democraciaAbierta: Opinion

Por qué Haití no ha vacunado aún a ni una sola persona

Es fácil culpar al estado de disfunción crónica de Haití, pero esa no es toda la historia

Rashmee Roshan Lall
5 julio 2021, 7.31am
Una calle del mercado de La Saline en Port au Prince, Haití
|
Jan Sochor / Alamy Stock Photo

Puede que la pandemia de coronavirus esté retrocediendo en Estados Unidos, pero en Haití, a apenas 700 millas de distancia, el despliegue de la vacunación ni siquiera ha comenzado.

Haití es el único país del hemisferio occidental que no ha conseguido vacunar a una sola persona en su territorio contra la Covid-19. Esta sombría estadística añade otro dato desolador al que suele reservarse para Haití. No sólo es el país más pobre del hemisferio occidental, sino que ahora es también el único de ese hemisferio que no ha sido capaz de aplicar una sola inyección de Covid-19 a su población.

Es fácil culpar al Estado de disfunción crónica de Haití por su falta de campaña de vacunación. Eso es indiscutiblemente un factor, pero no es toda la historia.

Aun así, los datos de la época de la pandemia en Haití son bastante sombríos. A finales de junio, la República Dominicana, que comparte la isla de La Española con Haití, había administrado 69,9 dosis de Covid-19 por cada 100 personas. Si se desplaza el cursor del ordenador a la vecina Haití en el mapa de vacunación que mantiene Our World in Data, un proyecto de la Universidad de Oxford que hace un seguimiento del despliegue mundial, la cruda realidad se pone de manifiesto. "No hay datos" para Haití, dice.

En cambio, hay datos de pandemia de otro tipo. Entre el 3 de enero de 2020 y el 29 de junio de 2021, se han registrado 18.341 casos confirmados de Covid-19 y 415 muertes en Haití, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La cifra es menor que en la República Dominicana, que tuvo 323.650 casos confirmados y 3.801 muertes, pero eso se debe a una ventaja demográfica más que a cualquier política estratégica o competencia mostrada por el gobierno de Haití. Más de la mitad de los 11 millones de habitantes de Haití son menores de 25 años, una realidad afortunada cuando se trata de una enfermedad cuyo número de muertos en todo el mundo ha afectado sobre todo a personas mayores de 40 años.

Pero hay pruebas anecdóticas de que el número de casos está aumentando, a falta de intentos de vacunar a la población de Haití. Un médico de un hospital de Cabo Haitiano, en el norte del país, afirma que está viendo entre 15 y 20 casos diarios. El controvertido referéndum sobre la Constitución de Haití, previsto para el 27 de junio, tuvo que ser aplazado, al menos en parte, porque las autoridades se vieron obligadas a declarar una nueva emergencia sanitaria.

La representante especial del Secretario General de la ONU para Haití, Helen La Lime, declaró recientemente al Consejo de Seguridad su preocupación por el empeoramiento de las condiciones debido al aumento de los casos de coronavirus y a la "polarización cada vez mayor de la política haitiana".

Las elecciones, previstas para septiembre, probablemente no resolverán nada

La política ha sido durante mucho tiempo el azote de Haití, una terrible aflicción que ha hecho que se tambalee por causa de una crisis económica, sanitaria y de orden público a otra. La inestabilidad ha asolado el país desde el derrocamiento del déspota "Baby Doc" Duvalier en 1986. Durante los últimos 18 meses, el presidente Jovenel Moise ha gobernado por decreto, y los opositores han denunciado su supuesta ilegitimidad al negarse a dimitir el 7 de febrero de este año.

Las protestas contra el gobierno de Moise, que estallaron por primera vez en 2017, han paralizado la economía. Su respuesta de mano dura podría haber empeorado una situación ya de por sí grave. La violencia de las bandas se ha disparado en los últimos meses, desplazando a cientos de familias en los barrios pobres de la capital, Puerto Príncipe, y aumentando la sensación de inseguridad de los haitianos.

Las elecciones, previstas para septiembre, probablemente no resolverán nada porque el consejo creado por el gobierno de Moise para organizar los comicios se considera ampliamente partidista.

Pero la política de Haití -para la que no hay vacuna y, aparentemente, tampoco remedio- no puede explicar del todo su situación actual como único país de su hemisferio que no tiene dosis de Covid-19 para entregar a su población.

Habiendo vivido en Haití durante tres años y habiendo informado desde allí, sé lo fácil que es confundir su persistente desorden con la flagrante incapacidad de iniciar siquiera una campaña de vacunación para vencer una pandemia mundial.

También existe la tentación de culpar a la bien documentada indecisión de los haitianos en cuanto a las vacunas, que ha supuesto sistemáticamente una menor inmunización contra enfermedades prevenibles como la difteria y la tuberculosis.

Ante la epidemia de cólera de 2010, la peor del mundo en la historia reciente, muchos haitianos respondieron con una magnífica explosión de coraje y mala lógica. Mikwòb pa touye Ayisyen, un dicho en creol haitiano que se traduce en la creencia de que un simple microbio no puede matar a los haitianos, resume la opinión común.

Después de que las vacunas Covid-19 se apresuraran a salir al mercado internacional, empezaron a circular en Haití vídeos en los que se afirmaba que se trataba de una conspiración para propagar el VIH/SIDA y la malaria por medio de las vacunas. Justin Colvard, director en Haití de la ONG Mercy Corps, ha señalado que los rumores y la desinformación incluían la creencia de que "La Covid-19 no era real, y que si era real, los haitianos eran invulnerables a ella". El paralelismo con la negativa a tomar en serio el cólera era evidente. Era mikwòb pa touye Ayisyen de nuevo.

Sin embargo, el enfoque del gobierno haitiano de detener la vacunación de su pueblo contra la Covid-19 puede tener que ver con algo más profundo que la irracionalidad o los errores de organización. Se trata de la vacuna de AstraZeneca.

En todo el mundo, un número suficiente de personas ha expresado su preocupación por AstraZeneca como para causar serios problemas en el despliegue de la vacunación. A Gran Bretaña no le gusta reconocer este hecho porque AstraZeneca nació en Oxford, pero es cierto en Inglaterra, como he visto como voluntaria en las clínicas de vacunación durante los últimos seis meses.

Haití rechazó AstraZeneca y pidió cualquier otra vacuna Covid-19, una petición poco práctica en cualquier caso

Es cierto en Francia, Dinamarca, Italia y otros países europeos. Es cierto en franjas de África, con Malawi culpando a las dudas públicas sobre AstraZeneca por la escasa aceptación de la vacuna y la necesidad de destruir públicamente casi 20.000 dosis caducadas. Es cierto en los Estados Unidos, que ni siquiera ha concedido la licencia a AstraZeneca. Y es cierto en Haití, que en abril rechazó las casi 800.000 dosis de AstraZeneca que se le ofrecieron en el marco del programa Covax para los países más pobres.

En su lugar, Haití pidió cualquier otra vacuna Covid-19, una petición poco práctica en cualquier caso porque carece de una cadena nacional de ultracongelación, lo que limita la elección a las vacunas de AstraZeneca o de Johnson & Johnson que no necesitan almacenarse a temperaturas extremadamente bajas.

En mayo de 2021, cuando un aumento de los casos de coronavirus contribuyó a frenar la resistencia del gobierno haitiano a AstraZeneca, su solicitud de las mismas dosis que rechazaba no pudo ser atendida porque el Instituto del Suero de la India tenía problemas de producción y la necesidad mundial era tan grande que los fabricantes de vacunas no podían seguir el ritmo.

Se suponía que unas 130.000 dosis de la vacuna de Astra Zeneca iban a llegar a Haití a mediados de junio, pero la Organización Panamericana de la Salud ha admitido que se han retrasado indefinidamente. El 21 de junio, la Casa Blanca de Biden prometió 14 millones de dosis para América Latina y el Caribe, lo que pondría a Haití en la línea de ayuda muy necesaria. Pero a finales de mes, la embajada de Estados Unidos en Haití no ofreció ningún plazo más allá de un tuit esperanzador sobre la posibilidad de compartir más noticias pronto.

Claramente, la situación de los no vacunados de Haití ilustra un problema mayor: El valor de la marca AstraZeneca. Esta vacuna, más fácil de usar y más barata que las alternativas, ha sido golpeada por una ola tras otra de mala publicidad. Los científicos de la Universidad de Oxford que la desarrollaron y la empresa farmacéutica anglo-sueca que la fabricó -sin ánimo de lucro mientras dure la pandemia- han hecho un mal trabajo de comunicación de los hechos. En el proceso, la confianza del público en AstraZeneca ha disminuido.

¿No debería considerarse la situación de Haití sin vacunar, mientras la pandemia hace estragos, como la suma de muchas partes y no como un síntoma de su demasiado conocido malestar?

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData