democraciaAbierta: Opinion

Luanda Leaks y los límites del liberalismo: ¿cómo podemos mejorar el proceso anticorrupción?

Una labor exhaustiva de lucha contra la corrupción debe comprometerse a integrar acciones explícitas contra el sexismo, el imperialismo, el racismo, el militarismo y el globalismo empresarial. Português

Aharon de Grassi
13 February 2020
El presidente de la República de Angola, Joao Lourenço. escoltado por el GNR a caballo durante su visita de estado a Portugal en noviembre de 2018.
|
Gerardo Santos / Global Images / Sipa USA / PA Images

La corrupción es una infamia. Las pruebas detalladas en las filtraciones de información conocidas como Luanda Leaks han merecido, y con razón, la cobertura de los medios internacionales. Como se ha revelado ahora pero es sabido desde hace años, dentro y fuera de Angola, las acciones de Isabel dos Santos (en adelante IS) han exacerbado la pobreza y la injusticia, en parte gracias a las facilidades dadas por las "instituciones occidentales legítimas", y forman parte de un conjunto más amplio de prácticas corruptas en Angola.

Luanda Leaks es también una valiosa oportunidad para reflexionar sobre cómo mejorar el proceso de lucha contra la corrupción. En esto destacan dos aspectos: la comprensión de las relaciones que mantiene la corrupción con otros problemas del desarrollo, y la garantía de que el proceso de lucha contra la corrupción funciona de manera simbiótica al reforzar la justicia, la igualdad y la democracia participativa a nivel mundial (las observaciones que figuran a continuación corresponden también a tendencias más amplias en materia de información y subvenciones internacionales, y no todas son exclusivas del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación y su labor crucial y bienvenida).

En cuanto al primer punto, los comentaristas deberían abordar con claridad la corrupción en relación con la larga historia de conflictos armados internacionales que han tenido lugar en Angola, en vez de utilizarla para ensombrecer esa historia. Varios artículos, así como el informe final del ICIJ y su cronología, podrían ser leídos incorrectamente, sugiriendo que la pobreza de Angola es en gran parte resultado de la corrupción de Isabel dos Santos: "Dos décadas de negocios sin escrúpulos convirtieron a Isabel dos Santos en la mujer más rica de África y dejaron a Angola, rica en petróleo y diamantes, como uno de los países más pobres del mundo".

Esto, además, borra de la historia el período absolutamente fundamental de los años ochenta, cuando la nueva Angola independiente cuasi socialista fue intencionadamente debilitada por los Estados Unidos, el FMI y otras instituciones financieras, que articulaban el uso de las crisis económicas creadas deliberadamente por la guerra como un medio para impulsar las reformas neoliberales a modo de "terapia de choque".

El objetivo era destruir la economía y las instituciones estatales de Angola. El gran territorio de Angola (el doble de grande que Francia) fue un campo de batalla central para la Guerra Fría mundial, y de hecho los EE.UU. sólo reconocieron a Angola como país soberano en 1992, unos 17 años después de su independencia. Hasta entonces, se hizo tanto daño que permitió otros 10 años de insurgencia rural brutal alimentada por la existencia de diamantes. La destrucción y el costo de esta guerra a menudo se subestiman, tal vez en un 300% o 400%, y alcanza probablemente por lo menos 200 mil millones de dólares.

Por consiguiente, la pobreza en Angola es predominantemente rural. Ello se debe a múltiples factores interrelacionados que incluyen, entre otros, la corrupción de las elites. Otros factores son los complejos legados del colonialismo y la guerra, el patriarcado, la explotación económica, la mala gestión, las prácticas antidemocráticas, etc.

Para hacer frente a estos retos fundamentales, y para que un trabajo valioso como el de Luanda Leaks no corra el riesgo de ser improductivo, los reporteros y los académicos necesitan apoyo para una investigación más profunda, y deben comprometerse a hacer algo más que simples viajes rápidos a Luanda para extraer noticias de acontecimientos descontextualizados sobre cleptómanos, consultores y víctimas.

La pobreza en Angola es eminentemente rural. Ello se debe a múltiples factores interrelacionados que incluyen, entre otros, la corrupción de las elites.

Los angoleños se indignan cada día por las acciones de IS. Es comprensible, puesto que ella es una figura oficial de alto nivel. Pero IS, en sí misma, no llevó a la bancarrota al estado angoleño. La riqueza ilícita obtenida por IS suma un total de dos mil millones de dólares, lo que equivale al 5% de los ingresos de un año del Estado angoleño (los presupuestos anuales son de unos 40 mil millones de dólares) - en los 20 años de IS, su riqueza asciende a una fracción del 1% del presupuesto. Con dos mil millones de dólares se pueden construir numerosas escuelas y hospitales, y redistribuidos darían unos 70 dólares por cada angoleño - bueno, en realidad, eso no les cambiaría la vida.

Además, los esfuerzos para erradicar la sórdida red de empresas de IS en Portugal deben dirigirse - en lugar de desviarse - a combatir la enorme desigualdad mundial. La legítima indignación dentro y fuera de Angola por las suntuosas exhibiciones de riqueza de IS también debería dirigirse a corregir las prácticas de los otros 2.600 multimillonarios de todo el mundo y el billón de dólares anuales de la industria de defensa de los Estados Unidos. Podemos y debemos hacer ambas cosas.

Así, aunque durante el auge del petróleo el negocio angoleño incluía a la élite portuguesa, una estimación (aunque problemática) sitúa a Portugal siendo 3.500% más rico que Angola, por persona (1.100.000 millones de dólares contra 49.000 millones). Esos patrones de recursos desiguales han sido oscurecidos por algunos titulares sensacionalistas de los medios de comunicación internacionales (titulares que preceden a la labor del ICIJ), que abogan por la preocupación racial postcolonial, con florituras que utilizan ejemplos incuestionables como IS, para luego malinterpretar a Angola en términos de "inversión de roles" para "dominar" a un Portugal en crisis y convertirlo en una "colonia financiera". Estos y otros tópicos sobre Angola se repiten hasta la saciedad.

¿Cómo luchar contra la corrupción?

Esto nos lleva al segundo punto: para que el proceso de lucha contra la corrupción mejore su eficacia a largo plazo, entrelazado con otros desafíos del desarrollo, debe obtener un amplio apoyo popular, y hacerlo articulando múltiples aspectos de la justicia y la democracia, de manera que refleje las experiencias del pueblo.

Una labor exhaustiva de lucha contra la corrupción debe comprometerse a integrar acciones explícitas contra el sexismo, el imperialismo, el racismo, el militarismo y el globalismo empresarial. La crítica de la corrupción no es inherentemente de izquierdas; debe hacerse de manera proactiva.

Esos compromisos deben ser ahora explícitos porque, si bien los dedicados defensores de la lucha contra la corrupción realizan un trabajo ingrato, importante y a menudo peligroso, el proceso de lucha contra la corrupción también se utiliza para objetivos sutiles o explícitos en el programa de la derecha (a menudo corrompiéndose a sí misma), como lo ilustran las recientes políticas de los Estados Unidos y el Brasil.

El uso selectivo de la anticorrupción como pretexto para consolidar la explotación de un país no es nada nuevo, ni en Angola ni en ningún otro lugar. Para evitar en la medida de lo posible tales escenarios, es necesario elaborar un cuidadoso plan preventivo de críticas anticorrupción desde la izquierda.

Lo que no resuena ampliamente entre el público, lo que suena sin sentido y lo que aliena a la gente, cuando se trata de los privilegios de otras personas en el mejor de los casos, y de la hipocresía egoísta en el peor, son las críticas de arriba hacia abajo de los hombres blancos de la élite, que se apoyan en el "estado de derecho" liberal, legalista -y descaradamente contradictorio- de las complejas realidades del patriarcado, el sexismo, el racismo y la desigualdad.

Para que los comentaristas se basen progresivamente en la crítica popular existente en Angola (y en otros lugares) junto con la complicidad entre consultores, celebridades y figuras corruptas, necesitan unir la crítica a la corrupción con compromisos explícitamente progresistas, en lugar de confiar en evaluaciones basadas en el liberalismo (el liberalismo entendido como una idea filosófica, no la peculiar etiqueta estadounidense para una perspectiva de izquierda sesgada).

La retórica anticorrupción, lamentablemente, se basa a veces en mitos raciales perniciosos con el fin de aislar a un "capitalismo racional liberal (occidental) bueno" separado artificialmente de un "capitalismo político (no occidental) malo" - véase el titular de la influyente revista Forbes que trató a la IS sólo como "una princesa africana".

Esta particular dicotomía entre el capitalismo racional y el político fue, de hecho, promovida por el "padre" de la sociología imperialista y racista alemana Max Weber -cuya familia fue fundamental en los niveles más altos de la colonización africana y el "capitalismo ladrón" que promovió la brutal extracción de caucho congoleño-, mientras que se recurrió a los relatos sesgados de los explotadores imperialistas alemanes de las regiones angoleñas "entre los ríos Congo y Zambezi", que recientemente suministraron diamantes a IS.

Por el contrario, décadas de fuertes subsidios mostraron cómo el liberalismo y el capitalismo "racional" se constituían mutuamente con el imperio, el racismo, la esclavitud, la violencia y las geografías de la corrupción. Estas dinámicas son a menudo claras para el público angoleño, harto de la corrupción. Y, al mismo tiempo, esas historias enmarañadas e inconvenientes se dejan fuera de las persistentes narraciones de los salvadores blancos y las celebridades de la lucha contra la corrupción en Occidente, con un importante apoyo de los medios de comunicación en Netflix y otras plataformas cinematográficas y series de televisión sobre Panama Papers, McMafia, etc., que a menudo implican "tratos ventajosos" para los autores.

Cuando las historias sobre la corrupción están en contraste entre el liberalismo legalista abstracto y el énfasis en los arquetipos carismáticos como el de IS, los estereotipos sensacionalistas del chovinismo étnico y los caóticos barrios marginales, nos ciegan de nuevo ante las complejidades largamente reconocidas de los Estados y las políticas del tipo que llevó al poder al nuevo presidente reformista de Angola, Lourenço (de hecho, desde 2011 Lourenço ya había sido mencionado repetidamente por algunos observadores astutos como un posible sucesor presidencial, incluso después de su momentánea salida a principios de la década de 2000).

En resumen, para ser ampliamente eficaz a largo plazo, la crítica gradual de la corrupción debe deshacer explícitamente el globalismo corporativo, el imperialismo, el racismo, el autoritarismo, el militarismo, el elitismo y el sexismo, a fin de evitar que sean aprovechados y tergiversados.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData