democraciaAbierta: Investigation

Feminicidio: causa principal de muerte de mujeres venezolanas en Colombia

De los casos de muertes de mujeres venezolanas migrantes en Colombia en 2018 y 2019, el 57.3% eran casos de feminicidio. Português

Beverly Goldberg
27 January 2020
Dos mujeres venezolanas esperando en la frontera colombiana después de cruzar. PA Images. Todos los derechos reservados.

Según un estudio de casos de muertes de mujeres venezolanas en Colombia que analiza los tipos de violencia que sufren, las características de las víctimas y los lugares ocurrieron donde los incidentes, más de la mitad de las muertes se producen por una forma extrema de violencia de género, el feminicidio..

Con el apoyo del proyecto de mapeo del Instituto de Estudios Internacionales y Europeos Francisco de Vitoria, analizamos datos sobre casos de muertes de venezolanas en el territorio colombiano a partir de enero de 2018 y hasta diciembre de 2019.

Los descubrimientos son preocupantes: de entre los casos analizados, en el 57.3% de muertes de mujeres venezolanas se puede concluir de forma contundente que la mujer fue víctima de un feminicidio, ante la evidencia de haber sufrido violencia de género o porque fue asesinada por una pareja o ex-pareja sentimental/familiar.

El 34.4% fue víctima de un asesinato no categorizado, porque el motivo no está claro, o no se había aclarado todavía. El 6.6% se clasificó como crímenes de odio e intolerancia, porque se presentaron indicios evidentes que la muerte ocurrió por motivos de xenofobia hacia la mujer. Un 16.4% de mujeres venezolanas en Colombia habría fallecido por causa de accidentes, y el 9.8% restante habría fallecido por enfermedades o problemas de salud.

El feminicidio se caracteriza como un asesinato de una mujer que se ejerce contra la libertad, la integridad y la dignidad de ella, y que se ejerce también dentro de una dinámica de poder donde el victimario domina o quiere dominar en relación con la víctima. Es la expresión más extrema de la violencia de género, y aunque existe en todos los países y regiones del mundo, es bastante prolífico en América Latina.

Con 1.6 feminicidios para cada 100.000 persona, las Américas son, de hecho, la segunda región donde más matan a mujeres por motivos de género, solo detrás de África. Además, las cifras reales tienden a ser mayores si se tienen en cuenta los problemas con la tipificación dentro de los sistemas de justicia de los países de la región, que muchas veces no reconocen un feminicidio por lo que es.

Perfiles de las víctimas venezolanas de muertes violentas en Colombia

En los perfiles de las víctimas venezolanas de muertes violentas (feminicidios y asesinatos), destacan algunos detalles inquietantes sobre quiénes eran estas mujeres. Primero, el 10% de víctimas de muertes violentas eran menores de edad que podrían haber sido víctimas de la trata de personas.

Reportaron que muchas salieron de su país con un hombre mayor colombiano que conocieron poco antes, y al llegar a Colombia, perdieron todo el contacto con sus familiares antes de aparecer muertas en circunstancias extrañas.

El 10% de víctimas de muertes violentas eran menores de edad que podrían haber sido víctimas de la trata de personas

La trata de personas tiende a aumentar en zonas de conflicto o durante una crisis migratoria, cuando países receptores no tienen los recursos para acoger e integrar a migrantes y refugiados recién llegados.

Esto crea un vacío donde proliferan los grupos criminales que se aprovechan de migrantes en situación de alta vulnerabilidad (en este caso, mujeres venezolanas) para incrementar sus redes de esclavitud, prostitución y trabajo forzoso. Las mujeres menores de edad son especialmente vulnerables a falsas ofertas de un futuro mejor en otro país, o a miembros de redes de trata de personas que las atraen con falsas relaciones sentimentales.

En la mayoría de los casos analizados de víctimas de muertes violentas, las mujeres padecían dificultades económicas. En un cuarto de los casos analizados, las familias piden apoyo para repatriar sus cuerpos a Venezuela porque carecen de medios para cubrir los gastos. Estas mujeres normalmente operaban en la informalidad y ejercían profesiones como ventas ambulantes, trabajo sexual, trabajo de mesera y recolección de cosechas.

Solo en dos de los casos analizados las víctimas tenían estudios universitarios, y en uno de los casos, la mujer no los pudo completar por falta de recursos. Esto coincide con patrones mundiales de feminicidio, donde mujeres con pocas oportunidades educativas y económicas son las más vulnerables a la violencia y tienen menos herramientas para escapar de una relación abusiva que podría acabar en la muerte.

Finalmente, también cabe destacar que el 76.7% de muertes violentas de mujeres venezolanas en Colombia ocurrieron cuando la víctima llevaba menos de un año en Colombia.

Para determinar por qué las mujeres llegadas a Colombia en los dos últimos años corren más riesgos haría falta investigar con mayor profundidad este fenómeno, pero puede tener que ver con las características de la tercera y última ola de migración a Colombia, que se compone principalmente de migrantes y refugiados venezolanos que salen del país en un estado de vulnerabilidad extrema debido al agravamiento de la crisis venezolana.

Intolerancia y crímenes de odio contra venezolanas

Aunque detectamos que el 6.6% de asesinatos de mujeres venezolanas en Colombia se debían a crímenes de odio e intolerancia, es decir, por xenofobia, la cifra real podría ser mucho más alta, debido a actitudes de xenofobia presentes en la sociedad colombiana y prácticas de ‘exterminio social’.

Un 62% de los colombianos no quiere que el Gobierno acoja a personas venezolanas, y el 69% tiene una opinión desfavorable hacia los venezolanos en general

Una encuesta Invamer llevada a cabo en diciembre del año pasado, midió actitudes entre la población colombiana hacia la migración venezolana y encontró que, por lo general, existen percepciones negativas entre la mayoría.

Según el estudio, un 62% de los colombianos no quiere que el Gobierno acoja a personas venezolanas, y el 69% tiene una opinión desfavorable hacia los venezolanos ya residentes en el país vecino.

Además, la ‘limpieza social’ o el ‘exterminio social’ - una práctica perversa de grupos armados y paramilitares en la que estos actores armados atentan contra la población civil desarmada por características específicas o por una condición o identidad social - es un problema que persiste todavía en Colombia.

Según el informeLimpieza Social: Una violencia mal nombrada’ del Centro de Memoria Histórica, “las operaciones de exterminio se identifican en casi todos los departamentos de Colombia”, y tradicionalmente, se han llevado a cabo contra grupos como: habitantes de la calle, trabajadoras sexuales, ladrones y consumidores de drogas.

El año pasado empezó a circular un panfleto en Ciudad Bolívar, advirtiendo de un exterminio social contra “venezolanos y viciosos”, y de abstenerse de salir de viviendas después de las 6:00 de la tarde. En concreto, el panfleto decía: “Llegó la hora de la limpieza social. Este es un aviso general: debido al incremento de la delincuencia en nuestros barrios en los últimos días, hemos tomado la decisión de hacer una nueva limpieza social, por eso les avisamos que a partir de las 6:00 p.m. estaremos haciendo limpieza de venezolanos y viciosos” . Este podría haber sido un incentivo para que los venezolanos en general, pero especialmente mujeres venezolanas que ejercen trabajo sexual, hayan sido blanco de grupos armados en Bogotá.

Estos asesinatos debidos a la intolerancia son muy difíciles de detectar y clasificar como crímenes de odio, debido en parte a las estructuras poderosas de estos grupos criminales que controlan los territorios en los que ocurren. Así, las mujeres venezolanas que enfrentan el machismo y la xenofobia extrema de estos grupos, están en una posición especialmente vulnerable.

Geografía de las muertes violentas de venezolanas en Colombia

Los departamentos que registraron la mayor cantidad de muertes violentas de mujeres venezolanas en 2018 y 2019 son el Norte de Santander, Santander y Cesar con el 15%, el 11% y el 11% de incidentes respectivamente. Comparando estas cifras con información del censo nacional de 2018 se demuestra que estos departamentos no tienen el porcentaje más alto de personas extranjeras pero, en 2018, la casi totalidad provenía de Venezuela.

Gráfico: La República. Todos los derechos reservados.

Mientras el Norte de Santander es el segundo departamento con más población migrante, con el 7,5%, César está en cuarto lugar con el 3,7%, y Santander está en décimo lugar con una población migrante del 2,3%.

Sin embargo, en Santander y César se identificaron más casos de muertes violentas de mujeres venezolanas que en Arauca, donde se registró el 1,6% de muertes violentas pero con una población migrante del 8,4%.

Además, los departamentos del Norte de Santander y Santander están en tercero y cuarto lugar para zonas donde más ocurre la práctica del exterminio social, según el informe del Centro de Memoria Histórica. Esto indica que hay una presencia alta de grupos armados que podría ayudar a explicar sus cifras elevadas de muertes violentas de mujeres venezolanas.

En cualquier caso, ser mujer joven migrante venezolana y haber llegado recientemente al país es hoy altamente peligroso en Colombia. Las autoridades harían bien en hacer caso de las conclusiones de estos parámetros y poner en marcha un plan nacional de prevención del feminicidio. Huir del hambre y la miseria en Venezuela para acabar asesinada inmediatamente en Colombia no tiene ningún sentido.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData