos países.</li></ol> <p>Un nuevo actor son los mineros ilegales que intervienen tanto en Imbabura, Carchi, Esmeraldas como en Sucumbíos, generando problemas a las poblaciones locales. Las principales víctimas siguen siendo las poblaciones locales tanto de Colombia como de Ecuador.</p> <h3><strong>Un cambio de estrategia con gravísimas consecuencias</strong></h3> <p>Con la llegada al poder del presidente Lenín Moreno se da un cambio de estrategia por parte del gobierno ecuatoriano: si durante años Ecuador había mantenido el principio de no intervenir en los problemas internos de Colombia y de no participar en la cruzada antiterrorista de Uribe y Santos, ahora el gobierno ecuatoriano se ha comprometido a colaborar en el control de los grupos violentos.</p><p class="mag-quote-center">El 26 de marzo, tres periodistas del diario&nbsp;<em>El Comercio</em>&nbsp;desaparecían en Mataje. Tras varios días de incertidumbre y la publicación en Colombia de unas fotografías que presuntamente mostraban a los cuerpos sin vida de los periodistas, el 13 de abril el presidente Moreno confirmaba su muerte.</p> <p>El 15 de febrero del presente año, en la ciudad de Pereira, los presidentes Santos y Moreno firmaron un acuerdo para fortalecer el resguardo del cordón fronterizo, definiendo estrategias conjuntas contra el narcotráfico, el crimen organizado, los grupos armados y los disidentes de la extinta guerrilla de las FARC.</p> <p>Este acuerdo, que se venía gestando desde hace meses, ha dado lugar a hechos recientes de violencia, atentados y muertes en Ecuador.</p> <h3><strong>Hechos recientes</strong></h3> <p>En diciembre de 2017, la policía de Ecuador detuvo a un lugarteniente y dos cómplices de Walter Patricio Artizala, alias Guacho, ecuatoriano originario de Limones ligado a las FARC desde 2007, que se supone que es el comandante del Frente Olivier Sinisterra.</p> <p>El 27 de enero de 2018, explotaba una bomba junto al cuartel de policía de San Lorenzo destruyendo el cuartel y otras 37 casas vecinas. Hubo 28 heridos leves y 576 personas tuvieron que abandonar sus viviendas. Según los testimonios, antes del hecho hubo un aviso a la población de que saliera de sus casas.</p> <p>Este atentado, atribuido a Guacho, marca un hito en la historia de los atentados en Ecuador. Hasta entonces, estos casos sólo se daban en Colombia.</p> <p>Pocos días después, estallaba una bomba en un carro de la policía. Por este hecho fue detenido un colombiano.</p> <p>&nbsp;- El 17 de febrero, una patrulla del ejército ecuatoriano era atacada cerca de Mataje.</p> <p>&nbsp;- El 18 de marzo, dos militares ecuatorianos que patrullaban cerca de la frontera fueron atacados y heridos.</p> <p>&nbsp;- El 19 de marzo, un explosivo ubicado al lado de la vía Mataje mataba a tres infantes de marina y dejaba heridos a otros once, uno de los cuales falleció a los pocos días. Se trataba de una “bomba trampa” cargada con metralla. Desde el atentado de 1996, cuando las FARC habían emboscado a una patrulla del ejército ecuatoriano en el río Putumayo (Sucumbíos, a la frontera con Colombia) no había habido militares ecuatorianos muertos en ataques de los grupos insurgentes.</p> <p>&nbsp;- El 26 de marzo, tres periodistas del diario <em>El Comercio</em> desaparecían en Mataje. El 3 de abril, la cadena colombiana RCN difundía un video que contenía evidencia de que estaban vivos. El gobierno ecuatoriano, ante la presión de familiares, amigos y la sociedad en general, manifestó su intención de hacer todo lo posible por lograr su liberación. Tras varios días de incertidumbre y la publicación en Colombia de unas fotografías que presuntamente mostraban a los cuerpos sin vida de los periodistas, el 13 de abril el presidente Moreno confirmaba su muerte. </p> <p>&nbsp;- En la madrugada del 4 de abril, explotaban varias bombas cerca de la población de Viche en torres eléctricas y cerca del puente de la población. No hubo desgracias que lamentar.</p> <p>&nbsp;- En días siguientes, se recibieron amenazas de bomba en distintos lugares del país: Santo Domingo de los Tsáchilas, Quito y Guayaquil, entre otros. La mayor parte resultaron falsas. Pero la sicosis se apoderó del país y circularon noticias falsas de la presencia de Guacho en los lugares más peregrinos.</p><p class="mag-quote-center">Por la situación de violencia, la población de Mataje ha tenido que abandonar sus hogares en diversas ocasiones. El 22 de marzo, el diario&nbsp;<em>El Telégrafo</em>&nbsp;informaba que el 60% de los habitantes había dejado sus viviendas.</p> <p>&nbsp;- El 16 de abril, el Ministro del Interior informaba del secuestro de dos ecuatorianos, que supuestamente se habían dirigido a la población colombiana de Puerto Rico a cobrar una deuda. El Ministerio del Interior había recibido un video en el que los secuestrados pedían ayuda al gobierno. El caso tuvo mucho menos repercusión mediática que el secuestro de los periodistas y el gobierno declaró que no negociaría su liberación. El 3 de julio se confirmó que se habían encontrado los cuerpos de dos secuestrados.</p> <p>Por la situación de violencia, la población de Mataje ha tenido que abandonar sus hogares en diversas ocasiones. El 22 de marzo, el diario <em>El Telégrafo</em> informaba que el 60% de los habitantes había dejado sus viviendas. En abril y mayo se produjeron nuevos éxodos, dejando a Mataje casi como un pueblo fantasma.</p> <p>Durante todo este tiempo, los ministerios de Defensa, del Interior y de Relaciones Exteriores de Ecuador han informado de diversas aprensiones de cómplices y colaboradores de Guacho, de la muerte de tres disidentes de las FARC por parte del Ejército colombiano y la captura, el 17 de julio, de la persona que secuestró a los periodistas asesinados, alias Cherry.</p> <p>Pero lo que está claro es que el gobierno ecuatoriano no estaba preparado para los acontecimientos y los hechos de violencia que se han suscitado. </p> <h3><strong>Las políticas implementadas por el gobierno ecuatoriano</strong></h3> <p>Las políticas implementadas por el gobierno ecuatoriano se insertan plenamente en la lucha contra el narcotráfico y los movimientos insurgentes de Colombia desde el famoso Plan Colombia. </p><p>Cuesta creer que no haya influido en la toma de decisiones el nuevo clima de cooperación en las relaciones de Ecuador con los Estados Unidos.</p> <p>Una de estas políticas ha sido la propaganda. De forma sistemática, se ha ocultado información y la prensa formal, hablada y escrita, no ha insistido en hacer sangre respecto a las contradicciones en el manejo de los secuestros. </p><p>Por otra parte, se ha culpado al gobierno anterior de haber descuidado las fronteras, de dejar que los narcotraficantes e insurgentes camparan a sus anchas y de haber construido el puente binacional de Mataje - cuando la realidad es que hubo una clara política de no intervenir en el conflicto colombiano y que la construcción del puente fue un acuerdo entre los dos países.</p> <p>La respuesta en el terreno ha sido fundamentalmente militar. Se han incrementado los efectivos de policía nacional y ejército y se ha establecido un mando conjunto para una intervención coordinada y complementaria en la frontera compartida con Colombia para desarrollar un trabajo integral para la defensa de la soberanía e integridad territorial.</p> <p>El 18 de junio, Lenín Moreno presentó en Esmeraldas el Plan para la Defensa y Seguridad para la Frontera Norte. Un dato a tener en cuenta es que Ecuador incrementó notablemente su presupuesto militar ya en 2017, pasando de 345 a 1.565 millones de dólares.</p> <p>Como medida social, se ha reactivado de nuevo el Plan Ecuador que instituyó en su día Rafael Correa.</p> <h3><strong>Perspectivas</strong></h3> <p>La situación actual en la frontera norte es consecuencia de los procesos que se han vivido desde hace años. La situación de violencia generada por los diversos grupos y actividades ilegales se mantiene. Aunque se hayan desmovilizado las AUC y las FARC, los cárteles colombianos han entrado en alianza con las mafias mexicanas.</p> <p>El gran cambio ha sido la nueva estrategia de Ecuador que, de abstenerse a entrar en el conflicto colombiano, se ha comprometido ahora activamente en la tradicional lucha de este país contra el narcotráfico y los grupos insurgentes. </p><p>El problema es que Ecuador no está preparado para este tipo de conflictos y que, en estas circunstancias, se sabe cómo comienzan las cosas pero no cómo y cuándo terminarán.</p> <p>El presidente electo de Colombia, Iván Duque, ha señalado que se deben corregir los acuerdos de paz firmados en 2016, lo que no augura nada bueno. Quizás Ecuador debería replantearse su política de cooperación, máxime cuando se sabe que la solución militar no es la mejor, especialmente para la población local. </p><p>Y desde la sociedad civil hay que fortalecer el tejido social para evitar que el conflicto destruya las relaciones y cree mayores problemas a los hombres y mujeres que habitan la frontera.</p> <p class="blockquote-new">Este artículo, que recoge fragmentos del informe <em>Una frontera caliente y abandonada: breve informe sobre la situación de la frontera norte</em>, CEP, Quito, 2018, fue publicado previamente por <a href="https://lalineadefuego.info/2018/07/31/una-frontera-caliente-y-abandonada-por-xabier-villaverde/"><em>Lalineadefuego</em>.</a></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gerard-coffey/elecciones-en-ecuador-cambio-o-descanso">Ecuador después de Correa: ¿cambio o relajación?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/punto-2-de-la-agenda-participaci-n-pol-tica">Las FARC y su inclusión en procesos políticos: una cuestión muy compleja</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/francesc-badia-i-dalmases-jonatan-rodr-guez/pesar-de-tantas-polarizaciones-y-menti">Colombia ante la posibilidad de modernizar su democracia</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> <div class="field-item even"> Ecuador </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Ecuador Colombia Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Xabier Villaverde Mon, 10 Sep 2018 10:37:04 +0000 Xabier Villaverde 119604 at https://www.opendemocracy.net Y ahora que sí nos ven: el aborto en la Argentina será ley https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/cels-center-for-legal-and-social-studies/y-ahora-que-si-nos-ven-el-aborto-en-la-ar <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Argentina se encamina hacia la legalización del aborto temprano y los dos millones de personas que salieron a reclamar en las calles dan la sensación de que el triunfo es una cuestión de tiempo. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/centro-de-estudios-legales-y-sociales-cels/now-they-see-us-abortion-in-argentina-w">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/pañuelazo_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/pañuelazo_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="259" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Pañuelazo en Santa Fe, Argentina. Wikimedia Commons.</span></span></span><span>Este artículo fue publicado originalmente en portugués en Nexo Jornal y se puede leer </span><a href="https://www.nexojornal.com.br/ensaio/2018/E-agora-que-sim-nos-veem-o-aborto-na-Argentina-ser%C3%A1-lei">aquí</a></p><p>La Argentina se encamina hacia la despenalización y la legalización del aborto temprano. Si bien el Senado rechazó aprobar el proyecto que vino de Diputados, los dos millones de personas que salieron a reclamar en las calles la aprobación y que sostuvieron a lo largo de cinco meses la visibilidad del debate, dan la sensación de que el triunfo es una cuestión de tiempo. </p><p>Este año el país ocupó tapas de diarios internacionales por la osadía de ser uno de los pocos países de Latinoamérica en abordar en el Congreso la posibilidad de la interrupción voluntaria del embarazo. </p><p>Solo Cuba, Uruguay, Guyana, Guyana Francesa y Puerto Rico reconocieron ese derecho, junto con la ciudad de México.&nbsp;</p> <p>Aunque las fotos desbordantes de las dos vigilias, la primera en la larga noche del 13 de junio cuando finalmente a la mañana siguiente el proyecto logró la media sanción de la Cámara de Diputados, y la otra, hace pocos días, el 8 de agosto, cuando se trató en la Cámara de Senadores, pueden dar la idea de un movimiento nuevo, lo cierto es que el proceso fue largo y pueden marcarse hitos fundantes. </p><p>La Comisión por el Derecho al Aborto se fundó en 1988 y las integrantes apenas llegaban a ser una decena. Entre ellas estaban Dora Coledesky y Laura Bonaparte, referente histórica de Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora.</p><p class="mag-quote-center">En una de las reuniones, mujeres de distintos países decidieron que el 28 de septiembre sería el Día de la Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina.</p><p>La Comisión muestra la confluencia entre la lucha por los derechos humanos y el feminismo a poco tiempo de la recuperación democrática en el país.&nbsp;</p> <p>Otro momento significativo para la región fue el Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe que se realizó en San Bernardo en 1990. </p><p>En una de las reuniones, mujeres de distintos países debatieron sobre la interrupción voluntaria del embarazo y decidieron que el 28 de septiembre sería el Día de la Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto en América Latina. </p><p>La fecha es significativa y fue propuesta por un grupo de brasileñas ya que se conmemoraba en Brasil la “libertad de vientres”, sancionada en 1888. Ese acontecimiento fue tomado como símbolo de soberanía de los cuerpos: “Libertad de vientres. Libertad de esclavos. Legalización del aborto. Libertad de la mujer para decidir”. </p><p>La historia de la lucha por el aborto en la Argentina y su carácter internacionalista puede leerse en el libro de la activista feminista queer Mabel Bellucci, <em>Historia de una desobediencia. Aborto y feminismo</em>.</p> <p>La Comisión presentó en 1992 por primera vez un proyecto de anticoncepción y aborto. La estrategia fue comenzar a sacar a la luz los problemas que implicaba la penalización y mostrar la legalidad que ya había en otros países en una época no muy lejana pero en la que la información circulaba de manera restringida en los medios de comunicación. </p><p>Ese proyecto fue el antecedente del que presentaron en 2007 ya como Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, con el lema “Educación sexual para decidir. Anticonceptivos para no abortar. Aborto Legal para no morir”.</p><p class="mag-quote-center">En 2015, la movilización en torno de la consigna "Ni Una Menos” potenció la vitalidad y el crecimiento del movimiento feminista, que cambió la agenda pública en el país.</p> <p>A pesar de este bagaje y la tenacidad del activismo feminista, hasta hace poco las perspectivas de legalizar el aborto en la Argentina parecían sombrías. En 2015, la movilización en torno de la consigna "Ni Una Menos” potenció la vitalidad y el crecimiento del movimiento feminista, que cambió la agenda pública en el país. </p><p>El Encuentro Nacional de Mujeres, que se realiza cada año desde 1986, duplicó su convocatoria desde ese año. La Campaña por el Derecho al Aborto también se nutrió de nuevos apoyos: de alrededor de 300 organizaciones adherentes, hoy supera las 500. </p><p>El CELS es uno de los organismos de derechos humanos que integra la Campaña. De las legiones de activistas participan cientos de miles de jóvenes de colegios secundarios de todo el país, que impusieron su derecho a decidir y lo defendieron por derecho propio, hasta las “viejas” referentes convertidas en rockstars.</p> <p>Este año, la presión de las crecientes movilizaciones callejeras en torno de los derechos de las mujeres, lesbianas, travestis y trans hizo que el presidente Mauricio Macri enviara señales políticas de que el debate podía avanzar en el Congreso. </p><p>La Campaña presentó por séptima vez su proyecto de ley, acompañada por miles de activistas que llevaban el pañuelo verde, símbolo de la Campaña y de la lucha por la libertad y la autonomía de nuestros cuerpos. </p><p>Lo que parecía un reclamo utópico frente a la permanente alianza entre las iglesias cristianas y católicas y sectores del Estado, empezó a hacerse realidad. </p><p>La lucha por este derecho tiene décadas, pero las grandes demostraciones de los feminismos dan sentido a lo que se canta en las calles del país: “Ahora que sí nos ven”.</p><p class="mag-quote-center">El debate en el Congreso mostró también que la sociedad va más adelante que muchos de sus mandatarios.&nbsp;</p><p>Y la toma de conciencia de la desigualdad cultural y legal en la que se encuentran las mujeres y los varones trans respecto de su propia soberanía también tuvo eco en las alianzas transversales interpartidarias que se dieron tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores, con estrategias compartidas por representantes que en otras agendas están en las antípodas.</p> <p>El debate en el Congreso mostró también que la sociedad va más adelante que muchos de sus mandatarios. El principal obstáculo en ambas Cámaras fue la tensión entre las creencias personales y las responsabilidades públicas de las y los diputados y senadores. </p><p>Asistimos a la reedición de estrategias antiderecho que pueden verse en toda América Latina; podemos enumerar algunas: el uso espurio del derecho internacional de los derechos humanos para hacerle decir lo que no dice, la justificación del rechazo fundada en un saber “científico” -hay vida desde la concepción- para ocultar argumentos de fe; una defensa nacionalista frente a disparatados “intereses extranjeros”; la supuesta y falsa injerencia de la Nación en el ordenamiento provincial; el alto impacto de los costos en los sistemas sanitarios, a pesar de la evidencia contraria.</p> <p>El proceso dejó a la vista las obligaciones incumplidas del Estado y los permanentes llamados de atención de organismos internacionales. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió a la Argentina que revise la legislación que resulta discriminatoria, como la penalización del aborto y la falta de acceso a la salud de las mujeres que deciden interrumpir sus embarazos. </p><p>En un sentido similar se pronunciaron en el ámbito de la ONU, el Grupo de Trabajo sobre la discriminación contra la mujer, el Comité que evalúa la implementación de la Convención sobre los Derechos del Niño, el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y el Comité de Derechos Humanos.</p> <p>A pesar de que la Cámara de Senadores rechazó el proyecto, no hay retrocesos, sino saldos culturales, organizativos y legislativos. De los siete proyectos que presentó la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal desde 2007, recién en 2014 se trató en una comisión legislativa y no obtuvo dictamen.</p><p class="mag-quote-center">El Congreso venía siendo refractario a abordar el tema y prefería ser negacionista y mantenerse ausente a la hora de abordar el aborto como un problema de salud pública.&nbsp;</p><p>El Congreso venía siendo refractario a abordar el tema y junto con el resto de los poderes del Estado prefería ser negacionista y mantenerse ausente a la hora de abordar el aborto como un problema de salud pública. Este año, por primera vez tomó estado parlamentario y logró una media sanción. </p><p>En las audiencias públicas en ambas Cámaras, transmitidas en vivo, con amplia cobertura de prensa, la sociedad pudo escuchar a más de mil especialistas de distintas disciplinas. De allí salió un amplio consenso contra la penalización de las mujeres y varones trans que abortan y es esperable que tenga impacto en la política penal. </p><p>El activismo intergeneracional, heterogéneo y confluyente alrededor de una agenda en común no parece tener marea baja. Cada país de América Latina siguió el debate como si fuera propio, por los lazos internacionalistas del activismo feminista y los efectos que el avance de derechos tiene para la región.</p><p> La ola verde sigue creciendo y organizándose para conquistar su derecho. Nuestro próximo paso será ley.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/manoela-miklos-lena-lavinas/el-eterno-tema-del-aborto-en-brasil">Aborto en Brasil: la historia interminable </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/abortolegalya-en-argentina-lo-que-debes-saber-hoy">#AbortoLegalYa en Argentina: lo que debes saber hoy</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/diana-cariboni/c-mo-los-objetores-de-conciencia-amenazan-los-derechos-sobre-el-abo">Cómo los objetores de conciencia amenazan los derechos sobre el aborto recién conseguidos en Latinoamérica</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) Thu, 06 Sep 2018 11:34:42 +0000 Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) 119566 at https://www.opendemocracy.net El gobierno argentino y la Doctrina de Inseguridad Nacional https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/el-gobierno-argentino-y-la-doctrina-de-inseguridad-nacional <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El presidente argentino Mauricio Macri habilitó recientemente que las Fuerzas Armadas se involucren en tareas de seguridad interior. Su política responde a un cambio en las doctrinas militares internacionales promovidas por Estados Unidos. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/argentine-government-and-national-insecurity-doctrine">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/zonamilitar_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/zonamilitar_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Si en otro tiempo se pensaba en términos de la Doctrina de Seguridad Nacional, ahora se promueve la Doctrina de Inseguridad Nacional. </p><p>Según la nueva doctrina, los enemigos actuales son un entramado de actores interconectados que operan domésticamente como parte de una oscura acechanza global y, por lo tanto, se necesita de los militares y su poder de fuego para neutralizarlos y eliminarlos. La política, sin embargo, es completamente errónea.</p> <p>El 29 de mayo de 2018 y en el marco del Día del Ejército, el presidente argentino Mauricio Macri afirmó: “Necesitamos fuerzas armadas que dediquen mayores esfuerzos en colaboración con otras áreas del Estado, brindando apoyo logístico a las fuerzas de seguridad para cuidar a los argentinos frente a las amenazas y desafíos actuales”. </p><p>Casi dos meses después, el 23 de julio, Macri reiteró la existencia de diversos “desafíos y amenazas” en el siglo XXI y destacó que para ello era importante que las fuerzas armadas pudieran “colaborar con la seguridad interior”. </p><p>Ese mismo día se publicó en el Boletín Oficial el Decreto 683 que, en esencia, apunta en la dirección de habilitar la participación de los militares en cuestiones tales como la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.</p> <p>Quiero, en este contexto, concentrar el análisis en el término “amenazas” que el gobierno de Cambiemos aduce como asunto actual, trascendental y novedoso. ¿A qué parece apuntar ello? ¿En qué matriz interpretativa se puede inscribir esa referencia? ¿Qué vínculo podrían tener dicha expresión en el marco de las relaciones interamericanas?</p><p><span class="mag-quote-center">La eventual y definitiva confrontación este-oeste tenía unos protagonistas principales (Estados Unidos y Europa Occidental por un lado, y la Unión Soviética y Europa Oriental, por el otro), mientras que las fuerzas armadas de América Latina no eran contempladas como un actor decisivo en el hipotético combate directo contra la URSS.</span></p><p>A mi modo de ver, la respuesta a dichos interrogantes exige detenerse, inicialmente, en Estados Unidos y la llamada <em>grand strategy</em> como punto de partida y su evolución en el tiempo. Washington la ha ido modificando y actualizando. </p><p>Lo anterior conduce a reconocer el macro nivel global y la especificidad continental en los que se ha ido expresando la “gran estrategia” estadounidense.</p> <p>Durante la Guerra Fría, Washington desplegó, en el terreno inter-estatal, la estrategia de la contención. En aquel periodo era fundamental frenar la expansión de la Unión Soviética (URSS) y, de ser factible, revertir tanto su proyección de poder en la periferia (en clave de época, el Tercer Mundo) como la afirmación de su área de influencia (esto es, Europa Oriental). </p><p>En el campo no estatal y, en particular, en las naciones periféricas, Washington recurrió –de modo directo o indirecto– a la contrainsurgencia. </p><p>Se trataba de una modalidad de confrontación destinada a socavar la legitimidad del oponente armado (por ejemplo, los grupos guerrilleros y los movimientos de liberación nacional), interrumpir el acceso a recursos para impedirles librar su lucha, debilitar las oportunidades políticas del adversario y lograr adhesión social (por ejemplo, en áreas rurales y centros urbanos).</p> <p>La principal doctrina militar que primó fue la de la disuasión. Es decir, dejarle en claro a la URSS que los costos de atacar a Europa occidental y de usar armas nucleares contra Estados Unidos y sus aliados serían exorbitantes pues la respuesta de Washington sería aniquiladora.</p><p> La dinámica de la “destrucción mutua asegurada” subyacía a una doctrina que tenía su espejo en el mismo tipo de mensaje que Moscú le enviaba a Estados Unidos.</p> <p>La estrategia y la doctrina señaladas eran acompañadas en el terreno diplomático por el establecimiento de firmes alianzas político-militares. </p><p>La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca y el Tratado ANZUS (Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos) fueron, bajo la premisa de la bipolaridad, los acuerdos que aseguraban el mantenimiento de las zonas de influencia de Washington y su proyección internacional de poder.</p> <p>Ahora bien, en el ámbito latinoamericano la <em>grand strategy</em> estadounidense remitía a una doctrina subalterna. La eventual y definitiva confrontación este-oeste tenía unos protagonistas principales (Estados Unidos y Europa Occidental por un lado, y la Unión Soviética y Europa Oriental, por el otro), mientras que las fuerzas armadas de América Latina no eran contempladas como un actor decisivo en el hipotético combate directo contra la URSS. </p><p>El papel de los militares latinoamericanos era, en términos de la gran estrategia de Washington, prioritariamente doméstico: luchar y doblegar al “enemigo interno” –el “comunismo” local– que era concebido como la extensión en la región del expansionismo soviético.</p><p> En ese marco, la contrainsurgencia era, en lo doméstico, la estrategia principal de las Fuerzas Armadas. Para ello se contaba con el respaldo de Estados Unidos y, si fuera del caso, con su participación. Lo anterior se inscribía en una doctrina subalterna: la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN).</p> <p>En la inmediata postguerra fría se mantuvo, respecto a la estrategia, la contención tanto frente a un potencial resurgimiento de Rusia como ante el emergente poder de China. </p><p>Persistió la disuasión como doctrina en relación a contrapartes estatales, mientras que se recurrió a respuestas misilísticas contra actores no estatales en respuesta a actos terroristas contra intereses estadounidenses en el extranjero.</p><p class="mag-quote-center">La lógica subalterna que se ha ido consolidando en gran parte de América Latina en el marco de una redefinición de la&nbsp;<em>grand strategy</em>&nbsp;estadounidense ha sido la de las aludidas “nuevas amenazas”.</p><p>No hubo cambios diplomáticos en cuanto al sistema de alianzas: Washington tuvo un comportamiento internacional en el que combinó multilateralismo episódico y unilateralismo recurrente.</p> <p>En cuanto a la lógica subalterna, después del colapso soviético y del desmoronamiento del comunismo en Europa Oriental se produjo la configuración –en especial desde Estados Unidos- del denominado fenómeno de las “nuevas amenazas” (narcotráfico, terrorismo, crimen organizado, etc). </p><p>Se entiende que las mismas constituyen, en palabras de Marcelo Saín, “el conjunto de riesgos y situaciones conflictivas no tradicionales, esto es; no generadas por los conflictos interestatales derivados de diferendos limítrofes-territoriales o de competencia por el dominio estratégico”.</p> <p>Los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos fueron de enorme trascendencia e impacto y dieron paso a una redefinición de su <em>grand strategy</em>. En ese sentido, la nueva estrategia se orientó hacia la primacía. </p><p>Es decir, Washington no estaba (ni está) dispuesto a tolerar, ni en el campo militar ni el político, a ningún competidor internacional de igual talla (<em>peer competitor</em>), fuese este un viejo rival (Rusia) o un nuevo oponente (China). </p><p>No se trataba de un asunto de (buena o mala) voluntad o de ideología (conservadora o liberal) sino de un empuje derivado, en buena medida, de la elocuente disparidad de poder existente en el sistema mundial. </p><p>La estrategia de primacía suponía (y supone) que los intereses vitales estadounidense no estarían suficientemente protegidos con un esquema multilateral de reglas y acuerdos. </p><p>En cuanto a los actores no estatales, a la proverbial contra-insurgencia anteriormente mencionada se sumó el contra-terrorismo que se caracteriza por atacar militarmente a un oponente que se considera criminal y letal (por lo tanto, no sujeto a reconocimiento político) y por desplegar acciones coercitivas de distinto tipo sobre determinados grupos terroristas (preferentemente islámicos), sus eventuales aliados estatales, sus redes de sostén material y sus refugios.</p> <p>En cuanto a la doctrina, la disuasión continuó siendo la columna vertebral en materia militar. En el apogeo de lo que se presumía como una condición unipolar perdurable, Washington estaba encaminado hacia una política de preponderancia incuestionable. Una novedad posterior a los atentados de septiembre de 2001 fue la incorporación de la doctrina de la “guerra preventiva”. </p><p>La misma apunta a mostrar que Estados Unidos se arroga el poder de usar su poderío bélico contra un país, independientemente de que este se disponga a atacar de manera inminente a Estados Unidos y sin tener en cuenta la evidencia cierta para legitimar, al menos parcialmente, el recurso al instrumento militar en las relaciones internacionales.</p> <p>Asimismo, las alianzas sólidas del pasado (en tanto instrumentos diplomáticos de respaldo y compromiso político-militar) se superponen en unos casos y, en otros, se sustituyen por coaliciones ad hoc (las llamadas <em>coalitions of the willing</em>), lo que supone que sólo Washington fija la misión y luego establece la coalición para llevarlas a efecto (como ha ocurrido en Irak o contra el Estado islámico).</p> <p>Finalmente, la lógica subalterna que se ha ido consolidando en gran parte de América Latina en el marco de una redefinición de la <em>grand strategy</em> estadounidense ha sido la de las aludidas “nuevas amenazas”.</p><p class="mag-quote-center">El llamado del presidente argentino Mauricio Macri a que los militares se vinculen a la lucha contra las “amenazas y desafíos” se debe localizar en la dinámica de las “nuevas amenazas”.</p><p>Las mismas son múltiples, entrelazadas y letales. Esa proliferación de peligros entrecruzados se nutre de la ausencia y/o captura parcial del Estado y, en consecuencia, requieren de un rol activo de las fuerzas armadas para hacerle frente, borrando así las diferencias entre seguridad interna y defensa externa. </p><p>Eso remite a lo que llamo una Doctrina de Inseguridad Nacional en sustitución de la vieja DSN: los enemigos actuales son un entramado de actores interconectados que operan domésticamente como parte de una oscura acechanza global y, por lo tanto, se necesita de los militares y su poder de fuego para neutralizarlos y eliminarlos. </p><p>Complementariamente, y a nivel internacional, se trataría de involucrar a los militares ya no en las tradicionales misiones de paz de la Organización de las Naciones Unidas sino en acciones antiterroristas en las nuevas operaciones desplegadas por la misma ONU en, por ejemplo, algunos países de África.</p> <p>El llamado del presidente argentino Mauricio Macri a que los militares se vinculen a la lucha contra las “amenazas y desafíos” se debe localizar en la dinámica de las “nuevas amenazas” que, a su turno, se inscriben en los cambios ocurridos en las relaciones interamericanas. </p><p>Con ello no solo se afectaría un activo de la Argentina democrática en América Latina -esto es, la estricta separación entre defensa y seguridad interior- sino que se obstruiría la urgente necesidad de un debate nacional sobre qué política de defensa y qué fuerzas armadas necesita hoy el país. </p><p>Una gran mayoría de los que creemos en el valor y utilidad de aquella separación venimos planteando que tal debate es impostergable y que debe hacerse con argumentos serios, francos y frontales. Pero la postura en la materia del gobierno de Cambiemos conlleva a menos deliberación en torno a la defensa y a un mayor debilitamiento de las Fuerzas Armadas.</p> <p><em class="blockquote-new">Este artículo se publica en el marco de nuestra alianza editorial con Nueva Sociedad. Lea el original <a href="http://nuso.org/articulo/el-gobierno-argentino-y-la-doctrina-de-inseguridad-nacional/">aquí</a>.</em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/mat-as-bianchi/macri-y-el-p-ndulo-latinoamericano">Macri y el péndulo latinoamericano</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/griorgios-katsambekis-paula-blglieri/argentina-despu-s-del-kirchnerismo-la-derrota">Argentina después del kirchnerismo: la derrota del populismo y el proyecto contra-hegemónico de Macri</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/javier-lewkowicz/la-segunda-vuelta-en-argentina-promete-una-definici-n-por-penales"> Argentina promete una definición por penales</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina Civil society Conflict Culture Democracy and government International politics Juan Gabriel Tokatlian Thu, 06 Sep 2018 10:37:58 +0000 Juan Gabriel Tokatlian 119564 at https://www.opendemocracy.net #CrisisEnArgentina : lo que necesitas saber hoy https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/crisisenargentina-lo-que-necesitas-saber-hoy <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Argentina se enfrenta a una de las peores crisis económico-financieras de su historia reciente. El recuerdo de la brutal crisis del 2001-2002 y su famoso “corralito” (la gente no pudo disponer de su dinero libremente durante casi un año), tiene a todo un país en vilo. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/crisisenargentina-what-you-need-to-know-today">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-09-05 a la(s) 13.32.05.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-09-05 a la(s) 13.32.05.png" alt="" title="" width="460" height="318" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Argentina se enfrenta a una de las peores crisis económico-financieras de su historia reciente. El recuerdo de la brutal crisis del 2001-2002 y su famoso “corralito” (la gente no pudo disponer de su dinero libremente durante casi un año), tiene a todo un país en vilo.&nbsp;</p><p>Mientras tanto, el presidente Macri anunció un drástico ajuste fiscal que reduce casi la mitad de su gobierno. Esta es una de las medidas necesarias para facilitar la llegada de una ayuda del Fondo Monetario Internacional de 50.000 millones de dólares.&nbsp;</p><p>Mientras la especulación de los mercados se acelera, y la tasa de interés se dispara hasta el 60%, la gente endeudada no sabe cómo va a pagar sus obligaciones, y la estampida de los ahorradores hacia el dólar produjo una depreciación del peso argentino de hasta el 35% en los últimos tres meses. Su impacto social y económico deja a este país con una inflación desbocada y con muy poco margen de maniobra frente al desempleo y la pobreza.&nbsp;</p><p>La situación, que se ha considerado inclusive como una emergencia, tiene un contexto económico e histórico que te explicamos brevemente en 3 puntos:</p><p><strong>1. Argentina: una historia financiera compleja</strong></p><p>Con una moneda muy sobrevalorada, deuda denominada en dólares y altas tasas de inflación durante las últimas décadas, Argentina, un país inmenso con abundantes riquezas naturales, nunca aprovechó su bonanza económica. El gasto público no se conjugó con políticas de control del déficit, lo que se sumó a diversos factores negativos que gradualmente fueron acumulándose en su contra.&nbsp;&nbsp;</p><p>La caída de los precios de las materias primas en el mercado internacional, la devaluación del real brasileño, un enfriamiento de la disposición de capitales extranjeros a invertir en mercados emergentes y un dólar cada vez más fuerte cuando toda la deuda argentina es en dólares, han sido constantes que han puesto en diferentes momentos a este país en la cuerda floja.&nbsp;</p><p>Ahora, la reducción del déficit fiscal parece ser la única receta que el gobierno sabe aplicar, siguiendo los dictados del FMI. Habrá que ver cómo esto se complementa con unos mercados que desconfían de los efectos de este duro ajuste fiscal, que se unen a una prolongada desconfianza en el peso argentino.</p><p class="mag-quote-center">Su impacto social y económico deja a este país con una inflación desbocada y con muy poco margen de maniobra frente al desempleo y la pobreza.&nbsp;</p><p><strong>2. El peso argentino, en su peor momento</strong></p><p>La vida de los argentinos se encarece cada día. Con la segunda inflación más alta de la región, tras la hiperinflación que afecta a Venezuela y una devaluación de más del 35% de su moneda, esta crisis contiene todos los ingredientes para provocar una recesión profunda. La espiral imparable de incertidumbre aboca al país al incremento de la pobreza y el desempleo. Sin un freno real, es muy probable que la inflación y el déficit sigan aumentando, lo cual podría crear rápidamente grietas irreparables para la población con menos recursos, ya muy castigada por las crisis anteriores.</p><p class="mag-quote-center">&nbsp;La espiral imparable de incertidumbre aboca al país al incremento de la pobreza y el desempleo.</p><p><strong>3. El mayor préstamo al FMI de la historia</strong></p><p>Esta crisis cambiaria deja en manos de la asistencia financiera del FMI, y eventualmente de los mercados financiero internacionales, la estabilidad del país al mediano y largo plazo. Con el futuro hipotecado por un préstamo de 50 mil millones de dólares para los próximos tres años, la magnitud de la crisis de confianza en esta economía es incalculable y nadie sabe a ciencia cierta si esta medida realmente podrá sacar a este país de la recesión. La experiencia anterior con el FMI, que terminó en default (quiebra e impago), fue devastadora para la reputación económica del país.</p><p>La relación de dependencia con el FMI supone complejas negociaciones, que ponen en jaque el futuro a mediano plazo del país. A las medidas de ajuste y recorte que ordena esta institución para controlar el déficit, se unen reformas en temas estructurales como los sistemas de pensiones o limitaciones al aumento salarial que afectan poderosamente a los más débiles.</p><p class="mag-quote-center">Con el futuro hipotecado por un préstamo de 50 mil millones de dólares, la magnitud de la crisis de confianza en esta economía es incalculable.&nbsp;</p><p>No es la primera vez que vemos a Argentina en esta situación. Esta sociedad ha tenido que lidiar históricamente con fuertes reveses económicos y superar tremendas revueltas como la provocada por el corralito en el 2001-2002, en el que la población argentina no pudo disponer de sus ahorros o dinero libremente, creando una inestabilidad social, económica y política sin precedentes.&nbsp;</p><p>Mientras el fantasma de esta crisis ronda la Argentina y amenaza con contagiar a otros países de la región, el impacto en la vida cotidiana de los ciudadanos sigue siendo el efecto más devastador, en un país que se acostumbró a vivir en medio de la incertidumbre económica, la desconfianza en las instituciones políticas y financieras, y con terror hacia el FMI.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina crisis económica peso argentino FMI DemocraciaAbierta Wed, 05 Sep 2018 16:38:04 +0000 DemocraciaAbierta 119554 at https://www.opendemocracy.net La marea (no tan) rosa de Ecuador: una Revolución Ciudadana contra los ciudadanos https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/grace-jaramillo-manuela-picq/la-marea-no-tan-rosa-de-ecuador-una-revoluci-n-ciudad <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La Revolución Ciudadana ha fortalecido al Estado en detrimento de la población y su autoritarismo ha legitimado a la derecha política. Hoy, pocos son los que se atreven a identificarse con la izquierda. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/grace-jaramillo-manuela-picq/ecuador-s-not-so-pink-tide-citizen-s-revolution-again">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Noveno_encuentro_presidencial_Ecuador_-_Venezuela_(5809128121)_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Noveno_encuentro_presidencial_Ecuador_-_Venezuela_(5809128121)_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="308" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Encuentro entre expresidente venezolano Hugo Chávez y Rafael Correa. Wikimedia Commons.</span></span></span></p><p>Rafael Correa, el presidente de Ecuador, era un icono de la marea rosa latinoamericana. Este autoproclamado socialista era un ferviente defensor de la Revolución Bolivariana y un firme aliado del presidente de Venezuela, Hugo Chávez. </p><p>Los ejes de su programa de gobierno, al que llamó "Revolución Ciudadana", eran la justicia social y el desarrollo. Pero la Revolución tenía los ojos puestos en el petróleo y se agrió pronto.</p> <p>El comienzo fue prometedor. Correa salió elegido en 2006, fue reelegido en 2009 tras una reforma constitucional y fue elegido por tercera vez en 2013. </p><p>Su partido, Alianza País, consiguió un fuerte apoyo electoral, obtuvo la mayoría en el Congreso y se benefició de la mayor y más rentable bonanza petrolera de la historia de Ecuador. Pero la marea rosa no resultó tan rosa como se esperaba. Se extendió la censura, se restringieron los derechos laborales y se criminalizó la protesta social.&nbsp;</p> <h3><strong>Una marea rosa autoritaria</strong></h3> <p>La relación de la Revolución Ciudadana con los medios de comunicación no fue una relación amigable. Correa atacó a periodistas, los llevó ante los tribunales y forzó su despido. </p><p>Hubo periodistas de investigación que se enfrentaron a demandas de millones de dólares por denunciar la corrupción, se demandó a periódicos por sus editoriales y se llevó a dibujantes ante los tribunales acusados de ejercer un humor "inexacto".&nbsp;</p> <p>El giro autoritario se tradujo en represión de cualquier tipo de oposición al gobierno. La represión de una pequeña protesta en Dayuma, Amazonía, en 2008 fue un presagio de lo que vendría con posterioridad. </p><p>Entre los casos más infames cabe señalar el de los Diez de Luluncoto: el encarcelamiento de diez estudiantes universitarios durante más de un año con acusaciones inventadas de sabotaje por defender los derechos de la naturaleza (aportando nada menos que un libro del Che Guevara como prueba). </p><p>Otro caso es de los Seis de Cotopaxi, un grupo de profesores y gestores universitarios encarcelados por defender la autonomía académica. Y en la escuela secundaria pública de Mejía, en Quito, las demandas de los estudiantes se toparon con una brutal intervención policial, con presencia de tanques y casos de tortura dentro de la escuela.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">La defensa del derecho a la tierra y el agua fue calificado de terrorismo. El líder Shuar Pepe Acacho y Pedro Mashiant fueron condenados a 12 años de cárcel por "terrorismo organizado" tras encabezar protestas pacíficas contra la Ley de Aguas de 2009.&nbsp;</p> <p>La defensa del derecho a la tierra y el agua fue calificado de terrorismo. El líder Shuar Pepe Acacho y Pedro Mashiant fueron condenados a 12 años de cárcel por "terrorismo organizado" tras encabezar protestas pacíficas contra la Ley de Aguas de 2009.</p><p> Carlos (Yaku) Pérez Guartambel fue encarcelado en 2010 por terrorismo "altruista" por defender el derecho al agua contra la minería de oro en Kimsakocha. En 2014, el activista Javier Ramírez fue arrestado ilegalmente y luego sentenciado a 10 meses de cárcel con acusaciones ambíguas de rebelión, sabotaje y terrorismo por oponerse a un proyecto minero de propiedad estatal en Intag.&nbsp;</p> <p>En 2013, el Decreto 16 le dio otra vuelta de tuerca al ahogo de la sociedad civil. Prohibía a las organizaciones implicadas en "actividades políticas" recibir cualquier tipo de financiamiento internacional - una medida dirigida a cortar los apoyos a las organizaciones indígenas y medioambientales.</p><p> Obligaba a todas las organizaciones sin ánimo de lucro a registrarse oficialmente con las autoridades y exigía la supervisión de su administración por parte de un delegado gubernamental. </p><p>El Decreto 16 fue utilizado para disolver organizaciones como la Pachamama, una ONG que llevaba 15 años trabajando en la Amazonía, y la histórica Unión Nacional de Educadores, fundada en 1944.</p> <p>En Ecuador fue posible el autoritarismo porque Correa se adueñó del poder judicial. La Revolución adaptó la judicatura a sus necesidades con la creación del Consejo Judicial, un mecanismo supuestamente independiente que Correa administró de facto. </p><p>A partir de 2011, un proceso de "reestructuración" de los tribunales se saldó con despidos de jueces en ejercicio, muchos de ellos acusados de "errores inexcusables", y nombramientos arbitrarios de nuevos jueces.&nbsp;</p> <p>El partido de Correa gozaba de una holgada mayoría en el Congreso. A menudo gobernó por decreto, como por ejemplo cuando la creación del infame Secretariado Nacional de Inteligencia, SENAIN (2009-2108), que sería acusado de espiar, vigilar y perseguir a opositores políticos, periodistas y activistas. </p><p>Correa controlaba también el Consejo Electoral Nacional de Ecuador (CNE), repetidamente acusado de fraude, de falta de transparencia y de impedir la presentación de opositores políticos a las elecciones. En el emblemático caso Yasuní, en 2014, al CNE se le acusó de invalidar cientos de miles de firmas para impedir un referéndum popular para detener la extracción de petróleo en la Reserva Natural amazónica de Yasuní.</p> <p>En total, se llegaron a criminalizar unos 850 activistas bajo el régimen de Correa y los opositores políticos sufrieron una persecución implacable. </p><p>Un congresista del partido indígena Pachakutik tuvo que hacer frente a una orden de arresto por "insultar" al presidente (y se pasó un año en paradero desconocido), otra congresista recibió una paliza a las puertas del Congreso, y Galo Lara fue encarcelado sin juicio con acusaciones falsas por denunciar casos de corrupción. El general Gabela murió en circunstancias poco claras después de denunciar la corrupción del gobierno.</p> <h3><strong>Promesas socioeconómicas incumplidas</strong></h3> <p>Las justificaciones del giro autoritario en Ecuador en términos de derechos económicos - como si fuese posibile un trueque entre derechos sociales y derechos políticos - se quedaron cortas y la Revolución Ciudadana incumplió muchas de sus promesas en el ámbito socioeconómico.</p> <p>Correa ganó elecciones prometiendo industrialización como salida a la situación de subdesarrollo y dependencia de las exportaciones de materias primas, pero la transición hacia una economía del conocimiento simplemente no tuvo lugar. </p><p>Correa revisó en 2009 su versión de las políticas de sustitución de importaciones e industrialización con una larga lista de artículos protegidos por aranceles junto con otra lista de exenciones. </p><p>La política industrial se convirtió en un elenco de campeones nacionales que fueron cambiando al mismo ritmo que el cambio de ministros encargados de la misma en sus distintas versiones. La tan alabada política industrial no fue más allá de unas fantásticas presentaciones en power point en costosas localizaciones como la Universidad Yachay.&nbsp;</p> <p>Otra promesa central de la agenda progresista del gobierno era la creación de un Estado del Bienestar. La desigualdad generalizada en América Latina atestigua su ausencia. Los ciudadanos ecuatorianos estaban ansiosos por votar, tras de tantos años de austeridad y gasto social restrictivo, por un gobierno progresista que universalizara un sistema de salud pública y de educación universal. </p><p>Las razones son obvias: dicho sistema tiene un efecto igualador inmediato tanto en términos de la cantidad de personas cubiertas - incluidas y de modo especial las clases medias - como de la calidad de los servicios prestados, de modo que todos los ciudadanos tienen oportunidades similares. </p><p>Incluso tomando en cuenta las políticas de multiculturalidad y discriminación positiva, es la socialización y optimización de las redes de seguridad social lo que realmente diferencia del resto a los países más igualitarios de la tierra: Noruega, Finlandia y Suecia.</p> <p>Paradójicamente, el presidente Correa no condujo el país en esa dirección. Siguiendo los pasos de otros presidentes populistas latinoamericanos -conservadores y progresistas -, aumentó el gasto únicamente en determinados programas, sin universalizar el acceso ni mejorar la calidad del sistema, nivelando el terreno para los pobres pero sin convertirlos en clientes.</p><p class="mag-quote-center">Se canceló la educación indígena bilingüe, dejando a miles de niños en el Ecuador rural sin escuela local, y se clausuró la universidad indígena Amawta Wasi por no ajustarse a la estandarización de la reforma educativa.</p><p>Según el Sistema Ecuatoriano de Indicadores Sociales, SICSE, el gasto social pasó de 4.2% del PIB en 2006 a más del doble, 9.4%, en 2016. Y se hicieron sin duda progresos: el gasto público en educación pasó de 2.8% del PIB en 2006 a 3.9% en 2016; la inversión en salud pública creció a una tasa menor, pero pasó del 1.2% del PIB en 2006 a 2.8% al final de la década - un logro notable en sí mismo.&nbsp;</p> <p>La bonanza petrolera le permitió a Correa aumentar el gasto social de forma constante, especialmente durante los primeros cinco años de su mandato. Pero al iniciarse la desaceleración económica, la mayor parte de las inversiones iniciales quedaron paralizadas y no se puderon sostener los niveles de asignación previstos. </p><p>Pero ni la cantidad ni el ritmo de la inversión social cuentan toda la historia. Lo significativo es que la inversión se centró en la construcción de nuevas infraestructuras, ya fuesen hospitales o escuelas, e impresionantes edificios para nuevas universidades públicas. </p><p>El problema fue que la tan esperada reforma educativa se convirtió en otro ejercicio de autoritarismo al imponerse desde arriba. Se ignoró la opinión de los expertos en educación nacionales y el sindicato nacional de docentes desapareció de la formulación de las políticas educativas. </p><p>Se canceló la educación indígena bilingüe, dejando a miles de niños en el Ecuador rural sin escuela local, y se clausuró la universidad indígena Amawta Wasi por no ajustarse a la estandarización de la reforma educativa. </p><p>Ningún gobierno neoliberal se había atrevido a retrotraer unos logros como estos, de una minoría históricamente oprimida, y en cambio sí lo hizo la Revolución Ciudadana, supuestamente progresista.&nbsp;</p> <p>Las reformas afectaron la educación pública y privada en todo: desde cambios bruscos en el plan de estudios de secundaria a intervenciones drásticas en las universidades públicas y privadas que no superaron la puntuación establecida por el gobierno.</p><p> Sorprendentemente, el gobierno de Correa hizo justo lo contrario de lo que todos suponían al principio: mejorar de forma radical la calidad de la educación primaria para hacerla obligatoria y accesible para todos, borrando las grandes disparidades existentes entre la educación de las clases altas y media-altas y el resto de la población. </p><p>La mayor parte de los recursos se destinaron en cambio a financiar la educación terciaria, revirtiendo el camino que habían seguido históricamente los países más exitosos de la OCDE. En 1986, el 46.7% de toda la inversión pública en educación iba a la escuela primaria y solo el 17% a la educación terciaria. En 2016, el 23.2% iba a primaria y el 43.5% a la educación terciaria.&nbsp;</p> <p>A los derechos laborales no les fue mucho mejor. Los sindicatos no ganaron apoyo durante la Revolución de Correa y sus líderes fueron atacados o censurados por discutir las reformas laborales que se llevaban a cabo. </p><p>La afiliación sindical tampoco mejoró. Si acaso, su capacidad de negociar mejoras salariales y condiciones de trabajo se deterioró incluso en el sector público, donde los funcionarios sindicados fueron sometidos a "dimisiones" forzadas cuando el gobierno de Correa decidió que prefería los nombramientos políticos para ocupar puestos técnicos de la administración del Estado.&nbsp;</p> <p>Hubo reducción de la pobreza: disminuyó del 37.6% al 23.3% de la población. Pero lo cierto es que disminuyó todavía más rápidamente bajo el neoliberalismo, entre 2000 y 2006, cuando cayó del 64.4% al 37.6% de la población.</p> <p>Mientras tanto, la economía se desaceleró significativamente ante la creciente inestabilidad creada por las denuncias de corrupción y la dilapidación de recursos públicos, a la vez que el presupuesto nacional se triplicaba en menos de diez años. Correa dejó al país atrapado en una recesión, con tasas de crecimiento anual inferiores a las de todas las demás economías latinoamericanas, exceptuando a Venezuela y Haití, según la CEPAL.</p> <h3><strong>La trampa colonial: extracción, corrupción y desposesión</strong></h3> <p>Al igual que en otras partes de América Latina, la Nueva Izquierda de Ecuador invocó el fin de la dependencia y echó mano de narrativas de soberanía nacional. Así, una de las primeras medidas de Correa fue cerrar la base militar estadounidense de Manta y celebrar así la recuperación de la soberanía. </p><p>Puso fin a los préstamos condicionales del Banco Mundial y declaró persona non grata a su representante en Ecuador. Sin embargo, las reivindicaciones soberanistas se dejaron rápidamente de lado cuando se trató de otorgar licencias de explotación a industrias extractivas o de obtener créditos chinos.</p> <p>Dado que las políticas macroeconómicas no formaban parte de la ecuación, la Revolución optó por el petróleo. El petróleo, el activo clave de la Revolución Ciudadana, llegó a representar más del 90% de las exportaciones de Ecuador. </p><p>Las ganancias petroleras entre 2007 y 2013 representaron más del 50% de los ingresos totales generados en toda la historia del país desde que comenzaron las prospecciones en la década de 1970.&nbsp;</p> <p>La bonanza petrolera sin precedentes generó niveles de corrupción también sin precedentes. Cuando accedió al poder, Correa compró el apoyo de los militares cediéndoles el control de Petroecuador, la compañía petrolera nacional. Y el petróleo sirvió para obtener dinero rápido. </p><p>Los papeles de Panamá revelaron que Petroecuador obtuvo un préstamo de mil millones de dólares de PetroChina a cambio de 69.12 millones de barriles de crudo en 2009, a razón de 2.88 millones de barriles al mes con un interés del 7,25%. </p><p>Se trataba de un juego especulativo internacional: el régimen de Correa pre-vendió reservas de petróleo a China a cambio de acceso inmediato al crédito y China vendió de nuevo el petróleo en los mercados mundiales a un precio más alto. En el proceso, los funcionarios del gobierno de Ecuador ganaron millones en "comisiones" que terminaron en paraísos fiscales.&nbsp;</p> <p>Estos arreglos petroleros hipotecaron por muchos años el petróleo de la Amazonía. Se concedió una licencia para la explotación de la Reserva de Yasuní para devolver los préstamos chinos, comprometiendo uno de los lugares de mayor biodiversidad del mundo que es además territorio de los Tagaeri y Taromenanis, dos pueblos indígenas en aislamiento voluntario. </p><p>Al entregar barriles de petróleo a China como pago por préstamos en lugar de venderlos al mercado abierto, Ecuador, que forma parte del sistema del dólar, estaba sin dinero en efectivo. Y China se convirtió en el mayor acreedor del país tras concederle al menos once préstamos por un total de más de 15.000 millones de dólares a partir de 2010.</p> <p>Ecuador se ha quedado con una deuda enorme con China bajo condiciones draconianas. Gran parte de la deuda actual corresponde a ventas anticipadas de petróleo a altas tasas de interés; las exportaciones futuras de petróleo ya están comprometidas con China.</p><p> Muchos proyectos de infraestructura financiados con préstamos chinos iban condicionados a "comprar chino", dejando escaso margen para impulsar la industria nacional. Además, el exceso de gasto bajo la apariencia de inversión china tiene un impacto negativo para cualquier política industrial futura y consecuencias duraderas para las políticas sociales y la posibilidad real de establecer un Estado del Bienestar ecuatoriano.</p><p class="mag-quote-center">La dependencia del petróleo para asegurarse efectivo rápido amplió la frontera extractiva sin respetar estándares ambientales o mediar consulta previa a los pueblos indígenas, loque provocó numerosos conflictos sociales.</p><p>La dependencia del petróleo para asegurarse efectivo rápido amplió la frontera extractiva sin respetar estándares ambientales o mediar consulta previa a los pueblos indígenas, loque provocó numerosos conflictos sociales. </p><p>El objetivo era ir perforando el camino de Ecuador hacia el desarrollo y aquellos que se resistían eran acusados de ser "pordioseros sentados encima de una montaña de oro" que lo único que hacían era retrasar el progreso del país. Esta ansia por los recursos naturales acentuó la dinámica típicamente colonial de desposesión de tierras. </p><p>Durante su década en el cargo, Correa duplicó el número de licencias a industrias extractivas, cuyas operaciones pasaron de afectar el 6% del territorio nacional al 12%. </p><p>No hubo nunca consulta previa: se otorgaron licencias de explotación de territorios ancestrales a corporaciones multinacionales, especialmente chinas, sin respetar los derechos colectivos - reconocidos por la constitución y los tratados internacionales - de información y consulta a los pueblos indígenas.</p> <p>La Ley de Minas fue crucial para articular la desposesión de tierras en aras al desarrollo extractivo. Los cinco proyectos estratégicos de la mega-minería de oro y cobre - tres en el altiplano y dos en la Amazonía - contaminaron los ríos y alimentaron el conflicto. </p><p>El uso de la ley como arma fue clave para proteger las inversiones extranjeras en industrias extractivas y para criminalizar a los defensores de la naturaleza. </p><p>La Ley de Aguas y la Ley de Tierras confirmaron la apropiación masiva de tierras orquestada por la Revolución Ciudadana: la primera autorizó la mercantilización del agua, permitiendo a Nestlé construir su mayor planta de embotellado de agua de toda América Latina en las estribaciones del Cotopaxi; la segunda abrió la veda para el acaparamiento de tierras por parte del capital extranjero, permitiendo la adquisición de grandes extensiones para el monocultivo industrial.&nbsp;</p> <p>Estas medidas que sometían los territorios a las industrias extractivas extranjeras se acompañaron de retórica racista. Además de utilizar la ley como arma, el presidente Correa trató a las autoridades indígenas de salvajes, de hombres de las cavernas, violentos, terroristas y retrasados mentales durante sus alocuciones transmitidas a todo el país. </p><p>Para la mayoría de las comunidades indígenas, la Revolución no tuvo nada que ver con la comprensión del sumak kawsay (el buen vivir), sino con desposesión violenta, mayor exclusión y contaminación tóxica.&nbsp;</p> <h3><strong>Conclusión</strong>&nbsp;</h3> <p>Hay poco que celebrar de la marea rosa de Ecuador. Una primera y desoladora conclusión es que el giro autoritario ha legitimado las voces de la derecha política, que se ha convertido en defensora de los derechos humanos básicos y ha obtenido el apoyo electoral de varios líderes indígenas. </p><p>La segunda conclusión es que la izquierda no ha logrado reducir la desigualdad de la que tanto ha alardeado. Lo que es peor, ha destrozado el sistema de bienestar y ha dejado al país económicamente diezmado. La tercera es que la izquierda ha confiado en modelos extractivos de desarrollo que han acentuado la dinámica colonial de la desposesión.</p> <p>La Revolución Ciudadana fortaleció el Estado en detrimento de la población y su autoritarismo se considera que ha sido el más represivo de la historia del país. Hoy, Correa enfrenta juicio por crímenes de Estado y ya nadie se atreve a identificarse con la izquierda.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gerard-coffey/elecciones-en-ecuador-cambio-o-descanso">Ecuador después de Correa: ¿cambio o relajación?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/gerard-coffey/elecciones-en-ecuador-el-peor-de-los-mundos-posibles">Elecciones en Ecuador: el peor de los mundos posibles</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gerard-coffey/ecuador-el-estado-fuerte-y-el-estado-de-salud">Ecuador: el Estado fuerte y el estado de la salud</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Ecuador </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Ecuador Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Manuela Picq Grace Jaramillo Wed, 05 Sep 2018 08:26:37 +0000 Grace Jaramillo and Manuela Picq 119540 at https://www.opendemocracy.net Foco contra la corrupción en Colombia https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/los-ojos-est-n-puestos-contra-la-corrupci-n-en-colombia <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><span><span style="font-size: 10pt; font-family: Arial; font-variant-numeric: normal; font-variant-east-asian: normal; vertical-align: baseline; white-space: pre-wrap;">La corrupción se ha convertido en uno de los asuntos más importantes de la agenda de la política colombiana. </span></span></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-09-03 a la(s) 17.05.39_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-09-03 a la(s) 17.05.39_0.png" alt="" title="" width="460" height="295" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Elecciones Colombia. Foto: Flickr | Globovision</span></span></span></p><p>Las prácticas corruptas en la política suponen, hoy, uno de los temas más importantes en la agenda de la sociedad colombiana. Con una votación histórica que convocó a 11.67 millones de colombianos, la #ConsultaAnticorrupción reprsenta el movimiento ciudadano con mayor participación en la historia política del país.</p><p>Los antecedenteas para votaciones similares, como la llamada séptima papeleta en 1991, que registró 1.3 millones de votos e instalaó la Asamblea Nacional Constituyente, o el referéndum sobre el Acuerdo de Paz en 2016, con 6.38 millones de votos, dan cuenta del nivel de movilización ciudadaana que convocó la consulta anticorrupción, que logró un umbral histórico sin precedentes, quedando tan solo a 500 mil votos de ser aprobada.</p><p class="mag-quote-center">Con una votación histórica de 11.67 millones, la #ConsultaAnticorrupción es el movimiento ciudadano con mayor participación en la historia política de este&nbsp; país.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/consulta anticorrupción.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/consulta anticorrupción.jpg" alt="" title="" width="460" height="701" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Infografía Consulta | Cristina Juliana Abril </span></span></span></p><p>En Colombia, la ciudadanía nunca había estado tan congregada alrededor de la agenda contra la corrupción. Ahora, habrá que estar atentos a ver cómo este clamor ciudadano favorable a reducir los salarios millonarios de los políticos, a poner coto a su impunidad, y acabar con fenómenos como la asignación a dedo de contratos públicos se converte en política pública de verdad. Veremos ahora cómo el nuevo gobierno y el senado cumplen con su compromiso, declarado tras la consulta, de poner en marcha los siete puntos que establecía esta refrendación.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Colombia Democracy and government Corrupción consulta movimiento DemocraciaAbierta Tue, 04 Sep 2018 12:18:25 +0000 DemocraciaAbierta 119534 at https://www.opendemocracy.net AMLO y la lucha de las mujeres por la igualdad https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/brisa-ruiz/amlo-y-la-lucha-de-las-mujeres-por-la-igualdad <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El próximo gabinete mexicano tendrá cuotas igualitarias entre varones y mujeres. Sin embargo, no está claro que AMLO le otorgue un lugar central a la agenda feminista. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/brisa-ruiz/amlo-and-mexican-women-s-fight-for-equality">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/nuevasociedad.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/nuevasociedad.jpg" alt="" title="" width="460" height="245" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Fuente: Nueva Sociedad. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p>El pasado mes de julio, el Comité para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) emitía sus recomendaciones para el estado mexicano.&nbsp;</p><p>En ellas expresaba su preocupación por el retraso en temas fundamentales como el aumento en la violencia de género y la cultura machista, y por los diferentes obstáculos en el acceso a la justicia con perspectiva de género.</p><p>Además, afirmaba que en México hay una ausencia de estrategias para el empoderamiento económico, laboral y educativo de mujeres de bajos ingresos, rurales, indígenas y con discapacidad.&nbsp;</p><p>El documento se coronaba manifestando la falta de armonización en las leyes y protocolos sobre el aborto, y la ausencia de garantías para el acceso a derechos de las mujeres migrantes, solicitantes de asilo y refugiadas.</p><p>Históricamente, México ha sido un país de desigualdades. Éstas han tenido un impacto fundamental en la brecha de oportunidades entre hombres y mujeres, y han incidido decisivamente en la violencia machista.</p><p class="mag-quote-center">Casi 7 de cada 10 mujeres han sufrido violencia de tipo emocional y sexual, y el número de mujeres asesinadas durante 2016 fue el más alto registrado en los últimos 27 años (en promedio 8 mujeres asesinadas al día).</p><p>Las cifras no dejan mentir: según los datos registrados, casi 7 de cada 10 mujeres han sufrido violencia de tipo emocional y sexual, y el número de mujeres asesinadas durante 2016 fue el más alto registrado en los últimos 27 años (en promedio 8 mujeres asesinadas al día).&nbsp;</p><p>Sin embargo, del total de mujeres víctimas de estas violencias, el 88,4% no solicitó apoyo a alguna institución ni presentó queja o denuncia por no considerarlo un tema relevante, por miedo a las consecuencias, por no saber cómo o donde denunciar y por considerar que no le creerían o la inculparían.&nbsp;</p><p>Asimismo, la violencia sexual en México tiene repercusiones directas en las maternidades forzadas. Entre 2009 y 2016 se recibieron 111.413 denuncias por violación. El dato contrasta con lo reportado por el sistema de salud, que dice haber realizado solo 63 abortos legales por violación en el mismo periodo.</p><p>El discurso y la dinámica machista también ha generado estragos en la construcción y permanencia de estereotipos y roles de género: en 2016 la actividad a la que las mujeres le destinaron el mayor número de horas fue la de servicios de alimentación (con 32.2% de su tiempo), mientras que la actividad con la que generaron el mayor valor económico fueron los servicios de “cuidados y apoyo” a los miembros del hogar (en promedio, el trabajo en las labores domésticas y de cuidados que hizo cada mujer equivale a haber contribuido con 2741 dólares, en comparación con 999 dólares de los hombres).&nbsp;</p><p>Es decir que, si bien se observan avances en la incorporación de las mujeres al mercado laboral, ésta siempre ha estado acompañada de un desequilibrio en el reparto de las tareas del hogar y de cuidados.&nbsp;</p><p>Lo que se evidencia es que la tasa de participación económica disminuye frente a la presencia de hijos (cuando el número de hijos se ubica entre tres y cinco, la tasa de participación disminuye a niveles inferiores al promedio nacional, quedando en 42% y si sube a seis o más hijos, la tasa se contrae hasta casi 24%).</p><p>En cuanto a la distribución económica y de oportunidades de desarrollo -como las escolares y laborales- México enfrenta grandes retos. Se observa, por ejemplo, que el porcentaje de hombres que gana más de dos y hasta cinco salarios mínimos es de 38.1% en contraste con el de mujeres que es de 25.8%.&nbsp;</p><p>De la misma forma, hasta hace cinco años había más de un millón de estudiantes de entre 18 y 20 años que concluyeron estudios de nivel medio superior y no continuaron con estudios de nivel superior, de los cuales el 41% eran hombres y el 59% mujeres.&nbsp;</p><p>El principal motivo de la deserción fue económico: no tenían dinero suficiente para pagar la escuela. Los datos indican que 21.6% de quienes desertaron eran mujeres, mientras que la cuota de hombres que abandonaron los estudios fue del 14.5%.</p><p class="mag-quote-center">La pobreza y la marginación se recrudece para las mujeres de los sectores rurales. 69 de cada 100 hombres empleados como trabajadores agrícolas trabajan por cuenta propia, mientras que en el caso de las mujeres el número es de 57 cada 100.</p><p>La pobreza y la marginación se recrudece para las mujeres de los sectores rurales. 69 de cada 100 hombres empleados como trabajadores agrícolas trabajan por cuenta propia, mientras que en el caso de las mujeres el número es de 57 cada 100.&nbsp;</p><p>Las trabajadoras rurales están en posiciones subordinadas con menores ingresos y, en muchos, casos sin pago alguno.&nbsp;</p><h3>Más mujeres en puestos políticos, pero pocas propuestas para disminuir las brechas de género.</h3><p>Ante este panorama, la pregunta obvia es: ¿las cuotas igualitarias en el gobierno tendrán un efecto positivo en la disminución de la brecha de género del país? Lo cierto es que Andrés Manuel López Obrador y su equipo han dicho poco al respecto.&nbsp;</p><p>Incluso durante su campaña política se cuestionó la adhesión del Partido Encuentro Social (PES) a la coalición «Juntos haremos historia», puesto que su visión conservadora –el PES se define como el partido de la familia- se contraponía a los supuestos valores de izquierda que rodearon la campaña de AMLO.&nbsp;</p><p>Desde entonces, el único documento publicado con propuestas puntuales en materia de género fue el llamado&nbsp;<em>Femsplaining</em>, cuya intención fue iniciar el diálogo en el tema.&nbsp;</p><p>En él se presentan propuestas para atender los temas “coyunturales” que atraviesa el país, pero tras un somero análisis no se observan propuestas transformadoras que abonen a la construcción de una agenda feminista y de género.</p><p>El documento plantea siete ejes fundamentales: educación y cultura, independencia económica e inclusión laboral, acoso y violencia, feminización de la pobreza, salud reproductiva, violencia y acceso a la justicia, y administración pública con perspectiva de género.&nbsp;</p><p>Sin embargo, la mayoría de las propuestas se enfocan en conseguir la igualdad material por encima de una igualdad sustantiva. Es decir, hay pocas propuestas que permitan transformar las condiciones estructurales que determinan la desigualdad en el acceso a los derechos de las mujeres.&nbsp;</p><p>Se habla mucho de la entrega de becas, de aumentos salariales, de la construcción de centros productivos en zonas urbanas marginadas y de la apertura de más guarderías y estancias infantiles, pero nada de estrategias de inclusión con una real perspectiva de género, como lo sería, por ejemplo, la distribución de tareas domésticas entre hombres y mujeres, la crianza compartida, las licencias de paternidad extensas o el diseño de programas de construcción de nuevas masculinidades para la reducción y prevención de la violencia de género.</p><p>Sorprende también la ausencia de dos temas de suma relevancia para concretar una verdadera protección, respeto y garantía de los derechos de las mujeres: la armonización en leyes sobre el aborto y estrategias focalizadas para el reconocimiento y desarrollo de las mujeres indígenas y rurales.</p><p class="mag-quote-center">El discurso político del candidato electo ha invisibilizado a esta población ante la ausencia de propuestas concretas para ellas.</p><p>Respecto al primer tema solo se ha hablado de manera muy somera sobre la posibilidad de realizar una consulta popular, mientras que sobre el segundo, AMLO ha designado a dos mujeres en la Secretaría de Desarrollo Rural y en la Secretaría de Gobernación.&nbsp;</p><p>Pese a ello, el discurso político del candidato electo ha invisibilizado a esta población ante la ausencia de propuestas concretas para ellas.</p><p>La esperanza de una cuarta transformación en materia de género sigue en el aire. Sin duda, el ingreso y representación política de mujeres en el espacio público es un hecho para celebrar, pero es necesario que el gobierno del futuro presidente considere las diversas caras de opresión social que atraviesan las mujeres del país, diseñando e implementando políticas y capacidades institucionales que tengan un impacto real en la transformación de sus vidas.</p><p>Es necesario que las propuestas no solo atiendan la redistribución económica entre hombres y mujeres, sino que se prioricen la participación de los hombres en el cambio cultural y simbólico del discurso machista y se generen estrategias que garanticen y protejan sus derechos.&nbsp;</p><p><em>Este artículo se publica en el marco de nuestra alianza editorial con Revista Nueva Sociedad. Lee el original&nbsp;<a href="http://nuso.org/articulo/mexico-la-cuarta-transformacion-sera-feminista/">aquí</a>.</em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/laura-dowley/aeropuerto-transparencia-y-nuevo-gobierno-en-m-xico">Aeropuerto, transparencia y nuevo gobierno en México</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/alejandra-gait-n-barrera/m-xico-al-borde-del-precipicio-perpetuar-el-status-quo-o-">México al borde del precipicio</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gema-santamar-alejandro-v-lez-francesc-badia-i-dalmases/m-xico-ante-la-encrucijada">México ante la encrucijada del 2018</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mexico </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Mexico Civil society Conflict Culture Democracy and government Brisa Ruiz Tue, 04 Sep 2018 12:03:54 +0000 Brisa Ruiz 119533 at https://www.opendemocracy.net Reina la Impunidad: el Archivo Histórico de la Policía Nacional de Guatemala, amenazado https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/aisling-walsh/reina-la-impunidad-el-archivo-hist-rico-de-la-polic-nacional-de-guat <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Uno de los mayores archivos de documentación relacionada con los 36 años de conflicto armado en Guatemala y las guerras sucias en América Latina se encuentra en peligro.<em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/aisling-walsh/impunity-reigns-threats-to-historical-archive-of-national-police-in-"> English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/exhumationguatemal_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/exhumationguatemal_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Pobladores Queqchís llevan los restos de sus queridos después de una exhumación en Cambayal en el departamento de Alta Verapaz, Guatemala. Desde 1997, el Centro de Antropología Forense y Ciencias Aplicadas (CAFCA) ha constribuido a curar las profundas heridas causadas por el conflicto armado interno de Guatemala. La labor forense de CAFCA tiene un doble impacto: ayudar a las familias a encontrar a sus seres queridos y aceptar su muerte, y reunir las pruebas necesarias para llevar los responsables ante la justicia. Foto: Archivo CAFCA.</span></span></span></p><p>El Archivo <a href="http://archivohistoricopn.org/">Histórico de la Policía Nacional de Guatemala</a> (AHPN), descubierto en 2005, es un depósito de hasta 80 millones de registros policiales que datan de fines de 1800.&nbsp;Muchos de estos documentos han servido como prueba en casos relacionados con crímenes cometidos durante los 36 años de conflicto armado interno de Guatemala.</p> <p>El futuro del archivo, sin embargo, podría estar en peligro.&nbsp;En un comunicado de prensa del 5 de agosto, la oficina del PNUD en Guatemala anunció la terminación del contrato de Gustavo Meoño, que ha dirigido la institución durante los últimos 13 años. </p> <p>El anuncio se hizo en domingo y sin previo aviso, ni a Meoño ni a los 52 empleados que trabajaban en el archivo.&nbsp;Dos días antes, el viernes 3 de agosto, una delegación del Ministerio de Cultura y del PNUD llegó al archivo y le pidió a Meoño que <a href="https://nsarchive.gwu.edu/news/guatemala/2018-08-13/guatemala-police-archive-under-threat">abandonara las oficinas.</a></p> <p>El PNUD ha administrado los fondos destinados al archivo provenientes de la ONU y otros donantes internacionales desde 2009. Sin embargo, una intervención directa de este tipo en la gestión interna de la institución no tiene precedentes. </p><p>El evento fue antecedido por varios meses de retrasos por parte del Ministerio de Cultura en la firma de contratos de personal, a pesar de la disponibilidad de fondos.</p><p> <a href="https://nsarchive.gwu.edu/about/staff/kate-doyle">Kate Doyle</a>, analista sénior de política de Estados Unidos en América Latina en el <a href="https://nsarchive.gwu.edu/guatemalan-police-archive">Archivo de Seguridad Nacional</a> y colaboradora de AHPN expresó su preocupación en relación con estos acontecimientos: "El PNUD y el gobierno de Morales han procedido con muy poca transparencia. </p><p>En este sentido, el comunicado de prensa emitido por el PNUD tras el despido de Gustavo Meoño no contenía ninguna información o explicación relevante".</p><h3><strong> Un descubrimiento único</strong></h3> <p>El descubrimiento del archivo fue accidental.&nbsp;En 2005 estalló un depósito de armas militar en el este de Ciudad de Guatemala, lo que provocó que la oficina de la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) en Guatemala realizara una inspección de otros depósitos de armas de la policía y del ejército en la ciudad.</p> <p>Esta inspección alcanzó a un cuartel casi completamente abandonado en el extremo norte de la ciudad.&nbsp;La estación de policía de la Zona 6, aunque originalmente destinada a ser un hospital, fue un centro clandestino de detención e interrogatorio durante el conflicto armado.&nbsp;</p><p>A medida que el país avanzó hacia el restablecimiento de la democracia y la firma de los acuerdos de paz en la década de los 90, el lugar se dejó caer en el abandono.</p><p class="mag-quote-center">Un equipo de investigadores y archivistas se han dedicado a trabajar en la limpieza, restauración, clasificación y análisis de los documentos.&nbsp;Han logrado restaurar y procesar el 21% de los archivos, priorizando documentos relacionados con los peores años de la represión política en Guatemala y el conflicto armado.</p> <p>Cuando el personal de la PDH tropezó con este depósito se dieron cuenta de la importancia de los documentos que hallaron y solicitaron una orden de protección judicial inmediata.&nbsp;Tanto la policía como el ejército guatemaltecos son conocidos por su renuencia a entregar archivos relacionados con el conflicto armado interno.</p> <p>En los últimos 13 años, un equipo de investigadores y archivistas se han dedicado a trabajar en la limpieza, restauración, clasificación y análisis de los documentos.&nbsp;Han logrado restaurar y procesar el 21% de los archivos, priorizando documentos relacionados con los peores años de la represión política en Guatemala y el conflicto armado. </p><p>Muchos de estos documentos evidencian largos períodos de vigilancia de figuras políticas prominentes, activistas sociales, sindicalistas, así como detalles de detenciones arbitrarias, torturas y asesinatos.</p> <p>El AHPN ha proporcionado pruebas clave en los procesos judiciales de muchos perpetradores de crímenes durante el conflicto armado, incluido el el caso reciente de la condena de cuatro oficiales de alta graduación por la detención y tortura de <a href="https://www.theguardian.com/global-development/2018/jun/14/disappeared-guatemala-family-search-son-marco-antonio-molina-theissen">Emma Molina Theissen</a> y la desaparición de su hermano de 14 años, &nbsp;Marco Antonio,&nbsp; en 1981.</p> <p>Los documentos, que están a disposición del público, se han convertido en un recurso fundamental para las familias de los desaparecidos y asesinados que intentan rastrear el paradero de los restos de sus seres queridos o evidencia de lo que les sucedió.</p><h3> <strong>Un clima de impunidad</strong></h3> <p>La decisión del PNUD y del Ministerio de Cultura de Guatemala coincide con el momento en que el gobierno guatemalteco está tomando medidas concretas para revertir gran parte de los avances logrados en los últimos cinco años en términos de lucha contra la corrupción, la impunidad y los delitos del pasado.</p> <p><a href="https://www.opendemocracy.net/paolina-albani/promised-change-in-guatemala-is-nowhere-to-be-seen">Desde 2017</a>, el presidente Jimmy Morales, que enfrenta una vez más una <a href="https://elperiodico.com.gt/nacion/2018/08/10/mp-y-cicig-presenta-antejuicio-contra-jimmy-morales-y-nineth-montenegro/">demanda para rescindir su inmunidad</a> por corrupción y financiación electoral ilícita, lleva realizando una serie de intentos para alterar y restringir el mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).&nbsp;</p><p>En agosto del año pasado, Morales declaró persona non-grata a <a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/jos-zepeda-iv-n-vel-squez/attack-on-international-commission-against-impunity-in-g">Iván Velásquez</a>, el fiscal jefe de la CICIG, y solicitó su expulsión inmediata del país. De hecho, el presidente Morales declaró el 31 de agosto que no se renovará el mandato de la CICIG, que caduca en septiembre 2019. Esta declaración fue seguida por protestas en la Ciudad de Guatemala a lo largo del fin de semana.&nbsp;</p> <p>El Ministro de Relaciones Exteriores, en una declaración pública el 10 de mayo del presente año, notificó al <a href="//www.reuters.com/article/us-guatemala-diplomacy/guatemala-asks-sweden-venezuela-to-remove-ambassadors-over-interference-idUSKBN1IC06Y">embajador sueco</a>, Anders Compass, que contaba con un período de 30 días para abandonar el país como resultado de su presunta interferencia en los asuntos nacionales.</p> <p>Mientras tanto, entre enero y julio de 2018 han sido asesinados <a href="https://amp.theguardian.com/world/2018/aug/19/guatemala-fight-for-land-water-defenders-lmining-loging-eviction?__twitter_impression=true">18 defensores de los derechos humanos</a>. La mayoría de los asesinatos están relacionados con la defensa de los derechos del territorio y los recursos naturales y quienes fueron asesinados eran miembros de dos de las organizaciones campesinas más grandes del país, CCDA y CODECA.</p> <p>El Congreso Nacional reanudó sus actividades el 1 de agosto, tras el receso de verano, con una agenda que incluye una ley para restringir las actividades de las ONGs nacionales e internacionales y de las organizaciones de la sociedad civil, otra ley "antiterrorista", una reforma de la ley electoral y cambios en la <a href="https://www.prensalibre.com/reformas-a-la-ley-de-reconciliacion-genera-disensos-en-el-congreso">ley de amnistía</a> orientados a facilitar la impunidad a los autores de crímenes cometidos durante el conflicto armado.</p> <h3>Temores de futuro</h3> <p>El PNUD ha justificado el despido de Meoño y la reestructuración del archivo con el inicio de un nuevo ciclo de financiación en el marco del Fondo de Consolidación de la Paz de la ONU. Han pasado casi tres semanas desde el anuncio y Meoño afirma que no ha recibido más explicaciones por parte del PNUD con respecto a la abrupta finalización de su contrato.</p><p class="mag-quote-center">El Archivo de Seguridad Nacional ha lanzado una&nbsp;petición&nbsp;dirigida a las autoridades gubernamentales, destacando la naturaleza única del archivo y su importancia en relación con la documentación de las actividades de las fuerzas de seguridad del Estado a lo largo del siglo XX en Guatemala.</p><p>Meoño ha expresado asimismo su preocupación por los 52 miembros del personal de la institución, muchos de los cuales llevan trabajando en ella muchos años, a quienes se les ha extendido contratos por otras cinco semanas solamente. </p><p>También ha dicho que no ha habido ninguna aclaración sobre la posición de otros 24 miembros del personal que han sido contratados por otros financiadores para investigar la criminalización de las mujeres, las desapariciones forzadas y los tribunales extrajudiciales. A parte de Meoño, el resto de los trabajadores del archivo no se ha mostrado d dispuesto a hacer declaraciones por lo delicado de la situación.</p> <p>Doyle afirma que hay preguntas urgentes relacionadas con el futuro del archivo que deben resolverse: "¿Cuáles son los planes para el futuro del archivo? ¿Por qué aparentemente han puesto a personas con poca experiencia en administración de archivos a cargo de la institución? ¿Dónde está la consulta pública, la discusión, el intercambio de información?</p> <p>Hace mucho tiempo que el archivo, que desempeña un papel clave en varias investigaciones judiciales en marcha relacionadas con el conflicto armado interno, como el <a href="http://www.myrnamack.org.gt/images/stories/fmm/archivos/diario_militar/publicaciones/publicaciones_externas/libros/autenticidad%20diario%20militar%20edicion%202.pdf"><em>Caso Diario Militar</em></a> y las desapariciones forzadas de 43 miembros sindicales del <a href="http://www.worldcourts.com/iacmhr/eng/decisions/1981.06.25_CNT_members_v_Guatemala.pdf">Sindicato Central de Trabajadores</a> en 1980, se considera un auténtico peligro por parte de aquellos que preferirían mantener enterrados los crímenes del pasado. </p><p>A Doyle le preocupa que estas precipitadas decisiones "quieren hacer descarrilar y reducir el trabajo de investigación del archivo a mínimos, deteniendo sus fructíferas e importantes contribuciones a la justicia de los derechos humanos (...). </p><p>Hasta que el gobierno de Morales, el Ministerio de Cultura y Deportes en particular, y el PNUD presenten claramente las razones que motivan dichas acciones, además de un plan transparente para estabilizar y proteger el archivo y permitirle continuar su trabajo, debemos suponer lo peor".</p> <p>Organizaciones nacionales e internacionales de la sociedad civil han pedido al gobierno guatemalteco y al PNUD que tomen las medidas apropiadas para garantizar la integridad del archivo y aclarar el futuro de la institución y de su equipo humano. </p><p>El Archivo de Seguridad Nacional ha lanzado una <a href="https://nsarchive2.gwu.edu/PDFs/Document%20pro%20AHPN%20English.pdf">petición</a> dirigida a las autoridades gubernamentales, destacando la naturaleza única del archivo y su importancia en relación con la documentación de las actividades de las fuerzas de seguridad del Estado a lo largo del siglo XX en Guatemala. </p><p>El PNUD no ha ofrecido más información sobre sus planes de gestión del archivo y para garantizar la seguridad e integridad de los documentos. Tampoco estaba disponible para hacer comentarios para este artículo.</p> <p>Doyle dice que los archivos representan "los depósitos de la historia y el patrimonio de una nación. En este caso, millones de documentos frágiles". </p><p>El APHN representa una de las colecciones más grandes y completas de documentación relacionada con las guerras sucias en América Latina, por lo que , según Doyle, es fundamental "garantizar la estabilidad y seguridad de estos millones de páginas frágiles".</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/ollantay-itzamn%C3%A1/guatemala-en-el-limbo">Guatemala en el limbo</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/susan-l-kemp/guatemala-procesa-un-presidente-pero-el-progreso-se-encalla">Guatemala procesa a un presidente, pero poco más</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/patricia-ard-n/guatemala-el-reto-democr-tico">Guatemala: el reto democrático</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Guatemala </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Guatemala Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Aisling Walsh Sun, 02 Sep 2018 12:01:39 +0000 Aisling Walsh 119489 at https://www.opendemocracy.net Niños y niñas tratadas o reclutadas para la guerra: reflexiones para el proceso de justicia transicional en Colombia https://www.opendemocracy.net/m-nica-hurtado-ngela-iranzo/ni-os-y-ni-as-tratadas-o-reclutadas-para-la-guerra-reflexiones-para-el-p <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El reclutamiento ilícito y la trata de personas suelen ser reconocidos internacionalmente como delitos diferenciados, sin embargo, en conflictos como el colombiano esta diferencia se torna borrosa.</p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/PA-33886557.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Pictures of missing people and victims of the armed conflict are displayed during a protest in Bogota. Daniel Garzon Herazo/NurPhoto/Sipa USA/PA Images. All rights reserved.</p> <p>El reclutamiento ilícito y la trata de personas suelen ser reconocidos internacionalmente como delitos diferenciados: el primero es un crimen de guerra y el segundo es propio del crimen organizado; sin embargo, en conflictos como el colombiano esta diferencia se torna borrosa, en particular cuando se trata de reclutamiento de Niños, Niñas y Adolescentes (NNA). Además de cumplir funciones de «soldado», estos niños y niñas participan en economías ilícitas (cultivos ilícitos, minería ilegal y cobro de extorsiones, entre otras); también, realizan actividades indirectamente relacionadas con la guerra como, por ejemplo, cocinar, lavar, buscar leña e incluso satisfacer los deseos sexuales de los integrantes del grupo armado. Un elemento adicional: intentar salir del grupo puede representar un alto riesgo para sus vidas o la de sus familiares. Fuera de una situación formalmente reconocida como «conflicto armado», ¿no serían estos casos interpretados por la sociedad y por la justicia como trata de seres humanos?</p> <p>Más allá de la mirada legalista, el reclutamiento y la trata de seres humanos muestran varias similitudes. Para empezar, ambas son experiencias complejas. Resulta difícil establecer cuándo empiezan y terminan realmente. A diferencia del orden claro de los verbos rectores en los tipos penales, la utilización de un NNA por parte de los grupos armados o la explotación de un infante o adolescente en casos de trata puede iniciarse antes del reclutamiento o la captación propiamente dicha. De igual forma, es difícil determinar cuándo «termina» la condición de reclutamiento o trata. Los NNA pueden reincidir vinculándose a otros grupos armados o insertarse de forma adversa al mercado laboral; es decir, lugares donde están sometidos a explotación extrema y no pueden salir o ejercer su voluntad libremente. </p> <p>Tanto en la trata de personas como en el reclutamiento, la entrada tiende a ser «abierta», es decir, no se utiliza necesariamente la fuerza o violencia, como suele mostrarse en los medios. Distintos estudios sobre reclutamiento ilícito en Colombia han estimado que entre el 78% y el 85% de los NNA que se vincularon a grupos armados ilegales, lo hicieron de forma «voluntaria» (Vargas &amp; Restrepo-Jaramillo, 2016; Hurtado, Iranzo &amp; Gómez, 2017). Es cierto que el consentimiento de una persona menor de edad no tiene validez ante la ley y es cuestionable hasta qué punto se puede hablar de «decisión voluntaria» cuando se toma en medio de condiciones adversas: pobreza, maltrato, abandono y desplazamiento forzado, entre otros. Reconociendo todas estas particularidades, resulta relevante atender a este indicador no solo por las profundas consecuencias que trae para cada NNA tomar esta decisión, sino por las consecuencias legales cuando se desmovilizan siendo mayores de 18 años, pues, ante la ley, resultan ser victimarios antes que víctimas. En un eventual proceso de desmovilización (como el que tuvo lugar con los paramilitares en 2006) o la negociación de paz entre el gobierno Santos y el grupo guerrillero FARC-EP en 2016, probablemente entre el 15% y el 22% que fue reclutado de manera forzada no se vinculará a ningún grupo, pero ¿qué pasará con el entre 78% y 85% restante? ¿Optaría por involucrarse con otro actor armado ilegal que le dé alternativas aparentemente mejores de vida y futuro?</p> <p>El punto más controvertido para comparar es la explotación. Según el Protocolo de Palermo y el tipo penal de trata en Colombia, se debe demostrar «el fin de explotar» y esto se traduce generalmente en dinero y ganancias. Desde esta perspectiva, la participación activa y directa en las hostilidades por parte de los NNA no es explotación, son actividades propias de ser «soldado» irregular en la guerra. Es más, lavar, cocinar, cultivar o buscar leña, también lo harían en sus casas; incluso el abuso sexual dentro de las filas pudieron vivirlo con familiares o vecinos. Sin embargo, las condiciones para oponerse o resistirse son muy diferentes. Negarse a realizar cualquier labor que se le exija, incluida la compañía sexual o someterse a abortos forzados puede representar para estos NNA severos castigos, incluso la muerte. Pero, además, cabe recordar que la «sangre joven» asegura soldados por más años y cuesta menos que tener soldados profesionales. </p> <p>Es cierto que la lucha contra la trata de personas ha sido manipulada en varias ocasiones con propósitos políticos y moralistas. Por ejemplo, en nombre de la lucha contra la trata se han implementado políticas contra la migración no deseada o «cruzadas» para abolir la prostitución (Warren, 2012; Piscitelli, 2012; Kempadoo, 2007). Aun así, en el momento de construcción de paz que vive Colombia, repensar la relación entre trata y reclutamiento puede abrir caminos para comprender la complejidad y violencia sufrida por estos niños y niñas. Decir que son víctimas de reclutamiento ilícito o de trata de personas, por ejemplo, podría conducir al concurso de delitos y así proteger dos bienes legales: la libertad (contra la trata) y la protección de los civiles en conflicto armado (contra el reclutamiento). Idealmente, reconocer la superposición que puede haber en determinadas ocasiones entre reclutamiento y trata puede propiciar una mayor rendición de cuentas por parte de los victimarios, una mejor comprensión del proceso vivido, y una percepción social más empática hacia las niñas y niños de la guerra colombiana. </p> <p>El reclutamiento ilícito en Colombia ha sido poco relevante hasta ahora. A pesar de ser un crimen de guerra y estar tipificado en el código penal, en la práctica ha sido un delito excarcelable. Los condenados por reclutamiento ilícito por hechos cometidos antes de 2004 en la justicia ordinaria, lograron reducir sus penas a tres años por colaborar con la justicia, y así pudieron pagar sus condenas fuera de la cárcel.<sup><a id="ffn1" href="#fn1" class="footnote">1</a></sup></p> <p>De 132 casos de reclutamiento de niñas y niños registrados por la Fiscalía General entre 2008 y 2016, fueron resueltos 35 y se dictaron 86 sentencias condenatorias, de las cuales sólo 19 exigen reparación a las víctimas. Además, la reparación no es integral, sino que se limitó a la indemnización con cantidades reducidas que corresponden a delitos menores como la estafa o el hurto. Los casos de niñas reclutadas que fueron objeto de violencia sexual e incluso víctimas de embarazos y abortos forzados, no recibieron una respuesta diferenciada por parte de la justicia.<sup><a id="ffn2" href="#fn2" class="footnote">2</a></sup></p> <p>En escenarios de justicia transicional como el que vive actualmente Colombia, cobra sentido abrir debates más interdisciplinares sobre la relación entre reclutamiento y trata de NNA. La forma de definir a los actores implicados y los hechos vividos por los NNA, podrá facilitar o no el acceso a justicia, reparación y reintegración de esta población, hoy mayor de edad y con hijos.</p> <h2>Referencias bibliográficas</h2> <p>Hurtado, M., Iranzo Dosdad, Á., &amp; Gómez Hernández, S. (2017). The relationship between human trafficking and child recruitment in the Colombian armed conflict. Third World Quarterly, 1-18.</p> <p>Kempadoo, K. (2007). The war on human trafficking in the Caribbean. Race &amp; Class, 49(2), 79-85.</p> <p>Piscitelli, A. (2012). Revisiting notions of sex trafficking and victims. Vibrant: Virtual Brazilian Anthropology, 9(1), 274-310.</p> <p>Vargas, G. A., &amp; Restrepo-Jaramillo, N. (2016). Child Soldiering in Colombia: Does Poverty Matter?. Civil Wars, 18(4), 467-487</p> <p>Warren, K. B. (2012). Troubling the victim/trafficker dichotomy in efforts to combat human trafficking: the unintended consequences of moralizing labor migration. Indiana Journal of global legal Studies, 19(1), 105-120.</p> <hr /> <style> #footnotes li {margin-bottom:10px;} </style> <ol id="footnotes"> <li id="fn1">En Colombia, para los crímenes de reclutamiento ocurridos entre 2000 y 2004, no es posible la aplicación retroactiva de la Ley 890 de 2005 que aumenta las penas de entre 6 y 10 a 8 y 15 años de cárcel por el delito de reclutamiento ilícito. Además, según la legislación colombiana, si el condenado reconoce sus cargos y colabora con la justicia, la pena puede reducirse a la mitad del mínimo establecido por ley; de modo que, si queda en menos de 4 años, no requiere encarcelación. <a href="#ffn1">&#x21A9;&#xFE0E;</a></li> <li id="fn2">En 2014 se aprobó en Colombia la Ley 1719 sobre víctimas de violencia sexual con ocasión del conflicto armado; no obstante, los casos de niñas que llegaron a la justicia ordinaria por reclutamiento ilícito, y que además fueron sometidas a estas formas de violencia, no encontraron ni en la justicia ni en los programas de asistencia del Estado un trato diferencial que reconociera el alcance de la violencia vivida, garantizara su sanación, empoderamiento y capacidad para encauzar sus futuros. <a href="#ffn2">&#x21A9;&#xFE0E;</a></li> </ol> <fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/yaatsil-guevara-gonz-lez/traves-de-emigrantes-centroamericanos-en-m-xico-tr-fico-y">Travesía de emigrantes centroamericanos en México. Tráfico y contrabando como forma de negociación social </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/beyondslavery/jennifer-gordon/trabajadores-migrantes-y-reclutamiento-en-m-xico">Trabajadores Migrantes y Reclutamiento en México</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/beyondslavery/ana-lilia-galv-n-tov-as-fernando-loera-carlos-zavala-gabriella-sanchez/los-menores-de-">Los menores de edad que trabajan en el trafico de migrantes: la historia detras de los &quot;Menores de Circuito&quot; en Mexico</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/beyondslavery/andrea-londo-o/aliados-o-obst-culos-el-papel-de-los-empleadores-domesticos-en-colombia">¿Aliados u obstáculos? El papel de los empleadores domésticos en Colombia</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery DemocraciaAbierta Ángela Iranzo Mónica Hurtado Sat, 01 Sep 2018 09:33:10 +0000 Mónica Hurtado and Ángela Iranzo 119508 at https://www.opendemocracy.net Crisis cambiaria en la Argentina: el tango del FMI https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/roberto-lampa-nicol-s-hern-n-zeolla/crisis-cambiaria-en-la-argentina-el-amanecer-d <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p style="text-align: left;">Una tremenda crisis cambiaria ha sacudido la economía argentina, determinando un fuerte aumento de la inflación acompañado por una dura recesión. El gobierno ha solicitado asistencia financiera al FMI. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/roberto-lampa-nicol-s-hern-n-zeolla/currency-crisis-in-argentina-and-dawning-of-im">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Palacio_de_Hacienda_(Ministerio_de_Economía)_0.JPG" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/800px-Palacio_de_Hacienda_(Ministerio_de_Economía)_0.JPG" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El Ministerio de Hacienda, Buenos Aires. Wikimedia Commons.</span></span></span></p><p>Hace unos meses, en<a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/roberto-lampa/tormenta-perfecta-sobre-el-rio-de-la-plata"> un artículo </a>&nbsp;dábamos cuenta de la actual crisis Argentina, destacando la excesiva vulnerabilidad a la cual estaba expuesta la economía argentina como resultado de la fuerte apertura financiera llevada adelante por el presidente Macri. </p><p>Tres aspectos en particular amenazaban las perspectivas futuras del pais: una fuerte desregulación cambiaria que no logró frenar la fuga de capitales, un excesivo crecimiento del endeudamiento externo (record entre los países emergentes) y la promoción del ingreso de capital especulativo para “carry trade” (comprando un título emitido por el Banco Central llamado LEBAC). </p><p>Cuando a comienzo de año las condiciones internacionales empeoraron, y el circuito de carry trade se terminó, explotó la burbuja de las LEBAC dando lugar a una tremenda crisis cambiaria que sacudió la economía argentina, produciendo un fuerte aumento de la inflación acompañado por una dura recesión de la cual el país no logra salir.</p> <p>Para frenar la corrida el gobierno argentino terminó solicitando asistencia financiera mediante un acuerdo stand-by con el FMI, poniendo punto final romance de los mercados de capitales con la integración financiera argentina, enfáticamente definida por Macri en su “vuelta al mundo”. Y para peor, hace algunos días, las presiones en el mercado cambiario argentino parecen haber vuelto. </p><p>En este contexto, las dudas sobre el futuro próximo del país vuelven a emerger: el gobierno argentino acaba de anunciar que no se podrán cumplir con los objetivos del acuerdo y este debe ser re-negociado. </p> <p>En este artículo nos proponemos analizar más detalladamente en que consistía el acuerdo argentino vigente el FMI y considerar, en el contexto de la turbulencia financiera actual que registran muchos países emergentes, una mirada más estructural que coyuntural sugiriendo la posibilidad de un nuevo amanecer para el FMI como ordenador de la transición global.&nbsp;</p> <p><strong>El rol del FMI</strong></p> <p>Para descifrar la situación actual es imprescindible dar un paso atrás, analizando brevemente el rol del FMI sobre la economía global en el pasado reciente. En términos generales, desde el comienzo de los 2000 y hasta no hace mucho, el Fondo había quedado bastante relegado del tablero político internacional y regional. Esto obedece a varias razones. </p><p>En primer lugar, el Fondo debió pagar cierto costo reputacional por el default argentino de 2001 y, luego, por criticar reiteradamente el proceso de reestructuración de deuda posterior, que en cambio resultó muy exitoso. </p> <p>En segundo lugar, está la perdida de centralidad del FMI como institución de financiamiento en América Latina. Cabe recordar, que en diciembre de 2005 Brasil y Argentina cancelaron la totalidad de su deuda con el FMI dejando claro que no querían someterse a ningún tipo de restricción sobre sus políticas económicas. </p> <p>Finalmente, tras el estallido de la crisis de 2008, la expansión global de liquidez y las tasas bajas generaron un escenario muy favorable para el endeudamiento externo de los países emergentes. Y si bien la aparición del G20 en la agenda internacional le devolvió al Fondo cierto prestigio perdido, nunca recupero el viejo rol de prestamista privilegiado. </p><p>Tal fue así, que las oficinas técnicas del FMI comenzaron a buscar un nuevo rol para su burocracia, tratando de reorientar la revisión técnica (las así llamadas “misiones <em>ex</em> artículo IV”) hacia el desarrollo convenios de asistencia técnica con bancos centrales y el desarrollo de los “modelos globales integrales” para pronostico a escala mundial. </p> <p>En la etapa actual, la situación financiera global parece estar cambiando. En primer lugar, el endurecimiento de la política monetaria de la FED y el fin del así llamado <em>tapering</em> determinaron una reversión de los flujos globales de capitales hacia los países centrales. </p><p>Sumado a ello, la volatilidad de las monedas en los países emergentes y el crecimiento del spread soberano (causada por una larga secuela de eventos nefastos como la crisis de los bancos europeos, el Brexit, la crisis catalana, la guerra comercial Trump-China, entre otros) han provocado fuertes tensiones cambiarias en Argentina y Turquía, entre otros.</p> <p>Y como suele decirse: en rio revuelto, ganancia de pescadores, la turbulencia internacional genera un contexto oportuno para un nuevo amanecer para el FMI. Después de una larga década de marginación la institución puede cumplir el rol de garante para una salida ordenada de los capitales mundiales desde los emergentes y restaurar la disciplina en los mercados. </p> <p>En este contexto, la disputa parece centrarse nuevamente en la Argentina. E incluso ampliarse a otros países. Una muestra de ello son las presiones de los mercados para que Turquía acepte un acuerdo con el FMI, cosa que hasta ahora no sucedió. En el caso turco la salida fue la regulación de las operaciones en los mercados de derivados de Liras y un acuerdo de ingreso de dólares con Qatar.</p><p> En este sentido, no sorprende la actitud amable y aparentemente dialoguista de la directora Christine Lagarde durante los varios encuentros con el gobierno argentino. Sin embargo, el hecho de que el FMI haya tenido que modificar algunos de sus ejes tradicionales no debe llevarnos a afirmar que “esta vez es diferente”. Una breve reseña de los términos del acuerdo con Argentina es suficiente para mostrarlo.</p> <p><strong>Stand-by me, Argentina</strong></p> <p>Actualmente, Argentina tiene un acuerdo <em>stand-by</em> por tres años por un monto de USD 50.000 millones en tramos. Un primer tramo tipo stand-by por USD 15.000 millones y un segundo tramo por USD 35.000 de fondos “precautorios”. El objetivo del acuerdo implicaba suavizar las necesidades de financiamiento público y garantizar el acceso a los mercados financieros internacionales. </p><p>Del total del desembolso pautado para cuatro años, ya se registró un primer ingreso fuerte de divisas de USD 15.000 millones en junio (equivalente al 30% de las reservas del Banco Central). En caso de necestiarlo, el resto de lo pautado sería integrado trimestralmente con fondos por USD 3.000 millones, luego de que se cumpla con cada revisión de las metas del acuerdo.</p> <p>Más en detalle, el existen tres grandes áreas de monitoreo cuantitativo: una fiscal, otra inflacionaria y una tercera sobre el nivel de reservas del Banco Central. A esto se suma una serie de medidas complementarias, que antes se llamaban de “agenda estructural”. &nbsp;</p><p>Respecto a las áreas de monitoreo cuantitativo para 2018, la Argentina debería cumplir con un objetivo de ajuste fiscal equivalente a reducir el déficit primario en 1,5 puntos porcentuales del PBI; en segundo lugar, una cota máxima de inflación anual del 32% y, finalmente, un piso mínimo de reservas en el Banco Central de USD 53.600 millones para 2018. Para el año 2019, si se cumplía con todo lo pautado, se exigiría un menor ajuste fiscal, una inflación con techo de 28% y un piso mínimo de reservas en el Banco Central de USD 55.600 millones. </p><p>Respecto a la agenda estructural, las medidas complementarias indican el compromiso de cambio de composición de la hoja de balance del Banco Central mediante la eliminación de los títulos LEBAC (que motorizaron la corrida cambiaria de mayo), una nueva carta orgánica del Banco Central que profundice su independencia, la limitación del financiamiento al tesoro y la sanción de una ley de responsabilidad fiscal a nivel subnacional para impedir la emisión de deuda por parte de las provincias.</p> <p>Sin embargo, ya en la primera revisión el acuerdo no se cumplió porque no se alcanzó dos de tres de las metas cuantitativas de monitoreo: el piso mínimo de reservas y el techo máximo de inflación. La persistencia de la fuga de capitales y una nueva corrida cambiaria lo hicieron inviable. Es por ello que esta semana el gobierno argentino anunció que se dio inició una renegociación de los términos del acuerdo donde buscará reforzar el financiamiento. </p> <p>Actualmente tanto el riesgo país como el tipo de interés sobre los bonos se encuentran en niveles peligrosamente altos (casi 700 puntos básicos y 10,1% respectivamente), de modo que especular sobre los posibles escenarios futuros del país resulta bastante dificil. </p> <p>Por parte del gobierno argentino prevalece un fuerte optimismo y una celebración retórica de un nuevo acuerdo como una clara de que los compromisos fiscales estarían superados, y sería recuperada confianza internacional. </p><p>Sin embargo, el abordaje fiscalista sobre los problemas de la economía argentina hace que se pierda una parte importante de la historia. Desde la perspectiva del gobierno, un refuerzo del acuerdo con el FMI aseguraría los fondos para el refinanciamiento de los vencimientos de deuda hasta 2021. El resto del fondeo debería provenir de un reequilibrio presupuestario.</p> <p>Sin embargo, las dudas persisten. De sostenerse las dificultades actuales por reducir el déficit de balance de pagos (en especial la compra de dolares por parte los inversores grandes y chicos) aparecen cuatro aspectos a tener en cuenta. </p> <p>En primer lugar, cuál va a ser el resultado de la re-negociación con el FMI, los fondos que ingresen y las nuevas metas cuantitativas acordadas. Se espera que el gobierno argentino o logre ampliar el volumen de fondos externos (se rumoreo el apoyo de la FED vía el FMI) o, alternativamente, se modifique el esquema de desembolsos de los prestamos ya-acordados adelantando pagos futuros a condición de un mayor ajuste fiscal, inyectando dólares en el corto plazo. El escenario más probable parece ser este último. </p> <p>En segundo lugar, están las dudas de si incluso el nuevo financiamiento será suficiente. Según puede estimarse sumando los vencimientos de deuda y el capital, y considerándonos optimistas respecto al déficit de cuenta corriente y la fuga de capitales, se necesitaría al menos unos USD 5.000 adicionales al financiamiento ya pactado para 2018 y al menos USD 13.600 millones para 2019, en especial entre los meses de marzo y junio, justo cuando comienza la campaña para renovar cargos ejecutivos. Si la situación empeorase, y se acelerase la fuga de capitales, las necesidades financieras para el año que viene podrían fácilmente duplicarse. </p> <p>En tercer lugar, está la cuestión de la actividad económica. La persistencia de las presiones sobre el tipo de cambio hacen que la cota máxima de inflación del 32% anual fijada en el acuerdo con el FMI hace que no sea un techo sino un piso, ya que en Argentina tradicionalmente la devaluación se traslada rápidamente a precios. </p><p>Esto empeoraría el poder adquisitivo del salario, la situación social y las perspectivas de crecimiento; incrementando la incertidumbre política de cara al año próximo, en el cual el poder ejecutivo debe renovar su mandato.</p> <p>De modo que hacia adelante el gobierno Argentino no solo necesita que el apoyo financiero del FMI se fortalezca sino que traiga consigo el apoyo de los mercados. En semejante contexto, la frágil estabilidad del mercado argentino está garantizada solo en el corto plazo y solo por la inyección de dólares de la primera etapa del acuerdo con el FMI, y a la expectativa que este apoyo se refuerce. </p><p>Si este flujo se interrumpiese, es muy probable que se entre en una etapa terminal del proceso de crisis empezado hace unos meses. Una vez más, Argentina y el FMI son el escenario de ensayo de los emergentes, ¿se repetirá la misma historia?</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/roberto-lampa/tormenta-perfecta-sobre-el-rio-de-la-plata">Tormenta perfecta sobre el Río de la Plata</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/mat-as-bianchi/macri-y-el-p-ndulo-latinoamericano">Macri y el péndulo latinoamericano</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/griorgios-katsambekis-paula-blglieri/argentina-despu-s-del-kirchnerismo-la-derrota">Argentina después del kirchnerismo: la derrota del populismo y el proyecto contra-hegemónico de Macri</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> <div class="field-item even"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Argentina Civil society Conflict Culture Democracy and government Economics Equality Nicolás Hernán Zeolla Roberto Lampa Thu, 30 Aug 2018 11:24:21 +0000 Roberto Lampa and Nicolás Hernán Zeolla 119486 at https://www.opendemocracy.net Voces desde las cadenas de suministro: entrevista con Daniel Castellanos https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/daniel-castellanos/voces-desde-las-cadenas-de-suministro-entrevista-con-daniel-castell <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La vida en los EE.UU. como trabajador o trabajadora extranjera invitada no es nada fácil. Estás atada a un empleador, sin poder dejarlo, y afrontando desafíos para organizarte laboralmente. <strong><em><a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/daniel-castellanos/voices-from-supply-chain-interview-with-daniel-castellanos">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <iframe width="460" height="259" src="https://www.youtube.com/embed/BDlueC4-LcE" frameborder="0" allowfullscreen></iframe> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Daniel Castellanos</p> <p>DC: Mi nombre es Daniel Castellanos. Soy cofundador de la National Guestworker Alliance (Alianza Nacional de Trabajadores y Trabajadoras Invitadas), una organización de personas que vinieron a trabajar a los EE. UU con visado. Hace más de 10 años que organizamos a las trabajadoras y trabajadores, principalmente en respuesta a las difíciles condiciones de trabajo, que como antiguo trabajador invitado, conozco de primera mano. Soy originario de Perú y padre de dos hijos. Me di cuenta de que para convertirse en una trabajadora o trabajador invitado tienes que endeudar a tu familia. Por ejemplo, tuve que pagar $5000 para venir a EE.UU. —y eso es muchísimo dinero—. El segundo gran problema al que nos enfrentamos es que, como persona trabajadora invitada, estás vinculado a un solo empleador: no puedes abandonarlo sin perder tu visado. Esto es horrible. Como persona libre, puedes buscar trabajo en el lugar que quieras, pero yo, como trabajador invitado en los EE.UU, no tengo este derecho. Estoy atado a un empleador, sin importar si me trata bien o mal. Tengo que quedarme con él o ella, quién también está en posesión de mi contrato. Si no me quiere, puede llamar al departamento de policía y hacer que me deporten. Estamos luchando contra esto. El Gobierno de los EE.UU. no lo entiende, cree que con este esquema de personas trabajadoras invitadas ganamos todas, pero no es así.</p> <p><strong>BTS: ¿El problema con el trabajo por invitación es entonces que, incluso llegando de forma legal, la explotación sigue siendo muy grave?</strong></p> <p>DC: Sí. Se oye mucho sobre los problemas que enfrentan las personas migrantes indocumentadas, pero yo llegué legalmente, y aun así la situación era mala. De hecho, en cierta forma, es aún peor. Como trabajador o trabajadora indocumentada podría cambiar de empleador, pero no como trabajador invitado. Además, el empleador me cobra por todo. Las personas trabajadoras invitadas viven en la propiedad del empleador, lo que significa que las controla todos los días. Puede llamar a la puerta y decirles que vayan a trabajar a las dos o tres de la mañana. Algunos incluso te obligan a practicar la misma religión que ellos, lo que es simplemente inaceptable. Desafortunadamente, estos problemas existen también de forma paralela en otros países. Sabemos que los programas de trabajo por invitación fueron reproducidos en Canadá y Corea, reproduciendo a su vez los mismos problemas.</p> <p><strong>BTS: ¿Es esta la razón por la que viniste a la Conferencia Internacional de Trabajo 2016 (ILC por sus siglas en inglés)? ¿Cuáles fueron tus metas?</strong></p> <p>DC: Vinimos a la ILC de la OIT porque pensamos que la OIT, como la mayor institución internacional, puede empujar a los gobiernos en la dirección correcta. Reúne a todos los actores clave y nos da la oportunidad de hablar desde la perspectiva de las personas trabajadoras para mostrarle al mundo cómo mejorar las cosas para estas personas. Al fin y al cabo, este solo es un paso en un largo camino de negociaciones. No se solucionará mañana, pero pondremos estos temas sobre la mesa y la gente las verá. Y eso ayudará.</p> <p><strong>BTS: A muchas de las personas aquí reunidas nos gustaría ver estas discusiones convertidas en una convención de trabajo digno. ¿Qué piensa de eso?</strong></p> <p>DC: Sí, absolutamente; es crucial. Este es un problema global, no solo en la UE, sino para trabajadoras y trabajadores en todas partes. En América Latina hay personas trabajadoras sin ningún tipo de beneficios. Esta mañana, conversaba con personas indonesias que hacen relojes suizos Rolex, y que reciben sueldos irrisorios. Necesitamos denunciar estas injusticias, y mostrarle a la gente que para mantener una economía global es necesaria una regulación global.</p> <p><strong>BTS: Porque las compañías más grandes se están embolsando la mayor parte del dinero en la cadena de suministro, ¿es así?</strong></p> <p>DC: Así es. Es muy común, pero sabemos que tener este tipo de convenciones puede cambiar las cosas y ayudarnos a obtener acuerdos más justos para las trabajadoras y trabajadores.</p> <p><strong>BTS: ¿Qué aspectos clave cree que tenemos que cambiar para generar trabajo digno en las cadenas de suministro?</strong></p> <p>DC: Tres cosas. La primera es una mejor comprensión por parte del gobierno sobre este tema. Los gobiernos de todo el mundo no entienden que el capital está castigando a las personas trabajadoras. En segundo lugar, necesitamos que los gobiernos aumenten la protección de las y los trabajadores. Necesitamos libertad para organizarnos, no tener que enfrentarnos a listas negras o a la deportación. El Gobierno tiene que protegernos. Y tercero, ¡necesitamos empleados y empleadas satisfechas y felices! Es necesario mostrarles a los empleadores que, desde la perspectiva comercial, un empleado o una empleada feliz es siempre mejor. No será fácil, pero tenemos que convencerlos.</p> <p><strong>BTS: Gracias Daniel.</strong></p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda-">Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán</a><br /><span style="font-size:90%;">ANTONIO DE LAURI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-selwyn/promover-el-trabajo-digno-en-las-cadenas-de-suministro-una-entrevista-">¿Promover el trabajo digno en las cadenas de suministro? Una entrevista a Benjamin Selwyn</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN SELWYN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mark-anner/voces-de-la-cadena-de-suministro-una-entrevista-con-mark-anner">Voces de la cadena de suministro: una entrevista con Mark Anner</a><br /><span style="font-size:90%;">MARK ANNER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/sharan-burrow/cadenas-globales-de-suministro-qu-quiere-la-mano-de-obra">Cadenas globales de suministro: ¿qué quiere la mano de obra?</a><br /><span style="font-size:90%;">SHARAN BURROW</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anannya-bhattacharjee/la-organizaci-n-regional-y-la-lucha-para-conseguir-un-salario-di">La organización regional y la lucha para conseguir un salario digno en Asia</a><br /><span style="font-size:90%;">ANANNYA BHATTACHARJEE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/adam-fishwick/organiz-ndose-contra-la-econom-de-los-peque-os-encargos-gig-economy-lecc">Organizándose contra la economía de los pequeños encargos (gig economy): ¿lecciones de América Latina?</a><br /><span style="font-size:90%;">ADAM FISHWICK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/genevieve-lebaron/podemos-acabar-con-el-trabajo-forzoso-para-el-2030">¿Podemos acabar con el trabajo forzoso para el 2030?</a><br /><span style="font-size:90%;">GENEVIEVE LEBARON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/renta-b-sica-y-el-movimiento-contra-la-esclavitud">Renta básica y el movimiento contra la esclavitud</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alf-gunvald-nilsen/el-pueblo-adivasi-en-la-india-esclavas-y-esclavos-modernos-o-trabaj">El pueblo adivasi en la India: ¿esclavas y esclavos modernos o trabajadoras y trabajadores modernos?</a><br /><span style="font-size:90%;">ALF GUNVALD NILSEN</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Daniel Castellanos BTS en Español Wed, 29 Aug 2018 07:00:00 +0000 Daniel Castellanos 118843 at https://www.opendemocracy.net El pueblo adivasi en la India: ¿esclavas y esclavos modernos o trabajadoras y trabajadores modernos? https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/alf-gunvald-nilsen/el-pueblo-adivasi-en-la-india-esclavas-y-esclavos-modernos-o-trabaj <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El pueblo adivasi de la India trabaja a menudo en condiciones normalmente definidas como «esclavitud moderna», pero no se trata de esclavas y esclavos. Su falta de libertad es al mismo tiempo el motor y el resultado del capitalismo indio moderno. <b><i><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/alf-gunvald-nilsen/adivasis-in-india-modernday-slaves-or-modernday-workers">English</a></i></b></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/4587561360_b48a30ce44_o%20%281%29.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">A young Muria (Adivasi) man works a field. Collin Key/Flickr. <a href="https://www.flickr.com/photos/collin_key/4587561360/in/photolist-7X1w8e-bxjDTR-bxjFsR-7ZNvvK-7VFcTf-7YLJUP-7VPvpx-7YS6yR-7Zosaw-7WEpBn-7Xzt8T-81Q4vG-81gDdR-7YmxDy-7XsYVN-7VVuzt-7XZpYF-817CxU-7WvUsS-7ZiXAW-81BsqV-81Le2V-e1nvFG">CC (by-nc-nd)</a></p> <p>La India ocupa una posición distintiva dentro de las representaciones de la «esclavitud moderna». Según los recientes índices de esclavitud global generados por Walk Free Foundation, «los problemas de esclavitud moderna en este país son enormes». En <a href="http://www.globalslaveryindex.org/">2014</a>, Walk Free declaró que más de 14 millones de personas —de una población de 1.200 millones— están atrapadas en «todas las formas de esclavitud moderna». Por consiguiente, Walk Free y otros consideran a la India como <a href="http://indianexpress.com/article/india/india-others/at-14-million-india-has-most-number-of-people-under-modern-slavery-report/">el país con el número absoluto más elevado en el mundo de personas que viven en condiciones de esclavitud moderna</a>.</p> <p>A esta <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/joel-quirk-andr%C3%A9-broome/politics-of-numbers-global-slavery-index-and-marketplace-of-ac">política de los números</a> se le adjunta una serie de ulteriores argumentos según los que la vulnerabilidad a la esclavitud moderna es mayor entre algunos grupos que otros. «Las mujeres y hombres de la India más vulnerables a la esclavitud moderna», afirma <a href="http://www.ungift.org/doc/knowledgehub/resource-centre/2013/GlobalSlaveryIndex_2013_Download_WEB1.pdf">el informe de 2013</a>, «son los de las castas &#39;inferiores&#39; (dalits) y las comunidades indígenas (adivasis), especialmente las mujeres, niñas y niños». De igual modo, el informe de 2014 afirma: «Los hechos sugieren que los miembros de las castas y tribus &#39;inferiores&#39;, las minorías religiosas y las trabajadoras y trabajadores migrantes se ven afectados por la esclavitud moderna de manera desproporcionada».</p> <p>Estas declaraciones dependen enormemente de la manera en que se defina y aplique el concepto de esclavitud.&nbsp;<a href="http://www.theguardian.com/global-development/poverty-matters/2014/nov/28/global-slavery-index-walk-free-human-trafficking-anne-gallagher">Si asumimos la definición de esclavitud moderna de la Walk Free Foundation</a>, es cierto que la India tiene el mayor número absoluto de esclavas y esclavos modernos y que grupos específicos, como las personas dalits y adivasis, están sobrerrepresentadas en sus categorías. Sin embargo lo que quiero poner en entredicho es precisamente la afirmación de que la «esclavitud moderna» es una descripción apropiada de las condiciones altamente explotadoras y opresivas bajo las que muchas personas pobres de la India se ganan la vida. Quiero hacer esto haciendo referencia a los pueblos adivasi de la India.</p> <h2>Los pueblos adivasi</h2> <p>¿Quiénes son los pueblos adivasi de la India? En pocas palabras, el término «adivasi», que significa habitante original, se refiere a una gama de grupos étnicos que viven predominantemente en zonas montañosas y boscosas de toda la India rural. La constitución india los considera pertenecientes a la categoría de «tribus registradas», una designación que refleja el hecho de que las autoridades indias no reconocen a la gente adivasi como indígena, sino que más bien la definen como «tribal» según un conjunto específico de características. Estas incluyen su dependencia de la agricultura de subsistencia y su identidad étnica y cultural distintiva, que tiende a excluir a esta comunidad incluso de los escalones «más bajos» del sistema de castas de la India. Constituyendo aproximadamente un ocho por ciento de la población nacional, el pueblo adivasi está enormemente sobrerrepresentado entre la gente pobre en India: <a href="http://documents.worldbank.org/curated/en/2011/01/14101798/poverty-social-exclusion-india">según datos recientes</a>, casi la mitad del pueblo adivasi —un 44,7 por ciento— vive por debajo de un umbral de pobreza muy bajo: 816 rupias (£8,32/$12,75) al mes para hogares rurales.</p> <p>Al leer detenidamente el Índice Global de Esclavitud, sería muy fácil concluir que la otredad étnica y la miseria son las razones por las que el pueblo adivasi es muy vulnerable a lo que Walk Free Foundation define como esclavitud moderna. Sin embargo, pensar en este sentido supone que ciertas formas de trabajo son cualitativamente diferentes del trabajo «normal» en una economía capitalista debido a la falta de libertad que las caracteriza.&nbsp;<a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/genevieve-lebaron-neil-howard/forced-labour-is-big-business-states-and-corporations-ar">Esta lógica errónea</a>, que apoya el argumento de la esclavitud moderna en sí misma, supone además que ciertos grupos son más propensos que otros a participar en dichos trabajos debido a las formas de discriminación basadas en criterios como la etnicidad, el género y la casta. El problema con esta lógica es que <a href="http://www.palgrave.com/page/detail/modern-slavery-julia-oconnell-davidson/?K=9781137297273">permite al capitalismo salirse con la suya</a>. Lo mismo cabe afirmar al asignar a la población adivasi el papel de esclavas y esclavos modernos. ¿Por qué es así?</p> <h2>Las fuentes de pobreza y vulnerabilidad</h2> <p>Si queremos entender el motivo por el que el pueblo adivasi trabaja tan a menudo en condiciones que Walk Free define como esclavitud, debemos empezar con analizar la pobreza. Las personas adivasi son extremadamente pobres, un hecho reconocido en el Índice Global de la Esclavitud, y es la pobreza la que las obliga a elegir la migración laboral. A menudo este es el primer paso para trabajar bajo diferentes grados de falta de libertad. Déjennos entonces preguntar algo muy básico: ¿de dónde viene esa pobreza?</p> <p>En general, destacan dos causas: la pérdida de los medios de subsistencia y de las tierras.&nbsp;<a href="http://www.thehindu.com/todays-paper/jhabua-on-its-way-to-becoming-vidarbhaii/article212295.ece">En primer lugar, la pobreza de la población adivasi procede de la merma de sus medios de subsistencia agrícola</a>. Históricamente, el núcleo de la vida tribal es el cultivo de subsistencia, que ahora es prácticamente incapaz de sostener un hogar durante un año entero. Mientras algunos aspectos de esta situación son específicos de los medios de subsistencia del pueblo adivasi, esta situación es sintomática de <a href="http://www.thehindu.com/opinion/columns/Chandrasekhar/a-crisis-ignored/article2883236.ece">una crisis mayor de la agricultura pequeña y marginal en el contexto de la reforma neoliberal de la India</a>. Dicha crisis se manifiesta con fuerza sobre todo en <a href="http://www.thehindu.com/opinion/columns/sainath/in-16-years-farm-suicides-cross-a-quarter-million/article2577635.ece">el cuarto de millón de granjeras y granjeros que se suicidaron en la India</a> entre 1995 y 2011 por graves problemas económicos.</p> <p>Además, <a href="http://www.thehindu.com/news/national/other-states/indian-peoples-tribunal-releases-report-on-narmada-projects/article484041.ece">muchas personas adivasi que han elegido la migración laboral han sido desposeídas de sus tierras debido a la construcción de grandes represas, plantas industriales y minas</a> que están destinadas a impulsar el surgimiento de la India como superpotencia económica. Recordemos las cifras por un momento: las personas adivasi constituyen el ocho por ciento de la población de la India. Sin embargo, incluso estimaciones conservadoras sugieren <a href="http://www.outlookindia.com/article/unacknowledged-victims/265069">que también constituyen entre el 40 y el 50 por ciento de los entre 20 y 30 millones de personas que han sido desposeídas por infraestructuras y proyectos de desarrollo a gran escala</a> desde la independencia en 1947. Ya que las leyes para el reasentamiento y la rehabilitación han sido lamentablemente inadecuadas, la gran mayoría de las personas que han sido desposeídas no tienen otra opción para sobrevivir más que la migración laboral y <a href="http://www.thehindu.com/news/death-as-destiny-for-migrant-labourers-of-alirajpur/article1699819.ece">cualquier trabajo que puedan encontrar dentro de los circuitos migratorios</a>. En otras palabras, la pobreza que obliga al pueblo adivasi a recurrir a formas de trabajo que carecen profundamente de libertad es producida por el funcionamiento básico del capitalismo indio.</p> <p>Al describir los tipos de trabajo que constituyen la esclavitud moderna para las poblaciones adivasi de la India, el Índice Global de la Esclavitud de 2013, entre otros, afirma lo siguiente: «Las personas víctimas de trata interna son una parte significativa de la mano de obra en los ámbitos de la construcción, el sector textil, la fabricación de ladrillos, las minas, el procesamiento de pescado y gambas, y la industria hotelera&quot;. Si nos olvidamos por un momento del uso de la <a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/prabha-kotiswaran-sam-okyere/role-of-state-and-law-in-trafficking-and-modern-slavery">expresión profundamente problemática de «trata de personas»</a> en relación con la migración laboral en la India, esta declaración señala un hecho importante; en la India, cuando las personas pobres emigran para trabajar, su destino más común es la llamada «economía informal». Esta es <a href="http://www.thehindu.com/opinion/columns/Chandrasekhar/indias-informal-economy/article6375902.ece">un área que representa el 94 por ciento de la mano de obra en la India</a>. Un ámbito en el que la gran mayoría de trabajadoras y trabajadores soporta bajos salarios, largas horas de trabajo, una falta abismal de protección social y condiciones laborales con diferentes niveles de falta de libertad. Significativamente, esto está profundamente entrelazado con la economía formal de la India; proporciona mano de obra, productos y servicios a precios muy bajos.</p> <p>Para decirlo de manera más directa: la pobreza que obliga a las personas adivasi, y a otra gente, a trabajar en pésimas condiciones ayuda a fomentar un proceso de crecimiento que —<a href="http://www.bloomberg.com/news/articles/2013-02-18/cameron-leading-biggest-british-business-delegation-to-india">como señaló David Cameron durante un evento comercial indo-británico en Mumbai en 2013</a>— convertirá a la India en la tercera economía más grande del mundo en 2030. Eso significa que cuando descubrimos al pueblo adivasi trabajando en condiciones de falta de libertad, no estamos viendo a esclavas y esclavos modernos. Sino que nos estamos dando de frente con las trabajadoras y los trabajadores modernos, y con el capitalismo indio moderno. Esto, a su vez, afecta a la forma en la que pensamos en soluciones políticas a este problema.</p> <p>Cuando Walk Free Foundation habla de medidas para frenar las condiciones laborales que definen como esclavitud moderna, normalmente se refieren a leyes contra el trabajo infantil, el trabajo sexual, la trata de personas y la servidumbre por deudas. El modelo básico aquí implica medidas punitivas contra los trabajos ilegales. Sin embargo, ningún castigo revertirá la crisis en el medio rural de la India, ni subirá los salarios y mejorará las condiciones laborales de la población adivasi que trabaja duro en el sector informal. Estos objetivos supondrían una contribución genuina para la erradicación de las formas de trabajo que se etiquetan equivocadamente como esclavitud moderna. No obstante, hacer esto implicaría <a href="http://www.downtoearth.org.in/content/agrarian-crisis-farmers-15-states-protest-delhi-jantar-mantar">hacer causa común con agricultoras y agricultores pobres y marginales para lograr una política agrícola alternativa</a> que sirviera de protección frente a los caprichos de las fuerzas del mercado y revirtiera la degradación ecológica en curso. Además, implicaría aunar fuerzas con quienes están luchando contra <a href="http://www.caravanmagazine.in/perspectives/weak-ground-bjp-land-acquisition">las tentativas del gobierno actual para debilitar la legislación progresista sobre los derechos de la tierra, el re-asentamiento y la rehabilitación</a>. También implicaría colaborar con <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/alf-gunvald-nilsen/citizen-workers-and-class-politics-in-neoliberal-india">sindicatos innovadores que defiendan los derechos de las trabajadoras y los trabajadores en el sector informal de la India</a>.&nbsp;El hecho de que las medidas propuestas por Walk Free ni siquiera hagan referencia a estos hechos es solo un testimonio de la absoluta irrelevancia de esta organización para las trabajadoras y trabajadores modernos en la India moderna.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda-">Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán</a><br /><span style="font-size:90%;">ANTONIO DE LAURI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-selwyn/promover-el-trabajo-digno-en-las-cadenas-de-suministro-una-entrevista-">¿Promover el trabajo digno en las cadenas de suministro? Una entrevista a Benjamin Selwyn</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN SELWYN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mark-anner/voces-de-la-cadena-de-suministro-una-entrevista-con-mark-anner">Voces de la cadena de suministro: una entrevista con Mark Anner</a><br /><span style="font-size:90%;">MARK ANNER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/sharan-burrow/cadenas-globales-de-suministro-qu-quiere-la-mano-de-obra">Cadenas globales de suministro: ¿qué quiere la mano de obra?</a><br /><span style="font-size:90%;">SHARAN BURROW</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anannya-bhattacharjee/la-organizaci-n-regional-y-la-lucha-para-conseguir-un-salario-di">La organización regional y la lucha para conseguir un salario digno en Asia</a><br /><span style="font-size:90%;">ANANNYA BHATTACHARJEE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/adam-fishwick/organiz-ndose-contra-la-econom-de-los-peque-os-encargos-gig-economy-lecc">Organizándose contra la economía de los pequeños encargos (gig economy): ¿lecciones de América Latina?</a><br /><span style="font-size:90%;">ADAM FISHWICK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/genevieve-lebaron/podemos-acabar-con-el-trabajo-forzoso-para-el-2030">¿Podemos acabar con el trabajo forzoso para el 2030?</a><br /><span style="font-size:90%;">GENEVIEVE LEBARON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/renta-b-sica-y-el-movimiento-contra-la-esclavitud">Renta básica y el movimiento contra la esclavitud</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Alf Gunvald Nilsen BTS en Español Tue, 28 Aug 2018 07:00:00 +0000 Alf Gunvald Nilsen 117610 at https://www.opendemocracy.net La marea (no tan) rosa de Brasil, y su legado https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/s-rgio-costa/la-marea-no-tan-rosa-de-brasil-y-su-legado <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El dilema político en Brasil hoy es el siguiente: aunque los gobiernos de la marea rosa no fueron eficientes a la hora de reducir las desigualdades sociales, cualquiera de las alternativas políticas existentes es mucho peor. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/s-rgio-costa/brazil-s-light-pink-tide-and-its-legacy">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-38148167 Favela Rio.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-38148167 Favela Rio.jpg" alt="" title="" width="460" height="288" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Una vista de la favela "Alemao" de Rio de Janeiro, Brasil en Agosto de 2018. Foto: Fabio Teixeira/DPA/PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p class="blockquote-new">Este artículo forma parte de la serie "<a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/s-rgio-costa-francesc-badia-i-dalmases/la-desigualdad-persistente-el-controvertido">Desigualdad persistente: el controvertido legado de la marea rosa en América Latina"</a>&nbsp;producida en alianza con el Instituto de Estudios Latinoamericanos del Instituto de Sociología de la Freie Universität Berlin.</p><p>El 1 de enero de 2003, Luiz Inácio Lula da Silva, un inmigrante del Noreste de Brasil y ex trabajador del metal en São Bernardo do Campo (en la zona industrial de São Paulo), juró su cargo como presidente de Brasil.</p><p>Su primer mandato originó un sistema de poder que André Singer etiquetó como <em>Lulismo</em>, un sistema que implicó una doble estrategia de mantenido una política económica ortodoxa con altas tasas de interés, un tipo cambiario flotante y un presupuesto público equilibrado, mientras se realiza una fuerte expansión de gastos sociales y el aumento del salario mínimo en términos reales, proporcionales al crecimiento económico del país. </p><p>Esta estrategia aseguró las ganancias, tanto para los ricos, exentes de subidas de impuestos o de la confiscación de bienes o activos, como para los pobres, que pudieron beneficiarse de programas de transferencia de efectivo, así como del crecimiento económico que trajeron nuevas oportunidades&nbsp; económicas.</p><p class="mag-quote-center">Debido a la falta de coincidencias ideológicas, las alianzas entre el PT y los partidos conservadores se basaron en la distribución de beneficios (legales e ilegales).</p><p>Desde el punto de vista político-institucional, este sistema de poder fue apoyado por la coalición entre el Partido de Lula, el Partido de los Trabajadores ( PT ) creado durante las luchas sociales contra la dictadura militar (1964-1985) y varios partidos conservadores. Debido a la falta de coincidencias ideológicas, las alianzas entre el PT y los partidos conservadores se basaron en la distribución de beneficios (legales e ilegales) a políticos aliados, desde el control de agencias y compañías estatales hasta el botín proporcionado por contratos fraudulentos concedidos a empresas privadas.</p><p>Este sistema de poder demostró ser extremadamente exitoso, asegurando la reelección de Lula en 2006; la elección de su sucesora electa, la entonces desconocida Dilma Rousseff, en 2010; y la reelección de ésta en 2014, a pesar de que los síntomas de agotamiento del lulismo eran evidentes a partir de 2013. </p><p>Entre 2003 y 2013, el producto interior bruto de Brasil creció 64% y el porcentaje de la población que vive en la pobreza se redujo a la mitad. Además, el gasto social creció significativamente, el salario mínimo aumentó en un 75% en términos reales, y se crearon millones de nuevos empleos formales cada año.</p> <p>A partir de 2014, sin embargo, Brasil se ha enfrentado a una crisis dramática, que ha transformado al país en una "tierra de ensueño para científicos sociales [y] en una pesadilla para todos los demás", como lo describe adecuadamente Alfredo Saad-Filho, economista de la Universidad de Loon. La crisis económica y la política re retroalimentaron, generando recesión económica, reducción del empleo formal y la deuda más alta para los hogares. </p><p>Al tiempo que las investigaciones contra la corrupción paralizaron el sistema político, la tasa de crecimiento anual del PIB cayó del 7,6% en 2010 al 0,1 % en 2014 y se contrajo un 3,5 % en 2015 y un 3,6% en 2016. A fines de 2015, el congreso brasileño inició un proceso de impugnación contra la presidenta Dilma Rousseff, quien supuestamente violó las leyes presupuestarias brasileñas. La presidenta fue suspendida por primera vez en abril de 2016 y finalmente abandonó el cargo en agosto de 2016.</p><p class="mag-quote-center">Varios abogados y expertos en derechos humanos han mostrado de manera convincente que la condena de Lula no cumple con los requisitos exigibles a un proceso legal dentro del estado de derecho.</p><p> En abril de 2018, Lula da Silva, el político más popular de la historia brasileña contemporánea, fue arrestado tras haber sido condenado en segunda instancia por haberse beneficiado supuestamente de negocios ilegales entre su administración (2003-2010) y una empresa constructora . Varios abogados y expertos en derechos humanos han mostrado de manera convincente que su condena no cumple con los requisitos exigibles a un proceso legal dentro del estado de derecho.</p> <p>Por otro lado, la crisis alimentó la curiosidad de los científicos sociales. Querían evidenciar la polarización política de un país que, a pesar de su pasado violento, experimentó todas las transiciones - incluida la independencia, la abolición de la esclavitud y la proclamación de la república en el siglo 19, así como las transiciones democráticas en el siglo 20 - no a través de la revolución, sino a través de acuerdos entre élites. </p><p>La cuestión que no cuadra en todo esto es: por qué un acuerdo político (el lulismo), que no supuso cargas para los ricos, pudo desencadenar tales reacciones virulentas de las elites brasileñas como las que se materializaron en el<em> impeachment </em>de Rousseff y el en apoyo de las élites al encarcelamiento de Lula.</p> <p>En lo que sigue, evaluaré primero el impacto de los distintos gobiernos de la marea rosa sobre las desigualdades sociales en Brasil ; y en un segunda parte, su legado político.</p> <p><strong>Desigualdades sociales</strong></p> <p>No existe una definición consensuada de que significan exactamente las desigualdades sociales, ni entre los científicos sociales, ni en la arena política. Mientras que las mentes más liberales privilegian la (des)igualdad de oportunidades, los socialdemócratas prefieren referirse a la desigualdad de resultados, lo que significa fijarse en las distancias sociales reales. </p><p>Para nuestros propósitos en este breve valoración, yo defino las desigualdades como las distancias que existen entre la posición ocupada en las jerarquías sociales por parte de individuos o grupos a través de, por lo menos tres, dimensiones: ingreso y riqueza (propiedades, activos, etc.), poder, e inequidades ecológicas. </p><p>Respecto a los ingresos, no hubo una reducción notable de las desigualdades en los ingresos durante la administración de los períodos de marea rosa: medida por el coeficiente de Gini, con una bajada del 0.59 en 2002 a 0.51 en 2015. A l mismo tiempo, la proporción de los ingresos apalancados por el 1% más rico ha aumentado desde 2003, alcanzando el 25% de los ingresos totales en 2015. Esto significa que la redistribución del ingreso se produjo en los segmentos inferior y medio de la pirámide social, pero no en cúpula.</p> <p><span class="mag-quote-center">Alrededor de 400 mil contribuyentes, que suponen el 0,2% de la población total, concentran aproximadamente el 47% de la totalidad de la riqueza declarada en Brasil.</span>.La concentración de propiedades y activos, por su parte, es aún mayor, y también es persistente. El coeficiente de Gini para propiedades y otros activos no cambió expresamente durante los gobiernos de marea rosa y fue de 0.85 en 2012, según lo calcula Fábio Ávila de Castro. Según este autor, alrededor de 400 mil contribuyentes, que suponen el 0,2% de la población total, concentran aproximadamente el 47% de la totalidad de la riqueza declarada en Brasil.</p> <p>Existe un amplio consenso entre los expertos sobre que la reducción del coeficiente de Gini, en relación a los ingresos individuales durante las administraciones de marea rosa, es más bien una consecuencia de los procesos económicos (como el aumento de los precios de las materias primas en los mercados internacionales y movimientos en el mercado de trabajo doméstico) que de las políticas sociales en sí mismas. </p><p>En consecuencia, las políticas sociales basadas en las transferencias de efectivo, que fueron las preferidas por los gobiernos de la marea rosa de Brasil, tienen un fuerte impacto en la reducción de la pobreza, pero son en efectivas para promover la redistribución del ingreso y la riqueza. </p><p>Los analistas también cuestionan la sostenibilidad de la disminución de las desigualdades en Brasil, dada la confluencia adversa actual de un crecimiento económico modesto (o incluso negativo), la desindustrialización "prematura", una "reprimarización" de las exportaciones y la caída de los precios de las materias primas. La coyuntura política también es adversa para las políticas redistributivas. </p><p>Tras asumir la presidencia, en abril de 2016, el actual presidente Temer comenzó a recortar las prestaciones sociales introducidas durante las administraciones del PT. Lo primero que hizo fue abolir la agencia con rango ministerial responsable de la implementación de políticas destinadas a mitigar las desigualdades en términos de género y raza. Algunos meses después, aprobó una enmienda constitucional conocida como PEC 55, que congela en términos reales el gasto social durante 20 años. Otros recortes sociales siguieron en los meses siguientes.</p> <p>Las políticas fiscales adoptadas por las administraciones de la marea rosa también explican sus resultados modestos en términos de reducción de las desigualdades de ingresos y riqueza. La recaudación general de impuestos aumentó del 31,8 por ciento del PIB en 2003 al 35.9 por ciento en 2012, superando así el promedio que de la OCDE que se sitúa en el 34,6 por ciento. Sin embargo, la composición de los ingresos tributarios en Brasil difiere sustancialmente de la de aquellos países que son más efectivos en la disminución de las desigualdades. </p><p>Mientras que los impuestos indirectos (basados ​​en el consumo), que son regresivos, es decir, contribuyen a aumentar la desigualdad, representan el 49.7 por ciento de la totalidad de los impuestos recaudados en Brasil, esto significa una participación mucho menor de todos los impuestos recaudados en países europeos como Alemania (29.2 por ciento ) y Noruega (27. 3 por ciento). </p><p>En Brasil, la composición actual de los ingresos fiscales no ha variado sustancialmente desde que el Partido de los Trabajadores asumió el poder en 2003. Esto también ese aplica para otras características regresivas del sistema tributario brasileño, como la falta de un impuesto a los dividendos empresariales (en los países de Europa Occidental esta tributación varía entre el 25 por ciento de Bélgica y el 42 por ciento en Dinamarca) y la baja imposición a las rentas más altas (en Brasil el impuesto a la renta más alto es del 27.5 por ciento, mientras que en Suecia, por ejemplo, asciende al 56.6 por ciento).</p><p class="mag-quote-center">Introducir "simplemente" un impuesto del 15 por ciento para las ganancias financieras y de capital, combinadas con tasas impositivas de 35 y 40 por ciento para las rentas altas podría reducir el coeficiente de Gini en aproximadamente un 20 por ciento.</p><p>Los expertos en impuestos brasileños han desarrollado recientemente diferentes modelos para implementar reformas fiscales relativamente simples que tendrían un impacto notable sobre las desigualdades. Castro, por ejemplo, simula diferentes cambios en el sistema tributario brasileño y concluye que introducir "simplemente" un impuesto del 15 por ciento para las ganancias financieras y de capital, combinadas con tasas impositivas de 35 y 40 por ciento para las rentas altas podría reducir el coeficiente de Gini en aproximadamente un 20 por ciento. </p><p>Esto sería más de lo que se logró durante los doce años de administraciones del PT, que fue el período más exitoso en términos de reducción de la desigualdad en la historia de Brasil.</p> <p><strong>Asimetrías de poder</strong></p> <p>Esto nos lleva a la segunda dimensión relevante de las desigualdades: las asimetrías de poder. La evaluación de las asimetrías de poder es una tarea compleja por el hecho de que no existen indicadores transparentes para medirlas. En términos generales, se puede afirmar que los gobiernos del PT no han representado un cambio radical en la distribución del poder a favor de los trabajadores y las clases más bajas. Si lo hubiesen intentado, estos gobiernos habrían reformado el sistema tributario regresivo, y se habrían enfocado en el capital y los beneficios financieros. </p><p class="mag-quote-center">En términos generales, se puede afirmar que los gobiernos del PT no han representado un cambio radical en la distribución del poder a favor de los trabajadores y las clases más bajas.</p><p>Aún así, las minorías (no en términos demográficos, sino en términos políticos, como los afrodescendientes y las mujeres) han sido empoderadas en la medida en que sus reclamos han sido insertados a gran escala en la agenda política, siendo abordados a y través de políticas compensatorias. Sin embargo, estas ganancias políticas son frágiles, ya que fueron institucionalizadas no como derechos garantizados por sólidas instituciones de asistencia social, sino como beneficios enmarcados dentro de los programas sociales transitorios.</p><p>Basándonos en el vocabulario que Partha Chatterjee aplica para analizar la política india, podemos afirmar que, en el marco de los programas sociales introducidos por los gobiernos del PT, los beneficiarios representan poblaciones objetivo que tienen asignaciones, pero no ciudadanos plenos, con derechos innegociables. Con esta distinción, no niego la gran relevancia de estos programas para reducir la pobreza y empoderar temporalmente a las minorías. Mi intención es hacer hincapié en algunas insuficiencias de estas políticas para producir un cambio de poder en favor de los pobres y de las minorías en Brasil.</p> <p>La fragilidad de las ganancias para los pobres y las minorías obtenidos durante los gobiernos del PT, se hizo evidente tras la llegada a la presidencia de Temer. A pesar de su enorme falta de popularidad y legitimidad, Temer ha recortado beneficios para los pobres y las minorías de manera constante, aplicando medidas administrativas muy sencillas.</p> <p>Evaluar la variación de las desigualdades socio-ecológicas también resulta difícil, ya que los indicadores existentes son imprecisos y parciales. Sin embargo, varios estudios cualitativos demuestran que la expansión de la producción y exportación de mercancías durante las administraciones de la marea rosa creó nuevos riesgos y produjo daños, principalmente para las poblaciones que residen en las áreas de expansión de las actividades mineras y agrícolas. </p><p>El uso intensivo de fertilizantes, pesticidas y semillas genéticamente modificadas, así como técnicas imprudentes de explotación de los recursos minerales condujeron no solo a nuevos riesgos abstractos, sino también a altos niveles de contaminación y complicaciones de salud para las poblaciones más expuestas a estos peligros, tales como trabajadores rurales, indígenas y las llamadas poblaciones tradicionales. </p><p>Además, para la población urbana, especialmente los más pobres, que residen en las áreas periféricas, la expansión sin precedentes del número de automóviles y motocicletas en este período, alarga significativamente el tiempo invertido en movilidad y empeora las condiciones ambientales, dado el nivel de ruido y contaminación del aire. </p><p>También hubo una explosión en el número de accidentes de tráfico: en 2002 había (en números redondos) 37 mil muertos y 160 mil víctimas con discapacidad permanente en los accidentes de tránsito en Brasil. En 2015 , hubo 42 mil víctimas fatales y 516 mil víctimas con discapacidad permanente, especialmente entre peatones y motociclistas, precisamente aquellos grupos de usuarios de la carretera en los que se concentran los pobres.</p> <p><strong>El legado político de la marea rosa</strong></p> <p>La situación política actual en Brasil, unas semanas antes de las elecciones generales de octubre, es muy preocupante. El país continúa gobernado por un presidente que permanece en el poder solo porque ha ofrecido varios privilegios a los congresistas para rechazar las sólidas acusaciones de corrupción en su contra.</p><p> El candidato presidencial Lula, quien por mucha distancia lidera todas las encuestas electorales, ha sido arrestado y sentenciado a 12 años y un mes en la cárcel. Su candidatura será probablemente rechazada por el Tribunal Superior Electoral. El segundo lugar en las encuestas lo ocupa un militar retirado, Jair Bolsonaro, que representa a la derecha radical y es conocido por su racismo, su sexismo y su misoginia.</p><p class="mag-quote-center">El sistema político resiste cualquier intento de un auto-reforma. Hoy en día es un aparato especializado en el intercambio de apoyo parlamentario a cambio de privilegios ventajas ilícitas que no tiene ninguna función de representación de los intereses de la sociedad.</p><p> El sistema político resiste cualquier intento de un auto-reforma. Hoy en día es un aparato especializado en el intercambio de apoyo parlamentario a cambio de privilegios ventajas ilícitas que no tiene ninguna función de representación de los intereses de la sociedad. La sociedad está polarizada entre los que quieren que Lula regrese al poder y los que odian y repudian todo lo que está vinculado al PT y su legado. </p><p>El poder judicial, a su vez, contribuye muy poco a arbitrar conflictos en esta sociedad dividida. Una parte importante de la administración de justicia entiende que su función principal es reformar el sistema político, como demostró el analista político Marcos Nobre .</p> <p>¿Es justo decir que este es el legado político de los gobiernos de marea rosa ? Si y no. Es cierto que no fue el PT el que promovió la polarización política. Los medios de comunicación, líderes de opinión pública y los políticos oportunistas instrumentalizaron los miedos y las angustias de las clases medias consolidadas a través de la construcción del mito de que sus problemas eran consecuencia de las medidas favorables a los pobres, y de las políticas de promoción de los negros y las mujeres adoptadas por el PT. </p><p>Sin embargo, también es cierto que los gobiernos del PT no han hecho nada para reformar el sistema político y hacerlo más transparente y permeable a los intereses de la sociedad. Por el contrario, para permanecer en el poder, el PT ha contribuido a amplificar el nivel de corrupción del sistema político. Al menos en parte, los gobiernos del PT son responsables de la falta de alternativas político-electorales de las fuerzas progresistas en Brasil. </p><p>El partido ha ejercido durante décadas una hegemonía absoluta sobre la izquierda brasileña, cooptando o sofocando cualquier nuevo liderazgo político que haya surgido. Incluso hoy, cuando el partido está aplastado y desacreditado, invierte el carisma y el prestigio personal de su máximo líder Lula para evitar la consolidación de nuevos partidos y liderazgos en el campo político progresista.</p> <p class="mag-quote-center">Cualesquiera que sean los resultados de las elecciones, la continuidad y la profundización de las políticas contra las desigualdades sociales en Brasil son poco probables.</p><p>Un pronóstico consistente sobre el resultado de las elecciones de octubre en Brasil es, en este momento, inviable. Sin embargo, cualesquiera que sean sus resultados, la continuidad y la profundización de las políticas contra las desigualdades sociales en Brasil son poco probables. Se espera que los nuevos congresistas y gobernadores vendrán sobre todo de los partidos conservadores vinculados a los intereses de los sectores económicos más poderosos, como las compañías mineras, los bancos y la agroindustria. </p><p>En este escenario, uno no debe esperar políticas enfáticas de redistribución del ingreso y la riqueza, como la reforma fiscal o la reforma agraria y urbana. Por el contrario, es más probable que las reformas futuras reduzcan el gasto social, creen más facilidades fiscales para los ricos, lo que implica una mayor concentración de riqueza e ingresos en pocas manos. En este escenario, incluso si se elige a un presidente identificado con políticas redistributivas, no tendrá el respaldo necesario para la implementación de políticas progresivas. </p><p>Si se elige a un presidente conservador, la situación puede empeorar. La desigualdad y la pobreza, que han crecido desde la destitución de Dilma Rousseff, pueden volver a los niveles existentes antes de los gobiernos rosa. Esto resume el dilema político al que se enfrenta el Brasil actual: los gobiernos de marea rosa no fueron eficientes en la reducción de las desigualdades sociales, pero todas las demás alternativas políticas reales son mucho peores.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/s-rgio-costa-francesc-badia-i-dalmases/la-desigualdad-persistente-el-controvertido">Desigualdad persistente: el controvertido legado de la Marea Rosa en América Latina</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/kathya-arauj/el-destino-de-las-desigualdades-y-los-gobiernos-de-centro-izquierda-e">Las desigualdades y los gobiernos de centro-izquierda en Chile</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/trevor-evans/el-nexo-familia-partido-estado-en-nicaragua">El nexo familia-partido-estado en Nicaragua</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/alejandro-grimson/balance-y-derrota-del-kirchnerismo-en-argentina">Desigualdad: Balance y derrota del Kirchnerismo en Argentina</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil Civil society Conflict Culture Democracy and government Economics Sérgio Costa Mon, 27 Aug 2018 22:20:56 +0000 Sérgio Costa 119451 at https://www.opendemocracy.net El fracaso del megacanal nicaragüense, una buena noticia para las comunidades indígenas https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/beverly-goldberg/el-fracaso-del-megacanal-nicarag-ense-una-buena-noticia-para-las- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El proyecto del megacanal es muy revelador de cómo Daniel Ortega trata los asuntos públicos y en particular los que afectan de manera directa a las comunidades indígenas.<strong> <em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/beverly-goldberg/is-nicaraguan-mega-canal-failure-good-news-for-indigenous-communi">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Untitled design_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Untitled design_0.png" alt="" title="" width="460" height="327" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Imagen: Mujeres indígenas, Daniel Ortega. Beverly Goldberg.</span></span></span></p><p>Estos últimos meses Nicaragua ha estado presente en los medios a raíz del estallido de violencia y represión con el que se desbordó la conflictividad social en uno de los países más pobres y corruptos de América Latina. </p><p>El otro gran tema de Nicaragua, más allá de la reacción brutal del gobierno nicaragüense ante una protesta que se tornó violenta, es el del proyecto de megacanal transoceánico – un tema muy revelador de cómo Daniel Ortega y su gobierno tratan los asuntos públicos y, en particular, los que afectan de manera directa a las comunidades indígenas.&nbsp;</p> <p>El proyecto del Gran Canal Nicaragüense saltó por primera vez a los titulares de prensa en 2013 después de que un misterioso multimillonario chino de las telecomunicaciones, de nombre Wang Jing, negociara con el gobierno sandinista un acuerdo por valor de 50.000 millones de dólares para construir un canal entre el Pacífico y el Atlántico para uso de buques de gran tonelaje – es decir, de tonelaje excesivo para circular por el Canal de Panamá. </p><p><a href="http://www.lavozdelsandinismo.com/nicaragua/2014-09-27/el-canal-interoceanico-cambiara-la-fisonomia-de-nicaragua/">Según el presidente</a> Daniel Ortega, este proyecto "de ensueño" representaba la oportunidad de sacar a Nicaragua de la pobreza y poner el país en la vía del desarrollo - una promesa que sin duda tocó la fibra a más de uno en el segundo país más pobre de América <a href="https://www.theguardian.com/global-development/2015/may/19/poverty-nicaragua-children-school-education-child-labour">después de Haití</a>.</p> <p>Pero cuando a principios del año en curso se hizo patente que el proyecto estaba en punto muerto, muchos eran ya los que opinaban que más que de un&nbsp; sueño, se trataba de una pesadilla.&nbsp;</p> <p>La Ley del Canal 840 supuso, ya desde su concepción, una amenaza para los grupos más vulnerables de la población nicaragüense. Dicha ley especifica que cualquier propiedad o terreno necesarios para la construcción del canal serán expropiados - afectando, sin consulta previa, a <a href="https://elpais.com/elpais/2017/02/10/planeta_futuro/1486758466_852892.html">unas 100.000</a> familias rurales e indígenas y amenazando no solo su bienestar sino su supervivencia.&nbsp;</p> <p>Luego está el tema de la represión y la corrupción gubernamentales. Empezaron a surgir preguntas acerca de cómo se estaba utilizando el proyecto para legitimar a un líder que ha reprimido de forma sistemática y violenta a civiles desde el inicio de su mandato, pero de manera más llamativa desde el pasado mesdeabril con el <a href="https://www.aljazeera.com/news/2018/05/nicaragua-protests-180530130717018.html">estallido de las protestas</a> que han supuesto la muerte de más de 300 personas.</p> <p>En un país que se sitúa entre los últimos 30 de un total de 180 que figuran en el Índice de Corrupción de <a href="https://www.transparency.org/country/NIC">Transparency International</a>, surgieron también dudas acerca de la capacidad del gobierno nicaragüense para distribuir los ingresos derivados del proyecto entre su población y especialmente a los más necesitados.</p> <h3><strong>El misterioso fin de Wang Jing</strong></h3> <p>Las sospechas sobre el estado del proyecto empezaron en 2017 cuando tanto la prensa local como la internacional se percataron de que 4 años después de negociarse el infame acuerdo con el empresario chino Wang Jing, no se había movido ni un solo ladrillo. </p><p>La empresa de Jing, la Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND), se había comprometido a tener el canal terminado en 2020, pero en junio de 2017 empezó a <a href="/cnnespanol.cnn.com/2017/07/06/canal-interoceanico-de-nicaragua-chi-o-no/%22confusing%20HYPERLINK%20%22https:/cnnespanol.cnn.com/2017/07/06/canal-interoceanico-de-nicaragua-chi-o-no/%22%20mensages">emitir mensajes</a> justificando que la construcción todavía no hubiese empezado por supuestas conversaciones en curso con socios internacionales acerca del diseño del canal.</p> <p>El fin del proyecto del megacanal pareció ya algo inminente a principios del presente año cuando Panamá decidió cortar con Taiwán y abrir relaciones con China. A resultas de ello, Beijing se comprometió a realizar proyectos de desarrollo del Canal de Panamá, competidor del de Nicaragua, sobre la base de concesiones de hasta 40 años. Esto complicaba sin duda la participación china en el proyecto del megacanal nicaragüense en un futuro previsible.</p> <p>Por otra parte, la incapacidad de Jing de confirmar de dónde obtendría los 50.000 millones de dólares necesarios para llevar a cabo el proyecto aumentó la confusión alrededor del proyecto y alimentó los rumores de que su fortuna no era tan sólida como se suponía. En abril del presente año, <a href="https://www.bloomberg.com/news/articles/2018-04-26/nicaragua-canal-builder-abandons-office-in-prime-hong-kong-tower">se desalojaron sin explicación</a> las oficinas de HKND en Hong Kong sin que mediara tampoco información de su traslado a otra dirección.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">El gobierno de Ortega supuestamente amenazó y conminó al gobierno del territorio indígena Rama-Kriol para que firmase un "Acuerdo de consentimiento libre, previo e informado del Gran Canal Interoceánico".</p> <p>El proyecto todavía no ha sido cancelado oficialmente por el gobierno de Nicaragua, pero todo apunta a que se ha venido abajo la capacidad inversora de Jing.</p> <p>Los altísimos niveles de inversión necesarios, la nueva inversión china en Panamá y las externalidades negativas que el proyecto agravaría de llevarse a cabo hacen que sea muy poco probable que otro inversor sustituya a Jing en el corto plazo.&nbsp;</p> <h3><strong>A la vez una victoria y una derrota para los grupos indígenas</strong></h3> <p>La Ley del Canal 840 se aprobó en 2013 tras varios días de negociaciones clandestinas entre el gobierno de Nicaragua y Wang Jing en las que se acordó la construcción sin respetar el derecho a consulta previa.</p> <p><a href="http://www.ilo.org/dyn/normlex/es/f?p=NORMLEXPUB:11300:0::NO::P11300_INSTRUMENT_ID:312314">Nicaragua <span>está </span>comprometida</a> a respetar el principio de consulta previa - el derecho fundamental de los pueblos indígenas a ser consultados e informados sobre cualquier medida que pueda afectar a sus comunidades - al haber ratificadoen su día el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo&nbsp; y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas. Dicho principio, además, está consagrado en la <a href="http://www.cedehcanicaragua.com/documents/Manual-para-Procesos-de-Consulta-Previa-Libre-e-Informada-en-Propiedad-Comunal-Indigena-y%20Afro-descendiente.pdf">constitución nicaragüense</a>.&nbsp;</p> <p>A pesar de ello, el gobierno de Ortega supuestamente amenazó y conminó al gobierno del territorio indígena Rama-Kriol, que goza de autonomía sobre sus tierras desde 2009, para que firmase un "Acuerdo de consentimiento libre, previo e informado del Gran Canal Interoceánico". Las organizaciones indígenas califican dicho acuerdo de <a href="https://www.cwis.org/2018/07/interoceanic-canal-in-nicaragua/">fraudulente</a> porque no cumplió con los requisitos éticos previstos.&nbsp;</p> <p>Si tenemos en cuenta que el Centro de Estudios Indígenas del Mundo responsabiliza a los gobiernos sandinistas del asesinato de cerca de <a href="https://www.cwis.org/2018/07/interoceanic-canal-in-nicaragua/">10 indígenas</a> que intentaban defender sus territorios y su forma de vida, la aprobación torticera del proyecto del megacanal en 2013 no representa, para muchos, ninguna sorpresa.&nbsp;</p> <p class="mag-quote-center">El 52% del proyecto&nbsp;sancionado por el gobierno de Ortega cruzaba territorios indígenas, entre ellos los de las comunidades Miskito, Rama y Rama Kriol, añadiendo leña al fuego de la dolorosa historia de los pueblos indígenas bajo los gobiernos sandinistas.</p><p><a href="https://www.cwis.org/2018/07/interoceanic-canal-in-nicaragua/">El 52% del proyecto</a> sancionado por el gobierno de Ortega cruzaba territorios indígenas, entre ellos los de las comunidades Miskito, Rama y Rama Kriol, añadiendo leña al fuego de la dolorosa historia de los pueblos indígenas bajo los gobiernos sandinistas.</p><p> La Ley del Canal 840 incluye una disposición que permite la expropiación de las tierras necesarias para la construcción del canal, lo que habría afectado a <a href="https://elpais.com/elpais/2017/02/10/planeta_futuro/1486758466_852892.html">cerca de 100,000</a> familias rurales e indígenas.</p> <p>La construcción del canal no solo habría implicado el desplazamiento de comunidades indígenas, sino que habría afectado a los humedales y los bosques de los que dependen estas comunidades para su supervivencia. </p><p>El canal propuesto atravesaba el lago de Nicaragua, el lago más grande de América Central, que se utiliza como fuente de agua para toda la población y como fuente de alimento por las comunidades indígenas de Urbaite Las Pilas y San Jorge Nicaraocalí, <a href="http://www.pueblosindigenaspcn.net/mapa-territorios-indigenas">que habitan en sus riberas</a>. </p><p>Como que la profundidad el lago es insuficiente para los súper buques tanque que deberían atravesarlo, el proyecto preveía su dragado, lo que hubiese representado la destrucción del lecho del lago, con el resultado de la contaminación del agua y el daño consiguiente a las especies nativas. </p><p>Abrir el lago al Atlántico y al Pacífico también hubiese provocado un <a href="https://www.washingtonpost.com/news/worldviews/wp/2014/12/23/why-the-chinese-backed-nicaragua-canal-may-be-a-disaster/?noredirect=on&amp;utm_term=.d68089c42773">aumento de especies invasoras</a> con efectos devastadores para el ecosistema local.</p> <p>Para la población indígena, el fracaso del proyecto del canal es agridulce: ha presenciado como el gobierno de Ortega ha pisoteado el principio de consulta previa, pero sin duda se siente aliviada ante el hecho de que el canal ya no se construirá a costa de sus tierras.&nbsp;</p> <h3><strong>Beneficiar a un régimen represivo y corrupto en lugar de promover el desarrollo</strong></h3> <p>El presidente Daniel Ortega ha demostrado ser incapaz de lidiar con el descontento social desde elinicio de su mandato en 2006.&nbsp;</p> <p>Con anterioridad a la crisis actual, Ortega ya reprimía con dureza las protestas, como se evidenció en el caso de <a href="https://www.theguardian.com/world/2014/dec/24/nicaragua-protests-interoceanic-canal-rivas">la manifestación pacífica contra el canal en 2014</a>, que fue reprimida por la policía militar y se saldó con decenas de heridos y otros tantos encarcelados.&nbsp;</p> <p>Pero la reciente ola de protestas en Nicaragua, que comenzó con el anuncio de una reforma del plan de pensiones por parte del gobierno, ha llevado a niveles de violencia sin precedentes en todo el país. Los manifestantes han sido el blanco de las fuerzas gubernamentales y de los partidarios de Ortega.</p> <p><a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/sosnicaragua-lo-que-debes-saber-sobre-la-represi-n-en-nicaragua">La Organización Pro Derechos Humanos de Nicaragua</a> estima que, desde el pasado mes de abril,&nbsp; los heridos en las protestas ascienden a 2.100 y que 329 personas han desaparecido o han sido secuestradas. Hay además informaciones que apuntan a que un número indeterminado de civiles han sido torturados. </p><p>Grupos paramilitares prosandinistas financiados por el gobierno han hecho su aparición. Algunas informaciones señalan que estos grupos, formados por ex miembros de la guerrilla, pandilleros y miembros de la juventud sandinista, apuntaban con sus armas a la cabeza o al pecho de manifestantes, causando así numerosas muertes.</p><p class="mag-quote-center">Dado que Ortega&nbsp;controla el Poder Judicial, es muy poco probable que cualquier acusación de corrupción que pudiera darse contra su gobierno o sus aliados en relación al proyecto del&nbsp;canal llegue a los tribunales.</p> <p>Ortega es también responsable de importantes retrocesos democráticos desde que empezó su mandato como presidente y los niveles de corrupción en el país siguen siendo muy altos. </p><p>Preocupan especialmente la eliminación de la limitación de mandatos prevista en la constitución y la centralización del Poder Judicial que permite que crímenes graves sean enjuiciados por magistrados leales al gobierno en lugar de ser sometidos a la consideración de un jurado.</p> <p>Todos los departamentos del gobierno y casi todas las instituciones públicas están ahora bajo el control del partido de Ortega, que recientemente ha <a href="https://www.reuters.com/article/us-nicargua-protests/nicaraguas-ortega-says-early-elections-would-create-instability-idUSKBN1KE00V">rechazado las peticiones</a> de elecciones anticipadas, alegando que desestabilizarían aún más el país.</p> <p>Ortega no ha hecho mucho por tranquilizar a aquellos que se preocupan al ver cómo la corrupción haido penetrando en todas las capas del gobierno y de las instituciones del país. Dado que Ortega <a href="https://freedomhouse.org/report/freedom-world/2018/nicaragua">controla el Poder Judicial</a>, es muy poco probable que cualquier acusación de corrupción que pudiera darse contra su gobierno o sus aliados en relación al proyecto del canal llegue a los tribunales.</p><p> En cambio, los casos judiciales políticamente motivados que implican a la oposición son bastante comunes. Al clima de nepotismo e impunidad imperante viene a añadirse el hecho de que varios miembros de la familia de Ortega, entre ellos su esposa Raquel Murillo (actual vicepresidenta) y sus hijos e hijas, detentan cargos públicos de alto nivel.</p> <p>En el caso del proyecto del canal, el tema de la corrupción se hizo patente ya desde el principio, cuando se otorgó a la empresa de Wang Jing la concesión para operar el canal y disponer de los beneficios que generase por un periodo de 100 años a partir de su construcción - con lo que se garantizaba el enriquecimiento de la élite y de Jing, pero escasos beneficios a la población nicaragüense.&nbsp;</p> <p>Por otra parte, dado que la ayuda y la inversión china no conlleva condiciones relativas a la gobernanza o el respeto de los derechos humanos, el aumento de la violencia en el país no es razón para que los inversores se desentiendan de compromisos previos. </p><p>Por consiguiente, había el temor de que un megaproyecto de este tipo podía ayudar a proporcionar legitimidad a un régimen cada vez más violento y corrupto, del mismo modo que el petróleo proporciona legitimidad a muchos regímenes no democráticos en Oriente Medio.&nbsp;</p> <p>Y Ortega podía usar las ganancias para ampliar sus redes clientelares, o para hacer depender la población de la ayuda del gobierno, como en Venezuela, sin promover simultáneamente proyectos de desarrollo.&nbsp;</p> <h3><strong>El fin de la pesadilla</strong>&nbsp;</h3> <p>El fin del megaproyecto del canal es motivo de celebración para muchos nicaragüenses. Las comunidades indígenas Miskito, Rama y Rama Kriol ven renacer sus esperanzas de conservación de sus ecosistemas y se sienten más seguras, al menos de momento, de no que no van a ser expulsadas de sus tierras.&nbsp;</p> <p>Sin embargo, la Ley del Canal y la turbia estrategia de Ortega de forzar la firma de un acuerdo ilegítimo con el gobierno de Rama-Kriol en detrimento del principio constitucional de consulta previa establece un precedente nefasto para posibles acuerdos ilícitos similares en el futuro.</p> <p>Muchos en Nicaragua se sentirán sin duda aliviados de que el megacanal no llegue a convertirse en realidad. En lugar de promover el desarrollo, el proyecto simplemente habría fortalecido y legitimado un régimen que ha sido responsable de importantes retrocesos democráticos y que ha ejercido violencia contra la población civil.</p> <p>¿Ha llegado la pesadilla a su fin? El tiempo lo dirá. Pero si el fracaso de la inversión de Jing se confirma, es muy poco probable que alguien más esté dispuesto a asumir los riesgos financieros y ambientales de un megaproyecto tan megalomaníaco.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/democraciaabierta/somosind-genas-logros-y-desaf-os-de-la-lucha-ind-gena">#SomosIndígenas: Logros y desafíos de la lucha indígena</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/sebasti-n-ortega-jhonny-valle-ayuque/la-tragica-muerte-de-curandera-ind-gena-olivi">La trágica muerte de curandera indígena Olivia Arévalo en el Perú</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/beverly-goldberg/las-luchas-por-una-voz-ind-gena-femenina-en-am-rica-latina">Las luchas por una voz indígena femenina en América Latina </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Nicaragua </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Nicaragua Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Ideas International politics Indigenous People Beverly Goldberg Mon, 27 Aug 2018 13:10:57 +0000 Beverly Goldberg 119444 at https://www.opendemocracy.net Renta básica y el movimiento contra la esclavitud https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/renta-b-sica-y-el-movimiento-contra-la-esclavitud <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La renta básica incondicional no solo es factible, sino que además tiene más potencial de emancipación que cualquier otra política puesto que está dirigida a la vulnerabilidad económica que es el corazón de toda explotación laboral. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/neil-howard/basic-income-and-antislavery-movement">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/555228/howard internal 4932358.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/555228/howard internal 4932358.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style=""/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Protestors demand basic income in Spain in 2014. Joaquin Gomez Sastre/Demotix. All Rights Reserved.</span></span></span></p> <p>Ya en mayo del 2014 argumenté, <a href="http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2014/05/abolitionism-hostage-capitalist-f-2014514772623122.html">en una publicación para Al-Jazeera</a> que el movimiento mundial contra la esclavitud corre el riesgo de convertirse en una forma de ocultar la injusticia político-económica estructural. Sugería que, si el movimiento se centraba en hacer que las personas que consumen y son activistas “se sientan mejor por sentirse mal” en vez de abordar esa injusticia, se estaría desperdiciando una oportunidad generacional para hacer que el mundo sea más justo.</p> <p>No tiene por qué ser así. Existe una alternativa que comienza por promover una <a href="http://www.basicincome.org/bien/aboutbasicincome.html">renta básica incondicional</a> como una estrategia genuina contra la esclavitud. Solo una renta básica universal eliminará realmente la vulnerabilidad económica que se encuentra en la raíz de <a href="http://www.aljazeera.com/indepth/opinion/2014/04/capitalism-coercion-2014417133923106962.html"><em>toda</em> explotación laboral</a>.</p> <h2>La esclavitud y el mercado</h2> <p>La esclavitud, al igual que la trata de personas y el trabajo forzoso, es principalmente un <a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/neil-howard/slavery-and-trafficking-beyond-hollow-call">fenómeno del mercado</a>. Aunque a menudo se describe como algo ajeno a las relaciones mercantiles, la realidad es que los mercados crean tanto el suministro de trabajadoras y trabajadores vulnerables como la demanda de su trabajo. Cuando una trabajadora se encuentra en condiciones de explotación extrema, casi siempre es el resultado de una situación de vulnerabilidad económica que a su vez coincide con la demanda de un empleador por su trabajo.</p> <p>Esto sucede porque, en las sociedades de mercado, la libertad de rechazar cualquier trabajo es la cara opuesta a la <a href="http://www.thinkafricapress.com/economy/forced-labour-about-politics-much-crime">libertad de morir de hambre</a> a menos que lo aceptes. A menos que seas una persona rica independiente, tienes que trabajar para sobrevivir. Para las personas más pobres, para quienes <a href="http://www.ophi.org.uk/policy/multidimensional-poverty-index/">los extremos son asuntos de vida o muerte</a>, el precio a pagar por decir no, incluso a un empleo horrible, a menudo es demasiado alto.</p> <p>Esta es la razón por la cual las políticas «favorables al mercado» <a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/bridget-anderson/extreme-exploitation-is-not-problem-of-human-nature">nunca serán suficientes</a> para abolir la «esclavitud moderna». Las políticas favorables al mercado no alteran el equilibrio de poder entre quienes son económicamente débiles y quienes son económicamente fuertes. Confían en la buena voluntad o en la aplicación de la ley, persuadiendo a las empresas a «comportarse mejor», a las consumidoras y consumidores a comprar más éticamente, y a las fuerzas policiales a eliminar a las manzanas podridas. Pero estas políticas no hacen nada con respecto a la obligación económica que hace que las personas más pobres sean vulnerables a empresas malévolas, expertas en evadir a las autoridades.</p> <h2>Renta básica</h2> <p>Entonces, ¿qué se debe hacer? La política con el mayor potencial de emancipación es la renta Básica incondicional (RBI). La RBI tiene un pedigrí largo y respetado. Thomas Paine abogó por <a href="http://en.wikipedia.org/wiki/Agrarian_Justice">una versión de la RBI</a> en los albores de la Revolución Americana, y ha tenido partidarios modernos que van desde <a href="http://en.wikipedia.org/wiki/Bertrand_Russell">Bertrand Russell</a> a <a href="http://en.wikipedia.org/wiki/John_Rawls">John Rawls</a>.</p> <p>La idea es tan simple como <a href="http://www.ssc.wisc.edu/~wright/Redesigning%20Distribution%20v1.pdf">brillante</a>: otorgar a cada ciudadana y ciudadano una cantidad de dinero suficiente para garantizar su supervivencia sin ningún tipo de compromiso. La recibes por el mero hecho de ser parte de la ciudadanía. Nunca te enriquecerás, pero siempre evitará que pases hambre, o que tengas que venderte como esclava o esclavo por falta de una alternativa mejor.</p> <p>Cuando las personas oyen hablar por primera vez sobre la RBI, a menudo su reacción visceral es preguntarse, «¿es factible?»,«¿No dejaría todo el mundo de trabajar?” Estas preocupaciones son comprensibles, pero también están fuera de lugar.</p> <p>Con respecto a la viabilidad, hay dos puntos importantes. El primero es que la viabilidad económica de tal método de redistribución de la riqueza ya ha sido probada, en principio, por la misma Gran Bretaña. De hecho, el estado de bienestar opera sobre la misma base, gravando progresivamente para distribuir la riqueza de manera más igualitaria.</p> <p>Segundo, es probable que la RBI sea <a href="http://www.thehindu.com/opinion/op-ed/cash-transfers-can-work-better-than-subsidies/article6665676.ece">más barata y eficiente</a> que cualquier otro sistema existente de protección social. Actualmente, los gobiernos de todo el mundo desperdician miles de millones de dólares en políticas que no llegan a las personas más vulnerables. En Occidente, las costosas prestaciones dependientes de los recursos <a href="http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/dec/08/starve-benefit-sanctions-unemployed-hungry-government">excluyen</a> a muchas de las personas más necesitadas, mientras que los gobiernos subsidian <a href="http://npi.org.uk/publications/income-and-poverty/monitoring-poverty-and-social-exclusion-2014/">salarios de pobreza</a> y otorgan <a href="http://www.taxjustice.net/">ventajas fiscales a las empresas</a>. En los países empobrecidos, los subsidios al combustible y a la agricultura con frecuencia <a href="http://www.thehindu.com/opinion/op-ed/cash-transfers-can-work-better-than-subsidies/article6665676.ece">no alcanzan los objetivos previstos</a> ya que las y los burócratas corruptos malversan fondos para adquirir influencia política. En estas circunstancias, los costos de distribuir un ingreso básico directamente a las personas se compensarán reduciendo otros programas menos eficientes y eliminando el peso muerto de los intermediarios políticos.</p> <p>¿Trabajarían las personas si recibiesen una RBI? Por supuesto que sí. Muy pocas personas están satisfechas con simplemente subsistir; casi todas quieren por lo menos mejorar las vidas de sus hijas e hijos. Ninguna persona que defienda la renta básica incondicional quiere que esta sea lo suficientemente alta como para desalentar el trabajo. Por el contrario, el objetivo es darles a las personas la «<a href="http://books.google.co.uk/books/about/Real_Freedom_for_All.html?id=a46FAAAAMAAJ&amp;redir_esc=y">verdadera libertad</a>» de decir <em>¡No!</em>&nbsp;a los malos empleos y <em>¡Sí!</em>&nbsp;a los buenos. Cabe recordar que en Occidente, es el propio sistema punitivo de seguridad social el que crea trampas de desempleo. Si en vez de exenciones de impuestos o complementos proporcionáramos a la gente una RBI, entonces nadie enfrentaría nunca la opción de perder dinero al aceptar un trabajo.</p> <p>La RBI tiene beneficios más allá de estos fundamentos prácticos, y por primera vez en la historia, tenemos <a href="http://www.bloomsbury.com/uk/basic-income-9781472583116/">evidencia empírica detallada de un país en vías de desarrollo</a> que lo demuestra. UNICEF acaba de completar un proyecto piloto con la Asociación de mujeres trabajadoras por cuenta propia en India para evaluar la RBI entre miles de residentes en el estado de Madhya Pradesh. Los hallazgos son sorprendentes.</p> <p>En primer lugar, muestran un <em>aumento</em> en la actividad económica, con surgimiento de pequeñas empresas, <em>más</em> trabajo realizado, más equipo y más cabezas de ganado para la economía local. En segundo lugar, quienes reciben una RBI registraron mejoras en nutrición infantil, asistencia y rendimiento escolar, salud y atención médica, saneamiento y vivienda. Se registraron mayores beneficios para las mujeres que para los hombres (a medida que se incrementó la autonomía financiera y social de las mujeres), para las personas con discapacidad que para otras, y para las personas más pobres en relación a las más ricas.</p> <p>Pero hay una tercera dimensión que realmente debería hacer que el movimiento contra la esclavitud observe y tome nota. Se trata de la «dimensión emancipadora». La seguridad económica proporcionada por la RBI no sólo aumentó la participación política de las personas pobres, sino que además les dio el tiempo y los recursos necesarios para representar sus intereses frente a las personas poderosas. También <em>las liberó de las garras de los prestamistas</em>. Tal como el autor del estudio de UNICEF <a href="http://www.thehindu.com/opinion/op-ed/cash-transfers-can-work-better-than-subsidies/article6665676.ece">indica</a>:</p> <p><em>El dinero es un bien escaso en las aldeas en India y esto hace que su precio suba. Las personas que prestan dinero y poseen la tierra pueden fácilmente someter a la población a servidumbre por deudas, y cobrar tasas de interés exorbitantes que las familias no pueden pagar.</em></p> <p>A menos que, por supuesto, reciban una RBI, en cuyo caso tienen la liquidez necesaria para mantener su libertad incluso en casos de crisis económicas. Para quien dude del potencial transformador de este trabajo, es cuestión de ver este <a href="https://www.youtube.com/watch?v=UvErJvuWrWc">video de 12 minutos,</a> con el que es imposible no sentirse inspirado.</p> <h2>Potencial histórico</h2> <p>El movimiento contemporáneo contra la esclavitud se encuentra a la vanguardia de una coyuntura histórica crítica. En el contexto de la crisis económica mundial, los antiguos modelos sociales <a href="https://www.opendemocracy.net/ourkingdom/stuart-weir/welfare-state-is-dead-%E2%80%93-what-is-rising-from-grave">están decayendo,</a> pero los nuevos aún <a href="http://www.theguardian.com/books/2014/apr/09/precariat-charter-denizens-citizens-review">no están listos para nacer</a>. En este vacío hemos visto el aumento de una grave explotación laboral, junto con un activismo político y de consumo como respuesta.</p> <p>A la vanguardia de esta respuesta se encuentran el movimiento abolicionista moderno, y lo hace con un poder discursivo sin igual. Nadie que tenga un espacio en la mesa de discusión <em>apoya </em>la esclavitud: todo el mundo quiere erradicarla. Es por esto que el llamado por la abolición de la «esclavitud moderna» no tiene detractores. Atrae a aliados que van desde la <a href="http://www.freedomfund.org/">élite empresarial</a> global al <a href="http://thinkprogress.org/economy/2014/12/11/3602687/pope-francis-modern-slavery/">mismísimo Papa</a>. Más de 50.000 personas por semana se inscriben al Movimiento Global <a href="http://www.walkfreefoundation.org/">Walk Free,</a> y en los últimos años hemos asistido a una oleada de presión para acabar con la explotación extrema.</p> <p>¿Qué significa todo esto? Significa que el movimiento abolicionista actual tiene la oportunidad del siglo. Pueden ir a lo seguro y abogar por políticas favorables al mercado que, en el mejor de los casos, arreglan situaciones por encima. O pueden optar por soluciones más grandes y revolucionarias, y organizar un cambio mundial en dirección a una mayor justicia social.</p> <p>Seamos claros: la RBI no es simplemente la herramienta más efectiva para abolir la esclavitud moderna. Es una herramienta de justicia social radical, para cambiar por completo el juego económico, para emanciparnos <em>a todas y todos</em> de la vulnerabilidad económica. Si el movimiento abolicionista moderno tiene una misión histórica, es la de completar la tarea de su predecesor: deben lograr que la libertad no sea solo legal, sino factible.&nbsp;</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p> <fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda-">Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán</a><br /><span style="font-size:90%;">ANTONIO DE LAURI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-selwyn/promover-el-trabajo-digno-en-las-cadenas-de-suministro-una-entrevista-">¿Promover el trabajo digno en las cadenas de suministro? Una entrevista a Benjamin Selwyn</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN SELWYN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mark-anner/voces-de-la-cadena-de-suministro-una-entrevista-con-mark-anner">Voces de la cadena de suministro: una entrevista con Mark Anner</a><br /><span style="font-size:90%;">MARK ANNER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/sharan-burrow/cadenas-globales-de-suministro-qu-quiere-la-mano-de-obra">Cadenas globales de suministro: ¿qué quiere la mano de obra?</a><br /><span style="font-size:90%;">SHARAN BURROW</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anannya-bhattacharjee/la-organizaci-n-regional-y-la-lucha-para-conseguir-un-salario-di">La organización regional y la lucha para conseguir un salario digno en Asia</a><br /><span style="font-size:90%;">ANANNYA BHATTACHARJEE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/adam-fishwick/organiz-ndose-contra-la-econom-de-los-peque-os-encargos-gig-economy-lecc">Organizándose contra la economía de los pequeños encargos (gig economy): ¿lecciones de América Latina?</a><br /><span style="font-size:90%;">ADAM FISHWICK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/genevieve-lebaron/podemos-acabar-con-el-trabajo-forzoso-para-el-2030">¿Podemos acabar con el trabajo forzoso para el 2030?</a><br /><span style="font-size:90%;">GENEVIEVE LEBARON</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Neil Howard BTS en Español Mon, 27 Aug 2018 07:00:00 +0000 Neil Howard 117612 at https://www.opendemocracy.net ¿Conoces los dos grandes retos del nuevo presidente de México? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/puede-amlo-acabar-con-la-corrupci-n-y-la-violencia-en-m-xico <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Entre los enormes retos que enfrenta el nuevo presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la violencia y la corrupción ocupan un lugar primordial. Lo que haga con ellos marcará su presidencia. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/democraciaabierta/what-are-two-greatest-challenges-of-new-president-amlo-in-mexico">English</a></strong></em></p><p>&nbsp;</p> </div> </div> </div> <p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-08-23 a la(s) 15.14.27.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/564150/Captura de pantalla 2018-08-23 a la(s) 15.14.27.png" alt="" title="" width="460" height="281" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>AMLO en su cierre de campaña. Foto: Wikimedia commons</span></span></span></p><p>Entre los enormes retos que enfrenta el nuevo presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador (AMLO), la violencia y la corrupción ocupan un lugar primordial. Con más de 25.000 homicidios (70 por día), 2017 fue uno de los años más violentos de las últimas décadas en México, que sigue estando entre los 10 países más violentos del mundo, según el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS). Por el lado de la corrupción, el escenario mexicano también es endiabladamente difícil.&nbsp;</p><p>Según el Índice Global de Corrupción, México se encuentra en la posición número 135 de 180 de países evaluados en materia anticorrupción. Por eso, la tarea del nuevo presidente es titánica. ¿Cómo puede lograr AMLO poner fin a estos dos problemas, gravísimos en México, que afectan a la región entera?.&nbsp;&nbsp;</p><p><strong>Plan de Austeridad Repúblicana&nbsp;</strong></p><p>En una ambiciosa reforma de la estructura orgánica del Estado, AMLO pretende hacer realidad 12 reformas legales entre las que se incluye el plan de austeridad que propone reducir sueldos, eliminar instituciones, y desconcentrar el poder. La idea es atajar la alta burocracia para reducir brechas salariales, controlar el gasto y eliminar por completo la impunidad que alimenta tantos actos corruptos.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">&nbsp;¿Cómo puede lograr AMLO poner fin a estos dos problemas, gravísimos en México, que afectan a la región entera?.&nbsp;&nbsp;</p><p dir="ltr"><strong>Eliminar fueros y privilegios</strong></p><p dir="ltr">El artículo 108 de la Constitución Mexicana impide que el presidente pueda ser juzgado por delitos de corrupción. Además, la figura de fuero o inmunidad en este país impide que figuras como los senadores puedan ser procesados por delitos durante su gestión. Una de las reformas prioritarias para AMLO es acabar con el fuero y los privilegios y así dar vía libre a que altos funcionarios puedan ser juzgados y castigados por delitos como la corrupción durante su gobierno.</p><p dir="ltr"><strong>Aumentar o reducir las penas</strong></p><p dir="ltr">Neutralizar la ola de violencia es un asunto esencial para la gobernabilidad que propone AMLO. Con la escalada de este flagelo, la propuesta central del futuro presidente es cambiar el enfoque de la represión hacia políticas más preventivas, relacionadas con la disminución de la pobreza y la desigualdad. Un eje clave de esta nueva política podría ser la despenalización de las drogas, empezando por la marihuana. Se considera que la “guerra” contra el narcotráfico y los enfrentamientos entre bandas criminales organizadas son, con mucha diferencia, la mayor causa de muertes violentas en México.</p><p dir="ltr">“La violencia no se puede enfrentar con violencia”, dice AMLO. Estas palabras muestran que su estrategia podría estar encaminada a elaborar lo que ha denominado un “plan de paz y reconciliación”, incluyendo algunas (siempre polémicas) amnistías. Aún existen muchas incertidumbres sobre cómo, en términos prácticos, esto podría funcionar en muchos territorios en los que la narcoviolencia pareciera ser la única ley.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">Existen muchas incertidumbres sobre cómo, en términos prácticos, podría funcionar un plan de paz y reconciliación en territorios en los que la narcoviolencia pareciera ser la única ley.</p><p dir="ltr"><strong>Reducir la violencia de género</strong></p><p dir="ltr">México también también encabeza la lista de países con el mayor número de feminicidios en la región. Según ONU mujeres, más de 7 feminicidios se cometen al día en México, unos datos alarmantes que suponen una gran inquietud para el próximo gobierno. Entidades como el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF) han pedido a AMLO que se pronuncie respecto a su plan para abordar esta cruel y despiadada práctica de asesinatos y odio contra la mujer.</p><p dir="ltr">***</p><p dir="ltr">México, cuyo PIB se sitúa entre los 20 mayores del mundo, arrastra problemas endémicos en países mucho más pobres, devastados por guerras interminables. Pero con un gobierno de izquierda que quiere poner a las personas en el centro de su acción política, México tiene una oportunidad como nunca antes de encarar de forma distinta la corrupción y la violencia, dos clamorosos fracasos de las administraciones precedentes.&nbsp;</p><p dir="ltr">La nueva presidencia se enfrentará desde el primer día, a los ojos del mundo, a su capacidad para cumplir tantas promesas de campaña y de crear cambios estructurales, haciendo realidad políticas de erradicación de la violencia y de la corrupción que estén a la altura de un país esperanzado con un cambio de gobierno, que tantos esperaron durante décadas.&nbsp;</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mexico </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Mexico Democracy and government DemocraciaAbierta Thu, 23 Aug 2018 20:18:42 +0000 DemocraciaAbierta 119419 at https://www.opendemocracy.net ¿Podemos acabar con el trabajo forzoso para el 2030? https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/genevieve-lebaron/podemos-acabar-con-el-trabajo-forzoso-para-el-2030 <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Si la Alianza 8.7 quiere realmente erradicar el trabajo forzoso de las cadenas de suministro, debe realizar un cambio radical en su manera de abordarlo. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/genevieve-lebaron/can-world-end-forced-labour-by-2030">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><img width="100%" src="//cdn.opendemocracy.net/files/u563152/8394332909_b9bd64d445_o.jpg" /><span class="image-caption">Rice farmers working in the field in Kandal province. ILO/ Khem Sovannara/Flickr.&nbsp;<a href="https://www.flickr.com/photos/iloasiapacific/8394332909/">(CC BY-NC-ND 2.0)</a></span></p><p>El gran interés del mundo en la esclavitud moderna y la trata de personas se debe, en parte, a que se ha demostrado que muchas compañías de marcas de primera línea se benefician de prácticas laborales de explotación en sus cadenas de suministro. Firmas importantes han tenido que tomar medidas y responsabilizarse por sus trabajadoras y trabajadores, presionadas por <a href="https://cleanclothes.org/resources/publications/follow-the-thread-the-need-for-supply-chain-transparency-in-the-garment-and-footwear-industry">campañas</a> y <a href="https://www.theguardian.com/global-development/2014/jun/10/supermarket-prawns-thailand-produced-slave-labour">denuncias públicas</a> que comprueban estos vínculos. Además, en los últimos años hemos observado un aumento en el número de iniciativas <a href="http://3blmedia.com/News/Global-Business-Coalition-Against-Human-Trafficking-Expands-Scope-and-Steps-Efforts-End">corporativas</a> y <a href="https://oag.ca.gov/sites/all/files/agweb/pdfs/sb657/resource-guide.pdf">gubernamentales</a> destinadas a mejorar los estándares laborales en todo el mundo. En general, el mecanismo principal adoptado ha sido una mayor transparencia en las cadenas de suministro, y no tanto la regulación punitiva o las sanciones. El argumento es que las «buenas» empresas encontrarán y solucionarán los casos ocultos de explotación, mientras que las «malas» empresas quedarán expuestas y serán castigadas por quienes consumen y el mercado.</p> <p>La tendencia hacia «trabajo decente para todas las personas» renovó su impulso en 2015, cuando Naciones Unidas lo reconoció como uno de los 17 <a href="http://www.un.org/sustainabledevelopment/sustainable-development-goals/">Objetivos de desarrollo sostenible (ODS)</a> a alcanzar para el 2030. Desde ese momento, se constituyó una gran red de agentes institucionales conocidos como <a href="http://www.alliance87.org/">Alianza 8.7</a> —bautizada así por la sección del ODS 8 dedicada en particular al trabajo forzoso— para liderar el esfuerzo mundial en torno a este objetivo. Como quizás era de esperar, debido a su composición, reina un gran entusiasmo en la Alianza por el desarrollo de enfoques de gobernanza voluntarios y liderados por el sector privado, para erradicar el trabajo forzoso en las cadenas de suministro. Entre ellos se cuentan aquellos que persiguen una mayor transparencia en estas cadenas. Existe un único problema: hay muy poca evidencia que sustente su entusiasmo.</p> <p>La explotación laboral severa se mantiene como un problema endémico en muchos sectores y regiones del mundo. Un gran conjunto de investigaciones académicas, periodismo de investigación y campañas de trabajadoras y trabajadores ha dejado claro que los abusos laborales tales como el incremento de horas extra obligatorias, el robo de salarios, la manipulación de relaciones entre deudas y créditos, los casos de acoso sexual y violencia, junto a otras formas de coerción y explotación florecen hoy en día en la economía mundial. Si la Alianza 8.7 desea alcanzar su objetivo o avanzar de manera demostrable hacia la erradicación del trabajo forzoso, la trata de personas, la esclavitud moderna y los terribles casos de trabajo infantil dentro de los próximos trece años, debe abordar de forma dramática y significativa las causas fundamentales de estos problemas en las cadenas de suministro globales.</p> <h2>Los límites de la transparencia </h2> <p>Las iniciativas y estrategias en discusión en la actualidad implican, en general, una expansión de las auditorías sociales existentes, las certificaciones éticas y los programas de concienciación. Al perpetuar el statu quo, ignoran el creciente volumen de investigación empírica que <a href="http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/14747731.2017.1304008">cuestiona</a> la eficacia de estos tipos de programas, y la necesidad de un cambio de enfoque radical para enfrentar este desafío. ¿Por qué?</p> <p>La poca eficacia de las «iniciativas de transparencia» se debe en parte a problemas de diseño. Por ejemplo, la calidad de las auditorías sociales y éticas varía en gran manera porque son las empresas que las realizan las que deciden sobre su profundidad, exigencia y alcance. Además, la mayoría de las auditorías se centran en los proveedores de primer nivel —es decir, en las personas contratadas directamente por la empresa para producción—. Sin embargo, sabemos que <a href="http://onlinelibrary.wiley.com/journal/10.1111/(ISSN)1748-5991">el trabajo forzoso prospera y afecta a trabajadores y trabajadoras contratadas por agencias laborales</a> o contratistas, y no tanto a productores directos. También aparece entre subcontratistas no autorizados del sector ilegal e informal, desde trabajo desde casa hasta operaciones mineras ilegales. Estas personas raramente son alcanzadas por las auditorías sociales. Asimismo, en general las auditorías se centran en cadenas de suministro de productos y no en las del plantel laboral, lo que ignora las «<a href="https://theconversation.com/why-businesses-fail-to-detect-modern-slavery-at-work-82344?utm_source=twitter&amp;utm_medium=twitterbutton">redes no regularizadas a través de las cuales agentes de terceras partes pueden reclutar y transportar víctimas del trabajo forzoso o de trata de personas para ser utilizadas por empresas</a>».</p> <p>Debido a la gran repercusión de casos de explotación laboral descubiertos recientemente en cadenas de suministro «éticamente certificadas», se cuestiona aún más a las iniciativas corporativas «de buena fe». Entre ellas: el derrumbe de la fábrica textil Rana Plaza en Bangladesh en 2013, poco después de aprobar una auditoría; el descubrimiento de un <a href="https://www.theguardian.com/global-development/2014/jun/10/supermarket-prawns-thailand-produced-slave-labour">abuso laboral descontrolado</a>, incluyendo asesinatos por parte de empleadores en el «éticamente certificado» sector pesquero de Tailandia; y el descubrimiento de <a href="http://thesourcefilm.com/">trabajo infantil en plantaciones de café</a> que habían sido certificadas como libres de explotación. Todos estos ejemplos cuestionan la confianza que se deposita en los programas voluntarios de gobernanza de las cadenas de suministro, y plantean serias preguntas sobre la integridad de las iniciativas de «supervisión» llevadas a cabo por la industria. Existe muy poca evidencia sólida del trabajo de las industrias para abordar la lucha contra el trabajo forzoso, la esclavitud moderna, o la trata en las cadenas de suministro globales, y mucha de sus fallas.</p> <h2>Los límites de la legislación «poco severa»</h2> <p>Iniciativas gubernamentales recientes y de gran impacto —como la Ley californiana de transparencia en las cadenas de suministro (2010), la <a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/patricia-carrier-joseph-bardwell/how-uk-modern-slavery-act-can-find-its-bite">Ley sobre esclavitud moderna del Reino Unido</a> (2015), y el requerimiento propuesto por Australia para <a href="https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/komala-ramachandra/australia-s-modern-slavery-proposal-falls-short">informes sobre la esclavitud moderna en las cadenas de suministro</a>— también priorizan una mayor transparencia antes que castigar las violaciones. Se han aprobado docenas de estas leyes desde 2009, las cuales exigen que las grandes empresas revelen qué están haciendo para prevenir y solucionar el trabajo forzoso en las cadenas de suministro. Sin embargo, en la mayoría de las jurisdicciones no existe sanción para aquellas que informen de no estar haciendo nada. La mayoría de estas leyes son muy poco severas, ya que incrementan las obligaciones de informar pero no establecen responsabilidad extraterritorial, no crean estándares públicos vinculantes y no sancionan el incumplimiento, todo lo cual es fundamental.</p> <p>Mi colega, Andreas Rühmkorf y yo hemos publicado recientemente un <a href="http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1758-5899.12398/full">estudio</a> sobre la eficacia de este tipo de legislación en la revista <em>Global Policy</em>. Observamos a 25 empresas importantes e investigamos si sus códigos de conducta, los códigos de conducta de proveedores, los términos y condiciones de compra y la sustentabilidad que reportaban evolucionaron a partir de la entrada en vigor de la Ley sobre esclavitud moderna del Reino Unido y, de ser así, de qué forma sucedió. Encontramos que el progreso significativo fue muy reducido.</p> <h2>Crear una ratonera más eficaz </h2> <p>El enfoque de la Alianza 8.7 frente al trabajo forzoso y la esclavitud en las cadenas de suministro globales debería basarse en la evidencia de lo que funciona. En la actualidad, existe una marcada falta de evidencia sobre la efectividad de las leyes poco severas sobre la transparencia y los esfuerzos voluntarios de las industrias para reducir los casos de explotación laboral en la totalidad de las cadenas de suministro globales. Queda por descubrir si sería mejor comenzar de nuevo o trabajar seriamente para mejorar las iniciativas existentes. En cualquier caso, es importante comprender que el obstáculo principal para tener éxito con cualquiera de las dos opciones no es técnico, sino político.</p> <p>Una característica curiosa de muchas de las iniciativas ya mencionadas es que con frecuencia durante su diseño y ejecución dejan a un lado a trabajadoras y trabajadores, en vez de empoderarlos para ejercer sus derechos y controlar la eficacia de las iniciativas. Además, aun cuando se incluye al plantel laboral en iniciativas de participantes múltiples, éste suele informar de que únicamente se le permitió participar de forma superficial.</p> <p>Esto es una señal de alarma importantísima. Si el objetivo de estas iniciativas es reducir el trabajo forzoso y la esclavitud, entonces las personas empleadas son una parte esencial de la lucha. Nadie tiene más razones para supervisar y promover estándares laborales que ellas y, además, son más efectivas en su trabajo cuando conforman una parte organizada e involucrada de cualquier proceso de ejecución de iniciativas. Los programas de <a href="https://wsr-network.org/">«responsabilidad social de trabajadores y trabajadoras»</a> liderados por grupos como la <a href="http://www.ciw-online.org/">Coalición de Trabajadores de Immokalee</a> en Estados Unidos, por ejemplo, son buenos ejemplos de cómo puede involucrarse al plantel laboral en la gobernanza de la cadena de suministro.</p> <p>Otra gran señal de alarma es el entusiasmo con el que las empresas han aceptado las leyes de transparencia. Un supuesto fundamental en la bibliografía sobre economía política en los negocios es que las empresas se resisten a cualquier regulación que pueda impactar en sus actividades. Aun así, las empresas han estado luchando a favor de estas leyes de transparencia.</p> <p>En el Reino Unido, por ejemplo, el gobierno quitó la cláusula sobre la transparencia en las cadenas de suministro de una versión posterior de la Ley sobre esclavitud moderna, y una coalición industrial lo presionó para que la volviera a incluir. Las empresas no son organizaciones humanitarias benevolentes; cuando luchan por nuevas legislaciones, es necesario cuestionar sus motivos. ¿Se promueve este tipo de leyes en particular para cerrar el camino a formas más severas de legislación? Tales preguntas deben tomarse seriamente en cuenta si se quiere alcanzar un progreso significativo.</p> <p>Para terminar, debemos pensar con cuidado y ser escépticos en extremo con respecto al poder desproporcionado de agentes industriales en el inicio, diseño y ejecución de iniciativas en contra de la esclavitud, tanto públicas como privadas. El poder corporativo impide eliminar de raíz las causas de la explotación laboral en las cadenas de suministro globales. Aunque las razones detrás de la demanda de trabajo forzoso por parte de las empresas varían según el tipo, sector e industria a la que pertenecen, hay patrones claros de las causas fundamentales que pueden ser abordados. Esto, sin embargo, requiere cambios fundamentales en los modelos empresariales dominantes en la economía minorista global. Si la Alianza 8.7 desea tener éxito en esta tarea, eso es lo que debería impulsar.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda-">Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán</a><br /><span style="font-size:90%;">ANTONIO DE LAURI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-selwyn/promover-el-trabajo-digno-en-las-cadenas-de-suministro-una-entrevista-">¿Promover el trabajo digno en las cadenas de suministro? Una entrevista a Benjamin Selwyn</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN SELWYN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mark-anner/voces-de-la-cadena-de-suministro-una-entrevista-con-mark-anner">Voces de la cadena de suministro: una entrevista con Mark Anner</a><br /><span style="font-size:90%;">MARK ANNER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/sharan-burrow/cadenas-globales-de-suministro-qu-quiere-la-mano-de-obra">Cadenas globales de suministro: ¿qué quiere la mano de obra?</a><br /><span style="font-size:90%;">SHARAN BURROW</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anannya-bhattacharjee/la-organizaci-n-regional-y-la-lucha-para-conseguir-un-salario-di">La organización regional y la lucha para conseguir un salario digno en Asia</a><br /><span style="font-size:90%;">ANANNYA BHATTACHARJEE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/adam-fishwick/organiz-ndose-contra-la-econom-de-los-peque-os-encargos-gig-economy-lecc">Organizándose contra la economía de los pequeños encargos (gig economy): ¿lecciones de América Latina?</a><br /><span style="font-size:90%;">ADAM FISHWICK</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Genevieve LeBaron BTS en Español Thu, 23 Aug 2018 07:00:00 +0000 Genevieve LeBaron 118842 at https://www.opendemocracy.net A propósito de AMLO: es hora de dejar atrás el término “populismo” https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/barry-cannon-ruben-flores/es-hora-de-dejar-atr-s-el-t-rmino-populismo <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La popularidad del concepto de populismo no significa que éste sea un término útil para quienes desean entender nuestra cambiante realidad política. Por el contrario,&nbsp;el término nos ayuda poco a entender esta realidad. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/barry-cannon-ruben-flores/its-time-to-leave-behind-term-populism">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p class="BodyA"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/amlo.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/amlo.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>AMLO durante una campaña política en Tejupilco, México. Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p class="BodyA">El término “populismo” se ha vuelto parte del sentido común de nuestro tiempo. Hoy uno puede asomarse a la prensa internacional y enterarse de la ola global de “populismos” que atraviesan el mundo. </p><p class="BodyA">La popularidad del concepto no significa, sin embargo, que éste sea un término útil para quienes desean entender nuestra cambiante realidad política. Por el contrario, como uno de nosotros ha argumentado <a href="https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/07393148.2018.1487187">en otros foros</a>, el término nos ayuda poco a entender esta realidad. </p><p class="BodyA">Peor aún, el término se ha vuelto una auténtica herramienta política para descalificar cualquier intento de modificar el actual status quo neoliberal.</p> <p class="BodyA">Sin entrar en las varias definiciones del término que existen<a href="#_ftn1">[1]</a>, y en su ambigüedad, los problemas con la capacidad analítica del concepto “populismo” se hacen evidentes si vemos cómo se le usa cotidianamente. </p><p class="mag-quote-center">Los críticos del populismo ponen en la misma canasta tanto a personajes, eventos y movimientos de izquierda, como de derecha.</p><p class="BodyA">Los críticos del populismo ponen en la misma canasta tanto a personajes, eventos y movimientos de izquierda (<em>Podemos</em> en España, <em>Syriza</em> en Grecia, Bernie Sanders en los EEUU, y Hugo Chávez, Lula, y Evo Morales en América Latina), como de derecha (Putin, Brexit, Donald Trump y, y los movimientos nacionalistas-xenofóbicos de Europa occidental y del este). </p><p class="BodyA">Al hacer esto, se dejan de lado las inmensas diferencias ideológicas que existen entre estos movimientos, lo cual termina por ocultar más aspectos de la realidad de lo que ilumina. </p><p class="BodyA">En otras palabras, el término “populismo” dirige nuestra atención hacia un aspecto “superficial” de la realidad (la oposición al status quo), y nos distrae de lo verdaderamente importante: el cómo se ejerce esta oposición (de forma democrática o autoritaria, tratando de infundir odio o buscando avanzar la justicia social).&nbsp;</p> <p class="BodyA">A pesar de su pobreza analítica, el término “populismo” se ha vuelto una herramienta política que ha resultado muy útil para descalificar a cualquier crítica del status quo y para soslayar los problemas de fondo. </p><p class="BodyA">Por ejemplo, el término pasa por alto el hecho de que es justamente el status quo neoliberal el que ha dado lugar a los genuinos descontentos de los que nacen los muchos “populismos” de la actualidad. </p><p class="BodyA">Más aún, el impulso anti-populista, supuestamente prodemocrático, termina en muchas ocasiones por sospechar de movimientos que aspiran a democratizar la toma de decisiones públicas y a desnivelar las múltiples desigualdades socio-económicas que genera el actual status quo. </p><p class="BodyA">En estos casos, al condenar a quienes intentan democratizar el sistema, el anti-populista termina con frecuencia no sólo alineándose al status quo neoliberal, sino también tomando una postura profundamente antidemocrática.</p> <p class="BodyA">Lo anterior es desde luego muy relevante para el caso de México. Desde años atrás,&nbsp; el término “populista” ha sido uno de <a href="http://www.lorenzomeyer.com.mx/www/lo_mas_reciente.php?id=2383">los descalificativos favoritos</a> contra Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el principal opositor al lo que él llama el <a href="http://www.lorenzomeyer.com.mx/www/lo_mas_reciente.php?id=2376">sistema oligárquico</a> neoliberal que ha regido al país desde 1988. </p><p class="BodyA">Como en otros casos, el término ha sido políticamente útil, pese a su debilidad analítica, para quienes no quieren un cambio en el status quo. </p><p class="BodyA">Así pues, se ha comparado a AMLO con dos personajes con los que no tiene políticamente nada en común: Hugo Chávez, ex presidente de Venezuela y el actual presidente de los EEUU, Donald J. Trump.</p><p class="mag-quote-center">Si bien los intentos por denostar a López Obrador no funcionaron en las elecciones de 2018, la bruma del concepto “populismo” sigue distorsionando la cobertura internacional sobre la victoria de AMLO.</p><p class="BodyA">Es curioso que incluso las propuestas de AMLO para mejorar la representación y rendición de cuentas (plebiscito para rescindir el mandato presidencial) se vean como medidas “populistas” para perpetuarse en el poder. </p><p class="BodyA">Sin embargo, los temas a los que los críticos del populismo raramente entran son precisamente aquellos que fueron centrales para la campaña — y la eventual victoria electoral — de AMLO: la corrupción, la violencia, y la desigualdad que han marcado al México neoliberal.&nbsp;</p> <p class="BodyA">Si bien los intentos por denostar a López Obrador no funcionaron en las elecciones de 2018, la bruma del concepto “populismo” sigue distorsionando la cobertura internacional sobre la victoria de AMLO. </p><p class="BodyA">Como señala un artículo del <a href="https://bostonreview.net/world/david-r-k-adler-promise-and-populism-mexico">Boston Review</a>, en la prensa norteamericana proliferan artículos que asumen como una premisa que no requiere mayor discusión que AMLO es un populista. Y lo mismo podría decirse de los medios en otros países. </p><p class="BodyA">También abundan los artículos y comentarios que lo comparan con Trump (el “Trump mexicano”) — como si la esencia política de estos dos personajes fuera comparable. </p><p class="BodyA">Mas tal es la fuerza del apelativo “populista” que puede convertir a dos figuras políticamente tan diferentes en algo similar — lo cual sería risible si no fuera por el miedo y la desconfianza a los que pueden dar lugar estas comparaciones.&nbsp;</p> <p class="BodyA">En suma, en tanto herramienta de análisis, el “populismo” es muy pobre. Como herramienta política, sin embargo, el término ha resultado bastante útil para quienes desean descalificar a quienes critican al status quo neoliberal. </p><p class="BodyA">Al descalificar, se soslaya cualquier debate sobre las terribles desigualdades generadas por este status quo. </p><p class="BodyA">Lejos de pretender desdeñar a quienes se preocupan por el “populismo" de manera genuina, pensamos que quienes se interesen en entender la realidad política actual harían bien en dejar atrás este término, y en pensar en mejores formas de caracterizar dicha realidad.</p> <hr size="1" /> <p><a href="#_ftnref1">[1]</a> Sin embargo, consulta la <a href="https://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/07393148.2018.1487187">referencia previa</a>, y un artículo más corto <a href="http://blogs.lse.ac.uk/latamcaribbean/2017/10/05/from-chavez-to-trump-must-we-really-talk-about-populism/">aquí.</a> </p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/gerardo-dom-nguez-gonz-lez/elecci-n-polarizaci-n-y-hartago-social-en-m-xico">Elección, polarización y hartazgo social en México</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/lena-lavinas/populismo-por-todas-partes">Populismo por todas partes</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/civil-society-organisations/carta-abierta-sobre-el-discurso-de-noticias-falsas-y-e">Fake news y elecciones en América Latina</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Civil society Conflict Culture Democracy and government Ideas International politics Ruben Flores Barry Cannon Wed, 22 Aug 2018 15:35:18 +0000 Barry Cannon and Ruben Flores 119403 at https://www.opendemocracy.net 25 alternativas feministas a los medios mainstream en España y Latinoamérica https://www.opendemocracy.net/5050/roc-o-ros-rebollo/25-alternativas-feministas-a-medios-mainstream-espana-latinoamerica <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>De los temas más divertidos a los más trascendentales, estas plataformas cubren la actualidad con una perspectiva feminista. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/5050/roc-o-ros-rebollo/25-feminist-alternatives-to-mainstream-media-in-spain-and-latin-america" target="_self">English</a></em></strong>.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/image1_6.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/image1_6.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Marcha del 8M en Argentina, 2018. Foto: <a href="https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Segundo_Paro_Internacional_de_Mujeres_-_8M_-_Santa_Fe_-_Argentina_-_Bel%C3%A9n_Altamirano-4.jpg">Belén Altamirano</a>/Wikimedia. CC S-A 4.0. </span></span></span>Alrededor del mundo, las mujeres hacen uso de internet para expresar sus opiniones y debatir cuestiones sobre las que, históricamente, no han sido escuchadas. Entre ellas, las feministas han creado blogs para reflexionar sobre el movimiento y plataformas en las que coordinarse y organizarse. También en redes sociales hemos visto la fuerza de su activismo, por ejemplo, con el hashtag #MeToo, que tuvo más de 12 millones de post, comentarios y reacciones en Facebook en un solo día.</p><p dir="ltr">Esta revolución digital ha tenido su impacto en España y Latinoamérica, donde han surgido múltiples blogs y periódicos online con una mirada feminista. Durante la última década se han creado docenas de proyectos que muestran los diferentes puntos de vista sobre el feminismo, y hablan de aquellos grupos sociales aún infrarrepresentados en los medios mainstream.</p><p dir="ltr">Aquí, una lista de 25 medios y plataformas de España y Latinoamérica que combinan su compromiso por la información de calidad con sus valores feministas:</p><p dir="ltr">* La webs españolas <a href="https://tribunafeminista.elplural.com/"><strong>Tribuna Feminista</strong></a> y <a href="http://www.amecopress.net/"><strong>Ameco Press</strong></a> dan a las mujeres protagonistas de cambios políticos y sociales la atención que no reciben en otros medios. Además, aplican la perspectiva feminista en su información, inclusive en temas masculinizados como economía o deportes.</p><p dir="ltr">* La agencia de comunicación mexicana <a href="https://cimacnoticias.com.mx/"><strong>CIMAC</strong></a> investiga la condición y el papel de las mujeres en la sociedad para aportar datos y noticias a otros medios con el objetivo de que estos incluyan una mirada de género en lo que publican.</p><p dir="ltr">* Establecido en Argentina, pero dirigido a toda Latinoamérica, <a href="http://latfem.org/"><strong>Latfem</strong></a> es un medio feminista interseccional que, principalmente, cubre las desigualdades de género, clase y raza.</p><p dir="ltr">* <strong><a href="http://www.pikaramagazine.com/">Pikara</a> </strong>es una revista vasca con ocho años de vida que se ha convertido en un referente entre los medios alternativos. Informa sobre temas sociales y culturales, así como sobre aquellos colectivos escasamente representados por otros medios.</p><p dir="ltr">* Durante siete años, la <a href="http://revistafurias.com/"><strong>Revista Furias</strong></a> ha publicado artículos escritos por, para, y sobre transexuales, lesbianas y, en general, mujeres de Latinoamérica con el objetivo de deconstruir la sociedad patriarcal.</p><p dir="ltr">* La primera revista feminista de Ecuador, <a href="https://laperiodica.net/"><strong>La Periódica</strong></a>, es un proyecto aún en construcción que nació el año pasado para aportar una visión crítica de la actualidad.</p><p dir="ltr">* En <a href="http://www.mujeresenred.net/"><strong>Mujeres en red</strong></a>, expertas en género reflexionan sobre los feminismos y comparten recursos para activistas que van desde libros, hasta convocatorias de manifestaciones.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/40699734321_1ab096531d_o.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/40699734321_1ab096531d_o.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Activistas feministas manifestándose en Madrid, España 2018. Foto: <a href="https://www.flickr.com/photos/31112252@N00/40699734321">Gaudencio Garcinuño.</a> CC S-A 2.0. </span></span></span>* <a href="http://www.lavaca.org/mu/"><strong>Revista Mu</strong></a>, producida por la organización argentina La Vaca, analiza cada mes en profundidad un tema relevante para las argentinas, del aborto a los feminicidios, según la situación política del país.</p><p dir="ltr">* <a href="https://revistaemancipa.org/"><strong>Revista Emancipa</strong></a> publica artículos para toda Latinoamérica. Sus periodistas la <a href="https://revistaemancipa.org/emancipa-3/">describen</a> como una revista para “mostrar el punto de vista de las feministas del sur del mundo” y servir de inspiración para la transformación social.</p><p dir="ltr">* <strong><a href="http://lapoderio.com/">La Poderío</a> </strong>se ha propuesto representar a las mujeres de Andalucía (España); mujeres rurales y obreras en que han sido constantemente ignoradas por los medios convencionales.</p><p dir="ltr">* En Guatemala, la revista <a href="http://www.lacuerdaguatemala.org/"><strong>La Cuerda</strong></a> presenta los sentimientos y pensamientos de las mujeres de este país, así como propuestas políticas feministas.</p><p dir="ltr">* <a href="https://afrofeminas.com/"><strong>Afroféminas</strong></a> da voz a las mujeres negras de habla hispana. Trata temas que van desde la belleza hasta el emprendimiento, pero siempre enfocándose en las necesidades y perspectivas de las mujeres negras. También denuncia los casos de discriminación.</p><p dir="ltr">* <a href="https://www.rompiendoelsilencio.cl/"><strong>Rompiendo el silencio</strong></a> ha estado luchando por “la visibilidad política de las lesbianas y mujeres bisexuales” en Chile durante más de una década. <a href="https://sentiido.com/"><strong>Sentiido</strong></a> y <a href="http://agenciapresentes.org/"><strong>Agencia Presentes</strong></a> son otras dos plataformas online Latinoamericanas que buscan acabar con la discriminación del colectivo LGBTI contando casos particulares y experiencias personales.</p><p dir="ltr">* La juvenil revista brasileña <a href="http://azmina.com.br/"><strong>AzMina</strong></a> publica artículos de experiencias íntimas, como, por ejemplo, qué piensan las mujeres de sus vulvas, a la vez que reportajes más serios de temas como el racismo.</p><p dir="ltr">* <a href="http://malvestida.com/"><strong>Malvestida</strong></a> de México habla de belleza, moda y estilo de vida con una perspectiva inclusiva y diferente. “No encontrábamos la revista que queríamos leer, así que la creamos” es como se presentan en <a href="https://twitter.com/malvestida">Twitter</a>.</p><p dir="ltr">* La guatemalteca <a href="https://nomada.gt/category/nosotras/volcanica/"><strong>Volcánica</strong></a> (del periódico independiente Nómada), la española <a href="https://www.buzzfeed.com/badge/lola"><strong>Lola</strong></a> (de Buzzfeed) y la brasileña <a href="http://ovelhamag.com/"><strong>Ovelha Mag</strong></a> publican sobre temas muy diversos, desde series de televisión hasta la cultura de la violación. Son como esa amiga íntima con la que puedes compartir cotilleos y, al mismo tiempo, aquellos asuntos que te afectan profundamente.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Son como esa amiga íntima con la que puedes compartir los cotilleos y, al mismo tiempo, aquellos asuntos que te afectan profundamente”.</p><p dir="ltr">* <a href="http://ondafeminista.com/"><strong>Onda Feminista</strong></a> es un blog de noticias feminista creado en Venezuela con una sección específicamente dedicada a las emprendedoras.</p><p dir="ltr">* Otro blog de Brasil, <a href="http://www.siteladom.com.br/"><strong>Lado M</strong></a>, cuenta las historias de diferentes mujeres y escribe sobre el carácter feminista (o no) de películas, series o libros popularmente conocidos.</p><p dir="ltr">* <a href="https://cientistasfeministas.wordpress.com/"><strong>Cientistas Feministas</strong></a> (de Brasil) y <a href="http://economiafeminita.com/"><strong>Economía Feminista</strong></a> (de Argentina) publican piezas de expertas en economía, ciencia y salud para hacer estas materias más accesibles. También analizan cómo afectan a las mujeres, por ejemplo, las desigualdades económicas o las prioridades en la investigación sanitaria.</p><p dir="ltr">* La última (pero no la menos importante) no es una web, sino una serie de podcasts cuyas voces vienen de España. <a href="https://sangrefucsia.wordpress.com/"><strong>Sangre Fucsia</strong></a> cuenta la historia de las mujeres, y habla de cultura y activismo feminista. Sus creadoras se hicieron muy conocidas por &nbsp;<a href="https://sangrefucsia.wordpress.com/feminismos-reunidos/">“Feminismos Reunidos”</a>, un juego de trivial sobre las contribuciones de las mujeres a lo largo de la historia para el que recaudaron más de 70.000 euros (17 veces el presupuesto que necesitaban) en su popular campaña de <a href="https://www.verkami.com/projects/15984-feminismos-reunidos-la-revolucion-empieza-en-tu-salon-trivial-feminista">crowdfounding</a>.</p><p dir="ltr">¿Qué más añadirías a esta lista? Comparte tus sugerencias en el hilo de comentarios que hay abajo o en nuestro Twitter <a href="https://twitter.com/5050oD">@5050oD</a>.</p><div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> 50.50 50.50 DemocraciaAbierta Women's rights and the media women's movements feminism everyday feminism young feminists Rocío Ros Rebollo Wed, 22 Aug 2018 15:17:48 +0000 Rocío Ros Rebollo 119377 at https://www.opendemocracy.net Colombia: reglamentar la protesta, ordenar la conciencia https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/sergio-calder-n-harker/colombia-reglamentar-la-protesta-ordenar-la-conciencia <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El nuevo presidente colombiano ha llamado a “dejar atrás los odios”, y a “unir fuerzas” para emprender un nuevo capitulo en la historia política del país. Sin embargo, este transformado discurso unitario resulta en un acto de inevitable coerción política. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/sergio-calder-n-harker/colombia-regulating-protests-organizing-consciences">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-33055949 Colom bia protests.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-33055949 Colom bia protests.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Protesta estudiantil en la Universidad Pedagógica de Bogotá, Colombia en Septiembre 27, 2017. (Photo by Daniel Garzón Herazo/NurPhoto/Sipa USA) ÇPA Images, All rights reserved.</span></span></span></p><p>No se había siquiera posesionado el presidente Iván Duque, y el gobierno entrante ya daba pinceladas de lo que se podría esperar en los meses y años siguientes. Después de la contundente victoria del candidato del partido Centro Democrático el pasado 17 de junio durante la segunda vuelta presidencial, se empezaba a visibilizar a la luz pública el equipo que traería consigo el ahora exsenador. </p><p>Encabezado por Alberto Carrasquilla, exministro de hacienda durante el gobierno de Álvaro Uribe, <a href="https://www.elciudadano.cl/colombia/un-empresario-uribista-y-neoliberal-sera-el-ministro-de-hacienda-de-ivan-duque/07/12/">economista inquebrantablemente neoliberal, amigo de las transnacionales extractivistas, y figurante en los <em>Panama Papers</em></a>, el nuevo equipo de gobierno reflejaba muchas de las expectativas que se habían evidenciado durante el largo proceso electoral: el conservadurismo social y la tecnocracia liberal serían la piedra angular de la presidencia de Duque.</p> <p>Es a partir de esta postura tecnócrata que el presidente ha llamado a “dejar atrás los odios”, y a “unir fuerzas” para emprender un nuevo capitulo en la historia política colombiana. Sin embargo, este transformado discurso unitario no llama solamente al consenso de los actores políticos, sino que también resulta en un acto de inevitable coerción política. </p><p>Sin más, esto se ve ejemplificado&nbsp; en <a href="https://www.kienyke.com/politica/guillermo-botero-propone-reglamentar-la-protesta-social">las declaraciones del nuevo ministro de defensa, Guillermo Botero, durante la Cumbre Concordia Américas</a>, quién aseguro, sin titubeos, que “respetamos la protesta social pero también creemos que ésta debe ser ordenada y que represente los intereses de todos los colombianos y no solo de un pequeño grupo”. </p><p>La consolidada tecnocracia neoliberal que abandera el nuevo gobierno presenta entonces un desafío crítico para una oposición, tanto institucionalizada como social, que ha presenciado el asesinato de, a la fecha, <a href="http://noticiasrptv.com/como-un-%C2%A8exterminio%C2%A8-denomino-el-contralor-general-el-asesinato-de-lideres-sociales/">123 líderes sociales en lo que el Contralor General de la Nación Edgardo Maya ha denominado como “una noche oscura”</a>.&nbsp;<strong><em>&nbsp;</em></strong></p> <h3><strong><em>“Dejar atrás los odios” </em></strong></h3> <p>Las elecciones legislativas para conformar el nuevo congreso, celebradas el pasado 11 de marzo, dejaron, entre otras cosas, una tendencia que se convertiría en realidad electoral. </p><p>Ese mismo día, al margen de las elecciones para senado y cámara de representantes, <a href="http://www.eltiempo.com/elecciones-colombia-2018/presidenciales/petro-y-duque-ganan-consultas-interpartidistas-y-son-candidatos-presidenciales-192642">dos coaliciones políticas realizaban consultas para elegir al candidato presidencial:</a> por un lado, la llamada Gran Consulta por Colombia reunía a Iván Duque, Marta Lucía Ramírez, y Alejandro Ordoñez, mientras la consulta Inclusión Social para la Paz enfrentaba a Gustavo Petro con Carlos Caicedo. </p><p class="mag-quote-center">La noción de tecnocracia moderna que tanto tácita como explícitamente ha abanderado Duque es un modo de gobernabilidad resultante del economicismo que supone el auge del neoliberalismo anglosajón.</p><p>La primera, en la cual salió victorioso Duque con más del 70 por ciento, había movilizado a la mayoría de aquellos que hace dos años, el 2 de octubre de 2016<a href="https://elpais.com/internacional/2016/10/02/colombia/1475420001_242063.html">, promovían el “NO” durante el plebiscito para aprobar los acuerdos de paz entre el gobierno y las FARC</a>, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. </p><p>Mientras tanto, la consulta en la cual ganaba Gustavo Petro, exsenador de la república y exalcalde de Bogotá, amalgamaba alrededor del movimiento Colombia Humana a una variedad de organizaciones sociales y corrientes progresistas. Desde ese entonces, tanto las encuestas como los votantes habían cerrado un pacto taciturno, ante lo que parecía una verdad paulatina: Duque y Petro pasarían a segunda vuelta, y competirían por la presidencia el 17 de junio.</p> <p>Las razones que llevaron al triunfo electoral de Duque y de su partido, el Centro Democrático, liderado con <a href="http://www.wradio.com.co/noticias/actualidad/radicado-logo-centro-democratico-mano-firme-corazon-grande/20140117/nota/2057259.aspx">‘mano firme y corazón grande’</a> por el expresidente Uribe, son muchas. </p><p>Hay también, como en tantos casos de las relaciones y decisiones humanas, cierto grado de incomprehensibilidad y de incertidumbre, de variables sin resolver y de problemas aún por explicar y si acaso entender. Pero más allá de entender el porqué, es fundamental descifrar y discernir el significado, no solo de su victoria, sino de aquellas cosas que se dijeron durante la campaña y se seguirán diciendo durante su estancia en el gobierno. </p> <p>La noción de tecnocracia moderna que tanto tácita como explícitamente ha abanderado Duque es un modo de gobernabilidad resultante del economicismo que supone el auge del neoliberalismo anglosajón. </p><p>La lógica que el neoliberalismo graba sobre el estado, como aseguraría Wendy Brown es aquella de la empresa: <a href="https://www.jstor.org/stable/20452506">una línea agresiva cuyo propósito es salvaguardar la propiedad privada, la creación y acumulación de capital, y que entiende el acto mismo de gobernar como una forma de administrar.</a> </p><p>Si el estado mismo se convierte en un aparato que simplemente administra, es evidentemente lógico que sus gobernantes sean, por ende, administradores, economistas, y, a fin de cuentas, tecnócratas. El problema con esto tiene un carácter social que de entrada se nulifica dentro del pensamiento tecnócrata. </p><p>Los diferentes ámbitos de la sociedad quedan a la merced de una lógica que deshumaniza a las gentes; la salud y la educación se convierten en comodidades, y por consiguiente en privilegios. Al final, el ser humano resulta no es más que un consumidor, un proveedor de información, y una posibilidad de explotación. </p> <p>Administrar, entre otras cosas, es también reglamentar. Por ejemplo, un gobierno que acoja la lógica de la tecnocracia neoliberal reglamenta la economía con el propósito de desregular y liberalizar el mercado, descarga a las clases propietarias de impuestos, y de esta manera solidifica el statu quo material de la sociedad, en el cual se refleja la ya evidente desigualdad económica. </p><p>Pero esta lógica no se queda solamente en el ámbito de la economía, y si bien existen innumerables ejemplos, pocos hay tan claros y evidentes como las declaraciones del ministro Botero, quien, en resumen, proponía en voz alta reglamentar la protesta social. </p><p>No debería ser sorprendente entonces que un administrador empresarial y burócrata de carrera quiera regular las expresiones populares que han venido creciendo y se han venido visibilizando en los últimos 10 años. </p><p>No es tampoco una propuesta nueva, y menos sin fundamentos dentro del contexto de la forma de gobernar que defendió en su entonces Álvaro Uribe y que preservará Iván Duque. De hecho, esta va de la mano de está la idea de la unidad nacional y del consenso que Duque volvió a repetir <a href="http://www.vanguardia.com/politica/441348-ivan-duque-hizo-un-llamado-a-la-unidad-de-la-nacion">durante su discurso de inauguración el pasado 7 de agosto</a>.</p> <p>Su discurso unitario no sonó por primera vez esa tarde en la plaza de bolívar en el centro de la capital colombiana. De hecho, está fue una de las líneas discursivas claras de la campaña electoral: el llamado a la unidad, es decir, a reposar las diferencias, a silenciar los antagonismos, y, en sus propias palabras, “dejar atrás los odios”. </p><p>Sin más, <a href="https://www.youtube.com/watch?v=xvpYFj3Kurk">el presidente entrante aseguró durante su inauguración que será el líder de una generación “llamada a gobernar libre de odios, de revanchas, [y] de mezquindades”</a>. </p><p>Pero ¿hasta qué punto refleja este discurso una forma diferente de pensar y entender la política nacional? ¿Cuáles repercusiones tendrá este lenguaje durante el gobierno, y como se expresará esto en el campo social? Y, finalmente, ¿de que manera es la propuesta de Botero una ejemplificación de este discurso unitario?</p><p class="mag-quote-center">El problema de la unidad y el consenso es que enmascaran el miedo a la diferencia. La unidad nunca existe en una ubicación neutral; en todo caso siempre se alimenta de la hegemonía, del régimen de poder político, y de la norma social.</p> <p>El problema de la unidad y el consenso es que enmascaran el miedo a la diferencia. La unidad nunca existe en una ubicación neutral; en todo caso siempre se alimenta de la hegemonía, del régimen de poder político, y de la norma social. El nuevo discurso unitario no llama a un consenso desde una plataforma imparcial, no invita a un dialogo en un punto neutro. </p><p>El discurso de la unidad nacional no tiene otro propósito que cooptar y devorar a la totalidad del espectro político, engullirse y encubrir a la pluralidad democrática, e invisibilizar a cualquiera que se presente como antagónico frente a la hegemonía.</p><p> Si el gobierno de Duque y Botero concluye con reglamentar la protesta social, símbolo indudable de décadas de lucha y del poder de la desobediencia civil colectiva, esto resultará en un discurso oficial que permeará a los distintos ámbitos de la sociedad, como los medios de comunicación, y que condenará, criminalizará, e invisibilizará a la oposición que se organiza y mueve por fuera de las instituciones políticas. </p><p>Cuando oponerse y desobedecer es criminal, no tanto por ley sino por norma social y política, se cementa el autoritarismo taciturno. “Dejar atrás los odios”, como diría el presidente Duque, no es más que dejar atrás la política, y remplazarla por la tecnocracia.&nbsp;</p> <h3><strong><em>“La fuerza que une”</em></strong></h3> <p>No resulta nada sorprendente saber que el logo de Fenalco, el gremio empresarial que otrora presidió el nuevo ministro de defensa Guillermo Botero, lea: “la fuerza que une”. Ese mismo matrimonio de unión y fuerza, o más bien <em>unión a la fuerza</em>, fortalece y consolida la noción de gobernabilidad abanderada por Duque y el Centro Democrático. Por esto tampoco es inesperado que su ministro de defensa sea un líder empresarial, y menos que Botero, en su lógica de administrador, haya decidido poner en la mesa la propuesta de reglamentar la protesta. Aun así, reglamentar la protesta, más que una iniciativa de carácter legislativo es también un reclamo social; reglamentar es organizar y ordenar, y en un territorio en donde se reglamente la expresión política libre también se organiza la conciencia.<strong> </strong></p> <p>Ordenar la conciencia es borrar la historia, tal como pretendió hacer el presidente del congreso Ernesto Macías, en el marco de la inauguración del nuevo gobierno, al asegurar que en Colombia <a href="https://www.semana.com/nacion/articulo/el-criticado-discurso-del-presidente-del-congreso-ernesto-macias/578506">“no ha existido una guerra civil ni un conflicto armado, sino una amenaza terrorista contra el Estado”</a>. </p><p>Esta predica no solo se he repetido incontables veces durante la historia reciente, sino que curiosamente se asemeja a los eventos posteriores a la masacre en la planta bananera en <em>Cien Años de Soledad</em>, donde los militares repiten religiosamente que la masacre <a href="http://www.amnistiacatalunya.org/edu/2/extraj/des-garciamarquez.html">“seguro fue un sueño… en Macondo no ha pasado nada, ni está pasando ni pasará nunca. Este es un pueblo feliz”</a>. </p> <p>Ordenar la conciencia no solo es desprestigiar a la oposición, sino también desvalorar y desamparar las vidas de quienes luchan. Calificar a la protesta social como un impedimento al desarrollo económico, como lo tildó Botero, manda un claro mensaje a los activistas, lideres y militantes de organizaciones sociales y políticas. </p><p>Más que esto, también deja entrever el economicismo con que el gobierno ve a los ciudadanos: como sujetos productores y consumidores, raramente como gentes dignas y capaces de organizarse y expresarse políticamente. </p> <p>Ordenar la conciencia es unir por la fuerza, siendo la “fuerza que une” el estado tecnócrata y neoliberal. Y cuando se una une por la fuerza, la unión no resulta de un pacto, menos de un consenso, sino de una coerción, siempre por métodos violentos bien sean simbólicos, económicos o físicos.</p> <h3><strong><em>“Santa indignación”</em></strong></h3> <p>Sin embargo, si algo mostró el pasado periodo electoral son las posibles uniones y acercamientos entre diferentes grupos, movimientos y organizaciones sociales, y su capacidad para articular un frente de oposición al gobierno de Duque.</p><p>No obstante, esta oposición no se organiza principalmente alrededor de una representación institucional, la cual representa el excandidato presidencial y ahora senador Gustavo Petro, cuyo partido-coalición DECENTES aglomera a <a href="http://www.congresovisible.org/partidos/perfil/coalicion-lista-de-la-decencia/201/">varios partidos y organizaciones incluyendo al ASI (Alianza Social Independiente), MAIS (Movimiento Alternativo Indígena y Social), Unión Patriótica, y Colombia Humana,</a> el movimiento vanguardia de Petro. </p><p>Diversos movimientos ambientalistas, sindicalistas, indigenistas, y LGTBI+, que, entre otros, apoyaban al candidato de la Colombia Humana, han reiterado su apoyo a convergencias amplias alrededor de proyectos democráticos y progresistas, pero aún así <a href="https://lasillavacia.com/el-dilema-del-movimiento-social-con-petro-y-duque-aterriza-el-7-de-agosto-67261">reiteran su independencia y autonomía</a>. </p> <p>El papel del estado dentro de la política Colombia siempre ha sido muy complejo; el conflicto armado interno que explotó tras el asesinato del caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán en 1948 ha mostrado a un estado que no ha vacilado en utilizar el monopolio de la violencia para sostener el statu quo social.</p><p><span class="mag-quote-center">Reglamentar la protesta, y así ordenar la conciencia, no se muestran como expresiones nuevas o inéditas en Colombia, pero representan por igual un desafío importante para los movimientos en oposición.&nbsp;</span></p><p>Las cifras del Centro Nacional de Memoria Histórica muestran que <a href="http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/micrositios/informeGeneral/estadisticas.html">entre los años 1958 y 2012, el conflicto ha causado la muerte de 218,094 personas, de las cuales el 81% han sido civiles</a>. Como propone el académico Jairo Estrada <a href="http://www.altocomisionadoparalapaz.gov.co/mesadeconversaciones/PDF/Informe%20Comisi_n%20Hist_rica%20del%20Conflicto%20y%20sus%20V_ctimas.%20La%20Habana%2C%20Febrero%20de%202015.pdf">en su informe para la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas</a>, el estado colombiano “se ha orientado principalmente a la contención y destrucción (incluido el exterminio físico) de las expresiones políticas, reivindicativas y organizativas del campo popular, y de manera principal contra los proyectos que han representado una amenaza frente al orden social vigente”. </p><p>Si bien la historia transforma a los actores políticos y a los campos de lucha social, el gobierno tecnócrata del presidente Duque y el ministro Botero muestran la evolución y la mutación de aquellos discursos y formas de gobernar que intentan marginalizar y excluir tanto las expresiones políticas alternativas como a los movimientos en resistencia. </p><p>Reglamentar la protesta, y así ordenar la conciencia, no se muestran como expresiones nuevas o inéditas en Colombia, pero representan por igual un desafío importante para los movimientos en oposición.&nbsp; </p> <p>Quizá, como <a href="https://latinta.com.ar/2017/09/entrevista-raul-zibechi-pensamos-resistir-resistimos-pensando/">asegura el escritor y activista uruguayo Raúl Zibechi</a>, habrá que solidificar y re-articular los procesos organizativos que pretendan formar resistencia ante las fuerzas y discursos que como “la Hidra devoran todo a su paso, engullen todo, recodifican toda ‘alternativa’ en su métrica de acumulación y sometimiento”. </p><p>Para Zibechi este ejercicio consiste no solo en un acto de resistencia que incluya el dialogo, la medición de correlación de fuerzas o la recuperación de tierras y recursos, sino también en la creación de un “mundo nuevo”, unas formas diferentes de concebir las relaciones sociales y materiales. </p> <p>Quedaría entonces el <a href="http://lisnethestanislao.blogspot.com/2017/11/estanislao-zuleta-bibliografia.html">sonoro dictamen del filósofo colombiano Estanislao Zuleta</a>, quien en una de sus obras soñó con ese “mundo nuevo” que nos propone Zibechi, y a partir del cual se pueden inspirar las nuevas formas de resistencia social al régimen entrante: “se rompió la rutina de una amarga resignación y ahora puede brotar libremente una renovadora, una santa indignación. </p><p>Y de la dispersión mecánica de nuestras vidas, en los dormitorios y puestos de trabajo, surge la comunidad, la asamblea que delibera, grita, teme y calcula”.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/danilo-urrea-lyda-forero/duque-presidente-ultra-derecha-y-resistencia-popular">Duque presidente, ultra derecha y resistencia popular</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/joan-pedro-cara-ana/la-segunda-vueltade-las-elecciones-presidenciales-en-colombia-"> Colombia ante la segunda vuelta de las presidenciales: ¿Ahora qué?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/sandra-borda/presidenciales-en-colombia-polarizaci-n-o-deterioro-de-la-conversaci-">Presidenciales en Colombia: ¿polarización o deterioro de la conversación política?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Colombia Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality Sergio Calderón Harker Wed, 22 Aug 2018 14:14:41 +0000 Sergio Calderón Harker 119401 at https://www.opendemocracy.net Reconocimiento colombiano a Palestina: el ángulo histórico https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/ignacio-klich/reconocimiento-colombiano-palestina-el-ngulo-hist-rico <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En noviembre de 1947, la comunidad internacional aprobó el despiece de Palestina para crear dos Estados como posible solución al conflicto entre los nacionalismos judío y árabe. Pero Colombia se abstuvo de la votación. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/ignacio-klich/colombian-recognition-of-palestine-historical-perspective">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Protesta_Pro-Palestina_Santiago_de_Cali_2014_03.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Protesta_Pro-Palestina_Santiago_de_Cali_2014_03.jpg" alt="" title="" width="460" height="345" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestación pro-Palestina en Cali, Colombia. Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p>En noviembre de 1947, la comunidad internacional aprobó el despiece de Palestina para crear&nbsp;ahí dos Estados como posible solución al conflicto entre los nacionalismos judío y árabe. </p><p>Los latinoamericanos de la acotada ONU de entonces ―20 países, o cerca de la mitad de la cincuentena de su membresía total― se destacaron por su apoyo mayoritario a tal partición. </p><p>Trece de los 33 votos favorables fueron latinoamericanos. La región sobresalió más aun entre quienes evitaron tomar partido a favor o en contra de este plan: seis de 10 abstenciones fueron latinoamericanas.&nbsp;&nbsp;En la compañía de dos de los países más grandes ―Argentina y México―, Colombia fue uno de tales abstencionistas.</p> <p>Con el tiempo, el nacionalismo árabe de Palestina y demás votantes no afirmativos de 1947 comenzaron a visualizar la partición como vehículo para la concreción del largamente postergado Estado de Palestina, en el marco de una buscada y hace tiempo comatosa solución biestatal del conflicto palestino-israelí.</p><p class="mag-quote-center">A última hora de la presidencia de Juan Manuel Santos, Colombia dejó este mes de ser el único país sudamericano con asignatura pendiente respecto del reconocimiento a Palestina como Estado libre, independiente y soberano.</p> <p>A última hora de la presidencia de Juan Manuel Santos, Colombia dejó este mes de ser el único país sudamericano con asignatura pendiente respecto del reconocimiento a Palestina como Estado libre, independiente y soberano, aun si bajo ocupación israelí. </p><p>Tal medida, sintónica con lo hecho por la vasta mayoría del concierto internacional, había quedado antes supeditada por Santos a un consenso palestino-israelí. </p><p>Es decir que estaba sujeta al visto bueno previo de quienes ya hace años se han mostrado proclives a la deglución de tierras palestinas que Israel ocupa desde 1967, más que a una paz consensuada, pese a la proclama de una solución biestatal por parte del premier israelí, Benjamin Netanyahu, en 2009.&nbsp;</p> <p>En Bogotá, la ministro de Exteriores saliente, María Ángela Holguín, explicó el reconocimiento colombiano como un aporte de su país a la materialización de tal solución. </p><p>En sus palabras, si los problemas suscitados por el consenso ausente entre los directamente afectados por lo validado en 1947 siguen vigentes decenios después, el plan aprobado ―no necesariamente el concepto de división y reparto detrás de éste―, había sido precipitado, necesitado de “mayor consideración, estudio y esfuerzo.”</p> <p>Ya el ex presidente Alfonso López Pumarejo, líder de la delegación de Colombia en la ONU de 1947, había contemplado infructuosamente la postergación hasta febrero de 1948 del voto de noviembre para buscar en el interín evitar la primera de ocho explosiones bélicas árabe-israelíes. </p><p>Sin excluir el eventual triunfo de la partición, López advertía que “los votos dados de mala gana y obtenidos mediante requerimientos fuera de lugar, efectuados a último momento,” ―en atención a presiones, coerciones y lubricaciones para sumar aprobaciones de ese plan― no serían gananciosos para el nacionalismo judío. </p><p>Antes del voto definitivo, este vaticinio y la moción colombiana a favor de absorber allende Palestina, no sólo en ésta, a sobrevivientes del genocidio nazi, nutrió temores sionistas que López se contaría entre los votantes opuestos a la partición. Paradójicamente, empero, a ojos árabes López era “marcadamente” pro-sionista.</p> <p>A propósito de este presunto trasvestimiento de López, cierto es que&nbsp;durante su primera presidencia, la actuación de Colombia en materia de refugiados judíos del nazismo superó a más de uno de sus pares latinoamericanos y otros. </p><p class="mag-quote-center">Un decreto habilitó la llegada de judíos faltos de documentación al habérsele denegado ésta por sus países de origen.</p><p>Un decreto habilitó la llegada de judíos faltos de documentación al habérsele denegado ésta por sus países de origen. Debiendo los beneficiarios tener buenos antecedentes y recursos para afrontar su período iniciático en Colombia, la medida naturalmente distó de ser la panacea para el colectivo judío. </p><p>Sin embargo, la información acopiada por una institución asistencial de tal afluencia muestra que los 3 mil judíos allí se duplicaron durante 1933-1943 con otros que Colombia ayudó a quitarle a la judeofobia eliminacionista del nazismo.</p> <p>Nada de esto prueba el supuesto pro-sionismo de López, y en todo caso sería inesperado que tales detalles de su gestión fuesen conocidos por muchos.&nbsp;</p><p>No menos inesperado es que de mantenerse el reconocimiento a Palestina, cosa que Israel y los soportes de su gobierno desearían ver revertido, Colombia estará más fuertemente incluida entre los proponentes de la solución biestatal, elevando desde un ángulo enteramente impensado la pertinencia del Premio Nobel a la Paz que Santos se ganó en 2016 por razones ajenas al conflicto palestino-israelí.&nbsp;</p> <p>Con un trasfondo del viraje de Colombia que también incluye su presencia entre los países que evitaron aprobar el reconocimiento estadounidense de Jerusalén como capital de Israel, los deseosos de impulsar la solución biestatal, lejos de declararse abofeteados por Colombia ―uno entre más de 130 otros Estados reconocedores de Palestina―, buscarían familiarizarse con el&nbsp;<em>expertise</em>&nbsp;colombiano acopiado en la búsqueda de lazos fructíferos con Washington, y ello a pesar&nbsp;del alegado rol de inversores estadounidenses en la escisión de Panamá, siempre que ello fuese de interés para el gobierno palestino.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/ignacio-klich/rev-s-israel-en-am-rica-latina">¿Revés israelí en América Latina?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Colombia Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Ignacio Klich Wed, 22 Aug 2018 09:11:43 +0000 Ignacio Klich 119386 at https://www.opendemocracy.net Organizándose contra la economía de los pequeños encargos (gig economy): ¿lecciones de América Latina? https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/adam-fishwick/organiz-ndose-contra-la-econom-de-los-peque-os-encargos-gig-economy-lecc <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Las nuevas estrategias de organización y control de las trabajadoras y trabajadores en América Latina sugieren formas de abordar la inseguridad de la economía de los pequeños encargos. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/adam-fishwick/organising-against-gig-economy-lessons-from-latin-america">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/2429650665_76b0f0f2c5_b.jpg" width="100%" /> <p class="image-caption" style="margin-top:0px;padding-top:0px;">Alex Steffler/Flickr. (CC 2.0 by-nc)</p> <p>Quienes trabajan en la llamada «economía de los pequeños encargos» se enfrentan a condiciones de precariedad y explotación cada vez mayores. Desde mensajeras y mensajeros con entrega a domicilio a taxistas, <a href="https://www.opendemocracy.net/beyond-slavery-themes/labour-rights-in-gig-economy">esta serie</a> ha demostrado que las condiciones de trabajo son cada vez más perjudiciales y se observan pocos signos de mejora.</p> <p>Para combatir esta situación se han desarrollado nuevas e innovadoras estrategias de organización y movilización. Estrategias nuevas y más directas de lucha sindical han estado en el centro de <a href="https://iwgb.org.uk/2017/03/24/iwgb-wins-second-major-test-case-for-couriers-in-the-so-called-gig-economy/">disputas exitosas</a> lideradas por el Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores de Gran Bretaña en Londres, y por medio de huelgas espontáneas por parte de las conductoras y conductores de Uber y otros grupos a lo largo de <a href="https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-02-01/uber-drivers-plan-strike-to-protest-fare-cuts-in-new-york-city">Estados Unidos</a>, <a href="https://www.theguardian.com/technology/2016/nov/22/uber-drivers-go-slow-protest-central-london-minimum-wage-guarantee">el Reino Unido</a>, <a href="http://www.telegraph.co.uk/news/2016/12/23/striking-uber-drivers-blockade-paris-airport/">Francia</a> y <a href="http://timesofindia.indiatimes.com/companies/ola-uber-drivers-begin-strike-in-chennai-threaten-to-picket-transport-commissioner-office/articleshow/57497523.cms">otros países</a>.</p> <p>Hasta ahora, estas formas de economía de los pequeños encargos han tenido menos calado en América Latina. Esto puede estar a punto de cambiar ya que, de acuerdo a un <a href="https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-10-13/can-uber-conquer-latin-america">informe reciente de Bloomberg,</a> la oficina central de Uber está respondiendo a la reciente representación negativa de la prensa recurriendo a la región como su nueva «tierra prometida».</p> <p>Tres razones pueden explicar por qué la economía de los pequeños encargos ha tenido poco éxito hasta ahora en la región. En primer lugar, se basa en un modelo de negocio que requiere condiciones particulares de mercado, es decir, un gran volumen de personas que consumen, que tienen ingresos relativamente altos y que viven junto a una cantidad significativa de mano de obra excedente. Tales condiciones no son comunes en América Latina al mismo nivel que en Europa y América del Norte.</p> <p>En segundo lugar, es posible que exista poca necesidad de impulsar una mayor precariedad en la mano de obra de la región. El sector informal domina en estas áreas y, después de décadas de ajuste estructural y del retorno de un neoliberalismo severo a los países de la región, el trabajo precario es la norma.</p> <p>En tercer lugar, en las ocasiones en que Uber y Lyft –las dos empresas predominantes de viajes compartidos en la economía de plataformas– han querido establecerse en las principales ciudades –de <a href="http://uk.reuters.com/article/us-argentina-uber-tech-idUKKBN15E25J">Argentina</a> y <a href="https://www.theguardian.com/world/2015/sep/30/rio-de-janeiro-brazil-uber-ban">Brasil</a>, por ejemplo– una combinación entre las protestas de la clase trabajadora y la regulación ha contenido su ambición.</p> <p>Trabajadoras y trabajadores de la región se han movilizado a través de tácticas innovadoras para enfrentar y, en algunos casos, superar el impacto negativo de la creciente precariedad que caracteriza el trabajo en la economía de los pequeños encargos. Solo tenemos que recordar la variedad de <a href="https://www.akpress.org/horizontalism.html">formas de organización horizontal y prácticas radicales</a> que surgieron de la crisis de 2001 en Argentina, por ejemplo, y que siguen resonando en las <a href="http://ppesydney.net/labour-centred-development-latin-america/">fábricas recuperadas por la clase trabajadora</a> e incluso en la <a href="https://www.viewpointmag.com/2017/03/21/the-strike-of-those-who-cant-stop-an-interview-with-veronica-gago-and-natalia-fontana/">huelga de mujeres de 2017</a>.</p> <p>En este artículo reflexionaré sobre algunas de las lecciones que pueden extraerse de los trabajadores y trabajadoras latinoamericanas para organizarse en contra de condiciones similares a las que sustentan el crecimiento de la economía de los pequeños encargos en el Norte global. Específicamente, tendré en cuenta lo que podemos aprender de las experiencias de ocupación del lugar de trabajo y control obrero como estrategias para hacer frente a la economía de pequeños encargos.</p> <h2>El control obrero en América Latina</h2> <p>La experiencia reciente de ocupación del lugar de trabajo y el control obrero en América Latina es muy variada. Abarca contextos político-institucionales enormemente diversos y una amplia gama de sectores económicos: desde <a href="http://booksandjournals.brillonline.com/content/journals/10.1163/1569206x-12341320">Unidades de Producción Socialista</a> creadas a través de comunas y apoyadas por el estado en Venezuela, a incautaciones de tierras y agricultura comunal organizada por el <a href="http://www.mstbrazil.org/content/history-mst">Movimiento de Trabajadoras/es Sin Tierra</a> en Brasil bajo el lema «Ocupar, Resistir, Producir».</p> <p>Sin embargo, las más conocidas son las empresas recuperadas por las trabajadoras y trabajadores en Argentina. Surgieron <em>masivamente</em> después de 2001, según un <a href="http://www.recuperadasdoc.com.ar/informe-mayo-2016.pdf">informe reciente de la Facultad Abierta</a>&nbsp; en Buenos Aires, y ahora existen 376 lugares de trabajo controlados por quienes trabajan en ellos y que emplean a 15.948 personas.</p> <p>Como ha documentado <a href="http://www.workerscontrol.net/authors/social-innovations-autogestion-argentina%E2%80%99s-worker-recuperated-enterprises-cooperatively-reor">Marcelo Vieta</a>, estos lugares controlados por quienes trabajan allí —que van desde fábricas industriales y hoteles hasta servicios de parques y centros médicos— han enfrentado una serie de desafíos que han sido superados a través de innovaciones muy variadas.</p> <p>Estas incluyen obtener acceso a fondos como colectivos, a través de la solidaridad de los vecindarios, y mediante la construcción de nuevas «economías solidarias»; establecer estructuras de trabajo horizontales mediante asambleas de trabajo y rotación de empleos; imponer pagos equitativos en todos los lugares de trabajo; comunicación abierta a través de asambleas, con detalles claros de tareas, objetivos de trabajo y cuentas; y ofreciendo espacio y servicios —desde viviendas hasta atención médica— a las comunidades aledañas.</p> <p>Es importante destacar que estas ocupaciones y las transformaciones posteriores del lugar de trabajo y de las relaciones sociales entre las personas trabajadoras derivaron, al menos inicialmente, de la auto-actividad independiente de trabajadoras y trabajadores precarios que operan en condiciones cada vez peores. Estas personas se unieron para resolver directamente los problemas que enfrentaban en el trabajo y en la vida cotidiana.</p> <p>Esta es la base fundamental de la acción colectiva autónoma que resulta vital para reflexionar sobre la importancia del control obrero como medio para enfrentar y superar las condiciones de precariedad e inseguridad laboral.</p> <h2>La posibilidad del control obrero en la economía de pequeños encargos</h2> <p>Pero, ¿cómo podemos trasladar estas experiencias en América Latina a la clase trabajadoras que se organiza dentro de la economía de pequeños encargos en condiciones y contextos tan diferentes? Para empezar, muchos de estos ejemplos de control obrero se relacionan con lugares de trabajo más tradicionales, con instalaciones fijas —fábricas, tierras, hoteles, centros médicos, etc.— que pueden controlarse ingresando, ocupando y limitando el acceso a ese espacio.</p> <p>La economía de pequeños encargos, por su propia naturaleza, es flexible y móvil: en la mayoría de casos está representada por una plataforma virtual con <a href="https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/mar/22/rights-gig-economy-self-employed-worker">trabajadores y trabajadoras «autónomas»</a> que operan independientemente, repartidas en ciudades principales sin ocupar un espacio concreto.</p> <p>Sin embargo, los propios términos de trabajo ofrecidos en la economía de pequeños encargos se prestan a pensar —y actuar— sobre la utilización de esta independencia para tomar el control. Ann Pettifor, una analista financiera del Reino Unido, <a href="https://www.thenews.coop/106530/sector/mutuals/taxi-drivers-need-take-control-back-uber-says-economist/">hizo recientemente este llamado a las trabajadoras y los trabajadores de Uber</a>:</p> <p>«Así que las y los conductores son dueños del automóvil, lo han comprado, han invertido en él, lo mantienen, invierten en su mantenimiento, lo aseguran... Pagan por todo eso y además pagan algo por la aplicación. Entonces Uber en California, en Silicon Valley, les permite retener parte de las ganancias, pero ¿por qué razón debería Uber ser una compañía de este tipo? ¿Por qué tiene que funcionar de esta manera? ¿Por qué las y los taxistas no se juntan y forman un colectivo?»</p> <p>Es esta opción&nbsp; —asociarse a través de una experiencia de trabajo compartida y precaria, y desarrollar una forma colectiva y cooperativa de organización del trabajo—, lo que representa una clara posibilidad de oposición a los caprichos de la economía de pequeños encargos. El control obrero puede parecer un sueño lejano, pero es posible que, como ya lo imaginó Marx, los contornos de un modo alternativo de organización del trabajo y la vida se puedan ver ya dentro de las innovaciones del capital.</p> <p>Las cooperativas en EE.UU., por ejemplo, han logrado desafiar el dominio de Uber. Las cooperativas de taxis creadas en <a href="http://wagingnonviolence.org/feature/austin-uber-worker-coop/">Austin</a>&nbsp; y en <a href="https://www.thenation.com/article/denver-taxi-drivers-are-turning-ubers-disruption-on-its-head/">Denver</a> han demostrado cómo las y los conductores pueden competir con —y vencer a— las empresas de transporte compartido de la economía de pequeños encargos. Además, las condiciones de trabajo precarias que forman parte de la economía de pequeños encargos son claramente análogas a las experiencias de trabajo precario en toda América Latina, por lo que pueden ofrecer algunas lecciones importantes de organización estratégica.</p> <p>En un <a href="http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/0023656X.2016.1086537">artículo</a>, Maurizio Atzeni explora las nuevas posibles bases de solidaridad que han surgido entre las trabajadoras y trabajadores precarios en Buenos Aires, centrándose en profesionales técnicos del teatro y —aún más interesante para la discusión acerca de la economía de pequeños encargos— los servicios de mensajería en moto. Partiendo de un concepto desarrollado en sus escritos anteriores, describe las condiciones de los nuevos modos de solidaridad que surgen del «encuentro vivo» que ocurre en el lugar de trabajo.</p> <p>Atzeni muestra cómo, a pesar de las modalidades de trabajo fragmentadas, difusas y cada vez más precarias, es en la experiencia compartida de este proceso laboral, influida por los contextos institucionales e históricos específicos de la organización laboral en Argentina, donde pueden comenzar a surgir las bases de la acción colectiva.</p> <p>A partir del aumento de una precariedad similar —amenazas de desempleo y mayor inseguridad en el trabajo— es que se desarrollaron los ejemplos de control obrero anteriormente destacados en Venezuela, Argentina y Brasil. Las decisiones aparentemente espontáneas de movilizar, ocupar y reutilizar lugares de trabajo fueron posible gracias a nuevas solidaridades que surgieron «desde abajo».</p> <p>En combinación, estos factores pueden apuntar a nuevas direcciones estratégicas para las personas trabajadoras de la economía de pequeños encargos. Las denuncias conjuntas y la solidaridad emergente entre las trabajadoras y trabajadores precarios pueden resultar en nuevas tácticas impulsadas por los sindicatos, pero también pueden ofrecer la base para establecer formas colectivas de propiedad basadas en las experiencias en América Latina.</p> <p>A medida que el capitalismo cambia, aumentando la inseguridad y agravando la explotación, también lo hacen los fundamentos de las medidas colectivas y los términos en que las personas trabajadoras pueden comenzar a luchar. América Latina proporciona un ejemplo útil de cómo establecer nuevas formas de vida y de trabajo, y cómo impulsar el control obrero frente a la inseguridad y la precariedad de la economía de pequeños encargos.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda-">Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán</a><br /><span style="font-size:90%;">ANTONIO DE LAURI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-selwyn/promover-el-trabajo-digno-en-las-cadenas-de-suministro-una-entrevista-">¿Promover el trabajo digno en las cadenas de suministro? Una entrevista a Benjamin Selwyn</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN SELWYN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mark-anner/voces-de-la-cadena-de-suministro-una-entrevista-con-mark-anner">Voces de la cadena de suministro: una entrevista con Mark Anner</a><br /><span style="font-size:90%;">MARK ANNER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/sharan-burrow/cadenas-globales-de-suministro-qu-quiere-la-mano-de-obra">Cadenas globales de suministro: ¿qué quiere la mano de obra?</a><br /><span style="font-size:90%;">SHARAN BURROW</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anannya-bhattacharjee/la-organizaci-n-regional-y-la-lucha-para-conseguir-un-salario-di">La organización regional y la lucha para conseguir un salario digno en Asia</a><br /><span style="font-size:90%;">ANANNYA BHATTACHARJEE</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Adam Fishwick BTS en Español Wed, 22 Aug 2018 07:00:00 +0000 Adam Fishwick 118841 at https://www.opendemocracy.net Cómo las periodistas feministas están sacudiendo el panorama mediático en español https://www.opendemocracy.net/5050/roc-o-ros-rebollo/como-las-periodistas-feministas-sacuden-los-medios-en-espa%C3%B1ol <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Cada vez nacen más medios y proyectos que informan de manera alternativa sobre diversos temas, desde economía hasta belleza. Aunque su sostenibilidad económica sigue siendo un reto. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/5050/roc-o-ros-rebollo/how-feminist-journalists-are-shaking-up-spanish-language-media" target="_self">English.</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (2)_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (2)_0.png" alt="" title="" width="460" height="268" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>La nueva revista online española La Poderío. Foto: Screenshot, August 2018.</span></span></span>El año pasado tuve lo que Lucía Lijtmaer, periodista española, llama <a href="https://www.eldiario.es/cultura/libros/Manifiesto-chicas-listas_0_645336373.html">el Golpe en la Cabeza</a>: un momento de lucidez en el que te das cuenta de qué es realmente el feminismo y por qué aún lo necesitamos.</p><p dir="ltr">De repente conecté todas las experiencias de mi vida que me habían hecho sentir impotente por ser mujer: desde cuando mis padres no me dejaban salir con una minifalda “porque me podían violar” hasta el hecho de que, aunque me hubiese encantado hacerlo, no había viajado sola porque tenía miedo de lo que me pudiera pasar.</p><p dir="ltr">Estaba harta. En ese momento me convertí en activista feminista porque es indignante que la mitad de la población haya sido y sea discriminada, no importa dónde. Me pregunté por qué no me había dado cuenta de esto antes y, como periodista, solo había una explicación posible para mí: la falta de información y educación en feminismo.</p><p>Así es como, debido a mi necesidad de explicar qué es el feminismo y por qué aún nos hace falta, decidí crear mi propio medio feminista, <a href="http://proyectovmagazine.com">Proyecto V</a>. Mi intención es informar sobre las desigualdades en los llamados países desarrollados, donde hemos alcanzado una igualdad <em>legal</em>, pero no <em>real</em>.</p><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (3).png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (3).png" alt="" title="" width="460" height="279" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Nosotras reímos, nosotras decidimos, enero 2018. Foto: Rocío Ros. All rights reserved.</span></span></span>El primer video-reportaje de Proyecto V, estrenado en enero, muestra estas desigualdades centrándose en nuestro sentido del humor. <a href="https://www.youtube.com/watch?v=Hy3iH0QQnvI"><em>Nosotras reímos, nosotras decidimos</em></a> explica cómo las mujeres han sido discriminadas en el humor y cuáles son las significativas diferencias entre el humor feminista y el que normalmente consumimos.</p><p dir="ltr">La mayor dificultad al emprender este camino es, sin duda, ser financieramente sostenible, ya que mis recursos son muy limitados. Muchos proyectos mediáticos con perspectiva feminista comparten esta problemática.</p><p dir="ltr">Lanzar un medio independiente es ya complicado porque es un sector muy precario. Pero además, lo hacemos priorizando la pluralidad y el rigor, evitando el sensacionalismo y el clickbait, y limitando la publicidad para ser coherentes con nuestros valores. Esto, al final, reduce nuestras posibilidades de financiación en comparación con los medios convencionales.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Priorizamos la pluralidad y el rigor, evitamos el sensacionalismo y el clickbait, y limitamos la publicidad para ser coherentes con nuestros valores”.</p><p dir="ltr">Activistas y profesionales mantienen muchas de estas plataformas feministas a cambio de poca (o ninguna) remuneración. Este es el caso de la mayoría de quienes he entrevistado o consultado online. Lo que reciben a cambio es la satisfacción de representar realidades que otros medios ignoran, así como contar con lectores leales que comparten sus ideales.</p><p dir="ltr">Aunque hay nuevas plataformas digitales creadas por periodistas feministas en España y Latinoamérica que han conseguido ser económicamente viables y dar una cobertura alternativa a diversos temas, incluidos aquellos típicamente escritos por y &nbsp;para hombres, como economía o deportes.</p><p dir="ltr">Para ello, han escrito sobre colectivos y puntos de vista infrarrepresentados, y han buscado formas creativas de financiar sus proyectos.</p><p><a href="http://pikaramagazine.com">Pikara</a>, la revista feminista vasca, es un ejemplo de éxito ya que ha llegado a ser económicamente viable desde su creación hace ocho años. Sus diferentes formas de financiación -desde subvenciones públicas, suscriptores, donantes, venta online y publicidad- son, en parte, la clave.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (6).png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (6).png" alt="" title="" width="460" height="259" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>June Fernández. Foto: screenshot de <a href="https://vimeo.com/130958626">video entrevista.</a> Credit: Mugarik Gabe. CC 2.0.</span></span></span>Al contrario que otros medios convencionales, la publicidad solo representa el 10 % de la financiación de Pikara. La revista online también limita el tipo de empresas que pueden publicitarse en ella. “Limitamos a grandes empresas, bancos… Además, los anuncios no pueden ser sexistas”, explica June Fernández, una de las fundadoras de la revista.</p><p dir="ltr">Las restricciones a los anunciantes permiten a Pikara ser consecuente con sus ideales de igualdad, diversidad y pluralidad, valores que les han convertido en un medio alternativo de referencia y les han generado una comunidad de lectores fieles que creen en su trabajo. “Para los medios independientes lo que importa es el compromiso con los lectores y buscar una coherencia”, afirma Fernández.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Para los medios independientes lo que importa es el compromiso con los lectores y buscar una coherencia”</p><p dir="ltr">Haberse adaptado a las nuevas formas de comunicación digital es otra de las claves del éxito de Pikara. “Nuestra revista fue la primera revista feminista nativa digital en España que usó el lenguaje de las redes sociales, un medio 3.0” añade Fernández, refiriéndose a su pronto y prolífico uso de redes como Facebook, donde actualmente cuentan con 118.000 seguidores.</p><p dir="ltr">Pikara nació de la necesidad de sus periodistas de aplicar una perspectiva feminista sobre la información de actualidad. Otros medios españoles también comparten esta meta, como los periódicos digitales <a href="https://tribunafeminista.elplural.com/">Tribuna Feminista</a> y <a href="http://www.mujeresenred.net/">Mujeres en red</a> de España, o las webs <a href="http://latfem.org/">Latfem</a>, <a href="https://laperiodica.net/">La Periódica</a> y <a href="http://www.lacuerdaguatemala.org/">La Cuerda</a> de América Latina.</p><p dir="ltr">Entre las plataformas feministas que han surgido en la última década también hay blogs para alzar una voz contra la violencia machista y llamar a la acción, como los de <a href="https://www.eldiario.es/autores/barbijaputa/">Barbijaputa</a>, <a href="http://www.locarconio.com/">Locas del coño</a>, <a href="http://mujeresenlucha.es/">Mujeres en Lucha</a> y <a href="https://www.laquearde.org/">La que arde</a>, y espacios digitales donde reflexionar sobre feminismos, sexualidad e identidades, como <a href="http://www.proyecto-kahlo.com/">Proyecto Kahlo</a> y <a href="https://lassimones.org/">Las Simones</a>.</p><p dir="ltr">También hay plataformas que buscan cubrir huecos informativos que otros medios, tanto mainstream, como feministas, han dejado. <a href="http://lapoderio.com/">La Poderío</a> es una nueva revista feminista española que arrancó en abril con la intención de representar a las andaluzas, mujeres rurales y obreras que han sido constantemente ignoradas en los medios.</p><p dir="ltr">Uno de sus primeros artículos trata sobre <a href="http://lapoderio.com/2018/04/11/jornaleras-de-huelva-el-sabor-amargo-de-de-los-frutos-rojos/">las jornaleras explotadas en los campos de fresas de Huelva (Andalucía)</a>. Este caso se hizo internacionalmente conocido más tarde, después de que Correctiv, un colectivo alemán dedicado al periodismo de investigación, publicara otro <a href="https://correctiv.org/en/blog/2018/04/30/rape-in-the-fields/">artículo que habla de agresiones sexuales a estas trabajadoras</a>.</p><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (1).png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (1).png" alt="" title="" width="460" height="255" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Trabajadora en el campo, Andalucía. Foto: screenshot from <a href="https://vimeo.com/97816545">Red de Mujeres Urbanas y Andaluzas video.</a> Credit: Producciones Singulares. CC S-A 4.0.</span></span></span>La Poderío atrajo a miles de seguidores en redes sociales meses antes de publicar su primera pieza; a principios de abril su página de Facebook ya contaba con más de 5.900 seguidores.</p><p dir="ltr">“Esta gran bienvenida que tuvimos en tan poco tiempo para nosotras significó que el feminismo andaluz siempre ha estado ahí, solo había que ponerle un nombre” concluye Rocío Santos Gil, una de las periodistas fundadoras de la revista.</p><p dir="ltr">Cuando le pregunto por otros temas poco tratados en los medios feministas, Santos explica que, personalmente, ella siente que estos espacios “tienden a hablar de identidades, un tema que muy interesante, pero a mí me gustaría encontrar más información que hablara de lo que nos afecta como colectivo”.</p><p dir="ltr">Fernández hace una comparación similar. En Pikara les incomoda comprobar que los textos más leídos son los que hablan de temas que afectan a “mujeres blancas, urbanas, de clase media” (el perfil de la mayoría de sus lectoras) porque eso “invisibiliza otras propuestas editoriales”.</p><p dir="ltr">“Por ejemplo, un artículo [en Pikara] sobre mujeres refugiadas en el Líbano puede tener 500 visitas y otro sobre poliamor 30.000”, afirma.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Un artículo sobre mujeres refugiadas en el Líbano puede tener 500 visitas y otro sobre poliamor 30.000”.</p><p dir="ltr">Al otro lado del Atlántico, en Argentina, la plataforma <a href="http://economiafeminita.com/">Economía Feminista</a> cubre un hueco informativo diferente. Su objetivo es divulgar y hacer más accesibles la economía y la ciencia. Expertas en economía, ciencia y salud explican estos temas masculinizados, que suelen estar escritos por y para hombres.</p><p dir="ltr">“Estamos unidas por la desigualdad, para poner datos y argumentos y hacer más accesibles estos temas académicos”, cuenta Mercedes D’Alessandro, creadora de la plataforma.</p><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (4).png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (4).png" alt="" title="" width="460" height="227" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>La plataforma digital Economía Femini(s)ta. Foto: Screenshot, August 2018.</span></span></span>D’Alessandro cree que son necesarios más mujeres y más feminismo en los medios para hablar de estas temáticas. “Cuando leo una nota sobre economía siempre está escrita por un hombre. No solo necesitamos mujeres hablando del impacto de género en la economía, también más mujeres analizando la economía en general” asegura.</p><p dir="ltr">Con el objetivo de generar más interés alrededor de cuestiones sobre género y economía es fundamental que más personas sean capaces de entenderlas y escribir sobre ellas, para evitar así que no sean solo “lectores pasivos” añade D’Alessandro.</p><p dir="ltr">“Yo me gradué en economía y en toda la carrera no tuvimos una sola materia de economía feminista; ¿cómo le vamos a pedir a un economista que sepa algo que ni siquiera está en su currículum de estudios?”.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“No solo necesitamos mujeres hablando del impacto de género en la economía, también más mujeres analizando la economía en general”.</p><p dir="ltr">La perspectiva feminista no sólo es necesaria en temas masculinizados. La belleza y la moda son temas habitualmente copados por mujeres que también necesitan esta mirada según afirma Alejandra Higareda desde México, quien en 2016 creó la revista <a href="http://malvestida.com/">Malvestida</a>.</p><p dir="ltr">Desde su punto de vista, las revistas para mujeres “reproducen estereotipos” demasiado a menudo y dejan de lado otros asuntos importantes “como política, ciencia o deportes”. Higareda solía escribir para este tipo de revistas y se dio cuenta de que no se identificaba con sus propios artículos.</p><p dir="ltr"><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (5).png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/565074/mediafemspa (5).png" alt="" title="" width="460" height="274" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Revista digital Malvestida. Foto: Screenshot, August 2018.</span></span></span>“Escribía sobre cómo quitarse la celulitis y pensaba: ‘¿Quién se cree esto?’, ‘¿a qué mujeres les estamos hablando?’” cuenta.</p><p dir="ltr">En Malvestida, Higareda también escribe sobre belleza y moda, pero con una perspectiva más inclusiva. “Tenemos artículos sobre por qué una chica ha decidido no volver a rasurarse; eso para nosotras es una forma de belleza”.</p><p dir="ltr">Higareda reconoce que artículos sobre “empoderamiento femenino” o “body positive” son más habituales ahora en las grandes revistas internacionales de moda, pero remarca que estas publicaciones “siempre tendrán lineas que no podrán cruzar”.</p><p dir="ltr">Asegura que las personas que escriben y leen estas masivas y comerciales publicaciones se enfrentan a “una burocracia y una estructura gigantes que, al final, responden ante una empresa multimillonaria manejada por hombres”.</p><p class="mag-quote-center" dir="ltr">“Tenemos artículos sobre por qué una chica ha decidido no volver a rasurarse; eso para nosotras es una forma de belleza”.</p><p dir="ltr">Incluso si llegase el día en el que la mayoría de los grandes medios incluyen la perspectiva feminista en su línea editorial y en su estructura empresarial, eso no significaría que ya no nos hiciesen falta medios feministas independientes.</p><p dir="ltr">El reto para quienes funden y mantengan medios independientes será, entonces, seguir buscando aquellos grupos y realidades olvidadas por el resto de los medios, así como continuar defendiendo la igualdad y estimulando el pensamiento crítico.</p><p dir="ltr">Más allá de esta posibilidad, las creadoras de medios independientes actuales debemos adaptarnos al competitivo y cambiante mundo de la información digital, y buscar formas creativas de financiar nuestros proyectos para que el peso de sostenerlos no siga cayendo sobre periodistas y activistas feministas poco o no remuneradas.</p><p dir="ltr">Nuestro objetivo común, tanto para los movimientos feministas, como los medios feministas en español, debe ser crear más plataformas con mejores recursos que nos puedan informar de cualquier temática desde una perspectiva feminista e interseccional que represente a todos los colectivos.</p><div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> 50.50 50.50 DemocraciaAbierta Equality Women's rights and the media women's movements feminism women's work young feminists Rocío Ros Rebollo Tue, 21 Aug 2018 14:18:10 +0000 Rocío Ros Rebollo 119363 at https://www.opendemocracy.net La organización regional y la lucha para conseguir un salario digno en Asia https://www.opendemocracy.net/beyondslavery/es/anannya-bhattacharjee/la-organizaci-n-regional-y-la-lucha-para-conseguir-un-salario-di <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Un sistema de producción a escala mundial exige una respuesta equivalente de las trabajadoras y trabajadores organizados. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/anannya-bhattacharjee/regional-organising-and-struggle-to-set-asia-floor-wage">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><img width="100%" src="//cdn.opendemocracy.net/files/u563152/2893257623_cd6aba44d8_o.jpg" /><span class="image-caption">Sam Sherratt/Flickr.&nbsp;<a href="https://www.flickr.com/photos/sherrattsam/2893257623/">(CC BY-SA 2.0)</a></span></p> <p><strong>Neil Howard (openDemocracy): Una de las preguntas sin resolver sobre el activismo laboral es si existe o no la posibilidad de que se dé una relación de solidaridad entre norte y sur, ya sea con grupos más tradicionales o con grupos más marginados en cualquiera de las circunscripciones. Hay activistas que creen que es imposible o, al menos, muy poco probable que esa solidaridad consiga solucionar algo. ¿Qué opina usted al respecto?</strong></p> <p><strong>Anannya Bhattacharjee:</strong> Me opongo completamente a esas divisiones binarias tan insustanciales, sin perspectiva histórica y tan desactualizadas. Teniendo en cuenta que la migración es uno de los fenómenos más grandes de nuestros tiempos, tenemos que entender que el Norte global está siendo moldeado por poblaciones muy nuevas que pronto serán las principales minorías o incluso las mayorías de estos países. Tenemos que hablar con rigurosidad. No podemos decir «así funciona el Norte global». Me sorprende muchísimo escuchar a personas conocidas del mundo académico que afirman tal cosa. Tienen dinero para viajar y para investigar. Si es eso lo único que ven cuando viajan a estas regiones, es que deben de estar relacionándose con la gente equivocada.</p> <p>También estoy en contra de la creencia de que Sur global es mejor, de que allí todo se hace bien por el hecho de ser el Sur. Las actuaciones falsas son muy habituales, hay muchas élites en el Sur a las que no les importa la justicia en absoluto y dentro de nuestros movimientos hay problemas. El movimiento obrero, como el resto de movimientos, está dividido. Creo que lo primero que hay hacer es crear alianzas y construir nuevas perspectivas. Y no digo que la historia no sea importante, pero lo verdaderamente importante es el presente. Tenemos que redefinir a diario nuestras filosofías y enfoques. Debemos pararnos a reflexionar en profundidad, que es algo que falta en muchos espacios. Mientras estemos presentes, mientras sigamos perfeccionándonos y estemos abiertas y abiertos al cambio, que es en lo que consiste este mundo, creo que el trabajo saldrá adelante solo.</p> <p>Me gustaría decir también que la gente fanática no suele confiar en los demás. Hay supuesto líderes radicales que dicen «esto es la clase trabajadora y esto es lo que piensa.» No sé qué decirte. Pásate de vez en cuando a ver cómo van las cosas, ¿no? No digo que debamos ceder a la espontaneidad; soy organizadora y creo en las organizaciones e instituciones, pero confiar en la gente es muy importante. A mí también se me olvida a menudo. Olvidarse de confiar en la gente es un complejo de clase media.</p> <p><strong>Neil (oD): ¿Puede ponernos un par de ejemplos de organizaciones emergentes que estén trabajando para impulsar una gestión más progresista de la cadena de suministro?</strong></p> <p><strong>Anannya:</strong> Claro. Un ejemplo local: en una cadena de suministro global son muy importantes las relaciones que se tienen a gran escala. Por lo tanto, aunque yo pueda estar involucrada en una lucha en una fábrica en particular, tenemos que conocer no solo lo concerniente a esa fábrica y su administración, sino también quién compra los productos. La empresa líder es responsable de las condiciones en las que se encuentran las trabajadoras y los trabajadores, y también es responsable de las limitaciones con las que se podría encontrar la administración de la fábrica. Es muy importante conocer la empresa líder y la cadena de suministro, y tener camaradas en los diferentes países involucrados.</p> <p>Voy a comentar algo que no ha vuelto a suceder porque la lucha en la que participamos terminó con ello. Hubo un caso en el que la gente que trabajaba en una fábrica se sindicalizó y llevó a cabo un encierro dentro del edificio. Una de las subcontratas introdujo personal armado con pistolas y palos para golpearles e incluso secuestraron a uno de ellos. Hicimos una huelga de hambre y a las 14 horas la policía tuvo que traerle de vuelta. En aquel momento, me dijeron que en este tipo de sitios, cuando una persona es secuestrada, nadie espera volver a verla. Me parecía inconcebible. No podía dejar que esto ocurriera estando yo a cargo. De todas formas dicen que es algo que apenas ocurre. La policía había pactado con la empresa subcontratista para destruir el sindicato: la empresa que quería comprar era una británica llamada Marks and Spencer.</p> <p>Aquí fue cuando Labour Behind the Label, nuestras compañeras y compañeros del Reino Unido, se implicaron. En aquel momento hicimos una enorme campaña global, y ahora estamos trabajando junto con las trabajadoras y trabajadores en un caso que puede hacer historia. Creemos que los resultados serán positivos, pero lo cierto es que nada de esto habría ocurrido si no hubiésemos usado los contactos internacionales. Lo que hizo que el departamento de trabajo actuara fueron las conexiones internacionales y los efectos de la llamada mala reputación. Desde entonces hemos dejado de ver esta forma de violencia tan descarada. Quiero dejar claro que aunque las cosas están mejorando, se dan otras formas de violencia. Pero este es un ejemplo dentro del contexto de la fábrica. Quería usar un caso local como ejemplo porque cuando hablo sobre las campañas internacionales, la gente cree que quienes nos dedicamos a la organización no hacemos trabajo en primera persona en las localidades. Quiero acabar con esos prejuicios.</p> <p><strong>Neil (oD): ¿Podría hablar un poco más sobre el salario digno en Asia y explicar cómo se consiguió que tuviera éxito la aplicación a escala regional?</strong></p> <p>La Campaña por un Salario Digno en Asia es otra campaña que ha dado frutos. Hace diez años, el asunto del salario ni siguiera figuraba en la agenda de la cadena de suministro de la industria textil. Siempre se evitaba este tema y las marcas eludían el problema aseverando «pagamos salarios dignos», que no era otra cosa que el salario mínimo del país, el cual sabemos que está a un nivel paupérrimo y que no es digno. Las consumidoras y consumidores activistas en Europa nos comentaban que cuando les decían a las grandes marcas que debían pagar un salario digno, estas respondían cosas como «el pueblo asiático no nos lo pide» o «como no sabemos lo que es, no lo pagamos».</p> <p>Muchas de las personas que trabajábamos en la industria textil comenzamos a pensar en el tema de los salarios, en lo difícil que nos resulta negociar salarios más altos por encima del salario mínimo porque las marcas siempre amenazan con irse del país. Eso nos hizo pensar que necesitábamos enfocar el tema de forma regional en vez de nacional porque este no funcionaría debido a que los países asiáticos tienen su propio sistema interno de competencia regional y el trabajo se estaba convirtiendo en un factor divisorio dentro de esa competencia comercial. Nos dijeron que era imposible lograr una sindicalización y proponer un salario regional. Preguntaban: «¿cómo se puede proponer una cifra con tantos países diferentes?» Lo hicimos mediante un largo proceso que nos llevó tres años en el que hubo reuniones con sindicatos en distintos países. Este proceso no estaba financiado. Nos invitaban a una conferencia en algún sitio y aprovechábamos para conocer a la gente de la zona. Fue un proceso político, y así es como empezó.</p> <p>Con el salario mínimo en Asia, las personas que trabajan pueden ver lo que, como mínimo, deberían pagarles por contribuir en la producción de la cadena de suministro. Es importantísimo que se reconozca el valor del trabajo y que este se traduzca en un valor numéricamente inteligible, y con el asunto del salario digno en Asia ocurrió eso. Hubo empresas que nos atacaron numerosas veces para evitarlo. Estuvimos unos dos años visitando distintos sitios, nos llamaron para asistir a varias reuniones y ahora el salario digno en Asia se considera un punto de referencia internacional y fiable. Puede que no quieran pagarlo, pero muestra lo que un salario mínimo debería ser. Sirve como punto de referencia.</p> <p class="mag-quote-center">Es importantísimo que se reconozca el valor del trabajo y que este se traduzca en un valor numéricamente inteligible.</p> <p>Para nosotras esto ya es un triunfo, porque se ha convertido en el centro de atención. A las grandes empresas se les pregunta continuamente por qué no pagan un salario digno, o si lo hacen, es a la defensiva. Eso para mí es un logro. Aunque la victoria será definitiva cuando la gente lo reciba. Con este objetivo en mente, nos encontramos en una especie de transición entre la construcción de alianzas y el hacer campaña a un modo más de negociación. En los próximos años, lo que nos gustaría ver son acuerdos vinculantes, con plazos de tiempo acordados dentro de los cuales los salarios dignos deban ser abonados. Somos realistas y no les pedimos que se paguen de la noche a la mañana. Lo que queremos es que se comprometan a hacerlo dentro de un plazo acordado, y desde nuestras organizaciones trabajaremos para ayudar a garantizar que llega al bolsillo de las y los trabajadores.</p> <p>Sé que hay personas que dicen que la campaña es abstracta y que el salario también lo es. No conocen a las personas que trabajan en estas empresas. El salario es de lo que más se habla. Ni siquiera hablan sobre los golpes o las patadas que reciben. Hablan del salario. Las personas que afirman que el salario es un concepto abstracto no tienen ni idea, sinceramente. Eso lo escuché ayer y me molestó muchísimo. Es que básicamente es la prioridad número uno para las y los trabajadores. Por eso se hizo la campaña, porque es la prioridad número uno.</p> <p>Hay quienes dicen no ver que se produzcan cambios reales, pero es que el cambio se puede dar de diferentes maneras. Para mí, una forma de cambio es que una persona se dé cuenta del valor que tiene su trabajo y que pueda exigirle a la directiva lo que desde la campaña por el salario digno en Asia se cree que debería cobrar. Y claro, evidentemente el trabajo no termina hasta que estas personas reciben ese salario. Aquí es donde comienza la siguiente etapa de la negociación. Pero el hecho de que hayamos tardado 10 años en llegar hasta aquí da cuenta de la complejidad del conflicto al que nos enfrentamos.</p> <p>Tenemos que trabajar a diferentes niveles, y no es nada fácil hacerlo. Necesitas apoyo desde muchos frentes para poder abarcar tantos niveles de trabajo, pero he conocido a gente que ha podido hacerlo. Me molesta cuando activistas de clase media y con formación no trabajan desde varias posiciones, sino que se quedan en una única posición y criticando el resto de posibilidades. Es una visión muy estrecha, como esa historia de los tres hombres ciegos que tocaban tres partes distintas de un elefante y tenían que adivinar lo que era. Todos se equivocaron en sus suposiciones porque ninguno de ellos conocía el todo de lo que palpaban.</p> <hr style="border-top: #0061BF 3px solid;margin-bottom:10px;clear:both;" /> <a href="http://gaatw.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/GAATWlogo.png" width="110" alt="GAATWlogo.png" /></a><a href="http://translatorswithoutborders.org/"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/u555228/TWB_Logo_RGB_920.jpg" width="220px" style="float:right;margin-top:5px;margin-bottom:15px;" /></a> <p><em>BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the <a href="http://gaatw.org/">Global Alliance Against Traffic in Women</a>. Translated with the support of <a href="http://translatorswithoutborders.org/">Translators without Borders</a>. <a href="https://twitter.com/hashtag/LanguageMatters?src=hash">#LanguageMatters</a></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk-andr-broome/la-pol-tica-de-los-n-meros-el-ndice-global-de-esclavitud-y-el-m">La política de los números: El Índice Global de Esclavitud y el mercado del activismo</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK AND ANDRÉ BROOME</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/david-feingold/crear-conciencia-sobre-qu-para-qu-qui-nes-para-qui-nes">Sensibilización: ¿sobre qué? ¿para qué? ¿quiénes? ¿para quiénes?</a><br /><span style="font-size:90%;">DAVID A. FEINGOLD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/alessandra-mezzadri/la-esclavitud-moderna-y-las-paradojas-de-g-nero-en-la-falta-de-lib">La esclavitud moderna y las paradojas de género en la falta de libertad laboral</a><br /><span style="font-size:90%;">ALESSANDRA MEZZADRI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard/la-esclavitud-y-la-trata-de-personas-m-s-all-de-las-protestas-vac-as">La esclavitud y la trata de personas: más allá de las protestas vacías</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/joel-quirk/ret-rica-y-realidad-del-fin-de-la-esclavitud-moderna">Retórica y realidad del «fin de la esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">JOEL QUIRK</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/anne-t-gallagher/el-informe-sobre-la-trata-de-personas-de-eeuu-de-2015-se-ales-de-decliv">El Informe sobre la trata de personas de EE.UU. de 2015: ¿señales de declive?</a><br /><span style="font-size:90%;">ANNE GALLAGHER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-harkins/por-qu-no-sabemos-si-funcionan-las-iniciativas-contra-la-trata">¿Por qué no sabemos si funcionan las iniciativas contra la trata?</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN HARKINS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/michael-dottridge/ocho-razones-por-las-que-no-deber-amos-usar-el-t-rmino-esclavitud-mo">Ocho razones por las que no deberíamos usar el término «esclavitud moderna»</a><br /><span style="font-size:90%;">MICHAEL DOTTRIDGE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-sam-okyere/walk-free-midiendo-la-esclavitud-global-o-enmascara">Walk Free: ¿midiendo la esclavitud global o enmascarando la hipocresía mundial?</a><br /><span style="font-size:90%;">JULIA O'CONNELL DAVIDSON AND SAM OKYERE</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/julia-oconnell-davidson-neil-howard/sobre-la-libertad-y-la-inmovilidad-c-mo-el-estado-">Sobre la libertad y la (in)movilidad: cómo el estado crea vulnerabilidad mediante el control del movimiento humano</a><br /><span style="font-size:90%;">NEIL HOWARD AND JULIA O'CONNELL DAVIDSON</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/neil-howard-sheldon-zhang/tr-fico-de-personas-el-t-nel-que-se-esconde-bajo-el-aparthei">Tráfico de personas: el túnel que se esconde bajo el apartheid económico</a><br /><span style="font-size:90%;">SHELDON ZHANG AND NEIL HOWARD</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/jenna-holliday-cameron-thibos/entrevista-la-peligrosa-invisibilidad-de-las-mujeres-mig">Entrevista: la peligrosa invisibilidad de las mujeres migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">JENNA HOLLIDAY</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/fran-ois-cr-peau/una-agenda-nueva-para-facilitar-la-movilidad-humana-despu-s-de-las-cu">Una agenda nueva para facilitar la movilidad humana después de las cumbres de Naciones Unidas sobre personas refugiadas y migrantes</a><br /><span style="font-size:90%;">FRANÇOIS CRÉPEAU</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/chris-gilligan/es-ut-pico-luchar-por-fronteras-abiertas">¿Es utópico luchar por fronteras abiertas?</a><br /><span style="font-size:90%;">CHRIS GILLIGAN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/ben-lewis-cameron-thibos/entrevista-la-detenci-n-como-nueva-forma-de-gesti-n-migratori">Entrevista: ¿la detención como nueva forma de gestión migratoria?</a><br /><span style="font-size:90%;">BEN LEWIS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nandita-sharma/inmovilidad-como-protecci-n-en-el-r-gimen-de-controles-migratorios">Inmovilidad como protección en el régimen de controles migratorios</a><br /><span style="font-size:90%;">NANDITA SHARMA</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/nicola-phillips/qu-tiene-que-ver-el-trabajo-forzoso-con-la-pobreza">¿Qué tiene que ver el trabajo forzoso con la pobreza?</a><br /><span style="font-size:90%;">NICOLA PHILLIPS</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/antonio-de-lauri/las-trabajadoras-y-trabajadores-del-ladrillo-y-la-trampa-de-la-deuda-">Las trabajadoras y trabajadores del ladrillo y la trampa de la deuda en Punyab, Pakistán</a><br /><span style="font-size:90%;">ANTONIO DE LAURI</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/benjamin-selwyn/promover-el-trabajo-digno-en-las-cadenas-de-suministro-una-entrevista-">¿Promover el trabajo digno en las cadenas de suministro? Una entrevista a Benjamin Selwyn</a><br /><span style="font-size:90%;">BENJAMIN SELWYN</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/mark-anner/voces-de-la-cadena-de-suministro-una-entrevista-con-mark-anner">Voces de la cadena de suministro: una entrevista con Mark Anner</a><br /><span style="font-size:90%;">MARK ANNER</span><hr /> <a href="https://opendemocracy.net/beyondslavery/es/sharan-burrow/cadenas-globales-de-suministro-qu-quiere-la-mano-de-obra">Cadenas globales de suministro: ¿qué quiere la mano de obra?</a><br /><span style="font-size:90%;">SHARAN BURROW</span><hr /> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> BeyondSlavery BeyondSlavery DemocraciaAbierta Anannya Bhattacharjee BTS en Español Tue, 21 Aug 2018 07:00:00 +0000 Anannya Bhattacharjee 118029 at https://www.opendemocracy.net