democraciaAbierta

En búsqueda de los efectos inesperados del trabajo de derechos humanos

AsserafOct1.jpg

Al realizar evaluaciones de derechos humanos, es igual de importante observar los resultados que no esperábamos. Una contribución al debate de openGlobalRights, La evaluación y los derechos humanos. EnglishPortuguês

Muriel Asseraf
22 October 2015

En Conectas, la evaluación de efectos siempre ha sido una prioridad institucional importante. Hemos llegado a entender la evaluación no tanto como una valoración de resultados, sino más bien, como señalaron Emma Naughton y Kevin Kelpin, como un proceso que contribuye a mejorar nuestro aprendizaje institucional. Este enfoque hacia la evaluación también nos permite descubrir efectos que tal vez no esperábamos. Si las organizaciones utilizan la evaluación solamente para medir el nivel del resultado o los resultados esperados, y no para aprender más sobre la intervención en general, es posible que pasen por alto muchos otros cambios que se hayan producido.

Nuestro enfoque y nuestro proceso nos permiten evaluar no solo nuestras propias operaciones, sino también las maneras en las que el contexto podría estar cambiando, evolucionando y afectando nuestros planes. A pesar de las numerosas complicaciones, es esencial entender si y cómo se están produciendo cambios (incluidos los cambios no esperados) y de qué manera pueden haber contribuido los grupos de apoyo y las organizaciones a esos cambios.

Solamente al comprender si las estrategias de promoción han sido eficaces y por qué (o por qué no), podremos entender si tiene sentido replicarlas. El año pasado, por primera vez, Conectas y organizaciones asociadas de la Red de Justicia Penal lanzaron una gran campaña mediática en contra de la práctica de cacheos sin ropa invasivos a integrantes de la familia que visitan a sus parientes en prisión. El efecto de la campaña fue doble: en el estado de Sao Paulo, donde esta se puso en marcha, se aprobó una ley para prohibir la práctica, lo que en sí mismo fue una gran victoria. Además, aunque sin respaldar directamente los “derechos humanos”, una nueva audiencia comenzó a sentir empatía con la situación de estas mujeres (abuelas, madres o hijas) que tienen que experimentar tales tratamientos humillantes para poder visitar a sus familiares en prisión. Al concentrarse en que las personas comprendieran la situación de barbarie por la que pasan los familiares de los reclusos, en vez de en los reclusos mismos, la campaña obtuvo un apoyo sin precedentes. Este efecto fue inesperado, y aprender a identificarlo nos ha ayudado a pensar sobre otras campañas de derechos humanos que podrían atraer a una audiencia incluso mayor para nuestras causas.

De hecho, las lecciones inesperadas que aprendemos a partir de nuestros procesos de evaluación son algo frecuente. A menudo son sorprendentes y siempre son relevantes, y han dado forma a nuestras estrategias y nuestros procesos de planificación en maneras tanto profundas como constructivas.

Por ejemplo, otro proceso de evaluación nos ayudó a entender que el uso que dio Conectas a los mecanismos internacionales se vio reforzado en gran medida por la manera en que la prensa internacional cubrió el caso. Las resoluciones y recomendaciones sí tienen un efecto en los interlocutores oficiales, pero si las recomendaciones aparecen de alguna manera en los diarios internacionales, la reacción de los funcionarios de gobierno puede ser mucho más rápida.

AsserafOct1.jpg

Demotix/Giuseppe Bizzarri (All rights reserved)

"By appealing to people’s understanding of the barbaric situation that prisoners’ relatives have to go through, the campaign gathered unprecedented support. Learning to identify this impact has helped us rally an even larger audience to our causes."


Más concretamente, en 2011, cuando Conectas trató de arrojar luz sobre las deplorables condiciones carcelarias en el estado de Espirito Santo, los esfuerzos a nivel nacional para hablar con los responsables de tomar decisiones y formular políticas resultaron inútiles. Pero cuando Conectas presentó el caso ante la ONU, la prensa internacional cubrió ampliamente esa interacción. Estas acciones luego condujeron directamente a la abolición de los contenedores de metal en los que se colocaba a los detenidos antes del juicio, y a la creación de un “torturômetro” para vigilar los actos de tortura en el estado.

La evaluación de nuestro trabajo nos ayuda a buscar el difícil equilibrio entre las batallas que queremos librar desde un punto de vista moral, y aquellas que somos capaces de librar y, posiblemente, ganar. La evaluación de nuestro trabajo nos ayuda a buscar el difícil equilibrio entre las batallas que queremos librar desde un punto de vista moral, y aquellas que somos capaces de librar y, posiblemente, ganar. También nos proporciona evidencia e información que pueden contribuir a reconocer y celebrar nuestras victorias, un aspecto esencial para los defensores de derechos humanos que dedican su vida a esta causa. Por último, pero no menos importante, nuestros financiadores quieren y necesitan entender dónde estamos marcando una diferencia, justo como cualquier inversionista necesitaría conocer los rendimientos de su inversión. Incluso cuando no obtenemos el resultado esperado, si logramos demostrar algún otro resultado, este sigue siendo un efecto, y es posible que se obtengan más intervenciones y financiamiento a partir de esa evaluación y reflexión.

Con el tiempo, hemos sensibilizado a nuestro equipo sobre la necesidad de evaluar su trabajo. Conectas ahora lleva a cabo procesos rigurosos de planificación: con base en nuestro plan estratégico de cinco años, y nuestro plan táctico de tres años, nuestros programas y áreas desarrollan planes operativos anuales que se revisan dos veces al año durante evaluaciones formales. Los mismos equipos realizan estas evaluaciones porque, como también señalaron Naughton y Kelpin, son los más adecuados para comprender las sutilezas y complejidades de una situación particular, y para identificar los cambios o los efectos inesperados que otros quizás pasarían por alto.

Durante estas evaluaciones, tratamos de considerar no solamente la calidad de la implementación de una medida concreta, aunque esa también es una parte fundamental del proceso, sino también, lo que es más importante, la retroalimentación de actores interesados relevantes. Pedimos a los participantes de nuestro Coloquio bianual que respondan una encuesta de opinión al final del evento, así como seis meses después para medir los efectos del evento en su vida y trabajo. También preguntamos con regularidad a los lectores y colaboradores de la Revista Sur sobre la pertinencia y utilidad de los artículos para su labor.

En ocasiones, estas encuestas han generado resultados sorprendentes, como el hallazgo de que a pesar de los numerosos esfuerzos que realizamos para difundir la edición impresa de la Revista Sur, la versión en línea tiene un público mucho más amplio. En consecuencia, decidimos transformarla en una revista principalmente electrónica. Las encuestas del Coloquio también han revelando elementos importantes sobre el programa y el formato de la reunión. Las metodologías que se utilizan hoy en día, y el tiempo y los recursos dedicados al fortalecimiento de las relaciones humanas y organizacionales durante el encuentro, son el resultado directo de estas encuestas.  

Finalmente, aceptamos sin reparos que estas evaluaciones son parciales, subjetivas e incompletas. Vemos al mundo con nuestro propio marco y a partir de nuestra propia perspectiva. Observamos con atención el trabajo que hacemos y los avances que se logran, por ejemplo, dentro del sistema de justicia penal o dentro del ámbito de la política exterior brasileña, desde la perspectiva del aumento de la participación de la sociedad civil y la transparencia. No podemos analizar los avances en materia de derechos humanos a nivel mundial, simplemente podemos tratar de comprender nuestro papel en la promoción de nuestras causas dentro de cada ámbito. Pero al reconocer cuando no alcanzamos nuestras metas, y al mantenernos abiertos a los resultados inesperados, esperamos siempre seguir evolucionando y adaptándonos a lo que nos rodea. Y solo cabe esperar que cada organización haga lo mismo, a fin de construir una visión más completa del campo y crear intervenciones más eficaces.

imgupl_floating_none

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram