democraciaAbierta

Neuroliberalismo: bienvenido al gobierno en el siglo XXI

Cada vez es más común el uso de técnicas psicológicas para moldear el comportamiento humano. ¿Deberíamos preocuparnos? English Português

Mark Whitehead
10 April 2020
Pixabay licence. Pixabay/geralt.

Si escribes "neuroliberal" en Google, el motor de búsqueda asume que has cometido un error tipográfico y te muestra los resultados de "neoliberal". Este punto algorítmico es en realidad un punto de partida útil para introducir una idea importante en política.

El "Neuroliberalismo" se refiere al uso de técnicas psicológicas para moldear el comportamiento humano en sociedades libres. Como proyecto político se ha hecho especialmente popular en la última década, durante la cual se ha puesto en marcha para abordar las evidentes deficiencias de la sociedad neoliberal y sus sistemas de gobierno.

En primer lugar, el neuroliberalismo ofrece un relato más realista sobre el comportamiento humano. El neoliberalismo es un sistema de gobierno que asume que la acción racional es la norma, pero tras La Gran Recesión, la Emergencia Climática y las crisis de salud pública, este supuesto parece cada vez más tenue.

Basándose en los conocimientos de la ciencia del comportamiento y la psicología, el neuroliberalismo se basa en una comprensión mucho menos optimista del comportamiento humano. Reconoce las irracionalidades y los prejuicios inherentes que caracterizan la condición humana, que nos ven dando prioridad a las necesidades presentes sobre las del futuro, siguiendo ciegamente el ejemplo del "rebaño" social más amplio, y juzgando la información sólo en base a su conformidad con nuestras creencias preexistentes.

Los orígenes del neuroliberalismo se remontan a la publicación del influyente libro de Thaler y Sunstein, Nudge: Improving Decisions About Health Wealth and Happiness en 2008, pero tiene una historia mucho más larga que abarca un complejo conjunto de batallas interdisciplinarias entre la economía y la psicología que comenzó en la década de 1950.

Así pues, justo cuando el neoliberalismo estaba siendo popularizado por Reagan y Thatcher a principios de los años ochenta, el neuroliberalismo -en forma del nuevo campo interdisciplinario de la economía del comportamiento- comenzó a desarrollar las teorías que nos ayudarían a comprender los límites totalmente humanos del sistema neoliberal.

El libro de Thaler y Sunstein puede ser mejor pensado como la "llegada a la madurez" del neuroliberalismo, en oposición a su nacimiento. Lo que Nudge ofrecía era un marco para entender cómo los conocimientos psicológicos sobre el comportamiento humano podían combinarse con las ciencias del diseño para crear entornos en los que fuera más fácil tomar mejores decisiones.

Cuando se enfrentan a la incertidumbre, los seres humanos tienen tendencia a reaccionar de forma exagerada, aunque en otros casos, como la actual pandemia de coronavirus, puede estar ocurriendo lo contrario.

Ya sea que se trate de promover registros de donantes de órganos al renovar nuestros permisos de conducir, de rediseñar de los comedores comunitarios para fomentar la alimentación saludable, o de las estadísticas comparativas sobre puntualidad en los pagos que a menudo acompañan las cartas de recordando pagos de impuestos ("la mayoría de la gente paga sus impuestos a tiempo, así que no seas un paria social"), es probable que la mayoría de la gente, de una forma u otra, haya experimentado expresiones de neuroliberalismo.

Además de ofrecer soluciones políticas, las ideas neuroliberales también se utilizan para diagnosticar los fallos de la política. En el contexto del brote de Covid-19, por ejemplo, se utilizaron ideas neuroliberales para diagnosticar la naturaleza de la reacción exagerada del gobierno del Reino Unido ante la gripe porcina, que costó al Servico Nacional de Salud (NHS) aproximadamente 1.200 millones de libras esterlinas y fue producto de un sesgo de comportamiento común conocido como "aversión a la ambigüedad": cuando se enfrentan a la incertidumbre, los seres humanos tienen tendencia a reaccionar de forma exagerada, aunque en otros casos, como la actual pandemia de coronavirus, puede estar ocurriendo lo contrario.

Como diagnóstico psicológico de los problemas del neoliberalismo y como propuesta de solución, las políticas neoliberales son ahora evidentes en la mayoría de los países y son cada vez más promovidas por organizaciones internacionales como el Banco Mundial, la OCDE, la Comisión Europea y el Foro Económico Mundial.

Se destacaron especialmente en el "Equipo de conocimientos sobre el comportamiento" de David Cameron en el Reino Unido, el "Equipo de ciencias sociales y del comportamiento" de Barack Obama en los Estados Unidos, y el "Conocimientos sobre el comportamiento aplicados a la unidad de políticas" de Angela Merkel en Alemania.

Con su combinación de psicología inteligente y bajos costos de aplicación, el neuroliberalismo parece ofrecer a las sociedades en crisis un conjunto de respuestas políticas que se ajustan bien a los presupuestos orientados a la austeridad, pero ¿hay peligros que acechan en este enfoque?

En un reciente libro titulado "Neuroliberalismo": Behavioural Government in the 21st Century, yo y mis coautores exploramos y analizamos los sistemas neuroliberales de gobierno desde una perspectiva crítica. Entre las preocupaciones que se han planteado está el argumento de que el neuroliberalismo tiene una visión demasiado débil de la naturaleza humana.

Al asumir formas generalizadas de irracionalidad y fragilidad humanas, apoya una visión casi “post-ilustración” del mundo, en la que los gobiernos deben asumir un papel más intervencionista en nuestra vida cotidiana y privada.

Otras preocupaciones sugieren que al operar sobre y a través de nuestras fallas psicológicas, este enfoque encarna una forma de manipulación del comportamiento que sirve para socavar la autonomía humana. En el otro extremo del espectro, sin embargo, los críticos afirman que es una aplicación barata y juguetona de la psicología pop a asuntos de política pública.

En este contexto, el neuroliberalismo es a menudo criticado por ser una reiteración de los sistemas minimalistas de gobierno asociados a su progenitor neoliberal; una especie de "supervivencia del más fuerte" con una mejora psicológica.

Éticamente, nuestro libro concluye que las preocupaciones sobre la erosión de la autonomía humana son a menudo exageradas, ya que no es difícil resistirse a las políticas neoliberales debido a su diseño intencionadamente suave.

Sin embargo, el neuroliberalismo tiende a adoptar una visión innecesariamente pesimista de la capacidad de los seres humanos para superar sus irracionalidades. De hecho, sostenemos que las ideas de las ciencias del comportamiento y psicológicas deberían ser una parte fundamental del aprendizaje humano (es decir, aprender lo que es ser un humano), en lugar de la reserva privilegiada de los expertos en políticas o los llamados "psicócratas".

Desde el punto de vista constitucional, el neoliberalismo plantea interrogantes sobre el alcance legítimo de la intervención gubernamental. Las formas de políticas de persuasión suave asociadas a este enfoque plantean la posibilidad de intervenir en ámbitos de la vida que nos causan daño a nosotros mismos, pero que antes estaban fuera de los límites, como la alimentación poco saludable, el tabaquismo y los excesos de alcohol.

En las democracias liberales, los límites de la intervención gubernamental se han determinado históricamente en función de si nuestras acciones causan daño a los demás, pero en el nuevo y valiente mundo del neuroliberalismo esto parece que va a cambiar, con un mínimo de escrutinio político.

Hasta ahora, muchas de las preocupaciones planteadas sobre las formas emergentes de gobierno neoliberal han resultado ser infundadas. Ha habido pocos ejemplos de la aplicación salvaje de influencias psicológicas con fines perniciosos. Las políticas relacionadas han demostrado ser eficaces para resolver problemas de comportamiento simples, a corto plazo y puntuales, como el pago puntual de impuestos, pero mucho menos eficaces para resolver problemas de política pública más complejos y llenos de contenido.

Por ejemplo, la revista New Yorker publicó una fascinante visión de los intentos del Equipo de Ciencias Sociales y del Comportamiento del presidente Obama de abordar los problemas asociados a la reciente crisis del agua de Flint en torno a la contaminación y a la infraestructura pública mal mantenida. El Equipo utilizó impulsos psicológicos y dispositivos de compromiso para promover un cambio de comportamiento hacia el uso de más agua embotellada y la instalación de filtros de agua. Pero ante las tensiones raciales, el miedo, la desconfianza en el asesoramiento del gobierno y la falta de financiación pública, los conocimientos psicológicos parecían haber contribuido poco a la solución.

El neoliberalismo se basaba en una comprensión cruda y limitada de la condición humana.

Las ansiedades existentes sobre el neuroliberalismo pueden, en realidad, adquirir más importancia en el futuro. En los últimos cinco años se han producido nuevos avances en el neuroliberalismo a medida que las ciencias del comportamiento se han fusionado con el análisis de datos a gran escala.

La era de la tecnología inteligente y a menudo “werable” (vestible), el aprendizaje de las máquinas algorítmicas y las plataformas de medios sociales ha presentado oportunidades sin precedentes para vigilar el comportamiento humano y, potencialmente, para remodelarlo.

Los teléfonos inteligentes, los relojes, los automóviles e incluso los frigoríficos proporcionan nuevos vectores en y a través de los cuales los interesados en el desarrollo de sistemas de gobierno neoliberales pueden realizar intervenciones.

Sin embargo, a diferencia de los codazos en el mundo analógico, los codazos digitales o hiperactivos pueden repetirse constantemente a bajo costo. Los impactos de estos codazos en el comportamiento real también pueden ser monitoreados y evaluados más fácilmente.

Es probable que surjan formas de política neuroliberal más escalables y adaptadas personalmente a nuestras propias tendencias psicológicas. Así, por ejemplo, si uno no redujera su ingesta calórica sobre la base de la información dietética proporcionada por su nevera inteligente, ¿qué sucedería si le informara sobre los éxitos en materia de alimentación de las personas que conoce, o incluso le enviara mensajes dirigidos a momentos del día en los que previamente ha demostrado ser más propenso a la manipulación de su comportamiento?

Por supuesto, el neuroliberalismo digital no es hipotético. Google ya ha llevado a cabo polémicos ensayos con más de 60 millones de participantes no consentidos para comprobar si los estímulos conductuales podrían animar a la gente a votar (y podrían). Estos desarrollos sugieren que muchas de las preocupaciones planteadas sobre las repercusiones éticas y constitucionales de las primeras formas de neuroliberalismo pueden encontrar su máxima expresión en el mundo digital.

¿Cómo se puede esperar de forma realista que la autonomía humana sobreviva a los sistemas de retroalimentación algorítmica que nos conocen mejor que nosotros mismos?

Además, ¿qué pasa si el gobierno neoliberal está cada vez más coordinado por gigantes tecnológicos no responsables como Google, Facebook y Uber: cuán significativa será entonces la limitación del daño a otros en la intervención gubernamental?

El neoliberalismo se basaba en una comprensión cruda y limitada de la condición humana.

El neoliberalismo se basa en una comprensión mucho más realista y precisa de la motivación y la fragilidad humanas. Pero en un futuro digital, son los sistemas de aprendizaje algorítmico y de impulso psicológico que nos conocen mejor los que deberían preocuparnos más. Tal vez esos torpes sistemas neoliberales de gobierno no parezcan tan malos, después de todo.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData