democraciaAbierta: Opinion

Barbados: una fuerza pequeña pero poderosa para incitar a la acción climática

La primera mujer primera ministra de la isla caribeña evidencia la conexión entre la esclavitud, las reparaciones y la financiación del clima

Aaron headshot.jpg
Aaron White
3 noviembre 2021, 5.55pm
Mia Mottley’s barnstorming maiden speech to the UN in 2018
|
Reuters / Alamy Stock Photo. All rights reserved

Hace dos años, me colé en el auditorio de la Asamblea General de la ONU para la Cumbre de Acción Climática. Tenía un pase de prensa, pero los guardias no dejaban entrar a más periodistas en la sala principal. Así que me coloqué mi pequeña cámara al hombro y seguí a los fotógrafos profesionales hasta los fosos situados a los lados de la enorme sala.

Antes de que me diera cuenta, estaba sentada en un escritorio desde donde veía a la líder de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, a Evo Morales de Bolivia y a Mark Rutte de los Países Bajos conversando, mientras el auditorio se llenaba rápidamente con casi todos los líderes mundiales.

Entonces comenzó el espectáculo.

Como escribí en su momento, la cumbre "tenía todas las características del teatro: iluminación tenue, escenas proyectadas de incendios forestales e inundaciones, con un acto de apertura galvanizante para atraer a los espectadores".

Vi a Greta Thunberg proclamar ante los jefes de Estado y las élites empresariales mundiales: "Estamos al principio de una extinción masiva y todo lo que podéis hablar es de dinero y de cuentos de hadas sobre crecimiento económico. Cómo os atrevéis".

Una vez que Thunberg fue acompañada fuera del escenario, los negocios volvieron rápidamente a la normalidad. Jefes de Estado, filántropos multimillonarios y ejecutivos de empresas anunciaron nuevos objetivos e iniciativas climáticas multimillonarias. Mucho "bla, bla, bla".

Excepto que hubo dos desviaciones notables.

Una de ellas fue cuando Trump y su camarilla de negacionistas del clima hicieron una aparición sorpresa de camino a un evento sobre "persecución religiosa". Recuerdo a todos los fotógrafos compitiendo entre sí por quién podía conseguir esa foto perfecta y poco iluminada.

Y luego hubo un discurso de Mia Mottley, la primera ministra de Barbados. Su potente honestidad destrozó el espectáculo al decir a los líderes mundiales, en 39 minutos, que "los Estados pequeños siguen siendo prescindibles para la comunidad mundial". "Nos negamos a ser relegados a las notas a pie de página de la historia, y a ser daños colaterales de la codicia de otros. Porque hemos contribuido con menos del 1% de las emisiones de gases de efecto invernadero", dijo Mottley.

Crisis cruzadas

La pequeña isla caribeña, con una población de poco menos de 288.000 habitantes, atraviesa ahora un cúmulo de crisis cruzadas. La COVID-19 ha diezmado el sector turístico, que representa el 40% del PIB. El desempleo ha alcanzado recientemente un pico de más del 40%. Mientras tanto, el aumento de la frecuencia y la gravedad de los huracanes, las tormentas tropicales y las sequías debido al cambio climático también amenaza la viabilidad de los sectores turístico y agrícola de la isla.

Barbados tiene actualmente uno de los objetivos de reducción de emisiones más impresionantes, conocidos en la jerga de la ONU como NDC (contribuciones determinadas a nivel nacional). Para 2030, pretende ser el primer Estado insular del mundo 100% verde y libre de combustibles fósiles, a pesar de ser uno de los países menos responsables de la crisis climática.

Sin embargo, el país caribeño necesita ayuda financiera internacional para alcanzar este audaz objetivo. La dependencia del turismo, unida a la susceptibilidad a las catástrofes naturales provocadas por el cambio climático, hace que Barbados - junto con otros pequeños Estados insulares en desarrollo (PEID) - esté cada vez más expuesto a las crisis de la deuda pública. La historia colonial de la isla también tiene su culpa.

Los portugueses fueron los primeros europeos en descubrir Barbados, seguidos de una colonización española a finales del siglo XV. En 1625, la isla fue reclamada por los británicos y fue explotada como una economía de plantación mediante el trabajo de africanos esclavizados. Sus principales exportaciones, como las de muchas colonias caribeñas, eran la caña de azúcar y el tabaco.

Cuando Barbados obtuvo finalmente la independencia en 1966, tuvo que desarrollar una economía por sí misma, sin el suficiente apoyo financiero de la comunidad internacional o de sus antiguos colonizadores, que habían extraído enormes riquezas durante siglos. La isla se vio rápidamente marcada por los altos niveles de emigración y la "fuga de cerebros" hacia Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido.

En las décadas posteriores, Barbados ha realizado numerosas inversiones en infraestructuras para desarrollar su sector turístico y diversificar su economía. El país también se ha convertido en uno de los principales centros financieros extraterritoriales del Caribe, tal y como ha revelado la reciente investigación de los Pandora Papers.

Sin embargo, la vulnerabilidad de la isla a las crisis mundiales alcanzó otro pico tras la crisis financiera mundial de 2008, cuando se endeudó aún más debido a una importante sequía turística.

Tras su contundente victoria en 2018 como primera mujer primer ministro del país, Mottley reveló que la isla tenía una deuda pública de casi 8.000 millones de dólares (el 175% del PIB del país). Se trataba de la cuarta relación deuda/PIB más alta del mundo, después de Japón, Grecia y Sudán. (Posteriormente, Barbados reestructuró su deuda soberana).

Como muchos PEID, Barbados tiene un espacio fiscal limitado para cumplir sus objetivos climáticos y sus medidas de adaptación. Sin embargo, durante su reciente mandato, Mottley ha tratado de redistribuir fundamentalmente el poder dentro del orden político y económico mundial.

Tras el movimiento mundial Black Lives Matter del verano pasado, Mottleypidió reparaciones y un "Plan Marshall del Caribe" para los legados del colonialismo y la esclavitud. Mottley, presidenta de la Comisión de Reparaciones de la CARICOM (Comunidad del Caribe), señaló que: "No nos dejaron ninguna cuenta bancaria en el momento de la independencia, no había ningún pacto de desarrollo".

Las reparaciones no son caridad o ayuda, sino un reconocimiento de responsabilidad por parte de las naciones industrializadas que deben pagar su justa cuota

En septiembre del año pasado, Mottley también anunció que había llegado el momento de "dejar atrás nuestro pasado colonial" y eliminar a la soberana británica como jefa de Estado. La semana pasada, la isla eligió a Dame Sandra Mason como primera presidenta de su historia para sustituir a la reina Isabel, convirtiéndose oficialmente en una república. Mason jurará su cargo el 30 de noviembre, coincidiendo con el 55º aniversario de la independencia del Reino Unido.

Y para cumplir los objetivos de la isla de cara a la COP26, el gobierno pide ahora más apoyo internacional, incluida la "liberación de los Derechos Especiales de Giro por parte de las instituciones de Bretton Woods [FMI y Banco Mundial]", que "pueden ayudar a difuminar el peligroso nexo entre COVID, clima y deuda".

El mes pasado, Mia Mottley volvió a Nueva York para pronunciar otro poderoso discurso -en el que hizo caso omiso de sus notas preparadas- ante una 76ª Asamblea General de la ONU socialmente distanciada y enmascarada. Recomiendo a todo el mundo que lo vea completo. Es una clase magistral de claridad moral, en la que se pide a la comunidad internacional que se levante por fin y actúe en nombre de la mayoría mundial.

He aquí algunos extractos clave:

"Si utilizara el discurso que me han preparado para pronunciar hoy, sería una repetición. Una repetición de lo que han escuchado de otros, y también de mí. Igualmente, ¿cuántas veces más nos encontraremos en una situación en la que digamos lo mismo una y otra vez para quedar en nada? Amigos míos, no podemos seguir haciéndolo. Y pido simplemente que recordemos hace tres años, cuando pronuncié mi primer discurso. Dije a la comunidad internacional que el mundo se parecía mucho a lo que era hace cien años. Barbados dejó clara esa posición. Lamentablemente, no hemos venido a decir que se lo dijimos. Pero hemos venido a decir que la aguja no se ha movido, y que no hemos visto suficiente acción en nombre de los pueblos de este mundo”.

"¿Cuánto más debemos hacer antes de que llegue el liderazgo global, moral y estratégico que nuestro mundo necesita? ¿Cuánto más debe aumentar la temperatura global antes de que pongamos fin a la quema de combustibles fósiles? ¿Y cuánto más debe subir el nivel del mar en los pequeños estados insulares en desarrollo antes de que los que se beneficiaron del almacenamiento de gases de efecto invernadero contribuyan a las pérdidas y daños que ocasionaron en lugar de pedirnos que desplacemos el espacio fiscal que tenemos para el desarrollo para curar los daños causados por la codicia de otros? ¿Y cuántos huracanes más deben destruir, devorar las langostas y sumergir las islas antes de que reconozcamos que 100.000 millones de dólares en adaptación no son suficientes? La respuesta es que estamos esperando un liderazgo global, moral y estratégico urgente”.

"¿Cuántas crisis más deben golpear antes de que veamos un sistema internacional que deje de dividirnos y comience a levantarnos? ¿Cuántas veces tiene que venir gente a este podio, y hablar de la difícil situación de la gente en Cuba y Haití y ver que se hace muy poco para levantar el piso del desarrollo social para dar a esa gente el derecho a perseguir ambiciones legítimas?”

"¿Cuántas crisis y catástrofes naturales más antes de que veamos que las viejas convenciones de la ayuda hacen que la asistencia no llegue a los que más la necesitan y a los más vulnerables? ¿Quién defenderá el progreso?

"¿Y cuánto más ricas deben ser las empresas tecnológicas? Las cinco principales empresas tecnológicas tienen una capitalización de mercado de 9,3 millones de dólares. ¿Cuánto más ricas serán antes de que nos preocupemos por el hecho de que tan pocos de nosotros tengamos acceso a los datos y al conocimiento y que nuestros hijos se vean privados de las herramientas que necesitan para participar en la educación en línea? La respuesta es que tenemos los medios para dar a cada niño de este planeta una tableta. Y tenemos los medios para dar a cada adulto una vacuna, y tenemos los medios para proteger a los más vulnerables de este planeta de un cambio de clima - y elegimos no hacerlo. No es porque no tengamos lo suficiente, es porque no tenemos la voluntad de distribuir lo que tenemos”.

"Y es también porque, lamentablemente, los pocos sin rostro no soportan suficientemente las consecuencias. ¿Cuántos líderes más deben venir a este podio y no ser escuchados antes de que dejen de venir? ¿Cuántas veces deberemos dirigirnos a una sala vacía de funcionarios en una institución que fue concebida para los líderes para discutir con ellos el avance necesario para evitar otra gran guerra o los otros grandes desafíos de la humanidad?”

"¿Cuántas veces nos quedaremos de brazos cruzados viendo cómo las mujeres de color y los hombres de color y las mujeres de época son atacados por los dirigentes de las organizaciones internacionales de forma desproporcionada? Y sí, ¿cuántas veces más habrá que satisfacer las grandes necesidades simplemente con palabras bonitas y no tener ante nosotros la oportunidad necesaria para evitar el nacionalismo y el militarismo? La respuesta es que esta época se parece peligrosamente a la de hace un siglo. Una época en la que estábamos en vísperas de la Gran Depresión, una época en la que luchamos contra una pandemia similar, y una época en la que el fascismo, el populismo y el nacionalismo condujeron a la diezma de poblaciones que son demasiado horrendas para que podamos siquiera contemplarlas. Nuestro mundo no sabe con qué está jugando. Y si no controlamos este fuego, nos quemará a todos.”

"Como dije hace dos años, esto no es ciencia ficción. Es nuestra realidad. ¿Quién se pondrá de pie aquí y apoyará [al secretario general] para darle el mandato a nuestras instituciones, ya sea la OMS, el FMI, el Banco Mundial o los bancos regionales de desarrollo o las instituciones de desarrollo, quién les dará el mandato para seguir adelante si seguimos negándonos a reunir la voluntad política para afrontar lo que sabemos que debemos?”

En palabras de Robert Nesta [Bob] Marley, "¿quién se levantará y se pondrá de pie? ¿Quién se levantará y defenderá los derechos de nuestro pueblo? ¿Quién se levantará en nombre de todos los que han muerto en esta horrible pandemia, los millones? ¿Quién se levantará en nombre de todos los que han muerto a causa de la crisis climática? ¿O quién se levantará en nombre de los pequeños estados insulares en desarrollo que necesitan 1,5°C para sobrevivir mientras vamos a la COP26? ¿Quién, quién dará la cara? No con una pequeña muestra, sino con un progreso real.

Si podemos resolver la calvicie masculina, podemos resolver el problema de conseguir que nuestra gente coma a precios asequibles

"¿Y quién defenderá a todos los que en nuestros países siguen y sufren la indignidad del desempleo y el subempleo, y cuyo acceso no se ve comprometido por el aumento de los precios de los alimentos y del transporte? No está fuera de nuestro alcance resolver este problema. Si podemos encontrar la voluntad de enviar gente a la Luna, y resolver la calvicie masculina, podemos resolver el problema de conseguir que nuestra gente coma a precios asequibles”.

"Nos han dicho que la democracia es lo que importa en nuestro país, y la democracia es fundamentalmente una cuestión de números. Pero, ¿por qué no contamos quién se levanta aquí? Amigos míos, es en este contexto en el que digo que esto no es 1945, con 50 países. Esto es 2021, con muchos países que no existían en 1945, que deben enfrentarse y responder a las necesidades de sus pueblos; que quieren saber cuál es la relevancia de una comunidad internacional que no escucha? ¿Que no quiere hablar con los demás? Es en este contexto donde digo que nuestras voces deben ser escuchadas, y nuestras voces deben importar”.

"Y hoy, en esta peligrosa bifurcación del camino, Barbados dice que los estados nación de esta asamblea y los pueblos de este mundo deben indicar qué dirección queremos que tome nuestro planeta, y no dejarlo en manos de unos pocos sin rostro que han trabajado tan duro para impedir que la prosperidad se comparta con todos nuestros pueblos”.

"Lamento que las iniciativas simbólicas no cierren la brecha. El lunes por la mañana le dije al primer ministro del Reino Unido que era un estudiante en su país. Y que al bajar del tren habría un mensaje pregrabado cada vez que dijera simplemente 'mind the gap'. Amigos míos, no sólo prestemos atención a la brecha, sino que determinemos como comunidad global de naciones que los números importan y que tenemos la población y los estados miembros para enviar la señal sobre la dirección que queremos que tome nuestro mundo en este peligroso momento”.

"Y hagámoslo con la tranquila seguridad de que los que trabajan en las grandes causas nunca acaban por fracasar, pero debemos reunir el valor para hacerlo. En nombre de nuestro pueblo, nos pido que encontremos el liderazgo global, moral y estratégico. Global, porque nuestros problemas son globales. Moral, porque debemos hacer lo correcto. Y estratégico, porque no podemos resolver todos los problemas del mundo, pero debemos resolver los que nos competen, inmediatamente".

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData