Can Europe Make It?

Las amargas lecciones del asesinato de Olof Palme

Existe un vínculo oscuro entre los efectos del odio extremo en los días de Palme y la vil propaganda y las noticias falsas de hoy en día, multiplicadas por millones en Internet.

Pierre Schori
14 July 2020
Olof Palme, entonces Ministro de Educación, pidiendo a los estudiantes de izquierdas que ocupaban el edificio de la Unión de Estudiantes en Estocolmo que abrazaran los valores democráticos, en mayo de 1968.
|
Wikicommons/Prensa Bild/Scanpix. Algunos derechos reservados.

No pasaron muchas horas después del asesinato del Primer Ministro para que un tsunami de mensajes de nuestras embajadas comenzara a llegar al Ministerio de Relaciones Exteriores en Estocolmo. Nadie reivindicó la autoría de la muerte de Olof Palme, pero mucha gente tenía información "ultra secreta" y de "suma importancia" para compartir con nosotros.

Yo era viceministro de Relaciones Exteriores en ese momento, y pronto tuvimos una larga lista de acusaciones escandalosas, puras fantasías, posibles artimañas, y teorías de conspiración nacionales e internacionales creíbles o menos creíbles. Pero también había "artículos" que necesitaban atención urgente. Después de añadir nuestro propio análisis, entregamos un memorándum al jefe de la unidad especial de investigación, Hans Holmér, jefe de policía del condado de Estocolmo.

Debido a su obstinada persecución de un grupo militante kurdo llamado PKK, Holmér ignoró nuestra lista. Con eso, toda la investigación se vino abajo, y no se recuperaría hasta 30 años después.

Los activos locales

Parte del material tenía vínculos con Washington que involucraban a un tal Michael Townley, un agente de la policía secreta de Chile durante el régimen de Augusto Pinochet nacido en Estados Unidos. En 1978, Townley se declaró culpable de los asesinatos, en 1976, de Orlando Letelier, que era el embajador del Presidente Salvador Allende en los Estados Unidos, y de su socio americano Ronni Karpen Moffitt. Townley confesó que había contratado a cinco exiliados cubanos anticastristas para tender una trampa en el coche de Letelier. Townley a menudo usaba esos "activos locales" para hacer el trabajo sucio.

El agente fue sentenciado a diez años de prisión. Ha vivido bajo el Programa Federal de Protección de Testigos de los Estados Unidos desde que salió de prisión en 1983.

Basándonos en este material decidimos acercarnos al FBI. Nuestro jefe de misión adjunto en Washington, el ministro Ulf Hjertonsson, estableció contacto con el oficial asignado, Robert Scherrer.

El agente confirmó que Townley se había preparado para matar a Palme, en una reunión de la Internacional Socialista en Madrid en 1976, pero tuvo que abandonar el proyecto debido a la estrecha seguridad española.

Scherrer también se ofreció a venir a Estocolmo para dar más información.

De esto no salió nada. Holmér dijo que no necesitaba al FBI - "Sólo quieren obtener crédito por resolver el caso".

Al recibir la respuesta negativa, Scherrer dio un consejo elemental a sus colegas de Estocolmo: "Vuelve a la escena del crimen".

Evidencia razonable

Esto es también lo que hizo el nuevo grupo Palme, establecido en 2017 y dirigido por el fiscal Krister Petersson.

Pero primero echaron una mirada en profundidad a la enorme cantidad de documentos reunidos durante más de 30 años por sus predecesores. Puedo atestiguar la seriedad y el profesionalismo del nuevo equipo. Me reuní con ellos más de una vez y durante varias horas. También estaban abiertos a recibir material adicional que yo considerara importante, incluyendo más información sobre Chile y Sudáfrica.

La forma en que hicieron las preguntas y respondieron a las mías, me ha llevado a la conclusión de que el nombramiento del presunto asesino, Stig Engström, sobre la base de "pruebas razonables", debe ser tomado muy en serio.

Aunque el asesino fuera un loco solitario, el asesinato de un primer ministro es siempre un asesinato político.

Sin embargo, el fiscal no descartó la posibilidad de que Engström hubiera actuado como parte de una conspiración mayor, como señaló el New York Times el 10 de junio. "Era de derechas y poco amigo de Palme" era una descripción común del sospechoso. Habiendo trabajado estrechamente con Olof Palme durante dos décadas, puedo testimoniar el odio extremo que él y su familia tuvieron que soportar.

Un rasgo común de esta campaña fue una diana cubierta con una foto de Olof Palme. Los orificios causados por las flechas estaban casi todos en los ojos de Palme". En varios círculos de derechas el asesinato fue recibido con júbilo.

Un amigo de Palme, Harry Schein, notó unos días después del asesinato que muchos lloraban lágrimas de cocodrilo. "¿Pero a dónde fueron a parar todas esas fotos de odio de Olof Palme, con la expresión diabólica, los rostros horribles y contorsionados, la nariz grotescamente realzada?" Algunos de los políticos de esta escuela de hoy en día dicen ahora que esto fue sólo un exceso juvenil.

Schein comentó que aunque el asesino fuera un loco solitario, el asesinato de un primer ministro es siempre un asesinato político. En ese sentido, no debemos tratar la tragedia de esa noche de invierno de hace 34 años como un caso frío.

No es difícil ver el espantoso vínculo entre los efectos del odio extremo en los días de Palme y la vil propaganda y las noticias falsas de hoy en día multiplicadas por millones en Internet.

Anders Breivik, el extremista noruego de extrema derecha, que se inspiró en internet y ejecutó a 77 jóvenes socialdemócratas en su campamento de verano de la isla de Utöya en 2011, es sólo uno de los muchos resultados trágicos de dejar que las mentiras, los prejuicios y la incitación al asesinato en masa penetren en los medios sociales. El racismo también es un virus mortal.

Seguridad común

Olof Palme tenía muchos enemigos. Pero tenía muchos, muchos más amigos y partidarios y fue uno de los líderes del partido y primer ministro más populares que ha tenido Suecia.

Para la inmensa mayoría, en Suecia y en el mundo, su nombre está asociado a un político occidental que dio voz a los oprimidos y a los que no la tienen. No temía criticar a las dos superpotencias y sus guerras ilegales en Afganistán y Vietnam; él y su partido proporcionaron no sólo palabras sino también apoyo concreto a los demócratas de la Europa del Este gobernada por los comunistas, y a los antifascistas de Portugal y España. Palme también defendió el derecho a la existencia de Israel y vio a los palestinos como un pueblo, y condenó el apartheid y a los pinochets de este mundo.

Junto a Willy Brandt, el líder socialdemócrata alemán, presentó una alternativa a la carrera de armamentos nucleares y la confrontación entre el Este y el Oeste durante la guerra fría, y la llamaron seguridad común: "Debes buscar una paz sostenible sentándote con tu enemigo para encontrar formas de supervivencia común en lugar de amenazas de destrucción mutua asegurada". Un concepto que fue recogido por Michail Gorbachov y Ronald Reagan en Ginebra en 1985 cuando ambos declararon que una guerra nuclear no puede ser ganada y nunca debe ser combatida.

Palme declaró que ver a los inmigrantes y refugiados como seres humanos individuales es crucial para su integración exitosa en la sociedad.

Palme era pro-americano después de sus primeros viajes y estudios en los Estados Unidos. A menudo citaba en sus discursos la obra de Carl Sandburg, The People, Yes (1936). Hoy en día no podría haberse abstenido de citar, estoy seguro, los siguientes versos de ese mismo poema:

"El presidente es igual que un rey,

cuatro años firmando facturas

en la Casa Blanca, y conociendo gente.

Puede hacer lo que quiera

a menos que se le detenga".

El último discurso de Palme en 1985 ante las Naciones Unidas fue un llamamiento a la aprobación de una resolución vinculante para prohibir las armas nucleares.

El principio básico de su política era contribuir a "hacer la vida lo más decente posible para la gente", como le dijo a David Frost en una entrevista de la BBC en 1969.

En estos días de creciente xenofobia y de cierre de fronteras vale la pena leer su discurso del día de Navidad de 1965, tanto en el parlamento sueco como en otros parlamentos europeos. Palme declaró que ver a los inmigrantes y refugiados como seres humanos individuales es crucial para su integración exitosa en la sociedad.

"Nuestra encomiable solidaridad con los pobres y oprimidos de este mundo debe ir acompañada de internacionalismo en la vida cotidiana. Así es como podemos demostrar que nuestros ideales son una realidad viva".

Esa era la seguridad común en nuestra vida diaria.

Palme era una persona excepcional, también en casa, como cerebro de una serie de reformas que hicieron que Suecia fuera más justa y más consciente de los derechos de las mujeres, los trabajadores y los niños.

Reaccionó también como ciudadano, no como primer ministro, cuando devolvió una carta burocrática de la municipalidad de Estocolmo sobre las normas para los nuevos centros preescolares (que él mismo había promovido) con la nota: "Habiendo leído, pero no entendido".

Por lo tanto, hoy, cuando recordamos su muerte, es importante que no olvidemos su vida, lo que representó y logró. Al recibir el premio anual Olof Palme en Estocolmo el pasado mes de enero, John Le Carré compartió el hecho de que en medio de la guerra fría, cuando las armas nucleares y la creciente propaganda amenazaron la paz mundial, "incluso nosotros, en los círculos de espías occidentales, sentimos que faltaba una voz. Esa voz era la de Olof Palme".

OLOF2.png
David Frost entrevista a Olof Palme en 1969. | Todos los derechos reservados.
Get weekly updates on Europe A thoughtful weekly email of economic, political, social and cultural developments from the storm-tossed continent. Join the conversation: get our weekly email

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData