democraciaAbierta

Crecimiento verde frente a decrecimiento: ¿nos estamos confundiendo?

Debemos unirnos todos contra los verdaderos enemigos la justicia ambiental

Beth Stratford
8 octubre 2021, 9.20pm
Gerd Altmann from Pixabay. Public domain.

La disputa sobre los límites ecológicos del crecimiento (económico) vuelve a cobrar fuerza. Por un lado están los que se muestran profundamente escépticos ante la idea de un "crecimiento infinito en un planeta finito". Sostienen que para poder garantizar una buena vida para todos dentro de los límites planetarios, tenemos que dejar nuestra adicción al crecimiento del consumo (al menos en los países ricos). Entre estos "escépticos del crecimiento verde" se encuentran los que defienden el "decrecimiento", la "prosperidad sin crecimiento", la "economía del estado estacionario", la "economía del donut" y la "economía del bienestar".

En el lado opuesto están los defensores del "crecimiento verde", que creen que la relación histórica entre el PIB y el impacto medioambiental no sólo puede debilitarse sino que, en verdad, puede detenerse. Para los defensores del crecimiento verde, la clave para mantener un planeta habitable es la desvinculación económico-ambiental, es decir, reducir el impacto medioambiental asociado a cada dólar del PIB. Al desplegar nuevas tecnologías y cambiar la naturaleza de nuestro consumo, sostienen que podemos aportar nuestro granito de arena al medio ambiente sin dejar de aumentar el PIB, incluso en los países ricos.

Los escépticos del crecimiento verde no discuten la necesidad de la desvinculación, pero señalan que cuanto más rápido crezcamos, más rápido tendremos que desvincularnos. Incluso un objetivo modesto como un crecimiento del 2% anual implica duplicar la escala de consumo cada 35 años. Desgraciadamente, nunca nos hemos acercado a las tasas de desacoplamiento que serían necesarias para que los países ricos volvieran a ocupar la parte que les corresponde del espacio ecológico, manteniendo ese tipo de crecimiento exponencial.

Los defensores del crecimiento verde tienden a responder que el registro histórico no debe tomarse como guía de lo que será posible en el futuro. Dicen que el pesimismo sobre los futuros avances tecnológicos acabará por auto-cumplirse.

Para algunos, este es un debate atractivo y entretenido. Pero no se resolverá en un plazo útil para mantener un planeta habitable. Mientras tanto, estos rivales se arriesgan a marcarse un gran gol en propia puerta. Porque cuanto más tiempo pasemos en debates técnicos (y a veces venenosos) sobre la desvinculación, menos tiempo tendremos para construir el movimiento de amplia base que necesitamos para enfrentarnos a los intereses creados en el poder de los que se benefician del status quo.

Es más lo que nos une que lo que nos separa

La pregunta que debemos plantear es: ¿pueden quienes se preocupan por la justicia económica y medioambiental a ambos lados de esta división -optimistas y escépticos del crecimiento- ponerse de acuerdo en un conjunto básico de exigencias que nos permitan evitar que nos precipitemos hacia el colapso ecológico? Creo que estamos más cerca de un consenso de lo que parece a primera vista, y esto por seis razones.

1) No es necesario ser un defensor del decrecimiento para apoyar políticas que puedan reducir nuestra dependencia del crecimiento

Actualmente dependemos del crecimiento para mantener la estabilidad económica y política. Tanto si el PIB se estabiliza como si se contrae, nuestra economía tiende a hundirse en crisis de desempleo, deuda, desigualdad y sufrimiento. No es de extrañar, pues, que los políticos sigan preocupados por esta estrecha métrica económica, a pesar del consenso generalizado de que el PIB es un mal indicador del progreso.

Afortunadamente, nuestra dependencia del crecimiento no es un hecho inevitable. Como explico más adelante en el texto, hay cuatro factores inter-relacionados que sostienen nuestra dependencia del crecimiento: el poder extractivo de los rentistas, el desempoderamiento de los trabajadores, el sobre-endeudamiento del sector privado y nuestra incapacidad para garantizar las necesidades básicas de los más vulnerables. Abordar estos problemas es un proyecto emancipador que puede justificarse sin ninguna referencia al concepto de dependencia del crecimiento.

Además, el fin de nuestra dependencia del crecimiento no excluye la posibilidad de crecer. Sencillamente, lo que ocurre es que nuestra sociedad se vuelve más resistente ante las contracciones y los choques económicos. ¿Quién puede oponerse a algo así?

2) No hace falta ser un defensor del crecimiento verde para reconocer los problemas de intentar imponer un tope directo al PIB

Una de las razones por las que la gente no acepta la idea del "decrecimiento" es porque se imaginan que implica una especie de límite de renta nacional decreciente. Que yo sepa, no hay ningún pensador serio en la comunidad del poscrecimiento que proponga intentar controlar el valor de mercado de la producción y el consumo a nivel agregado. Un proyecto así no sólo sería poco práctico, sino también ilógico. ¿Por qué intentar controlar una métrica que está a varios grados de distancia de los impactos biofísicos que importan, cuando podemos diseñar políticas para controlar directamente el uso de los recursos, la destrucción del hábitat y la contaminación?

3) No hace falta ser un defensor del decrecimiento para reconocer la necesidad de una protección medioambiental estricta

Evidentemente, es urgente e imprescindible ampliar las cosas buenas que necesitamos (transporte público, aislamiento térmico en los hogares, energías renovables, etc.). Pero también tenemos que reducir lo malo y asegurarnos de que los beneficios medioambientales que esperamos conseguir con las mejoras en la eficiencia de los recursos no se vean comprometidos por el efecto rebote. Para ello es necesario un régimen sólido de límites al uso de los recursos, impuestos y regulaciones que se endurezcan gradualmente hasta que países como el Reino Unido vuelvan a ocupar el espacio ecológico que les corresponde.

Para que el crecimiento sea realmente verde, tendría que producirse dentro de esos límites. Si los defensores del crecimiento verde se oponen a estos límites, esto sugiere que su confianza en la viabilidad de lograr un crecimiento verde es falsa.

4) No hace falta ser un defensor del crecimiento verde para reconocer la necesidad de una transformación tecnológica sin precedentes

La limitación del uso de los recursos y la protección del medio ambiente no son una panacea en sí mismas. Deben integrarse en un conjunto de transformaciones institucionales y de infraestructuras que permitan a todos vivir cómodamente dentro de esos límites, no sólo a los ricos.

Ya existe un amplio consenso sobre el papel fundamental de la tecnología en este ámbito, como destaca Gareth Dale en su brillante investigación sobre los puntos de convergencia entre las agendas del decrecimiento y el "New Green Deal". La mayoría de los escépticos del crecimiento son partidarios de la inversión a escala industrial en paneles solares, turbinas eólicas y transporte público, precisamente el tipo de tecnologías que ayudarán a desvincular el PIB del impacto medioambiental. Lo que objetan es la arrogancia y la imprudencia de poner todos los huevos en la cesta de la desvinculación, cuando las tasas de desvinculación necesarias para evitar el colapso ecológico sin dejar de crecer son, por decirlo amablemente, extremadamente ambiciosas.

5) No hace falta ser un defensor del decrecimiento para reconocer los riesgos que conlleva confiar únicamente en el desacoplamiento

Una reciente revisión exhaustiva de las pruebas sobre la disociación concluye que será prácticamente imposible volver a los límites planetarios sin frenar nuestro consumo. Pensemos solo en la crisis climática: para que el Reino Unido cumpla sus propios compromisos en el marco del Acuerdo de París sin comprometer las tasas de crecimiento actuales, tendríamos que desplegar tecnologías de emisiones negativas actualmente no probadas a una escala y un ritmo que muchos expertos no consideran factibles, ampliar las energías renovables a un ritmo que muchos expertos no consideran físicamente posible, y lograr un rendimiento energético neto de esa infraestructura renovable que muchos expertos no consideran plausible.

El objetivo de llamar la atención sobre estos estudios no es iniciar otra pelea sobre la viabilidad teórica del crecimiento verde. Se trata simplemente de establecer que, en términos prácticos, existe una gran posibilidad de que los esfuerzos de desvinculación no sean suficientes para hacer compatible el crecimiento continuo del consumo en el norte global con la justicia medioambiental. Para tener la seguridad de vivir dentro de la parte que nos corresponde de la capacidad de carga de la Tierra -de desempeñar nuestro papel en la lucha por preservar un planeta habitable- debemos adaptar nuestra economía para que funcione bien en condiciones de tasas de crecimiento del PIB más lentas, o potencialmente negativas.

6) No hace falta ser un defensor del decrecimiento para reconocer que nuestra dependencia del crecimiento es una camisa de fuerza

El fantasma del descenso o estancamiento del PIB no sólo se ha invocado para bloquear las políticas medioambientales. También se ha invocado para bloquear las normas alimentarias, los derechos de los trabajadores y, más recientemente, para justificar el levantamiento de las restricciones de Covid-19 en los lugares de trabajo a pesar de los riesgos para la salud pública. El miedo a las consecuencias de la contracción económica ha sido un gran impedimento para la contención de una pandemia, al igual que ha demostrado ser un gran impedimento para una política climática eficaz.

Nuestra dependencia del crecimiento es, por tanto, una peligrosa camisa de fuerza. Cuando ciertas formas de actividad económica ponen en peligro nuestra salud y bienestar, o los sistemas vivos de los que dependemos, nuestros gobiernos deben tener la confianza necesaria para reducir esas actividades, sin temor a desencadenar una crisis económica. Esa confianza sólo la encontraremos si escapamos de nuestra dependencia del crecimiento.

¿Qué significa en la práctica acabar con nuestra dependencia del crecimiento?

En un informe publicado en diciembre de 2020 por la Universidad de Leeds, Dan O'Neill y yo esbozamos cuatro estrategias críticas necesarias para aliviar nuestra dependencia del crecimiento y destacamos algunas oportunidades para avanzar en estas estrategias como parte de nuestra planificación de la recuperación de Covid-19.

Cambiar el equilibrio de poder en el lugar de trabajo

En igualdad de condiciones, la automatización y otras innovaciones reducen gradualmente la necesidad de mano de obra. La sabiduría económica convencional dice que debemos estimular el crecimiento del consumo para absorber el excedente de mano de obra. Pero hay una forma alternativa y más sostenible desde el punto de vista medioambiental de mantener el empleo: repartir la mano de obra restante. En lugar de utilizar las mejoras de productividad para reducir los precios y vender más productos, las empresas podrían ofrecer a los trabajadores una semana laboral más corta con un salario por hora más alto.

No es una solución que las empresas con ánimo de lucro vayan a estipular por su cuenta. Requerirá coordinación y un cambio importante en el equilibrio de poder en los lugares de trabajo, para que quienes invierten su trabajo dejen de estar sistemáticamente excluidos de la toma de decisiones. La forma en que muchas empresas se han comportado durante esta crisis -dirigiendo el dinero de los rescates a los accionistas mientras despedían a los trabajadores- no hace más que subrayar la necesidad de ese rediseño fundamental del gobierno corporativo.

Reducir nuestra exposición a las crisis de la deuda privada

Dependemos del crecimiento para mantener la estabilidad financiera porque nuestra economía está muy cargada de deuda privada. Las deudas son promesas de pago, a menudo basadas en expectativas sobre el futuro, normalmente sobre el crecimiento de los ingresos o los precios de los activos. Si esas expectativas no se materializan, las obligaciones de la deuda pueden volverse peligrosamente destructivas. A diferencia de las inversiones de capital, que se reducen o crecen con la fortuna de la empresa, las deudas son fijas en términos nominales, y si no se pueden pagar los intereses, crecen exponencialmente. Así, los altos niveles de deuda privada pueden convertir una modesta caída de las tasas de crecimiento previstas en una crisis en toda regla.

Vale la pena subrayar que la deuda pública no es la preocupación aquí. Debemos resistirnos a cualquier intento de utilizar nuestras deudas derivadas del coronavirus como justificación de una nueva era de austeridad. Estos recortes serían innecesarios y contraproducentes. En primer lugar, el 42% de la deuda pública del Reino Unido (875.000 millones de libras) está en nuestro propio banco central y puede aplazarse indefinidamente (como ha demostrado Japón). En segundo lugar, con el coste de los préstamos del gobierno negativo en términos reales, este es el momento perfecto para que el gobierno se endeude para invertir. Los prestamistas están pagando por el privilegio de tener deuda pública. En tercer lugar, si el gobierno intentara reducir el gasto para pagar la deuda pública, simplemente succionaría más demanda del sistema y empujaría a más hogares y empresas a endeudarse, tal como se hizo en el último período de políticas de austeridad.

Ahora hay que centrarse en reducir nuestra exposición a las crisis de la deuda privada, regular para reducir las formas de endeudamiento explotadoras e inflacionistas (por ejemplo, los préstamos hipotecarios excesivos), corregir el sesgo de la deuda sobre el patrimonio en nuestro sistema fiscal, limitar el uso de la deuda con fines de evasión fiscal, facilitar las condonaciones de deuda para los hogares con problemas de endeudamiento y reestructurar nuestro sistema bancario para mejorar la resistencia financiera.

Frenar la extracción rentista

El crecimiento es necesario para proteger los privilegios de los propietarios, los financieros, los intereses de los monopolios y otros "rentistas". Los rentistas no crean riqueza, sino que la extraen a través de su control de activos monopolizados y escasos. Mientras la tasa de crecimiento económico siga siendo superior a la tasa de extracción de rentas, esta injusticia puede enmascararse hasta cierto punto. Pero cuando el crecimiento se estanca - mientras los propietarios, los financieros, los intereses de los monopolios y otros rentistas siguen acumulando activos - el resultado es el aumento de la desigualdad. Todas las dependencias de crecimiento aquí esbozadas pueden entenderse, en cierto nivel, como manifestaciones de un imperativo de crecimiento rentista.

La difusión del poder rentista requerirá cambios estructurales en toda la economía, desde la gobernanza de plataformas como Facebook, Uber y Amazon, hasta el régimen de propiedad intelectual. En este momento, en el que los ingresos fiscales procedentes del empleo y el consumo se han reducido drásticamente, tenemos la oportunidad de impulsar una tributación más justa de las ganancias de capital, los dividendos y los beneficios de los monopolios. El aumento de los atrasos en el pago de los alquileres y el creciente poder de los sindicatos de inquilinos también podrían impulsar un cambio fundamental en la propiedad y la gobernanza de la tierra y la vivienda.

Salvaguardar las necesidades básicas

Los altos niveles de desempleo, endeudamiento y extracción de rentas son extremadamente peligrosos en una economía como la del Reino Unido, donde los bienes y servicios esenciales, como la asistencia social, la energía y el transporte, están racionados por el precio, es decir, por la capacidad de pago. En este contexto, la capacidad de los más pobres para satisfacer sus necesidades básicas se ve amenazada por una caída de los ingresos o una subida de los precios. Por eso, los impuestos sobre el carbono -que son esenciales para cumplir nuestras obligaciones climáticas- son tan difíciles de introducir con el sistema actual.

No hay nada natural o inevitable en esta realidad. La tierra, el agua, las materias primas y los recursos energéticos son regalos de la naturaleza, recursos comunes que siguen representando más de la mitad de nuestra riqueza nacional [del Reino Unido]. En un mundo ideal, las rentas derivadas del control de estos bienes comunes se captarían y se invertirían en servicios colectivos y en una sólida red de seguridad social para garantizar que nadie se quede sin lo esencial para vivir. En cambio, hemos permitido que intereses privados se beneficien del control y la explotación de nuestros recursos comunes. En las últimas décadas, gran parte de nuestras infraestructuras financiadas con fondos públicos también se han privatizado, lo que ha provocado un aumento de los precios de servicios esenciales como la energía, el transporte y el agua.

Para aumentar la resistencia de la sociedad frente a la contracción económica, debemos corregir gradualmente estas injusticias. Los primeros pasos deben incluir el fortalecimiento de nuestra red de seguridad social y la creación de mejores servicios públicos que satisfagan las necesidades básicas de la gente. En este momento, en el que los proveedores de asistencia exigen ayudas públicas, puede haber una oportunidad para desfinanciary democratizar la asistencia social a los adultos. Con los clientes morosos en sus facturas de servicios públicos y muchas empresas de transporte necesitadas de amplias ayudas públicas tras Covid-19, también sería un buen momento para extender el principio de gratuidad de los derechos básicos a nuestros sistemas de transporte y energía.

Es hora de prender fuego a los verdaderos enemigos de la justicia medioambiental

La mayoría de los defensores del crecimiento verde admitirán que el PIB es un mal indicador de la salud, el bienestar y otros resultados sociales. Sin embargo, muchos retroceden ante la idea de una política basada en "menos", argumentando que "tiene poca capacidad para atender las necesidades de la gran mayoría de los trabajadores devastados por la austeridad neoliberal".

He tratado de mostrar que las políticas necesarias para acabar con nuestra dependencia del crecimiento hablan directamente de las necesidades de quienes sufren la precariedad, el agotamiento y la explotación bajo el sistema actual. Poner fin a nuestra dependencia del crecimiento consiste en debilitar el poder de los rentistas, ampliar la democracia económica y establecer derechos a una parte básica de nuestra riqueza común. Se trata de liberar tiempo para el ocio, el cuidado de los demás, las artes, la educación y la deliberación democrática. Se trata de proteger a las personas del extractivismo, al igual que la normativa medioambiental protege a los sistemas vivos de la Tierra de éste.

Por supuesto, habrá personas en ambos lados del debate sobre el crecimiento verde que rechacen la posibilidad de consenso -aquellos, comoGarethDale, cuyas posiciones se cargan de moral y estética- "por un lado, un fetichismo de la tecnología y un dogma de que 'el crecimiento es bueno'; por otro, un celo por la frugalidad".

Pero la gran mayoría debería reconocer la necesidad y la posibilidad de trabajar de la mano. Algunos de nosotros centraremos nuestras energías en los argumentos a favor del cambio tecnológico y de las infraestructuras, otros en la necesidad de limitar los recursos y proteger el medio ambiente, y otros en la lucha por la justicia económica que ponga fin a nuestra dependencia del crecimiento.

Dada la envergadura del reto que tenemos por delante, es ingenuo pensar que se puede descuidar alguna de estas tareas. Así que hagamos una tregua y construyamos un movimiento de masas para enfrentarnos a los verdaderos enemigos de la justicia medioambiental. Lo que está en juego es demasiado alto para hacer otra cosa.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData