democraciaAbierta: Opinion

Liberar a defensores de derechos humanos encarcelados en todo el mundo

El próximo 18 de julio, Día de Mandela, es un buen momento para redoblar los esfuerzos por la libertad de los activistas de derechos humanos actualmente en prisión en todo el planeta

Benjamin Tonga Mandeep Tiwana
14 julio 2022, 10.50pm

Protesta contra la violación de los derechos humanos del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela

|

Alamy Stock Photo

El 18 de julio, la población sudafricana y de todo el mundo celebrará el Día de Nelson Mandela para conmemorar el valor y el sacrificio de uno de los mayores líderes políticos y defensores de los derechos humanos de nuestro tiempo.

Nelson Mandela fue encarcelado injustamente durante más de un cuarto de siglo hasta que el régimen del apartheid sudafricano reconoció finalmente la parodia de su encarcelamiento y ordenó su liberación. Se necesitó una presión mundial concertada y la organización de ciudadanos preocupados y grupos de la sociedad civil para lograr esta hazaña.

Hoy se necesitan esfuerzos similares. Porque hoy, al igual que Mandela, cientos de defensores de los derechos humanos siguen encarcelados injustamente en todo el mundo -tanto en las democracias como en los Estados autoritarios- por su búsqueda de la justicia y la igualdad.

Algunas, como Nasrin Soutoudeh en Irán, son encarceladas por exigir la eliminación de las barreras discriminatorias contra las mujeres. Otras, como Kenia Inés Hernández Montalván en México, son castigadas por defender a las comunidades indígenas de modelos de desarrollo económico perjudiciales. Otros, como Ahmed Mansoor en los Emiratos Árabes Unidos, son encarcelados por tener la temeridad de enfrentarse a una monarquía autoritaria.

Get the free oDR newsletter

A weekly summary of our latest stories about the post-Soviet world.

Es una lacra para el progreso humano que quienes exigen derechos y denuncian abusos sean perseguidos. Mary Lawlor, relatora especial de la ONU sobre los defensores de los derechos humanos, ha instado a los Estados a poner fin a la práctica de encarcelar a los defensores de los derechos humanos, señalando que su persecución destruye vidas, familias y comunidades. La comunidad internacional tiene un importante papel que desempeñar para ayudar a acabar con esta lacra, denunciando las injusticias y apoyando los esfuerzos locales.

La acción decidida de múltiples fuentes puede ayudar. El pasado mes de octubre, un tribunal filipino ordenó la liberación de la activista Teresita Naul al desestimar los cargos inventados contra ella. Este hecho fue precedido por los esfuerzos de concienciación de varias organizaciones de la sociedad civil y por la determinación de la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas de que había sido injustamente "etiquetada en rojo" o tachada de comunista.

El defensor de los derechos humanos bahreiní Nabeel Rajab fue puesto en libertad en junio del año pasado, tras casi cinco años de campaña de la sociedad civil y de presión diplomática sobre el régimen de Bahrein por parte de gobiernos democráticos que instaban a su liberación.

Sin embargo, algunos gobiernos se consideran evidentemente tan poderosos que pueden ignorar las críticas internacionales. China es un ejemplo. Entre las decenas de defensores de los derechos humanos encarcelados en el país se encuentra Chow Hang-Tung, abogado de Hong Kong, que cumple 22 meses de cárcel por intentar conmemorar a las víctimas de la masacre de la plaza de Tiananmen de 1989 en Pekín.

Nuestra humanidad común se ve erosionada cuando se persigue de esa manera a quienes trabajan por sociedades mejores y más justas

Una de las formas en que los Estados tratan de desviar las críticas internacionales es calificando la disidencia de terrorismo. A menudo, las leyes de seguridad destinadas a proteger al público de los extremistas violentos se reutilizan para silenciar a los defensores de los derechos humanos. Khurram Parvez, de la Coalición de la Sociedad Civil de Jammu y Cachemira de India, lleva dos décadas documentando las violaciones de las fuerzas de seguridad, incluidas las desapariciones forzadas. Como resultado de su trabajo, actualmente está detenido sin fianza, acusado en virtud de la estricta Ley de Prevención de Actividades Ilegales, que se supone que persigue a los implicados en el terrorismo.

En Eswatini, la última monarquía absolutista de África, dos diputados, Bacede Mabuza y Mthandeni Dube, también se enfrentan a cargos de antiterrorismo. Su delito fue participar en protestas a favor de la democracia, en busca de los derechos que la gente de muchos otros países da por sentado. En Bielorrusia, dirigida por un presidente dictatorial desde hace casi 28 años, siete miembros de Viasna, una organización de la sociedad civil, están encarcelados por el mero hecho de informar sobre los abusos de los derechos humanos.

Nuestra humanidad común se ve erosionada cuando se persigue de esa manera a quienes trabajan por sociedades mejores y más justas. Pero no tiene por qué ser así.

Debe ejercerse una presión especial sobre los gobiernos represivos que pretenden ganar legitimidad en la escena mundial acogiendo grandes eventos. Por ejemplo, Egipto acogerá la cumbre mundial sobre el clima COP27 el próximo mes de noviembre. Sin embargo, su régimen encarcela sistemáticamente a los defensores de los derechos humanos. Si quiere posicionarse como un buen ciudadano internacional, debe ser presionado para que libere a sus numerosos defensores de los derechos humanos encarcelados.

Hicieron falta 27 años de movilizaciones populares y presión internacional para conseguir la liberación de Nelson Mandela de las cárceles del apartheid. No tiene por qué ocurrir lo mismo con Buzurgmeher Yoruv -abogado de derechos humanos que actualmente cumple una condena de 22 años por defender a miembros de la oposición política en Tayikistán- y con muchos otros como él.

El 18 de julio, Día de Mandela, redoblemos nuestros esfuerzos denunciando la opresión en los espacios comunitarios, en línea y fuera de línea, e instando a nuestros gobiernos a hacer lo correcto mediante acciones diplomáticas que denuncien a los Estados que cometen estas parodias de la justicia.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData