Print Friendly and PDF
only search openDemocracy.net

La crisis en Venezuela, ¿es negociable?

La tormenta todavía puede evitarse. Hay aún una pequeña ventana de oportunidad para resolver la crisis venezolana por medios políticos y negociados. El tiempo es el factor clave. English Português

Manifestantes en una marcha contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, en Caracas el 19 de abril de 2017. NurPhoto / SIPA U Manifestantes en una marcha contra el presidente venezolano Nicolás Maduro, en Caracas el 19 de abril de 2017. NurPhoto / SIPA USA / PA Images. Todos los derechos reservados.

Sin lugar a dudas, Venezuela se enfrenta hoy a la crisis más dolorosa y de mayor alcance de las Américas. La degradación de la situación actual sería catastrófica para todos los venezolanos y podría tener efectos nefastos para América Latina (especialmente Colombia), el Caribe (Cuba en particular) e incluso Estados Unidos (por ejemplo, en términos de refugiados y de suministro de petróleo). En estos momentos, la comunidad internacional sabe cuánto se ha deteriorado la economía, cuán profunda e intensa es la polarización política y cuán ineficaces han sido las contribuciones puntuales desde el exterior. Básicamente, el país se encuentra atrapado en una situación inestable y de signo negativo. La mayoría de los indicadores socioeconómicos son desfavorables y el estado de agitación social y la erosión institucional son generalizados; sin embargo, las fuerzas políticas parecen estar igualadas, con lo que la confrontación queda de momento en tablas, y no hay división en el seno de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Esta situación peculiar podría allanar el camino hacia una solución negociada. Es crucial evitar una implosión nacional y la consiguiente pesadilla regional. Es preferible la precariedad al desorden, porque la precariedad puede resolverse y el desorden puede acabar en caos.

Empecemos por el final y retrocedamos: a principios de 2018 deben celebrarse elecciones generales, un candidato de la oposición las ganará y el chavismo tendrá que aceptar el resultado. Tres acuerdos subyacentes son cruciales: la idea de que cualquier persona pueda perpetuarse en el poder es inaceptable, ahora y en el futuro; el gobierno entrante debe evitar las represalias políticas y la persecución de los integrantes del gobierno saliente de Nicolás Maduro; y el chavismo debe actuar dentro del sistema como un partido de izquierda normal y no como una fuerza política anti-sistémica y proclive a la violencia.

¿Cómo puede conseguirse esto? Deben clarificarse ocho elementos principales.

Es preferible la precariedad al desorden, porque la precariedad puede resolverse y el desorden puede acabar en caos.

 En primer lugar, la piedra angular de cualquier compromiso de buena fe entre el gobierno y la oposición debe ser la preservación de la democracia, la protección de los derechos humanos y la priorización de una transición pacífica. Se trata de un pacto que sólo pueden establecer los venezolanos y nadie desde fuera puede obligarles a ello.

En segundo lugar, deben celebrarse elecciones regionales en 2017, bajo supervisión y monitoreo de actores internacionales legitimados. Es muy probable que las fuerzas de la oposición logren avances significativos en estas elecciones y que el gobierno logre mantener algunos bastiones.

En tercer lugar, es fundamental mantener la unidad de las fuerzas armadas y que nadie, dentro o fuera del país, se dedique a pedir golpes de estado. Por otra parte, para los militares venezolanos representa un riesgo mayúsculo permitir que las milicias civiles, creadas en 2007, ahora fuertemente armadas, se conviertan en una especie de feroces tonton macoutes al estilo haitiano.

En cuarto lugar, es esencial la cohesión continental. MERCOSUR, el Mercado Común del Sur; UNASUR, la Unión de Naciones Suramericanas; CELAC, la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe; y la OEA, la Organización de Estados Americanos, deben acordar principios e iniciativas clave con respecto a la crisis venezolana, y los actores clave (Estados Unidos, Cuba, Colombia, Brasil y Argentina, entre otros) deben esforzarse por influir y conducir a los distintos actores políticos en Venezuela hacia una solución no violenta.

En quinto lugar, la reconstrucción económica del país tomará años pero, mientras, para aliviar la dramática situación económica de los sectores más pobres y vulnerables de la población, la contribución de algunos bancos multilaterales podría ser muy positiva. El gobierno de Maduro debería considerar acudir por ejemplo al Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), al Banco Interamericano de Desarrollo y al Banco Mundial a pedir créditos de emergencia para evitar que Venezuela se hunda en una devastadora recesión crónica.

En sexto lugar, el gobierno debe empezar inmediatamente a dar señales como la puesta en libertad de personajes políticos y el respeto a las protestas no violentas, entre otras.

En séptimo lugar, los diferentes grupos de la oposición, que en realidad están divididos y carecen de una estrategia coherente a largo plazo, deben actuar con responsabilidad y racionalidad en sus demandas y acciones.

Y en octavo lugar, hay dos cuestiones que podrían generar un compromiso de mínimos entre un gobierno debilitado y unas fuerzas de oposición divididas: reconstruir la industria petrolera y luchar contra el crimen organizado. Porque el empeoramiento del negocio petrolero y el avance de la criminalidad tiene consecuencias negativas para todos en Venezuela, hoy y en el futuro.

La tormenta todavía puede evitarse. Hay todavía una pequeña ventana de oportunidad para resolver la crisis venezolana por medios políticos y negociados. El tiempo es el factor clave. Las alternativas realistas y no violentas precisan siempre de la voluntad de los actores principales. El realismo no implica falta de acción esperando a que ocurra lo peor.

About the author

Juan Gabriel Tokatlian is Full Professor and director of the department of political science and international studies at the Universidad Torcuato Di Tella in Buenos Aires. He was previously professor at the Universidad de San Andrés, also in Argentina. He earned a doctorate in international relations from the Johns Hopkins University school of advanced international studies, and lived, researched and taught in Colombia from 1981-9

Juan Gabriel Tokatlian es Profesor Plenario y director del departamento de ciencias políticas y estudios internacionales de la Universidad Torcuato Di Tella en Buenos Aires. Previamente fue profesor en la Universidad de San Andrés, también en Argentina. Se doctoró en relaciones internacional en la John Hopkins University school of advanced international studies. Residió en Colombia entre 1981-98.


We encourage anyone to comment, please consult the
oD commenting guidelines if you have any questions.