democraciaAbierta

Portugal: hay vida inteligente más allá de la austeridad

Portugal parece estar dejando atrás una crisis implacable. Más allá de una recuperación económica inestable, es importante fijarse en la relevancia política y social del actual debate sobre la austeridad. English Português

Manuel Nunes Ramires Serrano
18 April 2016
PA-24524833_1.jpg

Los diputados votan para elegir al Presidente de la Asamblea Nacional durante la primera sesión que tuvo lugar el 23 de octubre de 2015, tras las elecciones generales del 4 de octubre. Foto AP / Armando Franca

La política implica necesariamente establecer una relación con los ciudadanos. Lógicamente, los políticos, para ser considerados tales, deben relacionarse con los ciudadanos. Sin embargo, esto no suele ocurrir. Las voces ciudadanas tienden a ser malinterpretadas, distorsionadas o ignoradas por aquellos que deberían tener como prioridad las necesidades que expresan – y solo después, gobernar.

Lo efectos negativos de esta apropiación indebida se evidencian de distintas maneras. En Portugal, han adoptado la forma de la austeridad. Mientras se recortaba drásticamente el Estado del Bienestar, la austeridad se estableció como la ley de la tierra. Se convirtió en la norma, a pesar de que no se dieron explicaciones convincentes. No se realizaron consultas. No hubo debate. Algo se perdió en el proceso que va de la crisis a la respuesta y no se trata de una pérdida insignificante.

A los portugueses se les despojó  de su derecho a hacer valer su opinión. Las políticas que cambiaron sus vidas no se discutieron en Lisboa, sino, de manera informal, en los pasillos de las instituciones europeas. Hoy, sin embargo, a la vez que parece que la crisis se atenúa, Portugal está recuperando lenta pero progresivamentes su voz como país soberano. Más allá de una frágil recuperación económica cuyos beneficios no han alcanzado aún aquellos que han soportado el peso de la austeridad, el verdadero motivo de celebración es el intercambio de ideas que está teniendo lugar. Puede que la austeridad sea todavía la ley de la tierra, pero ahora se la cuestiona.

El estado de la nación

El actual gobierno portugués ha cumplido 100 días, tras lograr Antonio Costa, el actual primer-ministro, ser nombrado para el cargo haciendo uso, según sus detractores, de supuestas dotes maquiavélicas. Desde entonces, se ha elegido un nuevo Presidente de la República, otro banco ha sido rescatado por el Estado, y Bruselas ha dado luz verde al presupuesto nacional de Portugal, tras minucioso escrutinio.

La austeridad, otrora considerada un mal menor, está siendo hoy severamente cuestionada. Y el gobierno portugués está teniendo un papel protagonista. Al decretar un aumento del salario mínimo de 505 a 530 de euros y comprometerse a revertir los recortes de las pensiones y en los servicios públicos, el ejecutivo está enviando un claro mensaje a Bruselas: aunque su estatus como miembro de la UE no está en cuestión, Portugal no está dispuesto a abdicar de su soberanía nacional ni a poner en peligro el bienestar de sus ciudadanos. Los días de silenciosa aquiescencia y sumisión económica han llegado a su fin. El debate sobre cuestiones políticas vuelve a ir más allá de su valor económico.

Portugal está dejando atrás su rol de estudiante obediente. Después de siete años de decir que sí a todo, ha decidido que ya basta. La austeridad ha traído con ella una gran miseria. Ha fragmentado la sociedad. Pero peor aún que no tener trabajo, no tener dinero y no beneficiarse de los servicios sociales es no tenerlo porque así lo dice Bruselas.

Un gobierno conservador tuvo la responsabilidad de gobernar Portugal durante un período difícil. Los retos eran en verdad enormes, pero el gobierno no estuvo a la altura. Se desmanteló en parte el Estado del Bienestar y la desigualdad aumentó de forma exponencial. Los banqueros y los políticos fueron rescatados. Los ciudadanos, no.

Cambio de marea

Actuando como mero portavoz de Bruselas, el anterior gobierno no hizo ningún esfuerzo para explicar la situación a los ciudadanos. Las amenazas de catástrofe inminente y de una Unión Europea en ruinas fueron las únicas razones que se ofrecieron para justificar la renuncia a la soberanía nacional. El gobierno no abrió ningún debate interno. Simplemente puso en práctica las medidas que le fueron impuestas. Obedeció órdenes.

La austeridad fue probablemente un error. Pero no explicar la cuestión a los ciudadanos, o incluso intentarlo, le salió muy caro al ex Primer Ministro Passos Coelho. A pesar de “ganar” las elecciones legislativas de octubre pasado, su coalición conservadora se vio superada por una alianza de izquierda formada por los socialistas, la extrema izquierda y los comunistas. Ondeando la bandera contra la austeridad, la oposición prometió el final de los recortes y de los sacrificios sociales.

La cobertura informativa de los acontecimientos que llevaron a la formación del actual gobierno adoleció una vez más de falta de precisión a la hora de identificar el asunto central.  Muchos fueron los que acusaron erróneamente el actual primer ministro, Antonio Costa, de falta de legitimidad para gobernar. Otros le acusaron acertadamente de ser manipulador. Pocos, sin embargo, centraron su atención en la ventana de oportunidad que se había abierto de pronto.

Por primera vez en mucho tiempo, los políticos estaban haciendo política. Términos económicos como "productividad", "eficiencia" y "déficit" se mantuvieron, por supuesto, en el centro del debate, pero esta vez tuvieron que compartir protagonismo con otras cuestiones, cómo por ejemplo qué es lo mejor para los portugueses, o qué es preferible políticamente.

Pensar en términos económicos puede ser la norma en nuestro tiempo, como reconoció Tony Judt. Pero no siempre ha sido así. Antonio Costa puede ser un político maquiavélico que emplea tácticas éticamente dudosas, pero ese es otro debate. En cuanto a éste, él ha abierto una ventana que muy pocos habían denunciado que se había cerrado.

¿Cambio político?

Sería muy precipitado afirmar, sin embargo, que éste es el fin de la austeridad. La austeridad, como refleja el presupuesto nacional, sigue impregnando los asuntos públicos en Portugal. Pero ya no es hegemónica.

Como era de esperar, la austeridad fue el principal tema político antes de las elecciones. También ha resultado ser el tema principal después de las mismas - lo que refleja que el Ejecutivo está teniendo en cuenta las preocupaciones de los ciudadanos. Y no por los deseos o intereses de alguien en particular, sino porque la situación política así lo exige. Antonio Costa ha ligado el destino de su gobierno al fin de la austeridad. Si no lo consigue, esto le costará su cargo como primer ministro. El éxito, sin embargo, le convertiría en una alternativa creíble - lo que muchos consideran un inevitable mal menor. Cualquiera que sea el resultado, la decisión esta vez se tomará en Lisboa, no en Bruselas.

La canalización de la oposición a la austeridad puede explicarse en términos de aritmética parlamentaria. Si bien nadie niega este extremo, muy pocos están prestando atención a lo que hay  más allá del debate sobre lo bueno y lo malo de la austeridad. Es preciso que Portugal rompa con la imposición no negociada de fuerzas políticas externas para que pueda poner fin a la polarización y sanar sus heridas. Independientemente del resultado del debate, lo importante es que exista debate. 

PA-25787555_1.jpg

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, izquierda, charla con el ministro de Hacienda, Mario Centeno, Ministro de Hacienda Portugués en Lisboa el 10 de marzo de 2016. Foto AP / Armando Franca

Más allá de la austeridad

El debate sobre la austeridad no podía ser más oportuno. Países europeos como Portugal y Grecia en particular han soportado políticas económicas que no fueron ni discutidas ni adecuadamente explicadas. Las deficiencias de estas políticas son claras, y deberían ser analizadas - especialmente aquellas que afectan al bienestar de los ciudadanos y la cohesión de nuestras sociedades. Fracasar en la relación con las preocupaciones y los temores de los ciudadanos, y en escucharles, es algo muy serio en una democracia. Ignorar esto por completo y sustituir la voluntad colectiva por una voz fabricada que se expresa en una reunión informal en otro lugar es aún peor.

Contrariamente a la estrategia del Ejecutivo anterior, el actual Primer Ministro de Portugal está respondiendo a las preocupaciones existentes. ¿Por necesidad política? Quizás. Pero lo que comenzó como oposición a la austeridad ha superado ya a la austeridad misma. La cuestión ahora está en qué tipo de sociedad queremos vivir. ¿Cuál es el futuro del Estado de Bienestar? ¿Cómo puede el proyecto de la Unión Europea, al que debemos tanto los europeos, ponerse de nuevo en marcha? Estas preguntas han estado ahí durante mucho tiempo, pero sólo unos pocos las discutían.

Por una vez, los políticos se movilizan en función de los intereses de los ciudadanos, y no al revés. Hay que apreciar la ironía de cómo un primer ministro que ha sido acusado de poner su supervivencia política por encima de los intereses de su país, puede haber abierto la puerta para el cambio. Lo que es importante aquí, más allá de a dónde da esta puerta, es que se haya abierto.

Determinar cómo terminará el debate sería especular. Podría terminar en nada. Aun así, que exista este debate es sin duda más productivo que no hablar de política - o discutirla exclusivamente en términos económicos. A pesar de que este tipo de política reduccionista a la que hemos sido expuestos en teoría tiene respuestas para todo, en la práctica no se relaciona con nadie.

Queda por ver, por supuesto, hasta qué punto los poderes supranacionales dejarán que Portugal se salga con la suya. En cualquier caso, seguro que lo intentará.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram