democraciaAbierta: Opinion

América Latina, el "Consenso de Beijing" y la pandemia

Las relaciones con China pueden incrementar la resiliencia y capacidad de América Latina en los sectores afectados por la crisis

Luis Filipe de Souza Porto
Luis Filipe de Souza Porto
31 mayo 2021, 12.00am
Oleg Elkov/Alamy Stock Photo

La región de América Latina y el Caribe tiene una historia de desafíos estructurales para el desarrollo en general, una realidad que se ha visto intensificada por las crisis resultantes de la pandemia Covid-19, con repercusiones más allá de la salud. En este contexto, es oportuno resaltar el potencial de las oportunidades de recuperación que surgen de las relaciones con China, principalmente en el ámbito de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (Belt and Road Initiative, BRI), con el fin de incrementar la resiliencia y capacidad de América Latina en los sectores afectados por la crisis, fortalecer las cadenas de valor regionales existentes y atraer inversión extranjera directa.

Aunque China viene profundizando los lazos con muchos países latinoamericanos hace algún tiempo, la participación efectiva en la Iniciativa de la Franja y la Ruta en la región es relativamente reciente. Muchos países de la región han firmado acuerdos para beneficiarse de la iniciativa, ya que el nivel de comercio entre América Latina y China sigue aumentando. Además, las naciones que no participan formalmente en el iniciativa, incluidos Argentina, Brasil, Colombia y México, también se han beneficiado de importantes inversiones chinas. La Iniciativa de la Franja y la Ruta, por lo tanto, no representa una nueva política, sino la actualización – o concentración de actividades en un solo discurso político – de las iniciativas existentes de China en materia de comercio, inversiones, infraestructura y otros.

Entre los diversos proyectos de la Iniciativa de la Franja y la Ruta se encuentra la Ruta de la Seda Sanitaria (Health Silk Road, HSR), que, a pesar de haber llamado la atención durante la crisis de Covid-19, no es nueva. Xi Jinping utilizó el término por primera vez durante una visita a Ginebra en enero de 2017, donde firmó un memorándum de entendimiento con la Organización Mundial de la Salud (OMS) comprometiéndose con la construcción de una "Ruta de la Seda Sanitaria", que tendría como objetivo adoptar estrategias para la evolución de la salud pública en los países en el ámbito de la Iniciativa de la Franja y la Ruta.

En agosto de 2017, el gobierno chino también organizó un seminario en Beijing titulado "Reunión de Alto Nivel de la Franja y la Ruta para la Cooperación Sanitaria: Hacia una Ruta de la Seda Sanitaria", donde el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus elogió la propuesta "visionaria" de Xi de utilizar la red de la Iniciativa de la Franja y la Ruta para fortalecer la cooperación en el sector de la salud. Tedros terminó su discurso respaldando la recomendación de China de que "los líderes de salud de 60 países reunidos aquí y los socios de salud pública, construyan juntos una ruta de la seda saludable".

En 2017, Beijing acogió la primera "Reunión de Alto Nivel de la Franja y la Ruta para la Cooperación Sanitaria". En la ocasión, se firmó un memorándum de entendimiento en la Ruta de la Seda Sanitaria entre China, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ONUSIDA y otros 30 países, abordando medidas como: i) apoyo explícito a la cooperación entre la Iniciativa de la Franja y la Ruta y organizaciones internacionales, como OMS y ONUSIDA; ii) defensa de los principios generales de Iniciativa de la Franja y la Ruta de "consulta amplia, esfuerzos conjuntos, beneficios compartidos", además de reforzar el "estado de derecho e igualdad de oportunidades para todos".

China también quiere garantizar la estabilidad de sus mercados en América Latina, manteniendo el equilibrio que ha construido en la región en torno al “Consenso de Beijing”

En el contexto regional, además de apoyar a las organizaciones internacionales de salud, China ha promovido varios foros de salud como plataformas para incrementar su influencia: i) Foro de Cooperación Sanitaria China-ASEAN; ii) Reunión de Ministros de Salud entre China y los países de Europa Central y Oriental (ECO); iii) Foro de Cooperación Sanitaria China-Árabe. Estos foros cuentan con la participación de las autoridades sanitarias de China y los países participantes para proponer y discutir proyectos concretos de cooperación.

Ruta de la Seda de la Salud durante Covid-19

China registró un crecimiento del 4,9% en el producto interno bruto en el tercer trimestre de 2020 en comparación con 2019. Además, experimentó un crecimiento del 0,7% en el PIB en los primeros tres trimestres de 2020. Aunque China se ha enfrentado a un intenso escrutinio internacional debido a su inadecuada tratamiento de la Covid-19, luego de contener la propagación del coronavirus, se convirtió en un importante exportador de insumos para la salud, ejerciendo activamente lo que denominaron “Diplomacia de las Mascarillas” y “Diplomacia de la Vacuna”, manteniendo una capacidad continua para producir y exportar suministros sanitarios a varios países, especialmente a los emergentes. Además, China también ha enviado equipos de expertos en salud a varios países, quienes han podido compartir experiencias, lecciones y sugerencias sobre cómo el país ha enfrentado la pandemia.

Actualmente, el país participa activamente en temas de salud internacional, actividades que incluyen la cooperación con organismos internacionales y la ampliación de la cooperación intergubernamental en salud. China ha duplicado su apoyo a los organismos internacionales y de salud de la ONU, como la OMS, mientras que la administración Trump adoptó una postura aislacionista al retirarse de la organización.

La Ruta de la Seda Sanitaria en América Latina

En países de América Latina, China proporcionó asistencia médica a varios países, como Argentina, Chile y Cuba, Costa Rica y Panamá, promoviendo el intercambio de conocimientos entre especialistas chinos y latinoamericanos. La colaboración con China ha permitido a los países latinoamericanos encontrar un aliado fuerte en temas de salud. Indirectamente, estos países contribuyeron a la afirmación de la influencia china, no solo en la región, sino también en el sistema internacional, considerando que China busca activamente desvincular su imagen internacional de las críticas que viene recibiendo por su mala gestión del inicio de la pandemia y la falta de transparencia.

Por otro lado, China también quiere garantizar la estabilidad de sus mercados en América Latina, manteniendo el equilibrio que ha construido en la región en torno al “Consenso de Beijing”, es decir, incorporando socios de la periferia al modelo de desarrollo centralizado de China. Más específicamente, la idea es crear lazos de dependencia con la región, como parte del proceso que actualmente se encuentra en marcha para el desarrollo industrial, conquistando nuevos mercados para sus productos de alto valor agregado y tecnología de punta, mientras que los países latinoamericanos dependen fuertemente de materias primas, con la economía basada en la exportación de productos del sector primario.

Aunque los intereses nacionales deben protegerse, no hay razón por la cual Latinoamérica no pueda beneficiarse de trabajar con China bajo la Ruta de la Seda Sanitaria

Esta relación centro-periferia que busca China también se da en el campo de la salud, con una importante presencia de una red de empresas en el país que participan activamente en la administración de la diplomacia sanitaria china en América Latina. La falta de inversión en infraestructura en el subcontinente, en comparación con otras regiones, genera una serie de externalidades negativas, como baja productividad, desigualdad de ingresos o menor acceso a servicios de salud de calidad. Por lo tanto, las relaciones de China con la región generalmente dan como resultado una estrecha colaboración de alto nivel entre el gobierno, las instituciones médicas y de salud regionales y locales, como parte de un plan de acción conjunto establecido en 2018 por China y la CELAC.

La realidad de subdesarrollo de América Latina también permite que China se involucre de manera integral en diferentes aspectos de la Ruta de la Seda Sanitaria en la región. Sobre la base de este activo chino, los países más pobres pueden solicitar más asistencia para la construcción de infraestructura y capacitación básicas de salud pública, así como intercambio científico y cooperación.

El abanico de problemas y desafíos para el desarrollo de los países de América Latina permite a China involucrarse de manera integral en la región en diferentes aspectos. Por tanto, América Latina representa una oportunidad y una necesidad para China, y refuerza la oportunidad de promover relaciones aún más estrechas con los países de la región. En lo que respecta a la salud, la pandemia de Covid-19 destaca la necesidad de infraestructura de salud pública para muchos países, especialmente los países en desarrollo.

La Ruta de la Seda Sanitaria proporciona el marco político para que China fortalezca y proponga su sistema internacional de ayuda médica, aumente su influencia en la gobernanza de la salud regional y global, apunte de manera más asertiva a los recursos e inversiones de salud pública de la Iniciativa de la Franja y la Ruta y amplíe el papel del país en la provisión de suministros médicos. Para América Latina, la Ruta de la Seda Sanitaria representa una base de negociación para la asistencia en la construcción de infraestructura básica y cooperación en salud pública. Al mismo tiempo, la Ruta de la Seda de la Salud proporciona la base para que China ofrezca ayuda a diferentes países en medio de una crisis pandémica, ampliando su influencia.

Aunque los intereses nacionales deben protegerse cuidadosamente, no hay ninguna razón por la cual los países latinoamericanos no puedan beneficiarse de trabajar con China bajo la Ruta de la Seda Sanitaria, asegurando, por supuesto, términos de cooperación bien negociados y que los proyectos estén bien administrados.

What happens when asylum seekers are sent back into danger?


Most countries closed their borders over the pandemic, but for asylum seekers, deportation continued all over the world. More and more often, they are returned to the same life-threatening conditions that they fled.

To mark World Refugee Day on 20 June, and the launch of our multimedia project 'Parallel Journeys', join us as we explore returns without reintegration.

Speakers to be announced soon.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData