50.50: News

Cómo la ultraderecha intentó explotar las protestas antiausteridad del 15-M español

Archivos de WikiLeaks muestran a activistas ultraconservadores copiando tácticas de Greenpeace y Oxfam y atribuyéndose falsamente apoyo desde la izquierda para sus planes

Diana Cariboni
Diana Cariboni
26 agosto 2021, 2.13pm
Manifestantes conmemoran el quinto aniversario del movimiento 15-M, Madrid, España, 2016
|
Marcos del Mazo / LightRocket vía Getty Images

Es sabido que los manifestantes del 15-M español contra la austeridad, también conocidos como Indignados, inspiraron las protestas Occupy desde Nueva York a Londres una década atrás. Pero – según documentos publicados hace poco por WikiLeaks – la extrema derecha también intentó explotar esa coyuntura y la indignación popular con el fin de construir sus propios movimientos.

Uno de los documentos, fechado en 2012, describe que España enfrentaba “el momento más delicado, peligroso, angustioso y preocupante de su vida para al menos tres generaciones de españoles”, y recomienda a los conservadores lanzar una campaña “de carácter fuertemente político”, e “incorporar de manera muy activa la crisis nacional a nuestra agenda” contra el aborto y los derechos LGBT.

Otros documentos indican que estos militantes buscaron una alianza con figuras progresistas que participaban del debate público durante las manifestaciones masivas del 15-M; y que también intentaron copiar tácticas de grupos progresistas, como Oxfam y Greenpeace.

Estos archivos – parte de los 17.000 documentos internos de grupos ultracatólicos españoles que fueron publicados este mes por WikiLeaks bajo el título ‘La red de intolerancia’ – abren una ventana hacia las operaciones y estrategias de estos sectores. También arrojan luz sobre los hechos inmediatamente anteriores al ascenso de la extrema derecha en España.

Petition: Make sure you’re not funding anti-gay ‘conversion therapy’

After a six-month openDemocracy investigation, major aid donors and NGOs have said they will investigate anti-LGBT ‘conversion therapy’ at health facilities run by groups they fund.

But unlike the other aid donors, US aid agency PEPFAR has not responded at all.

Please sign this petition to show that it must take action now.

En 2013, dos años después de que las manifestaciones contra la austeridad ocuparan las plazas españolas e inspiraran al mundo, esos conservadores que buscaban aprovechar el momento crearon una nueva plataforma de peticiones en línea, CitizenGo, copiada de organizaciones progresistas, como Avaaz y Change.org. El partido español de ultraderecha Vox se fundó también ese mismo año.

Antes de las elecciones parlamentarias europeas de 2019, una investigación encubierta de openDemocracy reveló que CitizenGo estaba efectivamente operando como un ‘súper comité de acción política’ no regulado y al estilo de EEUU para atraer votantes hacia Vox y otros partidos de extrema derecha de Europa.

En las elecciones de España, también celebradas en 2019, Vox ingresó al Congreso como el tercer partido más votado.

Aprovechar el momento

Luego de las manifestaciones que estallaron en España el 15 de mayo de 2011, los activistas del grupo ultracatólico HazteOir, con sede en Madrid, discutieron estrategias para sacar ventaja de la crisis nacional, muestran los archivos de WikiLeaks.

Un documento interno de HazteOir expone las dificultades que tenía el grupo para crecer, y propone aprovechar la coyuntura y buscar formas de incorporar la “crisis de valores” a la que se dedicaba – oponiéndose al aborto y al matrimonio igualitario – a las crisis económica y política de España que habían llevado a tantas personas a las calles.

Las campañas del grupo debían volverse más políticas, “aun a riesgo de que se piense que estamos formando el germen de un nuevo partido”, dice el documento. Como prueba del éxito de esta estrategia, cita al ultraconservador estadounidense Morton Blackwell, quien “recaudó millones” para una campaña que “más parecía la propuesta electoral de un partido que la protesta reivindicativa de una asociación cívica”.

Este archivo tiene un enlace a otro documento, fechado el 22 de mayo de 2011, que aparenta contener apuntes de conversaciones entre figuras progresistas y HazteOir sobre “puntos básicos que nos unen a los que desde la izquierda y la derecha queremos regenerar la democracia española”. No toca la cuestión de los “valores familiares”, se enfoca en cambio en asuntos como representación política y reforma electoral.

Este documento nombra a Ignacio Escolar (fundador del periódico de izquierda Público y actual director del diario.es) y a Francisco Polo (integrante del Partido Socialista Obrero Español y que fue el director de Change.org para España) entre quienes habían “consensuado” esa propuesta por la unidad. Pero ambos dijeron a openDemocracy que esto es “falso”.

Escolar y Polo negaron relación alguna con HazteOir o con su director, Ignacio Arsuaga – quien luego fundó CitizenGo y se hizo aliado estrecho del partido ultra Vox. Ambos recordaron un encuentro casual con Arsuaga en un bar de Madrid – sin saber que ese encuentro sería mencionado en unos apuntes que terminarían, una década más tarde, en los archivos divulgados por WikiLeaks.

Los dos recordaron, por separado, que Arsuaga los abordó, se presentó y sugirió que los activistas digitales más conocidos, de izquierda y de derecha, debían pactar unas propuestas mínimas que pudieran constituirse en un consenso eficaz para las amplias demandas del 15-M.

“Lo escuché, como escuché a tanta gente entonces. En ningún caso tengo recuerdo de que la propuesta fuera mía […] llamar ‘propuesta consensuada con’ me parece un exceso… aquella conversación no cristalizó en ningún trabajo conjunto”, dijo Polo.

Escolar añadió: “Ese encuentro inesperado e improvisado quedó en nada. No he vuelto a ver a Arsuaga desde entonces ni tampoco he tenido ningún otro contacto con él”.

Imitación de tácticas progresistas

“La atención de la gente ya no está en el aborto”, HazteOir observaba en un documento publicado por WikiLeaks, sino en la “agudización de la crisis económica”; y “machacar demasiado con el mismo tema […] llega a saturar y a desanimar”. Se necesitaban estrategias nuevas – y los documentos muestran cómo las buscaron, estudiando a organizaciones progresistas muy conocidas para copiar sus tácticas.

Los archivos permiten ver, por ejemplo, cómo HazteOir seguía la evolución de sus cifras de membresía y donaciones comparadas con las de grupos como Greenpeace y Amnistía Internacional. También analizaba el lenguaje, el estilo y hasta detalles como la paleta de colores que esas organizaciones empleaban en comunicaciones electrónicas, boletines y otros materiales.

Un archivo – el borrador de un guión de video para saludar a nuevos miembros de HazteOir – copia casi en forma textual un video de Greenpeace, cuyo enlace está explícitamente incluido en el borrador. Varios documentos sugieren: “Acciones en la calle que atraigan la atención de los medios [...] (modelo Greenpeace)”.

Otro borrador de HazteOir, invitando a asociarse y donar, se basa en uno de la ONG contra la pobreza Oxfam Intermón y todavía conserva los enlaces originales activos.

Amnistía, Avaaz, Change.org, Greenpeace y Oxfam dijeron a openDemocracy que ignoraban – y que les resultó sorprendente – el grado de interés de estos actores ultras en sus actividades y estrategias.

Javier Raboso, coordinador de la campaña de paz, democracia y derechos humanos de Greenpeace España, dijo que al grupo “le preocupa” que “este tipo de organizaciones” utilicen sus herramientas con el fin de “fomentar la intolerancia y el discurso del odio”.

"La filosofía de la desobediencia civil y las estrategias basadas en la acción directa no violenta, que están en la misma esencia de Greenpeace, forman parte de la historia de los movimientos sociales que han perseguido siempre el avance en derechos y libertades”, dijo Raboso.

Usarlas en cambio “para promover la intolerancia, la polarización y el odio hacia las minorías en el seno de nuestras sociedades supone una lamentable perversión del espíritu con el que nacieron”, concluyó.

HazteOir y CitizenGo no contestaron nuestro pedido de comentarios.

Russia's elections: a test for the future?

As Russia votes in a new parliament, observers seem divided between hope and pessimism.
Do these elections hold some positive lessons for the future, or are they the "last elections" that Russia is going to hold in the next decade?
Our expert panellists will offer their thoughts and answer your questions. Join us for this free live event at 5pm UK time, 23 September.

Had enough of ‘alternative facts’? openDemocracy is different Join the conversation: get our weekly email

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData