democraciaAbierta

Italia: la lucha contra el Covid-19 depende de que la solidaridad se mantenga

La población italiana ha confiado hasta ahora en la respuesta de emergencia del gobierno. Pero la desigualdad, y la falta de recursos, amenazan su eficacia. Mantener la solidaridad será crucial para seguir adelante.

Luisa Enria Serena Masino
23 March 2020
Gente en los balcones escuchando música durante el confinamiento en Italia.
|
Valeria Ferraro/SOPA Images/SIPA USA/PA Images.

El pasado 7 de marzo, Luca Franzese, un actor de la serie de televisión Gomorra, famosa a nivel internacional, publicó en línea un vídeo brutal donde mostraba el cadáver de su hermana. Teresa Franzese murió en Nápoles días después de haber sido infectada por el Covid-19, a la edad de 47 años. El vídeo estremeció a muchos e hizo que se dieran cuenta de que esa enfermedad invisible no era ya una posibilidad remota.

El fin de semana anterior a su muerte, y a pesar de las directrices nacionales sobre el distanciamiento social, los bares de Nápoles seguían llenos a rebosar. El Estado terminó con esos festejos desafiantes cuando implementó una prohibición nacional de reuniones y viajes, estableció un toque de queda a partir de las 6pm, y acabó cerrando la mayoría de los negocios no esenciales a partir del 10 de marzo.

Las restricciones se redactaron inicialmente para las regiones del norte, donde la muerte y el contagio han sido más elevados. Posteriormente, después de que decenas de miles de personas intentaran huir del encierro subiéndose a autobuses y trenes camino el sur del país, se extendieron al resto del país.

Lucha contra una epidemia con recursos limitados

La situación de Italia es dramática: el 18 de marzo las muertes superaron a las presenciadas en China y los casos siguen aumentando. Si bien hasta ahora la atención de los medios de comunicación se ha centrado principalmente en la crisis del norte de Italia, es evidente que el brote se ha extendido rápidamente por todo el país.

Hemos hablado con trabajadores de la salud a quienes les preocupa que las cifras más bajas en el sur reflejen meramente una menor capacidad para realizar pruebas y diagnósticos. Temen que sea cuestión de días antes de que surjan evidencias de un contagio generalizado y continuo en el sur. En Nápoles, por ejemplo, un médico de familia confirmó que muchos de los últimos casos registrados en su región son personas que escaparon del confinamiento del norte.

La propagación de los casos a las regiones meridionales es particularmente preocupante.

Con pocas excepciones Las regiones meridionales tienen servicios de salud con recursos insuficientes, que tendrán dificultades para hacer frente a la epidemia. Los médicos de esas regiones están particularmente preocupados por la pesada carga de las enfermedades concomitantes, especialmente entre la población de mayor edad, en un momento en que muchos servicios médicos ordinarios se están suspendiendo para liberar recursos.

Aunque se está ampliando el número de unidades de cuidados intensivos, la capacidad en el sur sigue siendo insuficiente. A medida que se acumulan los casos de Covid-19, los médicos tendrán que tomar decisiones difíciles y clasificar a los pacientes en función de su edad y de sus probabilidades de recuperación.

A medida que el encierro se prolongue indefinidamente y se registre un número cada vez mayor de violaciones, aumentará el desafío de mantener la solidaridad nacional.

La falta de equipamiento es otra seria preocupación. En un momento en que la Organización Mundial de la Salud está haciendo hincapié en la importancia de las pruebas para identificar los casos sin síntomas, el personal sanitario del sur nos ha dicho que a menudo trabajan sin máscaras faciales, incluso en las unidades de emergencia. El personal que parece sano está obligado por ley a seguir trabajando incluso después de entrar en contacto con casos de Covid-19, lo que aumenta el riesgo de que los hospitales se conviertan en puntos calientes de contagio.

Mientras que varios países están intensificando sus esfuerzos financieros para aumentar la capacidad de hacer pruebas, las regiones meridionales de Italia tendrán dificultades para responder a la crisis de manera similar.

Una enfermedad social

Las epidemias anteriores nos muestran hasta qué punto ignoramos los factores sociales que determinan que propaguemos la enfermedad por nuestra cuenta y riesgo. A medida que la enfermedad se mueve por el país necesitamos entender cómo pondrá en riesgo a los diferentes grupos de personas. Ya estamos viendo cómo el coronavirus agrava los problemas existentes en las estructuras sociales y económicas de Italia.

Según se informa, Teresa Franzese contrajo la enfermedad de un vecino cuyos familiares estaban infectados. Ocho miembros de la familia de Luca y Teresa esperaban en la casa cuando un equipo especializado llegó para recoger el cuerpo. Todo el barrio está formado en su mayoría por hogares de bajos ingresos, y tiene una densidad de población muy alta.

Las viviendas más pobres de los sótanos y plantas bajas, conocidas como bassi, pueden albergar hasta ocho personas viviendo juntas en una sola habitación. En esos espacios, es imposible el autoaislamiento. Los centros de migrantes superpoblados se concentran en muchas de esos mismos barrios.

Las personas que viven allí se enfrentan a condiciones igualmente difíciles y carecen incluso de acceso a la atención sanitaria básica. Un caso en uno de estos centros en Milán confirmó el temor de los trabajadores de la salud de que el contagio ya estaba en marcha en ese tipo de espacios.

El Coronavirus representa una amenaza particular para los ancianos. En Italia, debido a que el cuidado de los ancianos es abrumadoramente un asunto familiar, es difícil aislarlos y mantenerlos a salvo. El gobierno aprobó medidas económicas extraordinarias en un esfuerzo por contener los efectos económicos de la crisis, como transferencias de efectivo a los trabajadores independientes, congelación de hipotecas y facturas de servicios públicos y licencia por enfermedad para los que están en cuarentena. Pero para los empleados informales, como muchos trabajadores migrantes, o los trabajadores de fábricas de primera línea, los riesgos siguen siendo altos.

Confianza, confianza, confianza

Nuestra labor durante el brote del Ébola de 2014-16 en Sierra Leona nos enseñó que la confianza es clave para asegurar el apoyo colectivo a las medidas de emergencia estrictas. Esto es especialmente importante a medida que la emergencia se profundiza y se extiende hacia el sur, dadas las realidades económicas y sociales de esas regiones.

Los italianos tienen una confianza históricamente baja en las instituciones, y esto es particularmente marcado en algunas áreas del sur. Por ejemplo, en barrios como el de Luca y Teresa, la pobreza, la falta de oportunidades y la presencia del crimen organizado han tensado durante mucho tiempo la relación de los habitantes con las autoridades.

Muchos no creyeron inicialmente en la alarma del gobierno por una nueva epidemia originada en China y que afectaba a las ricas regiones del norte, y se mostraron reacios a seguir las nuevas normas.

Otras epidemias en todo el mundo nos han enseñado que la solidaridad internacional es clave.

En la primera semana del confinamiento el gobierno dirigió la hercúlea tarea de construir un sentido de responsabilidad compartida y compromiso frente a la desconfianza. Las campañas en los medios de comunicación y los mensajes institucionales en torno a la unidad nacional fueron acompañados por la movilización ciudadana, como los flash-mobs musicales en los balcones que están en todos los medios de comunicación social.

Sin embargo, a medida que el confinamiento se prolongue indefinidamente y se registre un número cada vez mayor de violaciones del mismo(sólo el 18 de marzo se registraron 40.000), crecerá el desafío de mantener la solidaridad nacional.

¿Es factible aplicar en Europa una estrategia de aplicación estricta y prolongada al estilo de Hubei? Algunos ciudadanos preocupados, especialmente entre las clases más ricas, ya están pidiendo a los militares que hagan cumplir el bloqueo. Esto podría fácilmente resultar contraproducente. En un contexto social ya tenso, la militarización de la respuesta podría dañar la cohesión social y conducir a una escalada de violencia.

¿Qué hace que una respuesta sea realmente eficaz?

Para mantener la confianza en un momento de crisis, una respuesta eficaz debe tener múltiples componentes. En primer lugar, debe contar con estrategias de participación comunitaria que se dirijan directamente a las cuestiones sociales y económicas que hemos descrito. Éstas deben incluir una amplia comprensión de quién es vulnerable y quién encontrará más difícil el auto-aislamiento. Para ello es fundamental que los mensajes dirigidos tengan en cuenta las diferencias regionales.

Al mismo tiempo, debemos intensificar los esfuerzos de test clínicos, apoyar la salud mental de los trabajadores sanitarios, proporcionarles equipo crítico y aumentar su número. Para hacer frente a la diversidad de los costos sociales y garantizar la eficacia, los equipos de tareas de emergencia regionales deben incluir no sólo representantes políticos, sino también profesionales médicos, interesados de la comunidad local, científicos sociales y expertos en la comunicación de los conocimientos científicos y los riesgos.

Por último, otras epidemias en todo el mundo nos han enseñado que la solidaridad internacional es clave. La respuesta de Italia ha sido fuerte y los ciudadanos están haciendo sacrificios diarios. Sin embargo, a medida que la enfermedad se propaga, especialmente a las regiones meridionales que están mal equipadas para hacer frente a una crisis sanitaria de tales proporciones, ha llegado el momento de aumentar el apoyo internacional en materia de equipo y conocimientos especializados para evitar una crisis humanitaria.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData