democraciaAbierta: Investigation

Energía eólica en Brasil: los conflictos con las comunidades se multiplican

Los parques eólicos apoyados por el gobierno se han expandido en el estado de Bahía, al noreste del país, lo que ha provocado conflictos en territorios tradicionales

Lilian Caramel
24 noviembre 2022, 7.00pm

Carteles cerca del parque eólico de Morrinhos a la comunidad de Borda da Mata en el estado de Bahía, Brasil. Las centrales eólicas avanzan en la región, pero los conflictos con las comunidades aumentan en medio de disputas por la tierra

|

Camilo Lobo

Su energía es conocida por ser limpia, pero su rápida expansión por la región nordeste de Brasil no ha sido tan pulida. En el estado de Bahía, líder del país en generación eólica, las comunidades de al menos 11 municipios tienen conflictos con las empresas del sector, algunas de las cuales llevan más de una década de disputas.

Unos 248 parques eólicos operan día y noche en Bahía, generando el 32,98% de la energía eólica de Brasil, con otras 196 plantas en construcción o previstas en el estado, según datos oficiales. Uno de ellos, un proyecto híbrido de energía eólica y solar con 405 turbinas, promete ser el mayor de su clase en el país.

Pero a medida que las centrales eólicas han ido avanzando por el estado, han codiciado tierras ya ocupadas por pueblos agrícolas, muchos de ellos desde la época colonial, cuando la ganadería se extendió a la Caatinga, el bioma de matorral semiárido del noreste de Brasil. 

Muchas de estas comunidades practican una forma de agricultura familiar basada en el bien común, conocida como fundo de pasto, en la que la tierra es compartida, sin delimitaciones ni cercas, y en la que se mantienen las tradiciones de sus antepasados, normalmente sin títulos formales de propiedad.

Estas disputas se producen principalmente en los "corredores eólicos", zonas del interior de Bahía donde la constancia y la velocidad de los vientos garantizan unas condiciones ideales para la generación de energía, pero donde viven poblaciones castigadas por la pobreza, por el clima semiárido y por la precaria gobernanza de la tierra.

En once municipios del estado de Bahía hay actualmente comunidades con algún tipo de conflicto o queja contra los desarrollos eólicos a gran escala, según datos de la Articulação Estadual de Fundo e Fecho de Pasto and Central das Associações de Fundo e Fecho de Pasto, dos organizaciones que representan a estas comunidades de agricultores comunitarios.

Mientras que algunas comunidades tradicionales entran en disputa directamente con las empresas, principalmente por los contratos, otras experimentan conflictos internos, ya que las familias difieren sobre la instalación de los parques eólicos. La desorganización política también suele debilitar sus esfuerzos por obtener títulos de propiedad y proteger sus zonas.

Es energía limpia con métodos sucios

"Es una energía limpia con métodos sucios", dice Marina Rocha, agente de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) en Juazeiro, un municipio de Bahía. "No conocemos ninguna empresa que haya llegado a las comunidades de forma razonablemente honesta".

Fundada en los años 70, la CPT es una de las organizaciones más activas en la defensa de los derechos de las comunidades rurales. Rocha dice que se ha encontrado con contratos generalmente oscuros y con un lenguaje jurídico que las comunidades rurales no suelen entender.

Acuerdos opacos con las empresas eólicas

Campo Formoso, municipio situado en el norte del estado de Bahía, a unos 450 kilómetros de su capital, Salvador, cuenta con 22 fundos de pasto, algunos de los cuales se remontan al siglo XVII, según una cartografía realizada por la Universidad Federal de Bahía (UFBA) junto con el gobierno del estado. 

Relacionado

IMG-1133.jpg
La Guajira colombiana va a ser receptora de aerogeneradores de forma masiva, pero ni el gobierno ni las empresas parecen preocuparse sinceramente por lo que les suceda a las comunidades indígenas wayúu

La región ya ha experimentado anteriores auges económicos a partir de la extracción de piedras preciosas y el cultivo del sisal, una planta adaptada de la Caatinga que se utiliza en la producción de tejidos, hilos y cuerdas. Hace unos 15 años, el gran potencial eólico de Campo Formoso, situado en el cruce de corredores eólicos, empezó a atraer a las empresas eléctricas.

El propio logotipo del municipio lleva ahora un dibujo de turbinas en la cima de la Serra de Jacobina, una sierra de la región. Pero las centrales eléctricas no llegaron sin causar impactos. 

En 2008, una asociación que representa a los agricultores de fundo de pasto de una comunidad llamada Fazenda Quina firmó un contrato con la multinacional CGN Brazil Energy, válido por 49 años, para la instalación de tres turbinas en un lugar donde viven 12 familias. La empresa es una filial de CGN Energy International, con sede en Shenzhen (China).

En ese momento, CGN Brasil Energía estaba empezando a instalar lo que se convirtió en el Complexo Eólico Morrinhos, un complejo eólico formado por seis parques eólicos con una capacidad instalada de 180 megavatios.

"Como los empresarios del sector no suelen ser propietarios de tierras en las zonas rurales de Brasil, los arrendamientos a largo plazo son la forma más habitual de acceder a los terrenos para la instalación de turbinas. Ocurre que en la mayoría de las zonas de potencial eólico del nordeste hay campesinos, muchos de ellos con modos de vida tradicionales", explica Carolina Ribeiro, profesora de la Universidad Federal del Delta del Parnaíba (UFDPar), en el estado de Piauí, que estudió los conflictos que viven las comunidades de Brotas de Macaúbas, también en el estado de Bahía.

Vista-aerea-Fazenda-quina_Camilo-Lobo_Dialogo-Chino-1-2048x1536

Vista aérea de la comunidad de fundo de pasto en Fazenda Quina. Un contrato de 49 años con CGN Brasil Energía permitió la instalación de turbinas que cambiaron el paisaje local

|

Camilo Lobo

Aunque admite que el pago mensual que recibe la comunidad - una media de 4.500 reales (840 dólares) - ayuda a la mejora de las infraestructuras comunitarias, José Salvo, presidente de la asociación Fazenda Quina, se queja de la falta de transparencia por parte de la empresa. El pago mensual acordado es del 1,5% de la generación de energía de las turbinas, pero la comunidad no sabe cómo se hace el cálculo, si se basa en el valor bruto o neto de la producción de energía, por ejemplo. 

"Cuando llamamos para aclararlo, nos dicen que esa información no se divulga. No sabemos cuánto producen ni cómo comercializan la energía", se queja Salvo.

Jose-Salvo_Camilo-Lobo_Dialogo-Chino-1-2048x1363

José Salvo, presidente de la asociación Fazenda Quina. Las comunidades creen que la instalación de turbinas afecta a las fuentes de los ríos y expulsa a los jaguares de su hábitat. Las vallas son, en algunos casos, una protección contra los ataques de estos animales

|

Camilo Lobo

La oficina brasileña de CGN Brasil Energía dijo a Diálogo Chino que tiene un contacto de WhatsApp para que los arrendatarios se comuniquen con ella, y que está trabajando en una herramienta para poner a disposición sus datos de generación eólica. La empresa no aceptó una entrevista y comentó que no comenta públicamente cuestiones comerciales relacionadas con los contratos que firma con particulares, por respeto a las políticas de cumplimiento y confidencialidad del grupo.

Comunidades reconocidas por la ley

Reconocidas por las leyes constitucionales, la principal característica de las comunidades de fundo de pasto es su ocupación y uso de áreas comunales. En algunos casos, poseen los títulos de propiedad de las tierras ocupadas por los descendientes de las comunidades negras e indígenas, y forman asentamientos agrícolas en zonas sin vallas, la llamada solta o tierra "suelta" que se extiende detrás de sus casas.

Esta estrategia garantiza la supervivencia de los animales en la Caatinga seca, donde las lluvias son naturalmente irregulares y el caudal de los ríos intermitente. Las comunidades han aprendido a dar más espacio a los animales para que pasten en busca de comida y agua en zonas más verdes, recién regadas por los periodos de lluvias.

Guiomar-Germani_Cloves-Araujo_Camilo-Lobo_Dialogo-Chino-1-2048x1363

Guiomar Germani y Cloves Araújo coordinan una investigación sobre los pueblos tradicionales. Dicen que el gobierno adopta la energía eólica como política de Estado pero niega los derechos fundamentales a las comunidades

|

Camilo Lobo

El mapeo de la UFBA identificó 585 asociaciones de pasturas comunes y 1.092 comunidades vinculadas a ellas en Bahía. "Este número no representa la totalidad de las comunidades, sino sólo las que pudimos identificar", dice Guiomar Germani, una de las coordinadoras del estudio. Cree que el número podría ser mucho mayor. 

De las 1.092 comunidades, 107 tienen títulos de propiedad comunal. Desde hace 15 años, no se expide ningún título de propiedad a estas comunidades. 

"Con la llegada masiva de parques eólicos, se hace más evidente que el Estado no está actuando para satisfacer la demanda histórica [de conceder títulos a las comunidades okupas], sino a los intereses del sector privado", critica Germani.

Germani advierte sobre la introducción de una norma legal que favorece a las empresas energéticas, firmada por el gobierno estatal y la Fiscalía General del Estado en 2020. "Esta norma está entregando en bandeja el patrimonio de los terrenos públicos a la gestión de los parques eólicos", afirma. 

Una evaluación de la Asociación de Trabajadores Rurales de Bahía (AATR) cita puntos controvertidos de la sentencia, como el hecho de que la empresa eólica pueda seleccionar el área de interés y negociarla directamente con el Estado, desconociendo el derecho de las comunidades a la consulta previa, algo garantizado por el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, del que Brasil es signatario. Además, la norma legal no define los criterios de protección ambiental de la Caatinga o del patrimonio cultural que deben cumplir las empresas al instalar los complejos eólicos.

vista-aerea-borda-da-mata_Camilo-Lobo_Dialogo-Chino-1-2048x1536

Vista aérea de la comunidad de Borda da Mata, en Campo Formoso, estado de Bahía. La comunidad no arrendó sus tierras para parques eólicos porque considera que los contratos son perjudiciales

|

Camilo Lobo

El acoso de los parques eólicos

En Campo Formoso y la vecina Fazenda Quina, la comunidad Borda da Mata no ha firmado ningún contrato, a pesar del acoso de las empresas eólicas sobre su territorio desde 2011. El presidente de la asociación, Rubem Cruz, dice que en ese momento llevó el documento propuesto por la empresa, Casa dos Ventos, para que fuera evaluado por el sindicato rural local, y su abogado detectó que el 40% de las cláusulas amenazaban los derechos de la comunidad. Actualmente están reescribiendo el texto, que pretenden presentar si los parques eólicos vuelven a llamar a su puerta.

Cruz dice que no está en contra del desarrollo de la combinación de energías más limpias. "De lo que estamos en contra", dice el agricultor, "es de la forma engañosa en que los parques eólicos llegan a las comunidades, vendiendo ilusiones y hablando sólo del dinero sin aclarar sobre el contrato".

En Borda da Mata, 30 familias viven de la producción agroecológica de hortalizas, flores, harina de yuca y maíz. La zona "suelta" se conserva como reserva de la vegetación natural de la Caatinga, donde florecen los cactus típicos en las trovoadas (época de lluvias), y los arbustos espinosos impiden el paso por el bosque.

Queremos energía limpia, pero una energía que nos incluya. Tal y como está ocurriendo hoy, muchas empresas se están apoderando de tierras y perjudicando a nuestra gente

"Sí, queremos energía limpia, pero una energía que nos incluya. Tal y como está ocurriendo hoy, muchas empresas se están apoderando de las tierras y perjudicando a nuestra gente", afirma Cruz. "Si nos vamos de aquí, ¿a dónde vamos a ir?".

La Asociación Brasileña de Energía Eólica (Abeeólica), que representa a 120 empresas del sector, reconoce que el sector está creciendo muy rápido y necesita acelerar el desarrollo de normas sostenibles.

"Hemos detectado algunas lagunas en la normativa, pero nos comprometemos a mitigar los impactos con la creación de una guía de buenas prácticas, así como de un sello de sostenibilidad", declaró a Diálogo Chino la presidenta de la asociación, Elbia Gannoum. Sin embargo, la adhesión a las normas socioambientales para la certificación será voluntaria.

La presidenta afirma que la transferencia del 1,5% de los ingresos de la generación ha sido aceptada por las comunidades, reiterando que es el mismo porcentaje que se paga por las regalías petroleras en los municipios brasileños. "En promedio, la industria paga 2.000 reales [375 dólares] por turbina al mes, así que no creo que éste sea el problema", dice Gannoum. "Aparentemente, las quejas se refieren a la transparencia de las cuentas de generación. Tenemos que considerar ese punto".

Según los responsables del fundo de pasto de Campo Formoso, la cantidad mensual que se paga por turbina ronda los 1.500 reales (280 dólares). Los valores y las formas de pago suelen variar de un municipio a otro.

Relacionado

Sharamentsa view of island.jpeg
La transición del Norte Global a la energía eólica está dejando un rastro de destrucción en Ecuador, afectando brutalmente a las comunidades indígenas y a los frágiles ecosistemas

El parque abandonado genera violencia en Casa Nova

Un año después de la primera subasta del gobierno federal para contratar exclusivamente energía eólica en 2009, Companhia Hidrelétrica do São Francisco (Chesf), filial de Eletrobrás, la mayor empresa de generación de electricidad de Brasil, inició la construcción de su primer parque eólico en Bahía. La central Casa Nova I se anunció como la mayor del país en aquel momento y marcó la entrada de Chesf en el sector de las renovables. 

Sin embargo, cuatro años más tarde, la crisis financiera del fabricante argentino de aerogeneradores IMPSA, que era el líder del consorcio, provocó la paralización de las obras. A día de hoy, 30 turbinas inacabadas permanecen abandonadas en el lugar. Algunas, con hélices, siguen girando bajo la fuerza de los vientos, pero no producen energía. Otras, desatendidas, han sido saqueadas. El robo de los cables de cobre de las estructuras ha traído violencia a la región, según los residentes. 

En la comunidad rural de Malvão, 22 familias viven entre estos pasivos ambientales. Las puertas que bloquean el acceso a las turbinas, aunque hoy están desbloqueadas, no fueron retiradas de la zona y siguen obstruyendo los caminos entre las comunidades y el pastoreo de los animales.

"Ya no venían y cuando la puerta estaba cerrada, no podíamos pasar. Si fuera hoy, no habríamos aceptado el trabajo", dice el agricultor Jessé de Souza Alves. 

Souza recibe de Chesf 500 reales (94 dólares) mensuales en concepto de alquiler del terreno, y se queja de la devastación causada por el movimiento de tierras en el lugar. Calcula que Casa Nova I derribó unas 50 de las 300 hectáreas de vegetación autóctona de la comunidad. Se cortaron especies centenarias, como el umbuzeiro. La zona afectada nunca fue restaurada.

Jesse-Alves_Camilo-Lobo_Dialogo-Chino-1-2048x1363

Jessé Alves en la zona de la comunidad de Malvão donde se iba a construir el parque eólico Casa Nova I. El proyecto taló 50 hectáreas de vegetación, pero fue abandonado

|

Camilo Lobo

"Sabemos que la generación eólica es buena, pero ellos [las empresas] no lo hizo bien cuando llegó aquí", se lamenta el agricultor. "Recibimos esta miseria, y todo el lío quedó ahí". Chesf no respondió a las preguntas sobre las responsabilidades medioambientales.

Casa Nova es un municipio de Bahía donde el 86% de la población es vulnerable a la pobreza y que tiene un historial de violentos conflictos rurales. En 1978, las familias de las pasturas de la comunidad de Areia Grande se armaron y se enfrentaron a Camaragibe, una empresa agroindustrial acusada de acaparamiento de tierras. Los okupas expulsaron a los sicarios de la empresa, que acabó en bancarrota, y, victoriosos, se quedaron en el lugar.    

La agricultora Vaneide dos Santos, presidenta de la asociación fundo de pasto de las comunidades de Garapa y Baraúna, era una niña y vivía en Areia Grande en la época del conflicto. También de niña, su familia fue reubicada a la fuerza para la construcción de la presa de Sobradinho, que desalojó a 72.000 personas de sus hogares e inundó siete municipios, entre ellos Casa Nova. Ella tiene traumas provocadas por esas grandes empresas energéticas.  

"Las empresas no vienen a traer beneficios, sino a llevarse la paz", dice la agricultora, que vive de la cría de cabras, cerdos y pollos. "Estoy tranquila desde que salí de Areia Grande. Ahora han llegado los aerogeneradores".

Hoy vive en la dehesa de Garapa, a ocho kilómetros de una de las obras del parque eólico de Oitis. Cuando sube a la parte superior de la pastura, puede ver las turbinas que se están probando. En la región, limítrofe con el estado de Piauí, la multinacional española Iberdrola está instalando dos de los 12 parques eólicos que comenzaron a funcionar este año. 

Con la financiación del Banco Europeo de Inversiones, la generación de energía de las 12 plantas se conectará a la red nacional. La empresa se centrará en la venta de la producción en el mercado libre de la energía al que los hogares brasileños -y la mayoría de las empresas- aún no tienen acceso. 

Los parques eólicos Oitis 21 y 22, que Vaneide ve desde su patio trasero, no aportarán ninguna seguridad energética a su terreno, y mucho menos energía más barata para la comunidad de Garapa. 

La electricidad llegó allí hace apenas un año, y Santos sigue intentando contratar la tarifa social de energía, dirigida a las familias de bajos ingresos, ya que le cuesta pagar las facturas mensuales de 200 reales (37 dólares). Antes, utilizaba paneles solares, pero la energía era escasa y sólo alcanzaba para las tareas esenciales, como mantener la nevera en funcionamiento.

Algunas de las turbinas más modernas del mundo han llegado a Casa Nova, mientras las familias que viven al lado siguen enfrentándose a la inseguridad energética. Preguntado por su proyecto, el grupo Iberdrola dijo que Neoenergia, la rama brasileña del grupo, "cumple con todos los procedimientos previstos en la legislación y la normativa medioambiental brasileña, lo que demuestra su compromiso con el desarrollo sostenible y el respeto a la sociedad."

base-torre_Camilo-Lobo_Dialogo-Chino-1-2048x1536

La base de una turbina es transportada en Casa Nova. Las modernas turbinas están ubicadas en un municipio donde las comunidades rurales viven en una situación de inseguridad energética

|

Camilo Lobo

La familia de Vaneide Santos es una de las cinco de la asociación que se oponen al proyecto. Otro grupo mayor, de diez familias, está a favor. "Las familias que están de acuerdo no tienen mucha información sobre cómo actúan las empresas en Brasil", comenta Santos. 

Nadie en su comunidad, Garapa, tiene un título de propiedad. No tienen título de propiedad de las áreas comunales de fundo de pasto, ni de las áreas individuales, privadas de cada familia.

****

Este artículo fue publicado previamente en Diálogo Chino. Lea el original aquí

We've got a newsletter for everyone

Whatever you're interested in, there's a free openDemocracy newsletter for you.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData