democraciaAbierta: Opinion

Por una Internacional de Defensores de las Selvas Tropicales (Manifiesto)

Las selvas tropicales y todas las especies que las habitan no estarán protegidas si los derechos humanos de sus habitantes indígenas no se incluyen en el proyecto de salvarlas

Julie Wark Jean Wyllys Benny Wenda
20 diciembre 2022, 12.25pm

Guacamayo rojo y verde o guacamayo de alas verdes (Ara chloropterus) sobrevuela la selva, en Mato Grosso do Sul, Brasil.

|

Lee Dalton / Alamy Stock Photo

¿Por qué un manifiesto?

En el terrible estado en que se encuentra ahora, el planeta Tierra pide a gritos un movimiento de lo pequeño a lo grande, pero no en el sentido habitual de lo pequeño suplicando ayuda a lo grande (= poderoso) porque las grandes potencias están empeñadas en empeorar las cosas. Nos referimos a grande en el sentido de que todo el mundo se una para arreglar este desastre: Comunidades indígenas de la selva tropical, islas que se hunden como Tuvalu, países ocupados como Papúa Occidental, y millones y millones de individuos, jóvenes y viejos, que comparten las mismas preocupaciones y temores.

Este planeta es nuestro y "nuestro" incluye a todas las especies. No es propiedad privada de las potencias que lo están asolando con un sistema económico mundial que ha producido "sus propios sepultureros".

Comenzó hace mucho tiempo. Para que existiera el capitalismo, había que destruir las creencias que vinculaban a las personas con los animales, el suelo, el sol, las estrellas, la luna, los mares, los ríos y las rocas.

También fue necesaria una separación entre los humanos y los animales que explotan. Hoy en día, el desprecio por los animales y su hábitat es el núcleo del sistema global que ha causado la crisis climática. En sus oficinas estériles, de gran altura (literalmente alejadas de la tierra), climatizadas y con falsas plantas exóticas, las personas que toman las decisiones sobre el destino del planeta son también las más alienadas de la naturaleza, las más responsables de los ataques a la naturaleza.

En 1932, once autores francófonos indignados escribieron que el poder, sabiendo "que tiene los días contados y leyendo la perdición del sistema en la crisis mundial... recurre más que nunca a sus métodos tradicionales de matanza para imponer su tiranía". Sigue ocurriendo.

¿Dónde está la solución?

No está con las grandes potencias. Podría venir de una de las naciones más castigadas de la Tierra, el país ocupado de Papúa Occidental, con la Visión de Estado Verde de su gobierno en espera, una declaración de intenciones que explica cómo "restaurar, promover y mantener el equilibrio y la armonía, entre los seres humanos y no humanos, basándose en la reciprocidad y el respeto hacia todos los seres".

El pueblo de Papúa Occidental, en las peores circunstancias tras más de medio siglo de ocupación militar indonesia, represión violenta y genocidio declarado, ha conseguido organizar un gobierno en espera y, no sólo eso, sino elaborar un plan de acción oficial para "hacer las paces con la naturaleza en el siglo XXI". Los demás debemos tener la misma determinación y creatividad.

Si los grandes estados e instituciones deciden ignorar esta visión de la armonía, nosotros, El Pueblo, debemos insistir en su puesta en práctica. Si algún Estado desea dar ejemplo y unirse a este proyecto como uno de los "socios internacionales", no debería hacerlo como líder, sino como oyente y aprendiz, como todos los demás, dando lo mejor de sí mismo, según sus capacidades.

Este Manifiesto es un llamamiento a todas las personas sistemáticamente marginadas e ignoradas, especialmente a los pueblos indígenas, para que se unan en una Internacional de Defensores de la Selva. Es una invitación a las personas adormecidas por la ciudad a encontrar un camino de vuelta a la naturaleza, a intentar aprender a vivir como parte de la naturaleza y no como dominadores de ella. Significa abandonar los hábitos de consumo que están destruyendo la Tierra, pero también podría significar vivir vidas más plenas.

Los Estados no salvarán las selvas tropicales

El poder del Estado se basa en el apoyo a y de los poderes corporativos que están destruyendo la naturaleza. En la desesperada situación a la que se enfrenta el planeta, lo mejor que se le ocurre al poder es la COP27, con unos 33.449 participantes inscritos, en su mayoría hombres, todos encerrados en un complejo turístico del Mar Rojo, Sharm El-Sheikh.

Egipto tiene al menos 65.000 presos políticos y Sharm El-Sheikh está fuertemente custodiada con una agresiva vigilancia de los asistentes en un sistema que ellos mismos crearon. Si la cumbre COP26 arrojó a la atmósfera unas 100.000 toneladas métricas de CO-2 , ésta seguro que será mayor y mejor.

Ahora mismo, debemos escuchar las voces de los defensores de la selva tropical que llevan mucho tiempo siendo ignorados, marginados, silenciados y asesinados

El planteamiento habitual ante una tarea tan delicada y crucial como salvar las selvas tropicales -reconocida por los científicos como esencial para salvar el planeta- es "cuanto más grande, mejor". Es tentador pensar así. Al principio, nos preguntamos si una alianza de los pueblos indígenas de los países con las tres mayores selvas tropicales (Brasil, el Congo y Papúa Occidental), que represente e incluya a todas las selvas tropicales del mundo, podría ser una buena forma de actuar.

Pero, una vez más, la diplomacia de las grandes potencias echó por tierra tales sueños con el anuncio de una alianza entre Brasil, Indonesia y el Congo, a la que piensan llamar (¡significativamente!) una "OPEP de las selvas tropicales". Se trata de intereses de Estado. Pero ahora, ahora mismo, debemos escuchar las voces de los defensores de la selva tropical que llevan mucho tiempo siendo ignorados, marginados, silenciados y asesinados.

Intereses del Estado

Entonces, ¿qué son los bosques tropicales de Indonesia de esta alianza? La historia, repetida sin sentido crítico por destacados periodistas ecologistas en The Guardian y otros medios, dice que los tres países "albergan el Amazonas, la cuenca del Congo y los bosques de Borneo y Sumatra".

¿Qué? ¿Y Papúa Occidental? Si Indonesia ha cancelado Papúa Occidental en este proyecto, no es porque se haya arrepentido y haya reconocido que su ocupación es ilegal según el derecho internacional y vaya a conceder finalmente la independencia.

Más bien, el presidente Joko Widodo está desesperado por ocultar los más de 50 años de brutal guerra de su país contra el pueblo indígena de Papúa Occidental, la ocupación militar más larga del mundo.

Este es el resultado de un falso referéndum supervisado por la ONU, tras el cual la Asamblea General "tomó nota" formalmente de que no representaba la voluntad del pueblo, pero siguió adelante de todos modos para reconocer la soberanía indonesia, y luego para encubrir la matanza de hasta (o más de) el diez por ciento de la población desde la década de 1960. No podemos saber cuántos han sido asesinados porque a Indonesia no le interesa tener censos precisos.

Relacionado

W7RMC4.jpg
Proteger dos de las mayores selvas tropicales del planeta en un esfuerzo conjunto que respete los derechos humanos de todas las personas puede ser nuestra última esperanza

Y, por cierto, el ex jefe de la Agencia de Inteligencia de Indonesia, abogó el 6 de enero de 2021 por la expulsión forzosa de dos millones de papúes occidentales de su tierra natal y su sustitución por indonesios.

El problema del sistema global

No es sólo Indonesia. Sus aliados, Estados Unidos, los gobiernos europeos, Australia, etcétera, son cómplices al guardar silencio sobre el genocidio y ayudar a ocultarlo. Todos eluden a Indonesia, que desempeña un papel cada vez más dominante en los asuntos mundiales, en parte debido a su posición estratégica en la intersección del océano Pacífico, el estrecho de Malaca y el océano Índico.

Más de la mitad de la navegación mundial pasa por aguas indonesias, incluidos los submarinos nucleares de ataque estadounidenses en un peligroso enfrentamiento con China. De hecho, cualquier país que se una a una coalición con Indonesia para proteger las selvas tropicales (excepto las de Papúa Occidental), también formará parte del encubrimiento orquestado internacionalmente.

La crisis climática está fomentando el auge del neofascismo en todas partes.

Sin duda, un "sistema global" debe incluir a todo el mundo. Pero las palabras "sistema global" suelen referirse al G8, o quizá al G20. No se refieren a nosotros, El Pueblo. Una cosa es segura: las selvas tropicales y todas las especies que las habitan no estarán protegidas si los derechos humanos de sus habitantes indígenas -el 5% de la población mundial que cuida del 85% de su biodiversidad- no se incluyen en el proyecto de salvar las selvas tropicales.

Sus derechos humanos son cruciales para los de todos los demás, ya que la crisis climática está fomentando el auge del neofascismo en todas partes. Son ellos quienes deben liderar el proyecto.

Los acuerdos estatales no son suficientes

En Brasil, el presidente electo Lula ha prometido proteger la Amazonia, y los presidentes de Colombia y Venezuela, Gustavo Petro y Nicolás Maduro, junto con el presidente de Surinam, Chan Santokhi, han lanzado un llamamiento para una amplia alianza por la selva tropical que tendría que incluir a Brasil.

Sin embargo, Petro reconoce que las reservas de hidrocarburos en el subsuelo amazónico, empezando por Venezuela, podrían obstaculizar el plan, y el líder indígena colombiano Harol Rincón Ipuchima, del pueblo maguta, señala que "no sólo Venezuela, también Colombia tiene muchas empresas petroleras en estos territorios. También Perú, Bolivia y Ecuador".

Hablar de créditos y mercados de carbono es un bla-bla-bla neoliberal. Los gobiernos forman parte de un sistema global que lo está destruyendo todo. La única claridad moral procede de los más afectados, los propios defensores de los bosques. Cualquier proyecto emancipador "necesita mirar hacia los márgenes de nuestra sociedad y preguntarse cómo estamos tratando a la gente allí".

Si proteger y alimentar los bosques tropicales no es un proyecto emancipador, sólo será una farsa catastrófica. Por definición, un proyecto emancipador debe incluir los derechos humanos. Casi todos los seres humanos anhelan, en sus propias vidas, los tres principios básicos de los derechos humanos: libertad, justicia y dignidad. Y quienes más entienden de ellos son quienes los sufren dolorosamente en su ausencia.

Una nueva visión (Estado Verde)

Sólo un país en el mundo prevé convertirse en un verdadero Estado verde, respetando todos los derechos humanos y de las demás especies implicadas. Está totalmente al margen del sistema internacional (salvo por la ocupación militar con apoyo internacional): Papúa Occidental. "Como se establece en nuestra Constitución Provisional, una futura república de Papúa Occidental será el primer Estado verde del mundo y un faro de los derechos humanos".

La Visión del Estado Verde es un proyecto verdaderamente emancipador.

Esta Visión se basa en tres pilares principales, la protección medioambiental y social, la tutela consuetudinaria y la gobernanza democrática, y prevé tipificar el ecocidio como delito grave, devolver la administración de los recursos naturales a las autoridades indígenas, combinar las normas democráticas occidentales con los sistemas indígenas y exigir a todas las empresas extractivas que cumplan las normas medioambientales internacionales.

La Visión del Estado Verde es un proyecto verdaderamente emancipador. Al ser el primer proyecto de gobierno indígena (provisional) de esta naturaleza, también es uno que entiende los bosques tropicales de primera mano porque está escrito por indígenas que saben, por su propia experiencia vital como custodios de la naturaleza, lo que hay que hacer para proteger los bosques tropicales.

Conocimientos autóctonos

Un gran obstáculo para que los occidentales comprendan cómo viven los indígenas sus hábitats selváticos, fuente de su sustento, es que su comida está divorciada de la vida social. Desinfectados, envueltos en plástico, manipulados genéticamente, llegan en camiones desde todo el mundo para venderse en supermercados donde se hace cola por números y el cajero apenas tiene tiempo de levantar la vista y saludar.

En cambio, las comunidades de la selva tropical se organizan en torno a la pesca, la caza, la recolección y la siembra. El medio ambiente es esencial para su salud, por eso lo aman, lo comprenden y lo cuidan. La naturaleza humana forma parte de este cosmos, y el cosmos forma parte de la naturaleza humana, el lenguaje y la cultura. Son inseparables. Los pueblos indígenas conocen las selvas porque forman parte de ellas.

Por supuesto, el conocimiento indígena no es homogéneo. En las diferentes selvas tropicales del mundo, las personas interactúan con su entorno de formas históricamente diversas, lo que significa que deben evitarse las soluciones generales y rápidas, y debe prestarse la debida atención a ecosistemas concretos que, a su vez, beneficiarán a la biodiversidad.

Sin embargo, con sus sólidos principios generales, la Visión del Estado Verde puede servir de documento fundacional para una Internacional de Defensores de las Selvas Tropicales, al tiempo que, a nivel general e internacional, aborda también la cuestión del ecocidio (y su genocidio asociado).

Cambiar el sistema

Salvar las selvas tropicales no va a ocurrir dentro del sistema. Casi siempre se pasa por alto a las pequeñas naciones y criaturas. Los insectos, por ejemplo, pilar de los ecosistemas y fuente de alimento de animales y aves, están en dramático declive, lo que acabará provocando el colapso de las cadenas alimentarias y la extinción de grandes especies.

El cambio debe venir de la rebelión contra el sistema.

Desde 1997, los dirigentes de Tuvalu piden oficialmente ayuda ante el hundimiento de su pequeño país. Y en 2022, el Primer Ministro Kausea Natano ha tenido que señalar una vez más: "si podemos salvar nuestras islas, podemos salvar el mundo".

El cambio debe venir de la rebelión contra el sistema. En Occidente la gente está tristemente aislada de los demás, pero aún podemos utilizar las redes sociales. Si todos los que leyeran este manifiesto lo enviaran a 50 contactos, bastarían cuatro rondas de 50 x 50 x 50 x 50 para llegar a 6.250.000 personas.

¿Y qué podrían hacer estos círculos potenciales de personas en crecimiento exponencial? Pueden boicotear las industrias contaminantes, participar en la desobediencia civil, hacer piquetes, ir a la huelga, iniciar campañas de graffiti especialmente entre los jóvenes (desde escribir las palabras rainforest , floresta, selva, hutan hujan .... en todas partes hasta pintar obras de arte o denunciar a los gobiernos en paredes y edificios), bloquear carreteras, prestar asistencia jurídica, molestar a los diputados, manifestarse, ocupar, presionar a los ayuntamientos para que eliminen progresivamente los coches e introduzcan versiones urbanas de una Visión de Estado Verde, traducirlo y traducir este Manifiesto a tantos idiomas como sea posible, pedir que los multimillonarios dejen de no pagar impuestos, exigir una renta básica universal... y cualquier otro tipo de defensa de los bosques tropicales (y por tanto del mundo y de todas sus criaturas humanas y de otro tipo) que se le ocurra a cualquiera, a cualquier grupo, en cualquier lugar. Los seres humanos no somos innatamente estúpidos, "recursos" pasivos a los que hay que atontar y mantener dóciles con una vida irreal presentada en pantallas y consumiendo tranquilizantes.

Podemos ser imaginativos. Podemos rebelarnos. Y formamos parte de la naturaleza. En el Amazonas, un cazador runa instruye al antropólogo Eduardo Kohn para que duerma boca arriba porque si un jaguar le ve como un yo igual que ella, un tú, no le atacará. Si duerme boca abajo y no puede devolverle la mirada, lo verá como una presa, un ello, carne muerta.

El animal, el depredador que reconoce a Kohn como otro yo y determina su supervivencia, no es el ello. Lo es el humano que se ciega a sí mismo.

Sentido de la maravilla

En 1929, otro Manifiesto proclamaba que "lo maravilloso es siempre bello, cualquier cosa maravillosa es bella, de hecho sólo lo maravilloso es bello".

Se trata de un sentido de lo maravilloso, pero necesitamos unirnos a la naturaleza en una mirada de amor mutuo para lograrlo.

Necesitamos una visión de Estado verde. Si no podemos adquirirla, todas las señales nos indican que estamos mirando hacia otro lado y que, por tanto, somos "carne muerta".

We've got a newsletter for everyone

Whatever you're interested in, there's a free openDemocracy newsletter for you.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscribirme al boletín.
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData