democraciaAbierta

Las cortinas de humo de Bolsonaro ante la crisis de su gobierno

Las crisis globales exponen el fracaso de las políticas de Bolsonaro, quien intenta desviar el enfoque y entabla una falsa disputa con el Congreso. La oposición lo está comprando, pero todavía hay tiempo para corregir el error. Português

Antonio Martins
4 March 2020
Ante las crisis mundiales que exponen el fracaso de sus políticas, Bolsonaro intenta desviar el enfoque y entabla una falsa disputa con el Congreso.
|
Cris Faga/SIPA USA/PA Images

I.

Ni uno no sabe a qué puerto navega, ni ningún viento es favorable, escribió Séneca, un dramaturgo y filósofo estoico, hace dos mil años. La semana de Carnaval estuvo marcada por dos hechos de enorme profundidad y repercusión, y por un hecho banal y recurrente. El coronavirus se ha extendido por todo el mundo, con brotes importantes en Corea del Sur, Irán e Italia, y una serie de casos nuevos en docenas de países, incluido Brasil, donde ya hay 300 sospechas de contaminación. Como consecuencia, un temblor está sacudiendo los mercados financieros del mundo. Las bolsas de valores registraron caídas significativas y consecutivas (con un gran impacto en São Paulo). Existe un riesgo creciente de una crisis prolongada, capaz de extenderse a través de las cadenas de producción y llegar a los bancos. Los dos eventos exponen, cada uno a su manera, el desorden global causado por el capitalismo en su etapa financiarizada, y en particular las desviaciones de Brasil, en medio del caos. Por lo tanto, hay un enorme espacio para iniciativas, pedagogía y movilización política. Pero la oposición no se dio cuenta. Bastó un tweet bribón de un presidente tonto, y la oposición desvió la atención de lo que importa para perderse, una vez más, en la agenda del oponente. Hay tiempo para corregir el curso, pero ¿habrá ingenio y coraje?

II.

Los virus, por supuesto, no tienen importancia política, pero las epidemias causadas por ellos sí. El actual deja en claro el desastre de una globalización sin instituciones democráticas y políticas públicas. Ante una posible pandemia, hay una falta de coordinación internacional, organismos responsables y recursos, señaló el New York Times la semana pasada. La Organización Mundial de la Salud, la agencia de la ONU dedicada al tema, intenta hacer frente al ridículo presupuesto anual de 2.200 millones de dólares, 545 veces menos que el aumento de la riqueza de los quinientos multimillonarios más grandes del planeta en 2019. La ausencia de acción internacional se sentirá en la falta de medidas para frenar la propagación del virus en todo el mundo, y en las posibles consecuencias trágicas en países poblados y empobrecidos, como Bangladesh, Indonesia o Haití.

Pero el coronavirus expone, en particular, las políticas neoliberales que desmantelan los servicios públicos y los gobiernos que se adhieren a ellos. Brasil, donde el expresidente Michel Temer y Bolsonaro congelaron el gasto social y mantienen el sistema universal de salud (SUS) bajo constante amenaza, es un caso clásico. Las características particulares de la enfermedad requieren sistemas de salud sólidos y equipados, y Estados capaces de invertir rápidamente y coordinar políticas. La letalidad es moderada (alrededor del 2%); pero la facilidad de contagio es notable; y la necesidad de hospitalización, intensa. El ejemplo chino revela que, en las áreas afectadas, entre el 25% y el 70% de la población puede contaminarse, cuando no existen medidas de control estrictas. Alrededor del 15% de los afectados necesitan hospitalización; y 5%, cuidados intensivos. Basta con simplemente hacer los cálculos, teniendo en cuenta la población de su ciudad, para ver la gravedad de la amenaza.

Afrontarlo requiere, en particular, tres componentes: una red hospitalaria robusta; medidas de prevención y aislamiento; capacidad de adoptar vastas acciones de emergencia, como la suspensión de clases y espectáculos y, a menudo, la interrupción de casi todas las actividades productivas. Un ejemplo es China, donde el coronavirus ahora parece retroceder. Allí, una región con 89 millones de habitantes fue aislada, dos hospitales de 1,000 camas fueron construidos en diez días, y toda la población invitada a quedarse en sus hogares. También está el caso del hotel Costa Adeje, en las Islas Canarias (España), donde la identificación de un solo caso llevó a las autoridades a poner en cuarentena estricta a 723 invitados, a quienes se les permitió salir de sus habitaciones, usando máscaras, solo para comidas breves.

Nada en Brasil sugiere un esfuerzo similar. Las autoridades intentan apoyar, con la ayuda de los medios de comunicación, un discurso de falsa tranquilidad, que bloquea la necesaria conciencia y movilización. Faltan máscaras e inmunoglobulina y se arrastra el proceso para adquirirlas en el extranjero. Los hospitales carecen de dispositivos de ventilación, equipos cruciales contra la enfermedad. El Ministro de Salud hace declaraciones estúpidas, diciendo que espera que el virus se "comporte" como en China, sin hacer referencia a las medidas adoptadas allí y ausentes aquí.

De un gobierno que se esfuerza por devastar los servicios públicos y que niega la ciencia, ¿qué se puede esperar? La movilización tendrá que venir del exterior. Pero, por otro lado, muestra la necesidad de nuevos rumbos. Brasil ha constituido, durante décadas, una vasta experiencia y conocimiento en salud pública. Se expresa, en particular, en cientos de investigadores politizados y extremadamente calificados, defensores del sistema universal de salud, ahora distantes de las agencias gubernamentales. No sería difícil movilizarlos, construir con ellos un conjunto claro de respuestas a la nueva emergencia, presentarlos a la población, compararlos con la parálisis oficial. Combine la denuncia con la proposición de alto nivel. Informar y movilizar – incluso en las calles

Abriría la lista de propuestas, ciertamente, la derogación de la Enmienda Constitucional 95, que congeló el gasto social durante veinte años. Fue una decisión central del gobierno instalado después del golpe de estado de 2016. El entorno político de la época dificultaba su cuestionamiento. Ahora, se abre una brecha sin precedentes: la salud de la población está en riesgo; todos los esfuerzos para protegerla son necesarios. No es posible aceptar que los recursos públicos existentes se desvíen a la especulación financiera.

Las crisis siempre generan oportunidades. Pero aprovecharlas requiere ver y actuar.

III.

A medida que avanzaba la semana, surgió una segunda crisis mundial, ahora estampada con todas las cartas en los titulares de los medios internacionales relevantes. Los mercados financieros están en pánico. Las pérdidas en las principales bolsas de valores son cercanas al 15% y ya se comparan con las de los días críticos de 2008. Más: la economía en sí será muy afectada, con el riesgo de quiebras y despidos masivos. No se descarta la posibilidad de contagio de bancos, lo que multiplicaría el poder de los desastres. Brasil, donde la reprimarización de la economía viene de lejos, pero ha aumentado en los últimos años, es especialmente frágil. Aquí también, se abrirá un gran campo de disputa política.

De un gobierno que se esfuerza por devastar los servicios públicos y que niega la ciencia, ¿qué se puede esperar?

El coronavirus sirvió como gasolina. Interrumpió parcialmente las cadenas de producción de ciertas industrias: la empresa automotriz, que utiliza componentes producidos en varios países, es el caso típico. También puede afectar gravemente servicios como la aviación y el turismo y, en las zonas más afectadas, la actividad comercial. Pero lo que se ha visto en los últimos días tiene raíces mucho más profundas y revela cómo el capitalismo financiarizado es tan devastador como frágil.

La revista Economist explica. Las caídas del mercado de valores fueron causadas, y se espera que se propaguen, principalmente debido a movimientos especulativos. Grandes fondos globales, que invierten en ganancias financieras sin inversión real, se encontraban en una situación desequilibrada, después de sufrir la devaluación de las primeras acciones afectadas. Esto los obligó a separarse de los papeles; pero el tamaño de estas ventas ha generado nuevas oleadas de inestabilidad, en una reacción en cadena que aún no se ha detenido.

Luego, comenzó una carrera por activos seguros, en la cual los fondos grandes tienden a tomar dinero de aplicaciones consideradas riesgosas. Este es el caso de los documentos que expresan préstamos corporativos. Parte de las empresas, incluso aquellas que pueden recaudar fondos en los mercados financieros mundiales, comienzan a tener dificultades para renovar sus deudas y pueden llegar al incumplimiento. Si el proceso no se interrumpe, los bancos ingresan a la línea de contagio. Y la situación empeora porque ha habido, en los últimos años, un nuevo movimiento de desregulación financiera. Después de que pasaron los efectos más dramáticos de la crisis de 2008, se impusieron los límites impuestos a las operaciones imprudentes, que generan grandes ganancias y grandes riesgos.

Además de la crisis de salud, la tormenta financiera y económica abre una gran ventana, tanto para denunciar las políticas actuales como para proponer su reversión masiva. Brasil sufrirá un fuerte impacto, porque en las crisis mundiales, las ventas y los precios de los commodities agrícolas y minerales son los más expuestos. Pero el debate central será sobre qué hacer. La receta neoliberal habitual es doble: obligar a la mayoría a abrocharse el cinturón; salvar a los ricos.

Nada nos obliga a seguir este script vulgar. El caso norteamericano es el más elocuente. Bernie Sanders ha crecido en las últimas semanas y tiende a ir más allá al exponer a los votantes a un proyecto opuesto. Implica la expansión radical de los servicios públicos (en particular, salud gratuita); defender y extender los derechos sociales; establecer la política de empleo decente garantizado; cobrar impuestos a los ricos y a las corporaciones; combatir fuertemente la desigualdad y, en particular, la especulación financiera.

Su ejemplo muestra: hay un espacio inmenso para una izquierda dispuesta a dialogar con las necesidades concretas de la población y, al mismo tiempo, proponer cambios profundos, de un sentido poscapitalista. La crisis, con su enorme poder para verificar lo que parece normal, multiplicará esta condición. Alguien está dispuesto a aprovecharlo.

IV.

En los últimos días, la táctica de Bolsonaro en relación con las manifestaciones de ultraderecha programadas para el 15 de marzo ha quedado clara. De nuevo, hay dos caras. Por un lado, volvió a publicar, pero no admite, la exhortación al golpe, claramente sugerida por los organizadores ("Los generales esperan el orden de la gente"). Por otro lado, dedica su tiempo a victimizarse ante la supuesta persecución que dice sufrir en manos de los medios de comunicación, el Congreso, los gobernadores, la izquierda, en sus palabras, "los poderosos". El objetivo es obvio: alimentar la manifestación, generando tres semanas de controversia incesante al respecto. Y, en particular, convertirlo en el hecho más importante del período, permitiendo que el gobierno no tenga que responder a las crisis que realmente importan y, si es posible, reduciéndolas a hechos secundarios.

El objetivo es obvio… convertir la manifestación anti Congreso en el hecho más importante del período, permitiendo que el gobierno no tenga que responder a las crisis que realmente importan

La supuesta "controversia" con el Congreso, que fue alimentada por un discurso del Ministro de Seguridad Institucional, el general Augusto Heleno, se centra en la imposición de enmiendas parlamentarias. El Ejecutivo estaría molesto por tener que usar parte del presupuesto en los gastos que crean los diputados y los senadores y el Ejecutivo está obligado a pagar (aunque puede retrasarse). La falsedad de la disputa puede ser atestiguada por dos hechos simples. Las enmiendas imponentes se constituyeron en 2015 con el voto del entonces diputado Jair Bolsonaro, y se expandieron en 2019 gracias al apoyo de PSL, su entonces partido. Además, ningún presidente ha introducido más enmiendas parlamentarias que Bolsonaro. Fueron R$ 5,7 mil millones en 2019 - 3,04 mil millones solo en la votación sobre la contrarreforma de la Seguridad Social. De lo contrario, los valores, aunque son "obligatorios", pueden estar disponibles sólo al final del año o caer en el agujero negro de "queda por pagar". El Ejecutivo, por lo tanto, mantiene el poder de negociación, yY ningún presidente complació a los diputados y senadores más que él mismo, ahora simulando estar molesto.

La escena de una disputa falsa con el Congreso es un fraude calculado que, además de desviar la atención de las crisis, le da dos ventajas adicionales al presidente. Primero, inventa un "adversario" ficticio muy impopular, y tiene una nueva oportunidad de mantener la máscara "anti-establishment", esencial para su imagen. En segundo lugar, pone en una situación complicada a la izquierda, su verdadero enemigo. Para oponerse a Bolsonaro, las mayorías la verán como una aliada de los personajes más asociados con la corrupción y más comprometidos con eliminar los derechos de las personas y hacer favores al gran poder económico. Vale la pena recordar que ahora, cuando critican tímidamente a Rodrigo Maia y César Alcolumbre, los presidentes de la Cámara y el Senado, lo acusan de estropear el manejo de las contrarreformas administrativas y fiscales que devastan aún más los servicios públicos y los derechos sociales.

V.

La opción de enfrentar a Bolsonaro sobre el terreno y en los términos que propone es un tiro en el pie. La defensa de la democracia es una de las causas más nobles, pero es imposible sensibilizar a la mayoría de la población a favor de un Congreso corrupto e impopular. Las enmiendas parlamentarias imposibles fueron severamente condenadas por la izquierda, cuando la Legislatura impuso a Dilma en 2015, en forma de una "agenda de bombas". Caer en la trampa establecida por Bolsonaro significará permitirle guiar la dirección del debate nacional en el momento exacto en que sea posible exponer los desastres concretos producidos por sus políticas; avanzar en temas centrales como salud, derechos sociales, trabajo y servicios públicos.

Todavía hay tiempo para corregir el curso. Las dos crisis: la de salud y la económica, se desarrollarán en los próximos días, y pueden convertirse gradualmente en temas ineludibles. Un conjunto de propuestas claras capaces de desafiar directamente el bolsonarismo donde es más frágil podría polarizar el debate nacional.

Tres días de lucha se opondrán, en las próximas semanas, al acto convocado por la ultraderecha para el 15 de marzo. El 8 de marzo, habrá el Día Internacional de la Mujer. Seis días después, el homenaje a Marielle Franco, en el segundo aniversario de su asesinato. El 18 de marzo, habrán demostraciones en defensa de la educación y los servicios públicos. ¿Cuál será el carácter de estas manifestaciones? ¿Qué se hará antes y después de ellos? Dos hipótesis opuestas parecen posibles hoy.

La primera se basa en el sesgo reactivo y burocrático que la izquierda institucional ha asumido desde la crisis del proyecto Lula, bajo el gobierno de Dilma, y ​​en particular después del golpe de 2016. Los partidos y los movimientos que orbitan a su alrededor mantienen el control. La narrativa se repite, según la cual todo, incluido 2013, no fue más que una conspiración de las élites. Se toma el cebo infantil lanzado por Bolsonaro. En los actos, marcados por la presencia ensordecedora de los camiones de sonido y la estética igualmente autoritaria y rival de los enormes globos, la nota clave será la defensa contra otro golpe más. Los participantes se irán de la misma forma que llegaron, comentando los discursos de los oradores centrales y sin preparación para lo que vendrá después.

En la segunda hipótesis, emerge otra tradición, que también constituye el repertorio izquierdo. Se retoman el gigantesco #EleNão (Él no), las olas feministas, los desfiles LGBT+, los actos auto convocados en repudio al asesinato de Marielle Franco, la llegada de los sin tierra, los indigentes y los indígenas al centro de las metrópolis, y las marchas que se unieron en defensa de educación en mayo de 2019. Los partidos están presentes, pero el protagonismo se comparte con la multitud. La inmensidad creativa de carteles, cuerpos pintados, canciones y bailes emerge.

Sobre todo, se supone una agenda que provoca, en lugar de (o incluso) defenderse. Las marchas se refieren a una democracia concreta - que implica el derecho de la sociedad a lo común: salud, educación, trabajo, una vida digna, una nueva relación con la naturaleza. Es importante defender el Congreso de los ataques autoritarios, pero también se habla de reinventar la política con nuevas formas de participación y acción directa. Enfrentar el bolsonarismo de verdad. La dinámica actual se invierte, lo que te obliga a responder. Se crea una situación en la que cada participante ve los actos no como un espectáculo donde se ve el discurso de personalidades distinguidas, sino como un momento donde se comparten ideas, para tomar nuevas iniciativas a continuación. Incluso porque la lucha contra el fascismo se prolongará y necesitará millones de activistas que puedan hablar, escucharse y crear permanentemente.

La lucha por la defensa de la democracia y un país respirable parece estar cada vez más entrelazada con lo que la izquierda brasileña quiere ser, en el siglo XXI. ¿Una repetición poco probable? ¿Una posible recreación? Como dijo Bertolt Brecht, hace casi un siglo: "no esperes respuestas que no sean las tuyas".

Este artículo fue previamente publicado en portugués en Outras Palavras. Lee el contenido original aquí

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData