Beyond Trafficking and Slavery

Trata infantil: ¿la «peor forma» de trabajo infantil o el peor abordaje a la migración juvenil?

El término «trata infantil» se suele emplear como sinónimo de la migración laboral infantil. Este marco perjudica a una gran cantidad de migrantes menores de edad que cambian de lugar por diferentes motivos; por ello, es necesaria una nueva visión. English

Roy Huijsmans
12 December 2018
8762269701_4a97ce6680_z.jpg

ILO/Flickr. Creative Commons.

En la mayor parte del discurso público, «trata de personas», cuando se refiere a gente joven, se ha convertido en sinónimo de «las peores formas de trabajo infantil». Desde el punto de vista de la migración, prácticamente no hay lugar para discutir el fenómeno de las personas menores de edad que trabajan lejos de sus hogares. Es necesario cuestionar estas certezas. Simon Baker y yo, sobre la base de nuestra investigación y la de nuestras colegas, sostenemos que es erróneo considerar la participación de menores en la migración como un problema exclusivo de trata de personas. Esto homogeneiza de manera equivocada la amplia diversidad de la migración de personas jóvenes que podría describirse como trata infantil, de acuerdo con la definición del Protocolo de Palermo firmado en el año 2000. Reconocer esta diversidad de experiencias nos permite ver por qué la fórmula estándar de «rescate, repatriación y reintegración» es bastante problemática. También deja claro cómo las tendencias dominantes en el discurso de la trata infantil pueden derivar en intervenciones que impactan de manera negativa en las vidas de las niñas y niños que necesitan o desean migrar para trabajar.

Analíticamente, la trata infantil constituye uno de los peores enfoques sobre la migración infantil, por tres razones principales. En primer lugar, desconecta la participación de la juventud en la migración de otras cuestiones más amplias con las que está íntimamente vinculada como son la migración en general y el cambio social. En segundo lugar, sugiere que las personas migrantes menores de 18 años son intrínsecamente vulnerables, sin preguntarse cómo se produce la explotación en la migración. Por ejemplo, dicha explotación puede ocurrir debido a que esas personas menores de 18 años son, en general, excluidas de los canales más seguros de migración y de las formas documentadas del trabajo migrante. En tercer lugar, la perspectiva centrada en las víctimas que produce el discurso dominante de la trata de personas no deja mucho espacio para imaginar y estudiar a la gente joven como participantes y agentes activos de sus propias migraciones.

Estas cuestiones analíticas no son solo problemas académicos. Estudiar la trata de personas en relación con la migración y el cambio social demuestra que prohibir que la gente joven migre como estrategia para «luchar contra la trata» no es nada más que una ilusión. Además, reducir las razones por las que la juventud migra a temas como la pobreza absoluta o la falta de empleo total es una simplificación excesiva. A diferencia de lo que sugiere el discurso de la trata de personas, la juventud que migra no es de ninguna manera un objeto pasivo en la migración. Negocian de manera muy activa el proceso migratorio y apuntan a disminuir los posibles riesgos y la explotación. Con frecuencia son las personas jóvenes que migran las que ponen fin a las formas inaceptables del trabajo migrante y no las intervenciones contra la trata.

La adopción por parte de la OIT del Convenio sobre las peores formas del trabajo infantil en 1999 (convenio 182) marcó un cambio importante en la respuesta general al trabajo infantil. En vez de un enfoque general, exigía uno diferenciado, y priorizaba que se actuara en contra de las formas más intolerables del trabajo infantil. Este convenio es extraordinario porque redefinió el problema del trabajo infantil. Mientras que el Convenio de la OIT sobre la edad mínima de 1973 definió el problema desde el punto de vista de la participación infantil laboral bajo una determinada edad, el Convenio 182 reorientó el enfoque hacia los daños producidos por el trabajo.

Sin embargo, la comunidad en contra de la trata todavía tiene que aceptar estas ideas progresistas para abordar la problemática del trabajo infantil. La trata infantil está incluida en el convenio como una de las peores formas del trabajo infantil (artículo 3a). Un niño o niña se define como cualquier persona menor de 18 años, y los esfuerzos actuales en contra de la trata en esta área todavía buscan disuadir o sacar a la juventud de los escenarios de la migración. El problema de la trata de personas en relación con las personas menores de edad se mezcla así con el hecho de trabajar lejos de sus hogares y, al mismo tiempo, no ser técnicamente una persona adulta, en vez de definirse desde la perspectiva de las formas específicas de la explotación que podrían producirse. Creemos que esta visión no concuerda con la idea general del Convenio 182, el cual propone un enfoque diferenciado que prioriza lo intolerable y se centra en el daño.

Exigimos que se reflexione sobre la trata de personas en relación con la niñez como un problema migratorio. Esto no quiere decir que neguemos que la juventud que migra sufra de varias formas y grados de explotación. No pretendemos ignorar esta realidad. En cambio, creemos que adoptar un punto de vista centrado en la migración permite una perspectiva más fundamentada y matizada que la lograda hasta ahora por el discurso de la trata de personas. Esto creará el espacio político necesario para pensar de manera diferente sobre las intervenciones respecto a la explotación de menores en la migración; por ejemplo, centrando estas intervenciones en hacer que la migración de menores en busca de trabajo sea más segura en vez de intentar prohibirla.

Este artículo, titulado "Trata infantil: ¿la «peor forma" del trabajo infantil o el peor enfoque sobre la migración juvenil?», está basado en otro mucho más extenso escrito junto con Simon Baker que se publicó en 2012, en Development and Change.


GAATWlogo.pngTWB_Logo_RGB_920.jpg

BTS en Español has been produced in collaboration with our colleagues at the Global Alliance Against Traffic in Women. Translated with the support of Translators without Borders. #LanguageMatters

Get BTS emails A monthly roundup of what's happening on the site and in the community. Join the conversation: get our weekly email

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram