democraciaAbierta

¿Por qué los pueblos indígenas son más vulnerables a los problemas de salud mental?

El pasado 9 de agosto fue el Día Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo, un buen momento para reflexionar en cómo dar a la salud un enfoque culturalmente apropiado.

Sean Roberts
13 August 2019
Niño indígena del río Tapajós, Pará, Brasil
|
Francesc Badia i Dalmases. Todos los derechos reservados

El propósito de este Día Día Internacional de los Pueblos Indígenas es, entre otras cosas, crear conciencia sobre los desafíos que enfrentan los pueblos indígenas para proteger sus derechos y mantener sus distintas culturas y formas de vida.

Este es un momento oportuno para reflexionar sobre uno de los desafíos más apremiantes que enfrentan los pueblos indígenas: el hecho de que son significativamente más propensos a experimentar problemas de salud mental que las poblaciones mayoritarias.

La vulnerabilidad de los pueblos indígenas en relación con la salud mental fue subrayada recientemente en un informe del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el Derecho a la Salud, Dr. Darius Pūras. Hizo hincapié en cómo para los pueblos indígenas, las 'estructuras políticas, económicas y culturales' que dan lugar a problemas de salud mental pueden entrecruzarse en formas particularmente perjudiciales para las personas.

Esta atención a los determinantes políticos de la enfermedad mental se expresa con fuerza en el resumen que hace el Dr. Pūras de las implicaciones de su investigación: ' para combatir las enfermedades mentales, las medidas para abordar la desigualdad y la discriminación serían mucho más efectivas que el énfasis en los últimos 30 años de medicación y terapia ".

La investigación de lo les ocurre a los aborígenes proporciona una clara ratificación del análisis del Relator Especial. Más del 30% de las personas aborígenes sufrían algún tipo de angustia psicológica, en comparación con el 20% de la población general; y el 12.4% de las personas aborígenes mayores de 45 años tenían demencia, en comparación con el 2.6% de la población general. Los investigadores también encontraron incrementos dramáticos en las tasas aborígenes de suicidio juvenil, ansiedad y depresión, así como problemas cognitivos de discapacidad y salud mental entre los delincuentes, y problemas de salud mental perinatal.

Este reconocimiento de la necesidad de abordar las causas políticas y económicas de la enfermedad mental se está volviendo cada vez más prominente en los debates sobre la 'crisis de salud mental global' a los que nos enfrentamos hoy. En particular, varios comentaristas han llamado la atención sobre cómo las características centrales del neoliberalismo son perjudiciales para la salud mental.

William Davies, por ejemplo, ha argumentado que 'el ethos meritocrático del capitalismo contemporáneo [...] afirma que la clase social ya no es relevante y, por lo tanto, todos terminan con la posición socioeconómica que merecen. Esto produce una sensación crónica de culpabilidad, inquietud, ansiedad y auto-recriminación '.

Y para Ruth Cain, 'existe una creciente preocupación por las condiciones y los efectos del neoliberalismo: el torbellino enervante de la privatización implacable, la espiral de la desigualdad, la retirada del apoyo y los beneficios básicos del Estado, las demandas de trabajo cada vez mayores y sin sentido, noticias falsas, desempleo y precariedad en el trabajo' son en parte culpables del aumento de la prevalencia de enfermedad mental entre los indígenas.

Una de las principales formas en que el legado del colonialismo continúa infiltrándose en el discurso y la práctica de la salud mental global es a través de la aplicabilidad universal percibida de las ideas y visiones occidentales.

Es importante destacar que el informe del Relator Especial también identifica un determinante político quizás menos reconocido de la enfermedad mental, pero que es especialmente relevante en la experiencia de los pueblos indígenas: el hecho de que la salud mental también está "profundamente influenciada por las cicatrices del pasado" como son las injusticias históricas, el legado del colonialismo, el racismo, la esclavitud y la apropiación de la tierra.

Una de las principales formas en que el legado del colonialismo continúa infiltrándose en el discurso y la práctica de la salud mental global es a través de la aplicabilidad universal percibida de las ideas y visiones occidentales y los modelos explicativos, como un enfoque de “tratamiento” que se basa en gran medida en la farmacología.

Esta globalización de los enfoques occidentales tiene el efecto de marginar la articulación de los entendimientos locales de la angustia mental en las lenguas indígenas (que, dado que el tema del 'Día de los pueblos indígenas' de este año es las lenguas de los pueblos indígenas, se centra aún más a propósito en la salud mental).

Otra característica crucial de los enfoques occidentales de salud mental es una visión individualista de uno mismo. El método científico reduccionista neoliberal favorecido por Occidente tiende a reducir los fenómenos en partes, incluida la forma en que se perciben los seres humanos. El individualismo y el enfoque científico se combinan con ideologías de consumismo, elección individual y realización individual. Este enfoque reduccionista está en marcado contraste con el de muchas culturas no occidentales, incluidas las de los pueblos indígenas.

En estas culturas, los niños se socializan con un sentido diferente de sí mismos, donde se da prioridad a las conexiones e interrelaciones con los demás como base del bienestar psicológico. La salud de las personas depende y no está separada de las relaciones saludables con los entornos sociales, culturales y naturales más amplios: los antepasados, la comunidad y la tierra.

En los últimos años, hemos asistido a un reconocimiento muy bienvenido, si bien llega con mucho retraso, de que se debe asignar una prioridad mucho más alta a la promoción de la salud mental global de lo que ha sido hasta ahora.

En este contexto, una reflexión sobre las experiencias de los pueblos indígenas, y sobre las razones políticas, económicas y culturales de esas experiencias, proporciona un mensaje muy claro: si las aspiraciones del movimiento global de salud mental deben alcanzarse, entonces el necesario aumento de la financiación de la salud mental debe estar respaldado por un compromiso con enfoques culturalmente apropiados.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram