democraciaAbierta: Interview

El caos se apodera del sistema de justicia en Guatemala

Guatemala, que ha logrado importantes avances en la lucha contra la corrupción, sufre reveses muy preocupantes

José Zepeda
28 octubre 2021, 10.08pm
Protesta en apoyo de Juan Francisco Sandoval, destituido por la Fiscal General de Guatemala como jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), frente a la oficina de Derechos Humanos de Guatemala en Junio 2121
|
REUTERS/Luis Echeverria/Alamy

Requerimos la opinión tres operadores de justicia que, por su trabajo independiente para combatir la impunidad y la corrupción, se han visto obligados a huir de Guatemala.

Gloria Porras fue magistrada del Tribunal Constitucional durante dos períodos consecutivos, fue secretaria del Ministerio Público y trabajó en el Instituto de Defensa Penal Pública. Es reconocida por sus fallos a favor de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y su defensa de las comunidades indígenas.

Thelma Aldana es una reconocida jurista guatemalteca. Fue juez y presidenta de la Corte Suprema y Fiscal y Jefa del Ministerio Público. Trabajó con la CICIG y lideró investigaciones de alto nivel sobre corrupción contra poderosos funcionarios y empresarios.

Juan Francisco Sandoval, fiscal, fue jefe de la Fiscalía Especializada Oficina Contra la Impunidad (FECI), destituido por causas totalmente ilegales el 23 de julio de 2021.

***

José Zepeda: En Guatemala es moneda corriente hablar de poderes ocultos. Se trata de esa red informal de individuos públicos y privados que ostentan el poder en el país. El gobierno es el poder legal, pero no el real. De ser cierto este supuesto, hablamos aquí del corazón que hace latir la crisis de la justicia y de otros sectores en Guatemala.

Thelma Aldana: En Guatemala existe una alianza criminal, un pacto de corruptos. Hace algunos años, públicamente y a través de hechos notorios, se evidenció el pacto cuando se modificaron leyes penales para generar impunidad. Esa alianza criminal tiene capturado al Estado y al sistema de justicia guatemalteco. Una muestra es el Ministerio Público, que tiene a una fiscal general corrupta y con acciones antidemocráticas, dicho por el Congreso de los Estados Unidos y nominada en la lista Engel (lista de 55 funcionarios de El Salvador, Guatemala y Honduras, acusados de variados delitos). Es una muestra de cómo una institución que florecía fue capturada por la mafia, porque Consuelo Porras, actual Fiscal General de la República, es parte de la mafia.

Gloria Porras: Desde hace seis años, el Poder Judicial se elige mediante procedimientos muy cuestionados. Hay una sentencia en la que plasmé un voto razonado, algo que me lo han cobrado durante estos seis años. Ese voto detallaba paso a paso todos los errores y vicios que se dieron en la elección de los actuales magistrados de la Corte Suprema de Justicia, quienes más allá del período legal, se encuentran dos años más y amenazan con concluir un segundo período.

La Corte Suprema estima que todos los procesos penales que se inician contra personas acusadas de corrupción, lo son por motivos espurios

El otro poder, el legislativo, se niega a hacer la elección de magistrados. Para aparentar legalidad lo incluye en su agenda diaria, pero siempre lo coloca como último punto de la agenda, con lo cual, por la dinámica diaria del Congreso nunca van a llegar al punto diez y simplemente no se elige la Corte Suprema de Justicia. La actual Corte responde a los intereses de diferentes sectores a los que les viene muy bien las decisiones que están tomando.

Es muy preocupante advertir que todos los procesos penales que se inician contra personas acusadas de corrupción la Corte Suprema estima que son por motivos espurios, pero a pesar de ello inician acciones en contra de funcionarios independientes, como las que plantearon en mi contra. Sin embargo, las acusaciones que me plantearon únicamente se refieren a decisiones que adopte en el ejercicio del cargo y que no les convenía o simplemente no les gustaban. Advierto, con estas dos acciones que ilustro, que existe un serio problema en la institucionalidad del país. La democracia en este momento no está garantizada

Juan Francisco Sandoval: Lo que se denomina la Alianza Criminal, es un poder no formal, que actualmente controla el caos que vive el sistema de justicia en Guatemala. La alianza entre el sector empresarial, el sector militar, el sector político, propicia el desgaste de las instituciones. En primer término, un lobby pagó una cantidad multimillonaria para cumplir con el cometido de la expulsión de la CICIG mediante la no renovación de su mandato. Prevalece una campaña de desprestigio que padecemos muchos servidores públicos o quienes lo fuimos en su momento y que actuamos por convicción, porque era nuestro deber, nuestro trabajo.

Paulatinamente ha ido creciendo el desgaste de las instituciones, con acciones que han impedido la investigación de graves casos de corrupción que no avanzan en los tribunales de justicia. Pareciera que vivimos el mundo al revés. Todas las acciones que se plantean en contra nuestra son ridículas, espurias, pero caminan. Mientras que los graves actos de corrupción no transitan por el ámbito del debido proceso.

Recientemente un diputado, se dice que insultó al ministro de Cultura y Deportes. Le han dado trámite al levantamiento de la inmunidad. ¿Por qué? Porque ha sido una de las voces disonantes en la perversa realidad que vivimos. Pero casos bien construidos, que reflejan un malvado ciclo de corrupción, como la ilegalidad que existe en el esquema de elección de las actuales Cortes, como los procesos que son rechazados por la Corte Suprema de Justicia.

José Zepeda: Hubo un período extenso en Guatemala entre 1966 y prácticamente 1983, en tiempos de dictadura, en que la justicia, en términos generales, estuvo al servicio de las tiranías. ¿Qué factores han posibilitado el surgimiento de jueces independientes, valientes, dispuestos a servir a la ley? ¿Qué pasó?

Gloria Porras: En Guatemala hay muchos funcionarios honestos que quieren hacer correctamente su trabajo. Pero lamentablemente sienten temor, y estas acciones que se realizan en contra nuestra tienen precisamente ese cometido, causar temor. No solo se trata del fondo, sino de las formas. Es decir, no es suficiente que yo no tome posesión de la Corte de Constitucionalidad, o que los funcionarios migren a otros países, había que hacer un acto ejemplificador para enviar mensajes a los demás: esto es lo que le sucede a los que se oponen al sistema.

Los movimientos que generan cambios siempre los levantan personas honestas, de firmes convicciones. Vendrá una segunda primavera para Guatemala. Yo tuve el privilegio de iniciar todo el proceso de CICIG, desde su instalación hasta el momento en que finalizó su periodo, desde el Ministerio Público hasta la Corte de Constitucionalidad. Un período que viví con suma esperanza de que las cosas cambiaban. Pero la realidad es que resurgen los mismos personajes, las mismas ideas, el mismo discurso de confrontación. El hecho de decir que se proteja a los pobres, que se les pague una consulta cuando se trata de proyectos de sus comunidades, de hacer señalamientos en una sentencia, que se haga un proceso de elección de forma transparente, es lo que me tiene a mí en esta situación.

No puedo entender a aquellos que pueden disfrutar de un dinero obtenido ilegítimamente, de una posición lograda con tantos señalamientos públicos. Es de verdad vergonzoso obtener una posición y beneficios económicos a costa del sufrimiento de la gente y de participar en procedimientos corruptos.

Creo que más jueces, más juezas, más fiscales, más defensores públicos, más ciudadanía, todos deben levantar su voz y decir que el país es de todos, no es de unos cuantos que son los que toman decisiones en este momento.

Juan Francisco Sandoval: La existencia de servidores públicos honestos, valientes, responde a una razón fundamental que, entre toda la malicia, entre todas las semillas que quisieron eliminar, hace que en esos pequeños espacios exista un pequeño grupo de personas que resisten a los embates criminales. Nosotros no estamos en Guatemala, pero desde aquí, desde donde nos encontramos queremos empujar un proceso de cambio en nuestra sociedad, independientemente de tratar de resolver nuestros asuntos personales sobreponemos la situación de la justicia en Guatemala. También existen funcionarios públicos que actualmente resisten, aunque actúan con mucho temor. No sabe usted la cantidad de amenazas diarias que reciben los servidores públicos que siguen siendo el sostén del Estado de Derecho en las condiciones más adversas.

Las élites tratan de que todos los que participaron en la lucha contra la corrupción tengan una muerte civil

La situación que se vive es de regresión. Mientras en los noventa teníamos alguna esperanza de avanzar, parece que las élites envalentonadas constataron que se estaban alterando sus intereses al descubrirse graves actos de corrupción en el país. Han tratado de hacernos retroceder en el tiempo y borrar los grandes logros alcanzados. Y que todos quienes participamos en esa lucha tengamos una muerte civil. En la época del conflicto armado era la desaparición, la ejecución del disidente. Ahora lo que se busca es desprestigiar y quebrantar moralmente, pero no lo han conseguido y estoy seguro de que vamos a resistir y demostrar que otra Guatemala es posible.

Thelma Aldana: Guatemala vivió una guerra civil y durante aquellos años,1966-1983 la justicia penal estaba para perseguir a los más pobres y a partir de la firma de los acuerdos de paz, que se firmaron y nunca se cumplieron, emerge la necesidad de cambiar ese sistema penal para juzgar conforme a la ley en el sentido de la igualdad.

Es entonces cuando la sociedad civil pelea para que se implementen los acuerdos de paz. Y hay apoyo de la cooperación internacional. Pero es hasta la llegada de la CICIG cuando empieza el fortalecimiento del sistema de justicia, de la legislación nacional, que permite la creación de unidades importantes en el Ministerio Público y en el Poder Judicial, particularmente la creación de juzgados de extinción, de dominio de mayor riesgo. Hay todo un esfuerzo de la sociedad civil, de la cooperación internacional, de jueces y fiscales comprometidos con el Estado de Derecho hasta que Jimmy Morales (expresidente 2016-2020) da marcha atrás en todo este esfuerzo y la Fiscal General Consuelo Porras es la encargada de la destrucción.

José Zepeda: La Unión Europea lleva no menos de 24 años brindando apoyos diversos a Guatemala, incluidas, entre otras, la seguridad, la justicia, la lucha en contra de la corrupción. Hay logros que exhibir, ciertamente, pero también hay retrocesos particularmente peligrosos. ¿Cómo convencer a la Unión Europea que ésta no es la hora de dejarse llevar por la frustración y la indiferencia?

Thelma Aldana: Hay un espacio en Guatemala, La Instancia Coordinadora para la Modernización del Sector Justicia integrada por el Ministerio Público que preside el Presidente del Poder Judicial, la Defensa Pública Penal, el Ministerio de Gobernación. Es un ente integrado que ha apoyado la ejecución de los fondos de la Unión Europea, que han sido para el fortalecimiento de las instituciones y la modernización del sector Justicia. Si es que han contribuido a fortalecer y mejorar el sistema de justicia del país, hoy deben darse cuenta que el sistema que la Unión Europea apoyó, está capturado por la mafia y necesitamos que alce su voz y le diga a Guatemala que la justicia que ellos apoyan no es esta, sino aquella que puede propiciar democracia y derechos humanos. Derechos humanos y democracia son el mayor legado de la Unión Europea al mundo.

Juan Francisco Sandoval: El principal mensaje es que no descuide la buena inversión que realizó. En realidad, pusieron abono en buena tierra. El tema es que la maleza reacciona a toda una metodología de trabajo que permitió descubrir los malos frutos del país, algo que nunca se van a poder quitar de encima. Nos podrán exiliar, realizar acciones en nuestra contra, pero la ciudadanía, mediante las acciones que realizamos en coordinación con la CICIG, tomó conciencia de cómo convirtieron a la administración pública en un botín político para satisfacer intereses personales, intereses corruptos.

Gloria Porras: Lo que afecta a un país, por pequeño que sea, afecta al mundo, porque estamos en un sistema globalizado. Lo ilustro de una manera simple. A veces uno va caminando y le entra una piedrecita en el zapato y es tan pequeña, pero capaz de causar tanto dolor si uno no la quita. Yo creo que ahorita no se debe dejar de ver a Guatemala y a Centroamérica porque están muy lejos de Europa, porque son países pequeños, pero pueden ocasionar grandes problemas a nivel global.

Yo recuerdo con mucho entusiasmo todo lo que me ha tocado vivir. El día de inauguración de la CICIG recuerdo el rostro de los miembros de la Unión Europea con tanta esperanza, tanta expectativa y fe en que el sistema iba a cambiar. ¿Por qué invirtieron en aquel proyecto? Porque conocían su importancia, porque querían ser parte del cambio. Durante diez años, los funcionarios nacionales hicimos lo que pudimos. Y también la Unión Europea mantuvo su respaldo económico hasta que el proyecto se cerró.

Las mejores lecciones de derechos humanos las he escuchado de personas que provienen de Europa. Siempre me ha impresionado la sensibilidad con que observan a las comunidades indígenas y el deseo de contribuir para que estas comunidades puedan desarrollarse.

Guatemala, según informes oficiales, es un puente por donde pasa el 80% de la droga que va para Estados Unidos, pero de ese 80 por ciento hay vías desde donde la droga llega a Europa. ¿De qué manera se van a contrarrestar todas esas problemáticas a nivel mundial? La Unión Europea debe prestar atención a esto, al igual que al lavado de dinero, porque han elegido a Europa como uno de los lugares especiales para depositar capitales que vienen de crimen organizado. Por eso creo que debe prestarse atención a la región.

José Zepeda: Voy a terminar con una pregunta de carácter general que tiene que ver con esta lucha asimétrica que lleva la justicia y la sociedad civil en contra de los poderes ocultos. ¿De dónde sacamos la fuerza, las iniciativas que permitan contrarrestar este poder que hoy día hace confundir a la gente un momento de la historia con un destino que los puede llevar a un sentimiento de fatalidad que nadie desea?

Juan Francisco Sandoval: Razón, corazón, convicción. Creo que son algunas de las palabras que pueden sintetizar el deseo que tenemos muchos guatemaltecos. Es muy difícil la batalla. Hay que luchar contra el gran poder que sostiene esta atmósfera convulsa que ha sido la marca país durante mucho tiempo. Pero no debemos perder la fe ni la esperanza. La solución la tiene la población guatemalteca, que descubrió que tiene el poder del cambio. En el último tiempo los amigos del mundo son quienes han, de alguna manera, tratado de despertar ese espíritu que debe mantener la ciudadanía para cambiar su destino.

Thelma Aldana: Estamos en crisis y las crisis pueden dar lugar a un amanecer. Así es que debemos resistir. La fuerza la vamos a sacar de Dios con mucha fe, del pueblo, y de la ley.

Gloria Porras: La fuerza de mis convicciones. La fuerza que puede dar el mundo a través de mensajes claros para regiones corruptas. Son las claves para que nosotros podamos avanzar. Mientras uno tenga la capacidad de pensar, de hablar y haya personas que tengan capacidad de escuchar, hay esperanza.

****

Esta producción pudo ser realiza gracias a la colaboración de la organización Impunity Watch

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData