Venezuela https://www.opendemocracy.net/taxonomy/term/6623/all cached version 03/05/2018 19:01:25 en Venezuela is now a regional crisis https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-is-now-regional-crisis <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>If Venezuela is a regional problem, then Latin America and the Caribbean must assume the responsibility to fight for Venezuelan democracy to resolve this crisis. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-ya-es-una-crisis-regional">Español</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/2015_Venezuela–Colombia_migrant_crisis_2_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/2015_Venezuela–Colombia_migrant_crisis_2_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Refugees in a camp in Colombia, Source: Wikimedia Commons</span></span></span></p><p>In April 2017 the Venezuelan opposition began a major campaign of street protests against the government of President Nicolás Maduro. For four months, riot police and the National Guard clashed almost every day with thousands of protesters on the streets of Caracas and other Venezuelan cities. </p><p>Armed pro-government civilians, loosely referred to as “collectives”, also played a role. The death toll was roughly one a day, with many of the victims young demonstrators caught up in what human rights organizations called “excessive use of force” by the security forces.</p> <p>According to the government’s account of events, by August, “peace” had returned to the streets. The opposition campaign, under the leadership of the Democratic Unity (MUD) coalition, had failed. </p><p>Among other things, it had sought to force the government to re-establish the powers of the National Assembly (AN, the single-chamber parliament that has been in opposition hands since January 2016), and hold fair and transparent presidential elections.</p><p class="mag-quote-center">Today, the images of Venezuelans that appear in the international press are not of masked protesters throwing rocks and Molotov cocktails. They are of refugees crossing borders with the few possessions they are able to carry.</p><p>Instead, Maduro summoned a Constituent Assembly, boycotted by the MUD , which has functioned ever since its creation as the supreme legislative body in the government’s eyes. The National Assembly was rendered impotent.</p> <p>Today, the images of Venezuelans that appear in the international press are not of masked protesters throwing rocks and Molotov cocktails. They are of refugees crossing borders with the few possessions they are able to carry, often with children in their arms. They sleep in the streets of Colombian and Brazilian cities and search for health care in the overcrowded hospitals of neighbouring countries.</p> <p>On 30 July, the 545-member, all-chavista Constituent Assembly was elected &nbsp;in a process that violated the principle of “one person = one vote”. The National Electoral Council, which is controlled by the government, was accused of doctoring turnout figures. Two days later, so many Venezuelan refugees were arriving at the Colombian border that the queue to cross was seven hours long.</p> <p>Around 600,000 people crossed the border in 2017, of whom, according to Save the Children, 48% were minors. For many of those fleeing, all hope of resolving the country’s predicament in the short term had vanished. At the same time, the crisis itself had evolved from being a largely internal matter to a concern for the entire region.</p> <p>A presidential election will be held on 20 May, but it is unlikely to break the deadlock. The date was decided unilaterally by the government, wrecking negotiations under way at the time in the Dominican Republic between government and opposition over election conditions. </p><p>Half the countries in the region, including the US and Canada, as well as the EU, have already declared that they will not recognise the result of this “illegitimate” poll . Only a small faction of the opposition, headed by the former governor of Lara state, Henri Falcón, has agreed to take part.</p> <p>The opposition is split into three main blocks. Aside from Falcón and his supporters, those who refuse to participate in the elections include a number (mainly associated with the parties that dominate the National Assembly) who still insist on negotiating a solution, while &nbsp;another faction has formed the Soy Venezuela movement, which is demanding the immediate resignation of Maduro and calling for a “humanitarian intervention”. </p><p>This term is an evident smokescreen for military intervention, the consequences of which could include even greater suffering for the civilian population. But it is also true that, thus far, negotiations with the government have only managed to prove its bad faith.</p> <p>In our most recent report, International Crisis Group analyses the impact of Venezuela’s implosion on the rest of the region. It is not only a migratory crisis: the country that used to export almost nothing but oil now exports disease, organised crime, political instability and economic contraction. </p><p>For now, the outside world can only deal with the symptoms: putting an end to the crisis and finding a lasting solution depends on substantive negotiations, which will not be possible without the assistance of foreign governments and multilateral organisations. The economy is also in need of external assistance, as much bilateral as multilateral, as well as private investment.</p> <p>It will not be easy to achieve. Venezuela’s government leaders fear, with good reason, that they could lose everything if they leave power. Until now, the main effect of external pressure in the form of individual sanctions imposed by the US and the EU, as well as more general financial sanctions imposed solely by Washington, has been to further entrench them. </p><p>And internal pressure has been extinguished almost completely following the splintering of the opposition, reducing the cost to the government of maintaining itself in power.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Typically, governments facing such dire economic turmoil do not survive, but there is no alternative currently in sight.&nbsp;</p> <p>The absolute priority now is to deal with the humanitarian crisis, not only by assisting refugees and the countries which take them in, but also by finding innovative ways of alleviating the extreme hardship &nbsp;inside Venezuela which is driving the exodus. But neither government nor opposition should use humanitarian intervention as a political weapon.&nbsp;</p> <p>Second, governments of the region must find a way to apply sanctions, even when their own legislation does not permit them simply to copy those implemented by the US, Canada, the EU and other countries. It is vital that Latin America and the Caribbean take on the responsibility of helping restore democracy in Venezuela. </p><p>Sanctions should continue to be primarily individual, and their lifting must be conditioned on a return to the negotiating table and concrete steps towards a democratic restoration.&nbsp;</p> <p>Sanctions alone will not produce change. A coordinated political campaign that is both persistent and creative is necessary. For example, it is worth exploring the possibility of convincing the Chinese government to persuade its ally Maduro to engage in serious negotiations. Beijing has refused to lend Venezuela more money for some time, but if it wishes to protect its investments there, it should consider adopting a more proactive approach.&nbsp;</p><p> The country has already entered a hyperinflationary cycle. Annual inflation could easily reach 300,000% by the end of 2018 if there is no change of policy after the elections. The government is merely paying a portion of its external debt: &nbsp;it has already defaulted to the tune of more than $3 billion. </p><p>Typically, governments facing such dire economic turmoil do not survive, but there is no alternative currently in sight. Chavismo has turned the rationing of subsidised foods into a mechanism for social and political control, even though these state provisions are insufficient to assuage people’s hunger. </p><p>It is essential to prevent a further deterioration of the situation, while avoiding what may seem like easy solutions in the shape of an oil embargo, or worse, a military intervention. Inaction however, is not an option.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-and-left">Venezuela and the Left </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-must-guarantee-right">Venezuela must guarantee the right to participate in elections</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/chris-carlson/crisis-in-venezuela-and-its-lessons-for-left">The crisis in Venezuela and its lessons for the left</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Phil Gunson Thu, 03 May 2018 13:15:24 +0000 Phil Gunson 117640 at https://www.opendemocracy.net Venezuela ya es una crisis regional https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-ya-es-una-crisis-regional <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Si Venezuela es un problema regional, América Latina y el Caribe tienen que asumir como suya la lucha por rescatar la democracia venezolana para resolver esta crisis. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-is-now-regional-crisis">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/2015_Venezuela–Colombia_migrant_crisis_2.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/2015_Venezuela–Colombia_migrant_crisis_2.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Refugiados en un campamento en Colombia, Fuente: Wikimedia Commons</span></span></span></p><p>Hace un año, en abril de 2017, la oposición venezolana inició una campaña de manifestaciones callejeras contra el gobierno del Presidente Nicolás Maduro. </p><p>Durante cuatro meses, equipos antimotines de la policía y la Guardia Nacional se enfrentaron casi a diario con decenas de miles de manifestantes en las calles de Caracas y otras ciudades del país. Civiles armados pro-gobierno, mal llamados “colectivos”, también jugaron un papel. </p><p>Los muertos se acumulaban al ritmo de aproximadamente uno por día, muchos de ellos jóvenes manifestantes víctimas de lo que organizaciones de derechos humanos calificaron de “uso excesivo de la fuerza” por parte de las fuerzas de seguridad.</p><p class="mag-quote-center">Hoy en día, las imágenes de los venezolanos que aparecen en la prensa mundial no son de manifestantes enmascarados tirando piedras y bombas molotov. Son de refugiados que cruzan las fronteras con lo poco que pueden cargar.</p> <p>En agosto, de acuerdo con la versión del gobierno, “la paz” volvió a las calles. La campaña de la oposición – bajo el liderazgo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), una coalición de partidos – había fracasado. </p><p>Buscaba, entre otras cosas, obligar al gobierno a que restableciera los poderes de la Asamblea Nacional (AN, el parlamento unicameral, en manos de la MUD desde enero de 2016) y permitiera una elección presidencial justa y transparente. Pero Maduro convocó una asamblea constituyente, boicoteada por la MUD, que desde entonces ha fungido como legislativo y que el gobierno considera soberano. La Asamblea Nacional permanece impotente.</p> <p>Hoy en día, las imágenes de los venezolanos que aparecen en la prensa mundial no son de manifestantes enmascarados tirando piedras y bombas molotov. Son de refugiados que cruzan las fronteras con lo poco que pueden cargar, a veces con niños en sus brazos; que duermen en las calles en ciudades colombianas y brasileñas, y que buscan tratamiento médico en los abarrotados hospitales de los países vecinos. </p> <p>El 30 de julio 2017, se eligieron los 545 miembros de la constituyente – todos &nbsp;chavistas – en un proceso que violó el principio de “una persona-un voto” y en el que al Consejo Nacional Electoral – controlado por el gobierno – se le acusó de falsificar la participación. Dos días más tarde, a los puestos fronterizos de Colombia llegaron tantos migrantes venezolanos que la cola era de siete horas. </p><p>Unos 600,000 pasaron por allí en total en el 2017, de los cuales – según Save the Children – 48% eran niños. Para muchos, la esperanza de resolver la crisis a corto plazo se había esfumado. Y esa crisis había pasado de ser un asunto interno venezolano – si alguna vez lo fue – a ser un desafío para la región.</p> <p>El 20 de mayo se celebrarán elecciones presidenciales, pero luce poco probable que estas ayuden a resolver la crisis. La fecha fue escogida por el gobierno a su conveniencia, dinamitando negociaciones sobre las condiciones electorales que se realizaban a principios de 2018 en República Dominicana entre representantes del gobierno y de los principales partidos de oposición. </p><p>La mitad de los países de la región, incluyendo Estados Unidos y Canadá, junto con la Unión Europea, ya ha dicho que no reconocerán el resultado de una elección que consideran ‘ilegítima’. Solo una pequeña parte de la oposición, agrupada en torno a la candidatura del exgobernador del estado Lara, Henri Falcón, ha aceptado participar. </p> <p>La oposición está dividida en tres bloques, porque entre los que rechazan participar en las elecciones, algunos – asociados principalmente con los partidos que domininan la AN – siguen insistiendo en una solución negociada, mientras otros, agrupados en el movimiento ‘Soy Venezuela’, exigen la renuncia inmediata de Maduro y abogan por una ‘intervención humanitaria’. </p><p>Este término, traducido al mundo real, no significa otra cosa que una intervención militar, cuyas consecuencias podrían ser aún peores para los venezolanos que lo que padecen hoy en día. Pero también es cierto que, hasta ahora, varias rondas de ‘diálogo’ solo han servido para demostrar la mala fe del gobierno.</p> <p>En nuestro <a href="https://www.crisisgroup.org/es/latin-america-caribbean/andes/venezuela/65-containing-shock-waves-venezuela">informe más reciente</a> International Crisis Group analiza el impacto sobre la región de la implosión de Venezuela. No es solo la crisis migratoria: el país que antes exportaba casi nada que no fuera petróleo, ahora exporta enfermedades, crimen organizado, inestabilidad política y contracción económica. </p><p>Por ahora, solo se puede tratar los síntomas: poner fin a la crisis y lograr una solución duradera pasa necesariamente por una negociación seria entre las partes, que no se dará sin la ayuda de los vecinos. Recuperar la economía también va a necesitar apoyo externo, tanto bilateral como multilateral y de capital privado.</p> <p>No será fácil. Los que encabezan el grupo gobernante temen, con mucha razón, que podrían perder todo si dejasen el poder. Hasta ahora, el efecto principal de la presión externa, en forma de sanciones individuales por parte de la Unión Europea (UE) y Estados Unidos y financieras impuestas únicamente por Washington, ha sido el de obligarlos a atrincherarse. </p><p>Y la presión interna que se había logrado se ha disipado casi por completo con el desmoronamiento de la unidad opositora, reduciendo el costo de mantenerse en el poder.</p> <p>En primerísimo lugar, hay que atender la crisis humanitaria, ayudando a los refugiados y a los países que los acogen, pero también buscando formas creativas de aliviar el sufrimiento dentro de Venezuela, que es lo que empuja a a la gente a emigrar. Pero ni el gobierno ni la oposición debe utilizar la ayuda humanitaria como un arma política.</p> <p>Segundo, los gobiernos de la región deberían buscar la forma de aplicar sanciones, aún cuando su legislación en muchos casos no permite copiar al pie de la letra las que han aplicado EE UU, Canadá, la UE y otros países. </p><p>Es importante que América Latina y el Caribe asuma como suya la lucha por rescatar la democracia venezolana. Las sanciones deberían seguir siendo principalmente individuales, y su levantamiento debería depender del retorno a la mesa de negociación y pasos concretos hacia una restauración democrática.</p> <p>Las sanciones por si solas no van a producir el cambio. Hace falta una campaña diplomática coordinada, persistente y creativa. Vale la pena explorar por ejemplo, la posibilidad de convencer al gobierno chino de la conveniencia de persuadir a su aliado Maduro de que negocie en serio.</p><p class="mag-quote-center">Los gobiernos que enfrentan situaciones económicas tan extremas no suelen sobrevivir, pero actualmente no hay ninguna alternativa a la vista.</p><p>Hace tiempo que Beijing se niega a prestarle más dinero, pero si quiere proteger sus inversiones en Venezuela, sin hablar de recuperar aunque sea una parte de la enorme deuda bilateral, le convendría ser más proactivo.</p><p> El país ya entró en un ciclo hiperinflacionario. La inflación interanual puede fácilmente llegar a 300,000 por ciento para finales del 2018, si no hay un cambio de política después de la elección. El gobierno apenas está pagando una porción del servicio de la deuda externa, y está en mora por un monto mayor a los $2 mil millones. </p><p>Los gobiernos que enfrentan situaciones económicas tan extremas no suelen sobrevivir, pero actualmente no hay ninguna alternativa a la vista, y además el chavismo ha logrado aprovechar políticamente el racionamiento de alimentos subsidiados, aunque estos sean insuficientes para paliar el hambre. </p><p>Es necesario actuar para que el desastre no se profundice aún más, pero evitando lo que pueden parecer soluciones fáciles, como un embargo petrolero o – peor – una intervención militar. La inacción, sin embargo, no es una opción. &nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-debe-garantizar-el-d">Venezuela debe garantizar el derecho a participar en las elecciones</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/la-crisis-en-venezuela-es-negociable">La crisis en Venezuela, ¿es negociable?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Elecciones 2018 Phil Gunson Wed, 02 May 2018 13:03:44 +0000 Phil Gunson 117639 at https://www.opendemocracy.net Inequality persists in Chavista Venezuela https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/matthias-vom-hau/inequality-persists-in-chavista-venezuela <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Why did Chavismo—equipped with a broad electoral mandate, a clear redistributionist agenda and a favorable macroeconomic context—not manage to reduce structural inequalities in Venezuela? <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/matthias-vom-hau/la-desigualdad-persiste-en-venezuela">Español</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-26537012_2.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-26537012_2.jpg" alt="" title="" width="460" height="296" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>A woman protests in front of a line of Bolivarian National Police during an opposition demonstration in Caracas, Venezuela, Tuesday, June 7, 2016. AP Photo/Ariana Cubillos.</span></span></span></p><p class="blockquote-new">This article is part of the series "<a href="https://opendemocracy.net/s-rgio-costa-francesc-badia-i-dalmases/persistent-inequality-disputing-legacy-of-pink-tide-in-latin-">Persistent inequality: disputing the legacy of the pink tide in Latin America</a>" produced in alliance with the Institute of Latin American Studies and at the Instituite of Sociology of the Freie Universität Berlin.</p><p>At a first glance, Venezuela stands out in Latin America’s pink tide cycle and its struggle for reversing the region’s staggering levels of inequality. </p><p>During the oil-fueled bonanza of the Hugo Chavéz years (1999-2013), the government did what a leftist government running on the promises of social justice and redistribution is supposed to do. It managed to lift thousands if not millions Venezuelans out of poverty and reduce income inequality, to the extent that Venezuela became the least unequal Latin American country in 2010.</p><p> These reductions in poverty and inequality—whether measures in terms of income distribution, average household income, calorie consumption, or access to health and education—were real and had lasting political impact, as powerfully indicated by Chavismo’s repeated electoral victories.</p> <p>Obviously, Venezuela’s dramatic economic implosion since 2015 has rapidly offset most of the improvements from the previous decade. </p><p>Today, in a macroeconomic context of falling global oil prices, super-inflation and declining imports of even the most basic goods, poverty is again rampant. Ordinary Venezuelans confront hunger and empty supermarket shelves, and spend their days in long lines queuing for access to subsidized staples such as pasta, flour, and sugar.</p><p class="mag-quote-center">Chavismo did not radically alter the distribution of assets and wealth in the country.</p><p>Hospitals report the dramatic increase of undernourished babies and children, and half of the population has lost 11 kg or more in weight. Venezuela’s crisis has also exacerbated inequality. The main divide now runs between those who have access to petro-dollars and those who do not. </p><p>The dollared classes still can pay the high black market prices for the things they need and even benefit from the weak national currency, because locally provided goods and services are cheap for them.</p> <p>Yet, the current economic crisis is also a symptom of the persistence of deeper, structural inequalities. This is because upon closer scrutiny, Chavismo did not radically alter the distribution of assets and wealth in the country. </p><p>Neither did the government transform the main redistributive mechanisms available to address those issues. Venezuela continues to suffer from a severe housing crisis. Even during the most prosperous years of the 2000s, new housing developments stalled and affordable quality housing was rare, forcing many citizens to construct homes on their own, often on “unused land” with unclear property titles. </p><p>Public investment in infrastructure, whether parks, public transportation, neighborhood centers, or street lights, also remained low. Comparable patterns can be observed for health care. </p><p>The government managed to institute the provision of free health care to all Venezuelans, but the overreliance on Cuban medical professionals and imported medical supplies made the public health system vulnerable and ultimately unsustainable in the face of the recent economic crisis.</p> <p>Why did Chavismo—equipped with a broad electoral mandate, a clear redistributionist agenda and a favorable macroeconomic context—not manage to reduce structural inequalities in Venezuela? </p><p>In answering this question, two factors stand out: (a) the extreme political polarization between two clearly demarcated power blocs, and (b) the institutional legacies inherited from the previous regime. Chavismo has based its power on a broad but diffuse coalition that includes popular sectors, pro-government community groups, the military and some evangelical churches. </p><p>Chavéz also managed to establish control over the main institutions of the central government and the state oil company. The Chavista power bloc stands in sharp contrast to the opposition. Fighting Chavismo tooth and nails, the opposition movement draws on the support of the upper and upper-middle classes, agro-industry and finance, the hierarchy of the Catholic Church and organized labor. </p><p class="mag-quote-center">When Chavéz was elected in 1999, he encountered a reasonably functioning state apparatus rather than a vacuum of power.&nbsp;</p><p>And when Chavéz was elected in 1999, he encountered a reasonably functioning state apparatus rather than a vacuum of power. Consequently, the Chavéz government had to consistently adjust its projects to these already established institutional structures, and the actors embedded in them.</p> <p>Education illustrates this argument. Immediately after Chavéz was elected in 1999, his government moved swiftly to introduce an ambitious reform agenda. It increased the budget earmarked for schooling, expanded the numbers of schools and teachers, and improved the training of the latter, all with the aim of making public education more inclusive and accessible to subordinate sectors.</p><p> Of particular importance for this initiative were the so-called <em>Escuelas Bolivarianas</em>, which were primarily set up in marginal neighborhoods and combined all-day schooling, extracurricular activities and a free meal program. </p><p>Another institutional innovation were the <em>Misiones Educativas</em>, which operated outside the traditional education system and were designed to establish new opportunities for adults, ranging from alphabetization to the completion of university degrees. </p> <p>Yet, these educational reforms rapidly turned into one of the main battle grounds between Chavismo and the opposition. Especially from 2005 onwards, Chavéz moved away from associating education with the reduction of inequality and social exclusion. </p><p>The government instead began to see schooling as the crucial site for promoting the principles of the “21st Century Socialism” and inculcating students into the new Bolivarian nationalism. The opposition responded immediately. </p><p>It used its privileged access to and ideological control of Venezuela’s most prestigious public universities and private mass media to lambast Chavéz for politicizing public education and push back against any educational reform effort. </p><p>According to the opposition, the new national curriculum was solely about brainwashing Venezuelan children, while the Misiones Educativas were portrayed as a corrupt political tool of low educational quality. </p> <p>The Chavista reforms also confronted a well-established educational apparatus with set routines. Most classroom teachers were already trained under the previous ideological regime and even teachers with political sympathies towards Chavéz saw the new Bolivarian curriculum as a direct threat to their professional identity. </p><p>Teachers and other educational officials could also draw on the necessary collective organization (e.g., teacher unions) to effectively oppose the educational reforms. As a consequence, an increasingly zealous government sought to ram through the new curriculum without much consultation, while an equally zealous opposition, in tandem with teachers from within the state, sought to maintain the status quo.</p><p class="mag-quote-center">Enrollment in private education facilities soared during the Chavéz years.</p><p>Not surprisingly, enrollment in private education facilities soared during the Chavéz years, and a title obtained at one of the Misiones Educativas lacked recognition in the labor market, ultimately contributing to the persistence of inequality in education.</p> <p>The reproduction of deeper structural inequalities in areas such as wealth accumulation, housing, health care and education also sheds light on another Venezuelan particularity: Against the established theoretical wisdom, the decrease in poverty and income inequality during the 2000s has not led to a decline in violent crime. </p><p>To the contrary, homicide rates increased to unprecedented levels under the watch of Chavéz. Persistent inequalities in the distribution of assets and life chances have certainly contributed to this outcome. </p> <p>But also political polarization and institutional legacies played an important role. The rise of Chavismo instigated a prolonged conflict between the government and Venezuela’s main labor union, the Conferderación de Trabajadores de Venezuela (CTV), over the control of organized labor. </p><p>Moreover, Chavéz initially saw social policy as the most feasible remedy against crime, leading to a steady deterioration in the quality and professionalism of Venezuela’s police forces. And once police reform emerged on the agenda in 2008, it fell—echoing the fate of the educational reform—victim to the existing political polarization. </p><p>As convincingly argued by sociologist David Smilde and his co-authors, Chavista supporters tended to embrace any government initiative, regardless of the reform model proposed, while the opposition rejected any reform effort out of principle. In addition, institutional legacies privileged military over civilian police reform. </p><p>The military has been one of the institutions with the highest level of esteem in Venezuela and constitutes one of the crucial power resources for Chavéz and later his successor Nicolás Maduro.&nbsp; Not surprisingly, the two Chavista leaders were generally more inclined to support militarized police initiatives, such as heavily armed operations by the National Guard against supposed drug traffickers, thereby further instigating an escalation of violence. </p> <p>Taken together, the examples of educational and police reform in Chavista Venezuela illustrate the importance of taking power relations seriously when exploring why governments during the pink tide have been limited in their capacity to redistribute wealth and combat violence. </p><p>Specifically, the extent of political polarization and the institutional remnants of the previous regime need to be taken into account when seeking to understand the reasons behind the persistence of structural inequalities and their repercussions in Latin America. </p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/chris-carlson/crisis-in-venezuela-and-its-lessons-for-left">The crisis in Venezuela and its lessons for the left</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/maduros-re-election-bid">Maduro&#039;s re-election bid</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-and-left">Venezuela and the Left </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Democracy and government Equality International politics Inequality Chavismo Matthias vom Hau Wed, 02 May 2018 10:11:01 +0000 Matthias vom Hau 117634 at https://www.opendemocracy.net La desigualdad persiste en Venezuela https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/matthias-vom-hau/la-desigualdad-persiste-en-venezuela <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>¿Por qué el chavismo – con un amplio respaldo electoral, una agenda claramente redistributiva y un contexto macroeconómico favorable – no fue capaz de reducir la desigualdad estructural en Venezuela? <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/matthias-vom-hau/inequality-persists-in-chavista-venezuela">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-26537012_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-26537012_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="296" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Una mujer protesta ante una formación de la policía nacional en Caracas, Venezuela, Martes 7, de junio 2016. AP Photo/Ariana Cubillos</span></span></span></p><p class="blockquote-new">Este artículo forma parte de la serie "<a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/s-rgio-costa-francesc-badia-i-dalmases/la-desigualdad-persistente-el-controvertido">Desigualdad persistente: el controvertido legado de la marea rosa en América Latina"</a>&nbsp;producida en alianza con el Instituto de Estudios Latinoamericanos del Instituto de Sociología de la Freie Universität Berlin.</p><p>A primera vista, el caso de Venezuela sobresale dentro del ciclo de las mareas rosas en América Latina y su esfuerzo por revertir los altísimos niveles de desigualdad en la región.</p><p>En los años de bonanza del petróleo durante el mandato de Hugo Chávez (1999-2013), el gobierno hizo lo que se supone que debe hacer un gobierno de izquierdas que promete justicia social y redistribución de la riqueza. Consiguió sacar a miles, quizás incluso a millones de venezolanos de la pobreza y reducir las desigualdades de ingresos hasta tal punto que Venezuela fue, en 2010, el país más igualitario de toda Latinoamérica. </p><p>Esta disminución de la pobreza y la desigualdad – medida en términos de distribución de los ingresos, ingreso medio por hogar, consumo de calorías o acceso a la sanidad y la educación - fue real y tuvo un impacto político de largo alcance, como lo demuestran las repetidas victorias electorales del chavismo.</p> <p>La dramática implosión económica de Venezuela desde 2015 ha borrado rápidamente la mayoría de mejoras logradas en la década anterior. </p><p>Hoy, en un contexto macroeconómico de caída de los precios mundiales del petróleo, hiperinflación y descenso de las importaciones incluso de bienes de primera necesidad, la pobreza vuelve a incrementarse de modo alarmante. Los venezolanos de a pie tienen que hacer frente a la hambruna y a estanterías vacías en los supermercados y se pasan el día haciendo cola para acceder a alimentos subvencionados como pasta, harina y azúcar.</p><p class="mag-quote-center">En un contexto macroeconómico de caída de los precios del petróleo, hiperinflación y descenso de las importaciones incluso de bienes de primera necesidad, la pobreza vuelve a incrementarse de modo alarmante.</p><p>Los hospitales dan cuenta del incremento espectacular de niños y bebés desnutridos y la mitad de la población ha perdido como mínimo 11kg de peso. La crisis ha agravado también la desigualdad. La sociedad se divide ahora entre los que tienen acceso a petrodólares y los que no. </p><p>Las clases “dolarizadas” todavía pueden pagar los altos precios del mercado negro e incluso se benefician de la debilidad de la moneda nacional, ya que los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado local les resultan baratos.</p> <p>Con todo, la actual crisis económica es también un síntoma de la persistencia de desigualdades estructurales más profundas. Un análisis minucioso revela que esto se debe a que el chavismo no consiguió alterar de manera radical la distribución de activos y de riqueza en el país. </p><p>Tampoco consiguió transformar el gobierno los mecanismos redistributivos a su alcance para lidiar con ello. Venezuela continúa padeciendo una crisis de la vivienda importante. Incluso durante los prósperos años de la década del 2000, la promoción de nuevas viviendas se estancó y costaba encontrar viviendas de calidad a precios asequibles, lo que obligaba a muchos ciudadanos a construirse ellos mismos sus propias casas, a menudo en “terrenos baldíos” con títulos de propiedad nada claros. </p><p>La inversión pública en infraestructuras, desde parques a transportes públicos, centros cívicos o el alumbrado de las calles, también se quedó en mínimos. Lo mismo sucedió con la atención sanitaria. </p><p>El gobierno consiguió establecer el acceso a la sanidad gratuita para todos los venezolanos, pero la dependencia excesiva de personal médico cubano y de medicamentos y material sanitario importado hizo que el sistema sanitario público fuese vulnerable y, en última instancia, insostenible ante el envite de la crisis económica.</p> <p>¿Por qué el chavismo – con un amplio respaldo electoral, una agenda claramente redistributiva y un contexto macroeconómico favorable – no fue capaz de reducir la desigualdad estructural en Venezuela? </p><p>Para responder a esta pregunta, hay que tener en cuenta dos factores clave: a) la extrema polarización política entre dos bloques claramente delimitados, y b) el legado institucional del régimen anterior. El poder del chavismo se ha fundamentado en una amplia pero difusa coalición que incluye sectores populares, colectivos civiles progubernamentales, el ejército y algunas iglesias evangélicas.</p><p> Chávez también consiguió establecer control sobre las principales instituciones del gobierno central y la compañía estatal de petróleo. El bloque chavista en el poder contrasta claramente con la oposición. El movimiento opositor, que pelea con uñas y dientes contra el chavismo, tiene el apoyo de las clases media-alta y alta, la industria agroalimentaria y las finanzas, la jerarquía de la Iglesia Católica y los sindicatos.</p><p class="mag-quote-center">Cuando Chávez fue elegido presidente en 1999, no se encontró con vacío de poder sino con un entramado estatal que funcionaba razonablemente bien.</p><p>Cuando Chávez fue elegido presidente en 1999, no se encontró con vacío de poder sino con un entramado estatal que funcionaba razonablemente bien, y su gobierno tuvo por consiguiente que ajustar sus planes en función de estas estructuras institucionales preexistentes y de los funcionarios que se encontraban en ellas.</p> <p>La educación ilustra perfectamente este argumento. Inmediatamente después de que Chávez fuera elegido en 1999, su gobierno procedió rápidamente a implementar una ambiciosa agenda de reformas en este sector. Aumentó el presupuesto de escolarización, amplió el número de escuelas y de profesores y mejoró la formación de estos últimos, todo ello con el claro objetivo de promover una educación pública más inclusiva y accesible para los sectores subordinados de la población. </p><p>Un elemento especialmente importante de esta iniciativa fueron las llamadas Escuelas Bolivarianas<em> </em>que se abrieron principalmente en barrios marginales y que ofrecían escolarización a jornada completa, actividades extraescolares y alimentación gratuita. </p><p>Otra innovación institucional fueron las Misiones Educativas<em>, </em>que operaban fuera del sistema educativo tradicional y se diseñaron para ofrecer nuevas oportunidades a personas adultas, desde alfabetización a títulos universitarios.</p> <p>Con todo, estas reformas educativas se convirtieron rápidamente en el principal campo de batalla entre el chavismo y la oposición. Especialmente de 2005 en adelante, Chávez dejó de asociar educación con reducción de la desigualdad y la exclusión social. </p><p>El gobierno empezó a considerar que la escolarización era un elemento crucial para promover los principios del “socialismo del siglo XXI” e inculcar el nuevo nacionalismo bolivariano a los alumnos. La oposición respondió inmediatamente. </p><p>Utilizó su acceso preferente y el control ideológico que ejercía en las universidades públicas más prestigiosas y en los principales medios de comunicación del país para atacar a Chávez acusándole de politizar la educación pública y rechazar cualquier intento de reforma educativa. </p><p>Según la oposición, el nuevo plan de estudios nacional consistía en un plan de lavado de cerebro de los niños venezolanos, mientras que las Misiones Educativas no eran más que una herramienta política corrupta y de muy baja calidad educativa.</p> <p>Las reformas chavistas se toparon también con un aparato educativo sólidamente establecido y con rutinas fijas. La mayoría de los profesores se habían formado en la ideología del régimen anterior e incluso profesores que simpatizaban políticamente con Chávez vieron en el nuevo plan de estudios bolivariano una amenaza directa a su identidad profesional. </p><p>Los profesores y demás personal educativo podían recurrir también a organizaciones colectivas (sindicatos de profesores) para luchar contra las reformas educativas. El resultado fue que un gobierno cada vez más decidido trató de imponer el nuevo plan de estudios sin mediar demasiada consulta previa, a la vez que una oposición igualmente decidida, en sintonía con el personal docente de las escuelas públicas, trataba de mantener el status quo.</p><p class="mag-quote-center">Las inscripciones a los centros de enseñanza privada se dispararon durante los años del gobierno de Chávez.</p><p>No es de extrañar que las inscripciones a los centros de enseñanza privada se dispararan durante los años del gobierno de Chávez y que los títulos conseguidos en las Misiones Educativas carecieran de reconocimiento en el mercado laboral, contribuyendo así a la persistencia de la desigualdad en la educación.</p> <p>&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp; La reproducción de desigualdades estructurales profundas en áreas como la acumulación de riqueza, la vivienda, la sanidad y la educación arrojan luz también sobre otra particularidad venezolana: desafiando la sabiduría teórica convencional, la disminución de la pobreza y la desigualdad durante los años 2000 no conllevó una disminución de la criminalidad. </p><p>Todo lo contrario, las tasas de homicidio alcanzaron niveles sin precedentes bajo Chávez, a lo que contribuyeron sin duda las desigualdades persistentes en la distribución de la riqueza y en las oportunidades de alcanzar una vida mejor.</p> <p>Pero también la polarización política y los legados institucionales del pasado jugaron un papel decisivo. El ascenso del chavismo dio inicio a un prolongado conflicto entre el gobierno y el sindicato de trabajadores más importante de Venezuela, la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV) por el control del movimiento sindical. </p><p>Por otra parte, Chávez consideró inicialmente que las políticas sociales eran el mejor remedio contra el crimen, lo que conllevó un progresivo deterioro de la calidad y profesionalidad de las fuerzas de seguridad. Y cuando la reforma policial se incorporó a la agenda política en 2008, cayó &nbsp;- al igual que la reforma educativa - víctima de la polarización política. </p><p>Como argumentan de manera convincente el sociólogo David Smilde y co-autores, los partidarios de Chávez aplaudían cualquier iniciativa política, independientemente del modelo de reforma propuesto, mientras que la oposición las rechazaba por principio. Además, los legados institucionales del pasado implicaron que se favoreciera la reforma del ejército antes que la de la policía. </p><p>El ejército ha sido una de las instituciones con mayor índice de aprobación en Venezuela y ha representado y representa un recurso de poder clave para Chávez y su sucesor Nicolás Maduro. No es de extrañar que ambos líderes chavistas se hayan mostrado por lo general más favorables a respaldar operaciones policiales militarizadas, como las de la Guardia Nacional contra supuestos traficantes de drogas, lo cual ha contribuido a la escalada de la violencia.</p> <p>Considerados conjuntamente, los ejemplos de las reformas educativa y de seguridad en la Venezuela chavista ilustran la importancia de tomar en consideración las relaciones de poder, máxime cuando se intenta dar respuesta a por qué los gobiernos, durante la marea rosa, han visto limitada su capacidad para redistribuir la riqueza y luchar contra la violencia. </p><p>En concreto, es preciso tener en cuenta la polarización política y los remanentes institucionales del régimen anterior para entender las razones por las que persisten las desigualdades estructurales en Latinoamérica y sus consecuencias.<span> </span></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/chris-carlson/las-lecciones-de-la-crisis-de-venezuela-para-la-izquierda">Las lecciones de la crisis de Venezuela para la izquierda</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-la-reelecci-n-de-maduro">Los venezolanos ante la reelección de Maduro</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Democracy and government Equality International politics Chavismo desigualdad Matthias vom Hau Wed, 02 May 2018 09:37:18 +0000 Matthias vom Hau 117626 at https://www.opendemocracy.net The crisis in Venezuela and its lessons for the left https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/chris-carlson/crisis-in-venezuela-and-its-lessons-for-left <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Maduro’s defenders on the Left tend to turn a blind eye to a situation which can only be described as desperate. But its primary cause is the government’s policies. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/chris-carlson/las-lecciones-de-la-crisis-de-venezuela-para-la-izquierda">Español</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Venezuela principal_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Venezuela principal_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="259" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Protester facing the Venezuelan National Guard during a protest in May 2017. Source: Wikimedia commons. Some rights reserved</span></span></span></p><p>Recent footage from Venezuela reveals an increasingly desperate situation. In videos posted online, people can be seen <a href="https://www.noticiascol.com/2018/01/12/saquean-hacienda-miraflores-y-matan-reses-video/">chasing</a> livestock through the fields to butcher it for its meat, while others resort to eating <a href="http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article203597124.html">dogs</a> and cats on the <a href="https://www.youtube.com/watch?v=FQai3rOcQwc">streets</a> of Caracas. </p><p>Food-related <a href="https://youtu.be/GAbdmKTMlpg">protests</a> and the <a href="https://youtu.be/4w03jo1AGm8">looting</a> of stores have become more and more widespread, while thousands <a href="https://www.youtube.com/watch?v=ZfAYZUe9Ap4">flood</a> across the border into neighboring countries.</p> <p>Despite all of this, Maduro and his defenders on the left have basically turned a blind eye to this situation. They <a href="https://fair.org/home/wsjs-epic-distortion-of-colombian-and-venezuelan-refugees/?utm_campaign=shareaholic&amp;utm_medium=facebook&amp;utm_source=socialnetwork">claim</a> the mainstream reports are <a href="https://venezuelanalysis.com/analysis/13478">exaggerated</a>, and that the situation is the result of a US-led <a href="https://mronline.org/2017/10/23/economic-warfare-in-venezuela/">“economic war”</a> intended to <a href="http://therealnews.com/t2/story:21343:UN-Rapporteur:-US-Sanctions-Cause-Death-in-Venezuela">sabotage</a> the Maduro government.</p> <p><a href="https://jacobinmag.com/2017/07/venezuela-elections-chavez-maduro-bolivarianism">Others</a> admit Maduro deserves some of the blame, but claim he has been limited by low oil prices and sabotage from the right-wing opposition. Supporting the Maduro government as a bulwark against imperialism and neoliberalism is still the best option, they <a href="https://www.greenleft.org.au/content/venezuelan-radical-left-activist-takes-look-upcoming-presidential-vote">assure</a>.</p> <p>However, while it is true that Washington and its local allies have long sought to overthrow the Venezuelan government, a closer look at the current crisis shows a supposed “economic war” has very little to do with it. Nor does it have much to do with low oil prices.</p> <p class="mag-quote-center">The primary cause of growing hunger and desperation in Venezuela today are the government’s very own policies, which are under control of President Maduro himself.&nbsp;</p> <p>In fact, the primary cause of growing hunger and desperation in Venezuela today are the government’s very own policies, which are under control of President Maduro himself, and could easily be rectified if he so desired. </p> <p>But the policies remain in place, and the reason is that government insiders are benefiting enormously from them. As ordinary Venezuelans scramble to survive, Maduro and his friends are lining their pockets with oil dollars.</p> <p>Instead of coming to their defense, and minimizing the scale of the disaster, the left should seek to understand how it got to this point, and how it might have been avoided.</p> <h3><strong>“A gang of thieves”</strong></h3> <p>At the crux of Venezuela’s crisis is the currency control system, which began under Hugo Chavez as a way to restrict access to foreign exchange and ensure enough dollars to import priority goods.</p> <p>Like previous <a href="https://www.csmonitor.com/1989/0725/oven.html">attempts</a> at fixed exchange rates, there was some corruption and abuse of this system. But it wasn’t until Maduro came to power in 2013 that things really started falling apart.</p> <p>“A gang was created that was only interested in getting their hands on the oil revenue,” says Hector Navarro, former Chavista minister and socialist party leader.</p> <p>“They are thieves with no ideology,” he <a href="https://www.infobae.com/2016/02/02/1787191-denuncian-malversacion-usd-300000-millones-la-ultima-decada-venezuela/">added</a>.</p> <p>Chavez’s former finance minister, Jorge Giordani, has said the same thing, estimating that some <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-politics/venezuela-ex-ministers-seek-probe-into-300-billion-in-lost-oil-revenue-idUSKCN0VB26F">$300 billion</a> have been embezzled in this way. Navarro and Giordani were long time members of Chavez’s inner circle and mainstays of his cabinet until they became critical of Maduro in 2014 and were sacked.</p><p class="mag-quote-center">Chavez’s former finance minister, Jorge Giordani, has said the same thing, estimating that some&nbsp;$300 billion&nbsp;have been embezzled in this way.</p> <p>Longtime Chavista insider Mario Silva also <a href="https://venezuelanalysis.com/news/9599">warned</a> about this back in 2013, claiming that a group of officials headed by then Vice President Diosdado Cabello were gaining the upper hand inside the government, and were “bleeding” the country of its dollar reserves.</p> <p>This made Giordani’s dismissal in 2014 especially noteworthy, as he was the primary person in charge of keeping the currency regime in check, making periodic adjustments to avoid major distortions. Once Giordani was out of the way, the currency was allowed to get increasingly overvalued, greatly benefitting the “gang of thieves” and their foreign exchange schemes.</p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/moneda venezuela_2.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/moneda venezuela_2.jpg" alt="" title="" width="460" height="356" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Venezuela’s currency became increasingly overvalued starting in 2013. Data from dolartoday.com</span></span></span></p><p>The basic scheme goes like this: those who can get access to foreign exchange at the official rate set by the government then simply turn around and sell those dollars on the black market, or deposit them in bank accounts abroad. The greater the distance between the black-market rate and the official rate, the more profitable the scheme becomes.</p> <p>Since 2013, Maduro has refused to make any significant adjustments to the exchange rate, allowing rampant inflation to continually erode the real value of the currency. The going rate for dollars on the street is now <a href="https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/5d/Venezuela_inflation_on_the_black_market_(DolarToday)_on_a_logarithmic_scale.png">thousands</a> of times higher than the official rate, creating huge incentives for illicit activities.</p><p class="mag-quote-center">The going rate for dollars on the street is now&nbsp;thousands&nbsp;of times higher than the official rate, creating huge incentives for illicit activities.</p> <p>As a result, hundreds of millions of dollars have <a href="https://www.nytimes.com/2015/05/06/world/americas/venezuelas-economy-suffers-as-import-schemes-siphon-billions.html?_r=0">disappeared</a> in goods that are never imported, infrastructure that is never completed, and briefcase companies that don’t exist.</p><p>Instead of using the oil dollars to pay for basic needs, government officials and their associates simply abscond with them, leaving ordinary Venezuelans to deal with the consequences.</p> <p>Numerous <a href="https://alnavio.com/noticia/11229/actualidad/el-primo-de-diosdado-cabello-tiene-tres-empresas-en-espana.html">examples</a> have come to light in recent months, the common denominator being that <a href="https://elcooperante.com/el-guiso-rojo-del-ferry-paraguana-i-adquirido-con-un-sobreprecio-de-seis-millones-de-dolares/">those</a> involved usually have close <a href="http://contrapunto.com/mobile/noticia/analisis-los-negocios-de-la-estirpe-cabello/">ties</a> to the Maduro government—a necessary <a href="http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/article208831209.html">ingredient</a> for acquiring dollars at the official rate.</p> <p>President Maduro and his vice president El Aissami have also gotten in on the fun. According to the former <a href="https://www.google.com/amp/www.eltiempo.com/amp/justicia/investigacion/secretos-que-puede-revelar-la-fiscal-venezolana-luisa-ortega-sobre-maduro-y-cabello-124026">attorney</a> general, a company owned by El Aissami was granted $120 million to <a href="https://www.univision.com/noticias/america-latina/testaferro-del-vicepresidente-de-venezuela-se-beneficiaba-del-negocio-de-comida-subsidiada">import</a> food from Mexico, while another $340 million went to a <a href="http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/09/04/1185843">company</a> with ties to Maduro.</p> <p>All in all, the two companies received nearly half a billion dollars at a rate of exchange that was only one percent of the real value of the dollar at the time. This is why Maduro and gang aren’t interested in fixing the distorted currency—it allows them to funnel massive amounts of oil dollars into their own pockets.</p> <h3><strong>Squeezing the poor</strong></h3> <p>With so much of state revenue being misappropriated through the currency system, or sent abroad in the form of <a href="https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-07-04/venezuela-refuses-to-default-few-people-seem-to-understand-why">debt</a> payments, there is little money left over for the needs of ordinary Venezuelans. But instead of fixing the currency, or defaulting on the debt, the solution for Maduro has been to impose austerity on the country.</p> <p><span class="mag-quote-center">Since 2012, imports have been cut by over&nbsp;65 percent, even amidst widespread shortages.</span>Since 2012, imports have been cut by over <a href="https://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2017/01/weodata/weorept.aspx?pr.x=43&amp;pr.y=16&amp;sy=2012&amp;ey=2017&amp;scsm=1&amp;ssd=1&amp;sort=country&amp;ds=.&amp;br=1&amp;c=299&amp;s=TMG_RPCH&amp;grp=0&amp;a=">65 percent</a>, even amidst widespread shortages. Social spending has also been cut drastically, with total <a href="https://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2017/01/weodata/weorept.aspx?pr.x=29&amp;pr.y=10&amp;sy=1988&amp;ey=2018&amp;scsm=1&amp;ssd=1&amp;sort=country&amp;ds=.&amp;br=1&amp;c=299&amp;s=GGX_NGDP&amp;grp=0&amp;a=">expenditure</a> reaching a lower percent of GDP than the neoliberal years of the 1990s.</p> <p>The results of these cuts have been very predictable, causing a <a href="https://www.npr.org/2018/02/01/582469305/venezuelas-health-care-system-ready-to-collapse-amid-economic-crisis">collapsing</a> health system, severe <a href="https://www.aljazeera.com/video/news/2017/03/venezuelans-protest-medicine-shortages-170323054508261.html">shortages</a> of food and medicine, <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-health/infant-mortality-and-malaria-soar-in-venezuela-according-to-government-data-idUSKBN185260">skyrocketing</a> infant and maternal mortality, and thousands of preventable deaths.</p> <p>Wages have also been <a href="https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Salario_m%C3%ADnimo_en_Venezuela#Salario_m%C3%ADnimo_real">slashed</a> by more than 90 percent since 2013, as runaway inflation has been met with inadequate wage hikes from Maduro. The national minimum wage has gone from about $300 in 2012 to less than $5 in 2018, leaving nearly half of the Venezuelan population scrambling to get by on just $5 <em>per month</em>!</p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/salario venezuela_2.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/salario venezuela_2.png" alt="" title="" width="460" height="277" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Venezuela’s national minimum wage has collapsed since late 2012. Data from dolartoday.com</span></span></span>As might be expected, this has caused growing hunger and <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-unicef/unicef-sees-growing-signs-of-malnutrition-crisis-in-venezuela-idUSKBN1FF1OF">malnutrition</a>. Hundreds of thousands of Venezuelans now <a href="https://m.youtube.com/watch?v=hH9THwUTGSE">flood</a> into neighboring countries in search of basic necessities, while others attempt the <a href="https://www.nytimes.com/2016/11/25/world/americas/hungry-venezuelans-flee-in-boats-to-escape-economic-collapse.html">risky</a> and often <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-curacao/four-venezuelans-die-on-boat-trip-made-despite-travel-ban-to-curacao-idUSKBN1F007I">deadly</a> trip by boat to nearby islands.</p> <p>Meanwhile, workers are leaving their jobs <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/servicios/exodo-medicos-deja-sin-personal-hospitales-clinicas-maracaibo_221773">en masse</a> as their salaries have become worthless. Major <a href="https://www.bloomberg.com/news/features/2018-01-22/venezuela-s-factories-grind-to-a-halt">sectors</a> of the economy are now critically <a href="https://oilprice.com/Energy/Energy-General/Venezuelas-PDVSA-Faces-Mass-Exodus-Of-Workforce.html">understaffed</a>, only worsening what is by far the <a href="https://thenextrecession.wordpress.com/2017/08/03/the-tragedy-of-venezuela/">worst</a> economic crisis in Venezuelan history.</p> <h3><strong>A litany of excuses</strong></h3> <p>Maduro and his defenders point to a number of factors to deflect blame for this situation—from the “economic war,” to low oil prices, to US sanctions. But none of these excuses holds much water.</p> <p>The capitalists and food traffickers accused of “economic war” are actually just following the incentives set up by government policies, and are often well-connected insiders themselves. Some of the worst food traffickers have been <a href="https://www.npr.org/sections/thesalt/2017/01/09/508986586/as-venezuelan-go-hungry-the-military-is-trafficking-in-food">shown</a> to be people inside the military.</p> <p>Meanwhile, it is the government alone that controls the exchange rate and the allocation of oil dollars, making this a fairly easy problem to solve. But despite constant <a href="https://venezuelanalysis.com/analysis/11044">calls</a> to fix it, Maduro has insisted on maintaining the currency system, and has continued to <a href="http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/article208831209.html">hand</a> over the oil dollars to those who squander them.</p> <p>As for falling oil prices, they only exacerbated what Maduro’s policies were already causing. By the time oil prices fell in late 2014, the economy had already been <a href="https://tradingeconomics.com/venezuela/gdp-growth-annual">contracting</a> for three straight quarters, wages had already <a href="https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Salario_m%C3%ADnimo_en_Venezuela#Salario_m%C3%ADnimo_real">dropped</a> 80 percent, and <a href="https://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2017/01/weodata/weorept.aspx?pr.x=43&amp;pr.y=16&amp;sy=2012&amp;ey=2017&amp;scsm=1&amp;ssd=1&amp;sort=country&amp;ds=.&amp;br=1&amp;c=299&amp;s=TMG_RPCH&amp;grp=0&amp;a=">imports</a> had been cut by 25 percent. </p><p>The growing inflation, food shortages, and currency distortions at the root of the crisis all began in <a href="https://cdn-images-1.medium.com/max/800/1*p3XNpRUs_4sA-CjiofEsrQ.png">late 2012</a>, two years before oil prices had fallen.</p> <p>The same goes for US sanctions, which had a negligible impact until Trump imposed broader sanctions last year. By that time, Venezuela’s economy had been in a <a href="https://tradingeconomics.com/venezuela/gdp-growth-annual">free fall</a> for four straight years.</p> <p>In other words, it makes little sense to try to point the finger at things that did not occur until after the crisis was well underway. The truth of the matter is that Maduro’s own policies have destroyed Venezuela’s economy far more than Washington or the opposition could have ever dreamed possible.</p> <h3><strong>Lessons for the left</strong></h3> <p>Venezuela’s collapse has a number of important lessons for the left, but in order to grasp them, we must take an honest look at what went wrong. While Maduro is clearly to blame for the current disaster, Chavez’s economic policies also contributed in important ways.</p> <p>Chavez’s approach to the economy generally involved taking over strategic sectors, with the notion that underinvestment by the private sector could be remedied by state control. Firms were often expropriated on a whim, and state-owned endeavors were launched without careful thought or planning.</p> <p>This led to a bloated bureaucracy, growing corruption, and a long-term decline in key <a href="https://d3fy651gv2fhd3.cloudfront.net/charts/venezuela-crude-oil-production.png?s=venezuelacruoilpro&amp;v=201802121150v&amp;d1=19970215&amp;d2=20180215">sectors</a>. State-owned enterprises often ended up in the hands of corrupt <a href="http://www.laprensalara.com.ve/?p=408369">bureaucrats</a> who made them into their own domains, and then milked them dry.</p> <p>A key example of this was in 2010, when Chavez launched an <a href="https://venezuelanalysis.com/news/5690">offensive</a> in agriculture by expropriating hundreds of farms and food industries. Given that these enterprises were often undercapitalized and unproductive, state intervention was necessary. </p><p>But most of the <a href="https://www.laizquierdadiario.com/Venezuela-trabajadores-de-la-empresa-Lacteos-Los-Andes-presos-por-protestar">firms</a> were then handed over to bureaucrats who had little preparation or oversight. The result was complete <a href="https://aldiavenezuela.microjuris.com/2013/05/08/intervenciones-de-tierras-en-revision/">mismanagement</a>, and a drastic decline in food production thereafter.</p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/produccion venezuela_2.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/produccion venezuela_2.png" alt="" title="" width="460" height="305" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Food production declined sharply after government takeovers in 2010. Data from Fedeagro.org</span></span></span>The lesson here is that state takeovers of major sectors of the economy are not necessarily a good idea in poor countries with weak institutions. </p><p>These types of interventions must take into account the capacity of the state to administer enterprises without running them into the ground, especially in sectors so crucial to the national economy.</p> <p>One alternative might have been to turn control over to the workers, and, in fact, there was a proliferation of community and workers’ organizations under Chavez. </p><p>But the government did not do this in most cases, and here lies another important lesson for the left.</p> <p class="mag-quote-center">The lesson here is that state takeovers of major sectors of the economy are not necessarily a good idea in poor countries with weak institutions.</p><p>While increasing worker power and control over production should be a goal of any socialist project, to be successful, workers and social movements must build organizational power that is <em>independent</em> from political parties and the state.</p> <p>In Venezuela, the communal movement was very much a state-sponsored initiative, with local communities following directives on how to organize from above. The extent of their power and control over production was decided by the government, not workers.</p> <p>Nowadays, the communes are used as mechanisms of patronage and <a href="http://cronica.uno/gobierno-quiere-controlar-desde-voceros-de-comunas-hasta-jueces-de-paz/">control</a> rather than vehicles of liberation. Members get certain perks and benefits from the government, but come election time they are <a href="https://www.clarin.com/mundo/venezuela-obligan-empleados-publicos-votar-constituyente_0_HJ9CHupE-.html">forced</a> to vote for government candidates to avoid <a href="http://diarioelcaroreno.com.ve/web/2017/08/29/no-nos-venden-el-clap-por-no-haber-votar-por-la-constituyente/">losing</a> those benefits.</p> <p>Finally, there is an important lesson on the question of liberal democracy. Though Chavez was justified in his criticisms the exclusionary kind of democracy that existed in the country before 1998, in attempting to reform this system, he ended up creating something even worse.</p> <p>Although a new constitution, greater participatory democracy, and transparent electoral system were all major accomplishments, at the same time, virtually all organs of the state were being <a href="https://www.hrw.org/news/2004/12/13/venezuela-chavez-allies-pack-supreme-court">stacked</a> with party loyalists, and yes-men that were valued more for their obedience than their competence.</p> <p>The promising new institutions created by the constitution slowly became little more than rubber stamps for orders coming out of the executive. When Chavez died and Maduro’s “gang of thieves” gained the upper hand inside the government, there were no longer any checks on their power.</p> <p>The lack of independent institutions allowed them to force out internal <a href="https://www.npr.org/2017/08/07/542086985/venezuelas-constituent-assembly-fires-chief-prosecutor-luisa-ortega">opponents</a>, neutralize the <a href="https://www.npr.org/sections/thetwo-way/2017/08/18/544475268/venezuela-s-pro-maduro-assembly-says-it-can-pass-laws-seizing-congress-powers">congress</a>, hold <a href="https://www.npr.org/sections/thetwo-way/2017/08/02/541129956/venezuelan-poll-tampered-with-says-voting-system-company">fraudulent</a> elections, and form an all-powerful <a href="https://www.csmonitor.com/World/Americas/2017/0801/Constituent-Assembly-Why-Venezuela-voted-and-why-it-matters">body</a> that now runs the country as they please. </p><p>Instead of making liberal democracy more democratic, the Maduro regime now <a href="https://rsf.org/en/news/foreign-journalists-not-welcome-venezuela">deports</a> journalists, <a href="https://www.laizquierdadiario.com/Venezuela-trabajadores-de-la-empresa-Lacteos-Los-Andes-presos-por-protestar">jails</a> union leaders, <a href="http://www.milenio.com/salud/venezuela-mujeres-dando_a_luz-parto-twitter-barquismetro-milenio-noticias_0_1040896235.html">detains</a> activists, <a href="https://venezuelanalysis.com/news/12950">murders</a> whistleblowers, and <a href="https://www.aporrea.org/economia/n318974.html">tear gasses</a> the poor and hungry. What was once an infallible electoral systems has now been <a href="https://www.cartercenter.org/news/pr/venezuela-080117.html">stripped</a> of all the <a href="http://www.smartmatic.com/news/article/smartmatic-statement-on-the-recent-constituent-assembly-election-in-venezuela/">guarantees</a> that ensured fair elections, allowing Maduro and gang to <a href="http://efectococuyo.com/politica/oev-lapsos-de-postulacion-se-redujeron-de-159-a-17-dias-entre-elecciones-de-2015-y-2018">bend</a> everything in their favor.</p> <p>All of this should serve as an important lesson for the left—that despite the major limitations of liberal democracy, having some checks and balances is better than having none. </p><p>Had Chavez allowed room for independent institutions, and permitted checks on the power of the presidency, Venezuela might not be in the mess it is today.</p> <p>As the country heads into another very <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-politics-abstention/abstention-looms-over-venezuela-opposition-in-upcoming-election-idUSKBN1FM0IB">questionable</a> election, the left should not give its support to the corrupt and authoritarian Maduro regime, nor should it support the US-aligned right-wing opposition. </p><p>Our support and solidarity should instead be with the Venezuelan people, and their right to democratically decide their fate. That is the only possible solution to the crisis.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/maduros-re-election-bid">Maduro&#039;s re-election bid</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/venezuelans-before-upcoming-elections">Venezuelans before critical presidential elections</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-and-left">Venezuela and the Left </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Democracy and government Economics Equality Ideas International politics Nicolas Maduro Chris Carlson Wed, 25 Apr 2018 09:47:06 +0000 Chris Carlson 117481 at https://www.opendemocracy.net Las lecciones de la crisis de Venezuela para la izquierda https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/chris-carlson/las-lecciones-de-la-crisis-de-venezuela-para-la-izquierda <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Maduro y sus defensores de izquierdas tienden a hacer la vista gorda ante una situación que solo puede describirse como desesperada y cuya causa principal son las políticas del gobierno. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/chris-carlson/crisis-in-venezuela-and-its-lessons-for-left">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Venezuela principal.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Venezuela principal.jpg" alt="" title="" width="460" height="259" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestante frente a la Guardia Nacional venezolana durante una protesta en mayo de 2017. Fuente: Wikimmedia Commons. Algunos derechos reservados.</span></span></span></p><p>Material audiovisual reciente procedente de Venezuela revela que la situación desesperante en la que se encuentra el país va en aumento. Hay colgados videos en internet en los que puede verse a gente <a href="https://www.noticiascol.com/2018/01/12/saquean-hacienda-miraflores-y-matan-reses-video/">persiguiendo</a> cabezas de ganado campos a través para sacrificarlas y poder alimentarse, mientras otros comen <a href="http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article203597124.html">perros</a> y gatos en las <a href="https://www.youtube.com/watch?v=FQai3rOcQwc">calles</a> de Caracas. </p><p>Las protestas relacionadas con la hambruna y el <a href="https://youtu.be/4w03jo1AGm8">saqueo</a> de comercios han ido en aumento, mientras que miles de personas <a href="https://www.youtube.com/watch?v=ZfAYZUe9Ap4">se apiñan</a> en la frontera para huir a los países vecinos.</p> <p>A pesar de ello, Maduro y sus defensores de izquierdas tienden a hacer la vista gorda ante esta situación. <a href="https://fair.org/home/wsjs-epic-distortion-of-colombian-and-venezuelan-refugees/?utm_campaign=shareaholic&amp;utm_medium=facebook&amp;utm_source=socialnetwork">Aseguran</a> que las informaciones que publican y difunden los medios de comunicación dominantes sobre el estado del país son <a href="https://venezuelanalysis.com/analysis/13478">exagerados</a> y que la situación es consecuencia de la <a href="https://mronline.org/2017/10/23/economic-warfare-in-venezuela/">”guerra económica”</a> liderada por Estados Unidos, cuyo objetivo es <a href="http://therealnews.com/t2/story:21343:UN-Rapporteur:-US-Sanctions-Cause-Death-in-Venezuela">sabotear</a> el gobierno de Maduro.</p> <p><a href="https://jacobinmag.com/2017/07/venezuela-elections-chavez-maduro-bolivarianism">Otros</a> admiten que Maduro merece parte de las críticas que recibe, pero sostienen que su margen de maniobra se ha visto constreñido por el bajo precio del petróleo y el sabotaje de la oposición de derechas. Y <a href="https://www.greenleft.org.au/content/venezuelan-radical-left-activist-takes-look-upcoming-presidential-vote">defienden</a> que apoyar al gobierno de Maduro como baluarte contra el imperialismo y el neoliberalismo sigue siendo la mejor opción.</p> <p>Aunque es cierto que Washington y sus aliados locales buscan desde hace mucho derribar al gobierno venezolano, un análisis más profundo de la crisis actual revela que la supuesta “guerra económica” tiene poco que ver con la situación creada. Ni siquiera tiene mucho que ver con el bajo precio del petróleo.</p><p class="mag-quote-center">En realidad, la causa principal del aumento de la hambruna y la desesperación en Venezuela son las políticas que ha llevado a cabo por el gobierno y que dependen directamente del Presidente Maduro.</p> <p>En realidad, la causa principal del aumento de la hambruna y la desesperación en Venezuela son las políticas que ha llevado a cabo por el gobierno y que dependen directamente del Presidente Maduro - y podrían revertirse fácilmente si él quisiera.</p> <p>Pero estas políticas siguen en vigor y el motivo es que hay algunos dentro del gobierno mismo que se benefician enormemente de ellas. Mientras los venezolanos de a pie luchan para sobrevivir, los amigos de Maduro se llenan los bolsillos de petrodólares.</p> <p>En lugar de salir en su defensa y minimizar el desastre, la izquierda venezolana debería tratar de entender por qué se ha llegado hasta aquí y como podría haberse evitado.</p> <h3><strong>“Una banda de ladrones”</strong></h3> <p>El meollo de la crisis de Venezuela es el sistema monetario y de control de divisas que se estableció bajo el mandato de Hugo Chávez como medida para restringir el acceso a moneda extranjera y asegurar una cantidad suficiente de dólares para hacer frente a las importaciones de bienes de primera necesidad.</p> <p>Al igual que en <a href="https://www.csmonitor.com/1989/0725/oven.html">anteriores intentos</a> de fijar los tipos de cambio, con este sistema se dieron algunos casos de corrupción y de abuso, pero no fue hasta la llegada de Maduro al poder en 2013 cuando las cosas empezaron a venirse abajo.</p> <p>“Se formó una banda con el único objetivo de meter la mano en los ingresos procedentes del petróleo”, afirma Héctor Navarro, ex ministro chavista y ex dirigente del Partido Socialista.</p> <p>“Son ladrones sin ninguna ideología”, <a href="https://www.infobae.com/2016/02/02/1787191-denuncian-malversacion-usd-300000-millones-la-ultima-decada-venezuela/">añade</a>.</p> <p>Jorge Giordani, ex ministro de finanzas de Chávez, coincide con esto y estima que el total defraudado por esta vía asciende a unos <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-politics/venezuela-ex-ministers-seek-probe-into-300-billion-in-lost-oil-revenue-idUSKCN0VB26F">300.000 millones de dólares</a>. Navarro y Giordani, que durante mucho tiempo formaron parte del círculo más próximo a Chávez y fueron puntales de sus gobiernos, se mostraron críticos con las decisiones de Maduro y fueron despedidos en 2014.</p><p class="mag-quote-center">Jorge Giordani, ex ministro de finanzas de Chávez, coincide con esto y estima que el total defraudado por la vía de la factura petrolera asciende a unos&nbsp;300.000 millones de dólares.&nbsp;</p> <p>Mario Silva, un chavista de toda la vida, <a href="https://venezuelanalysis.com/news/9599">advirtió</a> también de lo que estaba ocurriendo allá por 2013, señalando que un grupo de altos cargos encabezado por el entonces Vicepresidente Diosdado Cabello estaba ganando terreno e imponiéndose en el gobierno y estaba “desangrando” al país de sus reservas en dólares.&nbsp;</p> <p>La destitución de Giordani en 2014 fue especialmente notoria, ya que era el responsable de mantener bajo control el sistema monetario con ajustes periódicos para evitar distorsiones. Apartado Giordani, se dejó que la moneda se fuera sobrevaluando, de lo que se benefició enormemente la “banda de ladrones” y sus planes y maquinaciones con el cambio de divisas.</p><p> <span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/moneda venezuela_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/moneda venezuela_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="356" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>La moneda venezolana se fue sobrevaluando de manera creciente a partir de 2013. Datos de dolartoday.com</span></span></span></p><p>El plan básico es el siguiente: los que pueden acceder a divisas al tipo de cambio oficial fijado por el gobierno simplemente van y venden dólares en el mercado negro, o los depositan en cuentas bancarias en el extranjero. Cuanto mayor sea la diferencia entre el cambio en el mercado negro y el oficial, más beneficioso resulta el plan.</p> <p>Desde 2013, Maduro se ha negado a hacer ningún ajuste significativo a la tasa de cambio, con lo que ha dejado que una inflación galopante haya ido erosionando el valor real de la moneda. La tasa de cambio del dólar en la calle es hoy <a href="https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/5/5d/Venezuela_inflation_on_the_black_market_(DolarToday)_on_a_logarithmic_scale.png">miles de veces</a> superior a la oficial, lo que genera unos incentivos enormes para las actividades ilícitas.</p><p class="mag-quote-center">La tasa de cambio del dólar en la calle es hoy&nbsp;miles de veces&nbsp;superior a la oficial, lo que genera unos incentivos enormes para las actividades ilícitas.</p><p>El resultado es que <a href="https://www.nytimes.com/2015/05/06/world/americas/venezuelas-economy-suffers-as-import-schemes-siphon-billions.html?_r=0">han desaparecido</a> cientos de millones de dólares en bienes que no se han importado, infraestructura que no se ha completado y empresas pantalla que no han existido nunca. </p><p>En lugar de usar los petrodólares para cubrir necesidades básicas, altos cargos del gobierno y sus asociados simplemente los evaden, dejando que los venezolanos de a pie se atengan a&nbsp; las consecuencias.</p><p>Han salido recientemente a la luz varios <a href="https://alnavio.com/noticia/11229/actualidad/el-primo-de-diosdado-cabello-tiene-tres-empresas-en-espana.html">casos</a> cuyo denominador común, en todos ellos, es que <a href="https://elcooperante.com/el-guiso-rojo-del-ferry-paraguana-i-adquirido-con-un-sobreprecio-de-seis-millones-de-dolares/">los involucrados</a> mantienen <a href="http://contrapunto.com/mobile/noticia/analisis-los-negocios-de-la-estirpe-cabello/">lazos</a> estrechos con el gobierno de Maduro - <a href="http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/article208831209.html">ingrediente</a> éste necesario para poder adquirir dólares al tipo de cambio oficial.</p> <p>El presidente Maduro y su vice presidente El Aissami también participan en la fiesta. Según el <a href="https://www.google.com/amp/www.eltiempo.com/amp/justicia/investigacion/secretos-que-puede-revelar-la-fiscal-venezolana-luisa-ortega-sobre-maduro-y-cabello-124026">ex fiscal general,</a> a una compañía propiedad de El Aissami se le concedieron 120 millones de dólares para <a href="https://www.univision.com/noticias/america-latina/testaferro-del-vicepresidente-de-venezuela-se-beneficiaba-del-negocio-de-comida-subsidiada">importar</a> alimentos de México, mientras que otros 340 millones fueron a parar a una <a href="http://www.excelsior.com.mx/nacional/2017/09/04/1185843">compañía</a> relacionada con Maduro.</p> <p>En total, ambas compañías han recibido cerca de 500 millones de dólares a un tipo de cambio que suponía solo el 1% del valor real del dólar en aquel momento. Este es el motivo por el que a Maduro y compañía no les interesa corregir la distorsión del valor de la moneda, ya que esto les permite llenarse los bolsillos con cantidades ingentes de dólares procedentes de los ingresos del petróleo.</p> <h3><span>Estrujando a los pobres</span></h3> <p>Con tantísimo dinero público malversado a través del actual sistema cambiario, o enviado al extranjero en forma de pagarés de <a href="https://www.bloomberg.com/news/articles/2016-07-04/venezuela-refuses-to-default-few-people-seem-to-understand-why">deuda</a>, queda muy poco para las necesidades de los venezolanos de a pie. Pues bien: en lugar de ajustar la moneda o intentar una reestructuración del pago de la deuda, la solución de Maduro ha sido imponer medidas de austeridad.</p><p class="mag-quote-center">Desde 2012, a pesar de la escasez generalizada, se ha congelado más de un&nbsp;65%&nbsp;de las importaciones.</p><p>Desde 2012, a pesar de la escasez generalizada, se ha congelado más de un <a href="https://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2017/01/weodata/weorept.aspx?pr.x=43&amp;pr.y=16&amp;sy=2012&amp;ey=2017&amp;scsm=1&amp;ssd=1&amp;sort=country&amp;ds=.&amp;br=1&amp;c=299&amp;s=TMG_RPCH&amp;grp=0&amp;a=">65%</a> de las importaciones. Se ha recortado drásticamente el <a href="https://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2017/01/weodata/weorept.aspx?pr.x=29&amp;pr.y=10&amp;sy=1988&amp;ey=2018&amp;scsm=1&amp;ssd=1&amp;sort=country&amp;ds=.&amp;br=1&amp;c=299&amp;s=GGX_NGDP&amp;grp=0&amp;a=">gasto</a> social, que ha alcanzado unos porcentajes del PIB incluso inferiores a los de los neoliberales años 90.</p> <p>Las consecuencias de estos recortes han sido las previsibles: <a href="https://www.npr.org/2018/02/01/582469305/venezuelas-health-care-system-ready-to-collapse-amid-economic-crisishttps:/www.npr.org/2018/02/01/582469305/venezuelas-health-care-system-ready-to-collapse-amid-economic-crisis">colapso</a> del sistema sanitario, <a href="https://www.aljazeera.com/video/news/2017/03/venezuelans-protest-medicine-shortages-170323054508261.html">escasez</a> severa de alimentos y medicamentos, tasas de mortalidad maternas e infantiles <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-health/infant-mortality-and-malaria-soar-in-venezuela-according-to-government-data-idUSKBN185260">disparadas</a> - miles de muertes prevenibles.</p><p>El sueldo mínimo nacional ha pasado de 300 dólares en 2012 a menos de 5 dólares en 2018, lo que significa que la mitad la población del país tiene que arreglárselas ¡con solo 5 dólares al mes!</p> <p>Los salarios se han visto reducidos también <a href="https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Salario_m%C3%ADnimo_en_Venezuela#Salario_m%C3%ADnimo_real">radicalmente</a> – en más de un 90% desde 2013 -, ya que no se ha contrarrestado la inflación galopante con subidas salariales adecuadas. El sueldo mínimo nacional ha pasado de 300 dólares en 2012 a menos de 5 dólares en 2018, lo que significa que la mitad la población del país tiene que arreglárselas ¡con solo 5 dólares al mes!</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/salario venezuela_1.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/salario venezuela_1.png" alt="" title="" width="460" height="277" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El salario mínimo en Venezuela se ha desplomado desde finales de 2012. Datos de dolartoday.com</span></span></span></p><p>Como era de esperar, esta situación ha causado un aumento de la hambruna y la <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-unicef/unicef-sees-growing-signs-of-malnutrition-crisis-in-venezuela-idUSKBN1FF1OF">malnutrición</a>. Cientos de miles de venezolanos <a href="https://m.youtube.com/watch?v=hH9THwUTGSE">afluyen </a>hoy a los países vecinos buscando satisfacer necesidades básicas, mientras que otros intentan el cruce en embarcaciones, <a href="https://www.nytimes.com/2016/11/25/world/americas/hungry-venezuelans-flee-in-boats-to-escape-economic-collapse.html">arriesgado</a> y a menudo <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-curacao/four-venezuelans-die-on-boat-trip-made-despite-travel-ban-to-curacao-idUSKBN1F007I">mortal</a>, hacia islas cercanas.</p><p>Por otra parte, los trabajadores están abandonando <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/servicios/exodo-medicos-deja-sin-personal-hospitales-clinicas-maracaibo_221773">en masa</a> sus puestos de trabajo, ya que sus salarios no valen nada<strong>. </strong>Los <a href="https://www.bloomberg.com/news/features/2018-01-22/venezuela-s-factories-grind-to-a-halt">sectores</a> clave de la economía se encuentran hoy <a href="https://oilprice.com/Energy/Energy-General/Venezuelas-PDVSA-Faces-Mass-Exodus-Of-Workforce.html">faltos de personal</a>, lo que contribuye a empeorar la que es, con mucha diferencia, la <a href="https://thenextrecession.wordpress.com/2017/08/03/the-tragedy-of-venezuela/">peor</a> crisis económica de la historia de Venezuela.</p> <h3><span>Una letanía de excusas</span></h3> <p>Maduro y sus defensores aducen una serie de factores para desviar la culpa de esta situación - desde la “guerra económica” al bajo precio del petróleo, pasando por las sanciones de Estados Unidos. Sin embargo, ninguna de estas excusas tiene peso suficiente.</p><p>Los capitalistas y los traficantes de alimentos a los que se acusa de participar en la “guerra económica” están simplemente aprovechando los incentivos fijados por las políticas del gobierno, y a menudo disfrutan de buenas conexiones con gente en el gobierno. Se ha <a href="https://www.npr.org/sections/thesalt/2017/01/09/508986586/as-venezuelan-go-hungry-the-military-is-trafficking-in-food">comprobado</a> que algunos de los peores traficantes de alimentos son personal del ejército.</p> <p>Por otra parte, el gobierno es el único que controla el tipo de cambio y la asignación de los petrodólares, con lo que el problema parecería bastante fácil de resolver. </p><p>Pero a pesar de que se le haya <a href="https://venezuelanalysis.com/analysis/11044">pedido repetidamente</a> que mueva ficha en el asunto, Maduro se ha empeñado en mantener el sistema y ha seguido <a href="http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/article208831209.html">entregando</a> petrodólares a los desfalcadores.</p> <p>En cuanto al bajo precio del petróleo, lo que ha hecho es agravar laas consecuencias de las políticas de Maduro. Cuando los precios del petróleo cayeron a finales de 2014, la economía ya se había <a href="https://tradingeconomics.com/venezuela/gdp-growth-annual">contraído</a> en los tres trimestres anteriores, los <a href="https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Salario_m%C3%ADnimo_en_Venezuela#Salario_m%C3%ADnimo_real">salarios</a> habían caído un 80%, y se habían reducido un 25% las <a href="https://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2017/01/weodata/weorept.aspx?pr.x=43&amp;pr.y=16&amp;sy=2012&amp;ey=2017&amp;scsm=1&amp;ssd=1&amp;sort=country&amp;ds=.&amp;br=1&amp;c=299&amp;s=TMG_RPCH&amp;grp=0&amp;a=">importaciones</a>.&nbsp; </p><p>La inflación creciente, la escasez de alimentos y las distorsiones en el cambio de divisas - que están en la raíz de la crisis - empezaron todas a <a href="https://cdn-images-1.medium.com/max/800/1*p3XNpRUs_4sA-CjiofEsrQ.png">finales del 2012</a>, dos años antes de la caída del precio de los hidrocarburos.</p> <p>Lo mismo sucede con las sanciones norteamericanas, cuyo impacto era casi testimonial hasta que Trump las endureció el año pasado. Para entonces, la economía venezolana llevaba ya cuatros años consecutivos en <a href="https://tradingeconomics.com/venezuela/gdp-growth-annual">caída libre</a>.</p> <p>En otras palabras, no tiene mucho sentido acusar o señalar hechos que no tuvieron lugar hasta después de que la crisis estuviera ya muy avanzada. La verdad es que son las propias políticas de Maduro las que han destrozado la economía de Venezuela mucho más de lo que Washington o la oposición hubieran podido soñar.</p> <h3><span>Lecciones para la izquierda</span></h3> <p>El colapso de Venezuela supone varias importantes lecciones para la izquierda. Para comprenderlas, hay que analizar de forma honesta la raíz del problema. Está claro que Maduro es el principal responsable del desastre actual, pero las políticas económicas de Chávez han contribuido también a él de varias maneras.</p> <p>El enfoque económico de Chávez contemplaba la toma de control de sectores estratégicos, basándose en el convencimiento de que la falta de inversión privada podía contrarrestarse mediante el control estatal. Se expropiaron empresas de manera a menudo caprichosa y se llevaron a cabo iniciativas estatales sin la debida ponderación o planificación.</p> <p>Esto comportó una sobredimensión burocrática, creciente corrupción y un declive progresivo de <a href="https://d3fy651gv2fhd3.cloudfront.net/charts/venezuela-crude-oil-production.png?s=venezuelacruoilpro&amp;v=201802121150v&amp;d1=19970215&amp;d2=20180215">sectores</a> clave de la economía. Empresas estatales terminaron a menudo en manos de <a href="http://www.laprensalara.com.ve/?p=408369">burócratas</a> corruptos que se hicieron cargo de ellas como si fuesen suyas y las exprimieron hasta la última gota.</p> <p>Un claro ejemplo de ello es lo ocurrido en 2010, cuando Chávez lanzó una <a href="https://venezuelanalysis.com/news/5690">ofensiva</a> en el sector agrícola expropiando cientos de granjas e industrias alimentarias. Habida cuenta de que muchas de estas empresas estaban descapitalizadas y eran improductivas, la intervención estatal era necesaria. </p><p>Pero la mayoría de estas <a href="https://www.laizquierdadiario.com/Venezuela-trabajadores-de-la-empresa-Lacteos-Los-Andes-presos-por-protestar">empresas</a> se pusieron en manos de burócratas con poca preparación y escasa visión empresarial. El resultado fue una <a href="https://aldiavenezuela.microjuris.com/2013/05/08/intervenciones-de-tierras-en-revision/">pésima</a> gestión y una caída drástica de la producción alimentaria.</p><p> <span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/produccion venezuela_1.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/produccion venezuela_1.png" alt="" title="" width="460" height="305" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>La producción alimentaria sufrió un acusado descenso tras las intervenciones del gobierno en 2010. Datos de Fedeagro.org</span></span></span></p><p>La lección aquí es que la toma de control de sectores estratégicos de la economía por parte del Estado no es necesariamente una buena idea en países pobres con instituciones débiles. </p><p>Este tipo de intervenciones debe tener en cuenta la capacidad del Estado para administrar empresas sin hundirlas por mala gestión, especialmente en sectores tan cruciales para la economía nacional.</p> <p>Una alternativa podía haber sido haberles dado el control a los trabajadores. De hecho, bajo el mandato de Chávez se produjo una proliferación de iniciativas comunitarias y organizaciones de trabajadores. </p><p>Sin embargo, en la mayoría de los casos, el gobierno no eligió esa opción - y es aquí donde radica otra importante lección para la izquierda.</p><p class="mag-quote-center">La lección aquí es que la toma de control de sectores estratégicos de la economía por parte del Estado no es necesariamente una buena idea en países pobres con instituciones débiles.</p> <p>Para conseguir incrementar el poder de los trabajadores y su control sobre la producción – lo que debería ser un objetivo para cualquier proyecto que se quiera socialista -, es preciso que tanto los trabajadores como los movimientos sociales se doten de organizaciones <em>independientes</em> de los partidos políticos y del Estado.</p> <p>En Venezuela, el movimiento comunitario era, en gran parte, una iniciativa promovida por el gobierno, en la que las comunidades locales seguían directrices emanadas desde arriba sobre cómo organizarse. Su poder y control sobre la producción lo decidía el gobierno, no ellas mismas.</p> <p>Hoy en día, las comunidades se utilizan como mecanismos clientelares y de <a href="http://cronica.uno/gobierno-quiere-controlar-desde-voceros-de-comunas-hasta-jueces-de-paz/">control</a> en lugar de vehículos para la emancipación. Sus miembros consiguen ciertas ventajas y beneficios por parte del gobierno y, cuando llegan elecciones, se ven <a href="https://www.clarin.com/mundo/venezuela-obligan-empleados-publicos-votar-constituyente_0_HJ9CHupE-.html">obligados</a> a votar por los candidatos gubernamentales para evitar <a href="http://diarioelcaroreno.com.ve/web/2017/08/29/no-nos-venden-el-clap-por-no-haber-votar-por-la-constituyente/">perder</a> dichas ventajas y beneficios.</p> <p>Por último, hay una importante lección para las democracias liberales. Aunque las críticas de Chávez al tipo de democracia excluyente que existía en Venezuela con anterioridad a 1998 estaban totalmente justificadas, su intento de reformar el sistema ha acabado creando algo incluso peor.</p> <p>Una nueva constitución, más democracia participativa y un sistema electoral transparente fueron sin duda sus mayores logros pero, al mismo tiempo, prácticamente todos los órganos de gobierno fueron <a href="https://www.hrw.org/news/2004/12/13/venezuela-chavez-allies-pack-supreme-court">copados</a> por personas leales al partido, más valoradas por su obediencia que por su competencia.</p> <p>Las prometedoras nuevas instituciones creadas por la constitución fueron convirtiéndose paulatinamente en poco más que instancias para aprobar automáticamente las órdenes del ejecutivo. Cuando murió Chávez y la “banda de ladrones” de Maduro ocupó el gobierno, ya no existía ningún control sobre el poder del ejecutivo.</p> <p>La ausencia de instituciones independientes les permitió excluir a los <a href="https://www.npr.org/2017/08/07/542086985/venezuelas-constituent-assembly-fires-chief-prosecutor-luisa-ortega">opositores</a> internos, neutralizar la acción del <a href="https://www.npr.org/sections/thetwo-way/2017/08/18/544475268/venezuela-s-pro-maduro-assembly-says-it-can-pass-laws-seizing-congress-powers">Congreso</a>, llevar a cabo elecciones <a href="https://www.npr.org/sections/thetwo-way/2017/08/02/541129956/venezuelan-poll-tampered-with-says-voting-system-company">fraudulentas</a> y articular un todopoderoso <a href="https://www.csmonitor.com/World/Americas/2017/0801/Constituent-Assembly-Why-Venezuela-voted-and-why-it-matters">organismo</a> que hoy dirige el país a su antojo. </p><p>En lugar de hacer más democrática a la democracia liberal, el régimen de Maduro <a href="https://rsf.org/en/news/foreign-journalists-not-welcome-venezuela">deporta</a> ahora a periodistas, <a href="https://www.laizquierdadiario.com/Venezuela-trabajadores-de-la-empresa-Lacteos-Los-Andes-presos-por-protestar">encarcela</a> líderes sindicales, <a href="http://www.milenio.com/salud/venezuela-mujeres-dando_a_luz-parto-twitter-barquismetro-milenio-noticias_0_1040896235.html">detiene</a> activistas, <a href="https://venezuelanalysis.com/news/12950">asesina</a> a delatores y rocía con <a href="https://www.aporrea.org/economia/n318974.html">gases lacrimógenos</a> a los pobres y los hambrientos. Lo que en su día fue un sistema electoral infalible ha sido <a href="https://www.cartercenter.org/news/pr/venezuela-080117.html">despojado</a> de todas las <a href="http://www.smartmatic.com/news/article/smartmatic-statement-on-the-recent-constituent-assembly-election-in-venezuela/">garantías</a> que garantizaban elecciones justas, permitiendo a Maduro y su banda <a href="http://efectococuyo.com/politica/oev-lapsos-de-postulacion-se-redujeron-de-159-a-17-dias-entre-elecciones-de-2015-y-2018">torcerlo</a> todo a su favor.</p> <p>Todo ello debería servir de lección importante para la izquierda – a saber, que a pesar de las grandes limitaciones de la democracia liberal, disponer de ciertos controles y contrapesos es mejor que no tenerlos. </p><p>Si Chávez hubiese dejado espacio para instituciones independientes y permitido el control sobre el poder de la presidencia, probablemente Venezuela no estaría hoy en el berenjenal en el que se encuentra.</p> <p>En estos momentos en que el país se encamina hacia otras elecciones cuanto menos <a href="https://www.reuters.com/article/us-venezuela-politics-abstention/abstention-looms-over-venezuela-opposition-in-upcoming-election-idUSKBN1FM0IB">cuestionables</a>, la izquierda no debería apoyar al corrupto y autoritario régimen de Maduro, como tampoco debe apoyar a la oposición de derecha alineada con los Estados Unidos. </p><p>Nuestro apoyo y solidaridad debería ser para el pueblo venezolano y su derecho a decidir democráticamente su futuro. Esta es la única solución posible a la crisis.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-la-reelecci-n-de-maduro">Los venezolanos ante la reelección de Maduro</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-las-pr-ximas-elecciones">Los venezolanos ante las próximas elecciones </a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Economics </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Democracy and government Economics Equality Ideas International politics Nicolas Maduro Chris Carlson Wed, 25 Apr 2018 09:22:41 +0000 Chris Carlson 117479 at https://www.opendemocracy.net Los venezolanos ante la reelección de Maduro https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-la-reelecci-n-de-maduro <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La ausencia de adversarios políticos potentes implica falta de competitividad electoral - un escenario perfecto para el presidente Nicolás Maduro, e imposible para cualquier esperanza de oposición. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/maduros-re-election-bid">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="314" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela. 6 de marzo 2017. Xinhua/SIPA USA/PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>La maquinaria electoral del gobierno venezolano - una estructura de poder sociopolítico articulada en torno al Gran Polo Patriótico que lidera el partido político más poderoso de la historia contemporánea de Venezuela: el PSUV (con una afiliación estimada de 5 millones) - se ha marcado un objetivo: conseguir 10 millones de votos para el presidente Maduro en las elecciones del próximo 20 de mayo. </p><p>Esto implica necesariamente centrarse en los llamados Ni-Nis, esa gran mayoría de votantes que no se consideran "ni de izquierda ni de derecha", y cuya primera opción electoral sería un candidato independiente, no alineado con los partidos tradicionales. Su antipatía por Maduro empata con su desconfianza hacia los líderes de la oposición.</p> <p>La oposición conservadora ha llamado a boicotear las elecciones, que considera ilegítimas por haber sido convocadas por la Asamblea Nacional Constituyente, que no reconoce. Y por esta misma razón ha retirado su apoyo al candidato presidencial independiente mejor situado en las encuestas, Henri Falcón.</p> <p>Sin embargo las encuestas, incluso las oficiales, señalan que la gran mayoría de los venezolanos quiere acudir a las urnas. La intención de voto se sitúa entre el 65% y el 80%.</p><p class="mag-quote-center">Bajo el mandato de Maduro, Venezuela ha experimentado disturbios sociopolíticos continuos, hiperinflación, escasez y delincuencia.</p> <p>La no competitividad electoral - la otra razón por la que la oposición conservadora boicotea las elecciones - implica que, aunque datos recientes indican que el índice de aprobación de Maduro está a su nivel más bajo (entre el 18% y el 26%), el presidente es el gran beneficiado de que a los venezolanos no se les propongan candidatos con los que puedan identificarse.</p> <p>Estando así las cosas, la máquina electoral del gobierno apunta hacia los Ni-Nis, que representan aproximadamente el 70% de la población. Es imperativo convertir a una parte sustancial de Ni-Nis y otros no creyentes, ya que sus votos van a ser clave para conseguir la reelección de Maduro.</p> <p><strong>El candidato oficial</strong></p> <p>Nicolás Maduro tiene ahora 55 años. Es el candidato presidencial del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), pero cuenta con el apoyo de <a href="https://www.aporrea.org/actualidad/n320534.html">varios</a> partidos políticos y organizaciones de izquierda, incluido el Partido Comunista, <a href="https://www.aporrea.org/ideologia/n317021.html">a pesar de sus diferencias</a>.&nbsp;</p> <p>Creció en un ambiente familiar politizado: en diciembre de 1967, sus padres le llevaron a un teatro en el centro de Caracas para presenciar a Beltrán Prieto Figueroa anunciando la creación de un partido político, el Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), que décadas más tarde se fusionaría con el PSUV.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/maduro_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/maduro_0.png" alt="" title="" width="460" height="730" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Nicolás Maduro, Fuente: AFT/Contrapunto</span></span></span></p><p>Al cuarto año de primaria ya andaba debatiendo con su maestro acerca de la Revolución Cubana, lo que le valió varias horas de detención en la biblioteca de la escuela. En secundaria, se unió al Movimiento Ruptura, un grupo político dirigido por Douglas Bravo. </p><p>Su educación ideológica y política posterior no tuvo lugar en la universidad, ya que no accedió a ella al finalizar la escuela, sino en organizaciones de base y a través de su participación activa en causas cívicas como militante.</p> <p>Trabajó como conductor en la compañía de transportes públicos Metrobus de Caracas entre 1991 y 1998. Allí se convirtió en un líder sindical. </p><p>Tras conocer a Chávez, ahondó en su compromiso político: se desempeñó en varios puestos clave durante los gobiernos de Chávez y fue ungido por éste como sucesor poco antes de su muerte. <a href="https://www.youtube.com/watch?v=OPyDy3t7LW4">Asumió el cargo de presidente en 2013</a>.</p> <p>Dos hitos del mandato de Maduro tienen influyen especialmente en la intención del voto progubernamental en las próximas elecciones: los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (<a href="https://www.youtube.com/watch?v=2SS0SUNSAHU">CLAP</a>) y la criptomoneda, o moneda digital venezolana, respaldada por las reservas de varios recursos naturales como petróleo, oro, diamantes y gas, el <a href="http://elpetro.gob.ve/index-en.html">Petro</a>.</p> <p><strong>El sistema</strong> <strong>CLAP</strong></p> <p>Los CLAP constituyen un sistema de suministro y distribución de alimentos subvencionados a través de redes locales. Se desarrolló y puso en marcha para aliviar la crisis alimentaria y sus beneficiarios son entre 4 y 6 millones de familias de los estratos más vulnerables de la población. </p><p>El sistema ha sido objeto de severo escrutinio, ya que su funcionamiento no ha estado exento de corrupción. El presidente Maduro ha reconocido el problema y se ha comprometido a hacer <a href="https://mobile.twitter.com/avnve/status/973315977592147970/photo/1">justicia</a>.&nbsp;</p> <p>Además de la <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8309=carlos-paparoni-denuncio-que-la-leche-distribuida-a-traves-de-las-cajas-clap-incumplen-las-normas-venezolanas-e-internacionales">Derecha</a>, también algunos sectores de la <a href="https://nacla.org/news/2017/07/03/venezuela-why-don%27t-popular-sectors-revolt">Izquierda crítica</a> han incidido en las deficiencias de los CLAP, resaltando que se trata de un sistema clientelar y de control social que instaura un trueque socio-político: "<a href="https://www.aporrea.org/contraloria/a243464.html">alimentos a cambio de votos</a>".</p> <p>En cualquier caso, cabe recordar que el PSUV ganó 18 de los 23 estados en las elecciones del año pasado, a pesar de la crisis monstruosa por la que atraviesa Venezuela.</p><p> <a href="http://www.contrapunto.com/noticia/chavistas-en-petare-defienden-voto-que-le-dieron-a-hector-si-la-oposicion-gana-nos-mata-166071/">Cristóbal Ramírez</a>, de 67 años, confesaba a la agencia France Presse la razón por la que votó por el PSUV en las elecciones del año pasado: "Mientras que la oposición esconde los alimentos, el gobierno nos da sustento". Ramírez, que se gana la vida como mecánico, rechaza la violencia que se produjo en los enfrentamientos callejeros del año pasado. </p><p>Emitió su voto con la esperanza de que haya paz. Admite que estuvo dudando si votar por la oposición, pero decidió no hacerlo porque, según dice, nunca les ha oído hablar de los pobres: "Ni siquiera están en el poder y ya nos tratan mal… Imagínese si ganaran: ¡nos matarían a todos!”</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/cristobal_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/cristobal_0.png" alt="" title="" width="460" height="286" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Cristóbal Ramírez en su taller en Petare. Photo: AFT/Contrapunto</span></span></span></p><p><strong>El Petro</strong>&nbsp;</p> <p><a href="http://elpetro.gob.ve/index-en.html">El Petro</a> es la criptomoneda creada por el gobierno como medida de emergencia destinada a eludir la llamada "<a href="https://foreignpolicy.com/2018/01/12/why-more-sanctions-wont-help-venezuela/">guerra económica</a> asimétrica". Venezuela es el primer país del mundo que introduce una criptomoneda controlada por el gobierno.</p> <p>Que tenga éxito o no, es irrelevante en este momento. En el contexto de la campaña para las próximas elecciones, lo significativo es que se trata de una iniciativa inteligente por parte del gobierno, que señala un rechazo de las normas económicas establecidas y las estructuras financieras mundiales que tan inadecuadas se han revelado para hacer frente a las realidades de América Latina.</p> <p>Se ha infravalorado mucho al chavismo, y es por esto que permanece en el poder. Enfrentando las sanciones económicas de los Estados Unidos, Maduro ha tomado medidas que ofrecen soluciones (como la creación de la criptomoneda) y que son ampliamente percibidas como un <a href="https://laradiodelsur.com.ve/2018/02/ejecutivo-destaco-que-el-petro-llego-para-defender-la-patria/">mecanismo de defensa</a> de la dignidad económica de las personas. </p><p>Esto, sin duda, fortalece su imagen de protector de las masas y aumenta su figura de líder fuerte que vela por los intereses de su pueblo. A su vez, esto eleva la moral colectiva de sus seguidores y tranquiliza también a muchos de los &nbsp;"<a href="http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/presidente-maduro-somos-hijos-chavez-mas-grande-bolivariano-que-ha-existido-dos-siglos/#.WqYDB2rwbIU">Niños de Chávez</a>", como les llama la propaganda oficial. </p><p>El Petro es una prueba de buena fe: la solución que ofrece el gobierno ante el acoso económico &nbsp;-y, como tal, es un símbolo importante de autodeterminación económica.&nbsp;</p> <p>El martes 6 de marzo, la Asamblea Nacional controlada por la oposición conservadora rechazó y anuló el Petro como mecanismo financiero y lo declaró <a href="http://www.asambleanacional.gob.ve/documentos_archivos/acuerdo-sobre-la-implementacion-del-petro-191.pdf">inconstitucional</a>. </p><p>El 19 de marzo, el gobierno de Estados Unidos emitió una <a href="https://www.whitehouse.gov/presidential-actions/executive-order-taking-additional-steps-address-situation-venezuela/">Orden Ejecutiva</a> prohibiendo las operaciones comerciales con la criptomoneda venezolana.</p> <p><strong>Disturbios, hiperinflación, escasez y delincuencia</strong><strong>&nbsp;</strong></p> <p>Bajo el mandato de Maduro, Venezuela ha experimentado disturbios sociopolíticos continuos, hiperinflación, escasez y delincuencia. Hay factores internos y externos que explican esta situación. El presidente Maduro ha sido <a href="https://www.treasury.gov/press-center/press-releases/Pages/sm0137.aspx">sancionado</a>, y su gobierno ha sido abiertamente amenazado con la aplicación del protocolo de cambio de régimen de la <a href="http://aspensecurityforum.org/wp-content/uploads/2017/07/The-View-from-Langley.pdf">CIA</a>.</p><p>La Organización de Estados Americanos (OEA) ha acusado a su gobierno de violaciones de los derechos humanos y la oposición conservadora le acusa de ser un dictador.&nbsp;</p> <p>Sin embargo, Maduro confía en que será reelegido. En una <a href="https://www.youtube.com/watch?v=RfQRHeXOC6Q">entrevista</a> que concedió al activista político Marco Enríquez-Ominami, respondió a preguntas sobre el proceso electoral y sobre que se le etiquete como dictador. </p><p>El presidente - en resumen - dijo que la gente responderá con su voto a esas preguntas: "Desde el año 2000, llevamos un total de 24 elecciones, y las fuerzas revolucionarias han ganado 22 de ellas – presidenciales, generales, municipales y referendos (...) Este año vamos a celebrar las vigésimo-quintas elecciones en 18 años, y estoy seguro de que estamos a punto de obtener nuestra victoria número 23".</p> <p>Ante las acusaciones de que las próximas elecciones podrían ser fraudulentas, Maduro solicitó a la ONU que envíe <a href="https://mobile.twitter.com/NicolasMaduro/status/972475958929383424?p=v">observadores internacionales</a> para supervisar todo el proceso. La oposición conservadora, por su parte, ha pedido a la ONU que no valide lo que ellos llaman "<a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8334=documento-consignado-ante-la-onu-por-el-frente-amplio-venezuela-libre">simulación electoral</a>".&nbsp;</p><p> Los venezolanos tienen ahora la palabra.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-las-pr-ximas-elecciones">Los venezolanos ante las próximas elecciones </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/n-cmer-evans/maduro-qui-n-te-asesora">Maduro: ¿quién te asesora?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Elecciones 2018 Dariana Arias Mon, 23 Apr 2018 11:19:49 +0000 Dariana Arias 117441 at https://www.opendemocracy.net Maduro's re-election bid https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/maduros-re-election-bid <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>The absence of strong political adversaries means electoral non-competitiveness - a perfect setting for Venezuelan President Nicolás Maduro, and hopeless for any opposition chance. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-la-reelecci-n-de-maduro">Español</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_2.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_2.jpg" alt="" title="" width="460" height="314" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Venezuela's President Nicolas Maduro. March 6, 2017. Xinhua/SIPA USA/PA Images. All rights reserved.</span></span></span></p><p>The Venezuelan government’s electoral machinery - a ferocious, tightly-knit, socio-political power structure coalesced around the Great Patriotic Pole, led by the most powerful political party<strong> </strong>in Venezuela’s contemporary history: the PSUV (estimated membership: 5 million) – has set himself an aim: ensuring 10 million votes for President Maduro at the May 20 elections. </p><p>This means targeting the so-called <em>Ni-Nis</em>, a large majority of voters who consider themselves “neither Left nor Right”, and whose first electoral choice is a non-existing, independent candidate, not aligned<em> </em>with the traditional parties. Their dislike for Maduro is matched by their distrust of the opposition leaders.</p><p class="mag-quote-center">Under Maduro’s mandate, Venezuela has experienced continuous socio-political unrest, hyperinflation, scarcity and crime.</p> <p>The Conservative opposition is boycotting the elections, which they consider illegitimate for they have been called by the Left-leaning National Constituent Assembly. For this very same reason, it has also withdrawn its support for the best-placed independent presidential candidate, Henri Falcón.</p> <p>Nevertheless, opinion polls - including official ones - show that a vast majority of Venezuelans wants to vote. Overall voter intention ranges from 65% to 80%. </p> <p>Electoral non-competitiveness – which is the other main reason why the Conservative opposition is boycotting the elections – means that, even though recent data show Maduro’s approval ratings at their worst (18% to 26%), the incumbent President benefits from the fact that Venezuelans are not provided with candidates they can identify with.</p> <p>This being so, the government’s electoral machine is targeting the Ni-Nis, who represent an estimated 70% of the population. Converting a sizeable portion of Ni-Nis and other non-believers is a must: their votes will be much needed if Maduro is to be re-elected.</p> <p><strong>The official candidate</strong></p> <p>Nicolás Maduro, now 55, runs on the presidential PSUV ticket but is supported by <a href="https://www.aporrea.org/actualidad/n320534.html">various</a> leftist political parties and organizations, including the Communist Party, <a href="https://www.aporrea.org/ideologia/n317021.html">regardless of their differences</a>.</p> <p>He grew up in a politically-oriented home: in December 1967, his parents took him to a theater in downtown Caracas to witness Beltrán Prieto Figueroa announcing the birth of a political party, The People’s Electoral Movement (MEP), which decades later merged with the PSUV.&nbsp;</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/maduro.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/maduro.png" alt="" title="" width="460" height="730" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Nicolás Maduro, Source: AFT/Contrapunto </span></span></span></p><p>By the time he reached the fourth grade in school, he was debating with his teacher, in defense of the Cuban Revolution - which earned him detention time at the school’s library. During his high school years, he joined the Breakup Movement<em>,</em> a political grouping led by Douglas Bravo.</p><p>His further ideological and political education did not happen in academia, as he only made it through high school, but in grassroots organizing and active participation in civilian militant causes.</p> <p>He worked as a driver for the Caracas Metrobus public company from 1991 to 1998. There he became a union leader. After meeting Chávez, his political engagement deepened: he served on several key posts under the Chávez Administrations and Chávez anointed him as his successor shortly before dying. <a href="https://www.youtube.com/watch?v=OPyDy3t7LW4">He took office in 2013</a>.</p> <p>Two benchmarks of Maduro’s mandate strongly influence pro-government voter intent at the upcoming elections: the Local Supply and Production Committees - known as <a href="https://www.youtube.com/watch?v=2SS0SUNSAHU">CLAP</a> - and Venezuela’s oil-backed crypto-currency, the <a href="http://elpetro.gob.ve/index-en.html">Petro</a>.<strong>&nbsp;</strong></p> <p><strong>The</strong> <strong>CLAP</strong> <strong>System</strong></p> <p>The CLAP is a subsidized food supply and distribution system through local networks. It was developed and launched in order to alleviate the food crisis, and it benefits 4 to 6 million families from the most vulnerable strata of the population. </p><p>The system has been under close public scrutiny, as corruption has tainted its dealings. President Maduro has acknowledged the problem, and pledged to do <a href="https://mobile.twitter.com/avnve/status/973315977592147970/photo/1">justice</a>.&nbsp;</p> <p>Apart from the <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8309=carlos-paparoni-denuncio-que-la-leche-distribuida-a-traves-de-las-cajas-clap-incumplen-las-normas-venezolanas-e-internacionales">political Right</a>, some sectors of the <a href="https://nacla.org/news/2017/07/03/venezuela-why-don%27t-popular-sectors-revolt">critical Left</a> have highlighted the shortcomings of CLAP as a social control and patronage system which, according to them, establishes a “<a href="https://www.aporrea.org/contraloria/a243464.html">food in exchange for votes</a>” socio-political bartering.</p> <p>In any case, it is worth remembering that the PSUV won 18 out of 23 states in last year’s elections, despite the monstrous crises Venezuela is going through.&nbsp;</p><p> Sixty-seven year-old <a href="http://www.contrapunto.com/noticia/chavistas-en-petare-defienden-voto-que-le-dieron-a-hector-si-la-oposicion-gana-nos-mata-166071/">Cristobal Ramirez</a> told Agence France Presse the reason why he voted for the PSUV at last year’s elections: “While the opposition hides our food, the government extends its hand with sustenance”. Ramirez, who makes his living as a mechanic, rejects the violence during last year’s street clashes, and he cast his ballot hoping for peace.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/cristobal.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/cristobal.png" alt="" title="" width="460" height="286" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Cristobal Ramirez in his shop in Petare. Photo: AFT/Contrapunto</span></span></span></p><p>He admits to having toyed with the idea of voting for the opposition, but he refrained from doing so basically because, he says, he has never heard them talk about the poor: “They are not even in power, and yet they treat us badly. Imagine if they won power: they would kill us all!”</p><p><strong>The Petro</strong></p> <p><a href="http://elpetro.gob.ve/index-en.html"><em>El Petro</em></a> is the government’s oil-backed cryptocurrency, created as an emergency measure aimed at circumventing the so-called “asymmetric <a href="https://foreignpolicy.com/2018/01/12/why-more-sanctions-wont-help-venezuela/">economic warfare</a>”. Venezuela is the first country in the world to introduce a government-controlled cryptocurrency.</p> <p>Whether the Petro will be successful or not, is irrelevant at this moment. What is significant, in the context of the campaign for the upcoming elections, is that this strategy is an intelligent move on the part of the government, for it signals a rejection of the established economic norms and global financial structures, which have proved quite inadequate to deal with Latin American realities.</p> <p>Chavismo has been grossly underestimated, and this is why it remains in power. Facing US economic sanctions, Maduro took solution-driven action (implementing the cryptocurrency) which was widely perceived as a <a href="https://laradiodelsur.com.ve/2018/02/ejecutivo-destaco-que-el-petro-llego-para-defender-la-patria/">defense mechanism</a> on behalf of the economic dignity of the people. </p><p>This, undoubtedly, strengthened his figure as protector of the masses and heightened his stand as a strong leader looking out for his people’s best interests. This, in turn, raised the collective morale of the PSUV followers, and reassured many among those whom official propaganda calls “<a href="http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/presidente-maduro-somos-hijos-chavez-mas-grande-bolivariano-que-ha-existido-dos-siglos/#.WqYDB2rwbIU">Chavez’s Children</a>”. </p><p>The Petro is a token of good faith: the solution which the government provides to economic bullying - and, as such, it is an important symbol of economic self-determination.&nbsp;</p> <p>On Tuesday March 6, the Conservative opposition-controlled National Assembly rejected and annulled the Petro as a financial mechanism, and declared it <a href="http://www.asambleanacional.gob.ve/documentos_archivos/acuerdo-sobre-la-implementacion-del-petro-191.pdf">unconstitutional</a>. On March 19, the US government issued an <a href="https://www.whitehouse.gov/presidential-actions/executive-order-taking-additional-steps-address-situation-venezuela/">Executive Order</a> prohibiting business dealings with the Venezuelan cryptocurrency.</p> <p><strong>Unrest, hyperinflation, scarcity and crime</strong><strong>&nbsp;</strong></p> <p>Under Maduro’s mandate, Venezuela has experienced continuous socio-political unrest, hyperinflation, scarcity and crime. Internal and external factors account for the situation. President Maduro has been <a href="https://www.treasury.gov/press-center/press-releases/Pages/sm0137.aspx">sanctioned</a>, and his government openly threatened with regime-change protocol by the <a href="http://aspensecurityforum.org/wp-content/uploads/2017/07/The-View-from-Langley.pdf">CIA</a>. The Organization of American States (OAS) has accused his government of human rights violations, and the Conservative opposition accuses him of being a dictator.</p> <p>Nevertheless, Maduro is confident that he will be re-elected. In an <a href="https://www.youtube.com/watch?v=RfQRHeXOC6Q">interview</a> with political activist Marco Enríquez-Ominami, he answered questions about the electoral process and about being labeled a dictator. </p><p>The President - in short - said that the people will answer that question with their vote: “As of the year 2000, we’ve had a total of 24 elections, and the revolutionary forces have won 22 out of those 24 elections - including presidential, state and municipal races, as well as referendums (…) This year we are going to have the 25th election in 18 years, and I’m sure that we are about to obtain our 23th victory”.&nbsp;</p> <p>Upon allegations that the upcoming elections could be rigged, Maduro has requested the UN to send <a href="https://mobile.twitter.com/NicolasMaduro/status/972475958929383424?p=v">international observers</a> to oversee the whole process. The Conservative opposition, on its part, has asked the UN not to validate what they call “<a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8334=documento-consignado-ante-la-onu-por-el-frente-amplio-venezuela-libre">an electoral simulation</a>”.</p> <p>Venezuelans have the final say.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/dariana-arias/venezuelans-before-upcoming-elections">Venezuelans before critical presidential elections</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-and-left">Venezuela and the Left </a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/n-cmer-evans/maduro-who-on-earth-is-advising-you">Maduro, who on earth is advising you?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Equality </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Culture Democracy and government Equality International politics Elecciones 2018 Dariana Arias Mon, 23 Apr 2018 11:10:13 +0000 Dariana Arias 117440 at https://www.opendemocracy.net Venezuelans before critical presidential elections https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/venezuelans-before-upcoming-elections <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>According to polls, the main political force in Venezuela today is that of the non-aligned citizens whose first electoral choice is a non-existing independent candidate, not aligned with the traditional parties. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-las-pr-ximas-elecciones">Español</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/1280px-Maduro_advertising_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/1280px-Maduro_advertising_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="288" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Maduro Propaganda for the 2013 Presidential Elections. Source: Wikimedia Commons. All Rights Reserved. </span></span></span></p><p>On February 1st 2018, Venezuelan pollster <a href="http://unionradio.net/leon-70-la-poblacion-quiere-cambio-no-esta-segura-ir-votar/">Luis Vicente León</a>, director of the Right-leaning political survey company <em>Datanálisis</em>, who was being interviewed about the upcoming presidential elections, pointed out that there is a sinkhole in the ground of the disillusioned masses. </p><p>According to current polls, the main political force in Venezuela today is the non-aligned citizens who do want change, but whose first electoral choice at the upcoming presidential elections is a non-existing, independent candidate, not aligned with the traditional parties.</p><p class="mag-quote-center">These voters, commonly known in Venezuela as&nbsp;<em>Ni-Nis</em>,<em>&nbsp;</em>consider themselves “neither Left nor Right” and comprise about 70% of the electorate.</p><p> The dilemma that these so-called apoliticals face is whether to cast their ballots at these elections, for no candidate representing their needs is actually running. </p><p>They would almost certainly vote against Maduro, but when they turn to the opposition, they find no trustworthy leader there. </p> <p>These voters, commonly known in Venezuela as <em>Ni-Nis</em>,<em> </em>consider themselves “neither Left nor Right” and comprise about 70% of the electorate. The rest of the population is politically polarized between the Left and the Right of the political spectrum. </p> <p>On March 1st, the Venezuelan government and<strong> </strong>a newly-formed independent opposition signed an <a href="https://www.youtube.com/watch?v=6aF90R5I3-c&amp;feature=youtu.be">agreement on electoral guarantees</a>.<strong> </strong></p><p><strong></strong>The document is a commitment to electoral justice<strong>,</strong> aimed at encouraging confidence in this year’s electoral process - given the Smartmatic’s electronic voting system fiasco last year and recurring allegations of elections being rigged in the past. </p> <p>The previous week, <a href="https://www.youtube.com/watch?v=G4uZIQUPMAQ&amp;index=75&amp;list=PLqFRIr55wNZBMSLcOrlV-W2LtaHShBR6z">Oscar Schémel</a>, director of the Left-leaning pollster <em>Hinterlace</em>s, recalled his long-standing advice to opposition members on how to win: “Don’t do anything: don’t speak, don’t blink, don’t breathe, and you’ll win. Whenever you say something, Maduro’s popularity goes up”.</p> <p>According to Schémel, data gathered by <em>Hinterlaces </em>show that President Maduro has a 10-12 points lead over Lorenzo Mendoza, the CEO of transnational corporation Polar. </p><p>Mendoza is not a candidate, but he has nevertheless been appearing in all the polls as an <a href="http://hinterlaces.com/20-apoyaria-a-lorenzo-mendoza-en-elecciones-primarias-de-oposicion/">opposition favorite</a>, reflecting the Venezuelans discontent with the conventional, <a href="https://www.fincen.gov/sites/default/files/advisory/2017-09-20/FinCEN%20Advisory%20FIN-2017-A006-508%20Compliant.pdf">corruption</a>-stained Right-Left political duopoly. Mendoza is the conceptual figure of the non-existent independent candidate.&nbsp;</p> <p>The absence of strong political adversaries, along with changes in the electoral mechanisms, says <a href="https://www.youtube.com/watch?v=CxKhTXllgds">Luis Vicente León</a>, creates the perfect setting for electoral non-competitiveness - which benefits Maduro, as Venezuelans are not provided with candidates they can identify with, even though recent data, according to León, show Maduro’s approval ratings at their worst: 18 to 26%.</p> <p>With Lorenzo Mendoza not running, and the two main leaders of the Conservative opposition (Henrique Capriles and Leopoldo López) legally barred from politics, the next candidate to attract strategic support in the polls is former Lara state governor <a href="https://www.nytimes.com/2018/03/06/opinion/henri-falcon-president-venezuela.html">Henri Falcón</a>, the leader of Progressive Advance, an independent opposition political party, who confidently declared in an interview on February 15 that “this government is defeatable”.&nbsp;</p> <strong>The Conservative opposition’s boycott</strong> <p>Electoral non-competitiveness<strong> </strong>is one of the main reasons why the Conservative opposition is <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8280=las-condiciones-no-negociables-para-que-haya-una-eleccion-libre-en-venezuela">boycotting</a> the upcoming presidential elections. </p><p>Another important reason for the boycott is the fact that these elections were called by the Left-leaning National Constituent Assembly, established last year amidst huge controversy. </p><p>Venezuela’s official legislative body, The National Assembly, which is controlled by the Right-leaning opposition since 2015, saw its legislative capacity limited by a ruling of the pro-government Supreme Court. </p><p>This generated a power clash between the executive and the legislative branches and this was the reason why a Left-leaning National Constituent Assembly was put in place, so that the executive could bypass the official legislative body. </p> <p>On January 23 this year, the <a href="https://www.youtube.com/watch?v=AIu9IDK7Ho8">Constituent Assembly</a> signed a decree calling early presidential elections, moving their scheduled date – they were originally due in December 2018 - to April. The pro-government National Electoral Council fixed a date - April 22 -, and then changed it again to May 20 as a result of a political negotiation between the government and the so-called independent opposition. &nbsp;</p> <p>The Conservative opposition, which does not recognize the legitimacy of the Constituent Assembly, is refusing to participate in these elections on the grounds that participation would be tantamount to recognizing its legitimacy. </p> <p>This, however, is a mega-election, and the risks of boycotting it are significant: in addition to electing the country’s president, Venezuelans will also vote for their representatives at both State and local legislative chambers. </p><p>That is, the opposition-controlled National Assembly is also up for grabs – precisely at a time when <a href="https://static1.squarespace.com/static/54347365e4b05d21621151b7/t/5aa21dca71c10b1bece184df/1520573946108/DATINCORP+%3A+INFORME+COHESIO%CC%81N-PAI%CC%81S+%3A+VENEZUELA+%3A+FEBRERO+2018+pdf.pdf">its members’ approval ratings are at their lowest level</a>. &nbsp;&nbsp;&nbsp;&nbsp;</p> <p>The Conservative opposition is not only boycotting the elections, but it is also <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8295=juan-pablo-guanipa-la-unidad-democratica-no-tiene-candidato-a-la-presidencia-de-la-republica">withdrawing its support</a> for the independent presidential candidate Henri Falcón, who has vowed to reconcile all political factions and has promised that his first decree if elected will be to free all political prisoners, including Leopoldo López, the leader of the very same Conservative opposition which is withdrawing its electoral support from him.</p> <strong>Who is Henri Falcón</strong> <p>Benefitting from some degree of media engagement, Henri Falcón is the only candidate who could theoretically threaten Nicolás Maduro’s re-election. </p> <p>The presidential candidate of Progressive Advance (AP) is backed by two other center-left forces: the Movement for Socialism (MAS) and some factions of the Social Christian Party (COPEI).</p><p class="mag-quote-center">Falcón and his party belong to the so-called independent opposition, a catch-all “socially-efficient” progressive movement.</p><p>Falcon’s party was a member of the opposition political coalition Democratic Unity Roundtable (MUD)<strong> </strong>until the day he announced his presidential run and the organization disowned him for refusing to boycott the elections. </p> <p>Falcón and his party belong to the so-called independent opposition, a catch-all “socially-efficient” progressive movement defending the need for national consensus and for transcending ideological dogmatism. </p> <p>An attorney specialized in labor and public administration law who holds a master’s degree in political science, Falcón comes from a popular family background, he served in the military in his early years, and was elected to the 1999 National Constituent Assembly, which drafted the Venezuelan Constitution, considered to be one of the most progressive constitutions in the world and the crown jewel of Hugo Chávez’s legacy. </p><p>He served two terms as Mayor of Iribarren in Barquisimeto (from 2000 to 2008) and was then elected governor of Lara state. In 2010, due to irreconcilable differences with the governing United Socialist Party (PSUV), Falcón published an open <a href="https://www.aporrea.org/actualidad/n151545.html">letter addressed to former President Chávez renouncing his membership of the party</a>. </p><p>The reasons he gave for quitting were excessive bureaucracy, lack of communication, patronage, sectarianism and an erroneous conception of loyalty. In 2012, he founded his current party, AP.</p> <p>For him, the three most important elements needed in a democratic transitional post-Maduro period are: reconciliation amongst Venezuelans; an inclusive government able to incite trust from the general public; and an all-inclusive debate comprising all sectors of the population in order to discuss the national agenda.</p> <p>Falcón, who considers himself a progressive, advocates a practice of governance based on justice, solidarity, liberty and social efficiency. </p><p>He defends the establishment of a mixed public-private system for the country’s economy and the development of a new political model outside the conventional Left/Right dichotomy - which, he says, has severely damaged Venezuela’s social fabric -, transcending political sectarianism and social separatism.</p> <p>It is worth noting that Falcón has managed to recruit Venezuelan economist <a href="https://www.aporrea.org/economia/a260319.html">heavyweights</a> who used to work for the Chávez administrations - although President Maduro has already accused some of them of being members of the neo-Chicago Boys’ clan. </p> <p>Finally, Falcón’s reputation has not experienced any major blows (besides being dubbed “Chavista light” and accused of being a “traitor” by the usual trolls), and no corruption allegations have ever been leveled against him, which is important.</p> <strong>Voter turnout</strong> <p>A number of observers have questioned the validity of the upcoming elections due to the boycott decreed by the Conservative opposition. In the current divisive political scenario, and given the social crisis context, would anyone consider participating in them?<strong> </strong></p> <p>Economist Francisco Rodríguez thinks so. He has been vocal about the data - gathered by several public opinion polls and think-tanks – showing that <a href="https://www.youtube.com/watch?v=b-BBf_vN5hY">between 70 &nbsp;and 80% of Venezuelans do want to vote</a>, regardless of their frustration with and rejection of the National Electoral Council. </p><p>Furthermore, Rodríguez says, it is a fact that electoral boycotts tend to fail – 96% of them - and some polls are showing a 10-point lead of Henri Falcón over Nicolás Maduro.<strong> </strong></p> <p>Government polls reinforce these data: they show that <a href="http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/hinterlaces-oscar-schemel-pueblo-venezolano-elecciones-presidencial/">66% of the voters in Venezuela want to cast their ballots in the upcoming elections.</a> </p> <strong>The election campaign </strong> <p>The government’s electoral machinery is a ferocious, tightly-knit, socio-political power structure coalesced around the <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/Great_Patriotic_Pole">Great Patriotic Pole</a>. At the very top of this structure is the most powerful political party<strong> </strong>in Venezuela’s contemporary history: the PSUV,<strong> </strong>with a <a href="https://mobile.twitter.com/ConCiliaFlores/status/972242906483478530?p=v">membership of about 5 million</a>. </p><p>If this were not enough to convert the non-believers, government supporters recently announced the creation of the “mother of all social movements”, the so-called We are Venezuela Movement, which will be spearheading the electoral campaign in an effort to convert the Ni-Nis and other independents, whose vote will be much needed. </p> <p>According to <a href="http://www.somos-venezuela.org/movimiento-somos-venezuela/delcy-rodriguez-nosotros-le-vamos-a-garantizar-al-presidente-nicolas-maduro-los-10-millones-de-votos-que-le-adeudamos-al-comandante-chavez/">Delcy Rodríguez</a> (who quit the PSUV to lead the movement), the organization will be responsible for assuring Maduro’s presidential victory: “We are committed to ensuring 10 million votes for President Maduro”, she said, leading a door-to-door canvassing campaign across the national territory - that is about half of the registered voters.</p> <p>The Conservative opposition boycotting the elections has also created a new movement known as <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8320=se-activa-frente-amplio-venezuela-libre">Broad Front</a>, with the purpose of attracting everyone opposing the government and establishing a wider opposition movement against Maduro. </p><p>It is a strategic move, aimed at joining forces with dissident Chavistas – such as, notably, former Chief of Intelligence (as well as Chávez’s comrade-in-arms) <a href="https://www.youtube.com/watch?v=TMOltEc-dZE">Miguel Rodríguez Torres</a>, who was arrested on March 13 in Caracas on charges of conspiracy, whose political party Broad Challenge All Movement (MADDT) had joined forces with the Broad Front a few days before.</p> <p>On the very same day, Henri Falcón announced, via <a href="https://mobile.twitter.com/HenriFalconLara/status/973658390990901248?p=v">twitter</a>, that he was at the UN headquarters in New York and that the following day he would be heading to Washington DC. </p><p>Extra-official sources had been speculating about Falcón’s whereabouts, as it had been a rumored that he was to meet with UN high ranking officials in order to request an expert delegation to observe the upcoming presidential elections. </p><p>Falcón has pledged to run as long as the elections are clean and international observers are allowed to monitor the process. </p> <strong>Why vote?</strong> <p>Corruption, crime, political turmoil, social angst, scarcity of basic staples, hyperinflation and political divide, are all important factors to consider when thinking about voter intent. </p><p>These are factors that directly and indirectly affect the quality of life in Venezuela, leaving an imprint on the potential voters’ collective psyche.</p> <p>US-imposed sanctions make it harder, if not impossible, for Venezuela to be financially competitive. The Venezuelan state oil industry (PDVSA), historically a major source of national income, has not only been experiencing sanctions but, sadly, corruption too, leaving no piece of that pie for the Venezuelan people.</p><p class="mag-quote-center">More raids have been conducted since last year, as the government tries to combat rampant corruption in the Chavista camp.</p><p>It should be noted that the Conservative opposition has actively endorsed the sanctions as a mechanism against the government. </p> <p>Late last year, Eulogio del Pino, the former president of PDVSA, and Nelson Martínez, the Oil and Mining Minister, were arrested on charges of corruption. </p><p>A total of 65 top officials were arrested during the corruption crack-down. This is just one of various corruption scandals the Maduro government has had to face. </p><p>More raids have been conducted since last year, as the government tries to combat rampant corruption in the Chavista camp - yet, corruption in Venezuela seems a never-ending story. </p> <p>In Transparency International’s <a href="https://www.transparency.org/news/feature/corruption_perceptions_index_2017">Corruption perceptions index 2017</a>, Venezuela has been ranked 169 (out of 180), as a highly corrupt country. Its perceived public sector corruption score is 18 over on a scale ranging from 0 (highly corrupt) to 100 (very clean).</p> <p>As far as poverty is concerned, according to the 2017 Survey of Living Conditions in Venezuela<strong> </strong>(<a href="https://www.ucab.edu.ve/investigacion/centros-e-institutos-de-investigacion/encovi-2017/">ENCOVI</a>) - an annual survey conducted by top universities in Venezuela -, 87% Venezuelan households experience poverty, out of which 61.2% are in extreme poverty and 25.8% at poverty line. &nbsp;</p> <p>The data collected by ENCOVI show that 80% of households experience food insecurity: in 89.4% households, total income is not enough to buy food and 70.1% do not have enough income to purchase healthy food. In addition, 68% of the population lacks health insurance. </p> <p>As far as <a href="https://www.ucab.edu.ve/wp-content/uploads/sites/2/2018/02/DEF_Briceno-Leon-ENCOVI_LACSO-2017-Seguridad-FINAL-.pdf">crime</a> is concerned, ECOVI records that 94% of the population considers that violent crime is on the increase: 9 out of every 10 Venezuelans think the country is now more unsafe than a year ago, and one out of 5 reports having experienced crime in the last 12 months. </p><p>On average, 43 Venezuelans below the age of 29 die a violent death every day.</p> <p>And then, there is hyperinflation. On September 7, 2017, Congressman Rafael Guzman, a member of the opposition-led Finance Commission, broke the news: “Unfortunately, we have to announce today that the inflation rate is the highest in our history”. </p><p>Venezuela’s inflation in August stood at 33.7%. On March 12, 2018, Guzman announced that <a href="https://mobile.twitter.com/RafaelDGuzmanR/status/973349632158912518/video/1">inflation in February had increased to 80%.</a>&nbsp;</p> <p>According to polls, it should be remembered, 70% of Venezuelans want change.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-and-left">Venezuela and the Left </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-must-guarantee-right">Venezuela must guarantee the right to participate in elections</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/n-cmer-evans/maduro-who-on-earth-is-advising-you">Maduro, who on earth is advising you?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Dariana Arias Wed, 28 Mar 2018 11:55:32 +0000 Dariana Arias 116926 at https://www.opendemocracy.net Los venezolanos ante las próximas elecciones https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/los-venezolanos-ante-las-pr-ximas-elecciones <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Según las encuestas, la principal fuerza política es hoy la de los ciudadanos no alineados cuya primera opción electoral es un inexistente candidato independiente, no alineado con los partidos tradicionales. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/dariana-arias/venezuelans-before-upcoming-elections">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/1280px-Maduro_advertising.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/1280px-Maduro_advertising.jpg" alt="" title="" width="460" height="288" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Propaganda de Nicolás Maduro para la campaña presidencial de 2013. Fuente: Wikimedia Commons. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>El 1 de febrero de 2018, el encuestador venezolano Luis Vicente León, director de la empresa de encuestas políticas de tendencia derechista Datanálisis, que estaba siendo entrevistado acerca de las próximas elecciones presidenciales, señalaba que existe un sumidero entre las masas desilusionadas. </p><p>Según encuestas recientes, la principal fuerza política en Venezuela hoy en día son los ciudadanos no alineados que sí quieren cambios, pero cuya primera opción electoral en las próximas elecciones presidenciales sería un inexistente candidato independiente, no alineado con los partidos tradicionales. </p><p>El dilema al que se enfrentan estos llamados <em>apolíticos</em> es el de votar o no votar, ya que no se presenta ningún candidato que responda a sus necesidades. </p><p>Es casi seguro que no van a votar a Maduro, pero cuando dirigen su mirada a la oposición, tampoco encuentran allí ningún líder que les merezca confianza.</p> <p>Estos votantes, a los que se conoce en Venezuela como Ni-Nis ("ni de izquierdas ni de derechas") representan alrededor del 70% del electorado. El resto de la población está políticamente polarizada a la izquierda y a la derecha del espectro político.</p> <p>El 1 de marzo, el gobierno venezolano y la recién constituida oposición independiente firmaron un <a href="https://www.youtube.com/watch?v=6aF90R5I3-c&amp;feature=youtu.be">acuerdo de garantías electorales</a>. Se trata de un documento de compromiso con la justicia electoral, destinado a fomentar confianza en el proceso electoral de este año - dado el fiasco del sistema de votación electrónica Smartmatic el año pasado y las acusaciones de manipulación electoral en el pasado.</p> <p>La semana anterior, <a href="https://www.youtube.com/watch?v=G4uZIQUPMAQ&amp;index=75&amp;list=PLqFRIr55wNZBMSLcOrlV-W2LtaHShBR6z">Oscar Schémel</a> director de la empresa encuestadora de tendencia izquierdista Hinterlaces, recordaba el consejo que les había dado, hace ya algún tiempo, a los miembros de la oposición sobre cómo ganar: "No hagáis nada: no habléis, no pestañeéis, no respiréis y ganaréis. Cada vez que decís algo, la popularidad de Maduro aumenta".&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">La ausencia de adversarios políticos fuertes, junto con ciertos cambios en los mecanismos electorales, crea un escenario perfecto de no competitividad.</p> <p>Según Schémel, los datos recopilados por Hinterlaces muestran que el presidente Maduro tiene una ventaja de 10-12 puntos sobre Lorenzo Mendoza, el director general de la empresa transnacional Polar. </p><p>Mendoza no es candidato a estas elecciones, pero sin embargo aparece en todas las encuestas como <a href="http://hinterlaces.com/20-apoyaria-a-lorenzo-mendoza-en-elecciones-primarias-de-oposicion/">opositor favorito</a>, lo que refleja el descontento de los venezolanos con el tradicional duopolio derecha/ izquierda, muy contaminado por la <a href="https://www.fincen.gov/sites/default/files/advisory/2017-09-20/FinCEN%20Advisory%20FIN-2017-A006-508%20Compliant.pdf">corrupción</a>. Mendoza es la figura conceptual del candidato independiente inexistente.</p> <p>La ausencia de adversarios políticos fuertes, junto con ciertos cambios en los mecanismos electorales, crea según <a href="https://www.youtube.com/watch?v=CxKhTXllgds">Luis Vicente León</a> un escenario perfecto de no competitividad, lo que beneficia a Maduro - ya que a los venezolanos no se les proponen candidatos con los que puedan identificarse - a pesar de que datos recientes indican que la valoración de Maduro está en sus peores momentos: entre el 18 y el 26%.</p> <p>Con Lorenzo Mendoza fuera de la liza y los dos principales líderes de la oposición conservadora (Henrique Capriles y Leopoldo López) inhabilitados, el siguiente candidato que podría atraer apoyos en las urnas es el ex gobernador del estado de Lara, <a href="https://www.nytimes.com/2018/03/06/opinion/henri-falcon-president-venezuela.html">Henri Falcón</a>, líder del partido político de la oposición independiente Avanzada Progresista (AP), que declaraba confiado en una entrevista del 15 de febrero que " a este gobierno se le puede ganar".</p> <strong>El boicot de la oposición conservadora</strong> <p>La no competitividad electoral es una de las razones principales por las que la oposición conservadora <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8280=las-condiciones-no-negociables-para-que-haya-una-eleccion-libre-en-venezuela">boicotea</a> las próximas elecciones presidenciales. </p><p>Otra razón importante es el hecho de que estas elecciones las convocó la Asamblea Nacional Constituyente de tendencia izquierdista, establecida el año pasado en medio de una gran controversia. </p><p>La cámara legislativa oficial de Venezuela, la Asamblea Nacional, controlada por la oposición de derecha desde 2015, vio limitada su capacidad legislativa tras un fallo de la progubernamental Corte Suprema. </p><p>Esto generó un choque entre los poderes ejecutivo y legislativo, y esta fue la razón por la que se estableció la Asamblea Nacional Constituyente, para que el ejecutivo pudiera sortear la cámara legislativa oficial.</p> <p>El 23 de enero de este año, la <a href="https://www.youtube.com/watch?v=AIu9IDK7Ho8">Asamblea Constituyente</a> firmó un decreto convocando elecciones presidenciales anticipadas, adelantando la fecha de su celebración (programada originalmente para diciembre de 2018) al mes de abril. </p><p>El progubernamental Consejo Nacional Electoral fijó entonces una fecha, el 22 de abril, pero luego la cambió al 20 de mayo a resultas de una negociación política entre el gobierno y la oposición independiente.</p> <p>La oposición conservadora, que no reconoce la legitimidad de la Asamblea Constituyente, se niega a participar en estas elecciones con el argumento de que hacerlo equivaldría a darle su reconocimiento.</p> <p>Estas son, sin embargo, unas mega-elecciones, y los riesgos de boicotearlas son importantes: además de elegir al presidente del país, los venezolanos van a tener que elegir también a sus representantes en las cámaras legislativas estatales y locales. </p><p>Es decir, la composición de la Asamblea Nacional, hoy controlada por la oposición, está también en juego, precisamente en unos momentos en que la <a href="https://static1.squarespace.com/static/54347365e4b05d21621151b7/t/5aa21dca71c10b1bece184df/1520573946108/DATINCORP+%3A+INFORME+COHESIO%CC%81N-PAI%CC%81S+%3A+VENEZUELA+%3A+FEBRERO+2018+pdf.pdf">valoración de sus miembros está tocando fondo</a>.</p> <p>La oposición conservadora no solo boicotea las elecciones, sino que también le ha <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8295=juan-pablo-guanipa-la-unidad-democratica-no-tiene-candidato-a-la-presidencia-de-la-republica">retirado su apoyo</a> al candidato presidencial independiente Henri Falcón, que anda prometiendo reconciliar todas las facciones políticas y se compromete a que su primer decreto, de ser elegido, sea para liberar a todos los presos políticos, entre ellos Leopoldo López, el líder de esa misma oposición conservadora que le ha retirado su apoyo.</p> <strong>Quién es Falcón</strong> <p>Beneficiándose de cierta cobertura mediática, Henri Falcón es el único candidato que teóricamente podría amenazar la reelección de Nicolás Maduro.</p> <p>Al candidato presidencial de AP le respaldan otras dos fuerzas de centro izquierda: el Movimiento al Socialismo (MAS) y algunas facciones del Partido Social Cristiano (COPEI).</p><p class="mag-quote-center">Falcón y su partido pertenecen a la llamada oposición independiente que reúne a fuerzas progresistas y "socialmente eficientes".</p><p> El partido de Falcón formaba parte de la coalición política de oposición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) hasta el día en que anunció su candidatura a la presidencia y la organización lo expulsó por negarse a boicotear las elecciones.</p> <p>Falcón y su partido pertenecen a la llamada oposición independiente que reúne a fuerzas progresistas y "socialmente eficientes" que defienden la necesidad de un consenso nacional y de trascender los dogmatismos ideológicos.</p> <p>Abogado especializado en derecho laboral y de la administración pública y poseedor de una maestría en ciencias políticas, Falcón es de extracción popular, sirvió en el ejército en su juventud y fue elegido para la Asamblea Nacional Constituyente de 1999, que fue la encargada de redactar la Constitución venezolana, considerada como una de las más progresistas del mundo y la joya de la corona del legado de Hugo Chávez. </p><p>Sirvió dos mandatos como alcalde de Iribarren en Barquisimeto (de 2000 a 2008) y fue elegido posteriormente gobernador del estado de Lara. </p><p>En 2010, debido a diferencias irreconciliables con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Falcón publicó una <a href="https://www.aporrea.org/actualidad/n151545.html">carta abierta dirigida al ex presidente Chávez renunciando a su afiliación al partido</a>. </p><p>Las razones que dio para su renuncia fueron el exceso de burocracia, la falta de comunicación, el clientelismo, el sectarismo y una concepción errónea de la lealtad. En 2012, fundó su actual partido, AP.</p> <p>Para él, los tres elementos más importantes que se precisan en un período democrático de transición posterior a Maduro son: la reconciliación entre los venezolanos, un gobierno inclusivo capaz de incitar la confianza del público, y un debate inclusivo que abarque a todos los sectores de la población para discutir la agenda nacional.</p> <p>Falcón, que se considera progresista, aboga por una práctica de gobierno basada en la justicia, la solidaridad, la libertad y la eficiencia social. </p><p>Defiende el establecimiento de un sistema mixto público-privado para la economía del país y el desarrollo de un nuevo modelo político ajeno a la tradicional dicotomía izquierda/derecha - que, según él, ha dañado gravemente el tejido social de Venezuela -, trascendiendo el sectarismo político y el separatismo social.</p> <p>Cabe señalar que Falcón ha logrado atraer a su campo algunos <a href="https://www.aporrea.org/economia/a260319.html">pesos pesados</a> entre los economistas que trabajaron para los gobiernos de Chávez, aunque el presidente Maduro ya ha acusado a algunos de ellos de pertenecer al clan de los neo-Chicago Boys.</p> <p>Por último, la reputación de Falcón no ha sido objeto de ataques importantes (más allá de que los <em>trolls</em> de turno le llamen "Chavista <em>light</em>" y "traidor") y no se le ha acusado nunca de corrupción - lo que es importante.</p> <strong>La participación electoral</strong> <p>Varios observadores han cuestionado la validez de las próximas elecciones debido al boicot decretado por la oposición conservadora. En el actual escenario político de división y en el contexto de crisis social en el que vive el país, ¿hay alguien que realmente quiera participar en estas elecciones?</p> <p>El economista Francisco Rodríguez opina que sí. Considera que los datos que ofrecen varias encuestas de opinión y <em>think-tanks</em> indican que <a href="https://www.youtube.com/watch?v=b-BBf_vN5hY">entre el 70 y el 80% de los venezolanos quiere votar</a>, a pesar de sus frustraciones y rechazos. </p><p>Además, añade Rodríguez, es un hecho probado que los boicots electorales suelen fallar - concretamente, el 96% de ellos - y que algunas encuestas le están dando una ventaja de 10 puntos a Henri Falcón sobre Nicolás Maduro.</p> <p>Las encuestas del gobierno parecen confirmarlo: muestran que el <a href="http://www.psuv.org.ve/temas/noticias/hinterlaces-oscar-schemel-pueblo-venezolano-elecciones-presidencial/">66% de los votantes piensa acudir a las urnas en las próximas elecciones</a>.</p> <strong>La campaña electoral </strong> <p>La maquinaria electoral del gobierno es una estructura de poder sociopolítico muy potente y unida, articulada en torno al <a href="https://en.wikipedia.org/wiki/Great_Patriotic_Pole">Gran Polo Patriótico</a>. </p><p>En lo más alto de esta estructura se encuentra el partido político más poderoso de la historia contemporánea de Venezuela: el PSUV, cuya <a href="https://mobile.twitter.com/ConCiliaFlores/status/972242906483478530?p=v">militancia asciende a más de 5 millones</a>. </p><p>Y por si esto no fuera suficiente para convertir a los no creyentes, los partidarios del gobierno acaban de anunciar la creación de la "madre de todos los movimientos sociales", el Movimiento Somos Venezuela, que liderará la campaña para conseguir el voto de los Ni-Nis y otros independientes, que resultará decisivo.</p> <p>Según <a href="http://www.somos-venezuela.org/movimiento-somos-venezuela/delcy-rodriguez-nosotros-le-vamos-a-garantizar-al-presidente-nicolas-maduro-los-10-millones-de-votos-que-le-adeudamos-al-comandante-chavez/">Delcy Rodríguez</a> (que ha dejado sus cargos en el PSUV para liderar el Movimiento), la responsabilidad de la organización es garantizar la victoria de Maduro: "Nos comprometemos a asegurar 10 millones de votos para el presidente Maduro", ha dicho, tras anunciar una campaña puerta a puerta en todo el país – esto es: su objetivo es conseguir el voto de la mitad del censo electoral.</p> <p>La oposición conservadora también ha creado un nuevo movimiento, <a href="http://www.unidadvenezuela.org/noticias/8320=se-activa-frente-amplio-venezuela-libre">Frente Amplio</a>, con el propósito de atraer hacia el boicot a todos los que, por una razón u otra, se oponen al gobierno y establecer así un movimiento de oposición más amplio contra Maduro. </p><p>Se trata de una jugada estratégica, destinada a unir fuerzas con chavistas disidentes – como, por ejemplo, el ex Jefe de Inteligencia (y compañero de armas de Chávez) <a href="https://www.youtube.com/watch?v=TMOltEc-dZE">Miguel Rodríguez Torres</a>, arrestado el 13 de marzo en Caracas acusado de conspiración, cuyo partido político Movimiento Amplio Desafío de Todos (MADDT) se había unido al Frente Amplio unos días antes.</p> <p>Ese mismo día, Henri Falcón anunciaba, en su cuenta de <a href="https://mobile.twitter.com/HenriFalconLara/status/973658390990901248?p=v">Twitter</a>, que se encontraba en la sede de la ONU en Nueva York y que al día siguiente pensaba dirigirse a Washington DC.</p><p> Fuentes extraoficiales habían estado especulando sobre el paradero de Falcón, ya que se rumoreaba que se reuniría con funcionarios de alto rango de la ONU para solicitar el envío una delegación de expertos como observadores en las próximas elecciones. </p><p>Falcón se ha comprometido a presentarse siempre que las elecciones sean limpias y que puedan supervisarlas observadores internacionales.</p> <strong>¿Por qué votar?</strong> <p>La corrupción, el crimen, la agitación política, la angustia social, la escasez de productos básicos, la hiperinflación y la división política son factores importantes a considerar en relación a la intención de voto, ya que afectan directa e indirectamente a la calidad de vida en Venezuela y dejan una huella en la psique colectiva de los potenciales votantes.</p> <p>Las sanciones impuestas por Estados Unidos hacen más difícil, si no imposible, que Venezuela pueda ser financieramente competitiva.</p><p class="mag-quote-center">Un total de 65 altos funcionarios fueron apresados durante la operación anticorrupción.</p><p>La industria petrolera estatal venezolana (PDVSA), históricamente una de las principales fuentes de ingresos del país, no solo ha estado sufriendo estas sanciones en primera línea, sino que también ha sido objeto, lamentablemente, de casos de corrupción – que han dejado al pueblo venezolano sin nada de pastel. </p><p>Cabe señalar que la oposición conservadora ha respaldado activamente las sanciones como mecanismo contra el gobierno.</p> <p>A finales del año pasado, fueron arrestados por corrupción Eulogio del Pino, ex presidente de PDVSA, y Nelson Martínez, ministro de Petróleo y Minería. Un total de 65 altos funcionarios fueron apresados durante la operación anticorrupción. </p><p>Fue uno de los varios escándalos de corrupción que el gobierno de Maduro ha tenido que enfrentar. Desde entonces se han venido llevando a cabo más operaciones de este tipo, en un intento del gobierno por combatir la corrupción descontrolada en el campo chavista. La corrupción en Venezuela, sin embargo, es una historia interminable.</p> <p>Venezuela ocupa el lugar 169 (de 180), como país altamente corrupto, en el <a href="https://www.transparency.org/news/feature/corruption_perceptions_index_2017">Índice de percepción de la corrupción 2017</a> de Transparency International. </p><p>Su puntuación de corrupción percibida en el sector público es de 18 en una escala que va de 0 (altamente corrupto) a 100 (nada corrupto).</p> <p>En cuanto a los indicadores de pobreza, según la Encuesta de Condiciones de Vida en Venezuela (<a href="https://www.ucab.edu.ve/investigacion/centros-e-institutos-de-investigacion/encovi-2017/">ENCOVI</a>) - una encuesta anual realizada por las principales universidades de Venezuela -, en 2017 el 87% de los hogares venezolanos experimentó pobreza, de los cuales el 61,2% se encuentraban en extrema pobreza y el 25,8% % en la línea de pobreza.</p> <p>Los datos recopilados por ENCOVI señalan que el 80% de los hogares experimentan inseguridad alimentaria: en el 89,4% de los hogares, los ingresos no son suficientes para comprar alimentos y el 70,1% no dispone de suficientes ingresos para comprar alimentos saludables. El 68% de la población carece además de seguro de salud.</p> <p>En cuanto a <a href="https://www.ucab.edu.ve/wp-content/uploads/sites/2/2018/02/DEF_Briceno-Leon-ENCOVI_LACSO-2017-Seguridad-FINAL-.pdf">delitos y crímenes</a>, ECOVI registra que el 94% de la población considera que los delitos violentos están en aumento: 9 de cada 10 venezolanos piensan que el país es ahora más inseguro que hace un año, y uno de cada 5 declara que ha sido víctima de algún delito en los últimos 12 meses. De promedio, 43 venezolanos menores de 29 años mueren cada día de muerte violenta.</p> <p>Y luego, está la hiperinflación. El 7 de septiembre de 2017, el diputado Rafael Guzmán, miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, daba esta noticia: "Desgraciadamente, hoy tenemos que anunciar que la tasa de inflación es la más alta jamás registrada en toda nuestra historia". </p><p>La inflación de Venezuela en agosto del año pasado era de un 33.7%. El pasado 12 de marzo, el mismo Guzmán anunciaba que la <a href="https://mobile.twitter.com/RafaelDGuzmanR/status/973349632158912518/video/1">inflación en febrero de este año había llegado al 80%</a>.</p><p> Hay que recordar que, según las encuestas, el 70% de los venezolanos quiere un cambio.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/insight-crime/el-gobierno-venezolano-fortalece-al-crimen-organizado">El gobierno venezolano ¿fortalece al crimen organizado?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/n-cmer-evans/maduro-qui-n-te-asesora">Maduro: ¿quién te asesora?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Equality </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Culture Democracy and government Equality Elecciones 2018 Dariana Arias Wed, 28 Mar 2018 11:39:01 +0000 Dariana Arias 116922 at https://www.opendemocracy.net De repente, elecciones en Venezuela https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/grupo-de-lima/de-repente-elecciones-en-venezuela <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Cuando todos esperaban la reactivación de negociaciones con la oposición, la asamblea constituyente ha convocado elecciones presidenciales anticipadas. Los cancilleres del Grupo de Lima han mostrado su rechazo.</p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/230118ivreuniongrupodelimaarg.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/230118ivreuniongrupodelimaarg.jpg" alt="" title="" width="460" height="246" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Los cancilleres del Grupo de Lima. Foto: Cancillería Argentina</span></span></span></p><p>Los Cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía, reunidos en la ciudad de Santiago de Chile, el 23 de enero de 2018, con el fin de seguir evaluando la situación en Venezuela:</p> <p>1. Rechazamos la decisión del Gobierno de Venezuela de convocar a elecciones presidenciales para el primer cuatrimestre de este año. Esta decisión imposibilita la realización de elecciones presidenciales democráticas, transparentes y creíbles, conforme a estándares internacionales y contradice los principios democráticos y de buena fe para el diálogo entre el gobierno y la oposición.</p> <p>2. Exigimos que las elecciones presidenciales sean convocadas con una adecuada anticipación, con la participación de todos los actores políticos venezolanos y con todas las garantías que corresponda, incluida la participación de observadores internacionales independientes. Unas elecciones que no cumplan estas condiciones carecerán de legitimidad y credibilidad.</p> <p>3. Condenamos los actos de violencia, con la consecuente pérdida de vidas humanas, y exhortamos al Gobierno venezolano a adoptar con urgencia medidas para garantizar el Estado de Derecho, los derechos fundamentales de las personas y recuperar la paz social. Asimismo, demandamos una investigación imparcial sobre las presuntas ejecuciones extrajudiciales.</p> <p>4. Destacamos las acciones individuales y colectivas de diversos actores de la comunidad internacional para alentar el pronto retorno a la normalidad democrática en Venezuela. En particular la iniciativa y el liderazgo del Presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, para convocar a un diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana.</p> <p>5. Reiteramos nuestro pleno respaldo a la Asamblea Nacional, democráticamente electa, y exigimos que se le restituyan los poderes que legítimamente le corresponden, como paso indispensable para el retorno de la democracia en ese país.</p> <p>6. Reafirmamos la carencia de legitimidad y legalidad de los actos emanados de la asamblea nacional constituyente y condenamos las medidas que ha adoptado y que han resultado en la profundización del conflicto social y en el menoscabo de las libertades en Venezuela.</p> <p>7. Condenamos que se mantengan presos políticos en Venezuela, cuya liberación sin condiciones es un requisito indispensable para la pacificación del país.</p> <p>8. Deploramos que a pesar de que la situación humanitaria sigue empeorando en Venezuela, el Gobierno venezolano continúa renuente a aceptar ayuda humanitaria, lo cual se refleja en el agravamiento de los índices de desnutrición infantil, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, y el resurgimiento de enfermedades que habían sido erradicadas. Reiteramos nuestra voluntad para prestar ayuda.</p> <p>9. Expresamos nuestra profunda preocupación por el éxodo de miles de venezolanos que, por la crisis humanitaria en ese país, cruzan las fronteras cada día y reconocemos el desafío que esta situación representa para los países de la región, en especial para sus vecinos, incluyendo los Estados del Caribe. Nos comprometemos a ampliar e impulsar acciones de cooperación internacional para el fortalecimiento de las capacidades de los países de la región, e instamos a la comunidad internacional, especialmente al Sistema de Naciones Unidas, a apoyar estos esfuerzos.</p> <p>10. Continuaremos dando seguimiento permanente a la situación en Venezuela y nos reuniremos cuando sea necesario.</p> <p>Santiago de Chile, 23 de enero de 2018.</p><p>______</p><p>Nota del editor:</p><p>En el Grupo de Lima no participan: Bolivia, Cuba, Ecuador, El Salvador,&nbsp;Nicaragua, República Dominicana, Uruguay,&nbsp;Venezuela</p><p>&nbsp;</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Democracy and government International politics Elecciones 2018 Grupo de Lima Wed, 24 Jan 2018 10:24:00 +0000 Grupo de Lima 115794 at https://www.opendemocracy.net El gobierno venezolano ¿fortalece al crimen organizado? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/insight-crime/el-gobierno-venezolano-fortalece-al-crimen-organizado <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/"><strong>Venezuela</strong></a><strong>&nbsp;</strong>se consolida como plataforma para el crimen organizado en la región. Las crisis política, económica y social alimentan el crecimiento del crimen y el fortalecimiento de las economías ilegales. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/insight-crime/venezuela-s-administration-and-organized-crime-partnership">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31174545_4.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31174545_4.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro (C), reacciona durante un evento para entregar la solicitud formal de una Asamblea Nacional Constituyente para modificar la Constitución del país en Caracas, Venezuela, el 3 de mayo de 2017. Boris Vergara / Agencia de Noticias Xinhua / PA Images</span></span></span></p><p>Hay indicios que la droga que se produce en Colombia&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/recientes-incautaciones-droga-venezuela-resaltan-desafios-resultados/">sigue atravesando la frontera</a>&nbsp;con&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;con facilidad, sobre todo porque tras la desmovilización de las FARC, han quedado libres varias rutas que quedan ahora a disposición de nuevos grupos criminales. Fuentes venezolanas&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/guerrilla-epl-colombia-invade-region-fronteriza-venezuela-informe/">informaban en agosto del año pasado</a>&nbsp;que otro grupo guerrillero colombiano, el Ejército Popular de Liberación (EPL), se había establecido en&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;por primera vez. También el grupo criminal Los Rastrojos, prácticamente desaparecido en Colombia, parece que empieza a resurgir en&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>.</p> <p>“Los Rastrojos han empezado a reclutar a ciudadanos venezolanos y han aumentado su presencia en ese país”,&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/caos-en-venezuela-contribuye-a-resurgimiento-de-los-rastrojos-de-colombia/">informaba <em>Insight Crime</em> en julio</a>. “La actual inestabilidad del país y la corrupción galopante en el seno de las fuerzas de seguridad venezolanas abonan el terreno para el crimen organizado colombiano y Los Rastrojos han sacado provecho de estas dinámicas”.</p> <p>Como puede observarse en la República Dominicana, el papel de los venezolanos en el tráfico de drogas por el Caribe es cada vez más importante y están ya sustituyendo a los colombianos como <em>mulas</em> o como tripulación de lanchas rápidas. “Cuatro de cada cinco lanchas rápidas que llegan a las costas de la República Dominicana transportando cocaína llevan ahora venezolanos a bordo”,&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/eeuu-trata-ponerse-dia-estrategia-cooperacion-caribe/"><em> </em>informaba <em>Insight Crime </em>en junio</a>.</p> <p>Verny Troncoso, el fiscal encargado de casos de narcotráfico en Santo Domingo, comentaba que las autoridades dominicanas “cada semana, desde finales de octubre 2016, detienen a tres o cuatro venezolanos que llegan a los aeropuertos del país con estupefacientes ingeridos u ocultos en sus maletas”.</p> <p>La importancia de&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;como punto de partida de narcovuelos lo puso también en evidencia el Ministro de Seguridad de Costa Rica cuando,&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/funcionarios-costa-rica-advierten-sobre-creciente-narcotrafico-maritimo-cocaina/">en mayo de 2017</a>, mostró un mapa con las rutas del tráfico de cocaína por Centroamérica. En dicho mapa puede verse claramente que&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;es el principal punto de partida del tráfico aéreo de droga (representado por las líneas amarillas), especialmente hacia Honduras y México.</p> <p><em><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Map Drug Trafficking routes_1.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Map Drug Trafficking routes_1.png" alt="" title="" width="460" height="294" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>(Mapa de las rutas del narcotráfico en Centroamérica, 2017. Fuente: La Nación)</span></span></span></em></p><p>“Por desgracia,&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;es ya un estado fallido y un narcorégimen”, decía&nbsp;Mike Vigil, ex agente de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) en agosto, dos días después de las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente que afianzaron el gobierno de Maduro en el poder.</p> <h3><strong>La ‘mano dura’ de Maduro</strong></h3> <p>Con la Constituyente, Maduro logró salir airoso de la conflictividad política imperante en 2017. Sin embargo, con anterioridad, en los momentos en que el régimen parecía debilitarse, el gobierno de Maduro no dudó en reprimir manifestaciones usando “mano dura” y la<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/informe-desenmascara-terror-estado-fuerzas-seguridad-venezuela/">&nbsp;OLP</a>&nbsp;(Operación de Liberación y Protección del Pueblo), una&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/sigue-controversia-sobre-nueva-operacion-seguridad-venezuela/">estrategia de seguridad</a>&nbsp;que se saldó con más de 500 personas muertas a manos de agentes de la fuerza pública, además de denuncias de tortura y otras violaciones de derechos humanos.</p> <p><a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/gobierno-venezuela-propone-armar-civiles-combatir-crimen/">Fue en enero</a>, cuando Maduro anunció un nuevo paquete de medidas de seguridad, en el que proponía armar a civiles para combatir el crimen. A pesar de que no hay pruebas de que el gobierno les entregara armas de manera oficial, el hecho es que el régimen contó desde entonces con “colectivos” de civiles armados (que ahora se dedican también a actividades delictivas), a los que se les tolera el uso de fuerza y que participan en operaciones de seguridad ciudadana.</p> <p>De abril a julio, dichos colectivos acabaron siendo actores principales durante la oleada de protestas contra del régimen. Intervinieron de manera violenta contra de los manifestantes e incluso se les responsabilizó del presunto homicidio de varios opositores. Como&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/asamblea-nacional-venezuela-enfoca-en-colectivos-progobierno/">informaba <em>Insight Crime </em>en abril</a>, “A pesar de la evidencia de la implicación de los colectivos en actividades criminales, se están convirtiendo en una herramienta esencial del gobierno para mantenerse en el poder”.</p> <p>La “mano dura” contribuyó a estabilizar el régimen de Maduro en el ámbito político al acabar el año. Pero no ha tenido impacto alguno en la reducción de la criminalidad. Según estimaciones de expertos, en 2017 se superó de nuevo la cota de 20.000 homicidios. La cifra es similar a la de 2016, cuando hubo 21.752 homicidios, según informe del Fiscal General, lo que representa una tasa de 70 por cada 100.000 habitantes - una de las más altas de la región.</p> <p>“Dada la anarquía y el caos que impera en las calles, los grupos criminales van a aprovechar la coyuntura. Sin duda, el tráfico de drogas aumentará. Más organizaciones colombianas se trasladarán a&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;[…] y mucha gente se dedicará al narcotráfico porque no tienen otra opción - no hay trabajo, no hay dinero, no hay víveres”, advertía &nbsp;Mike Vigil, el ex agente de la DEA.</p> <h3><strong>Las sanciones no afectan a las economías ilícitas</strong></h3> <p>Las sanciones internacionales contra miembros del gobierno, incluido el propio presidente Nicolás Maduro, no han logrado debilitar el poder del régimen ni tampoco afectar los vínculos que mantienen algunos de sus líderes con el crimen transnacional.</p> <p>En febrero y julio de 2017, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos decretó&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/nuevas-sanciones-estados-unidos-incluyen-altos-funcionarios-venezuela-vinculos-criminales/">sanciones</a> económicas e incluyó a más de una docena de altos cargos del gobierno de&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;en la lista de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).</p> <p>De estos, el más conspícuo fue sin duda Tareck&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/nuevo-vicepresidente-venezuela-representa-reciente-caso-alto-funcionario-vinculado-narcotrafico/">El Aissami</a>, Vicepresidente de la República y exgobernador del estado Aragua, al que el Departamento del Tesoro calificó lisa y llanamente de narcotraficante. Se trata del cargo &nbsp;gubernamental de&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/sanciones-eeuu-vicepresidente-venezuela-apuntan-altos-rangos-gobierno/">más alto rango</a>&nbsp;señalado por este delito. Se le acusa también de estar implicado en un&nbsp;“<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/sanciones-eeuu-vicepresidente-venezuela-apuntan-altos-rangos-gobierno/">puente terrorista-criminal”</a>&nbsp;con militantes islamistas y de transferir fondos ilícitos a Oriente &nbsp;Medio.</p> <p>Sus bienes, así como los de su testaferro, el empresario&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/capo-venezuela-desvio-millones-dolares-programa-alimentos-estatales-informe/">Samark López Bello</a>, fueron embargados por el gobierno de Estados Unidos&nbsp;por “proporcionar ayuda material, asistencia financiera, o bienes y servicios, en apoyo a actividades de narcotráfico internacional, y por trabajar para El Aissami, o en nombre de éste”, según reza la nota de prensa publicada por el Departamento del Tesoro tras la&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/sanciones-eeuu-vicepresidente-venezuela-apuntan-altos-rangos-gobierno/">sanción</a>.</p> <p>Sin embargo, ambos han continuado con sus actividades. De hecho,&nbsp;las sanciones <a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/expertos-dicen-sanciones-eeuu-presidente-venezuela-ningun-impacto/">no han afectado</a>&nbsp;para nada sus conexiones con el crimen organizado. Y López sigue en el negocio de las importaciones de alimentos para los planes de alimentación del gobierno. </p> <p>El Aissami, desde la&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/solicitudes-estados-unidos-sancionar-venezuela-podrian-impactar-crimen-organizado/">vicepresidencia</a>, ha ampliado su poder. Durante las elecciones a gobernadores, el pasado mes de octubre, logró colocar a varios de sus aliados en estados clave para el tráfico de drogas y las actividades del crimen organizado, como Sucre y Aragua.</p> <p>Tras las elecciones, <em>InSight Crime</em>&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/gran-ganador-elecciones-venezuela-crimen-organizado/">escribió</a> que&nbsp;“el verdadero ganador de la controvertida votación parece ser el crimen organizado, ya que el gobierno ha respaldado y ha recibido el respaldo de elementos criminales con los que mantiene estrechos lazos”.</p> <p>El estado Aragua es, además, la base de la&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/megabandas-nuevos-grupos-criminales-venezuela/">megabanda</a>&nbsp;el&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/tiroteo-policia-carcel-venezuela-demuestra-control-ejercen-criminales/">Tren de Aragua</a>, dirigida desde la&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/investigaciones/prisiones-venezuela-pranes-criminalidad-revolucionaria/">prisión</a>&nbsp;de Tocorón. Las megabandas son organizaciones criminales que operan en&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;y están integradas por más de 50 hombres que usan armas de guerra.</p> <p>Otro paquete de sanciones de Estados Unidos llegó en julio, después de las protestas políticas en Venezuela. Esta vez, las sanciones incluyeron al presidente Nicolás Maduro, que el Departamento del Tesoro calificó de&nbsp;<a href="https://www.treasury.gov/press-center/press-releases/Pages/sm0137.aspx">“dictador”</a>. Pero los problemas para Maduro no terminaron aquí: en diciembre, dos de sus&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/caso-narcosobrinos-venezuela-sugiere-complicidad-gobierno-narcotrafico/">sobrinos</a>&nbsp;fueron declarados culpables por un juzgado federal en Nueva York por conspiración para introducir 800 kilos de cocaína en Estados Unidos y sentenciados a 18 años de prisión.</p> <p>Entre los nombrados por el Departamento del Tesoro está también Néstor Reverol, exzar de la droga en&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;y excomandante de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), al que Maduro <a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/elegido-gabinete-presidente-venezuela-politiza-casos-drogas-mas">&nbsp;nombró Ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz</a>&nbsp;al día siguiente de que fuera acusado por Estados Unidos de participar presuntamente en una red de tráfico transnacional de cocaína. Reverol es, además, colaborador íntimo de El Aissami.</p> <p>También está incluida en la lista la exministra de Servicios Penitenciarios, Iris Varela, acusada de favorecer al crimen organizado al haber dejado el control de las cárceles del país en manos de los reclusos.&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/ministra-asuntos-penitenciarios-venezuela-pide-internos-reducir-motines/">En mayo</a>, Varela admitió que solicitó a determinados reclusos que se hicieran cargo ellos mismos de un motín en el que murieron por lo menos 9 presos.</p> <p>Son múltiples los casos que ilustran el control que ejercen los reclusos dentro de las prisiones venezolanas.&nbsp;En un <a href="https://es.insightcrime.org/investigaciones/el-dilema-de-prisiones-en-latinoamerica/">informe</a>&nbsp;publicado en septiembre de 2017 por <em>Insight Crime</em>, se describe el poder los <em>pranes</em> y sus vínculos con el crimen organizado: “Irónicamente, el gobierno de los <em>pranes</em> parece más eficiente que el de Maduro: administran justicia con rapidez, y mientras que la comida escasea en los supermercados, los <em>pranes</em> son capaces de obtener todos los alimentos que necesitan”.</p> <h3><strong>Más control militar&nbsp;</strong></h3> <p>La&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/presidente-venezuela-ahonda-militarizacion-con-reorganizacion-gabinete/">militarización</a>&nbsp;ha sido una constante en los gobiernos revolucionarios ya en tiempos del expresidente Hugo Chávez y también de su sucesor, Nicolás Maduro. En 2017, sin embargo, Maduro estableció un récord al designar a 12 oficiales de la fuerzas armadas como ministros – el mayor número de militares en el gobierno de&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;de los últimos 17 años.</p> <p>En junio, Maduro nombró ministros a los generales Carlos Osorio Zambrano, Juan de Jesús García Toussaintt y Luis Motta Domínguez, acusados de tráfico de alimentos, tráfico de oro y diamantes y narcotráfico, respectivamente. “La militarización del gpbierno venezolano es inquietante, considerando la pérdida de legitimidad de las fuerzas de seguridad del país por la actividad criminal que se extiende <a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/presidente-venezuela-ahonda-militarizacion-con-reorganizacion-gabinete/">entre sus filas</a>”, escribía <em>Insight Crime </em>tras la reorganización del gabinete.</p> <p>En un<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/informe-reciente-describe-evolucion-y-militarizacion-narcotrafico-venezuela/">&nbsp;informe</a>&nbsp;de marzo de 2017, Mildred Camero, ex juez y zar de la droga en&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>, describía la evolución de la partición de los militares venezolanos en el narcotráfico y destacaba la presencia de oficiales de alto rango en esta actividad criminal.</p> <p>La&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/presidente-venezuela-ahonda-militarizacion-con-reorganizacion-gabinete/">tendencia</a>&nbsp;a la militarización no es un buen augurio para los altos índices de violencia en el país, en los que se incluyen denuncias de violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad – denuncias que indican, como apuntaba <em>Insight Crime </em>en junio, “que la política del gobierno de incluir a elementos militares en la lucha contra el crimen ha dado pie a repetidos casos de&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/noticias-del-dia/masacre-venezuela-destaca-violencia-generalizada-fuerzas-seguridad">ejecuciones extrajudiciales</a>”.</p> <p>Al finalizar 2017, Maduro y su entorno se habían reforzado. El vicepresidente El Aissami, convertido en uno de los hombres hoy más cercanos al mandatario venezolano, anunciaba la candidatura de su jefe a las elecciones presidenciales de 2018. De cara a esta contienda electoral, Maduro ha hecho nuevos reajustes en su gabinete y ha colocado a más militares en cargos tan importantes como la presidencia de Petróleos de Venezuela. El mandatario intenta blindarse, con el apoyo de los militares, para proteger la fragilidad institucional que ha caracterizado su gobierno.</p> <p>El problema es que Maduro y El Aissami han colocado en puestos clave a uniformados de su confianza, principalmente de la GNB, que es una fuerza que dio origen a El Cártel de Soles, un&nbsp;<a href="https://es.insightcrime.org/noticias/analisis/caso-narcosobrinos-venezuela-sugiere-complicidad-gobierno-narcotrafico/">grupo</a>&nbsp;formado por integrantes de la fuerzas de seguridad de&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;dedicado al tráfico de cocaína y al que se relaciona con otras actividades criminales como el contrabando de combustible, minerales y alimentos.</p> <p>&nbsp;_______</p> <p>Este artículo fue elaborado por la Unidad Investigativa Sobre Venezuela de <em>Insight Crime</em>. Puede leer el original <em><strong><a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/gamechangers-2017-venezuela-maduro-administration-strengthens-criminal-ties/">aquí</a></strong></em></p><p>&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/am-rica-latina-frente-venezuela">América Latina frente a Venezuela</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-receta-para-el-conflicto">Venezuela: receta para el conflicto</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/pablo-stefanoni/el-retroceso-nacional-estalinista">El retroceso «nacional-estalinista»</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Conflict </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Conflict Democracy and government Economics InSight Crime Fri, 19 Jan 2018 16:42:27 +0000 InSight Crime 115728 at https://www.opendemocracy.net Venezuela’s administration and organized crime: a partnership? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/insight-crime/venezuela-s-administration-and-organized-crime-partnership <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/"><strong>Venezuela</strong></a>’s role as a hotbed for organized crime in the Americas has deepened in the last year. The country’s political, economic and social crises have strengthened illegal economies. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/insight-crime/el-gobierno-venezolano-fortalece-al-crimen-organizado">Español</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31174545.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31174545.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Venezuela's President Nicolas Maduro (C) reacts during an event to deliver the formal request for a National Constituent Assembly to modify the country's Constitution in Caracas, Venezuela, on May 3, 2017. Boris Vergara/Xinhua News Agency/PA Images</span></span></span></p><p>There is evidence that drugs produced in Colombia <a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/recent-drug-seizures-venezuela-highlight-challenges-than-results/">continue to pass</a>&nbsp;freely through&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>’s border. Following the demobilization of the Revolutionary Armed Forces of Colombia (FARC), trafficking routes are now under the control of several new criminal groups. In August last year, for example, <a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/colombia-epl-guerrillas-invade-venezuela-border-region-report/">experts pointed out</a>&nbsp;that another Colombian rebel group, the Popular Liberation Army (EPL), has established a presence in&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;for the first time this year. The Rastrojos, once one of Colombia’s most powerful criminal groups, have also begun to emerge in&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;after practically disappearing in their home country.</p> <p>“The Rastrojos have started recruiting Venezuelan nationals and have increased their presence in&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>”, <em>Insight Crime </em><em><a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/rastrojos-colombia-resurgence-venezuela-links/">reported in July</a>.</em>&nbsp;“The ongoing instability and rampant corruption in the Venezuelan security forces provides fertile ground for Colombian organized crime, and the Rastrojos have taken advantage of these dynamics.”</p> <p>The role of Venezuelans in trafficking drugs through the Caribbean has also grown, as observed in the Dominican Republic. Venezuelans are now replacing Colombians as drug mules and speedboat operators.</p> <p>In June, <em>InSight Crime </em><em><a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/us-plays-catch-up-engagement-strategy-caribbean/">reported&nbsp;</a></em>that “four out of every five speedboats arriving on the Dominican Republic’s coasts carrying cocaine shipments now have Venezuelans on board.”</p> <p>Verny Troncoso, the lead prosecutor in charge of narcotic cases for the province of Santo Domingo, declared that “every week since late October 2016, officials have captured three to four Venezuelans arriving at the country’s airports with drugs either ingested or hidden in suitcases.”</p> <p>2017 also laid bare&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>’s role as a base for drug flights. In May, <em>InSight Crime</em> reported on a map presented by Costa Rica Security Minister Gustavo Mata Vega that illustrates cocaine trafficking routes through Central America. The yellow lines on the map, which indicate aerial drug trafficking routes, clearly <a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/costa-rica-officials-warn-growing-maritime-drug-trade-cocaine-surge/">show</a>&nbsp;that&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>&nbsp;is the main starting point for flights headed mostly to Honduras and Mexico.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Map Drug Trafficking routes_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Map Drug Trafficking routes_0.png" alt="" title="" width="460" height="294" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Map showing drug trafficking routes, courtesy La Nación via InSightCrime</span></span></span></p> <h3><strong>Maduro’s ‘Iron Fist’</strong></h3> <p>“<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>, unfortunately, is now a failed state and narco regime”, Mike Vigil, a retired Drug Enforcement Administration (DEA) agent with decades of experience in Latin America, said in August - just two days after National Assembly elections strengthened the Maduro administration’s power.</p><p class="mag-quote-right">“<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>, unfortunately, is now a failed state and narco regime” Mike Vigil said</p> <p>With the support of the National Assembly, Maduro was largely able to overcome political conflicts in 2017. However, in moments when the administration appeared to be weakening, it clung to power with <em>mano dura </em>- that is, iron fist repression of political protests and the continuation of a <a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/report-unmasks-state-terror-venezuela-security-forces/">controversial security initiative</a>&nbsp;known as “Operation Liberation and Protection of the People” (OLP). The OLP <a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/controversy-continues-over-venezuela-s-new-security-operation/">security strategy</a>&nbsp;led to more than 500 killings by security force officials, in addition to reports of torture and other human rights violations.</p> <p>In January, Maduro <a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/venezuela-govt-proposes-arming-civilians-combat-crime/">announced&nbsp;</a>a new package of security measures in which he proposed arming civilians in the fight against organized crime. Although no evidence ever surfaced indicating that the government actually provided these arms, the administration has relied on armed civilians’ <em>colectivos</em>. The government has allowed these collectives to use force and some have participated in official security operations. The <em>colectivos</em> are also known to engage in a variety of criminal activities.</p> <p>Between April and July, the <em>colectivos</em> became key actors during a wave of massive anti-government protests. They violently intervened in the protests and have been accused of murdering several opposition protesters. As <em>InSight Crime </em><em><a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/venezuela-national-assembly-targets-government-supported-colectivos/">reported</a>&nbsp;</em>in April, “despite mounting evidence of the <em>colectivos’</em> involvement in criminal enterprises, they are becoming an essential tool for the government to maintain its grip on power.”</p> <p>The Maduro administration’s hard-line security policies appear to have contributed to a stabilization of the political sphere ahead of the year’s end. However, the iron fist approach has not had any significant impact on crime reduction. In 2017, there were more than 20.000 homicides, according to estimates, a figure that comes close to that of 2016, when the Attorney General’s Office registered 21.752 homicides. This represents a rate of 70 homicides per 100.000 citizens, one of the highest in the region.</p> <p>Former DEA agent Vigil also warned that “with all the anarchy, with all the chaos spilling out into the street, that is going to be taken advantage of by the criminal groups there. It will definitely increase drug trafficking. And a lot of people will go into the drug trade because they have no option - &nbsp;there’s no jobs, no money, no supplies.”</p> <h3><strong>Sanctions lack Impact</strong></h3> <p>International sanctions against government officials, including President Nicolás Maduro, have failed to weaken the regime’s power and have helped solidify its leaders’ ties to transnational crime.</p> <p class="mag-quote-left">International sanctions against government officials, including President Nicolás Maduro, have failed to weaken the regime’s power&nbsp;</p><p>The US Treasury Department’s Office of Foreign Assets Control (OFAC) sanctioned&nbsp;more than a dozen current and former Venezuelan officials in February and July 2017.</p> <p>Venezuelan Vice President Tareck El Aissami was perhaps the most high profile <a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/new-venezuela-vp-latest-top-official-linked-drug-trade/">official&nbsp;</a>included on the OFAC list. The US Treasury Department <a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/us-sanctions-venezuela-vp-hit-highest-government-rank-yet/">sanctioned</a>&nbsp;El Aissami for his alleged involvement in drug trafficking, making him the highest-level government official to be accused of this crime. He has also been implicated in a “criminal-terrorist pipeline” allegedly involving militant Islamists and the transfer of illicit funds and drugs to the Middle East.</p> <p>El Aissami’s assets and those of his business frontman Samark López Bello, were frozen by the US government, for “providing material assistance, financial support, or goods, or services, in support of the international narcotics trafficking activities of, and acting for, or on behalf of, El Aissami”, according to the press release announcing the sanctions.</p> <p>Nonetheless, both individuals have continued their activities. In fact, the sanctions <a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/us-sanctions-president-maduro-promise-zero-impact-experts-say/">did not affect</a>&nbsp;their ties to organized crime. López remains in the business of importing food products for the government’s nutrition program.</p> <p>As vice president, El Aissami has gained more power. During the October elections for governorships, El Aissami helped place several of his allies at the helm of key states for drug trafficking and other criminal activities, such as Sucre and Aragua.</p> <p>Following these elections, <em>InSight Crime </em><em><a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/big-winner-venezuela-elections-organized-crime/">wrote</a>&nbsp;</em>that “the real winner of the controversial vote seems to be organized crime, as the current administration has both supported and received support from criminal elements to which it is closely tied.”</p> <p>The state of Aragua, where El Aissami served as governor and where one of his allies was recently elected, is also the base of operations for the Tren de Aragua, a heavily armed <em><a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/mega-gangs-latest-collective-venezuela-organized-crime/">megabanda</a>,</em>&nbsp;a huge gang run from inside the Tocorón <a href="https://www.insightcrime.org/investigations/venezuela-prisons-pranes-revolutionary-criminality/">prison</a>.</p> <p>Another wave of US sanctions came in late July 2017 amid political protests. These sanctions included President Nicolás Maduro, whom the US Treasury Department <a href="https://www.treasury.gov/press-center/press-releases/Pages/sm0137.aspx">described</a>&nbsp;as a “dictator”. In December, two of Maduro’s nephews were <a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/is-narco-nephews-sentencing-political-message-venezuela/">sentenced</a>&nbsp;to nearly two decades in prison by a US court for plotting to ship 800 kilograms of cocaine to the United States.</p> <p>Among the other officials sanctioned at this time was Néstor Reverol, the former head of&nbsp;<a title="Venezuela" href="https://www.insightcrime.org/tag/venezuela/">Venezuela</a>’s anti-drug agency and a former commander of the Bolivarian National Guard (GNB). In August, just one day after US federal prosecutors unsealed an indictment accusing Reverol of participating in a transnational cocaine trafficking network, Maduro <a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/venezuela-president-s-choice-for-interior-minister-further-politicizes-drug-charges/">appointed him&nbsp;</a>Interior Minister. Reverol is also one of El Aissami’s staunchest supporters.</p> <p>Former Prison Minister Iris Varela was also among those sanctioned. Varela has been accused of helping criminal networks to flourish by allowing inmates to control the country’s prisons. In May, Varela <a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/neutralize-the-riot-venezuela-prison-minister-told-inmates/">admitted</a>&nbsp;that she called on inmates to “neutralize” a violent riot in their prison that left at least 9 dead.</p> <p>Multiple cases have illustrated the magnitude of control exercised by inmates in the country’s prisons. In an <a href="https://www.insightcrime.org/investigations/venezuela-prisons-pranes-revolutionary-criminality/">investigation</a>&nbsp;published in September, <em>InSight Crime</em> described the power of the <em>pranes</em>, or prison gang leaders, and their ties to organized crime: “Ironically it seems the <em>pranes</em> run a more efficient government than Maduro. Justice is swift, and while food is scarce on supermarket shelves, the <em>pranes</em> seem able to get all the food they need”.</p> <h3><strong>Expanded military control</strong></h3> <p>Militarization has been a constant feature of the administrations of former President Hugo Chávez and his successor Maduro. The current administration set a record by appointing 12 military officers to positions as ministers, the most of any Venezuelan cabinet in the last 17 years.</p> <p class="mag-quote-center">The ongoing militarization of the Venezuelan state is worrying, given that the country’s security forces have lost much of their legitimacy due to widespread criminal activity within their ranks</p><p>In July 2017, Maduro appointed Generals Carlos Osorio Zambrano, Juan de Jesús Toussaintt and Luis Motta Domínguez to join his cabinet. These generals have been accused of involvement in the trafficking of food, drugs, gold and diamonds.</p> <p>“The ongoing militarization of the Venezuelan state is worrying, given that the country’s security forces have lost much of their legitimacy due to widespread criminal activity within their ranks<em>,” InSight Crime </em><em><a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/venezuela-president-maduro-deepens-militarization-cabinet-shake-up/">wrote</a>&nbsp;</em>following a cabinet reshuffling in June.</p> <p>In a March 2017 report, former judge and drug czar Mildred Camero <a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/evolution-militarization-venezuela-drug-trade-report/">described</a>&nbsp;the evolution of military involvement in drug trafficking and identified high-level officials allegedly participating in the criminal activity.</p> <p>The trend of militarization does not bode well for the country’s high levels of violence, which include reports of human rights violations committed by security forces. As <em>InSight Crime </em><em><a href="https://www.insightcrime.org/news/brief/venezuela-president-maduro-deepens-militarization-cabinet-shake-up/">wrote</a>&nbsp;</em>in June, “reports indicate that the government’s policy of involving military elements in the fight against crime has engendered repeated cases of extrajudicial killings.</p> <p>As 2017 came to an end, Maduro and those around him had become even stronger. Vice President El Aissami, who is now one of Maduro’s closest confidants, announced that his boss will run for reelection in 2018. Ahead of the election, Maduro has made further changes to his cabinet, appointing more military officers to top positions. With the help of these military officials, Maduro hopes to shield himself and protect the fragile hold on power that has characterized his administration.</p> <p>Maduro and El Aissami have appointed trusted soldiers, mainly from the National Guard, to key posts. The National Guard is one of the main branches of the military allegedly involved in the Cartel of the Suns, shadowy groups within the country’s armed forces tied to cocaine trafficking and other criminal activities such as the contraband smuggling of gas, minerals and food.</p> <p>&nbsp;________</p> <p>This article was written by&nbsp;<em>Insight Crime</em>’s Venezuela Investigative Unit. You can read the original<em><strong><a href="https://www.insightcrime.org/news/analysis/gamechangers-2017-venezuela-maduro-administration-strengthens-criminal-ties/"> here&nbsp;</a></strong></em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/venezuela-as-latin-american-challenge">Venezuela as a Latin American challenge</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-blueprint-for-strife">Venezuela: a blueprint for strife</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/pablo-stefanoni/retreat">The &lt;&lt; national-Stalinist &gt;&gt; retreat</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Conflict </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Conflict Democracy and government Economics InSight Crime Fri, 19 Jan 2018 15:35:27 +0000 InSight Crime 115725 at https://www.opendemocracy.net If freedom of the press is democracy, then what do you call this? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/if-freedom-of-press-is-democracy-then-what-do-you-call-this <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Defending media freedom has never been so important. Governments are becoming subtler in attempting to hide the truth. Journalists must become subtler too in uncovering it.<em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/manuel-nunes-ramires-serrano/si-democracia-es-libertad-de-prensa-entonces-esto-qu-"> Español</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30693597.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30693597.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>A woman takes part in a protest against the murder of journalists in Mexico, at Reforma Avenue. Mexico City. March 25, 2017. NurPhoto/SIPA USA/PA Images. All rights reserved.</span></span></span></p><p><em>“We must all know that each mediocrity, each surrender, each act of complacency will harm us as much as the enemy's rifles.”</em></p><p><em>- Albert Camus</em></p> <p>Being a journalist in <a href="https://rsf.org/en/news/turkey-world-leader-imprisoned-journalists">Turkey</a> or <a href="https://www.aljazeera.com/indepth/features/2017/03/egypt-biggest-prisons-journalists-170329073701238.html">Egypt</a> may cost you your freedom. In <a href="https://rsf.org/en/news/syria-211-journalists-killed-conflict-began-six-years-ago">Syria</a> or <a href="https://rsf.org/en/news/deadly-month-journalists-mexico">Mexico</a>, it may cost you your life. According to the <a href="https://rsf.org/en/2017-press-freedom-index-ever-darker-world-map">2017 World Press Freedom Index</a>, the world is becoming a more dangerous place for journalists to do their job. </p> <p>Governments and non-state actors limit the freedom of the press for a variety of reasons. The <a href="http://www.bbc.com/news/world-africa-13317176">Obiangs</a> and <a href="https://www.hrw.org/world-report/2017/country-chapters/turkmenistan">Berdymuhamedovs</a> do it simply to hold on to power. The <a href="https://cpj.org/2017/03/iranian-journalists-arrested-ahead-of-elections.php">Rouhanis</a> and <a href="https://www.nytimes.com/2017/09/14/world/middleeast/saudi-arabia-clerics.html">Salman bin Abdulazizs</a>, to “defend morality”. And the <a href="https://rsf.org/en/turkey">Erdogans</a> and <a href="https://rsf.org/en/venezuela">Maduros</a> to stifle opposition, using social unrest as an excuse. The problem, however, goes well beyond Cold War era dictatorships, autocratic regimes and religious zealots. <a href="https://freedomhouse.org/report/freedom-press/freedom-press-2017">According to Freedom House</a>, only 13% of the world’s population enjoys a free press and media freedom is becoming <a href="https://rsf.org/en/2017-press-freedom-index-ever-darker-world-map">weaker in modern, pluralist</a> democracies, such as <a href="https://rsf.org/en/canada">Canada</a> and <a href="https://rsf.org/en/new-zealand">New Zealand</a>. Even in Europe, the region with the lowest level of media freedom violations in the world, it is losing ground: in the last five years, attacks on the freedom of the press have <a href="https://rsf.org/en/2017-press-freedom-index-ever-darker-world-map">risen by 17.5%</a>. If you think that <a href="https://freedomhouse.org/report/freedom-press/2017/poland">Poland</a> and <a href="https://freedomhouse.org/report/freedom-press/2017/hungary">Hungary</a> are the only states to blame for the region´s declining performance, you <a href="https://rsf.org/en/2017-press-freedom-index-ever-darker-world-map">better think twice</a>.</p><p class="mag-quote-center">Only 13% of the world’s population enjoys a free press.</p> <h3><strong>A global epidemic </strong></h3> <p>Attacks on media freedom are not new, not even <a href="https://www.article19.org/resources/new-article-19-metric-measures-global-threats-freedom-expression-information/">in formal democracies</a>. What is changing is the nature of the attacks. Governments, criminals and other non-state actors have always tried to stop journalists from holding them accountable. Institutionalised censorship, political pressure and physical violence are not a thing of the past. Turkey, the <a href="https://rsf.org/en/turkey">world’s largest prison for journalists</a>, is a good reminder of this reality. But according to <a href="https://rsf.org/en/2017-press-freedom-index-ever-darker-world-map">Reporters Without Borders</a> and <a href="https://freedomhouse.org/report/freedom-press/freedom-press-2017">Freedom House</a>, states are using new, more subtle and sophisticated techniques to intimidate, harass and delegitimate journalists. These practices weaken our democracies and make them prone to manipulation and misinformation. The truth, as Orwell predicted, is on its way to becoming <a href="https://integrallife.com/trump-post-truth-world/">what our leaders want it to be</a>.</p><p>Donald Trump is arguably championing the backlash against journalism worldwide. <a href="https://theintercept.com/2017/05/28/donald-trumps-war-on-journalism-has-begun-but-journalists-are-not-his-main-target/">His crusade against journalists</a> not only jeopardizes his country’s long-standing tradition for defending freedom of expression and media freedom, but opens the door for other politicians to do the same. Authoritarian leaders now think that it is <em>normal</em> to discredit and harass the press. The Egyptian government, for example, <a href="https://theweek.com/speedreads/739647/egypts-government-follows-trumps-example-trumpian-tweet-attacking-cnn">relied on fake news rhetoric</a> to criticize CNN´s coverage of the terrorist attack on a mosque in Sinai. Libya did the same to <a href="https://www.theguardian.com/world/2017/nov/28/libya-slave-trade-cnn-report-trump-fake-news">discredit a CNN report on slavery</a>. <a href="https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/nov/16/libel-action-nigel-farage-fake-news-hope-not-hate">Nigel Farage</a> in the United Kingdom and <a href="https://www.newstatesman.com/austerity-and-its-discontents/2013/03/beppe-grillo-leads-yet-another-right-wing-cult-italy">Beppe Grillo</a> in Italy are among the admirers of this ideal method for distracting citizens and drawing their attention away from the real issues, which consists on focussing on the messenger rather than the message This is the means by which populists of all sorts seek to link journalists to “the Establishment”, and in so doing <a href="https://www.theatlantic.com/international/archive/2017/01/what-trump-means-for-journalism/514160/">undermine the role of the media</a> as watchdogs of power.</p><p class="mag-quote-center">Attacks on media freedom are not new, not even&nbsp;in formal democracies. What is changing is the nature of the attacks.&nbsp;</p> <p>Other countries are taking different paths to thwart media freedom. Andrzej Duda in <a href="https://rsf.org/en/poland">Poland</a> and Viktor Orban in <a href="https://rsf.org/en/hungary">Hungary</a>, for example, are combining political and economic pressure to undermine independent media: they choke them by suppressing public sector advertising, while they favour government-friendly private outlets, and thus curtail media freedom. In Poland, in addition, <a href="http://www.telegraph.co.uk/news/2016/03/29/polish-journalists-lash-out-at-new-purge-culture-in-state-media/">purges in the public media</a> are becoming common and the access of independent media to Parliament has been constrained. In Hungary, a leading left-wing opposition newspaper had to close down after seeing its distribution restricted, its subscriptions cancelled and its advertising drop dramatically after it exposed several <a href="https://www.washingtonpost.com/opinions/global-opinions/a-hungarian-newspaper-embarrasses-the-government-days-later-it-is-shut-down/2016/10/20/3f9d6b24-9494-11e6-bc79-af1cd3d2984b_story.html?utm_term=.8d2f3081b08c">cases of corruption</a> in Mr Orban´s government. </p> <p>But while indirect methods of repression seem to have become the new normal in <a href="https://www.foreignaffairs.com/articles/1997-11-01/rise-illiberal-democracy">illiberal democracies</a>, the liberal ones, like <a href="https://rsf.org/en/germany">Germany</a> or <a href="https://rsf.org/en/new-zealand">New Zealand</a>, are adopting measures that threaten the journalists’ capacity to find and protect their sources: <a href="https://rsf.org/en/germany">persecuting whistle-blowers</a> and <a href="https://rsf.org/en/chile">introducing gag laws</a> are direct attacks on media freedom and on their ability to protect the public interest. The <a href="http://www.legislation.gov.uk/ukpga/2016/25/contents/enacted">Investigatory Power Act</a> enacted in the <a href="https://rsf.org/en/united-kingdom">United Kingdom</a> is another example.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31165594_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31165594_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Demonstrators protest in front of the Turkish embassy in Berlin, Germany, 3 May 2017. Maurizio Gambarini/DPA/PA Images. All rights reserved. </span></span></span></p><h3><strong>Latin American sins</strong></h3> <p>Sophisticated as the new methods to make it more difficult for journalists to do their job may be, most of them are not deadly. They may eventually <em>kill</em> our democracies, but journalists in Canada, Namibia or New Zealand are less likely to be shot than their counterparts in Mexico or Syria. As a matter of fact, Latin America and the Caribbean was the deadliest region in the world for journalists in 2017.</p><p class="mag-quote-center">Mexican journalists who cover political corruption cases and organised crime are systemically harassed, targeted and killed.</p> <p>More journalists<a href="https://ipi.media/programmes/death-watch/"> died in Mexico than in Syria or Iraq</a>, even though the overall number of casualties around <a href="https://ipi.media/mexico-most-deadly-country-for-journalists-in-2017/">the world dropped</a> slightly last year. What is worse, justice is not expected any time soon, as corruption and impunity permeate local power. Mexican journalists who cover political corruption cases and organised crime are systemically harassed, targeted and killed. The <a href="http://www.proceso.com.mx/515659/ejecutan-al-reportero-gumaro-perez-aguilando-en-el-sur-de-veracruz">assassination of Gumaro Pérez Aguilando</a>, who was shot while attending his son´s school Christmas pageant, speaks for itself. Criminals run free in Mexico, while journalists are killed with impunity. </p> <p>Violence against journalists is an epidemic in many countries in the region. Reporting on police abuses and government corruption is a very dangerous activity in <a href="https://rsf.org/en/el-salvador">El Salvador</a>, or <a href="https://rsf.org/en/honduras">Honduras</a>, and the lack of protection mechanisms, corruption and political instability in <a href="https://rsf.org/en/brazil">Brazil</a> explain why it continues to be one of Latin America’s most violent countries for journalists. As for <a href="https://rsf.org/en/colombia">Colombia</a>, it still has a long way to go to fight off drug-related violence against media personnel.</p><p class="mag-quote-center">Fact-based and serious journalism is not merely a demand, but an existential antidote against&nbsp;narcissistic nationalism, nihilism and resentment.&nbsp;</p> <p>Media freedom in <a href="https://rsf.org/en/venezuela">Venezuela</a> is very limited, as Nicolas Maduro does his best to silence local independent media and is fond of expelling foreign journalists. But in <a href="https://rsf.org/en/bolivia">Bolivia</a> too journalists have been targeted and threatened for expressing criticism of the government, which seems to have had problems digesting its defeat at the referendum which would have allowed President Evo Morales to run for yet another term in 2019. </p> <p>As for <a href="https://rsf.org/en/argentina">Argentina</a>, legislation enacted by President Macri encourages <a href="http://oxfordindex.oup.com/view/10.1093/acprof:oso/9780199987238.003.0019">greater concentration of media ownership</a>, which is already enormous, thus endangering pluralism and ultimately determining the disappearance of local media. Cuba, meanwhile, remains Latin America’s <a href="https://rsf.org/en/cuba">worst media freedom violator</a>, and Costa Rica <a href="https://rsf.org/en/costa-rica">is, again, the exception</a> in a region plagued by corruption and violence. </p> <h3><strong>Defending democracy</strong></h3> <p>Walter Cronkite famously said that “freedom of the press is not just important for democracy, it <em>is</em> democracy”. In as far as he was right, we are today, slowly but steadily, moving towards a system of government that may look like democracy, <a href="https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/pierre-rosanvallon-manuel-nunes-ramires-serrano/nationalism-is-substitute-for-equa">but is not</a>. </p><p class="mag-quote-center">The question we should ask ourselves is not if we can weather this storm, but what would happen to our societies if we were to fail in doing so.</p><p>Autocrats and dictators are not alone anymore in trying to find ways to curtail media freedom by discrediting the messengers, undermining newspapers through <em>economic coups</em>, and passing laws <em>against</em> journalists and their sources – modern democracies do it too. </p> <p>The question we should ask ourselves is not if we can weather this storm, but what would happen to our societies if we were to fail in doing so. Journalists should be aware that in today´s world, they are the last defence against <a href="https://www.brookings.edu/essay/covering-politics-in-a-post-truth-america/">manipulation and misinformation</a>. Fact-based and serious journalism is not merely a demand, but an existential antidote against <a href="https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2017/03/14/on-fox-friends-journalism-matters-equals-anti-trump-rhetoric/?utm_term=.147d6071749c">narcissistic nationalism, nihilism and resentment</a>. Freedom of the press is not something you can give up one day, and reclaim the next. It is the means by which journalists hold power accountable. The day we stop using it, our democracies will become hollow concepts, <a href="https://www.newyorker.com/news/daily-comment/democracy-and-facts-in-the-age-of-trump">devoid of any true substance</a>. </p> <p>Defending media freedom has never been so important. Governments and non-state actors are becoming subtler in attempting to hide the truth. Journalists must <a href="https://www.nytimes.com/2017/09/18/business/media/fight-fake-news.html">become subtler too in uncovering it</a>. For there can be no democracy with a mute press. &nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/carmen-aristegui-oleguer-sarsanedas/you-must-respect-fear">You must respect fear</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/civicus/on-world-press-freedom-day-journalists-are-assailed-on-all-fronts">On World Press Freedom Day, journalists are assailed on all fronts</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/can-europe-make-it/john-dalhuisen/what-will-it-take-for-world-to-break-its-silence-on-turkey">Is the world finally breaking its silence on Turkey?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/umut-ozkirimli/fear-and-loathing-in-turkish-academia-tale-of-appeasement-and-complicity">Fear and loathing in Turkish academia: a tale of appeasement and complicity </a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/fernando-sdrigotti/press-freedom-in-argentina-on-silencing-of-p-gina-12-and-diario">Press freedom in Argentina — On the silencing of Página 12 and Diario Registrado</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/uk/austerity-media/lia-paschalia-spyridou/press-freedom-in-post-democracy-greece">Press freedom in &#039;post-democracy&#039;: Greece </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Mexico </div> <div class="field-item even"> Brazil </div> <div class="field-item odd"> Argentina </div> <div class="field-item even"> Venezuela </div> <div class="field-item odd"> Cuba </div> <div class="field-item even"> Costa Rica </div> <div class="field-item odd"> Bolivia </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Bolivia Costa Rica Cuba Venezuela Argentina Brazil Mexico Civil society Conflict Democracy and government International politics Manuel Nunes Ramires Serrano Fri, 05 Jan 2018 10:59:13 +0000 Manuel Nunes Ramires Serrano 115511 at https://www.opendemocracy.net Populismo por todas partes https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/lena-lavinas/populismo-por-todas-partes <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Múltiples formas de populismo amenazan nuestro futuro común. El rol de los intelectuales progresistas es contribuir a aclarar lo que está en juego y proponer nuevos caminos a seguir. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/lena-lavinas/populism-has-no-side">English</a></em></strong><strong></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/1024px-detalle_de_lenin.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/1024px-detalle_de_lenin.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Detalle de Lenin en la obra "El hombre en la encrucijada" (1934), de Diego Rivera. Mural en exposición permanente en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Imagen: Jaontiveros/Wikimedia Commons. Algunos derechos reservados.</span></span></span></p><p>No debería culparse el resurgir del populismo únicamente a una revitalización de la extrema derecha. El populismo puede abordarse como herramienta conceptual o como fenómeno político y social, como fenómeno estructural o coyuntural. Por consiguiente, debe reconocerse que existe una variedad de populismos y que América Latina puede servir como ejemplo en este sentido. Porque el populismo en América Latina, a mi entender, está determinado estructural y coyunturalmente: se alimenta de todo tipo de crisis recurrentes. Como es bien sabido, la retórica de las crisis es intrínseca al populismo. Tengamos, pues, en cuenta que el repertorio de populismos es bastante amplio. No se trata solo de una marca de la derecha radical, aunque el populismo de derecha sea particularmente alarmante.</p> <p>El populismo ha sido un rasgo importante de la política y el desarrollo económico de América Latina desde la década de 1940. Perón en Argentina, Vargas en Brasil, Haya de la Torre en Perú, Velasco Ibarra en Ecuador, Cárdenas en México, o Gaitán en Colombia - por citar a los líderes que desempeñaron sus cargos durante la primera oleada de sustitución de importaciones, el período en que la intervención estatal fue clave para promover las relaciones capitalistas a través de un proceso de industrialización bajo la dirección del Estado. El proteccionismo (no solo para impulsar a los sectores nacionales, sino también para proteger a las élites) y algún intento de desarrollo de sistemas de seguridad social como modo de conformar un nuevo proletariado formaban parte del menú. La mayoría de los líderes mencionados llevaron a cabo políticas nacionalistas y algunos de ellos llevaron a cabo también políticas redistributivas - dentro de unos límites -, incorporando a la "nación" aquellos segmentos de la población previamente excluidos, aplicando políticas heterodoxas o liberales según las circunstancias, y gobernando ateniéndose a principios democráticos o, a menudo - no lo olvidemos -, siguiendo patrones autoritarios.</p> <p>Todos estos líderes luchaban contra las oligarquías mientras creaban coaliciones que generaban nuevas oligarquías y sociedades no más homogéneas e igualitarias. América Latina sigue marcada por una heterogeneidad estructural, tanto productiva como, sobre todo, social. A pesar de sus notables diferencias, estas plataformas populistas en distintos países latinoamericanos se caracterizaron por una dinámica de inclusión social y se beneficiaron del masivo apoyo popular que les aportó una nueva clase obrera industrial urbana que fue, a su vez, cooptada rápida y sistemáticamente por los líderes políticos – todo lo cual, acompañado por el surgimiento de unas nuevas elites.</p><p class="mag-quote-right">Todos estos líderes luchaban contra las oligarquías mientras creaban coaliciones que generaban nuevas oligarquías</p> <p>Este tipo de populismo, al que se conoce como "populismo clásico" y se asocia con la modernización de las sociedades latinoamericanas, acabó reprimido por una serie de golpes militares. Luego resurgió, como una nueva ola, durante el proceso de redemocratización a finales de los años 80 y 90: Menem en Argentina, Collor en Brasil y Fujimori en Perú son, todos ellos, ilustrativos de esta nueva ola de clientelismo de corte abiertamente neoliberal que ha dado en llamarse "neopopulismo neoliberal".</p> <p>Pero hubo luego una tercera ola. Sucedió tras la Marea Rosa y se caracterizó por un cambio en la tradición con el advenimiento de un populismo radical comprometido con la refundación de la "nación” y la reinvención del socialismo del siglo XXI. A Chaves, Morales y Correa les llevaron al poder las masas excluidas - a saber, los pobres y las clases bajas urbanas, los campesinos desposeídos y las comunidades indígenas empobrecidas y reprimidas: todos los que continuaban siendo ajenos a nuestras sociedades, aunque ahora integrados por las relaciones de mercado. El "pueblo verdadero" se movilizó una vez más contra las elites y las oligarquías.</p> <p>Se redactaron nuevas Constituciones pioneras, como en Ecuador y Bolivia, en las que se reconocía la pluralidad de naciones políticas y se adoptaban conceptos como el de <em>sumak kawsay</em> (vivir bien o buen vivir), dando así cabida al espectro diverso de las formas de vida humanas. La naturaleza se convirtió en un sujeto con derechos, lo que representó un adelanto significativo en una región con una tradición secular de extractivismo como factor clave de su inserción internacional – una tradición fundamentada en la mercantilización de la naturaleza y la expropiación de los pueblos indígenas y de las masas sin representación. Los días del extractivismo parecían contados. Los gobiernos de Chaves, Morales y Correa fueron aclamados como gobiernos posneoliberales, a pesar de que la izquierda no podía ni siquiera explicar en qué consistían en concreto las políticas "posneoliberales".</p> <p>¿Y qué pasó exactamente en América Latina durante la Marea Rosa? La mayoría de los gobiernos de izquierda y de centroizquierda, incluidos los de Brasil y Argentina, reprimarizaron la economía, lo que representó un retorno al extractivismo, en lugar de apostar por estrategias de desarrollo más audaces y a largo plazo que, aunque lentas en madurar, hubieran impulsado el cambio estructural que hemos estado esperando durante décadas. Pero estos gobiernos sucumbieron ante el populismo y el deseo de perpetuarse en el poder - por el bien de "la gente", por supuesto.</p> <p>La consecuencia más inmediata fue que los recursos naturales, un hecho diferencial tan preciado y sobresaliente, se mercantilizaron desvergonzada e irresponsablemente. Tanto en la agricultura como en los proyectos de minería a gran escala, el extractivismo se cobró todo el protagonismo convirtiendo el modelo de desarrollo en corolario de violencia, sangre y negación de los derechos más fundamentales de las poblaciones tradicionalmente marginadas por el crecimiento. El extractivismo ha ido un paso más allá pasando a dominar el sector agrícola y ganadero. La propagación de organismos genéticamente modificados en Argentina y Brasil ha contribuido a eliminar especies nativas. Los costes ambientales de todo ello son extraordinariamente elevados y probablemente irreversibles. En cuanto a la resistencia indígena y campesina al extractivismo, ha tenido como resultado una criminalización violenta y numerosas muertes. El número de víctimas mortales entre los activistas medioambientales y los defensores de la naturaleza no había sido nunca tan alto en América Latina. Hemos vuelto a la época colonial, marcada por la violencia, el encarcelamiento y la expropiación.</p><p class="mag-quote-center">¿Y qué pasó exactamente en América Latina durante la Marea Rosa? La mayoría de los gobiernos de izquierda y de centroizquierda, incluidos los de Brasil y Argentina, reprimarizaron la economía, lo que representó un retorno al extractivismo</p> <p>Tanto la izquierda como la derecha guardaron silencio con respecto a este tipo de desarrollo y la violencia brutal que conlleva, como si este fuera el precio que hay que pagar cuando se busca el progreso. Un silencio similar embargó a la alianza entre los líderes izquierdistas elegidos democráticamente, las tradicionales elites rentistas latinoamericanas y las grandes multinacionales mineras y de la agroindustria. El retorno al extractivismo trajo consigo una concentración aún mayor de poder y riqueza, fomentando una dilución progresiva de la regulación medioambiental y la represión salvaje de los movimientos indígenas, campesinos y ecologistas. También fortaleció a los grupos más conservadores en el parlamento, como en el caso de Brasil. Actualmente, el sector de la agroindustria brasileña es una fuerza principal dentro de cualquier coalición política. Es ahora más poderoso que hace 15 años, porque ha ampliado su influencia al haber sido elegido como "actor global" para competir en los mercados internacionales.</p> <p>Mientras, los estados siguen eludiendo la consulta previa sobre el uso de la tierra a la que están obligados según la ley en muchos países. En ausencia de mecanismos oficiales de consulta, las comunidades afectadas generan mecanismos propios, que son negados y severamente reprimidos por los estados – represión que va desde intimidación judicial hasta encarcelamientos ilegales y asesinatos.</p> <p>América Latina sigue siendo no solo la región más desigual del mundo, sino también la más violenta. Y el consenso de las materias primas, por usar el término acuñado por Maristella Svampa, persiste.</p><p class="mag-quote-left">Hemos vuelto a la época colonial, marcada por la violencia, el encarcelamiento y la expropiación.</p> <p>Quisiera citar la opinión de Carlos de la Torre sobre esta ola de populismo radical: "En Venezuela y Ecuador, los nuevos caudillos populistas del siglo XXI concentran el poder en sus propias manos y socavan tanto la separación de poderes como los espacios institucionales que garantizan la autonomía de la sociedad civil frente al Estado. Si bajo el neoliberalismo el mercado penetró y debilitó a una sociedad civil frágil, bajo el socialismo del siglo XXI, el Estado intenta controlar o cooptar los movimientos sociales. En Venezuela y Ecuador, y en menor medida en Bolivia, los derechos de los ciudadanos a formar asociaciones u organizaciones políticas independientes para expresarse sin temor a represalias están siendo socavados y atacados, al mismo tiempo que se está reduciendo la libertad de prensa y de medios" (<em>En nombre del Pueblo</em>, 2013: 33).&nbsp;</p> <p>¿Deberíamos considerar que esto no tiene nada que ver con el modelo económico implementado por los recientes gobiernos latinoamericanos de izquierda y de centroizquierda y sus prioridades en cuanto a las políticas sociales?</p> <p>La regresión que hemos experimentado, y que está lejos de revertirse, pone en tela de juicio las opciones y las limitaciones que han caracterizado la trayectoria de los partidos de izquierda y democráticos desde el advenimiento del neoliberalismo. Es cierto que a lo largo del siglo XX fuimos testigos de varios procesos que entrañaban una renovación y una recomposición de la izquierda. Pero después de la caída del Muro de Berlín, la forma en que los partidos izquierdistas y democráticos abrazaron el neoliberalismo e ignoraron el hecho de que la vida de las personas se deterioraba rápida y profundamente y se extendía el sufrimiento, indicaba ya claramente que la izquierda había sucumbido y estaba declinando la responsabilidad de representar nuestras aspiraciones políticas, sociales y económicas.</p> <p>Si me fijo en Brasil, me doy cuenta de que las pérdidas aún por llegar son difíciles de medir y evaluar – por no hablar de las pérdidas en las que ya se ha incurrido. Pero, ¿por qué no mencionar algunas? Incluyen, en primera instancia, la pérdida de la esperanza o de fe en el cambio. En segunda instancia está la pérdida de dignidad y seguridad, sin la cual ninguna prosperidad digna de este nombre tiene sentido. En esta carrera hasta tocar fondo, parece que el fondo vaya bajando a diario sin final a la vista. Así las cosas, ¿cómo vamos a prevenir el desastre y corregir la situación?</p><p class="mag-quote-right">América Latina sigue siendo no solo la región más desigual del mundo, sino también la más violenta.&nbsp;</p> <p>La incertidumbre nunca había sido tan grande desde mediados de la década de 1950. No había imaginado nunca que el camino hacia una buena vida, como decía Skydelsky (<em>How Much is Enough</em>, 2013), pueda ser lineal, pero antes teníamos al menos algunos puntos de referencia en los que anclar nuestra fe. ¡Ser de izquierda, y no de derecha, era una toma de posición clara! Había una división ideológica precisa que correspondía a identidades políticas bastante bien definidas. Existía una extrema izquierda que agrupaba a los que pensaban que la "revolución" no solo era factible sino necesaria para llevar a cabo los cambios estructurales esenciales para contener al capitalismo, mientras que la extrema derecha parecía haber quedado eliminada del panorama político tras la Segunda Guerra Mundial – y ello gracias a un período de crecimiento económico sostenido en el tiempo, junto a un incremento de la democracia y nuevos patrones de redistribución. No hace falta decir que los regímenes de bienestar y los esquemas de protección social desempeñaron un papel fundamental en alimentar nuestras expectativas positivas, como lo recuerda John Abromeit cuando afirma que "el keynesianismo y un estado del bienestar sólido… creó un clima histórico desfavorable para los movimientos populistas de derecha en Europa y en los Estados Unidos" (<em>Logos</em>, 2016).</p> <p>Este movimiento, si no ha desaparecido totalmente, parece al menos interrumpido. Las prestaciones públicas están en juego y están siendo reemplazadas por una variedad de planes privados, con ánimo de lucro, debido a la prevalencia, desde fines de la década de 1970, del pensamiento económico neoliberal, la globalización y la destrucción de las finanzas públicas a través de una política macroeconómica caracterizada por la austeridad fiscal y subordinada a la lógica de los intereses del capital. Las condicionalidades, los controles, los esquemas residuales tienden a prevalecer, a pesar de que algunas dimensiones del bienestar se han visto ampliadas en distintos países, especialmente las relacionadas con el alivio de la pobreza en el mundo en desarrollo. La última década se ha revelado como un momento oportuno para monetizar a los pobres y arrastrarlos al mercado, incluido el mercado financiero, y esto ha sido acogido y celebrado por la izquierda como señal de democratización. El modelo ideal de estado del bienestar ya no es necesario, no solo porque el actual régimen de acumulación, dominado cada vez más por las finanzas, se está apoderando del Estado y provocando el colapso de la esfera pública, sino también por la aparición de algunas formas limitadas de democracia y la profundización de la fragmentación social. Esta fragmentación social está cambiando el marco de las subjetividades en un contexto de reestructuración de clases. Y es ésta una transición difícil de entender.</p> <p>No es casual que la gente ahora piense en términos de recursos financieros como forma de enfrentar el riesgo, ya que los regímenes de bienestar parecen hoy menos efectivos para aportar seguridad. Es cierto que los sistemas financieros y de protección social operan ambos bajo la bandera del riesgo, pero la noción misma de riesgo ha cambiado y adquiere hoy significados profundamente distintos. Paradójica y simultáneamente, son el sector financiero, las instituciones financieras y sus actores los que sistemáticamente fabrican hoy el riesgo. Y esto genera desconfianza en las instituciones.</p> <p>Desconfianza y sospecha son las consignas de nuestro tiempo. La representación política, supuestamente basada en la confianza, se ha erosionado profundamente. En Francia, solo el 43% de las personas con derecho a voto eligieron a su nuevo presidente. Votar es obligatorio en Brasil, pero en las elecciones a la alcaldía de Río de Janeiro en octubre del año pasado, que tuvieron lugar en medio de una grave crisis política, institucional y económica, el no voto (es decir, las abstenciones, los votos blancos y los votos nulos) superó el número de votos que obtuvo el ganador - por cierto, ¡un evangelista! Esta ciudad, la más progresista y vanguardista de Brasil, la dirige ahora un evangelista que está en contra del matrimonio homosexual, los derechos reproductivos, los principios de género y demás. En un ensayo reciente, Kenneth Roberts (2013) argumenta: "El populismo es una posibilidad permanente allí donde las instituciones representativas son débiles, frágiles o ineficaces para articular y responder a las preocupaciones sociales".</p><p class="mag-quote-center">"El populismo es una posibilidad permanente allí donde las instituciones representativas son débiles, frágiles o ineficaces para articular y responder a las preocupaciones sociales".</p> <p>¿Estamos en estos momentos en vías de formar nuevas mayorías fuera de la lógica de los partidos políticos y las mayorías tradicionales, nuevas mayorías que no pueden representarse o que dicen no sentirse representadas? Y, de ser este el caso, ¿cómo debería hacerse política? ¿A través de los movimientos sociales y políticos? ¿Cómo podemos captar y canalizar el espíritu y la vitalidad de miles de activistas, ecologistas, feministas, sindicalistas, estudiantes, pensionistas, trabajadores, grupos indígenas y religiosos, y esos millones de personas no afiliadas que salen a la calle para expresar su descontento e indignación ante la política actual? El prestigioso sociólogo portugués Boaventura de Sousa Santos sostiene que necesitamos crear partidos-movimiento: "Requieren democracia interna participativa y redes ciudadanas que definan la agenda política y la lista de candidatos potenciales. Necesitamos elecciones primarias y consultas permanentes para poner en entredicho el status quo " y, de paso, reinventar la izquierda. Si de Sousa Santos lleva razón, y coincido totalmente con su diagnóstico, entonces debemos comenzar reconociendo que la izquierda, una vez más, ha pecado de autoritaria al ignorar los déficits de la democracia.</p> <p>Tal vez sea solo cuestión de tiempo para que veamos emerger y consolidarse nuevas formas de acción política. Pero es una preocupación legítima preguntarse cuánto tiempo tomará esto. Ojalá no esté todo perdido. Un experimento muy interesante - y exitoso - está teniendo lugar en estos momentos en Portugal, con una coalición de gobierno de izquierda liderada por el Partido Comunista Portugués. En una palabra, esta coalición está impugnando la hegemonía de poder actual en tiempos de escasas alternativas progresistas. Pero es bien sabido que ver a una golondrina volar no quiere decir que haya llegado el verano. Quizás iniciar un proceso de evaluación de errores del pasado podría dar pie a una nueva tendencia de creación de coaliciones verdaderamente progresistas, que incluyeran y fortalecieran de nuevo a las clases medias.</p> <p>Por desgracia esto no es, por ahora, lo que está ocurriendo en Brasil. La autocrítica no forma parte de la agenda, aunque el ex presidente Lula haya reconocido que "indudablemente, cometimos errores" (<em>Le Monde</em>, 18 de noviembre de 2017). Cuando el Partido de los Trabajadores estaba en el poder, se condenaró la crítica porque podía desestabilizar al gobierno, tras veinte años intentando llegar al poder. Se demonizó a los más críticos, como el sociólogo Francisco de Oliveira. Y, por supuesto, como suelen hacer todos los gobiernos populistas, se echó mano del anti-intelectualismo para devaluar la complejidad. Ahora, en medio del desastre, no es tampoco el momento adecuado para una reflexión profunda de los caminos emprendidos en el pasado porque, con un gobierno no electo de derecha, la izquierda - y especialmente los partidos de izquierda que se formaron durante los mandatos del PT - no puede debilitar su capital político reconociendo errores y pecados.</p><p class="mag-quote-left">Debemos comenzar reconociendo que la izquierda, una vez más, ha pecado de autoritaria al ignorar los déficits de la democracia</p><p>Parece que el momento de reconocer errores, fallas y omisiones nunca acaba de llegar y que, cuando llega, lo que se busca es demostrar la buena fe, lo cual es claramente insuficiente. Es esta una característica esencial de la izquierda latinoamericana y, muy probablemente de la izquierda en general. La evidencia más dramática, desesperada y conmovedora de ello la tenemos hoy en Venezuela.</p> <p>Volviendo al caso de Brasil, hay que recordar que hace 4 años, en 2013, las protestas colapsaron los principales centros urbanos del país. Cientos de miles de personas salieron a la calle exigiendo servicios públicos de calidad, educación y atención sanitaria gratuita y transporte público subvencionado y eficiente. La administración de Dilma Rousseff no fue capaz de traducir correctamente los deseos y expectativas de una población que parecía estar "fuera de lugar", desahogándose de la angustia de tener que vivir según un "guión incorrecto". Era como si las protestas expresaran de alguna manera la resistencia ante un nuevo <em>habitus</em>, entendido como adaptación y ajuste al mundo real y a un contrato social nuevo o revisado – resistencia, en última instancia, ante las prácticas concretas, cotidianas y cada vez más banalizadas de lo que Ben Fine llama la "cultura material de la financiarización" (2013).</p> <p>Al reciente ciclo de crecimiento en Brasil le acompañó la adopción de una serie de medidas y regulaciones que, en lugar de alentar y apuntalar el sistema de protección social existente, que se encontraba todavía en fase de consolidación y sujeto a dolencias como una falta de financiación crónica, lo sumergió más profundamente en la lógica del mercado y amplió su mercantilización a través de la financiarización y la colateralización de las políticas sociales. Los derechos legales de los acreedores se vieron ampliados y fortalecidos a través de la intervención del Estado desarrollista. La creación de crédito consignado al final del primer año de mandato de Luiz Inácio Lula da Silva, anterior incluso al lanzamiento de la <em>Bolsa Família</em>, es un ejemplo perfecto de cómo el neoliberalismo financiero fue adquiriendo cada vez mayor prominencia y penetración, corroyendo los cimientos del sistema de protección social para crear otro a su imagen y semejanza.</p> <p>El sistema de protección social preexistente se encontró en una situación cada vez más vulnerable, sometido a una serie de avances y retrocesos que parecían señalar tendencias contradictorias y confusas, a la vez que reformas específicas iban socavando derechos y poniendo en peligro la eficacia de las políticas sociales. Esta estrategia alcanzó su punto álgido cuando logró desacreditar el sistema público de salud aludiendo a déficits operacionales inexistentes (a pesar del aumento de las contribuciones a consecuencia del crecimiento económico y el incremento en la formalización del empleo). La demolición del sistema público de salud se concretó en el paso de una cobertura universal de la población a una cobertura desigual, para los que no tienen otras opciones – es decir, para los pobres. Paralelamente, y dado el desempeño insatisfactorio del sistema de educación público, se alentó a los ciudadanos a optar por la educación privada. En todo ello, lo que prevaleció fue el repudio de la financiación pública en beneficio de una creciente variedad de formas de financiación privada que el dinamismo de los mercados financieros y la intervención del Estado desarrollista -normalizando y regulando el proceso de inclusión financiera de aquellos que con anterioridad habían sido excluidos o marginados – hacían posible.</p> <p>Es innegable que la redistribución no fue nunca una prioridad durante los mandatos del Partido de los Trabajadores. No solo no se dio una reforma fiscal exhaustiva y valiente para abordar la regresividad del sistema establecido, sino que, por el contrario, se perfeccionaron las políticas fiscales y las reglamentaciones tributarias siguiendo la lógica de la financiarización mediante la introducción de más exenciones y créditos fiscales a favor de las empresas y los hogares ricos, concentrando la riqueza y el poder en contra del interés colectivo. Las bases para este cambio se establecieron entre el primero y el segundo mandato de Lula.</p><p class="mag-quote-center">La retórica del "todos ganan" encajaba con la retórica de la conciliación y coqueteaba con el mito fundacional de Brasil como nación cordial.</p> <p>Lo interesante es que, no hace mucho, la narrativa era que Brasil había logrado una coalición <em>win-win</em>. ¡Todos se estaban beneficiando del nuevo ciclo de crecimiento económico bajo el Partido de los Trabajadores, especialmente el sector financiero y los más ricos! La oposición vertical del pueblo contra la élite era inexistente. La retórica del "todos ganan" encajaba con la retórica de la conciliación y coqueteaba con el mito fundacional de Brasil como nación cordial. El Partido de los Trabajadores, una vez en el poder, creyó posible volver a fundar la nación creando nuevas identidades sociales, no forjadas en vínculos de pertenencia colectiva o solidaridad comunitaria, sino basadas en disponer de una tarjeta de crédito, una cuenta bancaria personal y acceso al crédito, y que esto podía abrir las puertas a un mercado de consumo masivo y hacer realidad los sueños de tener casa propia o un título universitario. La propiedad de un coche barato y otros bienes duraderos llegó junto a la celebración de una política de salud privada (sin importar la cobertura) y la inscripción en un ciclo de educación superior (sin importar la calidad, el contenido o el valor real del título). El endeudamiento masivo se convirtió en señal de "inclusión social" y se defendió la constante renegociación de la deuda como alternativa a la marginación. Los hogares y las personas internalizaron la noción de que los mercados financieros y la dependencia del crédito podían dar respuesta a sus inquietudes y necesidades.</p> <p>Pero ahora que ha quedado demostrado que el modelo económico ha fracasado y que la regresión en Brasil supera las expectativas más pesimistas, el problema son las elites. Lula ha cambiado radicalmente su discurso y señala ahora a las élites como responsables de esta dramática tendencia a la baja. La causa de todos nuestros problemas es que las elites y las oligarquías no toleran a las personas que ocupaban nuevas posiciones sociales. ¿Realmente estaban ascendiendo en la escala social consumiendo y endeudándose? El hecho de que la gente se hiciera más visible, que viviera en barrios pobres y marginales permanentemente marginados y segregados, penalizados por unos transportes públicos deficientes y caros, ¿era este el verdadero problema? ¿O lo es la falta de inversión masiva para proporcionar un acceso más igualitario al bienestar a través de prestaciones públicas?</p> <p>Acorralado, el Partido de los Trabajadores está generando una nueva narrativa que muy probablemente fomentará una nueva tendencia de populismo izquierdista en la región, gracias a la cual los perdedores, cuyas filas han crecido rápidamente y mucho, podrían llevarle otra vez al poder en 2018, cuando se celebren las próximas elecciones presidenciales. Según encuestas de noviembre de 2017, Lula va en cabeza con un apoyo del 35-36% en todo el país.</p><p class="mag-quote-right">Mi sensación es que habrá muchos tipos de populismos izquierdistas compitiendo con populistas de derecha.</p> <p>Pero no está solo en la liza. Jair Bolsonaro, que representa a la extrema derecha, anda en segundo lugar en las encuestas, con un apoyo del 13% -18%. Se ha revelado como la gran novedad en estas elecciones al ganar protagonismo en un momento de crisis económica y política y a pesar de la reputación de brutalidad, vulgaridad y violencia que se ha ido forjando desde su elección a la Cámara de Diputados, en la década de 1990, cuando comenzó su carrera política en Río de Janeiro. Bolsonaro defiende posturas fascistas. Es abiertamente partidario de la pena de muerte, apoya al "lobby de las balas" y cree que el error más grande de la dictadura brasileña fue haber torturado a muchos pero matado a muy pocos. Bolsonaro es racista, homófobo, pro-vida y sexista, defensor de que las mujeres cobren menos porque se quedan embarazadas. Se opone a las políticas a favor de los derechos humanos. Dice que la policía militar responsable de la masacre de la prisión de Carandiru en 1992, en la que fueron asesinados 111 reclusos, debería haber aprovechado la ocasión para matar a mil criminales. Y cuando le desafió Maria do Rosário, su colega en la Cámara y ministra de Derechos Humanos en el gabinete de Dilma Rousseff, que condenó su incitación a la violencia, le replicó que él no la violaría porque no vale la pena y le llamó puta. Es alguien que anhela un gobierno militar autoritario y que usó su voto para destituir a la entonces presidenta Dilma Rousseff para rendir un homenaje público al coronel Ustra, que confesó haber torturado a Rousseff cuando ella era una militante revolucionaria y fue capturada durante la dictadura.</p> <p>Esta figura grotesca ha protagonizado titulares de prensa nacional e internacional. Sus posturas, sin embargo, aparecen como no solo distantes sino diametralmente opuestas a lo que piensan y creen los brasileños. Una encuesta reciente (del segundo semestre de 2017) realizada por el Instituto Big Data para el Movimento Ágora, de tendencia liberal, indica que dos tercios de los ciudadanos creen que los derechos humanos deberían aplicarse a todo el mundo, incluidos los criminales. Una proporción similar apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo, mientras que el 57,2% son favorables a las cuotas raciales en las universidades públicas, una forma positiva y justa de abordar el racismo.</p> <p>Además de culpar a todos de todo y de difundir el discurso del odio, es difícil decir lo que Bolsonaro haría si fuese elegido presidente. De momento, se ha limitado a publicar un manifiesto en el que asegura que está reuniendo a pensadores y especialistas para armar una plataforma supuestamente ortodoxa. Pero con ello no ha logrado atajar el claro rechazo que provoca su candidatura entre las elites económicas y financieras, que desprecian sus excesos nacionalistas e intervencionistas y consideran que no está preparado para asumir y llevar a cabo su agenda de reformas liberales.</p> <p>No deja de ser cierto, sin embargo, que la violencia generalizada que rige las relaciones sociales en Brasil - con tasas de homicidios de jóvenes, negros y mujeres que sobrepasan las de países en guerra – tiende a favorecer a quienes se presentan como "salvadores", hombres fuertes capaces de ejercer el poder y reprimir. En este sentido, la encuesta de Big Data da lugar a cierta esperanza ya que indica que el 72,8% de los brasileños rechaza este tipo de "héroe".</p> <p>Ya es hora de ampliar nuestro análisis y examinar cómo estas formas múltiples de populismo pueden amenazar nuestro futuro común. Mi sensación es que habrá muchos tipos de populismos izquierdistas compitiendo con populistas de derecha. Dicho esto, no puede darse nada por hecho. Nuestro rol como intelectuales progresistas es contribuir a aclarar lo que está en juego y proponer nuevos caminos a seguir.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/alfredo-saad-filho/la-paradoja-brasile">La paradoja brasileña</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/chantal-mouffe/el-reto-populista">El reto populista</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/bernardo-guti%C3%A9rrez-gonz%C3%A1lez/brasil-el-relato-del-pt-en-el-laberinto-neoliberal">Brasil: El relato del PT en el laberinto neoliberal</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Brazil </div> <div class="field-item even"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Brazil Democracy and government Ideas igualdad democracia y gobierno Lena Lavinas Wed, 22 Nov 2017 13:52:39 +0000 Lena Lavinas 114835 at https://www.opendemocracy.net La tragedia de la oposición venezolana https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/tom-s-straka/la-tragedia-de-la-oposici-n-venezolana <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El campo opositor al gobierno de Nicolás Maduro está más dividido que nunca. Lo que ayer era motivo de unidad, hoy lo es de ruptura. Gana espacio el chavismo. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/tom-s-straka/tragedy-of-venezuelan-opposition">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Ven.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Ven.png" alt="" title="" width="460" height="245" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Foto cortesía de Nueva Sociedad.</span></span></span></p><p><strong>Este artículo es producto de la alianza entre Nueva Sociedad y DemocraciaAbierta. Lea el contenido original&nbsp;</strong><strong><a href="http://nuso.org/articulo/la-tragedia-de-la-oposicion-venezolana/">aquí</a></strong><strong>.</strong></p><p>Las elecciones regionales del 15 de octubre fueron una catástrofe para la oposición venezolana. Pocas veces en la historia un evento electoral ha logrado consecuencias tan contundentes: nada menos que la práctica destrucción del perdedor. La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la alianza de partidos que, con relativo éxito, se había venido enfrentado a Nicolás Maduro, está ahora disuelta de hecho y los partidos que la integraban, cada uno con una interpretación distinta de lo ocurrido, se han reagrupado en tres grandes bloques más o menos enfrentados entre sí. Los candidatos que hasta la víspera punteaban en las encuestas, se desdibujaron hasta el punto de que nadie los considera seriamente para los comicios de 2018, y la población opositora, que aún es mayoría, se hunde en la desesperanza y no sabe si resignarse y acomodarse como pueda con el gobierno o encontrar un modo para mudarse al exterior.</p> <p>¿Cómo fue posible una hecatombe de tal dimensión? ¿Cómo, después de cuatro meses de protestas que prácticamente paralizaron el país, con un rechazo de alrededor del 80% de los venezolanos, las sanciones y condenas internacionales, la peor crisis económica de la historia del país y la posibilidad cierta de un default en el cortísimo plazo, Maduro puede cantar victoria y encima una victoria de esa dimensión?&nbsp;</p> <p>Lo que se pueda responder a estas preguntas es clave tanto para entender la cambiante situación venezolana como para extraer lecciones de utilidad para el análisis político. El modo en que cada bando jugó sus cartas, en que uno supo reconcentrar sus fuerzas y mientras el otro las dispersaba, la importancia de los discursos y de los líderes para crear sentido ante hechos que conmueven a la población, y el papel de las apariencias para conquistar o mantenerse en el poder, quedan de manifiesto en la cadena de acontecimientos y decisiones que desembocaron en los resultados de las elecciones del 15 de octubre.</p><p class="mag-quote-center">¿Cómo, después de cuatro meses de protestas que prácticamente paralizaron el país (...) Maduro puede cantar victoria y encima una victoria de esa dimensión?&nbsp;</p> <p>Comencemos con las apariencias. El tamaño y la continuidad en el tiempo de las protestas hicieron pensar a muchos que la caída del régimen estaba cerca. Pero la verdad es que, salvo la disidencia de la fiscal Luisa Ortega Díaz, el bloque gubernamental no se rompió, al menos no de forma visible o, en todo caso, como para obligarle a aceptar las demandas de la oposición (cronograma electoral, liberación de los presos políticos, apertura de un canal humanitario). Por el contrario, mientras la policía, la Guardia Nacional y los llamados “colectivos” lograban el control -aunque no sin grandes esfuerzos - de una sociedad cansada después de más tres meses de protestas y más de un centenar de muertos, Maduro tomó la delantera con la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.</p> <p>A partir de ese momento, la lucha fue por evitar su instalación y en ella se obtuvieron enormes triunfos, como el referéndum simbólico del 16 de julio y la condena de muchos países a la iniciativa. Pero le permitió al gobierno llevar la batuta de los debates. Y es acá donde los discursos entroncan con las apariencias: Maduro no tenía ninguna razón para echar atrás la convocatoria, aunque hizo un par de amagos, como el de proponer posponerla si los opositores se unían a ella. Sin&nbsp; embargo, todo indica que la dirigencia opositora estaba segura de que lograría detener la convocatoria y, por lo visto, no se prepararon para la eventualidad de que llegara finalmente a instalarse. Por otra parte, el rechazo a la Constituyente era altísimo entre sus seguidores, por lo que era casi imposible participar sin ofenderles. Una larga lista de promesas incumplidas durante los diálogos sostenidos antes de la crisis desaconsejaba además hacer caso a Maduro.&nbsp;</p> <p>Pero el juego de las apariencias y los discursos que les dan sentido tuvo otro flanco: acaso para reconcentrar la movilización contra la Constituyente, se dijo que, si se instalaba, el gobierno tendría poderes absolutos. Eso significaba dos cosas: que, de antemano, se le reconocía ese poder si se daba el hecho de que lograra reunirse y, por lo tanto, que si eso ocurría, ya estaba todo perdido.&nbsp;</p><p class="mag-quote-right">El discurso opositor funcionó como una soga atada a su propio cuello</p> <p>Pues bien, eso fue lo que ocurrió. Y el discurso opositor funcionó como una soga atada a su propio cuello. El 30 de julio, cuando el Consejo Nacional Electoral dijo que ocho millones de venezolanos votaron por la Constituyente (en el referéndum del 16 de julio, se calculó que la participación había sido de siete), la dirigencia opositora no dijo nada contundente. A lo sumo, que las cifras sólo podían explicarse por un fraude monumental. Días después, la empresa que procesa los datos, Smartmatic, dijo que habían sido manipulados, lo que venía a ser un aval para esa tesis. Pero ya se habían convocado las elecciones a gobernadores y eso abría una disyuntiva: o participar, pese a todas las dudas sobre el arbitraje electoral, o abstenerse y arriesgarse a perder espacios, dejando todas las gobernaciones en manos del gobierno.</p> <p>Se decidió –la verdad es que con razones de peso— por la primera opción, pero es evidente que muchos electores vieron en ello una incongruencia: ¿cómo se le puede pedir al electorado que participe en unas elecciones organizadas por quienes ellos mismos han acusado de fraudulentos? Aunque hubo líderes que llamaron a la abstención, no hacía falta demasiado esfuerzo para sembrar la duda, sobre todo si en lugar de explicar los riesgos y las razones por los que valía la pena enfrentarlos, se prefirió el discurso triunfalista de que se ganaría si no todas, casi todas las gobernaciones.&nbsp;</p> <p>Acá es donde Maduro terminó de demostrar que era mejor jugador. Mientras en los circuitos electorales dominados por la oposición la gente decidía no votar y tal vez el peso de la emigración de la clase media empezaba a sentirse, el gobierno desarrolló una eficiente máquina cooptación de votos a través de sus canales de distribución de ayudas – en especial, de comida— y de la organización disciplinada de su militancia. Hay quienes hablan de un sistema como el del PRI: un autoritarismo electoral, en el que no es necesario hacer un fraude masivo sino sumar muchas formas de ventajismo distintas para ganar siempre, siendo o no mayoría. Estas formas van desde el traslado en el último momento de los colegios electorales de los votantes de la clase media opositora a otros centros lejos de sus hogares, o en sitios que consideren peligrosos, hasta la utilización de los consejos que distribuyen alimentos para movilizar votantes.&nbsp;</p> <p>El resultado fue el nocaut del 15 de octubre: diecinueve gobernaciones en manos del gobierno y cinco en las de la oposición.&nbsp;</p> <p>Nuevamente se habló de fraude, pero rápidamente se señaló como culpable a la abstención, lo que da a entender que la victoria del gobierno fue meridianamente limpia - o, lo que es lo mismo, se reconoció la derrota por parte de la oposición. Como guinda del postre, cuatro de los cinco gobernadores opositores electos se juramentaron ante la Asamblea Nacional Constituyente que esa misma oposición había declarado ilegítima.</p><p><span class="mag-quote-left">Tal vez la experiencia les haya enseñado algunas cosas a los jugadores de la oposición</span></p> <p>En lo subsiguiente, las diferencias que todos sabían que anidaban en la MUD se revelaron con fuerza, para acabar dividiéndose en tres bloques: el de los partidos socialdemócratas Acción Democrática y Un Nuevo Tiempo, que han preferido actuar dentro de los límites que permite el régimen (aunque algunos hablan de simple connivencia con el poder); en el otro extremo, el del partido liberal Vente Venezuela y el socialdemócrata Alianza Bravo Pueblo de los líderes María Corina Machado y Antonio Ledezma que, reunidos en la alianza Soy Venezuela plantean una resistencia sin concesiones; y el que tienen en el centro los partidos Primero Justicia (centro), Voluntad Popular (socialdemócrata) y La Causa Radical (Causa R, socialista), que se presentan como los herederos de la MUD en una nueva alianza, Venezuela está Primero.</p><p>A pesar de que el rechazo mayoritario de la población, la desastrosa situación económica que apunta a empeorar y las sanciones internacionales no se lo ponen fácil a Maduro, la tragedia de la oposición ha hecho que las discusiones se concentren ahora en la posibilidad de que Maduro se postule para la reelección el año que viene, o en que el Partido Socialista Unido de Venezuela opte por una renovación con el joven Héctor Rodríguez, figura prometedora del chavismo que acaba de ganar el muy estratégico Estado Mirando – que, básicamente, agrupa al <em>hinterland</em> de Caracas – y que, según parece, está subiendo en las encuestas. Se da por descartado que otras figuras, por las razones que sean, tengan una <em>chance</em> real.</p> <p>El desastre vivido por la oposición venezolana probablemente será motivo de estudio. Precisamente porque demuestra que, en política, las cosas no son lo que parecen y que los relatos que se hacen de ellas pueden tener un peso fundamental. El juego sigue y aún hay cartas en la manga. Tal vez la experiencia les haya enseñado algunas cosas a los jugadores de la oposición.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/andr-s-felipe-parra/criticar-venezuela-desde-la-izquierda">Criticar a Venezuela desde la izquierda</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-debe-garantizar-el-d">Venezuela debe garantizar el derecho a participar en las elecciones</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/la-crisis-en-venezuela-es-negociable">La crisis en Venezuela, ¿es negociable?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Venezuela Elecciones democracia y gobierno Tomás Straka Thu, 16 Nov 2017 12:43:19 +0000 Tomás Straka 114699 at https://www.opendemocracy.net Jean-Luc Mélenchon’s populist gamble https://www.opendemocracy.net/can-europe-make-it/philippe-marli-re/jean-luc-m-lenchon-s-populist-gamble <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>The irony is despite dismissing notions of left and class, the sociology of Mélenchon’s electorate is clearly left-wing and their vote is a class vote against the right and extreme right.<strong></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/500209/PA-32970532.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/500209/PA-32970532.jpg" alt="lead lead " title="" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" width="460" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Jean-Luc Melenchon during a protest over the government's labour reforms, Place de la Republique, Paris, September 23, 2017. Lafargue Raphael/Press Association. All rights reserved.</span></span></span>The most remarkable outcomes of the 2017 presidential and legislative elections are the unexpected victory of Emmanuel Macron, a young untested politician, who is challenging the traditional left-right cleavage as well as the sudden collapse of the Parti socialiste (PS) whose future as a major political force is now in doubt. </p> <p>But the rise of Jean-Luc Mélenchon’s France Insoumise (Unbowed France, FI) who professes a brand of ‘left-wing populism’ is indeed another major development in French politics. Mélenchon’s populism arguably kept Le Pen’s populism at bay by framing the terms of the debate along socio-economic lines. He consequently managed to neutralise Le Pen’s ethnocentric politics. <span class="mag-quote-center">Mélenchon’s populism arguably kept Le Pen’s populism at bay by framing the terms of the debate along socio-economic lines.</span></p> <h2><strong>From traditional left-wing politics to ‘left-wing populism’: epistemological break?</strong></h2> <p>In February 2016, Jean-Luc Mélenchon – who left the PS in 2008 – ‘proposed his candidacy’ to the nation on TF1, the main private channel in France. His ambition was to run a campaign ‘above political parties.’ In 2012, as presidential candidate for the Front de gauche (FDG), Mélenchon received the support of several left-wing parties and <a href="https://www.theguardian.com/commentisfree/2012/apr/15/jean-luc-melenchon-france-presidential-candidate">was clearly identified as a leftist candidate</a><a href="#_ftn1">[1]</a>. </p> <p>In 2017, he ostensibly turned his back on the history, culture and unity of the left. In typical populist fashion, he sought the support of ‘ordinary people.’ France insoumise is not a party, but a ‘mass of citizens.’ Since then, he has aggressively pursued this tack. His goal is no longer a matter of rallying left-wing forces together (behind him) but rather of&nbsp;<em>replacing</em>&nbsp;them, and reshaping the partisan and political landscape.</p> <p>In 2012, the campaign rallying cry was: ‘Qu’ils s’en aillent tous!’ (They must all go!’) The ‘they’ referred to the ‘corrupt élite.’<a href="#_ftn2">[2]</a> This is the like-for-like translation of ¡Que se vayan todos!, a slogan borrowed from the Piquetero movement in Argentina in 2005. In 2017, Mélenchon referred to ‘dégagisme’ (the act of clearing off), an expression coined during the revolutions in North Africa, notably in Tunisia.</p> <p>What is most remarkable is Mélenchon’s change of vocabulary and register since the 2012 campaign. The FI leader wants to stop using the traditional language and discursive imaginary of the left. This is of course much in line with <a href="https://www.jacobinmag.com/2015/04/podemos-spain-pablo-iglesias-european-left">Podemos’s attempt</a> to ‘spread the ideas of the left in a language geared toward the common sense of the social majority’<a href="#_ftn3">[3]</a>. </p> <p>The idea is to rally ‘people’ from different political and ideological backgrounds against the ‘oligarchy.’ Thus, Mélenchon banned red flags from his rallies, and he stopped singing the Internationale at the end of each public meeting. Those traditional left-wing symbols were replaced by tricolour flags and La Marseillaise. This raised a few eyebrows on the left as the national flag and the national anthem have been the emblem of the right and far right for a long time. Left-wing symbols which are deeply ingrained in the culture of the French left were deemed too divisive or simply meaningless to the mass of people with whom FI wished to connect.</p> <p>Another important ‘signifier,’ in the sense given by Ernesto Laclau<a href="#_ftn4">[4]</a>, is the promotion of a 6th Republic in replacement of the 5th Republic. Mélenchon and his followers have been promoting a new Republic which would break with the pomp of the current institutions. The 5th Republic does indeed confer on the president tremendous power. The aim is first and foremost to address the democratic deficit at the heart of the current institutions. In 2014, Mélenchon conceived and launched the Mouvement pour la 6e République (Movement For a 6th Republic / M6R), a loose structure.</p> <p>At that time, Mélenchon published <em>L’Ère du Peuple</em> (The Time of the People), an early attempt to spell out if not theorise the new major cleavage between ‘the people’ and ‘the oligarchy’ or ‘the caste’<a href="#_ftn5">[5]</a>. This essay is an ideological turning point. Mélenchon bids farewell to an interpretation of society and of conflicts based on class. He stops referring to the notion of class struggles altogether. This is obviously a major break with Marxist theory and left-wing politics. Instead of addressing a politically and culturally fragmented proletariat, Mélenchon argues that progressive politics should aim to gather together ‘the people’ beyond their class, race and gender differences. <span class="mag-quote-center">Mélenchon argues that progressive politics should aim to gather together ‘the people’ beyond their class, race and gender differences.</span></p> <p>Mélenchon points out that unifying ‘the people’ is a three-stage process. Firstly, the people, which he calls <em>homo urbanus</em> as they essentially live in urban areas, is the multitude of depoliticised individuals who go about their daily routine. Secondly, there are the politically conscious individuals who start taking action and make political claims. Thirdly, a network constitutes itself through collective action.</p> <h2><strong>Interclassism</strong></h2> <p>Several questions arise. Mélenchon does not convincingly explain how the people as multitude can overcome its divisions and conflicts (class, gender, ethnic). The conclusion that can be drawn from this is that Mélenchon has adopted a resolutely ‘interclassist’ approach to building a majoritarian bloc. Syriza and Podemos in Spain attempted to follow a similar path earlier on, with mixed results, but steady electoral progress. </p> <p>Jean-Luc Mélenchon also believes that the era of ‘the party’ as coordinator and aggregator of popular demands and expectations and as vanguard has died. The ‘movement’ has replaced the party. The organisation should now be ‘transversal’ and not vertical (as in traditional socialist/communist parties). The question of ‘tranversality’ refers to democracy: who makes the programme? Who decides to select the main policy proposals? There are of course open procedures (notably on the internet) for FI supporters to make such proposals. It remains to be seen whether they are genuinely democratic and transparent.</p> <p>Critics have argued that although promoting the creation of a 6th Republic, Mélenchon has fully embraced the very personalised traditions of the 5th Republic, notably by dispensing with political parties and seeking to create a personal relationship with the French people. Emmanuel Macron and to a lesser extent Marine Le Pen have done the same. This stance bears all the characteristics of a populist stand. <span class="mag-quote-center">Jean-Luc Mélenchon also believes that the era of ‘the party’ as coordinator and aggregator of popular demands and expectations and as vanguard has died.</span></p> <p>So which populism? Where does Mélenchon’s populism come from? Chantal Mouffe and Ernesto Laclau have undoubtedly been a major influence on him. The FI leader has also established contacts with Podemos’s leader Pablo Iglesias. He was close to Hugo Chávez in Venezuela and Rafael Correa in Ecuador.</p> <h2>Personal and ideological change</h2> <p>Chantal Mouffe believes that Mélenchon and FI embody the ‘populist moment’ that Spain experienced with Podemos a few years earlier: people reject ‘post-democracy’ and ‘demand a real participation in political decisions.’ FI aims to federate ‘the people’ (i.e. the working classes and the middle classes). The <a href="https://www.versobooks.com/blogs/3171-melenchon-a-radical-reformist-against-mounting-oligarchy">Belgian political theorist argues</a> that Mélenchon has recognised the ‘crucial role of emotions in constructing political identities.’<a href="#_ftn6">[6]</a></p> <p>Mouffe points to Mélenchon’s efforts to make up ‘chains of equivalence’ between various groups of dominated or marginalised groups in society (whatever the objective social class they belong to). Mouffe makes a distinction between the Latin American context (societies with powerful, entrenched oligarchies) and Europe (where the left-right divide remains key). Given that our European societies are being ‘Latin-Americanised’, she advocates an end to the domination of an oligarchic system, by way of a democratic reconstruction.</p> <p>The Greek letter&nbsp;<em>Phi</em>&nbsp;(φ) has become the movement’s logo, used everywhere including on ballot papers. The word Phi allows some wordplay: it sounds like FI, the France Insoumise acronym. Phi also evokes philosophy, harmony and love and is unburdened by a political past. It is a symbol of neither right nor left, a neutral marker.</p> <p>Over the months, language, symbols and communication techniques have indeed changed. For instance, as a familiar and ‘inclusive’ form of address, Mélenchon uses the expression <em>les gens</em> (people), which was popularised in Spain by Podemos leaders (<em>la gente</em>).</p> <p>Mélenchon has taken stock of the traditional media’s declining influence. He has worked on his image down to the smallest details (such as the clothes he wears on different occasions, less formal and closer to that of ordinary citizens). He likes PR stunts, such as using holograms to address two rallies simultaneously. He works very closely with PR consultants. <span class="mag-quote-center">He is a professional politician, more than at any time in the past.</span></p> <p>His economic program has not changed much qualitatively since 2012<a href="#_ftn7">[7]</a>. It is not anti-capitalist or radically leftist. It essentially promotes <a href="http://www.lejdd.fr/Politique/Les-10-premieres-mesures-du-programme-de-Melenchon-817699">a radical Keynesian approach</a><a href="#_ftn8">[8]</a> with a far greater emphasis on ecological policies than in the past. He wants to abolish the reform of the Labour Code which was carried out by the socialist government and opposes the (TTIP) with the United States and the Comprehensive Economic and Trade Agreement (CETA) with Canada.</p> <h2>France Insoumise and the ‘old world’</h2> <p>The FI leader’s objective is to replace those ‘old’ parties: all stand accused of ganging up to block FI’s progress. Hence his sticking to a strict policy of non-alliance with other forces on the left locally. For Mélenchon does not simply take note of their decline, he actively wants to marginalise them. </p> <p>In this respect, the anti-party stances of FI and Macron’s La République En Marche (LREM) are the two sides of the same coin.</p> <p>This uncompromising stand is the source of extreme tensions on the left. This raises the issue of coalition formation to oppose Emmanuel Macron’s policies in the National Assembly and outside of it. With about 12-14% of the share of the vote nationally, FI is far from being in a position to challenge LREM on its own. Yet Mélenchon refuses to consider any type of alliance with other political forces of the left. He pejoratively describes those negotiations between parties as <em>tambouille</em> (grubbing). <span class="mag-quote-center">The anti-party stances of FI and Macron’s La République En Marche (LREM) are the two sides of the same coin.</span></p> <p>FI comes across as the archetypal post-modern organisation: there is no fee-paying membership, so it is not possible to formally join in. Mélenchon claims that FI is now the biggest organisation in French politics on the grounds that over 500,000 internet users have registered on his campaign website by simply clicking on the page as a sign of support for his presidential candidacy.</p> <p>Since the announcement of Mélenchon’s candidacy to the presidential election back in February 2016, there has been no leadership contest to elect the FI leader or the party representatives. One cannot join in FI as an organised party but only as an individual. This is a major difference with FDG which regrouped several parties. The party therefore loses its name, identity and political orientation. Thus, there would be no room within FI for a French equivalent of Anticapitalistas, a far-left faction in Podemos and one of the founding factions of the new Spanish party.</p> <p>The organisation also has highly unusual rules: support groups cannot have more than 15 members, and should not coordinate their work between each other within larger geographic zones. There should be no local FI conventions or general assemblies. These rules which have not always been discussed nor abided by locally obviously strengthen the authority of the national leadership. FI has a horizontal and informal type of organisation on the local level and a tight vertical control by the leadership on the national level. The core leadership group is drawn from Parti de Gauche (Mélenchon’s former party). <span class="mag-quote-center">FI has a horizontal and informal type of organisation on the local level and a tight vertical control by the leadership on the national level.</span></p> <h2>A staunch patriotism</h2> <p>Patriotism is, for left-wing populists, a very positive value. Pablo Iglesias and Íñigo Errejón have embraced the notion. They have sought to reclaim patriotism for ‘progressive ends’. This is a novelty in a country where Franco implemented a fascist regime in the name of the ‘patria’, its defence and values. Patriotism works here as an empty signifier in order to stir up a ‘new national spirit.’ For Iglesias, the notion of patriotism is a question that goes beyond left and right. This is about <a href="https://www.dissentmagazine.org/article/marc-bassets-podemos-patriotism-spain">behaving in a ‘decent’ manner</a><a href="#_ftn9">[9]</a>.</p> <p>Jean-Luc Mélenchon’s traditional brand of republicanism has for long been patriotic. Most of his speeches are peppered with vibrant references to <em>la patrie</em>. The FI leader likes to quote in particular this famous Jean Jaurès sentence: ‘It may almost be said that, while a little dose of internationalism separates a man from his country, a large dose brings him back. A little patriotism separates from the&nbsp;<em>Internationale</em>; the higher patriotism brings him back to it.’ Based on strong revolutionary and republican principles, patriotism is largely perceived on the French left as an acceptable point of reference although not everyone would agree with it.</p> <p>Mélenchon sees the unity of the Republic (France’s ‘one and indivisible’ according to the first article of the Constitution of the 5th Republic) as untouchable if not sacrosanct. For instance, he inveighs against the European Regional Languages Charter on the grounds that it grants ‘specific rights’ to people according to their linguistic practice. The then European Member of Parliament argued that this would be <a href="https://www.humanite.fr/sites/default/files/legacy/courrie_jlm_ppl_charte_langues.pdf">contrary to the principle of equality</a> of all citizens before the French law<a href="#_ftn10">[10]</a>.</p> <p>The FI leader is also a patriot of a more conservative type. The FI leader sings the praises of France as global power, spanning all the world’s seas and oceans. He wants France to quit NATO, for instance, but, like Charles de Gaulle, in order to better defend its interests and prestige around the world. Mélenchon regards all French overseas territories, not as colonised countries, but as fully part of France. <span class="mag-quote-center">Mélenchon regards all French overseas territories, not as colonised countries, but as fully part of France.</span></p> <h2><strong>Conclusion</strong></h2> <p>Can left-wing populism work in France? Can a movement launched by one man to support an electoral campaign become a major progressive force? Contrary to Syriza and Podemos which both originated from various social movements, France Insoumise was engineered by one man for a specific political purpose.</p> <p>Electoral polls show that FI’s electorate match the traditional pattern of left-wing voters: urban, youngish, public sector workers, educated, lower-middle class. Mélenchon did not attract a significant number of voters from the right or far right. He appealed to the young and working-class voters who <a href="https://www.politis.fr/articles/2017/03/eric-fassin-le-populisme-de-gauche-est-une-illusion-politique-36587/">normally do not vote</a><a href="#_ftn11">[11]</a>. The irony is despite dismissing the notions of left and class, the sociology of Mélenchon’s electorate is clearly left-wing and their vote is a class vote against the right and extreme right. In other words, the FI’s electorate was attracted in the first place by Mélenchon’s left-wing social democratic programme.</p> <p>One may wonder whether populism is the best strategy to broaden the left’s electorate. Left-wing and right-wing populisms arguably do not tap into the same culture and do not express the same feelings. On the left, the anger is directed at free market economics<a href="#_ftn12">[12]</a>. On the far right, the hatred of foreigners and immigrants is the main motivation. Both feelings and mindsets are incompatible: the former has a positive mindset whereas the latter is based on resentment. It would thus seem more beneficial from an electoral and political point of view to appeal to left-wing voters who abstain rather than try to lure right-wing voters who do not share the social justice agenda of the left.</p><p>&nbsp;</p> <p>&nbsp;</p><p><a href="#_ftnref1">[1]</a> Philippe Marlière, ‘Jean-Luc Mélenchon’s Policies Are No Far-Left Fantasies’, <em>The Guardian</em>, 15 April 2012. </p> <p><a href="#_ftnref2">[2]</a> Jean-Luc Mélenchon, <em>Qu’Ils S’En Aillent Tous! Vite, la Révolution Citoyenne</em>. Paris, Flammarion, 2010, p. 13.</p> <p><a href="#_ftnref3">[3]</a> César Rendueles, Jorge Sola, ‘Podemos and Paradigm Shift’, <em>Jacobin</em>, 13 April 2015. </p> <p><a href="#_ftnref4">[4]</a> Ernesto Laclau, <em>On Populist Reason</em>, London, Verso, 2005.</p> <p><a href="#_ftnref5">[5]</a> Jean-Luc Mélenchon, <em>L’Ère du Peuple</em>. Paris, Fayard, 2014.</p> <p><a href="#_ftnref6">[6]</a> Chantal Mouffe, ‘French Presidential Candidate Mélenchon is a Radical Reformist Against Mounting Oligarchy’, <em>Verso</em>, 19 April 2017. </p> <p><a href="#_ftnref7">[7]</a> Jean-Luc Mélenchon, <em>Un Avenir En Commun. Le Programme de la France Insoumise et Son Candidat.</em> Paris, Éditions du Seuil, 2016.</p> <p><a href="#_ftnref8">[8]</a> Anne-Charlote Dusseaulx, ‘Les 10 Premières Mesures du Programme de Mélenchon’, <em>Le Journal du Dimanche</em>, 16 October 2016. </p> <p><a href="#_ftnref9">[9]</a> Marc Bassets, ‘Spain’s New Patriots’, <em>Dissent</em>, Summer 2015. </p> <p><a href="#_ftnref10">[10]</a> Jean-Luc Mélenchon, ‘Lettre aux Députés’, 21 January 2014, <em>L’Humanité</em>. </p> <p><a href="#_ftnref11">[11]</a> Olivier Doubre. ‘Éric Fassin: Le Populisme de Gauche Est une Illusion Politique’,&nbsp; <em>Politis</em>, 27 March 2017. </p> <p><a href="#_ftnref12">[12]</a> Éric Fassin, <em>Populisme: le Grand Ressentiment</em>, Paris, Textuel, 2017.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/rosemary-bechler/jean-luc-melenchon-interview"> France is a universal nation: Mélenchon speaks out</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/can-europe-make-it/joshua-neicho/amiens-cacophony-of-voices">Amiens – a cacophony of voices</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/can-europe-make-it/philippe-marli%C3%A8re/demophobes-and-great-fear-of-populism">The demophobes and the great fear of populism</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/can-europe-make-it/jo-o-de-pina-cabral/populism-and-fraternity-in-portugal">Populism and fraternity in Portugal</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> France </div> <div class="field-item even"> EU </div> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> <div class="field-item even"> Ecuador </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Culture </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Economics </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> Can Europe make it? Can Europe make it? Ecuador Venezuela EU France Civil society Conflict Culture Democracy and government Economics Ideas International politics World Forum for Democracy 2017 Philippe Marlière Populism: what is it? Fri, 27 Oct 2017 09:10:46 +0000 Philippe Marlière 114231 at https://www.opendemocracy.net Lo que Venezuela nos dice acerca de la política exterior del Partido Laborista https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/paul-canning/lo-que-venezuela-nos-dice-acerca-de-la-pol-tica-exterior-del-partido- <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>En el Reino Unido, Venezuela se ve reducida a un ejercicio político de sumar puntos, mientras el país se hunde todavía más en un enorme desastre humanitario. (Artículo originalmente publicado en inglés el 30 de septiembre de 2017).&nbsp;<strong><em><a href="https://opendemocracy.net/uk/paul-canning/what-venezuela-says-about-labour-party-foreign-policy">English</a></em></strong></p> <p><strong>&nbsp;</strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/maduro disobey.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/maduro disobey.png" alt="" title="" width="279" height="320" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Una semana después del debate que tuvo lugar este mes en el parlamento británico sobre Venezuela, el redactor político del <em>Daily Mirror</em> Kevin Maguire <a href="https://twitter.com/Kevin_Maguire/status/908000605351837701">twitteó</a>, como respuesta a un artículo sobre Yemen y Arabia Saudita, lo que sigue:</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/maguire tweet.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/maguire tweet.png" alt="" title="" width="460" height="346" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span>&nbsp;"Y ni pío sobre el terror de un aliado del gobierno británico por parte de aquellos que pretenden preocuparse por Venezuela sólo para atacar a Corbyn".&nbsp;</p> <p>Aquí suceden varias cosas. Podría pensarse que se trata de una respuesta dirigida a personas como el miembro del Partido Conservador <a href="https://twitter.com/johnredwood/status/907626938126172160">John Redwood</a>.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/redwood tweet.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/redwood tweet.png" alt="" title="" width="460" height="240" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>Pero Maguire podría dirigirse también a representantes del Partido Laborista como Catherine West, Kevan Jones, Siobhan McDonagh y Mike Gapes, que han hecho preguntas en el parlamento sobre Venezuela, o como Graham Jones, que organizó el debate sobre Venezuela y es el responsable de que se haya creado un Grupo Parlamentario Inter-Partidos (APPG) y cuyo interés por América Latina es inveterado.&nbsp;</p> <p>En el trasfondo de sus comentarios planea la afirmación - errónea pero ampliamente difundida - de que Graham Jones creó el APPG sólo para dañar a Corbyn.&nbsp;</p> <p>Así que ¿atinaríamos si creyéramos que la única manera que tienen los partidarios de Corbyn, tanto en la blogosfera como en los principales medios de comunicación, para poder pensar en el desastre humanitario que está ocurriendo en Venezuela es a través del prisma Corbyn? ¿Y, de ser así, qué sucederá cuando esa burbuja de pensamiento se tope con la realidad?</p> <p><strong>"La policía está metida en ello"</strong><strong>&nbsp;</strong></p> <p>“Lo hacen sin pudor. Cada vez que se acercan a un micrófono. Cada vez que les enfoca una cámara. En cada rueda de prensa. Fuera y dentro del país. No importa el tema. Ya sea sobre la crisis hospitalaria, la escasez, la hiperinflación, la epidemia de asesinatos, la desaparición del dinero en efectivo, la ausencia de gasolina. Cualquier tema obvio y visible. Y, a pesar de eso, de lo irrebatible y manifiesta que es nuestra miseria, mienten. Dicen que la patria es cada vez más próspera, que el mundo nos envidia, que somos referencia y paradigma, que si por Dios fuera, nos plagiaría para diseñar el paraíso terrenal a imagen y semejanza de Venezuela. Se ponen grandilocuentes y pomposos. Retóricos y cursis. Citan a Bolívar hasta el desfallecimiento. Mienten cuando hablan de guerra económica y conspiraciones universales. Mienten para sentirse libres de culpa. Mientras tanto, la gente, el ciudadano común, el mismísimo pueblo, busca sobrevivir entre los escombros de un país arruinado y saqueado por los insignes prohombres de la revolución". Son palabras del escritor venezolano <a href="https://translate.google.com/translate?ie=UTF-8&amp;tl=en&amp;u=http%3A%2F%2Fwww.caraotadigital.net%2Fcolumnistas%2Fla-ventana-44%2F">Leonardo Padrón</a>.</p> <p>Ivor Heller reside en el sur de Londres y es el director del club de fútbol Wimbledon AFC. Su pareja, Lisa, es venezolana. Tiene familia en Venezuela, seis hermanas, y Heller lleva tiempo escuchando la "avalancha continua de mensajes inquietantes" que recibe su pareja a través de angustiosas llamadas telefónicas.&nbsp;</p> <p>A la familia de una de sus hermanas, "gente común de clase obrera", unos delincuentes le obligaron a abandonar su casa en la que llevaba viviendo 30 años. Lo perdieron todo. A la pregunta de si antepusieron una denuncia, Heller suelta una carcajada: "¡Pero si la policía está metida en ello!"&nbsp;</p> <p>Llamó una sobrina. No comía desde hacía tres días. Estaba angustiada porque su esposo no aparecía tras haber ido a protestar por la entrada de <a href="http://www.bbc.co.uk/programmes/b0902pjr">las fuerzas de Maduro</a> en la ciudad, "disparando a diestro y siniestro".</p> <p>Los familiares de Lisa se están muriendo de hambre. Heller ha visto las fotos en las que se evidencia su pérdida de peso y también las de las enormes colas para conseguir alimentos. Habla de otra sobrina, a la que asaltaron y apuñalaron. La tasa de asesinatos en el país es de espanto. La razón por la que se vieron únicamente imágenes diurnas de las protestas callejeras es porque la gente <a href="http://www.reuters.com/article/us-venezuela-politics-protesters-idUSKBN19K26V">teme salir por la noche</a>.</p> <p>Otra londinense venezolana, que pide no ser nombrada para no perjudicar a sus familiares, habla de "gente que se está comiendo los asnos salvajes en Paraguana" y de "hoyos gigantes, del tamaño de un coche, &nbsp;en las carreteras". Ha tratado de ponerse en contacto con su padre, para tener información que darme, pero los cortes de energía lo han impedido. Me habla de Venezuela antes de 2014, año en que ella dejó de regresar al país. Mucho antes de que cayera el precio del petróleo, visitar el país ya era, según ella, "demasiado peligroso", había una "pérdida absoluta de seguridad" y "un montón de ancianos viviendo encerrados en sus casas, aterrorizados. Te podían robar en cualquier momento, a punta de pistola, y a muchos miembros de mi familia les había ocurrido esto”. El chavismo estaba ya en decadencia, había "trenes abandonados, inflación escandalosa, graves escaseces alimentarias, secuestros cotidianos, playas contaminadas, basura en los campos, empresas privadas que cerraban, sólo había productos de marcas globales porque Venezuela había dejado de fabricar cosas". Ella había escuchado "historias desgarradoras de personas que perdieron sus hogares y los negocios que llevaban años trabajando para levantar – no quedó nada”. Más recientemente, me dijo, "se prohibió beber alcohol en Semana Santa" y, ahora, "hay disponible una gran abundancia de narcóticos".&nbsp;</p> <p>Joaquín Villalobos, ex-guerrillero salvadoreño convertido en consultor para la resolución de conflictos, relataba en el periódico <a href="https://elpais.com/internacional/2017/08/05/america/1501944884_122197.html"><em>El País</em></a>: "En medio del caos, el poder que han adquirido los grupos criminales es increíble".</p> <p>Estos son algunos titulares sobre Venezuela de las últimas dos semanas:&nbsp;</p> <p><a href="https://www.24matins.es/topnews/america/ong-denuncia-que-8-presos-han-muerto-en-venezuela-por-desnutricion-en-2017-23175">Una ONG denuncia que al menos 8 presos han muerto por desnutrición en Venezuela en lo que va de año</a>.&nbsp;</p> <p><a href="http://runrun.es/nacional/325750/caritas-desnutricion-aguda-roza-el-umbral-de-la-emergencia-en-venezuela.html">Cáritas: el 41% de los venezolanos se alimentan de los resíduos de los mercados</a>.</p> <p><a href="http://cronica.uno/deficit-80-camionetas-obliga-caraquenos-andar-carro-lola-i/">Dos tercios de los autobuses de Caracas están parados por falta de piezas de recambio.</a>.</p> <p><a href="https://www.caracaschronicles.com/2017/09/22/more-malnutrition/">Escasean el 85% de los medicamentos en Venezuela, entre ellos antibióticos infantiles. Los bancos de sangre están prácticamente colapsados</a>.&nbsp;</p> <p><a href="http://elestimulo.com/blog/fao-hay-41-millones-con-desnutricion-en-venezuela/">FAO: hay 4,1 millones de personas con desnutrición en Venezuela</a>.</p> <p><strong>"La angustia por la inanición es mucho más intensa que nuestras disputas partidarias"</strong></p> <p>Ivor y Lisa apoyan a la organización benéfica británica <a href="http://healingvenezuela.co.uk/">Healing Venezuela</a>. La pareja ha enviado dinero para que un pariente suyo pueda ir a Colombia a buscar comida, pero se dan cuenta de que lo que pueden hacer es muy limitado. Así que Ivor se puso en <a href="https://twitter.com/ivor27/status/894670006847508481">contacto</a> con su diputada, Siobhan McDonagh, diciéndole: "El tormento de escuchar a los miembros de mi familia en tal angustia es indescriptible, nos sentimos impotentes". McDonagh decidió entonces reunirse con un grupo de venezolanos-británicos en un <a href="https://twitter.com/liquiliquiuk">restaurante venezolano</a> en Merton, al sur de Londres. Estuvo con ellos dos horas y media y se fue, según Heller, "con temblor de piernas" por lo que había escuchado. Una mujer llevó con ella a la reunión a su madre, que había logrado salir de Venezuela. La anciana era, dice Heller, "un saco de huesos".</p> <p>El 5 de septiembre McDonagh habló en un debate en el Parlamento del Reino Unido sobre Venezuela <a href="http://parliamentlive.tv/event/index/37b922fe-d394-4dcc-8248-ac0f9dd0fc24?in=10:09:19&amp;out=10:15:00">y dijo</a>: "Tuve la oportunidad de conocer a miembros de la comunidad [venezolana] hace quince días... Su ansiedad y angustia ante el hambre y el asesinato de sus familiares es mucho más intensa que nuestras disputas parlamentarias y de partido".&nbsp;</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/mcdonagh.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/mcdonagh.jpg" alt="" title="" width="460" height="259" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'></span></span></p><p>McDonagh habló del residente en su circunscripción y vecino suyo, Marifel, cuyo hermano es cirujano y trabaja en un hospital venezolano. "Marifel me mostró una foto de su hermano sosteniendo una antorcha para poder llevar a cabo una operación debido a los apagones". Marifel le explicó que "los pacientes tienen que traerlo todo consigo, desde sábanas hasta guantes quirúrgicos y antibióticos. Las máquinas de rayos X no funcionan y tampoco los simples aparatos para tomar la presión sanguínea".&nbsp;</p> <p>McDonagh terminó su intervención con estas palabras: "Hay 5.000 ciudadanos británicos-venezolanos en nuestro país que esperan que nuestro parlamento, nuestros partidos y nuestros parlamentarios muestren liderazgo y preocupación por ellos y por sus familias. Espero que podamos demostrar eso en el día de hoy".&nbsp;</p> <p>El ministro del Interior, Alan Duncan, estuvo presente en <a href="https://www.theyworkforyou.com/whall/?id=2017-09-05a.1.0#g1.1">el debate</a>. Pero era patente y notorio que ninguno de los que han defendido fervorosamente al Chavismo en el parlamento estaban allí, como señaló Graham Jones al editor del diario <em>The Morning Star</em> en el programa <a href="https://twitter.com/daily_politics/status/905034081968070656">the Daily Politics</a>. ¿A qué se debe que aquellos que echan espuma por la boca ante el "cambio de régimen" y la omnipotente CIA no aprovechasen la oportunidad para poner en entredicho a los supuestos co-conspiradores, o sea al gobierno británico?</p> <p>Es extraño también que cuando se <a href="https://twitter.com/BBCAnyQuestions/status/893812585883066368">denuncia</a> a Venezuela como símbolo del fracaso del socialismo bolivariano, nadie hable de Bolivia, donde la revolución bolivariana todavía está en marcha, su economía va bien, los ciudadanos pobres están mucho mejor y no hay escasez de alimentos. La trayectoria no es perfecta pero, por ahora, es buena.&nbsp;</p> <p>La izquierda casi nunca menciona a Bolivia (<a href="https://www.youtube.com/watch?v=EqRi2Qips0Y">salvo Owen Jones, quien sí la mencionó</a> cuando rompió brevemente su silencio sobre Venezuela, y también <a href="https://www.theyworkforyou.com/whall/?id=2017-09-05a.1.0#g16.0">el diputado del &nbsp;Partido Nacional Escocés (SNP) Martin Docherty que la sacó a colación en el debate</a>). Por lo general, no es un meme izquierdista gritar '¡Bolivia!' cuando surgen acusaciones contra Venezuela, porque mencionar una economía "socialista" de América Latina que está funcionando implica que el desastre de Venezuela no tiene nada que ver con la CIA, ni con los "traidores económicos", ni con los barones del petróleo. Señalar el éxito de Bolivia implica que los problemas venezolanos son culpa del régimen venezolano cuyo gasto, a diferencia del de Bolivia, ha sido tal que el precio del petróleo tendría que haber sido poco menos que 200 dólares/barril, cerca del doble de su pico, para sostenerlo.&nbsp;</p> <p>Como <a href="https://www.washingtonpost.com/news/global-opinions/wp/2017/01/05/as-socialist-venezuela-collapses-socialist-bolivia-thrives-heres-why/?utm_campaign=2cc3d273e0-EMAIL_CAMPAIGN_2017_01_06&amp;utm_medium=email&amp;utm_source=El%20Chasqui&amp;utm_term=.e1010d0e1d">explicó Francisco Toro en el <em>Washington Post</em></a>: "Resulta que la diferencia entre Bolivia y Venezuela no tiene nada que ver con etiquetas ideológicas abstractas, sino con la prudencia fiscal".&nbsp;</p> <p>Un argumento que se escucha muy a menudo (<a href="https://www.theyworkforyou.com/whall/?id=2017-09-05a.1.0#g17.2">Helen Goodman echó mano de él en el Parlamento</a>) es el de echar la culpa de las dificultades económicas de Venezuela exclusivamente a la caída del precio del petróleo, algo que <a href="http://www.bbc.co.uk/programmes/p051zkj8">simplemente no es cierto</a>. Como si la actual situación humanitaria fuese el resultado de un desastre natural impredecible y no de las políticas del régimen.</p> <p><strong>¿Cuáles son las reglas que rigen?</strong>&nbsp;</p> <p>Otro tema del <em>tweet</em> de Maguire que se remachó en la Conferencia del Partido Laborista fue que triangular y golpear a Arabia Saudita vende.&nbsp;</p> <p><a href="http://press.labour.org.uk/post/165720826204/emily-thornberry-speech-to-labour-party-conference">La Secretaria de Asuntos Exteriores del Partido Laborista, Emily Thornberry, dijo en la Conferencia</a> que estamos presenciando "el mayor desafío al orden mundial desde los años treinta con el colapso de la Sociedad de Naciones". Expresó su apoyo a "lo que Jeremy llama... “un mundo basado en reglas y leyes” y agregó que "este es el momento en que, más que nunca, necesitamos que nuestros líderes luchen por ese orden mundial... e insistan en trabajar por la paz a través de las Naciones Unidas".&nbsp;</p> <p>¿Reglas?</p> <p>En su discurso, Thornberry mencionó once veces a Arabia Saudita, una vez a Siria, una vez a Venezuela – y ninguna a Rusia. Su partido <a href="http://press.labour.org.uk/post/165720826204/emily-thornberry-speech-to-labour-party-conference">prohibió la asistencia a la conferencia de Arabia Saudita y Sudán</a> por sus "crímenes de guerra”, pero no a Rusia, que los estaba <a href="https://twitter.com/snhr/status/912260267626594304">cometiendo</a> en Siria el mismo día de su discurso (ni a Myanmar, por cierto).&nbsp;</p> <p>Señalar a Arabia Saudita (y no podían hacerlo más claramente) es popular. Pero, ¿de qué ‘reglas’ estamos hablando? ¿Las que resulta que coinciden exactamente con <a href="https://twitter.com/search?l=&amp;q=ksa%20OR%20saudi%20from%3Astwuk&amp;src=typd">la agenda de Stop The War Coalition</a> (STWC)?</p> <p>La corrupción mata a la gente tanto como una bomba que se vende a las fuerzas armadas sauditas. “La desnutrición en Venezuela es un problema de corrupción, no de falta de dinero", declaraba <a href="https://www.ft.com/content/25055a2a-6332-11e7-91a7-502f7ee26895">al <em>Financial Times</em></a> Maritza Landaeta, directora de la Fundación Bengoa, un centro benéfico de atención sanitaria con sede en Caracas. Y resulta que el Reino Unido es uno de los factores clave de los <a href="https://www.ft.com/content/25055a2a-6332-11e7-91a7-502f7ee26895">altísimos niveles de corrupción</a> de la ‘<a href="https://en.wikipedia.org/wiki/Boliburgues%C3%ADa">Boliburguesía</a>’, los nuevos ricos que creó Chávez, a través de nuestra regulación financiera famosa por su laxitud y nuestros paraísos fiscales como el de las Islas Vírgenes.</p> <p>Pero esto no es de lo que quiere hablar Thornberry, <a href="https://historyjack.com/2017/07/07/starvation-and-silence-british-left-and-venezuela/">una antigua <em>cheerleader</em> de Chávez</a>. Prefiere hablar de los sauditas y de bombas. Pero el suyo es un “retorno a la diplomacia” algo hueco, ya que la exclusión de Arabia Saudita llevó a que la Liga Árabe cancelara un evento previsto en la Conferencia.&nbsp;</p> <p>Hablar de la ONU como un vehículo para la paz – y ya no digo como único vehículo – es por supuesto jugar a una política para entendidos en relación a Irak. Es un juego apto sólo para los que han estado <a href="http://edition.cnn.com/2017/04/13/middleeast/russia-unsc-syria-resolutions/index.html">dormidos los últimos seis años</a> ante lo que sucede en <a href="https://amp.theguardian.com/world/2016/aug/29/un-pays-tens-of-millions-to-assad-regime-syria-aid-programme-contracts">Siria</a>, Crimea y <a href="https://www.irinnews.org/investigations/2017/07/17/inside-glaringly-dysfunctional-un-mission-myanmar">Myanmar</a>.</p> <p>En cuanto a Venezuela, la ONU es irrelevante. Lo que está en marcha allí es un <a href="http://paulocanning.blogspot.co.uk/2017/08/venezuela-in-every-way-terrible-week.html">proceso, algo torpe</a>, cuyo objetivo es conseguir arrastrar al régimen a una mesa para entablar conversaciones significativas, en el que están involucrados el Vaticano, España, la UE y el Grupo Lima (la mayoría de países de América Latina más Canadá), ­además de los últimos aliados que le quedan a Venezuela.</p> <p>El Grupo Lima <a href="http://www.international.gc.ca/oas-oea/2017-09-Declaration-Venezuela.aspx?lang=eng">ha instado</a> al gobierno venezolano a actuar "de buena fe" en unas conversaciones con la oposición en la República Dominicana. Pero el gobierno está <a href="https://twitter.com/pauloCanning/status/895603797442953217">jugando a hacer trucos</a> y a <a href="https://twitter.com/philgunson/status/912451550156599296">medrar</a>. Se centra en buscar reconocimiento para su “Asamblea Constituyente” con la que pretende reemplazar a un parlamento que no le convenía.</p> <p>El Parlamento de la UE ha aprobado sanciones específicas a Venezuela por 10 votos a 1. Dichas sanciones podrían aprobarse el 19 de octubre. Canadá, por su parte, ya las ha <a href="http://www.cbc.ca/news/world/canada-venezuela-sanctions-1.4303663">impuesto</a>. Y Estados Unidos, con el Presidente diciendo una cosa y las agencias haciendo otra, está metido hoy en <a href="https://twitter.com/pauloCanning/status/908085497960026112">un auténtico lío</a>, reconocido mundialmente, acerca de Venezuela.</p> <p>Hay dos países de la UE que tienen objeciones con respecto a las sanciones: Portugal y Grecia – aunque los griegos se están ya inclinando a aceptarlas. Se dio una situación semejante con las sanciones a Rusia y, al final, toda los estados miembros de la UE las sancionaron.&nbsp;</p> <p>Imagínense a un gobierno Corbyn ocupándose de estos desafíos.</p> <p>El propio Corbyn se ha <a href="http://www.rt.com/news/186148-eu-adopt-sanctions-russia/">opuesto a las sanciones contra Rusia</a>. También ha dicho varias veces que <a href="https://leftfootforward.org/2017/01/do-corbyn-and-farage-have-the-same-policy-on-nato-and-russia/">no defendería a miembros de la OTAN que estuvieran siendo atacados</a> y lo <a href="https://t.co/rbLW3eqlLt">hizo de nuevo</a> en la Conferencia de este año.&nbsp;</p> <p>Corbyn y Thornberry provienen ambos del entorno de las campañas de Solidaridad con Cuba/Solidaridad con Venezuela/Stop The War Coalition y evitan mezclarse con los que no están de acuerdo con ellos. Esto sucedió en 2014 con la "Revolución de la Dignidad" en Ucrania, cuando las fuerzas de izquierda occidentales<a href="https://twitter.com/pauloCanning/status/909458210146447366"> ignoraron a las ucranianas</a> y personas como Corbyn hablaron de que se estaba “provocando” a Rusia. <a href="http://paulocanning.blogspot.co.uk/2016/12/lindsey-german-is-thug-accomplice.html">Sucedió también con los sirios</a> y la campaña de Stop The War Coalition, y de nuevo con los <a href="http://www.togetherforsyria.org.uk/2017/09/jeremy-corbyn-break-your-silence-on.html">sirios y la reciente Conferencia laborista</a>. Y <a href="http://libcom.org/library/call-venezuela-anarchists-latin-america-world-solidarity-much-more-written-word-el-liber">sucede ahora con Venezuela</a>, a cuya oposición se califica de fascista. <a href="https://twitter.com/Almagro_OEA2015/status/912464865582829568">Los socialistas de la región</a>, incluso los que trabajaban para Allende, están siendo ignorados (véase Luis Almagro, ex canciller socialista del Uruguay, ahora jefe de la Organización de Estados Americanos, <a href="https://twitter.com/Almagro_OEA2015/status/912464865582829568">y su reciente informe sobre Venezuela</a>). También son ignorados los izquierdistas venezolanos que residen en Europa y que atacan a los <a href="http://www.lemonde.fr/idees/article/2017/09/18/le-totalitarisme-s-installe-peu-a-peu-au-venezuela_5187043_3232.html">"revolucionarios de salón" y los "portavoces del régimen"</a>. Y lo mismo sucede con los anarquistas venezolanos que <a href="http://libcom.org/library/call-venezuela-anarchists-latin-america-world-solidarity-much-more-written-word-el-liber">condenan al régimen</a> y a las <a href="https://translate.google.com/translate?ie=UTF-8&amp;tl=en&amp;u=https%3A%2F%2Fwww.derechos.org.ve%2Factualidad%2Fcarta-abierta-de-organizaciones-sociales-y-de-ddhh-de-venezuela-a-la-reunion-de-cancilleres-a-realizarse-en-peru-el-8-de-agosto-2017">organizaciones de derechos humanos</a>.</p> <p><strong>Ya vale de “declaraciones oficiales”</strong></p> <p>La "<a href="http://press.labour.org.uk/post/163670531874/liz-mcinnes-response-to-the-outcome-of-the">declaración</a> oficial" del Partido Laborista (como la calificó Emily Thornberry) sobre Venezuela no fue más que un mejunje ensimismado elaborado en silencio y destinado meramente a desviar posibles ataques - a disponer de algo con que rebatirlos y mostrar que "sí, hicimos algo".</p> <p>En <a href="https://www.theyworkforyou.com/whall/?id=2017-09-05a.1.0#g1.1">el debate del parlamento</a>, varios diputados laboristas hicieron justamente eso cuando los conservadores se metieron con Corbyn, aunque no tenía relación alguna con lo que habían manifestado durante el debate. Por ejemplo, cuando la ministra de Relaciones Exteriores del gabinete laborista en la sombra, Helen Goodman, <a href="https://www.theyworkforyou.com/whall/?id=2017-09-05a.1.0#g17.2">condenó las elecciones "fraudulentas"</a> (a la Asamblea Constituyente) – a pesar de que la "declaración oficial" del Partido Laborista no condenaba dichas elecciones.</p> <p>La "declaración oficial" del Partido Laborista está totalmente desconectada de lo que dicen los miembros de sus partidos hermanos en la región, como el canciller chileno <a href="https://uk.reuters.com/article/uk-venezuela-politics-region/venezuela-called-dictatorship-by-peru-condemned-by-new-bloc-idUKKBN1AO2NP">Heraldo Muñoz</a>, antiguo colaborador de Salvador Allende. No menciona la crisis humanitaria. No pide la liberación de los <a href="https://twitter.com/alfredoromero/status/912410477468233734">presos políticos</a>. En mi opinión, no pide nada.</p> <p>Quizás haya quien le encuentre significado a este extraño párrafo, yo no: "El Presidente Maduro también debe responder personalmente a las preocupaciones legítimas de la comunidad internacional sobre el carácter cada vez más autoritario de su gobierno y las crecientes dificultades que enfrenta su pueblo".&nbsp;</p> <p>¿Responder personalmente?&nbsp;</p> <p>Lo que el Partido Laborista piensa realmente se podría adivinar también a través de lo que dijo Helen Goodman <a href="https://www.theyworkforyou.com/whall/?id=2017-09-05a.1.0#g17.2">en el debate parlamentario</a>, cuando criticó a la oposición venezolana (que es extremadamente amplia e incluye a ex chavistas como la <a href="https://twitter.com/adam_wola/status/893892938442436608">ex Fiscal General Luisa Ortega Díaz</a>). Goodman cuestionó incluso que deban entablarse conversaciones entre el gobierno y la oposición.&nbsp;</p> <p>Y el ministro en la sombra Chris Williamson ha salido en todos los medios de comunicación defendiendo al régimen. Los periodistas simplemente <a href="https://twitter.com/Channel4News/status/912697609717997568">no están preguntando</a> lo que deberían preguntar, como por ejemplo: "¿Apoya usted las posibles sanciones de la UE y las que Canadá acaba de imponer? ¿Por qué no le pide usted a Nicolás Maduro que libere a los presos políticos? Y ¿por qué no ha condenado, como lo ha hecho su colega Goodman, las "elecciones fraudulentas" que acaban de celebrarse?"&nbsp;</p> <p>Todo ello crea un ambiente en el que personas como Kevin Maguire pueden permitirse insultar desenfadadamente, y sin que ello conlleve consecuencia alguna, no sólo a parlamentarios, sino también a personas como Ivor y Lisa y Marifel, y al pueblo de Venezuela. Como si todo lo que importase, para el Partido, no es esta enorme crisis humanitaria, sino la protección del líder del Partido.&nbsp;</p> <p>Escucho decir, una y otra vez, que a los votantes simplemente no les preocupan los temas de política exterior. Pero si de lo que vas a empezar a hablar es de una "política exterior ética", entonces deberías esperar que te hagan preguntas sobre aquellos detalles de esa política que preferirías pasar por alto. </p> <p>--&nbsp;</p> <p><em>El autor agradece la colaboración de </em><a href="https://twitter.com/bobfrombrockley"><em>Bob De Brockley</em></a><em>.</em></p> <p><em>&nbsp;</em><em>Nota: Tras la publicación de este artículo, la Embajada de Venezuela en el Reino Unido respondió al autor. Hemos publicado su respuesta <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/rocio-maneiro/carta-de-la-embajada-de-venezuela">aquí</a>.&nbsp;</em></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rocio-maneiro/carta-de-la-embajada-de-venezuela">Carta de la Embajada de Venezuela</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/andr-s-felipe-parra/criticar-venezuela-desde-la-izquierda">Criticar a Venezuela desde la izquierda</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/am-rica-latina-frente-venezuela">América Latina frente a Venezuela</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Paul Canning Tue, 17 Oct 2017 11:45:10 +0000 Paul Canning 114058 at https://www.opendemocracy.net The end of anonymity? Trump and the tyranny of the majority https://www.opendemocracy.net/digitaliberties/carly-nyst/end-of-anonymity-trump-and-tyranny-of-majority <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Worldwide, there is an administration-sanctioned attack on anonymity, online and off. </p> </div> </div> </div> <p><a href="https://opendemocracy.net/hri"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/finalbannerhri2_0.jpg" alt="HRI" width="460px" /></a></p> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/500209/PA-30493523.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/500209/PA-30493523.jpg" alt="lead " title="" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" width="460"/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Protesters stand in solidarity with the "Native Nations Rise" march on Washington, D.C. against the construction of the Dakota Access Pipeline in Portland, Ore., on March 10, 2017.Alex Milan Tracy/Press Association. All rights reserved. </span></span></span>Long before the trickle of anonymous leaks from the White House became a steady downpour, President Trump delivered a characteristically meandering <a href="https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2017/02/24/remarks-president-trump-conservative-political-action-conference">address to the Conservative Political Action Conference</a>, in February this year. Tucked into a library catalogue of complaints (against “bloodsucker consultants”, Obamacare and “bad dudes”) and compliments (for miners, Bernie voters, border police, and “really strong and really good” regulations), was a brief tirade against anonymous sources. “I’m against the people that make up stories and make up sources. They shouldn’t be allowed to use sources unless they use somebody’s name. Let their name be put out there.&nbsp;Let their name be put out,” the President declared. “A source says that Donald Trump is a horrible, horrible human being. &nbsp;Let them say it to my face. Let there be no more sources.”</p> <p>The President’s remarks, and his subsequent sustained and vitriolic attacks on the news media, reveal as much about the <a href="http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/donald-trump-mental-illness-narcisissm-us-president-psychologists-inauguration-crowd-size-paranoia-a7552661.html">severity of his personality flaws</a> as they do about his <a href="https://www.reuters.com/article/usa-censorship/trumps-hostility-toward-media-has-a-purpose-un-human-rights-expert-says-idUSL8N1LH6OV">dangerous disregard for an independent and pluralistic media</a>. But they also suggested a more fundamental contestation of a key pillar of democratic and human rights-respecting societies – <a href="https://www.opendemocracy.net/digitaliberties/hanane-boujemi/right-to-online-anonymity">the right to anonymity. </a>&nbsp;</p> <p>Journalists’ entitlement to cite and defend anonymous sources is guaranteed by international human rights law, under which the right to freedom of expression guarantees all individuals the right to receive and impart information. In the seminal case of Goodwin v The United Kingdom, the European Court of Human Rights reasoned that if journalists are forced to reveal their sources, the role of the press as a public watchdog would be undermined. </p> <p>In the digital age, however, it is not only journalists and their sources who enjoy the right to anonymity. Alongside the dramatic transformation of journalism and of the concepts of public transparency and accountability that have accompanied recent technological changes, there has been increasing recognition that ordinary people now create, as well as consume, media. Through social media platforms, online forums, websites and discussion boards, individuals receive and impart information in enjoyment of their free expression rights. They may wish to avoid identification in doing so, by using traditional means (such as adopting pseudonyms) or technical tools (such as like VPNs or anonymising networks). In doing so, they are exercising their right to anonymity, a key component of the tandem rights to freedom of expression and to privacy, which are guaranteed to them under <a href="y">international human rights law</a>. The centrality of anonymity to the enjoyment of human rights, particularly online, is enshrined in numerous instruments, including the <a href="http://internetrightsandprinciples.org/site/">Charter of Human Rights and Principles for the Internet.</a></p> <p>Like international human rights law, <a href="https://www.law.cornell.edu/supct/html/93-986.ZO.html">US constitutional law</a> has long protected anonymous free expression. Yet, in Trump’s America, the continued enjoyment of this right is in peril. The President’s February screed against anonymous sources foretold of a forthcoming assault on anonymity, particularly online. That assault began in the aftermath of the President’s inauguration, when Facebook was sent warrants demanding the unmasking of users and the disclosure of their communications and identifying information <a href="https://www.accessnow.org/u-s-court-must-let-facebook-protect-anonymity-trump-protesters/">in a case</a> <a href="https://www.washingtonpost.com/local/public-safety/facebook-says-it-shouldnt-have-to-stay-mum-when-government-seeks-user-data/2017/07/15/759f2cd6-67dd-11e7-9928-22d00a47778f_story.html?utm_term=.836dad44e7c3.">thought to be connected</a> with an anti-Trump protest held during the inauguration. <span class="mag-quote-center">The number of people whose identity the government requested – whose anonymity they sought to unmask – was 1.3 million.</span></p> <p>In March, Customs and Border Protection <a href="https://www.theguardian.com/technology/2017/apr/06/twitter-lawsuit-anonymous-account-trump-alt-uscis">issued a summons to Twitter</a>, requesting the identification details and IP addresses associated with @ALT_USCIS, a Twitter account purporting to convey the views of dissenters within the government. That same month, <a href="https://arstechnica.com/tech-policy/2017/03/police-win-warrant-to-search-dakota-access-pipeline-protest-facebook-page/">police sought access</a> to the Facebook page of a group of protestors demonstrating against the Dakota Access Pipeline. In each of these three cases, individuals were using anonymous social media accounts or private groups to express or organise dissent against the Trump administration.</p> <p>The apogee of the assault came in July, when the Department of Justice served a warrant on a website-hosting company, DreamHost, <a href="https://www.theguardian.com/world/2017/aug/14/donald-trump-inauguration-protest-website-search-warrant-dreamhost">demanding access</a> to the IP address of every person who had visited a particular website. That website was an anti-Trump website, purportedly used to coordinate protests during the inauguration. The number of people whose identity the government requested – whose anonymity they sought to unmask – was 1.3 million.</p><p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none caption-xlarge'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/500209/32456629055_029fff7ddc_z.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/500209/32456629055_029fff7ddc_z.jpg" alt="" title="" class="imagecache wysiwyg_imageupload caption-xlarge imagecache imagecache-article_xlarge" style="" width="460"/></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Inauguration Day protest at Westlake Park, Seattle. Derek Simeone. Some rights reserved.</span></span></span>In response to legal challenge and public outcry, <a href="https://www.theguardian.com/world/2017/aug/22/donald-trump-protest-website-back-down-dreamhost-ip-address">the government ultimately revised</a> the scope of the warrant, and its legitimacy <a href="https://www.dreamhost.com/blog/a-win-for-the-web/">remains in dispute</a> before the courts. But the confidence and audacity of the Department of Justice in the first instance suggests the principle underpinning its demand enjoys the approval of the highest office in the land – the President’s. </p><p>Viewed through a Trumpian lens, anonymity is the cover behind which dissenters and critics cower, lobbing “fake news” missives and organising protests designed to attack the President. Indeed, the equation of anonymity with falsity is a key tactic that Trump uses to discredit those who might wish to speak out against the administration without identifying themselves. Anonymous critics are not only unreliable, they are deliberately untruthful: according to <a href="https://www.usatoday.com/story/news/politics/onpolitics/2017/05/30/trump-hates-anonymous-sources-unless-theyre-stories-favorable-him/102309400/">a Trump tweet</a>, “Whenever you see the words ‘sources say’ in the fake news media, and they don’t mention names… it is very possible that those sources don’t exist but are made up by fake news writers. #FakeNews is the enemy!” <span class="mag-quote-center">The equation of anonymity with falsity is a key tactic.</span></p> <p>At <a href="http://time.com/4912055/donald-trump-phoenix-arizona-transcript/">an August rally in Phoenix</a>, Arizona, the President accused “truly dishonest people in the media and the fake media” of simply “mak[ing] up stories. They have no sources in many cases. They say “a source says” – there is no such thing. But they don’t report the facts.” In the same speech, he also implicitly criticised protestors for exercising their right to physical anonymity, calling out anti-fascist protestors for “show[ing] up in the helmets and the black masks.” </p> <p>Days later, following subsequent anti-Trump protests, Arizonan legislator Republican Jay Lawrence <a href="https://www.facebook.com/jay.lawrence.9822">announced his intention</a> to ban masks at protest rallies, claiming that “while the right to anonymity is sometimes desirable in healthy political discourse… too many who wish to act violently hide behind hoods or masks in an effort to intimidate or conceal their identity from law enforcement.”&nbsp;This rhetoric, when taken alongside the government’s legal attempts to unmask anonymous internet users involved in protest and activism, amounts to an administration-sanctioned attack on anonymity, online and off. </p> <h2><strong>Across the world</strong></h2> <p>It is an attack which is all the more concerning because it is not only confined to Trump’s America. Across the world, we see countries <a href="https://www.opendemocracy.net/hri/joshua-franco/fear-of-surveillance-is-forcing-activists-to-hide-from-public-life-in-belarus">proposing measures</a> aimed at unmasking internet users: from <a href="http://fortune.com/2017/08/28/china-real-names-online-anonymity-censorship/">China</a>, where new rules require internet forum providers to obtain and verify the real identities of their users before accepting their comments, to Britain, whose Independent Reviewer of Terrorism Legislation Max Hill QC <a href="https://www.standard.co.uk/news/techandgadgets/tech-giants-must-pay-to-stop-extremists-using-sites-terror-experts-warn-a3624886.html">recently suggested</a> that social media providers should withhold the provision of encrypted services pending positive identification of the internet user. Ecuador, Vietnam, and Iran have all enacted laws in recent years requiring the use of “real names” online, and large social media platforms such as Facebook enforce real name policies. <span class="mag-quote-center">Max Hill QC suggested that social media providers should withhold the provision of encrypted services pending positive identification of the internet user.</span></p> <p>Despite its clear importance in protecting critics, activists, dissenters and whistleblowers from the types of punitive action demonstrated by the Trump administration, the right to anonymity is neither universally valued nor without its pitfalls. </p> <p>Anonymity has a disinhibiting effect, particularly online, removing social and cultural constraints that might otherwise restrain commentators from making controversial, offensive or harmful remarks. The confidence, ease and impunity with which online trolls, <a href="https://www.opendemocracy.net/neal-curtis/alternative-take-on-alternative-facts-trump-bannon-fake-news">fake news purveyors</a> and hate groups operate in the digital age is undoubtedly fuelled in part by their ability to open and close anonymous social media accounts with relative ease. That trolls’ platform of choice is overwhelmingly Twitter, a social network that does not enforce a real name policy, is no coincidence. Many have <a href="https://www.theatlantic.com/technology/archive/2016/12/how-to-fix-the-internet/510797/">connected</a> the seeming uptick in intolerance, incivility and hate speech to the proliferation of anonymous means of expression that the internet has enabled. Indeed, <a href="https://www.theguardian.com/commentisfree/2017/jul/13/patriotic-trolling-how-governments-endorse-hate-campaigns-against-critics">some States</a> have begun to exploit an increasingly caustic cyberspace by deploying trolls and online hate mobs to promote State propaganda and silence critics.</p> <h2><strong>A price worth paying</strong></h2> <p>But seen through the lens of human rights, anonymity may be the cure, rather than the cause, of intolerance and majoritarianism. Anonymity, particularly online, enables those in the minority, those who would normally stay silent, to speak out against the status quo without fear of reprisals. </p> <p>Without the protection of obscurity, dissenting views might disappear altogether, and along with them pluralistic societies, as public discourses homogenise, intolerance becomes mainstream, and populist leaders become increasingly emboldened by the absence of criticism. As the US Supreme Court <a href="https://www.law.cornell.edu/supct/html/93-986.ZO.html">so eloquently observed</a>, “[a]nonymity is a shield from the tyranny of the majority . . . [that] exemplifies the purpose [of the First Amendment]: to protect unpopular individuals from retaliation . . . at the hand of an intolerant society.” </p> <p>The obstacles facing human rights activists faced with Trump’s unique brand of populist and intolerant governance are many, but countering the President’s assault on anonymity presents a particularly acute challenge. As long as the right to anonymity exists, it can be enjoyed by fascists, trolls, journalists and anti-Trump protesters alike. If we believe that it is a critical necessity for some people to enjoy their free speech and privacy rights, we must defend anonymity’s enjoyment by all. Violent protests and incivility online may be the price of such a right, but the unexpected ascendency of a populist, fascistic and authoritarian leader such as Donald Trump is a painful reminder of why that is a price worth paying.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-read-on"> <div class="field-label"> 'Read On' Sidebox:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p><a href="https://opendemocracy.net/hri"><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/smallhribanner.jpg" alt="" /></a></p> <p>More from the <a href="https://opendemocracy.net/hri">Human Rights and the Internet</a> partnership.</p> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> United States </div> <div class="field-item even"> China </div> <div class="field-item odd"> UK </div> <div class="field-item even"> Turkey </div> <div class="field-item odd"> Australia </div> <div class="field-item even"> Ecuador </div> <div class="field-item odd"> India </div> <div class="field-item even"> Finland </div> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Conflict </div> <div class="field-item even"> Culture </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> International politics </div> <div class="field-item odd"> Internet </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> digitaLiberties hri Venezuela Finland India Ecuador Australia Turkey UK China United States Conflict Culture Democracy and government International politics Internet Legal frontiers Carly Nyst Thu, 14 Sep 2017 20:26:19 +0000 Carly Nyst 113371 at https://www.opendemocracy.net América Latina frente a Venezuela https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/am-rica-latina-frente-venezuela <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Venezuela se enfrenta hoy a la crisis más dolorosa y de mayor alcance de América. Algo está claro: hay muchos intereses en juego.&nbsp;<strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/venezuela-as-latin-american-challenge">English</a></em></strong><strong></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Venezuela_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Venezuela_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Foto cortesía de Nueva Sociedad. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p><strong>Este artículo es producto de la alianza entre Nueva Sociedad y DemocraciaAbierta. Lea el contenido original&nbsp;</strong><strong><a href="http://nuso.org/articulo/america-latina-frente-venezuela/">aquí</a></strong><strong>.</strong></p><p>La Revolución Bolivariana que comandó Hugo Chávez no prometió una democracia liberal. Su propósito era establecer una democracia mayoritaria que desembocara en una democracia participativa. Se retomaba, aunque en clave popular y antielite, lo que en 1919 publicó el periodista y político venezolano, Laureano Vallenilla Lanz, en su libro&nbsp;<em>Cesarismo democrático</em>. Ante lo que concebía como la existencia de un pueblo incapacitado, Vallenilla reivindicaba para el país el ideal del caudillo carismático y gendarme que concentrase poder y garantizase orden. O puesto en otra clave, y en términos de Antonio Gramsci, ante la muy aguda inestabilidad derivada del «Caracazo» de 1989, Chávez aparecía para muchos como la expresión de un «cesarismo progresista».</p> <p>A partir de la gestión de Nicolás Maduro, la incierta aspiración de una democracia mayoritaria encabezada por un «buen César» se transformó en un «cesarismo regresivo» y en una oclocracia liderada por un «mal César». Según Polibio (siglo II a.C.), la oclocracia desvirtuaba la democracia con su recurso a la demagogia y la ilegalidad. En una interpretación más moderna, en una oclocracia antes que fortalecer un pueblo organizado y el poder popular, se instrumentaliza a las masas por diferentes medios y se afirma una estrecha base de apoyo para lograr la supervivencia de un grupo en la cima del gobierno. Ahí se produce un retroceso: componentes básicos de toda democracia como la protección de los derechos humanos se degradan y surgen dispositivos autoritarios. En Venezuela esto se da en medio de una monumental crisis económica que arrasa con los avances que beneficiaron a los sectores populares, agudiza la confrontación social y refuerza una economía sustentada en el petróleo.</p><p class="mag-quote-right">La Revolución Bolivariana que comandó Hugo Chávez no prometió una democracia liberal.</p> <p>Pero más allá de tal o cual definición politológica que precise la naturaleza del régimen actual, la comunidad internacional debe lidiar con la Venezuela realmente existente y no con la que impugnan sus críticos de distintas orillas políticas, la que desean los que abogan por una democracia liberal, o la que defienden los amigos del «socialismo del siglo XXI».</p> <p>Tal realismo demanda, de entrada, la respuesta a una pregunta: lo que hace el gobierno de Maduro ¿es el resultado de una gran cohesión del «chavismo» y su plan de perpetuación en el poder, lo cual se produce en medio del avance de fuerzas opositores unificadas y legitimadas y ante el surgimiento de inquietantes fisuras en la fuerza armada? Si la respuesta es que sí, entonces no es mucho lo que pueden hacer América Latina y la comunidad internacional, para frenar un choque de trenes ruinoso. Si, por el contrario, lo que subyace es la existencia de pugnas intensas en la cúpula dirigente, la creencia de ciertos sectores oficiales de que no es viable la perennidad del gobierno, la presencia de conscientes voces opositoras que comprenden que es imperativo acumular respaldos de manera pacífica y el temor de los militares de las consecuencias de una profunda división en el país, entonces si habría una pequeña –muy pequeña– ventana de oportunidad para que la región aportara una solución política que siempre será posible por lo que hagan los propios venezolanos.</p> <p>Pero si fuera esto factible, América Latina debe superar cuatro dificultades evidentes. Primero, los mandatarios deben evitar que sus preferencias ideológicas obstaculicen el posicionamiento de cada país: se necesitan mentes lúcidas y prudentes. Segundo, el caso Venezuela no puede ser solo funcional a la dinámica interna –electoral y/o política– de cada nación: se requiere un balance entre motivaciones internas y responsabilidades externas. Tercero, es disfuncional para la región en su conjunto, y más allá de esta coyuntura, erosionar, por acción u omisión, los foros como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), entre otros. Y cuarto, es estratégicamente contraproducente el aislar y aislarse de Venezuela, contribuyendo inadvertidamente a que Estados Unidos asuma un papel protagónico que será, con más sanciones y amenazas, el preámbulo de mayor inestabilidad en el área: toda América Latina está en una situación demasiado delicada como para jugar con fuego.</p> <p>Si se lograsen superar los obstáculos mencionados, dos cuestiones son fundamentales. Por un lado, aunque es esencial un cambio, Latinoamérica no debiera precipitarlo. La idea de una transición inmediata puede ser incluso peligrosa. En octubre próximo habrá elección para gobernadores y la presidencial en 2018 será en diciembre. Se debería procurar que esa fecha fuese efectivamente anticipada. Por otro lado, si se avanzara en una salida a la crisis hay que reconocer que la situación económica no se resolverá rápida ni fácilmente y, por lo tanto, habrá que comprometerse en serio con el futuro venezolano. La eventual transición venezolana debiera acompañarse para que no resulte en una frustración que, a su turno, reagudice las contradicciones imperantes; contradicciones que en el fondo expresan el agotamiento de un modelo social, económico y político anclado en el rentismo petrolero.</p><p class="mag-quote-left">Preservar América Latina como zona de paz es una autoexigencia ineludible para la región.</p> <p>América Latina ya ha conocido en los años sesenta, y por décadas, lo que sucedió después de la Revolución Cubana. La mezcla de plegamiento a Washington en su política de cercamiento, aislamiento y punición de La Habana y la ausencia de una mínima concertación regional pragmática para evitar cortar puentes con Fidel Castro tuvo consecuencias lamentables para la región. Se «continentalizó» definitivamente la Guerra Fría y se contribuyó a exacerbar clivajes domésticos en cada país como reflejo de ello; esa combinación fue nefasta para el bienestar, la estabilidad y la autonomía de las naciones latinoamericanas. Sin duda, aquella experiencia debe haber dejado algunas lecciones.</p> <p>En forma concomitante, en Venezuela hay intereses regionales en juego. Venezuela se enfrenta hoy a la crisis más dolorosa y de mayor alcance de América. La degradación de la situación actual sería catastrófica para todos los venezolanos y podría tener efectos nefastos para América Latina. En estos momentos, la comunidad internacional sabe cuánto se ha deteriorado la economía, cuán profunda e intensa es la polarización política y cuán ineficaces han sido las contribuciones puntuales de buenos oficios desde el exterior. Básicamente, el país se encuentra atrapado en una situación inestable y de signo negativo. En ese contexto, la parálisis diplomática y la retórica agresiva solo garantizan una menor defensa de los propios intereses nacionales de los países vecinos y de los más distantes también. Preservar América Latina como zona de paz es una autoexigencia ineludible para la región.</p><p class="mag-quote-center">Lo peor que puede suceder en esta hora es que buena parte de los gobiernos del continente –e incluso, extraregionales– procuren usufructuar la grave crisis venezolana.&nbsp;</p> <p>Finalmente, en el caso de Venezuela es primordial evitar lo que llamo el «efecto Bubulina». En la película Zorba el Griego había un personaje, Madame Hortense (que interpretó Lila Kedrova y por la cual recibió en 1964 el Oscar a mejor actriz secundaria), que habitaba el autodenominado Hotel Ritz que pudo haber tenido cierto esplendor pero que se fue deteriorando paulatinamente. A ella se la conocía en el pueblo como la «Bubulina». Buena parte de los aldeanos –en este caso de Creta– estaba a la espera de la muerte de la Bubulina para saquear el hotel. Y en efecto, eso ocurre cuando alguien grita que ella falleció. Uso metafóricamente esa imagen para sugerir que lo peor que puede suceder en esta hora es que buena parte de los gobiernos del continente –e incluso, extraregionales– procuren usufructuar la grave crisis venezolana; unos para propósitos internos de diversa índole, otros para acercarse más a Washington suponiendo que obtendrán ventajas de algún tipo; otros en función de cálculos estratégicos respecto a la riqueza petrolera del país, etc.</p> <p>Este es el momento de que la región repiense qué quiere y puede hacer para que Venezuela no se deslice hacia un abismo de imprevisibles costos internos y regionales.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/andr-s-felipe-parra/criticar-venezuela-desde-la-izquierda">Criticar a Venezuela desde la izquierda</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/marcelo-pereira/las-izquierdas-latinoamericanas-y-la-cuesti-n-de-venezuela">Las izquierdas latinoamericanas y la cuestión de Venezuela</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/tom-s-straka/est-tiempo-venezuela-de-evitar-la-explosi-n">¿Está a tiempo Venezuela de evitar la explosión?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela my america: letters to americans Nicolas Maduro América Latina Crisis política Venezuela Juan Gabriel Tokatlian Wed, 06 Sep 2017 09:01:09 +0000 Juan Gabriel Tokatlian 113208 at https://www.opendemocracy.net El retroceso «nacional-estalinista» https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/pablo-stefanoni/el-retroceso-nacional-estalinista <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>El nacional-estalinismo es una especie de populismo de minorías que gobierna como si estuviera resistiendo en la oposición. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/pablo-stefanoni/retreat">English</a></em></strong><strong></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-32260972.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-32260972.jpg" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>CARACAS, 2 de agosto de 2017 (Xinhua) - El ministro venezolano de Defensa, Vladimir Padrino (C-Front), participa en una rueda de prensa en Caracas, Venezuela, el 1 de agosto de 2017. Foto: Stringer/Xinhua News Agency/PA Images. Todos los derechos reservados. </span></span></span></p><p><strong>Este artículo es producto de la alianza entre Nueva Sociedad y DemocraciaAbierta.&nbsp;<a href="http://nuso.org/articulo/el-retroceso-nacional-estalinista/">Lea el contenido original aquí</a>.</strong>&nbsp;</p><p>Tras un viaje en 1920 a la Rusia revolucionaria, junto con un grupo de sindicalistas laboristas, el pensador británico Bertrand Russell escribió un pequeño libro –<em>Teoría y práctica del bolchevismo</em>– en el que plasmaba sus impresiones sobre la reciente revolución bolchevique. Allí planteó con simpleza y visión anticipatoria algunos problemas de la acumulación del poder y los riesgos de construir una nueva religión de Estado. </p><p>En un texto fuertemente empático hacia la tarea titánica que llevaban a cabo los bolcheviques, sostuvo que el precio de sus métodos era muy alto y que, incluso pagando ese precio, el resultado era incierto. En este sencillo razonamiento residen muchas de las dificultades del socialismo soviético y su devenir posterior durante el siglo XX.</p> <p>A cien años de esa gesta libertaria, no está mal volver sobre estos problemas. Sobre todo porque la tensión entre democracia y revolución sigue vigente, aunque, por lo general, la vigencia se manifiesta a menudo más como farsa que como tragedia, al menos si leemos algunos análisis sobre la actual coyuntura latinoamericana. </p><p>El caso venezolano es el más dramático, ya que se trata de la primera experiencia autodenominada socialista triunfante luego de la Revolución Sandinista de 1979. Solo por eso, ya amerita prestarle atención. Pero, además, es posible que su derrota tenga consecuencias similares o peores que la derrota electoral sandinista de 1990. No obstante, los análisis escasean y son habitualmente reemplazados por discursos panfletarios que no son más que el espejo invertido de los de la derecha regional.</p><p class="mag-quote-left">Atribuir todo a la «guerra económica» resulta absurdo.</p> <p>La convocatoria a una incierta Asamblea Constituyente parece una fuga hacia delante de un gobierno, el de Nicolás Maduro, que fue perdiendo apoyo popular tanto en las urnas como en las calles. Es cierto que las protestas tienen más intensidad en algunos territorios que en otros, pero la afirmación de que son solo los ricos de Altamira o del este de Caracas quienes se oponen al gobierno es desmentida por la aplastante derrota del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en las elecciones parlamentarias de 2015. </p><p>Por eso después ya no hubo elecciones regionales (ni sindicales en el caso de la estratégica petrolera PDVSA). Y por eso la Constituyente fue diseñada de tal forma que el voto ciudadano se combinara con el territorial y el corporativo, en una viveza criolla revestida de principismo revolucionario. </p><p>Que este domingo hayan ido a votar (lo que equivalía a votar por el oficialismo) más electores que en los mejores momentos de la Revolución Bolivariana habría sido, en efecto, un «milagro», como lo denominó Nicolás Maduro, incluso considerando la enorme presión estatal sobre los empleados públicos y quienes reciben diversos bienes sociales mediante el Carné de la Patria.</p><p class="mag-quote-right">Se trata de una izquierda que podríamos denominar «nacional-estalinista».</p> <p>Si el populismo tiene un irreductible núcleo democrático pese a que suele tensar las instituciones, este refiere a un apoyo plebiscitario del electorado. Sin eso, el poder depende cada vez más del aparato militar, como ocurre hoy en Venezuela (si Maduro tuviera la mayoría, podría convocar a un revocatorio, ganarlo y cerrar, al menos transitoriamente, la crisis política, como lo hicieron en su momento Hugo Chávez y Evo Morales). </p><p>En Venezuela, el agravante del poder militarizado es que los militares forman parte de esquemas de corrupción institucionalizados que incluyen acceso a dólares al tipo de cambio oficial (para luego cambiarlos en el mercado paralelo con gigantescas ganancias) o el contrabando de gasolina o de otros bienes lícitos y posiblemente ilícitos. Y, para peor, la gestión del Estado devino en un autoritarismo caótico, con desabastecimiento, cortes de luz, violencia urbana descontrolada y degradación moral del proceso bolivariano. </p><p>Atribuir todo a la «guerra económica» resulta absurdo. Nunca puede explicarse por qué Bolivia o Ecuador sí han podido manejar sus economías razonablemente bien.</p> <p>No obstante, una parte de la izquierda regional defiende al madurismo en nombre de la revolución y de la lucha de clases. El análisis empírico desapareció y es reemplazado por apelaciones genéricas al pueblo, al antiimperialismo y a la derecha golpista. Retomando a Russell: digamos que estamos dispuestos a pagar el precio de los métodos represivos de Maduro, ¿qué resultado esperamos? </p><p>¿Qué esperan quienes, desde posiciones altisonantes, anuncian que el domingo 30 de julio fue un día histórico en el que triunfó el pueblo contra la contrarrevolución? ¿Qué cielo queremos tomar por asalto? Resulta sintomático que la Constituyente no esté acompañada de un horizonte mínimo de reformas y que se la justifique únicamente en nombre de la paz, lo que deja en evidencia que se trata de una maniobra y no de una necesidad de la «revolución».</p> <p>Resulta difícil creer que, luego del fracaso o la marginalidad de las diferentes experiencias «anticapitalistas» ensayadas desde 2004 (cuando Chávez abrazó el socialismo del siglo XXI), pueda emprenderse hoy algún tipo de horizonte nuevo de cambio social. No es la primera vez, ni será la última, que en nombre de la superación de la «democracia liberal» se anule la democracia junto con el liberalismo. </p><p>No es casual tampoco que gran parte de la izquierda que sale a festejar la «madre de todas las batallas» venezolana sea admiradora de Kadafi y su&nbsp;<em>Libro verde</em>. En Libia, el «líder espiritual» llevó al extremo el reemplazo de la democracia liberal por un Estado de masas (<em>Yamahiriya</em>) basado en su poder personal –aunque no tenía cargos formales– y en una eficaz policía secreta que resolvía el problema de la disidencia.</p> <p>Se trata de una izquierda que podríamos denominar «nacional-estalinista». Un tipo ideal que permite captar un más o menos difuso espacio que junta un poco de populismo latinoamericano y otro de nostalgia estaliniana (cosas que en el pasado se conjugaban mal). </p><p>De esa mezcla sale una especie de «estructura de sentimiento» que combina retórica inflada, escasísimo análisis político y social, un binarismo empobrecedor y una especie de neoarielismo frente al imperio (más que análisis marxistas del imperialismo, hay a menudo cierta moralina que lleva a entusiasmarse con las bondades de nuevas potencias como China o con el regreso de Rusia, por no hablar de simpatías con Bashar al-Assad y otros próceres del antiimperialismo). </p><p>En la medida en que la marea rosada latinoamericana se retrae, el populismo democrático que explicó la ola de izquierda en la región pierde fuerza y esta sensibilidad nacional-estalinista, que tiene a algunos intelectuales en sus filas –varios de los cuales encontraron un refugio en la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad– gana visibilidad e influencia en los gobiernos en retroceso o en las izquierdas debilitadas. El nacional-estalinismo es una especie de populismo de minorías que gobierna como si estuviera resistiendo en la oposición. Por eso gobierna mal.</p><p class="mag-quote-left">El precio a pagar en Venezuela ¿sería para tener una especie de orteguismo con petróleo?</p> <p>Hoy es habitual que se compare la Venezuela de 2017 con el Chile de 1973. Claro que los gobiernos democrático-populares enfrentan reacciones antidemocráticas de las derechas conservadoras muchas veces apoyadas por Estados Unidos y es necesario enfrentarlas, lo que puede incluir estados puntuales de excepción. Pero la comparación pasa por alto algunos «detalles». Primero, Salvador Allende se enfrentó a unas fuerzas armadas supuestamente institucionales pero hostiles, de las que salió Augusto Pinochet. En Venezuela, pese a la existencia de sectores antidemocráticos en la oposición (hay que recordar el golpe fallido de 2002), las fuerzas de seguridad están hasta hoy del lado del gobierno. Y su capacidad de fuego sigue intacta.</p> <p>Por otra parte, el gobierno chileno no estaba atravesado por la ineficacia y la corrupción interna en los niveles en que lo está el chavismo actual, donde hoy son estructurales. Quizás la comparación con Nicaragua puede ser más enriquecedora: allá sí la injerencia imperial fue sangrienta y criminal, y erosionó muy fuertemente el poder sandinista. ¿</p><p>Es comparable con esa ofensiva criminal una sanción económica a Maduro, quien, sospechamos, no tiene cuentas en EEUU, o la estrategia de los «golpes de cuarta generación», que consistirían en la aplicación de un libro del casi nonagenario Gene Sharp que se puede descargar de internet? El imperio conspira en todos lados, pero en otros países de la ALBA más o menos bien administrados no faltan los alimentos en los mercados y, por ejemplo, en el caso de Bolivia, las cifras macroeconómicas son elogiadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. </p><p>Mientras los gobiernos mantienen las mayorías, el populismo democrático mantiene a raya a los nacional-estalinistas porque conserva los reflejos hegemónicos y democráticos activos y resiste el atrincheramiento autoritario.</p> <p>Lo que sí permite trazar puentes entre el sandinismo tardío y el neochavismo actual es la corrupción como mecanismo de erosión interna y degradación moral, que en el caso nicaragüense terminó primero en derrota y luego en un retorno –contra la mayoría de la vieja guardia sandinista– del matrimonio Ortega-Murillo, hoy atornillado en el poder tras su conversión al catolicismo provida y a una nueva y estrambótica religiosidad estatal, combinada con un pragmatismo sorprendente para hacer negocios públicos y privados –cada vez más imbricados en Nicaragua–. </p><p>El precio a pagar en Venezuela ¿sería para tener una especie de orteguismo con petróleo? ¿En favor de eso algunos intelectuales le reclaman a Maduro mano dura contra la oposición?</p><p class="mag-quote-right">Lamentablemente, sin una izquierda más activa y creativa respecto de Venezuela, la iniciativa regional queda en manos de las derechas.&nbsp;</p> <p>Claro que para la izquierda es importante diferenciarse del antipopulismo –con sus aristas antipopulares, revanchistas, clasistas y también autoritarias–, pero despreciar la perspectiva de la radicalización democrática, acusando de liberales a quienes observan los déficits democráticos efectivos y operando en favor de formas de neoautoritarismo decadente, solo favorece nuevas derechas regionales. </p><p>En lugar de dar una disputa por el sentido de la democracia contra las visiones que la reducen a la libertad de mercado, la pospolítica o un republicanismo conservador, los nacional-estalinistas la abandonan y se atrincheran en una «resistencia» incapaz de regenerar la hegemonía que la izquierda conquistó en la «década ganada». Lo que se argumentaba en nombre de un «socialismo del siglo XXI»&nbsp;acaba&nbsp;en una parodia setentista.</p> <p>Articular socialismo y democracia sigue siendo una agenda pendiente para la izquierda: el riesgo contrario, que ya vivimos, es la defensa de la democracia sin contenidos igualitarios ni proyectos reformistas capaces de erosionar los procesos actuales de desdemocratización. Por eso, en relación con Venezuela, parte de la socialdemocracia latinoamericana tampoco puede decir algo que vaya más allá de su apoyo a la oposición nucleada en la Mesa de Unidad Democrática (MUD). </p><p>Una salida pactada en Venezuela no puede basarse únicamente en la normalización de la democracia política: debe incluir también una defensa de los derechos económicos populares (una agenda de democracia económica) frente a quienes, desde la oposición, buscan una salida tipo Temer en Brasil.</p> <p>Pero frente a los peligros de «temerización» de Venezuela, los nacional-estalinistas pueden resultar contraproducentes: el creciente desprestigio del socialismo, gracias al desgobierno de Maduro y la vuelta de la asociación entre socialismo, escasez y colas, hace que las salidas promercado ganen terreno y apoyo social. </p><p>No obstante, la tentación de construir el socialismo a palos –«si no es con los votos, será con las armas», Maduro dixit, o «con el mazo dando», como Diosdado Cabello bautizó a su programa de televisión–, en nombre de un pueblo abstracto o contra un pueblo manipulado, sigue captando la imaginación y el entusiasmo de parte de la izquierda militante continental. </p><p>Para colmo, no hay ningún socialismo. Pero los «filtros burbuja» de las redes sociales confirman convicciones y posverdades, de manera bastante parecida a como operan los (violentos) espacios de sociabilidad antipopulistas.</p><p> Lamentablemente, sin una izquierda más activa y creativa respecto de Venezuela, la iniciativa regional queda en manos de las derechas. Analicemos estos procesos con sentido crítico y hagamos todo lo posible para que Caracas no sea nuestro Muro de Berlín del siglo XXI.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/daniel-cerqueira/brasil-sucursal-de-venezuela">Brasil, ¿sucursal de Venezuela?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/marcelo-pereira/las-izquierdas-latinoamericanas-y-la-cuesti-n-de-venezuela">Las izquierdas latinoamericanas y la cuestión de Venezuela</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/tom-s-straka/est-tiempo-venezuela-de-evitar-la-explosi-n">¿Está a tiempo Venezuela de evitar la explosión?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Conflict </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Conflict Democracy and government El momento populista Venezuela Chavismo Crisis Pablo Stefanoni Thu, 24 Aug 2017 11:42:41 +0000 Pablo Stefanoni 113003 at https://www.opendemocracy.net ¿Está a tiempo Venezuela de evitar la explosión? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/tom-s-straka/est-tiempo-venezuela-de-evitar-la-explosi-n <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Venezuela arde. Maduro se atrinchera mientras numerosos países desconocen la Constituyente y la población teme por su futuro. ¿Se puede detener la espiral de locura? <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/tom-s-straka/is-venezuela-in-time-to-avoid-exploding">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Screen Shot 2017-08-14 at 12.04.12 PM.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Screen Shot 2017-08-14 at 12.04.12 PM.png" alt="" title="" width="460" height="245" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Foto cortesía de Nueva Sociedad. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p><strong>Este artículo es producto de la alianza entre Nueva Sociedad y DemocraciaAbierta.&nbsp;<a href="http://nuso.org/articulo/esta-tiempo-venezuela-de-evitar-la-explosion/">Lea el contenido original aquí</a></strong><strong>.</strong></p><p>Muchos venezolanos creían que el 30 de julio llegaría algo parecido al fin del mundo. La elección de una Asamblea Constituyente dotada de poderes absolutos lleva más lejos las sentencias que suspendieron el proceso de referéndum revocatorio a Nicolás Maduro en octubre del año pasado, y aquella que en marzo de este año disolvía en la práctica a la Asamblea Nacional en manos de la oposición. Es decir, dotaba por la vía judicial, de todo el poder a un gobierno que venía de una abrumadora derrota electoral y que según los sondeos no está en condiciones de ganar ninguna otra elección.&nbsp;</p> <p>Cien días de protestas, intensificadas desde que el 1 de mayo Maduro anunció la convocatoria a una Constituyente saltándose los pasos estipulados por la ley y los principios de la igualdad y la universalidad del voto, no lo detuvieron en su empeño. Tampoco lo hicieron los llamados de muchas naciones, las sanciones de los Estados Unidos o los intentos de negociación encabezados por José Luis Rodríguez Zapatero. Con el apoyo firme de las Fuerzas Armadas, el 30 de julio se hicieron las votaciones. En la madrugada el Consejo Nacional Electoral anunció que algo más de ocho millones de personas habían participado de los comicios. Maduro se declaró ganador. Una Constituyente con todos los poderes acaba de instalarse y la mayoría de los venezolanos se preguntan angustiosamente qué es lo que vendrá.&nbsp;</p> <p>Casi todos los analistas apuntan que se producirá un aumento de la conflictividad. Lo ocurrido el mismo día de la elección fue un muy mal presagio: el 30 de julio ha sido el más sangriento de los cien días que llevan las protestas, con dieciséis personas muertas en diversos acontecimientos. Dos días después, fueron nuevamente encarcelados los líderes opositores Antonio Ledezma y Leopoldo López, y devueltos después a su situación de arresto domiciliario.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Esos ocho millones de votantes han resultado muy difíciles de creer.</p> <p>A esto se le suma el debate por la cifra de electores anunciada por el Consejo Nacional Electoral. Esos ocho millones de votantes han resultado muy difíciles de creer. Son casi tantos como la votación más alta obtenida por Hugo Chávez, justo cuando todos los sondeos indicaban un rechazo del 70% a la Constituyente y una intención de voto de sólo el 13%. Pero el gobierno tenía frente a sí el monumental acto de protesta del 16 de julio, cuando siete millones y medio de personas salieron a la calle a firmar contra la iniciativa de la Constituyente. La forma en la que ese acto le quitó legitimidad y se la dio a la oposición, puede medirse por la reacción internacional que desató. Necesitaba superarlos de alguna manera y el 30 de julio fue el momento para medir fuerzas. Todos los observadores imparciales coinciden en que perdió la competencia. Las estimaciones hablan de una participación de dos millones y medio de electores. Los más optimistas dicen que fueron cinco millones.</p> <p>La consecuencia es que los gobiernos de Estados Unidos, Colombia, Reino Unido, Panamá, Brasil, Argentina, Paraguay, México, Costa Rica, Chile, Suiza y España, han decidido no reconocer la Asamblea Nacional Constituyente. Recientemente, la Unión Europea ha hecho lo propio. Una lista de veintiocho países más han manifestado su preocupación y muchos anuncian que aplicarán sanciones.</p> <p>Pero nadie ha ido tan lejos como la administración de Donald Trump. Primero le impuso sanciones financieras a trece altos funcionarios. Después, lo hizo directamente con Nicolás Maduro. Finalmente, ya ha anunciado que estudia imponer otras medidas, probablemente en el área petrolera. Los especialistas indican que Trump tiene un buen margen para moverse en esta dirección sin afectar los precios del combustible. Para explicarlo de forma muy simple: en su empeño de diversificar el mercado y disminuir la dependencia de Estados Unidos, Venezuela redujo progresivamente la venta de crudo a ese país, que hoy ronda los setecientos mil barriles. Sin embargo, como el resto de la producción se divide entre lo que se vende a otros mercados por convenios que no pagan de inmediato o no lo hacen en efectivo (Petrocaribe), o está ya hipotecada a China que pagó por adelantado, los barriles que van a Estados Unidos se volvieron cada vez más importantes ya que son los que producen flujo de caja. Además, no hay manera de hallar colocación para ellos en otra parte. Tal vez se logre con algunos, como lo consiguió ISIS o como lo hacen las mafias nigerianas a través de ciertos brokers, pero sería a un precio aún menor al existente y nunca en las cantidades suficientes (aunque tal vez sí para mantener rica a la cúpula y armar a las Fuerzas Armadas). Por el contrario, para Trump resulta relativamente fácil buscar otros proveedores o liberar algo de su reserva estratégica (cosa que además le daría efectivo, que también necesita) porque desde hace tiempo compra menos petróleo venezolano. Queriendo ser menos dependiente de Estados Unidos, Venezuela obtuvo justo lo contrario.&nbsp;</p><p class="mag-quote-center">Ojalá, como saben hacerlo los bomberos cuando hay fugas, alguien logre evitar la explosión.</p> <p>Las sanciones planteadas hasta ahora son solo algunas del largo menú. Estas se extienden desde la posibilidad de no venderle gasolina a Venezuela – que por la situación de la estatal PDVSA debe ser importada–, a no proveerle los disolventes para los crudos pesados y extra pesados que constituyen la mayor parte de sus reservas. Pero sobre todo pueden hacerle la vida imposible a la cúpula (y a muchos de los cuados medios, porque ya se habló de sancionar a todos los que participaron en el proceso Constituyente) y las transacciones financieras del país. Los tenedores de bonos, pieza clave del financiamiento del Estado, y los socios mayores o menores en otros negocios, tienen razones para estar preocupados.&nbsp;</p> <p>Aún es difícil saber cómo se moverán Maduro y sus aliados –especialmente Rusia–, o si la Constituyente dará algún paso para ganar algo del respaldo popular. De momento, el panorama es el de una Asamblea Constituyente sin una amplia base social y desconocida por muchos países (entre ellos, aquel que nos da los dólares de los que vivimos); un presidente declarado dictador por Estados Unidos; una oposición legitimada y mayoritaria, pero con pocos recursos para enfrentarse a las Fuerzas Armadas; una protesta social creciente, que responde a dinámicas autónomas a la agenda de la oposición; un conflicto que cada vez es más internacional y una situación económica y social que ya es enorme y sólo parece que se agravará, sobre todo si se imponen la sanciones.</p> <p>La combinación de todos esos gases inflamables es lo que viene ahora en Venezuela. Ojalá, como saben hacerlo los bomberos cuando hay fugas, alguien logre evitar la explosión.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/andr-s-felipe-parra/criticar-venezuela-desde-la-izquierda">Criticar a Venezuela desde la izquierda</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/la-crisis-en-venezuela-es-negociable">La crisis en Venezuela, ¿es negociable?</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-debe-garantizar-el-d">Venezuela debe garantizar el derecho a participar en las elecciones</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Democracy and government Nicolas Maduro Asamblea Constituyente Venezuela Tomás Straka Mon, 14 Aug 2017 10:09:25 +0000 Tomás Straka 112845 at https://www.opendemocracy.net "En todo conflicto hay siempre posibilidades de negociación" https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/mariano-aguirre-manuel-nunes-ramires-serrano/en-todo-conflicto-hay-siempre-posibil <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>No existe una regla según la cual hay conflictos sin solución. Hay dinámicas, intereses y tiempos que van cambiando y abriendo posibilidades para su resolución.&nbsp;<em><strong>Entrevista. <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/mariano-aguirre-manuel-nunes-ramires-serrano/in-every-conflict-there-is-always-roo">English</a></strong></em><strong></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-28765807_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-28765807_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="333" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>El presidente colombiano, Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC, Rodrigo Londono, durante la ceremonia de firma del acuerdo. 26 de septiembre de 2016. Cartagena, Colombia. Presidenciamx/Zuma Press/PA Imágenes. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p><strong>Manuel Serrano</strong>: Permítame que le haga una pregunta sin rodeos: ¿Hacia dónde va América Latina en este momento?</p> <p><strong>Mariano Aguirre</strong>: Existen cinco procesos en curso en América Latina que pueden destacarse. El primero es la cuestión de la corrupción, que está en su momento de máxima tensión en Brasil. </p> <p>El segundo, es la cuestión de los derechos civiles, que se aprecia en las demandas de los movimientos indígenas en la zona andina, los afrocolombianos y también en el debate alrededor del “dos por uno” y la política del gobierno de Mauricio Macri frente a la inmigración, que convierte los inmigrantes en indeseables y les criminaliza, deteriorando el sistema democrático del país. </p> <p>El tercer proceso importante es el proceso de paz en Colombia, tanto el acuerdo que se ha alcanzado con las FARC como las negociaciones en curso con el ELN. Estos dos factores pueden poner fin a un ciclo de 50 años de violencia y terminar con el modelo insurreccional de querer llevar a cabo el cambio social a través de la fuerza.&nbsp; El gran desafío para los próximos años será implementar el acuerdo de La Habana al mismo tiempo que desarrollar el Estado en las zonas donde no tiene presencia.</p><p class="mag-quote-center">La política del gobierno de Mauricio Macri frente a la inmigración convierte los inmigrantes en indeseables y les criminaliza, deteriorando el sistema democrático del país.</p> <p>El cuarto proceso se está produciendo en Venezuela. Contrariamente a lo que dicen, y celebran, algunos analistas, no supone el fin de los gobiernos populistas o el fin de los gobiernos con políticas sociales. Tantos unos como otros volverán a surgir en América Latina. Pero Venezuela es un caso en sí mismo. Si no se logra un acuerdo negociado, la violencia puede escalar y podría convertirse en la crisis más grave en la región. </p> <p>El quinto y último proceso es la violencia en México y Centroamérica. La violencia en El Salvador, Honduras y Guatemala es profunda y grave, y está vinculada a situaciones de desigualdad, pobreza y racismo. En el caso mexicano es reflejo de una fórmula explosiva: a una crisis del sistema estatal se unen profundas desigualdades, la incapacidad del estado de controlar la violencia, en parte debido a la corrupción, la diversificación del narcotráfico, la frontera con Estados Unidos y el tráfico de armas y personas. Todo esto combinado ha generado un conflicto violento de características no convencionales. No es una guerra declarada, pero tiene características que permiten que se aplique el derecho internacional humanitario y la legislación internacional sobre la guerra.</p><p class="mag-quote-center">El gran desafío para los próximos años será implementar el acuerdo de La Habana al mismo tiempo que desarrollar el Estado en las zonas donde no tiene presencia.</p> <p><strong>MS</strong>: Hablemos de Venezuela: ¿Es posible una salida negociada de la crisis actual?</p> <p><strong>MA</strong>: En todo conflicto hay siempre posibilidades de negociación. En algunos casos, alcanzar algún tipo de resultado positivo puede llevar meses o años. Pero no existe una regla según la cual hay conflictos sin solución. Hay conflictos que están en situaciones de no resolución – como el israelí-palestino y el sirio – pero esto no significa que no haya que intentarlo y que no se presenten perspectivas de resolución. Ningún conflicto ni tampoco ningún actor internacional es estático. Hay dinámicas, intereses y tiempos que van cambiando y abriendo posibilidades.</p><p class="mag-quote-left">En todo conflicto hay siempre posibilidades de negociación. No existe una regla según la cual hay conflictos sin solución.</p> <p><strong>MS</strong>: Colombia es un ejemplo de negociaciones exitosas. ¿Qué factores han contribuido a su éxito?</p> <p><strong>MA</strong>: Yo creo que han contribuido varios factores. El primero, la voluntad de negociar de las partes en conflicto. El segundo, el respeto de los facilitadores, Noruega y Cuba, en el sentido de no imponer sus criterios, ofrecer un espacio seguro, como lo hizo Cuba, y de ayudar desde los márgenes, como lo hizo Noruega, con el mayor respeto por los actores, para que llegaran ellos mismos a un acuerdo. Fue esencial también la discreción en torno a las negociaciones. Contrariamente a lo que aconteció con el proceso de paz del Caguán, más de una década atrás, el gobierno de Colombia y las FARC fueron muy respetuosos, en general, con el imperativo de guardar la confidencialidad mientras se negociaba. Los mensajes que se daban eran pactados, pensados. No hubo una negociación por un lado y un espacio mediático por otro. </p> <p>Otro factor de enorme importancia fue la participación, a través de las consultas e invitaciones a la Habana, de miembros de la sociedad civil y representantes de las víctimas. La presencia de las víctimas es innovadora: es la primera vez que se da en una negociación de paz. </p> <p>Por último, el interés específico de ambas partes por negociar. Para el gobierno de Santos y su equipo, y también para una parte considerable de la sociedad colombiana, de lo que se trataba era de modernizar el estado colombiano, de avanzar hacia un país que tiene que ser moderno, que tiene que estar en paz, tiene que trabajar con otros países del mundo. Una Colombia que tiene que dejar de ser un país en guerra para ser democráticamente estable. Las FARC, por su parte, aunque sufrieron fuertes bajas en los últimos años, tenían la posibilidad de seguir operando – tenían la posibilidad de seguir con la guerra. Pero las nuevas generaciones de líderes de las FARC, bajo la influencia del fallecido presidente Chávez y posiblemente por sugerencia del gobierno cubano, entendieron que en América Latina, hoy y en el futuro, la opción para el cambio social no pasa por la lucha armada, sino por la integración en la vida política, democrática, civil y pacífica.</p><p class="mag-quote-right">Las FARC entendieron que en América Latina la opción para el cambio social no pasa por la lucha armada.</p> <p><strong>MS</strong>: ¿Cuáles son los desafíos inmediatos tras el Acuerdo de Paz?</p> <p><strong>MA</strong>: Hay dos fases. La primera fase de implementación, pese a algunos retrasos y lógicos problemas, se está llevando a cabo con considerable éxito. En estos meses, el objetivo es la desmovilización, el desarme de las FARC y la integración social de los ex guerrilleros, a través de un mecanismo tripartito integrado por las Naciones Unidas, las fuerzas armadas colombianas y un grupo de las FARC especialmente adiestrado y autorizado para esta misión. Esta fase es, por supuesto, clave. No sólo por el desarme, sino porque el estado tiene que garantizar, por un tiempo prolongado, la seguridad de los miembros de las FARC y permitirles que puedan empezar su proceso de integración económica, política y social. La segunda fase, en la que habrá una segunda misión de la ONU, supone un desafío todavía más importante: abordar los grandes temas del proceso que se firmó y que necesitan implementarse: el desarrollo rural, la sustitución cultivos ilícitos, ,la implementación de la justicia transicional, la participación política de las FARC y las garantías de seguridad para los ciudadanos en general de todas las tendencias políticas. </p> <p><strong>MS</strong>. ¿Está el estado colombiano preparado para estas tareas?</p> <p>Las cuestiones mencionadas mostrarán si el estado colombiano – por una parte, sofisticado y, por otra, paradójicamente, incapaz de llegar a algunas partes del país – consigue cumplir con lo que ha firmado. Se presenta un escenario en el que implementar el Acuerdo de Paz supone, en gran medida, crear estado. En esta fase se precisará que todos los sectores de la sociedad, con la colaboración de las agencias de Naciones Unidas, la misión política, los donantes internacionales cooperen en dejar atrás el conflicto armado, estabilizar democráticamente el país, crear una paz sostenible que opere como mecanismo de prevención para que no se retorne a la guerra.&nbsp; Para las FARC, el gran desafío será el de integrarse en la vida política del país y pasar de ser una organización armada jerárquica a ser una organización política que opera en un marco democrático. A estos desafíos se une la necesidad de que el estado luche contra los paramilitares y grupos armados vinculados al narcotráfico que están matando a líderes sociales y atacando las comunidades afrocolombianas e indígenas.</p><p class="mag-quote-center">La presencia de las víctimas es innovadora: es la primera vez que se da en una negociación de paz.</p> <p><strong>MS</strong>: Usted ha publicado recientemente <em>Salto al vacío</em> (Icaria Editorial, Barcelona) , un libro sobre la crisis de Estados Unidos, reflejada en la presidencia de Donald Trump. ¿Cuál es su tesis central?</p> <p><strong>MA</strong>: Trump ha llegado a presidente como resultado de una crisis estructural del país. El libro analiza las fracturas económicas existentes, especialmente en el terreno de la desigualdad, así como la crisis de las infraestructuras, una burocracia inmensa e ineficiente y un aparato militar sobredimensionado pero que igualmente va de fracaso en fracaso desde la guerra de Vietnam.</p><p class="mag-quote-center">Trump ha llegado a presidente como resultado de una crisis estructural del país.</p> <p>Se ocupa también de la fractura de las identidades: entre la sociedad blanca y la afroamericana, entre un sector de la sociedad blanca y los latinos-hispanos, las fracturas internas entre diversos sectores sociales marginados, y los avances de las mujeres en la sociedad y la reacción contra esos avances Dedico espacio a analizar la cuestión de la identidad. Esta fue una de las causas que llevaron a Hillary Clinton a perder las elecciones: hombres y mujeres blancos que han perdido sus empleos en las últimas dos décadas debido a la desindustrialización y deslocalización de la producción industrial en Estados Unidos. Este amplio sector se ha quedado marginado y protestan contra las políticas que defienden a otras identidades (mujeres, comunidad de gais y lesbianas y transexuales, afroamericanos).</p><p class="mag-quote-center">Él es un empresario de segunda categoría de Queens que llevaba décadas tratando de conquistar Manhattan y de ahí saltar a Washington.</p> <p>Todo esto, sumado al factor religioso – la radicalización y el peso político de los evangélicos -, ha permitido que Trump saliera elegido Presidente. Ha sabido sacar partido de su figura muy mediatizada, popular y anti-intelectual, con un discurso contra las élites. Él es rico, pero no forma parte de esas élites. Él es un empresario de segunda categoría de Queens que llevaba décadas tratando de conquistar Manhattan y de ahí saltar a Washington. Para hacerlo construyó un discurso que resonó en parte de los sectores marginados de Estados Unidos. Su reivindicación, casi melancólica, es volver a un mundo pasado al que difícilmente el país podrá regresar y esto ha tenido eco en un electorado inquieto ante las incertidumbres del futuro. Lo que Trump ha planteado de forma brutal – y sigue planteando – es volver a una añorada, aunque mítica, “América por delante”, ofreciendo soluciones sencillas a problemas complejos. </p> <p><strong>Esta entrevista se realizó el 19 de mayo en Lisboa, en la conferencia "<a href="http://observare.autonoma.pt/conference/en/">Más allá de las fronteras: personas, espacios, ideas</a>" organizada por la Universidad Autónoma de Lisboa.</strong></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/h-ctor-riveros/colombia-ahora-toca-hablar-de-la-gente">Colombia: ahora toca hablar de la gente</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/gema-santamar-alejandro-v-lez-francesc-badia-i-dalmases/m-xico-ante-la-encrucijada">México ante la encrucijada del 2018</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/j-tadeo/m-xico-en-la-c-spide-o-en-el-abismo">México y el zopilote de la impunidad</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/manuella-libardi/odebrecht-la-mayor-red-de-corrupci-n-de-am-rica-latina">Odebrecht: la mayor red de corrupción de América Latina</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Colombia </div> <div class="field-item even"> Mexico </div> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> <div class="field-item even"> El Salvador </div> <div class="field-item odd"> Brazil </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> <div class="field-item even"> Ideas </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Brazil El Salvador Venezuela Mexico Colombia Civil society Conflict Democracy and government Ideas International politics Manuel Nunes Ramires Serrano Mariano Aguirre Tue, 06 Jun 2017 17:03:37 +0000 Mariano Aguirre and Manuel Nunes Ramires Serrano 111438 at https://www.opendemocracy.net Nicolás Maduro y la Viuda de Perón https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/rut-diamint-laura-tedesco/nicol-s-maduro-y-la-viuda-de-per-n <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los líderes carismáticos ejercen un tipo de liderazgo que vacía de poder a instituciones y opositores. Esto refuerza la incapacidad de generar sucesores y reafirma la sensación de abismo.<strong><em> <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/rut-diamint-laura-tedesco/nicol-s-maduro-and-per-n-s-widow">English</a> <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/rut-diamint-laura-tedesco/nicol-s-maduro-e-vi-va-de-per-n">Português</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-15465826_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-15465826_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="305" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Hugo Chávez en 2012. Carlos Hernandez/DPA/PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Juan Domingo Perón era tan desconfiado, que cuando se presentó como presidente en 1973 armó su fórmula con su mujer como vice presidente. Perón no pudo dirimir su sucesión – mi único heredero es el pueblo, sostenía con picardía. Al morir Perón en julio de 1974, María Estela Martínez de Perón, conocida como Isabelita, asumió la presidencia. Su gobierno recrudeció la confrontación armada entre la izquierda y la derecha peronista y le abrió la puerta al golpe militar de 1976 y su política de aniquilación. Fue tal el caos y el miedo, que muchos peronistas esperaban el funesto golpe.</p><p class="mag-quote-center">Juan Domingo Perón era tan desconfiado, que cuando se presentó como presidente en 1973 armó su fórmula con su mujer como vice presidente.</p> <p>Hugo Chávez era tan desconfiado, que cuando asumió su muerte inminente nombró a Nicolás Maduro como sucesor. Tres días después de su muerte, Maduro asumió la jefatura del Estado y del Gobierno como «presidente encargado de Venezuela» y, el 14 de abril de 2013, las elecciones lo refirmaron como presidente constitucional.</p> <p>En Argentina, durante el gobierno de Isabelita, la creación de la Alianza Anticomunista Argentina (Triple A) incrementó el terror. Trescientos muertos entre 1974 y 1975 dan cuenta de ello. En junio de 1975, una devaluación del 160 por ciento pasó a la historia como el Rodrigazo, en honor al ministro de Economía, Celestino Rodrigo. La inflación sobrepasó el 700 por ciento anual. Perón había representado el retorno democrático, el fin de la proscripción y la esperanza de un gobierno popular. Pero precipitó la violencia, tanto la ejercida por las guerrillas de izquierda como por los militares y paramilitares de derecha. La presidenta Martínez sobrellevó con limitada pericia la tensión de un Estado polarizado, inclinando la balanza hacia los sectores más reaccionarios del partido, tuvo desaciertos para manejar una economía en crisis, comenzando por el cambio del ministro de Economía que había construido puentes entre el sector empresarial y sindical. La presidenta encendió aún más el tradicional discurso peronista del pueblo y la antipatria.</p><p class="mag-quote-center">Hugo Chávez era tan desconfiado, que cuando asumió su muerte inminente nombró a Nicolás Maduro como sucesor.&nbsp;</p> <p>Es sabido que Hugo Chávez tomó del peronismo muchas ideas, asesorado incluso por un controvertido sociólogo peronista, Norberto Ceresole. Se pueden encontrar muchos puntos en común tanto en lo político, como en lo económico y lo ideológico. También es cierto que hay sobradas diferencias: el contexto internacional, la globalización económica, la reconversión capitalista de Estados comunistas y, a nivel nacional, estructuras económicas distintas, sociedades con distintas experiencias de militancia y de partidos políticos.</p> <p>Ni Perón en su vejez, ni Chávez en su enfermedad fueron lo suficientemente responsables o generosos para formar sucesores, abrir la puerta a líderes jóvenes o comenzar un diálogo con opositores para asegurar la paz social tras su muerte. Por el contrario, los dos parecen haber asegurado aquello de “después de mí, el diluvio”. </p> <p>Maduro e Isabel no pudieron continuar un proceso marcado por el personalismo, el autoritarismo individual y excluyente. Siempre tratando de imitar a sus maestros, pretendieron ser autoritarios sin el carisma de sus antecesores. Siguieron el plan trazado sin ser capaces de ajustarse a escenarios regionales e internacionales cambiantes. Con una legitimidad heredara, mostraron su incapacidad para gobernar.</p><p class="mag-quote-center">Ni Perón en su vejez, ni Chávez en su enfermedad fueron lo suficientemente responsables o generosos para formar sucesores, abrir la puerta a líderes jóvenes o comenzar un diálogo con opositores para asegurar la paz social tras su muerte.</p> <p>Nicolás Maduro no puede seguir alegando que la burguesía tradicional y los poderes asociados al imperialismo son los que han destruido al país. Al igual que la viuda de Perón, el presidente venezolano no muestra tener las herramientas que le permiten gobernar, especialmente en un escenario crítico. Quebró lo que quedaba del sistema institucional. Su presidencia ya empezó erradamente cuando la banda presidencial le fue colocada por la hija de Chávez. Permitió que bandas forajidas aterrorizasen a la sociedad venezolana. Isabel, por su falta de autoridad y capacidad, dejó a la Argentina sumida en una violencia fratricida, un gobierno militar que desapareció a 30.000 personas y envió a morir en las islas Malvinas a jóvenes soldados inexpertos.</p> <p>¿En qué marco interpretar estas situaciones? Max Weber enfatizó el problema de la sucesión bajo la dominación carismática. ¿Cómo puede reemplazarse a un líder político que se ha convertido, a través de su propio discurso y gracias al contexto nacional e internacional, en el dueño de la verdad y del destino de su pueblo? El líder personalista y concentrador de poder difícilmente prepara sucesores. Su partido político no funciona independientemente. Tanto Perón como Chávez formaron movimientos políticos alrededor de sus figuras: el Movimiento Justicialista, también conocido como Peronista, y el Partido Socialista Unido de Venezuela. Ni Perón ni Chávez pensaron en el impacto político de su mortalidad. Ni sus partidos ni sus asesores más cercanos fueron capaces de evitar el conflicto social que trajo su muerte. Un líder carismático puede reemplazarse en contextos en los que las instituciones del Estado son sólidas y no hayan sido menoscabas por el ejercicio personalista del poder. En el caso argentino, las instituciones se encontraban en un momento de fragilidad, después de años de golpes militares y democracias débiles. A diferencia de Argentina, donde el General Perón no contaba con el apoyo de sus fuerzas armadas, en Venezuela las instituciones fueron vaciadas de poder: las fuerzas armadas y la justicia eran leales a Chávez, no al sistema democrático, y la Asamblea delegaba su poder a través de las leyes habilitantes.</p><p class="mag-quote-left">Nicolás Maduro no puede seguir alegando que la burguesía tradicional y los poderes asociados al imperialismo son los que han destruido al país.</p> <p>En ambos casos había líderes carismáticos que deterioraron las instituciones democráticas, concentraron poder, manipularon las leyes, neutralizando de esta forma el juego de los partidos políticos. Este tipo de liderazgo vacía de poder a instituciones y opositores. Esto refuerza la incapacidad de generar sucesores y reafirma esa sensación de abismo. </p> <p>Hay un tercer aspecto del legado que dejan estos líderes personalistas: el populismo. En nuestra región, el populismo como modo de representación política y forma de liderazgo ha sido predominante. Las democracias han sido castigadas por la emergencia de líderes populistas que han polarizado las sociedades, deteriorado la rendición de cuentas y debilitado la división de poderes. </p> <p>La combinación de estos elementos y la concentración de poder en sus manos, deja un terrible vacío con su muerte. El carisma no los eterniza físicamente. </p> <p>A la muerte de estos líderes carismáticos, las instituciones de mediación política quedan devastadas. A los sucesores no se les transfiere el carisma, y, además, heredan todos los errores de sus antecesores, sin la capacidad de convencer o apaciguar, como lo hacían Perón o Chávez con la retórica que exhibían para controlar a seguidores y opositores. </p> <p>Enfatizar las similitudes no nos inhibe de marcar una diferencia crucial: mientras que en Argentina Isabel fue depuesta por un golpe militar cruento, en Venezuela los militares no quieren cambios. No es que desechen conducir el Estado. Es que ya han tomado todo el poder.</p><p class="mag-quote-right">A la muerte de estos líderes carismáticos, las instituciones de mediación política quedan devastadas.</p> <p>Esta diferencia no es menor, pues el recurso último para sostener el gobierno de Nicolás Maduro es la lealtad de las fuerzas armadas. La Fuerza Armada Nacional Bolivariana no sólo tiene el monopolio de la violencia estatal, sino que también centraliza la ayuda social (Gran Misión Abastecimiento Soberano), la conducción política y el manejo de negocios estatales y privados (agroalimentario, farmacéutico e industrial). Las milicias populares completan el cuadro, tal como sostuvo el Ministro de Defensa, Vladimir Padrino López: “Hoy la milicia bolivariana es un concepto estratégico, es un arma estratégica que no solamente representa la unión del pueblo, es una bisagra entre el pueblo y la Fuerza Armada, sino que también es el pueblo en armas” (Diario Excelsior, México, 26 de mayo de 2017). Mal puede pensarse en reconciliación o consenso si se propicia un pueblo en armas. </p> <p>En el caso argentino, había una alternativa política al gobierno de Isabel que no se vislumbra en Venezuela. En ambos casos, los herederos despilfarraron el capital político de sus antecesores y sumieron a los países en la violencia. La Argentina desembocó en un gobierno militar que impuso el terrorismo de Estado. El futuro cercano de Venezuela es, por ahora, incierto. Lo que está claro son los riesgos que acarrean los personalismos carismáticos. El legado último de Perón y Chávez se destruye rápida y violentamente.&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-debe-garantizar-el-d">Venezuela debe garantizar el derecho a participar en las elecciones</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/orlando-ochoa/venezuela-el-d-despu-s">Venezuela: el día después</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-receta-para-el-conflicto">Venezuela: receta para el conflicto</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Conflict </div> <div class="field-item odd"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Conflict Democracy and government Laura Tedesco Rut Diamint Fri, 02 Jun 2017 15:24:25 +0000 Rut Diamint and Laura Tedesco 111366 at https://www.opendemocracy.net Venezuela debe garantizar el derecho a participar en las elecciones https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-debe-garantizar-el-d <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Los principios constitucionales y democráticos que fundaron la República Bolivariana de Venezuela están siendo socavados por un gobierno que no garantiza el derecho de participación de todos los venezolanos. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/juana-kweitel-c-sar-rodr-guez-garavito-matt-clausen/venezuela-must-guarantee-right">English</a></strong></em></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31283780_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31283780_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Activistas marchan por la carretera Francisco Fajardo, durante una protesta contra el presidente Nicolás Maduro en Caracas, el 10 de mayo de 2017. VWPics / SIPA USA / PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>En octubre de 2016, el Consejo Nacional Electoral de Venezuela anunció, sin justificación legal, el aplazamiento de las elecciones regionales. Declaró que las elecciones se celebrarían a finales del primer semestre de 2017, a pesar de que la Constitución requería que se celebraran en diciembre de 2016. Además, suspendió ilegalmente el proceso de organizar un referéndum revocatorio presidencial, un derecho recogido en el la Constitución del país, basándose en sentencias de tribunales regionales que no tienen jurisdicción en asuntos electorales.</p> <p>A lo largo de los primeros cuatro meses de este año, hemos presenciado serios reveses democráticos, como lo ha sido la decisión inconstitucional de la Corte Suprema de Justicia del 29 de marzo de disolver el Congreso, actualmente liderado por la oposición, en una decisión que debió ser revocada por la fuerte reacción nacional e internacional. También hemos asistido con extrema preocupación a la muerte de al menos 57 personas en el contexto de la represión de manifestaciones callejeras (cifra actualizada a 25 de mayo de 2017).</p><p class="mag-quote-center">A lo largo de los primeros cuatro meses de este año, hemos presenciado serios reveses democráticos.</p><p>El 1º de mayo, el presidente Nicolás Maduro convocó una Asamblea Constituyente, cuyos miembros serán elegidos por ciertos sectores de la sociedad, y no por una votación universal. Las organizaciones venezolanas de derechos humanos expusieron la irregularidad que supone el convocar de esta manera a la Asamblea, y pidieron el rechazo a los procesos constituyentes convocados en tiempos de alta tensión política. Denunciaron que tal proceso amenazaba los procedimientos de reforma y las garantías de derechos humanos contenidos en la Constitución, e ignoraba el principio de prevalencia de los derechos.</p><p class="mag-quote-center">Las organizaciones venezolanas de derechos humanos expusieron la irregularidad que supone el convocar de esta manera a la Asamblea, y pidieron el rechazo a los procesos constituyentes convocados en tiempos de alta tensión política.</p> <p>El gobierno de Maduro hace frente a un creciente aislamiento en la escena internacional y regional desde su retirada de la Organización de Estados Americanos (OEA). Vale la pena recordar que en 2013 Venezuela rechazó la jurisdicción de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el más alto órgano de protección de derechos de la región.</p><p class="mag-quote-left">El gobierno de Maduro hace frente a un creciente aislamiento en la escena internacional y regional desde su retirada de la Organización de Estados Americanos.</p> <p>Organizaciones de derechos humanos de Venezuela y otros países han expresado su preocupación por la creciente militarización de la sociedad. Recientemente condenaron la aprobación de un decreto para implementar el Plan Zamora, también llamado "Plan Estratégico Civil-Militar Especial". "Este anuncio constituye la consolidación de la militarización de la actuación policial ante las manifestaciones y en la seguridad urbana, junto al uso de grupos de civiles armados y de policías con la mentalidad militar para combatir al enemigo interno, lo que se sitúa completamente fuera de la doctrina de seguridad nacional", dicen grupos como Provea, que tienen una larga historia en la defensa de los derechos en Venezuela.</p><p>En los primeros días de su implementación, el Plan Zamora fue ejecutado con total desprecio por los principios del uso proporcional y diferenciado de la fuerza. Esto generó nuevos obstáculos al ejercicio del derecho a la manifestación pacífica. El uso indiscriminado y potencialmente letal de gases tóxicos aumentó, así como el número de detenidos y, lamentablemente, la cantidad de personas muertas.</p> <p>Es esencial que el gobierno venezolano se comprometa a garantizar el pleno ejercicio del derecho a protestar, y a someterse estrictamente a las normas nacionales e internacionales sobre el uso proporcional y diferenciado de la fuerza. Es urgente poner fin al Plan Zamora, derogar el Estado de Excepción y Emergencia Económica y respetar plenamente la Constitución.</p> <p>En este contexto, la programación inmediata de las elecciones pendientes para los gobernadores representaría un paso importante para el país. El gobierno del presidente Maduro debe garantizar el derecho de todos los venezolanos a participar en las elecciones, sin discriminación alguna. Además, el gobierno debe abandonar sus planes para convocar ilegalmente a una Asamblea Constituyente, debe dejar de impedir que el Congreso funcione plenamente, y debe publicar un calendario para las elecciones regionales, municipales y nacionales que respete el plazo establecido en la Constitución y que garantice el derecho de participación de todos los venezolanos , tanto en su calidad de votantes como de candidatos.</p> <p>Instamos a la comunidad internacional y regional a trabajar juntos para que esto ocurra lo antes posible.</p> <p>******</p> <p><strong>Juana Kweite</strong>l, Conectas Derechos Humanos, Brasil</p> <p><strong>César Rodríguez Garavito</strong>, Dejusticia, Colombia</p> <p><strong>Matt Clausen</strong>, WOLA, Estados Unidos</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/orlando-ochoa/venezuela-el-d-despu-s">Venezuela: el día después</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-receta-para-el-conflicto">Venezuela: receta para el conflicto</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/la-crisis-en-venezuela-es-negociable">La crisis en Venezuela, ¿es negociable?</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government International politics Matt Clausen César Rodríguez Garavito Juana Kweitel Thu, 01 Jun 2017 09:44:00 +0000 Juana Kweitel, César Rodríguez Garavito and Matt Clausen 111331 at https://www.opendemocracy.net Criticar a Venezuela desde la izquierda https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/andr-s-felipe-parra/criticar-venezuela-desde-la-izquierda <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Venezuela se está pareciendo mucho a las “democracias” liberales actuales, en las que las instituciones se convierten en apéndices protocolarios del poder de los mercados y la securitización. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/andr-s-felipe-parra/criticizing-venezuela-from-left">English</a></strong></em><strong></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31502979_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31502979_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Una joven con una pancarta que dice "su indiferencia me avergüenza". Valencia, Carabobo, Venezuela. Juan Carlos Hernández / Zuma Press / PA Imágenes. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Hay dos verdades frente a Venezuela. La crisis económica y política es real y el gobierno de Maduro tiene una gran cuota de responsabilidad en ello. Pero también es cierto que el cubrimiento noticioso sobre los sucesos de Venezuela ha superado los límites del sensacionalismo para moverse en la zona de la burda telenovela. Una auténtica defensa de las lecciones y conquistas de la Revolución Bolivariana, que entienda en este momento su verdadero aporte a la historia universal de la emancipación, ha de tomar distancia crítica tanto frente al gobierno de Maduro como frente a los medios de comunicación.</p><p class="mag-quote-center">La crisis económica y política es real y el gobierno de Maduro tiene una gran cuota de responsabilidad en ello.</p><p>En efecto, lo que sucede en Venezuela es censurable y las acciones del gobierno de Maduro deben reprobarse en muchos aspectos, pero no por las razones y motivos que se exponen en los medios de comunicación. Esto es claro en lo que se refiere a la situación democrática en Venezuela. Desde un punto de vista habitual, extendido acríticamente en los medios, Venezuela habría roto el orden democrático al no respetarse la división de poderes. Pero si se miran las cosas en sentido estricto, lo que hay de sobra en Venezuela es de hecho una división de poderes: el legislativo y el ejecutivo están más divididos que nunca. Y esto no es solo un juego de palabras. En la idea misma de la división de poderes subyace una paradoja que el liberalismo no ha podido solucionar en términos conceptuales: para que los poderes estén realmente divididos, cada poder debe ser autónomo y a la vez ser controlado; pero estas dos ideas son excluyentes entre sí porque ejercer control sobre otro implica violar la autonomía que le correspondería a cada uno. El miedo que el liberalismo demuestra frente a las “sociedades polarizadas” nos hace ver indudablemente que la cacareada división de poderes se refiere únicamente a un reparto protocolario de funciones dentro del Estado, que solo puede tener lugar si quienes participan en él piensan sustancialmente, en lo fundamental, de la misma manera. La división de poderes solo funciona en el marco de un pensamiento único, pero el pensamiento único es antidemocrático.</p><p class="mag-quote-right">La división de poderes solo funciona en el marco de un pensamiento único, pero el pensamiento único es antidemocrático.</p><p>Por eso se revela como esencialmente inútil e inoficioso analizar la situación venezolana a través del lente de la división de poderes, pues este concepto se mueve pendularmente entre el reparto protocolario (pensemos, por ejemplo, en el Frente Nacional en Colombia) y la ingobernabilidad. Ahora bien, eso no significa que el gobierno de Maduro sea perfecto, bueno y democrático. Que la idea de la división de poderes tenga problemas lógicos no es un cheque en blanco para el PSUV y sus amigos. Esto solo quiere decir que los medios de comunicación, como es costumbre, usan un pésimo indicador para pontificar sobre la existencia o inexistencia de la democracia.</p><p>Precisamente en este punto la Revolución Bolivariana nos enseña una lección invaluable: si hay una separación de poderes realmente democrática, que se muestra como un indicador preciso y certero de su existencia, es la separación efectiva entre el poder político y el poder económico. Esta división parte de la idea de que las instituciones parlamentarias y liberales tienen valor y sentido para la emancipación y la democracia porque son herramientas de los débiles para frenar e interrumpir el poder económico de los fuertes y poderosos. A lo largo de la década pasada Venezuela le recordó al mundo el sentido histórico que tienen las instituciones democráticas en Occidente como fruto de la Revolución Francesa y la lucha del movimiento social del siglo XIX: la democracia es el poder de los individuos reunidos contra el poder del dinero y los privilegios consagrados como naturales.</p><p>En relación con este aspecto es que buena parte de las acciones actuales del gobierno son criticables y censurables desde un punto de vista de izquierdas. En buena medida, la propia gestión del gobierno ha ido desmantelando paulatinamente el sentido democrático de las instituciones del Estado como protección de los débiles contra los fuertes. Una mirada rápida a los indicadores sociales de Venezuela, que antaño eran uno de los resultados más palpables de la acción democratizadora de la Revolución, confirma esta tendencia en contra de sus propios principios. Por ejemplo, hay un claro deterioro en la tasa de mortalidad de neonatos, según las propias cifras del Ministerio del Poder Popular para la Salud. Para el año 2012 esta tasa se ubicaba en 10 por cada mil, mientras que en el 2015 esta se duplicó: ahora está en 20 por cada recién nacidos (Cuba tiene una tasa de 4,3 y Colombia de 15). La duplicación de la tasa de mortalidad de neonatos solo puede explicarse por un deterioro general del sistema de salud.</p><p class="mag-quote-left">La propia gestión del gobierno ha ido desmantelando paulatinamente el sentido democrático de las instituciones del Estado como protección de los débiles contra los fuertes.</p><p>Algo similar sucede con la situación penitenciaria. El Observatorio Venezolano de Prisiones registra para el año 2016 una tasa de hacinamiento del 54% para las personas privadas de la libertad en las cárceles nacionales (de las cuales 13 se han privatizado al mejor estilo de los Estados Unidos de América). Todo es aún más crítico en los calabozos de Policía: allí la tasa de hacinamiento supera el 300%, pues esos calabozos solo pueden albergar 8.000 personas y en este momento se hallan allí más de 33 mil. De esos 33 mil, 29 mil no tienen condena y se hallan de facto bajo la modalidad de la detención preventiva (permanente). La mayoría de estas personas se hallan investigadas no por ser de oposición -como le gustaría pensar al maniqueísmo de nuestros telediarios-, sino por porte y consumo de estupefacientes. Ello pone al gobierno Venezuela en la vergonzosa situación de aplicar una política punitivista contra el consumo de drogas de la que estarían orgullosos los feroces detractores del “castrochavismo” en Colombia.</p><p>El hacinamiento y la escasez de alimentos en las cárceles ha llevado a situaciones insólitas como la decapitación de Carlos Luis Valera Aguilar por parte de otros detenidos el 16 de noviembre del año pasado, a quien, por robarle el almuerzo a otro reo, además de decapitarlo le abrieron el estómago para extraer sus órganos. En un contexto así, la concentración que los medios de comunicación colombianos – por ejemplo - han tenido sobre el caso de Leopoldo López, quien frente a los hechos de hacinamiento goza de un régimen de detención excepcionalmente envidiable, refleja el poco o nulo interés que tiene el mainstream y la derecha colombiana en la situación real del pueblo en Venezuela.</p><p>La responsabilidad del gobierno de Maduro en la regresividad de la Revolución es innegable. Naturalmente, los poderosos de Venezuela y en cierta medida del mundo le han hecho la vida imposible. También es cierto que las bases de la crisis actual están cultivadas en la orientación económica rentista y petrolera del país que existe desde los años 30 y que ha estallado ya en 1982 con el “viernes negro” y en 1989 con el “caracazo”. Creer que Venezuela era un paraíso terrenal que el chavismo arruinó es simplemente una explicación patética de lo que sucede hoy en día. Pero también lo es culpar de todo a la intervención imperialista y a la reacción de los poderosos: las situaciones adversas son un costo natural de gobernar que la izquierda debe aprender a manejar con astucia si quiere aspirar a ello. Al fin y al cabo, la lucha de clases es una realidad social y no una excusa.</p><p class="mag-quote-center">La responsabilidad del gobierno de Maduro en la regresividad de la Revolución es innegable. Naturalmente, los poderosos de Venezuela y en cierta medida del mundo le han hecho la vida imposible.</p><p>El problema no es entonces que los poderosos reaccionen. Es qué hace un gobierno democrático frente a ello. Y lo que han hecho el PSUV y sus amigos es, a pesar de lo que digan tanto los medios de comunicación como el propio chavismo, refugiarse en estratagemas típicas de las democracias occidentales en las que las fronteras entre democracia y dictadura se van difuminando: moverse en un estado de excepción alargado e indefinido (como en Estados Unidos con el patriot act, en Francia desde los ataques terroristas en París y en el Reino Unido tras el atentado de Manchester) y apelar indefinidamente al poder judicial y a las leyes para una defensa irrestricta del statu quo. Que el gobierno de Maduro apele al Tribunal Constitucional, a suspender elecciones y no a la fuerza democrática de los movimientos sociales y los consejos comunitarios para salir de apuros y sacar las cosas adelante en la lucha contra los poderosos, dice mucho del estado actual de la energía política y colectiva del pueblo venezolano.</p><p>La conclusión que hay que sacar de todo ello es que Venezuela se está pareciendo mucho a las “democracias” liberales actuales en las que las instituciones se convierten en apéndices protocolarios del poder de los mercados y la securitización. Y precisamente por ello las acciones del gobierno venezolano no deben ser excusadas por su similitud con lo que hay, sino ser criticadas con vehemencia desde un punto de vista de izquierdas.</p><p>Este artículo fue publicado previamente por <strong><em><a href="https://lalineadefuego.info/">lalineadefuego.</a></em></strong></p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/orlando-ochoa/venezuela-el-d-despu-s">Venezuela: el día después</a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/piers-purdy/venezuela-elija-su-propio-dictador">Venezuela: elija su propio dictador</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government Andrés Felipe Parra Tue, 30 May 2017 08:44:38 +0000 Andrés Felipe Parra 111245 at https://www.opendemocracy.net Venezuela: receta para el conflicto https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-receta-para-el-conflicto <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Una propuesta antidemocrática para una nueva constitución, y la retirada de la OEA de una Venezuela cada vez más aislada, son dos elementos que acentúan un conflicto que se agudiza cada día que pasa.<a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-blueprint-for-strife"> <strong><em>English</em></strong></a></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31371807.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31371807.png" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestantes de la oposición cubiertos con escudos ante los ataques con bombas lacrimógenas de la Guardia Nacional venezolana. 18 de mayo de 2017. Caracas, Venezuela. Adrian Manzol/Zuma Press/PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>En medio del tumulto en las calles de Venezuela, que ha costado decenas de vidas en las últimas seis semanas, dos hechos crucialmente importantes y relacionados amenazan con provocar aun mayor violencia y eclipsar toda posibilidad de compromiso internacional dirigido a remediar la difícil situación del país.</p> <p>El primero fue el anuncio de la ministra de Relaciones Exteriores Delcy Rodríguez el 23 de abril sobre el retiro del país de la Organización de Estados Americanos (OEA) en respuesta a lo que el gobierno de Nicolás Maduro ve como “interferencia” en los asuntos internos de Venezuela. La otra medida, que indignó inmediatamente a los manifestantes y generó repudio internacional generalizado, fue el decreto presidencial del 1 de mayo convocando a una asamblea para modificar la constitución nacional.</p><p class="mag-quote-center">Estas dos decisiones marcan la transgresión de un umbral en Venezuela, y el abandono formal por parte del régimen “revolucionario” de Caracas de la democracia representativa.</p> <p>De acuerdo al plan de Maduro, la mitad de los miembros de la asamblea deben ser elegidos por organizaciones tales como sindicatos y grupos campesinos, que probablemente serán&nbsp; afines al gobernante Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV). La otra mitad sería elegida a nivel municipal, bajo un sistema (aun por ser completamente explicado, e incluso decidido) que parece diseñado para sobre-representar las fuerzas progubernamentales. Los partidos políticos serán excluidos, aunque el diseño preciso del sistema electoral para la asamblea está en manos del Consejo Nacional Electoral (CNE) que es controlado por el gobierno. Cabe señalar que la combinación de representantes de sectores sociales y municipales es idéntico al de la Asamblea Nacional de Cuba.</p> <p>En conjunto, estas dos decisiones marcan la transgresión de un umbral en Venezuela, y el abandono formal por parte del régimen “revolucionario” de Caracas de la democracia representativa. Estas acciones llegaron en respuesta a las presiones, externas y domésticas, al gobierno de Maduro para llevar a cabo elecciones, restaurar la separación de poderes, liberar a los presos políticos, y abrir un “canal humanitario” para aliviar la grave escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos en el país.&nbsp; En vez de acceder a las demandas de una verdadera negociación con la opositora alianza Mesa de Unidad Democrática (MUD) – que controla una legislatura despojada de poder por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) – el gobierno ha cumplido su amenaza de “profundizar la revolución” a través de la creación de un llamado “estado comunal”. Lo que se propone es similar a la reforma constitucional que Hugo Chávez, el predecesor y mentor de Maduro, propuso en un referendo en 2007 y que fue rechazada por el electorado – la única derrota electoral nacional de Chávez en sus 14 años en el poder.</p> <p>Mientras tanto, en respuesta a las manifestaciones casi diarias de la MUD, las fuerzas de seguridad han recibido órdenes claras de intensificar la represión. Al 10 de mayo, seis semanas de violencia habían costado la vida de 39 personas, según la organización de derechos humanos PROVEA.&nbsp; Al menos dos manifestantes han sido asesinados y muchos más heridos por escuadrones antidisturbios que disparan granadas de gases lacrimógenos directamente a las multitudes. La policía las utiliza para dispersar grandes grupos inmóviles de manifestantes generalmente disparando delante y detrás de los asistentes, atrapándolos. Los que se retiran son perseguidos con descargas de gases lacrimógenos, que ahora son incluso lanzados contra establecimientos comerciales y residencias y han alcanzado a escolares y pacientes de hospitales.</p> <p>Comúnmente también se disparan municiones de plástico casi a quemarropa, y los manifestantes que se encuentran solos pueden esperar ser brutalmente golpeados. Más de setecientos heridos han sido reportados, y ha habido 2.000 arrestos según el grupo de apoyo legal Foro Penal. Nuevamente, se han desplegado grupo para-policiales de civiles armados para intimidar a los manifestantes, algunos de los cuales han muerto de heridas de bala, generalmente en la cabeza.</p> <p>En varios lugares del país, incluida la capital, al caer la noche se producen episodios de saqueos, los cuales en una noche especialmente violenta en Caracas llevaron a la muerte de al menos una docena de personas. En la tercera ciudad de Venezuela, Valencia, los saqueos también se han realizado a plena luz del día, con cerca de 100 almacenes, tiendas y supermercados saqueados sistemáticamente mientras la policía y las tropas de la guardia nacional miraban.</p> <p>Si se espera evitar una escalada de violencia, el gobierno deberá abandonar su interesado plan de reescribir la constitución y el excesivo uso de la fuerza contra manifestantes pacíficos. A su vez, las fuerzas de la oposición, junto a los vecinos regionales de Venezuela, deben idear un plan para incentivar a los elementos más pragmáticos del régimen a negociar un retorno a la democracia,&nbsp; ofreciendo una potencial estrategia de salida para aquellos en el poder que no puedan tener un papel político en el futuro y teman de ser encarcelados - o peor - si son expulsados.</p><p class="mag-quote-center">Si se espera evitar una escalada de violencia, el gobierno deberá abandonar su interesado plan de reescribir la constitución y el excesivo uso de la fuerza contra manifestantes.</p> <p><strong>Una nueva constitución “comunal”</strong></p> <p>La demanda central de la oposición es que se lleve a cabo una elección libre que permita a los venezolanos determinar la forma de salir del conflicto. Pero el gobierno, cuyo apoyo en la encuestas ronda el 20-25 por ciento, teme que someterse a las urnas sea un suicidio político. La asamblea constituyente propuesta es una forma de evadir la responsabilidad democrática. Tendría poderes supra-constitucionales que le permitirían disolver la asamblea nacional, reestructurar el estado e incluso gobernar el país indefinidamente, si así lo decide, sin necesidad de convocar nuevas elecciones. El secretario general de la OEA Luis Almagro llamó a esta maniobra un “nuevo golpe de estado” dirigido a “consolidar el régimen autoritario”.</p> <p>Algunos países latinoamericanos han reescrito sus constituciones en años recientes, con resultados diversos. La constitución de Colombia de 1991, que surgió de un movimiento ciudadano que buscaba mayor participación, es generalmente mencionada como un éxito. Más recientemente, en Bolivia y Ecuador, el proceso se inició a raíz de las victorias electorales de las nuevas fuerzas políticas - sobre todo el movimiento de los pueblos indígenas dirigido por Evo Morales – pero fue extremadamente polémico, con fuerzas de oposición aplastadas o excluidas en puntos cruciales. En ambos países, la mayoría de los votantes aprobó las nuevas constituciones en las urnas.</p><p class="mag-quote-left">Algunos países latinoamericanos han reescrito sus constituciones en años recientes, con resultados diversos.&nbsp;</p> <p>La asamblea constituyente de Venezuela de 1999 estaba compuesta en un 95 por ciento por partidarios del presidente Chávez, a pesar de haber ganado solamente por poco más de la mitad de los votos. Pero luego del fallido intento de reforma de 2007 y la creciente violación por parte del gobierno de sus artículos claves, la constitución de 1999 empezó a ser vista como un elemento potencialmente unificador entre la oposición y los chavistas moderados. La mayoría de los constitucionalistas concuerdan en que una nueva constitución solo puede ser escrita de forma exitosa en tiempos de amplio consenso nacional; la alternativa es un documento que exalta la victoria de un lado sobre el otro. La actual constitución brinda una “hoja de ruta” con un amplio apoyo que sería peligroso abandonar en este momento de extrema polarización.</p> <p>Maduro está apostando que una nueva constitución “comunal” consolidaría la revolución. Pero mantener la constitución de 1999 podría convertirse en una consigna de lucha para los partidarios del gobierno hasta ahora leales que veneran a Chávez, pero repudian a su sucesor. La fiscal general Luisa Ortega Díaz, que recientemente se distanció del régimen diciendo que el "hilo constitucional" se había roto después de un fallo de la Corte Suprema para despojar al parlamento de sus poderes, ya ha sentado su posición. En una entrevista el 3 de mayo con <em>The Wall Street Journal</em>, Ortega dijo que la constitución de 1999 no podría ser mejorada. Sus palabras fueron respaldadas por un legislador pro-gobierno. Pero, aparte de estos y otros casos, hasta ahora no hay indicios claros de una deserción masiva del régimen, ni tampoco ha quedado impune esta disidencia. Ahora que el ministerio público, dirigido por Ortega, no es considerado por el régimen como digno de confianza, muchos de los manifestantes detenidos son llevados ante tribunales militares. Docenas han sido imputados y enviados a cárceles lejos de su lugar de residencia.</p><p class="mag-quote-right">Maduro está apostando que una nueva constitución “comunal” consolidaría la revolución.&nbsp;</p> <p><strong>Saliendo de la OEA</strong></p> <p>El abandono explícito de Maduro al gobierno democrático, sin embargo, ha aclarado las opiniones sobre Venezuela en el exterior. Es cada vez más difícil, incluso para los aliados regionales -&nbsp; todos los cuales, a excepción de Cuba, adhieren a las normas democráticas – defender esta postura, y el grupo de naciones presionando por la restauración de la democracia continúa creciendo. Al mismo tiempo, el gobierno venezolano parece estar preparado para estar cada vez más aislado en la región.</p> <p>La decisión del Consejo Permanente de la OEA el 23 de abril de convocar una reunión consultiva de los ministros de relaciones exteriores para discutir el conflicto venezolano, impulsó al gobierno de Maduro a salir de la organización – aunque el proceso de renuncia, bajo las reglas de la OEA, toma dos años. En una muestra clara del creciente distanciamiento del régimen, su intento para lograr que el tema fuese debatido por los ministros de relaciones exteriores de la Comunidad de Estados Americanos y del Caribe (CELAC – un organismo que incluye al aliado de Venezuela, Cuba, pero excluye a Estados Unidos y Canadá) fracasó. Solo cuatro de los 33 cancilleres de la CELAC asistieron a la reunión el 2 de mayo y concluyeron sin resolución. Siete países boicotearon la reunión, y el 4 de mayo Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y Paraguay emitieron una dura declaración para "condenar el uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades venezolanas" contra los manifestantes en las calles.</p> <p>La fecha y lugar para la reunión de cancilleres de la OEA, acordada por el Consejo Permanente de la OEA el 26 de abril, tundra lugar el próximo 30 de Mayo, y Venezuela ha anunciado que no asistirá. La inminencia de la Asamblea General ordinaria de la organización – en México a fines de junio – significa que el tema de Venezuela seguramente deberá ser tratado ahí, aunque la gravedad de la situación amerita una mayor urgencia.</p> <p><strong>Un camino hacia adelante</strong></p> <p>La decisión de Maduro de cerrar el limitado espacio democrático que aún existe – en las calles, y potencialmente, en las urnas – garantiza que habrá más disturbios violentos. La oposición está convencida que abandonar la protesta callejera en este punto equivaldría a permitir la consolidación de una dictadura; siente que ya no hay nada más que perder. No desistirá de su movilización hasta que, por lo menos, haya un compromiso vinculante del gobierno a realizar elecciones libres y justas.</p><p class="mag-quote-center">La oposición está convencida que abandonar la protesta callejera en este punto equivaldría a permitir la consolidación de una dictadura.</p> <p>Tal vez el mayor daño potencial lo supone una fragmentación caótica del régimen. En caso que las fuerzas armadas se dividan en partes relativamente iguales, Venezuela se enfrentaría a una guerra civil. Como mínimo, podría haber un periodo de violenta anarquía en las calles, con grupos progubernamentales armados y grupos criminales generando el caos. La población, que ya enfrenta el hambre y el colapso de la infraestructura básica del país, sufriría mayores dificultades, y la tarea de reconstruir Venezuela sería aún más penosa. Por el contrario, una decisión de la mayoría de las fuerzas armadas de no obedecer órdenes gubernamentales de utilizar la violencia contra los manifestantes – y actuar contra civiles armados desempeñándose como grupos de para-policía – podría impulsar a ambas partes a buscar una solución pacífica y negociada. Ya ha habido señales de disidencia interna, con docenas de oficiales, incluidos dos generales, supuestamente bajo investigación por parte de la inteligencia militar (DGCIM).</p> <p>La presión internacional es crucial, pero debe ser calibrada cuidadosamente, con zanahorias y palos, para ofrecer una salida a aquellos miembros del régimen que puedan estar inclinados a negociar un retorno a la democracia. En este sentido, la Asamblea Nacional debería considerar leyes que ofrezcan una amnistía parcial y condicional a miembros militares y civiles del régimen, señalando así su intención de buscar la reconciliación y evitar una cacería de brujas en el caso de una transición. Aunque la Corte Suprema casi seguramente vetaría esto, la ley enviaría un mensaje que podría aislar a los relativamente pocos seguidores del régimen que no se podrían beneficiar de una amnistía, debido a su participación en actividades como el tráfico de drogas o graves violaciones a los derechos humanos. Sanciones individuales, como las que ya han sido impuestas por los Estados Unidos contra ciertos líderes del régimen, podrían ampliarse para apuntar a individuos asociados a flagrantes violaciones a los derechos humanos, como propone una propuesta bipartidista presentada en el Senado estadounidense la semana pasada. &nbsp;</p> <p>Genuinas negociaciones – a diferencia de los interminables “diálogos” que prefiere el gobierno – son esenciales, e idealmente deberían llevar a elecciones y un gobierno interino de unidad nacional en el cual algunos funcionarios actuales (tal vez incluida la Fiscal General Ortega) puedan hacer parte. Un resultado de este tipo, debería incluir en el corto plazo el reconocimiento de la actual Asamblea Nacional, y el respeto por sus poderes. Ya no hay más futuro para el esfuerzo de mediación liderado por el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero, aunque algunos de sus elementos pueden ser incorporados en una estructura de negociación más estricta y efectiva. Esto debería ser un enfoque primordial de la iniciativa de la OEA, que requerirá la creación de un "grupo de amigos", incluyendo al menos un país simpatizante del gobierno de Maduro.</p><p class="mag-quote-center">Son los venezolanos quienes decidirán como debe ser manejado su país.</p> <p>El mismo gobierno recientemente invitó a República Dominicana, El Salvador, Nicaragua, San Vicente y Uruguay a “acompañar” el diálogo propuesto. El rol del grupo de amigos - que podría ampliarse bajo el amparo del Secretario General de las Naciones Unidas - podría incluir la elaboración de un plan de asilo viable para los miembros de alto rango del régimen que tengan motivos para temer futuros enjuiciamientos y convencerlos de aceptarlo. Otra prioridad del grupo sería adoptar medidas inmediatas para hacer frente a la crisis humanitaria y de seguridad.</p> <p>Si no se limita a la OEA, la iniciativa podría eventualmente beneficiarse de la asistencia – formal o no – de otros gobiernos con influencia sobre Caracas. Este es particularmente el caso de Cuba, que no es un miembro pleno de la OEA y que tiene una relación conflictiva con la organización, y China. Estos dos países quisieran ver sus intereses salvaguardados en el caso de un cambio de gobierno.</p> <p>En última instancia, desde luego, son los venezolanos quienes decidirán como debe ser manejado su país. Pero con un presidente que parece determinado a negarles este derecho, necesitan ayuda externa para llegar a una solución negociada y revertir la catástrofe.</p> <p><strong><em>Este artículo fue publicado originalmente en la página del <a href="https://www.crisisgroup.org/es/latin-america-caribbean/andes/venezuela/venezuela-blueprint-strife">International Crisis Group</a></em></strong></p><p>_____________________</p><p><strong>Post-script </strong></p><p><strong>(26 de mayo de 2017)</strong></p> <p>Después de dos meses de protestas callejeras, el número de víctimas mortales asciende a 58, y a miles de heridos. De acuerdo con el grupo de apoyo legal <em><a href="https://foropenal.com/">Foro Penal</a></em>, se han producido más de 2.800 detenciones hasta finales de mayo; casi 1.200 personas permanecieron detenidas, de las cuales 338 fueron juzgadas por un tribunal militar. En el estado de Barinas, donde creció Hugo Chávez, el asesinato de un joven manifestante provocó varios días de disturbios, que provocaron media docena más de muertes, una oleada de saqueos y el incendio de varios edificios gubernamentales.</p> <p>En una conferencia de prensa celebrada el 24 de mayo, la fiscal general Luisa Ortega confirmó la responsabilidad de las fuerzas de seguridad en gran parte de la violencia. De manera aún más sorprendentemente, Ortega refutó la versión gubernamental de la muerte de Juan Pernalete el 26 de abril, diciendo que había muerto después de ser golpeado en el pecho por una bomba de gas lacrimógeno, disparada a corta distancia por la Guardia Nacional (GNB). Ministros del gobierno habían afirmado que había sido disparado por otro manifestante, usando una pistola de perno.</p> <p>La determinación de Ortega para aplicar la ley es una novedad que se convierte en un problema importante para el gobierno, ya que su oficina tiene el monopolio de los procesos penales. La transferencia de muchos casos al sistema de justicia militar (contraviniendo la constitución venezolana y los tratados internacionales) es una respuesta a esa determinación. El presidente Maduro también ha trasladado los casos de violencia política a una "Comisión de la Verdad" creada por el gobierno, y hay fiscales en varias partes del país que han informado que están siendo coaccionados o sobornados para pronunciarse en contra de Ortega.</p> <p>El 23 de mayo, el presidente Maduro presentó al Consejo Nacional Eelectoral el sistema de votación diseñado por el gobierno para la elección de su propuesta de asamblea constituyente. De los 545 miembros, 364 serán elegidos "territorialmente" (uno por municipio, dos por cada capital estatal y siete por Caracas), dando amplia preponderancia a las zonas rurales escasamente pobladas, donde el partido gobernante es más fuerte. Por ejemplo, el estado andino de Mérida (población: 730.000) tendrá un total de 24 representantes, mientras que Miranda (población: 2,3 millones) tendrá 22. Los restantes miembros serán elegidos "sectorialmente", habiendo sido los "sectores" (trabajadores, pescadores, indígenas, mujeres, etc.) determinados por el gobierno. La elección se llevará a cabo en julio, con elecciones para gobernador estatal (previstas en la Constitución para diciembre del año pasado) fijadas para diciembre de 2017. Sin embargo, la asamblea constituyente tendrá el poder de suspender estos últimos, o incluso abolir gobernadores estatales, si así lo decidiera.</p> <p>En el frente internacional, el Consejo de Seguridad de la ONU, a petición de los Estados Unidos, celebró una sesión a puerta cerrada el 17 de mayo para tratar sobre Venezuela. Después de la sesión, el presidente de la UNSC (actualmente correspondiente a Uruguay) dijo que no había necesidad de nuevas acciones. Aún así, a nivel regional, los ministros de Relaciones Exteriores de la OEA se reunirán el 31 de mayo para tratar la crisis venezolana.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government Ideas International politics Phil Gunson Sat, 27 May 2017 11:27:12 +0000 Phil Gunson 111155 at https://www.opendemocracy.net Venezuela: el día después https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/orlando-ochoa/venezuela-el-d-despu-s <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Hay tres dimensiones del conflicto. Una, en la calle. Otra, en la comunidad internacional. Y la tercera está en el ámbito económico-financiero, donde la situación crítica es lamentablemente auto-infligida. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/orlando-ochoa-francesc-badia-i-dalmases/venezuela-day-after">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31360897.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-31360897.png" alt="" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Activistas protestando contra las muertes de 43 personas en enfrentamientos con la policía durante semanas de manifestaciones contra el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro. Caracas, 17 de mayo. VWPics / SIPA USA / PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p><strong>Francesc Badia</strong>: El deterioro acelerado de la situación en Venezuela preocupa al mundo. Asistimos a una polarización política extrema, pero lo importante es saber qué esperanza queda de encontrar un terreno común, para preparar una salida a esta situación insostenible, ya sea a través de una transición ordenada, de un calendario electoral pactado, de una solución que nos dé esperanza en estos momentos difíciles. La economía se hundió…</p> <p><strong>Orlando Ochoa:</strong> sí. Más allá de la forma que pueda tomar una salida política, (un cronograma electoral, una renuncia del presidente Maduro, una transición acordada para terminar su periodo, lo que sea), no podemos cerrar ninguna puerta. Vivimos un periodo de deterioro económico muy acelerado en los últimos cuatro años, pero particularmente en los últimos tres años. No solamente la caída del Producto Interno Bruto, total y por habitante, donde pasamos de una caída de entre el 4 y el 7%, en 2014 y 2015, según la medición oficial – aunque las cifras son poco fiables, porque las estadísticas han sido influidas por criterios políticos en el directorio del Banco Central –a una caída el año pasado (2016), según las cifras proveídas por el propio banco central extraoficialmente, de entre el 18 y el 21%, lo cual acumula en tres años una caída de al menos 30% del PIB. Ese tipo de colapsos solamente se observan en un país en guerra, y en el caso de Venezuela ocurre, no porque haya una guerra económica, sino porque ocurren dos cosas, para simplificar. Una: es un proceso de inflación disparada, que ya pasó a cientos por ciento (nuevamente la verificación de las cifras es problemática), pero las estimaciones van desde quinientos y tantos porciento hasta ochocientos por ciento el año pasado, con ajustes salariales por decreto presidencial que van rezagados, y que en el mejor de los casos pueden llegar a menos de la mitad. Por lo tanto hay un empobrecimiento, básicamente por caída del poder adquisitivo. Pero además, por el lado de la oferta, la industria y la agricultura venezolanas no reciben insumos importados, ni los de las empresas básicas estatales; no reciben equipos porque no hay divisas para ello. Y no hay divisas porque hay un control de cambios, porque ha caído el precio y el volumen de la exportación petrolera agotaron las reservas internacionales y porque las actividades exportadoras distintas al petróleo fueron desapareciendo debido a las distorsiones económicas y a las expropiaciones del gobierno de Hugo Chávez.</p><p class="mag-quote-center">En resumen, tenemos un proceso de empobrecimiento muy acelerado en tres años.</p> <p>En ese ambiente de deterioro, donde la producción agrícola e industrial cae por falta de insumos, se añade el problema de la distorsión del control de cambios, controlado por algunos ministros, que acumula una amplia corrupción, y que ha provocado grandes importaciones públicas, concentrándose en alimentos, medicamentos, y algunos otros rubros, pero dejando fuera todos los demás elementos de la vida moderna, que el sector privado podía importar en algunas ocasiones, pero podía ser perseguido por fijar precios con la tasa de cambio del mercado negro, y que por lo tanto ha sido reprimido. De ahí, ese suministro intermitente, los precios han subido en los mercados negros a niveles aun más altos de lo que marca la inflación promedio. En resumen, tenemos un proceso de empobrecimiento muy acelerado en tres años.</p> <p><strong>Francesc</strong>: ¿Cómo influye esta situación de empobrecimiento tan rápido en la búsqueda de la salida política? ¿Cómo influye la presión del tiempo?</p> <p><strong>Orlando</strong>: El tiempo de buscar una solución política podría ser más tranquilo de evaluar, más allá de las presiones de los mismos políticos. Pero la velocidad del deterioro socioeconómico, el hecho de que está vinculado a problemas macroeconómicos, a la tasa de inflación, a la forma en como se financia el déficit fiscal, (a través del financiamiento del Banco Central), a un régimen cambiario disfuncional, con alta corrupción, y a un sector privado en decadencia, hace que esto sea una situación donde en tiempo juega en contra y, por lo tanto, la búsqueda de una solución a este problema pasa por el cambio político oportuno, por la solución política. Porque en todo estos problemas socioeconómicos que hemos descrito hay fuertes elementos ideológicos y populistas en sus causas.</p> <p>El elemento ideológico de izquierda extrema, y el elemento populista, el clásico, que es tanto de izquierda como de derecha, que consiste en gastar, en subsidiar al votante para incluirlo en una red clientelar del Estado, y para tener un argumento de defensa de la soberanía nacional versus los traidores de la patria, con un efecto polarizante, que presenta siempre la situación como una batalla de lucha de clases sociales, en el sentido más clásico del marxismo-leninismo del siglo XX.&nbsp; De modo que el problema económico está supeditado antes que nada a una salida política y a un abandono de una ideología anti-mercado y, en efecto, anti-democrática .</p><p class="mag-quote-left">En todo estos problemas socioeconómicos que hemos descrito hay fuertes elementos ideológicos y populistas en sus causas.</p> <p><strong>Francesc</strong>: Esto me da pie a preguntarte por la actitud de la oposición. Sabemos que el gobierno está en una actitud defensiva, en un escenario de aislamiento, de intentar capear la tormenta, pero la oposición tiene una agenda bastante decidida y está intentando que haya un desbloqueo de la situación. La oposición está constituida por una diversidad de partidos, en lo que se ha llamado el G-4 , o el G-4 + 5, o sea el G-9, y hay esta estrategia de protestas que, por un lado, debilita al gobierno, pero por otro introduce un elemento de tensión añadida en el país bastante insoportable, e incluso peligroso para mantener la estabilidad general, lo que es muy complicado en estos momentos. ¿Qué debería hacer la oposición?</p> <p><strong>Orlando:</strong> Sí. La oposición es consciente de la difícil situación provocada por el deterioro socioeconómico, y uno de los puntos que ha solicitado para avanzar en la agenda del país es que esta situación de emergencia sea aceptada por el lado oficialista, en un esfuerzo que pueda conducirnos a abrir un canal humanitario, a abrir las puertas a recibir ayuda humanitaria, que ya ha sido ofrecida para los casos de escasez de suministro de medicinas especiales o para apoyo nutricional. Es una situación dolorosa. La oposición, por otra parte, que está constituida por lo que tu bien definías como el G-4 (cuatro grandes partidos) y el G-9 que incluye a los 5 otros partidos pequeños, tiene por delante una tarea de coordinación, y a veces puede haber algunos signos de diferencia, y tiene que haberlos, es normal. Por un lado, hubo un intento de negociar con el gobierno cuando había una percepción nacional e internacional de que se debía hablar, y por otro existe hoy una necesidad de buscar acordar un cronograma electoral, es decir: vamos a cumplir con la elecciones de gobernadores, luego de alcaldes, y luego las presidenciales; y si fuera posible, estas últimas, adelantarlas.</p> <p><strong>Francesc</strong>: ¿Por qué?</p> <p><strong>Orlando</strong>: Por que hay una situación de crisis de una magnitud desconocida en el país desde principios del siglo XX . En un siglo de datos sobre Venezuela, y no es una exageración, no hay nada parecido a esto, una crisis que además podríamos definir como endógena, producida desde dentro, por razones políticas y económicas auto-infligidas, sin un conflicto externo y sin una guerra civil. Ante esta situación, la oposición tiene una tarea compleja: debe concentrarse en la búsqueda de una solución política, para poder luego perfilar cómo encarar esta situación socioeconómica tan crítica. Y por otro lado, está la comunidad internacional, donde se han tratado los planteamientos sobre la situación de Venezuela, comenzando por el foro de la OEA, y siguiendo por la ONU, que ya ha tomado una posición de participación y observación más activa en varios campos; también por Mercosur y por la Unión Europea.</p><p class="mag-quote-right">El problema económico está supeditado antes que nada a una salida política y a un abandono de una ideología anti-mercado y, en efecto, anti-democrática .</p> <p><strong>Francesc</strong>: Parece claro que estamos ante un conflicto multidimensional, cuya salida habrá que trabajar en distintos frentes, ¿no es cierto?</p> <p><strong>Orlando</strong>: Efectivamente. Creo que podemos hablar de que hay tres dimensiones del conflicto. Una, en la calle (la política de movilización de la oposición). Otra, en la comunidad internacional. Y hay otra dimensión, que es en el ámbito económico-financiero, donde la situación crítica es lamentablemente auto-infligida. El gobierno, al desconocer a la Asamblea Nacional, se quedó sin una ley de presupuesto y sin una ley de crédito público aprobada, y al no tenerlas (en eso la constitución es taxativa) hay un riesgo real de desconocimiento futuro de operaciones financieras, puesto que la constitución plantea, como prácticamente en cualquier sistema parlamentario del mundo, que las leyes presupuestarias deben ser aprobadas por la cámara. De manera que el gobierno tiene, en la dimensión financiera, un problema añadido, que es el servicio de la deuda denominada en bonos del Estado y de la estatal PDVSA (Petróleos de Venezuela), además del servicio de otras deudas importantes, incluyendo la contraída con China, que es fuerte, y cuyo servicio será más fuerte a partir de 2018. Carece de liquidez para mantener las importaciones básicas, mantener un suministro de insumos, de equipos para la industria petrolífera venezolana, de gasolina (porque las refinerías venezolanas no están funcionando bien) y de diluyente para mezclar con el crudo extra-pesado, que es muy costoso, de manera que es un gobierno comprometido en varios frentes.</p> <p><strong>Francesc</strong>: Ya has mencionado a la comunidad internacional, pero me gustaría abundar un poco en su papel en el conflicto actual. ¿Cómo lo ves? ¿Hay un rol a jugar por parte de los distintos actores multilaterales, a partir de las tomas de posición de los distintos países?</p> <p><strong>Orlando</strong>: La discusión, las resoluciones internacionales de los distintos organismos, los mensajes de exhortación de los distintos gobiernos, sean incluso directamente los jefes de Estado, en conversaciones con el jefe del Estado de Venezuela, todo esto ha generado un clima donde el gobierno de Nicolás Maduro se siente bajo presión. Hay escrutinio en temas que, si recordamos los tiempos en que llegó el chavismo, eran muy caros para ellos: el interés en lo social; el respeto a los derechos humanos; la legitimidad democrática; y el reconocimiento internacional a una Venezuela que, bajo los primero años de Hugo Chávez, tomó un papel muy activo en influir en la política y en sectores de la izquierda en varios países. La presión internacional ha incidido en dos cosas: ha dado ánimo a la protesta en la calle, porque ha habido un reconocimiento y un seguimiento de esa protesta, con toda su dimensión trágica, puesto que en nuestra época se disemina instantáneamente por todos los medios que la tecnología pone al alcance, y que permiten asistir, prácticamente en vivo, a la caída de un joven en la confrontación, ver los símbolos del conflicto entre ambos lados, y que sean conocidos prácticamente en todo el planeta. Pero eso también ha incidido en las finanzas. Si un gobierno, que cuenta con una ley de crédito público, tiene problemas con los vencimientos de deuda, puede hacer lo que se llama un <em>rollover</em>, una refinanciación. Pero el gobierno de Nicolás Maduro no puede, carece de esa ley necesaria. Las instituciones financieras, al observar lo que organismos como la OEA definían como rompimiento del orden democrático, retrocedieron en acuerdos financieros. Sentían además que era un problema reputacional para la institución financiera, y además constituye un riesgo de impago de la operación, y eso le ha generado al gobierno una situación de ansiedad, que no transmite públicamente, pero que los economistas conocen. Frente a esas tres dimensiones, la confrontación en la calle, la internacional, y las finanzas, tenemos un gobierno duramente acosado.</p> <p><strong>Francesc</strong>: De acuerdo, pero no parece que esta presión esté dando resultados en forma de avances o aperturas.</p> <p><strong>Orlando</strong>: Lo que pasa es que el gobierno tiene una ideología que parece llevarlo a atrincherarse. Y ahora propone llevar a cabo una Asamblea Nacional Constituyente, que aparece como un mecanismo utilizado para evadir el cronograma electoral. Es algo así como la “bomba nuclear” de las instituciones, porque abre la posibilidad, bajo un procedimiento que ha sido cuestionado por la oposición y por varios países, de rediseñar todos los poderes públicos, suspender los poderes constituidos y armar algo nuevo, que además tiene costos económicos.Y esto en un momento en que el déficit del sector público en Venezuela, si lo medimos como usualmente se hace, como porcentaje del tamaño de la economía, en los últimos 5 años, desde el 2012 hasta hoy, se ha situado entre el 15 y el 21/22 porciento del PIB. Estamos hablando de unas dimensiones gigantescas. ¿Y aún así nos planteamos un rediseño de las instituciones, en medio de una crisis profundísima y, por supuesto, con un país totalmente polarizado?</p><p class="mag-quote-center">El gobierno tiene una ideología que parece llevarlo a atrincherarse.</p> <p><strong>Francesc</strong>:&nbsp; Me gustaría plantearte una pregunta sobre el día después, cuando por fin se haya salido de esta profunda crisis política, económica, social y emocional, y se abra el escenario de la estabilización macroeconómica, de las medidas sociales necesarias, de la reconciliación, en fin. Preguntarte sobre la hoja de ruta necesaria para preparar el plan de estabilización preciso para avanzar. ¿Cuán es tu visión?</p> <p><strong>Orlando</strong>: No podemos vislumbrar cómo va a ser la solución política a esta crisis. Pero cualquiera que sea, la que hemos dicho, electoral, renuncia del presidente, gobierno de transición, cualquiera que sea…, inmediatamente después de que se llegue a una forma de salir de aquí, el problema al día siguiente es cómo detener la caída económica, el desastre social, y el sufrimiento asociado a ello. Cómo recuperar la enorme caída también de la producción petrolera; cómo reorganizar las obligaciones financieras de Venezuela para responder a la pregunta de cómo vamos a pagarlas. Y luego, también, cómo se va a realizar un plan de estímulo y, literalmente, de reconstrucción del sector privado (industrial, agrícola, de servicios, infraestructura), y de las grandes empresas públicas, el acero, el aluminio, la electricidad, las petroquímicas y todas las que fueron nacionalizadas y expropiadas por el gobierno de Hugo Chávez. Algunas están en un estado prácticamente de parálisis o de producción en algunos casos al nivel del 5 o 10 % de su capacidad productiva y a un máximo de 30 o 40% . Además, tenemos que tener en cuenta que el fuerte deterioro social hace necesario un plan social de emergencia. Por supuesto, estamos ahora pensando y valorando ideas, viendo lo que se puede hacer. Pero éste no debería se un plan diseñado exclusivamente por la oposición, debería ser un plan nacional, debería ser incluyente, porque incluso la salida política puede ser del tipo incluyente, tendría que serlo. Un país que continuara en conflicto va a encontrar mucho más difícil tener credibilidad en un plan de emergencia económica.</p><p class="mag-quote-center">Tenemos que tener en cuenta que el fuerte deterioro social hace necesario un plan social de emergencia.</p> <p><strong>Francesc</strong>: ¿Qué habría que hacer?</p> <p><strong>Orlando</strong>: Comenzar con un plan de estabilización. Bajar la inflación, estabilizar el mercado cambiario, ordenarlo con una única tasa, lo cual requiere ordenar las finanzas públicas y un plan para cerrar el déficit del sector público, gradualmente. Pero a su vez necesitamos un plan petrolero, que es la actividad medular de Venezuela, dado que el sector privado prácticamente desapareció de las exportaciones. Hace veinte años, las empresas no petroleras, públicas y privadas, representaban casi el 25% de las exportaciones, ahora solo representan alrededor de un 4 %.&nbsp; </p> <p>Un plan macroeconómico y un plan petrolero; y un plan financiero para cubrir las necesidades del plan macroeconómico y del plan petrolero, que además es nuestra actividad para exportar y generar divisas. A ello hay que añadir un plan social, que debe ser financiado, y que debe ser parte, por lo tanto, del plan para reducir el déficit fiscal. Finalmente, será necesario un plan sectorial de incentivos para la recuperación del sector privado. </p> <p>Pero, para que funcionen, estos planes deben ser simultáneos. Venezuela requeriría financiamiento para llevarlo a cabo, y para ello, lo primero en que se piensa es en los mecanismos multilaterales, por supuesto. Hay instituciones hechas para ayudar a estabilizar, otras para financiar la infraestructura, y otras para ayudar también en proyectos para el sector privado, multilaterales.</p> <p><strong>Francesc</strong>: Pero Venezuela tiene un recurso estratégico que será parte fundamental de la solución del financiamiento necesario: los hidrocarburos. ¿Cómo usarlos?</p><p class="mag-quote-left">Será un complejo desafío de coordinación y ejecución, pero se puede, y se debe, hacer.</p> <p><strong>Orlando</strong>: Venezuela tiene un músculo particular evidente: el petróleo. En el sector petrolero, tenemos prácticamente la mitad de la producción en empresas mixtas entre Petróleos de Venezuela y socios extranjeros, y tenemos la otra mitad en manos de Petróleos de Venezuela: es la producción propia. Atender esto requeriría un esfuerzo de reorganizar esta relación y conseguir financiamiento para producir. Pero producir petróleo y estimular a la inversión de nuestros socios que ya están aquí, y de los nuevos que podrían entrar, requiere que el mercado cambiario funcione, porque los costos de producción de petróleo a la tasa de cambio oficial (sobrevalorada) son enormes. Pero para que el mercado cambiario funcione debemos tener el plan fiscal, monetario y financiero. De manera que ahí hay una interacción en todo esto. Eso hace que el plan de recuperación de Venezuela vaya a ser el más complejo de nuestra historia, porque tiene que ser simultáneo, y debe tener además todo el apoyo político, en el sentido de que prácticamente es el objetivo central del corto plazo. Porque todo va incluido: recuperación económica, plan social, plan petrolero, plan financiero, y la política sectorial, que empieza a tener sentido una vez que la estabilización funciona.&nbsp;</p> <p><strong>Francesc</strong>: ¿Eres optimista, entonces?</p> <p><strong>Orlando</strong>: Soy optimista en que podemos hacerlo. Hay gente trabajando, con equipos interdisciplinarios, sobre esto. Pero es una tarea que comenzará realmente al día siguiente, y por supuesto, conseguir el clima político adecuado sería lo más conveniente. No un país enguerrillado, que persista en lo que estamos viendo ahora. Será un complejo desafío de coordinación y ejecución, pero se puede, y se debe, hacer.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda">Venezuela y la izquierda </a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/phil-gunson/venezuela-receta-para-el-conflicto">Venezuela: receta para el conflicto</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government Ideas Francesc Badia i Dalmases Orlando A. Ochoa Thu, 25 May 2017 14:07:43 +0000 Orlando A. Ochoa and Francesc Badia i Dalmases 111160 at https://www.opendemocracy.net Venezuela y la izquierda https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-y-la-izquierda <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La situación de los derechos humanos se agrava en Venezuela. Afortunadamente, una parte de la izquierda ha comenzado a hablar. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/rafael-uzc-tegui/venezuela-and-left">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/Fotot 123_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/Fotot 123_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="245" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Foto: Nueva Sociedad. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p> <p><strong>Este artículo es producto de la alianza editorial entre Nueva Sociedad y DemocraciaAbierta. <a href="http://nuso.org/articulo/venezuela-aikido-y-derechos-humanos/">Lea el contenido original aquí</a>.&nbsp;</strong></p> <p>El actual conflicto venezolano resulta similar al aikido, el arte marcial en el que para vencer se utiliza en su contra la fuerza del oponente. En octubre de 2016, cuando se había logrado el consenso de multitudes y la comunidad internacional para la realización de un referéndum revocatorio<strong> </strong>para dirimir la crisis, voceros de la oposición asistieron, improvisadamente, a una mesa de diálogo de la cual se levantaron con la idea de «elecciones generales adelantadas». El gobierno se benefició del error táctico de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), logrando dinamitar la confianza de sus bases de apoyo y generalizando el sentimiento de desilusión. Meses después, para castigar a una Asamblea Nacional que aprobaba una declaración de apoyo a la aplicación de la Carta Democrática Interamericana, el gobierno formalizó el proceso de sustitución de sus competencias en dos sentencias emitidas por la Sala Constitucional del máximo tribunal del país. Aunque la neutralización del Parlamento se realizaba por la vía de los hechos desde un año antes, con escaso costo político para Miraflores, su registro formal generó una ola de rechazo que incluyó a la Fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz. Los partidos políticos opositores lograron recomponer la confianza, en esta oportunidad, por un traspié del chavismo, en una ola de protestas que continúa hasta el momento de escribir esta columna.</p> <p>El gobierno bolivariano se ha debilitado en 2017 más como consecuencia de su soberbia ciega que por resultado de la agenda política opositora. A nivel internacional una torpe diplomacia, encabezada por Delcy Rodríguez, le ha restado apoyos que hasta hace poco se debatían entre la ambigüedad y la cautela. Uruguay ha sido el caso más llamativo. A comienzos de abril, Nicolás Maduro acusó al canciller de ese país de acordar con Estados Unidos los ataques contra Venezuela, una sugerencia inaguantable para un presidente salido de las filas de la izquierda. «Si (Maduro) no rectifica, está diciendo que no tiene pruebas, y si no tiene pruebas, lo que dijo es una mentira», expresó el presidente Tabaré Vázquez. El cambio de postura de Uruguay sobre Venezuela no solo sumó al proceso de activación de la Carta Democrática, sino que despejó la ruta para iniciar acciones diplomáticas similares en Mercosur, donde las decisiones, según sus estatutos, se toman por consenso. La credibilidad del jefe de Estado caraqueño se erosiona tras cada declaración llena de fantasía. El 19 de abril, ante una concentración de apoyo a su gestión, calculó la asistencia en «tres millones de personas», en una avenida de Caracas que repleta –lo que no ocurría ese día– tenía capacidad para albergar no más de 200 mil personas. En 2017, las debilidades comunicacionales del gobierno parecen tener como origen la misma causa que se había diagnosticado para la oposición a finales de 2016: la ausencia de olfato para leer correctamente la realidad.</p> <p class="mag-quote-center">Los partidos políticos opositores lograron recomponer la confianza, en esta oportunidad, por un traspié del chavismo, en una ola de protestas que continúa.</p> <p><strong>Rupturas </strong></p> <p>No obstante, la actual ola de protestas no es una simple extensión de los ciclos de movilización anti-chavistas de años anteriores. Luego de la peor derrota del bolivarianismo en el poder, las elecciones parlamentarias de finales de 2015, con casi dos millones de votos por debajo de sus oponentes, el chavismo tomó la decisión de crear un modelo de gobernabilidad aún más autoritario ante la pérdida del apoyo popular. Su piedra fundacional fue la sustitución de la Constitución por una legalidad que le confería al presidente poderes absolutos, bajo el nombre «Decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica». Seguidamente el árbitro electoral del país, el Consejo Nacional Electoral, suspendió irregularmente la realización de un referéndum revocatorio<strong> </strong>contra el presidente, deteniendo de manera indefinida las elecciones que debían realizarse en diciembre 2016 para las 24 gobernaciones regionales. Progresivamente, fue quitando competencias a la Asamblea Nacional, a través del Tribunal Supremo de Justicia, hasta que la legitimación del proceso vía sentencias generó el descontento público de la Fiscal General de la República, quien las calificó como la «ruptura del hilo constitucional», abriendo la caja de Pandora. </p> <p class="mag-quote-center">En 2017, las debilidades comunicacionales del gobierno parecen tener como origen la misma causa que se había diagnosticado para la oposición a finales de 2016: la ausencia de olfato para leer correctamente la realidad.</p> <p>La aparición de fracturas dentro del bloque oficialista ha sido aprovechada por la oposición, siendo una de las consignas más populares dentro de las movilizaciones «Lo dijo la Fiscal, ustedes son golpistas». Y como si fuera poco, todo esto sucede teniendo como gran telón de fondo una de las peores crisis económicas que recuerden los venezolanos, con una inflación superior al 600%, escasez de alimentos y medicinas y evaporación del poder adquisitivo de los salarios, generando –según las propias cifras oficiales– un porcentaje de personas en situación de pobreza mayor que la existente cuando Hugo Chávez fue electo presidente por primera vez. Según los propios datos del gobierno, cuya rigurosidad ha sido puesta en cuestión, casi la mitad de los venezolanos se encontrarían en situación de exclusión. </p> <p><strong>Continuidades</strong></p> <p>La ola de protestas ha sido respondida por las autoridades recordando los peores patrones de abuso de poder de ciclos de movilización anteriores. Además de prohibir que las movilizaciones lleguen al centro de Caracas –sede de los poderes públicos–, se evidencia un uso desproporcionado de gases tóxicos prohibidos por la Constitución, disparos de perdigones a corta distancia, uso de armas de fuego, detenciones arbitrarias, torturas y malos tratos a detenidos, robo a manifestantes por parte de funcionarios policiales y militares, así como la violación del debido proceso para, cuando se cerraba este texto, más de 1.200 personas detenidas en todo el país por protestar, en cifras del Foro Penal Venezolano. Según los datos de Provea, 20 personas han perdido la vida en contexto de manifestaciones. Para aumentar la crispación, diputados del Partido Socialista Unido de Venezuela como Diosdado Cabello y Pedro Carreño han mostrado en televisión un folleto en el que aparecen nombres, fotografías y direcciones de líderes políticos y sociales de oposición, que según habría sido distribuido a militantes del oficialismo. «El pueblo sabe dónde tiene que ir», declararon ante las cámaras.</p> <p class="mag-quote-center">La ola de protestas ha sido respondida por las autoridades recordando los peores patrones de ciclos de movilización anteriores.</p> <p><strong>Paramilitares «de izquierda»</strong></p> <p>La situación continúa deteriorándose tras la decisión de Nicolás Maduro de activar el llamado «Plan Zamora», una estrategia militar de ocupación del territorio que incorpora, explícitamente, la actuación de grupos de civiles armados. Se trata de lo que desde el chavismo se denominan «colectivos», pero que las organizaciones de derechos humanos han definido, lisa y llanamente, como «paramilitares». Durante el primer día de actuación del Plan Zamora, el 19 de abril, en 22 de los estados donde ocurrieron movilizaciones se documentó la actuación de «colectivos» en 16 de las regiones. Los videos los muestran desplazándose en motocicletas, con el rostro cubierto con capuchas y disparando armas de fuego. </p> <p>La actuación de los «colectivos», en un contexto de violencia e inseguridad ciudadana que ubica a Venezuela dentro de los países más peligrosos de la región, puede agravar su ya delicada situación en derechos humanos. La noche del 20 de abril, ocho zonas de Caracas, incluyendo algunas que eran consideradas hasta hace poco como «territorios del chavismo», protagonizaron batallas contra las autoridades, que incluyeron saqueos a establecimientos comerciales. </p> <p>La crisis podría tener su salida menos traumática si Nicolás Maduro y su entorno permitieran la realización de elecciones. En el Aikido en el que se ha convertido esta situación haría falta un elemento: la desvinculación pública de la intelectualidad izquierdista internacional que durante mucho tiempo apostó por el proyecto bolivariano. Algunos han dado el primer paso (<a href="http://eleconomista.com.mx/internacional/2017/04/10/venezuela-desastre-noam-chomsky">Noam Chomsky,</a> <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/ra-l-zibechi/tiempos-de-plagas-un-relato-de-primera-mano-de-venezuela-hoy">Raúl Zibechi</a>, Edgardo Lander, Clifton Ross), pero muchos de quienes saben que las cosas no van bien por el país caribeño han optado por el silencio. ¿Permitirán que el peso simbólico de su opinión sea utilizado por quienes buscan llevar a Venezuela a un momento diferente de su historia?&nbsp;</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/la-crisis-en-venezuela-es-negociable">La crisis en Venezuela, ¿es negociable?</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/phil-gunson/duro-aterrizaje-en-venezuela">Duro aterrizaje en Venezuela </a> </div> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/ra-l-zibechi/tiempos-de-plagas-un-relato-de-primera-mano-de-venezuela-hoy">Tiempos de plaga en Venezuela: un relato de primera mano</a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government Ideas International politics Rafael Uzcátegui Wed, 03 May 2017 10:38:44 +0000 Rafael Uzcátegui 110574 at https://www.opendemocracy.net La crisis en Venezuela, ¿es negociable? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/la-crisis-en-venezuela-es-negociable <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La tormenta todavía puede evitarse. Hay aún una pequeña ventana de oportunidad para resolver la crisis venezolana por medios políticos y negociados. El tiempo es el factor clave. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/is-crisis-in-venezuela-still-negotiable">English</a> <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/juan-gabriel-tokatlian/crise-na-venezuela-negoci-vel">Português</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30994841_0.png" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30994841_0.png" alt="Manifestantes en una marcha contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, en Caracas el 19 de abril de 2017. NurPhoto / SIPA U" title="" width="460" height="306" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Manifestantes en una marcha contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, en Caracas el 19 de abril de 2017. NurPhoto / SIPA USA / PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Sin lugar a dudas, Venezuela se enfrenta hoy a la crisis más dolorosa y de mayor alcance de las Américas. La degradación de la situación actual sería catastrófica para todos los venezolanos y podría tener efectos nefastos para América Latina (especialmente Colombia), el Caribe (Cuba en particular) e incluso Estados Unidos (por ejemplo, en términos de refugiados y de suministro de petróleo). En estos momentos, la comunidad internacional sabe cuánto se ha deteriorado la economía, cuán profunda e intensa es la polarización política y cuán ineficaces han sido las contribuciones puntuales desde el exterior. Básicamente, el país se encuentra atrapado en una situación inestable y de signo negativo. La mayoría de los indicadores socioeconómicos son desfavorables y el estado de agitación social y la erosión institucional son generalizados; sin embargo, las fuerzas políticas parecen estar igualadas, con lo que la confrontación queda de momento en tablas, y no hay división en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Esta situación peculiar podría allanar el camino hacia una solución negociada. Es crucial evitar una implosión nacional y la consiguiente pesadilla regional. Es preferible la precariedad al desorden, porque la precariedad puede resolverse y el desorden puede acabar en caos.</p> <p>Empecemos por el final y retrocedamos: a principios de 2018 deben celebrarse elecciones generales, un candidato de la oposición las ganará y el chavismo tendrá que aceptar el resultado. Tres acuerdos subyacentes son cruciales: la idea de que cualquier persona pueda perpetuarse en el poder es inaceptable, ahora y en el futuro; el gobierno entrante debe evitar las represalias políticas y la persecución de los integrantes del gobierno saliente de Nicolás Maduro; y el chavismo debe actuar dentro del sistema como un partido de izquierda normal y no como una fuerza política anti-sistémica y proclive a la violencia.</p> <p>¿Cómo puede conseguirse esto? Deben clarificarse ocho elementos principales.</p><p class="mag-quote-center">Es preferible la precariedad al desorden, porque la precariedad puede resolverse y el desorden puede acabar en caos.</p> <p>&nbsp;En primer lugar, la piedra angular de cualquier compromiso de buena fe entre el gobierno y la oposición debe ser la preservación de la democracia, la protección de los derechos humanos y la priorización de una transición pacífica. Se trata de un pacto que sólo pueden establecer los venezolanos y nadie desde fuera puede obligarles a ello.</p> <p>En segundo lugar, deben celebrarse elecciones regionales en 2017, bajo supervisión y monitoreo de actores internacionales legitimados. Es muy probable que las fuerzas de la oposición logren avances significativos en estas elecciones y que el gobierno logre mantener algunos bastiones.</p> <p>En tercer lugar, es fundamental mantener la unidad de las fuerzas armadas y que nadie, dentro o fuera del país, se dedique a pedir golpes de estado. Por otra parte, para los militares venezolanos representa un riesgo mayúsculo permitir que las milicias civiles, creadas en 2007, ahora fuertemente armadas, se conviertan en una especie de feroces <em>tonton macoutes</em> al estilo haitiano.</p> <p>En cuarto lugar, es esencial la cohesión continental. MERCOSUR, el Mercado Común del Sur; UNASUR, la Unión de Naciones Suramericanas; CELAC, la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe; y la OEA, la Organización de Estados Americanos, deben acordar principios e iniciativas clave con respecto a la crisis venezolana, y los actores clave (Estados Unidos, Cuba, Colombia, Brasil y Argentina, entre otros) deben esforzarse por influir y conducir a los distintos actores políticos en Venezuela hacia una solución no violenta.</p> <p>En quinto lugar, la reconstrucción económica del país tomará años pero, mientras, para aliviar la dramática situación económica de los sectores más pobres y vulnerables de la población, la contribución de algunos bancos multilaterales podría ser muy positiva. El gobierno de Maduro debería considerar acudir por ejemplo al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), al Banco Interamericano de Desarrollo y al Banco Mundial a pedir créditos de emergencia para evitar que Venezuela se hunda en una devastadora recesión crónica.</p> <p>En sexto lugar, el gobierno debe empezar inmediatamente a dar señales como la puesta en libertad de personajes políticos y el respeto a las protestas no violentas, entre otras.</p> <p>En séptimo lugar, los diferentes grupos de la oposición, que en realidad están divididos y carecen de una estrategia coherente a largo plazo, deben actuar con responsabilidad y racionalidad en sus demandas y acciones.</p> <p>Y en octavo lugar, hay dos cuestiones que podrían generar un compromiso de mínimos entre un gobierno debilitado y unas fuerzas de oposición divididas: reconstruir la industria petrolera y luchar contra el crimen organizado. Porque el empeoramiento del negocio petrolero y el avance de la criminalidad tiene consecuencias negativas para todos en Venezuela, hoy y en el futuro.</p> <p>La tormenta todavía puede evitarse. Hay todavía una pequeña ventana de oportunidad para resolver la crisis venezolana por medios políticos y negociados. El tiempo es el factor clave. Las alternativas realistas y no violentas precisan siempre de la voluntad de los actores principales. El realismo no implica falta de acción esperando a que ocurra lo peor.</p><fieldset class="fieldgroup group-sideboxs"><legend>Sideboxes</legend><div class="field field-related-stories"> <div class="field-label">Related stories:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <a href="/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuelas-silenced-voices">Venezuela&#039;s silenced voices</a> </div> <div class="field-item even"> <a href="/democraciaabierta/phil-gunson/duro-aterrizaje-en-venezuela">Duro aterrizaje en Venezuela </a> </div> </div> </div> </fieldset> <div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government Ideas Juan Gabriel Tokatlian Tue, 25 Apr 2017 12:25:37 +0000 Juan Gabriel Tokatlian 110391 at https://www.opendemocracy.net Venezuela: vozes silenciadas https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-vozes-silenciadas <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>A dureza com que a Venezuela trata a oposição não parece ter fim à vista. A comunidade internacional deve exigir responsabilidades ao Presidente Maduro pela sua violação dos direitos humanos. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-s-silenced-voices">English </a><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-voces-silenciadas">Español&nbsp;</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_0_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_0_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="314" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Nicolás Maduro, Presidente da Venezuela. 6 de março 2017. Xinhua/SIPA USA/PA Images. Todos os direitos reservados.</span></span></span></p><p>Em Janeiro de 2016, a Mesa da Unidade Democrática (MUD), que reúne 11 partidos da oposição, tomou o controlo da Assembleia Nacional (AN) depois de ganhar as eleições parlamentárias de Dezembro de 2015. A partilha de poder entre o Partido Socialista Unido da Venezuela (PSUV) do actual Presidente Nicolas Maduro e a oposição acabou num ponto morto. Em Fevereiro de 2016, o MUD tomou a iniciativa de <a href="http://www.emol.com/noticias/Internacional/2016/04/27/800079/Oposicion-venezolana-inicia-recoleccion-de-firmas-para-referendum-revocatorio-contra-Maduro.html">apresentar uma petição para a convocatória dum referendo revocatório com o objectivo de expulsar Maduro da presidência</a>. Dita petição recebeu o apoio e grandes mobilizações contra o regime, que se saldaram com detenções e com o encarceramento de activistas da oposição. Em Setembro, foram <a href="https://www.crisisgroup.org/crisiswatch/september-2016">mais de 170 as pessoas</a> detidas depois duma manifestação em Caracas que exigia a convocatória do referendo antes de finais de 2016. </p> <p>Nicolas Maduro, eleito presidente em Abril de 2013 depois da morte de Hugo Chávez, <a href="https://www.nytimes.com/2016/07/02/opinion/in-venezuela-political-prisoners-as-pawns.html?_r=0">intensificou</a> as medidas repressivas e os abusos contra qualquer tipo de oposição. <a href="https://foropenal.com/presos-politicos/lista-publica">Numerosas pessoas criticas</a> com o regime, detidas sob <a href="https://www.hrw.org/news/2016/08/08/venezuelas-deepening-crisis">acusações pouco convincentes e escassas provas</a>, sofrem abusos na prisão e assistem a como os seus julgamentos se prolongam uma e outra vez, vários meses e inclusive anos. No dia 1 de Julho de 2016 havia <a href="https://foropenal.com/node/2485">1.998 presos políticos</a> à espera de julgamento e condenas, 96 deles na prisão. Com Maduro, o desprezo pelo processo legal devido e pelos direitos humanos converteu-se em normal. </p> <p><strong>Julgamentos injustos? O caso da família Baduel</strong></p> <p>Raul Isaías Baduel, funcionário esquerdista, foi Ministro da Defesa e Comandante em Chefe do exercito venezuelano com o Presidente Chávez. Muito leal ao Comandante, dirigiu uma <a href="http://www.nytimes.com/2009/05/30/world/americas/30venez.html">operação de paraquedistas</a> que conseguiu abortar o golpe de Estado contra o presidente em 2002. Mas em 2007 demitiu-se e uniu-se à oposição devido <a href="http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2008/10/03/AR2008100303597.html">ao seu desacordo</a> em relação à iniciativa de Chávez de convocar um <a href="http://www.nytimes.com/2007/12/01/opinion/01baduel.html?_r=1">referendo</a> para ampliar os poderes do executivo. Dois anos mais tarde, Chávez <a href="http://www.nytimes.com/2009/05/30/world/americas/30venez.html">cessou vários altos cargos</a> de cuja lealdade duvidava e mandou deter Baduel. Foi condenado por delitos de <a href="https://www.theguardian.com/world/2009/oct/12/hugo-chavez-venezuela-president-tyrant">corrupção</a> no exercício dos seus cargos. Esteve encarcerado até Agosto de 2015, quando se lhe concedeu a liberdade condicional. No dia 12 de Janeiro de 2017 foi-lhe revocada a liberdade condicional e esteve recluído de <a href="http://linkis.com/el-carabobeno.com/fGoqn">forma incomunicada</a> até ao dia 3 de Março, quando o tribunal apresentou <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/politica/imputan-nuevos-cargos-baduel-dia-antes-finalizar-condena_83454">novas acusações</a> de corrupção e conspiração contra ele, um dia antes que expirasse a sua condena de sete anos e onze meses. </p> <p>O seu filho, Raul Emílio Baduel, também foi detido, uns anos depois do seu pai, permanecendo detido hoje em dia. Foi <a href="http://sumarium.com/baduel-tirado-y-la-sucia-politica-que-los-ha-mantenido-presos/">detido</a> no dia 21 de Março de 2014, depois duma manifestação convocada sob o lema “não há motivos para celebrar” na que se formou uma cadeia humana para impedir uma tradicional celebração da Primavera em Maracay, cidade famosa por ser o centro duma rica região agrícola como pela sua relação com o exército. Enquanto que aos outros manifestantes detidos nesse dia foram postos em liberdades três semanas depois, Raul Emílio Baduel e o seu amigo Alexander Tirado, destacado activista do partido da oposição Vontade Popular, foram encarcerados numa prisão de alta segurança, a quatro horas da cidade. Passaram oito meses na prisão de Uribana, vários deles em regime de isolamento, tendo sofrido <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/historico/preso-politico-detallo-las-torturas-que-vivio-carcel-uribana_25195">torturas</a>, tal como relatou Tirado numa carta publicada pelo <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/historico/preso-politico-detallo-las-torturas-que-vivio-carcel-uribana_25195">El Nacional</a>. Seguidamente, foram transferidos para outra prisão, depois de se registarem <a href="http://www.elimpulso.com/noticias/sucesos/poblacion-penal-toma-mando-en-uribana">motins</a> na prisão de Uribana, conhecida por ser uma das prisões mais violentas da Venezuela. </p> <p>Raul Emílio Baduel foi formalmente <a href="http://www.eluniversal.com/noticias/politica/condenan-ocho-anos-prision-raul-emilio-baduel-alexander-tirado_63654">acusado</a> de incitação ao cometimento de crimes, intimidação publica com artefactos explosivos e associação contra o Estado, a defesa denunciou o facto de que as provas apresentadas pelo Ministério Público contra o acusado <a href="http://sumarium.com/baduel-tirado-y-la-sucia-politica-que-los-ha-mantenido-presos/">eram contraditórias</a>, entre elas a atribuição de comportamentos e a descrição das circunstancias da sua detenção, que não coincidiram com o relato de testemunhas presenciais nem com as provas aportadas pelam defesa. Argumentou, além disso, que o Ministério Público obstaculizou o trabalho da defesa manipulando provas e testemunhos. Raul Emílio Baduel foi condenado finalmente a oitos anos de prisão. &nbsp;</p> <p>A defesa afirma que a Raul Emílio Baduel lhe foi negado o devido processo legal e que na sentença pesou o facto de que o seu pai se tivesse convertido num inimigo jurado de Chávez. Tanto no momento em que foi detido como hoje em dia, muitas organizações de direitos humanos afirmam que o caso do seu pai, Raul Isaías Baduel, responde a <a href="https://www.theguardian.com/world/2009/oct/12/hugo-chavez-venezuela-president-tyrant">motivações políticas</a>. Sustêm que Chávez castigou Baduel por desertar e passar à oposição. Tudo isto coloca diversos interrogantes sobre a politização e os mecanismos de detenção, encarceramento e julgamento daqueles que mantem posições criticas acerca do governo na Venezuela. </p> <p><strong>Os mecanismos de detenção e encarceramento</strong></p> <p>O governo de Maduro tem vindo a reprimir todo o tipo de oposição, de qualquer tendência política, inclusive a daqueles juízes que se negam a cumprir as directivas judiciais – como a <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">juíza Maria Lourdes Afiuni</a>, que foi processada em 2009 por conceder a liberdade condicional a um opositor que aguardava julgamento na prisão há três anos –, a dos funcionários locais e a dos jovens que expressaram publicamente as suas criticas ao governo, como destaca a <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Human Rights Watch</a>. Quando se produzem protestos contra o regime, o governo leva a cabo redadas e detenções, muitas vezes <a href="http://www.ohchr.org/en/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=16466&amp;LangID=E">arbitrárias</a>, e ainda que algumas pessoas fiquem em liberdade pouco depois da sua detenção, outras são retidas arbitraria e ilegalmente durante longos períodos de tempo, apesar da <a href="https://www.hrw.org/report/2014/05/05/punished-protesting/rights-violations-venezuelas-streets-detention-centers-and">falta de provas consistentes</a> para substanciar os cargos que se lhes imputam.&nbsp; </p> <p>De acordo com a ONG o <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">Foro Penal Venezuelano</a>, que oferece assoreamento jurídicos a presos políticos e grupos de pressão em defesa dos direitos humanos, existem três categorias de presos políticos na Venezuela. Algumas pessoas são detidas porque representam uma ameaça política para o governo, como indivíduos. O objectivo da sua detenção é isolá-los do resto da população. Este é o caso <a href="https://www.hrw.org/news/2015/12/02/shattered-case-against-leopoldo-lopez">do líder da Voluntad Popular</a>, Leopoldo López, que foi condenado a quase 14 anos de prisão em Outubro de 2015. Outras pessoas são detidas e encarceradas por exercer um “direito constitucional contra a linha oficial”, como Raul Emílio Baduel, que participou em manifestações da oposição. O objectivo neste caso é intimidar o grupo ao que pertencem e dissuadi-lo de continuar em activo. Em último lugar, algumas pessoas que não representam uma ameaça política directa, nem individual nem colectiva, mas que servem de bodes expiatórios para justificar a propaganda oficial. Por exemplo, <a href="https://es.panampost.com/sabrina-martin/2015/08/04/no-hay-razones-para-que-manuel-morales-lleve-170-dias-detenido/">Manuel Morales</a>, dono duma grande cadeia de supermercados, que foi detido durante 170 dias em 2015, ao que se acusou da escassez de alimentos provocada pela má gestão económica do governo. </p> <p>O governo põe esporadicamente em liberdade alguns presos políticos, para logo a seguir deter um número igual ou maior de pessoas. Um advogado que trabalha para o Foro Penal Venezuelano, que nos pede que não revelemos o seu nome, descreve esta prática como uma <em>porta giratória</em>: o governo detém, encarcera e põe em liberdade membros da oposição de forma rotatória, para dar a impressão de que se vão libertando presos políticos de forma regular; contudo, quando um certo número deles sai em liberdade, outros tantos são detidos e encarcerados. Este advogado afirma também que se utilizam os presos políticos como moeda de troca nas negociações entre o governo e a oposição. Em 2016, de acordo com o <a href="http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/31/actualidad/1483210902_339988.html">Fórum Penal Venezuelano</a>, foram postos em liberdade 46 presos políticos, e foram detidos outros 56. </p> <p>Enquanto esperam julgamento, e uma vez condenados, os presos políticos são vitimas da “superlotação, de falta de alimentos e de altos níveis de violência” na prisão, de acordo com o mesmo advogado. Alguns presos políticos são objecto de violência sexual e tortura. O tratamento desumano <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">vai desde</a> de ser obrigados a permanecer de cócoras ou de joelhos durante horas, a ouvir música chavista ao máximo volume, e que são objecto de queimaduras em partes sensíveis, golpes brutais, descargas eléctricas e ameaças de assassinato ou violação. A <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Human Rights Watch</a> possuiu também informação de vários casos de confinamento em solitário e outras formas de tortura psicológica. Em 2014 produziram-se <a href="http://www.elimpulso.com/noticias/sucesos/poblacion-penal-toma-mando-en-uribana">dois motins</a> na prisão de Uribana em protesto pelas condições de detenção dos presos políticos, entre elas o uso habitual da violência física. </p> <p>O tempo de espera para a celebração do julgamento, o tratamento na prisão e a fixação da pena dependem totalmente dos antecedentes das pessoas em questão. Em relação à espera de julgamento, o advogado do Fórum Penal Venezuelano explica: “a legislação venezuelana estabelece que os acusados não podem passar mais de dois anos à espera de sentença. Contudo, ignorar esta norma é a prática comum nos tribunais penais da Venezuela”. Além disso, as sentenças são muitas vezes arbitrarias ou desproporcionadas. “Para um estudante que é detido numa manifestação pacífica, a sentença pode ir desde a proibição de sair do território nacional até 10 ou 15 anos de prisão”. A manipulação de testemunhas e a <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">postergação indefinida das vistas</a> são práticas comuns, e às pessoas detidas muitas vezes não se lhes comunica de que são acusadas. </p> <p><strong>A roda livre</strong></p> <p>Todo este processo de detenção e encarceramento repete-se <em>ad infinitum</em> porque na Venezuela <a href="https://www.amnesty.org/en/press-releases/2015/09/venezuela-sentence-against-opposition-leader-shows-utter-lack-of-judicial-independence/">não existe independência judicial</a>. O presidente Chávez <a href="https://www.hrw.org/report/2012/07/17/tightening-grip/concentration-and-abuse-power-chavezs-venezuela">garantiu o controlo</a> do Tribunal Supremo de Justiça (TSJ) nomeando partidários seus como juízes. Depois do MUD ter conseguido uma maioria na Assembleia Nacional (Dezembro de 2015), o TSJ bloqueou uma e outra vez as decisões da câmara, declarando-as nulas quando se afastaram da linha ou desafiaram o regime. Uma vez que o TSJ apoia plenamente o executivo e que o poder legislativo foi quase anulado, Maduro é quem decide na prática o destino dos presos políticos, sem contrapoderes nem obrigação de prestar contas. </p> <p>Nas últimas décadas, a Comissão Interamericana de Direitos Humanos (CIDH) emitiu sentenças vinculantes para contrariar a politização dos tribunais na Venezuela e exigir o respeito dos direitos dos presos políticos. O 10 de Dezembro de 2013, a Venezuela retirava-se oficialmente da CIDH afirmando que a Comissão viola a sua soberania e “apoia o terrorismo” contra os governos progressistas da América Latina.</p> <p>No dia 14 de Janeiro de 2017, como motivo da solicitude recebida para investigar presuntos abusos a presos políticos na Venezuela, a CIDH emitiu <a href="http://www.oas.org/es/cidh/decisiones/pdf/2017/MC475-15-ES.pdf">uma resolução</a> na que pedia respeito aos direitos de ditos presos, em particular de Raul Emílio Baduel, e se instava o governo venezuelano a tomar medidas para garantir a sua integridade. </p> <p>Mas a dureza com que a Venezuela trata a oposição não tem fim à vista. De facto, uma das primeiras coisas que fez Tareck El Aissami, o novo vice-presidente do governo nomeado por Maduro a princípios de Janeiro e que os Estados Unidos incluiu uma <a href="https://www.nytimes.com/2017/02/14/world/americas/maduro-tareck-el-aissami-venezuela-drug-trafficking.html?_r=0">lista negra</a> pela sua suposta relação com o narcotráfico, foi <a href="https://www.crisisgroup.org/global/3-watch-list-2017?utm_source=Sign+Up+to+Crisis+Group%27s+Email+Updates&amp;utm_campaign=a9a3b1a1fa-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&amp;utm_medium=email&amp;utm_term=0_1dab8c11ea-a9a3b1a1fa-359390313">dar ordem</a> aos serviços de inteligência para que redobrassem a perseguição aos políticos da oposição.&nbsp;</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Conflict </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Conflict Democracy and government Ideas latin america Cecile Rossi Mon, 13 Mar 2017 14:40:59 +0000 Cecile Rossi 109407 at https://www.opendemocracy.net Venezuela: voces silenciadas https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-voces-silenciadas <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>La dureza con la que&nbsp;Maduro trata a la oposición, y las formas de tortura que esperan en las abarrotadas prisiones del país, son síntomas del fuerte deterioro que vive la democracia venezolana. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-vozes-silenciadas">Português</a></em></strong>&nbsp;<strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-s-silenced-voices">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592.jpg" alt="" title="" width="460" height="314" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela. 6 de marzo 2017. Xinhua/SIPA USA/PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p> <p>En enero de 2016, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que reúne a 11 partidos de oposición, tomó el control del Asamblea Nacional (AN) tras ganar las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015. El reparto de poder entre el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del actual presidente Nicolás Maduro y la oposición acabó en punto muerto. En febrero de 2016, la MUD tomó la iniciativa de presentar una <a href="http://www.emol.com/noticias/Internacional/2016/04/27/800079/Oposicion-venezolana-inicia-recoleccion-de-firmas-para-referendum-revocatorio-contra-Maduro.html">petición para la convocatoria de un referéndum revocatorio con el objetivo de echar a Maduro de la presidencia</a>. Dicha petición recibió el apoyo de grandes movilizaciones contra el régimen, que se saldaron con detenciones y encarcelamientos de activistas de la oposición. En septiembre, fueron <a href="https://www.crisisgroup.org/crisiswatch/september-2016">más de 170 las personas</a> detenidas tras una manifestación en Caracas para exigir el referéndum antes de finales de 2016.</p> <p>Nicolás Maduro, elegido presidente en abril de 2013 tras la muerte de Hugo Chávez, ha <a href="https://www.nytimes.com/2016/07/02/opinion/in-venezuela-political-prisoners-as-pawns.html?_r=0">intensificado</a> las medidas represivas y los abusos contra cualquier tipo de oposición. <a href="https://foropenal.com/presos-politicos/lista-publica">Numerosas personas críticas</a> con el régimen, detenidas bajo <a href="https://www.hrw.org/news/2016/08/08/venezuelas-deepening-crisis">acusaciones poco convincentes y escasas evidencias</a>, sufren abusos en prisión y ven como sus juicios van postergándose una y otra vez, varios meses e incluso años. El 1 de julio de 2016 había <a href="https://foropenal.com/node/2485">1.998 presos políticos</a> en espera de juicio y condena, 96 de ellos en prisión. Con Maduro, el desprecio por el debido procedimiento legal y los derechos humanos se ha convertido en norma.</p> <p><strong>¿Juicios injustos? El caso de la familia Baduel</strong></p> <p>Raúl Isaías Baduel, oficial izquierdista, fue Ministro de Defensa y Comandante en Jefe del ejército venezolano con el presidente Chávez. Muy leal al Comandante, dirigió una <a href="http://www.nytimes.com/2009/05/30/world/americas/30venez.html">operación de paracaidistas</a> que logró abortar el golpe de Estado contra el presidente en 2002. Pero en 2007 dimitió de su cargo y se unió a la oposición por su <a href="http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2008/10/03/AR2008100303597.html">desacuerdo</a> con la iniciativa de Chávez de convocar un <a href="http://www.nytimes.com/2007/12/01/opinion/01baduel.html?_r=1">referéndum</a> para ampliar los poderes del ejecutivo. Dos años más tarde, Chávez <a href="http://www.nytimes.com/2009/05/30/world/americas/30venez.html">cesó a varios altos cargos</a> de cuya lealtad dudaba y mandó <a href="http://www.lapatilla.com/site/2017/01/30/rafael-pina-raul-isaias-baduel-victima-de-la-injusticia/">detener</a> a Baduel. Se le condenó por delitos de <a href="https://www.theguardian.com/world/2009/oct/12/hugo-chavez-venezuela-president-tyrant">corrupción</a> en el ejercicio de sus cargos. Estuvo encarcelado hasta agosto de 2015, cuando se le concedió la libertad condicional. El 12 de enero de 2017 le fue revocada la libertad condicional y estuvo recluido en régimen de <a href="http://linkis.com/el-carabobeno.com/fGoqn">incomunicación</a> hasta el 3 de marzo, cuando el tribunal presentó <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/politica/imputan-nuevos-cargos-baduel-dia-antes-finalizar-condena_83454">nuevos cargos</a> de corrupción y conspiración contra él, un día antes de que expirase su condena de siete años y 11 meses.</p> <p>Su hijo Raúl Emilio Baduel también fue arrestado, unos años más tarde que su padre, y también permanece detenido hoy en día. Se le <a href="http://sumarium.com/baduel-tirado-y-la-sucia-politica-que-los-ha-mantenido-presos/">detuvo</a> el 21 de marzo de 2014, tras una manifestación convocada bajo el lema "no hay motivos para celebrar" en la que se formó una cadena humana para impedir una tradicional celebración de primavera en Maracay, ciudad famosa tanto por ser el centro de una rica región agrícola como por su relación con el ejército. Mientras que a otros manifestantes arrestados ese día se les dejó en libertad a las tres semanas, a Raúl Emilio Baduel y su amigo Alexander Tirado, destacado activista del partido de la oposición Voluntad Popular, se les encerró en una prisión de alta seguridad, a cuatro horas de trayecto de la ciudad. Pasaron ocho meses en la prisión de Uribana, varios de ellos en régimen de aislamiento, y sufrieron <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/historico/preso-politico-detallo-las-torturas-que-vivio-carcel-uribana_25195">torturas</a>, según relató Tirado en una carta publicada por <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/historico/preso-politico-detallo-las-torturas-que-vivio-carcel-uribana_25195"><em>El Nacional</em></a>. Luego se les trasladó a otra prisión, tras registrarse <a href="http://www.elimpulso.com/noticias/sucesos/poblacion-penal-toma-mando-en-uribana">motines</a> en la prisión de Uribana, conocida por ser una de las prisiones más violentas de Venezuela.</p> <p>Raúl Emilio Baduel fue formalmente <a href="http://www.eluniversal.com/noticias/politica/condenan-ocho-anos-prision-raul-emilio-baduel-alexander-tirado_63654">acusado</a> de incitación a cometer crímenes, intimidación pública con artefactos explosivos y asociación contra el Estado. La defensa denunció el hecho de que las pruebas aportadas por la fiscalía contra el acusado eran <a href="http://sumarium.com/baduel-tirado-y-la-sucia-politica-que-los-ha-mantenido-presos/">contradictorias</a>, entre ellas la atribución de comportamientos y la descripción de las circunstancias de su arresto, que no coincidían con el relato de testigos presenciales ni con las pruebas aportadas por la defensa. Argumentó, además, que la fiscalía obstaculizó el trabajo de la defensa manipulando pruebas y testimonios. Raúl Emilio Baduel fue condenado finalmente a ocho años de cárcel.</p> <p>La defensa afirma que a Raúl Emilio Baduel se le negó el debido procedimiento legal y que en la sentencia pesó el hecho de que su padre se hubiese convertido en un enemigo jurado de Chávez. Tanto en el momento en que fue detenido como hoy en día, muchas organizaciones de derechos humanos afirman que el caso de su padre, Raúl Isaías Baduel, obedece a <a href="https://www.theguardian.com/world/2009/oct/12/hugo-chavez-venezuela-president-tyrant">motivaciones políticas</a>. Sostienen que Chávez castigó a Baduel por desertar y pasarse a la oposición. Todo lo cual plantea diversos interrogantes sobre la politización y los mecanismos de detención, encarcelamiento y juicio de aquellos que mantienen posiciones críticas acerca del gobierno en Venezuela.</p> <p><strong>Los mecanismos de detención y encarcelamiento</strong></p> <p>El gobierno de Maduro ha estado reprimiendo todo tipo de oposición, de cualquier tendencia política, incluso la de aquellos jueces que se niegan a seguir sus directivas judiciales - como la juez <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Maria Lourdes Afiuni</a>, que fue procesada en 2009 por conceder la libertad condicional a un opositor que había estado aguardando juicio en prisión durante tres años -, la de los funcionarios locales y la de los jóvenes que expresan públicamente sus críticas al gobierno, como destaca <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Human Rights Watch</a>. Cuando se producen protestas contra el régimen, el gobierno lleva a cabo redadas y detenciones, a menudo <a href="http://www.ohchr.org/en/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=16466&amp;LangID=E">arbitrarias</a>, y aunque algunas personas quedan en libertad poco después de su detención, a otras se les retiene arbitraria e ilegalmente durante largos períodos de tiempo, a pesar de la <a href="https://www.hrw.org/report/2014/05/05/punished-protesting/rights-violations-venezuelas-streets-detention-centers-and">falta de pruebas consistentes</a> para sustanciar los cargos que se les imputan.</p> <p>Según la ONG <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">Foro Penal Venezolano</a>, que ofrece asesoramiento jurídico a presos políticos y grupos de presión en defensa de los derechos humanos, existen tres categorías de presos políticos en Venezuela. Algunas personas son arrestadas porque representan una amenaza política para el gobierno, en tanto que individuos. El objetivo de su arresto es aislarlos del resto de la población. Este es el caso del <a href="https://www.hrw.org/news/2015/12/02/shattered-case-against-leopoldo-lopez">líder de Voluntad Popular, Leopoldo López</a>, que fue condenado a casi 14 años de prisión en octubre de 2015. Otras personas son detenidas y encarceladas por ejercer un "derecho constitucional contra la línea oficial", como Raúl Emilio Baduel, que participó en protestas de la oposición. El objetivo en este caso es intimidar al grupo al que pertenecen y disuadirlo de seguir actuando. Por último, algunas personas que no representan una amenaza política directa, ni individual ni colectiva, pero que sirven de chivos expiatorios para justificar la propaganda oficial. Por ejemplo, <a href="https://es.panampost.com/sabrina-martin/2015/08/04/no-hay-razones-para-que-manuel-morales-lleve-170-dias-detenido/">Manuel Morales</a>, dueño de una gran cadena de supermercados, que fue detenido durante 170 días en 2015 y al que se le achacó la escasez de alimentos provocada por la mala gestión económica del gobierno.</p> <p>El gobierno pone esporádicamente en libertad a algunos presos políticos, para luego detener a un número igual o mayor de personas. Un abogado que trabaja para Foro Penal Venezolano y pide que no se le nombre, describe esta práctica como de puerta giratoria: el gobierno detiene, encarcela y pone en libertad a miembros de la oposición de manera rotatoria, para dar la impresión de que se van liberando presos políticos de manera regular; sin embargo, cuando cierto número de ellos salen en libertad, otros son arrestados y encarcelados. Este abogado afirma también que se utilizan los presos políticos como moneda de cambio en las negociaciones entre gobierno y oposición. En 2016, según <a href="http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/31/actualidad/1483210902_339988.html">Foro Penal Venezolano</a>, fueron puestos en libertad 46 presos políticos, y se detuvo a otros 56.</p> <p>Mientras esperan juicio, y una vez condenados, los presos políticos sufren "hacinamiento, falta de alimentos y altos niveles de violencia" en la cárcel, según este mismo abogado. Algunos presos políticos son objeto de violencia sexual y tortura. El tratamiento inhumano <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">consiste</a> en que se les obliga a permanecer en cuclillas o arrodillados durante horas, a escuchar música chavista a todo volumen, y en que son objeto de quemaduras en partes sensibles, golpes brutales, descargas eléctricas y amenazas de asesinato o violación. <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Human Rights Watch</a> posee también información de varios casos de confinamiento en solitario y otras formas de tortura psicológica. En 2014 se produjeron <a href="http://www.elimpulso.com/noticias/sucesos/poblacion-penal-toma-mando-en-uribana">dos motines</a> en la cárcel de Uribana en protesta por las condiciones de detención de los presos políticos, entre ellas el uso habitual de violencia física.</p> <p>El tiempo de espera para la celebración del juicio, el trato en la cárcel y la fijación de la pena dependen totalmente de los antecedentes de la persona de que se trate. Respecto a la espera de juicio, el abogado de Foro Penal Venezolano explica: "La legislación venezolana establece que los acusados no pueden pasar más de dos años esperando sentencia. Sin embargo, saltarse esta norma es práctica común en los tribunales penales de Venezuela". Además, las sentencias son a menudo arbitrarias o desproporcionadas. "Para un estudiante que es detenido en una manifestación pacífica, la sentencia puede ir desde la prohibición de salir del territorio nacional hasta 10 o 15 años de cárcel". La manipulación de testigos y la <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">postergación indefinida de las vistas</a> son prácticas comunes, y a las personas detenidas a menudo no se les comunican de qué se les acusa.</p> <p><strong>A rueda libre</strong></p> <p>Todo este proceso de detención y encarcelamiento se repite <em>ad infinitum</em> porque en Venezuela <a href="https://www.amnesty.org/en/press-releases/2015/09/venezuela-sentence-against-opposition-leader-shows-utter-lack-of-judicial-independence/">no existe independencia judicial</a>. El presidente Chávez <a href="https://www.hrw.org/report/2012/07/17/tightening-grip/concentration-and-abuse-power-chavezs-venezuela">se aseguró el control</a> del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) nombrando a partidarios suyos como jueces. Tras conseguir el MUD, la coalición de oposición, la mayoría en la Asembla Nacional (diciembre de 2015), el TSJ ha bloqueado una y otra vez las decisiones de la cámara, declarándolas nulas cuando se han apartado de la línea o han desafiado al régimen. Dado que el TSJ apoya plenamente al ejecutivo y que el poder legislativo ha quedado casi anulado, Maduro es quien decide en la práctica el destino de los presos políticos, sin cortapisas ni obligación de rendir cuentas.</p> <p>En los últimos decenios, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha emitido fallos vinculantes para contrarrestar la politización de los tribunales en Venezuela y exigir el respeto de los derechos de los presos políticos. El 10 de diciembre de 2013, Venezuela se retiraba oficialmente de la CIDH basándose en la afirmación de que la Comisión viola su soberanía y "apoya al terrorismo" contra los gobiernos "progresistas" de América Latina.</p> <p>El 14 de enero de 2017, a raíz de una solicitud recibida para investigar presuntos abusos a presos políticos en Venezuela, la CIDH emitió una <a href="http://www.oas.org/es/cidh/decisiones/pdf/2017/MC475-15-ES.pdf">resolución</a> en la que se pedía respeto a los derechos de dichos presos, en particular de Raúl Emilio Baduel, y se instaba al gobierno venezolano a que tomara medidas para garantizar su integridad.<br /><br />Pero la dureza con la que Venezuela trata a la oposición no tiene visos de acabarse. De hecho, una de las primeras cosas que hizo Tareck El Aissami, el nuevo vicepresidente del gobierno nombrado por Maduro a principios de enero y que Estados Unidos ha incluido en su <a href="https://www.nytimes.com/2017/02/14/world/americas/maduro-tareck-el-aissami-venezuela-drug-trafficking.html?_r=0">lista negra</a> por su supuesta relación con el narcotráfico, fue <a href="https://www.crisisgroup.org/global/3-watch-list-2017?utm_source=Sign+Up+to+Crisis+Group%27s+Email+Updates&amp;utm_campaign=a9a3b1a1fa-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&amp;utm_medium=email&amp;utm_term=0_1dab8c11ea-a9a3b1a1fa-359390313">dar la orden</a> a los servicios de inteligencia para que redoblaran la persecución a los políticos de la oposición.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government Ideas International politics latin america Cecile Rossi Mon, 13 Mar 2017 11:14:12 +0000 Cecile Rossi 109404 at https://www.opendemocracy.net Venezuela’s silenced voices https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-s-silenced-voices <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>The harsh treatment of political opposition in society, and the forms of torture that await them in the country’s overcrowded prisons, are a worrying sign for the year ahead in Venezuela. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-vozes-silenciadas">Português</a></em></strong>&nbsp;<strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/cecile-rossi/venezuela-voces-silenciadas">Español</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-30416592_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="314" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Venezuela's President Nicolas Maduro. March 6, 2017. Xinhua/SIPA USA/PA Images. All rights reserved.</span></span></span></p> <p>2016 was an eventful year for Maduro’s presidency and his opposition. In January, the Democratic Unity Table (MUD), which brings together 11 opposition parties, took control of the National Assembly, after winning parliamentary elections in December 2015. The sharing of power between current president Maduro’s United Socialist Party of Venezuela (PSUV), and the opposition resulted in political deadlock. By February, the MUD had already initiated a <a href="http://www.emol.com/noticias/Internacional/2016/04/27/800079/Oposicion-venezolana-inicia-recoleccion-de-firmas-para-referendum-revocatorio-contra-Maduro.html">petition to call for a recall referendum against Maduro</a>.</p> <p>Public support for the referendum was visible in several large protests organised against the regime. These protests were met with arrests and detention of opposition activists. Later, in September, <a href="https://www.crisisgroup.org/crisiswatch/september-2016">over 170 people</a> were arrested during a protest in Caracas, again calling for the referendum to remove Maduro to be held before the end of the year. It didn’t happen.</p> <p>President Maduro, who was elected in April 2013 after former president Chávez’ death, has largely <a href="https://www.nytimes.com/2016/07/02/opinion/in-venezuela-political-prisoners-as-pawns.html?_r=0">intensified</a> repression and abuses of any kind of opposition to his party, the PSUV. <a href="https://foropenal.com/presos-politicos/lista-publica">Numerous critics</a> of the regime are detained on <a href="https://www.hrw.org/news/2016/08/08/venezuelas-deepening-crisis">thin charges and insubstantial evidence</a>, suffer abuses in custody and have their trials repeatedly postponed, some waiting for up to several years for a trial. As of 1 July 2016, there were <a href="https://foropenal.com/node/2485">1,998 political prisoners</a> who were not convicted and waiting for trial, and 96 who were in prison. Under Maduro, disregard for due process and human rights have become the norm.</p> <p><strong>Unfair trials? The case of the Baduel family</strong></p> <p>Raúl Isaías Baduel was Defence Minister and Commander-in-chief of the Venezuelan army under president Chávez. He was highly loyal to the <em>Comandante</em>, and led a <a href="http://www.nytimes.com/2009/05/30/world/americas/30venez.html">paratrooper operation</a> that managed to stop the <em>coup d’état</em> against the president in 2002. But in 2007 he resigned and joined the opposition, stating that he <a href="http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2008/10/03/AR2008100303597.html">disagreed</a> with Chávez’s call for a <a href="http://www.nytimes.com/2007/12/01/opinion/01baduel.html?_r=1">referendum</a> to expand executive power.</p> <p class="mag-quote-center">“They spent eight months in Uribana prison, at times in solitary confinement, and suffered <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/historico/preso-politico-detallo-las-torturas-que-vivio-carcel-uribana_25195">torture</a>.”</p> <p>Two years later, Chávez <a href="http://www.nytimes.com/2009/05/30/world/americas/30venez.html">dismissed several high-ranking officials</a> whose loyalty he doubted and <a href="http://www.lapatilla.com/site/2017/01/30/rafael-pina-raul-isaias-baduel-victima-de-la-injusticia/">arrested</a> Baduel. He was sentenced and then imprisoned on <a href="https://www.theguardian.com/world/2009/oct/12/hugo-chavez-venezuela-president-tyrant">corruption</a> charges until August 2015, when he was released on probation. The term of his probation was revoked on 12 January 2017 and he was held <a href="http://linkis.com/el-carabobeno.com/fGoqn">incommunicado</a> until 3 March, when the court issued <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/politica/imputan-nuevos-cargos-baduel-dia-antes-finalizar-condena_83454">new charges</a> of corruption and conspiracy against him, one day before the expiry of his seven years and 11 months sentence.</p> <p>On March, 21, 2014, Raúl Emilio Baduel, the son of Raúl Isaías Baduel, <a href="http://sumarium.com/baduel-tirado-y-la-sucia-politica-que-los-ha-mantenido-presos/">was arrested</a> and remains detained, after protesters claiming that there was “no reason to celebrate” formed a human chain to prevent a traditional spring celebration in Maracay, a city famous for its associations with both its agricultural hinterland and the military. While other protesters arrested on that day were released within three weeks, Raúl Emilio Baduel and his friend, Alexander Tirado, a prominent activist in the famous opposition party Voluntad Popular, were sent to a high security prison four hours away from the city. They spent eight months in Uribana prison, at times in solitary confinement, and suffered <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/historico/preso-politico-detallo-las-torturas-que-vivio-carcel-uribana_25195">torture</a>, as Tirado describes in a letter published by <a href="http://www.el-nacional.com/noticias/historico/preso-politico-detallo-las-torturas-que-vivio-carcel-uribana_25195"><em>El Nacional</em></a>. They were then transferred to another prison following <a href="http://www.elimpulso.com/noticias/sucesos/poblacion-penal-toma-mando-en-uribana">mutinies</a> in Uribana prison, which is known for being one of the most violent prison facilities in Venezuela.</p> <p>Raúl Emilio Baduel was eventually <a href="http://www.eluniversal.com/noticias/politica/condenan-ocho-anos-prision-raul-emilio-baduel-alexander-tirado_63654">charged</a> with “public incitement” to commit crimes, public intimidation using explosive devices, and associating against the state. The defence claimed that the Venezuelan prosecutor’s office had presented <a href="http://sumarium.com/baduel-tirado-y-la-sucia-politica-que-los-ha-mantenido-presos/">inconsistent evidence</a> against the accused, including attributing behaviours and describing circumstances of the arrest which did not match witness testimony or defence evidence. Furthermore, the defence argued that the prosecution obstructed its work by tampering evidence and witness testimonies. Raúl Emilio Baduel was eventually sentenced to eight years.&nbsp;</p> <p>Raúl Emilio Baduel’s defence claims that he was denied due process, and that the judgment was influenced by the fact that his father became a sworn enemy of Chávez. Indeed, at the time of his arrest and still today, many human rights organisations maintain that the case against his father, Raúl Isaías Baduel, is <a href="https://www.theguardian.com/world/2009/oct/12/hugo-chavez-venezuela-president-tyrant">politically motivated</a>. They argue that Chávez punished Baduel for defecting to the opposition. This raises questions on the politicisation and mechanisms of arrests, detention and trials of government critics in Venezuela.</p> <p><strong>The mechanisms of arrests and detention</strong></p> <p>The Maduro government has been cracking down on all forms of opposition and from all political lines, including judges who refuse to follow its judicial line, such as <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Judge Maria Lourdes Afiuni</a>, who was prosecuted in 2009 for granting probation to a government critic who had been awaiting trial in prison for three years. Local officials and young people who voice criticisms of the government have also been targets, as denounced by <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Human Rights Watch</a>.</p> <p>During protests against the regime, the government conducts rounds of arrests, which are at times <a href="http://www.ohchr.org/en/NewsEvents/Pages/DisplayNews.aspx?NewsID=16466&amp;LangID=E">arbitrary</a>. While some people are released shortly after their arrest, others are arbitrarily and illegally detained for long periods of time, despite the <a href="https://www.hrw.org/report/2014/05/05/punished-protesting/rights-violations-venezuelas-streets-detention-centers-and">lack of consistent evidence</a> to support the charges against them.</p> <p>According to the NGO <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">Foro Penal Venezolano</a> which provides legal counselling for political prisoners and lobbies for human rights, there are three categories of political prisoners. Some people are arrested because they pose a political threat to the government, as individuals. The purpose of their arrest is to isolate them from the population. This is the case of <a href="https://www.hrw.org/news/2015/12/02/shattered-case-against-leopoldo-lopez">Voluntad Popular leader Leopoldo López</a>, who was sentenced to almost 14 years in prison in October 2015.</p> <p>The second category is those arrested and detained for exercising a ‘constitutional right against the <em>official</em> <em>line’</em>, such as Raúl Emilio Baduel, who participated in opposition protests. The purpose here is to intimidate the group to which they belong and discourage them from speaking up. Finally, some do not pose a direct political threat either individually or collectively, but become scapegoats to justify the official propaganda. <a href="https://es.panampost.com/sabrina-martin/2015/08/04/no-hay-razones-para-que-manuel-morales-lleve-170-dias-detenido/">Manuel Morales</a>, the owner of a big supermarket chain, was detained for 170 days in 2015. He was blamed for the government’s economic mismanagement and the resulting food shortages.</p> <p class="mag-quote-center">“Inhumane treatment <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">ranges from</a> being forced to squat or kneel without moving for hours, listening to unbearably loud Chavista music and having sensitive body parts burned, to brutal beatings, electric shocks, and threats of murder or rape.”</p> <p>The government sporadically releases political prisoners, before arresting an even greater number again. This is described by a lawyer, who works for Foro Penal Venezolano and asks not to be named, as a revolving-door effect: the government arrests, detains, and releases opposition figures on a rolling basis, in order to give the impression that political prisoners are regularly released. However, once a certain number are released, more are arrested and detained. He also claims that political prisoners are used as bargaining chips<em> </em>in negotiations between the government and the opposition. In 2016, according to <a href="http://internacional.elpais.com/internacional/2016/12/31/actualidad/1483210902_339988.html">Foro Penal Venezolano</a>, 46 political prisoners were released, while another 56 were arrested.</p> <p>While awaiting trial, and once convicted, political prisoners suffer “overcrowding, lack of food and high levels of violence”<em> </em>in prison<em>, </em>according to this lawyer. Some political prisoners are targets of sexual violence and torture. Inhumane treatment <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">ranges from</a> being forced to squat or kneel without moving for hours, listening to unbearably loud Chavista music and having sensitive body parts burned, to brutal beatings, electric shocks, and threats of murder or rape. <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">Human Rights Watch</a> also reports several cases of <a href="https://www.hrw.org/news/2016/07/27/venezuela-dissidents-allege-torture-coerced-confessions">solitary confinement</a> and other forms of psychological torture. In 2014, <a href="http://www.elimpulso.com/noticias/sucesos/poblacion-penal-toma-mando-en-uribana">two mutinies</a> took place in Uribana prison, as political prisoners protested against conditions of detention that included regular instances of physical violence.</p> <p>The length of time spent awaiting trial, the treatment of political prisoners in detention, and sentencing is completely dependent on the person’s background. With regards to the wait for trial, the lawyer explains: “Venezuelan legislation states that accused people cannot spend more than two years awaiting sentencing. Yet jumping the norm is common practice in criminal tribunals in Venezuela”. In addition, sentences are often arbitrary or disproportionate. “For a student who happens to be apprehended in a peaceful demonstration, the sentence can range from inability to leave the national territory to 10 to 15 years in jail,” says the lawyer. Witness tampering and <a href="https://www.hrw.org/world-report/2014/country-chapters/venezuela">indefinitely postponed hearings</a> are commonplace, while persons in detention are frequently not told what charges they are being held on.</p> <p><strong>Free wheeling</strong></p> <p>This whole process of arrest and detention repeats itself indefinitely because Venezuela <a href="https://www.amnesty.org/en/press-releases/2015/09/venezuela-sentence-against-opposition-leader-shows-utter-lack-of-judicial-independence/">lacks judicial independence</a>. Former president Chávez <a href="https://www.hrw.org/report/2012/07/17/tightening-grip/concentration-and-abuse-power-chavezs-venezuela">extended his control</a> of the Supreme Court (TSJ) and appointed his supporters as judges. Following the elections which gave the opposition coalition, the MUD, a majority at the National Assembly, the TSJ has been repeatedly blocking its decisions and declaring them <a href="http://www.bbc.com/news/world-latin-america-35287291">void</a> if they differed from, or challenged, the regime. As the TSJ fully supports the executive, and legislative power has been close to nullified, now Maduro alone decides of the fate of political prisoners, with barely any oversight or accountability in the judicial process.</p> <p>Over the last decades, the Inter-American Commission on Human Rights (IACHR) has produced binding judgements to counter the politicisation of the courts in Venezuela, and has called for the political prisoners’ rights to be respected. On December, 10, 2013, Venezuela officially <a href="http://minci.gob.ve/2016/09/hace-tres-anos-venezuela-se-retiro-oficialmente-de-la-corte-interamericana-de-los-ddhh/">withdrew</a> from the IACHR claiming that the Commission was violating its sovereignty, and that “supporting terrorism” against the “progressive” governments of Latin America.</p> <p>On January, 14, 2017, following a request to investigate alleged abuses of political prisoners in Venezuela, the IACHR issued a <a href="http://www.oas.org/es/cidh/decisiones/pdf/2017/MC475-15-ES.pdf">ruling</a> calling for the respect of the rights of political prisoners, notably Raúl Emilio Baduel’s, and asking the Government of Venezuela to take measures to ensure their integrity.</p> <p>Venezuela’s harsh treatment of the opposition is not, however, likely to end. In fact, one of the very first things Tareck El Aissami, the new Vice President appointed by Maduro at the beginning of January and who has been <a href="https://www.nytimes.com/2017/02/14/world/americas/maduro-tareck-el-aissami-venezuela-drug-trafficking.html?_r=0">blacklisted</a> by the US for engaging in drug trafficking, did upon taking office was <a href="https://www.crisisgroup.org/global/3-watch-list-2017?utm_source=Sign+Up+to+Crisis+Group%27s+Email+Updates&amp;utm_campaign=a9a3b1a1fa-EMAIL_CAMPAIGN_2017_02_24&amp;utm_medium=email&amp;utm_term=0_1dab8c11ea-a9a3b1a1fa-359390313">tasking</a> intelligence services to go after opposition politicians. And so, as Maduro continues to tighten his grip on power, and his opposition continue to challenge him, it looks as though 2017 will also prove an eventful year in Venezuela.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Civil society Democracy and government Ideas International politics latin america Cecile Rossi Mon, 13 Mar 2017 11:07:40 +0000 Cecile Rossi 109402 at https://www.opendemocracy.net Defender la democracia en América Latina… pero ¿qué democracia? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/stefano-palestini/defender-la-democracia-en-am-rica-latina-pero-qu-democracia <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>¿Contra quién hay que defender la democracia? ¿A quién debe protegerse? La incertidumbre en la región, pero sobre todo en Estados Unidos y Europa, altera hoy la respuesta a estas preguntas. <strong><em><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/stefano-palestini/defender-democracia-na-am-rica-latina-mas-que-democracia">Português </a><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/stefano-palestini/defending-democracy-in-latin-america-but-which-democracy">English</a></em></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-29950519_1.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-29950519_1.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Presidente de Venezuela. Nicolas Maduro. Xinhua SIPA USA/PA Images. Todos los derechos reservados.</span></span></span></p><p>Desde principios de los años 90, las élites políticas de las Américas han acogido con entusiasmo los valores y prácticas de la democracia. A nivel internacional, este entusiasmo se tradujo en compromisos colectivos para defender la democracia ante sus enemigos a través de instrumentos específicos agregados al marco legal de las organizaciones regionales existentes. La tendencia ha continuado con el cambio de siglo a medida que nuevas organizaciones - como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) – han ido comprometiéndose también a ayudar y, si es necesario, sancionar a aquellos países en los que se infrinja la democracia.</p> <p>Los intelectuales y políticos liberales interpretaron rápidamente (tal vez demasiado) estos desarrollos regionales como pruebas de la consolidación de la democracia en el hemisferio occidental. Sin embargo, merece la pena detenerse a examinar con atención este fenómeno, especialmente en una fase como la actual, en la que parece que las democracias antiliberales y &nbsp;los regímenes autoritarios han venido para quedarse por un tiempo junto a las democracias propiamente dichas, tanto en las Américas como en Europa.</p> <p><strong>¿Qué “democracia” debe protegerse?</strong></p> <p>No existe una definición única y no controvertida de democracia. Como mostramos – con Carlos Closa y Pablo Castillo - en un estudio publicado por la <a href="https://eulacfoundation.org/en/documents/regional-organisations-and-mechanisms-democracy-protection-latin-america-caribbean-and">Fundación EU-LAC</a>, la comprensión de lo que es la democracia varía mucho entre las organizaciones regionales y dentro de ellas. Negociar entre 28 gobiernos (en la Unión Europea) o 35 (en la Organización de los Estados Americanos, OEA) lo que significa la palabra democracia y, a la inversa, qué tipo de acciones constituyen una "infracción democrática" puede llegar a ser una tarea abrumadora. La solución que han encontrado la mayoría de las organizaciones regionales en América Latina, pero también en Europa, ha sido mantener una definición "imprecisa", con lo que el compromiso colectivo con la democracia se vuelve un contrato incompleto.</p> <p>Hay, por supuesto, distintos grados de imprecisión, y hay también distintas maneras de ser imprecisos. En las Américas, la Carta Democrática Interamericana de la OEA, por ejemplo, destaca por ser un instrumento relativamente preciso que define, en varios artículos, lo que significa democracia. Durante la redacción de la Carta se dio un conflicto entre dos concepciones: mientras la mayoría de las delegaciones defendían el concepto de democracia representativa, la delegación venezolana se esforzó por introducir la noción de democracia participativa. Prevaleció la primera, pero en un sentido amplio, abarcando elementos de la segunda, como la participación política, así como otros elementos socialmente progresistas, como la igualdad de género.</p> <p>Los instrumentos de la Comunidad Andina (CAN), del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y de la Comunidad del Caribe (CARICOM) son mucho menos precisos. El Protocolo Adicional de la CAN no define la democracia, aunque esto no le impide fijar las sanciones contra los comportamientos no democráticos. El SICA y la CARICOM adolecen, a su vez, de imprecisión, pero no por ser demasiado parcos (como la CAN) sino, por el contrario, por ser demasiado ambiciosos: estas organizaciones enumeran una gran variedad de valores y principios, sin conectarlos explícitamente ni a una definición de democracia ni a procedimientos explícitos cuando se violan esos principios.</p> <p>La imprecisión puede considerarse un fallo institucional. De hecho, lo es en varios sentidos. Sin embargo, también es funcional para aquellos que deben hacer cumplir esos instrumentos - a saber, los gobiernos. Recordemos que a diferencia de los sistemas de protección de los derechos humanos, en los que existen instituciones judiciales autónomas (por ejemplo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos), las normas de protección de la democracia las interpretan y aplican los propios gobiernos. Los gobiernos tienen, por consiguiente, un amplio margen de maniobra y discreción cuando las reglas son imprecisas, y pueden decidir cuándo y cómo aplicarlas. Además, la falta de reglas precisas favorece que en la mesa de negociaciones se presenten consideraciones de poder e ideológicas, como cuando argentinos y brasileños decidieron hacer cumplir las normas de protección democrática y suspender a Paraguay del <a href="http://www.journalofdemocracy.org/article/paraguay-and-politics-impeachment">Mercosur</a>, a la vez que aprobaban la adhesión de Venezuela, hasta entonces bloqueada por el parlamento paraguayo.</p> <p><strong>Quién es la víctima, quién es el infractor</strong></p> <p>A la democracia hay que defenderla, pero ¿contra quién? ¿Y a quién debe protegerse? ¿Quién "encarna" la democracia? Estas son cuestiones más fáciles de resolver en un sistema de protección de los derechos humanos, ya que existe una lista de los derechos que deben protegerse y porque esos derechos están encarnados en individuos que pueden recurrir a los órganos judiciales con jurisdicción sobre derechos humanos, nacionales o internacionales.</p> <p>Todo esto se vuelve bastante más confuso cuando de lo que se trata es de defender la democracia, no sólo porque la definición es imprecisa, sino también porque no está claro quién es víctima de una violación de la democracia y a quien debe recurrir esa víctima, sea quien sea. Si analizamos el diseño de los instrumentos para la protección de la democracia en América Latina y los casos en que se aplican, nos daremos cuenta de que existe un fuerte sesgo hacia concebir como víctimas a los gobiernos en ejercicio. Esto se explica en gran parte por el hecho de que los estados latinoamericanos son, todos, regímenes presidenciales y, también, por la larga historia de golpes de estado en la región. Siempre que los presidentes hayan sido elegidos democráticamente, cualquier intento de destituirles por medios inconstitucionales se considera automáticamente una violación democrática. Los jefes de estado y de gobierno (el poder ejecutivo) son, pues, las víctimas naturales, pero ¿qué pasa con las otras ramas del Estado y las organizaciones de la sociedad civil?</p> <p>El sesgo hacia el gobierno en ejercicio hace que la mayoría de las organizaciones regionales de las Américas tiendan a convertirse en <a href="http://cadmus.eui.eu/handle/1814/38064">“mecanismos de “protección gubernamental” en vez de “mecanismos de protección de la democracia”</a>. Dicho esto, la historia reciente de la región muestra que este sesgo puede revestir formas muy diferentes, dependiendo del contexto político. Podemos identificar tres momentos distintos desde principios de 1990, cuando se sancionaron los primeros compromisos regionales para proteger la democracia: el liberal, el post-liberal y el momento en el que estamos entrando ahora, todavía demasiado reciente para ser bautizado.</p> <p><em>El momento liberal</em> (1988-2001)</p> <p>En este primer periodo, la mayoría de los países salían de regímenes militares (América del Sur) o de una guerra civil (América Central). La transición a la democracia se sustentó en un amplio movimiento internacional pro-democracia apoyado por Estados Unidos y la Unión Europea, ambos comprometidos en promover la democracia liberal y las economías de mercado en sus respectivos patios traseros: América Latina y Europa del Este. La democracia era el "espíritu de la época" y los gobiernos latinoamericanos mostraban ufanos sus credenciales democráticas en todos los foros posibles, incluyendo las organizaciones regionales, que se convirtieron en clubes de las democracias.</p> <p>En el momento liberal, determinar quién era víctima y quién era infractor era una tarea relativamente fácil. Los gobiernos latinoamericanos creían que las víctimas de las recaídas autoritarias eran las nuevas democracias inestables, como Haití, Paraguay y Bolivia. Los gobiernos de democracias igualmente jóvenes como Argentina, Brasil o Chile consideraban que sus países eran ya tierras en las que la democracia era "la única alternativa" y apoyaban por consiguiente el compromiso colectivo de proteger la democracia en sus inestables países hermanos. Los infractores eran, por supuesto, los militares todavía políticamente activos en esas democracias inestables y el instrumento colectivo para proteger a los regímenes democráticos tomó la forma de cláusulas diseñadas para disuadir a los generales sin escrúpulos de llevar a cabo golpes de estado. El Protocolo de Washington (OEA), el Protocolo de Ushuaia (Mercosur) y el Tratado Marco de Seguridad Democrática (SICA), estos últimos con un componente de seguridad más fuerte, son ejemplos paradigmáticos de instrumentos liberales de protección de la democracia.</p> <p>Puede argumentarse que el momento liberal terminó con la adopción de la Carta Democrática Interamericana (OEA), apresuradamente aprobada aquel fatídico 11 de septiembre de 2001. De hecho, la Carta se inspiraba ya en un tipo distinto de "infractor", como Alberto Fujimori y su "auto-golpe", y representa por lo tanto una evolución con respecto a las cláusulas democráticas anteriores.</p> <p><em>El momento post-liberal </em>(2002-2013)</p> <p>A la década que siguió a la adopción de la Carta Democrática podemos llamarla “<a href="http://cadmus.eui.eu/bitstream/handle/1814/20394/RSCAS_2012_05.pdf?sequence=1">post-neoliberal</a>”, término que debemos a José Antonio Sanahuja, ya que se caracterizó por tener gobiernos ideológicamente en desacuerdo con los de los años noventa. Llegaron al poder gobiernos de tendencias izquierdistas con programas políticos orientados a reformar de manera más o menos radical las estructuras sociales y económicas establecidas, alimentando así la oposición política. Mientras que en algunos casos la oposición se canalizó a través de canales institucionales, en otros tomó la forma de los tradicionales golpes (por ejemplo, en Venezuela en 2002, en Honduras en 2009, en Ecuador en 2010). En otros casos, sin embargo, la oposición política adoptó un carácter híbrido, sin respetar plenamente los canales institucionales ni tampoco seguir el patrón del golpe de estado tradicional, para el que se habían diseñado las cláusulas democráticas (por ejemplo, en Nicaragua en 2004, en Bolivia en 2005 y 2008, en Ecuador en 2005, en Paraguay en 2012).</p> <p>Los gobiernos de izquierda sostuvieron que se habían convertido en la nueva víctima de acciones antidemocráticas, especialmente de una nueva y sutil amenaza: los llamados "golpes institucionales o blandos" articulados por fuerzas reaccionarias opuestas a los cambios sociales. Y dichos gobiernos podían argumentarlo fácilmente, ya que disponían de ejemplos clarísimos. Exigieron y diseñaron cláusulas democráticas más adecuadas y mejor adaptadas al nuevo escenario. El Protocolo de Georgetown (Unasur, 2010) y el Protocolo de Montevideo-Ushuaia II (Mercosur, 2011) fueron diseñados para dar respuesta no sólo a golpes flagrantes, sino también a la "amenaza de violación del orden democrático" – categoría en la que cabían perfectamente los "golpes institucionales". Lo importante de esas nuevas cláusulas democráticas es que incorporaban una lista de sanciones que incluían no sólo la suspensión como miembros de la organización, sino también severas sanciones económicas y diplomáticas contra aquellos estados en los que se produjese un golpe de estado - duro o blando.</p> <p><em>El momento antiliberal </em>(desde 2013)<em> </em></p> <p>La muerte del presidente venezolano Hugo Chávez y la polémica elección de su sucesor designado Nicolás Maduro abren una nueva fase en la corta historia de la protección colectiva de la democracia en América Latina. Como ocurrió a finales de los años noventa con los gobiernos neoliberales, la crisis económica (y la mala gestión) ha ido erosionando el apoyo político a los líderes izquierdistas. Como consecuencia, están llegando al poder gobiernos de centroderecha, ya sea a través de elecciones (como Mauricio Macri en Argentina) o no (como Michel Temer, tras el <em>impeachment</em> de <a href="http://www.redseca.cl/?p=6265">Dilma Rousseff</a> en Brasil).</p> <p>¿Por qué es este período diferente a los anteriores? No sólo por el discutible cambio de posición ideológica de varios gobiernos clave en la región, sino porque las preguntas de quién es la víctima y quién el infractor de la democracia se están respondiendo de manera distinta. Por supuesto, algunos gobiernos izquierdistas todavía pueden afirmar que están siendo objeto de "golpes blandos" - como Nicolás Maduro, que lo ha ido repitiendo durante todo su mandato. Sin embargo, la crisis venezolana ha evidenciado que también la sociedad civil puede ser víctima del comportamiento no democrático de un gobierno electo y recurrir a organizaciones regionales para reclamar protección democrática.</p> <p>Como argumenta de manera convincente Andrés Malamud, la lista de pruebas del giro autoritario de <a href="http://www.lanacion.com.ar/1952839-lo-de-venezuela-no-es-populismo-sino-autoritarismo">Nicolás Maduro</a> es larga: cierre de medios de comunicación, violación de los derechos civiles y políticos, encarcelamiento de adversarios políticos, etc. Durante más de dos años tras la elección de Maduro, las organizaciones regionales (especialmente la OEA y Unasur) quedaron paralizadas por su incapacidad para determinar quién es la víctima: ¿el gobierno elegido amenazado por la orquestación de un golpe blando? ¿O (parte de) la sociedad civil, amenazada por un gobierno cada vez más autoritario? A la OEA le rechazó rápidamente el propio gobierno de Maduro, mientras que Unasur languidecía en un agotador proceso de mediación en el que muchos actores nacionales e internacionales le acusaban de tomar partido por los gobiernos. Esta acusación refleja el fuerte sesgo estructural ya mencionado de las organizaciones regionales latinoamericanas hacia la protección de los gobiernos en ejercicio.</p> <p>Este sesgo se cuestionó, sin embargo, cuando en julio de 2016 el secretario general de la OEA, Luís Almagro, ex ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, inició los procedimientos para activar la cláusula democrática de la organización contra el gobierno venezolano. Almagro empezó su intervención con un llamamiento extraordinario a los representantes nacionales: "La OEA debe saber hoy si su Carta Democrática es un instrumento fuerte para defender los principios de la democracia, o si se le debe dar carpetazo y guardarla en los archivos de la organización. Ustedes tienen la palabra". Aunque la cláusula, de momento, no se ha aplicado a Venezuela, esta intervención tiene un significado especial ya que, sin romper el sesgo pro-gobierno en ejercicio, por lo menos ha desvelado las tensiones que lo rodean.</p> <p><strong>Proteger la democracia en “tiempos antiliberales” </strong></p> <p>¿Cuál será en el futuro el papel de las organizaciones regionales como defensoras de la democracia en América Latina? Se pueden sugerir escenarios. Puede decirse que los gobiernos latinoamericanos no están desde luego atados a ninguna trayectoria preestablecida hacia la consolidación democrática, como algunos estudiosos liberales sugirieron hace décadas. El compromiso colectivo con la democracia tomó la forma de un contrato sumamente incompleto que dejó amplio espacio a los gobiernos para acomodar futuras incertidumbres políticas. Hoy en día, la incertidumbre proviene no sólo de la región, sino también - y quizás sobre todo - de fuera. Mientras que en el "momento liberal" la democracia parecía ser el "espíritu de la época" que se difundía desde Estados Unidos y Europa hacia el resto del mundo, el discurso político actual tanto en Estados Unidos como en Europa está dominado por discusiones sobre la desigualdad de los ciudadanos, la exclusión de las minorías y el retorno de los racismos y del nativismo como discursos legítimos en la esfera pública.</p> <p>El escenario optimista supone un proceso de ir completando progresivamente el contrato democrático a través de instrumentos que definan con mayor precisión y amplíen el concepto de democracia aceptando, por ejemplo, que no sólo los gobiernos en ejercicio, sino también los <em>demos</em> puedan ser víctimas de violaciones de la democracia cometidas por gobiernos democráticamente elegidos. Este escenario optimista implicaría, entre otras cosas, asignar un papel más relevante a los órganos supraestatales de la organización a la hora de decidir cuándo y cómo aplicar esos mecanismos. Durante los momentos liberal y post-liberal, los gobiernos elaboraron un consenso básico sobre el compromiso democrático. Este consenso será difícil de mantener en los próximos años, al volverse más heterogéneo el espectro ideológico de los gobiernos de la región y al estar, al parecer, Estados Unidos menos interesado ​​en respaldar los valores liberales. En el escenario optimista, sin embargo, esta falta de consenso básico podría dar pie a buscar una hoja de ruta más precisa - a saber, mayor precisión en las definiciones y las reglas y quizás también más delegación de competencias de los gobiernos hacia entidades más independientes. Por supuesto, esto sólo es posible si hay un liderazgo regional dispuesto a colmar la brecha que, como mínimo bajo las cuatro últimas administraciones (incluida la actual), Estados Unidos no parece dispuesto a ejercer.</p><p> El escenario pesimista parte de las mismas premisas, pero saca conclusiones diferentes. La falta de consenso y la aparición de casos de alteración política que no pueden clasificarse fácilmente como golpes de estado, frenará el uso de las organizaciones regionales y sus instrumentos de protección de la democracia por parte de los gobiernos. El hecho de que, por primera vez desde que la OEA adoptó un compromiso democrático, un gobierno de los Estados Unidos pueda seguir políticas contrarias a la propia definición de democracia de la organización, muestra los niveles de incertidumbre a los que tienen que hacer frente los gobiernos de la región y las organizaciones regionales. Y la incertidumbre, junto con la falta de liderazgo alternativo por parte de un México demasiado atado al Norte y de un Brasil con demasiados conflictivos internos, probablemente generará parálisis - en cuyo caso la advertencia del Secretario General Almagro podría hacerse realidad: las cláusulas democráticas se archivarán… al menos por un tiempo.</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> <div class="field-item even"> Brazil </div> <div class="field-item odd"> Chile </div> <div class="field-item even"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta DemocraciaAbierta Venezuela Chile Brazil Argentina Civil society Democracy and government Ideas International politics latin america Stefano Palestini Wed, 15 Feb 2017 09:30:00 +0000 Stefano Palestini 108816 at https://www.opendemocracy.net Defending democracy in Latin America… but which democracy? https://www.opendemocracy.net/democraciaabierta/stefano-palestini/defending-democracy-in-latin-america-but-which-democracy <div class="field field-summary"> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> <p>Against whom must democracy be defended? Who must be protected? Today, uncertainty in the region, but especially in the United States and Europe, reshapes the answer to these questions. <em><strong><a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/stefano-palestini/defender-la-democracia-en-am-rica-latina-pero-qu-democracia">Español</a> <a href="https://opendemocracy.net/democraciaabierta/stefano-palestini/defender-democracia-na-am-rica-latina-mas-que-democracia">Português</a></strong></em><strong></strong></p> </div> </div> </div> <p><span class='wysiwyg_imageupload image imgupl_floating_none 0'><a href="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/wysiwyg_imageupload_lightbox_preset/wysiwyg_imageupload/557099/PA-29950519_0.jpg" rel="lightbox[wysiwyg_imageupload_inline]" title=""><img src="//cdn.opendemocracy.net/files/imagecache/article_xlarge/wysiwyg_imageupload/557099/PA-29950519_0.jpg" alt="" title="" width="460" height="307" class="imagecache wysiwyg_imageupload 0 imagecache imagecache-article_xlarge" style="" /></a> <span class='image_meta'><span class='image_title'>Venezuelan President Nicolas Maduro. February 2, 2017. Xinhua SIPA USA/PA Images. All rights reserved. </span></span></span></p><p>Since the early 1990s, political elites have enthusiastically embraced the values and practices of democracy in the Americas. At the international level, this enthusiasm translated into collective commitments to defend democracy against its enemies, through specific instruments added to the legal frameworks of the regional organizations existing in the region. The tendency has continued in the new millennium as new organizations - such as the Union of South American Nations (Unasur) and the Community of Latin American and Caribbean States (CELAC) have also committed themselves to assist and, if necessary, to sanction those countries in which democracy is breached.</p> <p>Liberal intellectuals and politicians were quick (maybe too quick) to interpret these regional developments as further proof of the consolidation of democracy in the western hemisphere. Yet, it is worth taking a more careful look at this phenomenon, especially in a phase in which illiberal democracies, competitive authoritarian and truly authoritarian regimes seem to be coming to stay, at least for a while, alongside traditional democracies in the Americas and in Europe. </p> <p><strong>Which “democracy” should be protected?</strong></p> <p>There is no single, uncontested definition of what democracy is. As we showed together with Carlos Closa and Pablo Castillo in a study published by the <a href="https://eulacfoundation.org/en/documents/regional-organisations-and-mechanisms-democracy-protection-latin-america-caribbean-and">EU-LAC Foundation</a>, the understanding of what democracy is varies a great deal between and within regional organizations. Negotiating among 28 national governments (in the European Union) or 35 (in the Organization of American States, OAS) what democracy means and, conversely, which types of actions constitute a “democratic breach” can be a daunting task. The solution found in most regional organizations in Latin America, but also in Europe, has been to keep the definition “imprecise”, thus making the collective commitment to democracy an incomplete contract. </p> <p>Certainly, there are different degrees of imprecision, and there are also different ways of being imprecise. In the Americas, the Inter-American Democratic Charter of the OAS, for instance, stands out as a relatively precise instrument spelling out in several articles what democracy means. During the drafting of the Charter, there was a conflict between two conceptions: while most delegations defended the concept of representative democracy, the Venezuelan delegation strove for introducing the notion of participatory democracy. The former prevailed, but in a broad conception encompassing elements from the latter such as political participation, as well as other socially-progressive elements such as gender equality.&nbsp;&nbsp; </p> <p>The instruments of the Andean Community (CAN), the Central American Integration System (SICA) and the Caribbean Community (CARICOM) are far less precise. CAN’s Additional Protocol does not define democracy altogether. Yet, this was not an impediment to define the sanctions against non-democratic behaviour. SICA and CARICOM, in turn, are imprecise, not because they are too austere (like CAN) but, on the contrary, because they are too ambitious: these organizations list a large number of values and principles without explicitly connecting them to the definition of democracy or to explicit procedures about what to do when those principles are violated. </p> <p>Imprecision may be considered an institutional shortcoming. Indeed, it is in many ways. However, it is also functional for those who must enforce those instruments, namely the national governments. Let’s recall that unlike human right protection systems in which there are autonomous judicial institutions (e.g. the Inter-American Court of Human Rights), democracy protection rules are interpreted and enforced by the governments themselves. Hence, the incumbent governments enjoy a wide room for maneuver and discretion when rules are imprecise, and they can decide when and how to enforce them. Furthermore, the lack of precise rules paves the way for bringing power and ideological considerations to the negotiation table, as when Argentines and Brazilians decided to enforce democracy-protection rules and suspend Paraguay from <a href="http://www.journalofdemocracy.org/article/paraguay-and-politics-impeachment">Mercosur</a>, while simultaneously approving the accession of Venezuela, hitherto blocked by the Paraguayan parliament.</p> <p><strong>Who is the victim, who is the offender</strong></p> <p>Democracy must be defended, but against whom? And who must be protected? Who “embodies” democracy? These issues are easier to solve in a human rights protection system, since there is a list of rights to be protected and because those rights are embodied in individuals that can resort to the judicial bodies with human right jurisdiction, national or international.</p> <p>All this becomes significantly blurrier when we deal with the defense of democracy, not only because the definition is imprecise, but also because it is not clear who is the victim of a violation of democracy and to whom the victim (whoever he, she or it is) should resort for relief. &nbsp;If we analyze the design and the cases where the instruments for democracy protection in Latin America have been enforced, it is not hard to realize that there is a strong bias towards conceiving incumbent governments as the victims. This is largely explained by the fact that Latin American states are all presidential regimes, and also because of the long history of coups d’état in the region. As long as presidents have been democratically elected, any attempt to remove them by unconstitutional means is automatically considered a democratic breach. The Heads of State and Government (the executive branch) are therefore the natural victims, but what about the other branches of the State and the civil society organizations?</p> <p>The bias towards the incumbent makes most regional organizations in the Americas prone to become <a href="http://cadmus.eui.eu/handle/1814/38064">“government-protection” rather than “democracy-protection” mechanisms</a> as Carlos Closa and myself have argued elsewhere. That being said, the recent history of the region shows that this bias can take quite different forms depending on the political context. We can identify three distinct moments since early 1990s, when the first regional commitments to protect democracy were made: the liberal, the post-liberal, and the one we are entering now, which it is perhaps too early to baptize. </p> <p><em>The liberal</em> <em>moment</em> (1988-2001)</p> <p>In this first juncture, most countries were exiting from military regimes (South America) or from civil war (Central America). The transition to democracy was underpinned by a wide pro-democracy international movement supported by the United States and the European Union, both engaged in promoting liberal democracy and liberal market economies in their respective backyards: Latin America and Eastern Europe. Democracy was the “spirit of the time”, and Latin American governments were happy to show off their democratic credentials in all possible forums, including regional organizations, which became clubs of democracies. </p> <p>Determining who the victim was, and who the offender, was a relatively easy task during the liberal moment. Latin American governments believed that the victims of authoritarian backslidings were the new unstable democracies, such as Haiti, Paraguay and Bolivia. The governments of equally young democracies such as Argentina, Brazil and Chile considered their countries to be lands where democracy was already “the only game in town”, and they therefore supported the collective commitment to protect democracy in their unstable brother countries. The offenders of democracy were, of course, the military still politically active in these unstable democracies, and the collective instrument to protect democratic regimes took the shape of democratic clauses that were supposed to discourage ruthless generals from carrying out coups. The Protocol of Washington (OAS), the Protocol of Ushuaia (Mercosur) and the Framework Treaty on Democratic Security (SICA), the latter with a stronger security component, were cases in point of liberal instruments of democracy protection. </p> <p>I would argue that the liberal moment ended with the adoption of the Inter-American Democratic Charter (OAS), hastily approved on 9/11, 2001. &nbsp;The Charter, in fact, was already inspired by a different type of “offenders”, such as Alberto Fujimori and his “self-coup” and therefore represents an institutional evolution compared to the previous democratic clauses. </p> <p><em>The post-liberal moment </em>(2002-2013)</p> <p>Following José Antonio Sanahuja, we can call the decade that followed the adoption of the Democratic Charter “<a href="http://cadmus.eui.eu/bitstream/handle/1814/20394/RSCAS_2012_05.pdf?sequence=1">post-neoliberal</a>” as it was characterized by governments ideologically at odds with the ones in the 1990s. Left-leaning governments came to office with political programs oriented to reforming, in a more or less radical way, established social and economic structures, thus fueling political opposition. Whereas in some cases opposition was canalized through institutional channels, in others it took the shape of traditional coups (e.g. Venezuela in 2002, Honduras in 2009, Ecuador in 2010). Yet, in other cases, political opposition took on a hybrid nature, neither fully respectful of institutional channels nor following the model of the traditional coup d’état, for which the democratic clauses had been designed (e.g. Nicaragua in 2004, Bolivia in 2005 and 2008, Ecuador in 2005, Paraguay in 2012).</p> <p>Left-leaning governments contended that they had become the new victim of anti-democratic actions, especially under the subtle shape of a new threat: the so-called “institutional or soft coups” articulated by reactionary forces opposing social change. And left-leaning governments made their case, as they had indeed very good examples. They demanded and designed more adequate democratic clauses, better adapted to the new scenario. The Protocol of Georgetown (Unasur, 2010) and the Protocol of Montevideo-Ushuaia II (Mercosur, 2011) were designed to respond not only to flagrant coups, but also to the “threat of breach against the democratic order” - a category under which “institutional coups” could easily fit. More importantly, these new democratic clauses sharpened their teeth by providing a list of sanctions including not only the suspension from the organization, but also harsh economic and diplomatic sanctions against the states in which a coup – hard or soft – would take place. </p> <p><em>The illiberal moment </em>(since 2013)<em> </em></p> <p>The dead of Venezuelan President Hugo Chávez and the controversial election of his appointed successor Nicolás Maduro open a new phase in the short history of collective democracy protection in Latin America. As it happened in the late 1990s with the neoliberal governments, the economic crisis (with the help of domestic mismanagement) is now eroding the political support of leftist leaders. As a consequence, centre-right governments are coming to power through elections (like Mauricio Macri in Argentina), or not (like Michel Temer, after the impeachment of <a href="http://www.redseca.cl/?p=6265">Dilma Rousseff</a> in Brazil). </p> <p>Why is this period different from the previous ones? Not only because the arguable change in the ideological position of several key governments in the region but, more importantly, because the questions of who is the victim and who is the offender of democracy are being answered in a different way. Certainly, some left-leaning governments can still claim that they are being object of “soft coups” - like Nicolás Maduro, who has been claiming this throughout his entire mandate. However, the Venezuelan crisis has shown that civil society can also claim to be the victim of the non-democratic behavior of an elected government, and resort to regional organizations to demand democracy protection. </p> <p>As Andrés Malamud has convincingly argued, the list of proofs supporting <a href="http://www.lanacion.com.ar/1952839-lo-de-venezuela-no-es-populismo-sino-autoritarismo">Nicolás Maduro</a>’s authoritarian turn is long: the shutdown of press, the violation of civil and political rights, the imprisonment of political adversaries, etc. For more than two years after the election of Maduro, the regional organizations (especially the OAS and Unasur) were paralyzed in their incapacity to determine who is the victim: was it the elected government threatened by an orchestrated soft-coup? Or is it (some parts of) civil society, threatened by an increasingly authoritarian government? The OAS was quickly fended-off by Maduro’s government, while Unasur languished after an exhausting mediation process in which it was accused by many national and international actors of taking the governments’ side. This accusation reflects the already mentioned strong structural bias of Latin American regional organizations towards protecting the incumbent. </p> <p>The pro-incumbent bias was challenged, though, when in July 2016 the general secretary of the OAS Luís Almagro, former foreign minister of Uruguay, initiated the procedures to activate the democratic clause of the organization against the Venezuelan government. Almagro began his intervention with a remarkable exhortation to the national representatives: “The OAS must know today whether its Democratic Charter is a strong instrument to defend the principles of democracy, or if it is to be shelved in the archives of the organization. Please, have your say”. Although the clause has not been applied to Venezuela so far, this intervention is of great significance since, without breaking the pro-incumbent bias, it has at least unveiled the tensions surrounding it. </p> <p><strong>Protecting democracy in “illiberal times” </strong></p> <p>What will be the future role of regional organizations as defenders of democracy in Latin America? One can suggest scenarios. We can certainly say that Latin American governments are not locked into any pre-established path towards democratic consolidation, as some liberal scholars suggested decades ago. The collective commitment to democracy took the form of a highly incomplete contract that left governments a wide space in which to accommodate future political uncertainty. Today, this uncertainty comes not only from the region, but also - and perhaps mostly - from outside. Whereas during the “liberal moment” democracy seemed to be the “spirit of the time” spreading from the US and Europe to the rest of the world, the contemporary political discourse in the US and in Europe is dominated by discussions concerning citizen inequality, the exclusion of minorities, and the return of racism and nativism as legitimate discourses in the public sphere. </p> <p>The optimistic scenario involves a process of gradual “completion” of the democratic-contract through instruments which define more precisely and widen the concept of democracy by accepting, for instance, that not only incumbents, but also the <em>demos</em> can be the victim of a violation of democracy committed by a democratically elected government. This optimistic scenario would imply, among other things, conferring a more relevant role to the supra-state bodies of the organization in deciding when and how to apply these mechanisms. During the liberal and the post-liberal moments, the governments worked out a basic consensus about the democratic commitment. This consensus will be hard to maintain in the years to come, as the ideological spectrum of governments becomes more heterogenous in the region and the US seem less interested in endorsing liberal values. However, in the optimistic scenario, this lack of basic consensus might offer an opportunity to come up with a more precise roadmap – namely, higher precision in the definitions and rules and, perhaps, more delegation of competences from the governments to more independent bodies. Of course, this will only be possible if there is a regional leadership filling the gap that, at least under the last four administrations (including the current one), the US has seemed unwilling to fill.</p> <p>The pessimistic scenario starts from the same premises but draws different conclusions. The lack of consensus and the emergence of cases of political distress that cannot be easily classified as coups, will inhibit governments in making use of the regional organizations and their democracy protection instruments. The fact that, for the first time since the OAS adopted a democratic commitment, a US government could be pursuing policies at odds with the organization’s own definition of democracy shows the levels of uncertainty that the governments of the region, as well the regional organizations, are facing. And uncertainty together with a lack of an alternative leadership from a Mexico, too attached to the North, and a Brazil too domestically troubled, will most probably breed paralysis - in which case, the General Secretary Almagro’s warning might become real: the democratic clauses will be shelved in the archives of the organizations… at least for a while. &nbsp;</p><div class="field field-country"> <div class="field-label"> Country or region:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Argentina </div> <div class="field-item even"> Brazil </div> <div class="field-item odd"> Chile </div> <div class="field-item even"> Venezuela </div> </div> </div> <div class="field field-topics"> <div class="field-label">Topics:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> Civil society </div> <div class="field-item even"> Democracy and government </div> <div class="field-item odd"> Ideas </div> <div class="field-item even"> International politics </div> </div> </div> <div class="field field-rights"> <div class="field-label">Rights:&nbsp;</div> <div class="field-items"> <div class="field-item odd"> CC by NC 4.0 </div> </div> </div> DemocraciaAbierta Venezuela Chile Brazil Argentina Civil society Democracy and government Ideas International politics latin america Stefano Palestini Wed, 15 Feb 2017 09:30:00 +0000 Stefano Palestini 108814 at https://www.opendemocracy.net