democraciaAbierta

Infección mortal en el Pacífico colombiano: ¿dónde está el Estado?

5 niños murieron la semana pasada por una infección en el Chocó. El último tenía apenas un año y medio. El ministerio de salud confirmó las muertes en un Tweet, pero todo volvió a enfocarse en el coronavirus. English Português

democracia Abierta
6 February 2020
Un grupo de niños afrodescendientes del Chocó, Colombia
|
"La ventana II" by Lolabe is licensed under CC BY-NC 2.0

La semana pasada, varios titulares en distintas cabeceras colombianas (El Tiempo, Vanguardia, El País), advirtieron sobre la aparición de una enfermedad aún no bien identificada que habría matado a cinco niños en una comunidad indígena del departamento del Chocó, en la costa del Pacífico en Colombia. Desde entonces, el ministerio de salud confirmó las muertes en un Tweet, pero todo volvió a enfocarse en el coronavirus.

El último niño que murió tenía apenas un año y medio, y todos pertenecían a la comunidad indígena wounaan del Bajo Baudó colombiano. 185 menores están siendo atendidos en una comunidad de apenas 1.500 habitantes, y nadie puede confirmar la causa u origen de esta infección. Con cuadros de diarrea, vómito, complicaciones respiratorias y fiebre, esta posible epidemia no guardaría semejanzas con el coronavirus que está afectando a China, y que ahora se expande por todas partes.

El coronavirus ya ha dejado más de 630 muertes alrededor del mundo, y aumentando. Ha sido declarado emergencia internacional por la OMS y la ciudad de Wuhan en China, foco de la epidemia, reaccionó tarde para aislarlo, aunque construyó un hospital con 1.000 camas en 10 días, cuya letalidad todavía se desconoce en su verdadera dimensión.

Mientras tanto, el equipo enviado al Bajo Baudó por el gobierno colombiano consta de un médico, una enfermera, una bacterióloga y un equipo de vacunación. Comparar el coronavirus con el episodio acontecido en esta comunidad indígena es, evidentemente, exagerado. No parece que se haya producido nada parecido al salto de un virus animal a un humano, que es la mutación que hace que los nuevos virus de este tipo sean tan peligrosos, dada su novedad. Pero el brote epiodémico sí es testimonio de una desigualdad que reina, muy particularmente, en América Latina.

Es inimaginable que esta comunidad pudiese construir una cama de hospital ni en 1000 días; el pueblo ni siquiera tiene puesto de salud primaria: el más cercano está a seis horas por vías a menudo intransitables. Dos niños enfermos tuvieron que ser evacuados en helicóptero.

El brote epidémico en el Chocó es testimonio de una desigualdad que reina, muy particularmente, en América Latina

La comunidad no dispone ni siquiera de agua potable, y consume la de los ríos, sin ninguna garantía sanitaria, lo que podría ser la causa del brote y hace más evidente aún que la presencia del Estado es casi que nula.

Según el Banco Mundial, en Colombia por cada 1.000 niños nacidos, mueren 12. En México, 11; en Brasil, 13; en Venezuela 21 y en Haití 50. De promedio, en América Latina y el Caribe, 14 de cada 1.000 niños mueren, una tasa superada solo por el sur de África y Asia meridional.

Como afirma un editorial reciente del periódico colombiano El Tiempo, no puede ser que las muertes de menores sea la única manera de generar presencia estatal, ausente en centenares de comunidades en Colombia y en demasiados lugares de latinoamérica.

Aunque esté muy alejado del caso del coronavirus que preocupa al mundo, la aparición de un brote epidémico no identificado claramente es preocupante. ¿Qué pasaría en Colombia si ocurriera algo similar a lo acontecido en China?

A falta de establecer el origen y el verdadero alcance de este posible nuevo brote, este caso debería ser una señal de alarma. Debería alertar a los estados sobre las consecuencias de no atender a las enormes desigualdades existentes, en particular en lo que se refiere al acceso a la salud básica. Un deber, el del acceso universal a la salud, que los estados latinoamericanos, con Colombia a la cabeza, tratan con imperdonable y letal negligencia.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData