democraciaAbierta: Opinion

Pedro Castillo no resistió y Perú tiene ahora nueva presidenta: ¿por cuánto tiempo?

La nueva presidente de Perú, Dina Boluarte, dice que intentará construir lazos con la oposición para poder gobernar un país sumido en una inestabilidad crónica

democracia Abierta
9 diciembre 2022, 12.01am
Dina Boluarte, nueva presidente de Perú
|
Creative commons

El miércoles 7 de diciembre la incertidumbre se apoderó de Perú. El presidente Pedro Castillo anunció en horas de la mañana la disolución del congreso y convocó a elecciones legislativas para redactar una nueva constitución. También anunció un toque de queda y la reorganización del sistema de justicia de Perú, incluidos los tribunales superiores, al tiempo que se comprometió a respetar la propiedad privada y la libertad empresarial. También dijo que todas las armas ilegales en posesión de los peruanos debían ser devueltas a la policía en un plazo de 72 horas.

Esto sucedió justo antes de un debate de impeachment en su contra, lo que intensificó una crisis política que es permanente en Perú y puso en peligro la democracia del país. El ya expresidente tuvo una relación compleja con los legisladores desde el comienzo de su administración en julio de 2021 y sobrevivió a 2 intentos de impeachment anteriores.

Los miembros de la Corte Constitucional peruana describieron las medidas decretadas como un "golpe de estado". Según Castillo, él tomó las medidas para establecer un gobierno de excepción con el objetivo de “restablecer el Estado de derecho y la democracia". Lo que no previó fue que carecía de apoyos para su improvisado proyecto.

Pocas horas después de su decisión, la cámara de representantes del mismo Congreso que él quiso disolver aprobó su destitución fulminante. Acto seguido, y cuando al parecer iba camino de la embajada de México en busca de asilo, fue arrestado por la policía. Más tarde, un juez lo envió a prisión con cargos de rebelión, entre otros. Así terminó su mandato.

Los antecedentes

Castillo, un profesor rural con muy poca experiencia política, heredó una situación de inestabilidad política insostenible y se enfrentó a una crisis política permanente, con una dirección errática y cambios continuos en su gabinete, lo que generó un rechazo creciente hacia su gobierno.

La decisión de Castillo de disolver la cámara puso en evidencia a un mandatario sin recursos.

La decisión de Castillo de disolver la cámara, sin embargo, pone en evidencia a un mandatario sin recursos, con muy poca visión estratégica. Más allá de la continua crisis política y su falta de mayoría en el legislativo, Castillo se enfrentó a serias denuncias de corrupción. El mandatario, además, subestimó la memoria de los peruanos, que no aceptarían un nuevo autogolpe como el de Alberto Fujimori en abril de 1992.

Fujimori gobernó Perú entre 1990 y 2000. El 5 de abril de 1992, anunció el cierre del congreso e intervino el poder judicial. Su autogolpe fue exitoso. Castillo, sin embargo, no contaba ni con la popularidad, ni con el apoyo de los militares que tenía Fujimori. Su intento de mantenerse en el poder a la fuerza no funcionó.

Después de su anunció, las respuestas negativas comenzaron a sucederse para Castillo. Estados Unidos pidió, a través de su embajadora en Lima, que el ahora expresidente revirtiera su decisión de inmediato. El Tribunal Constitucional de Perú pidió a las Fuerzas Armadas restablecer el orden y los congresistas decidieron continuar con el juicio político a pesar del anuncio de cierre; la mayoría, que en dos ocasiones anteriores lo salvó por la mínima, esta vez votó por su destitución.

Ahora, la nueva presidente, Dina Boluarte, cuya inexperiencia política es evidente, se enfrenta al reto enorme de restablecer las relaciones con el congreso, la oposición, las fuerzas militares y la sociedad. Apeló a un gobierno de unidad nacional, un bien muy escaso en Perú.

Una interminable fila de presidentes efímeros

Si algo caracteriza al país inca, al menos desde que Fujimori salió del poder, es la inestabilidad presidencial. Con diez presidentes en los últimos 22 años, queda claro que conseguir la estabilidad política no solo no es sencillo, sino que parece imposible.

Tras la salida de Fujimori, el presidente fue Valentín Paniagua, quien gobernó entre noviembre de 2000 y julio de 2001. Luego, el turno fue para Alejandro Toloza quien, diez años después, en 2016, fue acusado de ser parte del escándalo de corrupción de la constructora Odebrecht. Luego de Toloza asumió Alan García quien gobernó entre 2006 y 2011. Sin embargo, él también fue acusado de estar implicado en el escándalo de Odebrecht. Entre 2011 y 2016 gobernó Ollanta Humala, quien fue condenado por recibir sobornos de parte de Odebrecht y condenado a 18 meses de prisión.

A Humala lo reemplazó Pablo Kuczynski, presidente entre 2016 y 2018, quien tuvo que renunciar al cargo por su involucramiento en la monumental trama de corrupción de Odebrecht. Su puesto lo asumió su vicepresidente, Martín Vizcarra ,quien gobernó entre 2018 y 2020. Después de enfrentamientos con el congreso fue acusado de corrupción y destituido en noviembre de 2020. El congreso designó que su sucesor sería Manuel Merino pero éste, después de las protestas multitudinarias en el país en contra de su gobierno, fue reemplazado por Francisco Sagasti, quien dirigió brevemente el país hasta julio de 2021, cuando convocó elecciones anticipadas. Castillo, un profesor de secundaria del Perú rural y un verdadero outsider de la política de Lima, llegó sorpresivamente al poder.

El listado de la inestabilidad presidencial de las últimas dos décadas, y la salida abrupta de Castillo, dejan a claro que la clase política peruana es incapaz de estabilizar la gobernación del país. Si Baluarte, presidente por accidente, quiere tener un final de gobierno exitoso, tendrá la titánica tarea de cohesionar a la cámara y a la sociedad entera y entender cómo reparar las grietas que atraviesan al Perú. Lo más probable es que veamos unas nuevas elecciones anticipadas en no mucho tiempo.

We've got a newsletter for everyone

Whatever you're interested in, there's a free openDemocracy newsletter for you.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscribirme al boletín.
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData