democraciaAbierta: Opinion

Si perdemos la Amazonía, perdemos buena parte de nuestro futuro en el planeta

Brasil está a punto de votar la legalización la destrucción de la selva amazónica y el exterminio de los pueblos indígenas, la última línea de defensa de la selva

Vanessa Andreotti
24 agosto 2021, 7.45am
Un grupo de jóvenes Huni Kui preparados para sumarse a la protesta en Brasilia
|
Elvis Huni Kui

El actual gobierno brasileño ha organizado un ataque coordinado perversamente inteligente contra nuestro futuro colectivo. Todos sufriremos las consecuencias de la tragedia que se está desarrollando en Brasil, y de nuestras acciones e inacciones.

Este ataque incluye un conjunto de proyectos de ley y un caso histórico del Tribunal Supremo Federal que pretenden eliminar las leyes que protegen la Amazonia y muchas otras zonas ecológicamente sensibles y que anulan los derechos de los pueblos indígenas.

El plan del gobierno es abrir la Amazonia y otras áreas protegidas a la minería, la tala y la agricultura depredadoras, para satisfacer las demandas del mercado interno e internacional.

Puede que te preguntes "¿Por qué debería importarme?". Es una pregunta legítima en un mundo de crisis que compite entre sí, pero esta cuestión debe ser prioritaria si queremos evitar nuestra propia extinción.

Si necesitas respirar, comer, beber y tienes seres queridos que necesitan lo mismo, ahora y en el futuro, lo que está pasando tiene que ver contigo, con todos nosotros. Si perdemos la selva amazónica, perdemos nuestro futuro. Solemos referirnos a la selva amazónica como los pulmones del planeta, pero es mucho más que eso.

Tal vez entender el Amazonas como los pulmones y los riñones del planeta haga más justicia a sus principales funciones de filtrado de carbono y regulación de las corrientes de agua. Si ampliamos la metáfora, podemos decir que nuestros pulmones y riñones están siendo atacados por los patógenos de la avaricia, la arrogancia y la indiferencia (que ahora están en todos nosotros), con implicaciones para todos los demás órganos vitales del metabolismo mayor del planeta.

El ataque legal y judicial coordinado ha sido calificado como un intento de "borrar a los pueblos indígenas del mapa en Brasil"

Debido a que una amplia zona de áreas ecológicamente protegidas en Brasil está en manos de los pueblos indígenas, el gobierno planea quitar los títulos de las tierras indígenas y cancelar los derechos indígenas para abrir estas áreas a las empresas depredadoras.

Esto matará literalmente a los pueblos indígenas, ya que las empresas y los acaparadores de tierras sabrán que pueden salirse con la suya en sus robos y asesinatos. Los que quieren hacer daño a los pueblos indígenas están armados, preparados y a la espera.

El ataque legal y judicial coordinado ha sido calificado como un intento de "borrar a los pueblos indígenas del mapa en Brasil" y como una "estampida legislativa que amenaza con acelerar la destrucción de la Amazonia". Desgraciadamente, estas no son exageraciones. El Asesor Especial de las Naciones Unidas para la Prevención del Genocidio, Wairimu Nderitu, también ha expresado su preocupación por lo que está ocurriendo en Brasil.

Uno de los proyectos de ley, el PL2633/2020, fue aprobado por la Cámara Baja del Congreso brasileño a principios de agosto. En la práctica, este proyecto de ley amnistía a los acaparadores de tierras que invaden territorios indígenas. 296 legisladores votaron a favor del proyecto de ley y tan solo 136 votaron en contra.

Teniendo en cuenta estos números, no hay duda de que el proyecto de ley será aprobado por el Senado y luego sancionado por el presidente, cuya campaña electoral se llevó a cabo sobre esta misma plataforma. Otro de estos proyectos de ley es el PL490/2007, que aún no ha sido votado o por la cámara baja. El proyecto de ley PL490/2007 anula los derechos de los pueblos indígenas a la consulta previa sobre lo que ocurre en sus territorios y los derechos de los grupos indígenas a elegir permanecer aislados.

Otra estrategia del gobierno consiste en un caso emblemático sobre el que está previsto que se pronuncie el Tribunal Federal Supremo el 25 de agosto. Este caso histórico pretende revertir las demarcaciones de tierras en los casos en los que los pueblos indígenas no estaban físicamente presentes en sus territorios el 5 de octubre de 1988, día en que se firmó la Constitución Federal de Brasil y los pueblos indígenas fueron considerados por primera vez sujetos de derechos.

Este caso borra la historia de despojo, destitución y opresión que ocurrió antes de esta fecha. Estos ataques a los derechos de los pueblos Indígenas van en contra de la propia Constitución de Brasil y de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Los pueblos Indígenas de Brasil hablan de las leyes que anulan sus derechos y títulos de propiedad de la tierra como "la legalización de su exterminio" y como una "masacre civilizada". Si pierden sus derechos a la tierra y a la consulta, veremos desarrollarse ante nuestros ojos un futuro muy sombrío, especialmente en la región amazónica, con consecuencias de alcance mundial.

Una mayor deforestación empujará a la selva amazónica más allá de un punto de inflexión, tras el cual puede pasar de ser una selva a una sabana. El Amazonas pasará de ser un sumidero de carbono vital que nos ayuda a frenar el cambio climático a una peligrosa fuente de carbono que acelerará el cambio climático. Esto ya está ocurriendo en algunas partes de la selva.

Los pueblos Indígenas son sólo el 4% de la población mundial, pero protegen el 80% de la biodiversidad del planeta

Si la deforestación del Amazonas continúa, veremos más temperaturas extremas atípicas e incendios forestales salvajes como los que están ocurriendo actualmente en Canadá, Siberia y el oeste de Estados Unidos, más inundaciones como las de Turquía, China y Alemania, más sequías que provocan escasez de alimentos y agua como las que están ocurriendo en Madagascar y Etiopía, más fenómenos meteorológicos severos e imprevisibles, más especies que se extinguen, más desigualdades sociales, más polarización, más conflictos violentos, más personas desplazadas por el cambio climático... en todas partes. Esto será inevitable. También seremos testigos de otra ola de genocidio de los pueblos indígenas.

Los pueblos Indígenas son sólo el 4% de la población mundial, pero protegen el 80% de la biodiversidad del planeta. La lucha contra la crisis climática -la lucha contra nuestra propia extinción- depende de la supervivencia de las tierras de las que son responsables los pueblos indígenas, y de la defensa de sus derechos a relacionarse con esas tierras, a existir en ellas y a cuidarlas. Sin sus títulos de propiedad, sin sus derechos, no pueden defender la tierra ni su biodiversidad.

Las cuentas son sencillas: Si los pueblos indígenas pierden sus derechos, perdemos la mayor parte de la biodiversidad del planeta. Si la selva amazónica desaparece, se producirá un calentamiento mucho más rápido del clima y una pérdida de biodiversidad aún más grave. Y si Brasil vota en esta dirección, sentará un precedente extremadamente peligroso para que otros países lo sigan. El proyecto de ley HR1374 en Estados Unidos, que criminaliza el activismo social legítimo y permite el uso de la fuerza letal contra los protectores de la tierra y el agua, ya sigue la misma tendencia.

En julio, el actual presidente brasileño, Jair Bolsonaro, animó públicamente a los agricultores a utilizar la violencia armada contra los pueblos indígenas y negros. Una cinta filtrada que se hizo pública por esas mismas fechas muestra a un funcionario de la FUNAI (la agencia gubernamental responsable de los asuntos indígenas) diciendo a la gente que abriera fuego contra grupos indígenas aislados en la Amazonia. Bolsonaro también está reclutando a algunos individuos y grupos indígenas para argumentar su caso de progreso económico indígena y "civilización" a través de la conversión evangélica.

Los que utilizan este argumento, como el propio Bolsonaro, comparan a los pueblos indígenas que eligen sus formas tradicionales con animales poco inteligentes que bloquean el "progreso" civilizatorio de Brasil como nación. Muchos partidarios de Bolsonaro defienden la desacreditada Doctrina del Descubrimiento y la tesis de terra nullius, que han sido utilizadas para justificar el genocidio indígena. Bolsonaro, ha dicho públicamente que "Es una pena que la caballería brasileña no fuera tan eficiente como la americana, que exterminó a sus indios."

El mandato de Bolsonaro proviene de poderosos grupos de presión que representan intereses mineros y agroindustriales locales e internacionales sin escrúpulos

Bolsonaro está intentando terminar este trabajo por medios judiciales y legales, pero es importante recordar que su mandato proviene de poderosos grupos de presión que representan intereses mineros y agroindustriales locales e internacionales sin escrúpulos y que tienen una importante representación en el Congreso brasileño. Este ataque fue planeado años antes del mandato de Bolsonaro, y sobrevivirá tras su caída.

Dado que los argumentos morales y humanitarios parecen ser irrelevantes en el contexto actual, el 5 de mayo de 2021, una carta abierta firmada por 40 supermercados internacionales, proveedores de alimentos y empresas de inversión en Europa advirtió al gobierno brasileño sobre la posibilidad de un boicot internacional. La carta incluía cadenas multinacionales de alimentación como Tesco, Sainsbury, Asda, Aldi y la alemana Metro. En ella se instaba a los legisladores brasileños a reconsiderar el PL2633/2020 (el proyecto de ley que acaba de aprobarse en la cámara baja) o a enfrentarse a la interrupción del uso de productos agrícolas brasileños, como la carne y la soja, en sus cadenas de suministro.

Un boicot internacional podría perjudicar a las empresas exportadoras equivocadas, como aquellas las que cumplen con las leyes y reglamentos internacionales vigentes. Un boicot internacional también podría causar una reacción y aumentar la base de apoyo de Bolsonaro para llevar a cabo su agenda. Por otro lado, también podría ser la única palanca internacional que le quedaría si el ecocidio y el genocidio llegan a producirse.

Los movimientos internacionales para "salvar la Amazonia" son también un tema polémico en América Latina. Todos los gobiernos han rechazado la injerencia de los gobiernos extranjeros y de la sociedad civil internacional en este asunto.

Bolsonaro utiliza este argumento para movilizar el apoyo patriótico en defensa de la soberanía nacional de Brasil. Utiliza la narrativa de que el Amazonas está amenazado por una toma de posesión extranjera y que es su trabajo "salvar el Amazonas" abriéndolo a empresas económicas que puedan beneficiar a los brasileños.

Se trata de un movimiento político inteligente y relativamente eficaz para muchas personas en el actual contexto económico y político precario de Brasil. Por eso es de suma importancia centrar las voces de la gran mayoría de los pueblos indígenas de Brasil que se ven directamente afectados en este asunto.

APIB, la mayor organización que representa a los pueblos indígenas en Brasil, ha denunciado a Bolsonaro ante la CPI en La Haya el 9 de agosto tanto por ecocidio como por genocidio, tras otras dos denuncias similares. La Federación del pueblo indígena Huni Kui de Acre, en la Amazonia brasileña, también ha hecho un llamado para que el mundo sea testigo del ecocidio y el genocidio en curso a través de la campaña educativa "Último aviso" (lastwarning.org).

Los Huni Kui y otros guardianes de la Amazonia arriesgan su la vida para defender la mayor selva tropical del mundo y nuestra oportunidad de tener un futuro. Están arriesgando sus vidas por todos nosotros. Tanto la APIB como la Federación Huni Kui subrayan que si la comunidad internacional quiere ayudar a proteger la Amazonia, debe defender los derechos y las vidas de los pueblos Indígenas, que son su última línea de defensa.

Puede ser la última oportunidad de la humanidad para dar un paso adelante y dar la cara por los pueblos indígenas de Brasil y del mundo

La Federación del pueblo Huni Kui de Acre, a través de la campaña educativa Último Aviso, afirma que para afrontar nuestras responsabilidades planetarias, tendremos que interrumpir nuestra indiferencia colectiva. Esta interrupción se producirá cuando construyamos la resistencia para sostener colectivamente el espacio para el dolor y la complejidad de lo que se está desarrollando en Brasil.

Necesitamos ser testigos de lo que los ideales dominantes, violentos e insostenibles, de "progreso y prosperidad", basados en el hiperindividualismo y el consumo excesivo, nos han hecho a nosotros mismos, a otros seres y al planeta. La Federación subraya que puede ser nuestra última oportunidad, la última oportunidad de la humanidad, para dar un paso adelante y dar la cara por los pueblos indígenas de Brasil y del mundo, antes de que perdamos nuestro futuro, antes de que perdamos la Amazonia, antes de que perdamos nuestra oportunidad de detener una catástrofe climática letal.

Hacen sonar una alarma para que despertemos a lo que hemos hecho al planeta, a otras especies y a nosotros mismos. Si ocurre lo peor, ésta puede ser, literalmente, su última advertencia.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData