Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

Río de tinieblas: una guerra de narrativas excluyentes

Sin dirección, atrapado en una temporalidad paradójica, Brasil ha perdido el control. La sociedad brasileña está capturada por una guerra de narrativas excluyentes. English

Protestas en Río de Janeiro por el asesinato de Marielle Franco. Imagen Thiago Diniz, Colectivo Favela em Foco (https://favelaemfoco.wordpress.com). Todos los derechos reservados

Seis meses después, ¿sabemos algo sobre quién ordenó y quién cometió el asesinato de la concejal Marielle Franco y su conductor, Anderson Gomes? Literalmente nada. Desde la intervención militar federal en Río de Janeiro, decidida durante Carnaval por el presidente Michel Temer, un Miércoles de Ceniza, y decretada el 16 de febrero (justo un mes antes del doble crimen ocurrido el 14 de marzo en el centro de Río), estemos viendo cómo se aceleran lo actos violentos. 

Más allá de las innumerables muertes, que la intervención federal multiplica, Brasil vive la violencia de la campaña para las elecciones presidenciales programadas para el 7 de octubre: disparos contra la caravana de Lula, amenazas de muerte contra el miembro de la Corte Suprema y relator de la Operación Lava-Jato, Edson Fachin, el encarcelamiento de Lula y, más recientemente, el apuñalamiento del candidato de extrema derecha Jair Bolsonaro.

Está claro que Brasil siempre ha sido un país extremadamente violento y sanguinario, como nos recuerda el historiador Leandro Karnal. Y el columnista Marcelo Adnet, al escribir sobre el cumplimiento de los seis meses de los asesinatos de Marielle y Anderson, escribió en un tributo titulado “Río herido por grandes tragedias” ( O Globo , 15 de septiembre de 2018): “Desde las cámaras de vigilancia, que estaban desconectadas en las proximidades de la escena del crimen, o la quema de archivos comprometidos, la investigación no presentó ninguna respuesta, ni siquiera una pista sobre la identidad de los perpetradores. La injusticia y la lentitud son algo común en Brasil. ”(mi cursiva). Me gustaría pensar aquí esta "cosa común" desde la perspectiva de dos temporalidades distintas: la lentitud de la justicia , y la velocidad de la injusticia

En el corazón de la tiniebla carioca, tenemos, por un lado, una velocidad inhumana sistémica y, por otro lado, el tiempo suspendido de la impunidad.

Estas son dos velocidades relativas, entorno a las que, después de los de la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos, Río se ha hundido profundamente, en contra de todas las expectativas. En el corazón de la tiniebla carioca, tenemos, por un lado, una velocidad inhumana sistémica (la doctrina de choque de una intervención federal espectacular, urgente, mortal) y, por otro lado, el tiempo suspendido de la impunidad: esto es, en el mejor de los casos, la velocidad apacible del "hombre lento", como lo llamó el geógrafo bahiano Milton Santos, hecho de fe y resistencia.

Golpeado por un frenesí de acontecimientos violentos, entre la intervención federal y la campaña presidencial, pende Río de Janeiro. Atrapado en este estado suspendido está el misterio continuo de las muertes de Marielle y Anderson. Esta temporalidad paradójica se acentúa aún más por la profunda crisis moral que atraviesa el país. Las redes sociales "viralizan" el discurso de odio, que también trivializa los delitos de odio. 

En Silicon Valley, los inventores de las redes sociales reconocen abiertamente que han perdido el control de una ingeniería que crearon para globalizar la interacción, y monetizarla a través de anuncios "dirigidos". Desde las finanzas de alta frecuencia hasta la inteligencia artificial y el big data, una velocidad cibernética se está apoderando de las opiniones, basadas en noticias falsas y la post-verdad.

Sin dirección, atrapado en una temporalidad paradójica, Brasil ha perdido el control. La sociedad brasileña está capturada por una guerra de narrativas excluyentes. Impulsada por el relativo anonimato de los ordenadores y las pantallas de los teléfonos inteligentes, la opinión pública está altamente polarizada, por lo menos desde la destitución de la presidenta Dilma Rousseff en 2016. 

Los significantes ambiguos nos recuerdan la fragilidad de una democracia cuyos principios básicos aún no son consensuales (como, por ejemplo, la opinión de que "los derechos humanos se hicieron para proteger a los bandidos"). 

La inmediatez genera olvido, amnesia y ansiedad, individual y colectiva. Y en el fondo de este frenesí de eventos, es la memoria misma la que es negada, la que es eliminada, la que es destruida, quemada

En un país que tiene el triste historial de ser uno de los que más asesina a concejales mujeres y a activistas de derechos humanos, la experiencia de la temporalidad dual se convierte en una realidad permanente. En el presente eterno de las redes sociales, el nirvana consiste en la plenitud del "aquí y ahora", que es también una negación de la posibilidad misma de la memoria. 

La inmediatez genera olvido, amnesia y ansiedad, individual y colectiva. Y en el fondo de este frenesí de eventos, es la memoria misma la que es negada, la que es eliminada, la que es destruida, quemada – al igual que, devoradas por las llamas del incendio en el Museo Nacional de Río, ardieron todas las piezas de la historia brasileña.

Luto y lucha: así nos dejó Marielle, con su sonrisa contagiosa y su fuerza indestructible, con los sueños de movilidad que ella tan brillantemente incorporó. Luchas por la justicia, la verdad, la transparencia, los derechos humanos; luchas contra la desigualdad, la injusticia, el prejuicio: todas estas luchas son lentas. 

Al mismo tiempo, todos se han convertido en pautas urgentes del momento. Porque son la esencia de la democracia y de un sentido de la historia que exige voluntad, valor y visión. La visión de Marielle nos envió mensajes de esperanza, para siempre. 

La lucha de Marielle nunca termina.

Con el tiempo, Marielle también ha alcanzado un número exponencialmente más amplio. La gente que nunca supo que ella existía ahora sabe que estaba luchando por ellos. Estas realizaciones también crecen con el tiempo y pueden ser un ímpetu para la acción. Especialmente para mujeres negras jóvenes y personas que se sienten desatendidas por el sistema: familias que han perdido a familiares por la violencia con armas de fuego, víctimas de las milicias, familias de policías caídos. 

El activismo político inusual de los ciudadanos de a pie es un resultado lento pero poderoso. Tales peleas siempre están amenazadas, incluso pueden ser vencidas a veces. Pero aun así, la lucha de Marielle nunca termina.

About the author

Jorge de La Barrees sociólogo de la Universidade Federal Fluminense (Brasil).

Jorge de La Barre is a sociologist at the Universidade Federal Fluminense (Brazil).


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.