50.50

¿Quién está feliz con el coronavirus?

Nuestros derechos y democracias están amenazados. Pero la forma en que esta crisis redefina nuestro mundo depende de nosotros. English

Claire Provost author pic
Claire Provost
3 April 2020
Matteo Salvini, senador italiano y líder del partido de extrema derecha Lega, en marzo de 2020
|
Insidefoto/SIPA USA/PA Images

¿Cerrar las fronteras? Hoy en día todos los países de Europa lo están haciendo, pero cuando la Lega [el partido] lo apoyó, dijeron que era 'racista'", publicó Matteo Salvini en su hiperactiva línea de Twitter el mes pasado. (Este es el tipo que ha comparado a los migrantes africanos con 'esclavos' y ha llamado a las mujeres Roma 'gitanas sucias' ).

El líder de la extrema derecha italiana tiene un punto pero es aterrador. Antes del coronavirus, el cierre de fronteras no estaba en la mayoría de las agendas políticas. Ahora se han extendido por todo el mundo, a pesar de las advertencias de la Organización Mundial de la Salud de que probablemente no funcionarán. Y no a todo el mundo le molesta.

Es un hecho sorprendente que ha quedado sepultado entre la agitación de las noticias de la pandemia. Algunos de los impactos del coronavirus están dando muchas causas de alegría a los movimientos de extrema derecha, los ultraconservadores y otros movimientos antidemocráticos que openDemocracy ha estado rastreando durante años.

Están celebrando cómo se están cerrando las fronteras. Cómo las mujeres están "volviendo" a los roles "tradicionales" en el hogar. Cómo los debates democráticos cruciales están siendo pospuestos indefinidamente. Lejos de confinarse, están buscando maneras de aprovechar esta crisis a su favor ahora y durante mucho tiempo.

¿Cerrar las fronteras? Ahora todo el mundo lo está haciendo.

¿Qué es lo que quieren? En febrero, los líderes oportunistas de la extrema derecha se abalanzaron sobre COVID-19 con un coro de culpas infundadas dirigidas a los inmigrantes. Salvini afirmó que los inmigrantes africanos lo traían a Italia. Aurélia Beigneux, eurodiputada del Rally Nacional de Francia, argumentó que unas fronteras más abiertas "obviamente permiten la propagación exponencial de este tipo de virus".

Ahora, como señaló Salvini, muchos de estos cierres han ocurrido, al menos temporalmente. Con el cierre de las fronteras exteriores de la Unión Europea este mes, tras movimientos similares a nivel internacional, la melodía de los nacionalistas ha triunfado. Donald Trump tuiteó: "¡POR ESO NECESITAMOS FRONTERAS!"

Los de línea dura también están disfrutando de mayores poderes policiales y de la presencia pública bajo el cierre por coronavirus. "Ahora quieres más cumplimiento de la ley", celebró Salvini en Twitter. "Hasta ayer escribisteis ACAB [en inglés All Cops Are Bastards -todos los policías son unos cabrones-]... hoy los queréis bajo vuestras casas".

PA-51332469-2.jpg
Soldados estadunidenses y surcoreanos en Daegu, Corea del Sur, en 14 marzo 2020 | Kevin Bell/Planetpix/Zuma Press/PA Images

"Para un estado autoritario, este coronavirus es el paraíso", advirtió un diplomático occidental sin nombreen Moscú, donde la policía está desplegando controvertidas herramientas de reconocimiento facial para atrapar a las personas que violan las restricciones de movimiento.

Los neonazis también se están calentando con la crisis. "Ahora es el momento de presionar cuando las cosas ya se están tambaleando en el límite", argumentaba un reciente post de Telegram, discutiendo abiertamente cómo usar la crisis para reclutar gente para la violenta supremacía blanca.

"En la cuarentena, todas somos amas de casa"

Los partidarios conservadores religiosos de Donald Trump también han encontrado razones para deleitarse con las restricciones del coronavirus. Muchos celebran el "regreso" de las mujeres a sus hogares y a los roles de género "tradicionales".

"Es justo como Dios quería que fuera", argumentó Lori Alexander, autora de un blog conservador cristiano que enseña a las mujeres a "ser sobrias, amar y obedecer a sus maridos", y que ha defendido el comportamiento de Trump y los "desagradables tuits" argumentando que "Dios trabaja a través del hombre caído y pecador".

Sobre la crisis de COVID-19 ella celebró en Facebook: "El virus está mostrando claramente el gran valor que tiene tener madres en casa".

"En la cuarentena, todas somos amas de casa", añadió Amber Athey, editora en Washington de la revista derechista Spectator, animando a más mujeres a adoptar "habilidades domésticas" como la limpieza y la costura. "Con suerte", dice, algunos de estos "valores tradicionales" se mantendrán con nosotras más allá de esta emergencia.

"¡Quedémonos en casa y tengamos un bebé!" animó el grupo ultra-conservador italiano ProVita & Famiglia. (Este grupo fue co-anfitrión de la controvertida cumbre del Congreso Mundial de las Familias en Veronal el año pasado, que reunió a los conservadores religiosos internacionales con muchos de sus aliados de extrema derecha).

"Es justo como Dios quería que fuera"

Para estos movimientos por los "valores tradicionales" no hay, por supuesto, espacio en las familias para las personas LGBTIQ, o para cualquiera que viva fuera de los estrictos roles de género. Y en los últimos años sus puntos de vista han tenido cada vez más eco entre los autoritarios y los populistas de extrema derecha en todo el mundo.

En Verona el año pasado, Salvini se burló de las feministas y prometió "luchar contra la teoría del género hasta que cambie". El abiertamente sexista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, le dijo una vez a una congresista: "Nunca te violaría porque no lo mereces". En Rusia este mes, Vladimir Putin prometió: "Mientras sea presidente [el matrimonio gay] no sucederá. Habrá papá y mamá".

La crisis de hoy les da a estos "tradicionalistas" nuevo optimismo y poder. Tomemos por ejemplo cómo han celebrado el retraso de los debates cruciales sobre los derechos de la mujer. "El Coronavirus puede haber salvado a innumerables bebés prematuros en Maryland", decía un titular después de que se retirara un proyecto de ley sobre el derecho al aborto.

"Querían legalizar la muerte y la muerte vino a visitarlos", tuiteó una política conservadora de Argentina, donde la crisis del coronavirus ha paralizado las promesas históricas del presidente de legalizar el aborto.

Los activistas anti-elección estaban igualmente "encantados" de que se pospusiera un referéndum sobre el aborto en Gibraltar. Y en los Estados Unidos y el Reino Unido, algunos exigen que los gobiernos "detengan los abortos para liberar recursos para el coronavirus".

Los conservadores también están aprovechando la iniciativa para proporcionar servicios que de repente tienen una gran demanda. En los Estados Unidos, la Asociación de Defensa Legal de la Escolarización en Casa (que ha presionado durante años contra el matrimonio entre personas del mismo sexo, así como contra cualquier regulación pública de la escolarización en casa) ha lanzado recientemente una guía de "inicio rápido" para la escolarización en casa durante la crisis del coronavirus.

Su academia en línea, enseñada por "cristianos creyentes en la Biblia", no parece ofrecer ninguna forma de educación sexual y de relaciones, y enseña a los estudiantes biología desde un punto de vista creacionista y antievolucionista. No es de extrañar que sus nuevos puntos de la guía de inicio rápido incluyan enlaces a planes de estudio gratuitos en línea que parecen no incluir mención alguna a las personas LGBT o a los derechos de las mujeres.

"Realmente no es el fin del mundo", dice una entrada de blog en el sitio web de una campaña de 'derechos de los padres', que también se opone a la prohibición de las bofetadasy a la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Bajo las actuales restricciones de COVID-19, el sitio web aplaude, "la familia se ha convertido una vez más en el centro de todo".

Un "golpe de corona" global

En todo el mundo, estamos viendo restricciones repentinas y radicales en las libertades democráticas. Nuestros movimientos están cada vez más controlados. Se han prohibido las reuniones públicas, se han declarado estados de emergencia, se han pospuesto los debates legislativos y se ha suspendido el trabajo de un número creciente de parlamentos.

Los gobiernos de todo el mundo están aumentando la vigilancia digital. El Primer Ministro de Hungría, Viktor Orbán, acaba de obtener nuevos poderes dictatoriales para ignorar indefinidamente las leyes y suspender las elecciones y los referendos. En Israel, el Primer Ministro Benjamin Netanyahu promulgó un decreto de emergencia que impide que el parlamento se reúna, en lo que el periódico Haaretz ha denominado un "golpe de corona".

En el norte de Italia, donde vivo, el coste humano de COVID-19 ya ha sido desgarrador. Es capturado por las actualizaciones diarias sobre las infecciones, muertes e inolvidables imágenes de las instalaciones de desbordamiento en los hospitales. Filas de catres en el suelo; personas cubiertas por brillantes mantas de emergencia.

Tanta energía se concentra necesariamente en la respuesta de salud pública de primera línea. Y sin embargo, la lucha por nuestro futuro ya ha comenzado.

Gran parte de nuestro cada vez más restrictivo y temeroso presente refleja la forma en que los movimientos de extrema derecha quisieran que el mundo fuera. Podemos estar seguros de que intentarán hacer permanentes algunos de estos cambios. Ya están buscando formas de explotar la crisis actual y sus consecuencias en su beneficio.

Pero también hay razones para la esperanza. En una crisis, la mente de la gente puede cambiar rápidamente; el progreso puede ser rápido. Ya estamos viendo un rápido impulso en una serie de cuestiones, desde la lucha contra la desinformación en línea hasta la introducción de ingresos básicos universales, en modalidades que parecían imposibles hace meses.

Los gigantes de la tecnología, que antes no estaban dispuestos a actuar sobre la desinformación, han entrado en acción, prohibiendo las noticias falsas y ofreciendo a la OMS anuncios gratuitos. Hay mucho más por hacer, por supuesto, mientras que también debemos ser cautelosos con las corporaciones que controlan lo que podemos decir. Pero esto demuestra que donde hay voluntad, hay un camino.

Mucho más es posible, también. Podemos ver que los movimientos anti-científicos retroceden o se fracturan. En Italia, Beppe Grillo, el fundador del partido Movimiento de las Cinco Estrellas (M5S), ya ha apoyado públicamente la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus. Algunos activistas antiabortistas también han advertido sobre la posibilidad de que las democracias se conviertan en estados policiales con nuestras libertades civiles restringidas.

Los votantes pueden exigir más recursos para los sistemas de salud pública. Los hechos pueden volver a importar. Hay un enorme potencial para que esta crisis produzca cambios radicales en nuestros compromisos con la igualdad y los derechos humanos universales. Esta crisis muestra lo esencial que es proteger y cuidar a los demás.

"La única manera de vencer a [COVID-19] es no dejar a nadie atrás", explicó el director ejecutivo de la OMS, Michael Ryan. "No podemos olvidar a los migrantes. No podemos olvidarnos de los trabajadores indocumentados. No podemos olvidar a los prisioneros en las prisiones".

La forma en que esta crisis va a redefinir nuestro mundo no es una conclusión previsible. Depende de nosotros. Pero no podemos dejar que aquellos que quieren cerrar y desempoderarnos tomen la delantera. Quien aproveche este momento escribirá el futuro.

Traducido por Monica Roa de Bridges

Comments

We encourage anyone to comment, please consult the oD commenting guidelines if you have any questions.
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData