democraciaAbierta

Una escalada militar en medio de la ‘crisis pandémica’

Con la diplomacia agotada, sólo quedan las armas. El mundo está marchando hacia una "guerra hegemónica"? Português

José Luís Fiori William Nozaki
20 May 2020
El portaaviones USS Theodore Roosevelt en el Mar del Sur de China el 15 de marzo de 2020
|
Sipa USA/SIPA USA/PA Images

"Cualquier ataque que involucre un misil balístico lanzado por un submarino estadounidense (SLBM por sus siglas en inglés), independientemente de sus especificaciones armamentísticas, se percibiría como una agresión nuclear. De acuerdo con la doctrina militar rusa, tales acciones se consideran como una garantía del uso de represalias con armas nucleares por parte de Rusia”.

Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, el 30/04/20


Cuando China identificó la existencia de la epidemia de coronavirus en diciembre de 2019, el mundo ya se encontraba bajo presión de dos importantes fuerzas o tendencias internacionales a largo plazo y altamente corrosivas: la de la "saturación sistémica" y la de la "fragmentación ética" a escala mundial.

Desde su nacimiento en Europa durante el "largo siglo XVI" (1450-1650), el sistema interestatal se ha expandido continuamente, y cada vez más rápidamente, hasta alcanzar su plena globalización a finales del siglo XX, en una historia que no fue lineal. Esto implicó una competencia y belicosidad casi permanente entre sus estados, que aumentaron su poder, individual y colectivamente, en forma de grandes "explosiones expansivas", como la que estamos experimentando a principios del siglo XXI.

Estas "explosiones expansivas" comenzaron el siglo pasado, con la plena incorporación de grandes unidades territoriales, como la India, y luego China y Rusia, en un sistema compuesto por 60 estados al final de la Segunda Guerra Mundial, y que hoy tiene unos 200 miembros. En el pasado, cuando se producían explosiones similares, causadas por el aumento de la presión competitiva, iban acompañadas invariablemente de un aumento del desorden interno del sistema, un movimiento expansivo del sistema fuera de sus antiguas fronteras y, finalmente, una especie de "guerra hegemónica" que ayudó a reconstruir el orden y la jerarquía del sistema, tras su expansión dentro y fuera de Europa.

Y todo indica que, a principios del siglo XXI, la propia tendencia a la "fragmentación ética" del sistema mundial, en pleno apogeo, hace que el actual proceso de explosión y entropía sea el más amplio de la historia.

Este movimiento se ha acelerado después de que el gobierno de Donald Trump comenzara a atacar y destruir sus antiguas alianzas, y todo el consenso ético, cultural e institucional que ordenó al mundo durante el siglo XX. Renunció al liderazgo mundial ético que los Estados Unidos obtuvieron después de la Segunda Guerra Mundial, dejando al sistema mundial sin un poder de arbitraje de última instancia, lo que debe continuar después de esta crisis, dibujando un mundo sin ningún tipo de "pax" americana, china, rusa o incluso europea.

En este sentido, puede decirse que hay una alta probabilidad de que el mundo esté marchando hacia una "guerra hegemónica", inevitable a largo plazo, aunque no pueda decirse cuándo y dónde ocurrirá.

En este escenario se instaló la pandemia de coronavirus, junto con la "crisis del petróleo", que causó una inmediata devastación a la economía mundial, con consecuencias que deben continuar en los próximos años. Hoy ya existe un consenso total sobre la gravedad de esta crisis, y ya es posible anticipar algunas de sus consecuencias económicas.

Sin embargo, todavía no se ha prestado la debida atención a una serie de otros acontecimientos en el ámbito militar, que se han desarrollado incluso como probable consecuencia de la propia "crisis bioeconómica", en particular en las tres grandes potencias capaces de cambiar el curso del sistema mundial mediante sus decisiones de responsabilidad exclusivamente nacional.

China, donde se identificó la epidemia, fue el primer país que a vivir su impacto económico, con la interrupción de la producción, el aumento del desempleo y la ruptura de todos sus circuitos y flujos económicos de producción y crédito. También fue el primer país en sufrir el impacto político y militar de la epidemia, con el debilitamiento inicial del gobierno de Xi Jinping, que luego retoma las riendas de la situación con el éxito de su política sanitaria e inmediatamente comienza un movimiento para afirmar su poder militar en el mar del Sur de China, con la aparición dentro del propio país de sectores nacionalistas que vuelven a proponer la inmediata ocupación militar de Taiwán.

Ya nadie duda que Rusia ha recuperado su posición de liderazgo militar

Se sabe que China ha construido en los últimos años una importante flota de buques de guerra, submarinos, barcos anfibios y ya tiene la capacidad de destruir, con misiles DF-21, cualquier buque que navegue a menos de 1.500 km de sus costas, lo que haría posible una ofensiva inmediata sobre Taiwán, a pesar de que fue rechazada por el gobierno de Xi Jinping.

En el caso de Rusia, el impacto inmediato de la crisis fue aún más violento que en China debido a la dependencia fiscal de Rusia del precio internacional del petróleo. Y todo indica que la crisis desencadenó o aceleró una lucha interna de poder, dentro y fuera del Kremlin, en la que participan sectores ultraliberales que todavía controlan el Banco Central y las grandes empresas privadas, y sectores nacionalistas y militaristas que también defienden una especie de "fuga hacia adelante" militar, hacia el Báltico, Bielorrusia y la propia Ucrania.

Ya nadie duda que Rusia ha recuperado su posición de liderazgo militar en la frontera tecnológica del desarrollo de nuevas armas estratégicas, con misiles y armas submarinas hipersónicas que le dan una capacidad de respuesta abrumadora, en caso de sentirse amenazada.

Lo mismo ha estado ocurriendo, de manera aún más extensa y visible, en los Estados Unidos, en un momento en que se sienten atacados y debilitados por el gigantesco avance de la epidemia y la crisis económica en su territorio, y por la culpa – en gran medida – del propio gobierno de Donald Trump. Descalificó la amenaza de la epidemia y ahora tendrá que enfrentarse a un intento de reelección presidencial que parecía asegurado, pero que ya no es tan fácil, en una sociedad que se ha dividido y polarizado aún más con el avance de la epidemia y la crisis económica. Esto es exactamente lo que parece explicar el gran movimiento para reafirmar el poder militar de los EE.UU. que se está llevando a cabo en todo el mundo y de una manera absolutamente explícita.

Ya sea en el Golfo Pérsico, donde los Estados Unidos han aumentado recientemente su potencia de fuego, con un sistema de aviones teledirigidos más modernos y letales (como el MQ-9 Reaper), junto a un ejército de 80.000 individuos, ahora desplegados alrededor de Irán. Y lo mismo ocurre en la región del Océano Glacial Ártico, en el Mar de Barents, donde la flota naval estadounidense ha entrado en las últimas semanas por primera vez desde 1980. Al mismo tiempo, los EE.UU. y la OTAN llevaban a cabo ejercicios militares en el Mar Báltico utilizando bombarderos supersónicos B-1B con capacidad nuclear, junto con el anuncio de la instalación de un nuevo sistema de cohetes en Europa Central cerca de la frontera occidental de Rusia.

Lo mismo se ha repetido en el Mar de Japón, en el Mar del Sur de China, y más recientemente en el propio Caribe, con el desplazamiento de buques de guerra, destructores, submarinos y aviones de vigilancia, que se sumaron a la IV Flota, y la constante presión de los Estados Unidos contra el gobierno venezolano de Nicolás Maduro.

La situación se ha complicado

Todo esto podría parecer una mera "jactancia" americana, con el aparente objetivo de escapar a los problemas internos reafirmando la indiscutible superioridad militar global de los Estados Unidos. Sobre todo porque los Estados Unidos, China y Rusia, en particular, tendrían grandes dificultades económicas para enfrentar una guerra frontal en este momento, y probablemente por algunos años. Pero es exactamente en este punto donde se ha producido en las últimas semanas un cambio militar capaz de alterar radicalmente todas las perspectivas y previsiones futuras.

Con la diplomacia agotada, sólo quedan las armas, y de ahora en adelante cualquier fracaso o error de cálculo involuntario puede convertir un conflicto regional

Aquí es exactamente donde las cosas se complicaron, con el reciente anuncio de un "cambio operacional" promovido simultáneamente por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos y Rusia. En primer lugar, el gobierno de los Estados Unidos anunció que ya había puesto en funcionamiento el uso de una bomba nuclear de "baja intensidad", con una potencia equivalente a un tercio de la bomba de Hiroshima (5 kilotones). Además, la nueva arma, W76-2, se instalaría en los misiles Trident utilizados por los 14 submarinos USS Tennessee de la flota estadounidense, y podría ser utilizada por el ejército de los Estados Unidos en caso de conflictos o guerras "limitados" o "regionales".

Los Estados Unidos anunciaron entonces un ejercicio militar simulando una guerra nuclear limitada contra Rusia. Y fue en respuesta a ese anuncio, y en particular a ese ejercicio militar estadounidense, que la portavoz del Departamento de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, declaró que el país respondería con un ataque nuclear masivo contra los Estados Unidos si algún submarino estadounidense lanzara algún tipo de misil, llevara o no ojivas atómicas. A partir de ese momento, la práctica de los Estados Unidos de "intimidación militar" contra países considerados adversarios o estratégicos se ha convertido en un juego extremadamente peligroso.

No es difícil calcular las consecuencias de este simple "cambio operacional", en un mundo en plena transformación, causado por su "saturación sistémica" y "fragmentación ética", sin contar con ningún tipo de institución, autoridad o poder capaz de arbitrar las divergencias, y sin ningún tipo de liderazgo con legitimidad universal. En un mundo como éste, con la diplomacia agotada, sólo quedan las armas, y de ahora en adelante cualquier fracaso o error de cálculo involuntario puede convertir un conflicto regional en una catástrofe de grandes proporciones. Esto se aplica al Golfo Pérsico, así como al mar del Sur de China, y también al Caribe, dada la disputa entre los Estados Unidos y Venezuela, que también involucra los intereses económicos de China y la protección militar de Rusia.

Normalmente, sería muy improbable que los Estados Unidos aceptaran o iniciaran una escalada atómica dentro de su propio "hemisferio occidental" y a lo largo de sus fronteras. De hecho, es muy poco probable, pero no imposible, porque una vez que se ha anunciado la decisión de responder con armas nucleares limitadas entre los Estados Unidos y Rusia, ya no se puede excluir la posibilidad, aunque sea remota, de un conflicto atómico en el Caribe y la Amazonia sudamericana, aunque sea accidental.

La mera existencia de esta posibilidad obliga a un cambio radical en la sociedad brasileña con respecto a sus propias Fuerzas Armadas, que no tienen representación, ni derecho a imponer un vasallaje militar a los brasileños con respecto a los Estados Unidos, ya que esto puede inducir a Brasil y a los brasileños a cometer un crimen abominable contra su propio pueblo, contra sus hermanos latinoamericanos y contra toda la humanidad.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData