democraciaAbierta

Venezuela y el zugzwang

Venezuela está frente a lo que, en ajedrez, se llama zugzwang: tiene obligación de mover, sabiendo que todas las movidas que puede hacer son malas.

Agustín Frizzera
4 February 2019
PA-40793074.jpg

23 de enero de 2019, Caracas, Venezuela. Fuerzas de seguridad montan una motocicleta en el pavimento durante unas disputas violentas con los manifestantes. Miles de personas salieron a las calles contra el gobierno del presidente Maduro. Foto: Rayner Pena/DPA/PA Images. Todos los derechos reservados.

Las últimas horas, las últimas semanas, Venezuela vive en tensión extrema.

Venezuela está frente a lo que, en ajedrez, se llama zugzwang: tiene obligación de mover, sabiendo que todas las movidas que puede hacer son malas.

Venezuela vive en confusión. Tiene 2 presidentes que interpretan de manera distinta la constitución: uno electo por voto electrónico desarrollado por empresa prestataria que ha sabido decir que sus máquinas fueron “manipuladas” y otro proclamado por un cuerpo legislativo, con mayoría opositora, declarado en “desacato”.

La hipótesis del conflicto armado cobra relieve en los medios y en las conferencias de prensa; en las tropas movilizadas a Colombia y en las “milicias del pueblo”. Las alusiones a “Irak”, a “Afganistán”, a “Siria”, a “Vietnam” prometen un contexto que sólo traerá más violencia, más crisis institucional y política. La situación de Venezuela es para observar con más desesperación que cinismo.

En los países de América Latina, “Venezuela” se ha vuelto un tema de política interna, donde se arman “Venezuelas para la ocasión”

Como es público y notorio, casi de manera inmediata, muchos de nuestros estados (Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Ecuador, Perú, Guatelmala) se han plegado a la estrategia de Washington y han reconocido a Guaidó, de inmediato, de manera casi pulsional, desligandose de las implicancias políticas y geo-políticas de la decisión.

Atendiendo a otros intereses, y al ritmo de España, también el Parlamento Europeo se ha sumado. Bolivia, Nicaragua y El Salvador han actuado de la misma manera, pero en sentido contrario: han decidido condenar la “ilegítima” posesión de Guaidó. México y Uruguay han decidido seguir otro camino, abriento una vía diplomática al diálogo que puede resultar muy importante para una salida negociada de la crisis.

En nuestros países, “Venezuela” se ha vuelto un tema de política interna, donde se arman “Venezuelas para la ocasión”.

Esta actitud de “dime qué posición defiendo y te diré qué Venezuela veo” degrada la discusión pública, ignora las particularidades históricas venezolanas, sus propias alianzas partidarias y políticas, su estructura social, las costumbres de la élite que gobierna hace 20 años y los hábitos de la élite que está en la oposición.

La izquierda nostálgica y de liturgia rústica le da vida al fascismo. Urge, más que nunca, la creación de una izquierda de nuevos relatos, que conecten con las mayorías sociales.

El gobierno de Nicolás Maduro es un fracaso. En ningún momento, Maduro ha podido o ha sabido regular las relaciones de producción e intercambio en Venezuela.

La de Maduro es una “revolución” administrada por militares y sometida a la tutela financiera de los gobiernos de China y de Rusia. Su moneda es polvo en el viento y la crisis es de proporción histórica.

La adscripción de Maduro a la “izquierda” o al “socialismo del siglo XXI”, hace dudar de la izquierda y del siglo XXI. Si ser opositor en Venezuela significa una amenaza para la vida, si las manifestaciones son reprimidas tan duramente desde hace años, es inadmisible pensar que en Venezuela hay libertad democrática.

La actitud de cierta izquierda nostálgica de no llamar a las cosas por su nombre incomoda y duele. Esa izquierda, que les dice “se equivocan” a las millones de personas que han decidido dejar su país (como si el exilio se eligiera), no conecta.

Esa izquierda, que no repara en la tasa de homicidios, elude su responsabilidad. Esa izquierda, que no distingue que, ante a un golpe de estado, se puede ser Salvador Allende o se puede ser Nicolás Maduro, reniega de su propia historia.

La izquierda nostálgica y de liturgia rústica le da vida al fascismo. Hoy, el fantasma de Venezuela riega a la derecha y la extrema derecha latinoamericana, triunfante en este ciclo de la región. Urge, más que nunca, la creación de una izquierda de nuevos relatos, que le hable a las mayorías sociales.

Son las armas de la mediación y la negociación política las que tienen que devolver la soberanía a donde ella reside: en la decisión de las y los venezolanes, en elecciones con garantías.

Venezuela es un país en crisis, polarizado y dividido, donde alentar un escenario de confrontación sólo traerá más tristeza. Un golpe militar o una guerra no pueden ser justificadas por ningún demócrata.

Son las armas de la mediación y la negociación política las que tienen que devolver la soberanía a donde ella reside: en la decisión de las y los venezolanos, en elecciones con garantías.

Son ellos y ellas, esas personas atrapadas entre doctrinas e intereses; esas personas que, a veces, comen 1 vez al día; esas que piden medicinas de las que dependen sus vidas; esas que pasan horas sin dormir viendo represión y muertos; esas que escuchan la voz quebrada de un familiar que siente miedo; ellas, las que saben lo que es sentir la ajenidad y la reducción, son quienes deben hablar.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram