democraciaAbierta

¿Viola el gobierno colombiano la libertad de prensa?

International Women’s Media Foundation denuncia que a una de sus becadas se le negó la entrada a Colombia para informar. Migración niega las acusaciones de deportación.English Português

DemocraciaAbierta
3 October 2019
El Centro Comunitario Divina Providencia, en Cúcuta, Colombia, el 11 de febrero de 2019. Sirve 6,000 comidas al día de forma gratuita a venezolanos y venezolanas que llegan a Colombia. PA Images: © Elyxandro Cegarra

Buscar la verdad no siempre es bienvenido por los gobiernos que tienen algo que ocultar. Este parece ser el caso del gobierno colombiano que recientemente negó la entrada a Alejandra Rajal, una periodista mexicana.

El IWMF emitió la siguiente declaración, que reproducimos aquí en su totalidad:

“El 1ro de octubre de 2019, a la periodista mexicana Alejandra Rajal se le negó la entrada a Colombia antes de un viaje con fines periodísticos para el programa Adelante de la International Women’s Media Foundation (IWMF). La IWMF está profundamente perturbada por esta violación de la libertad de prensa e insta al gobierno colombiano a permitir que las periodistas completen su trabajo sin interferencia.

A su llegada a Colombia, Rajal fue retirada de los procedimientos de inmigración para ser interrogada. Las autoridades detuvieron a Rajal durante aproximadamente 11 horas, tiempo durante el cual su teléfono celular, que contenía información sobre sus proyectos periodísticos e informes, fue tomado y registrado sin su permiso. Las autoridades colombianas luego presentaron reclamos injustificados contra Rajal, acusándola de ingresar al país con falta de recursos y de mentir sobre sus razones para ingresar al país. Además de estas tácticas de intimidación, los funcionarios inspeccionaron sus pertenencias, mostraron videos amenazantes, limitaron su comunicación y no le aseguraron acceso a alimentación. Durante este tiempo, la IWMF estuvo en comunicación directa con representantes de Migración Colombia y proporcionó documentación que corroboraba las declaraciones de Rajal a las autoridades pertinentes.

Finalmente, a Rajal se le negó la entrada a Colombia y se le envió de regreso a México.

Rajal fue elegida como una de las 12 mujeres periodistas destacadas en un proceso de solicitud altamente selectivo para este viaje de reportaje totalmente financiado a Colombia. Actualmente en su quinto año, el programa de becas Adelante de la IWMF es una iniciativa bien establecida en América Latina financiada por la Fundación Howard G. Buffett. Hasta la fecha, Adelante ha realizado cinco viajes periodísticos a Colombia y 23 en toda América Latina. Sin embargo, esta es la primera y única vez que una becaria ha enfrentado estas consecuencias.

Intimidar y negarle entrada a una periodista que trabaja es infundir terror, inhibir informes vitales y prevenir futuras oportunidades profesionales. La historia de 30 años de IWMF ha incluido viajes para periodistas a algunos de los lugares más peligrosos y desafiantes del mundo, pero la experiencia de Rajal es única. Esta clara violación de la libertad de prensa es profundamente preocupante y un sombrío recordatorio de los continuos desafíos que enfrentan las mujeres periodistas simplemente por buscar la verdad.”

Intimidar y negarle entrada a una periodista que trabaja es infundir terror, inhibir informes vitales y prevenir futuras oportunidades profesionales.

Sin embargo, según las autoridades de Migración, respondiendo a preguntas de la agencia de noticias española EFE, Rajal mintió durante la entrevista de migración, declarando que vendría al país por turismo y no por trabajo, como aclaró más tarde. Supuestamente, más tarde clarificó que se dirigía a Medellín, donde se lleva a cabo el Festival Gabo, pero en realidad también estaba planeando ir a Cúcuta, algo que Rajal desmiente con rotundidad. "No es que nos parezca sospechoso ingresar al país por razones de turismo. Sin embargo, existen reglas establecidas para quienes ingresan al territorio nacional", dijo Migración.

Cuando se le preguntó sobre la detención de Rajal, Migración le dijo a EFE que "no fue detenida", sino que permaneció en una "sala de tránsito" mientras esperaba un vuelo de regreso a México, siguiendo estrictamente lo establecido por los protocolos.

"No es cierto que la periodista estuviera incomunicada, prueba de esto es que llamó al coordinador o al gerente de producción y le dijo lo que estaba sucediendo", concluyó Migración.

Con todo, estas son claramente excusas muy débiles para una actitud intimidatoria y abusiva de las autoridades de migración que es del todo intolerable. Es muy desafortunado que Migración haya reaccionado exageradamente a las supuestas contradicciones de Rajal en la entrevista en la frontera, y que como consecuencia se violara su derecho a hacer su trabajo como periodista.

Colombia acoge esta semana el Festival Gabo, uno de los foros latinoamericanos más prestigiosos para el periodismo y la libertad de expresión, e incidentes como este hablan mucho de las contradicciones internas del país, con un gobierno que no parece creer en esa libertad.

Muchas cosas que suceden en Colombia deben ser reportadas y no es enviando de regreso a periodistas del IWMF y violando sus derechos que se hará posible este trabajo urgente.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram