democraciaAbierta

Justicia racial y colonialismo en Portugal- De la negación a la reparación

Con el crecimiento del movimiento antirracista en Portugal, se cuestiona toda una narrativa nacional, enfrentándonos a la posibilidad de que el racismo sea una realidad estructural en Portugal. ¿Somos un país racista?

Rui Braga
31 August 2020
Castigo a un esclavo en Brasil, por Mauricio Rugendas (circa 1830)
|
Dominio público

"El país más racista es el que no lo admite".

- Susana Peralta

Una identidad disonante

"Portugal es un país de costumbres suaves" fue uno de los lemas con los que el Nuevo Estado, a través de la censura y la propaganda, trató de inculcar la creencia de que en Portugal todo transcurría sin violencia, en un clima de amabilidad y respeto al prójimo generalizado.

A través de esta narrativa se ocultó la naturaleza represiva de la dictadura, cuya policía perseguía, torturaba y eliminaba a los miembros de la oposición, manteniendo a gran parte de la población del país en la miseria y la ignorancia.

Del mismo modo, la inquietante romantización de la historia colonial portuguesa nos ha protegido de una confrontación con la realidad del colonialismo y la forma en que persiste hasta hoy.

Sí, podemos ser un pueblo cálido y acogedor. Pero si queremos operar transformaciones sociales más fundamentales, necesitamos una inmersión profunda en nuestro pasado y en la constitución sociológica del Portugal de hoy.

El legado colonial

El portugués es actualmente el quinto idioma más hablado en el mundo. ¿Tenemos alguna idea de lo que hay detrás de este hecho? ¿Cómo es posible que hasta hoy nos hayamos conformado con la narrativa de haber sido benévolos colonizadores, haber erigido monumentos en honor a los "Descubrimientos" y haber rendido homenaje a sus protagonistas?

Portugal fue pionero en el comercio transatlántico de esclavos en el siglo XV, sometiendo a las poblaciones negras de África Occidental, utilizándolas para explotar Brasil. Desde el siglo XV hasta principios del siglo XIX, nos convertimos en una de las mayores potencias mundiales en el comercio de esclavos, secuestrando, esclavizando y deportando a unos 5,8 millones de personas, un número mayor que cualquier otra potencia colonizadora.

Aunque Portugal se retiró de la trata de esclavos durante el abolicionismo hace poco más de 200 años, su proyecto colonial estaba lejos de haber terminado. El imperio colonial portugués, el primer imperio mundial de la historia, considerado el más antiguo de los imperios coloniales europeos, abarcó casi seis siglos de existencia, aplastando las culturas indígenas del Brasil y del África occidental y oriental e imponiendo su dominio sobre partes de la India, Malaca (Malasia), las Molucas, Macao (China) y Nagasaki (Japón).

Hace poco más de 40 años, Portugal seguía luchando en guerras coloniales, reprimiendo los movimientos de independencia en sus colonias africanas: Angola, Guinea-Bissau y Mozambique.

Lo que encontramos en los libros de historia, y lo que se transmite en el sistema educativo, es la continuación de una narrativa central del colonialismo: la idea de la superioridad racial y cultural de los europeos blancos y cristianos sobre las poblaciones negras e indígenas "primitivas"; junto con la romantización del imperio colonial portugués, presentado como una forma relativamente pacífica de espíritu empresarial e intercambio intercultural.

De hecho, el colonialismo no fue más que la atroz esclavitud y el genocidio de otros pueblos en nombre de los intereses económicos - la extracción de recursos y mano de obra barata. No hay duda de que los pueblos blancos y occidentales deben gran parte de su inigualable riqueza y su legado de "progreso" civilizacional a la violenta coacción ejercida por el colonialismo.

A lo largo de la historia, hemos sido testigos de varios intentos de justificar el proyecto colonial, creando una disociación de la indecible crueldad que lo hizo posible, fundamental en su estrategia de dominación de los negros, los indígenas y las personas de otro color.

En el decenio de 1930, con el lema "Portugal no es un país pequeño", el Estado Novo trató de cultivar un orgullo nacional derivado del tamaño del imperio colonial portugués. Sin embargo, en el decenio de 1950, en un momento en que los imperios coloniales se estaban derrumbando en todo el mundo, el régimen se vio obligado a justificar su presencia colonial en África. En este sentido, amplió la narrativa del lusotropicalismo - un imaginario de Portugal como una nación multirracial y pluricontinental, con una capacidad innata para un tipo de colonización amistosa y no violenta, y una actitud liberal hacia las relaciones sexuales y los matrimonios interraciales.

Silenciando la realidad del racismo y el colonialismo, la propaganda se ha solidificado en libros de historia, estatuas y monumentos, cementando una narrativa histórica profundamente alienada.

La jerarquía racial detrás del colonialismo

El colonialismo va de la mano con el sentido de la jerarquía racial y la deshumanización de las víctimas de la opresión. Su propósito es perpetuar una relación de poder entre las diferentes razas, que sigue dominando nuestro comportamiento social hasta el punto de no ser reconocido.

En 1444, cuando el Príncipe Enrique se convirtió en el primer europeo en navegar al África subsahariana, capturando esclavos directamente y no a través de intermediarios en el norte de África, el Rey de Portugal, Dom Afonso V, contrató a Gomes Eanes de Zurara, un cronista real, para escribir una biografía sobre el Príncipe Enrique.

"Aún no hemos superado la negación. El racismo es un proceso psicológico que va de la negación a la culpa, de la culpa a la vergüenza, de la vergüenza al reconocimiento y del reconocimiento a la reparación. Cuando estoy en Portugal siento que estamos completamente en negación."

Como explica John Biewen en el podcast 'How Race was Made', "[Zurara] declaró que el principal motivo del Príncipe Enrique era convertir [al subsahara] al cristianismo. Así que Zurara describe la esclavitud como un progreso hacia la libertad en África, escribiendo: "Vivían como bestias". No tenían ninguna comprensión del bien, sólo sabían cómo vivir en la pereza bestial. Los textos de Zurara fueron ampliamente difundidos entre las elites portuguesas. En los años siguientes, los portugueses y sus ideas sobre los pueblos africanos fueron los primeros en abrir camino a medida que la trata de esclavos africanos se expandía entre países como España, Holanda, Francia e Inglaterra".

Las ideas sobre la supremacía blanca y el "desarrollo" eran de extrema importancia ya que las potencias colonizadoras buscaban ideologías que pudieran justificar este tipo de subyugación sin escrúpulos; en palabras del escritor afroamericano Te-Nehisi Coates, "La raza es el hijo del racismo, no el padre". En otras palabras, el concepto de raza tal como lo conocemos hoy en día - sin lugar en la biología o antropología modernas - fue fabricado por los primeros ideólogos del colonialismo para justificar lo que nunca pudo ser justificado.

En cuanto a la confrontación de Portugal con el verdadero rostro del colonialismo, Grada Kilomba, escritor, artista y psicólogo, afirma que seguimos alimentándonos de un pasado romántico, sin asociarlo con "la culpa, la vergüenza, el genocidio, la exclusión, la marginación, la explotación, la deshumanización". Su análisis continúa: "Aún no hemos superado la negación. [El racismo] es un proceso psicológico que va de la negación a la culpa, de la culpa a la vergüenza, de la vergüenza al reconocimiento y del reconocimiento a la reparación. Cuando estoy en Portugal siento que estamos completamente en negación."

Ampliando nuestra definición de racismo

Con el crecimiento del movimiento antirracista en Portugal, se cuestiona toda una narrativa nacional, enfrentándonos a la posibilidad de que el racismo sea una realidad estructural en Portugal. "¿Somos un país racista?" - la pregunta produce ondas de choque.

El presidente del PSD, Rui Rio, nos dice que "no hay racismo en la sociedad portuguesa". En el mismo sentido, Jerónimo de Sousa, secretario general del PCP, afirma que "el pueblo portugués en su gran mayoría no es racista".

Aquí tratamos dos formas diferentes de definir el racismo.

Uno se basa en el estereotipo del racista como individuo, que intencionalmente lleva a cabo actos de maldad motivados por el odio racial. Otra definición describe el racismo como un "sistema que abarca estructuras, acciones y creencias económicas, políticas, sociales y culturales, que institucionalizan y perpetúan una distribución desigual de privilegios, recursos y poderes, entre la gente blanca y la de color (Asa G. Hilliard) - un sistema en el que hemos sido socializados y que se ha infiltrado en la sociedad a todos los niveles, desde el funcionamiento de las instituciones, pasando por una mentalidad disfrazada de jerarquía racial, hasta actos explícitos de racismo".

Enfrentar a los blancos con el sistema histórico de la superioridad blanca y el racismo que ellos mismos han interiorizado puede ser extremadamente desafiante, desencadenando innumerables mecanismos de evasión y defensa descritos como "fragilidad blanca" (Robin diAngelo). En palabras de Layla F. Saad, "Asumirán que lo que se está criticando es el color de su piel y su bondad individual, en lugar de su complicidad con un sistema de opresión, diseñado para beneficiarlos a expensas de [la gente negra, indígena y de color] en formas de las que ni siquiera son conscientes”.

Identidad nacional e islamofobia

En este artículo me centro en la represión histórica y el consiguiente racismo sistémico que afecta a las poblaciones africanas. Sin embargo, el ejercicio de profundizar en otras relaciones de poder de larga data puede ayudarnos a entender mucho de lo que aparentemente se normaliza hoy en día en términos de tensiones étnicas y raciales.

Un elemento fundamental es la eliminación de las influencias islámicas en Portugal, ya que la reconquista gradual del territorio moro por los reinos cristianos de la Península Ibérica, concluyó en el siglo XIII.

Marta Vidal, periodista, escribe: "Desde entonces, la identidad portuguesa se ha construido en oposición a los moros, históricamente retratados como enemigos". Estos fueron tiempos marcados por la construcción de una identidad europea que se definió "por su oposición a los musulmanes, y por una mentalidad que retrataba las relaciones cristiano-musulmanas en términos conflictivos".

Durante el período de la dictadura, estas divisiones culturales y religiosas se reavivaron y amplificaron. Como afirma Marta Vidal, "Con el catolicismo en el centro de las narrativas nacionalistas, la dictadura ultraconservadora retrató a los musulmanes como invasores y 'enemigos de la nación cristiana'.

Actualmente en Portugal

En 2018, la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ERCI) del Consejo de Europa advirtió de la infiltración de los grupos de extrema derecha y neonazis en las fuerzas de seguridad y el panorama político. Manuel Morais, vicepresidente del mayor sindicato de la PSP (Asociación de Profesionales de la Policía), se vio obligado a dimitir tras denunciar la presencia de elementos racistas y xenófobos en el seno de las fuerzas de policía, acusando a los órganos de control de negligencia. En la legislatura de 2019, la extrema derecha ganó un escaño en el parlamento con la elección del diputado André Ventura. A finales de julio, el asesinato de Bruno Candé en la avenida Moscavide, a plena luz del día, a manos de un veterano de la guerra colonial, también puso de manifiesto la reticencia de diversas figuras políticas y de parte de la población portuguesa a aceptar la dimensión racista explícita del crimen. Más recientemente, la extrema derecha radical amenaza a figuras destacadas del movimiento antifascista y antirracista.

Pero más allá de las situaciones en las que la presencia del racismo es evidente y suscita alarma, el hecho es que las personas negras y las personas de otro color u origen étnico están estructuralmente desfavorecidas en diversos niveles de la sociedad, desde el acceso a la vivienda y la salud, hasta las peores perspectivas de educación y empleo.

La mayoría de los ciudadanos afroportugueses han inmigrado o son descendientes de inmigrantes de las antiguas colonias portuguesas, que todavía conservan el portugués como idioma oficial (Angola, Cabo Verde, Guinea-Bissau, Guinea Ecuatorial, Mozambique, Santo Tomé y Príncipe). Muchos de ellos vienen en busca de una vida digna y terminan estableciéndose en zonas periféricas más económicas. Muchas de estas zonas están compuestas por barrios altamente segregados con una gran concentración de afrodescendientes y otras poblaciones marginadas, como los romaníes, que comparten dificultades económicas similares. Se trata de ámbitos en los que se invierte poco dinero público para mejorar los servicios públicos como la educación, la salud y la cultura.

Como resultado de la opresión histórica a la que han sido sometidas estas poblaciones, existe una propensión mucho mayor a la pobreza y a las limitaciones en la trayectoria educativa y profesional.

¿Cuál es nuestro papel en la desestabilización sistemática de la economía y de los medios de subsistencia de las antiguas colonias, hasta el punto de que estas personas eligieron abandonar todo lo que habían conocido hasta entonces, lanzándose a un futuro incierto?

Es evidente que también nos enfrentamos a barreras socioeconómicas y es fácil observar la atracción gravitatoria de un círculo vicioso que vincula a múltiples generaciones con los estratos más bajos de la sociedad - seguramente la raza no es el único factor condicionante.

Pero también podemos preguntarnos: ¿por qué los afrodescendientes tuvieron que abandonar su país de origen en busca de una vida digna? ¿Cuál es nuestro papel en la desestabilización sistemática de la economía y de los medios de subsistencia de las antiguas colonias, hasta el punto de que estas personas eligieron abandonar todo lo que habían conocido hasta entonces, lanzándose a un futuro incierto?

Cristina Roldão, socióloga, dice que "hablar de racismo no es ocultar otras formas de desigualdad - de género, clase, orientación sexual y otras. Estas relaciones de poder están articuladas". En todos los niveles de la sociedad, hay una convergencia de diferentes sistemas de opresión que se unen para dar forma a nuestra vida cotidiana - ya sea a través del racismo, el colonialismo, el patriarcado, el antropocentrismo - beneficiando estructuralmente a los blancos sobre los negros, a las personas de otro color o etnia; a los hombres sobre las mujeres; a los ricos sobre los pobres; a los cisgéneros heterosexuales sobre los LGBTQ; a los humanos sobre los animales y la Tierra.

Reparación

Así como el presente contiene todavía las condiciones ideológicas y psicosociales que produjeron y sostuvieron la realidad colonial, es posible que también encontremos en nosotros mismos lo que ha permitido a este país abrazar la diversidad y permitir la coexistencia de diversas culturas y religiones a lo largo de la historia.

La reparación del legado histórico de la supremacía blanca y el colonialismo requiere que pasemos de la negación al reconocimiento para transformar colectivamente las formas en que este legado aún persiste - ideológica, institucional y psicosocialmente.

Por esta razón, este trabajo nos apunta hacia un proceso fundamental de transformación social, en última instancia hacia la creación de una sociedad libre de opresión, capaz de una coexistencia verdaderamente pacífica, no sólo entre las diferentes culturas y etnias, sino quizás incluso con la amplia comunidad de seres vivos, tan misteriosa y profundamente interconectada, que habita y anima este planeta.

Como defensores de la "Era de los Descubrimientos" y exportadores de un impulso colonial que desencadenó otra dimensión de la opresión, tenemos la responsabilidad de asumir esta profunda labor y romper esta cadena histórica.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData