democraciaAbierta: Opinion

Brasil: revuelta y esperanza

Es fundamental ganar el apoyo de los brasileños para un nuevo proyecto solidario y compartido por todos, capaz de superar la distopía teológica y ultraliberal de la salvación de cada uno por sí mismo

José Luís Fiori
13 octubre 2022, 7.55am

Brasileños en la fila para depositar su voto en las elecciones del 2 de Octubre de 2022 en Belo Horizonte, Minas Gerais, Brasil

|

Alamy

La historia contemporánea sugiere que Karl Polanyi tiene razón: los grandes avances de la internacionalización capitalista promueven grandes saltos económicos y tecnológicos, pero al mismo tiempo aumentan geométricamente las desigualdades en la distribución de la riqueza entre naciones y clases sociales. Y como consecuencia, al final de los grandes "ciclos de globalización", el descontento de las masas aumenta y se generaliza, y las revueltas sociales y las reacciones nacionalistas se multiplican en todo el mundo.

Esto es exactamente lo que él llamó el "doble movimiento" de las sociedades de mercado. Pero si esto parece ser cierto, no es verdad que estas "inflexiones reactivas" tengan siempre un sesgo progresista o revolucionario. Por el contrario, nunca han sido homogéneas, y pueden tomar direcciones radicalmente opuestas, lo que hace imposible deducir teóricamente y prever de antemano la orientación ideológica y el desarrollo concreto que tomará cada una de estas revueltas, y estas explosiones nacionalistas.

Basta con mirar lo que ocurrió en las primeras décadas del siglo XX, cuando las grandes masas se echaron a la calle en toda Europa, como reacción contra el aumento de la desigualdad y la miseria que crecía a la sombra de la acelerada internacionalización capitalista de las últimas décadas del siglo XIX, a lo que se sumaron las catástrofes sociales provocadas por la Primera Guerra Mundial, por la Gripe Española y por la crisis financiera y económica que comenzó a finales de los años 20 y se prolongó hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial.

Y pronto se verá que la revuelta social y la explosión nacionalista de aquellos años adoptaron formas muy diferentes, y a veces diametralmente opuestas, en distintos países, y a veces dentro del mismo país.

En este período, la polarización de las clases y de las naciones y el aumento generalizado de la miseria contribuyeron al estallido de numerosas revueltas y/o revoluciones comunistas, en Alemania, Hungría, Polonia, Italia, España, Rusia y varios otros países, dentro y fuera de Europa, incluyendo, por supuesto, la Revolución Soviética en 1917.

El ascenso fascista contó con el apoyo de la gran burguesía, pero también con el de grandes masas de miserables y de "excluidos sociales" de todo tipo

Pero en este mismo periodo, esta misma miseria, y esta misma polarización entre naciones, contribuyeron igualmente a la multiplicación de tantos otros paralelos de tipo "fascista" o "nazi" que se multiplicaron por toda Europa, alcanzando su trágica victoria en Italia y Alemania, pero también en Portugal y España, donde los fascistas permanecieron en el poder durante 40 años, incluso después de la Segunda Guerra Mundial.

En todos estos casos, el ascenso fascista contó con el apoyo de la gran burguesía, pero también con el de grandes masas de miserables y de "excluidos sociales" de todo tipo, revueltos contra el fracaso social de la globalización capitalista y del imperialismo colonialista de la segunda mitad del siglo XIX.

Y todos estos casos culminaron con la formación de gobiernos autoritarios movidos por el mismo odio contra las minorías, los extranjeros y sus opositores que fueron exterminados, como fue el caso notable de los judíos, pero también de los comunistas, los gitanos, los discapacitados y todos aquellos que se oponían al régimen y que fueron asesinados y exterminados por miles hasta el momento de su derrota en la Segunda Guerra, en el caso de Italia y Alemania.

Y ahora de nuevo, en esta tercera década del siglo XXI, se puede decir que el mundo atraviesa una nueva ola de revueltas y rupturas sociales y nacionales, alimentadas, una vez más, por el aumento de la desigualdad, el desempleo y la miseria que se han multiplicado exponencialmente desde los años 90, pero sobre todo tras la crisis financiera de 2008.

Relacionado

E2D0W1.jpg
Es posible que Brasil supere este momento amargo de su historia y retome el camino de la construcción de su soberanía demarcando su lugar dentro de este nuevo mundo multipolar

Polanyi vuelve a tener razón en este punto, pero ahora también es imposible predecir el futuro y el resultado exactos de esta nueva "era de las rebeliones". Aun así, a partir de ahora, y hasta ahora, lo que más sorprende de estos nuevos levantamientos son dos cosas que destacan dentro del espacio eurocéntrico, pero también, de forma ligeramente diferente, en el caso de los Estados Unidos:

i) la primera ha sido la debilidad de las fuerzas de izquierda, y la escasa participación de las fuerzas progresistas en la dirección de estos levantamientos, con la excepción del caso de Grecia en 2013, y Chile, Ecuador y Colombia en 2019. Siendo que en el caso de Grecia, la revuelta fue rápidamente domesticada por la Unión Europea, y finalmente fue derrotada por la propia derecha griega;

ii) la segunda, ha sido la fuerza y agresividad generalizada de los nuevos liderazgos e ideas de la extrema derecha, asociados al fundamentalismo y al nacionalismo religioso, ya sea cristiano, ortodoxo, judío o islámico, dependiendo de cada país y de cada grupo social. En Hungría y Polonia, sin duda, pero también en Israel y en varios países islámicos de Oriente Medio; en Inglaterra y Holanda, sin duda, pero también en Estados Unidos y Rusia; en Italia y la República Checa, sin duda, pero ahora también en Suecia, que fue una especie de Vaticano de la socialdemocracia europea durante todo el siglo XX.

Se podría hablar de algunas otras victorias de la socialdemocracia en los países ibéricos y nórdicos, o incluso en Alemania, pero incluso estas victorias electorales han sido revertidas en algunos casos, o están siendo pisoteadas y dispersadas por la nueva guerra europea entre Rusia y la OTAN, que está movilizando los peores instintos y odios nacionalistas de la larga historia de guerras del Viejo Continente.

Es muy difícil resumir en unas líneas una historia tan larga y una coyuntura tan compleja. Pero si hay que apurar el análisis y elegir un factor más importante para explicar el debilitamiento de los socialistas y socialdemócratas europeos ante las nuevas revueltas sociales, diríamos que fue su pérdida de sintonía con la esperanza de futuro de los europeos, en particular de sus grandes masas de parados y excluidos sociales.

Esta limitación de la socialdemocracia tiene raíces más profundas y antiguas, porque los socialdemócratas siempre han tenido dificultades para afrontar e incorporar la "cuestión nacional" dentro de su proyecto para Europa, y nunca han podido conciliar su internacionalismo de los periodos de paz con su nacionalismo de los tiempos de guerra entre sus propios estados, y contra sus colonias.

Por esta misma razón, los socialistas y socialdemócratas europeos ni participaron ni apoyaron la idea inicial, ni tuvieron nunca una identificación popular con el proyecto de unificación europea. Pero a pesar de ello, apoyaron incondicionalmente el proyecto de expansión de la OTAN dentro y fuera de Europa tras el fin de la Guerra Fría.

Por eso hoy, en el momento de la gran crisis actual de la UE, no son capaces de posicionarse ni por una integración puramente económica, como proponen los liberales, ni por la creación de un nuevo Estado europeo, como proponen los nacionalistas.

Además, en los años noventa, abandonaron su propio proyecto de profundización del "estado del bienestar" al adherirse a la nueva receta económica neoliberal de austeridad y disminución del papel social del Estado, por lo que hoy no tienen nada nuevo que decir sobre esta nueva ola de desempleo y miseria de los europeos.

Y así es como los socialistas y socialdemócratas europeos acabaron perdiendo su propia identidad ideológica y política y, lo que es peor, perdiendo su secular capacidad de movilización de las "amplias masas" que hoy se adhieren a las ideas, soluciones y distopías propuestas por la nueva extrema derecha europea, que asiste desde la distancia a la desintegración del continente, acelerada por la guerra de Ucrania.

Existe una verdadera guerra entre dos visiones absolutamente antagónicas de la humanidad y en el caso brasileño, entre dos concepciones opuestas de Estado

Sería muy importante, pero no cabe analizar en tan pocas líneas el proceso paralelo y similar que los demócratas norteamericanos están afrontando en su propio país. Pero el panorama europeo que se ha esbozado ya es suficiente para comprender la importancia crucial de la batalla que se libra en Brasil, en estos momentos, entre esta nueva derecha global y el conjunto de fuerzas políticas locales que se han unido para frenar el avance del viejo "fascismo" de tipo europeo que se ha unido al nuevo "nacionalismo cristiano" de derechas, de origen norteamericano, que se ha inyectado desde hace años en la sociedad brasileña.

Una verdadera guerra entre dos visiones absolutamente antagónicas de la humanidad y, al mismo tiempo, en el caso brasileño, entre dos concepciones opuestas de Estado, sociedad, economía, sostenibilidad, cultura, civilización y futuro.

En este momento es fundamental que los progresistas presenten a la sociedad brasileña un proyecto de futuro innovador y diferenciado, que combine una verdadera estrategia de guerra contra la desigualdad con un proyecto simultáneo de construcción de la nación, popular y democrática, y de una gran potencia pacificadora capaz de influir en las gigantescas transformaciones globales que están en pleno desarrollo.

Es fundamental en este momento concienciar y ganar el apoyo de todos los brasileños para un nuevo proyecto de futuro solidario y compartido por todos, capaz de superar la distopía teológica y ultraliberal de la salvación de cada uno por sí mismo, aunque sea contra todos los demás, con la bendición de Dios y la mano invisible del Mercado.

En este momento, más que nunca, es necesario innovar y presentar con valentía y absoluta claridad, ideas y proyectos, pero sobre todo, un "sueño de futuro" capaz de sintonizar con la imaginación y la esperanza de todos los brasileños.

We've got a newsletter for everyone

Whatever you're interested in, there's a free openDemocracy newsletter for you.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData