democraciaAbierta: Opinion

¿Cuántos más asesinatos de personas negras serán tolerados por la democracia?

¡No puedo respirar! ¡El yugo me oprime, mi piel tiembla de dolor, mi cuerpo yace como evidencia de crimen, mas aún así ¡no quebrantará mi voz!

Lolo Simont – Negrura Aborrecida

English Português

Valentina Arango
9 June 2020
Sebastian Barros/NurPhoto/PA Images

La lucha antirracista no es una guerra de negros contra blancos. Sin embargo, creer que todos somos iguales es desconsiderar el significado de muertes como la de George Floyd y perpetuar la naturalización de status sociales determinados por el racismo y la continuidad de una estructura desigual: clasista, machista y racista.

La población negra viene siendo víctima de las peores violencias y negaciones de derechos en distintas partes del mundo. En demasiadas ocasiones, estos ataques violan el principio universal que da sentido a todas las garantías cívicas: el derecho a la vida.

Esta dura realidad se puso en evidencia en la ola de las protestas que empezaron en el área metropolitana de Minneapolis en Estados Unidos el pasado 26 de marzo. Han sido esas manifestaciones las que han conseguido colocar en la agenda mundial un tema que todos conocen, pero del que muy pocos hablan. Fue necesario que se viralizara el video de un hombre afroamericano siendo asfixiado por un policía blanco a plena luz del día hasta la muerte para que el racismo volviera a ser un tema central en los medios de todo el mundo; para abrir el debate en la sociedad y hablar al respecto, sin la limitación de la incomodidad del que no quiere escuchar.

Esa barbaridad es sistémica, no ocurre en un escenario de guerra, no hace parte de un episodio del apartheid en África del Sur. Es un caso más de la pandemia presente en el mundo antes de la llegada de la Covid-19, que sigue su curso en pleno siglo XXI y que ahora tiene como epicentro la supuesta “mayor democracia del mundo”: Estados Unidos.

Así como todos los días personas negras afroamericanas mueren en los EE UU, todos los días mueren hombres y mujeres negras en Latinoamérica víctimas del racismo sistémico que sostiene sus instituciones, producto de una historia de más de 500 años de esclavitud. Fue necesario que los casos de los Estados Unidos se dieran a conocer para que muchos pensáramos en el significado real del antirracismo y el genocidio negro alrededor del mundo.

El caso de João Pedro, un adolecente negro de 14 años baleado en la barriga por parte de la Policía Militar dentro de su casa en São Gonçalo, (Brasil) el 14 de mayo, y el de Anderson Arboleda, otro joven negro de 22 años asesinado por un policía que le propinó 8 golpes en la cabeza hasta provocarle la muerte cerebral en Puerto Tejada (Colombia) el pasado 21 de mayo, son solo dos ejemplos entre tantos, prueba de que el asunto de la raza sigue tan vivo como siempre en la región.

De acuerdo con el informe "Afrodescendientes en Latinoamérica. Hacia un marco de inclusión" del Banco Mundial, la población negra de América Latina era en 2015 de unos 133 millones, alrededor del 24% de la población total. A diferencia de los Estados Unidos, cuya metodología para la clasificación racial o étnica se basa en la ascendencia, en América Latina este reconocimiento es flexible y se establece en torno de autodeclaración, estando conectado con aspectos físicos y socioculturales.⠀⠀

En demasiadas ocasiones, estos ataques violan el principio universal que da sentido a todas las garantías cívicas: el derecho a la vida.

Sin embargo, son pocos los países que piensan de forma diferencial y equitativa sobre esta población. En Brasil, Colombia y otras naciones de la región, la constitución, las garantías legales, los códigos y los protocolos, están a disposición de una élite que niega la presencia y los aportes de la población negra, convirtiéndola en el objetivo principal de acción y omisión del Estado, pues son ellos quienes tienen menos escolaridad, acceso a la salud y al empleo. Mueren más a causa de la Covid-19 y en intervenciones policiales violentas. Están subrepresentados en el sistema sociopolítico, y en la industria cultural.

Las personas negras alrededor del mundo saben exactamente que la experiencia del racismo varía desde abusos extremos hasta pequeñas micro-agresiones diarias, todas fundamentadas en la misma historia.

Las imágenes del asesinato de George Floyd tienen importancia y peso histórico en la vida de la gente negra. Nos indican que el sistema no duda en matarnos. A pesar de ser mental y físicamente desgastante ver a otro negro desarmado muriendo a voluntad de la acción de un policía blanco, la agonía de ese cuerpo racializado avivó nuestro deseo de luchar y vivir.

La población negra, en Estados Unidos y en América Latina, llora por los suyos y continúa luchando por justicia y garantía de una vida segura. La resistencia sigue en la ciudad de Minneapolis, así como sigue en diferentes partes del mundo, dos semanas después del asesinato de George Floyd.

“Las vidas negras importan”, “No puedo respirar”, “¿Quién mandó matar a Marielle?”, “Potencias negras”, “Justicia para Anderson Arboleda”, entre otros gritos de valentía, son los que nos mantienen firmes, con la determinación de cambiar las cosas, y con la misión de mantenernos vivos.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData