democraciaAbierta: Opinion

Jineth Bedoya: el aleteo de mariposa que está transformando el mundo

Tras decisión que responsabiliza al Estado colombiano por su violación durante la guerra civil, la periodista busca asegurar su implementación

CEJIL -
30 agosto 2022, 12.00am
El 26 de agosto de 2021, la CIDH emitió una decisión histórica contra el Estado y a favor de las víctimas de violencia sexual durante el conflicto armado
|

Luke MacGregor/Alamy Stock Photo

Jineth Bedoya es periodista, defensora, activista y sobreviviente. Una mujer valiente. En el año 2000 fue víctima de amenazas, secuestro, tortura y violencia sexual utilizada como forma de retaliación por su labor periodística. Por décadas, su caso se mantuvo en la impunidad. En 2010 creó la campaña “No es Hora de Callar”, que denuncia la violencia sexual, la invisibilización de esta práctica y la impunidad generalizada que rodea este horrible crimen.

El símbolo de su campaña es una mariposa violeta, que representa la dignidad de las víctimas y sobrevivientes de violencia sexual. Este símbolo ha estado presente a lo largo del litigio de maneras simbólicas y literales. Jineth, su fuerza y su caso son el ejemplo perfecto del “efecto mariposa”, concepto ligado a la teoría del caos que argumenta que el aleteo de una simple mariposa puede generar consecuencias inmensas al otro lado del mundo. Así, el aleteo de la mariposa de Jineth ha generado cambios en la realidad de miles de mujeres.

Nadie se escapa del efecto mariposa de Jineth. Nosotros en CEJIL y nuestros compañeros de la FLIP tuvimos el privilegio de ser parte de este aleteo transformador a partir del momento en que Jineth nos confió el litigio de su caso en el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Jineth buscó la justicia internacional después de muchos años de incansable lucha en un país donde nunca cesaron las amenazas contra ella y su familia, donde nunca fueron investigadas dichas amenazas que se continuaban dando en el marco de un proceso judicial indiferente, discriminatorio y lleno de estereotipos de género que obstaculizaban las investigaciones. El camino fue largo y lleno de momentos desafiantes, emocionantes y también de otros, que aunque profundamente dolorosos, nunca diezmaron la fuerza de Jineth.

Ante este colosal reto nos vimos enfrentados. La FLIP puso su profundo conocimiento en el contexto de violencia contra la prensa y experticia en el acompañamiento a periodistas y CEJIL por sus décadas de trabajo y experiencia en derecho internacional y en los órganos del sistema interamericano para generar cambios estructurales en materia de derechos humanos en América Latina. Esta alianza estratégica fortaleció las alas y nos permitió soñar junto a Jineth con que un día se haría justicia.

Relacionado

HTK66P.jpg
El Estado colombiano se retiró de una audiencia ante la Corte IDH en el caso de la periodista Jineth Bedoya.

Y ese día llegó. El 26 de agosto de 2021, la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió una sentencia histórica que declara la responsabilidad internacional del Estado colombiano por los hechos del caso y establece una serie de medidas para reparar los daños causados a Jineth y a la sociedad en general. Pero no fueron sólo días de gloria los que vivimos durante el litigio. Como equipo, tuvimos que enfrentar el complejo proceso de audiencia – difícil porque requiere que la víctima reviva y relate sucesos muy dolorosos de su vida y al mismo tiempo reparador porque es el momento en el cual es escuchada por un tribunal internacional imparcial.

Quienes conocemos a Jineth sabemos la importancia que para ella tienen los símbolos. Para ese día, Jineth había hecho uso de todas las acciones de reparación simbólica que ha venido construyendo junto con las mujeres víctimas de violencia sexual: la audiencia se llevaría a cabo en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación donde estaría acompañada y respaldada por la sociedad colombiana y claro, por sus mariposas violetas, muchas de las cuales llevaban el nombre de mujeres que afrontaron la violencia sexual. Jineth também hizo un llamado a artistas y a todas las personas a crear una mariposa violeta en vísperas de la audiencia: artistas, diplomáticos, e inclusive sus abogadas, alejamos por un momento nuestra atención de los argumentos jurídicos y aspectos operativos que requiere una audiencia ante la Corte Interamericana, y apelamos a nuestro a veces dormido lado creativo para hacer una mariposa violeta y ayudar a llenar las redes sociales de mariposas que gritaran nuestro apoyo a su lucha.

Lo que nunca esperamos fue que ese día el Estado fuera el responsable de otro episodio doloroso y violento contra Jineth. Durante la audiencia, la delegación del Estado, en un acto sin precedentes, desafió la imparcialidad de los jueces y la jueza de la Corte, presentó una recusación al Tribunal y se retiró de la audiencia, lo que conllevó a que esta se interrumpiera y todos los elementos reparadores fueran desmontados. Además de causar sufrimientos adicionales a la víctima, quien tuvo que presenciar cómo el Estado debía proteger sus derechos y no lo hizo durante décadas, ahora cuestionaba al tribunal internacional al que había recurrido para finalmente obtener justicia. La defensa del Estado también llevó a cabo actos de hostigamiento y de litigio malicioso.

Desde la emisión de la sentencia, Jineth ha recorrido oficinas estatales sentando las bases para su cumplimiento efectivo

Las acciones del Estado generaron una ola de apoyo incondicional hacia Jineth y nos exigieron responder con estrategias legales, comunicacionales y de incidencia para lograr que finalmente regresarán a la audiencia cuando la Corte resolvió la recusación. Habíamos ganado otra batalla.

Después de este difícil episodio finalmente llegó la sentencia. Se trata de una sentencia histórica que reivindica los derechos, no solo de Jineth sino de miles de mujeres que tuvieron que afrontar la violencia sexual durante el conflicto armado colombiano. La sentencia también reivindica los derechos de las mujeres periodistas, que durante años han llevado a cabo su importante labor en medio de un contexto sumamente adverso enfrentando distintos tipos de violencia como estereotipos de género, amenazas e incluso violencia sexual, utilizada con el objetivo de silenciarlas, intimidarlas, humillarlas, castigarlas y socavar su credibilidad.

Quienes hemos tenido el privilegio de acompañar a Jineth en esta búsqueda de justicia podemos dar fe que la sentencia de la Corte IDH ha tenido un efecto sumamente reparador en ella: le dio una hoja de ruta para reconstruir lo que las violaciones a sus derechos y a los derechos de miles de mujeres han roto. La sentencia establece una serie de medidas que buscan reparar las graves violaciones a derechos en contra de Jineth, así como los 22 años de una impunidad dolorosa e indiferente que le han costado la vida, la juventud y la salud. Sin embargo, Jineth no se cansa ni se detiene. Desde la emisión de la sentencia, ha recorrido oficinas estatales sentando las bases para su cumplimiento efectivo – que debe ser una prioridad para el nuevo gobierno.

Este largo recorrido, el litigio y el proceso para hacer cumplir la sentencia con lo bueno, lo doloroso y lo esperanzador es el efecto mariposa de Jineth y de su búsqueda de justicia por ella y por miles de mujeres y niñas, que está transformando el mundo.

#NoEsHoraDeCallar

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData